Вы находитесь на странице: 1из 44
Tabla 3.1. Tabla 3.2. Tabla 3.3. Tabla 3.4. Tabla 3.5, Tabla 3.6. Tabla 37. Tabla 4.4. Tabla 4.2. Tabla 4.3. Tabla 4.4 Tabla 6.1. Tabla 5.2. Tabla 5.3, Tabla 54. Tabla 8.6. Tabla 5.7. Tabla 5.8. Tabla 5.9. Tabla 5.10. Tabla 6.11, Tabla 5.12. Cuadro 1.1 Figura 14 Figura 1.2. Figura 3.1 Figura 4.1. Figura 5.1 Figura 5.2. Figura 5.3. Figura 5.4. Figura 6.1. Relaciones entre las puntuaciones Relaciones entre las puntuaciones en nifios norteamericanos Consistencia interna Coeficientes de estabilidad Valdez de las puntuaciones frente alas valoraciones de lo profesores Corelaciones con aos tests de concentracién {muestras EE. UU.) Relaciones del d2 con medidas de la inelgencia (WAIS y Factor “g* 2/3) Relaciones entre el d2y las escalas de! FP! Medias (con sus desvieciones tipicas) y mecianas en normales y pacientes Infuencia de las drogas en las variables del d2 Resumen de investigaciones futuras en diferentes éreas psicoldgicas Descripcién de la muestra de eplcacién individual Esladistions descriptvos en 11 grupos de edad Cooficientes do fabilided en 11 grupos de edad Intercorrelaciones de fa variables en 11 grupos de edad Estructura factorial interna (TR, TA, O y C en 14 lineas de trabajo) Estructura factorial con otras aptitudes (4 partes en cada test) Correlaciones entre variables apttudinales Correlaciones de las variables del d2.con una medida “g" Principales caracerislicas demogréficas de la muestra Niimero de casos por curso escolar de la muestra de adolescentes Descriptvos (media y desviecién tfpica) en todas las verables del d2 en distintos rangos de edad Puntuaciones en el d2 Publicaciones sobre el d2 en diferentes éreas psicoligicas Publicaciones de investigacin del test en paises europeos Relaciones entre d2 y dimensiones de impulso y control Dispersion y solape de CON y TOT en varios grupos Capacidad ciscrminativa de las variables del d2 en 19-28 afios, CCurvas de crecimiento con fa edad (9 grupos) Puniuaciin en TR segin modo de respuesta Diferencia en desviaciones tipicas entre ambes muestras Perfiles de resultados del d2 Prélogos de los autores de la versin en inglés 5 Prélogo a la adaptacién espatiola 7 4, DESCRIPCION GENERAL... 9 ‘i Peta tri 9 4.2. Introduccién.. 9 1.3, Deseriaciin breve. 10 44. Requistos profesionles para su aplicacén 1 4.5, Desarallohistrio, it 1.8. Areas principales de apl 12 17. Prevalencia de su uso... 13 ‘4 1.8, Material para la eplicacién. 2. NORMAS DE APLICAGION, CORRECCION Y PUNTUACION a 18: 24. Instucciones generales, ce ae 22. Insrucciones especiicas para la aplicacion a 2.3. Modiicaciones de las instrucciones del test 2.4, Resumen de las instrucciones 25. Comeccién puntuacion. 3, ESTUDIOS ORIGINALES. 3.1. Correlaciones entre las puntuaciones... 3.2. Fiabiidad .. 3.3. Validez.. 3.4, Validez de constructo 3.5. Validez de constructo en muestras EE.UU. 4, INVESTIGACION CON EL d2 4.4. Psiguiatrfa, Neuropsicologta y Psi 4.2. Psioofarmacologia 43. investigacion posterior. 5. ADAPTACION ESPANOLA 5.1. Analisis de elementos......... 8: 42 5: 45 y 46 55, Valdez interne: estructura factor 8 56. Corelaciones con variables apttudinales : St 57. Influencia de las variables sexo y edad. 52 5.8. Apicacion colectiva 53 5.9, Dferencias ent las puntuaciones cena en el ejempar yen la oja de comeccion mecanizada... 54 6. NORMAS DE INTERPRETACION. 57 6.1, Musstras de tpifiacion.. . 5 2. Utizacion de los datos normatvos.. 58 6.3. Significacion de las puntuaciones. 8 6.4 Interpretacin de un pei. Referencias bibliogréficas... Apendice A. Baremos y estadistioos basions de las muestras de tiificacén Uae | En las iltimas décadas del siglo XX, 1os psicélogos europeos hemos aprendido mucho de nuestros eolegas norteamericanos, especialmente en Ios aspectos psicométricos y de psicodiagnéstico y, con bastante seguridad, continuaremos interesados en el futuro en una estrecha colaboracién. Mientras tanto nos resultan bastante fami- liares los tests psicolégicos desarrollados en EE.UU., ¥ muchos de Jos procedimientos usuales entre nosotros proceden de aly, consecuentemente, ya han sido adaptados a varias lenguas europeas. Algunos de estos ins- ‘trumentos y procedimientos se encuentran entre los més usuales en Alemania, Como contraste, sélo unos pocos de los tests desarrollados en Europa se han hecho ampliamente conocidos en EE.UU. Uno de los ejemplos de éstos es el Rorschach, que parece ser muy popular alli. En realidad, una revisi6n realizada por Wade y Baker (1977) ha mostrado que el Rorschach es el test més frecuentemente usado como procedimiento clinico entre los psieélogos norteamericanos. Con la version en inglés del test d2 se ha introducido en EE.UU. un instrumento que no puede negar sus rat- ces europeas. Un répido examen de las citas bibliogrficas revela qué la mayorfa de las contribuciones proceden de autores de Ja comunidad psicol6gica europea. Sin embargo, este problema inicial ha sido fécilmente stibsa- nable cuando las primeras experiencias personales con el test han convencido de la utilidad del instrumento. Después de un corto tiempo de entrenamiento, queda muy claro que el d2 resulta més familiar que lo que parece ‘primera vista, Bn particular, se destaca el excelente aspecto econdmico del procedimaiento, es decir, el excep- cionalmente corto tiempo de aplicaciOn. Ademés, los 35 afios de intensa investigacién que acumula el test han servido como fundamento de la utitidad de este flexible instrumento. Todo ello, como ha mostrado la revisién de Steck (1997), ha contribuido a que el d2 ocupe el primer lugar entre los tests mas frecuentemente usados en Alemania. EI manual en inglés es una versién ligeramente modificada y algo menos extensa que la versién alemana. Se han eliminado algunos de los aspectos que s6lo eran relevantes para el usuario alemén 0 aquellos otros que han quedado actualmente desfasados. Algunas secciones se han ampliado 0 modificado para que sean més titiles, al lector norteamericano, Como una ayuda para quien toma contacto por primera vez con el instrumento, se ha incorporado una Descripoién. breve con algunas de las caractertsticas més importantes del d2. Enesta ocasién en que ya esté disponible una versién en inglés, me gustaria mostrar, como es usual, mi agra- decimiento a quienes han hecho posible este proyecto. En primer lugar a los editores Chistine Hogrefe en Seatle yal Dr. G, Jiirgen Hogrefe en Gottingen, asf como asus ejecutivos Dr. Michael Vogtmeier, Dr. Thomas T. Karston y Robert Dimbleby. Ademds, me gustaria expresar mi agradecimiento a David Emmans por su traducci6n del texto, ¥ finalmente, pero no menos importante, quiero incluir al profesor Eire. A. Zillmer por su revision critica dal manuscrito y sus numerosas sugerencias; como co-autor ha tenido un papel muy importante en Ja ediicién americana del 42, R. Brickenkamp Profesor de Psicologia Universidad de Colonia ‘Alemania (NA Dada ls dobie visén, europea y norteamericana, de su aplicabilldad y documentacin estaisticasha sido el manual eninglts (First U.S. Baition, 1998), traducido por David Braman, e material original tomado como base para la adaptacion espafla ag oP Ce cach) } il valor de cualquier test psicotigico se puede determinay d& diferentes modos, unos de tipo empirico ¥ otror de tipo cliico. Como erterios comunes pueden incurs ‘ga fundamento psicométrico, su ampitud de api Crimes, su valor préetico, su longevidad y progresivas mSlor ist como sucontribucién-al-conocimiento bast i se eesdas El test d2 reibe “calificaciones elevadas en cada une de esos campos. ‘. eonduccidn, ha pasado en Europa a ocupat un 1363" a Petanetn, Durante Ios ltimos 35 aos el test ha tenido ocho, revisiones que reflejan votieabiiad enpirca y clinica. Bsta primera traduccion al inglés exter: .Slogos, investigadores y clinices. destacado en la medida ‘un continuo esfuerzo para asogurar tt ‘Jend su aplicabilidad a una poblacién més grande de neuropsic La iabiidad y valces det 42 ha sido el objetivo printpal de und investigacién. Pertinentes estudios dele tabildad del test muestran una elovada consistencia sntere roltos niveles de estabilidad temporal. La aten- cope tal eotno es medida por el @2 ha mostrado consistent ‘correlaciones con otros instramentos tipif- ‘cadios de la atencisn, junto con cate ce han orientado a las puntuaciones del d2 como predictors ela conduecion, dé aptitudes ocupacionales de Jos resultados escolares y deportivos. Adentés, STH vee temas de las investigaciones se han ineluido 10s J rgeros de las condiciones amblentales, las variables de personalidad, la situacién médica, psiquirica ¥ AEN Tégiea, la intervencion terapéutica médica 0 no mélee ¥ Perec potancias farmacolégieas en los resultados del ¢2- Is partir de estos estudios, parece claro que el test musst® 0 “clevada valoraciGn, tanto en su fiabilidad como are validez de contenido, criterial y de constructo. A euuse de los numerosos desarrollos y mejoras que ha tere Go, se ha expandido el uso del test a muchas ‘especialidades psicol6gicas, tales como Ia neuropsicolégica, ta cl sees ia farmacol6gica a aplicads, la industrial y 1a escolar 'B] manual del d2 faciite una revisién comprensiva del 125 6 yeleciGn con su evolucién y aplicaciones, € incluye las instrucciones para su aplicacién, puntiaciOn ¢ ihterpretacion de los resultados; se comentan los da#os psicométricos de fabiidad, valides ¥tipifcacién, Mahe ia mayor parte de las publieaciones son europeas, $° aac mnaho eatierzos para examinar la utiidad del test en la ‘peblacion norteamericana, ¥ las comparaciones aa aecraue el d2 es una medida seria y con fundamento de 8 atencion selectiva, fable y-vilida dela atencién selectiva. También es son sible a la rapidez y ala calidad de su ejecucisn y ofrece wa. yatognémica medida de la desinhibicién ena fom" an aes de commision, El d2seinciaye en el repertonio de vesls °° ‘odo investigador y profesional clinico, espe" Galmente cyando hay que equilibrar la evaluaction de Tn capacidad de atencién con la relacion coste-eficacia de sumedida. En resumen, e] d2 es un test de uso ficily una media “En resumen, ha sido muy satistactorio para mf haber podido ‘contribuir a este proyecto y deseo agratleces primero y en principal lugar, al Dt. Rolf Brickenkamp pov spoportunidad que he tenido de ayudarle en la edieion aarnerericana del d2. Un agradecimiento especial vaal Dr G. Tego Hogrefe, al Dr, Thomas Karston y @ Robert moiety de Ia editorial Hogrefe & Huber por su confianza y 87% “También he apreciado mucho los esfuerzos aan Killer que me ayuds en los aspectos més técnicos df ia ‘taduccién, ami colege Dr. Bill Culberston por we pane a continuar y a is ayudantes de investigacion Basar Holda, Daniel Rosenberg y Yoonie Hong-Lint, {que prestaron wna admirable ayuda en el estudio de a baremacién BE.UU. Finalmente, quiero indlear 2 Tos usuarios que tengan dudas sobre el test d2 0 ideas acerca de proyectos de snvestigacion que siempre serén bienvenidos si contactan conmigo & el correo electrénico Zillmer@drexel ed Brie A. Zillmer Profesor de Psicologis ‘Universidad de Drexel, Filadelis, PA El autor del test, el Dr. Brickenkamp, recuerda en su prélogo a la edicién inglesa del test que son “inuy pocos los tests desarrollados en Europa que se han hecho ampliamente conocidos” en EE.UU. ¥ muestra su satisfac: cidn al ver emo su obra es apreciada alt. Podemos estar orgullosos, a este lado del Atiéintico, al observar este hecho, y yase ha sefialado hace afios (Seisdedos, 1997) que la creacién psicométrica propia de Europa (y espa- ola en particular) esté tomando un cuerpo de bastante consistencia hasta el punto de ser apreciada “al otro lado del charco". Es verdad que, en lo que se refiere a la produccién espafiola, Ios paises beneficiarios de la exporta- ci6n son principalmente los de habla espafiola, pero también se ha dado el hecho en Brasil y EE.UU. Dadas las muy buenas relaciones entre los editores de tests europeos (ETPG, European Tests Publishers Group), no debe resultar extrafio que, al tener noticias de la calidad y valores del 42, nos haya- mos propuesto llevar a cabo la adaptacién del test. Como ocurre entre buenos vecinos, las facilidades dadas por el autor y la editorial original han sido muchas y ello ha facilitado nuestro trabajo de puesta a punto del instrumento, ‘También es verdad que la tarea ha resultado facil, pues los elementos del test no tienen un contenido ver- bal y no ha sido necesaria una adaptacién espatiola de dichos elementos. Nuestro principal esfuerzo se ha orientado a mejorar aiin mas la buena presentacién original del ejemplar del test y a lograr una muestra espa~ ola suficiente que facilitara algunos esiudios comparativos interculturales y los de una tipificacién espafiola, especifica. Nuestra aportacién a esa buena presentacién del material se he centrado en disefiar un ejemplar autoco- ‘rregible que facilitara las tareas de correcci6n y obtencién de las puntuaciones. Se ha respetado el disefto orig nal (tamatio de la tipografia y dificultad de la tarea), y el efemplar contiene una segunda hoja 0 copia que acta a modo de plantilla de correceién para obtener las distintas puntuaciones del d2, de modo que, una vez termi- nada la aplicacién, el personal auxiliar (incluso el mismo sujeto en el caso de aplicaciones colectivas escolares) puede realizar esa puntuacin en un tiempo breve. Los estudios ebmparativos interculturales han mostrado que el d2 tiene un comportamiento similar en los Aistintos contextos, y sus propiedades psicométricas se mantienen bastante bien. A pesar de que se dispone de ‘una muestra suficiente (con varios millares de casos espaiioles), el test no tiene en nuestro pais suficiente tiem- ‘Po como para presentar estudios de validez como los que ofrece la version alemana; no obstante, dada la simili- fd de su comportamiento en ambos contextos, parece aconsejable aprovechar los valores que documentan los ‘autores (alemanes y norteamericanos) y trasladar sus conclusiones ala poblacién espafiola. ‘Se ha realizado una aplicacién numerosa (con més de un millar de casos) en Ta que, alterando algo las ins- trucciones de su aplicacién, las respuestas han sido procesadas mediante lectora 6ptica y procesos informéti cos de obtencion de las puntuaciones. En dicha aplicacidn no es posible obtener toda la riqueza de puntuacio- nes disefladas por el autor, pero la diversidad de las evaluaciones disponibles pueden resultar suficientes en determinados procesos de psicodiagnéstico en los que se desea aprovechar la facilitad de los procesos meca- nizados (para evitar la tarea meramente administrativa de reeuento y obtenciGn de puntuaciones), sin dejar de ‘medir las aptitudes de atencién y concentracién de los sujetos. Con los resultados de esa aplicacién se han pre- parados unos baremos especificos para aquellos usuarios que también deseen aprovechar esos procesos meca- nizados. Ena aplicaciones y recogida de las muestras de tipificacién han colaborado mtichas personas y entidades, Y desde estas lneas deseamos hacer piiblico nuestro agradecimiento a todas ellas. Han sido muchas horas de “aplicaciones colectivas y més atin las de tipo individual en las que el aplicador, cronmetro en mano, se sentaba - delante de un caso especifico para lograr una buena dispersion de esa muestra de tipificacién espafiola. En primer lugar es necesario records io Palacios Cibrifn, que inici6 este pro- ese de adaptacion y durante casi un afo o puso en marcha en su labor dentro del Departamento de I+D de TEA Guneiones. Después, las colaboraciones han ido anmentando y la lista que viene a.continuactén (presentada Dor ween alfabético de las personas) recoge los principales agentes de esa recogida de casos: Mf Pilar Alonse Denson, Bsther Alvarea Lope, Isabel Anciones Crespo, Marina Bueno Belloc, Pedro Garcia Gonzhlez, Beatriz GY Romer Lato, Balbino Gonzilez Séez, Miguel Angel Ergueta, M' José Granados Gareia-Tenorio, Rosario Telesis Bales, Josefina Lage Fernandez, Alejandro Mora Diez, Teresa Olala Quiros, Olegario Olayo Martinez, M José Rodriguez Seisdedos y Ménica Rodriguez Seisdedos. . lar a nuestro companero Antoni Nicolls Seisdedos Cubero 14D, TEA Ediciones 5 (oA ea cu 1.1. FICHA TECNICA Nombre: d2, Test de Atencién, Nombre original: Aufmerksarakkeits-Belastungs-Test (Test d2). Autor: Rolf Brickenkamp (1962) Procedencia: Hogrefe y Huber Publishers, Géttingen, Alemania. Adaptacién espaiiola: Nicolés Seisdedos Cubero, I+D, TEA Ediciones, S.AU. Aplicaci6n: Individual y colectiva. Ambito de aplicacién: Nifios, adolescentes y adultos. Duracién: Variable, entre 8 y 10 minutos, ineluidas las instruceiones previas, aunque hay un tlerapo limitado de 20 segundos para Ja elecuetén de cada una de las M4 filas del test. Finalidad: Evaluacion dé varios ispettos de Ia atenci6n selectiva y de a concentracion. Baremacién: Baremos de poblaci6n general de 8 a 18 afios de edad en grupos de dos afios,y de adul- tos (de 19 a 88 afios) en varios grupos, en puntuaciones percentiles y $ (M = 50 y Dt = 20); hay también un baremo general para las aplicaciones colectivas con un tiempo tinico. 1.2. INTRODUCCION En la evaluacién psicolégica no solamente es ‘itil la aplicacién de tests de capacidad general (nteligencia, conocimientos técnicos), sino tar- bién Ja de otros instrumentos que tengan como objetivo la medida de procesos bésicos necesarios para tener éxito ante tareas complejas; estos pro- cesos bésicos han sido denominados con términos como atencién, concentracién mental, esfuerz0 0 control atencional (Bartenwerfer, 1983, pég. 482). El test “d2" pertenece a la categoria de los ins- trumentos que pretenden medir estos procesos bisicos. En Alemania son conocidos como tests de concentracién 0 tests de atencién selectiva, y en los Estados Unidos reciben Ia. denominacién de tests de amplitud atencional, de atencién selectiva © de atencién sostenida (Lezak, 1995). En particu- Jar, Ia atencién selectiva ha sido ampliamente estu- diada en la neuropsicologfa americana. A menudo definida como concentracién, la atencién selectiva, puede definirse como la capacidad para centrarse en uno 0 dos estimulos importantes, mientras se suprime deliberadamente Ja consciencia de otros estimulos distractores (Zillmer y Spiers, 1998). El constructo de vigilanela o atencién sostenida, con el que la atencién selectiva esté relacionada, se refiere a la capacidad de mantener una actividad atencional durante un periodo de tiempo. El test d2 es una medida concisa de la atencién selectiva y la concentracién mental. El constructo de atencién y concentraci6n, tal como se utiliza en este manual, alude a una seleccién de estimulos ‘enfocada de modo continuo aun resultado, La parte ‘central de estos procesas es la capacidad de atender selectivamente a ciertos aspectos relevantes de una tarea mientras se ignoran los irrelevantes (p. ej, rea- lizar una biisqueda selectiva) y, ademés, hacerlo de forma répida y precisa. De acuerdo con esta defint- ion, el d2 supone una actividad de concentracién ‘eon respecto a estfmulos visuales. Una buena con- centracién requiere un funcionamiento adecuado de la motivaciGn y del control de la atencién. Estos dos aspectos, aplicados al d2, se reflejan en tres compo- nentes de la conducta atencional: a) la velocidad o cantidad de trabajo, esto es, el nimero de estimulos que se han procesado en. ‘un determinado tiempo (un aspecto de la moti- vvaci6n o intensidad de atencién), b) la calidad del trabajo, esto.es, el grado de pre- cision que esti inversamente relacionado con Ia tasa de errores (un aspecto del control de la atenci6n), ¥ ¢) la relacién entre la velocidad y la precisién de Ta actuaci6n, lo,que permite establecer conchu- siones tanto sébre el comportamiento como sobre el grado de actividad, la estabilidad y la consistencia, la fatiga y Ia effcacia de Ie inki cin atencional. La primera edici6n del d2 se publicé en 1962. Desde entonces el test ha sufrido varias revisiones yen Alemania se han publicado 8 ediciones. Existen (ademas de la espatiola) versiones en fran- és, portugués y danés, La primera adaptacién en inglés se basa en un modelo conceptual basado en 85 afios de investigacion basica y clinica para mejorar su aplicacién en diversos Ambitos de la Psicologia; en este manual se presentan numero- 80s estudios que han mostrado su validez y fiabili- dad: Bl d2 se ha mostrado itil en la investigacion bésica; no obstante, los datos sugieren que puede ser también util en un amplio rango de aplicacio- nes practicas, especialmente en los campos clini- o, industrial y edueativo, En este manual se inch ye informacion para la aplicacién, puntuacién e interpretacién de! instrumento. También se ineli- ye informacién sobre las investigaciones en las que se ha utilizado y sobre las perspectivas futuras de su utilizacién. 1.3. DESCRIPCION BREVE Tal como refleja la Ficha téenica al principio de este capitulo, el d2 es un test de tiempo limita- do para medir la atencién selectiva. Se trata de un Tefinamiento tipificado de los Hamados tests de cancelacién. El test mide la velocidad de procesa- miento, el seguimiento de unas instrucciones y la bondad de la ejecucién en una tarea de diserimi- nacién de estimulos visuales similares y que, por tanto, permiten la estimacién de Ja atencién y concentracién de una persona de 8 a 60 afios de edad, ‘Sélo existe una forma del test, y puede aplicar- se de forma individual o colectiva, con un tiempo total que varia entre los 8 y 10 minutos, incluidas las instrucciones de aplicacién, El ejemplar autocorregible est formado, apa- rentemente, de una sola hoja (aunque en realidad son dos pegadas por los hordes). Bl anverso inclu- ye secciones para recoger los datos de identifica- ign, unas instrucciones sobre'la tarea a realizar y unos elementos de entrenamiento; estos elementos estdn situados en el margen inferior para evitar que Jas marcas hechas sobre ellos puedan superponer- se sobre los elementos de la prueba real. El dorso esti formado por 14 lineas con 47 caracteres, es decir, por un total de 658 elementos; estos estimu- los contienen las letras “d” 0 “p” que pueden estar acompafiados de una o dos pequefias rayitas situa- das, individualmente 0 en pareja, en la parte supe- rior o inferior de cada letra. La tarea del sujeto es revisar atentamente, de Szquierda a derecha, el contenido de cada linea y marcar toda letra “d” que tenga dos pequefias rayi- tas (las dos arriba, las dos debajo 0 una arriba y otra debajo). En el manual estos elementos (es decir, los estimulos correctos) se conocen como elementos relevantes. Las demas combinaciones (das “p* con o sin rayitas y las “a” con una o ningu- na rayita) se consideran “irrelevantes’, poraue no deberian ser marcadas. Hn cada linea el sujeto dis- pone de 20 segundos. Para realizar la correccién y puntiacién es necesario separar las dos hojas del ejemplar. En la segunda han quedado marcados todos los datos y ‘marcas hechas por el sujeto,y en ella hay que hacer Jos correspondientes recuentos. Esta tarea es pro- pla de un técnico o de personal auxiliar muy entre- ado; en el caso de dejar la responsabilidad de los. recuentos a otras personas, es conveniente que el profesional haga una revisién de los mismos para comprobar su precision. Las puntuaciones resultantes son: * TR, total de respuestas: ntimero de elemen- tos intentados en las 14 Iineas, * TA, total de aciertos: nimero de elementos relevantes correctos, * 0, omistones: niimero de elementos relevan- tes intentados pero no marcados, * ©, comisiones: mimero de elementos irrele- vantes marcados, + TOF, efectividad total en la prueba, es decir TR-(0+C), ‘+ CON, indice de concentracién o TA-C, * TRe, linea con mayor n° de elementos ntentados, * TR, linea con menor n° de elementos initentados, y MANUAL. * VAR, indice de variacién 0 diferencia (TR+)TR). En el anverso del ejemplar se encuentran las ificadas para la aplicacién y en el interior de Ja segunda hoja las instrucciones de ‘correcci6n y puntuaciOn, cuyo seguimiento asegu- ra la objetividad de la evaluacién y el uso de los baremos. En los capftulos siguientes el lector encontraré datos de fiabilidad y validez. La primera ha sido medida en las diferentes puntuaciones y con diver- ‘sos métodos de célculo, Los indices de estabilidad intema son muy elevados (superiores a 0,90), mien- tras que los datos referentes a la puntuacién B% (errores) son algo menores, como era de esperar dadas las caracteristicas de esta tltima escala de errores; esta estabilidad puede mejorar con una segunda aplicacién (retest), y en una serie de estu- dios con intervalos de hasta 40 meses la fiabilidad de Jas puntuaciones ha sido mejor. En cuanto a la validez, existe una amplio ngimero de investigaciones en las dreas clinica, psi- quitrica, escolar, vocacional ¢ industrial, asf como en el deporte y la conduccién de vehiculos, todo lo cual spoya las nuiltiples aplicaciones del 42, 1.4, REQUISITOS PROFESIONALES PARA SU APLICACION Bl d2 puede ser aplicado de forma individual o colectiva. Un auxiliar téenico con conocimientos del manual y suficiente experiencia puede ser capaz de aplicarlo, corregirlo y obtener sus pun- tuaciones. No obstante, ademés del conocimfento del manual, la interprotacién de los resultados requiere conocimientos de psicometria (flabilidad, validez, uso de los baremos, etc.). Los profesioniales de psicologia clinico, industrial o educativa pueden usar el d2 como una ayuda en Ja toma de sus deci- siones, y en tales casos es necesario que cuenten con experiencia en la aplicaci6n del instrumento. 1.5. DESARROLLO HISTORICO EL d2 se desarrollé en un centro dedicado ala seguridad en las minas, industrias y transportes (dentro de una comisién técnica de control en Essen, Alemania). Bl primer objetivo era conseguir un instrumento para evaluat Ia eficacia de los con- ductores. La atencién, concentracién y velocidad perceptiva parecian ser las variables més esencia- les para distinguir entre buenos y malos conducto- res (Lauer, 1955; Jenkins, 1956, 1961). En la misma época existian dos tipos de test de atencién y cor centracion. La primera categorfa, conocida como tests de concentracién, tenfa su otigen en los estu- dios de Ochm (1889, 1896); estos instrumentos contienen tareas més o menos simples de cdlculo mental. El d2 pertenece a la segunda categoria, denominada habitualmente como test de cancela- cién; este tipo de tests implica tareas de atencién ‘visual y velocidad perceptiva, En los comienzos, el psicélogo francés Bourdon (1895, 1902) desarroll6 algunos expert- mentos curlosos con pérrafos de libros. sobre eA ec mamiferos. Se pedia 2 los sujetos que tachasen unas determinadas letras del texto (p. ¢)., todas las a, i, ry 5), y los resultados mostraron notables dife- rencias entre los sujetos. En los afios siguientes este procedimiento fue wtilizado y modificado por mumerosos autores, EI manuat de tests mentales de Whipple de 1910 contiene varios de estos studios. Algunos, como Toulouse y Piéron (1910), utilizaron, ‘estimulos nuevos y desconocidos, en lugar de las més 0 menos reconocibles letras, con e] objetivo de obtener unos estimulos familiares por igual a todos los sujetos; no obsiante, este objetivo no se pudo aleanzar. Estos resultados apoyaron el uso de letras ‘© sitmbolos tradicionales, como los de una maquina de escribir, en los tests de cancelaciGn. El Test de cancelacién sin modelos de Meili (1956), empleado de manera habitual en los afios 60 para la selecciGn de conductores, utilizaba estos simbolos bien co- nocidos. Ese test de cancelacién de Meili, como otros métodos de su época presentaban determinados: problemas. Por ejemplo, era de aplicacién indivi- dual, no habfa plantillas de correcci6n (y, por tanto, consuriia mucho tiempo y era muy propenso a errores), no tenia baremos fiables, y, finalmente, Jas instrucciones eran muy complejas para exami- nandos con un bajo nivel de inteligencia. Esias consideraciones auriientaron e] interés en el desarrollo de otros tests de cancelacién que tuvieran algunas mejoras importantes: + Las instrucciones para comprender la tarea deberfan ser simples y fécilmente compren- sibles, + Dichas instrucciones se deberfan comprender y dominar con un solo ejemplo, * El sujeto deberia entender la tarea sin necest- ad de una préctica excesiva, + Laaplicacién deberfa poder hacerse individual © colectivamente. * El test deberfa contener un conjunto de seg- ‘mentos que posibilitaran a los sujetos mostrar su velocidad de trabajo y a los psiedlogos con- trolar la conducta del sujeto en el test. “ © Las caracteristicas del test (objetividad, fabili- dad y validez) deberian ser 6ptimas. + Se deberfan tener en cuenta unos criterios eco- némicos, esio e5, las exigencias de tiempo y ‘material a utilizar deberfan minimizarse. * Los baremos deberfan ser diferenciados y apo- yarse en muestras amplias, En el curso de los tres arfos de desarrollo det 2 fue posible cumplir estos requisitos en su pri mera edicién (1962), En la segunda de 1967 se ampli6 la muestra normativa, Desde entonces los numerosos estudios realizados con el test han defi- nido las posibilidades y aplicabilidad del test. En el apartado dedicado a la validez se resuntirén algu- nos de esos resultados. 1.6, AREAS PRINCIPALES DE APLICACION De acuerdo con el propésito original del 42, una de las principales dreas de aplicacién ha sido la evaluacién de conductores, especialmente por los servicios médicos y psicol6gicos de las comi- siones téenicas de control en Alemania y Suiza (Gubser y Spoerli, 1967, 1970; Spoerli, 1978). Sin ‘embargo, el desarrollo del test ha facilitado su aplicabilidad en otros campos ademés del de la, evaluacién de conductores. La figure 1.1 muestra una representaci6n grafica de las areas de inves- tigaci6n psicolégica en la que se ha utilizado et test d2. Figura 1.1, Publicaciones sobre el d2 en diferentes areas psicolégicas Educativa’ 12% did Farmacolégica Clinica 2, Test de Atencién Casi la mitad de las publicaciones (45,89) tie- ‘en como origen los problemas relacionados con la, Pricologia clinica, incluyendo en este apartado numerdsas investigaciones con una. finalidad de diagndstico diferencial o para evaluar laeficacia de Js terapias 0 rehabilitaciones. En las muestras clt- nicas aparecen sujetos clasificados como neuréti- c03, esquizofrénicos, depresivos, epilépticos, dis- funci6n cortical, dafio cerebral, seropositives, alco- hélicos, demencia senil (tipo Alzheimer) o presenil -ynifios con problemas de conducta o hiperactivos. El segundo mbito de aplicacién por su nime- ro de investigaciones publicadas es la Psicologia aplicada, incluyéndose en ésta la de tipo industrial, deportiva y de transportes (15,95). Otros tres cam- ‘pos (educativo, psicométrico y farmacolégico) acu- mulan un porcentaje similar de trabajos (12-19%). La literatura psicométrica experimental hace refe- rencia, solamente, a trabajos relacionados con la teorfa de test, por ejemplo, aspectos de test relati- vos a criterios, correlaciones con otras medias en muestras de poblaci6n normal, o apreciaciones cri- ticas del instrumento. El porcentaje menor de las investigaciones (1,5%) se ha dado en zplicaciones ambientales, forenses y temas similares. No obs- tante, estas clasificaciones son arbitrarias y pueden simplificar en exceso los contextos en los que se pueden aplicar Ios resultados del test en un émbito de psicodiagnéstico. 1.7. PREVALENCIA DE SU USO EI 2 ha sido ampliamente utilizado en ‘Buropa. Como puede verse en la figura 1.2, la parte fundamental de la investigacién proviene de los pafses de lengua alemana: Repdblica Federal de Alemania (67,0%), Austria (17,6%), la antigua Repitblica Democritiea de Alemania (14,5%) y Suiza (84%). La figura 1.2 no incluye las publica clones en pafses no europeos, como Brasil, pats en €l que se edit el test en 1990. Figura 1.2, Publicaciones de investigacién del test en paises europeos Suiza Otros 8% RFA Las encuestas han mostrado que el d2 en uno de los tests mas utillzados en psicologfa aplicada en los paises europeos. Por ejemplo, Brambring (1983) estudié la frecuencia con que los tests ¥ otros ins- trumentos psicolégicos se utilizaron en los proce- sos de seleccién en el afio 1977, La encuesta mostr6 ‘que el 54,4% (87 de las 68 organizaciones privadas incluidas) utilizaban el 42, Considerando el niirme- ro total de los exémenes registrados (41.115), Brambring estim6 que la frecuencia relativa del 42 era del 31,2%, mayor que la de cualquier otro test, Brambring obtuvo similares resultados en un estudio sobre el uso de los tests por los psieélogos cen las oficinas de empleo del departamento federal de trabajo de los BE.UU. El d2 fue aplicado 56,000 ‘veces sobre un total de 177.000 tests en 1977, con ‘una frecuencia relativa del 31,6%, Las encuestas de Brambring solamente consi- deraban un Area de aplieacion, los procesos de seleccidn y la psicologia industrial. Por otro lado, Schorr (1995) realiz6 una serie de entrevistas a una muestra aleatotia de miembros de la asociacién 0 colegio alemdn de psicélogos, los cuales represen. tan una amplia muestra de los psicdlogos que traba- Jan en labores diagnésticas en Alemania. 98 de las 613 personas entrevistadas indicaron que el d2 esta- ‘MANUAL ba entre Ios cinco tests comerciales que més utiliza- ban. BI d2 ocup6 el tercer lugar entre los tests més utilizados después del Inventario de personalidad de Friburgo y la adaptacion alemana del Weschler Bellevue de inteligencia para adultos; ademés, el d2 era el tinico test de atencién mencionado en la encuesta. Por tanto, el test puede ser considerado como el instrumento estdndar para la medida de la atencién y la concentracion en Alemania, 1.8. MATERIAL PARA LA APLICACION Ademés del presente manual (con las bases teéricas, la justificacion estadistica y las tablas necesarias para la conversién de las puntuaciones directas en puntuaciones transformadas), es nece- sario el siguiente material: * un ejemplar autocorregible; contiene los ele- mentos y facilita la correccién y obtencion dé Jas puntuaciones, o bien * un hoja de correccién mecanizada, para su uso con lectoras épticas y con un proceso + ademés, es conveniente disponer de un cron6. ‘metro para el examinador y de un lépiz 0 bolf- grafo para que el sujeto anote sus datos y las respuestas. El ejemplar autocorregible est formado por dos hojas pegadas por los bordes, Cuando el sujeto anota sus datos y va mareando sus respuestas, la segunda de las hojas registra una copia de dichas anotaciones. Al terminar la aplicacién, se pueden despegar ambas hojas; la primera es desechable y en la segunda se encuentran las instrucciones y forma de obtener las puntuaciones, tal como se indica en el capitulo siguiente. En estudios piloto realizados en la adaptacién espafiola se ha encontrado que las puntuaciones directas obtenidas con el ejemplar autocorregible y con ia hoja de correccién mecanizada no son com- pletamente equiparables. Esto es, Jas puntuaciones obtenidas por un sujeto que respondiera en el ejem- plar y en a hoja de correccién mecanizada serian diferentes. Los estudios parecen indicar que res- ponder en la hoja de correccién mecanizada requie- re un promedio mayor de tiempo para marcar una respuesta (rellenar completamente frente a marear linea vertical en el ejemplar). Por este motivo los baremos son especificos al ejermplar o a la hoja de correccién mecanizada, CV ee 2, NORMAS DE APLICACION, CORRECCION Y PUNTUACION 2.1, INSTRUCCIONES GENERALES Las normas basicas para la aplicacién de los tests psicoldgicos son apropiadas también a este test: una habitacién suficientemnente iuminada sin refiejos que puedan molestar, una temperatura célida pero no rmolesta, una mesa amplia para extender los materia- Jes y un ambiente libre de miidos molestos. Conviene recordar que se desconecten los teléfonos méviles. No es necesario aplicar el test 2 una hora determinada del dfa, dado que no se han encontra- do efectos circadianos significativos, Sin embargo, se recomienda hacerlo al comtienzo de la investiga cin para posibilitar una nueva aplicaciénsise con- siderase ttl, Antes de comenzar el test es necesario recor dar a las personas que necesiten gafas que las wtili- ‘cen durante el examen. Si una persona tiene pro- lemas significativos de vision o es analfabeta no se le debe aplicar el test d2. 2.2, INSTRUCCIONES ESPECIFICAS PARA LA APLICACION A NINOS Al comienzo de la sesién, como es usual, son ‘uy convenientes unas palabras de saludo e intro- duceién al examen para lograr un buen cima. A continuacién se reparten los lapieeros y se conti- mia diciendo: Me gustarta ver hasta qué punto sois capaces de concentraros en tuna tarea, Os voy a entregar un impreso como éste (MOS- TRAR EL EJBUPLAR).... Anotad en la parte superior vuestros datos: Nombre y apellidos (SI PROCEDE), sevo, etc. Cuando acabéis, debéis dejar a un lado el lapicero y prestar- ‘me atencién. Voy a explicarios cudl va a ser ‘ouestra tarea, __ Se reparten los ejeraplates autocorregibles (0 de correccién mecanizada®, dependiendo del tipo de tratamiento que va a tener la aplicacién), dején- dolos sobre las mesas con la portada o anverso hacla arriba y se concede tiempo suficiente para _que anoten los datos de identificacién que se consi- deren necesarios. Una vez anotados dichos datos, se contintia diciendo: Alguenes ya hatbrén comenzado a leer to que esta escrito en la hoja. Esta prueba esun lest de atencion y puede que os haydis pre- guntado qué significa d2. Es bastante sim- ple, Voy a leer en voz alta las instrucciones ‘ara que todos entiendan ta tarea a reaticar uy puedan hacer un poco de préctica. Se comienzan a leer las instrucciones impresas y si fuera necesario se utilizaré el encerado piza- ra para explicar Ja tarea. Conviene indicar que para,marcar la respuestas basta con hacer una raya vertical sobre la d. Hay que dejar tiempo suficiente para que todos practiquen en la “Linea de entrena- iento” que hay en la pégina de instrucciones. Si fuéra necesario se repiten las instrucciones para que todos comprendan que van a trabajar con ta linea de ojercicios hasta que el examinador iga ;CAMBIO\, y pasar en ese momento a trabajar en la linea siguiente. Es bastante siti involucrar a los sujetos en la correccién de los elementos de esa linea de entre- namiento, para comprobar las letras que han tacha- do, Se puede afiadir lo siguiente: gHabéis marcado todas esas letras? Si alguien se ha equivocado en alguna letras puetle tachar esa leira con wna segunda ‘raya, para indicar que quiere corregir to que esté mal eTenéis alguna pregunta’ Por favor, no voludis todavia la haja, dejad los lapiceros ‘y eseuchadme con atencién. Tenéis que trabajar con rapidex, pero ‘sin cometer errores. Os recuerdo que para contestar basta con cruzar la @ con una @ Brel caso de correceisn mecanizeda se deborin seguir las instrucciones sobre a forma de contestar que aparecen en la propia hoja de _ lectus éptien VAR eee cot ‘raya vertical, y si queréis cambiar una res- Puesta debéis anotar una segunda raya para que se vea que queréis tachar el error. Ahora podéis dar todos la nueltg a la hajas jacedio (PAUSA), colocadla para empezar a trabajar en ta fita n° 1, tomad et lapicero Ys. {COMENZAD! En este momento se pone el cronémetro en marcha y cuando pasen 20 segundos se dice: Atencin jCAMBIO!, pasad a la linea 2, "MANUAL Se repite este proceso con todas las lineas, indicando el nimero de linea con el que tienen que comenzar hasta legar ala n® 14, y al final de los 20 segundos concedidos para la linea se.dice: Atenci6n...JBASTAI. Deja et lapicero so- bre la meso, dad ia wuelta a la hoja y dejadla sobre la mesa. La prueba ha. terminado. En ese momento se recoge el material, y, sino se aplican otras pruebas, se da por terminada Ta sesi6n de examen. 2.3, MODIFICACIONES DE LAS INSTRUCCIONES DEL TEST Las anteriores instrucciones para la aplicacién estandarizada consideran 20 segundos para cada linea. del test. Esto hace posible su aplicaci6n a un amplio rango de personas con diferentes edades y dotacién en la variable a medi. Este tiempo esté optimizado para adecuarse a los niveles més bajos de esa dotacién. Los baremos A a A.11 han sido elaborados a partir de aplicaciones realizadas con el elemplar autocorregible y estas instrucciones estan. dar de aplicacién (20 segundos por fila). Si bien se recomienda Ja aplicacién esténdar en la mayoria de Jas circunstancias, es posible realizar algunas modi- ficaciones en la aplicacién del test. A continuacién ‘se presentan dos versiones de la aplicacién, Version A Consiste en disminuir a 15 segundos el tiempo Mite para cada linea de trabajo. Se mantienen la curva de trabajo y la tasa de variaci6n. Este incre- mento de la presién al disminuir el tiempo de apli- cacidn puede afectar a la precision en los sujetos menos eficaces. Esto Se traduciria en un mayor nuimero de omisiones (0) y una mayor probabili- dad del sindrome de omisién (SO). Esta forma de aplicacién es eficaz para evitar el efecto techo del test y se puede utilizar con suje- tos que estén situados muy por encima de la media (. @, atletas de competicién cuyo nivel de concen- tracién es superior al de la mayoria). Otra aplica- cidn de esta version puede surgir euando se necesi- ta un retest, En ambos casos se pone de manifiesto a capacidad del test de discriminar entre los suje- tos de alta capacidad. Pero se recuerda que ya no ‘son validos los baremos construidos con un tiempo de 20 segundos para cada linea de trabajo y en la adaptacién espaficla no se han elaborado bareraos para esta versin de las instrucciones, Version B Esta versién consiste en no utilizar un tiem- po limite para cada linea y conceder un tiempo global de 7 minutos (dato que no se debe mencio- nar en las instrucciones introductorias). Gomo en la version A, esta forma de aplicacién reduce el efecto tacho del test. Sin embargo, en este caso, al reducir la presién de unos tiempos cortos se puede producir un incremento de la precisiGn, lo cual se traduce en un menor mimero de errores de omisién (0). Ademés, no es posible establecer Ja curva de trabajo ni la tasa de variacién, Io cual es una desventaja en una aplicacién clinica del 2, La tasa de variacién tiene una fiabilidad rds aja y no resulta itil en casos de poblacién nor- mal, pero puede utilizarse en el psicodiagnéstico diferencial tal como lo ha mostrado un estudio con pacientes psiquidtricos (Rauchfleisch, 1983) © con adolescentes con conductas de riesgo ser, 1987) Es muy importante hacer notar que en el ‘presente manual existen baremos elaborados a partir de unas aplicaciones esténdar (con 20 segundos en cada linea) y un baremo con los datos de unas aplicaciones con un tiempo global de 7 minutos. El baremo que existe para esta versiGn B de las instrucciones (baremo A.12) fue elaborado a partir de un proceso de aplicacién colectiva con hoja de correccién mecanizada. Dado que esta versién de jas instracciones es ms apropiada para aplicaciones colectiva en las que se suele utilizar la hoja de correccién meca- nizada (ahorro de tiempo en la correeci6n, gene- racién automética de perfiles...), en la adapta- cién espafiola no se crearon baremos para esta versi6n B de instrucciones con el ejemplar auto- ‘ecorregible. MANUAL 2.4, RESUMEN DE LAS INSTRUCCIONES, Las partes fundamentales de las mismas alt den a los sigulentes aspectos: : + informacién sobre el propésito del test: la medida de la eapacidad de concentracién (esto se aplica a todas las versiones); © una explicacisn clara de la tarea: marcar cada, Tetra d que tenga dos rayas repartidas en cual- quier posicién (esto se aplica a todas las ver- siones); © verificacién de Ja comprensién de Ja tarea, por Ios sujetos con Ia ayuda de la linea de prictica (esto se aplica a todas las ver siones); . © la indicacién de que cada 20 segundos so aré una orden para empezar inmediatamen- te en la linea siguiente (esto solamente es necesario en Ia versién estandar; en la ver- sién A el limite del tiempo es de 15 segun- dos y se concede un tiempo global en la version B); y * Ja instruccién de “trabajen tan répidamente como les sea posible sin cometer errores” se aplica a todas las versiones. 2.5. CORRECCION Y PUNTUACION Los ejemplares autocorregibles del 42 estén diseftados de modo que faciliten y agilicen la correc- cién y obtencién de las puntuaciones a los profesio- ales. Altemativamente, TEA Ediciones ofrece a los profesionales el servicio de correccién mecanizada ‘que permite realizar automaticamente todo el pro- ‘ceso de correceisn de modo que el profesional reci- ba directamente las puntuaciones directas y trans- formades de cada variable. Este servicio, que puede resultartitil en aquellos casos en los que se evaliie grandes cantidades de sujetos, exige la utilizacion de unas hojas especiales, por lo que el profesional interesado deberé consultar a TEA Ediciones antes de realizar la aplicacién del a2. Cuando se emplean ejemplares autocorregi- bles, la correcci6n de ta prueba se realiza del siguiente modo. En primer lugar conviene compro- bar que se han anotado todos los datos que se soll- citan en la cabecera del anverso del ejemplar. A continuacion se deben separar las dos hojas del ejemplar; sin embargo, antes de hacer esto y dese- char la primera pagina es importante comprobar ‘que las marcas se han copiado de forma nitida y en Jos lugares correspondientes de la pagina de copia del efemplar, sin que hayan quedado desplazados. El diserio de esta pagina de copia facilita el recuen- to de las marcas: cuando estas aparecen dentro de Jos recuadros blaneos, indican que se ha marcado el simbolo correcto; en cambio, aquellas marcas que se sittien fuera de los recuadros indicarén que se han marcado sfmbolos incorrectos. Una vez separadas ambas piginas se procederé a obtener Jas puntuaciones de la forma que se describe a con- finuacign. En la figura 6.1 del manual aparece un ejemplo de correceién de un caso real de Ia riues- tra de adaptaci6n espafiola. 1. TR. Hay que obtener esta puntuacién en cada linea del ejemplar y anotarla en la primera casilla (bajo la sigla TR) del margen derecho. Con la ayuda de la regleta numérica impresa sobre Ia pri- mera fila de elementos (con los mimeros 1 247), se determina la posicién de la titima marca realizada en esta primera linea, y ese ntimero se registra en Ja casilla TR del margen derecho. EI proceso se repite con las 14 lineas de elementos. Una vez ano- tados los L4 niimeros se calcula la suma y se anota en la casilla situada al pie de esta columna, Bsta es una medida de la velocidad de procesamiento y cantidad de trabajo realizado. 2. TA 0 total de aciertos. Esta puntuacién es el fiero de marcas que se hati hecho dentro de los recuadros en blanco (42) en cada una de las 14 filas y las cantidades obtenidas se anotan en las ccasillas de la segunda colurmna del margen derecho del ejerplar, bajo lasigla TA. Una vez anotados los 4 ntimeros se calcula la suma y se anota en la cast Ta situada al pie de esta columna. Esta es unamedi- da de la precision del procesamiento. 8. Errores (O, Cy totales). Se refieren solo alos cometidos hasta la ttitima marea hecha en cada fila de elementos: + Enlacolumna Ose anota el ntimero de errores por omisién, es decir los recuadros que apare- cen en blanco hasta Ja tltima marca hecha, ‘porque el sujeto no detect que habia una d lo Vae eared) con dos rayas. :Atencién!, es importante no contar los recuadros en blanco existentes des- pués de la tiltima marca hecha, pues el sujeto no tuvo tiempo de intentar es03 elementos en Jos 20 segundos concedidos para la linea; su rimero se anota en la tercera columna y en la base se registra la suma do los 14 valores ano- taddos en esa columna. * Bn la columna C (errores por comisién) se anota el ntimero de marcas hechas fuera de los recuatiros, es decir el namero de elementos no relevantes que fueron seftalados hasta la tlti- ‘ma marca hecha. Una vez anotados los 14 valo- res, se obtiene la suma y se registra en la casilla. de la base. Esta es una medida de Ja precisién del procesamiento y del control inhibitorio. * La suma de ambas purituaciones (0+C) se anota en la casilla situada a la derecha de las dos anteriores. 4. TOT. Este total se caleula y anota en el margen {inferior del ejemplar, ala inquierda, Sehhan incluido casillas para anotar los valores totales de TR, Oy C obtenidos en los pasos 1 y 3, y se calcula el valor TOT=TR-(O+6), cuyo resultado se anota en la pri- mera casilla 5. CON. Ala derecha de las casillas anteriores hay espacios para obtener esta puntuacién de concen- tracién. Se trata de realizar la operacion CON=TA-C, a partir de los totales TA y C de las 14 filas, previamente calculados y anotados en Ja base de las columnas finales del margen derecho. 6. VAR. Este indice de variacién o fluctuacién en ‘el modo de trabajar del sujeto en las 14 filas de ele- mentos se obtiene y calcula en las siguientes casi- las-de la base del ejemplar. La operacién VAR=(TR+)~(TR-) exige examinar la colurmna TR del margen derecho y decidir cuél ha sido el TR mayor y el TR menor en esa columna y anotarlos en las casillas para hacer la resta de ambos valores. 7. A continuacion deberd consultarse el baremo que se considere oportuno al caso para anotar la Puntuaci6n percentil que corresponde a cada una de las variables. En el capitulo 6 de este manual aparece més informacién sobre este paso. 8. Curva de trabajo. Es un perfil grifico que puede ilustrar la productividad del sujeto en la eje- cucién del test, Se trata de trazar una linea que- brada que una las iltimas mareas hechas por el sujeto en cada una de las 14 lineas de trabajo, de modo que el resultado parece un perfil vertical de los valores TR, con sus crestas y valles. Con otra finalidad especial, se podria trazar el perfil o curva de los valores TA; en este caso habré que hacer una sofial (teniendo en cuenta la regleta numérica exis- tente sobre la primera fila y debajo de la dltima fila de elementos), a la altura de cada una de las TA anotadas en el margen derecho y unir los 14 pun- tos. También podrfa hacerse con los valores CON de cada fila de trabajo, calculando la diferencia entre los valores TA y C de cada fila de trabajo y marodndolo con una sefial especial antes de unir con Iineas rectas los 14 valores CON. Este perfil suele ser mds recto que los anteriores, pues se eli- ‘mina la influencia de los errores de comisi6n, Vee Este capftulo recoge los principales resultados encontrados en los estudios de las caracteristicas psicométricas (fabilidad y validez) del d2 realizados ‘con anterioridad a la adaptaci6n espafiola. Por tanto, STUDIOS ORIGINALES se resumen los indices observados tanto en las inwes- tigaciones con muestras alemanas como norteamert- ccanas, las que constituyen el cuerpo principal de las, citas bibliogréficas incluidas al final ce este manual 3.1, CORRELACIONES ENTRE LAS PUNTUACIONES La tabla 3.1 muestra el grado de relacién entre algunas de las puntuaciones directas del test en diferentes estudio. Sobre la diagonal de asteriscos se ofrecen los indices promedio (a través de la'2' de Fisher) de toda la literatura existente hasta 1088, y ‘debajo de la diagonal Ios obtenidos en una muestra de 506 estudiantes universitarios norteamericanos (edad media de 20,7 afios, 90% varones y 74% de raza caueésica). Todos los indices vienen expreso- dos en centésimes (sin el cero ni la coma deci- males); cuando el indice no es estadisticamente significative al nivel de confianza del 5% se ha impreso “ns” y estén en cursiva aquellos obtenidos mediante la correlacién ordinal de Spearman. ‘Tabla 3.1. Relaciones entre las puntuaciones ee eae TOT 6 . 4 ns. ns ns, CON nR 9 aa ns cI ns E ns 32 65 EE on ns E% ns. 42 T2 9 id 7 VAR 7 AT $2 34 38 i Como puede observarse en Jos promedios pre- sentados en la mitad superior derecha de la tabla 3.1, las dos puntuaciones de tipo general (TOT ¥ CON) estén muy relacionadas (con una media de 0,94); su relaeién con otra de esas medidas genera- les (TR) s6lo es ligeramente inferior. Como era de esperar, la relacién entre las medidas absolutas y lag relativas de los errores (E y BY) son muy altas. Las dos medidas de los aspectos cualitativos (E% y VAR) presentan una relacién moderada, y BX ‘muestra una relacién negativa con el indice de con- ‘entracién (CON), En la mitad inferior de la tabla, la muestra norteamericana (Zillmer y Hong, 1998) presenta un esquema bastante similar al observado en.el pérrafo anterior. (oAa eee atari) En la tabla 8.2 los indices han sido obtenidos ‘en dos muestras de nifios norteamericanos de clase media, y estén basados en puntuaciones tipicas ‘2’ En la mitad superior derecha el grupo estaba for- mado por 64 nifios normales de 7 12 afios (edad media de 10,1 afios, 52% varones y 96% de raza cau- césica), y en la mitad inferior se encuentran los resultados de una muestra de 40 nifios hiperactivos de 7 a 12 afios (edad media de 9,8 afios, 80% varo- nes y 08% de raza caucésica). Los indices resultan- tes Son muy similares a los presentados en la tabla 8.1, y se aproximan a los de los estudiantes univer- sitarios norteamericanos, lo cual apoya la idea de ‘una estabilidad de los resultados en distintas cuttu- rras y grupos clinicos. 3.2, FIABILIDAD La consistencia intema es una de las medidas principales de la fiabilidad y se refiere a la equi- valencia entre partes del test. Entre los procedi- mientos empleados esta el de las dos mitades: correlacién entre la primera y segunda mita- des del test o entre las puntuaciones obtenidas en las lineas o filas pares ¢ impares de los elementos, y corregida con la formula de Spearman-Brown © el método Guttman para estimar la fiabilidad del total del test, Ademés, se ha emplesdo la formula 20 de Kuder-Richardson (KR-20) en algunos casos. Los resultados se encuentran en Ja tabla 3.3. La tabla 8.3 también incluye los {ndices de fiabilidad en dos muestras norteamericanas (EE.UU,), una con 506 estudiantes universitarios y otra con 54 nifios de 7 a 12 afios de edad; en ambos casos se aplicé el coeficiente alfa (c:) de Cronbach. El conjunto de los datos presenta indices bastante elevados, sobre todo en TR y CON, similares a los observados en muestras europeas, con lo que parece obviarse el sesgo cultural. En Ja mayorfa de los éstudios las puntuaciones del 2 son muy Sables (r > 0,90), independientemen- te del estadistico empleado; incluso en las muestras especiales los indices se encuentran entre 0,70 y 0,80. La estabilidad ha sido medida mediante ‘el tetstretest y sus resultados estén en la tabla 3.4 con el mismo esquema que en Ja tabla 33; los intervalos han variado entre 5 horas y 40 meses y, como era de ‘esperar, los resultados obtenidos en adultos perma- necen estables durante mis tiempo que los de los nifios y adolescentes. Para interpretar los indices bajos obtenidos Por los niffios y adolescentes con conducta desviada con un retest a los 11 meses, no conviene tratarlos como falta de fiabilidad; los resultados pueden deberse mas bien a una intervencién o tratamiento psicolégico durante ese intervalo, Considerando esta probable raz6n, las medidas tales como TR, TOTy CON cumplen bien los criterios de fiabilidad, mientras que E, E% y VAR resultan menos estabies en el tiempo y son més valiosas para el diagnéstico que para el pronéstico. (© Baiste un acuerdo general de que los métodos de ls dos mitades de extimacién dela fabildad se deben aplicar solamente aos tests de otenca, pero el des un tes de rapidez dividido on 14 partes paralels con tempo limitado, El uso de este enfague en #1 &2 reduce les ‘roblemas espectficos al de los tests de rapdex (Anastasty Drake, 1054; Guilford, 1966; Cronbach y Warringian, 1951).