You are on page 1of 9

UNIVERSIDAD NACIONAL DE INGENIERÍA

FACULTAD DE INGENIERÍA AMBIENTAL


Escuela de Ingeniería Sanitaria
CURSO : ANÁLISIS DE REDES Y FUENTES DE AGUA

CÓDIGO DEL CURSO : SA-235 K

TEMA : GESTIÓN EFICIENTE DEL SISTEMA DE ABASTECIMIENTO

URBANO DE AGUA POTABLE.

ESTUDIANTES :

- AGUINAGA CESPEDES, ALICIA YESENIA 20092669D


- ALVINO GRANADOS, KATHERINE JHOANA 20092688I
- RAMON GAMBOA, KARINA YANET 20092664B

PROFESOR : ING. YURI MARCO SANCHEZ MERLO

FECHA : 24 DE JUNIO DEL 2015


GESTION EFICIENTE EN UN SISTEMA DE DISTRIBUCIÓN DE AGUA POTABLE

1. Introducción:

Un sistema de distribución de agua potable atiende a una población y las actividades que esta
desarrolla, esta población demanda una prestación con cierta calidad de servicio. La operación
eficiente de un sistema de agua es aquella que me permita una calidad de servicio con un consumo
reducido de recursos, de igual forma una planificación eficiente se ocupara de realiza las
estimaciones y predicciones precisas y realizar todas las acciones necesarias con las condiciones
suficiente para mantener operativo el sistema en los niveles deseados de eficiencia. Por tanto es
importante determinar la eficiencia de un sistema de abastecimiento para así poder reducir las
pérdidas de agua y mejorar la calidad de servicio percibida por el usuario. La sectorización permitirá
la aplicación eficaz y eficiente de las técnicas para la reducción de pérdidas, así como la elaboración
de un balance de suministros y consumos permitirá el cálculo de las pérdidas reales y aparentes.
También es importante la gestión de la infraestructura y todas las características del escenario en el
que se desenvuelve el sistema de abastecimiento de agua.

2. Objetivos :
- Conocer la eficiencia en la operación y planificación.
- Conocer los indicadores de eficiencia más empleados en la gestión del agua.
- Ver la importancia de la operación, planificación y la calidad de servicio prestado.

3. Contenido:

3.1. Objeto de la Operación y la Planificación eficientes:

El objetivo de un sistema de distribución es abastecer a la población con la calidad


comprometida, con las condiciones de servicio establecidas y el caudal demandado en cada
momento, con ello se obtiene los parámetros de diseño que permite el diseño de la
infraestructura y un conjunto de sistemas de soporte y operación.
La operación eficiente incluye el control y optimización de soluciones de
aseguramiento del suministro (permite el mejor aprovechamiento de los recursos existente,
nuevos y su reutilización)

La eficiencia en el servicio de abastecimiento es la capacidad de conseguir la misma


eficacia y calidad de servicio, consumiendo menos recursos y orientando los
esfuerzos económicos hacia un mayor rendimiento.

Es difícil de la demás, la disponibilidad de los recursos, disposición tipológica y el


tamaño de la red de infraestructuras de caracterizar la eficiencia de un sistema ya que
depende de varios factores como las condiciones sociales y ambientales. Para poder
caracterizar la eficiencia de la operación de un sistema de agua es necesario utilizar un
conjunto de indicadores de eficiencia para que homogenice el sistema que se quiere
evaluar.
3.2. El sistema Urbano de agua: Recurso, Demanda e Infraestructura.
Para obtener una operación eficiente el sistema de abastecimiento trata de
gestionar un recurso escaso que es el agua para satisfacer la demanda de la población el
cual es llevada desde la fuente hasta la población mediante infraestructuras con una
adecuada operación.

3.2.1. Los recursos , sus usos y destinos


En lo que respecta al recurso agua, y aun asumiendo que cierto nivel de pérdidas es
inevitable, se debe asegurar que las pérdidas son aceptables técnica y socialmente.
Se trata de averiguar cuánto se pierde y dónde se pierde. Saber además el porqué de las
pérdidas ayudará a diseñar herramientas para atajarlas o paliar sus consecuencias
Se llama pérdidas de agua a todo el volumen que no llega a usuarios finales, fin último del
servicio de abastecimiento.
- pérdidas aparentes: volúmenes de agua que son empleados con algún fin o
beneficio, lícito o no, conocido o no.
- pérdidas reales: volúmenes que de hecho salieron del sistema de abastecimiento
sin ningún objeto o utilidad
La suma de las pérdidas reales más las aparentes debe determina el volumen de agua no
controlada.

Los conceptos a considerar en las pérdidas reales son:


- Pérdidas en roturas reparadas
- Fugas y roturas ocultas
Los conceptos a considerar en las pérdidas aparentes son:
- Rendimiento en ETAP
- Agua no medida y no facturada
- Limpieza de tuberías nuevas
- Purgas
- Conexiones ilegales y fraudes
- Errores de medida en contadores
Otros conceptos que necesitan consideración particular en cada sistema de abastecimiento:
- Agua facturada no medida
- Agua facturada a terceros en roturas registradas:

3.2.2. Las demandas actuales y futuras


La satisfacción de la demanda es el último objeto de la operación, para ello se
cuenta con una red de infraestructura y una adecuada operación. Es importante conocer la
demanda para así poder realizar una adecuada programación para la operación. Se debe
considerar para el estudio:

- Uso del agua: domestico, industrial, comercial, social, riego u otros usos.
- Estacionalidad de la demanda
- Calidad del agua demandada
La demanda de diseño condiciona las dimensiones de la infraestructura e influye en
la planificación.
3.2.3. La infraestructura como medio para el servicio.
Las labores de mantenimiento continuo asegurarán que la red está operativa en condiciones
de eficacia suficiente. Este mantenimiento no sólo incluye las labores de reparación de
averías, sino actuaciones programadas de comprobación del estado de los elementos que
componen la red.
Un plan de renovación considera la disminución en el número de roturas y la menor afección
que supondrá a los usuarios abastecidos.
La experiencia indica que las tuberías con edades superiores a 25 años fallan con una tasa
de roturas de al menos unas 7 veces superior a las de reciente instalación (con variaciones
dependiendo de los materiales y las condiciones de implantación).

3.3. El sistema de indicadores de eficiencia

3.3.1. Indicadores para el diagnóstico y toma de decisiones:


Los siguientes indicadores dan una orientación a las acciones que se tendrán que
realizar una eficiente operación.

 Volumen de pérdidas reales de agua: medida en m3/acometida.día – m3/sistema.año –


m3/km.día.
 Volumen de agua no facturada: expresado en m3/año o en % entregado al sistema
 Número de roturas en la red: expresado en número de incidencias por longitud de red
y en un periodo determinado rot_totales/km.año.

3.3.2. El balance de suministros y consumos


Es de una utilidad relevante para la determinación de los planes de mejora de la
eficiencia, pues determina qué destinos del agua entregada al sistema no están siendo
aprovechados.

Nota.-

El cálculo de las pérdidas reales en fugas y roturas ocultas se realiza por diferencia entre
conceptos de entrega de agua y suma de destinos conocidos. Esto es, todo lo que sabemos
dónde o en qué se consume, lo consideramos perdido

Los indicadores basados en los porcentajes de volúmenes respecto a totales entregados son
de dudosa objetividad, luego se deben tratar con cierta cautela.

La calidad de los indicadores de eficiencia recaerá en la incertidumbre de los cálculos y


estimaciones de los conceptos que componen el balance suministro y consumos.

3.3.3. El caudal como fuente de información

El estudio del caudal entregado a la red en las horas de mínimo consumo (2:00-5:00am) de
usuarios ofrece el caudal mínimo nocturno neto perdido en fugas en el sector. La siguiente
expresión

Qmín bruto-qcons-qriego=Qmín neto


El estudio de los caudales nocturnos ofrece además la evaluación sobre los resultados de
las acciones emprendidas contra las pérdidas, y permite un sistema de monitorización de
sectores para la detección precoz de fugas a través de los cambios de tendencias de los
mismos.

3.4. La sectorización como base para la operación y planificación eficiente

3.4.1. La sectorización del sistema de abastecimiento

La sectorización consiste en la compartimentación de la red de distribución en áreas


aisladas y controladas hidráulicamente de forma permanente. El control sectorizado de
caudales será posible en ámbitos reducidos o preparados al efecto, con dimensiones
adecuadas y provistas de un elemento de medida del agua suministrada capaz de registrar
los consumos nocturnos. Una operación eficiente sobre un sistema sectorizado incluirá
siempre un control de estabilidad en las fronteras hidráulicas del sector, y una
caracterización de los elementos significativos de la red y los consumos que se producen en
su interior.

3.4.2. Fiabilidad de los datos y de la información


Según la naturaleza de la información, la utilidad de la misma dependerá especialmente de
su continuidad, de su precisión, de la ubicación de la fuente de los datos, etc.
En un sistema urbano de abastecimiento sectorizado, será relevante en cada sector:

 En la definición del área de aplicación


 En la medida del caudal entregado
 En la medida de los consumos individuales internos
 En la caracterización de la red

El análisis de la fiabilidad de cada de estos aspectos dará lugar a un índice de fiabilidad del
sector en un periodo determinado, que validará o descalificará el valor calculado para los
indicadores de eficiencia que dependan de los datos en cuestión.

3.5. La operación eficiente

En cuanto a pérdidas reales, hay dos caminos para la mejora: que no se produzcan fugas de
agua, o que las producidas pierdan menos cantidad.
Para la mejora de eficiencia en relación al agua no controlada, no cabe más que los trabajos
de control y mejor registro de las entregas de agua para todos los usos

El óptimo de eficiencia en un sistema lo marcará:


 Límite para extractar recursos: Ambiental y sostenibilidad, e inversión.
 Límite para reducir demandas: Tecnología y aceptación social e inversión

Las acciones estarán siempre limitadas por la capacidad económica temporal, y por la
disponibilidad tecnológica para abordarlas. Por cada tecnología empleada se obtendrá el
costo por recuperación de cada volumen [€ gastado / m3 recuperado] en diferentes
condiciones y ámbitos.
3.5.1. Gestión de presiones.
Consiste en reducir la presión de suministro, mediante la modulación en cabecera de
sectores, de forma estática o dinámica, consiguiendo reducir el caudal en las fugas ocultas,
evitar la aparición de muchas de las roturas que se producirían con la presión libre, alargar
la vida útil de la infraestructura y una reducción de las variaciones de presión propias de los
cambios de flujo producidas por la demanda.

La gestión de presiones consiste en adecuar la presión disponible para los usuarios a la


verdadera necesidad de los mismos que se implantará sobre una red sectorizada y
controlada, preferiblemente instrumentada para su mejor control y seguimiento de
incidencias en el periodo crítico de implantación.

3.5.2. Reducción del tiempo de pérdidas de agua


Un sistema de alarmas basado en indicadores “en tiempo real” ayudará a la asignación de
recursos con la mínima pérdida de tiempo para la detección, localización y reparación de las
averías o incidencias. Normalmente se basarán en medidas fiables de caudal, tanto en
periodo nocturno como diurno. Es una actividad típicamente basada en la escucha de los
ruidos producidos por los escapes de caudal. La localización precisa se realizará en todo caso
mediante aparatos especializados (correladores y geófonos).

La mejora en la eficiencia debe focalizar esfuerzos en la reducción del tiempo de pérdida a


caudales de rotura abierta. Esto se conseguirá mediante la correcta gestión de las brigadas
disponibles, para lo que resultan de gran ayuda los sistemas de registro de avisos e
incidencias integrados tipo cliente - servidor.

Resulta muy indicado trabajar sobre las causas que producen dichas pérdidas. Entran así la
tecnología de gestión de presiones y la solución definitiva de la renovación de red. Se
evaluará su conveniencia para cada caso.

3.5.3. El nivel económico de fugas


Es determinante saber hasta qué punto es eficiente la aplicación de esfuerzos en reducir
fugas. El nivel económico de fugas: siempre que recuperar un metro cúbico salga más barato
que producirlo, será rentable invertir en la reducción de fugas y roturas.

El nivel socio-ambiental de fugas:La determinación de este nivel corresponde a las instancias


políticas del gestor, y normalmente no se fijará mediante parámetros de rendimiento de las
acciones a emprender, sino con volumen de actividad y “presencia” esperadas.

3.5.4. Reducción del agua no controlada.


Se ha señalado la importancia del indicador de agua no controlada. Se muestran algunas
acciones orientadas a la mejora de este capítulo.

Controlar los usos comunes de exterior: riego de áreas verdes y baldeos de calles
Sustitución de contadores: dependiendo del estado y edad de los contadores, y
comprobado un mal funcionamiento que lo justifique
Programar y normalizar limpiezas de tuberías en servicio y de nueva instalación: los
trabajos de purga y de limpieza de tuberías por nueva instalación o por sustitución de
tramos en reparaciones de rotura.
El uso de RIESGO como un parámetro clave para la toma de decisiones Calidad fiable de Servicio

Evaluación de riesgos

Sobre la base de CUATRO PILARES


• Los registros de monitoreo
• Clientes quejas registros
• Registros de contingencia
• Evaluación de Riesgo teórico

AMENAZAS CONSECUENCIAS
Las sequías Flujos frente a los activos Agua Disponible
insuficientemente
La escasez Transitorios , Discontinuidad del suministro de
Operaciones agua
explosiones Calidad de contingencia La presión no adecuada
Demandas inesperados evaluación de riesgos Inadecuada calidad potable

4. La planificación eficiente
Conjunto de actividades que determinarán, la disposición de ofertar el nivel de servicio
comprometido con los ciudadanos.

La planificación es eficiente siempre que optimice el rendimiento de las inversiones, basándose en


una priorización de necesidades. Por ello es necesario planificar en función de horizontes y de
escenarios definidos a partir de la disponibilidad de recursos, y de demandas a atender.

4.1. Identificación de necesidades

Es importante en el proceso de planificación, también inlcuye la detección de infraestructuras


nuevas necesarias, o la modificación de las existentes

Estas necesidades se priorizarán en función del riesgo con respecto al escenario no deseado de
desabastecimiento o pérdida de la calidad del servicio en el área a la que sirve la infraestructura.

Una priorización útil podría representarse en 3 niveles:


- 1º Calidad del servicio: Continuidad del abastecimiento y calidad el agua
- 2º Aseguramiento de la continuidad estratégica
- 3º Mejora de garantía de continuidad estratégica

Se señalan escenarios de referencia para el análisis, y los horizontes temporales (corto -5 años-,
medio -10 años-, largo -15 años-).

El análisis de necesidades termina en un predimensionamiento, que nos proporcionara un valor de


la inversión consecuente y un plazo para su ejecución.

4.2. Planificación de actuaciones


Se identifican las actuaciones a corto, medio y largo plazo permitirá la planificación de inversiones
consecuente. Si existe un límite presupuestario, se cubrirá el presupuesto disponible según las
prioridades asignadas.
IMPORTANTE:
La fecha de activación de las tramitaciones para las obras de actuaciones individuales (o conjuntas
cuando sea necesario por su naturaleza) será tal que permita su puesta en marcha en el horizonte
oportuno para cubrir las necesidades.
El diseño y dimensionamiento de las actuaciones atenderá a las demandas a satisfacer durante su
vida útil.

Las actuaciones se dimensionarán para atender a las demandas totales de acuerdo a la vida útil. En
los casos en los que por su naturaleza sea posible el diseño o dimensionamiento modular, se anotará
en la planificación de inversiones en qué horizontes se deben cubrir qué necesidades.
Normalmente, para un sistema de abastecimiento urbano, se contemplarán al menos las
actuaciones:

Construcción de nuevas infraestructuras para la captación de agua


Actualización o ampliación de infraestructuras de captación
Nueva construcción o actualización de ETAP (estación de tratamiento de agua potable).
Nueva construcción o actualización de instalaciones de bombeo
Nueva construcción o actualización de líneas de transporte y aducción
Nueva construcción o actualización de depósitos
Renovación de redes de distribución

5. Herramientas para la eficiencia


Tienen la capacidad de interconectar información, produciendo una ganancia adicional,
particularmente útil en la gestión eficiente del recurso y de la infraestructura.

5.1. Sistema Comercial informatizado


Base de datos de clientes, con registro de su ubicación, tipo de uso, caracterización de las
propiedades a las que representa (número y tipo de viviendas), consumos históricos, contador con
el que se realizan las lecturas. Se relaciona con el punto de acometida georreferenciado en el
Sistema de Información Geográfico corporativo.

5.2. Sistema de registro de avisos y de resolución de incidencias

Para el cálculo de los indicadores relacionados con el número de roturas registradas, se necesitará
lógicamente un registro de reparaciones realizadas en red. Lo ideal es disponer de registros que
incluyan información sobre las actuaciones realizadas (fecha, hora de inspección, hora de
restablecimiento del servicio). Con esto se puede evaluar el número de reparaciones en cada
tipología de elemento en la red (tubería, válvula, otros elementos, acometida, conjunto de medida
del consumo), también los tiempos de reacción del servicio de reparaciones, el tiempo de pérdida,
y los perjuicios percibidos por los usuarios.

5.3. Sistema de información geográfica (SIG)

Base de datos georreferenciada, que incluye las infraestructuras de un sistema de abastecimiento


urbano, y datos como entorno urbano y medio ambiente.
El GIS está dotado de habilidades espaciales para manejo de la información, tales como “inclusión”,
“intersección”, “proximidad” y otras, para el cálculo de indicadores a nivel sector.
La información de los elementos de red incluirá tipo de elemento, material, y dimensiones (longitud,
capacidad, diámetro, etc.), fecha de instalación, estado de operación del elemento (cerrado /
abierto; en carga, etc.).
El GIS enlaza el resto de bases de datos y sistemas, convirtiéndose muchas veces en la vía de
conexión entre sistemas comerciales y los servicios de explotación y mantenimiento de la red.

5.4. Sistema de planificación de utilización de recursos

Dependiendo de la complejidad del sistema, se cuenta con sistemas informatizados de ayuda a la


toma de decisiones para el uso del recurso. Esto se refiere a decidir que depósitos se usaran en las
áreas en cada momento, qué ETAP sirven a qué capacidad para el llenado de los depósitos
seleccionados, etc.

5.6. Modelos hidráulicos matemáticos del sistema estratégico de infraestructuras

Los modelos hidráulicos son reproducciones digitales del sistema de abastecimiento. La


manejabilidad del modelo aconseja operarlo a nivel estratégico de forma diferenciada a los modelos
de detalle. Este modelo estratégico será de utilidad únicamente cuando la complejidad del sistema
lo aconseje. En estos casos, la red está representada en sus infraestructuras captación, de transporte
y aducción, de almacenamiento, y de demanda a nivel agrupado de consumidores.

La utilidad del modelo hidráulico estratégico se manifiesta en las labores de detección de


necesidades para la planificación eficiente, y la determinación de las actuaciones que les dan
respuesta. Se simulan las demandas presentes y futuras en los horizontes y escenarios de trabajos
convenientes, y se planifican actuaciones que garanticen los niveles de servicio requeridos.

En el mejor supuesto, el modelo hidráulico matemático utiliza información de infraestructuras


registradas en el SIG corporativo.

5.7. Modelos hidráulicos matemáticos de detalle

El modelo de detalle (red se representa con todos sus detalles hasta nivel acometida) se aprecia en
la simulación de las operaciones de válvulas, de situaciones temporales por incidencias en la red, de
análisis de proyectos y obras, y otros. Destaca particularmente la simulación de las consecuencias
de los cierres de ámbitos por la implantación de las condiciones de la sectorización, y más en
particular, por la simulación de la influencia de la gestión de presiones en los casos considerados.
En el mejor supuesto, también los modelos hidráulicos matemáticos de detalle utiliza información
de infraestructuras registradas en el SIG corporativo.