Вы находитесь на странице: 1из 5

2.

La ópera en Italia
2.1. Generalidades
En Italia los cambios de la ópera en los inicios del siglo XIX son menos claros
porque se continúa una ya rica tradición operística. Por ello, el romanticismo entra más
lentamente, gradualmente (nunca alcanza el mismo grado que en Francia y Alemania) y
la distinción entre ópera seria y bufa se mantiene aún por un tiempo.
El fundador de la ópera seria italiana del siglo XIX fue Johan Simon Mayr (1763-1845),
alemán de nacimiento, pero como su predecesor Hasse, vivió la mayor parte de su vida
en Italia. A partir de él pudo promover algunos cambios de los citados antes.

2.2. Tránsito de la ópera del siglo XVIII al XIX: Rossini


Giocachino Rossini (1792-1868), fue el principal compositor italiano de
comienzos del siglo XIX. Entre los 18 y 30 años de edad estrenó en Italia 32 óperas y
dos oratorios, además de 12 cantatas, 2 sinfonías y algunas obras instrumentales. Su
primer éxito lo alcanza con su ópera seria Trancredi, (dos actos) 1813, luego le
seguirán Otello, 1816, y La donna del lago, 1819.
La ópera cómica congeniaba con Rossini y muchas de sus obras suenan tan
frescas en la actualidad como cuando fueron escritas. Destacan: La escalera de seda
(1812), La Italiana en Argel (1813), La cenicienta (1817) y La urraca ladrona (1817).
Su obra maestra es El barbero de Sevilla (1816).
Sus características estilísticas son:
 Oberturas animadas y vibrantes, con solos de instrumentos de madera,
especialmente el clarinete y ritmos muy impulsivos.
 Combinación de un flujo melódico inagotable, como ritmos punzantes.
 El lenguaje armónico no es complejo.
 Melodía intensa, espontánea y popular, concebida para deleitar y conmover.
Una concepción muy italiana de la ópera.
 Las arias siguen el modelo de introducción lenta, muy ornamentada, seguida de
un allegro para los virtuosismos del clarinete.

Rossini consigue da la impresión de movimiento durante el aria cambiando el


tempo y el estilo. El aria prosigue desde una sección parecida a un recitativo, muy
ornamentada llamada cavatina, hacia una sección más rápida, fluida y brillante a

5
menudo llamada cabaletta. Rossini no fue un revolucionario, aunque apoyaba ciertas
reformas como sustituir el piano por el acompañamiento orquestal (lo hace por primera
vez en Otello) o escribir la ornamentación improvisada para evitar excesos…
Un recurso utilizado en los conjuntos es el crescendo, incremento de la agitación
mediante múltiples reiteraciones de una frase, con cada vez mayor intensidad sonora y
en una tesitura más aguda. También probó Grand Ópera con Guillermo Tell (1829). Es
el gran competidor de Meyerbeer. Durante los cuarenta años restantes de su vida,
aquejado de problemas de salud, solo escribió música sacra, canciones y piezas para
piano.

2.3. La ópera postrossiana: Donizetti y Bellini

2.3.1. Donizetti

Gaetano Donizetti (1797-1848), discípulo de Mayr, fue uno de los compositores


italianos más prolíficos del segundo cuarto de siglo. Compuso una 70 óperas, unas 100
canciones, varias sinfonías, oratorios, cantatas, música de cámara y eclesiástica.
Entre sus óperas serias destacan: Lucrecia Borgia (1833), Lucia di Lammermoor
(1835) y Linda di Chamounix (Viena, 1832). También destaca su ópera cómica: La hija
del regimiento (1840) y entre sus óperas bufas están: El elixir de amor, 1832 y Don
Pasquale, 1843.
Tenía el mismo instinto melódico de Rossini. Sus óperas cómicas son de más valor y su
obra está enraizada en la vida del pueblo italiano.

2.3.2 Bellini
Vicenzo Bellini (1801-1835) es el segundo representante de la escuela italiana.
En comparación con Donizetti, puede clasificársele de aristócrata de su época. Tiene 10
óperas, todas serias. Las principales son: La Sonnambula (1831), Norma (1831) I
puritani (Los puritanos, 1835). Las cualidades que definen su estilo son:
 Melodías intensamente expresivas, muy amplias, sentimentales y elegíacas
(tristes, llorosas), como las de Chopin, con quien tiene gran relación.
 Armonía refinada
 Fuerte apasionamiento en su música
Tanto en las obras de Donizetti como de Bellini se pueden observar las influencias
del romanticismo y de la ópera francesa en particular, con la aparición de otro

6
género cultivado por ellos, la ópera semiseria, de sentimientos románticos.
Ejemplos: Linda Chamounix, de Donizetti y La Sonnambula, de Bellini. El material
de estas óperas se extrae de fuentes románticas, no de obras literarias antiguas como
antes.

2.4. Giuseppe Verdi (1813-1901)

Verdi constituye prácticamente la historia de la música italiana durante los


cincuenta años siguientes a Donizetti. Fue el heredero de la obra de Donizetti y Bellini.
Considera la ópera como un modo de contar el drama humano, y, por ello, reclama en
sus libretos situaciones emocionales fuertes y violentas. Parte de temas de interés para el
pueblo italiano, muchas veces relacionados con Il Risorgimiento. Huye de temas
mitológicos. El drama se cuenta a través de la melodía vocal directa y sencilla.
Enriquece la orquesta tanto en color como en textura y armonía.
Casi toda su obra fue escrita para escena, excepto el Réquiem y algunas otras
piezas. Llevó la ópera italiana a un punto de perfección jamás superado desde entonces.
Verdi se convirtió en un símbolo patriótico. Tenía rasgos nacionalistas. Era opuesto a la
exhuberancia orquestal y coral de la grand ópera francesa. Reverenciaba a Beethoven
por encima de todos los compositores y a sus predecesores Rossini, Donizetti y Bellini.
También asumió mucho de la armonía y de la orquestación de Meyerbeer.

Las cualidades de la obra de Verdi son:


 Arte espontáneo y natural, partiendo de la larga tradición operística italiana
 Predominio de la voz humana sobre la orquesta, subordinación de todo a la
representación de lo humano
 Importancia del coro (como en casi toda la ópera romántica)
 Sus óperas suelen tener 4 actos o 3 actos introducidos por un prólogo
 Los actos 2 y 3 tienen grandiosos finales de conjuntos. El tercero un dúo, y el
cuarto se inicia con una plegaria.
 Riqueza colorística en el uso de la orquesta
 En cuanto a su temática, todas las óperas de Verdi son serias
 Libretistas: Schiller, Víctor Hugo, Scribe, Dumas (hijo)…

7
Su extensa obra se suele dividir en tres periodos:

1) Primer periodo: Una obra maestra, Luisa Miller (1849) donde se exhibe su
poderoso sentido dramático y profundos estudios psicológicos; en general, en
esta fase depende de lo que hereda de Bellini y Donizetti. Estas primeras óperas
no se pueden entender sin el Risorgimento italiano, pues muchas de ellas,
Nabuco (1842), I’Lombardi (1843), son obras cargadas de sentido político en las
que intenta lanzar al pueblo a la liberación del extranjero. En esta época se
corona con Rigoletto (1851), El trovador y La Traviata compuestas en 1853.

2) Segundo periodo: Este periodo culmina con Aida (1871). También compone
obras de carácter experimental como La forza del destino (1862) y Un baile de
máscaras (1859) en las que introduce personajes cómicos; y Don Carlo (1867) y
Las vísperas sicilianas (1855), del género de la grand ópera; y otras con temas
más rebuscados y en las que se propone antes de nada el espectáculo.

3) Tercer periodo: En el último periodo escribe, Otello (1887), símbolo del género
trágico, y Falstaff (1893), del cómico, obras todas que culminan su gran
aportación al teatro lírico.

2.5. El Verismo
Es el último periodo de la ópera italiana. Un tipo de ópera de finales del siglo
XIX con la que se pretende exponer y pintar la realidad tal y como es, describir
momentos reales de la vida y las emociones primarias de los protagonistas. Hay que
relacionarlo con el realismo literario, debido a la influencia de Émile Zola y otros
escritores.
Con él se cierra el gran periodo de la creación romántica italiana en ópera, y está
representado por Giacomo Puccini (1858-1924) y Pietro Mascagni (1863-1945), el
cual destaca por Caballería rusticana.
Puccini es el último compositor italiano importante dentro del mundo operístico.
Es en gran parte verista, pero no totalmente, dado que muchas de sus bras son de
ambiente fantástico y se salen del mundo real, por ejemplo en Turandot (1924) es una
leyenda mítica. Otras obras importantes son: La Bohème (1895), Tosca (1899) y
Madame Buttefly (1903).

8
Las características de su obra son:
 Los protagonistas son gente humilde
 Su armonía es evolutiva, una síntesis entre las aportaciones de Liszt y del
Impresionismo
 La orquestación es muy rica y compleja
 Sus melodías son de gran belleza y fuerza expresiva

Оценить