Вы находитесь на странице: 1из 4

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA


DIRECCION DE INVESTIGACION Y POSTGRADO
MAESTRIA EN CIENCIAS DE LA EDUCACION
MENCION ADMINISTRACION EDUCATIVA
CODIGO 907

ANALISIS CRÍTICO
LEGISLACION EDUCATIVA

Tutora:
Dennys Caripe

Autora:
Javier Veitia
C.I V- 14.534.207
Franllis Espinoza
C.II 15.338.011
Renymar Jiménez
C:I V- 15.836.547

Caucagua, Octubre de 2017


ANALISIS CRITICO DE LOS ARTICULOS 53, 54, 55 Y 56 DE LA
LOPNNA

Ante la crisis económica que atraviesa el país actualmente se


puede decir que la población más vulnerable es la infantil, debido a que
en tiempos de crisis existen mayores probabilidades de que las niñas y
los niños deserten de la escuela para ser sometidos al trabajo infantil y así
aportar o complementar los escasos ingresos familiares. Así mismo,
muchas familias se ven obligadas a disminuir sus intereses o preferencias
en cuanto a alimentación, salud y educación, lo cual afecta radicalmente
su bienestar físico y mental. En este sentido, se ven atropellados para los
niños sus derechos a la educación, la cual de acuerdo con la Ley
Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente, en sus
artículos 53 al 56 establece claramente los derechos de los niños a recibir
una educación gratuita y obligatoria, así como la obligación de los padres
de que sus hijos asistan regularmente a clases y a su vez participar en el
proceso educativo de sus representados. Cabe destacar, que así mismo
en la actual Carta Magna promulgada en 1.999, existen sustanciales
cambios que van más allá de la forma, son reformas importantes de
fondo, puesto que si se ubica el derecho a la educación dentro de los
llamados derechos culturales y educativos ocurre el primer cambio
conceptual en miras de una mayor atención y preocupación por la
problemática educativa.
De igual forma, es importante enfatizar que debido a la situación de
crisis económica que radica en la dificultad para adquirir medicinas y
alimentos, se ve afectado el desarrollo integral de los niños, niñas y
adolescentes que son recibidos en los centros educativos, ya que no se
les puede garantizar el derechos a una mejor calidad de vida, a la salud y
a una educación de calidad como lo establecen las leyes en nuestro país,
a pesar de que la Familia, la Sociedad y el Estado tienen la obligación de
asistir y proteger al niño, para garantizar su desarrollo armónico e integral
y el ejercicio pleno de sus derechos. Ante esto, la realidad es que pese a
que la familia es el primer agente socializador y luego la escuela, es
justamente este divorcio por así decirlo, lo que afecta la garantía de un
derecho a la educación digna. Este divorcio se deba quizas al
desconocimiento y falta de emponderación del rol de la familia en materia
educativa. Es asi como existen notorias disyuntivas en cuanto a las
responsabilidades de la escuela y de la familia a la hora de socializar a los
estudiantes; pareciera que los padres no se quieren hacer cargo del rol
que ejercen en la educación de los niños y tampoco respetan al docente
ni sus apreciaciones, sosteniendo en muchas ocasiones que una materia
reprobada o una nota sobre mala conducta del niño responde a un
encono personal del docente y no a una falta real de su entorno familiar.
Ante esto, nuestro país está caracterizado tristemente por familias
disfuncionales para las cuales estudiar no es la prioridad, ya que son
sometidos socialmente a sobrevivir en medio de la crisis económica y
alimentaria de las que son víctimas hoy por hoy. En consecuencia, las
escuelas están siendo desplazadas, ya no se ven como una necesidad
primordial sino como un lujo; el comprar uniformes y útiles escolares
resulta inalcanzable para un grupo familiar por ello, su mejor opción es
mantener a los niños en casa, sin estudio, sin más gastos extras
ocupándolos así en trabajos de la economía informal que les permitan
llevar algo de sustento a la casa. Ante esto, cabe preguntarse, que hacen
las instituciones públicas para que prevalezcan los derechos de los niños
cuando se ven casos como estos?, que hacen los docentes, los vecinos,
las fuerzas vivas de la comunidad?.
En conclusión, aquellos que se hacen los de la vista gorda son tan
cómplices y culpables como los padres que someten a los menores aa
una deserción escolar y le niegan la posibilidad de educarse; esto es
consecuencia de la acción humana, de la situación social y crisis
económica de la sociedad. En definitiva, el trabajo infantil como
consecuencia de la deserción escolar priva a los niños de su educación o
les exige asumir una doble carga: el trabajo y la escuela. Éstos
sobreviven en las calles en condiciones riesgosas, realizan actividades
económicamente marginales y con frecuencia consumen algún tipo de
droga, principalmente inhalables que perjudican su salud física y mental;.
Finalmente, resta preguntarse: Cuáles son las medidas o
sanciones del estado, se cumplen? O peor aún, donde está la
responsabilidad del estado?. Se destaca, que en la Constitución de 1999,
en su Art. 3 El Estado tiene como fines esenciales la defensa y el
desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio
democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa
y amante de la paz. La educación y el trabajo son los procesos
fundamentales para alcanzar dichos fines. Ciertamente, las leyes están en
papel, pero no se hacen valer como debe ser y son los niños los que
pagan las consecuencias, aumenta la deserción escolar y con ello una
descomposición social que lleva a la violencia, al robo, a los vicios, al
embarazo en adolescentes y la prostitución entre otras cosas.