You are on page 1of 2

LA UNIVERSIDAD DEBE ENSEÑAR A LEER Y ESCRIBIR

Las prácticas de lectura y escritura varían a lo largo de toda nuestra vida. Esto se debe a que nuestro
contexto varía y nuestra capacidad de interpretar y redactar textos mejora con el pasar de los años.
Es correcto que se inicie nuestra actividad lectora con textos simples, de vocabulario sencillo y por
ende de fácil interpretación y, a medida que se avanza en nuestra vida académica, los textos crezcan
tanto en extensión como en complejidad, lo que demanda al estudiante unas habilidades lecto-
escritoras mayores. Al llegar a la universidad, gran parte de los estudiantes muestran muchas
falencias en la lectura y escritura, además, los profesores esperan en los estudiantes competencias
que ellos deberían inculcarle a ellos. Para que los desafíos que se presentan en la universidad sean
afrontados con éxito, en mi opinión es deber de la universidad enseñarle a los estudiantes a leer y
escribir, es decir, continuar con el proceso que estos traen desde sus escuelas pero en un contexto
mucho más académico y con las exigencias que este nuevo nivel educativo demanda.

La universidad debe enseñar a los estudiantes a leer de manera crítica. Smith (1994) define lectura
crítica como una disposición del lector en la que realiza una lectura cuidadosa con el fin de
comprender el texto en su totalidad y realizar un adecuado razonamiento del mismo. Partiendo de
esta definición, se puede afirmar que esta habilidad es de vital importancia al momento de realizar
cualquier lectura. Basado en mi experiencia personal, puedo afirmar que en la escuela, los textos
son muy literales por lo que no es necesario una interpretación tan exhaustiva para poder
entenderlos. Además, estos textos muestran el conocimiento como único por lo que el estudiante no
ve la necesidad de plantear una posición crítica al respecto. Al llegar a la universidad, se hace
necesaria la habilidad de interpretar y poner en duda lo que el texto plantea, esto es una lectura
crítica. Estoy de acuerdo en que es deber de las escuelas prepararnos de la manera más integral
posible para la universidad, pero también opino que las universidades, según el contexto en el que
se mueva cada estudiante, debe inculcar las herramientas necesarias, como lo es la lectura crítica,
para así cumplir con las exigencias que este nivel académico demanda.

En el aspecto de la redacción de textos, los estudiantes deben ser capaces de realizar escrituras
académicas. Carlino (2005) la define como “el conjunto de nociones y estrategias necesarias para
participar en la cultura discursiva de las disciplinas así como en las actividades de producción y
análisis de textos requeridos para aprender en la universidad” (p. 13). En esta nueva etapa, el
escribir no solo se considera como un medio comunicativo sino también como una actividad social
la cual permite presentar una opinión y sostenerla con argumentos al punto que pude llegar a
cambiar la manera de pensar del lector. La acción de redactar implica también planificar, revisar,
generar ideas y organizarlas para así generar un texto nuevo. De lo anterior se deduce que a la
universidad le corresponde enseñar lo que exige, en este caso la escritura académica es una
habilidad que se requiere mayormente en este nivel académico. Es por esto que los estudiantes
llegan con una idea de redacción que resulta ser muy básica para el nuevo nivel de exigencia que
demanda la universidad.

Finalmente, la universidad debe brindarle a los estudiantes todas las herramientas para que este
pueda desonvolverse exitosamente en esta nueva etapa de su vida. En síntesis, la lectura crítica y
escritura académica son competencias que deben ser desarrolladas durante toda la vida estudiantil,
mas aun en la universidad.

Referencias
Fernández G , Carlino P (2009)¿ En que se diferencian las prácticas de lectura y escritura de la
universidad y las de la escuela secundaria? (pp 7-19). Ensayos e investigaciones. Buenos Aires.
Lectura y vida.