Вы находитесь на странице: 1из 545
Acerca de este libro Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones,

Acerca de este libro

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido escanearlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo.

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embargo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir.

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como testimonio del largo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted.

Normas de uso

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas.

Asimismo, le pedimos que:

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares; como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales.

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos propósitos y seguro que podremos ayudarle.

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine.

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La legislación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de autor puede ser muy grave.

Acerca de la Búsqueda de libros de Google

El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página http://books.google.com

.7 (.'. <

.7 (.'. <

MANUAL

EN DONDE

NO SOLO SE MANIFIESTA LA NECESIDAD , QUE TODOS TENEMOS DE PRACTICAR LA ORACION MENTAL , Y EL MODO PARA HACER LOS EJERCICIOS ESPIRITUALES ; SINO TAMBIEN COMO SE HAN DE PRACTICAR TODAS LAS VIRTUDES.

ES OBRA DE SINGULAR PROVECHO Y DOCTRINA PARA TODO ESTADO de personas , así eclesiásticas , como seculares ; y con especialidad para los que tienen cargo de almas.

AÑADIDO Y ENMENDADO CONSIDERABLEMENTE EN ESTA EDICION.

AÑADIDO Y ENMENDADO CONSIDERABLEMENTE EN ESTA EDICION. CON SUPERIOR PERMISO. BARCELONA: IMPRENTA DE SIERRA Y

CON SUPERIOR PERMISO.

BARCELONA: IMPRENTA DE SIERRA Y MARTÍ,

i. -

<n<ro

U

/<?JS.

EN ESTA EDICION. CON SUPERIOR PERMISO. BARCELONA: IMPRENTA DE SIERRA Y MARTÍ, i. - <n<ro U

obra es propiedad de la casa de SIERRA

Y MARTÍ , y se Judiará venal en su librería plaza de S. Jaime.

Esta

¿roí

obra es propiedad de la casa de SIERRA Y MARTÍ , y se Judiará venal en

CENSURA DEL Rmo. P. FERNANDO GARCÍA DE PALACIOS, de los Clérigos menores, predicador mayor de la real casa de la Peña de Calatayud, y de las del Espíritu Santo de Barcelona y Madrid.

MUY PODEROSO SEÑOR.

Obedeciendo al mandato de V. Alteza , he leído con atencion y utili

que desean en

dad mia, el libro : Manual de piadosas Meditaciones, con

señar la importante Práctica de la oracion mental::: y demas virtudes los muy reverendos y venerables Padres de la Casa de la Congregacion de la Mision de la siempre Ilustre ciudad de Barcelona ; y habiendo si do (por mi fortuna) testigo, por espacio de tres años, de los frutos es pirituales, que se cogen de la doctrina que enseña el libro y su apostó lica escuela; debo decir, que para venerarla yo como solida y segura, me bastó ver , que sus autores eran aquellos venerables y doctos Padres de espíritu, que en la Metrópoli de aquel principado de Cataluña han ganado tantas almas para Dios, y verla asimismo aprobada en su pri mera impresion de dos doctísimas plumas de aquella ciudad. Por lo cual no haré mas, que arreglarme á su dictámen , asegurando á V. Alteza, que esta Práctica es obra del agrado de Dios, utilísima , para librar las almas de los lazos del comun enemigo, y medio para coseguir las virtu des y alistarse de una vez en la vandera de la perfeccion. Y así juzgo ha de ser de grandísimo beneficio para las almas que la leyeren : sin que contenga cosa contraria á la fe católica , á la pureza de las costum bres, ni á las regalías de su Magestad; (Dios le guarde) con que V. A. se puede servir de conceder la licencia que para reimprimirla se solicita. Salvo; etc. En esta nueva casa del Espíritu Santo de Padres Clérigos nores de Madrid, hoy 24 de marzo de este año de 1720.

M. P. S.

Francisco García de Palacios, de los Clérigos menores.

nores de Madrid, hoy 24 de marzo de este año de 1720. M. P. S. Francisco

APROBACION DEL M. R. P. Fr. JORGE RIOS,

religioso Francisco descalzo de la provincia de

san Juan Bautista de Falencia, Lector de

teología, predicador

misionista y procura

dor que fue por su provincia, en la curia

Romana.

JVIándame el Muy Ilustre Sr. D. José Romaguera , doctor y canónigo de la santa iglesia Catedral de Barcelona, vicario general, y oficial del Ilustrísimo y Reverendísimo Sr. D. Fr. Benito de Sala, dignísimo obis po de dicha ciudad, diga mi sentir sobre el libro intitulado: Manual de piadosas Meditaciones, para todo género de personas y estados, que sacan á luz los Padres de la casa de la Mision de esta ciudad de Bar celona, sobre lo cual digo: que segun la experiencia que tengo de la gran virtud y perfeccion, que en dicha casa se profesa; este Manual es un vi vo ejemplar, de lo que dichos Padres practican, y lo que cada uno de ellos es, pudiendo decir con Casiodoro : Habent hcec sigillatim distributa prceconium; conjuncta, miraculum. Amargamente lloraba S. Bernardo el ver arder al estado eclesiástico con el fuego de la ambicion , solicito de

las dignidades honorificas de. la iglesia, sin que en éj resplandeciese el zelo de la salvacion de las almas, por lo cual todo él se hacia contem-

tible á los ojos de Dios; mas ya el dia de hoy

las lágrimas, i vista del zelo , que arde en el pecho de estos apostóli cos varones, pues abnegados á toda pretension humana , solo atienden á discurrir medios para la salvacion de las almas. Es su instituto el hacer

misiones ; y no pudiendo ejecutar su obligacion, ó por la turbulencia de

puede el Santo enjugar

Es su instituto el hacer misiones ; y no pudiendo ejecutar su obligacion, ó por la

los tiempos, ó por hallarse dichos Padres tan pocos en número , impa ciente su zelo, nos da este Manual de piadosas Meditaciones, pa raque en el Ínterin, que no resuena su voz en los púlpitos, nos aprovechemos to dos con los soberanos documentos y doctrina celestial, que en él se con tiene, de la cual podemos decir lo que decia Bercorio : Est dulcis, sapi da, et delicata; denotat pinguedinem gratice ¿3 perfecíionis. hit. M. Es dulce en el estilo , sabrosa á la voluntad , y delicada al entendimiento, causando en el alma muchas medras, y mucho aumento en el espíritu;

y todo denota la abundancia del zelo divino, que arde en los corazones

de dichos Padres, y la gran perfeccion de vida que practican : Et deno tat pinguedinem gratice, ü perfecíionis. Es tambien el instituto de dichos

Padres para la reformacion del estado eclesiástico: bien se ve el efecto en la siempre venerable conferencia eclesiástica , fundada en esta santa casa, pues componiéndose de lo mas grave del clero, como son dignida des, canónigos, curas de parroquias, doctores, catedráticos y gran núme ro de sacerdotes : para conocer el fruto , no hay mas, sino atender á la modestia, retiro y compostura exterior de los que la frecuentan, que en

la realidad, sin agraviar á nadie, puedo decir, que esta santa conferen

cia es el ejemplar y modelo de donde todos debiamos aprender á com

poner y arreglar nuestra vida. Estos son los frutos de esta santa casa; y

si por los frutos se conoce el árbol, bien se deja entender lo mucho que

importa la conservacion de este árbol , paraque no faite jamas la copiosa abundancia de tan soberanos frutos. Quien plantó este árbol fue aquel esclarecido varon y siervo de Dios, el venerable Vicente de Paul cuyas admirables y heróicas virtudes copió en su alma aquel ejemplar, é idea

de eclesiásticos el Ilustre D. Francisco de Sen Just, y de Pagés, arce diano mayor de esta insigne Catedral de Barcelona, que trajo este vasta go á esta ciudad, que regado con su ejemplar vida y asistido con el afec

to zelo y efectos del Ilustre canónigo Dr. Gerónimo Enveja , pudieron

radicarle para el logro de los abundantes frutos que se experimentan, y

se espera experimentar mas copiosos. Y en órden al de este Manual de

piadosas Meditaciones, digo, que lo he leído con particular atencion y macho provecho de mi alma; y hallo, que cada meditacion es un atrac tivo á la virtud: cada ponderacion es una victoria contra los vicios; y cada sentencia, un triunfo de los placeres humanos, verificándose lo que muy del intento dijo Vincencio Lirinense: (tom. a, c. 24.) Tanta, nescio, qua rationum densitate ejus oratio conserta est, ut ad consensum sui, quos suadere non potest, impellat: cujus quot pene verba, tot sententice ; quod sensus, victorice. La doctrina es tan clara, llana y sólida , que me parece no hay en toda ella un desliz contra la doctrina católica , sagrados cá

es tan clara, llana y sólida , que me parece no hay en toda ella un

nones y santos padres de la iglesia, por lo cual me parece puede V. S. dar la licencia que se pide, por el gran fruto , que de su lectura resul tará en las almas. Sic sentio, salvo semper, etc. En Barcelona 30 abril de 1709.

Die 30 aprilis 1709.

.

!

Imprimatur.

Romaguera, Vic. Gen. y Offic.

Fr. Jorge Ríos.

etc. En Barcelona 30 abril de 1709. Die 30 aprilis 1709. . ! Imprimatur. Romaguera, Vic.

PROLOGO.

D

evoto lector: á ta devocion ofrece la casa de la Congregacion

de

la mision de esta Exma. ciudad de Barcelona este Manual

de piadosas Meditaciones , no paraque solo las leas ; mas prin cipalmente paraque profundamente las consideres, rumíes y me dites , destinando un buen rato cada dia para una de ellas , para

así aprender la ciencia de los santos, y llegar á ser un perfecto

cristiano. Movió" el Espíritu Santo al profeta Jeremías á decir en

el cap. 12. Toda la tierra está desolada; porque no hay quien considere en su corazon. Los daños, que manan de la falta de consideracion de las verdades de la santa fe, son bien patentes.

Gran parte de los católicos cristianos viven en el miserable esta

do

del pecado mortal ; otros van de pecados en pecados , cayendo

y

levantando; y sin embargo que no faltan un punto en creer

todas las verdades de la fe, estas no les sirven de freno, ni les contienen dentro del santo temor, y amor tan debido á la infini ta Magestad de Dios. Preguntando á cada uno: crees que has de

morir en breve, y aun puede ser de repente, y que en ese punto has de dar cuenta á Dios ? qué te espera , si mueres en pecado mortal , un infierno por toda una eternidad , con la privacion eterna

de la gloria? qué Cristo por los pecados murió en una cruz? Te

responderán todos y con verdad, que todo esto creen ; y con toda esa fe, y con ser esas verdades tan poderosas de sí para mover cualquier corazon ; ellos por un pequeño interés , honra ó gusto, beben la maldad como agua. De donde puede nacer en un católico

tan desatinado obrar? Nace de ser aquellas importantes verdades

creídas ; mas no consideradas : que si lo fueran, llenarian el corazon

pecado ; y de amor á Dios

cristiano de temor santo ; de horror al

y á la virtud, y obrarian en él aquella mudanza, que describe el

Apóstol ad Hebr. 4- Viva es la palabra de Dios y eficaz, y mas

virtud, y obrarian en él aquella mudanza, que describe el Apóstol ad Hebr. 4- Viva es

penetrante que el cuchillo de dos filos; y llega hasta la division del alma y el espíritu. Acuérdate , como dice el mismo Apóstol,

que va pasando la figura de este mundo; y en el tiempo, que Dios misericordiosamente te concede , no quieras tener ocioso, y en terrado el talento de la fe, dejando de considerar seriamente sus verdades ; paraque no te alcance la maldicion , que predijo el pro

feta Isaías, cap. 6, Mateo: Oiréis con

no veréis- Mas sé solicito en avivar esta fe con la meditacion, pe netrando bien sus verdades, á cuyo fin te servirá un poco este libro. En él hallarás un breve y fácil metodo de examinar la con ciencia para una confesion general, y modo de hacer el examen de la conciencia cada noche: meditaciones para el retiro de unos ejercicios espirituales, conforme al estilo, que se practíca en esta casa : meditaciones sobre la vida y pasion de Cristo , sobre los sa cramentos de la penitencia y eucaristía, sobre los beneficios de Dios, sobre los novísimos, sobre el pecado y vicios capitales: me ditaciones para el estado sacerdotal, y para el estado religioso, y para personas de todos estados; y finalmente, meditaciones para todas las dominicas y fiestas principales del año: de las cuales, si eres cára, podrás sacar reflexiones para dar sencilla, y utilmente pasto á tus ovejas. Todo esto te ofrecemos, devoto lector, con buena voluntad, y mas gustosos te dariamos la resolucion eficáz de practicar esta oracion mental, 6 meditacion cotidiana que tan to importa, si estuviese en nuestra mano. El espíritu divino te la dé, como se lo rogamos, y se digne ser tu Maestro en este

y citó el mismo Cristo en el cap. 13 de san el oido, y no entenderéis; y viendo, veréis y

camino de oracion; y ruega tú por nosotros. Vale.

en el cap. 13 de san el oido, y no entenderéis; y viendo, veréis y camino

SUPLEMENTO

AL MANUAL DE PIADOSAS MEDITACIONES.

MEDITACION DE LA CARIDAD FRATERNA.

Punto 1?: Considera la suma necesidad que tienes de vivir en cari dad y santa paz con todos. Es expreso precepto de Cristo, que amemos hasta á los enemigos: Diligite inimicos vestros. Siu cumplirle no puedes salvarte. Piensa ámas, y haz reflexion á lo que es una alma, una fami lia, ó comunidad sin paz ni caridad entre sí. Se puede decir en verdad con el santo Job, aunque en otro sentido; que es un infierno: Infernus domus mea est. Se puede decir con el Apóstol, que sin caridad nada es, y nada aprovecha. Nihil sum : Nihil tnihi prodest. Se puede decir con David, que allí no hay quien haga bien, ni uno solo. Non est qui faciat bonum, non est usque ad unum. ó como dice san Crisóstomo; no habita Dios donde reina la discordia : Nec ibi Deus , ubi discordia dominatur. Pondera así mismo que efectos tan funestos y fatales causa la falta de caridad y de paz. En donde ella falta no hay que esperar bendicion del cielo, ni virtud, ni bien alguno : porque , á mas de asegurar el Espíritu Santo, que en alma malévola no entrará la sabiduría, aquellos espíritus agriados y enconados unos con otros estan continuamente agitados de mil pasiones, impresionados de ideas adversas, y por lo mismo indis puestos para recibir las luces y gracias celestiales para la oracion, y para otro bien alguno. Antes si, muy dispuestos para caer en muchos males; en juicios, sospechas, odios, murmuraciones, pendencias, escándalos, y en otros no menos graves desordenes. A la desunion de una familia ó comu nidad se sigue irremisiblemente la desolacion no menos de lo espiritual, que de lo temporal : El reino dividido entre si será desolado, dice el di vino Maestro. En tal disposicion de ánimos, se descuidan obligaciones, se quebrantan preceptos, se abandonan estatutos, se frustran negocios, se de jan pasar conveniencias, y lo que es mas, se olvida el alma y i Dios:

todo en fin es allí disolucion y ruina , como lo acredita sobradamente la experiencia. ¡Ó caridad hermosa! ¡Ó paz hermanable! ¡Cuán nece aaria y apetecible eres! Bien se puede asegurar, que es infelicísima cual

hermosa! ¡Ó paz hermanable! ¡Cuán nece aaria y apetecible eres! Bien se puede asegurar, que es

<

a )

.

quiera reunion en la que tú no reinas ni campeas, y que eres digna de

ser comprada á toda costa ; aunque sea menester para ello arrostrar cualquiera humillacion, trabajo, mortificacion y sacrificio!

2 .

Considera , que al paso que la paz y caridad es absoluta

mente necesaria, es asimismo sumamente difícil , por ser necesario para lograrla un complexo de circunstancias en la realidad muy difíciles; es á saber : acordar juicios y voluntades, frecuentemente diferentes ; unir ge

nios encontrados; refrenar pasiones ; mortificar potencias y sentidos ; te ner á raya la lengua; contener humores; reprimir inclinaciones, y vencer repugnancias de unos y otros; todo lo que hace costosa, y por lo mismo rara la caridad verdaderamente fraterna , y universal con todos , como deberia ser. Sin embargo debe animarte á vencerlo todo su grande uti lidad, que es tal, que de ella se puede decir con verdad lo que de la sa biduría dice el Espíritu Santo : que con ella vienen todos los bienes es pirituales y corporales. Porque, si tienes paz y caridad con todos, logra

preceptos y

obligaciones, practicar virtudes y santificarte. Si tienes paz con todos, lejos de impedirte, te ayudarán para el mas buen logro de tus preten siones y negocios, y te escusarás muchas inquietudes, con ventajas para la salud del alma y del cuerpo. ¡O feliz paz! Con ella todo se sufre con gusto y meritoriamente, y sin ella, ó Dios! todo fatiga, todo inquieta, y se padece un verdadero infierno, para continuarle despues eternamente. ¡O si comprendieses los frutos tan sabrosos y provechosos de la caridad fraterna, y paz que ella produce! ¡Como por todas vias, y por todos los medios procurarias alcanzarla! Practíca los siguientes, y te la asegu

rás la mejor disposicion para la paz interior , para cumplir

rarán.

3 Considera í?; Que para conservar la caridad fraterna es preciso

absolutamente quitar de raiz todo lo que la puede alterar ó impedir; co mo la murmuracion, la crítica, el chisme, a?: Es igualmente necesario cumplir exactamente cada cual con su propia obligacion: sin estos dos fundamentos jamas habrá paz constante en una familia. 3?: Para esto ayudará maravillosamente la afabilidad y buen modo con todos; pues, segun el Espíritu Santo, las palabras dulces aplacan la ira, y son las que ganan los corazones. 4?: Otro medio es, el que dá Cristo en el Evan gelio: Haced, dice, por los otros, lo que deseáis hagan por vosotros. ¡O qué divina regla! ¡y qué proporcionada para fomentar la paz con todos,

si fuese debidamente guardada! 5?: Respeta á los demas, venérales se

gun su carácter, sírvales y obsequíales cuanto buenamente puedas. 6.:

Pero sobre todos los medios, el mas necesario y seguro es la pacienc1a

y sufrimiento. Sino toleras, sino callas, sino sabes disimular en sus oca

siones , jamas tendrás paz : siendo imposible que viviendo entre hombres

110 haya descuidos, faltas, y mucho en que ejercitar la virtud, sino se

paz : siendo imposible que viviendo entre hombres 110 haya descuidos, faltas, y mucho en que

( 3

)

quiere perder la caridad y buena armonía. Este es el grande medio , y puede decirse infalible , para la santa paz y union fraternal ; y es co sa que cualquiera puede practicar : sufrir, callar, disimular, tomar pa ciencia. 7?: Finalmente te será de grande ausilio para la paz y tran quilidad asi interior como exterior, el ser solícito en humillarte y pe dir perdon de los agravios, aunque de poca consideracion, y el no dar lugar á que la imaginacion se entretenga en considerar las ofensas, sinrazones y faltas agenas. ¡O si conocieses lo que vale esta preciosa joya de la pae! Reflexiona sobre ella con atencion, y verás sin duda que cuantas veces la has perdido , ha sido por no practicar estos me dios : y propon eficazmente de conservarla , á pesar de todas las re pugnancias, con la fiel ejecucion de todos ellos. ¡Dios de paz! ¡Dignaos otorgárnosla por la inmensa caridad con que nos amais, y que mandais nos tengamos unos á otros para ser vuestros verdaderos discípulos!

unos á otros para ser vuestros verdaderos discípulos! MEDITACION DE LA HONRA Y VENERACION QUE LOS

MEDITACION DE LA HONRA Y VENERACION QUE LOS HIJOS DEBEN X SUS PADRES.

Punto í?: Considera los muchos y grandes motivos que siendo hi

jo de familia

El que teme á Dios honrará á sus padres, y servirá como á Señores á los

que le dieron el ser; siguiéndose de aquí, que no honra ni teme á Dios el que desprecia á sus padres. a?: El que así se porta , se infama y envilece á si mismo, como lo afirma el Espíritu Santo en los Prover bios: El que aflige á su padre, y huye las sabias amonestaciones de su madre, será infame ó infeliz. ¿Y que seria, si llegase tu atrevimien to á insultarlos con burlas y maldiciones? Deberias estremecerte y lle narte de confusion en la presencia de Dios, que fulmina contra un tan mal hijo las mas terribles amenazas. Perecerá , dice , y se apagará la

luz de su vida

águilas

merece ser comido de las

tienes de honrar á tus Padres, í?: Dice el ecclesiástico :

en medio de las tinieblas

y es maldito de Dios. ¿Quisieras tu incurrir en esta maldi

cion? 3?: Al hijo atento y respetuoso á sus padres promete Dios mu

chas felicidades aun en este mundo , ni puede dejar de amar al que por su respeto y amor honra y tiene veneracion á los que le representan y ejercen su paternal autoridad con que nos dió el ser y le conserva. Y así es, que le promete larga y dichosa vida ; y debe no menos confiar

que

4?: Por el contrario, debes temer, que si soberbio é insubordinado á tus padres, no respetas en ellos la soberana autoridad del supremo Cria dor, te humille este Señor á tu pesar, y te llene de desgracias, te dé una prematura muerte, y quizá te abandone para siempre , como á otro

le mirará y asistirá como hijo querido en la hora de la muerte.

muerte, y quizá te abandone para siempre , como á otro le mirará y asistirá como

Absalon hijo de David. ¿Qué quieres pues hacer? ¿Que resoluciones formas á vista de todo esto? Seguirás todavia insolente y rebelde? Ah! No lo permitais buen Dios; pues que ya, humillado y arrepentido, ofrez co honraros en mis Padres, y superiores que en lugar de ellos me de ben mandar.

2

Considera

que esta

honra , que debes á tus

padres ,

com

prende cuatro cosas principales : es á saber : respeto, amor, obediencia y asistencia. Respeto: considerándoles, como representantes de Dios, por medio de los cuales te ha dado el ser; como superiores, que te deben

gobernar en su nombre ; y como maestros , que te han de enseñar lo conveniente para la vida temporal, y la eterna. Escucha, hijo, la ense ñanza de tu padre, dice el Sabio, y no deseches la ley de tu madre.

Amor :

ocasion de hacerte todo bien, de librarte de los peligros, y á sufrir por tu causa las mayores incomodidades, para que vivas con ventajas ya en el órden de la naturaleza , ya en el órden de la gra

cia ; no

do tiempo y ocasion.

vido y desamor tantas finezas y cuidados ? Pórtate con ellos te ex horta el Sabio, del modo que ellos lo han hecho contigo. Amales de cora zon; pues tan sinceramente te aman. Obediencia: Negarse á ella seria despreciar con descaro las leyes mismas de la naturaleza, y el termi nante mandato, que de parte de Dios intima san Pablo escribiendo á los Colosenses : Hijos , obedeced á vuestros padres en todas las cosas : se entiende, que no sean contrarias á la ley de Dios, in Domino, como ex presa á los de Efeso. Asistencia: ¿Qué cosa mas justa, que socorrer á los que te dieron el alimento, cuando tu ni accion tenias para buscarle,

te llevaron en brazos, cuando no podias andar por tus pies , te dieron instruccion y carrera, cuando eras inútil para todo? ¿Y tendrias corazon para abandonarles en sus necesidades y trabajos? Crimen seria este, que clamaria venganza delante de Dios, y te mereceria su abandono. 3 Considera los medios; y el modo con que debes cumplir las predichas obligaciones, 1?: Guárdate de hacer accion, y de decir pa labra, y aun de formar juicio, que en lo mas mínimo pueda ofenderles, tildando su fama y reputacion , manifestando sus defectos , increpando sus providencias, oponiéndote á ellas con desagrado , con enfado y mal semblante, pretendiendo que te otorguen lo que no juzgan justo conce derte, y menospreciando de cualquier modo que sea sus personas, ó sus cosas. 2?: Para corresponder á su amor trátales con cariño y dulzura, consuélales en sus aflicciones, en sus trabajos préstales tu ayuda; oponte con prudencia á sus contrarios , defendiéndoles cuando no lo impida la justicia y la razon : sufre con paciencia sus molestias , y recibe con

por el intenso que ellos te tienen , que les obliga á no perder

solo cuando

niño, mas tambien

cuando mayor, y en to

¿Y tendrías valor para corresponder con ol

les obliga á no perder solo cuando niño, mas tambien cuando mayor, y en to ¿Y

agradecimiento sus avisos, correcciones y preceptos. Hijo, te dice el Ee- clesiástico, sufre la vejez de tu padre, y no le contristes en su vida. 3?:

Para no ofender á Dios con desobedecer á tus Padres, sigue sus conse jos v
Para no ofender á Dios con desobedecer á tus Padres, sigue sus conse
jos v disposiciones; en primer lugar, en lo que mira á tu eterna salva
cion, y de consiguiente á frecuentar los santos Sacramentos , y demas
actos de piedad que prudentemente te prescriban ; y evitar todos los
peligros, tratos y compañias que te prohiban como perjudiciales: en se
gundo lugar, en lo que mira á tu bien estar temporal, y por lo mismo
á
tomar un estado, carrera ú oficio cuando te lo instan, y aplicarte en
él; en tercer lugar, en lo que respeta al orden doméstico ; y así , á no
salir de casa en horas
impropias , á no
traer á ella sugetos de que no
gusten, á levantarte, acostarte y comer en las horas señaladas , á vestir
en la forma y calidad que te ordenen; y á otras semejantes disposicio
nes. 4°: La asistencia que debes á tus padres, ha de verse igualmente
verificada en la salud, que en la enfermedad; en la abundancia, que
en la pobreza; en la juventud, que en la vejez; en la felicidad, que en
el infortunio ; en lo espiritual, que en lo temporal. Y para que así lo
cumplas, basta que excites en tu corazon los sentimientos del amor filial,
y
de una justa gratitud. ¿Qué dices, hijo mio, á vista de este arancel
de obligaciones? Has en lo pasado regulado por él tu vida y conducta?
Si así es, ¡feliz, dichoso hijo! sobre t1 lloverán las bendiciones celes
tiales. Mas, si es lo contrario, humillate, y pide de veras perdon á Dios
y
á tus padres, y no dudes que lo alcanzarás , si tu dolor vá acompa
ñado de una mudanza de vida arreglada á los insinuados deberes.

MEDITACION SOBRE EL SAGRADO ORDEN DEL SUBDIACO- NADO, SU EXCELENCIA, CARGOS Y DISPOSICIONES PARA RECIBIRLO.

Punto 1? Considera que el subdiaconado es un órden sagrado, que confiere al que lo recibe potestad de administrar inmediatamente al Diácono, y con mediacion al sacerdote en la celebracion del sacrificio divino. Esta su definicion, sacada de los sagrados concilios , nos dá una muy noble idea de su excelsa dignidad. Por medio de este sacramento nos entresaca su divina Magestad de la masa comun de los hombres , y hace de no sotros una porcion sagrada, Dei portio, afirma san Pedro Damiano , que debe ser consagrada al obsequio de nuestro gran Dios con tanta espe cialidad , que nos quiere el Señor absolutamente para sí, desprendidos de todo lo terreno para ser él mismo nuestra única herencia : Dominus ipse est hcereditas eorum; \ó suerte infinitamente preciosa, que cierta mente compete á los sagrados subdiáconos con mucha mas razon, que á los ministros del antiguo Testamento! Esta fineza, con que el Excelso

sagrados subdiáconos con mucha mas razon, que á los ministros del antiguo Testamento! Esta fineza, con

( 6

)

tanto les ennoblece! O! con que fervor y vida santa debe ser corres

relajada ¿ honrará acaso

de un modo digno de Dios el caracter augusto, con que en la santa or denacion la suprema Magestad tanto le ennoblece? El Señor confiere i los subdiáconos en su consagracion una potestad muy santa, ya sobre el cuerpo natural de Jesucristo, con derecho de tocar los vasos sagrados, preparar la materia para el divino sacrificio, y cooperar á su solemne celebridad, ministrando -al diácono y al sacerdote; ya sobre su cuerpo místico, que son los fieles, que ejercen con la lectura pública y canto solemne de las epístolas en la solemnidad de los divinos misterios. ¡ Ó poder sublime! que ennobleces á los subdiáconos en tanto grado, que excede su dignidad aun á la de los reyes y monarcas del mundo! ¡Ojalá encienda Dios Nuestro Señor en el corazon de todos el fuego de su divino amor para serle agradecidos, y grabe en ellos estas palabras, que

oirán de la boca del Pontífice: Videte cujas ministerium vobis traditur; ideo vos admoneo, ut ita vos exibeatis, ut Deo placere possitis.

i Considera ahora con profunda atencion la excesiva enormidad del

sacrilegio, que cargaria sobre su alma, el joven insolente, (si por des gracia alguno hubiese) que como otro malvado Judas, como otro hipó crita reprobado, teniendo su alma manchada con el negro borron de la

culpa mortal, ocultando en su pecho una sentina de abominaciones, se atreviera á presentarse á la ordenacion contra la voluntad de todo un Dios, contra el derecho mismo de la naturaleza, contra las prohibicio nes de los sagrados cánones, que nos constriñen á recibir con la mayor pureza y santidad un sacramento tan santo. Sancía santé sunt tractan- da. ¡O Dios omnipotente! no permitan vuestras entrañas de piedad que salga de este piadoso congreso un tan horroroso monstruo, que se arroje con inaudito descaro á profanar vuestros divinos dones, y á hacer con tumelia con tanta malicia al Espíritu Santo! ¡O, venerables ordenandos! el que con tanta osadia injuriara á nuestro gran Dios, ¿no atraheria sobre si la divina maldicion en vez de las gracias necesarias para llenar los cargos, que desde el momento de su consagracion gravitan sobre sus hombros? Y destituido de estas ¿cómo será casto? Pues dice el Sabio:

pondida! Y el subdiácono, cuya vida sea tibia ó

scivi quoniam aiiler non possem esse continens, nisi Deus det. ¿Cómo se

luz del mundo, la sal de la tierra, segun Dios lo exije de él? ¿Sus

rezos y demas oraciones serán en la presencia de Dios un olor de sua vidad? ¡Ay! que este infeliz irá siempre de aumento en la iniquidad:

proficient in peius errantes, et in errorem mittentes, que dice S. Pablo, y

lo atestigua una fatal experiencia. ¡ó buen Jesus! no permitais, que alguno de nosotros cometa contra Vos tan enorme injuria!

3 Considera pues la absoluta precision en que se halla el ordenando,

de disponerse con toda diligencia para recibir dignamente tan elevado

rá la

precision en que se halla el ordenando, de disponerse con toda diligencia para recibir dignamente tan

(.7 ) sacramento. Las obras grandes dice S. Gregorio de Nacianzo , piden proporcionados aparejos. Y siendo el subdiaconado obra tan grande; re- quirirá sin duda preparacion muy grande. Ya no es pues de admirar, que el sacrosanto Concilio de Trento, á mas de la ciencia competente, exija en los iuiciandos vida probada por largo tiempo: quorum pro-

batce vitce senectus sit: esto es, una castidad á toda prueba, una piedad ejemplar , una humildad profunda , un grande zelo por las funciones de la Iglesia, una participacion frecuente de los santos sacramentos. A mas de esta disposicion remota, quiere la Iglesia que se grangeen la prócsi- ma, aplicándose con el mayor fervor en los espirituales ejercicios para arrancar de sus corazones las malezas de las culpas, y adornarlos con los hermosos árboles de las virtudes; para despojarse de todas las afec ciones de la tierra , á fin de hacerse dignos de ser ofrecidos á Dios en

sacrificio agradable , muriendo de nuevo á las pasiones con el voto de castidad, que
sacrificio agradable , muriendo de nuevo á las pasiones con el voto
de
castidad, que harán en su consagracion; á la propia voluntad con la su
jecion á la obediencia del señor obispo , y dando libelo de repudio al
mundo entero, para no servir á otro , que á Jesucristo y á
su Iglesia.
¡O Dios de nuestro corazon! concedednos á todos la gracia de acercar
nos bien prevenidos á la sagrada ordenacion ! No permitais que entre
nosotros haya alguno, que habiendo hasta el presente llevado una vida
rota, y hallándose á juicio del Director prudente, indigno de los órde
nes sacros, tenga la temeridad de profanarlos sacrilegamente! ¡Herid
nos, Señor, con vuestro santo temor para no cometer tan enorme
maldad !

liste suplemento es propiedad de la casa de SIERRA Y MARTI.

CON LICENCIA.

Barcelona: ímprenta de síerra y martí, FEBRERO DE 1833.

es propiedad de la casa de SIERRA Y MARTI. CON LICENCIA. Barcelona: ímprenta de síerra y

INSTRUCCION FAMILIAR,

PARA HACER UTILMENTE

&&

^l&^IQl 1ISBYJU

O LA MEDITACION.

§

I.

De la necesidad y utilidad de la oracion mental.

1 Iía necesidad de la oracion mental es tan grande, que sin ella

con dificultad se puede vivir cristianamente. Esta verdad está bien en señada por el Espíritu Santo por boca del profeta Jeremías : (12, 11.) No se vé en el mundo otra cosa mas , que desolaciones ; porque no hay quien medite, ni haga reflexion.

2 La meditacion ayuda maravillosamente para encender en nues

tros corazones el fuego del amor divino, como lo experimentó David cuando dijo : (Psal. 38, 4.) En mi meditacion arderá el fuego.

3 Hace bienaventurados á aquellos, que se aplican á su ejercicio,

diciendo el mismo Profeta: (Psal. 1.) Bienaventurado el varon, que me

ditará en la ley del Señor.

4 Ella íes la ordinaria canal de las gracias que Dios nos hace, co

mo lo atestiguan los doctores de la iglesia , y muestra la experiencia cotidiana.

5 Si queremos que Dios hable á nuestro corazon, y á nuestra alma,

es necesario, que el corazon y el alma hablen reciprocamente á Dios: lo que se hace con el ejercicio de la oracion mental.

6 Los santos que veneramos ahora en el cielo , ordinariamente se

ejercitaron mucho acá en la tierra en la oracion y en la meditacion de las co§as celestiales. El mismo Cristo Señor nuestro para nuestro ejemplo y enséñanza gastaba en ella las noches enteras: y no se halla persona verdaderamente devota, que no atienda seriamente á este santo y piado- sor ejercicio.

enteras: y no se halla persona verdaderamente devota, que no atienda seriamente á este santo y

2

MANUAL

7 El demonio no ha sabido hallar medio mas eficaz para impedir

la salud del alma , que hacer odiosa la oracion mental , haciendo creer á muchos, que ella no es mas que para religiosos y para santos, y que es muy difícil y penosa: lo cual es falsísimo, como muestra la experien cia y aquí se probará luego.

S

H.

Facilidad de la oracion mental.

Cada uno se debe persuadir, que la meditacion es muy fácil ; y asi se experimenta cada dia , que cualquier persona de cualquier condicion, edad ó sexo , es capaz de hacerla con mucho provecho , si se aplica con diligencia y humildad. La gente del mundo y rústica y aun aquellos mis mos que no saben leer, la pueden hacer tambien como los hombres doc tos y espirituales : y tal vez aquellos la hacen mejor que estos , porque como dice la Escritura : Dios se complace en la conversacion de los senci llos. (Proverb. 3, 32.) En efecto, qué otra cosa es meditar, sino hacer por los negocios del cielo y por el bien del alma, aquello mismo, que cada uno hace cada día por los negocios del mundo y por el bien del cuerpo, esto es, ejercitar las tres potencias del alma , memoria , entendimiento y voluntad ? Por ejemplo: el que tiene un pleito, primeramente aplica su memoria pro curando acordarse de todo aquello que pertenece á sus razones ; y para este efecto lee y relee muchas veces sus escrituras. 2. Aplica su enten dimiento pensando y repensando , ahora en lo que ha de decir ó hacer con los procuradores, con los jueces, con la parte contraria , etc. ahora en proveerse de medios para vencer la causa, razonando y discurriendo so bre todas estas cosas y sacando conclusiones, etc. 3. Despues de haber asi bien pensado y discurrido, da campo á su voluntad. 1. Dejándola cor rer en diferentes pasiones y afecciones: ya de alegria por tener bien í Lmdadas razones: ya de esperanza de vencer el pleito: ya de tristeza por haber dejado alguna formalidad : ya de temor de ser oprimido de al guna cavilacion: ya de odio á la parte contraria y semejantes. 2. Haciendo resoluciones, v. g. de remediar el defecto, de hacer observar tales forma lidades, de valerse de los amigos, dineros, etc. Todo esto hace para ven cer su pleito, tocante solamente á bienes temporales. De la misma manera , el que quiere hacer la meditacion en orden al negocio de la salud de su alma, que es mas importante que todos los otros. 1. Debe imprimir en su memoria los puntos, que habrá leído una *) muchas veces en algun libro espiritual. s. Debe aplicar su entendi miento en ponderar una tras otra las cosas, que habrá leido: discurriendo?

libro espiritual. s. Debe aplicar su entendi miento en ponderar una tras otra las cosas, que

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

3

sacando buenas y útiles conclusiones ó resoluciones. Por ejemplo : si en un punto de la oracion ha considerado , que Jesucristo murió por nues tros pecados, y que un solo pecado nos puede condenar, debe concluir:

y

luego un pecado mortal es un grande mal : luego se debe huir y aborre
luego un pecado mortal es un grande mal : luego se debe huir y aborre
cer mas que otro cualquier mal , etc. Otro ejemplo : si quiere meditar
aquella espantosa condicion de la muerte, que es morir solo una vez:
Statutum est hominibus semel mori, (Haebr. 9, 27.) procure penetrar bien
esta verdad, tanto porque la insinúa la fe por medio del Apóstol, cuanto
porque la cotidiana experiencia nos la muestra. De esta verdad universal
saque despues otra particular en órden á sí, y concluya: que si la muer
te es un paso tan importante del cual pende una eternidad de bien ó de
mal, y que si yerra no admite correccion el error, es gran locura no
procurar la mayor seguridad paraque se logre bien este paso. Finalmen
te, haga reflexion y vea, como se ha portado hasta ahora en esta parte,
y si ha procurado esta mayor seguridad ó no la ha procurado, con suma
imprudencia. 3. Despues de haber hecho semejante discurso y razona
miento sobre un punto, deje correr la voluntad á varios afectos, ó de
temor del infierno, ó de esperanza del paraíso, ó de aborrecimiento al pe
cado, ó de admiracion ácia la bondad de Dios, que tantos años le ha es
perado y tan enormes pecados le ha sufrido, ó de confusion de sí mismo,
de alegría, en ver que Dios sea honrado, ó de tristeza, de que sea ofen
dido, ó de gracias por los beneficios recibidos y otros semejantes, á los
cuales se siente el alma excitada del Espíritu Santo. Despues de los dichos
afectos se viene á los propósitos y resoluciones: v. g. de enmendarse de
tal vicio, de practicar tal virtud, individuando los actos de apartar tal
ocasion de pecar. de ejercitarse en tales, ó tales obras de misericordia y
semejantes, segun pide la propia necesidad.

§

III.

Del método de la oracion.

Aunque el hacer bien y con fruto la oracion mental , depende mas del socorro divino, que de la industria humana, con todo porque seria tentar á Dios, y exponerse á muchos peligros é ilusiones del demonio, el contentarse de oir á Dios, sin querer obrar cosa alguna de su parte, los santos y maestros de la vida espiritual juzgan ser necesario, se coopere con Dios , no solamente ejercitando las tres potencias del alma , memoria, entendimiento y voluntad sobre algun punto de espíritu, como se dijo ar riba , sino tambien observando en esto algun órden y método. Por esto se propone aquí el siguiente, que es de san Francisco de Sales y uno de los mas fáciles y útiles.

y método. Por esto se propone aquí el siguiente, que es de san Francisco de Sales

4

MANUAL

MÉTODO DE LA ORACION MENTAL.

La oracion mental tiene tres partes , la preparacion : el cuerpo de la oracion ó consideraciones, y la conclusion.

La preparacion se hace con tres actos.

1

Ponerse á la presencia de Dios.

32

PedirPonersegraciasen la paramemoriahacerelbienasuntola oracion.que se debe meditar.

1

ConsiderarEl cuerpoeldeasuntola oracionque sese hahacepropuesto.tambien con tres actos.

32

HacerEjercitarsefirmesenpropósitosvarios y piadososy resoluciones.afectos.

1

Dar graciasLa conclusioná Dios deasimismolos buenosse hacepensamientoscon tres actos.que ha tenido en

la oracion.

32 OfrecerPedir graciaá Diosparalasponerlasresolucionesen ejecucion.y propósitos que se han hecho.

EXPLICACION DEL DICHO MÉTODO.

DE LA PRIMERA PARTE.

Esto es , de la preparacion y del primer acto de ella , que es la presencia de Dios.

Puede uno ponerse á la presencia de Dios, representándosele vivamen te en uno de estos cuatro actos.

1 Considerándole presente en. todo lugar y en cualquier parte;

pensando que está en nosotros y nosotros en él como una esponja en medio del mar.

2 Considerándole en medio del propio corazon, donde mora por gra

cia como vida del alma.

3 Imaginándose que ve á Jesucristo en el cielo, que está mirando á todos los hombres, y especialmente á quien le pide.

4 Figurándose que le mira vecino á sí en forma humana y mages-

tuosa; ó bien presente en el Santísimo Sacramento. Puesto así en la presencia de Dios con alguna de dichas maneras,

1 De fe, creyendose firmementedeben hacerqueestosse treshallaactos.delante de Dios.

2 De humildad, reputándose por indigno de estar delante su divina Magestad.

treshallaactos.delante de Dios. 2 De humildad, reputándose por indigno de estar delante su divina Magestad.

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

5

3 De adoracion, adorándole por su soberano Señor, postrándose de

lante su divina Magestad , como haria un esclavo delante su Señor : un reo delante su juez, como hizo el hijo pródigo delante de su padre; ó de otra manera segunDelpidieresegundoel acto,sujetoquede esla lameditacion.invocacion.

Para pedir á Dios gracia de hacer bien la oracion.

1 Se debe invocar el favor del Espíritu Santo con el corazon, ó con

el corazon y la boca juntamente, diciendo: Veni Sánete Spiritus , etc. ú

otra oracion semejante.

2 Se debe implorar la intercesion de la bienaventurada vírgen Ma

ría Señora nuestra, del Angel Custodio, de los santos abogados.

3 Para obtener mas fácilmente lo que se pide , será bien hacer un

acto de desconfianza de sí mismo y de confianza en Dios; y un acto de indiferencia y de resignacion á la divina voluntad, protestando no que

rer otra cosa mas, que la gloria de Dios y su beneplacito. Del tercer acto, que es la representacion del asunto.

La representacion del asunto ó de la materia , que se debe meditar, se hace de dos maneras.

1 Si el asunto ú objeto es visible ó sensible, como el misterio de la

Natividad de Cristo, y demas de su vida y pasion, es menester imagi narse presente en el lugar donde sucedió el misterio. Por ejemplo : en el

establo de Bethlen, en el monte Calvario, etc. y ver y sentir todo aquello que en dichos lugares se obró.

2 Si el objeto, que se medita es invisible y de cosa no sujeta á sen

tidos, como son las virtudes y los vicios , bastará reducir á la memoria aquella virtud ó aquel vicio, que propone meditar , reduciéndola á dos ó tres puntos. Por ejemplo: 1 dela obligacion ó necesidad de practicar la ó huírle: 2 cuales sean sus actos: 3 los medios, que pueden faci litar su práctica ó su huída.

DE LA SEGUNDA PARTE.

QUE ES CUERPO DE LA ORACION.

De las consideraciones.

Las consideraciones se pueden extender y dilatar de diferentes ma neras.

1 Haciendo cuestiones é interrogaciones sobre el asunto, que se me

dita : v. g. diciendo á sí mismo : Por qué es esto? Qué cosa es esta? Qué

es esto? y semejantes; añadiendo sus respuestas. De esta manera habrá materia suficiente para entretenerse en la oracion.

1*

y semejantes; añadiendo sus respuestas. De esta manera habrá materia suficiente para entretenerse en la oracion.

6

MANUAL

!-. ,;

2 Buscando autoridades, pasos, comparaciones, símiles, ejemplos y

semejantes pruebas , sacadas de las Escrituras sagradas , de I0s santos Padres, y de las histórias

3 Ponderando seriamente todas las palabras del paso , ó punto que

se ha tomado por meditar: como sobre aquellas palabras de san Pedro referidas por san Juan Evangelista (13, 6.) Señor, tú me lavas á mí los pies? Como si dijera : Vos, Key del cielo y de la tierra : Vos, Monarca del mundo, etc. A m1, que soy un vil gusanillo de la tierra? Un mísero y abominable pecador? etc. lavar? Qué es propio de esclavos y de los mas viles siervos, etc. los pies? Tan inmundos, sucios y hediondos? etc. O qué leccion! O qué ejemplo de humildad y de caridad! Rehusare, pues, yo abajarme , humillarme y ocuparme en ejercicios y oficios bajos y humildes ?

4 Reflectiendo á sí mismo, examinándose y diciendo consigo, crees

tú esto? Tengo yo este vicio? Practico yo esta virtud? Tengo estos sen timientos? Estoy yo dispuesto para hacer esto? y semejantes. Para mejor dilatar la consideracion , se debe saber , que cuando el

asunto que se toma para meditar es sensible ó visible; como los azotes, ó la crucifixion, etc. se debe hacer reflexion á todas las circunstancias del tiempo , del lugar , del fin , de la persona , del modo , etc. pensando en

: Quis , quid , ubi , quibus auxiliis , cur , quomodo,

quando. Pongo ejemplo en la pasion: quién es el que padece? Jesucristo, Hijo de Dios, la Sabiduría encarnada. Qué es lo que padece? Azotes, espinas, cruz, etc. Por qué? Por mis pecados, para redimirme, para salvarme, etc. Tambien se puede entretener con las personas , que entrevienen en el misterio: ya hablando con ellas y careando sus sentimientos con los nuestros : sus afectos y deseos con los nuestros : ya preguntándolas , ya pensando lo que hacen, dicen ó piensan, ó pueden hacer, decir y pensar. Cuando el asunto es invisible ó insensible; como una virtud, un vi cio, un atributo ó perfeccion divina; como la misericordia, la omnipoten cia, etc. Las consideraciones se dilatan examinando la cosa. 1 En sí misma, buscando cual sea su naturaleza ó definicion. 2 Sus causas ó necesidad. 3 Sus efectos. O bien siguiendo el método de san Francis co de Sales acerca de las virtudes y los vicios. 1 Considerando, qué cosa sea aquella virtud ó aquel vicio? 2 Cuáles sean sus diferencias, sus in dicios, sus actos? etc. 3 Cuáles sean sus efectos? 4 P°r 9«ué níedios se pueden alcanzar ó huír?

cada una de estas

De los afectos. Los afectos, que mas ordinariamente se hacen en la oracion, son los siguientes.

huír? cada una de estas De los afectos. Los afectos, que mas ordinariamente se hacen en

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

.

7

1 De amor de Dios. 2 De odio del pecado. 3 De deseo del paraíso.

4 De temor del infierno. 5 De alegria. 6 De tristeza ó de aversion por

los vicios. 7 De esperanza en Dios. 8 De resignacion á su voluntad.

9 De adoracion. 10 De confusion de sí mismo. 1 1 De compasion de los

de Cristo. 1 2 De admiracion de la bondad de Dios.

13 De accion de gracias, etc. Estos afectos pueden excitarse de muchas maneras. 1 Por medio de coloquios, hablando con Dios, con alguna persona de la Santísima Trini dad, con Jesucristo, con la Santísima Vírgen, con los ángeles y santos, con el alma ó cuerpo propio, con las personas que concurren en el misterio, que se medita, ó con otras criaturas, asi inanimadas, como

animadas.

2 Por via de oraciones jaculatorias, diciendo muchas, ó una sola

muchas veces repetida, como aquella de san Agustin : Conózcate á tí, co

nózcame á mí: ó aquella de san Francisco : Quién sois vos, Señor, y quién soy yo? ó la otra: Dios mio, y todas las cosas !

dolores y pasion

3 Por medio de una afectuosa aplicacion de los cinco sentidos ima

ginando , que vé las cosas que se meditan , que las oye ,

gusta.

toca , huele ó

4 Por via de aspiraciones y exclamaciones: Ah Señor! O miseria! O

ceguedad! Al\ Dios! Ah cruel! Ah impío malvado! Qué haces? Ah mi serable de mi! Qué he hecho?

5 Por medio de actos exteriores de devocion ; como hiriéndose el pe

cho, levantando los ojos al cielo, besando la tierra ó el crucifijo , exten-

- diendo los brazos en cruz, si no está en presencia de otras personas. De las resoluciones. Las resoluciones y propósitos Se han de hacer acerca de las princi pales obligaciones que tenemos con Dios , con el prójimo y con nosotros mismos : acerca de los pecados, de las malas inclinaciones que sentimos:

de las pasiones que nos hacen mayor guerra : de las ocasiones que nos traen al pecado: de los impedimentos de nuestro provecho espiritual: de las virtudes que no tenemos, y que son mas convenientes á nuestro estado. Estos propósitos en el principio han de ser generales, por ejemplo:

de servir y amar á Dios, de amar al projimo, de hacer penitencia, de padecer, de ser devoto y santo, etc. En el fin deben ser particulares, asi respeto del sugeto, como respeto de las circunstancias. Cuanto al sugeto, de enmendarse de tal y tal defecto: de ejercitar tal y tal virtud: de huir tal y tal ocasion de pecar: de quitar el impedimento del provecho espi ritual. Cuanto á las circunstancias, de hacer aquello ó esto, en tal y tal tiempo: en tal dia, en tal lugar, en tal hora: acerca de tales y tales personas: en esta ó en otra manera. E! medio de formar bien estas resoluciones está en observar estos

de tales y tales personas: en esta ó en otra manera. E! medio de formar bien

8

.

MANUAL

tres puntos, 1 Hacer reflexion á las cosas , que mas nos han movido y convencido, y sacar de esto buenas consecuencias. Por ejemplo : de haber considerado, que Dios nos sacó de la nada para hacernos aquello que

somos; debemos concluir: luego estamos obligados á darle gracias todos los dias de nuestra vida por este beneficio : luego debemos humillarnos y confundirnos, viendo que nosotros mismos no somos otro que nada. Asi mismo de la consideracion de no haber sido criados, sino para Dios; sa caremos: luego todos nuestros pensamientos, palabras y obras deben de ser enderezadas á Dios y no al mundo : no á los placeres, no á las cria turas, etc. De haber bien ponderado, que Dios no quiere , que nos sir vamos de las cosas de este mundo; sino en cuanto conducen á su mejor servicio, debemos inferir: luego debemos obedecerle en esto y en lo otro, etc. Luego debemos renunciar desde ahora aquella amistad , aquel compañero, aquella costumbre, ocasion, etc.

a Para ejecutar mejor estas resoluciones se han de escoger los medios

mas oportunos; como rogar á Dios todos los dias por la mañana y tarde :

frecuentar los sacramentos, no pasar por aquella calle, mortificar los sen tidos, negar su propia voluntad,

3 Quitar los impedimentos, que embarazan la ejecucion de estas re

soluciones: v. g. Qué cosa me impide el que no atienda á hacer una vida devota? Qué no viva como buen cristiano! Cómo ejemplar Sacerdote? Son por ventura los respetos humanos, el qué dirán, el miedo de ser bur lado, el apego á alguna criatura, las malas compañias, las tentaciones? etc. Pues quiero valerme de tales medios para romper estos lazos y superar Quienestas dificultades,se avergonzaráacordándomede mí delantede lodequelos dicehombres,CristoyoSeñorme avergonzarénuestro, que:de -

él delante de mi Padre, etc. Se ha de notar, que el fruto principal de la oracion consiste princi palmente en hacer tales propósitos particulares, sin los cuales, ó poco ó ningun fruto se saca de la meditacion. Se debe mas advertir, que no es necesario, ni útil hacer muchas re soluciones en una oracion; basta por lo ordinario hacer dos ó tres: así que, una sola, que sea buena y bien hecha, ayuda mas, que muchas, menos importantes, y hechas superficialmente. Las resoluciones, que se hacen, es bien escribirlas acabada la ora cion, notándolas en pocas palabras juntamente con las razones y motivos que se han tenido para hacerlas , como se enseña prácticamente al fin de las meditaciones.

con las razones y motivos que se han tenido para hacerlas , como se enseña prácticamente

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

9

DE LA TERCERA PARTE.

QUE ES LA CONCLUSION.

Del hacimienío de gracias.

1 Se da gracias á Dios , de quien tuvimos los buenos pensamientos,

las ilustraciones y resoluciones; porque sucede bien á menudo, que por no rendirle las debidas gracias, la persona se vuelve indigna de recibir otras

mercedes.

a Paraque las gracias sean mas aceptas i Dios , se pueden convidar

las criaturas todas, y especialmente la bienaventurada Vírgen, los santos

ángeles, y los bienaventurados del cielo , que nos ayuden á bendecir y agradecer á Dios.

Del ofrecimiento.

-

1 Este acto, si se hace humildemente y con confianza , no es me

nos eficaz, que el precedente para alcanzar de Dios nuevos dones y fa vores : atento, que por él le ofrecemos cosas , las cuales no pueden serle sino gratisimas, pues son suyas y procedidas de su Magestad.

2 Se le pueden ofrecer tambien la oraciones y buenas obras de los otros, y especialmente de los santos.

3 Se puede áun rogar á la bienaventurada Vírgen , al Angel de la

Guarda ó á otro santo , que se dignen ofrecernos á Dios con todos los pensamientos, afectos y propósitos hechos en la oracion.

1 Este acto, como el masDeesencialla peticion.de la oracion, debe ser hecho con

mayor fervor y aplicacion.

2 Para mover á Dios á conceder aquello que se le pide, es bien re

presentarle los motivos por los cuales se juzga debe ser oido ; y estos pueden ser: 1 Su bondad, misericordia, omnipotencia y los meritos de Jesucristo, a Las promesas que ha hecho de oir nuestras oraciones y los preceptos, que nos ha dado para rogarle. 3 Nuestra confianza en su di vina Magestad y resignacion á su voluntad. 4 Nuestra insuficiencia, mi

seria y necesidad. 5 La intercesion y los méritos de la beatísima vírgen María , de nuestro Angel Custodio y de otros santos particulares de nuestra devocion.

3 Se debe rogar por otros en general y en particular.

Del ramillete espiritual. mar Esteuna ramilleteoracion jaculatoria,(como le llamaacomodadasan Franciscoá los afectosde Sales)y resolucionesconsiste en heto-

chas en la oracion, paraque sirva entre dia para renovar la memoria de las ilustraciones y buenos sentimientos tenidos en la misma oracion:

paraque sirva entre dia para renovar la memoria de las ilustraciones y buenos sentimientos tenidos en

IO

MANUAL

por esto se debe repetir de cuando en cuando, particularmente al tocar

el reloj ó al comenzar alguna obra. De la remota preparacion. De tal manera es necesaria esta preparacion, que sin ella es casi im posible hacer bien la oracion. Consiste en prevenir el asunto ó misterio,

que se ha

de meditar y en disponer el espíritu y el ánimo á la medi

tacion. El asunto se prepara , haciendo tres cosas, 1 Leyéndole atenta

mente, v. g. la tarde antes, tomarle bien de memoria y entenderle bien.

2 Previniendo á que tira y el fruto, que de él puede sacarse, que ha de

ser la enmienda de alguna falta y el adquirir alguna virtud ; pues el que medita , se porta como el que se mira en una fuente , que no solo reco noce sus manchas por medio de ella ; sino que tambien las lava. 3 Dis poniéndole y dividiéndole en algunos puntos principales, como seria en dos: en las razones y motivos que nos pueden inducir i hacer tal cosa,

y en los medios de que nos queremos servir para hacerla.

Para

disponer el ánimo, asimismo son menester tres cosas : la prime

ra, recogimiento interior, ocupando entre dia su espíritu en buenos pen samientos, y si es posible, sean conformes al asunto, que quiere meditar.

2 Recogimiento exterior , guardando riguroso silencio , teniendo los ojos

modestos y haciendo todas sus acciones con quietud. 3 Pureza de inten cion, renunciando cualquiera curiosidad, y vana satisfaccion y todo respe to humano, protestando hacer oracion, no por gusto ni complacencia pro pia , sino solo por gloria de Dios y por agradarle. No se ha dicho cosa alguna de la preparacion principal, que es la pureza de la conciencia; por que se supone, que el que tuviere la conciencia con pecado mortal no se atreverá acercarse á la Magestad divina, que primero no se purifique con

una buena confesion, alomenos con un acto de contricion verdadera. Advertencia. Despues que se habrá hecho de nuestra parte todo lo dicho, debe per suadirse el alma, que todas las reglas é instrucciones, poco ó nada va len sin la gracia de Dios; atendido, que toda la industria humana no es suficiente para concebir un buen pensamiento ó deseo, si no sopla el aire suave del Espíritu Santo, cuyo es el don de saber orar, y él lo da, cuan do y á quieo le place. Y así como seria tentar á Dios, y exponerse á las ilusiones del demonio (como ya está dicho) si uno quisiese hacer oracion, sin cooperar con Dios con el ejercicio de las potencias del alma , ó sin la guia de un buen director; así será presuncion, é impiedad atribuir á su industria y doctrina los buenos pensamientos y propósitos, tenidos en la oracion. El que en ella hubiere hecho algun progreso , rinda las gracias á Dios, que es el autor; y sé confunda reputándose indigno.

en ella hubiere hecho algun progreso , rinda las gracias á Dios, que es el autor;

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

ADVERTENCIAS IMPORTANTES ACERCA DE LAS DIFICULTA- des, que se experimentan tal vez en la oracion.

Si despues de haber comenzado á practicar este santo ejercicio de hacer cada dia la oracion mental, te pareciere, que no haces en ella pro greso alguno, sino que pierdes el tiempo; ten por firme, y sin duda, que esta es tentacion del demonio , el cual bajo este pretexto busca hacerla dejar. Resiste, pues, animosamente, y continua en hacerlo, confiando en el Señor, que haciendo de tu parte aquello, que debes, presto ó tarde te enseñará á meditar, particularmente si con los Apóstoles le ruegas á me nudo con humildad: Señor, enseñadnos como habernos de orar. Si te sientes indispuesto, ó de cabeza ó de estómago por la medita cion larga, ó por haber ejercitado con violencia los afectos , modera en ade/ante tu fervor, y pórtate con discrecion y prudencia sin cansar su perfinamente tu espíritu. Si sucediere, que no tienes gusto en la oracion, no pierdas el ánimo:

mas si esto procede de culpa tuya, como por no haber hecho la necesa ria y debida preparacion, humíllate delante de Dios conociendo tu falta

y pidiéndole perdon. Si no es por culpa tuya, piensa que Dios lo permite

para enseñarte que semejantes gustos y consolaciones vienen de su sola

liberalidad, y no de nuestra industria y diligencia : ó bien para probarte

y ver si haces la oracion puramente por su amor y para agradar i su

Magestad, ó por tu propia satisfaccion. En el tiempo, pues, de tu desola cion y sequedad, dí i tí mismo : yo no he comenzado esta oracion por gusto y consolacion mia, sino puramente por amor de Dios; y asi tam bién por su amor quiero acabarla, aunque no halle gusto ni consolacion alguna. Sí te hallas inquieto y molestado de las distracciones , no dejes por eso la meditacion ni te turbes; porque no siendo voluntarias no son pe cado alguno. Busca con suavidad y tranquilidad de espíritu como despe dirlas , y para divertir tu mente de ellas ponte á hacer algun coloquio con Dios, reconociendo que de tí no tienes cosa alguna y que por eso recurrestraccionesá parasu favor.humillarteAyudarámastambieny confundirte,el tomar ocasionconfesandode lastumismasgran misedis-.

ria; pues aun por un breve tiempo no sabes entretenerte con Dios. Finalmente, si quieres superar las dificultades que en la oracion mental suelen suceder y hacerla de dia en dia mas provechosa, sírvete de los medios siguientes.

1 Házte familiar la presencia de Dios, pensando que siempre te mira

y en cualquier lugar, y que ve todos tus pensamientos, palabras y obras.

2 Repite entre dia oraciones jaculatorias. 3 Lee á menudo libros espiri

que ve todos tus pensamientos, palabras y obras. 2 Repite entre dia oraciones jaculatorias. 3 Lee

12

MANUAL

tuales. 4 Frecuenta con gran devocion los sacramentos de la penitencia y Eucaristía. 5 Conversa siempre con personas devotas y verdaderamente espirituales. 6 Ten recogidos y refrenados los sentidos exteriores , espe cialmente la lengua, diciendo el Apóstol Santiago, (3, 6.) que la lengua es una universidad de maldad, que inficiona todo nuestro cuerpo ; y que es perfecto, el que no peca en el hablar. 7 Práctíca voluntariamente las obras de caridad y de penitencia. 8 Pon en ejecucion los buenos propó sitos y santas inspiraciones, que tendrás en la oracion. 9 Lee de tiempo en tiempo la meditacion de la oracion mental, y tómala tal vez por ma teria de la meditacion. 10 Aprende bien el método de la oracion arri ba puesto, y hazte con la práctica familiares las reglas y enseñanzas que quedan dichas.

BREVES INSTRUCCIONES PARA LOS EJERCICIOS ESPIRITUALES.

Yo llevaré el alma ú la soledad, y la hablaré al corazon. Osee 2. 14-

1 Puede cualquier hacer utilmente los ejercicios espirituales : el que

es malo para hacerse bueno; y el que es bueno para llegar á ser mejor:

ni hay hombre, aunque espiritual y docto, ó aprovechado en la virtud, a

quien no puedan ser útiles y aun tal vez necesarios.

Hacer estos ejercicios, no es otra cosa , que apartarse por algunos

dias de los negocios y cuidados del mundo, retirándose en alguna casa religiosa, para considerar con el silencio el estado interior de su alma, y reconocer la divina voluntad para seguirla, los propios vicios para corre girlos, y -ordenar la vida de tal modo, que no haya de desplacernos en

la muerte.

El fin de hacerlos es diferente, segun el estado y necesidad de

cada uno: el eclesiástico y el religioso los enderezan á vivir santamente en sus grados: el párroco, á gobernar bien sus ovejas: el padre de fam1 lia, á mantener el temor de Dios en su casa: el soldado y el gentil hom bre, á servir al señor en su profesion. Algunos los eligen para quitar de sí algun vicio, ó alcanzar alguna virtud: otros para examinar, y eleg1r un estadogion, etc.de vida,otros queparaseadisponerseseguro paraá recibirsu salvaciondignamente: porlos ejemplosagrados, órdenes,la reli-

2

3

ó gobernar una iglesia, ó administrar un oficio, que han alcanzado: otros finalmente para conseguir nuevo fervor en el servicio de Dios, ó p8'* prepararse á una buena muerte : lo cual cualquiera debe establecer desae

el primer dia y significarlo al director.

Los ordenandos suelen hacerlos por diez dias: á los otros bastan e

ordinario cinco ó seis, los cuales son ya suficientes para ganar la >íl<*u "

4

dias: á los otros bastan e ordinario cinco ó seis, los cuales son ya suficientes para

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

13

gencia: puede con todo eso el prudente director determinar mas óínenos, segun la necesidad y estado de quien los hace.

5 Las ocupaciones de este tiempo son diferentes. Parte de él se em

plea en orar y meditar, en que consiste la mayor fuerza de los ejercicios:

parteen leer libros devotos y útiles : parte en prepararse para la confe sion general; (la cual nunca se deja , si el director no lo juzga de otra suerte) y parte en rezar algunas oraciones vocales. Se debe estar en si lencio, y retirado, porque la soledad y el retiro preparan el alma i la gracia, mas la divina Bondad paga bien presto y largamente el tedio, que tal vez se siente en los primeros dias, con la consolacion interior y con la paz de la conciencia, que da en los últimos.

6 El director suele visitar al ejercitante dos veces al dia en su apo

sento, y entonces se le da cuenta de las meditaciones hechas y de las luces recibidas en ellas, y se le muestran las resoluciones que se han es crito : se dice aun, si se padece algun trabajo de cuerpo y de espíritu; mas si se padeciesen escrúpulos, se le manifiestan desde la primera visita : al entrar y salir del aposento, se hincan ambas rodillas en tierra para in vocar el divino favor.

7 Los medios para hacer bien estos ejercicios, despues de la divina

gracia, la cual se debe implorar de contínuo con fe y humildad, son:

1 Empezar con gran fervor y con vivo conocimiento de la necesidad, que de ellos se tiene, a Hacerlos puramente por agradar á Dios , y nun ca por algun fin ó respeto humano. 3 Observar exactamente las cosas prescritas, y sobre todo hacer á sus horas la meditacion y lectura. 4 Des cubrir sinceramente su conciencia al director , y sujetarse á él como al mismo Dios. 5 -Tener siempre delante de los ojos la principal necesidad de su alma; como por ejemplo, de dejar tal pecado, de huir tal ocasion O tal compañía : no se hace, emperú, algun voto ó penitencia extraordina ria, sin participarlo al director.

8 En el principio, antes de todo, se lee atentamente esta instruccion,

el é-rden ó empleo del dia, y método de la oracion mental , y se vuelven á leer aun dos ó tres veces en el curso de los mismos ejercicios; y si se halla alguna cosa, que no se entienda, ó se crea no poderla hacer, se ha bla de ella con el director. En los tres primeros dias se aplica á conocer la gravedad del pecado, y á concebir dolor de él y propósito firme de no cometerlo jamas , y se dispone la confesion general para el tercer dia, para comulgar despues ó decir misa al cuarto , sino le pareciere mejor al director de otra manera; y despues se atiende á buscar el modo, para es tablecerse en el bien comenzado.

9 Mas porque esto no se puede hacer, sino se quita del hondo del

corazon la raiz y la causa de los pecados, que son los malos hábitos, las

malas inclinaciones, las pasiones desordenadas y las ocasiones próximas,

de los pecados, que son los malos hábitos, las malas inclinaciones, las pasiones desordenadas y las

14

MANUAL-

que suelen hacer reincidir en los mismos pecados; es menester por esto tomar medios eficaces para servirse de ellos, despues de los ejercicios, entre los cuales uno de los mejores es , hacerse en escrito una regla- de vida acomodada al propio estado, y un compendio de todas la resolucio nes tomadas en las meditaciones, singularizando, lo mas que se pueda, el

lugar, el tiempo y el modo de practicarlas. Este es el principal fruto de

los 10ejercicios;Se procuray si noen

seestehace,tiempoes casihacercomotodassi lasse hayanaccioneshechodel endia,vano.es

pecialmente las oraciones, los examenes, oficio divino, misa , etc. con la mayor devocion, que se pueda ; y los sacerdotes es menester, que se ejer citen en las ceremonias de la misa, siempre que se juzgáre conveniente.

1 No se toma otro

asunto,Para parala meditacion.meditar, que el señalado por .el di

rector.

2 Se leen antes los puntos muy de espacio y con atencion ; y para

mayor facilidad, los principiantes pueden tener el libro abierto , leyendo juntamente y meditando.

3 El libro, que se lee para las meditaciones, por lo regular no con

tiene otra cosa que las consideraciones: cada cual, emperó, ha de sacar de ellas varios afectos ; como por ejemplo : de dolor de sus pecados , de amor de Dios, de agradecimiento, de humildad, etc. y buenas resolucio nes de mudar la vida : v. g. de hacer tal, ó tal cosa. Se empieza con la preparacion, y se termína con la conclusion, como está notado en el mé todo y hoja estampada.

4 El tiempo de la meditacion de ordinario es de una hora, si el di

rector no lo ordena de otra manera ; y el que no la puede hacer toda ar rodillado, haga por lo menos la preparacion y la conclusion.

5 Hallándose seco y combatido de distracciones, no debe desani

marse, y mucho menos dejar la oracion; mas se ayudará, ahora con le vantar el corazon á Dios, ahora con actos interiores; como de humildad,

de adoracion, de confianza en Dios, etc. ahora con actos exteriores de devocion, si está solo; como darse golpes á los pechos, besar un crucifijo, etc.

6 Al fin de la meditación se escriben las resoluciones , que se han

hecho, notando aun brevemente el modo y tiempo de practicarlas , y el motivo que se ha tenido de hacerlas.

1 No se leen otros Paralibros,laquelecturalos señaladosespiritual.por el director, ni aun

otros capítulos.

2 Se debe leer de espacio, con atencion y devocion , no por curiosi

dad ó divertimiento , ni se pasa adelante, si primero no se ha entendido

con atencion y devocion , no por curiosi dad ó divertimiento , ni se pasa adelante,

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

15

bien aquello que se ha leído : mejor es leer poco y con reflexion , que pasar muchas páginas á la ligera.

3 Despues de la lectura se hace advertencia brevemente á las cosas

leídas, para imprimírselas mejor; y si se ha sacado alguna resolucion , se

escribe juntamente con las de la meditacion. Algunas observaciones.

1 Por la mañana luego de levantado y vestido, se compone decente mente la cama , si no es que haya quien lo haga.

la estancia ó fuera de ella , con la toquilla de

noche, ó no del todo vestido : si es eclesiástico, sin sotana ; ni se va por

la casa* con batas.

2 No se deje ver en

3 Estando en la estancia ó caminando por casa, se hace el menor ru mor, que sea posible.

4 Al partirse de la estancia para hallarse en algun ejercicio comun;

como oir misa, hacer el examen de conciencia, ir al refectorio, etc. guár dese silencio y modestia : yendo despues á la iglesia para dar gracias á Dios, se arrodilla, como lo hacen los de casa.

5 Eucontrándose con alguno de casa ó de fuera, que quisiese hablar,

se debe escusar, y se guarda el discurso para despues de los ejercicios; si 110 fuese, que el negocio no sufriese dilacion, y entonces se obtiene li

cencia del director: lo mismo se observa con las cartas, que se reci

biese!).

6

Con el director se habla solamente de cosas concernientes á los

ejercicios, y no de las novedades del mundo, de negocios temporales, de ciencias, etc. ni con voz alta.

7 Por la mañana se levanta luego, que es avisado de quien tiene el

oficio de dispertar, y á la noche no tome á mal, que le sea abierto el apo

sento de quien lo visita, para ver si está apagada la luz.

8 No se va al aposento de los otros, ni se permite á alguno, que en tre en el suyo, ni ninguno se asoma á la ventana.

9 No se escribe, ni se hace alguna señal sobre libros ó papeles es

tampados, imágenes, bufetes, paredes ó ventanas, fuera de las cuales no se echa cosa alguna, ni se ensucian las paredes cou saliva, tinta, etc.

10 No se toma copia de cosa alguna sin el consentimiento del direc

tor.

Los sacerdotes suelen decir misa , y los otros comulgarse , solo despues de hecha la confesion general.

1 2 Un cuarto de hora despues del examen de conciencia y oracion

de la noche, cuando se hace la señal con la campana, se acuesta; habien do primero apagado la luz lejos de la cama , por evitar todo peligro de fuego : asi como tambien la debe apagar todas las veces , que se parte

del aposento.

1 1

cama , por evitar todo peligro de fuego : asi como tambien la debe apagar todas

MANUAL Acabados los ejercicios , se va con el director á la iglesia , para

dar gracias á Dios de los beneficios recibidos y pedirle el don de la

perseverancia.

l6

1 3

DIOS TE VE , DIOS TE OYE , DIOS TE HA DE JUZGAR.

EMPLEO DEL DIA

EN LOS EJERCICIOS ESPIRITUALES.

 

X HORAS.

5

y

Levantarse.

6

y

Escribir las resoluciones y buenos pensamientos de

 

la

oracion; y esto se observa despues de otras oraciones

mentales del día. Rezo de las horas canónicas, por quien está obligado;

y

por los otros , rezo de las de la Vírgen ú otra ora

cion vocal. Leccion espiritual en el libro señalado por el director, hasta la misa.

8

y

Oir, ó celebrar misa ; y despues exámen para la con fesion general, ó rezo del rosario y otras oraciones vo cales.

9

y

Oracion mental por una hora, y escribir las resolu

11

ciones,Exámencomoparticular,arriba. comida, visita del director ó con

 

ferencia con él. Despues media hora de descanso.

a

Vísperas y Completas.

Maitines y laudes para el dia siguiente.

a

y

Oracion mental por media hora , y escribir las reso

4

luciones. Leccion espiritual , exámen para la confesion general, rezo de oraciones vocales.

5

Oracion mental por una hora, y escribir las resolu ciones.

7

Exámen particular, cena, visita del director ó sea con

 

ferencia con él.

 

8

y tres cuartos. Exámen general de todo el dia , con las acostumbra das oraciones vocales, todos juntos en la iglesia ó capilla;

y vuelto i su apoaento, leer los puntos de la oracion se

das oraciones vocales, todos juntos en la iglesia ó capilla; y vuelto i su apoaento, leer

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

I7

ñalada para la mañana , y acostarse. Nota primero , que las horas destinadas para el examen de la confesion general , despues de hecha , los últimos dias se pueden emplear en considerar y reconocer sus malas pasiones é inclinaciones, buscando medios para vencerlas en adelante, y tambien en hacer y ajustarse un reglamento de vida para adelante , segun su estado. Nota segundo, que en orden á las oraciones mentales, pertenece á la prudencia del director señalarlas todas , ó quitar alguna , segun la disposicion de quien hace los ejercicios. Nota tercero , que en los dias de ayuno se retardan media hora todos los ejercicios de la tarde.

Nota. Porque en los ejercicios espirituales se hace ordinariamente

confesion general ó de toda su vida, si nunca se hubiese hecho, ó alo- menos desde la última bien hecha , y de que se quedó con satisfaccion,

siendo

-

I

"

este el único fin , que algunos tienen en retirarse ó hacer los

ejercicios, se pone aquí el siguiente interrogatorio, que servirá al exámen de la conciencia : y para facilitarle mas, se dispone en forma de diálogo,

preguntando el confesor y respondiendo el penitente , como trae en sus doctrinas el insigne y celebrado misionero el padre Pedro de Calatayud de la compañía de Jesus , asegurando , que es este el modo mas expedito, breve y sólido , para confesores y penitentes.

EXAMEN DE LA CONFESION GENERAL, Y MODO PRÁCTICO DE HACERLA.

Penitente. Padre : yo vengo á hacer confesion general de toda mi vi da: (ó de diez años, ó cuatro, etc.) soy casado ha tantos años: mi em pleo es de mercader : tanto tiempo ha que no me he confesado. Confesor. Pregunto : has callado advertidamente y por verguenza al gun pecado mortal en tus confesiones ? P. Si Padre, desde niño hasta hoy callé uno. C. Y pensabas en él cada vez, que ibas á confesar? P. Si Padre. Dirá otro: No Padre, nunca me ha venido á la memoria, hasta ahora , que he leido este interrogatorio. C. Esto se ha de examinar bien, si es, ó no es así: mas supuesto que sea verdad, que no te acordabas, mientras estabas á los pies del confesor , no por eso fueron malas las confesiones. Otro dirá : padre unas veces pensaba y otras no. C. Eran las mas ó las menos ? P. La tercera parte. C. Cuántas veces al año te confesabas, antes dela edad de comulgar? P. Unos años con otros, 5 ó 6 veces al año, poco mas ó menos. C. Y despues que empezaste á comul gar ? P. Tres años una vez cada mes , ó una sola al año ; ó de tres á tres

2

C. Y despues que empezaste á comul gar ? P. Tres años una vez cada mes

18

MANUAL

meses , discurro , que un año con otro serian cuatro veces al año. C. Has cumplido las penitencias impuestas por los confesores? P. No Padre ; por tres años, que viví en mala amistad, no cuidé de eso: otro: unas diez veces las he dejado. C. Examinabas con cuidado la conciencia cuando habias de confesarte ? P. Era muy poco el tiempo , que ordinariamente gastaba en eso. Sobre estas preguntas , como basas fundamentales , se va formando la confesion.

Primer mandamiento.

Conf. Has consentido , ó te has detenido voluntaria y advertidamen

te , dudando contra algun misterio de nuestra santa fé ? P. Padre , yo

me desconsuelo , que se me ofrezcan , y procuro desechar todas las dudas

ó pensamientos, que me vienen. C. Pues, no has pecado. Has desconfia

do de la misericordia de Dios ? P. Si Padre , seis veces. C. Has hablado mal de Dios ó de sus santos , diciendo : por vida de Dios : por vida de

Cristo : voto á Cristo : sagrados y coronados. V oto á Dios : reniego de Dios

y de los santos: maldita sea su justicia ó su gobierno: por las entrañas

de la Vírgen, ó por la cabeza de san Pedro, ó cosa semejante? P. Si Padre , seis años ha , tengo costumbre de hablar así , y serán entre unos modos y otros , y una semana con otra , cinco veces cada semana. C. Pues hermano mio, cinco horrendos pecados de blasfemia has hecho cada se mana en todo ese tiempo. Nota, que si no ha habido costumbre, sino que ha sido tal cual vez, bastará decir lo que sea; por ejemplo, ocho veces al año , ó veinte veces en toda mi vida , conforme entienda ó haya examina do. C. Has usado de nóminas, cédulas ó ciertas palabras, para curar bru tos, niños ó personas enfermas, que se teme (bien que ordinariamente sin fundamento ) estar hechizados ? P. Si Padre. C. Nota , que si sabes alguna persona , que cure de este modo , la debes delatar al santo tribu nal de la Inquisicion , so pena de pecado mortal , y de quedar excomul gado si no la 'delatas. C. Has recibido el sacramento de la confirmacion, del órden , del matrimonio ó otro , estando en pecado mortal ? Si Pa dre : me ordené y me casé en pecado , y comulgué tantos años con él. C. Cómo vá de doctrina cristiana ? Has ignorado por negligencia , ó por vergüenza en aprender , oir , ó preguntar los misterios de la fé y lo que es necesario para salvarte; como son el de la Santísima Trinidad, el de la Encarnacion , el Credo , entendiéndole en la substancia , el padre nuestro, los mandamientos de la ley de Dios y de la santa madre Igle sia , los sacramentos, y todo lo que es necesario para confesarse y comulgar bien, y para cumplir bien con el estado, oficio y empleo que tienes? P. Alguna omision he tenido en saber mis obligaciones, y le ruego me pregunte acerca de eso.

oficio y empleo que tienes? P. Alguna omision he tenido en saber mis obligaciones, y le

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

'9

Segundo mandamiento.

Con/. Has tenido costnmbre de jurar con mentira , ó sin bastante re- flexa de lo que jurabas, ó af1rmando con juramento lo que dudabas? P. Si Padre. C. Con qué palabras jurabas? P. Padre, decía: en buena fe':

como soy cristiano , etc. Eso no es juramento : dirá otro : Padre decia :

por esta cruz de Dios: los diablos me lleven: por Dios: juro áüios , etc. Esto si , que es juramento (para averiguar pues el confesor , cuanta sea la costumbre de caer asi en este vicio , como á proporcion en otros , que se irán declarando , puede preguntar de esta suerte :) C. Cuántos años tuvis te esta costumbre ? P. Padre , diez años. C. Y ese jurar con mentira , ó en duda , ó sin examinar bien la verdad , cuántas veces seria cada sema na, ó una semana con otra? P. Padre, una semana con otra , computan do las semanas que no juraba , ó era rara vez , con las que juraba mas á menudo , seria á cinco juramentos cada semana , poco mas ó menos. La

misma cuenta

se puede hacer á proporcion un mes con otro , especialmen

te cuando la costumbre no es tan fuerte. P. Padre , dice otro : yo no puedo averiguar, cuanto tocarán á cada semana. C. Pues dime : ese ju rar con mentira era todos los dias? Todos, todos? P. No Padre. C. Se rán los mas de ellos ó los menos? P. Me inclino á que serian los mas. Padre , dice otro : aun eso no puedo decir. C. Pues dime , pasábanse al gunos dias juntos en blanco y sin jurar? P. Si Padre, ya se pasabau los dos dias, ya los cuatro, ya los ocho en que no juraba , y luego vol vía á jurar. C. Hubo alguna enmienda por alguna temporada , v. g. por un mes ó dos? P. No Padre. Otro dirá: Si Padre, en el término de diez años en diferentes temporadas , estuve unos tres meses sin pecar, y luego volví á caer. Esto basta, sin haber mas que preguntar, ni decir, ni es menester explicar la diversidad de la materia , ó forma de los jura- mentos ; porque todos son de una especie , ni ir contando uno tras otro ; porque seria nunca acabar : si solo hacer el computo prudencial como que da explicado.

C. Dime , juraste en falso con daño de otro en su honra , vida

hacienda ? P. Si Padre. C. Juraste sin ánimo de cumplir lo que prome tiste, v. g. casarte con N. castigar al hijo, no dar la mercadería menos de tal precio, etc. P. Si Padre, por seis veces. C. Quebraste el juramen to que hiciste de cumplir fielmente con el oficio de corregidor , magistra do, juez, escribano, etc. ó de ciertas leyes del arte, que profesas y

ó

están en vigor? P. Por tantos años no cumplí con mi oficio en cosa gra ve seis veces cada mes, unos meses con otros.

C.

Has sido causa, que otro jurase en falso, ú ocultase la verdad?

P.

Si Padre, en un pleito una vez, y otra en un matrimonio.

causa, que otro jurase en falso, ú ocultase la verdad? P. Si Padre, en un pleito

20

MANUAL

C. Prometiste con juramento , ó hiciste voto de no cometer tal peca

do feo ? ó de ir á

ha que hice el primero , y le quebré, recayendo tantas veces al año en

el mismo pecado feo. Ocho años ha , que por pereza dejo de visitar tal

tal santuario ? ó de entrar en religion ? P. Tres años

santuario , teniendo bastante escrupulo de esta omision.

C. Tuviste el vicio de maldecir á los domésticos , ó á otros , que te

hayan injuriado ? P. Padre , desde los doce años de mi edad hasta los treinta maldije con impaciencia á los de casa, ó al ganado, ó al vien to , etc. muchas veces al dia ; por el espacio de tres años , en diferentes tiempos eché plegarias de corazon á dos personas, con quienes estaba reñido, cuatro veces unas semanas con otras entre las dos personas; y

á

mas de lo dicho en estos diez y ocho años , habré tenido pendencias,

y

prorrumpido en maldiciones, que no puedo averiguar, si siempre

iban de corazon, aunque discurro, que si irian en aquel Ímpetu de có lera , ya con uno . ya con otro , veinte veces cada año.

Tercer mandamiento.

Conf. Tuviste vicio de trabajar ó hacer trabajar en las fiestas , . por

codicia y sin verdadera necesidad , diciendo para contigo : esta ocasion

no

es de perder ? Penit. Si Padre , por tres años tuve este vicio , las mas

de

las fiestas cada año. Otro dirá: la cuarta parte de ellas. C. Pasaba de

dos horas el tiempo , que se consumía en el trabajo ? P. Padre , la ter cera parte de las veces dichas, pasaria de dos horas , y las demas seria

una hora ú hora y media. C. Pues pecaste mortalmente todas las veces, que pasó de dos horas, por ser tiempo notable; y las demas pecaste ve- nialmente.

C Dejaste la misa algun dia de fiesta , ó te pusiste voluntariamente

á peligro de perderla ? P. Si Padre, en diez años, ocho veces cada año. C. Pues hermano sepas, que el ponerse uno en peligro de no oir misa

es pecado mortal , aunque se oiga ; como , y el estar divertido en ella

por tiempo notable , como seria la tercera parte de la misa.

C. Abultaste achaque á título de noble, rico ó delicado, paraque se

te diese licencia de comer carne en cuaresma ó dias prohibidos? O la

comiste sin necesidad ó por gula en esos dias ? P. Si Padre , dos veces

en- teda mi vida. Nota , que si en dia prohibido se come carne sin causa

tres veces , se cometen tres pecados mortales , y lo mismo sucede comien

do huevos sin bula de la Cruzada en cuaresma , pecando cada vez , que

se come de ellos. C. Quebrantaste ayunos sin causa ó en duda de ella,

sin deponer la duda? P. Si Padre, la mitad del año he dejado de ayunar,

pudiendo , y tres veces sin salir de la duda. C. Has dejado de rezar el

¿>ficio Divino ó parte de él ? P. Padre , seis veces.

y tres veces sin salir de la duda. C. Has dejado de rezar el ¿>ficio Divino

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

2 I

Cuarto mandamiento. Con/. Has tratado, hablado ó respondido ásperamente ó con ceño

al padre, madre, suegra, amo ó mayores? P. Por ocho años respondí

con mal modo á la madre viuda, al padre viejo, suegro, ó madrastra, que tenia; tanto, que les hacia pasar una vida triste y amarga, ó les daba ocasion de maldecir y exasperarse. C. Todos los dias? P. No Pa dre. C Uu mes con otro , ó una semana con otra , qué veces serian ? P. No lo puedo decir. C. Se pasarian algunos dias en blanco ? P. Si Padre,

pasábase ya la semana , ya los doce dias , que no reñíamos ; otras veces

era

cada dia y aun muchas veces al dia. C. Les has echado maldiciones

en

su presencia, bien que sin ánimo de que les alcanzaran ? P. Si Padre,

seis veces. Eso es pecado grave contra el respeto debido á los padres , etc.

C Has desobedecido al padre, madre, amo ó superior, cuando te man

daban cosas de importancia , y tocantes i tu bien ; como que no tratases

aplicases al estudio ú

oficio, que no salieses de casa por la noche, que no fueses á la casa del juego , ó á la taberna , y frecuentases los sacramentos ? P. Si Padre , por tantos años á menudo les desobedecia en esas cosas. C. Pues todo este tiempo viviste en pecado. C. Te has descomedido con algun sacerdote, persona de gobierno , ú hombre anciano y respetable ? P. Si Padre , tan

tas veces. C. Has cuidado , de que tu familia sepa bien la doctrina cris

tiana, y de que viva honestamente , que no duerman juntos , ni en tu ca

con fulano ,

que no entrases en tal casa , que te

ma tus niños y niñas , cuando llegan á los 7 , 9 ó 12 años ? P. Padre, tanto tiempo he pasado en este descuido mortal. C. Te has aplicado á ganar de comer en tu empleo para alimentar á tu muger, hijos y padres? etc. P. No Padre, seis años ha, que muy frecuentemente pierdo el tiempo en juegos y diversiones , dejando perder mi hacienda y perecer mi familia. C. Pues hombre vives en pecado mortal. C. Has tenido al gun odio i tu muger, ó la has mostrado desafecto con obras ó palabras?

P. Si Padre , suelo mirarla con ceño , y la hablo con aspereza tres años

ha. C. Y te has arrepentido algunas veces en ese tiempo de ese pecado?

P. No Padre. C. Pues has vivido en continuo pecado mortal. C. Violen

taste á tu hijo ó hija á tomar estado contra su voluntad? P. Si Padre,

ó no Padre.

Quinto mandamiento.

Con/. Has tratado mal de obra ó palabra á alguno ? Penit. Si Padre, por tres veces dí de palos á otro en diversos tiempos, y andábamos ros trituertos los ocho ó doce dias , y luego nos hacíamos amigos. C Has vi vido algun tiempo sin comunicar con algun pariente ó vecino , con quien tuviste alguna riña ó desazon ? P. Si Padre , seis años ha , que no entro

2*

con algun pariente ó vecino , con quien tuviste alguna riña ó desazon ? P. Si

22

MANUAL

en su casa , ni él en la mia , ni nos saludamos como Dios manda. C. So* lias allí dentro idear modos de hacer mal, complaciéndote de ello? P. Si Padre, frecuentemente. C. Y cuando se ofrecia hablar de esa persona murmurabas ? P. Si Padre , decia : que era un sugeto de tal y tal pro ceder : que era una infamia lo que conmigo habia usado ; y otras cosas á este tono. C. Era eso muy ;í menudo? P. Padre, unos meses con otros, diez ó doce veces al mes. C. Le echabas plegarias de corazon ? P. Si

Padre , los dos primeros años , los mas de los dias , y despues acá , cin co ó seis veces al mes. C. A otros has deseado mal? P. Si Padre, é diferentes mas. C. Te solia durar mucho tiempo el escozor ? P. Si Padre, con unos se me pasaba luego , con otros me duraba , ya un mes , medio año, dos años, ya mas y ya menos. C. Con cuántas personas , y entre estas, por cuanto tiempo te duraria el mal deseo? P. Padre, con seis; aunque con unos por mas tiempo , que con otros ; pero computado todo el tiempo en que tuve mala voluntad á alguno de ellos , discurro , que llegada á componer el término de seis años , en que continua ó casi continuamente maldecia , y deseaba mal á uno ú otro. C. Los demas mo vimientos de cólera con unos y otros, que se te pasaban luego, serán muchos al mes, un mes con otro? P. Padre, siete, poco mas ó menos. C. Y en todas esas ocasiones les deseabas mal , ó maldecias de corazon ?

P. Padre , no lo puedo averiguar : me acuso

de ello , como haya sido

delante de Dios. CP. TeSi Padrehas deseado, en tantaspor despechoocasionesla enmuerteque úmeotrohallémal grave?desesperado y

aburrido. C. Has tenido vicio de comer tierra, sal, barro, ó beber con daño grave de tu salud ? P. Por cuatro años tuve este vicio , en que caía tantas veces , una semana con otra , y en el de beber hasta privarme en teramente de razon , seis veces en toda mi vida. C. Usaste remedios , (ó los diste ó aconsejaste) para no concebir, para abortar ó mal parir?

P. Si Padre, una vez dí á una muger una bebida para ese efecto , etc.

Sexto mandamiento. En este mandamiento se pueden ir examinando : lo primero los pe cados de obra consumada: lo segundo los tocamientos: luego las pala bras , y por fu1 los pensamientos ; con la advertencia de valerse siempre de los términos mas modestos , y del todo precisos para darse á enten der, sin individuar ciertas menudencias, y modo, que suelen acompaña1" los actos torpes , que ni es necesario para confesarse bien , ni pueden decirse sin gran confusion y ' vergüenza del que se confiesa , é irreveren cia al sacramento que se recibe. Y porque en los pecados contra este mandamiento se ha de hacer distincion de los que se cometieron por persona ó con persona libre, á los otros, que fueron cometidos por per

de hacer distincion de los que se cometieron por persona ó con persona libre, á los

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

23

sona , ó con persona casada , ó consagrada, ó parienta, ó de un mismo sexo; por esto, para proceder con mayor claridad, ire' preguntando así. Con/. Dime , cuándo eras niño hiciste alguna picardía con otro niño ó niña? Penit. Si Padre , dormia con una hcrmanira, é hicimos el pe cado tantas veces; y con otras tres muchachas vecinas, hice lo mismo, cinco veces entre las tres; y en la niñez no hubo otra cosa. C. Despues mas crecido , has tenido que ver con alguna , ó algunas mugeres , vi viendo en mala amistad con ellas? P. Padre, desde los quince años hasta los veinte y cinco que me casé, he vivido enredado con cinco, v. g. C. Eran casadas ó solteras? P. Tres eran casadas y dos solteras. C. Con las casadas entre unas y otras, cuánto tiempo tuviste la mala amistad? P. Padre, con una cinco meses, un año con otra, y con la otra nueve meses y medio : será entre las tres , dos años y dos meses y medio, poco mas ó menos. C. Cortaste por alguna temporada esa comu nicacion con alguna de ellas ? P. Si Padre , estuve fuera un verano , y dos meses enfermo, que no las ví: bien que me quemaba de pensamien tos. C. Y qué veces te veías con esas en su casa , ó en otra parte , ca yendo en la obra , en ese año y nueve meses que quedan , quitados los dos meses de enfermedad y los tres de verano ? P. Una semana con terasotra , cuánto(ó un me8tiempocon duróotro) laseriancomunicacionv. g. cuatro? P. veces.Dos añosC. Conentrelas lasdos dos,sol- -

no contando cuatro meses, que hubo de suspension, por una ausencia que hice. C. Cuántas veces caías con ellas en esos dos años , cada sema na? P. Padre, llegará á una vez cada dia , unos dias con otros. C. Con otras mugeres has tenido costumbre de pecar aquí dos, allí cuatro peca

dos , ocho , diez , etc. hasta que te casaste ? P. Si Padre , desde los quin

, que me casé , he tenido de ese modo con

muchas. C. Entre unas y otras, á cuántas veces llegaria al mes?P. A tantas, v. g. ocho, poco mas ó menos; porque, aunque alguno ú otro

mes , ó por no haber ocasion , ó porque la conciencia me remordia , me contuve, pero otros caía con mas frecuencia. C. Y de ese numero de ve ce», cuántas seria con casadas y cuántas con solteras? P. Padre, la mitad con unas y la mitad con otras. Otro dirá : la tercera ó cuarta

ce hasta los veinte y cinco

parte de veces con casada , y

las demas con libre.

C. Y despues de casado? P. Desde los veinte y cinco años que me casé, hasta ahora que tengo cuarenta, ha sido con menos frecuencia:

seria la mitad, ó la cuarta parte de las veces dichas, y las mas de ellas

con casadas. C. Y ha habido algun amancebamiento con algunas de ellas, de quince ó treinta dias, ó de mas tiempo ? P. Si Padre, con una ca sada dos semanas, con otra tres, y con uua soltera cuatro años. C. Con esas dos casadas en las cinco semanas cuántas veces caíste? Y cuántas con la soltera de los cuatro años ? P. Padre , con las p1imeras una vez

cinco semanas cuántas veces caíste? Y cuántas con la soltera de los cuatro años ? P.

24

MANUAL

cada dia , y con la soltera la tercera parte de cada un año , poco mas

ó menos. C. Has ido solicitando á unas y á otras al mal, ya con palabras, ya con acciones? P. Si Padre, discurro que entre aquellas que logré, y las que no pude lograr de los quince á los veinte y cinco años, entre casadas y solteras , seria diez veces al mes ; sin contar una parienta ca sada, que la solicité veinte y cuatro veces; y despues de íes veinte y cinco años que me casé , hasta los cuarenta que tengo (quitados seis me ses que he sido viudo , y no me cuidaba de estas cosas) habrá sido dar ese escándalo y ocasion de ruina cuatro veces al mes , poco mas ó me

nos. Conf. Has tenido tocamientos con otras personas, con quienes no caías de obra , y con las que has caído tambien , pero en tiempos en que no llegabas á la obra , sino que por algun accidente te quedabas en so los tocamientos? Nota, que los tocamientos que preceden á la obra, y los que se siguen, como apéndices y complemento de ella, no es menester confesarlos , porque ya se entienden en la misma obra que se confiesa ; y por esto solamente se habla en esta pregunta de los tactos , en que no se pasamás adelante. P. Si Padre, ese ha sido muy frecuente: entre casa das y solteras, que no puedo sacarlas en limpio: seria cuando mancebo,

de casado á poca

tres ó cuatro veces cada semana , y lo mismo despues diferencia. Otro dirá conforme halle en su conciencia.

C. Con tu consorte antes de casarte, tuviste comunicacion torpe?

P. Si Padre, por un año que la galanteé, la estuve tocando los mas

de los dias, y caí con ella veinte veces, bien que en estas, paraque no quedase preñada , derramé fuera , (nota , que esta circunstancia si ha su

con el deleite

cedido con otras , se debe explicar) y siempre me quedaba

ó pensamiento , á mas de lo que daba á decir al pueblo ó vecinos.

C. Has llevado á otros á pecar , dándoles ese escándalo ? P. No Pa

dre , siempre he ido solo. Otro dirá : cinco veces he sido causa , que otro viniera, y una vez de estas fué un casado al que descaminé. C. Has

servido al amo, ama ó amigo, llevando, trayendo recados, villetes, ó regalos , ó admitiendo en tu casa , como en depósito , la manceba ó galan? P. Si Padre, por tanto tiempo, y con tal frecuencia y estado de perso nas. C. Pecaste con tu consorte por carta de mas ; esto es , con excesos,

ó modos abominables , ó por carta de menos , no pagando la deuda á

que te obliga el matrimonio ? P. Si Padre , lo primero , será una vez la semana , por el término de diez años ; y lo segundo , tantas veces al mes,

por tiempo de dos años.

C. Has tenido costumbre de hablar deshonestamente , ó referir cuen

tos deshonestos? P. Si Padre, desde los quince años hasta los veinte y

cinco que me casé, era muy ordinario, y dias de muchas veces, ya con

Si Padre, desde los quince años hasta los veinte y cinco que me casé, era muy

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

25

hombres , ya con mugeres ; mas desde que soy casado , es poco , serán dos ó tres veces al mes , y sin intencion de provocar. C. Has leído li bros deshonestos? Has escrito billetes amatorios? P. No Padre, ó si Padre, tantas veces. C. Te has alabado de haber tenido cosas feas con alguna persona ? P. Si Padre , tantas veces : ó no Padre. C. Tuviste con otros muchachos , ó á tus solas , y contigo mismo to camientos feos y deleites, sirviéndote de tus propias manos, como de instrumento para la maldad? P. Ahí Padre mio, este es mi atolladero.

C. Pues vaya , que ha habido ? P. Padre , en la edad de siete ú ocho

años , un hermanito mas grande que yo me empezó á tocar, luego lo hi- ze yo con otros de la escuela ; y de aquí me quedó á mí la mala cos tumbre de ese maldito vicio. C. Con el hermano fue muchas veces? P. Si Padre, en dos años que dormimos juntos, seria tres ó cuatro veces cada semana. C. Y con los otros muchachos , qué veces seria ? P. Padre con uno cuatro, con otro seis, diez con otro; entre todos discurro, seria cincuenta y cinco veces, poco mas ó menos. Dirá otro: serian dos veces cada semana , entre unos y otros, en dos años que anduve á la escuela. C. Y abriste los ojos á alguno , ó algunos de ellos , para ese vicio. P. Si Padre, á uno yo se lo enseñé. Otro dirá: no Padre, ya lo sabian hacer:

ellos me lo enseñaron. C. Hicisteis otra cosa mas fea alguna vez ? P. Si Padre , cometimos sodomia tantas veces. C. Contigo mismo á tus solas has estado mucho tiempo en este pecado ? P. Si Padre , desde los diez años que comeDzé, hasta los veinte y cinco , que me casé , llegaria á tres ó cuatro veces por semana ; porque aunque pasase los ocho ó diez dias que no me cuidaba de eso , otros lo hacia tres veces al dia. C. Despues de casado has continuado en ese pecado? P. Padre, tanto como costum bre, no; pero algunas veces que he estado ausente de mi muger, he vuelto á cometerlo; pienso , que un año con otro, hasta los cuarenta que tengo , serán tres veces cada año. C. Al ver mugeres, andando por las calles, caminos, iglesias, mi rando á ventanas y puertas , ó tratando con ellas en tu tienda , ú otra parte solias mirarlas con curiosidad? Se te venian á menudo pensamien tos malos? P. Padre, de los doce años hasta los veinte y cinco, fue sin freno , y siempre con el pensamiento abierto ; despues de casado , que me tomaron otros cuidados, no ha sido tanto, seria una vez en la sema na. C. Solias, cuando se te ofrecian esas imaginaciones feas, apartarlas recurriendo á Dios , á la Vírgen Santísima , ó á los santos? P. Padre, ra ra vez. Esto de pensamientos , como es moralmente imposible al que ha vivido desenfrenadamente , y con apego á este vicio, decir el número, la cualidad ; ni si los consentia ó no ; basta que se explique en el modo di cho , paraque entienda el prudente confesor el estado del alma del peni tente.

ó no ; basta que se explique en el modo di cho , paraque entienda el

26

MANUAL

Séptimo mandamiento. Conf. Has quitado alguna cosa á otra persona contra su voluntad y derecho en materia grave ? P. Si Padre , á mi padre ó i mi tio , en re

petidas veces le habré hurtado tanta cantidad , v. g. trescientos doblones.

C. En cuantas veces le quitaste todo eso ? P. En sesenta , poco mas ó

menos. C. Y cada vez tomabas materia grave? P. Siempre Padre, menos en diez ó doce , que solo tomé un real de plata ó poco mas. C A otras personas has hurtado alguna cosa, ó sisando poco á poco á los amos, ó quitando con medidas y pesos infieles, ó echando mezcla en las cosas usuales y comestibles, ó vendiéndolas con alguna tacha oculta? P. Si Padre, por seis años he tenido ese vicio. C. Cuánto daño habrás hecho en

ese tiempo? jP. Padre, cosa de trescientos ducados. Aquí se hade ave riguar , como arriba , las veces que damnificaria en materia grave , ó si aunque quitase cosa leve, era con ánimo de continuar; porque cada vez seria pecado mortal. Asimismo si hay dueños ciertos damnificados , y otros

inciertos , ó que no

titucion. C. Has dejado culpablemente de pagar criados , oficiales , acree dores , de cumplir las misas , últimas voluntades ú obras pias que están

á tu cargo? P. Si Padre, por tres anos. C Pues todo ese tiempo has

vivido en pecado mortal. C. Has diferido sin justa causa pagar lo que podias á lo menos poco á poco y por partes? P. Si Padre, tanto tiem po. C. Has recibido ó comprado cosa , que sabías ó debias presumir era hurtada? P. Si Padre, esto ó lo otro. C. Has aconsejado el hurto ó cooperado á él ? P. Si Padre , tantas veces. C. Has causado daño en las heredades? P- Si Padre, tanto y tantas veces; ó no Padre.

se pueden hablar, para dirigirse en el modo de la res

Qctavo mandamiento. Conf. Has levantado algun testimonio falso? v. g. que F. cayó ó tú caíste con F. , que el otro hurtó ? etc. P. Si Padre , etc. C. Has juzgado mal del prójimo , sin tener para ello fundamento , y creyendo fijamente,

que

era asi como tu pensabas ? P. Padre , tanto como creer de fijo , que

era como yo pensaba , no ; porque me quedaba siempre con el recelo de

si es, ó no es. C. Pues eso no es juicio, sino sospecha temeraria, que

es ordinariamente pecado venial. C. Has descubierto algun defecto grave

y oculto de otro, tocante á su fama y honor? P. Si Padre, dije esto ó

lo otro , etc. que no se sabia , y por mi dicho quedó deshonrada la per sona. C. Has murmurado de sacerdotes , de comunidades eclesiásticas tí religiosas, ó de algun individuo de ellas? P. Si Padre. C. Has murmu rado con especialidad de parientes ó vecinos, que te hicieron algun da

ño , negaron ó chuparon la hacienda ? C. Has metido confusion entre amos, criados, amigos ó parientes? C. Has murmurado de genios, v. g.

chuparon la hacienda ? C. Has metido confusion entre amos, criados, amigos ó parientes? C. Has

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

27

Fulano es un tonto es un tal , ó cual : es menester tratarle con reserva. Fulano tiene muy larga la lengua , es de genio insufrible ? P. Si Padre. Si ha habido costumbre, se dice el tiempo y la frecuencia de hablar; y si se siguió deshonra para con algunos, se verá el modo mas util de re pararla , menos que la cosa estuviere ya dormida y sepultada ; que en tai caso no hay mas que callar. Los pecados contra el nono y décimo mandamiento , no desear la mu- ger de otro , ni los bienes de otro , están señalados en el sexto y séptimo mandamiento.

ADVERTENCIAS NOTABLES.

1 Cuando la confesion general no es de obligacion, (porque en las

confesiones particulares no se calló cosa substancial por verguenza, ni hubo costumbre fuerte , ú ocasion próxima de pecar mortalmente , mas antes se hizo en ella cuanto cada uno sabia, y podia de su parte, para hacerlas bien ) sino de consejo : en estos casos asi el confesor como el penitente pueden proceder con menos fatiga y con menos reparo , aun que se olvide ó se deje algo.

2 En cualquier especie de pecados , ver si ha habido costumbre ó

no. Si no ha habido costumbre , mas solo se ha caído algunas veces en aquel pecado, v. g. de comer carne en dia prohibido, fa'cilmente verá

quien se examina, que en toda su vida no habrá sido sino tantas veces,

y asi lo dirá al confesor: padre, eso habrá sido en toda mi vida ocho ve

ces , v. g. Si ha sido mas , puede ir por años , diciendo : padre , eso ha brá sido cada año desde los diez , v. g. hasta los cuarenta que tengo, quince veces poco mas ó menos. Si ha habido costumbre , diga el tiempo que duró y la frecuencia de pecar. Por ejemplo: uno ha tenido cos tumbre de jurar sin reparo, ni atencion si era con verdad ó mentira; bas tará que diga : padre esa costumbre me ha durado tantos años, 6 la tuve desde tal á tal edad, los mas de los dias juraba así, y así; ó cuatro

ó cinco veces cada semana , poco mas ó menos : ó bien : un dia con otro,

tres ó cuatro veces al dia. Y no es menester decir mas, para confesarse

bien de los pecados que ha hecho jurando.

3 El que despues de haber hecho suficiente examen de sus pecados,

declara el estado de su vida , el titmpo y frecuencia , como queda dicho, que tuvo de caer en tal ó tal pecado ; si despues de confesado se le re

presenta ú ofrece algun pecado de la misma especie , no tiene obligacion de volverlo á confesar. Pongo por ejemplo : confesó uno la costumbre de tocamientos feos, que tuvo por cinco años con diversas personas solte

ras: despues en particular ge le ofrece: ola, en tal viage, meson, en tal

casa , lugar , etc. tuve tal

tocamiento malo con fulana soltera ; y luego

vuelve al confesor, diciendo lo que se le ha acordado: esto no es menes

tal tocamiento malo con fulana soltera ; y luego vuelve al confesor, diciendo lo que se

28

MANUAL.

ter; porque el tal tocamiento aunque á él no se le

examinaba, ni cuando se confesó, sin embargo vino entendido y con

la costumbre de tal vicio , que se

completaba de aquel y otro, y otro acto in individuo, que confesó; y

asi dejarlo sin pensar mas en él, que este alivio disfrutan los que se con f1esan en el modo dicho, declarando el tiempo y frecuencia de pecar.

fesado de por junto en la gruesa de

ofreció cuando se

4 No es necesario el ir contando un pecado tras otro , especialmente

si son muchos de una misma especie , como el que empieza una letanía de culpas , diciendo : con otra , con otra , con otra , etc. porque es gas

tar inutilmente el tiempo , dar que merecer al confesor , y hacer deses perar á los demas, que esperan para confesarse: basta decir el numero de por junto ó determinado si se sabe , v. g. entre unas mugeres y otras veinte veces , ó por semanas si son muchas las culpas. Por ejemplo: En

veces cada semana , y la mitad de

estas con casadas , y la otra mitad con solteras , ó la tercera ó cuarta par te , conforme habrá examinado y juzgará en su interior.

5 El Padre Juan Bautista Poza de la compañía de Jesus dice en su

práctica de ayudar á bien morir, que de ordinario la primera aprehension,

que uno hace del estado de su conciencia en cada especie de culpas, es la mas verdadera , y que si hecho un prudente moderado exámen , se queda en perplejidad y duda , se atienda á la primera aprehension. Esta regla puede servir á aquellos especialmente , que , ó por su rudeza ó poca memoria , ó confusion de entendimiento , ó pusilanimidad , ó escrú pulos, unas veces les parece el número de culpas en aquella materia,

tre unas y otras , he caído dos ó tres

grande, otras pequeño, otras mediano, otras entre mediano y grande, otras entre mediano y pequeño , sin atreverse á resolver ni uno ni otro. Digan, pues, segun su primera aprehension en este caso de perplejidad.

6 El V. P. M.

Fr. Luis de Granada en su doctrina dice : no es ne

cesario confesar los modos y maneras, como se tuvieron los pecados, mayormente en los sensuales. Basta declarar el número y especie de ellos, con las circunstancias necesarias. Si el pecado fue de obra consu mada ; basta decir el nombre de la obra ; es á saber , adulterio , simple

fornicacion , incesto , sacrilegio , tantas veces , sin decir las menudencias, que suelen acompañar los tales torpes actos; como son tocamientos, am piemos y ósculos. Si de palabra, basta decir: dije tantas ó por tantas ve ces , palabras torpes , con intento de provocar á mal , sin expresar las pa labras. Y si fue pecado de pensamiento , diga el número y el estado de la persona , sin decir lo que pensaba , como algunos hacen (con gran con fusion y verguenza) sin ser necesario para el sacramento. Lo mismo será

en el sueño deshonesto , en

que soñaba , si solo el número y la especie.

que se deleitó , que no es menester diga lo

7 Aunque es bueno confesarse de los pecados veniales, no es pero ne

especie. que se deleitó , que no es menester diga lo 7 Aunque es bueno confesarse

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

29

cesario ; y asi se pueden callar ó decir, como el penitente quisiere : y culpas veniales se llaman , las que no quebrantan en materia grave al guno de ios diez mandamientos. Tales son las maldiciones ordinarias, y sin animo de que alcancen , entre parientes : los juramentos sin necesidad, las impaciencias , enfados, disimulos, competencias, porfías, mentiras, y otros semejantes , segun vemos se cometen entre los domésticos y co nocidos , que aunque no tratan de perfeccion , son temerosos de Dios. Y para mayor noticia de la diferencia , que hay de las culpas veniales, se advierta , que en la soberbia , por excesivo y desbaratado , que sea el deseo de fama , honra y propia excelencia , no llegará á haber pecado mortal , si el dicho deseo no es causa de despreciar las excomuniones , ó deshonrará otros gravemente, ó poner las manos en sus padres, ó que brantar de otra manera notablemente con pensamiento , obra ó palabra alguno de los diez mandamientos. En la avaricia , por mas deseo que uno tenga de bienes agenos , si este afecto no le hace desear alguna cosa de valor por via de hurto , ó medio injusto , no hay pecado mortal. En la lujuria, por mas feos sentimientos, y movimientos que padezca, si no hay voluntad de ejecutar, ó delectacion amorosa acerca de las culpas y especies , que se declararon en el sexto mandamiento , no hay pecado mortal. En la ira, por mas que uno se turbe, enfade y desagrade de otro, si no le desea algun gran mal, ó la privacion de algun gran bien, por ódio , ó se complace de lo dicho, no hay pecado mortal. En la gu la , por mas que uno desee y obtenga regalos y delicias , si no quebran ta ayuno de obligacion, ó se embriaga, ó hace daño notable en la salud corporal ó espiritual, no hay pecado mortal. En la envidia, si no se ha lla deseo de mal grave al prójimo , y descrédito de consideracion ó cosa equivalente, no hay pecado mortal: lo cual es aun mas verdad en la emulacion con que uno desea ser , ó parecer mas que otro , si no se vale de medios injustos mortalmente. En la pereza , por mas flojo y remiso

que uno sea , si no le hace dejar de oir misa

con otras obligaciones graves puestas en la ley , y precepto de mucha consideracion , no hay pecado mortal. Llámanse estas culpas mortales, por ser pasiones y apetitos , que fácilmente engañan á un hombre pa- raque tropieze en pecados graves , hasta caer en los enormes. Todo esto dice el P. Juan Bautista Poza de la compañía de Jesus en su práctica de ayudar á bien morir. Pero se debe advertir, que no por ser pecados veniales, se han de despreciar y cometer fácilmente; por que quien asi hiciese poco caso de ellos, es cierto caeria bien presto en pecados graves , segun aquello del Ecles. 19, 1 . Qui spernit modica, pau-

latim decideí. Mas antes se han de procurar evitar con sumo cuidado, por la fidelidad , que se debe á Dios , la cual tanto mas se comprueba, cuanto se pone mayor diligencia en huir de culpas en sí ligeras.

en dia de fiesta, ó cumplir

tanto mas se comprueba, cuanto se pone mayor diligencia en huir de culpas en sí ligeras.

30

MANUAL

8 Muchos hay, los cuales parece se imaginan , que el confesarse no

es otra cosa , que referir fielmente al sacerdote sus culpas , y que con esto está hecho todo , y de aquí viene , que toda la diligencia para pre venirse antes de la confesion , es aprender bastantemente la suma de los pecados, que se han cometido; y despues de confesados quedan satisfe

chos si pueden asegurarse de que ningun pecado se haya olvidado de confesar. Esto es un gravísimo y pernicioso error : si esta sola diligencia fuese bastante para hacer las paces con Dios , no seria el camino del cielo tan estrecho, como dice el Evangelio , sino mas ancho , que la pla za. Qué gran fatiga es contarle á un confesor nuestras caidas , estando

ya habituados desde muy niños á estas mismas diligencias? Por tanto es

menester entender bien , que el confesarse propiamente es convertirse á Dios: y por eso, aunque es verdad, que el manifestar enteramente las

culpas es cosa precisa , para que el sacerdote nos absuelva , todavia esta sola diligencia no basta , sino que se requiere de mas á mas un verdade ro dolor de los pecados, y tal, que tenga estas tres condiciones, í Que sea sobrenatural. 2 Que sea sumo. 3 Que sea eficáz. Quiere decir, que de tal manera se ha de doler el penitente de sus culpas, que se resuelva de veras á no volver á ofender mas á Dios , en ningun tiempo , en nin guna ocasion , ni por el amor á algun bien , ni por temor de algun mal:

y esto con tal vigor y aprecio de Dios, que el alma por este acto, an

tes que pecar, elegiria otro cualquier mal, que le pudiese acontecer, ó por ser Dios una suma infinita bondad , digna de ser amada sobre todas las cosas, y el pecado un mal infinito, descubierto y conocido por la luz de la santa fié ; ó porque el pecado priva el alma de la gloria celes tial y eterna, y la condena al infierno. Si el que se confiesa no tiene en su corazon un dolor de esta suerte , por mas que se persuada de bue na fé que lo tiene, despues de haber confesado, se quedará con todos sus pecados : y aquella persuasion solo será bastante á que no haya in currido en un sacrilegio en su confesion ; pero no servirá para evitar el que, si asi muere, se vaya á los infiernos. Por esto, póngase todo cui dado en ejercitarse en este arrepentimiento de sus culpas , valiéndose del acto de contricion, y consideraciones eficacísimas, que están después del

siguiente exámen.

OTRO EXÁMEN DE LA CONCIENCIA PARA LA CONFESION GENERAL.

Quien quiera hacer la confesion general , debe enteramente hacer reflexión-

1 Si ha hecho la diligencia en sus confesiones del debido exámen, ó con riesgo de no hacerlas enteras.

hacer reflexión- 1 Si ha hecho la diligencia en sus confesiones del debido exámen, ó con

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

31

a Si ha callado por vergüenza algun pecado mortal , y en cuantas

confesiones: y habiéndolos despues confesado, si ha dicho lo que habia

callado , y si ha vuelto á hacer las confesiones en las cuales lo callado.

habia

3 Si se ha confesado sin dolor y arrepentimiento de sus pecados, ó sin voluntad verdadera de no cometerlos mas.

4 Si se ha confesado, estando en ocasion próxima de pecar sin de

jarla , ó teniendo hacienda agena y pudiendo restituirla , no la haya restituido, ó teniendo alguna enemistad, no se ha reconciliado, sino que ha continuado en ella, negando la palabra ó comunicacion con escán dalo.

5 Si ha comulgado con las mismas indisposiciones, ó ha recibido

otro sacramento ; como la confirmacion , orden , matrimonio , ó extrema uncion.

Primer precepto : adorar y amar un solo Dios.

Si ha dudado en cosas de la fe :

si ha consentido en dudas : si vo

luntariamente se ha entretenido en ellas: si con curiosidad demasiada ha escudriñado las razones de los misterios de la fe': si hablando con otros , los ha impugnado ó puesto en duda , con riesgo de prevaricar él teriosmismodeú laotrosfe'. : si ha sabido , ó dejado de aprender los principales mis'

Si ha leido libros heréticos y contrarios á nuestra santa fé católica, ó buenas costumbres , ó por otra causa prohibidos : si los ha tenido en su dominio, ó los ha dejado á otros. Si ha tratado con hereges , ó ha frecuentado conversaciones de he breos : si ha tenido por burla , ó ha hablado licenciosamente de las cosas de la fé : si ha presumido salvarse , sin hacer penitencia ; ó si ha tenido intencion de diferirla á la hora de la muerte , ó si ha cometido pecados con esperanza del perdon ó diciendo , ya me confesaré de ellos despues. Si por la multitud de sus pecados ha desconfiado de la misericordia de Dios , o de poder enmendarse y dejar el pecado. Si ha amado á alguna criatura mas , 6 á la igualdad de Dios. Si se ha quejado de Dios , ó murmurado de su providencia. Si ha despreciado , ó escarnecido las personas buenas , ó si ha tenido ódio á quien lo avisaba. Si por enfado ó risa ha dejado las cosas del servicio de Dios, á las cuales era obligado ; como oir la misa , adorar y rogar á Dios por la mañana y la noche , y en las gravísimas tentaciones y necesidades. Si ha recurrido al demonio, con expresa ó tácita invocacion: si se ha servido de vanas observancias y supersticiones : si ha traido consigo bi lletes tí otras cosas , para no ser ofendido de las armas , ó por otro fin:

y supersticiones : si ha traido consigo bi lletes tí otras cosas , para no ser

32

MANUAL

si ha creido i sueños, á dias felices é" infelices, consultado adivinos, y

tratado tal suerte de gente, por aprender sus sortilegios, hallar tesoros,

etc. Si por algun fin malo ó deshonesto ha usado de cosas sagradas , co mo agua bendita , cera ó ramos de olivo bendito , ó palabras de la sa grada Escritura, ó de la misa. Si no ha revelado al santo oficio los brujos ó brujas , blasfemadores

y otros, como está ordenado por su edicto.

Segundo precepto : no jurar el nombre de Dios en vano.

Si ha jurado el nombre de Dios en el juego , ó en otras cosas vanaá, con riesgo de jurar tanto lo verdadero como lo falso : y si ha tenido

esto por costumbre. Si ha jurado lo que sabia ó dudaba ser falso : si ha prometido con juramento lo que no queria cumplir , ó ha jurado hacer cosas ilícitas y malas, ó no ha cumplido las cosas buenas y lícitas, que con juramento habia prometido: si ha hecho juramentos execratorios , deseando hacer mal á sí mismo ó á otros. Si ha blasfemado de Dios , de la Vírgen Santísima , ó de los santos:

si ha hablado con poco respeto , ó ha nombrado cosas indignas de ellos,

como tambien con blasfemia heretical : si ha dicho con rabia sus nombres

ó usado de ellos en cosas burlescas , canciones , juegos , etc. Si ha cumplido los votos que ha hecho , en el tiempo , en el modo , y con las condiciones que debia , ó si los ha hecho inconsideradamente , ó de cosas vanas é ilícitas.

Tercer precepto : santificar las fiestas.

Si ha dejado de oir misa los domingos y fiestas mandadas , ó no la ha oido entera ; si ha pasado parte de ella hablando , ó durmiendo , ó voluntariamente divertido. Si ha estado con irreverencia en la iglesia , discurriendo de cosas va nas , poco honestas , riendo ó burlando : si ha mirado lascivamente , ó

hecho señales y otros actos indecentes. Si en dichos dias ha trabajado por algun tiempo notable, ó hecho trabajar sin necesidad ó licencia : si ha gastado parte de ellos en juegos, bailes, en galanteos, y otros entretenimientos ilícitos. Si ha dejado de confesar en el año y comulgar en la Pascua , ó si

lo ha hecho sin las debidas disposiciones ó por pura costumbre : si ha

cumplido bien las penitencias impuestas por el confesor en las confesio

nes , y si ha buscado confesores fáciles é indoctos.

bien las penitencias impuestas por el confesor en las confesio nes , y si ha buscado

DE PIADOSAS MEDITACIONES

33

Cuarto precepto: honrar padre y madre. Si ha injuriado á sus padres, ó á otros parientes: si Ies ha deseado la muerte, ú otros daños graves : si con palabras injuriosas los ha ofendido ó provocado á ira: si les ha amenazado ó hablado con poco respeto. Si no los ha obedecido en cosas graves , pertenecientes á buenas cos tumbres y gobierno de casa: si ha tratado casamiento sin su consejo. Si ha robado, ó vendido cosas de casa en secreto, ó en perjuicio de sus hermanos. Si en sus necesidades no los ha socorrido, pudiendolo hacer, ó le ha sabido mal de ayudarlos, ó reconocerlos por ser pobres ó defectuosos. Si estando enfermos no los ha visitado ó socorrido : si ha procurado hacerles recibir los sacramentos : si ha impedido que hiciesen testamen to, ó si lo ha hecho hacer á su gusto, y despues de muertos no ha paga do las deudas y mandas. Si siendo padre ó madre de familia ha criado malamente los hijos, no instruyéndolos en cosas de la fe , no corrigiéndolos , ni castigándoles cuando erraban : si los ha maldecido, ó mostrado mas afecto á uno, que á otro : si los ha tenido en la cama con riesgo de ahogarlos , ó de darles algun mal ejemplo. Si con palabras ó ejemplos los ha inclinado al mal, como á la ven ganza, hurto, deshonestidad, blasfemia, juramento, ó á trabajar, y no oir misa en las fiestas : si ha incitado á sus criados á algunas cosas de estas.

Quinto precepto : no matar. Si por algun tiempo ha tenido ódio al prójimo: si ha querido ven garse : si no ha querido reconciliarse , ni hablar con él , ni saludarle :

si le ha deseado la muerte ú otro daño ; ó si le ha dicho palabras in juriosas. Si ha querido, ó procurado matar, ó maltratar á alguna persona : si la ha muerto, ofendido ó herido : si ha mandado, aconsejado ó coopera do á la muerte, ó grave daño del prójimo : si ha tenido gusto ó alegria del daño, y tristeza del bien ageno. Si rogado por el enemigo á reconciliarse con él , no lo ha querido; y- si de presente tiene enemistad alguna. Si se ha airado, impacientado ó deseado mal á sí mismo, ó á otro.

ejemplo con acciones ó palabras , y si ha sido causa

que ios otros hayan pecado : si ha alabado , ó ha aprobado los vicios y

Si ha dado mal

pecados de otros.

Sexto precepto : no fornicar. Si se ha entretenido voluntariamente con pensamientos de deshones-

3

mal pecados de otros. Sexto precepto : no fornicar. Si se ha entretenido voluntariamente con pensamientos

34

MANUAL

tidad , y deliciosos , sin voluntad de ponerlos en obra , ó con deseo de efectuarlos, y de que especie eran. Si ha ido, ó pasado por algun lugar por ver personas con fin malo;

y si voluntariamente se ha puesto en riesgo de pecar.

Si ha hablado, ú oido de buena gana conversar de cosa de deshones

tidad por pasatiempo , ó

canciones lascivas, leido libros impuros, ó hécholos leer. Si ha compuesto canciones, sonetos, versos, ó pintado figuras desho nestas, ó si ha tenido en casa cosas semejantes. Si ha provocado á otros al mal con alhagos, promesas, ó persuadién dolos, que no era grave pecado. Si se ha entretenido con galanteos vanos, con fin, ó sin fin de casa miento : si ha mirado lascivamente, ó hecho señales dirigidas al mal.

Si ha tenido osculos, ó ha tocado á sí mismo, ó á otros deshonesta

á fin de inclinar á otros á mal : si ha cantado

mente. Si ha consumado el pecado con persona libre, casada, parienta, con sagrada á Dios con voto; si con vírgen con la promesa de casamiento,

ó por fuerza : si ha continuado el pecado con alguna de

seguido algun parto, ó lo ha abortado con bebida, ú otra cosa: si ha caí do en pecados mas graves, como de molicie, sodomía ó bestialidad ; y si los ha confesado con individuacion : si de presente está en ocasion pró xima de alguno de dichos pecados, si los ha enseñado á otros, ó se ha gloriado, ó alegrado de haberlos cometido. En todos los sobredichos pecados debe el penitente declarar el estado, que profesaba, cuando los cometió, si era casado, ú ordenado de órdenes Sacros, ó si habia hecho voto de castidad, ó si los ha cometido en lugar sagrado. Si los casados han hecho cosas contra el uso del santo matrimonio.

estas : si se ha

Séptimo precepto: no hurtar.

Si ha deseado damnificar al prójimo, hurtándole algo, bien que des pues no lo haya hecho. Si ha hurtado cosa de otro, cuanto , y en cuantas ocasiones : si era consagrada, ó en lugar sagrado : si habiéndola hallado se la ha retenido, sabiendo de quien era, ó no ha querido hacer diligencia para saberlo. Si en el comprar ó vender, ó en otros contratos ha cometido injus ticia alguna en calidad ó cantidad de la cosa : si ha dejado dineros, lí otra cosa con usura : si vendiendo al fiado, ha excedido el precio justo : si ha hecho alguna compañía injusta, ó si ha cometido simonía en beneficios, ó en otras cosas sagradas. Si con engaños, ó pleitos injustos ha causado daño al prójimo: si ha

en beneficios, ó en otras cosas sagradas. Si con engaños, ó pleitos injustos ha causado daño

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

35

engañado al prójimo con mercaderías; si ha sido cómplice del hurto

ó daño. Si pudiendo no ha hecho restitucion en los casos sobredichos, como tambien por los homicidios ó heridas , etc. á que hubiese cooperado : si no ha pagado prontamente las deudas, pudiendo: si ha entretenido ó retardado la paga á los trabajadores , criados , mercaderes ó acreedores;

y si ha satisfecho los daños , que han causado las tales dilaciones : si

no ha pagado los legados , diezmos , ó primicias , ó ha defraudado , pa- gándo/o. Si el criado no ha tenido cuidado de los bienes de su amo : si los ha dado á otros sin consentimiento : si le ha hurtado algo : si ha cumplido con su oficio y servicio, por lo cual era pagado. Si administrando bienes públicos, ó de lugares pios, ó de pupilos , no los ha administrado lealmente : si ha defraudado, ó dejado perder dichos bienes por negligencia.

Octavo precepto : no decir falsos testimonios. Si en el tribunal eclesiástico, civil ó criminal ha jurado falso, ó in

ducido á otros que lo hiciesen, y si ha sido con perjuicio : si ha culpado alguna persona injustamente, si se ha servido de escrituras ó instrumen tos falsos, ó si ha hecho instrumentos falsificados. Si ha recibido dones por hacer justicia, ó no la ha hecho por temor,

ó con esperanza de algun lucro : si ha defendido pleitos injustos, ó los ha alargado en daño de las partes.

Si

ha dicho mentiras en daño de otro : si ha puesto discordias.

Si ha murmurado del prójimo infamándole, diciendo algun defecto ó pecado oculto : si ha hablado malamente de príncipes eclesiasticos ó seculares, de religiosos, ó de otras personas, y no ha restituido la fama. Si ha escuchado con gusto á quien hablaba mal, ó murmuraba de otro : si ha hecho juicios temerario?, ó interpretado acciones de otros en mala parte, ó ha sospechado de ellos por indicios ligeros. Los pecados contra el nono y décimo mandamiento: No desear la muger de tu prójimo, ni codiciar los bienes ágenos, estan señalados en el sexto y séptimo mandamiento. Ademas de esto, se ha de examinar, si ha comido contra el manda miento de la iglesia: si no ha ayunado, estando obligado: si ha come tido exceso en la comida ó bebida : en fin cada uno ha de examinar á sí mismo , sobre las obligaciones de su oficio y empleos , que ha tenido.

Obligaciones generales de todos, y cualesquier cristiano para salvarse.

í Está obligado á creer todo aquello, que enseña la santa iglesia ca

de todos, y cualesquier cristiano para salvarse. í Está obligado á creer todo aquello, que enseña

36

MAN CAL

tólica romana, como revelado por Dios; y particular, y distintamente lo que se contiene en el Credo; y de cuando en cuando debe hacer actos de fe, esperanza y de amor de Dios: por lo que está obligado á aprender el modo de hacerlos.

2 Debe observar la ley santa de Dios y de la iglesia.

3 Es necesario huir todo pecado, y las ocasiones próximas de pecar.

4 Conviene recibir los santos sacramentos á su tiempo con las de bidas disposiciones.

5 Encomendarnos á Dios por la mañana y por la noche, y siempre

que seamos acometidos de alguna tentacion de nuestros enemigos, mundo, demonio y carne.

6 Satisfacer á todas las obligaciones particulares del estado, y condi cion en que cada uno se halla.

Obligaciones particulares de padres y madres de familia, ácia sus hijos.

1 Deben alimentarlos y vestirlos segun su condicion, y hacerles

aprender algun arte segun su posibilidad. Contra esto ordinariamente

faltan los que están dados al vicio del juego y de tabernear : pecados de mucha consideracion en todos ; pero especialmente en padres de fa milia.

2 Están obligados á instruirlos, ó hacerlos instruir en los princi

pales misterios de la fe, unidad y Trinidad de Dios, encarnacion y muer te de nuestro Salvador : en los mandamientos de Dios y de la iglesia :

en el modo de hacer oracion, y de recibir los santos sacramentos : en el modo de tratar civilmente con todos.

3 Los deben corregir y castigar, cuando ofenden á Dios, ó al próji

mo con palabras ó con acciones, en la honra ó en los bienes, y cuando observan que tratan con personas que los pueden descaminar y enseñar la malicia, ó los ponen en otras ocasiones de pecar; como de juegos, bailes, conversaciones y galanteos; y cuando las madres impiden á los padres

castigar á sus hijos, hacen mal, y pecan.

4 Deben darles buen ejemplo, no haciendo, ni diciendo cosa alguna

en su presencia que les pueda enseñar á pecar; mas antes haciendo solo las que muevan á obrar bien. Estas mismas obligaciones tiene respectivamente un maestro con sus discípulos , un amo con sus criados, y todo superior con sus súbditos.

1 Deben amarlosObligacionesmas que deá otrahijoscualquieraácia sus padres.cosa despues de Dios, co

mo2 á personasRespetarlos,á las tenerloscuales estánen buenmas concepto,obligados.hablar de ellos con respe

de Dios, co mo2 á personasRespetarlos,á las tenerloscuales estánen buenmas concepto,obligados.hablar de ellos con respe

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

37

to, soportar sus defectos, no hacer, ni decir cosa en su presencia que les pueda disgustar: no descubrir sus imperfecciones á otros fuera de casa, lamentándose y murmurando de ellos.

3 Están obligados á obedecerles prontos, y voluntariamente en todas

aquellas cosas que no son pecaminosas: no hacer cosa de importancia sin su licencia; como casarse, hacer viages largos, contratos de consecuencia y cosas semejantes.

4 Asimismo en sus necesidades, y particularmente en la vejez y en

sus enfermedades, procurando no les falte nada en cuanto sea posible, qu1tándose el pan de la boca para dárselo , pues los padres as1 lo hicie ron con ellos cuando niños.

5 Rogar por ellos, y satisfacer á los cargos de misas que hayan de

jado, y antes de morir, procurar que les sean administrados los santos

sacramentos á tiempo debido.

Obligaciones de los casados.

r Se deben amar mutuamente con un amor puro, constante y parti cular; pero guardarse de zelos.

2 Deben buscar todos los medios de vivir en paz, que no haya que decir entre ellos; y así tendrán un paraíso anticipado.

3 Guardarse fidelidad el uno al otro en el santo matrimonio; porque

los adulterios les harian perder el alma, y destruir la familia.

4 Ayudarse el uno al otro á salvar sus almas con el buen ejemplo, y

con soportarse en sus defectos.

Obligaciones de los maridos acia sus mugeres.

1 Deben amar á su muger como á sí mismos, sin amar á otras

mugeres.

.

.

.

2 La deben corregir, pero con palabras modestas ; y jamas castigar

la, sino en caso de gravísimo pecado.

3 La deben proveer de todo lo necesario, así para comer, como para vestir, segun sus fuerzas ó haberes, y segun su estado.

4 La deben respetar, tratándola con palabras amorosas y jamas se

veras, deshonestas é injuriosas.

5 No darle ocasion de zelos, andando á fuera de noche , ó tratando con demasiada familiaridad con otras mugeres.

Obligaciones de las mugeres ácia sus maridos.

21 TenerlesAmar únicamenterespeto, noá surespondiendolesmarido, sin admitirjamas atrevidamente,otros amores. ni que

rer hacer cosa alguna contra el genio de ellos.

3*

sin admitirjamas atrevidamente,otros amores. ni que rer hacer cosa alguna contra el genio de ellos. 3*

38

MANUAL

3 No admitir conversaciones en casa, de personas, que pueden oca

sionar zelos á sus maridos.

4 No entrar en sus negocios ní criticar sus operaciones.

5 Obedecerles en todo aquello, que no es contra la ley de Dios , y

particularmente en lo que mira al santo matrimonio ; de otra manera pecan gravemente.

6 Mostrar que tienen cuidado de sus personas , con prepararles la

comida segun su gusto, en cuanto se puede, y tenerles la ropa blanca en buen órden, limpia y aseada.

7 Tener cuidado de los hijos chicos, de la policía de la casa, y de

no dejar perder las cosas, alhajas, y provisiones que tanto cuestan á los

maridos.

8 Finalmente, deben procurar conservar la paz con las suegras , re-

conociéudolas por madres, y con los cuñados y cuñadas, haciendo cuan to puedan por complacerles en todo lo que no es pecado ; procurando obedecer mas presto que mandar, guardándose de portarse como algunas ciertas mugeres que llevan consigo el espíritu de division, y con esto la destruccion de las casas en donde entran.

Para los eclesiásticos.

1 Si se ha ordenado en pecado mortal, por interés ó fines tempo

rales ó sin tener vocacion: si sin tener título suficiente, sin dimisorias,

no teniendo la edad necesaria , ó siendo impedido con censura eclesiás tica.

2 Si ha recibido ó administrado algun Sacramento en pecado mor

tal : si ha ejercitado el órden en tal estado ó teniendo alguna censura,

ó quizá caido en alguna irregularidad : si ha tratado con irreverencia

las cosas sagradas: si ha celebrado en pecado mortal, ó con duda de ello:

si en la misa ha dejado palabras ó ceremonias : si ha satisfecho á los cargos de misas.

3 Si sin causa legítima ha dejado de rezar el oficio divino, y si no

ha hecho la correspondiente restitucion : si lo ha rezado con irreveren

cia y sin debida atencion, así pública como privadamente.

4 Si sin ser aprobado ha oido confesiones , ó no teniendo facultad,

ha absuelto de casos reservados, ó á quien estaba en ocasion próxima,

ó enemistad.

5 Si ha faltado á la residencia, siendo obligado : si ha tenido mu

chos beneficios ; siendo uno de ellos suficiente para vivir, y no ha hecho limosnas de lo superfluo : si ha traido el hábito , corona ó cabellos , segun la regla de la disciplina eclesiástica : si se ha entretenido en pasatiempos; como cazar, ó negocios prohibidos por los sagrados cánones.

6 Si teniendo cura de almas, no ha instruido á sus feligreses en las

ó negocios prohibidos por los sagrados cánones. 6 Si teniendo cura de almas, no ha instruido

DB PIADOSAS MEDITACIONES.

39

cosas necesarias para la salud de las almas: si no les ha explicado el Evangelio : si no ha sido diligente en administrar los santos sacramen tos á los sanos y enfermos : si no ha tenido cuidado de las cosas de la iglesia ; y si ha dado escándalo , ó mal ejemplo con sus procederes y acciones.

ACTO DE CONTRICION, QUE SE DEBE HACER A LOS PIES de un Crucifijo, antes de presentarse al confesor para hacer la confesion general.

Aquí teneis , clementísimo Jesus mio , aquí teneis á vuestros sagra dos pies la mas vil de vuestras criaturas , al pecador mas infame , des conocido, ingrato, que no solo no he hecho cuenta alguna de vuestros inestimables inmensos beneficios; mas antes he profanado atrevido lo mas sagrado de vuestra preciosísima sangre. O cuánto temo , Juez supre mo de mi alma , parecer en juicio en vuestro tribunal ! Porque sé de cierto, que en él estoy delatado, y convencido por reo y deudor, no solo de diez mil talentos, como el siervo del Evangelio, sino de mucha ma yor suma; pues es mayor el número de mis pecados. Confieso, Dios mio, las deudas; pero bien sabeis V09, que no tengo con que pagar, sino con lágrimas, llorando amargamente lo pasado, y pidiéndoos espera para lo venidero : patientiam habe in me. O si mis ojos se convirtiesen en dos rios, y mi cabeza en tantas fuentes de lágrimas, cuantos son los cabellos, que en ella tengo, para llorar de dia y de noche las muchas y graves ofensas, que hice contra Vos! O si de aquí en adelante no supiera yo que cosa es ofensa vuestra! De las pasadas, Señor, estoy sumamente pesaroso y arre pentido, con propósito firme de enmendarme. Pero si aun aquí quereis, que os pague, no solo con lágrimas, sino tambien con tormentos; (como quisisteis pagase aquel mal siervo : Tradidit eum tortoribus) vengan en hora buena sobre mí dolores , enfermedades , afrentas , pobreza , y todas las demas calamidades y tormentos temporales, que fueren necesarios, para pagaros cabalmente, con tal que me libreis de los eternos. Venga en buena hora, ahora, ahora sobre mí la misma muerte: muera aquí á vues tros pies de puro dolor y contricion este pecador : rómpase en el pecho este corazon : arránquense de la cara estos ojos : enmudezca en la boca esta lengua : ensordezcan estos oidos : queden tullidos estos pies y estas manos : sean cruelmente atormentados todos los miembros de este mi cuerpo, que fueron instrumentos de las ofensas que os hice, y acabe del todo aquí /ni vida de puro dolor y sentimiento; porque ya no quiero mas vida, si con ella os hubiere de ofender. Nunca mas, Dios mio, nunca mas; antes quiero perder la vida, la salud, la honra, la hacienda, la casa, que volver á ser traidor á un Dios amoroso, que murió por mí en una

la vida, la salud, la honra, la hacienda, la casa, que volver á ser traidor á

4o

MANUAL

cruz. Perdonadme por vuestra infinita clemencia , confortadme en estos buenos propósitos, paraque guardándolos perfectamente acabe la vida pre sente, no como pecador entre agonías , perplejidades , sobresaltos y re mordimientos de conciencia, sino como justo, con una muerte preciosa en vuestros divinos ojos. Amen. Nota : que hecha la confesion general, despues de una razonable dili gencia en el examen de los pecados, tal que parezca suficiente para redu

cirlos todos á la memoria, y en efecto probablemente se juzgue , haberse acordado de todos, no es conveniente volver á pensar y repensar en ellos, singularmente habiéndose pasado algun tiempo que se hizo la confesion,

y mucho menos cuando esto recae en persona de conciencia timorata , y

que aborrece toda culpa grave; mas antes cuando le sobrevenga alguna co sa, que no se acuerda de fijo de haberla dicho ó bien explicado en la con fesion general, puede resolverse, y persuadirse qué si que la dijo, y que la confesó con los demas pecados. El escrupuloso no debe jamas pensar en las confesiones hechas , ni en los pecados pasados en particular ; antes tendrá escrupulo de hacerlo, por el daño que á sí mismo se puede hacer;

y

crea que no está obligado á confesarse de ningun pecado pasado que

le

sobrevenga á la memoria, si no es que sepa de cierto, y lo pueda ju

rar sobre los Evangelios que aquel pecado de que se acuerda era mortal, y que nunca lo habia confesado, ni en confesion general, ni en particular; y por fin sujétese al dictámen de su padre espiritual , obedeciéndole ciega mente que esto le será no solo útil, mas aun meritorio.

CONSIDERACIONES EFICACÍSIMAS PARA EJERCITARSE EL PECADOR Á VERDADERA CONTRICION.

1 Diga de todo corazon : Pequé, Padre mio, contra vos, y en vuestra

presencia. (Lucae 15, 21.) Y cómo, mi Dios, me atrevo á llamaros Padre, cuando me reconozco indigno de llamarme hijo vuestro? Porque por los muchos pecados y maldades que cometí contra vuestra divina Magestad,

y á vista de vuestros ojos , degeneré á hijo del demonio. Ah miserable

de mí! Y cómo fuí tan ingrato, tan malvado, tan impío en órden á mi Djos, que ha sido siempre conmigo tan liberal , tan benigno y tan pia

doso !

2 Pequé ofendiendo á mi Dios, Criador y Salvador mio: su inmensa

bondad me dió el ser, y me ha conservado todos los momentos de mi

vida; y yo

de su omnipotencia; y yo le ofendia: servíame de las criaturas para ul trajarle, y de aquellas mismas que su divina bondad me dió , paraque mejor le sirviese; y no obstante este enorme desconocimiento mio, no me ha quitado la vida, como ha hecho con otros muchos : servíme mal de

al mismo tiempo le ofendia: Dios me tenia con la mano

ha quitado la vida, como ha hecho con otros muchos : servíme mal de al mismo

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

4*

su divino concurso, sin el cual ni aun las culpas, con que le ofendí, pu

:

3 Pequé contra Dios, que me amó siempre y aun me ama: olvidé,

á quien jamas se olvida de mí : rasgué con mis manos al que me lleva escrito en las suyas: ofendíle y no me ha castigado, pudiendo su divina

diera haber cometido.

-

justicia echarme al infierno en el mismo instante que le ofendia , como

echó á otros muchos.

-

4 Pequé contra Dios, verdadero Padre mio, en el mismo instante

que me estaba mirando, estando conmigo y yo con él: traíame en sus en frañas; y yo como vívora cruel, me esforzaba á roérselas y rasgárselas,

para salir de ellas y vivir en mi licenciosa libertad: me tenia junto á sí para defenderme ; y yo le estaba cerca para agraviarle.

5 Pequé contra Dios, mi Señor y mi Rey: en cada reino hay un so

lo legitimo Rey, y quien tratase de arrojarle del trono, para introducir y elevar á otro en su lugar ó quisiese darle compañero en el mando , co meteria cr1men de lesa Magestad, y se haria digno de un gravísimo cas tigo; y yo, siendo verdad que en el mundo no hay mas que un solo Dios, Rey nuestro soberano, he ideado y formado tantos dioses en mi corazon, cuantas han sido las criaturas que amé, en desaire y perjuicio del amor y

lealtad que por tantos títulos le debo, elevando sobre el mismo altar (co mo los filisteos con la arca del testamento) al ídolo Dagon.

6 Pequé contra Dios , Redentor mio y esposo de mi alma , el cual

con una infinidad de cruelísimos tormentos que padeció, y con el derra mamiento de toda su sangre, rescató y se desposó con mi alma ; y yo la he vendido al demonio por un momento de lascivo y brutal deleite, prostituyéndome á toda infame criatura : mi Redentor pagó todas mis deudas con penas intolerables; y yo he sido tan duro y desapiadado, que en vez de aligerarle la suma , se la he aumentado con nuevos pecados, provocándole á sufrir nuevos dolores y penas, si fuese capaz de padecerlos.

7 O! como tiene razon mi Dios, para decirme lo que en el tiempo

de su pasion dijo á las mugeres de Jerusalen : (Lucse 23, 38.) Nolite flere super me, sed super vos ipsas flete: No llores por mí, llora por tí mismo;

si dijera : Aunque tengas razon de compadecerte de mis tormentos;

mas justo es, que llores tus pecados que han sido la causa y son males mas para ser llorados, que mis penas.

8 Si entro en el huerto de Getsemaní , le veo entristecerse y sudar

sangre, al acordarse de los dolores que habia de sufrir por mis culpas. Si prosigo considerando su pasion , hallo que todo cuanto padeció ha si do por culpa mia. Yo fuí quien le escupió en su divino rostro , con mis palabras vanas y deshonestas: yo le até la venda á los ojos con olvidar me, que Dios me veía: yo le dí de bofetones con mis impaciencias: yo le arañé los cabellos, cuando con mis escándalos dí ocasion á mi prójimo

como

de bofetones con mis impaciencias: yo le arañé los cabellos, cuando con mis escándalos dí ocasion

42

MANUAL

para que pecase: yo le tuve en menos que á Barrabas, cuantas veces le he abandonado por una vil criatura: la vanidad de mis galas ie vistie ron nuevamente de púrpura: mis ambiciosos pensamientos le han coro

nado de espinas : mi altivez y desvanecimiento le han puesto en la mano una cana en vez de cetro : mis placeres y deleites sensuales le han dado

á beber la hiel con el vinagre: mis descaminados pasos le han enclavado

los pies , y mis malas obras las manos. Por último yo le he crucificado de nuevo millares de millares de veces: he dado puntapies al Hijo de Dios, y he pisado con ultrage su preciosísima sangre.

9 Ahora, pues, si su muerte abrió los ojos del conocimiento á mu

chos de sus verdugos que se redujeron á la penitencia, (Lucae 23, 48.) y

se volvian, dándose golpes á los pechos : y si hizo que se estremeciese la tierra, desencajasen las piedras, dando unas con otras, y abriesen los se pulcros; cuánto mas justo es que yo tema los amagos y amenazas de la divina justicia? Que mi corazon se rompa en pedazos con una contricion verdadera, y que se abra el sepulcro de mi conciencia, para que salgan de ella, por medio de una confesion general, los hediondos cadáveres de mis

culpas y pecados?

10 Pequé contra Dios, grandísimo y singularísimo bienhechor mio,

cuya piadosa largueza me confirió el saludable carácter en el santo bau tismo, la gracia, la caridad, la esperanza, la fe con las otras virtudes y dones del Espíritu Santo; y yo con mis pecados me desvié y alejé de la verdadera senda, por la cual debia caminar, y andando por derrumbade ro de pecados y culpas , tuve el nombre de vivo , siendo en la realidad muerto : soy cristiano; y mi vida es la misma que la de un gentil : perdí la divina gracia y los siete dones del Espíritu Santo, al cual con vileza eché de su casa, (que es mi corazon) alojando en ella al espíritu infer nal, en lugar de tan divino espíritu. 1 1 Por último, pequé contra mi Dios , á quien debo amar mas que

á todas las cosas por su incomparable belleza y bondad infinita ; y heme

enamorado de criaturas viles y sucias, llenas de miserias y fealdades. Ah.

buen Dios ! Y cómo me sobra la razon para deshacerme en llanto, y pa ra hacer, que se me derrita el corazon con el dolor y la contricion. O! cuánto debo temer que si ahora me niego al llanto, habré despues de llo rar, no con agua de lágrimas que laven mis culpas; sino con lágrimas de fuego que abrasarán á mi cuerpo y alma por una eternidad de siglos!

12 Ah! Quién, pues, dará lágrimas á mis ojos que basten á limpiar

me de tantos pecados? Pude con mis enormidades y maldades infundir en mi corazon la dureza del mármol ; pero ya no puedo hacer que salte de mi corazon empedernido el agua de la contricion, si Vos, Dios mio, no le herís con la vara de una gracia particular. Dádmela, pues, Salvador

mio, que os lo auplico y ruego por Iaa entrañas de vuestra misericordia

una gracia particular. Dádmela, pues, Salvador mio, que os lo auplico y ruego por Iaa entrañas

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

43

y por el desempeño de vuestra palabra, que la disteis de oir y atender á
y
por el desempeño de vuestra palabra, que la disteis de oir y atender á
los que os piden alguna cosa en vuestro nombre. Bien sé que no lo me
rezco : habiendo sido hasta ahora otro hijo pródigo, digno de ser echa
do al fuego eterno; pero ya que reconozco y confieso mi culpa, y estoy
pronto á satisfacer á vuestra divina justicia, no me desecheis , Señor , ni
me aparteis de vuestra presencia que os lo suplico por los méritos de
vuestra preciosísima sangre que por mí derramasteis en el patíbulo de la
cruz : confio en vuestra bondad infinita, y espero que no me negaréis es
ta gracia; y mas cuando Vos sabeis muy bien lo mucho que ahora de ello
necesito : mirad, Señor, que estoy dispuesto, y resuelto de confesar todos
mis pecados á los pies del confesor, lugarteniente vuestro, para conseguir
con este medio la absolucion, que sin el dolor me seria inútil y aun da
ñosa. Concedédmelo, pues, Redentor mio : y ya que Vos quereis que yo
tambien coopere en ello, yo consiento con Vos, y me conformo y os ofrez-
zo estos actos de arrepentimiento y de contricion que tengo intencion de
hacer, de lo mas íntimo de mi corazon , en el tiempo mismo que mis
labios pronuncian las palabras siguientes:
Señor mio Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre , Criador
y
Redentor de mi alma, arrepiéntome de todo corazon de haberos ofendi

do, porque Vos sois mi Dios, y porque os amo sobre todas las cosas ; y propongo firmemente de jamas ofenderos, y de huir todas las ocasiones de pecar : protesto asímismo, que quiero confesar enteramente mis pecados,

y hacer la penitencia que me mandará el confesor : que restituiré la fama

y la hacienda, si acaso la he quitado al prójimo. A mas de esto , Señor,

por vuestro amor, perdono de todo corazon á los que de cualquier mane ra me hayan ofendido; y os ofrezco mi vida, mis obras, mis trabajos y penas, en satisfaccion de los pecados cometí en la vida pasada : de los cuaLes , así como yo os pido humildemente perdon, de la manera misma

espero en vuestra bondad y misericordia infinita que me los perdonaréis, por los méritos de vuestra pasion, y que me daréis gracia, para poderme

perseverar en vuestro santo servicio : así sea Dios

mio. Amen. Puede tambien el ejercitante hacer antes, ó despues de su confesion general la siguiente protestacion, de querer en adelante servir de veras á Dios , sacado del libro de la Instruccion á la Vida devota de S. Fran cisco de Sales.

enmendar , y para

PROTESTACION VERDADERA.

Yo indignísimo cristiano, constituido, y puesto en la presencia del eterno Dios y de toda su corte celestial , habiendo considerado la in

cristiano, constituido, y puesto en la presencia del eterno Dios y de toda su corte celestial

44

MANUAL

serablemensa misericordiacriatura, quedecriósu dedivinanada,bondady conserva,para conmigosustenta indignísima, libra de tantosy mi*

peligros y colma de tantos beneficios, mas sobre todo, habiendo conside rado la incomprehensible dulzura y clemencia, con que este bonísimo Dios me ha tan benignamente tolerado en mis maldades, inspirándome tan frecuente y amigablemente , convidándome á la enmienda , espera'n- dome con tanta paciencia al arrepentimiento y penitencia hasta este año, N. de mi vida, no obstante todas mis ingratitudes, deslealtades é in fidelidades, con las cuales, difiriendo mi conversion le he ofendido, me nospreciando tan imprudentemente su gracia : despues de haber tambien considerado, que el dia de mi sagrado bautismo fuí tan dichosa y santa mente ofrecido y dedicado á mi Dios, para ser su hijo, y que contra la profesion, que entonces se hizo en mi nombre, tantas veces he profanado desdichada y detestablemente , y violado mi espíritu , aplicándole y em pleándole contra la divina Magestad: volviendo ahora en mí, postrado de corazon y de espíritu delante del trono de la justicia divina , me conoz co, tengo y confieso por legítimamente convencido del crímen de lesa Magestad divina y culpable en la muerte y pasion de Jesucristo, por cau sa de los pecados que he cometido, por los cuales él murió y sufrió el tormento de la cruz; de manera, que soy consecutivamente digno de per dicion y condenacion eterna. Pero volviéndome hácia el trono de la infinita misericordia de este mismo Dios eterno, despues de haber detestado de todo mi corazon y de todas mis fuerzas, las maldades de toda mi vida pasada; humildemen te invoco y pido gracia , perdon y merced , con entera absolucion de mis pecados en virtud de la muerte y pasion de este mismo Señor y Redentor de mi alma, en la cual estrivando, como en único fundamento de mi es peranza, ofrezco otra vez, y renuevo la sagrada profesion de la fidelidad por mi parte hecha á mi Dios en mi bautismo ; renunciando al diablo, mundo y carne, detestando sus malditas sugestiones, vanidades, concupis cencias, por todo el tiempo de mi vida presente y toda la eternidad ; y convirtiéndome á mi benigno y piadoso Dios, deseo, propongo, determino y resuelvo irrevocablemente servirle y amarle ahora y siempre , dándole para este fin, dedicándole y consagrándole mi espíritu, con todas sus fa cultades: mi alma, con todas sus potencias: mi corazon, con todos sus afectos : mi cuerpo, con todos sus sentidos ; protestando de nunca mas abusar de parte alguna de mi sér contra su voluntad divina y soberana Magestad, á la cual me sacrifico y ofrezco en espíritu, para serle entera mente leal , obediente y fiel criatura , sin que jamas de esto me quiera desdecir ni arrepentir. Y si por sugestion del enemigo, ó por alguna fla queza humana, me sucediere contravenir en algo á esta mi resolucion y ofrenda; desde ahora protesto y propongo, mediante la gracia del Espíritu

contravenir en algo á esta mi resolucion y ofrenda; desde ahora protesto y propongo, mediante la

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

45

Santo, de levantarme al punto que lo conozca , convirtiéndome de nuevo á la misericordia divina, sin tardanza, ni dilacion alguna. Esta es mi voluntad y mi intencion , mi resolucion inviolable é irrevocable , la cual apruebo y confirmo, sin reserva, ni excepcion , en la divina presencia de

mi Dios, á la vista de la iglesia triunfante. Dignáos , pues , ó mi Dios

eterno, todo poderoso y todo bueno, Padre, Hijo y Espíritu Santo , con firmar en mí esta resolucion, y aceptar este mi sacrificio cordial é inte rior, en olor de suavidad. Y como habeis sido servido de darme la ins piracion y voluntad de hacerle , dadme tambien las fuerzas y la gracia necesaria para perficionarle. O mi Dios! Vos sois mi Dios! Dios de mi corazon ! Dios de mi alma ! Dios de mi espíritu ! Y por tal os reconozco, adoro ahora y por toda la eternidad. Viva Jesus.

AVISOS PARA QUIEN DESEA HACER ELECCION DE ESTADO CON ACIERTO.

El que desea elegir un nuevo estado de vida, debe primero antes de todo suplicar con mucha humildad á Dios nuestro Señor le dé luz y gra cia para no errar en un negocio, que es de suma importancia; y conside

rar seriamente, y con madura ponderacion los siguientes avisos.

1 Porque, como se suele decir, cualquiera en causa propia es ciego;

el que desea proceder con seguridad en punto de eleccion , es necesario,

que descubra enteramente su interior al director, declarándole con indi viduacion y sinceridad las propias inclinaciones, costumbres, pasiones,

propensiones , á fin de que pueda darle el mas sano y acertado con sejo.

2 Debe asímismo sobre toda otra cosa purificar bien su intencion,

proponiéndose por fin principal la gloria de Dios y los medios mas segu ros para la salud de su alma, sin mirar ni tener respeto á su propia co modidad, ni á las satisfaccioues del cuerpo. Para esto ayudará mucho

considerar el fin, para que ha sido criado de Dios, diciéndose á sí mismo:

A qué fin estoy yo en el mundo ! Cierto no á otro , que para buscar el

reino de Dios, y su justicia y salvar mi alma.

3 Será aun muy útil el pedirse á sí: si un amigo, á quien desease

todo bien, viniese á mí, para una semejante empresa; qué consejo le da ria? Si ahora hubiese de morir y se me concediese tiempo; qué resolu

cion tomaria? Cuando estaré para ser presentado al tribunal de Cristo,

y habré de parecer en aquel formidable juicio; qué estado de vida qui siera haber escogido?

4 En el tiempo de la eleccion, será bien recogerse íntimamente en

sí mismo, no admitiendo en su interior cosa alguna que no sea del cielo,

y echando de sí todos y cualesquier pensamientos de la tierra.

en su interior cosa alguna que no sea del cielo, y echando de sí todos y

46

MANUAL

5 En todo este tiempo deberá darse mas de veras á la oracion, pa

ra pedir á Dios luz y gracia de conocer la divina voluntad, procuran do ponerse en una total indiferencia , y muy lejos de todo humano in

terés.

6 Con esta indiferencia examinará delante de Dios todas las razo

nes, por una y otra parte , admitiendo las que son del cielo y fundadas sobre las máximas del Evangelio, y dejando sin atender á las que sugie re la tierra , el amor propio , la carne y sangre , y que vienen fundadas sobre la prudencia humana.

7 Para no ser fácilmente engañado de su propio juicio será bien es

criba las razones que por ambas partes se le ofrecen , á fin de poderlas examinar de nuevo con mayor ponderacion, y aun mostrarlas á su direc

tor, para que le dé sobre ellas su parecer.

8 En este tiempo debe tener el ánimo quieto y tranquilo, no siendo

conveniente deliberar cosa alguna, cuando el corazon está turbado, y la mente agitada de varios pensamientos.

9 Hechas y observadas las sobredichas cosas , arrímese á las razo

nes, que delante de Dios juzgará por mas fuertes y sólidas, creyendo pia

mente, que aquella sea la voluntad de Dios, y proponga cumplirla sin mas dilacion.

10 Hecha la eleccion, póngase de nuevo en oracion, para exami

nar, si en hacerla ha procedido bien, y comunique al director los sen timientos interiores de su alma, si se halla ó no, confirmado en la toma

da resolucion.

1 1

Se podrá conocer, si la eleccion hecha sea buena y de Dios , de

las siguientes señales, 1 Si ha observado los sobredichos avisos, singular mente aquel de la indiferencia , y del desapego de todo fin terreno y de todo humano interés. 2 Si en la veces que despues de la eleccion ha hecho oracion sobre ella , se halla en esta siempre mas inclinado y con firmado. 3 Si el director concurre en el mismo parecer y sentimiento. 4 O particularmente si reconoce y ha averiguado, que aquel impulso in terior, por el cual ge sintió movido á tomar su resolucion , tiene el orí- gen de Dios: si su progreso, por donde pe ha conservado, es así mismo de Dios; y Dios mismo el término de sus deseos. Conocerá que el im pulso tiene orígen de Dios, si se observa que le vino , y comenzó, ó en tiempo de la oracion mas fervorosa, ó en la leccion mas devota, ú oyen do algun sermon ó conversacion santa y espiritual; ó por haber frecuen tado con mayor preparacion y cuidado el Sacramento divinísimo de la Eucaristía, ó por haber emprendido alguna devocion especial en obsequio de la Vírgen santísima; porque todas estas ocasiones de oracion , leccion espiritual, frecuencia de sacramentos y otros ejercicios de piedad, son muy oportunos para que el espíritu de Dios comunique al alma luz, é impulso

y otros ejercicios de piedad, son muy oportunos para que el espíritu de Dios comunique al

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

47

para escoger un estado de vida que le sea mas agradable ; y por consi guiente, sentimientos que tienen este orígen, llevan consigo la marca y di visa de ser de Dios. Asimismo el progreso conocerá que va bien fundado, si á mas de ver que por algun tiempo le duran aquellos buenos deseos, re para que cuanto mas fervorosamente se ha encomendado á Dios, cuanto mas de propósito ha considerado lo que le importa salvarse , cuanto mas atentamente ha discurrido en el fin que desea, y en los medios para con seguirle ; tanto mas ha crecido en el fervor y ansias de lograrle : estos son indicios manifiestos que descubren con mayor claridad, haber sido di vina aquella luz ó inspiracion. Y por fin, si ve que el motivo principalísi mo de resolverse y escoger aquel tenor santo de vida , ha sido , no el adquirir honra mundana con las ciencias , no el librarse de estrechez y pobreza, no el habilitarse para empleos lustrosos y plausibles, mas sí el deseo de los bienes espirituales , el alejarse de los peligros del mundo, para asegurar mas la salvacion, el hacer penitencia de los pecados come tidos ó imitar los ejemplos de los santos, y seguir los consejos de Cristo, no quedará razon de dudar que el impulso haya sido de Dios; porque así como un pez muerto puede mantenerse sobre las aguas, siguiendo la cor riente del rio, pero no puede nadar contra el agua rompiendo la corrien te; porque esto es propio de un pez vivo y vigoroso : así no puede nues tra naturaleza corrompida, y mucho menos el demonio nuestro enemigo, dar aliento al alma, para caminar contra la corriente de las pasiones , y romperla á viva fuerza , emprendiendo un estado totalmente contrario á la carne y sangre. Estas grandes empresas solo pueden efectuarse á es fuerzos de la divina gracia que comunica el Espíritu Santo. Ni en esto cabe duda : porque si un solo pensamiento bueno que conduzca á la sal vacion, no lo podemos tener, sino por gracia de Dios; quién podrá per suadirse que nuestra naturaleza ó el demonio , puedan inspirarnos una resolucion tan sublime, tan heroica, tan repugnante á nuestras malas in clinaciones, y que de solo una vez nos hace todos de Dios? lili, qui ad religionem accedit, non potest esse dubium , an propositum de ingressu reli- gionis in corde ejus exortum , sit a spiritu Dei , cujus est ducere hominem in terram rectam. (S. Thom. 2, 2 quaest. ult. art. 10 ad 1.) Quien se gobierna por un motivo sobrenatural para escoger un estado de perfec cion, no puede razonablemente dudar, que tal resolucion no provenga del espíritu de Dios. 1 2 Quien reconozca las sobredichas señales en la eleccion que ha hecho, resuelva ponerla cuanto antes en ejecucion, ofreciéndola á Dios, y suplicándole, se digne bendecirla y confirmarla. Piense en los medios que pueden facilitarle su buen logro , y escríbalos en el reglamento que hará antes de acabar sus ejercicios espirituales.

que hará antes de acabar sus ejercicios espirituales. 13 Si despues le vienen pensamientos contrarios que
que hará antes de acabar sus ejercicios espirituales. 13 Si despues le vienen pensamientos contrarios que

13 Si despues le vienen pensamientos contrarios que de nuevo le pon

que hará antes de acabar sus ejercicios espirituales. 13 Si despues le vienen pensamientos contrarios que

48

MANUAL

gan en duda su determinada eleccion, échelos con diligencia, como ten taciones del demonio, y no deje de proseguir en su resolucion.

14 Y á fin de que estos avisos se impriman mejor en el corazon y

en la memoria, y se saque de ellos mayor fruto; ayudará mucho leerlos muchas veces con madura reflexion, singularmente en el tiempo que se habrá de hacer la eleccion, juzgándolos inspirados del mismo Dios para el acierto.

REGLAS DE VIDA, QUE DEBEN OBSERVAR LAS PERSONAS ECLESIÁSTICAS.

Incensum Domini, et panes Dei sui offerunt; et ideo Sancti erunt.

Levit. 21, 6.

1 Levantarse cada dia despues de siete ú ocho horas , lo mas , de

descanso.

2 Acostumbrarse á dar luego, despues de haberse dispertado, el pri

mer pensamiento á Dios, diciendo por ejemplo : Jesus y María, os doy el

corazon y el alma mia.

3 Luego de vestido , arrodillarse y hacer los cinco actos de la ma ñana, y despues una ó alomenos media hora de oracion mental.

4 Hecha la oracion, dirá prima, tercia, sexta y nona, no con priesa,

distraído y solo para satisfacer á la obligacíon ; sino con reverencia y devocion.

5 Celebrar , ó no siendo sacerdote , oír la santa misa , no por

uso y costumbre, sino con la mayor reverencia y devocion que será po

sible.

6 Despues de la misa, ó en otra hora de la mañana, leer arrodilla

do, y con la cabeza descubierta un capítulo del nuevo testamento, (el cual por eso cada uno debe tener) y al fin hacer tres actos. Primero, adorar las verdades que allí se contienen , enseñadas por Cristo Señor nuestro. Segundo, entrar en conocimiento vivo de lo que encierran. Ter cero, proponer su práctica y ejecucion.

7 Arreglar lo mas que sea posible las horas de sus empleos y otras

acciones del dia, aun del comer y acostarse, y particularmente deter minar los tiempos de aplicarse cada dia al estudio de la teología moral , de la sagrada Escritura y otras cosas pertenecientes á los ecle siásticos.

8 Rezar vísperas y completas á su tiempo; como por ejemplo, á dos

horas despues del medio dia.

9 Despues de vísperas, ó en otra hora determinada, hacer, alomenos por un cuarto de hora, leccion espiritual.

medio dia. 9 Despues de vísperas, ó en otra hora determinada, hacer, alomenos por un cuarto

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

49

10 Si no está obligado al coro, procurar (siempre que sea posible)

decir maitines y laudes á la tarde para el dia siguiente.

Antes de acostarse , hacer atentamente el examen general de la

conciencia con las acostumbradas preces , y despues leer los puntos de la

oracion , que se ha de hacer la mañana siguiente.

Elegir un buen director y confesarse con él una ó dos veces en

la semana, aunque no

13 Vestir siempre modestamente y con vestido talar, evitando los

colores y bizarrías mundanas , llevar los cabellos , la barba y la corona

con la decencia y modestia eclesiástica que conviene.

1 1

1a

tenga cosa grave, r. ><\

¡

14 Estando en compañía de otros, advertir de no decir ni hacer co

sa que pueda dar á ellos mal ejemplo, y acordarse que los eclesiásticos

han de ser el ejemplo de los seglares.

15 Huir con gran diligencia las pláticas y aun la vista de las mu-

geres , y mucho menos permitir, que entren en nuestros aposentos.

1 6

Huir los juegos , principalmente de naipes y dados.

1 7

Huir siempre la compañía de sacerdotes mundanos , y poco ejem

plares; y al contrario, platicar con gusto con aquellos que verdadera mente tienen espíritu eclesiástico.

18 Levantar frecuentemente entre dia la mente á Dios, principal

mente al toque del relox , con breves y fervorosas oraciones jaculatorias;

como seria : primero morir , Señor , que pecar, ó Señor , cuándo sere' yo todo vuestro ! O Señor , cuándo pareceré ante Vos , y os veré ! 10/ Hacer cada año los ejercicios espirituales, si habita en lugar en

donde haya comodidad; '

20 Leer cada primer dia del mes esta regla de vida , y renovar el

propósito de observarla cuanto será posible.

J

¡

-- h

¡.i

.

.

Quicumque hanc regulam secuti fuerint , pax super idos. Paul, ad Ga-

16.

s

lat. cap. 6, num.

Breve memoria de aquello que debe hacer un eclesiástico cada dia.

1 Observar el empleo y la distribucion de las horas del dia , que se habrá prescrito.

s Hacer oracion mental , y la lectura espiritual.

3 Celebrar la santa misa , rezar el oficio divino , y otras suyas particulares.

oraciones

4 Estudiar.

5 Hacer los acostumbrados exámenes de conciencia : el particular

do» veces al dia; esto es, antes de comer, sobre el librarse de algun vi cio , 6 defecto particular , ó sobre el adquirir alguna virtud ; y el gene

ral i la noche , sobre todas las acciones del dia.

4

6 defecto particular , ó sobre el adquirir alguna virtud ; y el gene ral i

50

MANUAL

 

!

*'

;

'

j

1 Confesarse á lo menos Cadauna vez.semana.

.

¡

2 Asistir á alguna exortacion ó conferencia espiritual , particularmen

te en las que se trata de materias eclesiásticas, y propias del estado.

3 Ejercitarse en alguna obra de misericordia ; como visitar enfermos,

encarcelados , ó instruir los ignorantes en las cosas pertenecientes al alma.

21

LeerConferirestaconreglael propiode vida." ¡directorCada mes.del estado del alma.

1

Hacer los ejercicios espiritualesCada año.con la confesions. - anual*

.:

2

Leer las rúbricas del misal y breviario , etc.

1

Huir las malas ¡ companías,En todoel juegotiempo la caza, y los negocios secu

lares.

2

Practicar actos de fé en las funciones, que ejercita: de esperanza

en los trabajos, que acontecen ; y de caridad para con Dios, y el próji

mo.

-*

3

Hacerse familiar el ejercicio de la presencia de Dios.

4

Acordarse del buen ejemplo , que está obligado á dar á los segla

res, y tener siempre á la memoria lo que se dice en el evangelio de Jesucristo , primero y eterno sacerdote : bene omnia fecit , para imitarle

en hacer bien , y perfectamente todas sus acciones. Nota de algunos libros espirituales muy provechosos á los eclesiásticos.

Para la meditacion. El Manual de piadosas meditaciones. Las meditaciones del Padre Luis de Granada, y del Padre maestro Avila.

Para la leccion espiritual. La Biblia, ó alomenos el nuevo Testamento. LasInstruccionobras delde sacerdotesPadre Granada,del PadreespecialmenteMolina.

Guia de pecadores, y el

TomásMemorial.á Kempis de la imitacion de Cristo.

Las obras de san Francisco de Sales. ErarioEjerciciode dela vidaperfeccioncristiana.del Padre

de la imitacion de Cristo. Las obras de san Francisco de Sales. ErarioEjerciciode dela vidaperfeccioncristiana.del Padre

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

51

1CincoPostradoactos queá lasepresenciahan de hacerde Diosá la, adorarlemañana porluegotudeSeñorlevantado., Criador

y Redentor , al cual todo honor es debido , y de quien todo bien depende.

a Dale gracias de todos los beneficios recibidos de su mano , y par

ticularmente

de haberte criado , conservado la noche pasada , llamado á

pen1tencia y

al estado sacerdotal , si eres sacerdote.

3 Pídele humildemente perdon de los pecados cometidos por lo pa

sado , arrepintiéndote de ellos por su amor , y proponiendo de no ofen

derle mas , mediante su gracia.

4. Ofrecerle todo aquello que pensarás, dirás y harás hoy, y en to

do el tiempo de tu vida , protestando de hacerlo todo á honra y gloria

suya.

5 Pídele por los méritos de Cristo Señor nuestro las gracias , que te

son necesarias, tanto para huir el mal como para hacer el bien, y en

particular pídele gracia de pasar este dia santamente y sin pecado.

1 Ponte Examená la presenciade concienciade Dios,y oracionesadórale y pordalelagraciasnoche. de todos los

beneficios recibidos de él , y en particular de aquellos que te ha hecho hoy.

2 Pídele gracia de conocer los pecados que has cometido hoy para aborrecerlos.

3 Piensa en los pecados que has hecho hoy con pensamientos , pa

labras, obras y omisiones, deteniéndote particularmente en aquellos, á los cuales eres mas inclinado , y en los cuales fueres acostumbrado caer

mas frecuentemente.

4 Excítate al arrepentimiento de haber ofendido á Dios, consideran

do por esto su infinita bondad , y la hediondez del pecado : pídele hu mildemente perdon, y propon de no ofenderle- mas , mediante su divina

gracia.

5 Procura de ponerte en el estado , en el cual quisieras ser hallado

en la hora de tu muerte; y pues en ese punto extremo de muerte qui sieras haber siempre huido el pecado, haber observado la ley de Dios, y practicado la virtud y las obras buenas: ahora pues, propon de hacerlo en lo porvenir. Despues es bueno el decir el confíteor, las letanías de la Vírgen , el de profundis por los muertos, el Angele Dei , etc.

REGLA DE VIDA, Ó PUNTOS QUE SE HAN DE OBSERVAR PARA ORDENAR BIEN «LA VIDA.

1 Levantarse todos los dias un poco temprano y á hora cierta., la

cual es menester determinar , segun el estado y disposicion propia , y

los dias un poco temprano y á hora cierta., la cual es menester determinar , segun

52

MANUAL

nunca dejar de levantarse á aquella hora que se habrá propuesto, sin conocida necesidad ú otra justa causa.

2 Luego de dispierto dar el primer pensamiento á Dios, diciendo por

ejemplo:3 CuandoJesus estéy Mana,vestidoosponersedoy el corazonde rodillas,y el yalmahacermia.los cinco actos

del ejercicio de la mañana ; y despues media hora ó por lo menos un cuarto de hora de oracion mental, proveyéndose para este efecto de un libro de meditaciones.

4 Oir todos los dias devotamente la santa misa , y si es posible á

hora cierta y determinada.

5 Ordenar las horas de sus empleos, negocios, estudios, etc. como tambien la hora de la comida , del reposo y de la cena.

6 Leer cada dia despues de la comida, ó en otra hora mas cómoda

algun libro espiritual de los infrascritos ó semejantes.

7 Levantar á menudo entre dia la mente á Dios con alguna oracion

jaculatoria : particularmente al dar el relox , como será : antes morir, Se ñor , que ofenderos.

8 Elegir un buen confesor, y confesarse con él cada ocho 6 quince dias , y comulgar aun , segun su parecer.

9 Procurar emplear bien los domingos y fiestas, con oir sermones,

los divinos oficios , etc.

10 Huir con gran diligencia las malas compañías, y las ocasiones de

pecar, singularmente aquellas, que otras veces nos han hecho caer.

11 Cuando es atrabajado de alguna tentacion ó afliccion, recurrir á

Dios, y á la Vírgen Santísima con alguna oracion jaculatoria, como:

miradme Dios mió, y habed misericordia de mí. Psal. 24, 16; ó bien:

Vírgen Suatísima, socorred á este miserable, ú otras semejantes.

12 Estando enfermo, recibir lo mas presto que se pueda, los santos

sacramentos y resignarse enteramente á la voluntad de Dios.

 

13

A la noche antes de acostarse , hacer el examen de la conciencia

y

despues rezar las letanías de la V1rgen Santísima , y el de profundis,

y

leer el sujeto de la oracion mental , que se ha de meditar la mañana

siguiente.

14 Hacer cada año la confesión general de aquel año, y aun los

ejercicios espirituales , si para ello hay comodidad.

15 Volver á leer cada principio de mes esta regla de vida, exami

nándose si la ha observado : y si en esto ha faltado, proponer el obser

varla mejor en adelante. Nota de los libros espirituales mas útiles. {El Manual de piadosas meditaciones. El Padre Nepueu, reflexiones cristianas. El P. Luis de la Puente.

mas útiles. {El Manual de piadosas meditaciones. El Padre Nepueu, reflexiones cristianas. El P. Luis de

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

53

{La Introduccion á la vida Devota. Las obras del Padre Luis de Granada, par ticularmente la Guia de pecadores, y el {LasMemorial.vidas de los santos.

Tomás de Kempis. Las obras del Padre maestro Ávila. Ad te de luce vigilo. Psalm. 62.

BREVE EJERCICIO PARA LA MAÑANA.

1 Pongámonos á la presencia de Dios. Yo creo mi Dios , que estais aquí presente , que me oís y veis todo lo que hay mas secreto en mi corazon: por tanto deseo estar delante de Vos con toda la humildad , y el respeto que debo á vuestra divina pre sencia ; no siendo yo sino polvo y ceniza , y que de mí mismo no tengo, sino la nada y el pecado.

2 Adoremos á Dios , y démosle gracias por todos los beneficios.

Gran Dios , yo os adoro y reconozco por mi Criador , y por mi so berano Señor. Ríndome con todo mi corazon al poder absoluto , que te- neis sobre mí, y acepto humildemente todos los bienes y los males, que será de vuestro agrado enviarme hoy. Os doy gracias de todos los beneficios que he recibido de vuestra in finita bondad , y principalmente de haberme criado y puesto en el mun do, de haberme redimido por Jesucristo vuestro hijo, de haberme hecho hijo de vuestra Iglesia católica , y conservado la vida hasta ahora para hacer penitencia, y trabajar por mi salvacion.

Dios3 Humillémonosmio, os pidodelantehumildementenuestrosde Dios,pecados.perdony pidámoslede todosperdonlos depecadostodos que

he cometido en todo el tiempo de mi vida : tengo de ellos un sumo do lor, porque 0s desagradan á Vos, y porque Vos sois infinitamente bue no : los detesto por amor de Vos , y hago una firme resolucion de no volver acometerlos, de hacer penitencia de ellos, y de evitar en el dia de hoy todas las ocasiones de pecar , ayudado de vuestra gracia.

4 Ofrezcamos á Dios todo lo que haremos y todo lo que padecerémos en el dia de hoy. Dios mio , yo os ofrezco y consagro todos mis pensamientos , pala bras y acciones del presente dia. Bendecid , mi Dios , todo lo que haré

4*

y consagro todos mis pensamientos , pala bras y acciones del presente dia. Bendecid , mi

54

MANUAL

y padeceré en él , para que en todas las cosas no busque sino vuestra

gloria , y el cumplimiento de vuestra santísima voluntad.

5 Pidamos ú Dios las gracias necesarias para pasar el dia presente Acabad, Dios mio, por vuestrasin pecado.gracia lo que habeis empezado por

vuestra misericordia. Basta ya , Señor, de pecados, basta ya de ofenderos, concededme, que nunca mas me aparte de Vos por la culpa, y particu larmente en el dia de hoy : hoy Dios mio , alomenos hoy no permitais, que os ofenda mas ; antes si veis , que ingrato y desconocido y rebelde, he de faltar á la fidelidad prometida , quitadme ahora en este momento

la vida , pues que mas quiero morir, que pecar.

Ante judicium interroga

te ipsum. Eccles. 1 8.

EXAMEN GENERAL PARA LA NOCHE.

1 Pongámonos á la presencia de Dios , y demosle gracias de todos los be neficios que nos ha hecho , particularmente hoy. Yo creo , mi Dios , que estais aquí presente. Os adoro y reconozco por mi Criador y mi soberano Señor, á quien debo todo lo que tengo , y todo lo que soy : os doy gracias por todas las que he recibido de vuestra infinita bondad, y principalmente de haberme puesto en el mundo.: ha berme redimido por Jesucristo , vuestro hijo : haberme hecho hijo de vuestra Iglesia católica, y haberme conservado hasta ahora la vida para hacer penitencia, y trabajar por mi salvacion.

Confieso2 Pidámoslemi Diosgracia, quede osconocerhe ofendidonuestros muchopecados; parapero yodetestarlos.soy ciego y

no puedo por mí mismo conocer mis pecados : alumbrad mi espíritu pa

ra

que los conozca , y dadme gracia para aborrecerlos.

3

Pensemos en los pecados que habemos hecho hoy de pensamiento , pala~

bra , obra y omision ; particularmente en los á que somos mas inclinados,

y en las faltas cometidas contra las resoluciones hechas esta mañana

Aquí se ha de parar el tiempoen la deoracion.un miserere

, ó mas ó -menos-

, con

forme á su condicion , examinando las culpas de aquel dia.

4 Excitémonos al dolor de haber ofendido á Dios , y pidámosle humilde mente perdon, proponiendo con su santa gracia no ofenderle jamas. Mi Dios, yo tengo un sumo dolor de haberos ofendido, porque sois - infinitamente bueno , detesto , por amor de Vos , todos los pecados que

un sumo dolor de haberos ofendido, porque sois - infinitamente bueno , detesto , por amor

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

55

he cometido en toda mi vida , particularmente hoy : os pido humilde mente el perdon , y propongo firmemente de confesarlos sin tardanza , hacer penitencia de ellos , y no volver á pecar , ayudada de vuestra di

vina grada.

(

5 Pongámonos en el estado en que quisieramos hallarnos en la hora

de la muerte. Que será de mí , mi Dios , si me veo obligado á comparecer esta no che en el tribunal de vuestra justicia ? Yo merezco el infierno : toda mi vida no ha sido otra cosa sino una continuacion de ingratitudes y peca dos. Mi único refugio es á vuestra misericordia : yo os la pido por Jesu cristo mi Salvador; y con la esperanza de alcanzarla de vuestra infinita bondad , me rindo humildemente -á morir en el tiempo y en el modo, que vuestra providencia tiene determinado: sí, sí, Dios mio, os hago de corazon el sacrificio de mi vida , quiero morir en satisfaccion de los agra vios que he hecho á vuestra suprema Magestad : quiero morir para no ofenderos mas, para poseeros y amaros eternamente. O mi Jesus, que moristeis por mí! Acordaos de vuestra muerte á la hora de la mia: y recibid mi espíritu , y haced por vuestra gracia , que yo muera en vues tro amor. Hecho esto se debe decir el Confíteor Deo, etc. f. Misereatur, etc.

tf.

Indulgentiam , etc.

f.

Dignare Domine nocte ista. Sine peccato nos custodire.

if.

Miserere nostri Domine, íje. Miserere nostri.

tf.

Fiat misericordia tua Domine super nos.

Ijfc.

Quemadmodum speravimus in te. Domine , exaudi orationem meam. Et clamor meus ad te veniat. Dominus vobiscum. fy. Et cum spiritu tuo.

OREMUS. Visita, quxsumus Domine, habitationem istam, et omnes insidias i1úmici ab ea longé repelle , Angeli tui Sancti habitent in ea , qui nos in pace custodiant, et benedictio tua sit super nos semper. Respice, quaesumus Domine, super hanc familiam tnam , pro quá Dominus noster Jesus-Christus non dubitavit manibus tradi nocentium, et Crucis subire tormentum. Qui tecum vivit , et regnat in saecula ssecu- lorum. Amen. Kyrie eleyson, Christe eleyson, Fili Redemptor mundi Deus, Mi-

Kyrie eleyson , Christe audi nos,

Christe exaudí nos. Spiritus Sanete Deus, Miserere nobis.

Sancta Trinitas unt1s Deus, Mise- rere nobis*

serere nobis.

sPater de Coslis Deus, Miserere no* bis.

Deus, Miserere nobis. Sancta Trinitas unt1s Deus, Mise- rere nobis* serere nobis. sPater de Coslis Deus,

Sancta Dei Genitrix,

56

MANUAL

Sancta Maria,

Ora pro nobis.

Rosa Mystica,

ora.

ora.

Turris Davidica,

ora.

Sancta Virgo Virginum,

ora.

Turris Eburnea,

ora.

Mater Christi,

ora.

Domus Aurea,

ora.

Mater Divinae Gratiae,

ora.

Foederis Arca,

ora.

Mater Purissima,

ora.

Janua Coeli,

ora.

Mater Castissima,

ora.

Stella Matutina,

ora.

Mater Inviolata,

ora.

Salus Infírmorum,

ora.

Mater Intemerata,

ora.

Refugium Peccatorum,

ora.

Mater Immaculata,

ora.

Consolatrix Afflictorum,

ora.

Mater Amabilis,

ora.

Auxilium Christianorum,

ora.

Mater Admirabilis,

ora.

Regina Angelorum,

ora.

Mater Creatoris,

ora.

Regina Patriarcharum,

ora.

Mater Salvatoris,

ora.

Regina Prophetarum,

ora.

Virgo Prudentissima,

ora.

Regina Apostolorum,

ora.

Virgo Veneranda,

ora.

Regina Martyrum,

ora.

Virgo Praedicanda,

ora.

Regina Confessorum,

ora.

Virgo Potens,

ora.

Regina Virginum,

ora.

Virgo Clemens,

ora.

Regina Sanctorum omnium

ora.

Virgo Fidelis,

ora.

Agnus Dei , qui tollis

peccata

Speculum Justitiae,

ora.

mundi,

Parce nobis Domine,

Sedes Sapientiae,

ora.

Agnus Dei ,

qui tollis peccata

Causa nostrae laetitiae,

ora.

mundi,

Exaudi nos Domine,

Vas Spirituale,

ora.

Agnus Dei ,

qui tollis

peccata

Vas Honorabile,

ora.

mundi,

Miserere nobis.

Vas insigne devotionis,

ora.

Ora pro nobis Sancta Dei Genitrix. fy. Ut digni efficiamur promissionibus Christi.

OREMUS.

Concede nos famulos tuos , quaesumus Domine Deus , perpetua men tis, et corporis sanitate gaudere, et gloriosa Beatae Mariae semper Vir- ginis intercessione k praesenti liberari tristitia, et aeterna perfrui ketitia. Sanctissimae Genitricis tuae Sponsi , quaesumus Domine , meritis ad- juvemur: ut quod possibilitas nostra nonobtinet, ejus nobis intercessio ne donetur. Qui vivis, et regnas in saecula saeculorum. Amen. Angele Dei , qui custos es mei , me tibi commissum pietate superná nocte illumina , custodi , rege , et guberna. fy. Amen. Psalm. De profundis clamavi ad te, Domine: Domine, exaudi vo- cem meam. Fiant aures tuae intendentes: in vocem deprecationis me».

Quia

Si iniquitates observaveris , Domine: Domine, quis sustinebit?

aures tuae intendentes: in vocem deprecationis me». Quia Si iniquitates observaveris , Domine: Domine, quis sustinebit?

1

apud te propitiatio est :DEetPIADOSASpropter IegemMEDITACIONES.tum sustinui te, Domine. Sus-5 J

tinuit anima mea in verbo ejus : speravit anima mea in Domino. A cus todia matutina usque ad noctera: speret Israel in Domino. Quia apud Dominum misericordia: et copiosa apud eum redemptio. Et ipse redimet Israel : ex omnibus iniquitatibus ejus. Requiem aeternam dona eis, Domi ne : et lux perpetua luceat eis. ir. A porta inferi, b?. Eme Domine animas eorum. f. Requiescant in pace. Amen.

Domine exaudí orationem meam.

Dominas vobiscum. B:. Et cum spiritu tuo.

Et clamor meus ad te veniat.

OREMÜS. Deus veniae largitor , et humana salutis amator , qusesumus clemen- tiam tuam, ut nostrae congregationis fratres, propinquos, et benefactores, qui ex hoc sáculo transierunt, Beata Maria semper Virgine intercedente cum omnibus Sancti tuis, ad perpetua; beatitudinis consortium pervenire concedas. Per Christum Dominum nostrum. Amen. 3^. Requiem ceternam dona eis, Domine. b=. Et lux perpetua luceat eis. T}c. Requiescant in pace. B> Amen.

Leído el punto de la meditacion para el día siguiente, se dirá el himno.

Maria Mater gratiae, Dulcis parens clementiae, Tu nos ab hoste protege, Et mortis hora suscipe. Jesu tibi sit gloria, Qui natus es de Virgine, CumIn sempiternaPatre, et saecula.almo SpirituAmen. / .> -,"

*

.', 1

.

t

'

'

-

' '

.

Antes de empezar la oracion mental, se ha de implorar la gracia del Es

píritu Santo , con la antífona , verso y oracion siguiente : y esto se observará en todas las meditaciones.

Veni Sanete Spiritus, reple tuorum corda fidelium, et tui amoris in eis ignem accende. Emitte Spiritum tuum, et creabuntur. B:. Et renovahis faciem terrce.

OREMUS. Deus, qui corda fidelium Sancti Spiritus illustratione docuisti: da nobis in eodem Spiritu recta sapere, et de ejus semper consolatione gau- dere. Per Christum Dominum nostrum. Amen.

da nobis in eodem Spiritu recta sapere, et de ejus semper consolatione gau- dere. Per Christum

MEDITACION

DE LOS

UmGIGIOS ISPXtlTVAlLBSk

CUANTO IMPORTA HACERLOS BIEN.

PARTE I.

LA PREPARACION.

Antes de la oracion apareja tu alma, y no seas como el hombre que tien ta á Dios. Eccles. 18.

1 Pongámonos presenteá la presencia, y en todode Dios,lugarcreyendonos estáfirmementemirando. que está ahí

^fo creo firmemente Dios mio, que por razon de vuestra inmensidad estais en todo lugar: que estais aquí delante de mí, dentro de mí, en medio de mi corazón, viendo los mas ocultos pensamientos y afectos de

mi alma, sin poderme esconder de vuestros divinos ojos.

2 Humillémonos delante su divina Magestad, y adoremosle postrados en tierra con el cuerpo y con el espíritu , reconociéndonos indignos de estar ante su divino acatamiento.

Quién soy yo, Dios mio, delante de Vos? Ah, miserable de mi! que bien veo soy un puro nada ; y con todo me atrevo á ponerme en vues

tra divina presencia? Perdonadme Señor el arrojo; que bien veis la suma

necesidad que tengo de Vos. Aquí vengo como enfermo al médico, para que me saneis: como pecador al santo, para que me santifiqueis; y como pobre y mendigo al rico : paraque me lleneis de vuestros divinos dones.

pecador al santo, para que me santifiqueis; y como pobre y mendigo al rico : paraque

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

50-

Os adoro Dios mio, con el mayor rendimiento, por mi único soberano Señor , confesando con toda verdad , que no soy digno de estos inesti mables beneficios.

s Pidámosle gracia, para hacer bien esta oracion, puramente por su glo ria, y por nuestra salud, suplicando para este fin la intercesion de la Vírgen Santísima, de nuestro santo Angel de Guarda y de los santos, á quienes tenemos particular devocion.

Suplícoos, Dios mio, me deis gracia para hacer fructuosamente esta meditacion, para gloria vuestra y bien de mi alma. Dadme santos cono cimientos en el entendimiento, y fervorosos afectos en la voluntad. Dad me, que deseche con diligencia las distracciones de cosas malas é imper tinentes, y que esté siempre atento á lo que debo considerar , haciendo que tome resoluciones prácticas de lo que mas me importa. Y para este mismo fin os ruego á Vos, V1rgen Santísima, madre y amparo de peca dores , Angel de mi guarda y Santos de mi devocion , que intercedais por m1, y me alcanceis estas gracias, para sacar mucho fruto de esta oracion.

3 Representémonos el objeto de esta meditacion, que es de hacer bien los ejercicios espirituales.

Aquí se detendrá un poco, imaginándose que está con el Senor en el desierto, para honrar su retiro y ejercicios de cuarenta dias, y propondrá ejecutar lo que Dios le dará á conocer en la oracion, y pensará singular mente en el fruto que pretende sacar de ella.

PARTE II.

./

CUERPO DE LA ORACION Ó LAS CONSIDERACIONES.

Abridme , Señor , los ojos y considerare' las maravillas de vuestra ley. Fsalm. 11 8.

PUNTO I.

Considera los motivos que te pueden inducir á hacer bien estos ejer cicios espirituales, í Dijo san Vicente de Paúl, (bien experimentado en esta materia) que entre todos los medios que Dios ha puesto en manos de los hombres, para remediar los desórdenes de su vida, no hay otro de mas eficacia, y de quien se vean efectos mas sensibles , mas frecuen

remediar los desórdenes de su vida, no hay otro de mas eficacia, y de quien se

6o

MANUAL

tes y mas admirables que el de los ejercicios espirituales: y que si los pecadores no se corrigen con este remedio , milagros son menester para convertirles, a Piensa la honra grande que recibes en hacerlos, pues en ellos has de tratar á solas con el sumo Dios, orando tú y respondiéndote Dios con santas inspiraciones; y esta grande honra te hace Dios por so la su bondad: él es, el que te llama y convida á hacerlos, para llenarte de bienes : pues si has venido á hacerlos de tu voluntad, Dios te ha mo vido con sus santas inspiraciones; y si vienes enviado de tus padres, ó de quien tiene cuidado de tí, ó de tu prelado, Dios se ha valido de ese ro deo, y con su oculta mano te ha guiado á los ejercicios. 3 Piensa que una de las mayores misericordias que Dios puede hacer á una alma , es darle ocasion de hacer los ejercicios, por los grandes bienes espirituales que de ellos se sacan. 4 Si los condenados del infierno hubiesen hecho bien unos ejercicios espirituales, es creíble que á lo menos gran parte de ellos se habrian salvado, por el desengaño y nueva vida que habrian sa cado de ellos. 5 Debes temer que si malogras estos ejercicios , por no hacerlos bien , sea esta la última gracia que Dios te conceda, y por tu ingratitud te desampare. Considera pues que Dios y los cortesanos del cielo están esperando á ver, como te aprovechas de estos ejercicios; y de otra parte los demonios procuran que los malogres. Anímate á una cui dadosa aplicacion en estos dias. Dios mio, no permitais que yo malogre esta oportunidad ! En el fin de cada punto que habrás considerado, te pue des decir á tí mismo : crees tú esto ? Estoy yo bien convencido de estas ver dades ? Y lo mismo liarás en todas las otras meditaciones. Punto II. Considera , qué cosa sea hacer los ejercicios espirituales. No es otra cosa, (dejó escrito de su mano el referido san Vicente) que desembarazarse por algunos dias de todos los negocios y ocupaciones temporales, para seriamente aplicarse á conocer bien su interior , y exa minar el estado de su conciencia: á meditar, contemplar, orar, y con esto preparar su alma, para purificarse de todos sus pecados, malos hábi tos y afectos desordenados, á fin de llenarse del deseo de las virtudes, buscar y conocer la voluntad de Dios; y habiéndola conocido, rendirse á ella, conformarse con ella, unirse á ella; y de esta manera caminar, ade lantarse, y finalmente llegar á la perfeccion propia de su estado ; lo que todo se hace con la asistencia de un director , que en todo guia el ejer citante , proponiéndole las meditaciones y lecciones de los beneficios re cibidos de Dios; de los novísimos, de los pecados y vicios, de las virtudes que mas le importan, y disponiéndole para una buena confesion general. 2 Y revolviendo el ejercitante estas verdades , le penetran el íntimo de su alma, y vé lo que antes no veía, y luego entra en deseos de una en tera conversion. A vista de esto, no debes estrañar que estos ejercicios sean de todos tan alabados y juzgados por utilísimos: que ellos para

de esto, no debes estrañar que estos ejercicios sean de todos tan alabados y juzgados por

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

6l

tantos hayan sido principio de una grande santidad; pues por ellos unos pasan de la mala vida á la buena, y aun se ponen en la práctica de la oracion mental y devocion : otros que ya viv¡an bien, van conociendo sus malas inclinaciones, y mortificándolas se adelantan en el camino espiri tual: otros aciertan elegir con prudencia el estado de vida, á que Dios Ies llama: y todos por fin con ellos se preparan para una buena muerte. Pero qué infelicidad seria para tí, que ahora empiezas estos ejercicios, si de donde tantos han sacado tanto bien, tú no lo sacases por no coo perar de tu parte ! Esta consideracion te haga diligente y aplicado en estos dias. Aquí puedes considerar como y en los demas puntos : Tienes tú estos sentimientos? Hago yo de estas verdades el concepto que se me recen ? Punto III. Considera los medios, de que te puedes valer, para ha cer bien y con fruto estos ejercicios. Entra en fervorosos deseos de apro vechar á tu alma con ellos. 2 En estos dias de ejercicios procura apartar de tu imaginacion todos aquellos cuidados del mundo que te puedan dis traer de la atencion á tu alma. 3 En las meditaciones y lecciones que harás , está atento y vigilante , rumiando de espacio las verdades para asentarlas en tu corazon. 4 Serás exacto en guardar el órden del dia que tu director te prescribe , en las meditaciones , lecciones , exámenes, etc. haciéndolo todo en el tiempo y forma que te fuere señalado ; porque Dios bendice esta obediencia. 5 Haz mucho aprecio de los avisos y doc trinas que te diere tu director, como si te los diese Dios, en cuyo lugar está, y ponlos en ejecucion. 6 En estos dias procura entrar en tí á co nocer tus pasiones, para ver donde está la mayor necesidad de tu alma. 7 Con toda verdad y lisura manifiesta tu corazon á tu director, manifes tándole tus mas ordinarias faltas y aun el bien que haces; y en las me ditaciones, díle cómo te has habido, y que fruto has sacado de ellas; y cree que con esta manifestacion huirá el diablo, y tú hallarás el remedio

fin de los ejercicios formarás una regla de vida,

en tu director. 8 Al

conforme á tu estado, para vivir segun ella en adelante; y esto sea el fru to de los ejercicios. Ejecuta pues con gran confianza en Dios , estos me dios, y verás buen logro de tus ejercicios. Dios mio, que por sola vuestra bondad me habeis llamado á estos ejercicios, ella os mueva á asistirme para aplicar estos medios ! Aquí pregúntate á tí mismo : tengo yo deseo verdadero de hacer esto? Estoy bien resuelto á ejecutarlo? Y párate un poco á escuchar lo que te dirá Dios en el corazon , disponiéndote primero como Samuel, dicie'ndole : Hablad Señor; pues está oyendo vuestro indig nísimo siervo. Recibe con humildad las inspiraciones santas que te diere, y procura practicarlas con puntualidad y perseverancia.

siervo. Recibe con humildad las inspiraciones santas que te diere, y procura practicarlas con puntualidad y

MANUAL

PARTE «I.

-

LA CONCLUSION. )

1 Demos graciasdignadoá Dioscomunicarnosde los buenosenpensamientosesta meditacion.y afectos que se ha

Os doy gracias Dios mio, de la paciencia que habeis tenido, y mer ced que me habeis hecho, en sufrirme en vuestra presencia en esta me

ditacion, y aun de los buenos pensamientos, afectos y resoluciones que

1rre habeis comunicado en ella; pues todo lo miro como venido de Vos,

de quien desciende todo bien.

'.

2 Ofrezcámosle las resoluciones que habemos hecho en union de ¡os me ritos de Cristo nuestro Señor. Os ofrezco Señor, las resoluciones hechas en esta meditacion en union de los méritos de Jesucristo Señor nuestro vuestro hijo; para que así os sean agradables, y las preserveis de las asechanzas de los enemigos malignos.

'

s

.

.

'

1;

s

".

.

.

3 Pidámosle gracia de ponerlas en ejecucion, suplicando para este fin la intercesion de la Vírgen Santísima, del santo Angel de Guarda

y de los santos de nuestra devocion. Os suplico , bien mio , me deis gracia para ponerlas en ejecucion y

ser fiel, en lo que he resuelto en vuestra presencia : para cuyo fin os su

plico a Vos, Vírgen Santísima, madre y amparo de pecadores, Angel de

mi Guarda, y sant»s de mi devocion que intercedais por mí y me alcan

ceis esta gracia.

Acabada la oracion, es bueno hacer un poco de examen sobre ella , pa

ra

ver como nos hemos portado, y tenerla mejor otra vez, y despues escribir

las

resoluciones

(que se procurará sean prácticas . bajando á lo particular

cuanto se pueda) en la forma siguiente ú otra semejante.

Resolucion práctica.

En la meditacion sobre los ejercicios espirituales he conocido que ellos son el medio mas oportuno para reformar las costumbres, hacién dose bien : por lo que he resuelto aplicarme á practicar con exactitud to dos los avisos que á este fin he leído y se me han dado , superando ani

mosamente las dificultades que se me pueden ofrecer, ó de confusion en, descubrirme enteramente á mi director, ó de pereza en dedicar todo el tiempo señalado á la oracion, ó de tedio en observar el debido recogimien

to, silencio y modestia, y otras semejantes.

tiempo señalado á la oracion, ó de tedio en observar el debido recogimien to, silencio y

DE PIADOSAS MEDITACIONES.

63

.

Otra resolucion.

Porque el fin principal de los ejercicios es, no solamente purgar al alma de pecados y volverla á la gracia de Dios , sino aun dar remedio á las malas inclinaciones, refrenar las pasiones desordenadas, y ponerse en el estado, en que quisiera ser hallado en la hora de la muerte : por tan to he resuelto emplear mas tiempo en la oracion, comulgar con mas fre cuencia, tener mas leccion espiritual , hacer mas penitencia, como que son medios para conseguir este fin.

1

.

.

.

.'

.

Otra.

.

i

.

.

Los ejercicios se han instituido para convertirme , y no para discur

rir: para reformarme

lar en ellos, aspirar á una mas perfecta observancia de las reglas de mi

estado : á mas s1ncera caridad con el projimo, humanándome con N. que es contra mi genio : á mas profunda humildad, recibiendo con paciencia

mortificacion, absteniéndome de aquella palabra , de

aquella diversion, de aquel sainete, etc.

el aviso : á mayor

y no para estudiar : propongo pues por fin particu

.:

i

.

.'

Despues se puede hacer el ramíllete espiritual que consiste en algun afecto bueno, sacado de la oracion que entre dia se repite; como una ora cion jaculatoria , ó afectuosa aspiracion á Dios , cuando da el relox para dispertar en nuestro corazon aquella buena disposicion que tuvimos en tiempo de la oracion : como por ejemplo, en esta meditacion de hacer bien los ejercicios espirituales podríase tomar por ramillete espiritual esta ja culatoria.

-.s

,

s'

'

.

Dios mio, quieroi aplicarmeAspiraciontodo jaculatoriaá Vos, y al bien, de mi alma en estos

dias y lograr esta ocasion.

1

Otra. Dadme fuerzas Señor, para humillarme tanto por amor vuestro, cuan to he conocido en esta oracion me importa.

.

.-

.

1

Infelíz de mí, estoy en este retiroOtra. con un espíritu distraido y un co

razon inmortificado.

En las demas meditaciones se hace la misma preparacion antes, y la misma conclusion despues que están puestas en esta primera meditacion.

se hace la misma preparacion antes, y la misma conclusion despues que están puestas en esta

«4

MANUAL

MEDITACIONES DE LOS BENEFICIOS DE DIOS.

DEL BENEFICIO DE LA CREACION.

1 Considera en este beneficio de la creacion, í Que algunos años

há no tenias ser alguno, mas eras un puro nada y menos que un grano de arena; y Dios sin necesitar de tí, te sacó de la nada, y por sola su bondad te di<5 el sér. 2 Te dió el sér nobilísimo de criatura racional , superior á todo lo que hay en este mundo. 3 Te dió un cuerpo habilitado con los cinco sentidos exteriores de vista, oido, olfato, gusto y tacto; y de los

cuatro interiores, de sentido comun, imaginativa, cogitativa y rememora

tiva, con los cuales puedes percibir todo lo de acá, y tener dentro de tí sus semejanzas. 4 Te ha dado una alma que es substancia espiritual y seme jante á los ángeles, dotada de tres potencias ; esto es , de entendimiento para conocer lo de este mundo, y lo que está fuera de él ; de memoria, para acordarte de lo que antes habias conocidá ; y de voluntad para amar

y aborrecer con libre alvedrío. 5 A tu alma ha hecho Dios capaz de la

divina gracia que es una expresa participacion del ser de Dios , y capaz de las virtudes infusas y dones del Espiritu Santo. Piensa que todo esto eres, y toda esta soberanía te ha dado Dios con sola la creacion ; y que de todo has vivido muy ignorante ó poco advertido, pues has vivido, no conforme á la alteza de la razon, mas á la bajeza de tus apetitos brutales.

O cuan corrrido estarias, si penetrases bien este punto !

2 En este beneficio de la creacion considera el fin que Dios ha te

nido en criarte, y á qué fin te ha ordenado; y verás que en esto

hecho mas merced, que en toda aquella nobleza que te dió: pues te ha criado para conocer, amar y servir á la infinita Magestad del mismo Dios en esta vida, y despues en el cielo conocer claramente su infinita bondad y gozarla con un abismo de deleites por toda la eternidad. Quién explicará, ni aun entenderá la honra y provecho de que Dios ha hecho merced al hombre, con este alto