You are on page 1of 8

FUSARIUM SP.

INTRODUCCION

El género Fusarium es un grupo de hongos filamentosos ampliamente distribuidos en


la naturaleza, particularmente en el suelo. Se han reconocido 78 especies de fusarium,
aunque solo se han reconocido 12 de ellas que se pueden considerar patógenas ya
que producen micotoxinas que afectan la salud de hombres y animales, como es el
caso de Fusarium sp. Debido a su capacidad de crecer a 37 °C, son considerados
patógenos oportunistas.. Muchas especies tienen la capacidad de producir diversas
enfermedades como marchitamiento vascular, manchas, ataques a las hojas,
pudriciones de raíces y de tallos, pudriciones de frutos, granos y semillas Estos
hongos atacan diversos cultivos, económicamente importantes en diferentes países y
regiones.

TAXONOMÍA DEL GENERO FUSARIUM

El género Fusarium comprende 70 especies descriptas, que a su vez están agrupadas


en 12 secciones. Cada sección es un conjunto de especies relacionadas entre sí. Más
de la mitad de las especies son parásitas de plantas y entre ellas se encuentran
algunos de los más serios patógenos del mundo agrícola. Dentro del género Fusarium
existen especies que presentan formas con reproducción sexual conocida, como F.
solani, y otras, como F. oxysporum, en las que no se conoce fase sexual. Este hecho
dificulta la clasificación, ya que, tradicionalmente las formas sexuales de una especie
se han incluido en un grupo diferente y con un nombre distinto de las que presentan
las formas sin reproducción sexual. Diferentes teleomorfos se han asociado con las
especies de Fusarium, la mayoría de los teleomorfos son miembros de los
Hypocreales, ubicados en la clase Ascomycetes. Tres teleomorfos se relacionan con
los anamorfos del género Fusarium: Gibberella, Haematonectria y Albonectria.
Gibberella es el género más comúnmente asociado a la mayoría de las especies de
Fusarium (Samuels et al., 17 2001) e incluye a los patógenos de plantas como
Gibberella zeae (F. graminearum), G. moniliformis (F. verticillioides) y otras especies
incluídas en el complejo G. fujikuroi. El género Haematonectria incluye H.
haematococca (F. solani), de distribución cosmopolita, patógeno de plantas de
importancia económica tales como porotos, cítricos, soja, maní, pimienta, papa,
calabaza. El género Albonectria se asocia con un número pequeño de especies de
Fusarium, entre ellas la más importante es F. decemcellulare, patógeno en regiones
tropicales y subtropicales asociado a cancros de varias especies de frutales, tales
como cacao, aguacate, mango y guaraná.

MORFOLOGÍA

Según Tangarife (2011), poseen 2 tipos de conidia: macroconidias y microconidias,


que varían en forma y número según la especie:

Macroconidias fusiformes, con septos transversales, producidas por sucesión


basipétala en los monofialides y acumuladas en pequeñas masas en la punta de la
fialide. Los macroconidios presentan forma de media luna, hialinos y septados. Para
su correcta clasificación es importante el largo, ancho, curvatura, septos,
agrupaciones mucoides (esporodoquios) y detalles de las células de los extremos
(célula apical y pie).

Microconidias elipsoidales, ovales, subesféricas, piriformes o en forma de clava,


producidas por sucesión basipétala en mono y polifialides y acumuladas formando
falsas cabezas o en cadenas. Están ausentes en algunas especies, poseen variadas
formas (fusiformes, ovales, clavadas, entre otras), agrupaciones (estructuras
mucoides llamadas “falsas cabezas”), en cadenas largas o cortas.

Microconidias: esporas unicelulares, sin septas, hialinas, rectas cilíndricas o curvas:


sobre conidioforos poco ramificados.

Macroconidias: esporas de paredes delgadas, fusiformes, largas moderadas


curvadas con 3.5 septas.

Clamidosporas: estructuras de sobrevivencias del hongo de paredes gruesas


formadas de hifas y conidias, pueden sobrevivir por más de 20 años en condiciones
desfavorables y el suelo como saprofito.
CICLO DE VIDA DE UN Fusarium sp.

Ciclo sexual: Producen ascosporas (en general 8 ascosporas en un asco). Las ascas
se pueden encontrar en forma libre o contenidos en cuerpos fructificantes como: el
peritecio

Ciclo asexual: Forman conidios


LOS SINTOMAS DE LA ENFERMEDAD

 Enfermedad causada por hongos (fusarium) que provocan debilidad,


marchitamiento y muerte de semillas (antes/después de germinar), plántulas,
planta joven y planta adulta.

 Atacan a las raíces, que toman colores oscuros, con olor típico por la
pudrición de los tejidos; luego avanza por el cuello de la planta, que adelgaza,
se dobla y al final muere.

 Aparecen manchas húmedas, pequeñas, de color verde pálido a marrón en


hojas, que se secan y toman textura de papel; también pueden afectar a
brotes y tallos, que se secan y toman colores oscuros, con manchas oscuras
debajo de la corteza, y pueden producir exudaciones oscuras.

 Se propaga con rapidez y acaba con la planta; pueden dañar a gran cantidad
de plantas a la vez.

SIGNOS

 Las estructuras del hongo como el micelio o esporas se adhieren en primer


lugar a la superficie externa de los órganos de la planta, a través de estas
penetran directamente a la raíz mediante heridas realizadas durante las labores
agrícolas, daños de insectos y nematodos, aberturas naturales y pelos
absorbentes

 El micelio del hongo se propaga dentro de las células de la planta en la corteza


de la raíz, cuando llega a los vasos xilémicos, entra y se mantiene
exclusivamente en estos, viaja en sentido ascendente por el tallo hacia el ápice
de la planta.

 El micelio se ramifica y produce estructuras llamadas microconidias que son


desprendidas y llevadas hacia la parte superior de la planta con el flujo de la
savia
 El micelio del hongo avanza dañando las células vegetales, impidiendo el paso
de agua y savia. Por la escasez de agua las células se mueren y el micelio del
hongo se expande por todos los tejidos de la planta para consumir rápidamente
los elementos disponibles, el patógeno llega a la superficie de los tejidos
muertos y allí esporula formando macroconidias abundantemente

PROPAGACIÓN

El fusarium sp. produce 3 tipos de esporas: microesporas , macroesporas y


clamidoesporas.

Las micro y macroesporas se propagan por el aire infectando las plantas sanas,
mientras que las clamidoesporas pueden quedarse en el suelo durante años
esperando apegarse a las raíces.

Cada factor de estrés que se puede producir en el cultivo favorece la sensibilidad de


la planta a al fusarium

La contaminación es más importante cuando las temperaturas son elevadas


(óptimas 28°C), específicamente en verano.

Las aguas de riego, en la propagación de las clamidoesporas, sea por salpicadura,


sea por escurrimiento.

Herramientas, substratos, macetas, bandejas y otros objetos, pueden ser el origen


de la contaminación.

El exceso de nitrógeno (sobre todo amoniacal) en verano puede provocar un


desequilibrio hídrico y estresar el sistema radicular.
PREVENCIÓN

 Desinfecte adecuadamente todos los bancos y herramientas usadas.

 Ponga en cuarentena los esquejes y trátelos con un fungicida preventivo.

 Utilice un sustrato que esté adaptado al ambiente en el invernadero. Para un cultivo


de otoño, cuando la evapotranspiración es baja, se recomienda utilizar un sustrato
con una buena porosidad, como PRO-MIX HP. Este sustrato está disponible con
ingredientes activos BIOFUNGICIDE* o MYCORRHIZAE. BIOFUNGICIDE* ayuda a
evitar la enfermedad de las raíces, como Fusarium sp, y permite que las plantas
sean más resistentes a un brote de la enfermedad. Los sustratos PRO-MIX con
BIOFUNGICIDE* + MYCORRHIZAE están disponibles en una amplia gama de
fórmulas.
 Se debe adaptar la temperatura del aire y la ventilación según el cultivo y el clima
exterior del invernadero. Minimice la condensación y la humedad alta en el
invernadero con intercambios de aire para disminuir la humedad relativa.

 Si existe la posibilidad de la enfermedad, un laboratorio independiente la debe


diagnosticar para seleccionar el fungicida químico apropiado para controlar el
organismo.

Prevención biológica

Consiste en inocular otros hongos antagonistas que permiten luchar directamente


contra el patógeno

Destruyendo sus membranas celulares gracias a enzimas.

Ocupando su espacio vital por una competencia en absorber los nutrientes del suelo

el Trichoderma es antagonista al Fusarium muy eficaces. Pueden ser utilizados


paralelamente con una buena desinfección inicial y una conducción de cultivo
equilibrada.
REFERENCIAS

Ciclamen (2012). Las enfermedades. Revisado [15-09-2017]. En línea:


<www.cyclamen.com/espacioprofesional>

Eriksson et. al. (2001).Outline of Ascomycota. Myconet, vol 7. Pg 1-88

Integrated Taxonmic Information System [ITIS]. Revisado [14-09-2017]. En línea:


<https://www.itis.gov/>

Tangarife, V. (2011). Fusarium spp. Universidad de Antioquia. Revisado [14-09-2017].


En línea:
<http://aprendeenlinea.udea.edu.co/lms/moodle/mod/page/view.php?id=100813>

Tapia, C., Amaro, J. (2014). Genero Fusarium, Retrato Microbiológico. Rev. Infectol.
31(1): 85-86.