Вы находитесь на странице: 1из 36

1

CAPÍTULO 1

INCONSCIENTE ESCINDIDO, TERCERA TÓPICA Y VULNERABILIDAD.

[…] Pero lo más significativo de ese tercer acto es la redacción de su última obra, El esquema del psicoanálisis. […]Tal vez en ningún otro lugar el estilo de Freud alcanza ese nivel de síntesis y de lucidez. El Esquema es un digno epílogo, un broche de oro. En este texto, al reformular la noción de Spaltung. con esta escisión podemos hablar de una tercera tópica, aquí solo esbozada.

1. Introducción general

Emilio Rodrigué,

Freud en sus 150 años

Agenda Imago, Junio 2006, www.elsigma.com

1.1 En Mayo de 2006 cuando la primera edición de este libro se comenzaba a distribuir en Buenos Aires- Emilio Rodrigué escribe su homenaje a los 150 años del nacimiento de Freud. Allí describe los lugares sagrados que “nos contemplan al ser contemplados” que “precisan de un atalaya, un punto privilegiado que oficie de mirador”. Y en la vida y obra de Freud-según Rodrigué- hubieron tres atalayas : el primero fue la Acrópolis y La interpretación de los sueños, “un genial monolito que estaba ahí para dar testimonio”. El segundo “[…] se sitúa en la Estatua de la Libertad, en el puerto de Manhattan” donde “Freud le dice al oído de Jung: ellos no saben que les traemos la peste”. Y la tercera atalaya “[…] ocurre en el río Támesis. En el silencio de la madrugada del 5 de junio de junio Freud atraviesa el canal de la Mancha en ferry” y allí escribe su gran obra final donde como se cita en el epígrafe- se esboza una tercera tópica.

En la década del 80´ surgió en nosotros la necesidad de revisar críticamente el valor universal del aparato psíquico freudiano construido a partir de las psiconeurosis. Las variaciones significativas en las presentaciones clínicas, las

2

críticas epistémicas al psicoanálisis, las insatisfacciones terapéuticas, los avances de otras disciplinas y los profundos cambios sociales, económicos y tecnológicos crearon una atmósfera propicia para la investigación conceptual. De este modo- apoyados en la última concepción teórica freudiana de la mente (1933) nos planteamos:

a) Estudiar los conceptos teóricos freudianos no integrados tópicamente en su modelo teórico final

b) Valorar la suficiencia de los conceptos explicativos freudianos existentes para condiciones psicopatológicas no neuróticas-no psicóticas

c) Evaluar los conceptos nuevos postfreudianos en su poder explicativo para

aquellas condiciones Así fue que a partir de los datos que ofrecía la clínica, las producciones teóricas de distintos autores que se mencionan más adelante- y la relectura de textos freudianos, desarrollamos la noción de tercera tópica cuyo núcleo duro es lo inconsciente escindido y cuya derivación clínica es la noción de vulnerabilidad. 1.2 .El psicoanálisis como es sabido- nace de la histeria. Esta „madre‟ fundacional del descubrimiento freudiano ha sido reconocida, valorada y convertida en el epígono carismático de un pensamiento que cambió la forma de conocer al sujeto humano. Pero como toda madre omnicomprensiva ha hecho también estragos. Planteada la historia como un cuento, resulta que Madre Histeria es muy atractiva, y junto con sus primas Neurosis Obsesiva y Fobia constituyen una familia representativa y significante. Y esta familia se invistió como la familia rica con la riqueza propia de ese inconsciente reprimido que retorna en sus formaciones, y que el analista arqueólogo descubre. Y como toda familia rica tiende a ocultar algo de sus orígenes- los parientes pobres- que podrían perturbar su prestigio. Y esta parentela pobre y necesariamente olvidada la constituyen sus hermanas Neurosis Actuales. En los inicios de sus estudios psicopatológicos Freud planteó con toda claridad que en toda neurosis de transferencia existía un núcleo de neurosis actual. Es decir: en toda manifestación de alta jerarquía simbólica hay algo “inadmisible a la simbolización”, es decir algo no interpretable en el sentido de no descifrable porque nunca se cifró. Pero los modelos freudianos

3

del aparato psíquico no parecieron incluir ese núcleo que tan tempranamente Freud había alertado en su clínica porque en realidad hasta 1927 existió un inconsciente único basado exclusivamente en la dinámica de la represión. Esto no se modificó ni con la introducción del narcisismo ni con el más allá de 1920.Pero ya por esa fecha la positividad de aquella familia neurótica se ve afectada no solo por aquellos parientes pobres, sino por una prima lejana y negativa: la Perversión. Y con ella aparecen la formulación freudiana de la escisión y la coexistencia. Ahora spaltung no separa solo un “arriba de un “abajo” sino que plantea existencias simultáneas en un mismo plano.

1.3. Consideramos entonces que independientemente de cómo se establezca su origen se trata de la “coexistencia de dos posturas psíquicas” una que gira alrededor del Ideal del Yo donde opera la represión y es la fuente de la intersubjetividad y otra apartada, escindida- que es la sede de la desmentida radical y a su vez ha sido constituida por ella: el Yo Ideal permanente, monádico, duplicante y de pura descarga que no reconoce la alteridad.

Y con esto queremos decir que en todo acto psíquico, en todo producto de la subjetividad y en su misma construcción, conviven constantemente el enmascaramiento represivo y la eficacia de lo no representable asociado a la pregnancia inevitable del narcisismo tanático. Desde allí conviene recordar que entre la primera y segunda tópica Freud introdujo el narcisismo pero que este no tuvo su figuración tópica. Pero desde el momento que es posible diferenciar un Ideal del Yo y su sesgo imaginario y simbólico, .de un Yo Ideal inscripto en el orden de lo Real, están dadas las condiciones para revisitar la tópica freudiana en línea con Freud. Aquí es importante hacer una lectura de acuerdo a lo que entendemos como “lógica de autor” Así es que cuando Freud descubre la represión lo que describe al principio es solo un mecanismo de defensa de ciertas enfermas llamadas histéricas. Luego resulta ser también el mecanismo de defensa de ciertos enfermos obsesivos y fóbicos. Y finalmente es la noción estructurante e universal del psiquismo humano. La misma lógica se percibe cuando describe la escisión como el mecanismo de defensa de los fetichistas. Luego lo planteará no

4

solo para esas patologías sino también para la psicosis. Y finalmente como mecanismo general del Yo “joven” frente al trauma y en las neurosis en general. Por esto pensar la escisión no solo como un mecanismo de defensa, sino también como un mecanismo estructurante y universal solidario de la represión primaria, es una posibilidad que entendemos de valor heurístico. Es un apartamiento que permite un diferenciación Para aceptar esta caracterización hay que estar de acuerdo también en que en Freud la posibilidad de ligadura representacional se establece en condiciones económicas definidas por el principio de constancia. Tanto la pulsión con su anclaje somático, como la condición siempre in-justa del objeto auxiliar inexorablemente generan magnitudes no ligables que dejan huellas activables pero no evocables. Esto significa que tanto vía naturaleza y vía cultura hay carencias y hay excesos Esto implica que coexistirá para siempre aquello que ingresa en la órbita del deseo y la castración, es decir las leyes del Edipo, con aquello que queda apartado, no reprimido, es decir lo que llamamos escindido.

1.4 Por supuesto que no se trata aquí de hacerle decir a Freud lo que no dijo, pero sí de valorar un estilo de revisión y desarrollo típicamente freudiano desde la clínica (vg. fetichismo, psicosis) hacia una primera teorización y luego hacia una segunda teorización póstuma e inconclusa donde afirma que “(la escisión) no merecería tal importancia si no se confirmara también en estados semejantes a las neurosis y finalmente también en estas últimas” (Freud, 1938). Existe una lógica en el descubrir cuestiones humanas y universales a partir de patologías y además como es sabido- Freud inaugura con la teoría del sueño o del chiste el estudio de lo normal donde lo inconsciente reprimido es propio de la cotidianeidad habitual. La pregunta que surge entonces es si lo escindido es también parte de esa cotidianeidad y no solo un mecanismo de defensa como ha sido descripto por diversas corrientes psicoanalíticas. En realidad los mecanismos de defensa primitivos descriptos por la escuela inglesa los mecanismos esquizoides- tienen un valor estructurante, pero se plantean desde una perspectiva psicopatológica del

5

mismo modo que el mecanismo de desmentida asociado traumático. 1

a

la escisión

y a

lo

Pero conviene tener en cuenta que la concepción freudiana ha sido entendida como una teoría motivacional de la memoria, a partir de un inconsciente dinámico que funciona con reglas propias de la represión. Pero hoy en día la canónica concepción sobre las memorias como sistemas diferentes y disociables algunas de ellas explícitas o declarativas (semántica y episódica) y otras implícitas (procedimentales, emocionales, priming), ha problematizado la concepción homogénea de un sistema inconsciente único producido por la represión. Como señala R.Pally (1998) es clara en las neurociencias la existencia de un doble circuito del procesamiento emocional integrado por un circuito que pasa por la corteza e involucra al hipocampo y por otro que pasa por la amígdala cerebral y que es capaz de producir reacciones emocionales sin posibilidad de recuerdo consciente (memoria emocional). W.Bucci (2001) dentro de su teoría de los códigos múltiples sostiene que existe “[…] un procesamiento subsimbólico sistemático y organizado que opera junto a sistemas simbólicos a lo largo de la vida adulta normal y racional”.(La cursiva es nuestra).

Por otra parte las críticas más serias a las teorías psicoanalíticas del inconsciente provienen de la neurociencia cognitiva donde se señala que “[…] la existencia del inconsciente cognitivo 2 no apoya con claridad, e incluso arroja alguna duda sobre la existencia del inconsciente psicoanalítico de Freud” (Grünbaum,A.), Pero también las teorías cognitivas de la mente evolucionaron desde la concepción computacional en serie hacia la concepción conexionista en paralelo. Esta concepción encontró mucho apoyo a partir de las importantes investigaciones sobre la memoria procedimental. Como señala Díaz Benjumea (2004) “[…] hoy vemos que hay toda una parcela de funcionamiento psíquico que

1 Lo mismo se daría con el clásico concepto de “parte psicótica de la personalidad”

2 M. Froufé ( 1997) ha desarrollado exhaustivamente esta noción. Lo que genera cierto problema es el uso del adjetivo “cognitivo” intentando legitimar o no al llamado inconsciente “psicoanalítico”. Creo que es mejor decir que existen importantes investigaciones de las ciencias cognitivas y del psicoanálisis sobre la noción de inconsciente que poseen convergencias y divergencias.

6

funciona por el propio automatismo de la memoria, y no está causada por motivación alguna. (La cursiva es de la autora). De todos modos agrega:

[…] algunos autores abogan por la necesidad de un doble nivel para explicar por una parte los procesos subsimbólicos característicos de los sistemas conexionistas, y otro nivel de funcionamiento que explique el pensamiento lógico y racional, lo que no deja de plantear dificultades. Parece evidente que la mente no sólo funciona del modo descrito con los sistemas conexionistas, no consta sólo de memoria

procedimental

(La

cursiva es nuestra).

Es decir que se puede hipotetizar que las memorias implícitas (automáticas) correspondan a un tipo de inconsciente y las memorias declarativas (motivacionales) y sus derivaciones cognitivas, correspondan a otro tipo de funcionamiento inconsciente y que ambos operen simultáneamente. En este sentido si se entiende ahora la escisión no solo como un mecanismo de defensa subsidiario en última instancia de las reglas de la represión (evitar el displacer), sino también como un apartamiento originario y permanente de la tramitación representacional declarativa, es posible pensar en la existencia de lo que se puede formular como un inconsciente escindido, correlativo a las memorias implícitas que a su vez incluyen distintos tipos de procesamientos y redes neuronales. Si esto es así se plantea para el psicoanálisis un interesante problema tópico, dinámico y económico que necesitaría de una revisión metapsicológica del último modelo freudiano de instancias referenciadas solo en la represión.

1.5. Esto implica también que existe desde el vamos una heterogeneidad inconsciente radical, es decir distintos modos de procesamientos inconscientes en la patología, en la salud y en la cotidianeidad de las memorias declarativas y las implícitas, del recuerdo narrado y de la memoria del cuerpo. Esta coexistencia de lo reprimido con lo inconsciente escindido, es lo que sintéticamente entendemos como “tercera tópica”. Esta revisión metapsicológica implica a su vez un punto de articulación posible y complejo- tanto con las neurociencias como con las llamadas disciplinas de la subjetividad. Se trata de una concepción teórico-clínica de tres espacios psíquicos que extiende la noción de inconsciente dentro de una tópica de sesgo freudiano sosteniendo la universalidad y la coexistencia de

7

procesos inconscientes que determinan que todos sus productos sean “mestizos” En ella además describimos tres dinamismos: el clásico de la represión que determina qué accede y cómo a la conciencia, el de la escisión como vaivén que determina el predominio en la percepción de aquello expresable en el orden de la palabra y/o de aquello inefable propio del orden somático y del acto, y finalmente la dinámica vinculante de los procesos terciarios que ponen en relación a esos dos órdenes. Esta última dinámica constituye la articulación de lo representable y la riqueza fantasmática del Prec. con lo que se encuentra escindido: es justamente el campo donde se desarrolla lo que denominamos el potencial heurístico del sujeto a través del lazo social con el otro, es decir el campo de la creación de lo nuevo. Esto significa que el modelo de la tercera tópica intenta integrar concepciones pulsionalistas y relacionalistas sin jerarquía teórica a priori. Además no se trata aquí solo de descifrar sino de crear, de inventar un sentido, de generar una narrativa verosímil y compartida, lo que es posible solo en transferencia con un vínculo significativo. La importancia -a nuestro modo de ver- de introducir lo escindido como fundante y estructurante es jerarquizarlo como apartamiento o separación originaria, universal y persistente que implica la posibilidad de puentes no reduccionistas con otras disciplinas que se ocupan de la mente y de la construcción de subjetividad. En esta concepción no hay un centro y por tanto no hay bordes sino que el descentramiento y la complejidad es intrínseca al funcionamiento psíquico. Así es que planteamos una tercera tópica como un articulador heurístico de distintas teorías psicoanalíticas abierto a la investigación conceptual y empírica dentro del psicoanálisis y en la interdisciplina.

2. Antecedentes de la tercera tópica 2.1. Nuestra formulación de una tercera tópica fue desarrollada a fines de la década del 80 y presentada por primera vez en el VII Symposio de la AEAPG de 1990. Posteriormente en 1992- fue publicada en un libro, en la Revista de Psicoanálisis, en la Revista de Psicología y Psicoterapia de grupo y aceptada para su presentación en Amsterdam en el 33º Congreso Internacional de Psicoanálisis, IPA. En 1996 en la segunda edición del libro del 92, Acto Bulímico y Tercera tópica, se realizaron modificaciones y actualizaciones, y luego fue publicada en

8

Aperturas Psicoanalíticas (www.aperturas.org).Obtuvo una mención especial en el

III Congreso Argentino de Psicoanálisis, fue parte de un nuevo libro en 1999 (

Psicoanálisis, Tercera tópica y Vulnerabilidad somática) y una nueva versión fue aceptada para su presentación en Niza en el 42º Congreso Internacional de Psicoanálisis, IPA (2001). En el 2005 se actualizaron algunos aspectos del modelo como parte de la primera edición de Procesos Terciarios: de la vulnerabilidad a la resiliencia, y en el 2009 como parte del libro editado por IPA sobre la escisión del Yo en Freud. 2.2. Antecedentes de la noción de “inconsciente escindido”

En la historia del psicoanálisis han habido numerosas menciones a lo que entendemos como inconsciente escindido y sus producciones. En su modelo traductivo de 1896, Freud afirma que “los signos de percepción”, que constituyen la primera inscripción de las percepciones (y por lo tanto aún no están “traducidos”) están ordenados según asociaciones de simultaneidad que implican

la existencia de algo inconsciente no reprimido. En esa época inicial plantea que

el “núcleo de neurosis actual” de las psiconeurosis (1895) no corresponde a lo reprimido y en el segundo período de su obra afirma que “la compulsión de repetición” (1920) no entra en la zona de los impulsos eróticos reprimidos. En la etapa final de su producción (1927-1938) reintroduce el concepto de escisión o clivaje de acuerdo a una lógica que señalamos anteriormente, que va de la perversión a la psicosis y de ésta a la neurosis, lo que permite darle ahora una dimensión estructural.

Laplanche (1990) busca integrar en la tópica freudiana “clásica”, neurótico- normal, una tópica del clivaje, indispensable para enmarcar no sólo las

problemáticas de la psicosis, los casos límite, las psicopatías y las perversiones, sino también fenómenos que son propios de la normalidad. Todo ello preservando

al inconsciente sexual de toda desexualización y planteando un “inconsciente

enclavado”.

Rousillon (2007) –que acuñó el término “inconsciente anterepresión”- escribe que el concepto de clivaje del Yo debe poder ser desprendido de la simple

9

clínica del fetiche, para recibir un estatuto teórico más considerable. El clivaje concierne a la patología del ser, no a la del tener, concierne a la falta en el ser y no a la falta como organizadora del deseo y de la pulsión.

Green, (2000) considera la escisión como una actividad fundamental del

psiquismo porque con la escisión comienza justamente la diferenciación. La posibilidad de escindir el universo en dos es el primer acto psíquico por el cual

este puede ser significado. Ya en 1977 había señalado que: “[

escisión es

indispensable para el trabajo psíquico que no debe ser recargado por la tensión

[

es uno de los dos mecanismos básicos”(p 109)

(1990). Por otra parte ocupándose de su discusión con Marty ( ver capítulo 3),

plantea que:

]la

]

es un proceso normal [

]

[…] Fue necesario que alguien describiera las cosas como lo ha hecho Marty , es decir que adoptara como punto de vista una especie de referencia o de causalidad biológicoapara encarar las funciones del psiquismo elemental que yo llamo “prepsíquico”. Este término vago involucraría un estado mítico donde solo actuaría el representante psíquico de la pulsión, disociada (esta) del encuentro con la representación de objeto o de cosa o disociada entes de ese encuentro.

Y ya en 1975 a partir de su clásica investigación sobre los estados limítrofes Green ha insistido en el valor estructural de la operación psíquica llamada “escisión o clivaje”. Este autor señala que “[…] en la represión, la relación del Yo como representante de la realidad y las demandas pulsionales como representantes del placer es vertical […] en la escisión esta relación es horizontal. La razón del Yo y la razón de las demandas pulsionales coexisten en el mismo espacio psíquico” (la cursiva es mía). Estas afirmaciones muestran que desde la patología borderline se tiende a construir una concepción global del funcionamiento psíquico.

Destacamos a estos autores franceses por su explicitación acerca del valor teórico del clivaje o escisión como mecanismo estructural pero es posible inferir desarrollos teóricos que entendemos aluden a un inconsciente no reprimido utilizando otras terminologías. En Bion los elementos y pantalla beta como

10

aglomeración no integrada y el “terror sin nombre” , el terror al derrumbe como signo-huella que no pudo simbolizarse en Winnicott, lo Real como fuera del lenguaje e inadmisible a la simbolización en Lacan, lo originario y el pictograma en Aulagnier, el teatro de lo imposible y la histeria arcaica en McDougall, la escisión esencial en M‟Uzan, los dinamismos paralelos en Marty, lo no representable en Missenard, lo ignoto, incognoscible en Rosolato, lo arcaico y la negatividad radical en Kaës, la delegación de lo no figurable en Botella, la idea de lo “prepsíquico” y el trabajo de lo negativo en Green, lo “sabido no pensado” en Bollas, el lugar del doble inmortal en Aragonés y el inconsciente originario en Bleichmar. Recientemente Cabré (2011) ha planteado el papel pionero de Ferenczi al señalar que este autor escribe que “[…] además de la función tradicional del sueño de realización de deseos, la otra función del sueño sería, la de crear imágenes que pudieran colmar el vacío de la no representación” y que “[…] este sería el punto de conexión entre las aportaciones de Ferenczi y los desarrollos actuales sobre el inconsciente no reprimido”.

Es además importante tener en cuenta que la teoría psicoanalítica se ha visto enriquecida a partir de los puentes que se construyeron con la psicología cognitiva y las neurociencias, lo que ha permitido dar un nuevo sustrato al concepto de escisión y de coexistencia de dos modos de funcionamiento psíquico. En este sentido Riera (2011) señala que Kandel postula que no somos conscientes de los contenidos de la memoria implícita, pero al mismo tiempo hace una clara distinción entre los contenidos implícitos y el inconsciente dinámico (generado por la represión) que describió Freud. Así por ejemplo sabemos que en el hemisferio derecho predominan los circuitos neurales que regulan los afectos y la expresión no verbal (memoria implícita), mientras que en el hemisferio izquierdo predominan los circuitos que organizan las relaciones causa- efecto y el lenguaje verbal (memoria explicita).

Cyrulnik (2007) señala que el inconsciente denominado cognitivo y el llamado inconsciente freudiano son

11

lógicas de inscripción diferentes que sin embargo participan en la construcción

del mundo psíquico de una misma persona [

crea en la persona sensibilidades preferidas y habilidades para relacionarse no conscientes , una especie de memoria del cuerpo. […].Esta memoria prehistórica no necesita recurrir a la represión para frenar los recuerdos. (p.124)

Existe una memoria sin recuerdos que

]dos [

]

Diaz Benjumea (2002) enfatiza el concepto de coexistencia cuando describe la memoria emocional o asociativa, que difiere de la declarativa pero que evidentemente actúa en paralelo conectada a todos los demás sistemas. Señala - siguiendo a Le Doux- que la percepción emocional es previa a la ideativa, y no implica toma de conciencia, de modo que pueden ponerse en marcha mecanismos defensivos para evitar esa emoción antes de tener conciencia de la misma. Es evidente que ya no estamos en el terreno de la represión ni de la inscripción simbólica pero si de una inscripción emocional vía circuito amigdalino.

Edelman (2000) describe los tres sistemas motivacionales del funcionamiento mental que corresponden al cerebro reptiliano ( motivaciones fisiológicas de autoconservación), al cerebro mamífero ( motivaciones sociales de apego, cuidado, competencia y juego) y al cerebro humano ( motivaciones de comprensión, autoorganización, y procesamiento cognitivo) que operan simultáneamente en paralelo, esto es sin toma de conciencia, en la que se perciben solo operaciones de un sistema a la vez, el predominante.

Esta lista no pretende ser exhaustiva ni estricta pero alude a las diversas consideraciones en la literatura psicoanalítica y no psicoanalítica, acerca de lo que está funcionando en un orden no representacional .En este sentido creemos que el término “escindido” alude a un concepto en principio prefreudiano, pero luego desarrollado por Freud con gran sentido explicativo pero no integrado en su obra. Esto significa que, al integrarlo, le atribuimos valor heurístico suficiente para plantear una modificación del último modelo freudiano usando las categorías utilizadas por Freud. Por otra parte, desde el momento que lo escindido -desde nuestra perspectiva psicoanalítica- se corresponde con las memorias implícitas donde se constituyen todas las operatorias de distinto nivel, es de hecho condición necesaria para el funcionamiento psíquico normal.

12

2.3. Antecedentes del término “tercera tópica”

El término tercera tópica como tal fue utilizado por primera vez por André Green (1975) cuando -en una conferencia en homenaje a Winnicott- señala que “[…] en realidad estamos hoy frente a una tercera tópica en función del self y del objeto”. Christoph Dejours (1986) es quien desarrolla un modelo gráfico utilizando la noción de escisión y en nuestro país la propuesta de una tercera tópica fue realizada por Norberto Marucco,(1999), Eduardo Raggio (1989), César Merea (1994) y Elsa Rapaport de Aisemberg (2001 ). Marucco y Raggio han enfatizado sobre lo escindido mientras que Merea lo ha hecho principalmente sobre lo intersubjetivo, existiendo además autores como Kaes (1989) y Brusset (2006) que han reclamado por una revisión metapsicológica desde esta última perspectiva. Accioly Lins (1994) la ha planteado desde un enfoque winnicottiano y Aragonés a partir de una matriz narcisista que diferencia el doble ideal del doble inmortal.

Cabe recordar aquí que Laplanche y Pontalis (1968) definen como “tópico” el punto de vista que supone una diferenciación del aparato psíquico en cierto número de sistemas dotados de características ó funciones diferentes y dispuestas en un determinado orden entre sí, lo que permite considerarlo metafóricamente como lugares psíquicos de los que es posible dar una representación espacial figurada. Es así que si alguna noción teórica se presenta como tópica alude a funciones que se representan en el espacio.

En Freud es claro que son los datos clínicos provenientes del estudio de los sueños y de las psiconeurosis los que originan las tópicas. Su modificación y el pasaje de la primera (1900) a la segunda (1923) depende de esos observables. Conviene tener en cuenta que previamente al desarrollo de la primera tópica existen algunos indicadores clínicos que provienen de las neurosis actuales que no adquieren status metapsicológico como las psiconeurosis de defensa que se explican perfectamente con las categorías de este primer modelo. Existen además en la obra freudiana numerosos avances teóricos, entre la presentación de las tópicas primera y segunda y con posterioridad a esta última, que no tuvieron una integración coherente en los modelos como los conceptos de doble elección

13

objetal y la dinámica del Ideal, los fenómenos vinculados con el doble y lo siniestro y fundamentalmente la noción de escisión del yo. Esta última noción desarrollada en un trabajo inconcluso de 1938 y en el Compendio de Psicoanálisis (1938), es diferente de otras spaltung freudianas y postfreudianas. Obsérvese inclusive que el aparato psíquico que Freud describe en 1933, no da cuenta del fetichismo presentado en 1927 y el concepto de escisión del yo que lo caracteriza, no tiene cabida en el modelo final integrativo de 1933, del mismo modo que las dinámicas narcisistas no lo tuvieron en la segunda tópica de 1923.

Es importante destacar que cuando se utiliza el sustantivo “tópica” se alude a una representación gráfica, es decir a un diseño en un espacio plano que metaforiza funcionamientos que justamente no se localizan en un espacio tangible. La utilización del adjetivo ordinal “tercera” implica además un posicionamiento en línea con la enumeración freudiana. Estas dos precisiones son necesarias para comprender que en la historia del psicoanálisis existen diversas concepciones sobre el aparato psíquico, el funcionamiento mental y la construcción de la subjetividad de gran riqueza heurística. Pero para ser consideradas tópicas deben ser pasibles de una metáfora gráfica y para tener una calificación ordinal en pos de una higiene conceptual- deberían respetar las convenciones freudianas.

3. Modelo de la tercera tópica

3.1. Es teniendo en cuenta estas nociones que hemos realizado una revisión del último modelo de aparato psíquico freudiano, pues creemos que es natural a la lógica freudiana y al pensamiento científico en general- reconsiderar las distintas categorías metapsicológicas a la luz de los avances dentro del corpus psicoanalítico y de los aportes de otras disciplinas. Esta revisión condujo a lo que entendemos como tercera tópica como un modelo universal de la mente.

La tercera tópica constituye la representación gráfica metafórica de la heterogeneidad y coexistencia de funcionamientos psíquicos inconscientes de estructura representacional (representación de cosa y representación de palabra) y no representacional. Se trata de un modelo del aparato psíquico, entendido

14

como la construcción del psiquismo entre soma y otro, caracterizado por la introducción en la segunda tópica freudiana de la escisión como mecanismo universal y estructurante que permite la coexistencia universal de dos grandes modos de funcionamiento psíquico, cada uno de los cuales puede estudiarse desde distitas perspectivas. (Zukerfeld,R.,1992,1993,1994,1996,1998,1999; Zukerfeld,R. & Zonis Zukerfeld,R., 1989,1999, 2001) La escisión estructurante es representada tópicamente (ver figura 1) como barra vertical perpendicular a la barra horizontal que desde la segunda tópica representa metafóricamente a la represión y junto con ella ordena el encuentro entre dos exigencias de trabajo, una de carácter biológico (I) y otra de orden vincular (II) y (III). Esto quiere decir que este modelo intenta integrar las concepciones pulsionalistas y las relacionales sin establecer un orden jerárquico, de modo que en todos y en cada uno de los funcionamientos psíquicos hay algo del orden somático y algo del orden vincular.

3.2. Desde el punto de vista económico se diferencian en el modelo dos derivaciones simultáneas de lo pulsional (I) y de lo vincular como exigencias de trabajo para la constitución del psiquismo.

(a) Esta derivación implica cargas que se ligarán a la representación de cosa y de palabra ofrecidas por el vínculo con otro (II). En el primer caso las primeras ligaduras son las de la represión primaria y las fijaciones , punto de

partida de la tramitación representacional que sigue las reglas del principio del placer-displacer freudiano. Green (1975) señala con claridad que “la

representación de cosa capta, limita, transforma la energía pulsional [

ligar por sí sola todo cuanto forma parte del representante psíquico”. (la cursiva es

no puede

]

nuestra)

(b) Esta derivación corresponde justamente a catexias no ligadas que producen huellas activables pero no evocables(Ha), correspondientes a las magnitudes no representables tanto de la fuente pulsional (biológica) como de la fuente vincular (III). Parte de ellas puede implicar un efecto de lo traumático (intrusión, identificación patógena) asociado a lo que Green (1975) señala como

15

“{…] los bien conocidos efectos del afecto sobre el cuerpo (o del cuerpo sobre el afecto). De ahí también las descargas por la reacción somática o el pasaje al acto”. Asimismo las nociones de “introducto”( Benyakar,2006) , de “identificación primaria pasiva” y de “huella ingobernable”, (Marucco,1999 ) y la de “imposición” (Berenstein, 2001 ) son teorizaciones íntimamente vinculadas a las vicisitudes citadas.

3,3. Desde el punto de vista dinámico se describen en este modelo tres dinamismos:

(1) el de la represión y sus procesos de investidura y desinvestidura , progresivos y regresivos propios del conflicto ( movimiento “vertical”) que implica la fluidez de desplazamientos y condensaciones, y que ordena de acuerdo a las legalidades del deseo y la interdicción- que es lo que se hace o no consciente con mayor o menor enmascaramiento.

(2) el de la escisión que determina predominios con fluidez 3 y alternantes en P-CC de procesos de tramitación representacional y/o de activaciones de huellas ( movimiento de vaivén horizontal o barrido) y de este modo ordena el interjuego diferenciado de todas las manifestaciones que adquieren la cualidad de la conciencia, que no significa necesariamente la de la palabra.

(3) el de la vinculación que pone en relación a las tramitaciones (a) con las activaciones (b) constituyendo procesos terciarios (Zukerfeld & Zonis Zukerfeld,2002, ver capítulo 4) Estos procesos fueron descriptos por Green (1972) como “[…] aquellos procesos que ponen en relación los procesos primarios y secundarios de tal manera que los primarios limitan la saturación de los secundarios y los secundarios la de los primarios” y que “[…] merecen ser aislados en el plano conceptual como procesos de relación”, de modo que “[…] (el pensamiento) consagrado al ejercicio de los procesos secundarios, sigue abierto a unos procesos primarios que aseguran la irrupción de la intuición creadora en el

3 La permanente y fluida dinámica es la propia del funcionamiento normal-neurótico y se asocia a la dinámica de la vinculación (3), mientras que los predominios cristalizados (sin fluidez), la rigidez o la ruptura de la escisión, representarían a las configuraciones patológicas como se observa en la figura 2.

16

momento mismo de ejercerse la mas rigurosa racionalidad”. En nuestra concepción pensamos que además de la relación entre procesos primarios y secundarios, que generan la riqueza creativa preconciente, los procesos terciarios construyen un sentido secundario a lo escindido irrepresentable gracias a un vínculo intersubjetivo, siendo el mecanismo de la creación de lo nuevo. ( Figura 1, de * a ** )

3.4. Desde el punto de vista tópico y de acuerdo a los mitos fundantes del psicoanálisis se describe un espacio de producción intersubjetiva con sus diferenciaciones e instancias constituyendo una estructura edípica conflictiva (EEC) donde se encuentra el ideal del Yo, y otro espacio donde se asienta el Yo ideal como parte de una estructura narcisista nirvánica (ENN) sede de la desmentida radical, la duplicación y la descarga. P.Marty (1990) señala que:

se lo siente desde afuera como un

sentimiento de omnipotencia del sujeto frente a sí mismo como llegando al caso ,

frente al mundo exterior, [

clínicamente como un poderoso rasgo de carácter y de comportamiento [

representar un todo de invulnerabilidad o nada [ mortífero. (La cursiva es nuestra)

Al

se presenta

[…] el Yo Ideal representa la desmesura [

]

]

no es el retoño de represiones [

]

]

]

resulta eminentemente

De este modo se plantea una tópica del narcisismo y de los ideales donde en términos de Green los aspectos tróficos son parte del conflicto coexistiendo con los aspectos tanáticos escindidos. Este punto de vista asume la noción de „estructura‟ solo en sentido metapsicológico y no en sentido psicopatológico ya que todo síntoma, trastorno o rasgo incluye algo de ambas estructuras o modos de funcionamiento.

17

O T R O (II) P-CC (III) (3) EEC ENN * ** Prec. (1 )
O
T
R
O
(II)
P-CC
(III)
(3)
EEC
ENN
*
**
Prec.
(1 )
Ideal
Yo Ideal
(2)
del
Yo
Rc
Ha
Inc. Reprimido
Inc. Escindido
(a)
(b)
(I)
S
O
M
A

(1) Dinámica de la represión

(procesos terciarios)

ligadas

(2) Dinámica de la escisión (vaivén) (3) Dinámica vinculante

(b) magnitudes no

(I) Magnitud pulsional : a) magnitudes ligadas

(III) Imposición

(II) Relación intersubjetiva

3.5. De esta manera el aparato psíquico freudiano final de 1933 pasa a ser un modo también universal- de funcionamiento psíquico que coexiste con otro que corresponde a lo inconsciente escindido. Esta última noción constituye el “núcleo duro” de la tercera tópica y creemos que es el que mejor da cuenta de este funcionamiento por tres motivos:

a) Jerarquiza el mecanismo de escisión como apartamiento o separación originaria, global y persistente que se corresponde con las investigaciones en neurociencias que deslindan y estudian las articulaciones entre sistemas luego de comprobar que son disociables como sucede con los circuitos del hipocampo y la amígdala cerebral (Bechara, Damasio,et al,1995). De este modo el concepto

18

„escindido‟ es también consistente con un modelo modular de la mente, con sistemas motivacionales en paralelo.

b) Enfatiza su dimensión estructural que a nuestro modo de ver sigue en la

trayectoria freudiana el mismo recorrido de la represión que primero fue una defensa histérica y luego un mecanismo universal. Como señala Green (1998) en la cita inicial de este capítulo, la escisión implica diferenciación lo que inclusive es una necesidad desde un punto de vista de la evolución 4 . Es claro ya desde las primeras teorizaciones económicas freudianas que para que exista articulación entre afecto y representación es necesario que no se sobrepase una cierta

magnitud que debe permanecer constante. Esto implica un “espacio” de descarga para que sea posible dicha articulación lo que justifica la “expansión” de dicho espacio por efecto de lo traumático. Obsérvese además en la Figura 1 que esta “expansión” se representaría gráficamente por un “corrimiento a la izquierda” de la barra de la escisión que “aplastaría” al preconciente 5

c) Lo desvincula de cualquier énfasis en lo patológico ya que se trata de un

sistema constitutivo, permanente y económicamente necesario como ya planteaba Bateson ( ) en la década del 70 cuando a propósito de los hábitos y las destrezas afirmaba que “ningún organismo puede permitirse ser consciente de asuntos que puede manejar en niveles inconscientes”. Y se trata de “asuntos” que no son parte de un conflicto aunque no son absolutamente autónomos pues secundariamente pueden quedar capturados en la dinámica conflictiva. En realidad corresponden a todo el campo de lo que se entiende como memorias implícitas y un aspecto importante a determinar es la relación entre estos procesos inconscientes no solo con los comportamientos más o menos automáticos o procedimentales, sino con los mecanismos neurovegetativos. En este sentido el inconsciente que denominamos escindido comprende a funcionamientos propios de los circuitos amigdalinoshipotalámicos que están en la base de la respuesta psiconeuroinmunoendocrinológica. En términos metapsicológicos hablamos de

4 Ciertas concepciones de la evolutionary psychology podrían dar cuenta de ello.

5 En las neurociencias se correspondería con el deterioro del hipocampo por las hormonas del stress repetido.

19

magnitudes no ligadas a representaciones que se descargan y vehiculizan en conductas motoras y respuestas somáticas de distinto nivel.

En forma sintética planteamos que lo que llamamos inconsciente escindido es decir lo apartado estructuralmente de la trama representacional ordenada por la represión- puede ser caracterizado de distintas maneras de acuerdo a distintas teorías psicoanalíticas, investigaciones de las neurociencias, de la psicología cognitiva y de las disciplinas de la subjetividad . Dentro del psicoanálisis para las teorías pulsionalistas lo escindido se corresponde con el campo de la descarga, de lo tanático o de lo negativo; para las teorías del narcisismo con el lugar del teatro de lo Imposible (Mc Dougall,1991 ) y la sede del Yo Ideal o del doble inmortal (Aragonés,1999) ; para las teorías de la identificación con las identificaciones primarias pasivas ( Marucco,1999 ) , inscripciones patógenas ( Bleichmar 1999). Para las disciplinas de la subjetividad lo escindido correspondería a lo irrepresentable y a lo transubjetivo. Para la psicología cognitiva sería el inconsciente cognitivo y el espacio de los procesos subsimbólicos, y en general para las neurociencias el lugar de las memorias implícitas ( procedimentales, emocionales y priming) con sus diferentes redes neuronales.

Por otra parte puede resultar útil incluir aquí la noción de déficit desarrollada por Killingmo como el producto de las “fallas en la capacidad de feedback emocional del cuidador que provocan incapacidades estructurales en el infante” (p.172), las que describe como mentalización deficiente. Así es que caracteriza al déficit como un modo de funcionamiento psíquico que gira alrededor de la necesidad de afirmación del sí mismo que se corresponde con una concepción de raigambre kohutiana dentro del psicoanálisis- y por la dificultad en la mentalización de los afectos, donde no existe una intencionalidad primaria que se traduce en la presencia de ansiedad difusa con escasa actividad fantasmática y la conformación de mecanismos defensivos monótonos. Esto implica que además del conflicto las patologías se explicarían por funcionamientos deficitarios de distintas características que a nuestro modo de ver coexisten con los ccnflictivos.

20

En relación a este último aspecto, se puede considerar a toda manifestación clínica como mestiza y lo que hemos denominado vulnerabilidad sería una condición que expresa el predominio de lo deficitario, que entendemos escindido, es decir apartado de la tramitación representacional. Rodriguez Sutil (2009) plantea que “en el adulto los dos procesos se nos presentan en forma simultánea en el aquí y ahora” y señala que “parafraseando a Balint, podemos hablar de “el ámbito edípico” y “el ámbito de la falta básica” (p.21). El uso del término escindido reconoce numerosos antecedentes terminológicos en casi todos los autores postfreudianos y modernamente se corresponde con lo que el Boston Change Process Study Group (2009) plantea cuando señala que:

el concepto de conocimiento relacional implícito mantiene la idea de que los

procesamientos inconciente dinámico (reprimido) y no-conciente son centrales en la vida

afectiva y relacional, a la vez que nos libera de un modelo del inconciente dinámico como la única o necesaria manera de comprender la esfera intrapsíquica (p.226).

] [

El uso del término “no conciente” es habitual como estrategia de diferenciación de modos de funcionamiento. Leffert (2010) señala que:

El término no-conciente es usado para referirse a las funciones mentales descriptas como implícitas o no declarativas. El término inconsciente se refiere al concepto usual de inconsciente dinámico con el que el psicoanálisis tiene una prolongada y ambivalente

problemática.(p.127)

4. Sobre psicopatología: ni la ‘ansiedad’, ni el ‘atracón’ ni la ‘depresión’ existen. Así es que lo inconsciente escindido implica reformular la posición psicoanalítica frente a la patología de modo de poder pensar que en todo síntoma hay algo inefable y que en todo lo inenarrable hay algo sintomático. Y que el analista lidia siempre simultáneamente con el [su] conflicto y el [su] déficit. En este sentido las clínicas del desvalimiento, de los excesos, del acto, de las toxicidades no serían ni bordes ni límites a la acción psicoanalítica porque aunque no lo veamos la carencia o el acto siempre está en cualquier expresión neurótica y el deseo y sus vicisitudes se infiltra también en las llamadas patologías no neuróticas

21

El modelo de la tercera tópica radicaliza entonces la noción de mestizaje de las manifestaciones sintomáticas ya presente en las teorizaciones freudianas. Si entendemos lo Real como lo que está fuera del lenguaje y es inadmisible a la simbolización como define el último Lacan- se puede entender su sede en las manifestaciones del Inc. Escindido. Pero además es necesario comprender que esta inadmisibilidad es constitutiva y se expresa desde el buen andar en bicicleta hasta el conocimiento relacional implícito, desde el hábito al goce y desde la eclosión somática hasta la irrepresentabilidad de la vivencia traumática. Por otra parte no constituye un límite al psicoanálisis sino más bien un obstáculo para los psicoanalistas, en especial para los que no han podido aún pasar de una escucha monoaural a una escucha estereofónica.

Esto se plantea así porque “lo inadmisible a la simbolización”, lo irrepresentable, acompaña siempre a lo simbolizable y simbolizado. Se trata de una lógica de coexistencia y predominios que puede llegar a cristalizarse, es decir perder la dinámica de la fluidez. Esta forma de pensar implica que no existe manifestación clínica homogénea, ya que se trata de predominios, de modo que el constructo „ansiedad‟ incluye –por ejemplo- un “ansi” producido por la represión y un “edad” efecto de una descarga automática escindida. Por lo tanto cuando la clínica evidencia ansied/ad no es lo mismo que si fuera an/siedad. En este último caso la psiquiatría actual tal vez hablaría de un “ataque de pánico”. Otro ejemplo habitual se plantea en un episodio bulímico que consiste en una manifestación de atracon/es o de at / racones o tal vez de atra / cones pero nunca de „atracones‟. Es interesante el caso del señor A. quien es un hombre de 55 años, técnico industrial, que relata ser el mayor de tres hermanos quienes trabajan en la empresa que fundó el padre, un importante ingeniero, que falleció hace cinco años. Desde ese entonces él debe hacerse cargo de otras funciones “y hace un tiempo se generaron problemas que no me dejan dormir”. Describe entonces episodios de insomnio con angustia que atribuye a las exigencias laborales. En un momento de la entrevista los ojos se le llenan de lágrimas: “discúlpeme doctor-¿o licenciado?- pero me cuesta hablar de mi separación. Ella tuvo razón en dejarme porque la

verdad, quien puede estar con alguien como yo

“Decía

que estaba cansado de

22

estaba bien. Ahora no se que me pasa, no

tengo hambre; en realidad no tengo ganas de nada, a veces pienso que lo mejor

sería morirse

padre no tuvo mas ganas de vivir y lo medicaron con antidepresivos al igual que a un tío suyo que se suicidó. “Hizo bien, cuando uno no quiere vivir ¿por qué tiene que seguir?”. ¿Usted quiere saber si yo me quiero suicidar? Ya otras veces lo intenté y me internaron. Hoy no sabía si venir aquí o irme con el auto por la

Panamericana

alguien tan rígido. Me quedé solo

pero

Relata que su madre falleció cuando el tenía cinco años y su

.

¿Se puede decir que el señor A. padece una „depresión‟ con todo el sentido homogeneizante que posee el término?. De acuerdo a lo aquí desarrollado sucintamente en el señor A. encontraremos momentos de de / presión, mejorando hacia la depre / sión y empeorando hacia la d / epresión donde reina el predomino absoluto de lo escindido con sus riesgos y la necesidad de la intervención psicofarmacológica. Pero el analista aún se vincula con esa „de‟ que representa la circulación de una palabra que quizás devele el significado de “licenciado-doctor” en la historia de “técnico-ingeniero”, o la pérdida de esa esposa-madre y esa identificación paterna. Y el analista además debe y puede soportar la / presión de lo Real presente tal vez en una genética peculiar. Y el analista que trabaje en estereofonía escucha simultáneamente ambos parlantes y habla, y al hacerlo se ofrece y al ofrecerse no solo habla. Esto implica que la “escucha estereofónica” es el corolario clínico del modelo teórico de coexistencia planteado. Así es que en toda presentación clínica es posible determinar lo que proviene de lo reprimido, lo que proviene de lo escindido y sus particulares combinatorias.

Las patologías cristalizadas, es decir las que suelen ser incluídas en taxonomías variadas que van desde los DSM hasta la sacralización de las “tres estructuras”, también son consideradas desde el modelo de la tercera tópica como se observa en la figura 2. Allí se aprecia la existencia de los tres espacios (preconsciente, inconsciente reprimido e inconsciente escindido) delimitados por la barra horizontal de la represión y la vertical de la escisión. A partir del gráfico universal “normal-neurótico” de espacios similares para la dinámica de lo reprimido

23

y de lo escindido y fluidez de “vaivén” entre ambos, se observa la cristalización a “derecha” en la patología psiconeurótica, la rigidez disociativa de las perversiones, las diferentes rupturas de la barra delimitatoria de la escisión en las psicosis y la cristalización a “izquierda” en todo lo abarcado por la definición de vulnerabilidad.

Esto significa que en principio en las constelaciones patológicas consolidadas se ha perdido la fluidez (dinámica del vaivén y procesos terciarios). En la psiconeurosis el predominio represivo y conflictivo restringe y contamina notablemente todo el funcionamiento psíquico implícito y procedimental, es decir los diversos recursos yoicos incluyendo mecanismos de defensa. La perversión implica la disociación radical y la psicosis la desorganización radical por ruptura de la escisión de origen somático o vincular. Y a continuación veremos lo que consideramos el predominio y cristalización de lo escindido, es decir la condición vulnerable, que no es ni neurótica ni psicótica.

Figura 2. Modelo de la tercera tópica y psicopatología general

“Normal-neurótico” Esc. Psiconeurosis Perversiones Psicosis Es Esc. Esc. Vulnerabilidad* Esc.
“Normal-neurótico”
Esc.
Psiconeurosis
Perversiones
Psicosis
Es
Esc.
Esc.
Vulnerabilidad*
Esc.

* Patologías de borde, frontera, del acto, del desvalimiento, de déficit, del vacío, narcisistas, psicosomáticas, tóxicas, normopáticas, etc.

24

5. El predominio de lo escindido: de la psicosomática a la vulnerabilidad somática

5.1. Desde el modelo de la tercera tópica como se puede observar en la figura 2- toda la llamada “patología de borde” corresponde al predominio de lo escindido, incluyendo el amplio campo de la llamada psicosomática. Sin embargo pensamos que el término “psicosomático” se mantiene en psicoanálisis más por respeto a una fuerte tradición que como expresión de la realidad clínica y teórica actual. No tiene la especificidad de sus orígenes y alude a un campo que implica la involucración del cuerpo en las manifestaciones sintomáticas sin abrir juicio sobre psicogénesis lineales. En la actualidad este campo suele definirse como el del estudio de los factores emocionales y psicosociales vinculados al origen, desencadenamiento, exacerbación, consecuencias, evolución, prevención y cura de la enfermedad somática y lo que la psiquiatría denomina trastornos somatomorfos. Estos últimos incluyen entre otros- a dos grandes mecanismos universales : conversión y somatización. El primero como es sabido- constituye el capital descubrimiento freudiano de lo inconsciente reprimido en la histeria de conversión, y de allí el nacimiento del psicoanálisis. Se trata del paradigmático modo de producción neurótica de síntomas. Su proverbial pregnancia en la clínica y en la teoría minimizó los desarrollos freudianos sobre las neurosis actuales y - a pesar ciertos desarrollos postfreudianos - el modelo de la conversión (lenguaje del cuerpo traducible en palabras), constituyó el eje central de lo llamado psicosomático. De este modo en realidad no se constituye estrictamente dentro del psicoanálisis en un campo diferenciado, (no hay diferencias con las neurosis) 6 , hasta las investigaciones y las publicaciones de la escuela psicosomática de París. Estos desarrollos postulan en principio características particulares de un funcionamiento psíquico que intentan delimitar una categoría específica 7 . La ahora necesaria diferenciación con el campo de las neurosis hace que la corriente

6 El término “órganoneurosis” lo ejemplifica. De todos modos ya en los pioneros se discutió profundamente el problema de la simbolización como lo demuestran la escuela de Boston y la de Chicago

7 No sorprende que los miembros de la escuela se autodenominen “psicosomatistas” y no psicoanalistas. A.Green (1998) en su discusión con representantes de la escuela señala el olvido de las ideas de Bion y Winnicott en relación a los estados límite.

25

lacaniana caracterice estos funcionamientos “psicosomáticos” como expresiones de un “fenómeno”-que no es síntoma- y que permanece en un “borde” donde se encontrará con lo fronterizo, no neurótico-no psicótico, normopático, ( J.Mc Dougall,1982) . Y la misma terminología -el término “borde” o eventualmente “frontera”- alude a la existencia de un “centro” que sigue siendo el de las psiconeurosis de transferencia.

Creemos que este modelo “neuróticocéntrico” se convirtió en un lecho de Procusto obstaculizando la percepción de la coexistencia y simultaneidad de manifestaciones de órdenes diferentes como ya un primer Freud había percibido (toda psiconeurosis tiene un núcleo de neurosis actual). Es así que el modelo de la tercera tópica asentado sobre dos mecanismos estructurantes represión y escisión- no tiene centro ni borde porque toda manifestación clínica es mestiza por definición. Así es entonces que los predominios y eventualmente las cristalizaciones son las que van a definir la presentación clínica. En este sentido el predominio de las manifestaciones de un aspecto de lo escindido el que corresponde a una memoria emocional no representable 8 - pueden expresarse entre otras formas- en la eclosión somática y es a este predominio al que le atribuimos un potencial patológico, es decir una vulnerabilidad particular.

5.2. En anteriores publicaciones ( Zukerfeld & Zonis Zukerfeld,1999) hemos definido, a este predominio y cristalización de lo escindido como vulnerabilidad, es decir como un funcionamiento psíquico y/o una condición subjetiva cuyas manifestaciones más habituales se expresan clínicamente por cierto déficit de la actividad fantasmática, cierta precariedad de recursos del Yo para afrontar sucesos vitales y elaborar duelos, y por la tendencia al acto-descarga comportamental y/o somático. (Ver capítulo 9 )

Por eso si tuviéramos ahora que delimitar a lo llamado por tradición “psicosomática” lo centraríamos alrededor de la noción de vulnerabilidad somática, de modo tal que este campo sería definido como aquel donde se estudia cómo y

8 Cuyo sustrato serían las redes neuronales de los circuitos amigdalino-hipotalámicos y su integración inmunoendócrina.

26

por qué aumenta o disminuye la vulnerabilidad de un sujeto a enfermar, es decir como se ha constituido y opera un funcionamiento psíquico donde predomina o se encuentra cristalizado lo que entendemos como inconsciente escindido. En la medida que el modelo de la tercera tópica es un modelo de coexistencia, a partir de considerar una escisión estructurante y universal, el predominio citado convive siempre con las manifestaciones propias de lo reprimido y de esta forma se pueden describir dos grandes modos de enfermar con diversas vicisitudes. El término “modo” contiene –según lo pensamos- una jerarquización de la singularidad que implica distintas maneras no excluyentes en las que el cuerpo queda involucrado. (Ver capítulo 5)

La primera grana modalidad de funcionamiento se define por la existencia de tramitación psíquica y en forma regresiva corresponde a lo que tradicionalmente ha descripto el psicoanálisis freudiano y postfreudiano, - aún con notorias diferencias- como modo conversivo de producción sintomática. Es conocido que aquí las representaciones del propio cuerpo y los afectos concomitantes se procesan regresivamente de acuerdo a las reglas de funcionamiento psiconeurótico, es decir siendo parte de un conflicto reprimido regido por Edipo y adquiriendo valor simbólico. Su predominio se manifiesta con una intensa actividad fantasmática propia de las vicisitudes del deseo inconsciente y la interdicción.

La segunda gran modalidad de funcionamiento se define por la ausencia de tramitación representacional y comprende a lo que tradicionalmente ha descripto el psicoanálisis freudiano y postfreudiano, - aún con diferencias- como el modo somatizante de producción sintomática. Este modo implica activaciones de huellas no evocables, que metapsicologicamente se encuentran escindidas. Las escisiones también pueden ser defensivas e implican el desmantelamiento no represivo de la estructura afectivo-ideativa expresado por ejemplo en la noción de alexitimia. Aquí nos encontramos dentro de lo que hoy en día se suele considerar como lo “psicosomático”, es decir el funcionamiento donde existe un déficit de actividad fantasmática , que preferimos llamar de vulnerabilidad somática que es

27

donde predomina lo escindido. Desde el punto de vista de las neurociencias es interesante señalar que el déficit señalado como inclusive la noción de alexitimia- podría pensarse como falta o inadecuación de lo que Damasio ( 2003 ) describió como “marcador somático”. Estos marcadores son un caso especial de sentimientos generados a partir de emociones secundarias y conectados, mediante aprendizaje, a determinadas decisiones, cuya base neural reside en las conexiones de la amígdala con la corteza prefrontal 9 .

Obsérvese que en realidad reemplazamos el prefijo “psico” por el constructo “vulnerabilidad” en la medida que éste es el término que utilizamos para denominar el predominio de un funcionamiento psíquico. De este modo el paciente “psicosomático” es en realidad un paciente con “vulnerabilidad somática”, es decir con cierta facilitación potencial para la patología somática.

En definitiva ambas modalidades generales de funcionamiento coexisten a partir de una escisión estructural y constituyen las dos grandes formas en las que el aparato psíquico responde a las carencias y a los excesos y ambos se manifiestan en distintos tipos de construcciones cognitivas y comportamientos frente a la realidad.

5.3 Por eso hoy en día adquiere relevancia determinar la existencia de vulnerabilidad, es decir de un funcionamiento psíquico donde predomina lo escindido. Obsérvese que aquí que el constructo „vulnerabilidad´ no es estrictamente sinónimo de fragilidad o predisposición (que es el uso habitual del término) sino más bien lo contrario a la noción de mentalización 10 . De allí que el síntoma psiconeurótico no expresa vulnerabilidad alguna. La mayor o menor vulnerabilidad la entendemos directamente asociada a la intrincación entre la adversidad histórica y actual y la existencia o no de una red vincular que brinda

una modalidad de comunicación subsimbólica, no mediada por palabras.

Existiría además la esperanza de que este “mensaje” sea recibido y contenido por alguien y hasta podría suponerse que formaría parte de “planes inconscientes” (Weiss, 1993 )

Tanto a la noción desarrollada por Marty (1980) (calidad, cantidad y disponibilidad de representaciones preconcientes) como la que plantea Fonagy ( 1999) ( condición de desarrollo de la función reflexiva, es decir percibir los estados mentales propios y del otro, capacidad asociada al apego seguro).

9 En cierta medida sería

10

28

sostén y modelo identificatorios . De este modo a mayor persistencia de lo traumático y menor capacidad de sostén de la red vincular, mayor será la vulnerabilidad y por lo tanto las probabilidades de exacerbación y complicaciones de patología preexistente o inclusive de generación inespecífica de enfermedad. En cambio el predominio del modo de funcionamiento ordenado por la represión conlleva la noción de resignificación, el desarrollo de mecanismos de defensa y el valor simbólico de la manifestación corporal Pero lo que interesa destacar es que la noción clínica de vulnerabilidad -en la medida que es solidaria con la noción teórica de inconsciente escindido- es universal y no significa patología en el sentido médico del término. Esto quiere decir que alude solamente a un predominio de un funcionamiento psíquico que puede devenir en patología pero puede también reintegrarse de modo homeostático o inclusive derivar en un desarrollo resiliente 11 . No nos ocuparemos aquí de las variables biológicas (genéticas,etc) y sociales (calidad de vida, ideales culturales) intervinientes pero es importante comprender la recursividad del modelo pues en el caso de producirse enfermedad ésta a su vez se convierte en adversidad y altera a la red vincular del sujeto afectado con lo que puede incrementar su vulnerabilidad.

En la clínica es importante destacar nuevamente la noción de coexistencia pues el predominio de lo escindido y sus vicisitudes (vulnerabilidad) no excluye la existencia de síntomas neuróticos. El modelo planteado se inscribe así dentro de la lógica sugerida por R. Bernardi (2005) de un “cuerpo único pero suficientemente complejo” 12 . Por otra parte el constructo vulnerabilidad definido como o hicimos ut supra, se torna asequible a procedimientos de investigación empírica que pueden contrastarse con los de investigación clínica. Así es que si se estudian los efectos de la adversidad en términos de vivencias traumáticas o vivencias estresogénicas de acuerdo a la calidad, presencia e interiorización de

11 En este modelo “homeostático” es recuperación de un estado anterior al trauma y “resiliente” es transformación hacia un estado diferente, en el que influyen decisivamente los vínculos intersubjetivos significativos.

12 Este autor cuestiona la clásica división entre “cuerpo erógeno” y “cuerpo biológico” planteando un”cuerpo viviente” y un “psiquismo encarnado” con zonas de superposición y “tierras de nadie”

29

vínculos significativos, se puede obtener un gradiente de vulnerabilidad como modo indirecto de valorar el predominio de lo escindido.

Reflexiones finales

"Entia non sunt multiplicanda sine necessitate."

Guillermo de Ockham, 1328

Finalmente es necesario considerar lo que implica esta modelo para una disciplina como el psicoanálisis. Para algunos autores las dos tópicas freudianas alcanzan como modelos explicativos; para otros autores toda tópica es intersubjetiva, otros investigadores no tienen preocupaciones tópicas, existen topologías no freudianas y están los que enumeran tanto eclipses de las tópicas como cuartas tópicas. Son conocidos el importante modelo modular- transformacional de Hugo Bleichmar y últimamente el planteo de “zonas psiquicas” (Marucco). Pero en todos ellos además de sus preocupaciones teóricas y epistemológicas existen fundamentales intereses clínicos. En este sentido la tercera tópica que planteamos es un modelo general y su funcionalidad está destinada a dar cuenta de la clínica. Esto significa que -dada la complejidad de las manifestaciones clínicas - cuando este modelo plantea la coexistencia de dos modos de funcionamiento puede pecar de reduccionista. Sin embargo es a partir de establecer dos grandes “géneros” que se está aludiendo a la coexistencia de muchas “familias” de procesos y a una cantidad innumerable de “especies” producto de la combinatoria de esas “familias”. Esto quiere decir que una determinada manifestación clínica de un sujeto en un contexto histórico y ambiental determinado (“especie”) es parte de “familias” (formaciones clínicas, rasgos subjetivos, sistemas motivacionales) que por definición comparten predominios variables o cristalizados de los dos modos (“géneros”) de funcionamiento psíquico

30

Por otra parte es sabido que las teorías y los modelos intentan dar cuenta de ciertas realidades complejas asumiendo una reducción de dicha complejidad. Es conocido que el “territorio” siempre es más complejo que cualquier “mapa” del mismo y que en él se producen relaciones dialógicas ( Morin, 2001) 13 . En este sentido la tercera tópica es una cartografía psicoanalítica de base freudiana, destinada a explorar dicha complejidad. Pero fundamentalmente creemos que vale la pena retomar ciertos conceptos del último Freud como el de escisión- para pensar no solo en patologías sino en el funcionamiento psíquico global. Esta intención se fundamenta en cierta parsimonia epistemológica dado que si un concepto freudiano no ha agotado su poder heurístico y explicativo, es conveniente utilizarlo antes de la creación de neologismos (inconsciente prepsíquico, anterepresión, ignoto, tras país, etc.) o de alejarlo como objeto del psicoanálisis (inconsciente cognitivo). Por otra parte la noción metapsicológica de inconsciente escindido, que fundamenta la noción clínica de vulnerabilidad planteada como condición universal y permanente, permite a nuestro modo de ver- un planteo más preciso y abierto a la interdisciplina y a la investigación, del llamado campo psicosomático. Así es que en este campo -que hoy en día incluye psicocardiologías, psicooncologías y en general a la

psiconeuroinmunoendocrinología- el psicoanálisis moderno puede volver a ocupar

un lugar destacado como lo hizo en los inicios del siglo pasado. En definitiva creemos que la noción de tercera tópica, su núcleo conceptual, el inconsciente escindido, y su corolario clínico, la vulnerabilidad, se ofrecen para ser puestos a prueba como articuladores de la metapsicología y clínica psicoanalítica tanto con

los avances de las neurociencias como con los desarrollos de las disciplinas de la subjetividad. Y en este epílogo creemos que el legado freudiano -como ha escrito Emilio Rodrigué necesita ser contemplado desde la perspectiva que brinda un atalaya, que en este caso constituyen sus grandes trabajos, que son como sus hombros sobre los que nos subimos para intentar ver más lejos.

13 Entendida como una unidad compleja entre dos lógicas complementarias, concurrentes y antagonistas que se nutren la una de la otra, se completan y también se oponen.

31

BIBLIOGRAFÍA

ACCIOLY LINS,MI.(1994) Terceira Tópica?. III Encuentro Winnicottiano, Gramado, 1994

ARAGONÉS,R.J (1999) El narcisismo como matriz de la teoría psicoanalítica. Nueva Visión, Buenos Aires,1999

AULAGNIER P. (1975) La violencia de la interpretación; del pictograma al enunciado. Buenos Aires, Amorrortu, 1997

BECHARA, DAMASIO,A.(1995) Double dissociation of conditioning and declarative knowledge relative to the amygdala and hippocampus in humans. Science, 269

(5227)

BENYAKAR,M

&

LEZICA, A. (2005) Lo Traumático. Clínica y paradoja. Buenos Aires:

Editorial Biblos, 2006

BERENSTEIN,I ( 2001) El sujeto y el otro. De la ausencia a la presencia. Paidós, BuenosAires, 2001

BERNARDI,R. (2005) Un único cuerpo pero suficientemente complejo. El diálogo entre el psicoanálisis y la medicina. En Maldesky,A.,López,M. y López Ozores (comps.) Psicosomática.Aportes teórico-clínicos en el siglo XXI, Buenos Aires, Lugar Editorial

BION, W (1963) Elementos del Psicoanálisis. Buenos Aires, Paidós, 1966

BLEICHMAR,H.(1999) Fundamentos y aplicaciones del enfoque modular transformacional Aperturas Psicoanalíticas, 1, Internet

( 2001) El cambio terapéutico a la luz de los conocimientos actuales sobre la memoria y los múltiples procesamientos inconscientes, Aperturas Psicoanalíticas, 9, Internet.

BOTELLA,C.Y S. La figurabilidad psíquica, Buenos aires, Amorrortu, 2003

32

BRUSSET, B. (2006) Metapsicología del vínculo y “tercera tópica”. Revista de Psicanálise, 13,2,2006

BUCCI,W.(2001) Pathways of emotional communication. Psychoanalytic Inquiry, 21,1

40-70

CABRÉ, L.M. (2011) Presentación en Panel sobre Sueños, Congreso

Internacional de psicoanálisis, IPA, México, Agosto, 2011

CYRULNIK, B. (2007) De cuerpo y alma.España: Gedisa, 2007

DAMASIO,A. ( 2003 ) El Error de Descartes: la Emocion, la Razon y el Cerebro Humano Editorial Critica, Barcelona.

DÍAZ BENJUMEA, M D (2002) Lo inconsciente cognitivo y La psicologia cognitiva: uma revisión interdisciplinar, Aperturas Psicoanalíticas, 11, www.aperturas.org

(2004) Lo inconsciente psicoanalítico y la psicología cognitiva: una revisión interdisciplinar. Aperturas Psicoanalíticas, www.aperturas.org.

DEJOURS,CH. (1986) La troisieme topique, en Dejours,Ch., Lecores entre Biologie et Psychanalyse, París, Gallimard, 1986

EDELMAN,GM Y TONOTI,G.(2000). El universo de la conciencia. Barcelona: Crítica,

2002

FONAGY, P. Persistencias transgeneracionales del apego: una nueva teoría. Aperturas Psicoanalíticas, 1999,3, www. aperturas.org

FREUD,S.

.(1896) Los orígenes del psicoanálisis T III Madrid: Biblioteca Nueva, 1973

(1895) La neurastenia y las neurosis de angustia. Sobre la justificación de separar de la neurasteia un cierto complejo de síntomas, a título de “neurosis de angustia”, T 1, Madrid, B N, 1973

(1920) Más allá del principio de placer, T III, Madrid, B N, 1973

(1927) Fetichismo, T III, Biblioteca Nueva, Madrid.1973

33

(1932)Nuevas Lecciones Introductorias al Psicoanálisis. T. III, op. Cit.

(1938)Compendio de Psicoanálisis. T. III. Op. cit.

(1938) Escisión del Yo en el proceso de defensa. T.III. Op. cit.

FROUFE,M. (1997) El inconsciente cognitivo. La cara oculta de la mente, Madrid, Biblioteca Nueva

GREEN, A.(1972) Notas sobre procesos terciarios, en La Metapsicología revisitada Eudeba, Buenos Aires,

(1975 ) El analista, la simbolización y la ausencia en el encuadre analítico, en Locuras privadas, cap. 2, Amorrortu, Buenos Aires, 1990

De

(1977 ) El concepto de lo fronterizo. En De Locuras privadas. Buenos Aires cap. 3,

Amorrortu,1990

(1998) Teoría. En Fine,A y Schaeffer,J., Interrogaciones Psicosomáticas, Amorrortu, Buenos Aires, 2000

KAËS,R(1989) El pacto denegativo en los conjuntos trans subjetivos. En Lo negativo. Figuras y modalidades, Missenard, A. y otros, Buenos Aires, Amorrortu., 1991

(1999) Las Teorías psicoanalíticas del grupo. Amorrortu, Buenos Aires, 2000

LACAN,J.(1953-4) El Seminario. Libro I. Los escritos técnicos de Freud,

Buenos Aires, Paidós, 1981

( 1974-5) Le Séminaire. Livre XXII. RSI, Ornicar, 2-5, 1975

LAPALANCHE, J (1990) “Implantation, intromission”, Psychanalyse à l'Université , 60, pp. 155-158

15,

LAPLANCHE,J & PONTALIS JB(1968) Diccionario de Psicoanálisis, Barcelona:

Labor,1971

34

LEFFERT,M. (2010) Contemporary Psychoanalytic Foundations. Postmodernism, Complexity and Neuroscience. New York: Routledge, Taylor & Francis Group Ed. MARUCCO,N.(1999) Cura analítica y transferencia. De la represión a la desmentida, Amorrortu, Buenos Aires, 1999 MARTY,P.(1990) La Psicosomática del Adulto. Amorrortu, Buenos Aires, 1990 MCDOUGALL,J.(1982) Alegato por una cierta anormalidad, Petrel, Barcelona. 1982

(1991) Teatros del Cuerpo. Julián Yébenes, Madrid, 1991

M‟UZAN,M (1994) La Boca del Inconsciente . Ensayos sobre la interpretación. Amorrortu Buenos Aires, 1994.

MEREA,C. (1994) La extensión del psicoanálisis. Paidós, Buenos Aires, 1994 MISSENARD, A. y otros autores (1989) Lo negativo. Figuras y modalidades. Amorrortu, Buenos Aires, 1991

MORIN E. (2001). L'identité humaine. La méthode 5. L'humanité de l'humanité. Seuil. Paris.

PALLY, R. (1998) Emotional Processing; The mind-body connection. International Journal of Psycho-Analysis, 79 (2), 349-362

RAGGIO,E. Sobre la escisión del yo. Reflexiones sobre una tercera tópica freudiana, Rev. de Psicoanálisis, XLVI,2-3,1989 RAPPOPORT DE AISEMBERG, E.(2001) Revisión crítica de las teorías y los abordajes de los estados psicosomáticos, Rev de Psicoanálisis,LVIII,2,2001 RIERA, R. (2011) Transformaciones en mi práctica psicoanalítica (2°parte). El énfasis en la conexión intersubjetiva , Aperturas Psicoanalíticas N° 37, . www.aperturas.org

RODRÍGUEZ SUTIL, C. (2009) Introducción a la obra de Ronald Fairbarn. Los orígenes

del Psicoanálisis Relacional. Pensamiento Relacional.

Madrid: Ed. Agora Relacional. Colección

35

ROSOLATO, G.(1991) Lo negativo y su léxico, en Missenard y otros, Lo negativo. Figuras y modalidades, Amorrortu, Buenos Aires, 1991 (2007) Configuraciones transferenciales “límites”. Conferencia Asociación Psicoanalítica Argentina, Abril 2007

ROUSILLON,R.(1991) Paradojas y situaciones fronterizas del psicoanálisis. Amorrortu, Buenos Aires, 1995 (2007) Conferencia APA WEISS, J. (1993). How Psychotherapy Works. New York, Guilford Press ZUKERFELD,R (1992) Tercera tópica y locuras públicas: de lo limítrofe a lo central. Rev.de Psicoanálisis, XLIV,3-4

(1993) Acerca de la Tercera Tópica. 33º Congreso Internacional de

psicoanálisis

IPA, Amsterdam, Julio. (1994) Locuras privadas, locuras públicas: la Tercera Tópica. Rev. de Psicología y

Psicoterapia de

Grupo, XVII,2

(1996) Acto Bulímico, Cuerpo y Tercera Tópica. Paidós, Buenos Aires

( 1998) Psicoanálisis Actual,: Tercera Tópica e Interdisciplina. III Congreso Argentino de Psicoanálisis, Mención Especial III Congreso Argentino de Psicoanálisis, Córdoba, 1998.

(1999) Psicoanálisis actual, Tercera tópica y contexto social. Aperturas

Psicoanalíticas, 2, Julio

www.aperturas.org

(2002) Psicoanálisis y procesos terciarios: resiliencia y prácticas sociales transformadoras. 1er Congreso Internacional de salud mental y derechos humanos, Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo (UPMPM), Buenos Aires

ZUKERFELD,R & ZONIS ZUKERFELD,R(1989) Acerca del inconsciente: la tercera tópica Freudiana. VII Encuentro y Symposio anual,AEAPG, Buenos Aires, 1990 (1999) Psicoanálisis, Tercera tópica y Vulnerabilidad somática, Lugar Editorial Buenos Aires (2001) Tercera Tópica, sostén vincular y vulnerabilidad, 42º Congreso Internacional de Psicoanálisis,IPA, Niza, 2001

36

(2002) Procesos Terciarios. Premio FEPAL 2002, 24º Congreso Latinoamericano de Psicoanálisis, Montevideo, Septiembre. (2005) Procesos terciarios:de la vulnerabilidad a la resiliencia.Buenos Aires:

Lugar editorial