Вы находитесь на странице: 1из 14

Fe y Pueblo - septiembre 2015

CONTENIDO Tercera época - N° 1 - septiembre 2015 - La Paz, Bolivia


Editorial p. 2

Aportes
• La condición masculina
¿Un juego de violencia? p. 5
Cesar Antezana Lima
• Autocuidado y sociocuidado
Herramientas para prevenir violencia basada
en género p. 21
Yolanda Rosas

Experiencias
• Mi sentido de la vida
Construyendo esperanza y felicidad en medio
del dolor y la derrota p. 27
Angel Eduardo Román-López Dollinger
• La creación gime de dolor La violencia es una realidad que nos
El caso “Tipnis” p. 37 interpela a diario, no sólo porque cier-
José Edson Barreno Ticona tos tipos de violencia han sido percep-
tiblemente masificados por los medios
Desde el arte
• Violencia versus no violencia p. 47 de comunicación, sino principalmente
Daniel Carlos Huacani Ticona porque esta compleja realidad aún per-
manece invisible, pues fue asumida por
Relecturas bíblicas muchos y muchas como algo normal.
• Cuando la violencia habita en nuestro corazón,
hasta Dios se hace violento p. 51 En esta publicación, el ISEAT recoge
Sofía Chipana Quispe
diferentes aportes sobre el tema violen-
Culturas y teologías cia y formas de superarla. Esperamos
• Yawar Mallku y Surimana emprenden el viaje
que su lectura nos permita reflexionar
en busca de Suma Qamaña - el Buen Vivir p. 66 sobre la visión de violencia socialmente
Vicenta Mamani Bernabé aceptada y, por ello, muchas veces des-
• Fiestas religiosas y violencia apercibida. Pero sobre todo, esperamos
Devoción, tradición y conflictos en barrios que nuestro abordaje de esta realidad
populares de La Paz p. 75 nos conduzca a imaginarnos y a tratar

Sin Violencia
Víctor Huacani Cocaure de constuir nuevos escenarios de re-
flexión y lucha por la vida.
Proyecciones
• La Red Kawsay
Vida Religiosa por la sociedad sin trata
de Personas p. 85
María Alejandra Leguizamón
Una opción de vida
ISEAT

ISSN: 1995 - 1949

FyP 26 - FINAL Tapa.indd 1 21/09/2015 04:56:03 p.m.


Tecera época - Nº 1 - septiembre 2015 - La Paz, Bolivia

Revista teológica y pastoral del ISEAT


El pueblo como sujeto histórico, bíblico, eclesial, expresa
los distintos lenguajes de la fe; impulso misterioso de
ISEAT la vida, abre caminos y sueños en medio del pueblo.
comunicacion@iseatbolivia.org
www.iseatbolivia.org
Casilla 5459
Tel/Fax: 591 2-2420736 tel. 2412251 N° 1 Matriz del quehacer teológico
Calle Agustín Aspiazu N° 638 N° 2 Fe y pueblo desde los movimientos indígenas/campesinos
N° 3 Diversidad religiosa: Tolerancia y conflictos
La Paz - Bolivia N° 4 La defensa del gas y e agua: Miradas desde la fe
N° 5 Todavía creemos: Otro mundo es posible
Comité Editorial: N° 6 Alternativas políticas: En el contexto de la Asamblea constituyente
N° 7 Religión y salud: Aportes desde la fe y las culturas
Víctor Huacani Cocaure, Yolanda Rosas, Daniel Carlos Huacani Ticona, N° 8 Ética, Religión y Economía: La afirmación de la vida y la solidaridad frente al
Sofía Chipana, Ángel Román, Juan Carlos Chávez y Vicenta Mamani mercado capitalista
N° 9 Sexualidad y religión: Pistas para un debate necesario
Coordinador del número: N° 10 Discriminación racial: Criticas de estructuras y manifestaciones de la exclusión
étnica
Juan Carlos Chávez N° 11 La creación al octavo día: Reflexiones eco-teológicas
N° 12 Religiones, Iglesias y Estado: Laicidad o confesionalidad
Edición y corrección de estilo: N° 13 Migración: Con la cultura a cuestas
N° 14 Bolivia ¡Construir la paz!
Juan Carlos Chávez , Ángel Román N° 15 Dios y la Pachamama en la escuela
N° 16 El clamor de la Madre Tierra: Religión, espiritualidad y cambio climático
Ilustraciones (tapa e interiores): N° 17 Suma qamaña: Miradas criticas al vivir bien
Daniel Carlos Huacani Ticona N° 18 Nada es imposible para Dios: Una ventana a la fe neopentecostal
N° 19 Teología Andina y Ecología: Sabidurías ancestrales en dialogo con el cristianismo
N° 20 TIPNIS (Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure): Entre desarro-
Concepto gráfico y diagramación: llo y conservación
Ángel Román N° 21 ¿Amor al poder o poder del amor?: Reflexiones socio teológicas sobre iglesias,
autoridad y poder
N° 22 Violencia contra la mujer: El dolor que también es e nuestro
Depósito legal: 4-3-131-12 N° 23 La fe del pueblo: Educación teológica en tiempos de cambio
ISNN: 1995 - 1949 N° 24 y 25 Caminos teológicos: El ISEAT entre la memoria y la esperanza

Los artículos reflejan las opiniones de


sus autores/as y no necesariamente el
Centro de publicaciones
punto de vista institucional.
de ISEAT

Impreso en Bolivia
Printed in Bolivia

FyP 26 - FINAL Tapa.indd 2 21/09/2015 04:56:04 p.m.


Tercera época - Nº 1 - septiembre 2015 - La Paz, Bolivia

Sin violencia
Una opción de vida
Editorial p. 2

Aportes
• La condición masculina
¿Un juego de violencia? p. 5
Cesar Antezana Lima
• Autocuidado y sociocuidado
Herramientas para prevenir violencia basada en género p. 21
Yolanda Rosas

Experiencias
• Mi sentido de la vida
Construyendo esperanza y felicidad en medio del dolor y la derrota p. 27
Angel Eduardo Román-López Dollinger
• La creación gime de dolor
El caso “Tipnis” p. 37
José Edson Barreno Ticona

Desde el arte
• Violencia versus no violencia p. 47
Daniel Carlos Huacani Ticona

Relecturas bíblicas
• Cuando la violencia habita en nuestro corazón, hasta Dios
se hace violento p. 51
Sofía Chipana Quispe

Culturas y teologías
• Yawar Mallku y Surimana emprenden el viaje en busca
de Suma Qamaña - el Buen Vivir p. 66
Vicenta Mamani Bernabé
• Fiestas religiosas y violencia
Devoción, tradición y conflictos en barrios populares de La Paz p. 75
Víctor Huacani Cocaure

Proyecciones
• La Red Kawsay
Vida Religiosa por la sociedad sin trata de personas p. 85
María Alejandra Leguizamón

FyP 26 FINAL - Armado.indd 1 21/09/2015 04:56:40 p.m.


Culturas y teologías

Fiestas religiosas y violencia


Devoción, tradición y conflictos en barrios populares
de La Paz
Víctor Huacani Cocaure*

Me volví y vi todas las violencias que se hacen debajo


del sol; y he aquí las lágrimas de los oprimidos, sin tener
quien las consuele; y la fuerza estaba en las manos de los
opresores, y para ellos no había consolador (Eclesiastés 4:1)

Introducción tidianamente por mujeres y niños/


as incluyen actos de violación, aco-

L
as situaciones de violencia so sexual en el trabajo y/o escuela,
que encontramos en nuestra incesto, pornografía, prostitución,
sociedad son diversas y están descalificación en los medios de
determinadas por condiciones polí- comunicación, agresiones y abusos
ticas, sociales, culturales, económi- físicos, sexuales y psicológicos. Por
cas y psicológicas. Estas deben ser lo general el agresor es el esposo o
consideradas en su globalidad para concubino.
una correcta comprensión de la
realidad. La violencia es un proble- Desde mi experiencia de vida en las
ma que afecta al conjunto de la so- ciudades de La Paz y El Alto, puedo
ciedad y en particular a las mujeres indicar que existen dos tipos de vio-
y niños/as en su vida cotidiana. Las lencia, las cuales están presentes en
situaciones de violencia vividas co- la cotidianidad: la violencia psicoló-
gica y la violencia física. Ambos ti-
pos de violencia se generan en dife-
* Presbiteriano, teólogo y lingüista. Docen- rentes espacios de nuestra sociedad,
te de teología y lenguas nativas (aymara). siendo uno de ellos la violencia des-
Docente y ex director del ISEAT. de las fiestas religiosas patronales o

FyP 26 FINAL - Armado.indd 75 21/09/2015 04:57:15 p.m.


fiestas sociales (particulares), a causa ven en zonas o barrios populares y
del consumo excesivo de bebidas al- de clase media están apegados/as a
cohólicas. las tradiciones católicas, culturales
folklóricas. Ellas son quienes realizan
En nuestro contexto paceño, el prestes/alférez, quienes bailan en las
consumo de bebidas alcohólicas entradas y festividades, y participan
es muchas veces justificado por el en los matrimonios, bautizos u otras
“ser católico/a”, pues cuando una fiestas, donde no falta el alcohol y la
persona dice “soy católico/a” sig- música bailable.
nifica que es libre de participar o
auspiciar fiestas.1 Estas fiestas están Desde mi experiencia puedo afirmar
adaptadas y justificadas por tradi- que en los barrios populares existe
ciones culturales y es precisamente una distinción social entre católicos y
sobre eso que quiero compartir en cristianos evangélicos (protestantes),
este escrito. basada en el hecho de estar permitido
o no el consumo de bebidas alcohóli-
cas. Por ejemplo, si alguien pregunta
a otra persona de su misma clase so-
¿Qué significa “ser católico” cial diciendo: “¿Te sirves?” (consul-
en los barrios populares de tando si consume bebidas alcohóli-
76 cas). Y esa persona responde: “¡No!
La Paz y El Alto?
Culturas y teologías

soy hermano” (es decir, soy cristiano


evangélico), lo que significa es que
Respondo a esta pregunta después esa persona no consume bebidas al-
de haber observado y escuchado a cohólicas ni participa de fiestas con
muchas personas que afirman “ser música “mundana”.
católicas”. Muchas personas que vi-
Otro ejemplo, cuando los novios
hablan sobre su matrimonio con
1 Es importante aclarar que, el hecho que
sus amigos/as, suelen escuchar la
una persona se autodenomine católica –en pregunta: “¿Cómo te vas a casar,
contextos de fiestas sociales o de consumo por lo católico o por lo evangéli-
de bebidas alcohólicas–, no significa ne- co?” En este caso la respuesta es
cesariamente que asista a una comunidad más que obvia, pues en realidad
de fe católica, sino más bien significa, la pregunta busca indagar sobre la
precisamente, que cuenta con el permiso posibilidad o no de consumir be-
social de bailar, embriagarse, fumar, etc. bidas alcohólicas en la boda. Si la
Este es más bien un lenguaje popular, el
cual refleja las formas éticas de relacionarse
respuesta es: “Me casaré por lo ca-
en los contextos populares de La Paz. Sin tólico”, se entiende que después del
embargo, también es posible que algunas acto religioso habrá una “gran fa-
personas que se definen, en esos contextos, rra” (consumo excesivo de bebidas
como católicas, realmente lo sean. alcohólicas), con bailes, mariachis,

FyP 26 FINAL - Armado.indd 76 21/09/2015 04:57:15 p.m.


orquestas u otra suerte de festejos con las fiestas tradicionales, es co-
en un lujoso local de eventos, cuya mún escuchar decir en los barrios
capacidad puede incluso alcanzar populares lo siguiente:
las setecientas personas.
Bailar, tomar cerveza no es malo,
En este tipo de celebraciones no pue- eso sí, bien cervecita o bien puro
de faltar la cerveza y singani, por lo traguito, porque mezclar las dos
que las fiestas acaban generalmente cosas es malo… a fin de cuentas
entre la medianoche y la una de la después de morir que vamos a
madrugada. A esa hora todos/as sa- llevar... hoy bailaremos y tomare-
len borrachos y muchos regresan a su mos…así que salud.2
casa a continuar la farra, producién-
dose así discusiones en la pareja, que Esta afirmación se ha establecido
llegan muchas veces a la violencia fí- como algo muy importante para
sica y psicológica. Las personas más quienes se autodenominan “cató-
vulnerables, en estos casos, son las licos/as”. Se ha convertido en sinó-
mujeres y las/os niñas/os. nimo de farrear en fiestas y eventos
sociales. Entonces, la costumbre del
Por el contrario, si la respuesta es: “ser católico/a”, en la vida cotidiana,
“Me casaré por lo evangélico”, que- se centra en la construcción de una
rrán decir que no habrá bebidas determinada vida social. 77

fe y pueblo
alcohólicas y que la fiesta será ce-
lebrada con cantos e himnos evan- En ese sentido, las capillas y pa-
gélicos. Por lo general esto es con- rroquias católicas se sitúan en lu-
siderado aburrido, porque la fiesta gares estratégicos para dar misas
comienza por la mañana con la ce- (celebraciones litúrgicas). Muchas
lebración litúrgica (culto) y termi- de estas se han adaptado a las fies-
na en el local como a las siete de la tas y tradiciones populares de los
noche. A esa hora todos/as regresan pueblos/culturas aymara o kichwa,
a sus casas con el estómago lleno de incluyendo la costumbre del baile,
refrescos (gaseosas) y p’asanqallas tomar cerveza y creer en los “san-
(pipocas de maíz). tos” y “vírgenes”. Por ejemplo, en

2 Esta cita forma parte de una conversación


Fiestas justificadas por ser que escuché, durante una investigación
de campo, en la fiesta en devoción al
una persona “católica”, santo “San Miguel” el 30 de septiembre
afirmaciones determinadas de 2014. La conversación se dio en el
contexto de un grupo de personas que
estaban festejando el aniversario de la
Volviendo al caso de quienes afir- comunidad “Dorado”, situada en Nor
man “ser católicos/as” y su relación Yungas del Departamento de La Paz.

FyP 26 FINAL - Armado.indd 77 21/09/2015 04:57:15 p.m.


las ciudades de La Paz y El Alto otro/a (prójimo), y en ese contex-
se tienen celebraciones en honor to se construye socialmente quien
a la Virgen del Carmen (la fiesta vale más o quien tiene más dinero.
folklórica es el 16 de Julio), Jesús Ahí se genera la violencia psicoló-
del Gran Poder/Espíritu (la fiesta gica agresiva, pues originada en el
folklórica es el 6 de junio), Tata orgullo induce a la discriminación
Santiago (la fiesta folklórica es el del otro/a (prójimo) que tiene me-
25 de julio), Virgen de Fátima (la nos dinero.
fiesta folklórica es el 12 de octubre,
en Villa Fátima), entre otras. Así también, la violencia contra el/
la débil fundamenta el proceso de
Lo mismo sucede en el altiplano dominación por cuestiones de gé-
paceño, pues las fiestas más im- nero, pues estructura y revalida
portantes son ofrecidas en devo- los roles sociales tradicionales. La
ción a la virgen de Concepción transgresión es aquí respondida con
(8 de diciembre en Laja), al Tata agresión en sus múltiples variacio-
Santiago (25 de julio en Guaqui), nes. En este contexto, los/as débi-
Virgen del Rosario (8 de octubre les, en especial las mujeres y niños/
en Viacha) y a la Cruz (3 de mayo as, son personas más directamente
en Qurpa Pata, Copacabana). Si afectadas con la agresión física o
78 bien no se cuenta con un listado psicológica.
Culturas y teologías

de todas las fiestas en La Paz, en


un año deben celebrarse más de
cien fiestas.3 a) “Ser católico/a” es cumplir
con las tradiciones
La participación activa en dichas
fiestas parece ser la causa justifica- Otra de las afirmaciones de quie-
da por la religión, pero su efecto nes se autodenominan “católico/a”
es el consumo excesivo de bebi- es que se deben cumplir las tradi-
das alcohólicas, incluido el estado ciones religiosas, y por tradiciones
de perdida de la humanidad de las religiosas se entiende la participa-
personas. En esas fiestas se demues- ción en las fiestas folklóricas. Así,
tra el poderío de uno/a sobre el/la las fiestas católicas contribuyen a
construir una sociedad con matices
andinos, ya que antes de las fiestas
3 Es una intuición propia, porque por patronales se asiste a la misa para
los años 1995 en mi vida de estudiante recibir la bendición del sacerdote.
universitario vendía por las noches (sobre
todo sábados y domingos) en estas fiestas
Este hecho podría ejemplificar el
chicles, dulces y sobre todo cigarrillos. apoyo de la iglesia católica a las fies-
Para saber en qué zona es la fiesta y la tas patronales celebradas por los/as
próxima fiesta folklórica tenía que escu- indígenas y personas populares que
char la Radio Nacional de Bolivia. comparten esa fe.

FyP 26 FINAL - Armado.indd 78 21/09/2015 04:57:16 p.m.


Curiosamente, el dinamismo de es- b) Ofrenda a los santos o
tas fiestas ha hecho que, actualmen- vírgenes
te, muchas personas intelectuales,
las cuales son consideradas de “alta Otra característica que tiene el
sociedad” o “de la Zona Sur”, se in- “ser católico/a”, relacionada con la
tegren y compartan en algunas fiestas tradición popular, se puede descu-
patronales. Algunos ya son nomina- brir cuando algunas personas –que
dos por la sociedad como “catedráti- también participan en las fiestas
cos del Folklore boliviano”. patronales– dicen: “Tengo que
dar mi ofrenda a mi santo”. Según
Los pasantes (prestes/alférez) y bai- esto, el santo o virgen en quien tie-
larines también tienen la tendencia nen fe les retribuirá con creces su
de querer demostrar el poder econó- ofrenda en un acto de reciprocidad
mico que tienen. Cuando una per- de fe. Valdría la pena conocer la
sona pregunta “¿En qué fiesta has opinión de las personas que par-
bailado?” y si la otra responde “¡Yo ticipan en la grandes fiestas, para
bailé en la fiesta del Gran Poder!”, saber si lo hace porque consideran
significa que esta persona tiene pres- que bailando y participando en di-
tigio pues gasto mucho dinero y, chas fiestas, serán bendecidos y/o
al gastarlo, demuestra que tiene un retribuidos.
alto poder adquisitivo. Por ejemplo, 79

fe y pueblo
la entrada folklórica de carnavales en Considerando que quienes bailan
Oruro ya es “Patrimonio Intangible “tienen plata/dinero” (ricos) y que
de la Humanidad”, gracias a las per- actúan de forma pomposa demos-
sonas que tienen fe en la Virgen del trando su “poder de decisión y
Socavón. Para algunas personas que superioridad” a causa de su poder
se autodenominan “católicas”, par- económico, la ética detrás de estas
ticipar en las misas y cumplir con las tradiciones puede verse en la ofren-
tradiciones culturales es parte de sus da a los santos y las vírgenes. Así
costumbres. también, en estas tradiciones, se re-
fleja una ética de demostración del
Sin embargo, en algunas ocasiones, poder económico, la cual se pone
mientras las parejas participan en de manifiesto cuando se compra
las fiestas, sus hijos/as están en casa cerveza en las fiestas, pues quien
abandonados a su propio destino o más cajas de cerveza compra es más
al cuidado de sus abuelos/as o pa- respetado y tiene mayor poder de
rientes cercanos. En muchos casos decisión.
estos/as niños/as sufren hechos de
violencia. Y es en ese tipo de situa- Quien no compra cajas de cerve-
ciones cuando pueden suceder vio- za e invita al preste/alférez, o no
laciones a niñas por parte de quienes devuelve lo que se le invito, es
están a su cuidado. humillado al ser considerado in-

FyP 26 FINAL - Armado.indd 79 21/09/2015 04:57:16 p.m.


ferior o que no tiene plata/dinero. Quizás esta es la razón de fe del po-
Por eso se escucha decir: bre en los santos, pues al ver que el
rico es más rico bailando para el san-
…a mi fiesta él ha ingresado con to, él también cree que va a ser rico
dos cajas de cerveza nomás, yo a y trata de compararse a quien está
su fiesta voy a ingresar con seis bien económicamente.
cajas de cerveza, ahí me va a co-
nocer quién soy yo.4 Otro efecto es que los pobres tam-
bién quieren ser bendecidos y deci-
Incluso la superioridad se mide den bailar. Bailan a devoción de los
en la contratación de orquestas santos para progresar, porque creen
o grupos musicales. Los grupos que están bailando para el santo y
más caros5 son de fama interna- que, por bailar, el santo les bendeci-
cional, entre ellos tenemos a los rá. Pero el resultado es muchas veces
Bybys, Veneno, Rumba 7, Maru- distinto. En lugar de ser “ricos” es-
yo y Qala Marca. Entre las bandas tos profundizan su pobreza o se es-
más famosas están los Alcapones, clavizan a quien/s les ha/n prestado
Rosas de Viacha, Poopó, Proyec- dinero (por ejemplo, bancos, cajas de
ción Murillo, Intocables o Illima- ahorro o financieras).
ni. Contratar a estos grupos no
80 significa mucho para quienes son En las fiestas los/as invitados/as tra-
Culturas y teologías

adinerados, pues así conservan su tan de demostrar que tienen dinero y


status elevado. gastan cantidades similares de dine-
ro, el mismo que en muchos casos es
Quienes no tienen ese dinero tien- ajeno, pues es producto de préstamos
den a ahorrar para bailar nuevamen- con intereses altos o del empeño de
te al siguiente año y, así, demostrar algún bien. Al respecto una señora
su éxito. joven decía:

…para bailar en la fiesta de la


4 He escuchado la conversación de dos 16 de julio me presté con en-
señoras el 25 de noviembre de 2014, de gaños del banco SOL. Ese día
una señora que había hecho una fiesta. Y bien me he bailado, a mis com-
que a su fiesta ingresaría con dos cajas de padres les he alcanzado cervezas
cerveza (equivale 24 botellas de cerveza) en cajas y me he vestido con la
y que él estaría realizando una fiesta por mejor ropa actual (moda), que
el mes de diciembre de este año. caray les he demostrado, bien
5 Se dice que en estas fiestas los grupos or-
questales cobran alrededor de 5 a 10 mil
les he demostrado.6
dólares por ocho horas de trabajo, me han
informado que estas orquestas trabajan
por lo general de 17:00 pm a 1:00 am del 6 Esta persona es una compañera que vende
día siguiente. verduras en la Ceja El Alto. El 5 de julio

FyP 26 FINAL - Armado.indd 80 21/09/2015 04:57:16 p.m.


Por lo anterior, cumplir las tradi- comprar un par de zapatos, ropa,
ciones en busca de bendición y libros o juguetes, gastan su dine-
prosperidad conlleva a que las per- ro en fiestas y borracheras. Los/as
sonas se presten dinero o vendan hijos/as pagan las consecuencias,
sus bienes. Esto produce que en pues los/as progenitores/as no se
vez de mejorar su condición eco- dan cuenta que le están robado a
nómica, ésta disminuye porque su sus hijos/as algo que les pertenecía
trabajo futuro servirá tan solo para por derecho.
pagar las deudas adquiridas. Si no
las pagan pueden perder los pocos
bienes que poseen. c) Relaciones sociales y
conflictos
Por lo tanto, los pobres no tienden
a ahorrar, más bien a pedir presta- Otro efecto que determina el “ser
do y endeudarse. Más aun, esta es católico/a” es mantener relaciones
otra forma de violencia en contra conflictivas al margen de ser pobre o
de los hijos e hijas, pues en lugar de rico. Muchas veces las fiestas propi-
cian el nombramiento de compadres,
padrinos y ahijados, porque al calor
de 2013 me comentó que su cuñada había
del trago, lo tradicionalmente “co-
hecho una fiesta y que le había nombrado 81
madrina de su hija. Para esa fiesta ella se rrecto” es aceptar cuando a alguien se

fe y pueblo
había prestado dinero alrededor de 2500 le piden ser padrino o ser compadre.
bolivianos del banco. Si bien es aceptado, en esas fiestas,

Daniel Carlos Huacani Ticona.

FyP 26 FINAL - Armado.indd 81 21/09/2015 04:57:16 p.m.


exagerar en el consumo de cerveza, lustrabotas, pago a la banda) gene-
la borrachera genera violencia física ran un movimiento económico de
y psicológica. consideración.

Por ejemplo, en esos contextos es Las ganancias son utilizadas para


común que se produzcan peleas llevar el pan de cada día a muchas
entre amigos/as, entre familiares, familias, pues estos trabajadores
entre cónyuges. En muchos casos no tienen seguro médico ni apor-
las parejas discuten, se gritan, se tan a las AFP’s. Esta manera de
lastiman con palabras ofensivas, trabajar por algunas horas es tam-
o se produce infidelidad, especial- bién otra consecuencia de la injus-
mente cuando la esposa o cónyuge ticia social.
no desea acompañar a su pareja a
alguna fiesta.

Esto último, generalmente, es Violencia disfrazada de


consecuencia de una actitud ma- religión y cultura
chista que, la cual, como es de
esperarse, genera el circulo de la No hay duda que la violencia, de una
violencia, especialmente la violen- manera u otra, es producto de proce-
82 cia intrafamiliar. sos sociales y culturales. Las personas
Culturas y teologías

que participan en las fiestas religiosas


o sociales son parte de una sociedad
d) Movimiento de dinero en que tiene sistemas mutuamente de-
fiestas sociales pendientes.

Otra consecuencia del “ser católico/a” Aparentemente, a las personas que


es que la gente quiere ganar dinero y participan en las fiestas les parece
hacerlo circular en gastos para y por algo lindo, hermoso, que refleja ale-
la fiesta. gría, compartimiento, hermandad y
respeto. Sin embargo, detrás de estas
Desde mi experiencia de vida, los fiestas tradicionales y culturales, en
días de fiesta y de eventos sociales muchas ocasiones, se esconde la vio-
son para muchas personas una opor- lencia intrafamiliar.
tunidad para el negocio, pues tanto
el flete y venta de prendas de vestir En las zonas populares de la ciudad
(polleras, mantas, trajes, botas), la de El Alto o La Paz, lo religioso y
venta de comida y bebidas (cerveza, lo deshonesto se encuentran com-
ponches, cigarrillos, dulces, helados, binados y las fiestas religiosas son la
p’asanqallas,y distintos platos de co- causa justificada que determina la re-
mida) o la prestación de servicios producción social de esta mezcla. A
(baño, canchitas, suerte sin blanca, nombre de la devoción a los santos

FyP 26 FINAL - Armado.indd 82 21/09/2015 04:57:16 p.m.


y vírgenes las fiestas se han conver- Conclusión
tido en espejismos de alegría. Han
sido utilizadas para reflejar el carácter Llegamos a la conclusión de que el
dominador de quienes las auspician, exceso en el consumo de bebidas al-
exigiendo tiempo y dinero. cohólicas provoca violencia de todo
tipo. Durante o después de las fiestas
El derroche de dinero trae problemas religiosas o sociales se producen aten-
intrafamiliares que afectan a todos/ tados físicos, emocionales o sexuales
as, trayendo incluso violencia intra- en contra de las mujeres y niños/as.
familiar capaz de descomponer fami- Por esta razón es inevitable hacer un
lias en su mayoría pobres. paralelismo entre el matrimonio y la
violencia.
Desde este punto de vista pode-
mos decir que las fiestas son como Considero que en la medida en que
un barniz o disfraz que esconden las relaciones de pareja estén mar-
la violencia física o psicológica (cf. cadas por la desigualdad en la toma
Guaygua Choqueguaita y Castillo de decisiones, en la distribución del
Herrera, 2008). tiempo libre, en el uso del dinero y
en el compartimiento de las respon-
Por otra parte, sobre la base del con- sabilidades domésticas (hogar), la pa-
cepto “ser “católico/a”, la sociedad reja establecerá una relación conflic- 83

fe y pueblo
paceña ha construido una serie de tiva y violenta.
fiestas religiosas y sociales, las cuales
generalmente conducen a conductas La disfuncionalidad de estas rela-
discriminatorias. ciones se hace más visible, y mu-
chas veces alcanza su punto más
Tanto en las fiestas religiosas y fo- crítico, en actividades como las
lklóricas, como en las fiestas socia- fiestas religiosas o sociales, donde
les, existe discriminación étnica y no es de extrañas que estén pre-
cultural, hecho que empeora la si- sentes el consumo de alcohol y los
tuación de las mujeres, niños/as y conflictos que generan las relacio-
adolescentes. nes de poder.

Fruto de este tipo de discriminación


existen agresiones intrafamiliares. Por lo
general los agresores son hombres que Bibliografía
desencadenan resultados no deseados,
como la desvalorización del papel de la Flick, U. (2004). Introducción a la
mujer en la vida social, económica, cul- investigación cualitativa. Coru-
tural y religiosa de su entorno. Muchas ña; Madrid: Ediciones Moratta.
veces esto concluye en la desintegración Recuperado a partir de http://
de las familias. dx.doi.org/.

FyP 26 FINAL - Armado.indd 83 21/09/2015 04:57:17 p.m.


Guaygua Choqueguaita, G., y Casti- Llanque, D. (1990). La cultura ay-
llo Herrera, B. (2008). Identida- mara: desestructuración o afirma-
des y religión: fiesta, culto y ritual ción de identidad. Lima, Perú:
en la construcción de redes sociales IDEA/TAREA.
en la ciudad de El Alto. La Paz,
Bolivia: Instituto Superior Ecu- Llanque, D. (1995). Ritos y espiritua-
ménico Andino de Teología lidad aymara. La Paz, Bolivia:
(ISEAT). ASETT/IDEA/CTP.

Layme Pairumani, F. (1992). Dic- Quirós, M. (2014). La investigación y


cionario Aymara-Castellano. La sus constructos epistemológicos (Vol.
Paz, Bolivia: Presencia. Parte 1). La Paz, Bolivia: UMSA.

84
Culturas y teologías

FyP 26 FINAL - Armado.indd 84 21/09/2015 04:57:17 p.m.


Fe y Pueblo - septiembre 2015
CONTENIDO Tercera época - N° 1 - septiembre 2015 - La Paz, Bolivia
Editorial p. 2

Aportes
• La condición masculina
¿Un juego de violencia? p. 5
Cesar Antezana Lima
• Autocuidado y sociocuidado
Herramientas para prevenir violencia basada
en género p. 21
Yolanda Rosas

Experiencias
• Mi sentido de la vida
Construyendo esperanza y felicidad en medio
del dolor y la derrota p. 27
Angel Eduardo Román-López Dollinger
• La creación gime de dolor La violencia es una realidad que nos
El caso “Tipnis” p. 37 interpela a diario, no sólo porque cier-
José Edson Barreno Ticona tos tipos de violencia han sido percep-
tiblemente masificados por los medios
Desde el arte
• Violencia versus no violencia p. 47 de comunicación, sino principalmente
Daniel Carlos Huacani Ticona porque esta compleja realidad aún per-
manece invisible, pues fue asumida por
Relecturas bíblicas muchos y muchas como algo normal.
• Cuando la violencia habita en nuestro corazón,
hasta Dios se hace violento p. 51 En esta publicación, el ISEAT recoge
Sofía Chipana Quispe
diferentes aportes sobre el tema violen-
Culturas y teologías cia y formas de superarla. Esperamos
• Yawar Mallku y Surimana emprenden el viaje
que su lectura nos permita reflexionar
en busca de Suma Qamaña - el Buen Vivir p. 66 sobre la visión de violencia socialmente
Vicenta Mamani Bernabé aceptada y, por ello, muchas veces des-
• Fiestas religiosas y violencia apercibida. Pero sobre todo, esperamos
Devoción, tradición y conflictos en barrios que nuestro abordaje de esta realidad
populares de La Paz p. 75 nos conduzca a imaginarnos y a tratar

Sin Violencia
Víctor Huacani Cocaure de constuir nuevos escenarios de re-
flexión y lucha por la vida.
Proyecciones
• La Red Kawsay
Vida Religiosa por la sociedad sin trata
de Personas p. 85
María Alejandra Leguizamón
Una opción de vida
ISEAT

ISSN: 1995 - 1949

FyP 26 - FINAL Tapa.indd 1 21/09/2015 04:56:03 p.m.