Вы находитесь на странице: 1из 2

Asociación de Empresas Industriales de Herrera y Provincia Santo Domingo

(AEIH)
Razones para no firmar el Pacto Eléctrico
Sobre la Generación

• Entendemos que un factor clave para solucionar el problema energético en el país, en lo que
respecta a la generación de electricidad, es la desconcentración y apertura del mercado, para
permitir una auténtica competencia que a su vez abarate los costos y logre precios razonables para
que los usuarios puedan a su vez, recibir un servicio energético de mayor calidad y a precios más
bajos. En el Pacto faltan mecanismos precisos que garanticen la auténtica competencia en el
mercado de la generación, así como, procesos de licitación verdaderamente transparentes. La Ley
General de Electricidad, dispone que el 80% de la energía comprada deberá ser adquirida por
contratos y el 20% en el mercado Spot, el solo cumplimiento de esto abarataría los costos de
compra a los generadores. Los generadores actúan como banco financiero cobrando altos intereses
por los atrasos y falta de pago del gobierno, esto encarece los costos de generación y por lo tanto la
tarifa final que llega a los consumidores, son de los puntos que distorsionan los precios y a esto el
pacto no le busca solución.

• El Pacto fortalece posiciones dominantes de los actuales actores frente a posibles nuevos
competidores. Es decir, el documento actual legitima procesos y actores que históricamente han
sido parte del problema.

• Consideramos también que el Pacto no contempla una hoja de ruta concreta y de carácter
obligatorio de desarrollo energético a largo plazo, que considere el crecimiento futuro de la
demanda, ni tampoco un plan de cambio progresivo en la matriz de generación que contemple
mayor uso de energía limpia en el futuro.

• Punta Catalina fue un proyecto en el cual el Estado dominicano se embarcó y fue presentado
como la panacea para resolver el problema eléctrico, en el caso muy particular del Pacto Eléctrico
diversos sectores solicitamos todas las informaciones y detalles para que dicho proyecto formara
parte de la discusión del pacto eléctrico, esto nunca sucedió pues el gobierno siempre se negó.

Distribución

El principal problema del sistema eléctrico en la República Dominicana es la precaria e ineficiente


gestión de las empresas distribuidoras de energía. Las distribuidoras en este momento tienen un
nivel de pérdida superior al 32%. Mantener estas empresas funcionando con estas deficiencias ha
presionado enormemente el Presupuesto Nacional, pues el gobierno central ha tenido que otorgar
subsidio por más de mil millones de dólares cada año. Es una situación insostenible que es crucial
resolverla para tener un sistema confiable y competitivo. Si bien en el pacto se establece la
necesidad de corregir esta situación y se establece un cronograma de bajar las pérdidas en un
tiempo de 6 años a un 15%, éste no establece planes concretos, hojas de rutas, con
responsabilidades compartidas, con auditorías, para poder establecer montos de inversiones en las
distribuidoras. Solo se establecen promesas de parte del gobierno que ya en el pasado se habían
acordado con organismos internacionales y nunca se cumplieron. Uno de los problemas
fundamentales de las distribuidoras es su politización. El pacto no establece cronograma ni
compromisos reales para desmontar la estructura clientelar bajo la cual operan estas agencias y
que es responsable de un alto porcentaje de su ineficiencia y alto costo con que operan. Esta
estructura clientelar hace que tampoco se cobre parte de la energía servida a algunos sectores.

• En el Pacto se introduce la posibilidad de que las Edes puedan subcontratar la comercialización, a


través de la segmentación de circuito, zonas y regiones, medida que, en lugar de aliviar el déficit
financiero de las distribuidoras, viene a distorsionar el proceso y a elevar los costos. Por la falta de
institucionalidad del país, este elemento podría resultar en una puerta para ampliar el clientelismo
político y una dinámica de reparto contraria al interés nacional.

• Consideramos injusto e incorrecto que, en el marco de un cronograma de reducción de pérdidas a


seis años, los consumidores sigan pagando las ineficiencias de las Edes relacionadas con esta
grave falla del sistema. Lo correcto y legal sería cumplir con la tarifa técnica y con el cálculo de
costos de una empresa administrada racional y eficientemente, como lo manda la Ley General de
Electricidad.

Sobre el Marco Institucional

• Una vez más se desperdició la oportunidad de diseñar y poner en ejecución un órgano regulador
del mercado eléctrico verdaderamente independiente, técnicamente capaz y libre de conflictos de
intereses políticos o empresariales. El órgano regulador, la Superintendencia de Electricidad, que es
fundamental y vital para establecer marcos regulatorios estrictos y transparentes en un mercado
como el eléctrico, el pacto prácticamente lo deja igual aun a sabiendas de todas las debilidades e
ineficiencias con que este organismo ha venido funcionando.

• Por otra parte, la reestructuración de la CDEEE prevista en el Pacto que crea el Ministerio de
Energía y Minas, donde se establece que esta institución debe integrarse en el 2018 a este
Ministerio, al convertir a la CDEEE en un holding para dirigir los negocios eléctricos del Estado se
está dejando una burocracia innecesaria y costosa para los contribuyentes, lo cual afectará también
negativamente a las tarifas.

• La mayoría del contenido del Pacto es solo una redundancia, pues ya forman parte de la Ley
General de Electricidad, mientras que algunos puntos llevan a la modificación de la ley para
adecuarla a intereses particulares, como la propuesta de modificación encaminada a no cobrar el
10% a los usuarios no regulados establecido en la ley y que nunca se ha cumplido. Nuestra Ley
General de Electricidad y su reglamento son tan avanzados, que somos de opinión que con tan solo
su cumplimiento estricto se resolvería el problema eléctrico del país.

Nuestra asociación aprovecha para reconocer el gran esfuerzo que hicieron sectores sociales,
funcionarios y técnicos del sector público y representantes del empresariado para buscarle solución
a la crisis eléctrica que por más de 50 años ha afectado la competitividad del país y la calidad de
vida de los dominicanos y dominicanas, pero no basta con eso, se necesita firme voluntad política.

Reiteramos nuestra disposición de participar de cualquier esfuerzo donde prime el compromiso real
y la voluntad política para consensuar y construir el sistema energético que República Dominicana
necesita para alcanzar el desarrollo y enfrentar los desafíos del siglo XXI.