You are on page 1of 10

14/9/2016 TSJ Regiones - Decisión

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA 
JUZGADO  SUPERIOR  PRIMERO  EN  LO  CIVIL,  MERCANTIL,  DEL  TRANSITO  Y  BANCARIO
DE LA CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL DEL ESTADO CARABOBO. 

PARTE ACTORA.­ 
INVERSIONES DUBAJ C.A., inscrita en el Registro Mercantil Segundo de la Circunscripción Judicial
del Estado Carabobo, en fecha 16 de enero de 1.995, bajo el No. 27, Tomo 2­A. 
APODERADOS JUDICIALES DE LA PARTE ACTORA.­ 
MANUEL  BELLERA  CAMPI,  DONATOP  PINTO  MALDONADO  y  HERZELEIN  SAAVEDRA
QUERO, abogados en ejercicio, inscritos en el Inpreabogado bajo los Nros. 10.902, 49.010 y 135.532,
respectivamente. 
PARTE DEMANDADA.­ 
AURELIO PUMALLANQUI CESPEDES, de nacionalidad peruana, mayor de edad, titular de la cédula
de identidad No. E­82.118.536, de este domicilio. 
MOTIVO.­ 
RESOLUCION DE CONTRATO 
EXPEDIENTE: 11.465 

El abogado MANUEL BELLERA CAMPI, en su carácter de apoderado judicial de la sociedad mercantil
INVERSIONES  DUBAJ  C.A.,  en  fecha  04  de  octubre  de  2012,  demandó  por  RESOLUCIÓN  DE
CONTRATO, al ciudadano AURELIO PUMALLANQUI CESPEDES, por ante el Juzgado Quinto de los
Municipios Valencia, Libertador, Los Guayos, Naguanagua y San Diego de esta Circunscripción Judicial,
quien  como  distribuidor  lo  remitió  al  Juzgado  Tercero  de  los  Municipios  Valencia,  Libertador,  Los
Guayos, Naguanagua y San Diego de esta Circunscripción Judicial, donde se le dió entrada el día 05 de
octubre  de  2012,  y  quien  en  fecha  17  de  octubre  de  2012,  dictó  un  auto,  en  el  cual  con  el  objeto  de
ejercer  un  control  sobre  lo  que  puede  admitir  o  negar,  acordó  conceder  un  lapso  de  cinco  (5)  días  de
despacho, para que la parte interesada consignara los documentos en original. 
El  abogado  MANUEL  BELLERA  CAMPI,  en  su  carácter  de  apoderado  actor,  mediante  diligencia  de
fecha  24  de  octubre  de  2012,  consignó  copia  certificada  del  mandato  que  acredita  su  condición  de
apoderado  judicial  de  la  demandante  en  la  presente  causa,  así  como  también  consignó  original  del
contrato  de  subarrendamiento  suscrito  entre  su  representada  y  el  ciudadano  AURELIO
PUMALLANQUI CESPEDES. 
http://carabobo.tsj.gob.ve/decisiones/2012/diciembre/725-7-11465-.html 1/10
14/9/2016 TSJ Regiones - Decisión

El  Juzgado  “a­quo”  en  fecha  29  de  octubre  de  2012,  dictó  sentencia  interlocutoria  con  fuerza  de
definitiva,  en  la  cual  declaró  inadmisible  la  presente  demanda,  por  no  cumplir  con  los  requisitos
establecidos en el artículo 340, ordinal 5º del Código de Procedimiento Civil; contra dicha decisión apeló
el 30 de octubre de 2012, el abogado MANUEL BELLERA CAMPI, en su carácter de apoderado actor,
recurso éste que fue oído en ambos efectos, mediante auto dictado en fecha 1º de noviembre de 2012,
razón por la cual el presente expediente fue remitido al Juzgado Superior Segundo en lo Civil, Mercantil,
del Transito y Bancario de la Circunscripción Judicial del Estado Carabobo, quien como distribuidor lo
remitió  a  este  Tribunal,  dándosele  entrada  el  15  de  noviembre  del  2.012,  bajo  el  número  11.465,  y  el
curso de Ley.­ 
En esta Alzada, el abogado MANUEL BELLERA CAMPI, en su carácter de apoderado actor, en fecha
05 de diciembre de 2012, presentó escrito; y encontrándose la causa en estado de sentencia, pasa este
Tribunal a decidir previa las consideraciones siguientes: 

PRIMERA.­ 
De la lectura de las actas que corren insertas en el presente expediente se observa que: 
a)  Libelo  de  demanda,  presentado  por  el  abogado  MANUEL  BELLERA  CAMPI,  en  su  carácter  de
apoderado judicial de la sociedad mercantil INVERSIONES DUBAJ C.A., en el cual se lee: 
“…Consta de contrato de SUBARRENDAMIENTO autenticado por ante la Notaría Pública Séptima de
Valencia el 13 de marzo de 2001, bajo el n° 45, tomo 26 de los Libros de Autenticaciones llevados por
dicha Notaría, que acompaño distinguido con la letra “B”, que mi representada INVERSIONES DUBAJ
C.A.  dió  en  SUBARRENDAMIENTO  a  AURELIO  PUMALLANQUI  CESPEDES…  un  local
comercial  distinguido  con  el  n°  11­B  del  CENTRO  COMERCIAL  CHAL,  ubicado  dicho  Centro
Comercial Chal en la avenida Lara, entre la Avenida Bolívar sur y la avenida Urdaneta de esta ciudad de
Valencia, en la Parroquia Candelaria, Municipio Autónomo Valencia del Estado Carabobo. 
El local arrendado, sería destinado por EL SUBARRENDATARIO, única y exclusivamente para “venta
al mayor de ropa para damas, caballeros y niños, no pudiendo cambiar su destino sin autorización escrita
de la SUBARRENDADORA”, con arreglo a la CLÁUSULA QUINTA del referido contrato. Igualmente,
los  contratantes  INVERSIONES  DUBAJ,  C.A,  y  AURELIO  PUMALLANQUI  CESPEDES,
convinieron con arreglo a las cláusulas cuarta y quinta del referido contrato, en lo siguiente: “CUARTA:
EL  SUBARRENDATARIO  se  compromete  a  pagar  a  LA  SUBARRENDADORA  como  canon  de
arrendamiento  la  cantidad  de  TRESCIENTOS  DIEZ  Y  NUÉVE  MIL  QUINIENTOS  CUARENTA
BOLIVARES (Bs. 319.540,00) mensuales, pagadero por mensualidades anticipadas dentro de los cinco
primeros días de cada mes; ...Es expresamente convenido entre las partes que en caso de producirse una
prórroga del presente contrato, el canon de arrendamiento mensual se incrementará en un porcentaje que
no será inferior al que determine el Banco Central de Venezuela como índice de inflación acumulado en
los  doce  (12)  meses  inmediatos  anteriores  a  la  prórroga  que  corresponda,  obligándose  EL
SUBARRENDATARIO  a  cancelar  el  nuevo  canon  mensual  de  arrendamiento  dentro  de  los  cinco
primeros  días  de  cada  mes  a  partir  del  inicio  de  dicha  prórroga.  …En  consecuencia,  si  por  cualquier
circunstancia no se acordare por escrito su prórroga, se entenderá prorrogado por el término de un (1)
año  más,  al  vencimiento  del  plazo  fijado  o  al  de  una  cualesquiera  de  sus  prórrogas  y  en  las  mismas
condiciones,  términos  y  modalidades  establecidos  en  este  instrumento.  EL  SUBARRENDATARIO  se
obliga  a  pagar  el  canon  mensual  de  arrendamiento  en  la  siguiente  dirección:  AVENIDA  BOLIVAR,
CENTRO  PROFESIONAL  MAJAY,  PISO  6.  OFICINA  n°  64.  VALENCIA.  QUINTA:  El  inmueble
arrendado  se  encuentra  en  perfectas  condiciones  de  uso  y  funcionamiento  y  será  destinado
exclusivamente  por  EL  SUBARRENDATARIO  para  venta  al  mayor  de  ropa  para  damas,  caballeros  y
niños,  no  pudiendo  cambiar  su  destino  sin  autorización  escrita  de  LA  SUBARRENDADORA.  Queda
expresamente  prohibido  establecer  en  el  inmueble  dado  en  arrendamiento,  máquinas  que  produzcan
ruidos  molestos,  trepidaciones,  malos  olores,  depósitos  de  materiales  inflamables  o  explosivos  o  de

http://carabobo.tsj.gob.ve/decisiones/2012/diciembre/725-7-11465-.html 2/10
14/9/2016 TSJ Regiones - Decisión

cualesquiera otros bienes que por su volumen o peso puedan producir daños en el inmueble.”. 
En el contrato de arrendamiento, se establece: a) en su cláusula DECIMA­SEPTIMA: “La falta de pago
de  dos  mensualidades  consecutivas,  dará  derecho  a  LA  SUBARRENDADORA  a  exigir  la  entrega
inmediata  del  local  arrendado,  así  como  la  total  cancelación  de  los  cánones  de  arrendamiento  que
faltaren  para  terminar  el  contrato  mediante  el  ejercicio  de  las  acciones  correspondientes,  sin  perjuicio
para  LA  SUBARRENDADORA  de  ejercer  otras  acciones  que  le  correspondan  de  conformidad  con  la
Ley..”; y b) en su cláusula DECIMA­OCTAVA: “La responsabilidad de EL SUBARRENDATARIO sólo
cesará  cuando  LA  SUBARRENDADORA  le  expida  por  escrito  el  correspondiente  finiquito,  una  vez
cumplida  con  la  totalidad  de  las  obligaciones  asumidas  de  conformidad  con  la  Ley  y  el  presente
instrumento.”. 
Ahora bien, el mencionado SUBARRENDATARIO AURELIO PUMALLANQUI CESPEDES, hasta el
día de hoy 28 de septiembre de 2012, inclusive, adeuda a mi representada los cánones de arrendamiento
correspondientes a los meses de enero, febrero, marzo, abril, mayo, junio, julio y agosto de 2012, a razón
de  SIETE  MIL  OCHOCIENTOS  CINCUENTA  BOLIVARES  (Bs.  7.850,00),  más  NOVECIENTOS
CUARENTA  Y  DOS  BOLIVARES  (Bs.  942,00)  mensuales  por  concepto  de  I.V.A.,  por  lo  que  cada
mensualidad  de  arrendamiento,  asciende  a  OCHO  MIL  SETECIENTOS  NOVENTA  Y  DOS
BOLIVARES (Bs. 8.792,00), por cada uno de dichos meses, con arreglo a las previsiones de la cláusula
cuarta  del  contrato  que  acompaño  marcado  “B”  y  con  arreglo  a  lo  determinado  expresamente,  por
imperio  de  dicho  contrato,  en  comunicación  remitida  al  ciudadano  AURELIO  PUMALLANQUI
CESPEDES, en fecha 7 de diciembre de 2011, como se ha venido efectuando de conformidad con dicho
instrumento,  desde  el  año  2001,  cuando  se  inició  entre  las  partes  la  relación  arrendaticia,  según  se
desprende de los siguientes instrumentos que acompaño en copia fotostática distinguidos: "1”, “2”, “3”,
“4”,  “5”,  “6”,  “7”,  “8”,  “9”  y  “10”,  todo  lo  cual  asciende  a  la  suma  de  SESENTA  Y  DOS  MIL
OCHOCIENTOS BOLIVARES (Bs. 62.800,00), mas el I.V.A. por dicho término de ocho (8) meses, que
asciende  a  SIETE  MIL  QUINIENTOS  TREINTA  Y  SEIS  BOLIVARES  (Bs.  7.536,00),  lo  que  da  un
total  de  SETENTA  MIL  TRESCIENTOS  TREINTA  Y  SEIS  BOLIVARES  (Bs.  70.336,00),  por
concepto de los cánones de arrendamiento insolutos. 
En  razón  de  todo  ello,  por  cuanto  es  procedente,  ocurro  ante  su  competente  autoridad  para  demandar,
como en efecto demando al ciudadano AURELIO PUMALLANQUI CESPEDES, ya identificado, en su
carácter de SUBARRENDATARIO para que convenga en lo siguiente: 
PRIMERO: En resolver dicho contrato de sub arrendamiento por haberlo incumplido como consecuencia
de la falta de pago de las mensualidades correspondientes a los meses de enero, febrero, marzo, abril,
mayo,  junio,  julio  y  agosto  de  2012,  a  razón  de  SIETE  MIL  OCHOCIENTOS  CINCUENTA
BOLIVARES  (Bs.  7.850,00),  más  NOVECIENTOS  CUARENTA  Y  DOS  BOLIVARES  (Bs.  942,00)
mensuales  por  concepto  de  I.V.A.,  por  lo  que  cada  mensualidad  de  arrendamiento,  asciende  a  OCHO
MIL SETECIENTOS NOVENTA Y DOS BOLIVARES (Bs. 8.792,00), y en consecuencia, haga entrega
a  mi  representado,  totalmente  desocupado,  en  perfecto  estado  de  funcionamiento  y  solvente  de  las
obligaciones a cargo de EL SUB ARRENDATARIO, el local comercial n° 11­B del Centro Comercial
Chal, o en su defecto, a ello sea condenado por el Tribunal. 
SEGUNDO: En cancelar la suma de SETENTA MIL TRESCIENTOS TREINTA Y SEIS BOLIVARES
(Bs.  70.336,00),  por  concepto  de  los  cánones  de  sub  arrendamiento  insolutos,  correspondientes  a  los
meses  de  enero,  febrero,  marzo,  abril,  mayo,  junio,  julio  y  agosto  de  2012,  a  razón  de  SIETE  MIL
OCHOCIENTOS  CINCUENTA  BOLIVARES  (Bs.  7.850,00),  más  NOVECIENTOS  CUARENTA  Y
DOS  BOLIVARES  (Bs.  942,00)  mensuales  por  concepto  de  IVA,  por  lo  que  cada  mensualidad  de
arrendamiento,  asciende  a  OCHO  MIL  SETECIENTOS  NOVENTA  Y  DOS  BOLIVARES  (Bs.
8.792,00), por cada uno de dichos meses, lo que totaliza como se deja indicado la suma de SETENTA
MIL TRESCIENTOS TREINTA Y SEIS BOLIVARES (Bs. 70.336,00). 
TERCERO:  En  cancelar  los  cánones  de  arrendamiento  correspondientes  que  sigan  venciendo  hasta  la

http://carabobo.tsj.gob.ve/decisiones/2012/diciembre/725-7-11465-.html 3/10
14/9/2016 TSJ Regiones - Decisión

oportunidad en que mi mandante pueda ocupar nuevamente dicho inmueble, libre de todas y cada una de
las  obligaciones  a  que  está  obligado  a  cancelar  el  expresado  subarrendatario  de  conformidad  con  el
aludido contrato, a razón de SIETE MIL OCHOCIENTOS CINCUENTA BOLIVARES (Bs. 7.850,00),
más NOVECIENTOS CUARENTA Y DOS BOLIVARES (Bs. 942,00) mensuales por concepto de IVA,
por lo que cada mensualidad de arrendamiento, asciende a OCHO MIL SETECIENTOS NOVENTA Y
DOS BOLIVARES (Bs. 8.792,00). 
CUARTO: El pago de las costas y costos procesales. 
Solicito del Despacho, acuerde al momento de dictar sentencia definitiva en la presente causa, mediante
el  procedimiento  de  ley,  la  correspondiente  corrección  monetaria,  ello  con  el  propósito  de  adecuar  y
preservar en su justo valor las cantidades eligidas de conformidad con la presente demanda. 
Estimo  la  presente  demanda  en  la  suma  de  SETENTA  MIL  TRESCIENTOS  TREINTA  Y  SEIS
BOLIVARES (Bs. 70.336,00), los cuales equivalen a SETECIENTAS OCHENTA Y UNA UNIDADES
TRIBUTARIAS  CON  CINCUENTA  Y  UNA  CENTESIMAS  DE  UNIDAD  TRIBUTARIA  (781,51
U.T). 
Fundamento la presente demanda en los artículos 1.159, 1.160, 1264, 1269 y 1.616 del Código Civil, así
como en los artículos 107, 544 y 547 del Código de Comercio y los artículos 23 y 24 y siguientes del
Decreto  427  del  25  de  octubre  de  1999,  Decreto  Con  rango  y  Fuerza  de  Ley  Sobre  Arrendamientos
Inmobiliarios…” 
b)  Sentencia  interlocutoria  con  fuerza  de  definitiva  de  fecha  29  de  octubre  de  2012,  dictada  por  el
Tribunal “a­quo”, en la cual se lee: 
“…después de una exhaustiva revisión del libelo de demanda presentado por la parte actora, se evidencia
que  la  misma  no  cumple  con  los  requisitos  exigidos  en  el  articulo  340  del  ordinal  5º  del  Código  de
Procedimiento Civil, lo cual establece: 
La relación de los hechos y los fundamentes de derecho en que se base la pretensión, con las pertinentes
conclusiones. 
Es  decir,  el  abogado  MANUEL  BELLERA  CAMPI…  en  su  carácter  de  apoderado  judicial
INVERSIONES  DUBAJ  C.A.,  peticiono  a  lo  largo  de  su  libelo  la  resolución  del  contrato  de
arrendamiento antes mencionado, fundamentándolo en los artículos 33 y 34 de la Ley de Arrendamiento
Inmobiliarios, lo que evidencia quien aquí juzga, de las actas procesales, el instrumento fundamental de
la pretensión de la parte actora es a tiempo indeterminado, en virtud como se observa según la Cláusula
Primera del contrato de arrendamiento a tiempo determinado o fijo, tal como riela en los folios 46 al 50,
en conclusión se evidencia que los fundamentos de hechos no encuadran con el derecho. ASI QUEDA
ESTABLECIDO. 
En  mérito  a  las  anteriores  consideraciones,  este  JUZGADO  TERCERO  DE  LOS  MUNICIPIOS
VALENCIA,  LIBERTADOR,  LOS  GUAYOS,  NAGUANAGUA  Y  SAN  DIEGO  DE  LA
CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO CARABOBO, Administrando Justicia en Nombre de
la República Bolivariana de Venezuela, de los ciudadanos y ciudadanas que la integran y por Autoridad
de la Ley: Declara: INADMISIBLE la presente demanda por no cumplir con los requisitos establecidos
en el artículo 340, ordinal 5º del Código de Procedimiento Civil, resultando la demanda contraria a la
disposición de ley; todo de conformidad con lo establecido en el artículo 341 ejusdem…” 
e) Diligencia de fecha 30 de octubre de 2012, suscrita por el abogado MANUEL BELLERA CAMPI, en
su carácter de apoderado actor, en la cual apela de la sentencia anterior. 
f)  Auto  dictado  por  el  Tribunal  “a­quo”  en  fecha  1º  de  noviembre  de  2012,  en  el  cual  oye  en  ambos
efectos  la  apelación  interpuesta  por  el  abogado  MANUEL  BELLERA  CAMPI,  en  su  carácter  de
apoderado  actor,  contra  la  sentencia  interlocutoria  con  fuerza  de  definitiva  de  fecha  29  de  octubre  de
2012. 

SEGUNDA.­ 

http://carabobo.tsj.gob.ve/decisiones/2012/diciembre/725-7-11465-.html 4/10
14/9/2016 TSJ Regiones - Decisión

Esta  Alzada  observa  que  la  presente  apelación  lo  fue  contra  la  sentencia  interlocutoria  con  fuerza  de
definitiva dictada el 29 de octubre de 2012, por el Tribunal “a­quo”, en la cual declaró INADMISIBLE
la  presente  demanda  por  RESOLUCION  DE  CONTRATO,  por  no  cumplir  con  los  requisitos
establecidos  en  el  artículo  340,  ordinal  5º,  del  Código  de  Procedimiento  Civil,  resultando  la  demanda
contraria a la disposición de ley; todo de conformidad con lo establecido en el artículo 341 ejusdem. 
En  el  caso  sub  examine,  la  parte  actora  pretende  la  resolución  del  contrato  de  subarrendamiento,
autenticado por ante la Notaría Pública Séptima de Valencia el 13 de marzo de 2001, bajo el N° 45, tomo
26  de  los  Libros  de  Autenticaciones  llevados  por  dicha  Notaría;  suscrito  con  el  ciudadano  AURELIO
PUMALLANQUI CESPEDES, sobre un inmueble constituido por un local comercial distinguido con el
No. 11­B, del Centro Comercial Chal, ubicado en la Avenida Lara entre Avenida Bolívar Sur y Avenida
Urdaneta de esta ciudad de Valencia. Lo que hace necesario analizar la naturaleza del contrato que rige la
relación locativa, a los fines de precisar si la acción incoada, era la vía con la que contaba el accionante;
dado  que  las  acciones  de  cumplimiento  y/o  resolución  de  contrato  arrendaticio  solo  pueden  incoarse
cuando la relación locativa lo es a tiempo determinado. 
Por  lo  que  este  Sentenciador,  en  uso  de  las  facultades  que  le  confiere  el  artículo  12  del  Código  de
Procedimiento Civil, en el cual en su parte in fine señala que: “En la interpretación de contrato… Los
jueces se atendrán al propósito y a la intención de las partes… teniendo en mira las exigencias de la Ley,
de  la  verdad  y  la  buena  fe”,  y  con  fundamento  en  el  criterio  jurisprudencial  sentado  por  la  Sala  de
Casación Civil de nuestro Máximo Tribunal, en sentencia de fecha 13 de octubre de 1994, al señalar: 
“…el  poder  de  interpretación  está  limitado  únicamente  a  los  casos  de  oscuridad,  ambigüedad  o
deficiencia, o sea, cuando las ideas del contrato o acto, están mal expresadas o no guardan tal correlación
y enlace, que las unas se desprendan inmediata y lógicamente de las otras…” 
Pasa ha analizar el contrato de subarrendamiento que rige la relación locativa. 
En  este  sentido,  es  de  observarse  que,  la  parte  actora  fundamenta  su  acción  en  el  contrato  de
subarrendamiento,  celebrado  con  el  demandado,  el  cual  se  valora  in  limine,  de  conformidad  con  el
artículo  1.363  del  Código  Civil,  a  los  efectos  de  admitir  o  no  la  presente  acción;  con  vigencia  de
conformidad con la cláusula SEGUNDA, lo fue desde el 1º de marzo de 2.001, hasta el 31 de diciembre
de 2.001. Ahora bien, en la Cláusula TERCERA textualmente señala: "El presente contrato concluirá el
día TREINTA Y UNO (31) de DICIEMBRE de 2001. Dicho término se prorrogará por períodos iguales
y  sucesivos  de  UN  (1)  AÑO,  en  cuyo  caso,  EL  SUBARRENDATARIO  se  compromete  a  aceptar  las
modalidades que LA SUBARRENDADORA incluya en la prórroga o prórrogas respectivas…". 
Lo que hace necesario acotar que, cuando una relación arrendaticia, en su redacción, tiene un término
inicial (Dies A­Quo), o de inicio de los efectos contractuales arrendaticios y, asimismo, un término final
(Dies  A­Quem),  es  decir,  el  momento  en  que  esa  longitud  temporal  llega  a  su  término  o  agotamiento
conclusivo, se está en presencia de un contrato a término determinado; los cuales llegan a su conclusión
por el sólo vencimiento del término sin que exista necesidad de desahucio, pues existe, ­ conocido para
ambos  contratantes  ­,  un  “término  cierto”,  denominado  también:  “certus  ets,  certus  cuando”;
concluyendo por lo tanto en el día prefijado sin necesidad de desahucio, de conformidad con el artículo
1.599  del  Código  Civil;  entendiéndose  para  la  expiración  del  tiempo  fijado  en  el  arrendamiento,  la
terminación del lapso de prórroga legal. 
En el contrato sub­examine, en las referidas cláusulas segunda y tercera, se fijó un término de duración
que  iba  desde  el  1º  de  marzo  de  2001,  hasta  el  31  de  diciembre  de  2001,  prorrogable  por  períodos
sucesivos de un (1) año. Evidenciándose que las partes establecieron claramente los términos inicial y
final del contrato original; y al mismo tiempo, expresaron su intención y voluntad para que, al vencerse
el término inicial, el contrato continúase por periodos iguales de un (1) año, sin que cesen sus efectos. 
Recordando que el contrato es Ley entre las partes y ambas deben cumplirlo conforme a los términos en
que acordaron su ejecución, conforme lo dispone Código sustantivo Civil, en el artículo 1.159; y si bien
no  consta  a  los  autos,  según  la  cláusula  SEGUNDA,  la  circunstancia  fáctica  de  que  el  arrendador

http://carabobo.tsj.gob.ve/decisiones/2012/diciembre/725-7-11465-.html 5/10
14/9/2016 TSJ Regiones - Decisión

estableciese  modalidades  al  respectivo  contrato,  ello  debe  interpretarse  tan  solo  como  que  el  contrato
original no fue modificado, puesto que la cláusula TERCERA, es precisa al señalar que dicho contrato:
“…concluirá el día TREINTA Y UNO (31) de DICIEMBRE de 2001…”; y que: “…Dicho término se
prorrogará por períodos iguales y sucesivos de UN (1) AÑO, en cuyo caso, EL SUBARRENDATARIO
se  compromete  a  aceptar  las  modalidades  que  LA  SUBARRENDADORA  incluya  en  la  prórroga  o
prórrogas  respectivas…";  lo  que  hace  forzoso  concluir,  que  el  contrato  original  que  dio  inicio  a  la
relación  locativa  se  ha  venido  prorrogando,  cada  año  desde  la  fecha  se  su  primer  vencimiento,  vale
señalar, 31 de diciembre de 2001, por períodos consecutivos de un (1) año. 
En este sentido, el autor DOMINGO SOSA BRITO, en su obra INNOVACIONES EN MATERIA DE
ARRENDAMIENTOS INMOBILIARIOS, señala que: 
“…en  el  contrato  a  tiempo  indeterminado  se  aplicarán  las  causales  del  art.  34  de  la  Ley  de
Arrendamientos Inmobiliarios y en el contrato celebrado a tiempo determinado las reglas respectivas son
las que aporta el Código Civil…” 
Lo  que  hace  forzoso  concluir,  que  la  prolongación  del  lapso  temporal  inicial,  a  través  de  prorrogas
sucesivas, hace que el contrato continúe produciendo sus efectos, dando lugar y vida a las obligaciones
correspectivas de los sujetos intervinientes en la relación arrendaticia, lo cual lleva a este Sentenciador a
considerar  que  estando  en  presencia  de  un  contrato  de  subarrendamiento  a  tiempo  determinado,  es
conforme a derecho el que se pretenda su resolución; Y ASI SE ESTABLECE. 
Establecido lo anterior, se hace necesario acotar que, el Código de Procedimiento Civil, establece en su
artículo 341, lo siguiente: 
“Presentada la demanda, el Tribunal admitirá si no es contraria al orden público, a las buenas costumbres
o a alguna disposición expresa de la Ley. En caso contrario, negará su admisión expresando los motivos
de  la  negativa.  Del  auto  del  Tribunal  que  niegue  la  admisión  de  la  demanda,  se  oirá  apelación
inmediatamente en ambos efectos”. 
El  auto  patrio  RICARDO  HERINQUEZ  LA  ROCHE,  en  su  obra  CODIGO  DE  PROCEDIMIENTO
CIVIL, Tomo III, al comentar el artículo 341 del mencionado Código, señala: 
“Esta  disposición  autoriza  al  Juez  al  rechazo  in  limine  de  la  demanda,  atenida  siempre  al  principio
dispositivo  del  artículo  11,  pues  la  declaratoria  oficiosa  de  inadmisibilidad  debe  fundarse  en  que  la
pretensión empece el orden público, a las buenas costumbres o alguna disposición expresa de la Ley…. 
Cuando la inadmisibilidad, no sea evidente, la prudencia aconseja al Juez permitir que sea el demandado
quien suscite la cuestión previa correspondiente, para luego resolver con vista al debate sustanciado. Con
mayor razón cuando concierne al orden privado (vgr., falta de interes procesal del demandante) o cuando
la inadmisibilidad provenga de una disposición que no la expresa claramente….” 
En este sentido, la Sala de Casación Civil del Tribunal Supremo de Justicia, en sentencia N° 333, dictada
en fecha 11 de octubre de 2000, estableció: 
“…El artículo 341 del Código de Procedimiento Civil prevé: 
“Presentada  la  demanda,  el  Tribunal  la  admitirá,  si  no  es  contraria  al  orden  público,  a  las  buenas
costumbres o alguna disposición expresa de la ley. En caso contrario, negará su admisión expresando los
motivos de la negativa….” 
Dentro  de  la  normativa  transcrita,  priva,  sin  duda  alguna,  la  regla  general,  de  que  los  Tribunales  cuya
jurisdicción, en grado de su competencia material y cuantía, sea utilizada por los ciudadanos a objeto de
hacer  valer  judicialmente  sus  derechos,  deben  admitir  la  demanda,  siempre  que  no  sea  contraria  a  las
buenas costumbres o a la ley, éllo puede interpretarse de la disposición legislativa cuando expresa “…el
Tribunal  la  admitirá…”;  bajo  estas  premisas  legales  no  le  está  dado  al  juez  determinar  causal  o
motivación  distinta  al  orden  establecido  para  negar  la  admisión  in  limine  de  la  demanda,  quedando
legalmente autorizado para éllo, siempre y cuando, dicha declaratoria se funde en que la pretensión sea
contraria  al  orden  público,  a  las  buenas  costumbres  o  alguna  disposición  expresa  de  la  Ley.  Fuera  de
estos supuestos, en principio, el juez no puede negarse a admitir la demanda. 

http://carabobo.tsj.gob.ve/decisiones/2012/diciembre/725-7-11465-.html 6/10
14/9/2016 TSJ Regiones - Decisión

Cuando la inadmisibilidad no sea evidente, considera el procesalista Ricardo Henríquez La Roche, en su
Libro Código de Procedimiento Civil, Tomo III, Pág. 34, la prudencia aconseja al juez permitir que sea el
demandado quien suscite la cuestión previa correspondiente…” 
Desprendiéndose tanto de la doctrina como del criterio jurisprudencial que le corresponde al jurisdicente
examinar  de  oficio  si  la  demanda  resulta  contraria  o  no  al  orden  público  o  a  las  buenas  costumbre  o
alguna  disposición  expresa  de  la  Ley,  vale  señalar  resolver  ab­initio,  in  limine  litis,  la  cuestión  de
derecho, en obsequio del principio de celeridad procesal. 
Por lo que pasa este Sentenciador, a pronunciarse en relación a las condiciones contenidas en el referido
artículo 341 ejusdem, observándose del escrito libelar que la misma no es contraria al orden público, el
cual es, el interés general de la sociedad, que sirve de garantías a los derechos de los particulares y a sus
relaciones recíprocas y la necesidad de la observancia de sus normas; en relación a la buenas costumbres,
del contenido del libelo no se evidencia que el mismo sea contraria a las buenas costumbre, ya que no va
en contra de las reglas tradicionalmente establecidas conforme a la decencia, honestidad y moral; y por
último,  que  no  sea  contraria  alguna  disposición  expresa  de  la  Ley;  en  este  sentido  el  Código  Civil,
dispone  en  su  artículo  1.167,  lo  siguiente:  “En  el  contrato  bilateral,  si  una  de  las  parte  no  ejecuta  su
obligación, la otra puede a su elección reclamar judicialmente la ejecución del contrato o la resolución
del mismo, con los daños y perjuicios en ambos casos si hubiere lugar a ello”; determinándose que no
existe amenaza o quebrantamiento de la normativa legal por parte de la actora en su pretensión, pues ha
dado cumplimiento a los parámetros exigidos en el artículo 340 ibidem, Y ASI SE ESTABLECE. 
Siendo  necesario  traer  a  colación  el  contenido  del  artículo  26  de  la  Constitución  de  la  República
Bolivariana de Venezuela, el cual establece: 
“Toda persona tiene derecho de acceso a los órganos de administración de justicia para hacer valer sus
derechos e intereses, incluso los colectivos o difusos; a la tutela efectiva de los mismos y a obtener con
prontitud la decisión correspondiente. 
El  Estado  garantizará  una  justicia  gratuita,  accesible,  imparcial,  idónea,  transparente,  autónoma,
independiente,  responsable,  equitativa  y  expedita,  sin  dilaciones  indebidas,  sin  formalismos  o
reposiciones inútiles”. 
La  Sala  Constitucional,  del  Tribunal  Supremo  de  Justicia,  con  Ponencia  del  Magistrado  JESÚS  E.
CABRERA  ROMERO,  en  el  Exp.  Nº  00­2794,  decisión.  Nº  576  ha  mencionado  en  relación  a  la
definición de tutela judicial efectiva lo siguiente: 
“…La  Constitución  de  la  República  Bolivariana  de  Venezuela,  en  su  artículo  26  consagra  la  Garantía
Jurisdiccional, también llamada el derecho a la tutela judicial efectiva, que ha sido definido como aquél,
atribuido a toda persona, de acceder a los órganos de administración de justicia para que sus pretensiones
sean tramitadas mediante un proceso, que ofrezca unas mínimas garantías, todo lo cual sólo es posible
cuando  se  cumplen  en  él  los  principios  establecidos  en  la  Constitución.  Es,  pues,  la  Garantía
Jurisdiccional, el derecho de acceso a la justicia mediante un proceso dirigido por un órgano, también
preestablecido para ello por el Estado, para conseguir una decisión dictada conforme el derecho mediante
la utilización de las vías procesales prescritas para el fin específico perseguido, en el entendido que dicho
derecho  en  manera  alguna  comprende  que  la  decisión  sea  la  solicitada  por  el  actor  o  favorezca  su
pretensión,  ni  que  en  el  curso  del  mismo  se  observen  todos  los  trámites  e  incidencias  que  el  actor
considere favorables a él. El derecho a la tutela judicial efectiva comprende, asimismo, el derecho a la
ejecutoriedad  de  la  sentencia  obtenida  en  derecho.  Ahora  bien,  dicha  garantía  implica,  para  los
administrados, la obligación de someter la tramitación de sus pretensiones a los órganos jurisdiccionales
establecidos por el Estado mediante las vías y los medios procesales contemplados en las leyes adjetivas,
así como también la de no obstruir, de manera alguna, la administración de justicia desarrollada por el
Estado en cumplimiento de sus funciones, lo que conlleva la obligación de no realizar actos inútiles ni
innecesarios a la defensa del derecho que se pretenda sea declarado…” 
En  relación  a  lo  que  comprende  el  derecho  a  la  tutela  judicial  efectiva,  la  Sala  Constitucional  del

Tribunal  Supremo  de  Justicia,  con  ponencia  realizada  por  el  Magistrado  JESÚS  E.  CABRERA
http://carabobo.tsj.gob.ve/decisiones/2012/diciembre/725-7-11465-.html 7/10
14/9/2016 TSJ Regiones - Decisión

Tribunal  Supremo  de  Justicia,  con  ponencia  realizada  por  el  Magistrado  JESÚS  E.  CABRERA
ROMERO, en el Exp. Nº 01­1114, decisión Nº 1745, estableció lo siguiente: 
“lo que se ha llamado el derecho a la tutela judicial efectiva que comprende el derecho de acceso a los
órganos de administración de justicia, el derecho a obtener una decisión en derecho y el derecho que esa
decisión  sea  efectiva.  Asimismo  garantiza  dicho  artículo  la  gratuidad,  imparcialidad,  idoneidad,
transparencia, autonomía, independencia, responsabilidad y celeridad en la administración de justicia, así
como  que  dicha  función  debe  ser  equitativa  y  expedita,  sin  dilaciones  indebidas  ni  formalismos  o
reposiciones inútiles….. No comprenden el derecho a la tutela judicial efectiva ni el derecho al debido
proceso, el de que la decisión resultante de un proceso sea aquella querida o que beneficie al titular de
dichos  derechos,  sino  que  dicha  decisión  sea  obtenida  dentro  del  proceso  legalmente  establecido,
desarrollado sin infracción de los particulares derechos a que se refiere el artículo 49 de la Constitución y
con las características de celeridad, ausencia de formalidades no esenciales y otras contempladas en los
artículos 26…” 
Por  lo  que,  la  naturaleza  y  fines  del  articulo  26  de  nuestro  Texto  Constitucional,  se  identifica  total  y
absolutamente  con  los  principios  y  valores,  engendrados  por  la  proclamación  de  la  Republica
Bolivariana de Venezuela en un Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia, que propugna
como  valor  superior  del  ordenamiento  jurídico  y  de  su  actuación,  entre  otros,  a  la  justicia,  como  se
desprende de la exposición de motivos, la noción de Estado de Justicia, no es una simple repetición de la
noción  de  Estado  de  Derecho,  pues  obedece  a  un  planteamiento  filosófico  diferente,  se  refiere,
fundamentalmente,  a  la  garantía  procesal  efectiva  de  los  derechos  humanos  de  las  libertades  publicas,
donde  el  Estado  y  sus  funcionarios,  han  de  erigirse  como  guardianes  de  los  derechos  inherentes  a  la
persona humana, en cumplimiento de sus obligaciones internacionales en materia de protección de tales
derechos, por lo que el concepto de justicia, en términos racionales es la realización por parte del Estado
de los valores superiores consagrados en el preámbulo y en el articulo 2 de la Constitución, en particular
la tutela efectiva de los derechos humanos como manifestación de la justicia, no podrá ser alcanzada por
los  actos  de  administración,  por  las  normas  legislativas,  ni  por  las  decisiones  de  los  órganos
jurisdiccionales, si en todas estas actuaciones Estatales no son respetados y garantizados eficazmente los
derechos fundamentales de todo individuo. 
Por lo que, siendo que la presente acción no es contraria a ninguna disposición expresa de la Ley, y dada
la naturaleza del contrato que rige la presente relación locativa, es forzoso concluir que el Tribunal “a­
quo” debió ADMITIR la presente demanda por resolución de contrato de arrendamiento, en observancia
al  contenido  del  artículo  26  de  la  Constitución  de  la  República  Bolivariana  de  Venezuela,  que  por
mandado  expreso  señala  que  el  Estado  garantizará  una  justicia  expedita  y  sin  formalismos;  y  que
comprende el que toda persona tiene derecho de acceso a los órganos de administración de justicia, para
hacer  valer  sus  derechos  e  intereses,  a  la  tutela  efectiva  de  los  mismos  y  a  obtener  con  prontitud  la
decisión correspondiente, Y ASI SE DECIDE. 
De lo ya decidido, observa este Sentenciador que, el derecho a la tutela judicial efectiva, constituye uno
de  los  principios  de  mayor  trascendencia  (definitorio)  de  la  noción  contemporánea  del  Estado  de
Derecho,  pues  corresponde  a  los  órganos  del  Poder  Judicial  conocer  de  las  causas  y  asuntos  de  su
competencia, decidirlas con prontitud y ejecutar o hacer ejecutar lo juzgado. 
Siguiendo  las  enseñanzas  de  CARNELUTTI,  los  Tribunales,  no  son  solamente  órganos  que  dicen  el
derecho en el caso concreto, o resuelven con carácter definitivo los conflictos, o determinan cuál es la
norma aplicable a la solución de la controversia, pues, además de ello, dichos órganos cumplirían una
función  de  raigambre  política,  en  el  sentido  de  beneficiosa  para  la  sociedad,  en  tanto  aseguran  la  paz
pública, en la medida en que proveen y deciden las peticiones de los particulares, sea en vía contenciosa
o en jurisdicción graciosa. 
La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, en sentencia Nº 708, de fecha 10 de mayo de
2001, estableció lo siguiente: 

http://carabobo.tsj.gob.ve/decisiones/2012/diciembre/725-7-11465-.html 8/10
14/9/2016 TSJ Regiones - Decisión

“….El derecho a la tutela judicial efectiva, de amplísimo contenido, comprende el derecho a ser oído por
los  órganos  de  administración  de  justicia  establecidos  por  el  Estado,  es  decir,  no  sólo  el  derecho  de
acceso  sino  también  el  derecho  a  que,  cumplidos  los  requisitos  establecidos  en  las  leyes  adjetivas,  los
órganos  judiciales  conozcan  el  fondo  de  las  pretensiones  de  los  particulares  y,  mediante  una  decisión
dictada en derecho, determinen el contenido y la extensión del derecho deducido, de allí que la vigente
Constitución señale que “no se sacrificará la justicia por la omisión de formalidades no esenciales y que
el proceso constituye un instrumento fundamental para la realización de la justicia (artículo 257)”. En un
Estado  social  de  derecho  y  de  justicia  (artículo  2  de  la  vigente  Constitución),  donde  se  garantiza  una
justicia  expedita,  sin  dilaciones  indebidas  y  sin  formalismos  o  reposiciones  inútiles  (artículo  26
eiusdem),  la  interpretación  de  las  instituciones  procesales  debe  ser  amplia,  tratando  que  si  bien  el
proceso  sea  una  garantía  para  que  las  partes  puedan  ejercer  su  derecho  de  defensa,  no  por  ello  se
convierta en una traba que impida lograr las garantías que el artículo 26 constitucional instaura….” 
Decidido lo anterior, es por lo que, en uso de las atribuciones que le confieren a esta Superioridad, como
director del proceso, el artículo 14 del Código de Procedimiento Civil, y en observancia de lo establecido
en los artículos 206 y 208, ejusdem; en aras de la tutela judicial efectiva, así como la constitucionalidad y
legalidad  del  proceso,  se  declara  la  NULIDAD  de  la  sentencia  interlocutoria  dictada  en  fecha  29  de
octubre de 2012, por el Tribunal “a­quo” en cuyo contenido declaró inadmisible la presente demanda por
no  cumplir  con  los  requisitos  establecidos  en  el  artículo  340,  incoada  por  la  sociedad  mercantil
INVERSIONES  DUBAJ  C.A.,  contra  el  ciudadano  AURELIO  PUMALLANQUI  CESPEDES.  En
consecuencia se repone la causa al estado en que el Juzgado “a­quo” se pronuncie sobre la admisibilidad
de a presente acción de resolución de contrato de subarrendamiento, con base al criterio señalado, con
los pronunciamientos de Ley, Y ASI SE DECIDE. 
Por lo que, en observancia de los criterios jurisprudenciales y doctrinarios, así como la normativa legal
que rige la materia, tomados en consideración por esta Alzada como fundamento de su fallo, el recurso
de  apelación  interpuesto  por  el  abogado  MANUEL  BELLERA  CAMPI,  en  su  carácter  de  apoderado
actor, contra la sentencia interlocutoria con fuerza de definitiva dictada por el Juzgado “a­quo” en fecha
29 de octubre de 2012, debe ser declarado con lugar, tal como se señalará en el dispositivo del presente
fallo; Y ASI SE DECIDE. 

TERCERA.­ 
Por  las  razones  antes  expuestas  este  Juzgado  Superior  Primero  en  lo  Civil,  Mercantil,  del  Tránsito  y
Bancario de esta Circunscripción Judicial del Estado Carabobo, en nombre de la República Bolivariana
de Venezuela y por autoridad de la Ley, DECLARA: PRIMERO: CON LUGAR la apelación interpuesta
el 30 de octubre de 2012, por el abogado MANUEL BELLERA CAMPI, en su carácter de apoderado
judicial  de  la  sociedad  mercantil  INVERSIONES  DUBAJ  C.A.,  contra  la  sentencia  dictada  el  29  de
octubre  de  2012,  por  el  Juzgado  Tercero  de  los  Municipios  Valencia,  Libertador,  Los  Guayos,
Naguanagua  y  San  Diego  de  la  Circunscripción  Judicial  del  Estado  Carabobo.­  SEGUNDO:  SE
REPONE  LA  CAUSA  al  estado  en  que  el  referido  Juzgado  Tercero  de  los  Municipios  Valencia,
Libertador, Los Guayos, Naguanagua y San Diego de la Circunscripción Judicial del Estado Carabobo,
se pronuncie sobre la admisibilidad de a presente acción de resolución de contrato de subarrendamiento,
incoada  por  la  sociedad  mercantil  INVERSIONES  DUBAJ  C.A.,  contra  el  ciudadano  AURELIO
PUMALLANQUI CESPEDES, con base al criterio señalado por esta Alzada, con los pronunciamientos
de Ley. 
Queda así REVOCADA la sentencia objeto de la presente apelación. 
No existe condenatoria en costas, dada la naturaleza del presente fallo. 
Líbrese Oficio al Juzgado “a­quo” informándole sobre las resultas del presente fallo. 
PUBLIQUESE y REGISTRESE 
DEJESE COPIA 

http://carabobo.tsj.gob.ve/decisiones/2012/diciembre/725-7-11465-.html 9/10
14/9/2016 TSJ Regiones - Decisión

Dada,  firmada,  y  sellada  en  la  Sala  de  despacho  del  Juzgado  Superior  Primero  en  lo  Civil,  Mercantil,
Bancario, del Tránsito y Bancario de la Circunscripción Judicial del Estado Carabobo.­ En Valencia, a
los siete (07) días del mes de diciembre del año dos mil doce (2012). Años 202° y 152°. 
El Juez Titular, 

Abog. FRANCISCO JIMENEZ DELGADO 
La Secretaria, 

MILAGROS COROMOTO GONZALEZ MORENO 
En la misma fecha, y siendo las 3:25 p.m., se dictó y publicó la anterior sentencia. Se libró Oficio No.
_463/12.­ 
La Secretaria, 

MILAGROS COROMOTO GONZALEZ MORENO 

http://carabobo.tsj.gob.ve/decisiones/2012/diciembre/725-7-11465-.html 10/10