Вы находитесь на странице: 1из 13

Trucos para concentrarse mejor a

la hora estudiar
Los exámenes están a la vuelta de la esquina y no convierte despistarse a la
hora de hincar los codos
Redacción 16.05.2015 | 13:50

Conoce los mejores trucos para memorizar. Getty Images

Aplicaciones para optimizar el tiempo de estudio


 Técnicas de estudio rápido (Android). Incluye técnicas para
estudiar de forma más eficiente y en menos tiempo. Ofrece claves
sobre la motivación y automotivación, lugar de estudio y tiempo
de estudio, atención y concentración.
 Aprende a estudiar (Android). Enseña a leer y comprender más
fácilmente, así como a separar las ideas principales de las
secundarias.
 Brainscape (IOS). Con esta aplicación aprenderás a gestionar y optimizar tu tiempo de estudio y conocimiento, tanto
si te estás preparando para un examen o estudiando idiomas.
 Plus Trucos para estudiar (IOS). Te permite crear apuntes y guardarlos por disciplinas, trucos para memorizar,
pautas para mejorar la disciplina y podrás realizar esquemas con etiquetas y gráficos.
 Técnicas de estudio (Windows y Windows Phone). Pautas para lograr una mejor planificación, mayor motivación,
atención y memoria. Contiene vídeos.
 Power Planner (Windows y Windows Phone). Planificador de tareas con iconos, recordatorios, calificaciones y
sincronización.

Con los exámenes a la vuelta de la esquina, es bueno recordar a los estudiantes la importancia de
concentrarse para sacar el máximo provecho de las horas de estudio. Cabe recordar que la
concentración es clave no solo para estudiar, sino también para lograr el éxito en muchas fases de nuestra
vida. A continuación te proponemos una serie de consejos que te ayudarán a concentrarte mejor.

1- Dormir bien

Para conseguir una correcta concentración es fundamental conciliar sin dificultad el sueño y que éste sea
reparador, es decir, que por la mañana nos encontremos frescos y despiertos. Si los nervios afloran y
tenemos dificultades para dormir, podemos hacer uso de la valeriana, que nos ayudará a relajarnos. No
conviene estudiar de madrugada, porque cuesta más memorizar y recordar lo aprendido.

2- Descansar cada poco tiempo


Es imposible mantener la concentración en el estudio durante más de una hora. Por eso hay que hacer
descansos periódicos, salir a dar un paseo para despejarnos y si es en un entorno natural, como un parque
o un bosque, mejor. Diversos estudios han confirmado que la naturaleza ayuda a reducir la fatiga
atencional.

3- Eliminar elementos que nos distraigan

El móvil, la televisión, el ordenador? son elementos que nos rodean y que distraen nuestra atención. A la
hora de estudiar es recomendable tener un entorno libre de distractores. También es importante controlar
la temperatura del lugar de estudio, procurando que esté aireado, y ante todo buscar la comodidad (usar
una buena silla).

4- No mezclar asignaturas

Haz un plan de trabajo. Procura no estudiar al mismo tiempo o en un corto periodo dos asignaturas
completamente diferentes (por ejemplo, matemáticas y literatura). Divide tus horas de estudio por
temáticas, lo que favorecerá el proceso de atención.

5- Entrena tu mente

Nuestras capacidades cognitivas están ahí y debemos entrenarlas para que la mente este rápida y activa.
Para mejorar la capacidad mental donde quiera que estés, existen aplicaciones como 'Brain Trainer
Special', o el famoso Sudoku, o videojuegos como 'Brain Training' de Nintendo. Unos 20 minutos al día
de entrenamiento mental es suficiente.

6- No dejes todo para el final

Muchos estudiantes tienen la costumbre de estudiar el día antes del examen y pegarse la gran paliza. Es
aconsejable eliminar esta práctica. Divide el estudio y las materias en días o semanas. Tener todo
planificado un mes antes facilitará la concentración.

7- Controla tus pensamientos

Decirnos a nosotros mismos frases como 'vuelve a estudiar' o 'no te distraigas' cuando perdemos la
concentración, nos ayudarán a parar de pensar en lo que nos distrae y a centrarnos en el contenido de lo
que estamos estudiando.
8- Haz ejercicio

Corre, vete al gimnasio, juega un partido de fútbol o baloncesto. Recuerda la famosa cita 'mens sana in
corpore sano'. El ejercicio físico también entrena nuestra mente y mejora nuestra capacidad cognitiva.

9- Usa colores en los textos

¿Quién no ha usado los rotuladores fluorescentes para destacar lo importante de los libros? Separar los
datos clave evitará que nos agobiemos con tanta información y facilitará la memorización.

10- Los videojuegos también ayudan

Un estudio de la Universidad de Rochester, en Nueva York, puso de manifiesto que quienes jugaban a
videojuegos de acción tenían mayor atención selectiva visual y eran capaces de responder a más
estímulos. Asimismo, estas personas usaban mejor sus recursos atencionales.

Cómo concentrarse para estudiar


2 partes:Lo que debes hacerLo que no debes hacer

Estudiar para algún examen o prueba puede ser muy difícil y estresante. De hecho, para muchas
personas es difícil concentrarse en la actividad que intentan realizar. Sin embargo, hay algunas cosas
sencillas que puedes hacer para poder concentrarte en el estudio, tales como encontrar un lugar
tranquilo para estudiar y evitar escuchar música.
Parte 1
Lo que debes hacer

1 Encuentra el ambiente apropiado para estudiar. Tu habitación o el salón de clases no siempre son los

mejores lugares. Encuentra un lugar agradable, silencioso, con una silla cómoda, como la sala de estar, de
preferencia sin una televisión, computadora o teléfono celular al alcance.

 La biblioteca suele ser un buen lugar para estudiar porque es silenciosa. Tal vez la oficina de tu papá pueda ser
otro lugar que puedes usar, ya que es silenciosa y te ofrece pocas distracciones.

2 Reúne los materiales antes de empezar a estudiar. No te levantes a traer lápices, resaltadores o reglas

a mitad de tu estudio. En ocasiones esto puede distraerte bastante, así que prepara todo lo que necesites.
3 Encuentra a un compañero de estudio. Elige a alguien que sea sensato y enfocado como tú lo eres en

esta actividad. No necesariamente tienes que escoger a tu mejor amigo, ya que ambos pueden arruinar su
concentración al platicar sobre otras cosas. Tener un compañero de estudio puede ser una excelente idea, ya
que ambos pueden dar diferentes ideas y ver las cosas desde diferentes perspectivas.

 Para algunas personas, tener un compañero de estudio puede generar distracción. Esto es probable si eres
una persona extrovertida, lo que significa que si te gusta pasar tiempo y conversar con otras personas, estudiar
con una tal vez no sea la mejor opción para ti. Si eres una persona introvertida (es decir, si eres una persona
callada y tímida), un compañero de estudio puede ser de gran ayuda. No obstante, si te reúnes con una persona
muy extrovertida, lo más probable es que trate de hablarte mientras tratas de estudiar.
 Escoge a alguien que sea más inteligente que tú. Suena obvio decirlo, pero muchas personas olvidan este
punto. Tu objetivo es aprender, así que escoge a un compañero que sea inteligente, dedicado y que no le
moleste enseñarle a otra persona. Tus sesiones de estudio mejoraran bastante.

4 Reúne algunos bocadillos. No ingieras bebidas energéticas o café, porque tarde o temprano decaerás.

Las barras de granola, fruta y agua son mejores porque son simples y efectivas en la liberación de carbohidratos.

5 Toma pequeños descansos. Después de 45 minutos de estudio, tómate 10 minutos para descansar y

hacer algo diferente. Trata de volver al estudio luego de este descanso y evita que se prolongue más allá de los
20 minutos.

 Planea tus descansos con la ayuda de alarmas. Si tus descansos son planeados, es menos probable que los
omitas y, más importante aún, es menos probable que “accidentalmente” descanses más de lo necesario.
 ¿Por qué tomar descansos? Tu cerebro necesita recargarse luego de procesar tanta información. En algunos
casos, tomar un descanso y caminar un poco mejora la memoria para recordar y pone a prueba a tu memoria
sobre algunos temas.[1]

6 Motívate. Si has repasado lo suficiente y te has preparado para el examen, lo harás bien. Disfruta del

examen mientras lo realices. No creas que el examen es demasiado complejo, sino más bien considéralo un
desafío para tu aprendizaje.

 Fíjate una meta, incluso si es un poco realista. Esfuérzate para hacerlo mejor de lo que tú consideras, y quien
sabe, tal vez te sorprendas a ti mismo.
 Motívate con una recompensa. Esto requiere de un poco de auto control, así que pídele a alguien con posición
autoritaria que te ayude si necesitas ayuda. Date una recompensa si has estudiado lo suficiente, te sientes
preparado y realizas un buen examen.
 Recuérdate la razón por la que estudiar es importante. Eso es diferente para cada persona. Tal vez te importe
tener una calificación perfecta. Tal vez te importe el contenido del examen. Tal vez hayas hecho una apuesta
con tu papá y no puedes soportar perder. Por cualquiera que sea la razón, recuerda la razón por que estás
trabajando duro y no olvides que vale la pena.

7 Siéntate y estudia. Tienes todo lo que necesitas justo frente a ti y no debes postergarlo. Solo eres tú y tu

material de estudio. Bueno, ¿qué estas esperando?

 Usa tarjetas didácticas y apuntes para tu beneficio. Las tarjetas son útiles para algunas personas, ya que
contienen información importante en un espacio reducido. Úsalas si crees que son útiles para ti. Sácalas de
forma secuencial u ordénalas de acuerdo a un esquema diferente si quieres darle algún sentido.
 Asegúrate de utilizar herramientas nemotécnicas. Estas son una herramienta de memorización. Toma
información importante y conviértela en una canción o colócala en forma de acrónimo (recuerda VIBGYOR?)
para ayudarte a recordar cuando intentes recordar.
 Asegúrate de aprender la información más importante primero, luego sigue con el resto. Estudia para
comprender los conceptos antes de irte por las ramas. Esto te dará un conocimiento básico de comprensión
para luego profundizarlo.
Parte 2
Lo que no debes hacer

1 No entrés en pánico. Cuando entras en pánico cometes errores, así que mantén la calma. Si haz planeado

muy bien tu repaso, no tienes por qué entrar en pánico cuando llegue el momento de realizar el examen. Respira
profundo y piensa “Yo puedo hacerlo” y tranquilízate.

2 Minimiza el uso de la computadora. Especialmente el internet. Aprendes más cuando escribas las cosas

tú mismo. Evita usar tu celular, ya que a cada momento estarás respondiendo mensajes y te distraerás.

 Evita el internet si crees que estarás tentado de usarlo. Apaga la computadora o pídele a un amigo que lo haga.
Básicamente, asegúrate de no perder el tiempo en el internet cuando debes estudiar.

3 No escuches música, a menos que te ayude a estudiar. Algunas personas necesitan escuchar música

para poder estudiar, pero trata de no darle nada más a tu cerebro mientras estás estudiando. Una distracción
más, incluso si es música relajante, es otra cosa que tu cerebro debe procesar además de la información que
está aprendiendo.

4 Mantente dentro del tema. En ocasiones, nos salimos del tema. Esto puede ser porque la información que

debemos estudiar es aburrida, a veces porque la información no es estimulante. Por la razón que sea, espera
hasta que hayas estudiado lo suficiente para explorar otros temas.
 Siempre hazte la siguiente pregunta: ¿Qué tan probable es que esta información esté en el examen? Si en
verdad estás concentrado, podrás hacer un análisis de la información que es más probable que se incluya en
el examen, dándole mayor prioridad a esta información.

5 No te desanimes. Estudiar para un examen puede ser desalentador, especialmente al principio. Toma las

cosas poco a poco y no te preocupes por aprender todo perfectamente al principio. Recuerda, estas aquí
para aprender, no eres un experto en la materia. Trata de tener una visión general si tienes problemas para
comprender algún concepto. Esto hará que entiendas los detalles más fácilmente.

Consejos
 Duerme bien y elabora tus horarios. Saber que puedes tener un descanso después de una hora o tal vez dos
puede motivarte a esforzarte. Trabajar duro hará que el tiempo parezca ir más rápido.

 No pienses en cosas negativas. Piensa en lo felices que todos estarán con tus resultados.

 Siempre estudia en una habitación tranquila.

 ¡Nunca sumas en el pánico! En lugar de eso, enfócate en el siguiente paso que está frente a ti y completa esa
tarea. Luego da el próximo paso. Piensa de manera positiva y mantén la determinación por sacar una buena
calificación.

 Ingiere comida saludable para tu cerebro; esto ayudará a tu concentración.

 Toma notas. Lee un párrafo y escribe la información importante que hayas entendido. Esto te ayudará a mejorar
tu memoria.

 Estudiar en una habitación cerrada mejorará tu productividad y eliminará las distracciones.

 No te preocupes demasiado. Si sientes pánico mientras estudias, respira profundamente, lee los apuntes, y
trata de procesar y entender la información.

 Intenta pensar en la felicidad de tus padres gracias a tus buenos resultados.

 Fija un horario para estudiar y deja un espacio para cada materia (por ejemplo, Matemática a las 6:30, Inglés a
las 7:30, etc.).

Advertencias
 No dejes tu repaso para último minuto. Planea con anticipación. Solo recuerda que mientras más rápido
empieces, menos estrés sentirás. Siempre haz tu repaso cuando llegues de la escuela todos los días. Revisa
todo poco a poco.

Cómo ser el mejor estudiante de tu clase


3 métodos:Sacarle el máximo provecho a tu aprendizajeSer una buena personaHacer feliz a tu profesor
¿Quieres impresionar a tu profesor? Tal vez simplemente quieres aprovechar al máximo tu año
escolar. Sea cual sea tu motivo para ser el mejor estudiante en tu clase, hay un par de maneras
diferentes que puedes seguir para mejorar. Ser un gran estudiante es algo más que pasar de grado,
también es ser una buena persona y mostrarle a tu profesor que te tomas en serio su clase.
Método 1
Sacarle el máximo provecho a tu aprendizaje

1
Prepara tu cerebro y tu cuerpo para aprender. ¡Aprenderás mejor y te irá bien en tu escuela si tu cuerpo está
listo para aprender! Hay muchas cosas que puedes hacer para preparar tu cuerpo. Intenta:

 Duerme lo necesario. Necesitarás la cantidad correcta de sueño para tu cuerpo si quieres que tu cerebro
funcione al 100%. Debes sentirte alerta la mayor parte del día. Si te das cuenta de que necesitas cerrar tus ojos
en el almuerzo, no estás durmiendo lo suficiente. Para la mayoría de personas, 8 horas de sueño son suficientes.
 Tu cuerpo no puede funcionar bien si lo único que comes es comida chatarra, como papas fritas, dulces y
hamburguesas. Si quieres ser el mejor estudiante, come tus verduras (como el brócoli), algunas frutas y
proteínas magras (como el pollo y el pescado).
 Bebe mucha agua. Tu cerebro necesita agua para funcionar bien. De hecho, todo tu cuerpo necesitas agua
para funcionar bien. Bebe varios vasos de agua al día, pero ten en cuenta que algunas personas necesitan más
agua que otras. Si tu orina es de color oscuro, necesitas más agua.

2 Aprende de una manera que funcione para ti. Todo el mundo aprende mejor de diferentes maneras; esto

se llama “estilo de aprendizaje”.[1] Encuentra una manera que se adapte a tu estilo y trata de aprender de esa
manera tanto como puedas. Tendrás más control sobre esto cuando estudies en casa, pero también puedes
hablar con tu profesor para que cambie la manera en que enseña sus clases e incluya más variedades de estilos
para los diferentes estudiantes.

 Por ejemplo, ¿te has dado cuenta de que es realmente fácil para ti recordar gráficos o imágenes? Esto significa
que eres un estudiante visual, lo cual quiere decir que puedes usar más imágenes y fotos con el fin de aprender.
Un ejemplo de esto sería dibujar un gráfico para memorizar las partes del discurso.
 De repente te has dado cuenta de que puedes estudiar con mayor facilidad cuando escuchas música a bajo
volumen o que no puedes recordar lo que tu profesor escribió en la pizarra pero puedes “escuchar” en tu cabeza
lo que dijo, como si estuviera en la misma habitación en ese momento. Esto significa que eres un estudiante
auditivo, lo cual quiere decir que aprendes mejor con sonidos. Un ejemplo sería grabar a tu profesor cuando
está hablando para que puedas escucharlo mientras haces tu tarea o estudias.
 Quizás te das cuenta de que durante una clase, te sientes con ganas de prestar atención, pero realmente
necesitas ponerte de pie o moverte. Tal vez caminas por tu habitación mientras estudias. Esto significa que eres
un estudiante kinestésico, lo cual quiere decir que aprendes mejor cuando haces cosas con tu cuerpo. Trata de
jugar con un trozo de plastilina en la mano mientras que tu profesor habla.

3 Presta atención. Lo mejor que puedes hacer para mejorar tus calificaciones y aprender mucho es prestar

atención cuando tu profesor esté hablando. Si te distraes, te perderás información importante y te será más
difícil entender lo que escuchas o tendrás dificultades para estudiar después.

 Si tienes problemas para mantener la concentración cuando tu profesor está hablando, trata de sentarte en la
parte de adelante y participar más en la clase. Levanta tu mano y haz preguntas cuando no entiendas algo o
cuando tu profesor diga algo interesante y quieres saber más al respecto.

4 Aprende a tomar notas. Tomar notas puedes ser una habilidad difícil de aprender (por lo menos para

hacerlo bien), pero te ayudará mucho para que puedas aprender y estudiar, lo que significa que tus calificaciones
generales y los resultados de tus exámenes mejorarán. Solo recuerda, no tienes que escribir todo lo que tu
profesor dice, simplemente tienes que escribir las cosas más importantes y las cosas que sabes que te serán
difícil recordar.

 Si no sabes cómo tomar notas, haz clic aquí para tener algo de ayuda de wikiHow

5 Haz tu tarea a tiempo y bien. Incluso si no tienes muy buenas calificaciones en tu tarea, el simple hecho
de hacerla a tiempo te ayudará a mantener tus calificaciones generales tan altas como sea posible. Más allá de
eso, haz tu mejor esfuerzo para hacer tu tarea bien. Probablemente tu profesor sea capaz de asignarte un tutor
o incluso de ayudarte.

 Programa el tiempo suficiente para realmente terminar tu tarea. Esto significa ver menos televisión o pasar
menos tiempo con tus amigos, pero valdrá la pena al final.
 Estar en un buen ambiente para hacer tu tarea realmente te ayudará a terminarla más rápido. Ve a un lugar
tranquilo donde no tengas ningún tipo de distracciones. Si puedes ir a una biblioteca, ¡excelente! Si no puedes
salir de casa y las personas con las que vives son ruidosas, intenta en tu baño.

6 Busca maneras adicionales de aprender. Aprender cosas que no están incluidas en tus clases te puede

ayudar a entender la información, ya que sabrás más al respecto y también podrás impresionar a tu profesor.
Buscar información de una manera que siga tus intereses también te puede ayudar a mantenerte concentrado
en clase. Busca más maneras de aprender acerca de los temas que estudias y te darás cuenta de que la escuela
es mucho más interesante de lo que pensabas. Además, ¡tendrás más éxito!

 Por ejemplo, si estás estudiando la historia de América, puedes ver documentales en línea para aprender aún
más sobre la época que te están enseñando.
 Puedes aprender sobre un tema usando los libros de tu biblioteca local, pero también puedes aprender mucho
en Internet. Si bien Wikipedia no siempre tiene la razón, por lo general es bastante correcta. También puedes
buscar documentales y ver videos educativos en YouTube, como los programas populares Crash Course y
TedTalks.
 Aprende cuando la escuela haya terminado. Sigue aprendiendo durante el verano y los fines de semana y
empieza a prepararte para el próximo año escolar tan pronto como sea posible echándole un vistazo a tu plan
de estudios. En cuanto al verano, el simple hecho de revisar la información que ya has aprendido por solo dos
o tres horas tres o cuatro veces durante el verano, te puede garantizar estar listo cuando comience el año
escolar.

7 Estudia con anticipación. Una de las maneras más eficaces para sacar las mejores calificaciones en las

pruebas es empezar a estudiar y prepararte tan pronto como sea posible. Definitivamente no lo pospongas
hasta la noche anterior. Mientras más difícil sea la prueba, más pronto deberás empezar a estudiar. Dos o tres
semanas es por lo general un buen punto de partida.

Método 2
Ser una buena persona

1 Haz que la gente se sienta bien, no mal. Ser un buen estudiante es algo más que obtener buenas

calificaciones. También debes esforzarte para ser una buena persona. No querrás ser un bully, ¡eso no te
favorece en nada para ser el mejor estudiante! Concéntrate en hacer que la gente se sienta bien haciéndoles
cumplidos y diciéndoles que hacen un buen trabajo. No seas malo con las personas y te burles de ellas o les
digas cosas hirientes.

2 Sé servicial con todos. Sé una buena persona ayudando a los demás cuando puedas. Si sabes cómo

hacer algo o tienes una manera más sencilla de hacerlo, muéstrales cómo. No trates de parecer más inteligente
o mejor, simplemente sé agradable y amable. También puedes hacer cosas sencillas pero serviciales, como
abrir una puerta para alguien o ayudarle a llevar algo pesado.

 Por ejemplo, si alguien no asistió a la escuela por unos días, ofrécele tu ayuda para que se ponga al día y
préstale tus cuadernos.

3 Sé respetuoso con las personas, incluso cuando son malas. Aun cuando alguien sea malo contigo,
debes ser respetuoso. No le grites o lo lastimes físicamente. No lo insultes o te pongas delante de él en la cola
solo para fastidiarlo. Simplemente ignóralo o trátalo como lo harías con cualquier otra persona.

 Sé respetuoso con las personas al no interrumpirlas y dándoles la oportunidad de hablar si desean hacerlo.
Respeta sus opiniones y no te preocupes si tienen una manera de pensar un poco diferente a la tuya. También
debes dejar que las personas sean ellas mismas y no hacerlas sentir mal por ser únicas o diferentes.
4 Mantén la calma. Cuando estés en clase, mantente lo más calmado posible. No te pasees por el salón de

clase y perturbes a los demás. También debes tratar de no estresarte cuando la escuela se ponga difícil. Esto
es malo para ti y es posible que perjudiques a otras personas.

 Ayúdate a calmarte respirando profundamente. Recuérdate a ti mismo que todo va a estar bien. ¡Eres lo
suficientemente fuerte como para hacerlo!
 Evita preocuparte por tener calificaciones perfectas. Las calificaciones perfectas en realidad solo importan el
último año de la escuela secundaria y más adelante cuando estés en la universidad (si planeas seguir estudios
superiores). Por el contrario, solo concéntrate en aprender el curso tan bien como puedas y no te preocupes
acerca de los números o las letras con las que tu profesor te califica. ¡Entender el tema es más importante que
cualquier nota!

5 Haz que las cosas sean divertidas para todos. Trata de ayudarles a los demás a que se diviertan. Sé

entusiasta y positivo cuando estés en clase. Este entusiasmo para aprender hará que todos se sientan bien con
respecto al aprendizaje. Incluso podrías hacer que algunas personas muestren su entusiasmo cuando
normalmente no dejarían que otras personas lo vean.

 Por ejemplo, es probable que aprendas sobre los planetas en tu clase de ciencias. Encuentra una imagen
impactante de tu planeta favorito y muéstrasela a tus demás compañeros. Luego, desafíalos a que encuentren
una imagen igual de impactante de su planeta favorito.

6 ¡Sé tú mismo! Lo más importante es ser tú mismo. No puedes ser la mejor versión de ti si finges ser otra

persona. Haz las cosas que te hagan feliz. Comparte las cosas que amas. Hazte amigos de las personas que
te entiendan y te hagan sentir bien contigo mismo. No te preocupes por lo que los demás piensan. La verdad
es que en un par de años, ni siquiera recordarás la inicial de sus nombres. Si esas personas piensan que no
eres una persona genial ahora, no te va a importar cinco o seis años después. Lo que sí te va a importar es lo
infeliz que eres por no haber hecho las cosas que te hacían feliz.

Método 3
Hacer feliz a tu profesor

1
Sé respetuoso. Si quieres hacer feliz a tu profesor, ser respetuoso es realmente la mejor manera de empezar.
Sobre todo si los demás estudiantes son irrespetuosos, podrás sobresalir y convertirte rápidamente en tu
favorito. Puedes hacer cosas como:

 No causes problemas. No pases notas, no hables con tus amigos, no hagas bromas y tampoco te muevas
demasiado mientras tu profesor está hablando.
 Sé puntual (o incluso llega antes) y definitivamente no faltes a tu clase.
 Cuando estés hablando con él, sé cortés. Refiérete a él como “señor” (o “señorita”, si es una dama) y usa
palabras como “por favor” y “gracias”. Sé serio cuando utilices estas palabras y no dejes que sientan que te
estás burlando por hablarles así.

2 Haz preguntas. A los profesores les gusta cuando sus estudiantes hacen preguntas. Hay algunas razones

para esto. En primer lugar, les dice que están prestando atención. Segundo, les muestra que piensan que son
interesantes y que están disfrutando el tema (incluso si no lo están). Tercero, los hace sentir inteligente y útiles.
¡A todo el mundo les gusta sentirse inteligente y útil! Hazle preguntas cuando las tengas y te darás cuenta de
que cada vez le caerás mejor a tu profesor.

 Por ejemplo, si tu profesor está hablando sobre química y la constante de Avogadro, pregúntale cómo
memorizarte ese número.
 Sin embargo, como advertencia, trata de no hacer pregúntales inútiles. No querrás hacer una pregunta solo
para tener algo qué preguntar. Con el tiempo, esto le molestará a tu profesor y pensará que lo estás haciendo
solo para recibir atención.

3 Pide ayuda. Tal vez creas que pedirle ayuda a tu profesor hará que se enoje porque te hace parecer tonto.

Esto no puede estar más lejos de la verdad. Pedir ayuda en realidad te hace ver inteligente y hará feliz a tu
profesor. Cuando haces preguntas, tu profesor sabe que te esforzarás y entenderás mucho mejor lo que está
enseñando. Estará orgulloso de ti por tomar la iniciativa de pedir la ayuda que sabes que necesitas.

 Por ejemplo, si hay un examen de matemáticas en un par de semanas y sabes que no entendiste cómo dividir
las fracciones con exactitud, pregúntale a tu profesor si puede repasar las instrucciones contigo una vez más y
hacer dos o tres problemas hasta que lo entiendas.
 Di algo como “Sr. Green, tengo dificultades con la tarea. Por alguna razón, el caso genitivo es realmente difícil
para mí. ¿Usted cree que podríamos reunirnos después de la escuela o durante el almuerzo para que me lo
pueda explicar de una manera diferente?”.

4 Sé un estudiante útil. Sé un estudiante que no solo se mantenga alejado de los problemas, sino que
también haga del salón de clases un lugar más agradable. Esto se trata de algo más que comenzar peleas y
discusiones (aunque tampoco debes hacer ninguna de esas cosas). Esto también se trata de ser una persona
que ayude a resolver problemas cada vez que surjan. Por ejemplo:

 Recuérdales a los demás (sin tener una actitud mandona o grosera) que deben respetar las reglas del salón de
clases.
 Si surge una pelea, acércate inmediatamente al profesor, suaviza la pelea o haz lo que sea apropiado para la
situación.
 Ayuda a tu profesor con tareas tales como repartir documentos, materiales, sacar copias, apoyar a algún
estudiante con una pregunta o lo que sea apropiado.
 Ayuda a tus compañeros de clase que tengan problemas. Si un compañero está evidentemente molesto, intenta
ayudarlo. Ábrele la puerta a un profesor para que pase, y no difundas rumores aun cuando el chisme sea
interesante.

5 Mantente al tanto de tu desempeño. Haz tu tarea a tiempo, consigue guías de estudio y pide ayuda al

menos dos semanas antes de tu examen (y no tres o dos días antes). Toma notas. Cuando tu profesor te vea
esforzándote, incluso si no eres el estudiante más listo o no tengas las mejores calificaciones en los exámenes,
le caerás mejor.

Consejos
 Recuerda, estás haciendo esto por ti mismo; no por tu maestro o cualquier otra persona.

 Incluso si no sabes una respuesta en un examen, trata de responderla recordando todo lo que puedas de lo que
has estudiado. También puedes ver las demás preguntas en el examen, ¡algunas veces una pregunta responde
otra!

 Cuando estudies, escribe notas y repásalas en la mañana antes del examen varias veces hasta que se te
queden grabadas.

 Cuando llegues a casa, repasa lo que aprendiste en clase. Esto te ayudará a entender mejor los temas que
viste y a revisar los detalles importantes.

 Si es posible, repasa las clases una noche antes. Esto te permitirá centrarte en los detalles durante la clase y
también te dará más cosas para aportar.

 No seas tímido. Cuando los profesores te hagan una pregunta, aprovecha la oportunidad y responde con
confianza, incluso si no estás seguro de que sea la respuesta correcta. El profesor se dará cuenta de tu
confianza en ti mismo y por lo tanto estarás más cerca de ser una de los mejores estudiantes.

 Mantén la calma durante los exámenes. Estar nervioso puede hacerte olvidar las clases que has repasado.
Reza a Dios, descansa y toma un desayuno saludable antes de asistir a cualquier examen. ¡Buena suerte!

 Ignora a las personas que te llaman nerd o esnob. No son nada más que bullies celosos que creen que son
geniales.
 Trata de repasar los principales puntos que aprendiste en clase inmediatamente después de que termine. Te
ayudará a recordarlos por un buen tiempo.

 No guardes tus ideas para ti mismo, ¡compártelas con tus compañeros!

Advertencias
 Sé paciente, tus no calificaciones no cambiarán de la noche a la mañana.
 No te abrumes con el trabajo.
 Date cuenta de que muchos profesores le prestan atención a lo mucho que te esfuerzas y a las respuestas que
das.

Cosas que necesitarás


 papeles

 lapiceros o lápices

 una regla

 un transportador

 herramientas especiales y otros materiales

Похожие интересы