Вы находитесь на странице: 1из 51

RESOLUCIÓN DEFENSORIAL

Nro. DP/RD/LPZ/2/2017
La Paz, 10/01/2017

Nro. de Caso DP/SSP/LPZ/2399/2016

Fecha de Registro es: 28/07/2016

VISTOS:
Las señoras Marianela Cerball de Rowbottom y María Amanda Vivianne Vargas Salas,
presentaron denuncia ante la Defensoría del Pueblo del Estado Plurinacional de Bolivia,
registrada como Caso N° 2399/2016, por supuestas vulneraciones a los derechos humanos,
razón por la cual, en el marco de las atribuciones y competencias conferidas por el Parágrafo
I del Artículo 218, los Numerales 3), 4) y 5) del Artículo 222 de la Constitución Política del
Estado, y los Numerales 2), 3) y 4) del Artículo 11 de la Ley Nº 1818, de 17 de diciembre de
1997, concordantes con los Numerales 3), 4) y 5) del Artículo 5 de la Ley N° 870, de 19 de
diciembre de 2016, este ente defensorial realizó una investigación sobre los hechos a partir
de información y los datos obtenidos en verificaciones defensoriales. Consecuentemente,
sobre la base de la relación fáctica descrita más los antecedentes, se elaboró la
fundamentación jurídica acerca de la violación de derechos humanos consagrados y
garantizados por la Constitución Política del Estado, la legislación nacional, así como los
Instrumentos Internacionales en la materia y finalmente, con base a ello, se sustentan
conclusiones y recomendaciones al respecto.
CONSIDERANDO:

I.1. Cuestiones en sede administrativa

De la denuncia realizada por las ciudadanas se encontraron otras relacionadas, como la del
ciudadano Marcelo Isaac Urbach Treiger sobre un proceso administrativo interpuesto por la
Superintendencia de Pensiones y Valores y Seguros contra CREDIFONDO Sociedad
Administradora de Fondos de Inversión S.A., de las que se tienen los siguientes elementos:

 Marcelo Urbach acudió ante la dirección de Intermediarios de la Intendencia de


Valores, para denunciar irregularidades cometidas por CREDIFONDO Sociedad
Administradora de Fondos de Inversión S.A., razón por la que se realizó una
inspección especial que determinó la existencia de infracciones a la normativa que
regula el Mercado de Valores (Artículos 36, inciso b) del Artículo 43, Artículo 64,
inciso b) del Artículo 107, Artículo 98 y de la Resolución Administrativa SPVS-IV N°
421/2004 y sus modificaciones).

 En fecha 06.02.2009 se emitió la Resolución Administrativa Sancionatoria SPVS-IV


Nro. 062/2009 que sancionó a CREDIFONDO Sociedad Administradora de Fondos
de Inversión S.A. que describe lo siguiente:

 Cargo Nro.2: (Página 2 de 50): “…El manual de procedimientos y de control


Interno no contiene procedimientos establecidos para compra de cuotas
producto de las transferencias o giros del exterior. Por tanto la Sociedad no
habría provisto al fondo de los servicios técnicos para una buena
administración al haber realizado operaciones de compra de cuotas producto
de transferencias o giros del exterior…” (las cursivas son nuestras).
 Cargo Nro. 3: (Pagina 3 de 50): “…Para la cuenta Nro. 2801925 – 02, la
sociedad habría permitido que la firma del contrato participación sin número de
fecha 22 de marzo de 2005 fuera suscrito por Jorge Méndez Auza y que la
“papeleta de depósito o compra de cuotas” del 22/03/05 en el apartado “fin del
participante” corresponda a un tercero no identificado” (las cursivas son
nuestras).

 Cargo Nro. 4: (Página 3 de 50): “No se ha evidenciado que el Sr. Marcelo


Urbach y el Sr. Jorge Méndez Auza hayan firmado un contrato de participación
o alguna adenda al contrato de participación y tampoco se ha identificado en
las 50 operaciones de compra de cuotas de la cuenta 2801925-04 realizadas
entre 02/02/2006 al 24/05/2006 por un importe de $us. 1.493.676.- el nombre
y la firma del Sr. Marcelo Urbach y Jorge Méndez Auza en las papeletas de
compra de cuotas del Fondo de Inversión Abierto CREDIFONDO Corto Plazo”
(las cursivas son nuestras).

 Cargo Nro. 5: (Página 4 de 50) “De las operaciones faltantes después del
proceso de revisión se pudo establecer que no han sido entregadas un total
de 148 operaciones, de las cuales 107 corresponden a la ciudad de La Paz”
(las cursivas son nuestras).

 Página 9 de 50: “Existen rescates de cuotas cuyas “papeletas de retiro o


rescate de cuotas consigna a simple vista en el apartado “nombre o razón
social” los nombres Jorge Méndez Roca o Jorge Méndez Auza como
participantes, sin embargo no existen documentos suficientes que los acredite
como participantes…” (las cursivas son nuestras).
 Página 10 de 50: “La papeleta de depósito o compra de cuotas del
22/03/2005 de la cuenta 280192609, consigna el nombre del Sr. Marcelo
Urbach como participante, sin embargo en el apartado “firma del participante”
firma un tercero no identificado” (las cursivas son nuestras).

 En consideración a los argumentos precitados, se sancionó a CREDIFONDO por la


existencia de infracciones a la normativa que regula el Mercado de Valores, con una
multa equivalente a 30.000 $us. y emitió recomendaciones para mejorar y optimizar
sus labores de administración de acuerdo a un plan a ser presentado por la entidad.

 Contra la determinación señalada en el párrafo anterior, CREDIFONDO presentó


recurso de Revocatoria a la Superintendencia de Pensiones, Valores y Seguros
(SPVS), mediante memorial de fecha 26 de febrero de 2009, adjuntando la boleta de
pago de la multa impuesta, mismo que es resuelto mediante Resolución
Administrativa SPVS-IV N° 174/2009 de fecha 24 marzo de 2009, que confirma la
determinación impugnada y la sanción impuesta a CREDIFONDO.

 Posteriormente, CREDIFONDO Sociedad Administradora de Fondos de Inversión


S.A., interpuso recurso jerárquico, mismo que fue resuelto mediante Resolución
Ministerial Jerárquica MEFP/VPSF/URJ-SIREFI 019/2009 de fecha 04.12.2009,
confirmando la resolución Administrativa SPVS-IV N° 174.

I.2. Cuestiones en sede judicial


I.2.1. Proceso judicial seguido por Marcelo Urbach

En la revisión del expediente MP - Urbach y Otros c/ De las Casas Gianfranco Piero Darío,
tramitado ante el Juzgado Tercero de Instrucción Penal Cautelar (IANUS: 201164756), se
constató que:
En fecha 18 de octubre de 2011 se recepciona en el órgano judicial de la ciudad de La Paz,
la denuncia de Marcelo Urbach contra el Banco de Crédito, alegando el uso ilegal de
instrumentos públicos como son los Poderes Notariales en virtud a los cuales toda la
actividad económica y financiera del Banco denunciado sería ilegal, así como por los que
con relación Urbach se produjo el retiro de sumas de dinero de cuentas del denunciante sin
su consentimiento.

Posteriormente, por hechos similares, en la misma ciudad, la ciudadana Marianela Cerball,


presentó una querella contra el Banco de Crédito en la persona de Diego Antonio Cavero
Belaunde y la Notario Silvia Noya, aduciendo que esta entidad financiera le inició un proceso
ejecutivo por una deuda de 281.089 $us en base a Poderes Notariales falsos y el ejercicio
ilegal de actividades comerciales en violación de la normativa nacional1.

Además de lo indicado, aparecen otras denunciantes contra el Banco de Crédito, como son
las ciudadanas Vivianne Vargas y Cristina Pareja, a quienes a partir de la falsificación de
Poderes Notariales se iniciaron procesos ejecutivos y cobros coactivos en su contra, las que
señalan se estarían utilizando Escrituras Públicas para el funcionamiento ilegal de esa
entidad financiera2.

1
La peticionaria señala entre los argumentos de su denuncia que, el Banco Popular S.A., registrado
en la República de Bolivia bajo la matrícula 7-30258-1, al haber realizado la transferencia del total de
sus acciones y la incorporación de nuevos socios accionistas en el extranjero y por ende con capital
extranjero, para desarrollar actividades dentro del territorio boliviano, debieron en primera instancia,
conforme establece el Artículo 417 del Código de Comercio, de manera obligatoria legalizar en la
Cancillería de Bolivia el contrato de compra-venta de 12 de noviembre de 1993, de manera posterior,
en cumplimiento de lo dispuesto por el Artículo 416 de la misma norma, proceder a su protocolización
ante Notario de Fe Pública con orden judicial, previo pago de los impuestos de ley y por último,
registrar en la Dirección General de Registro de Comercio y Sociedades por Acciones
obligatoriamente esta modificación sustancial en la composición accionaria para poder habilitarse a
realizar actividades en territorio boliviano. Aspecto, no ocurrido en el presente caso, en el cual el
nuevo accionista mayoritario del Banco Popular S.A, sólo cambió el nombre de Banco Popular S.A.
por Banco de Crédito S.A..
2
Vivianne Vargas y Cristina Pareja, denuncian que la Notario de Fe Pública Koty Krsul emite poderes
en favor de David Saetone y Gianfranco Piero Darío Ferrari, cuando estas personas no se
La referida denuncia de Marcelo Urbach y de las otras denunciantes, fue conocida por el
Fiscal asignado al caso, quien formuló resolución de imputación contra los denunciados,
quienes a su vez plantearon un incidente de actividad procesal defectuosa, por supuestos
vicios en la notificación e inobservancia del Artículo 92 del Código de Procedimiento Penal
(CPP), mismo que fue declarado probado por Auto Interlocutorio 33/2013, disponiendo la
nulidad de la imputación formal (Fs. 204).

Posteriormente, los imputados formularon recusación contra la Comisión de Fiscales, por lo


que en fecha 30.09.2013, el Fiscal de Departamental de La Paz, emitió la Resolución N°
294/2013, declarando su legalidad y disponiendo la asignación de una nueva comisión de
fiscales.

Dentro de la denuncia presentada por Marcelo Urbach, éste solicitó al Juez Cautelar, que
habiéndose dejado sin efecto la imputación formal y por ende las declaraciones informativas,
se conmine a la Comisión de Fiscales a realizar las nuevas declaraciones y la prosecución
del proceso penal (Fs. 282).

Por su parte, en fecha 03.02.2014, Marianela Cerball (Fs. 291) solicitó que en el marco del
debido proceso se cumplan los plazos procesales, señalando que a 4 meses de las
nulidades de la declaración informativa hasta esa fecha, los Fiscales asignados al caso no
realizaron esas actuaciones. A Fs. 292, los Fiscales aludidos informaron que se encontraban
dentro del plazo solicitado para la realización de actos investigativos (90 días).

encontraban en Bolivia. Por su parte, la Notaria Silvia Noya, otorgó a partir de 2003, Escrituras
Públicas insertando una modificación al Estatuto del Banco, específicamente al Artículo 1, la cual no
estaría registrada en el Registro de Comercio, y sin que exista un acta de accionistas que evidencien
tal aprobación de modificación (Documentación en base a lo cual se les inicia procesos a las
denunciantes).
En fecha 11.04.2014, la Comisión de Fiscales, formuló la Resolución Nro. 64/2014, (Fs. 294)
por la que rechazan la querella presentada por las ciudadanas Marianela Cerball y María
Vivianne Vargas y Cristina Elena Pareja, estableciendo que por los antecedentes recabados
en la investigación no se pudo comprobar los hechos denunciados. En ese mismo sentido a
Fs. 304, se rechazó la querella de Marcelo Urbach (Resolución de Rechazo Nro. 63/2014).

Por otra parte, la comisión de Fiscales, determinó dictar Imputación Formal contra Coty
Krsul, Ronald García y Leonardo Mariaca, por los delitos de falsedad material y falsedad
ideológica y uso de instrumento falsificado. Ante lo cual, Ronald García, planteó incidente de
extinción de la causa por exceder el tiempo de duración máxima del proceso, promovida por
los imputados y que fue declarada procedente por Auto Interlocutorio N° 015/2016, dictada
por el Juez Cautelar 7mo de Instrucción Penal Cautelar en Suplencia Legal, Iván Córdova
(Fs. 854), por retardación de justicia atribuible al Ministerio Público.

En fecha 26.01.2016, Marianela Cerball y Vivianne Vargas formularon recurso de apelación


contra la Resolución N° 015/2016. En la misma fecha formularon apelación los Fiscales
asignados al caso.

Por su parte, en fecha 30.05.2016, Coty Krsul, formuló excepción de la acción penal por
duración máxima del proceso y en fecha 31.05.2016 formuló un incidente de actividad
procesal defectuosa.

Finalmente, en fecha 22 de junio de 2016 las querellantes Marianela Cerball, María Vivianne
Vargas, mediante memorial dirigido al Juez 3ro de Instrucción Penal Cautelar formularon
excepción de incompetencia en razón a la materia, pues los hechos que se investigan en el
presente caso son delitos comprendidos en la Ley Marcelo Quiroga Santa Cruz Ley Nº 004,
presentando como fundamento la ampliación de la querella de fecha 14.11.2014 presentada
por ellas por el delito de enriquecimiento ilícito de particulares con afectación al Estado
establecido en el Artículo 28 de la Ley Nº 004 y el informe del Representante del Ministerio
Público sobre la ampliación del tipo penal señalado.

I.2.2. Proceso judicial relacionado como consecuencia

En cuanto al proceso Ministerio Público c/ Vargas, tramitado ante el Juzgado 7mo de


Sentencia por Obstrucción a la Justicia, Allanamiento y Otros.

Mediante acción directa, realizada en fecha 30.04.2014, a horas 16:00, las ciudadanas
Vivianne Vargas y Marianela Cerball, fueron detenidas por la seguridad policial del Edificio
de Justicia, por supuestamente haber ingresado al despacho de la Juez Segundo Cautelar
Penal, Lía Cardozo, formulándose imputación formal por los delitos de “Resistencia a la
autoridad”, “Allanamiento de domicilio”, “Amenazas” y “Obstrucción a la justicia”.

En fecha 02.05.2014, Yamila Paz formuló recusación contra de la Juez Tercero de


Instrucción Penal Cautelar. Sin embargo, mediante auto Motivado de la misma fecha el Juez
no se allanó a dicha Recusación.

En fecha 02.05.2014, debido a la recusación presentada, se dispuso el traslado de las


detenidas Cerball y Vargas a celdas del Tribunal de Distrito de El Alto, sin realizarse
audiencia de medida cautelar, que debió definir la situación de libertad de las imputadas.

En fecha 03.05.2014, el juez 2do de Instrucción Penal de El Alto solicitó al Juez 3ro de
Instrucción Penal de La Paz, que remita el cuaderno de control jurisdiccional para proseguir
el procedimiento.

En fecha 03.05.2014, Yasmila Paz formuló recusación contra el Juez 2do Instrucción Penal
Cautelar de El Alto.
Posteriormente (Fs. 58) el Juez Quinto de Instrucción Penal Cautelar de La Paz señaló la
consideración de medidas cautelares para el día 05.05.2014 a horas 14:30.

En fecha 08.05.2014, tras nueve días de detención en celdas judiciales, mediante Auto
Interlocutorio de Medidas Cautelares (Resolución Nro. 260/2014) se determinó: detención
domiciliaria, arraigo y prohibición de acercamiento a oficinas públicas donde se administre
justicia para Marianela Cerball; y presentación todos los días viernes ante el juzgado, arraigo,
prohibición de acercarse a inmuebles donde se administre justicia, en el caso de Vivianne
Vargas. Cabe aclarar que dicha la determinación se basó en el supuesto delito de
“obstrucción de justicia”, mismo que fue revertido por la sentencia constitucional plurinacional
SCP 0401/2015-S1, de 22 de abril de 2015, en la cual se establece que los delitos por los
cuales eran juzgadas, son de aplicación exclusiva para casos de corrupción.

En fecha 07.08.2014, la imputada Marianela Cerball solicitó al Juez Cautelar la modificación


de la medida cautelar impuesta y se señaló audiencia para el 13.08.2014 a horas 11:30.

En fecha 13.10.2014, se dictó el Auto Motivado de Modificación de Medidas Cautelares N°


631/2014, donde se modificó la detención domiciliaria de Marianela Cerball por la
presentación cada 15 días ante el Fiscal, manteniéndose firme las medidas cautelares
impuestas a Vivianne Vargas.

I.2.3. Proceso judicial en contra de Marcelo Urbach como consecuencia

El proceso penal caratulado MP/Marcelo Isaac Urbach Treiger, se inició a denuncia y


querella de Ronald Franco García en representación legal del Banco de Crédito por
“Falsedad ideológica”, “Atentados contra la seguridad de los servicios públicos”, y “Sabotaje”
(Artículo 232 del Código Penal), signado MP 9408/2010, habiéndose asignado el caso al
Fiscal Antonio Santamaría y bajo control jurisdiccional del Juzgado 3ro de Instrucción en lo
Penal de la ciudad de La Paz en la etapa preparatoria.

El 05 de enero de 2011 se emitió citación para el sindicado MARCELO URBACH a objeto de


que se presente a prestar su declaración informativa para el 18 de enero de 2011, mismo
que fue diligenciado por el Investigador asignado Sgto. Manuel Balboa en el domicilio del
Hotel Tajibos en fecha 07/01/2011; ante la no comparecencia del citado, el investigador
elevó un informe al Fiscal solicitando orden de aprehensión, razón por la que se emitió orden
de aprehensión (Fs. 9); sin embargo, ante el desconocimiento del paradero del sindicado, el
Fiscal solicitó directamente al Juzgado 3ro. de Instrucción Penal de La Paz la notificación
mediante edicto, mismo que se dio curso por Auto de 23 de febrero de 2011 (Fs. 11),
disponiéndose la publicación y notificación del citado mediante edicto para que preste su
declaración informativa dentro del plazo de 10 días ante el Fiscal asignado al caso, en
aplicación al Artículo 165 del CPP.

En fecha 06 de abril de 2011, el Fiscal Antonio Santamaría presentó Imputación Formal (Fs.
48) contra Marcelo Urbach por la supuesta comisión de los delitos de “Falsedad ideológica”,
“Atentados contra la seguridad de los servicios públicos” y “Sabotaje” (Artículo 232 del
Código Penal), ante el Juzgado 3º de Instrucción en lo Penal; Imputación Formal que fue
notificada mediante edictos publicados en fechas 14/04/2011 y 19/04/2011 en el periódico La
Razón; en efecto y ante la no comparecencia del notificado, por Resolución Nº 257/2011 de
06 de mayo de 2011 se declaró la rebeldía del imputado Marcelo Urbach y se emitió orden
de emisión de Mandamiento de Aprehensión.

El 04 de agosto de 2011, la parte querellante, con el argumento de que el imputado no se


encontraba en la ciudad de Santa Cruz sino en La Paz, solicitó nuevo mandamiento de
aprehensión, el cual es concedido mediante Auto de fecha 04 de agosto de 2011,
disponiéndose “franquéese un nuevo mandamiento de aprensión, y se deja sin efecto el
mandamiento de aprehensión emitido en fecha 25/05/2011”; una vez aprehendido el
imputado, en fecha 19 de agosto de 2011, en audiencia de aplicación de medidas cautelares
mediante Resolución Nº 430/2011 se dispuso la Detención Preventiva del imputado,
aduciendo a los riesgos procesales establecidos en los incisos 1 y 2 del Artículo 233,
numerales 1, 2, 4, 6, 8 y 10 del Artículo 234 y Artículo 235 del CPP.

Durante la etapa preparatoria, el imputado interpuso Excepción de Incompetencia


fundamentando que por el lugar del hecho, como Juez Natural, el caso debió ser conocido
por un Juez de la ciudad de Santa Cruz. La excepción fue rechazada por el Juzgado 3ro de
Instrucción Penal de la Paz mediante Resolución Nº 429/2011 de 19/08/2011 (Fs. 303).

Al vencimiento del plazo de la Etapa Preparatoria, el Juzgado 3ro de Instrucción Penal


conminó al Fiscal Departamental y al Fiscal asignado al caso a presentar requerimiento
conclusivo de investigación; por lo que la Fiscalía presentó la Acusación Formal el 31 de
octubre de 2011 (Fs. 421) contra el imputado Marcelo Urbach por los delitos de “Falsedad
ideológica”, “Atentados contra la seguridad de los servicios públicos”, “Sabotaje” (Artículo
232 del Código Penal) y “Daño calificado”, que se puso en traslado a la parte querellante
para que presente su Acusación Particular.

Luego de la presentación de la Acusación Formal, en audiencia conclusiva de fecha 11 de


abril de 2012 de saneamiento procesal, el acusado Macelo Urbach interpuso Excepción de
Falta de Acción e Incidente de Actividad Procesal Defectuosa por aprehensión ilegal, que
mediante Resolución Nº 204/2012 de 11/04/2012 (Fs. 928) fueron rechazadas y declaradas
improbadas, respectivamente, las cuestiones planteadas; dicha Resolución fue apelada por
la defensa y la Sala Penal Tercera, mediante Resolución Nº 109/2012 (Fs. 1015) de fecha
27 de julio de 2012 declaró improbada la apelación y confirmó la citada Resolución Nº
204/2012.
Asimismo, durante la tramitación del proceso, el ciudadano Marcelo Urbach solicitó la
Cesación de Detención Preventiva el 09 de octubre de 2012, misma que fue considerada en
audiencia de fecha 13 de noviembre de 2012, disponiéndose mediante Resolución Nº
111/2012 su Rechazo; sin embargo, ésta fue apelada y resuelta por la Sala Penal Segunda
mediante Resolución 161/2012 de 11/12/2012, la cual dispuso admitir la Apelación y Revocar
la Resolución Nº 111/2012, en consecuencia se dispuso Medidas Sustitutivas a la Detención
Preventiva consistentes en Detención Domiciliaria y otros.

Posteriormente, previo sorteo, la causa se remitió al Tribunal 7mo de Sentencia en lo Penal,


donde el 20 de septiembre de 2012 se emitió el Auto de Apertura de Juicio Res. 89/2012 y
se señaló audiencia de inicio de juicio oral para el 13 de noviembre de 2012 y Audiencia de
Constitución de Tribunal para el 23 de octubre de 2012.

Durante la etapa de juicio oral, mediante Resolución Nº 59/14 (fojas 2086) de 17 de abril de
2014 se declaró la rebeldía del acusado, en razón a que el acusado no se presentó a la
prosecución de juicio oral del 17 de abril de 2014, invocando el inciso 1 del Artículo 87 del
CPP, mismo que purgó la rebeldía en fecha 11 de mayo de 2015.

El 17 de julio de 2015, el acusado solicitó la Cesación de Detención Preventiva amparándose


en el Artículo 239 del CPP, modificado por la Ley Nº 586, disponiéndose traslado al
Ministerio Público y parte querellante mediante decreto de 18/07/2015. Ante la falta de
notificación, mediante Auto de 01/09/2015 se conminó a la Secretaria a cumplir con las
notificaciones con el traslado de la solicitud de Cesación; en efecto, el 07/09/2015 y 09/09/15
el Ministerio Público y Acusador particular, respectivamente, responden a la solicitud de
Cesación; en consecuencia, mediante Resolución Nº 125/15 de 15/09/2015, se dispuso el
Rechazo de la solicitud de Cesación a la Detención Preventiva, manteniéndose firme la
Resolución Nº 111/12 de 13/11/2012.
El Tribunal Constitucional, como consecuencia de la Acción de Amparo Constitucional
interpuesta por el representante legal del Banco de Crédito, contra la Resolución Nº
161/2012 Auto de Vista por la que se dispuso Medidas Sustitutivas a la Detención Preventiva
a favor de Marcelo Urbach, mediante Sentencia Constitucional Nº 1020/2013 anuló el Auto
Vista Nº 161/2012 y en su lugar se emitió nuevo Auto de Vista 74/2014 por el cual confirmó
la Resolución Nº 111/2012 de Rechazo de la Cesación a la Detención Preventiva y como
consecuencia, por providencia de 13 de noviembre de 2015 se libró nuevamente
Mandamiento de Detención Preventiva.

Asimismo, durante la etapa del juicio oral público el acusado el 18/09/2015 presentó
Incidente de Actividad Procesal Defectuosa Absoluta, conforme al Artículo 169 del CPP,
argumentando que su Declaración Informativa Policial se recibió el 05 de mayo de 2011 y la
Imputación Formal se presentó al Juzgado Tercero de Instrucción Penal de La Paz el 06 abril
de 2011, es decir, que la Imputación Formal fue emitida antes de su Declaración Informativa
Policial; lo cual el Tribunal Séptimo de Sentencia de La Paz, previos los trámites de rigor,
mediante Resolución Nº 151/15 de fecha 29 de octubre de 2015 por decisión unánime
rechazó el incidente planteado fundamentando que dicha cuestión no se planteó en la
audiencia de medidas cautelares, etapa preparatoria, audiencia conclusiva ni en los actos
iniciales de la etapa de juicio oral público. La parte de la defensa hizo la reserva de la
apelación restringida.

En fecha 16 de junio de 2015, Marcelo Urbach solicitó Salida Judicial (Fs. 2168) a la ciudad
de Santa Cruz por razones humanitarias, para despedir los restos de su hija Esther de 7
años fallecida; memorial que por providencia de fecha 16 de junio de 2015 el Juez Claudio
Tórrez Fernández, Presidente del Tribunal 7mo de Sentencia, dispuso conceder al
impetrante Marcelo Isaac Urbach Treiger, de horas 8:00 am del 17 de junio hasta hrs. 18:00
del día 19 de junio, a objeto que se constituya en la ciudad de Santa Cruz con la debida
escolta y seguridad bajo responsabilidad del Director del Penal de San Pedro de esta ciudad.
De la revisión del cuerpo 19, hasta el 11-10-2016, se tiene que 101 audiencias del caso
Urbach fueron suspendidas, de las cuales 92 (92,9%) resultarían atribuibles a operadores de
justicia entre jueces y fiscales, más concretamente, 36 atribuibles al Ministerio Público, 46 a
jueces ciudadanos y 10 a jueces ciudadanos.

I.4. Otros aspectos relevantes


I.4.1. Consorcio de jueces y fiscales

Mediante acción directa realizada en fecha 30.04.2014, las ciudadanas Vivianne Vargas y
Marianela Cerball son detenidas por miembros de seguridad policial del Edificio del Tribunal
de Justicia de La Paz, por supuestamente ingresar al despacho de la Juez Segundo de
Instrucción Penal, Lía Cardozo, increpándola por haber introducido irregularmente, al
proceso penal (Urbach y otros c/ de las Casas Gianfranco Piero Darío), la Resolución N°
64/2014 de 11.04.2014, mediante la cual se rechazaba la querella interpuesta en contra de
los funcionarios del Banco de Crédito. Actualmente, Vivianne Vargas y Marianela Cerball,
están siendo procesadas por los delitos de “Resistencia a la autoridad”, “Allanamiento de
domicilio” y “Amenazas”.

Es importante hacer notar que un tiempo después de los hechos descritos, la Juez Segundo
de Instrucción Penal, Lía Cardozo, es detenida e investigada por pertenecer supuestamente
a un consorcio de jueces, vocales y abogados3, llamando la atención que tras la intervención
a la oficina del ex Fiscal y luego abogado particular Milton Mendoza, se encontraron en su
oficina cuadernos de control jurisdiccional que corresponden al despacho de la entonces
jueza Lía Cardozo, además de proyectos de Resoluciones del caso Urbach.

3
Actualmente la ex Jueza Lía Cardozo, conjuntamente la ex Secretaria del despacho del Juzgado 2do
de Instrucción Penal de La Paz, Yasmila Arancibia, son procesadas dentro del caso denominado
“Fernando Ganam y otros”, por “Consorcio de jueces, fiscales, policías y abogados”.
El referido caso de consorcio de autoridades judiciales, fiscales y abogados se inicia el 29 de
marzo de 2016, cuando se sorprendió al entonces vocal del Tribunal Departamental de
Justicia de La Paz Fernando Ganam, reunido con el abogado Milton Mendoza, en la oficina
de éste, presuntamente para negociar el fallo constitucional de un juicio contra la
Cooperativa de Telecomunicaciones de La Paz (Cotel); hecho por el que ambos a ambos
imputados se les impuso detención preventiva.

Fernando Ganam y Milton Mendoza tenían relacionamiento desde 2005 cuando ambos eran
Fiscales. Sin embargo, tras la denuncia del abogado Johnny Castelú sobre la negociación de
un amparo constitucional en el bufete de Mendoza, se inició una investigación que dio por
resultado la detención de ambos.
Otro aspecto que llama la atención, es que se tiene el conocimiento de la presentación de
una demanda de “Acción para comprobar la existencia regular de una sociedad”, amparada
en el Artículo 136 del Código de Comercio”, ante los juzgados civiles comerciales 11, 3, 5 y 1
de la ciudad de La Paz, contra el Banco de Crédito, que ha sido rechazada en varias
oportunidades por cuestiones de forma, durante las gestiones 2015 y 2016.

I.4.2. Denuncias contra vocales y jueces

El año 2015, el Presidente de la Comisión Nacional del Refugiado (CONARE), César Siles,
acusó a los entonces vocales del Tribunal Departamental de La Paz, Ricardo Chumacero
Tórrez y Ramiro López, de recibir 100.000 $us y un auto de lujo para beneficiar al ciudadano
peruano Martín Belaunde con un Amparo Constitucional4.

4
Belaunde ingresó a Bolivia solicitando se le conceda refugio, tras habérsele negado por el CONARE.
Los ex vocales que componían la Sala Penal Primera, declararon procedente el amparo en favor de
Belaunde y anularon la decisión de la CONARE y también el trámite de extradición. El recurso pasó en
revisión al Tribunal Constitucional Plurinacional. Producto de la denuncia de favorecimiento se
denunció una supuesta red que implicaba además de los vocales a policías, abogados e incluso
autoridades del Tribunal Constitucional.
I.4.3. Familia

El proceso penal iniciado a Marcelo Urbach tuvo consecuencias materiales, entre otras,
sobre la vida de su esposa e hijos, que le acompañaron dentro del Centro Penitenciario de
San Pedro. Así, la denuncia en medios de prensa de Ángela Nallar, esposa de Marcelo
Urbach, sostiene que el Banco de Crédito les había quitado todo, debiendo recurrir a esta
medida pues incluso no tenían para comer.

La situación de la familia fue crítica, al extremo que se solicitó colaboración de la población


para pagar la fianza judicial impuesta a Urbach de Bs. 50.000, encontrándose detenido a la
fecha de emisión del presente informe.

Otro suceso que afecta a la familia ocurrió en fecha 15 de junio de 2016, cuando producto de
una miocardiopatía dilatada falleció la hija Esther Urbach Nallar, de 7 años de edad, en la
ciudad de Santa Cruz, mientras el padre seguía cumpliendo detención preventiva. Sobre
este particular, Marcelo Urbach manifestó que de no haber tenido este problema con el
Banco de Crédito y de no existir el proceso, por los recursos económicos con los que
contaba, hubiera podido brindar la atención médica necesaria a su hija.

CONSIDERANDO:

NORMATIVA APLICABLE

II.1. Constitución Política del Estado

El abogado de Belaunde, también investigado, mencionó en su declaración informativa al Magistrado


Pastor Mamani, del Tribunal Constitucional por supuesta solicitud de 40.000 $us para favorecerlo. Al
presente, el caso está en proceso.
Artículo 14
I. Todo ser humano tiene personalidad y capacidad jurídica con arreglo a las leyes y goza de
los derechos reconocidos por esta Constitución, sin distinción alguna.

Artículo 15
I. Toda persona tiene derecho a la vida y a la integridad física, psicológica y sexual. Nadie
será torturado, ni sufrirá tratos crueles, inhumanos, degradantes o humillantes. No existe la
pena de muerte.
II. Todas las personas, en particular las mujeres, tienen derecho a no sufrir violencia física,
sexual o psicológica, tanto en la familia como en la sociedad.
III. El Estado adoptará las medidas necesarias para prevenir, eliminar y sancionar la violencia
de género y generacional, así como toda acción u omisión que tenga por objeto degradar la
condición humana, causar muerte, dolor y sufrimiento físico, sexual o psicológico, tanto en el
ámbito público como privado.

Artículo 21°.- Las bolivianas y los bolivianos tienen los siguientes derechos:
(…)
4. A la libertad de reunión y asociación, en forma pública y privada, con fines lícitos.
5. A expresar y difundir libremente pensamientos u opiniones por cualquier medio de
comunicación, de forma oral, escrita o visual, individual o colectiva.

Artículo 22°.- La dignidad y la libertad de la persona son inviolables. Respetarlas y


protegerlas es deber primordial del Estado.

Artículo 23
I. Toda persona tiene derecho a la libertad y seguridad personal. La libertad personal sólo
podrá ser restringida en los límites señalados por la ley, para asegurar el descubrimiento de
la verdad histórica en la actuación de las instancias jurisdiccionales.
Artículo 109
I. Todos los derechos reconocidos en la Constitución son directamente aplicables y gozan de
iguales garantías para su protección.
II. Los derechos y sus garantías sólo podrán ser regulados por la ley.

Artículo 110
I. Las personas que vulneren derechos constitucionales quedan sujetas a la jurisdicción y
competencia de las autoridades bolivianas.
II. La vulneración de los derechos constitucionales hace responsables a sus autores
intelectuales y materiales.
III. Los atentados contra la seguridad personal hacen responsables a sus autores
inmediatos, sin que pueda servirles de excusa el haberlos cometido por orden superior.

Artículo 115

I. Toda persona será protegida oportuna y efectivamente por los jueces y tribunales en el
ejercicio de sus derechos e intereses legítimos.
II. El Estado garantiza el derecho al debido proceso, a la defensa y a una justicia plural,
pronta, oportuna, gratuita, transparente y sin dilaciones.

II.2 Declaración Universal de Derechos Humanos.

Artículo 3
Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Artículo 5
Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.
Artículo 9
Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.

Artículo 10
Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y
con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos
y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal.

Artículo 19
Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el
de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y
opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

II.3 Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos

Artículo 6
1. El derecho a la vida es inherente a la persona humana. Este derecho estará protegido por
la ley. Nadie podrá ser privado de la vida arbitrariamente.

Artículo 7
Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. En
particular, nadie será sometido sin su libre consentimiento a experimentos médicos o
científicos.

Artículo 19
1. Nadie podrá ser molestado a causa de sus opiniones.
2. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión; este derecho comprende la libertad
de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de
fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro
procedimiento de su elección.
3. El ejercicio del derecho previsto en el párrafo 2 de este artículo entraña deberes y
responsabilidades especiales. Por consiguiente, puede estar sujeto a ciertas restricciones,
que deberán, sin embargo, estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para:
a) Asegurar el respeto a los derechos o a la reputación de los demás;
b) La protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas.

II.4. Convención Americana sobre Derechos Humanos

Artículo 4. Derecho a la Vida


1. Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por
la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la
vida arbitrariamente.

Artículo 5. Derecho a la Integridad Personal


1. Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral.
2. Nadie debe ser sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.
Toda persona privada de libertad será tratada con el respeto debido a la dignidad inherente
al ser humano.

Artículo 7
6. Toda persona privada de libertad tiene derecho a recurrir ante un juez o tribunal
competente, a fin de que éste decida, sin demora, sobre la legalidad de su arresto o
detención y ordene su libertad si el arresto o la detención fueran ilegales.

Artículo 8. Garantías Judiciales


1. Toda persona tiene derecho a ser oída, con las debidas garantías y dentro de un plazo
razonable, por un juez o tribunal competente, independiente e imparcial, establecido con
anterioridad por la ley, en la sustanciación de cualquier acusación penal formulada contra
ella, o para la determinación de sus derechos y obligaciones de orden civil, laboral, fiscal o
de cualquier otro carácter.

Artículo 13. Libertad de Pensamiento y de Expresión


1. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión. Este derecho
comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin
consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o
por cualquier otro procedimiento de su elección.
2. El ejercicio del derecho previsto en el inciso precedente no puede estar sujeto a previa
censura sino a responsabilidades ulteriores, las que deben estar expresamente fijadas por la
ley y ser necesarias para asegurar:
a) el respeto a los derechos o a la reputación de los demás, o
b) la protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas.
3. No se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos, tales como el
abuso de controles oficiales o particulares de papel para periódicos, de frecuencias
radioeléctricas, o de enseres y aparatos usados en la difusión de información o por
cualesquiera otros medios encaminados a impedir la comunicación y la circulación de ideas y
opiniones.
4. Los espectáculos públicos pueden ser sometidos por la ley a censura previa con el
exclusivo objeto de regular el acceso a ellos para la protección moral de la infancia y la
adolescencia, sin perjuicio de lo establecido en el inciso 2.
5. Estará prohibida por la ley toda propaganda en favor de la guerra y toda apología del odio
nacional, racial o religioso que constituyan incitaciones a la violencia o cualquier otra acción
ilegal similar contra cualquier persona o grupo de personas, por ningún motivo, inclusive los
de raza, color, religión, idioma u origen nacional.
Artículo 21. Derecho a la Propiedad Privada
1. Toda persona tiene derecho al uso y goce de sus bienes. La ley puede subordinar tal uso
y goce al interés social.
2. Ninguna persona puede ser privada de sus bienes, excepto mediante el pago de
indemnización justa, por razones de utilidad pública o de interés social y en los casos y
según las formas establecidas por la ley.
3. Tanto la usura como cualquier otra forma de explotación del hombre por el hombre,
deben ser prohibidas por la ley.

III.1. Derecho al debido proceso

La doctrina constitucional establece que las controversias que se presentan entre dos o más
personas o entre el Estado y los particulares, deben ser resueltas en procesos que se
encuentren rodeados de una serie de garantías que permitan adoptar decisiones lo más
justas y equitativas posibles. En ese sentido, el Tribunal Constitucional de Bolivia, como
máximo intérprete de la Constitución y garante de los derechos fundamentales, ha señalado
en sentencias como la SC 731/2005-R de 29 de junio, que:

“(…)El derecho al debido proceso, consagrado como tal, tiene como contenido
esencial un conjunto de derechos y garantías mínimas a favor del titular del derecho,
a objeto de que éste pueda acceder a la justicia y, en su caso, defenderse
adecuadamente y en igualdad de condiciones en todos los casos en los que tenga
que determinarse sus derechos u obligaciones, resolverse una controversia,
determinarse una responsabilidad de orden administrativo, disciplinario, penal, civil,
familiar o social. Dentro de ese contenido esencial, entre otros, se tiene el derecho al
juez natural, independiente, competente e imparcial”.
Complementando el razonamiento anterior, la Corte Interamericana de Derechos Humanos,
ha señalado que: “(...) es un derecho humano el obtener todas las garantías que permitan
alcanzar decisiones justas, no estando la administración excluida de cumplir con este deber.
Las garantías mínimas deben respetarse en el procedimiento administrativo y en cualquier
otro procedimiento cuya decisión pueda afectar los derechos de las personas”.

En ese sentido, el Artículo 8 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH),


en su inc. 1) indica que: “Toda persona tiene derecho a ser oída, con las debidas garantías y
dentro de un plazo razonable, por un juez o tribunal competente, independiente e imparcial,
establecido con anterioridad por la ley, en la sustanciación de cualquier acusación penal
formulada contra ella, o para la determinación de sus derechos y obligaciones de orden civil,
laboral, fiscal o de cualquier otro carácter”; asimismo, el Artículo 14.1 del Pacto Internacional
de Derechos Civiles y Políticos ordena: “Toda persona tendrá derecho a ser oída
públicamente y con las debidas garantías por un tribunal competente, independiente e
imparcial, establecido por la ley, en la substanciación de cualquier acusación de carácter
penal formulada contra ella o para la determinación de sus derechos u obligaciones de
carácter civil…”; mientras que el Artículo 10 de la Declaración Universal de Derechos
Humanos señala: “Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída
públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación
de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en
materia penal”, en tanto que el Artículo 115.II de la CPE, estatuye: “El Estado garantiza el
derecho al debido proceso, a la defensa y a una justicia plural, pronta, oportuna, gratuita,
transparente y sin dilaciones”, así como el Artículo 117.I de la Norma Suprema, menciona:
“Ninguna persona puede ser condenada sin haber sido oída y juzgada previamente en un
debido proceso. Nadie sufrirá sanción penal que no haya sido impuesta por autoridad judicial
competente en sentencia ejecutoriada”.
Respecto a las garantías que componen al debido proceso, éstas se han ampliado a través
del desarrollo doctrinal y jurisprudencial, tanto de órganos judiciales internos de distintos
países, como de órganos internacionales en materia de derechos humanos. Y a partir de lo
cual se puede afirmar que el debido proceso, está compuesto por un tribunal competente,
independiente e imparcial; que exista acceso a la jurisdicción; se respete el derecho a la
defensa; que se juzgue sin dilaciones indebidas; el estar presente dentro del proceso; que
existan instancias plurales y que los recursos sean efectivos; que el proceso sea público; que
una persona no sea juzgada dos veces por un mismo hecho ni que sea sancionada dos
veces (non bis in ídem); que se prevea indemnización por errores judiciales; entre otras y
que específicamente pueden recaer en materias puntuales del derecho, como la presunción
de inocencia en materia penal, o la irretroactividad de la norma en materia social y penal, etc.
Cada componente con un desarrollo doctrinal y jurisprudencial propio e interdependiente.

Acceso a la justicia: Uno de los componentes emergentes del derecho al debido proceso, se
traduce en el acceso a la justicia, entendido como la facultad que tiene toda persona de
recurrir ante los órganos jurisdiccionales del Estado, para obtener la protección de sus
derechos o para hacer valer cualquier otra pretensión. De esta manera, se asegura la
tranquilidad social, en tanto las personas no realizan justicia por sus propias manos ya que
cuentan con una instancia y un proceso, previamente determinados por la ley, por medio del
cual pueden resolver sus controversias.

En relación a este aspecto, la Corte Interamericana ha señalado que no basta con que estos
recursos (instancia y un proceso) se encuentren previstos de modo expreso en la
Constitución o la ley, o que sean formalmente admisibles, sino que se requiere, además, que
sean realmente adecuados y eficaces para determinar si se ha incurrido en una violación a
los derechos humanos y para adoptar las medidas necesarias que permitan restablecer el
derecho vulnerado.
Asimismo, este Tribunal estableció que el cumplimiento del deber de investigar, comprende
la realización, de oficio y sin dilación, de una investigación seria, imparcial, efectiva, para la
cual los Estados deben hacer uso de todos los medios legales disponibles e involucrar a
toda institución estatal. En esta misma línea, refiere que la obligación de investigar es una
obligación de medio, no de resultados. Lo anterior no significa, sin embargo, que la
investigación pueda ser emprendida como “una simple formalidad condenada de antemano a
ser infructuosa”. Cada acto estatal que conforma el proceso investigativo, así como la
investigación en su totalidad, debe estar orientado hacia una finalidad específica, la
determinación de la verdad y la investigación, persecución, captura, enjuiciamiento, y en su
caso, la sanción de los responsables de los hechos.

El Tribunal Constitucional, definió el alcance y contenido del acceso a la justicia como


garantía del debido proceso, a través de la SC 600/2003-R, 6 de mayo, al señalar lo
siguiente:

“(...) un derecho de prestación que se lo ejerce conforme a los procedimientos


jurisdiccionales previstos por el legislador, en los que se establecen los requisitos,
condiciones y consecuencias del acceso a la justicia; por lo mismo, tiene como
contenido esencial el libre acceso al proceso, el derecho de defensa, el derecho al
pronunciamiento judicial sobre el fondo de la pretensión planteada en la demanda, el
derecho a la ejecución de las sentencias y resoluciones ejecutoriadas, el derecho de
acceso a los recursos previstos por ley. Finalmente, este derecho está íntimamente
relacionado con el derecho al debido proceso y la igualdad procesal”.

Consecuentemente el acceso a la justicia, como componente de la garantía al debido


proceso, tiene por objeto una aplicación objetiva de la ley, mediante todos los actos que
conllevan un juicio justo, entre ellos, la investigación diligente de un hecho que vulnera los
derechos fundamentales de las personas, quienes se hallan sujetas al orden jurídico
establecido por el Estado.

Principio de legalidad: En cuanto al principio de legalidad, señala el Tribunal Constitucional


Plurinacional que éste: “(…) en su clásica concepción implica el sometimiento de
gobernantes y gobernados a la ley; significa entonces, el reconocimiento al legislador como
único titular de la facultad normativa, a la cual debe estar sometida la administración. Sin
embargo, actualmente dicha definición resulta insuficiente en el marco del estado
constitucional de derecho y el sistema constitucional boliviano vigente; por ello debe
entenderse que dicho principio supone, fundamentalmente, el sometimiento de los
gobernantes y gobernados a la Constitución Política del Estado, la vigencia de derecho y el
respeto a la norma.
De lo señalado, se colige que en un Estado Constitucional de Derecho, tanto gobernantes
como gobernados, deben someterse al imperio de la ley, a fin que no sean los caprichos
personales o actuaciones discrecionales, las que impongan su accionar, desconociendo lo
anteladamente establecido por la norma positiva, vulnerando el principio de seguridad” (SC
0401/2012 de 22 de junio).

Prohibición de sanción anticipada: Esta garantía judicial, integrante del derecho al debido
proceso, significa que toda persona se mantiene en un estado de inocencia, mientras no se
demuestre la acusación fuera de toda duda razonable, garantía que fue interpretada por el
órgano de control de constitucionalidad en Bolivia, a través de sentencias como la SC
1674/2004-R, de 14 de octubre, al señalar que:

“(...)la inocencia la condición natural reconocida por la Constitución, como parte


constitutiva del derecho al debido proceso, se entiende que frente a una acusación
formulada contra una persona por la comisión de ilícitos administrativos o faltas
disciplinarias, la sanción deberá ser aplicada sólo cuando la culpabilidad ha sido
demostrada dentro de un debido proceso sustanciado con resguardo de los derechos
fundamentales y garantías constitucionales de la persona acusada, de manera que la
sanción no puede ser previa a la determinación de la culpabilidad en el proceso legal,
sino la consecuencia de esa demostración; Pues lo contrario significaría presunción
de culpabilidad”.

De esta manera, resulta lógico pensar que la determinación de culpabilidad de un hecho o


acto específico, sobreviene a la certeza de que la comisión de la misma y no sólo a la simple
e irresponsable acusación como presunción de culpabilidad.

Juez natural: En lo referente al juez natural se tiene que la SCP 1115/2012 de 6 de


septiembre, determinó que: “La SC 0585/2005-R de 31 de mayo, conforme a las normas
internacionales previstas por los arts. 8 del Pacto de San José de Costa Rica y 14 del Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), citando la SC 0491/2003-R de 15 de
abril, desarrolló las definiciones de los elementos del juez natural, señalando que es: '…Juez
competente aquel que de acuerdo a las normas jurídicas previamente establecidas,
conforme criterios de territorio, materia y cuantía, es el llamado para conocer y resolver una
controversia judicial; Juez independiente aquel que, como se tiene referido, resuelve la
controversia exenta de toda injerencia o intromisión de otras autoridades o poderes del
Estado; y Juez imparcial aquel que decida la controversia judicial sometida a su
conocimiento exento de todo interés o relación personal con el problema, manteniendo una
posición objetiva al momento de adoptar su decisión y emitir la resolución’”.

Respecto al juez imparcial, éste veta la posibilidad de que una persona, una institución o un
colectivo se constituya en juez y parte al mismo tiempo pues ello vulneraría el debido
proceso en su elemento juez natural (SSCC 2487/2010-R y 0349/2010-R, entre otras), lo
cual alcanza por supuesto a autoridades que teniendo una potestad administrativa
pretenden hacer prevalecer la misma cuando éstas ya se encuentran sometidas a la
competencia de una autoridad judicial.

III.2. Libertad de expresión

El derecho a la libertad de expresión, es una exteriorización de la libertad de pensamiento.


En el mundo jurídico, el pensamiento no aparece externamente como una libertad
jurídicamente relevante ni como un derecho subjetivo. Este derecho aparecerá solamente
cuando el pensamiento se exteriorice, o sea, cuando se exprese. Y es este caso ya deberá
hablarse del derecho a la libertad de expresión.
Nuestra Constitución Política del Estado al establecer el derecho de “expresar y difundir
libremente pensamientos u opiniones por cualquier medio de comunicación” se inscribe en
este concepto y doctrina, por cuanto establece como derecho protegido constitucionalmente
el derecho de emisión de pensamientos y opiniones. Así, unificando los componentes que
integran el derecho reconocido por nuestra Constitución, y la doctrina tenemos que: la
libertad de expresión es el derecho a hacer público, a transmitir, a difundir y a exteriorizar un
conjunto de ideas, opiniones, críticas, creencias, etc., a través de cualquier medio:
oralmente, mediante símbolos y gestos, en forma escrita, a través de la radio, el cine, el
teatro, la televisión, etc..

Cabe destacar que la doctrina constitucional reconoce que la prensa se constituye en una de
las formas de difusión de la libertad de expresión, existiendo las individuales (la difusión que
pueda realizar en forma oral o escrita y de todas las formas y modos, el propio titular del
derecho) y las colectivas (se realizan en masa en forma colectiva). Contexto en el cual queda
prohibido evitar que una publicación, una noticia por cualquier medio de comunicación social,
sea emitida, ya sea mediante actos directo, indirectos, individuales o generalizados.
Sobre este particular la jurisprudencia constitucional expresada en sentencias como la SCP
señalan que:

“La posición preferente de la libertad de expresión por el papel que juega en un


régimen democrático no es nuevo, así el anterior Tribunal Constitucional en la SC
1491/2010-R de 6 de octubre, señaló: “La libertad de expresión constituye uno de los
derechos más importantes de la persona y uno de los pilares fundamentales de todo
Estado democrático. De acuerdo con la doctrina constituye un ´termómetro para
medir el nivel de libertad, pluralismo y tolerancia existentes en un determinado
régimen político, así como para evaluar la madurez alcanzada por las instituciones
políticas y jurídicas de una sociedad. (EGUIGUREN PRAELI, Francisco. La libertad
de expresión e información y el derecho a la intimidad personal. Editorial Palestra,
Lima-Perú, 2004, p. 27)”.

En ese orden, la Constitución Política del Estado abrogada consagraba el derecho a la


libertad de expresión al establecer en el inciso b) del Artículo 7: “el derecho de toda persona
a emitir libremente sus ideas y opiniones por cualquier medio de difusión”.

Similar previsión se encuentra en el Artículo 21.5 de la actual Constitución cuando señala


que toda persona tiene derecho “a expresar y difundir libremente pensamientos u opiniones
por cualquier medio de comunicación, de forma oral, escrita o visual, individual o colectiva”.

Cabe hacer notar, sin embargo, que la Constitución Política vigente extiende en forma
expresa los alcances de la regulación estableciendo que este derecho no solo implica el
derecho de emitir o expresar las ideas y pensamientos, sino que también abarca el derecho
a difundirlos libremente, derecho que puede ser ejercido de forma oral, escrita o visual,
individual o colectiva por cualquier medio de comunicación.
Es decir, la libertad de expresión se trata de un derecho humano esencial que sirve de
herramienta para medir el grado de compromiso democrático de los Estados en cuanto a su
capacidad de reconocer que no corresponde a las autoridades políticas o religiosas, la
determinación de la bondad o validez de las ideas u opiniones existentes en la sociedad,
sino que es necesario dejar que ellas compitan entre sí. Por lo mismo, el deber del Estado de
respetar y garantizar los principios fundamentales de una sociedad democrática incluye la
obligación de promover un debate público abierto y plural.

CONSIDERANDO:

ANÁLISIS DE LOS HECHOS DESCRITOS

En los procesos judiciales analizados, se debe considerar toda la problemática del ciudadano
Marcelo Isaac Urbach Treiger y de las ciudadanas Marianela Cerball de Rowbottom y María
Amanda Vivianne Vargas Salas, está vinculada directamente con las acciones realizadas
contra el Banco de Crédito; en el caso de Urbach por las acciones que éste asumió ante la
extinta Superintendencia de Pensiones, Valores y Seguros contra CREDIFONDO, por la
disposición sin su consentimiento de 30´902.492 $us, depositados a su nombre en el Banco
de Crédito S.A..

1.- Determinación de la vulneración en Sede Administrativa: realizada la investigación


correspondiente, la Superintendencia de Pensiones, Valores y Seguros, determinó la
existencia de infracciones a la normativa que regula el Mercado de Valores (Artículos 36,
inciso b) del Artículo 43, Artículo 64, inciso b) del Artículo 107, Artículo 98 y de la Resolución
Administrativa SPVS-IV N° 421/2004 y sus modificaciones). Razón por la cual, se le impuso
a la citada entidad financiera una sanción económica además del deber de realizar ajustes a
su reglamento con la finalidad de que estos errores no se repitan, destacando que las
Resoluciones emitidas no establecen la instancia a la cual el reclamante, Urbach, debía
acudir para la devolución, si correspondiera, del dinero de sus cuentas o de las cuentas que
compartía con su participante.

Ante el fallo de la Superintendencia de Pensiones, Valores y Seguros, CREDIFONDO


presentó recurso de Revocatoria mediante memorial de fecha 26 de febrero de 2009, mismo
que fue resuelto mediante Resolución Administrativa SPVS-IV- N° 174/2009 de fecha 24
marzo de 2009, que confirmó la Resolución y la sanción impuesta a CREDIFONDO, aspecto
que motivó un recurso jerárquico ante el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, que
emitió la Resolución Ministerial Jerárquica MEFP/VPSF/URJ-SIREFI 019/2009 de fecha
04.12.2009, confirmando la Resolución Administrativa SPVS-IV N° 174.

Lo anteriormente señalado resulta fundamental, ya que en suma constituye en una


determinación en sede administrativa emanada de una institución competente del Estado, en
la que se establece que el derecho a la propiedad y la seguridad jurídica de una persona
particular, Marcelo Urbach Treiger, fue vulnerada por una acción de una entidad financiera
que dispuso del patrimonio de su participante de forma irregular. Es así que, en base a esa
determinación y de que se determinen las responsabilidades de los actores involucrados
directa e indirectamente en los hechos y afectaciones precedentes, entre ellos, lógicamente
el Banco de Crédito S.A., ejerció sus derechos y acciones Marcelo Urbach.

2.- Denuncia penal de Marcelo Urbach: Entre las acciones llevadas a cabo por Marcelo
Urbach, éste presentó una querella contra el Banco de Crédito S.A. (Proceso M.P. - Urbach y
Otros c/ de la casas Gianfranco Piero Darío), por la utilización de Testimonios de Poder y
documentos públicos falsificados por una Notaría que habría actuado en concomitancia con
personeros del Banco. Hecho que no sería aislado; sino una especie de mecanismo
sistemático para vulnerar derechos de sus participantes, como se infiere de las otras
denuncias similares, como las formuladas por las ciudadanas Marianela Cerball, Vivianne
Vargas y Cristina Pareja, a quienes se les habría cobrado deudas en base a Poderes
falsificados.

El referido proceso penal fue tramitado aproximadamente por más de tres años, lapso de
tiempo en el que se sustanciaron una serie de incidentes, excepciones y trámites por parte
de la defensa del Banco de Crédito, así como determinaciones contrarias a Derecho, que
ocasionaron una dilación notable en las investigaciones; a tal punto que se declaró la
extinción de la acción penal, con declaración expresa de retardación atribuible al Ministerio
Público, por duración máxima del proceso, según lo establecido por el Artículo 133 del CPP.

Al respecto, resulta importante hacer notar que el tiempo de duración y el avance del
proceso iniciado por Marcelo Urbach en calidad del víctima, por el manejo de su patrimonio y
disposición sin su consentimiento, es el parámetro para la comparación que se realizará más
adelante, con el otro proceso donde como acción posterior y separada el Banco de Crédito
atribuye a Marcelo Urbach en calidad de imputado, la comisión de supuestos delitos contra el
honor de un banco y en virtud del cual se encuentra varios años privado de libertad, con
manifiesta inobservancia en la tipificación de los delitos atribuidos, pues la propia relación de
hechos de la hipótesis de la sindicación estaría relacionada a delitos contra el honor,
situación por la que no habría sido posible la detención preventiva.

3.- Acción constitucional que conoció el caso de Marcelo Urbach: Entre las acciones
llevadas a cabo por Marcelo Urbach para la recuperación de su dinero, está la solicitud de
tutela de su derecho a la justicia y propiedad, a través del amparo constitucional, proceso en
el que la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, constituida
en Tribunal de Garantías Constitucionales, concedió la tutela, dejando por sentado los
siguientes elementos5:

5
Sentencia Constitucional Plurinacional 0059/2015-S2, de 3 de febrero de 2015.
La Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, constituido
en Tribunal de garantías, mediante Resolución 78/2013 de 28 de noviembre, cursante
de fs. 862 a 867, concedió la tutela solicitada, disponiendo la restitución de los
dineros que ascenderían a la suma de $us30 902 492.-, que habrían sido retirados
ilegalmente de sus cuentas bancarias; resolución que fue complementada
mediante Auto de 29 de noviembre de 2013, en el sentido, de que la inicial resolución
de amparo, deberá ser cumplida una vez revisada por el Tribunal Constitucional
Plurinacional; todo esto, con los siguientes fundamentos: i) No existe duda, que el
accionante tenía cuatro cuentas bancarias en el Banco de Crédito S.A., vinculada a
CREDIFONDO SAFI S.A. por un contrato expreso; ii) Es evidente que de esas cuatro
cuentas, se realizaron retiros irregulares por Jorge Méndez Auza y Jorge Méndez
Roca; iii) El Informe ASFI/DSRII/R-16246/2010 de 22 de febrero, de Inspección
Especial de Riesgo Operativo, realizado por el reclamo del accionante, concluye con
referencia al manejo de cuentas de Marcelo Isaac Urbach Treiger, por parte de Jorge
Méndez Auza, “…que a través de la carta de 15 de diciembre de 2005, dirigida al
Banco, éste habría sido habilitado por el Señor Jorge Méndez Roca, apoderado del
Señor Marcelo Isaac Urbach Treiger, sin considerar que el señor Jorge Méndez Auza
no está incluido en el Testimonio de Poder N° 180/05 de 13 de junio de 2005”; de
donde se infieren las irregularidades cometidas en las cuentas de propiedad del
accionante; iv) De los “informes 853 y 062”, se establece que la Autoridad de
Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), advirtió la existencia de irregularidades en
el retiro de dineros en las cuentas de Marcelo Isaac Urbach Treiger, al haberse
llevado a cabo una investigación como inspecciones especiales al Banco de Crédito
S.A.; v) Se cumplió con el principio de inmediatez; toda vez que, se planteó la
presente acción ante la existencia de una nota que precisamente cumple los seis
meses exigibles; vi) En el presente acto, la decisión que se adopte, no afectará la
situación jurídica de los supuestos terceros interesados; vii) Respecto a la
competencia para dilucidar el presente caso, se debe establecer el principio de
prevalencia del derecho sustancial respecto al formal; viii) La ASFI, ya se pronunció,
por lo que un nuevo proceso, conllevaría a una repetición indebida, violando el
principio y derecho de acceso a la justicia; ix) La parte demandada, no debe esperar a
una demanda ordinaria, en un sentido de buena fe y de responsabilidad; x) Existe
jurisprudencia uniforme, por el que se evidencia que el Tribunal Constitucional
Plurinacional, abre su competencia para subsanar extremos como los demostrados
por el accionante, como es su estado de pobreza que sufre a raíz de los hechos
denunciados; y, xi) Se ha establecido, “…que en la prueba número 11 en el Art. 7 que
los valores adquiridos por cuenta de CREDIFONDO, se mantendrá depositados en
calidad de custodia en el Banco de Crédito S.A. en consecuencia existe demostrado
la suscripción de dicho Banco para un contrato de prestación de servicios para este
concepto, asimismo, la sociedad será solidariamente responsable por la custodia de
los valores realizadas por el Banco de Crédito de Bolivia S.A….” (sic), por lo que se
considera que el Banco de Crédito de Bolivia S.A., tiene responsabilidad en el
presente caso (Resaltado agregado).

Ahora bien, como efecto de la Resolución precitada, se podría pensar en la irrelevancia del
presente estado de situación ya que los derechos habrían sido subsanados. Sin embargo,
aquello distaría de la realidad, ya que una vez que el fallo fue remitido en revisión ante el
Tribunal Constitucional Plurinacional, éste, sin desvirtuar el razonamiento de fondo de la
Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, constituida en Tribunal
de Garantías Constitucionales, decidió revocar la Resolución del Tribunal de Garantías,
argumentando una cuestión netamente de forma, como es la inmediatez en su dimensión
negativa, pero al mismo tiempo reconoce la existencia de una violación del derecho a la
petición, lo que hace que la señalada resolución sea cuestionable.

4.- Denuncia pública de Marcelo Urbach y represalia en su contra: Además de las


acciones antes mencionadas, Marcelo Urbach decidió poner a conocimiento público, toda la
información sobre la disposición sin su consentimiento de sumas de dinero depositadas a su
nombre en el Banco de Crédito S.A. y de esta forma publicó una separata en la que describe
su situación. Tras lo cual, el Banco de Crédito de Bolivia S.A. inició un proceso penal contra
Urbach, bajo el argumento de que el referido ciudadano al haber publicado todos los
antecedentes del accionar del Banco, Notaría y personas particulares habría desacreditado a
esa institución financiera, conducta que según la imputación del Ministerio Público constituye
un “Atentado contra la seguridad de los servicios públicos”, “Sabotaje” (Artículo 232 del
Código Penal), “Falsedad material”, “Falsedad ideológica”, sin que exista una resolución
ejecutoriada o definitiva que haya rechazado los hechos denunciados por Urbach.

La calificación del tipo penal es tan grandilocuentemente maliciosa que le involucra en un


delito como el de “Sabotaje”, para poder pretender la detención preventiva de Urbach, por el
mayor tiempo posible, forzando un concurso real de delitos, donde el delito más grave de la
acusación es el de “Sabotaje”, que de acuerdo al Artículo 232 del Código Penal tiene como
elementos del tipo: “El que con el fin de impedir o entorpecer el desarrollo normal del trabajo
o de la producción, invadiere u ocupare establecimientos industriales, agrícolas o mineros, o
causare daños en las máquinas, provisiones, aparatos o instrumentos en ellos existentes,
será sancionado con privación de libertad de uno (1) a ocho (8) años”.

Tal pretensión fue apoyada con la imputación por lo establecido por el Artículo 214 del
Código Penal que establece: “(ATENTADO CONTRA LA SEGURIDAD DE LOS SERVICIOS
PÚBLICOS). El que, por cualquier medio, atentare contra la seguridad o el funcionamiento
normal de los servicios públicos de agua, luz, substancias energéticas, energía eléctrica u
otras, y la circulación en las vías públicas, incurrirá en privación de libertad de dos (2) a seis
(6) años. / En la misma sanción incurrirá el que atentare contra la seguridad y normalidad de
los servicios telefónicos, telegráficos, radiales u otros”.
De igual forma, la estrategia de perseguir a la víctima se apoyó en los Artículos 198 y 199
del Código penal que son excluyentes entre sí:
“(FALSEDAD MATERIAL). El que forjare en todo o en parte un documento público
falso o alterare uno verdadero, de modo que pueda resultar perjuicio, incurrirá en
privación de libertad de uno (1) a seis (6) años”.
“(FALSEDAD IDEOLÓGICA). El que insertare o hiciere insertar en un instrumento
público verdadero declaraciones falsas concernientes a un hecho que el documento
deba probar, de modo que pueda resultar perjuicio, será sancionado con privación de
libertad de uno (1) a seis (6) años”.

5.- Inversión de posición del ofensor frente a la víctima: En lógica, el victimismo es una
retórica demagógica que busca desprestigiar de una forma falaz la argumentación del
adversario denotándola como impuesta o autoritaria. Para ello, el sujeto victimista posiciona
a su adversario de forma implícita como atacante al adoptar una postura de víctima en el
contexto de la discusión.

El victimismo en política, es una técnica retórica por la cual un individuo o grupo se coloca en
el rol de víctima para lograr la colaboración de terceros en la tarea de deshacerse de sus
opositores ideológicos, en pos de la demonización falaz de los rivales, desinformación,
demagogia y el abuso de recurrir a generar lástima, para conseguir que personas ajenas a
un conflicto se involucren en favor de las supuestas víctimas.

Al respecto, Javier Vega se refiere al “victimismo obsceno”, señalando en cuanto al mismo


que: “Desde que el mundo es mundo el agresor suele recurrir a hacerse pasar por la víctima,
ya Caín justifica el asesinato de Abel porque éste ha ganado el favor de Yahvé
predisponiéndole en su contra. Además de justificar sus actos, el agresor suele recurrir
al victimismo para enmascararlos. Da vuelta a la realidad del mismo modo que se
invierten las imágenes reales en el espejo, a sabiendas de que el observador confunde
inconscientemente una con otra. En efecto, toda agresión es susceptible de ser presentada
como un acto de legítima defensa y, rizando el rizo, acusar de agresor al agredido, ya sea
calificando el propio acto de 'punitivo' o de 'preventivo'. Aquello de que el que da primero da
dos veces se cumple aquí literalmente: el primer golpe provoca al enemigo; el segundo,
cuando el enemigo reacciona, ya es en “legítima defensa”” (Resaltado agregado).

Lo descrito en el párrafo que antecede, sirve para ilustrar perfectamente lo que en casos de
materia penal es una práctica utilizada a través de formas de poder, como puede ser el
económico a través de la corrupción, que constituye la “Inversión de posición del ofensor
respecto a la víctima”, situación en la cual, el agente vulnerador del derecho o actor del
delito, aprovecha circunstancias ajenas al proceso o situación principal, otros hechos
controvertidos o no, típicos en cuanto a adecuación a conducta penal o no, para formular una
hipótesis de victimización y convertir al agredido en el violador de derechos, ya sean
tangenciales o de menor relevancia o incluso agravando las circunstancias, esto para desviar
la atención pública, tomar el control del proceso que se le sigue en su contra y sobre todo
menoscabar las fuerzas de la contraparte, volcando la calidad del actor, culpable o
delincuente en víctima y la de la víctima en sindicado, denunciado o acusado. Esta estrategia
pretende al menos dilatar, estancar, equiparar sino revertir la acción seguida en su contra.

Tal como habría sucedido en el caso de las personas que actuaron por el Banco de Crédito,
donde los antecedentes muestran como una entidad bancaria, que incurrió en infracciones a
la normativa que regula el Mercado de Valores por haber utilizado de forma irregular dinero
de su participante Marcelo Urbach, aprovechó una circunstancia como es la publicación y
difusión de una separata para hacer conocer su situación que realizó Urbach, para sostener
que dicha publicación constituye una vulneración de su honorabilidad y reputación,
victimizándose para procesar penalmente a quien hizo pública la defensa de sus intereses,
denunciando la grave afectación de la que fue víctima por causa de personeros del Banco de
Crédito.
Resulta tan grave que como consecuencia del citado proceso penal, se haya mantenido a
Marcelo Urbach privado de libertad por más de 5 años, sin una sentencia condenatoria,
siendo que es seguida indebidamente por delitos de acción pública, cuando la única relación
de hechos posible permitiría haber activado un procedimiento de acción privada por delito
contra el honor si es que los hechos difundidos por Marcelo Urbach y que fueron objeto de
una denuncia interpuesta por él mismo hubieran sido objeto de rechazo por parte del
Ministerio Público, lo que no se dio, sino que más bien tuvieron imputación y el proceso tuvo
Resolución de extinción de la acción penal por duración máxima del proceso por retardación
atribuible al Ministerio Público.

Es importante considerar que si hipotéticamente se dictara una sentencia de absolución a


favor de Marcelo Urbach, se trataría de un caso en el que una víctima de una entidad
financiera fue encarcelada por más de 5 años, acusada de un delito que no cometió y habría
perdido su patrimonio.

De igual manera cabe considerar que el numeral 4 del Artículo 239 del CPP establece que:
“La detención preventiva cesará: “Cuando su duración exceda el mínimo legal de la pena
establecida para el delito más grave que se juzga”.

Con ese análisis legal, en el caso de Urbach, la detención preventiva debió haber cesado al
cumplimiento del año de detención preventiva, por lo que su detención sería ilegal.

En el orden del bloque de constitucionalidad, de acuerdo al Artículo 8 del Pacto San José de
Costa Rica, que establece el derecho a ser procesado en un plazo razonable, en el caso de
Urbach se habría aplicado un pena anticipada, vulnerando lo establecido por el numeral 1 del
Artículo 8 del Pacto de San José de Costa Rica, que señala: “Toda persona tiene derecho a
ser oída, con las debidas garantías y dentro de un plazo razonable, por un juez o tribunal
competente, independiente e imparcial, establecido con anterioridad por la ley, en la
sustanciación de cualquier acusación penal formulada contra ella, o para la determinación de
sus derechos y obligaciones de orden civil, laboral, fiscal o de cualquier otro carácter”.

En lo que hace a la “Inversión de posición del ofensor frente a la víctima”, este mismo
mecanismo fue adoptado por la Jueza Segunda de Instrucción Penal, Lía Cardozo, quien
según la denuncia de Marianela Cerball y Vivianne Vargas, introdujo de forma irregular al
expediente de Urbach, la Resolución Nro. 64/2014 de 11.04.2014, mediante la cual se
rechaza la querella interpuesta en contra de funcionarios del Banco de Crédito. Esto, prima
facie, para que el derecho de impugnar de los afectados precluya.

Entonces, la referida autoridad judicial, aprovechando la reacción lógica de reclamo que


realizaron Vivianne Vargas y Marianela Cerball (reacción en calidad de personas ofendidas
por la administración pública), se victimiza como agredida e interpone una denuncia penal
contra las afectadas, para que luego ambas sean procesadas forzadamente por los delitos
de “Resistencia a la autoridad”, “Amenazas” y “Obstrucción a la justicia” (pese a que el caso
que conocía Lía Cardoza no era por delito de corrupción, cual es uno de los elementos del
tipo penal) y “Allanamiento de domicilio”.

Mucho más grave, fue que tras haber logrado la detención ilegal de Vivianne Vargas y
Marianela Cerball, sin que se resuelva su audiencia de medida cautelar por varios días y tras
la que se les dio medidas sustitutivas a la detención preventiva, se realizaron una serie de
actos judiciales destinados a mantener privadas de libertad a las víctimas la mayor cantidad
de tiempo posible, contraviniendo lo establecido por el numeral 6 del Artículo 7 del Pacto San
José de Costa Rica: “Toda persona privada de libertad tiene derecho a recurrir ante un juez o
tribunal competente, a fin de que éste decida, sin demora, sobre la legalidad de su arresto o
detención y ordene su libertad si el arresto o la detención fueran ilegales”.
A partir de lo indicado, la “Inversión de posición del ofensor frente a la víctima”, provocaría
que los temas centrales y medulares, como la devolución del dinero del ciudadano Urbach,
así como la responsabilidad de la jueza por introducir ilegalmente documentos al expediente,
pasen a un segundo plano, ello al convertir a las víctimas en objetos de persecución por la
comisión de una serie de delitos, que se generan en la forma y expresión de las víctimas de
su reclamo ante la injusticia o ilegalidad que vienen atravesando tanto por la ineficacia del
sistema judicial, así como por la desproporción del poder económico entre las partes.

6.- Juez independiente, objetivo e imparcial: Además de los aspectos observados, en el


presente caso, también se debe mencionar algunos otros, como la afectación del principio de
independencia e imparcialidad, de las autoridades judiciales que intervinieron en los
procesos de Marcelo Urbach y los de Marianela Cerball y Vivianne Vargas, muchos de ellos
destituidos, detenidos e investigados por la comisión de hechos relacionados con delitos en
el ejercicio de su cargo en otros procesos, así la Jueza Segunda de Instrucción Penal, Lía
Cardozo fue destituida, detenida e investigada por pertenecer a un consorcio de autoridades
judiciales y abogados, quienes a través de un ex Fiscal y luego abogado particular (Milton
Mendoza), transigían resoluciones de diversos procesos, llegando inclusive a existir la
denuncia de que se encontró en la oficina del referido abogado particular cuadernos de
control jurisdiccional que corresponden al despacho de Lía Cardozo, además de hallar en la
computadora de Mendoza, proyectos de resoluciones del caso Urbach.

Por otra parte, el ex Vocal Fernando Ganam, quien conoció una cantidad considerable de
apelaciones, recusaciones e incidentes del caso contra Marcelo Urbach y que son resueltas
de forma contraria a los intereses del peticionario, luego fue detenido cuando se hallaba en
la oficina del abogado Milton Mendoza con un expediente extraído ilegalmente de su
juzgado.
Algo similar, ocurre con los Vocales Ricardo Chumacero Tórrez y Ramiro López, autoridades
que tuvieron participación y fallaron en varias oportunidades contra los planteamientos de
Marcelo Urbach y que luego fueron detenidos por el delito de “Consorcio de Jueces,
Fiscales, Policías y Abogados”.

En situación parecida, se encuentra el juez Ricardo Maldonado que conocía el proceso


sustanciado contra Marcelo Urbach, quien fue cuatro veces destituido del Tribunal
Departamental de Justicia, la última de forma definitiva, por faltas disciplinarias graves y
gravísimas en el ejercicio de sus funciones.

A partir de lo indicado, conviene señalar que la independencia e imparcialidad, son


consustanciales al juez natural, así como a la condición del debido proceso, pues debe
entenderse que quienes observan o son parte de un proceso, en todo momento, deben
considerar que existe -en la intimidad de la conciencia de los jueces- la completa neutralidad
como condición de imparcialidad. Pero además de ello, que el buen desempeño de las
funciones jurisdiccionales no reposa solamente en la integridad y capacidad del juez –que
son indispensables, por supuesto-, sino también en la valoración que se haga sobre
aquéllas. Ser, pero también parecer. (cfr. Voto Concurrente de Sergio García Ramírez,
expresado en la Opinión Consultiva 20/2009).

Las garantías de la independencia y la imparcialidad intrínsecas del juez natural en el


presente caso no serían evidentes, máxime si se toma en cuenta que ese consorcio de
autoridades judiciales y abogados se transigían los derechos e intereses de las partes, toda
vez que cual “mercenarios de la justicia”, tenían en su poder proyectos de resoluciones del
caso Urbach.

La situación anteriormente descrita, guarda lógica con el resultado negativo de la ineficiente


dirección de los procesos en los que Marcelo Urbach es denunciante, mientas que en el
proceso en su contra, se logró su detención y a partir de lo cual, el mismo se ralentiza,
transcurriendo más de 5 años sin sentencia, dentro de lo que es una detención ilegal,
vulneración a la presunción de inocencia y un anticipo de pena, por inobservancia del
Artículo 250 del CPP “El auto que imponga una medida cautelar o la rechace es revocable o
modificable, aun de oficio”.

7.- Suspensión de audiencias en el proceso contra Urbach: Finalmente, cabe mencionar


que de la revisión del expediente (cuerpo 19), se tiene que 101 audiencias fueron
suspendidas al 11 de octubre de 2016, de las cuales 92 (92,9%) %) resultan atribuibles a
operadores de justicia entre jueces y fiscales; más concretamente, 36 atribuibles al Ministerio
Público, 46 a jueces ciudadanos y 10 a jueces técnicos (Ver anexo 1).

Al respecto, cabe recordar que “la interrupción de las audiencias de juzgamiento no es


deseable en un sistema penal acusatorio, ni debe convertirse en una práctica recurrente porque
atentan contra los principios de inmediación y continuidad. Por el contrario, los funcionarios
judiciales deben garantizar la continuidad del juicio oral a efectos de acercarse, lo antes posible,
a la verdad de lo sucedido, e igualmente, para evitar situaciones que puedan llegar a afectar a
las víctimas y a los testigos”6, que es lo que precisamente sucede en el presente caso, donde la
inasistencia de autoridades y servidores públicos, así como de personas particulares a quienes
el Estado les encomienda la función de juzgadores, dilatan el proceso manteniendo al acusado
privado de libertad, vulnerando por una parte las garantías del debido proceso de las partes,
pero además otros derechos conexos, de la persona privada de libertad y su entorno, como
sucedió en este caso, en el cual la familia de Marcelo Urbach, tuvo que trasladarse a vivir con él
al penal donde se encontraba recluido, o la pérdida de una de sus hijas a la cual no se le pudo
brindar la necesaria atención médica por las mismas circunstancias de limitación movimiento y
disponibilidad de su patrimonio.

6
Corte Constitucional de Colombia - Sentencia C-059 de 2010.
POR TANTO:

Por todo lo expuesto, se puede concluir que:

PRIMERO.- Se detectan irregularidades en cuanto a la documentación presentada para el


funcionamiento del Banco de Crédito S.A., así como aspectos relacionados a su registro e
impuestos que deben ser investigados por la autoridad competente y sobre lo que la
administración de justicia ha denegado su esclarecimiento.

SEGUNDO.- Existe responsabilidad del Ministerio Público por la retardación en la


investigación dentro de la denuncia iniciada por Marcelo Isaac Urbach Treiger, Marianela
Cerball de Rowbottom y María Amanda Vivianne Vargas Salas contra el Banco de Crédito
S.A. por la utilización de Testimonios de Poder y documentos públicos falsificados en
concomitancia con una Notaría que hacen a la documentación y registros para el
funcionamiento del Banco y la disposición de sumas de dinero que estaban depositadas en
dicha entidad financiera a nombre de Urbach, sin consentimiento del participante.

TERCERO.- Hubo detención ilegal en el caso seguido por el Banco de Crédito S.A. contra
Marcelo Isaac Urbach Treiger, desde su aprehensión sin imputación, y existe anticipo de
pena por haberse superado la pena mínima de la pena del delito más grave por la que se le
acusa, siendo que es responsabilidad del Juez que conoce el caso determinar de oficio la
aplicación de una medida sustitutiva a la detención preventiva.

CUARTO.- Hubo detención ilegal de Marianela Cerball de Rowbottom y María Amanda


Vivianne Vargas Salas en la dilación para la resolver su medida cautelar, y la emisión de
aprehensión basada en un delito no aplicable contemplado en la Ley 004.
QUINTO.- Las autoridades judiciales y fiscales que conocieron la denuncia de Marcelo
Urbach, Marianela Cerball y Vivianne Vargas contra el Banco de Crédito, son responsables
de la ineficacia e ineficiencia de la administración de justicia que favorecieron la “Inversión de
posición del ofensor respecto a la víctima” en favor del Banco de Crédito S.A, donde la
publicación de una separata por parte de Marcelo Urbach sobre su situación, fue utilizada
como argumento para la persecución penal contra Marcelo Urbach y el reclamo por la
incorporación ilegal de un documento por parte de una de las autoridades judiciales que
conocía el proceso seguido contra la entidad bancaria sirvió para perseguir penalmente a las
ciudadanas Marianela Cerball y Vivianne Vargas.

Autoridades judiciales que conocieron del proceso seguido por Marcelo Urbach contra el
Banco de Crédito S.A. y los procesos que inició esta entidad bancaria contra sus
denunciantes, Urbach, Cerball y Vargas están involucradas en un proceso por el delito de
“Consorcio de jueces, fiscales, policías y abogados”, varios de ellos ahora detenidos
preventivamente, afectándose a los principios de independencia e imparcialidad intrínsecos
al juez natural. Entre las autoridades judiciales que intervinieron en los procesos de los que
era parte el Banco de Crédito, se encuentran la ex Jueza Lía Cardozo; los ex Vocales
Fernando Ganam, Ricardo Chumacero Tórrez y Ramiro López; así como el ex Juez de
Instrucción Penal, Ricardo Maldonado; quienes fueron procesados, detenidos, así como
destituidos del Órgano Judicial por la comisión de faltas disciplinarias graves y gravísimas en
el ejercicio de sus funciones, delitos de corrupción y conformación de un consorcio de jueces
y abogados, que tenía proyectos de Resoluciones del caso Urbach.

SEXTO.- Se evidencia la sistemática suspensión de audiencias por causas no atribuibles al


acusado, 101 (audiencias fueron suspendidas al 11 de octubre de 2016, de las cuales 92
(92,9%) resultarían imputables a operadores de justicia entre jueces y fiscales; más
concretamente, 36 atribuibles al Ministerio Público, 46 a jueces ciudadanos y 10 a jueces
técnicos (Ver anexo 1). Lo cual implica vulneración al derecho a una justicia pronta y
oportuna, por la discontinuidad del juicio y la afectación a derechos conexos de una persona
privada de libertad.

RECOMENDACIONES

A LA AUTORIDAD DE SUPERVISIÓN DEL SISTEMA FINANCIERO:

1.- Velar por el sano funcionamiento y desarrollo del Banco de Crédito S.A., con relación a
supuestas irregularidades en cuanto a la documentación presentada para el funcionamiento
del Banco de Crédito S.A. en Bolivia, así como aspectos relacionados a su registro e
impuestos que deben ser investigados, velando por la seguridad y estabilidad del sistema
financiero.

2.- Adoptar medidas fiscalización y supervisión respecto a denuncias relacionadas con la


utilización de Poderes Notariales falsificados, adulterados o que hayan sido otorgados sin las
formalidades de ley, respecto de los hechos contenidos en el presente informe que
involucran al Banco de Crédito.

A LA AUTORIDAD DE FISCALIZACIÓN Y CONTROL SOCIAL DE EMPRESAS:

Fiscalizar y supervisar la situación de registro de comercio del Banco de Crédito.

AL TRIBUNAL SÉPTIMO DE SENTENCIA DE LA CIUDAD DE LA PAZ:

1.- Imprimir celeridad necesaria en el proceso seguido por el Ministerio Público contra
Marcelo Isaac Urbach Treiger, a acusación del Banco de Crédito, velando por el principio de
continuidad.
2.- Velar por el debido proceso en el caso proceso dentro del caso seguido por el Ministerio
Público contra Marcelo Isaac Urbach Treiger, a acusación del Banco de Crédito.

A LA FISCALÍA GENERAL DEL ESTADO:

1.- Velar por el respeto al principio de objetividad dentro del proceso seguido por el Ministerio
Público contra Marcelo Isaac Urbach Treiger, a acusación del Banco de Crédito.

2.- Investigar los hechos de retardación de justicia y otros que vulneran al debido proceso, en
los procesos penales seguidos contra Marianela Cerball de Rowbottom y María Amanda
Vivianne Vargas Salas.

3.- Investigar los hechos de retardación de justicia y otros que vulneran al debido proceso,
contenidos en el presente informe, en los que es parte el Banco de Crédito.

AL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA:

1.- Realizar los procesos disciplinarios respecto a dilación, retardación o denegación


ocasionadas por la suspensión de audiencias, atribuibles a servidores públicos del Órgano
Judicial dentro del proceso seguido por el Ministerio Público contra Marcelo Isaac Urbach
Treiger, a acusación del Banco de Crédito.

2.- Realizar los procesos disciplinarios respecto a actos de dilación, retardación o


denegación de justicia u otros contenidos en el presente informe y los casos en los que es
parte el Banco de Crédito.
Anexo 1

Tabla de suspensión de audiencias (al 11 de octubre de 2016)

Ausente Tipo de Fecha


audiencia
MP y coacusada Conclusiva 15-12-2011
MP Cautelar 21-12-2011
Juez de Instrucción Cesación 22-12-20111
Abogado imputado Cesación 29-12-20’11
Abogado imputado Conclusiva 18-01-2011
MP Cautelar 22-12-2011
Juez Conclusiva 18-01-2012
Juez Conclusiva 30-01-2012
Vocal Recusación 15-03-2012
Vocal Recusación 3-04-2012
MP Constitución 12-12-2012
Jueces ciudadanos Juicio oral 18-12-2012
MP Cautelar 10-12-2012
MP, juez ciudadano Juicio oral 24-01-2013
Juez ciudadano Juicio oral 1-02-2013
MP “ 15-02-2013
Jueces ciudadanos “ 21-02-2013
Juez ciudadano “ 2-02-2013
Juez ciudadano “ 11-04-2013
MP Juicio oral 23-04-2013
Juez ciudadano “ 30-04-2013
“ “ 4-06-2013
“ “ 6-06-2013
“ “ 20-06-2013
Ausentes todos, salvo juez “ 30-07-2013
ciudadano y técnicos
MP Juicio oral 7-08-2013
Juez ciudadano “ 13-07-2013
“ “ 20-07-2013
MP “ 7-08-2013
Juez técnico “ 7-09-2013
Juez ciudadano “ 10-09-2013
“ “ 17-09-2013
Juez ciudadano. MP, “ 24-09-2013
abogado defensa
Juez ciudadano. MP, “ 1-10-2013
abogado defensa
Juez ciudadano. MP, juez “ 8-10-2013
técnico
Acusado “ 22-10-2013
Acusad, juez ciudadano “ 01-11-2013
Por recusación del tribunal “ 28-11-2013
(Urbach)
Por recusante (Urbach) Audiencia 3-12-2013
recusación
Recusación (Urbach) Juicio oral 6-12-2013
Juez técnico, Urbach y Recusación 10-12-2013
abogada Urbach
Recusado Recusación 12-12-2013
Recusado Recusación 17-12-2013
Recusante Recusación 24-01-2014
Urbach Medida cautelar 11-02-2014
Urbach, abogado Urbach Juicio oral 11-02-2014
Urbach Medida cautelar 15-02-2014
Urbach “ 18-02-2014
Urbach “ 20-02-2014
Todos “ 10-03-2014
Juez ciudadano “ 17-03-2014
Juez ciudadano “ 20-03-2014
Acusado Juicio oral 17-04-2014
MP Medida cautelar 03-05-2014
MP “ 8-05-2014
Acusado MP “ 14-05-2014
MP, defensa, juez Juicio oral 19-05-2014
ciudadano
MP, juez ciudadano “ 29-05-2014
MP Juicio oral 5-05-2015
Juez ciudadano “ 12-06-2015
Juez ciudadano “ 19-06-2015
MP, defensa Urbach, juez “ 30-06-2015
ciudadano
Juez ciudadano “ 7-07-2015
Abogado imputado “ 29-07-2015
MP, jueces ciudadanos “ 04-09-2015
MP “ 17-09-2015
Por haber otro juicio en “ 25-09-2015
ciernes
Juez ciudadano “ 20-10-2015
MP, jueces ciudadanos “ 23-10-2015
Otro juicio “ 29-10-2015
Jueces ciudadanos “ 5-11-2015
MP, jueces ciudadanos “ 11-11-2015
Todos “ 30-11-2015
Urbach “ 15-12-2015
Jueces ciudadanos “ 31-12-2015
Fiscal, acusado, jueces “ 08-01-16
ciudadanos
Acusado “ 14-01-2016
MP, acusado “ 4-02-2016
Jueces ciudadanos “ 12-02-2016
Juez ciudadano “ 29-02-2016
MP, acusado, juez “ 8-03-2016
ciudadano
MP “ 17-03-2016
MP, defensa acusado “ 22-03-2016
Defensa, juez ciudadano “ 8-04-2016
Jueces ciudadanos “ 12-05-2016
Juez ciudadano “ 20-05-2016
Jueces ciudadanos “ 2-06-2016
MP, apoderado Banco, juez “ 17-06-2016
ciudadano
MP, abogado acusación, “ 20-06-2016
abogado Urbach
MP, jueces ciudadanos “ 7-07-2016
Juez ciudadano “ 15-07-2016
MP, Acusado, jueces “ 22-07-2016
ciudadanos
MP “ 28-07-2016
Acusado, juez ciudadano “ 1-08-2016
Juez ciudadano “ 16-08-2016
MP “ 22-08-2016
MP “ 8-09-2016
Suspensión de audiencia “ 16-09-2016
por el tribunal
Acusador particular “ 27-09-2016
Urbach “ 4-10-2016
Urbach “ 11-10-2016

Audiencias conclusivas 4 Audiencia juicio oral 75


Audiencia medida cautelar 15 Audiencia recusación 7
Total de audiencias: 101