Вы находитесь на странице: 1из 3

LALALALA MORAMORAMORAMORA ZAIDAZAIDAZAIDAZAIDA

LALALALA MORAMORAMORAMORA ZAIDAZAIDAZAIDAZAIDA

En tiempos en que el rey Alfonso VI conquistó Toledo, reinaba en Sevilla un moro llamado Mutamid, que era noble y generoso. Tenía este Mutamid una hija muy bella a la que amaba mucho. La princesa se llamaba Zaida y tenía ojos verdes, largas pestañas y sedosos cabellos negros. Oyó hablar Zaida del rey Alfonso y se enamoró de él sin haberlo visto. Se decía de él que era un caballero cortés y valiente y que sabía manejar muy bien toda clase de armas. Un día, estaba Mutamid asomado a un balcón de su palacio y oyó la voz de una mujer que cantaba en su mismo jardín:

Nunca he visto a mi amado, Nunca lo vi. ¡Quiera Alá que la brisa Lo traiga aquí!

El rey se maravilló al oír aquella melodía y quiso saber quién era la cantora. Su gran visir le respondió: <<Es tu hija Zaida, Mutamid, la más bella gacela de Andalucía. Has de saber que está enamorada de Alfonso, el rey de los cristianos>>.

ContestaContestaContestaContesta laslaslaslas siguientessiguientessiguientessiguientes preguntas:preguntas:preguntas:preguntas:

1.- ¿Te parece bella la mora Zaida? ¿Por qué?

2.- ¿Cómo se llama lo que le cubre la cara?

3.- ¿De quién era hija la mora Zaida?

4.- ¿De quién estaba enamorada?

5.- ¿Por qué crees tú que llora?