Вы находитесь на странице: 1из 95

4 Nueva Historia de Santa Fe

El objetivo de este tomo es la reconstrucción del conflictivo


periodo que corre entre 1806 y 1820, cuando la ciudad co-
lonial de Santa Fe –por entonces parte de la Intendencia de
Buenos Aires– comenzó a experimentar los efectos de la de-
sintegración del vínculo colonial y su transformación en pro-
vincia autónoma.
En una etapa particularmente cargada de violencia, la revo-

Nueva Historia de Santa Fe


lución y la guerra transformaron un antiguo espacio articu-
lador de economías distantes, en un paso obligado de ejér-
citos. La desintegración de la dinámica mercantil, el descon-
trol de la frontera indígena, las luchas internas, la emergen-
cia de Estanislao López, la influencia del proyecto artiguista
y la redacción del primer texto de tinte constitucional, hacen
de este periodo unos de los más dramáticos de la historia
santafesina.

Adiós a la monarquía
de los años revolucionarios a la crisis de 1820

Griselda B. Tarragó
y Darío G. Barriera
Nueva Historia de Santa Fe
Darío G. Barriera (Director)

TOMO IV

Adiós a la monarquía
de los años revolucionarios a la crisis de 1820
Griselda B. Tarragó
Darío G. Barriera
Tarragó, Griselda B. y Barriera, Darío G.
Adios a la monarquía : de los años revolucionarios a la crisis de 1820 / Griselda B.
Tarragó y Darío G. Barriera - 1a ed. - Rosario : Prohistoria Ediciones ; Rosario: Diario La
Nueva Historia de Santa Fe
Capital, 2006.
v. 4, 196 p. : il. ; 20 x12 cm.

ISBN 987-22462-7-0
1. Historia Argentina-Santa Fe. I. Darío Barriera II. Título
CDD 982.24
Fecha de catalogación en fuente: 22/02/2006

TOMO IV

Darío G. Barriera (director)


NUEVA HISTORIA DE SANTA FE
Adiós a la monarquía
de los años revolucionarios a la crisis de 1820
Tomo IV
Griselda Tarragó y Darío Barriera
Adiós a la monarquía:
de los años revolucionarios a la crisis de 1820
Griselda B. Tarragó
Composición y diseño: Marta Pereyra
Darío G. Barriera
Editing: Prohistoria Ediciones
Diseño de Tapa: Marta Pereyra
Ilustración de tapa: fragmentos de “Carga de Granaderos”, óleo de Ángel Della Valle
Producción de Contenidos: Prohistoria Ediciones

© La Capital
Sarmiento 763, (2000) Rosario, Argentina
Teléfonos: 54-341-5226000 (conmutador) - Fax: 54-341-5226014
Dirección digital: www.diariolacapital.com www.lacapital.com.ar
©
Tucumán 2253, S2002JVA ROSARIO, Argentina
Email: prohistoriaediciones@yahoo.com.ar - URL: www.prohistoria.com.ar
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
HECHO EL DEPÓSITO QUE MARCA LA LEY 11723
Prohibida la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio, gráfico,
magnético, electrónico u óptico, incluyendo su diseño de portada, tipográfico y logos, sin
expresa autorización del editor.

ISBN OBRA COMPLETA - 987-22462-2-X


ISBN TOMO IV - 987-22462-7-0

Esta primera edición se realizó con una tirada de 8.000 ejemplares el 28 de marzo de
2006 en Borsellino Impresos, Ovidio Lagos 3562/78, S2003DBU Rosario, Argentina.
Tel. (54-341) 4317174. Impreso en la Argentina - Printed in Argentina
a quienes diariamente nos soportan y acompañan
en este camino –y en los otros...
Indice

Introducción 9

Capítulo 1
Poder político y familias notables
en el ocaso del orden colonial 11

Capítulo 2
La revolución anunciada 41

Capítulo 3
Las difíciles relaciones con las
autoridades revolucionarias
Un sexenio de sospechas (1810-1816) 57

Capítulo 4
Un territorio en tiempos de guerra 91

Capítulo 5
Buscando el camino (1815-1818) 111

Capítulo 6
El Estatuto y el Brigadier 143

Anexo I
Capitulares y miembros de la
Junta durante el período 161
Anexo 2 Introducción
Instrucciones de Artigas 163

Anexo 3
Manifiesto que hace a sus paisanos
el Gobernador López al dar el Reglamento
provisorio para la dirección general
Santa Fe, 26 de agosto de 1819 169

Bibliografía 173
Este cuarto volumen de la Nueva Historia de Santa
Fe aborda un periodo marcado por dos ámbitos do-
minantes: la guerra y la política.
Las estrategias de las familias notables de la ciu-
dad de Santa Fe, los desplazamientos y las distintas
defensas de las fronteras con el indio y con los inva-
sores extranjeros, la evolución de la población, la
economía y la vida diaria, todos los aspectos de la
existencia –en la ciudad, en el pago de los arroyos, en
las estancias del oeste y en la otra banda del Paraná–
estuvieron signados por las tribulaciones importadas
por la disolución del orden colonial y la instalación
de la guerra como una realidad cotidiana.
Por este motivo, hemos privilegiado estas dos di-
mensiones, intentando combinar el análisis de los
hechos (convertidos en datos), con la restitución de
la experiencia de hombres y mujeres que dejaron
testimonio de este periodo particularmente agitado.
La ciudad de Santa Fe fue el epicentro de la trans-
formación del vínculo entre su jurisdicción y la ad-
ministración monárquica (primero), y de las perma-
nentes redefiniciones de su relación con los poderes
revolucionarios desde 1810 hasta el periodo de la au-
tonomía provincial.
10 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE

Esta metamorfosis, caracterizada por la consoli- Capítulo 1


dación de la ciudad como actor político y su poste-
rior conversión en centro de una nueva forma de Poder político y familias notables
unidad política y administrativa (el Estado provin- en el ocaso del orden colonial
cial que, además, se presentó consecutivamente de
maneras diferentes en su articulación con las reali-
dades surgidas de la Revolución), no acabó, sin em-
bargo, hasta pasada la primera mitad del siglo XIX.
Es necesario, por lo tanto, articular el comienzo
de este proceso con los temas abordados en los dos
volúmenes siguientes, los cuales completan la ima- Reformas y guerras en el crepúsculo del siglo XVIII
gen de este complejo periodo de transformación po- El siglo XVIII trajo un lento pero profundo cambio
lítica, económica y social que (hacia comienzos de la en las relaciones de fuerza con el frente Atlántico. Si
década de 1880) remató en la consolidación del ac- bien el último cuarto del siglo constituyó un mo-
tual territorio de la provincia de Santa Fe. mento de expansión coincidente con el comienzo del
proceso de «grandes reformas», según lo ha expresa-
do Zacarías Moutoukias en Contrabando y Control
Colonial, ese crecimiento se debió en gran medida a
la profunda continuidad «...de una estructura basada
en la articulación de la navegación directa desde Eu-
ropa de españoles o extranjeros, el comercio interco-
lonial con Brasil y el tráfico interregional, que dichas
reformas no alteraron. La propia fundación del vi-
rreinato supuso el aprovechamiento de la ruta Poto-
sí-Buenos Aires, articulada gracias al comercio no
autorizado para aumentar las subvenciones fiscales,
las cuales volcadas sobre la región crearon mayor
disponibilidad de recursos para el comercio exterior,
tanto legal como clandestino.»
Aunque el proceso conocido como de las «Refor-
mas Borbónicas» comenzó durante el reinado de
Felipe V, el ciclo clásico se sitúa en el período de
Carlos III. La construcción de una burocracia cen-
tralizada, de un servicio diplomático permanente y
12 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 13

de una fiscalidad regularizada, la factura de una po- Las llamadas «Invasiones Inglesas» de los años
lítica sistemática de promoción del comercio y la 1806 y 1807, fueron parte de esta etapa. Expresan las
producción, el establecimiento de ejércitos regula- tensiones que se generaron en Europa luego de la
res, la pretensión de consolidar una soberanía unifi- Revolución Francesa, que culminarían con la parti-
cada, la demarcación de los territorios y la obten- cipación española en la guerra contra la Conven-
ción de la uniformidad religiosa dentro de esos te- ción. La intervención de España en el prolongado y
rritorios, fueron los objetivos de máxima que perse- cruento conflicto franco-británico entre 1796 y
guía el mencionado conjunto de reformas. 1814, coincidió con la crisis del reformismo borbó-
Sin embargo, organizarse para alcanzar esos ob- nico y de la Monarquía misma, así como con una
jetivos implicaba un complejo proceso de construc- etapa de graves problemas económicos en todo el
ción que encontró sus límites en la propia estructu- imperio:
ra política y social española: por entonces, la Mo-
narquía emprendió la difícil tarea de reordenar pro- «La guerra tiene ahora tiene un peso decisivo, al
fundamente las relaciones administrativas, militares imponer terribles exigencias a España, que se ve
y mercantiles con sus dominios americanos, en una obligada al cierre del comercio oficial atlántico
tentativa –no del todo exitosa– de ocupar un lugar y el despliegue de diversos instrumentos finan-
más destacado el sistema europeo que se expandía. cieros para hacer frente a sus necesidades, una
Mantener la posición en el equilibrio de poderes estrategia que hipotecaría peligrosamente sus
instaurado entre las potencias europeas se transfor- recursos hacendísticos. La lucha contra Napo-
mó en una necesidad vital y planteó una disyuntiva león cerrará así un ciclo histórico.»
para nada sencilla, dado que si el aislamiento era cla- Agustín Guimerá, El reformismo borbónico
ramente perjudicial para sus intereses, sostener y
ampliar aquellas capacidades de maniobra tenía un
costo financiero y demográfico excesivo. Territorios en vísperas de cambio
En este contexto, la guerra se instaló en el Río de
la Plata mucho tiempo antes de la Revolución: se «Las calles polvorientas llenábanse de cáscaras
aquerenció en la organización imperial a lo largo del de sandías, y en medio de la pobreza, el calor y
siglo XVIII, especialmente por la decisión de los el aroma de los azahares, las gentes dormían
Borbones de alinearse en contra de la hegemonía in- siestas reparadoras [...]»
glesa. En este contexto, guerra y diplomacia comen- Juan Álvarez, Ensayo sobre
zaron a pautar los vaivenes de las relaciones entre la historia de Santa Fe.
Cortes europeas, las cuales desde entonces se dispu-
taron cantidades limitadas de recursos territoriales e La pequeña ciudad de Santa Fe presentaba a princi-
influencia política. pios del siglo XIX un aspecto físico bastante preca-
14 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 15

rio: una urbanización con forma alargada de SO a Giannini había nacido en Badajoz en 1750. Era
NE y rodeada de agua, en la que sólo había una ca- hijo de un teniente del Regimiento de Milán,
lle enguijarrada. don Pedro Giannini, que había nacido en Géno-
La mayoría de las casas eran de construcción po- va y estaba al servicio del Rey de España. Inició
bre, con tapiales de barro al frente, jardín, paredes la carrera militar y cursó estudios en la Real Aca-
también de barro y caña, en general techadas con demia de Matemáticas de Barcelona. Sus estu-
paja. Sólo los edificios importantes, como las igle- dios de ingeniería militar posibilitaron que as-
sias de San Francisco, de San Jerónimo, de La Mer- cendiera en la Real Armada española como hi-
ced y la Matriz, más alguna casa particular como las dráulico, ocupándose de muelles, puertos, cana-
de los Aldao o los Diez de Andino, presentaban un les, diques y fondeaderos. Después de una pres-
aspecto menos frágil. tigiosa carrera en España, fue destinado en el
En la década de 1810, la urbanización no se ex- Apostadero de Montevideo. En Buenos Aires se
tendía mucho más allá de su trazado inicial. A siglo dedicó al estudio de factibilidad del muelle que
y medio de su traslado, apenas había sobrepasado construía el Consulado de Comercio. En 1805
los límites de seis manzanas de este a oeste y once de levantó un plano de la ciudad de Buenos Aires,
norte a sur, fijados por Garay en la ciudad vieja e luego realizó el de San Fernando y trasladó el
imitados en el nuevo asentamiento. pequeño pueblo de Las Conchas a la altura de
A esta ciudad llegó en octubre de 1810 Manuel este. En la primera invasión inglesa defendió el
Belgrano en su camino hacia el Paraguay. Entre las puente de Gálvez con 400 milicianos. En 1809
disposiciones que efectuó, ordenó al Capitán de fue designado gobernador interino del Paraguay.
Navío Hidráulico, Eustaquio Giannini, la elabora- Regresaba de ese destino cuando lo sorprendió
ción de un plano de la ciudad. la Revolución en Santa Fe. Como otras tantas
historias sorprendentes y dramáticas de la Revo-
Esta representación registró una urbanización de lución, este extremeño quedó virtualmente pri-
unas cincuenta manzanas –quince de largo y de dos sionero en Santa Fe en mayo de 1810. Durante
a cinco de ancho– con su área de quintas al oeste, su estadía, realizó estudios hidrográficos, colocó
dos corrales en los extremos, rancheríos en las áreas balizas y efectuó una detallada cartografía flu-
aledañas, la compacta formación de los conventos y vial. Se necesitaba un plano de Santa Fe por cues-
templos en torno a la plaza principal y el casco cen- tiones estratégicas, fundamentalmente para ubi-
tral con una mayor densidad de ocupación. Sin ex- car las baterías, y en ese contexto se insertó la or-
cluir huertas y viñas, se verifica un uso del suelo den de Belgrano. En 1811 solicitó permiso para
que, para los criterios de la época y del espacio rio- volver a España, pero el clima reinante se confa-
platense, puede caracterizarse como intensivo. buló en su contra. Murió prisionero en un cuar-
tel de Ranchería en 1814.
16 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 17

El área residencial presentaba centros de manza- ca en cuatro porciones, tal y como se realizaban las
na libres y un desarrollo edilicio perimetral sobre la divisiones administrativas, por ejemplo, en la Fran-
línea de construcción. La ciudad tenía una trama cia napoleónica y de la Restauración.
abierta, con una baja densidad en la relación espa- El cuartel Nº 1 correspondía al sector sudoeste,
cio-superficie, aireada por la presencia de jardines y caracterizado como un barrio de viejos vecinos. El
espesos montes de naranjos y limoneros. Nº 2 comprendía la plaza mayor y los edificios de
las instituciones más importantes: el cabildo, la igle-
El original del plano se encuentra en el British sia Matriz, los conventos de los mercedarios y de los
Museum de Londres. Cervera lo publicó, pero franciscanos, y el hospital; también incluía casas de
la calidad de la copia no permite apreciar mu- vecinos principales, aunque hacia el sur se configu-
cho. Otra copia se encuentra en el Archivo de la raba ya como un barrio de población de viejo arrai-
Jefatura del Servicio Cartográfico del Ejército go y recursos modestos. El cuartel Nº 3 reflejaba
en Madrid. Allí se anota que el riacho de Colas- con mayor precisión la dinámica urbana, ya que en
tiné sigue en sus crecientes y bajas el mismo or- su extremo norte se localizaba el puerto y agrupa-
den que el Paraná, sube y se mantiene crecido ciones edilicias donde se ubicaban grupos de recién
los meses de octubre hasta marzo y baja desde llegados. El cuartel Nº 4, hacia el noroeste, agrupa-
abril hasta septiembre: en su mayor creciente ba una numerosa población de pardos libres y mes-
tiene en la boca de la entrada hasta 18 pies de tizos.
agua y en las mayores bajadas apenas dos pies, Estos últimos dos cuarteles estaban en proceso de
en este tiempo hay algunos cortas subidas y ba- expansión, delineando el trazado de nuevas calles
jadas de pocos días. La aguja señalada está co- que seguía el modelo de cuadrícula del casco anti-
rregida de variación. guo. A pesar de haber crecido, mantenía todavía pa-
Ramón Gutiérrez, 1979 ra esta época un aspecto colonial.
Según los hermanos Parish Robertson, la ciudad
era de apariencia decididamente pobre, y sus casas,
En 1824, según el plano elaborado por Marcos con pisos de ladrillos, muros blanqueados y techos
Sastre, el tejido urbano alcanzaba unas 80 manzanas. bajos, subrayaban esa apariencia que a los europeos
En él se observan detalles de la traza conformada parecía mezquina.
por la implantación de edificios públicos y domésti- Sin embargo, aquellas pinceladas de rusticidad no
cos, donde todavía predominaban los grandes espa- la diferenciaban demasiado de Buenos Aires, la ca-
cios abiertos, patios, huertas y quintas. pital virreinal, de la cual muchos observadores deja-
Los cuarteles en que se dividió la ciudad a princi- ron descripciones no tan apartadas de esta realidad.
pios del siglo XIX no siguieron un patrón barrial, Este indómito «litoral en ascenso» que Halperin
sino que seccionaron la ciudad de manera geométri- Donghi descubriera y describiera de manera precisa
18 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 19

y contundente, incluía a la pequeña ciudad de Santa


Fe. Aquella que la mirada interesada del historiador
y del viajero pintó tan pobre e inmóvil, fue conoci-
da en tiempos posteriores como cabeza de la más
aguerrida de las provincias.
Una mirada atenta revela secretos, vidas e histo-
rias de hombres y mujeres que no refrendan justa-
mente el perfil de una sociedad paralizada.

El órgano de gobierno
Los cuerpos capitulares fueron expresión privilegia-
da de la ciudad y de su grupo de poder. La repúbli-
ca antigua era considerada una «comunidad perfec-
ta» y, en este sentido, era diferente del simple agre-
gado de familias o individuos.
Como escribió Annick Lempérière, se trataba de
la comunidad del pueblo, unida por vínculos mora-
les, religiosos y jurídicos e, idealmente, autosuficien-
te tanto desde el punto de vista espiritual como polí-
Vista de la Iglesia de la Merced
Litografía de Mousse (1858) tico y material. La corporación ciudadana era la ex-
en Monumenta Iconographicae, de Bonifacio del Carril presión más cabal de esa república y de todos los
cuerpos que la componían, y era la encargada de ad-
ministrar el «bien común».
Los capitulares eran frecuentemente llamados pa-
dres de la patria a lo largo de toda su vida. En aquel
universo de representaciones, el bien común estaba
por encima de todo, incluso en las negociaciones
que frecuentemente se entablaban con autoridades
jerárquicamente ubicadas por encima del cabildo,
desde gobernadores hasta el mismo rey.
Los cabildos eran los encargados de ejecutar las
órdenes de virreyes y gobernadores, quienes a su
vez, eran los receptores de Cédulas Reales, Reales
20 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 21

Pragmáticas y leyes de amplitud general. Cuando


éstas no convenían a los intereses de la ciudad, se
aplicaba la fórmula se obedece pero no se cumple.
Cualquier título, para provocar realmente los
efectos legales que de él se desprendían, debía ser le-
gitimado previamente ante el cabildo: todo nombra-
miento para ocupar autoridad eclesiástica o civil, to-
do cargo o facultad –como una regiduría perpetua,
o títulos de cirujano o de maestro– debía ser exhibi-
do por su titular ante el Cuerpo; sólo después de re-
conocido y certificado como válido se podía ejercer
libremente. La falta de observancia de esta norma
significaba una grave ofensa a las prerrogativas del
gobierno de la ciudad y significaba estar fuera de la
ley.
El cabildo santafesino fue instituido en 1573 y
suprimido en 1832, cuando la Junta de Representan-
tes de la provincia llevaba diez años funcionando.
Durante este largo período de vigencia, la casa capi-
tular, tan austera como la ciudad misma, fue el esce-
Planta del Cabildo de Santa Fe en 1796
nario donde algunos grupos de esta sociedad diri-
en Cabildos y ayuntamientos en América mieron las tensiones generadas en torno al control
del poder político.
Este espacio institucional puede utilizarse como
laboratorio para comprender algo más de la historia
de estos hombres, de sus vínculos y de sus relaciones:
intentaremos analizar las relaciones familiares que
unían a los capitulares santafesinos entre 1776 y 1810.
Si bien las fechas elegidas pertenecen a la clásica
periodización de la historia institucional, nuestra in-
tención es hacerlas «reingresar» en una dinámica de
lectura de una nueva historia política que se intere-
sa por los vínculos y su significado. Los años de ini-
cio y fin elegidos, señalan con precisión los momen-
22 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 23

tos críticos en los cuales se produjeron modificacio- poder y riqueza. Para el historiador británico, el
nes en las estrategias que los actores adoptaron fren- concepto es de suma utilidad cuando se emplea
te a coyunturas de cambio político. en el análisis de grupos sociales dominantes a
Durante los últimos años del periodo colonial, partir de la interacción de factores económicos,
los cargos del cabildo santafesino fueron ocupados políticos y culturales. El estudio de las elites
rotativamente por hombres que pertenecían a un siempre está relacionado con la ciudad como es-
pequeño conjunto de familias emparentadas entre pacio social. Para ampliar esta perspectiva, véa-
sí. ¿Constituyó este núcleo de familias un «grupo» se su libro Venecia y Amsterdam. Estudios sobre
que se reconocía y era reconocido como tal por de- las elites del siglo XVII.
terminados vínculos de pertenencia? ¿Significó este
emparentamiento una estrategia colectiva o fue, en Las ciudades fueron dispositivos de ejecución de
cambio, el resultado lógico de prácticas matrimo- la política de la Corona pero también el resorte que
niales establecidas dentro de un mercado matrimo- controlaban las elites locales: el elemento a escala lo-
nial restringido, de una población pequeña y de una cal de la formación política que la Corona hispánica
sociedad tradicional? «trasladaba» a sus dominios y el punto desde el cual
las políticas de la Corona podían ser resistidas.
Sus historias plagadas de azares y zozobras –mu-
Las elites urbanas chas veces, también de aislamiento– fueron generan-
La configuración de elites organizadas en torno a do un perfil social y político complejo que redefi-
redes de vínculos primarios, constituyó un fenóme- nió, en la práctica, la normativa española.
no frecuente en las ciudades coloniales. La conocida fórmula se acata pero no se cumple es
Las conexiones creadas por matrimonio, filiación una buena síntesis para graficar la coexistencia de fi-
y parentescos colaterales tejieron densas tramas de delidad y autonomía que caracterizó la relación entre
relaciones que frecuentemente permitieron el con- las ciudades y las políticas metropolitanas. En el inte-
trol de la ciudad por un reducido número de fami- rior de las ciudades americanas se conformaron gru-
lias. Los miembros de estas elites se encontraban pos de poder que tuvieron su propia dinámica de de-
vinculados entre sí por orígenes e intereses econó- sarrollo, de cambio y de permanencia o hasta de en-
micos compartidos. La composición del grupo cam- quistamiento en el poder local.
biaba a lo largo del tiempo a causa del reclutamien- En esta reflexión, nos interesa sobre todo la di-
to de nuevos miembros y la exclusión u oclusión de mensión política de estas lógicas, ya que lo que de-
otros. finía a la ciudad en estos términos era el estableci-
miento de la autoridad y la ejecución de unos actos
Peter Burke define las elites como grupos social- solemnes que constituían los fundamentos del or-
mente encumbrados según tres criterios: rango, den político. Esta dimensión otorgaba a la ciudad el
24 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 25

carácter de una corporación, y a sus hombres la ca- Aunque en sociedades más extensas los grupos
lidad de vecino, habilitante para participar en ella con más poder, más riqueza y mayor rango general-
como cuerpo político. mente se superponen pero rara vez coinciden, en es-
En áreas periféricas, el grado de autonomía de los ta pequeña ciudad, los más ricos y los más prestigio-
patriciados urbanos que controlaban la corporación sos conformaron un grupo reducido entre quienes
municipal fue mucho mayor: según la opinión de se establecieron lazos de solidaridad, conducta pre-
John Elliott, las oligarquías locales se consolidaron visible en una ciudad con un mercado matrimonial
con mayor facilidad en las provincias americanas restringido y con recursos escasos, constituyendo
que en otros reinos porque la relación entre riqueza las principales familias el universo lógico para cons-
disponible y posibilidades de reproducción favore- truir las mejores asociaciones y parentescos.
cía a los recién llegados. Pertenecer a este mundo ge-
neraba una identidad entendida como patria, y a En la sociedad santafesina había diferencias re-
quienes la integraban, fuesen españoles o america- conocidas dentro de la población: los vecinos
nos, se les reconocía la calidad de patricios. privilegiados, como los miembros del cabildo,
Las tendencias autonómicas se fortalecieron con se diferenciaban de los demás no sólo en cuan-
la venta de oficios, que dejaron un margen todavía to a las exenciones y privilegios.
mayor de control a las elites locales. Sin embargo, También lo hacían notar con la vestimenta, lle-
las ciudades no eran un todo cerrado. En tal caso, vando espadas al cinto (incluso en lugares pro-
como lo ha dicho Richard Morse, eran puntos de hibidos) y con otra serie de prerrogativas –se
tensión entre las ambiciones locales y el proyecto im- dice que se les vendía la mejor carne, por ejem-
perial. Debe agregarse, entre una pluralidad de am- plo.
biciones locales y los proyectos que, allí, se definían Otros privilegiados eran los síndicos de los
en relación con la organización política más amplia conventos, los Oficiales Reales, los de la Santa
representada por la Monarquía. Bula, los de la Santa Cruzada y Santo Oficio y
Santa Fe, única ciudad en un extenso e inestable los mayordomos de las cofradías del Santo Sa-
territorio, se configuró como un universo social, cramento entre otros.
político y económico particular. Coadyuvaron a
ello las especificidades del terreno en el cual se in- La concentración de rango, poder y riqueza per-
sertó, su propia historia como centro urbano, los re- mitiría hablar (lo mismo que para el caso de Buenos
cursos a los que tuvo acceso, su ubicación y su fun- Aires) de una elite polivalente y unificada que apo-
ción en el contexto de una economía inter-regional, yaba su dominio en la posesión de la tierra, la prác-
la articulación de sus instancias de poder con otras tica del comercio y el control de la administración.
instancias de la Monarquía, las características de su Desde 1660, el nuevo sitio expresaba no sólo una
población y la particularidad de sus actores sociales. reubicación espacial de la ciudad, sino la consolida-
26 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 27

ción de un proceso económico-social por el que al-


gunos sujetos de familias notables comenzaron a
comprometerse sin intermediarios en los circuitos
mercantiles, abriendo las puertas hacia nuevas posi-
bilidades económicas a través de la estrategia de la
diversificación de actividades y generando la trans-
formación del grupo.
Muchas familias descendientes de beneméritos,
pero empobrecidas, encontraron una salida para su
situación a través de un patrón transaccional pau-
tando alianzas con sujetos foráneos (especialmente
comerciantes), quienes, en muchos casos, estaban
ya integrados en los circuitos comerciales de la yer-
ba y el ganado que llegaban hasta Potosí. Las alian-
zas matrimoniales de este estilo mejoraban la situa-
ción de los «pobres prestigiosos» como de los «mer-
caderes sin prestigio».
Como consecuencia de las ventajas económicas
derivadas del proceso mencionado, a lo largo de la
mayor parte del siglo XVIII un grupo reducido de
familias santafesinas se enriqueció notablemente y
controló los resortes de esta economía.
La capacidad de movilizar grandes cantidades de
yerba y ganado, y las importantes empresas de fle-
tería en espacios tan dilatados como el circuito pa-
raguayo-potosino (tema explicado en el tomo ante-
rior), revela su capacidad de operación mercantil. La
Acuarela de Florián Paucke (1752) práctica más común se basaba en la simultaneidad
en Monumenta Iconographicae
de frentes diversificados de acción económica y en
la urdimbre de una densa red de agentes –indepen-
dientes o subordinados– dispersos en ese extenso
ámbito regional.
Hacia finales del siglo XVIII, la elite de Santa Fe
debió enfrentarse a una realidad que le acarreó se-
28 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 29

rios problemas: los circuitos comerciales dejaron de ciones, carruajes y mansajes del país; falta de es-
funcionar aceitadamente y la pobreza comenzó a ser te modo el expendio ventajoso y estimulante,
un fantasma acechante para los otrora prósperos co- con que necesariamente deben verse arruinados
merciantes. los principales ramos, influyendo igualmente
no poco a esta decadencia» .
Según un informe del procurador Larramendi Informe del Procurador Larramendi,
en Manuel Cervera, Historia de la Ciudad
«Situada tres grados de distancia de esa capital y Provincia de Santa Fe, Tomo III.
hacia el Nordeste, queda en un rincón que pue-
de considerarse como la boca y garganta princi- Frente a esta nueva situación, en la que grandes
pal del Chaco: entre ella y Santiago de Estero, cantidades de yerba dejaron de pasar y de pagar de-
ciudad que indispensablemente debe servir de rechos en la ciudad, los santafesinos perdieron los
escala para el tránsito a la provincia del Tucu- recursos que provenían de esas entradas. Sin embar-
mán y reino del Perú, media un desierto de go, más perjuicios acarreó la pérdida de actividades
ochenta leguas, árido y expuesto a las invasio- derivadas del funcionamiento del privilegio de puer-
nes de los infieles; otro semejante, de cincuenta to preciso, como las empresas de fletería, las tiendas
leguas de extensión, tiene las primeras pobla- de abastecimiento o el alquiler de viviendas y depó-
ciones de la jurisdicción de Córdoba, por don- sitos, entre otras.
de debe hacerse el tránsito más inmediato a la Las consecuencias del deterioro de la posición de
provincia de Cuyo y Reino de Chile. Dos obs- Santa Fe como punto obligado del tráfico comercial
táculos poderosos que hacen muy difícil el pa- entre regiones lejanas no sólo se evidenciaron en la
so de los viajeros del Perú y de las demás ciuda- crisis de ciertos sectores económicos, sino también
des vecinas por esta a la Capital. El aliciente de en el progresivo desplazamiento de otros sectores
los efectos del Paraguay hacía vencer en otro hacia la producción de cueros y de mulas, proceso
tiempo estas dificultades, aunque lo general era en el que reaparecieron muchas de las viejas familias
conducirse por rodeos dilatados de muchas le- de comerciantes.
guas. Faltó aquel atractivo, y subsisten los em-
barazos, no hay viajero por lo mismo, o nego- Melchor de Echagüe y Andía ocupó el cargo de
ciante, que quiera avanzarse a vencer esos obs- teniente de gobernador entre 1776 y 1786, cuando ya
táculos ni quien conduzca las producciones y regía la Real Ordenanza de Intendentes, por lo que
afectos apreciables del Perú, Chile y demás ciu- fue designado sub-delegado de guerra y hacienda.
dades y provincias; sólo los ciudadanos somos El último teniente de gobernador fue Prudencio
los que en esta situación, debemos pagar los ar- María de Gastañaduy, quien gobernó durante die-
tistas, consumir los frutos, ocupar las habita- ciocho años. Aunque no era originario de la ciudad,
30 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 31

parece haber tenido vínculos importantes con la eli- más lucida del vecindario… Ellos conformaban la
te, ya que no tuvo mayores conflictos con los miem- elite.
bros de la misma. Se destacó por su actividad en la Reproduciendo en parte la sociedad que le había
frontera y por las medidas en relación al poblamien- dado origen, y también creando un nuevo y com-
to y ordenamiento de la campaña. plejo entramado de relaciones, este mundo se con-
El 5 de junio de 1810 ordenó hacer un disparo de cebía como un agregado de grupos con prerrogati-
cañón, para anunciar al pueblo las noticias de Bue- vas diferenciadas y jerarquizadas.
nos Aires. La relación con esa ciudad no parece ha- Las diferencias de posiciones y atribuciones eran
ber sido conflictiva en el largo plazo. Hasta 1810, inherentes a las relaciones sociales de la época. Esta
Santa Fe se gobernó a sí misma sin demasiadas inter- «desigualdad» constituía la esencia del grupo. Una
venciones desde la Capital, con cuya elite los víncu- misma persona podía, además, pertenecer a varios
los familiares y comerciales eran muy fuertes. de estos grupos.
Estos vínculos que vertebraban la sociedad com-
El maestre de campo Antonio de Vera Mujica, portaban el ejercicio de una autoridad que era pro-
descendiente del «héroe de la Colonia», murió pia de cada relación, de la organización jerárquica
en 1771 después de haber gobernado Santa Fe 24 de cada grupo y que era ejercida según reglas inter-
años, situación que le generó reiterados conflic- nas que la legitimaban.
tos con los capitulares. Entre sus empresas fun- Los modos de transmisión del patrimonio deter-
damentales, se cuenta el sometimiento de los minaban en gran medida la forma de constitución de
charrúas de Entre Ríos y la organización de las las parentelas. En sociedades con heredero único la
fuerzas que participaron de la guerra guaranítica. parentela se centraba en la casa, mientras que en las
Su hija Rafaela Francisca, se casó el 1º de marzo de herencia igualitaria se centraban en el individuo.
de 1783 con el virrey Joaquín del Pino, por lo En la primera, había una división jerárquica den-
que se le dio el título de la «Virreina criolla» . tro del grupo de hermanos mientras que en la se-
gunda era considerado como un conjunto de ele-
mentos idénticos. En este último caso –como el de
La política capitular la sociedad que nos ocupa– el papel de las redes de
Entre 1776 y 1810, el cabildo de Santa Fe estuvo parentesco era esencial.
controlado por un grupo reducido de familias, a su Las alianzas matrimoniales se hacían con el obje-
vez densa e intrincadamente emparentadas entre sí. tivo de evitar la dispersión del patrimonio. El matri-
Larramendi, uno de sus destacados integrantes, monio, la asignación de la dote y las mejoras en los
identificaba que, entre unas cinco mil personas que testamentos, tendían a consolidar el patrimonio fa-
habitaban la ciudad, podía contarse hasta setenta su- miliar y, en lo posible, ampliarlo, generando alianzas
jetos nobles y distinguidos que forman la proporción políticas en espacios de poder restringidos.
32 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 33

La estrategia era «hacer un buen matrimonio» En el caso de los Lacoizqueta, la explicación de


que permitiera maximizar los beneficios materiales su «retirada» del cabildo se debe a la existencia de
y simbólicos para la familia, validando para ello las un sólo hijo varón y cuatro mujeres, todas descen-
manipulaciones necesarias tendientes a cumplir con dientes del maestre de campo Juan de Lacoizqueta.
este objetivo. Ese único vástago –Juan José, fallecido en 1766– tu-
Esta estrategia matrimonial debe comprenderse vo nueve hijos: un varón (emparentado con los Ve-
como una instancia más en el marco de una serie de ra Mujica), otro varón que se radicó en Paraguay y
intercambios materiales y simbólicos, que no tiene un tercero, que fue ordenado sacerdote. El resto de
por principio la razón calculadora, sino una suerte su prole fueron hijas mujeres de las cuales tres mu-
de instinto social de conservación que transformaba rieron solteras y una fue monja. Las otras dos hijas
en un deber ser o deber hacer algunas exigencias se vincularon con los Fernández Therán y con Juan
económicas que no podían ser pensadas separada- Duarte Neves, portugués, que tuvo protagonismo
mente de las sociales. político en la década de 1810.
María Ignacia de Lacoizqueta se casó con Manuel
Fernández Therán, y fueron suegros de Martín
Una intrincada red de relaciones Francisco de Larrechea y abuelos de Pedro Tomás
Si bien no se han reconstruido todavía la totalidad de Larrechea, activos capitulares durante el período
de los parentescos entre los capitulares que ocupan analizado. Otra nieta de Juan José se casó con Félix
cargos entre 1776 y 1810, sí se logró tener datos Aldao, también miembro del cabildo.
completos sobre un porcentaje importante de los Tres casos muestran otra tendencia, endogámica
principales, especialmente los de origen vasco-nava- y exitosa: se trata de los Echagüe, de Gabriel de Las-
rro. Esta prospección permite proponer algunas in- saga y de Manuel Ignacio Diez de Andino.
terpretaciones. Francisco Xavier de Echagüe y Andía, hijo del
La conducta de la elite, que tendía a ampliar su navarro Francisco Pascual de Echagüe y Andía, fue
base a partir de alianzas matrimoniales (casando a el único varón de la familia que dejó descendencia.
sus hijas con individuos extraños), fue practicada Tuvo trece hijos, de los cuales seis fueron varones.
durante todo el período y no se limitó sólo al grupo Todas las mujeres se casaron con hijos de familias
de vasco-navarros. También algunos catalanes con importantes, cinco de los cuales fueron también ca-
un perfil similar (comerciantes/estancieros) se in- pitulares. Narciso Javier tuvo a su vez siete hijos, de
corporaron a la elite por la misma vía. Por otra par- los cuales cinco varones dejaron descendencia. Algo
te, si bien algunos apellidos centrales de la primera similar sucedió con Melchor, casado con Isabel Ma-
mitad del siglo XVIII –como el de Lacoizqueta– de- ciel. A esto se agregaron también parentescos por
saparecieron del ámbito del cabildo, esto no signifi- las dos vías, al concretarse varios casamientos con
ca que se hayan desvinculado de la elite. primas y sobrinas. Esta situación en particular, ge-
34 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 35

neró una densa red de parentesco en torno a la fami-


lia. Más allá de la presencia en el cabildo de cuatro
miembros de esta familia, su importancia se vincula
también con la ocupación de instancias superiores
de poder, como ya se ha visto, y a su permanencia
durante gran parte del siglo XIX.
El caso de Gabriel de Lassaga también es especial,
y se relaciona con el caso anterior. De origen nava-
rro, Lassaga se casó en primeras nupcias con Fran-
cisca de Ziburu, hija del maestre de campo Francis-
co de Ziburu y de Francisca de Echagüe y Andía,
hermana de Francisco Xavier. Al enviudar, se casó
con la sobrina carnal de su mujer Xaviera de Echa-
güe y Andía, siendo cuñado y yerno de Francisco
Xavier de Echagüe y Andía. Su hija, María Francis-
ca de Lassaga se casó con su primo hermano José Ig-
nacio de Echagüe y Andía. Sus otros hijos lo vincu-
laron a otros sujetos (también capitulares), especial-
mente de origen vasco-navarro. Como en el caso
anterior, también esta familia pasó a la primera mi-
tad del siglo XIX con riqueza y prestigio notable.
Manuel Ignacio Diez era hijo único de Bartolomé
Diez de Andino y de Juana Maciel. Su casamiento
con Josepha Fernández Therán lo vinculó con otras Pascual Echagüe y Andía
familias principales y sus once hijos hicieron otro Uno de los notables descendientes
tanto. En el caso que nos ocupa, Manuel Ignacio era de estas primeras alianzas matrimoniales
padre de otro capitular, tío de los Larrechea y con-
suegro de Agustín de Iriondo.
Nuestro estudio, que incluyó el análisis de los pa-
rentescos de cuarenta y ocho miembros de la elite
(de los cuales veintidós eran de origen vasco-nava-
rro), demuestra que los Echagüe, Lassaga y Diez de
Andino presentan una mayor densidad de vincula-
ción que el resto, lo cual permite señalar que estas
36 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 37

familias eran las que tenían el mayor grado de cen- dado que no podían concurrir en el mismo acto per-
tralidad en las redes sociales de la elite. sonas emparentadas entre sí. El Virrey confirmó co-
De los que no presentan vinculaciones, el caso de mo alcaldes ese año a Juan Antonio de Elguera y Jo-
Juan Francisco Roldán, tío de Estanislao López, es sé de Aguirre.
destacable. Fue hijo de un extremeño recientemente Sin embargo, en 1777 Juan Francisco de Larre-
llegado que no logró insertarse haciendo matrimo- chea, Manuel Ignacio Diez de Andino y Juan de Ba-
nio con alguna mujer de las familias principales. Su saldúa, que estaban emparentados, ocuparon el ca-
hermano Juan Manuel (padre del caudillo), era mili- bildo y nadie presentó queja alguna; lo mismo suce-
tar. La emergencia de este personaje surgido del se- dió en 1778 (con Gabriel de Lassaga y Manuel de
no de una familia secundaria, perfila el ámbito de los Toro Villalobos).
cambios que trajo la Revolución. En 1785 ocupaban sillas en el cabildo Gabriel de
El otro caso de vinculación cuasi nula es el de Lassaga y Salvador Ignacio de Amenábar, que eran
Sinforoso González Bayo, otro migrante tardío que consuegros; en 1787 José Teodoro de Larramendi y
se casó en 1795 con la hija el vizcaíno José de Arrio- Manuel de Aguirre, tío y sobrino; en 1788 los pri-
la. Si bien en ese momento no contaba con muchas mos Troncoso; en 1791, a los primos Troncoso se
relaciones, la familia fue muy importante en la tra- agregaron Echagüe y Toro Villalobos, también pa-
ma de poder que se consolidó en la segunda década rientes; en 1792 tío y sobrino Echagüe, en 1793 los
del siglo XIX. Casos similares fueron los de los ca- consuegros Agustín de Iriondo y Francisco Anto-
talanes, Mariano Comas y José Clusellas, el del ma- nio Candioti. En 1795 este último con su suegro Jo-
honés José Seguí, cuyo hijo tuvo un papel destacado sé Teodoro de Larramendi, en 1802 los primos
desde 1812, y cuyos nombres constituyen pilares de Echagüe-Martínez de Rozas, en 1802 Juan Francis-
la elite económica y política de la segunda mitad del co de Larrechea y Manuel Ignacio Diez de Andino,
siglo XIX. tío y sobrino, en 1804 Francisco Antonio Candioti
Las mencionadas, así como las de los Aldao y los y su consuegro Ignacio Pantaleón Crespo.
Tarragona, fueron familias que en el momento revo- La lista podría continuar. Lo que interesa es que, si
lucionario estaban en pleno proceso de construc- lo normal era no presentar ninguna queja, los recla-
ción y ampliación de su red de relaciones. mos del regidor Aldao no tenían que ver tanto con un
celo por el cumplimiento de la ley, sino con la ocasión
que la ley le brindaba para poner palos en la rueda a
algunos vecinos con los que tenía conflicto.
Parentesco, ley y política
En 1780, el regidor Juan Francisco Roldán denunció «La ley V del título X, libro 4 de las Recopila-
parentesco entre Vicente Hereñú y Martín de Ezpe- das, prohibía votar en el Cabildo, los padres
leta, por lo cual pidió la anulación de una elección, por los hijos o viceversa para cabildante, los
38 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 39

hermanos entre sí, los suegros, los yernos y vi- Política y matrimonio
ceversa, los cuñados, ni los casados con dos El ámbito de las decisiones individuales se subsumía
hermanas; pero esta ley era elástica en su aplica- al «bien común», a los intereses del grupo. La elec-
ción, y las disensiones aparecían, al quererla ción del cónyuge, especialmente en el caso de las eli-
cumplir o al interpretarla antojadizamente, sa- tes, constituía una cuestión pública en el sentido del
cando a relucir a veces intimidades de familia. respeto a una moral y a conductas esperadas como
En las elecciones de 1770, aprueba el teniente, la la virtud, la modestia, la decencia. En esta reciproci-
de Francisco Roldán, contra la protesta de va- dad moral entraban todos los comportamientos so-
rios cabildantes, por ser Roldán Cajero admi- ciales o domésticos. A esto se agregaba la emergen-
nistrador de las provincias de Misiones, primo cia de grupos no formales como las parentelas. La
hermano de la mujer de Larramendi, hermano presencia de distintos miembros del mismo grupo
de Domingo Maciel, todos ellos cabildantes. en el cuerpo político, por lo demás, hacía las veces
A más Carballo regidor, era primo de Larra- de vigilancia respecto de los posibles abusos que la
mendi y Maciel, los tres con Roldán, parciales y misma situación parecía favorecer.
paniaguados del Teniente de Gobernador, sien- La idea de política en esta sociedad refiere al go-
do el último empleado del teniente.» bierno de la república, del pueblo en su sentido cor-
Manuel Cervera, 1907 porativo. Este carácter corporativo de la política
condicionaba el accionar de las instituciones que se
orientaban hacia el aumento de sus poderes y privi-
El parentesco constituía un vínculo reconocido legios.
en una sociedad de tipo tradicional, pero también Podríamos pensar que esta red de parentesco
representaba una estrategia de acceso y control del constituía en realidad un grupo construido por el
poder. sector de «los más dignos» para controlar diversos
En este sentido, las acusaciones de parentesco en- espacios de la «república» entre los cuales el Cabil-
tre los miembros del cabildo resultaban inválidas do era un pilar básico ya que su pertenencia les con-
como argumentos específicos, pues de una manera fería el título de «padres de la república». Parafra-
general todos eran parientes, más aún si se conside- seando a Tamar Herzog, la empresa del gobierno de
ran los parentescos hasta un cuarto o quinto grado. la ciudad era prácticamente una empresa de carácter
La ley castellana prohibía la presencia de parien- familiar, tanto por las conexiones entre generaciones
tes dentro del Cuerpo durante un mismo periodo, como por las relaciones políticas entre sus integran-
pero la norma practicada era que, en las sillas del ca- tes. La composición de una «elite» es inseparable del
bildo, se sentaran sobre todo aquellos que eran pa- tipo de construcción del poder político.
rientes entre sí.
40 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE

Para saber más Capítulo 2

CALVO, Luis María et al. «Los españoles europeos en La revolución anunciada


Santa Fe entre 1810 y 1823», Revista de la Junta de Es-
tudios Históricos de Santa Fe, LVII, Santa Fe, 1991.
DESTÉFANI, Laurio Un ingeniero portuario en el proce-
so de mayo, Buenos Aires, 1970.
GUERRA, Francois-Xavier y LEMPÉRIÈRE, Annick et al.
Los espacios públicos en Iberoamérica, FCE, México,
1998.
GUIMERÁ, Agustín –editor– El reformismo borbónico, A comienzos del siglo XIX, la pequeña ciudad ribe-
Alianza Universidad/Fundación MAPFRE América, Ma- reña de Santa Fe se extendía hacia una extensa cam-
drid, 1996 paña de límites difusos que se expandía hacia el nor-
GUTIÉRREZ, Ramón «El plano de Santa Fe de 1811», te, el sur y el oeste entrerriano, con una población
Res Gestae, Núm. 5, Rosario, 1979. que sumaba unas cinco mil almas. Félix de Azara
HALPERIN DONGHI, Tulio Reforma y disolución de los anotó que en la ciudad había unos 4.500 habitantes
Imperios Ibéricos 1750-1850, Alianza América, Madrid, y en el pago de Coronda, otros 2.000. Pedro Tuella
1985. evaluó que, hacia 1801, la villa de Rosario contaría
MOUTOUKIAS, Zacarías «Gobierno y sociedad en el Tu- con unos seis millares de habitantes, entre los cuales
cumán y el Río de la Plata, 1550-1800», en TANDETER, unos 265 eran esclavos pardos y morenos.
Enrique –director– La sociedad Colonial. Nueva Histo-
ria Argentina, t. II, Sudamericana, Buenos Aires, 2000. La defensa de la frontera generó el aglutinamien-
PARISH ROBERTSON, John y William Cartas del Para- to de población en torno a los fuertes y reducciones,
guay, Emecé, Buenos Aires, 1958. como en el caso de Cayastá, San Javier, San Pedro o
VVAA Cabildos y Ayuntamientos en América, Tilde, Mé- Sunchales. En este período creció notablemente la
xico, 1990. población rural, que alcanzó a unas 8.700 personas
aproximadamente. Había un pequeño número de
franceses, ingleses e italianos. La guerra que se
anunciaba de diferentes maneras, no dejaría a un
costado a la región: antes bien, la azotaría de mane-
ra cruel e irreversible.
Ante la invasión de unos dos mil ingleses en 1806,
el virrey Sobremonte se retiró de la ciudad de Bue-
nos Aires hacia la jurisdicción de Córdoba, donde
42 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 43

llegó con algunos milicianos que lo acompañaron.


Se planteó reorganizar fuerzas en el pueblo de Cruz
Alta, desde donde escribió al teniente Gastañaduy
pidiéndole cuatro mil caballos, armas e información
para conectar con Montevideo, dado el bloqueo que
sufría temporalmente Buenos Aires. El alcalde de
Rosario, Juan Zavala, informaba a Gastañaduy que
por el pago todo estaba tranquilo.

Pedro Tuella, natural de Huesca, llegó al Río de


la Plata en 1759. Fue maestro de la primera es-
cuela de la Capilla del Rosario.
En 1777 fue el encargado de recoger los cargos
que los vecinos del pago tuvieran para hacer al
ex gobernador Pedro de Cevallos. Se casó en la
Capilla en 1778, con Incolaza Costey. En 1785
era receptor de alcabalas de la Capilla del Rosa-
rio y vendía tabaco. En 1793 contribuyó en una
colecta para sostener la guerra contra Francia.
A comienzos del siglo, era, junto con el tenien-
te Gastañaduy, una de las dos personas en terri-
torio santafesino que recibían el ejemplar de El
Telégrafo Mercantil…En 1802 publicó allí, en Soldados Criollos
Acuarela de Florián Paucke (1740)
tres entregas, una «Relación histórica del Pue- en Monumenta Iconographicae, de Bonifacio del Carril
blo y Jurisdicción del Rosario de los Arro-
yos…», de la que se extraen los datos poblacio-
nales referidos más arriba.

Mientras el Teniente respondía a las exigencias


del Virrey y continuaba agotando las magras reser-
vas de hombres, armas y caballos de la ciudad, las
fuerzas de Liniers recuperaban Buenos Aires.
Ni en la primera ni en la segunda de las llamadas
invasiones inglesas tocó al territorio santafesino en-
44 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 45

trar en armas sobre el río. Pero sí proveer de frutos El origen francés del virrey Liniers generaba re-
de la campaña: reses, caballos, animales en general. celos entre quienes lo rodeaban, agregándose a esta
La provisión iba más allá de la voluntad: la mayor situación el acercamiento de algunos personajes a la
parte de las veces, incluso si en ocasiones hubo do- infanta Carlota Joaquina como posible solución a la
naciones voluntarias, las autoridades santafesinas cuestión de la legitimidad en momentos en que co-
sacaban los frutos por la fuerza. menzaba a mencionarse con más frecuencia al «par-
tido de la independencia».
Esta situación se complicó todavía más con la di-
Años difíciles sidencia de Montevideo y la formación de una Jun-
La crisis metropolitana desencadenada desde mayo ta presidida por Elío, iniciativa apoyada por el mis-
de 1808 con los sucesos de Bayona, generó un clima mo Cabildo de Buenos Aires y particularmente por
políticamente enrarecido en América. el capitular Martín de Álzaga.
La formación de Juntas insurreccionales que ju- El 1º de enero de 1809, el ejército criollo, surgido
raron lealtad a Fernando VII, el rey cautivo, se di- de las invasiones inglesas como un nuevo y podero-
fundieron por España. Aunque con retraso, las so actor político, salvó al Virrey de la caída e intro-
muestras de adhesión también se expresaron en ciu- dujo definitivamente este nuevo elemento en el jue-
dades americanas. Sin embargo, más allá de la fideli- go interno de poder. Sin embargo, en este contexto
dad, el problema que inmediatamente se presentó de legitimidades dudosas, todavía aparece difusa la
fue el de la legitimidad de la solución emergente. Las configuración definitiva de una nueva forma de po-
Juntas peninsulares esgrimían argumentos pactistas: der: tanto Mariano Moreno como Hipólito Vieytes
los vínculos que unían al rey y a su reino no podían apoyaban al Cabildo.
romperse de manera unilateral. También en enero de 1809, esta Junta emitió el
Esta forma de representación surgida del contex- decreto que llamaba a los americanos a elegir sus re-
to excepcional en que se encontraba la Monarquía, presentantes. El manejo de la información en una
no confería una legitimidad indiscutible a las nuevas ciudad interior como Santa Fe, resultaba contami-
autoridades constituidas en Aranjuez el 25 de se- nado por la ciudad principal, especialmente por los
tiembre de 1808, en la Suprema Junta Gubernativa conflictos que se suscitaban en su propia estructura
del Reino. de poder.
La renovada emergencia del Río de la Plata en la
etapa borbónica fue abruptamente interrumpida por En marzo de 1809, corrían en Buenos Aires ru-
estos acontecimientos. El conflicto creciente de los mores inquietantes: en Santa Fe parecía estar tra-
diferentes grupos de poder, anticipaba el quiebre de mándose una conspiración. El virrey Liniers envió
la legitimidad de todo un sistema que se derrumbaba tropas en el barco «Aranzazú», al mando del co-
frente a la ausencia de una autoridad reconocida. mandante Pedro Hurtado de Corcuera.
46 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 47

Frente a la novedad, el Cabildo y el Teniente de Documento


Gobernador se reunieron y hablaron con Corcuera, La jura de Fernando VII se hizo en Santa Fe, el
quien declaró que estaba allí para proteger a Paraná 29 de agosto de 1809
de una posible invasión desde Montevideo. Sin em- «Al punto de las 12 a. m., nos presentamos to-
bargo, el Procurador de la ciudad insistió en los ru- dos los individuos de este Cabildo en esta Sala
mores y en que ello implicaría dañar el honor y Capitular, donde asistió lo mas lucido de todo
buen nombre de los vecinos y de la ciudad. Según su honrado vecindario, con los alcaldes de la
Cervera «algo hubo en Santa Fe», ya que se repar- hermandad de esta jurisdicción acompañado de
tieron «carteles subversivos», y desde Buenos Aires, tropas de caballería; y al tiro de un cañonazo
efectivamente, enviaron las tropas. rompió la música con repique general de todas
las campanas y entregando el real estandarte al
Eran tiempos difíciles para Liniers. No había pa- alcalde regidor Juan Colobran y Andreu, nos
sado demasiado desde el motín de Álzaga. En Santa dirigimos a su casa donde quedó enarbolado; en
Fe no se desconocía su enfrentamiento con el Cabil- el mismo día a las 4 p. m. pasamos a la casa del
do ni el contexto general de ilegitimidad y sospecha alférez real con el sobre dicho acompañamien-
que manchaba su gobierno. Se reconocía cierto ma- to, música, tropas y todos cuantos da de sí esta
lestar, manifestado en la renuencia de los vecinos a ciudad, con la mayor grandeza y apeando el es-
aceptar los cargos capitulares. Se producían también tandarte se le entregó al referido alférez real que
otras situaciones expresivas, como «emporcar las se presentó ricamente vestido y con todo acom-
casas de los ex cabildantes con inmundicias». El Vi- pañamiento pasamos a la Plaza Mayor con los
rrey determinó entonces que, en adelante, no acep- cuatro Reyes de Armas, subimos al tablado que
taría las excusaciones de los elegidos. Algunos sa- se hallaba dispuesto y se hizo la primera procla-
cerdotes de la ciudad de Santa Fe no habían querido ma; de allí se repitió en la plazuela del Conven-
asistir a la jura de la Junta Central de Sevilla. to de Santo Domingo y continuando el paseo
Con las tropas enviadas desde Buenos Aires ejer- de público tercer vez en la plazuela de San
ciendo presión, el Procurador de la ciudad solicitó Francisco. Conducían las borlas del real estan-
un informe para investigar lo sucedido. Se castigó a darte el teniente de gobernador y el alcalde pri-
José Toribio Villalba, acusado de difundir «noticias mero. El alférez real hizo que en los tres referi-
alarmistas». Sin embargo, el incidente –probable- dos destinos se arrojase bastante dinero y con-
mente vinculado con Elío y con el apoyo de algunos cluido esto quedó el estandarte real enarbolado
santafesinos– anticipaba lo que la ciudad viviría po- en la casa del alférez, donde esa noche presentó
co después. El clima de inquietud se revelaba tam- un sarao con gran refresco, y en el día siguiente
bién en algunos incidentes ocurridos en Rosario con de mañana se celebró en la Iglesia Matriz una
el Alcalde de la hermandad. misa solemne con Tedeum y presencia del San-
48 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 49

tísimo Sacramento, con asistencia del clero, co- La situación en la villa del Rosario
modidades y vecinos de obsequio de su Majes-
tad; en la tarde y siguiente día se verificó la fun- «En materia económica la más importante in-
ción de nuestro San Jerónimo [patrono de la novación de Cisneros durante su breve período
ciudad] en la forma acostumbrada, paseándose virreinal fue el conocido decreto de seis de no-
a caballo en que bastante número de vecinos viembre de 1809, dando algunas facilidades pa-
acompañaron a este Cabildo, todo a costa del ra el comercio exterior. En los Arroyos, como
alférez real. Tres noches de fiestas con fuegos en todo el territorio que producía frutos expor-
artificiales y abundancia de cuanto produce la tables, esa medida tuvo por efecto mejorar las
tierra para obsequiar al pueblo todo, siendo lo cotizaciones y los estancieros estuvieron de pa-
más hermoso de la fiesta el riquísimo vestido rabienes. Bien pronto, sin embargo, sucesos po-
bordado que costeó para este fin el alférez real. líticos inesperados iban a desviar hacia otros
Seis días más de fiesta y el uso de juegos lícitos rumbos su atención y sus actividades.»
en la casa del alférez real, quien obsequiaba a Juan Álvarez, Historia de Rosario
todo el pueblo solemnizando la proclamación
del Rey Fernando VII» La lentitud y parcialidad de la información gene-
Actas del Cabildo de la Ciudad de Santa Fe raron un clima de incertidumbre creciente. Así, re-
cién poco después, en septiembre de 1809, comen-
La invasión de la Península llevó a los gobiernos zaron a llegar a la ciudad las noticias de los sucesos
americanos al reconocimiento –no sin reservas– de de Bayona.
la Junta Central. José Manuel de Goyeneche, dele- La Junta de Sevilla obligó a Santa Fe con la suma
gado de la Junta en el Río de la Plata, estaba en Bue- de 4.000 pesos en contribuciones. Una segunda
nos Aires desde septiembre de 1808. Bajo su influjo, obligación se aplicó sobre los frutos y posesiones.
en agosto de 1809, llegó a Buenos Aires el nuevo vi- El clima no se había aquietado. Según un informe
rrey Baltasar Hidalgo de Cisneros, con una legitimi- del teniente de gobernador Prudencio María de
dad apenas menos dudosa que la del sospechado Li- Gastañaduy, en noviembre de 1809 llegaron con el
niers. Con él arribó también Vicente Nieto, respon- correo «infernales papeles subversivos» que entre
sable de la represión de los alzamientos juntistas de otras cosas expresaban:
La Paz y Chuquisaca.
«Que no teniendo el Rey Fernando VII, suce-
sor, la misma España da norma de que nadie
puede ser Rey sin antes haber jurado de Prínci-
pe de Asturias; y que en su defecto a los Pue-
blos les toca elegir, nombrar y poner quien los
50 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 51

gobierne porque los Pueblos hacen al Rey no el cree positivamente y con prueba nada equívoca
Rey a los Pueblos [...] que su intención no es otra cosa que es aquietar
Que siendo los jefes unos despóticos se debe y serenar los ánimos que dislocados y fuera de
formar aquí una Junta Soberana Gubernativa su juicio por un puro patriotismo se prepara a
con las formalidades de Cortes, por medio de un caos de conjunción [...]»
las diputaciones de cada provincia en los térmi-
nos que prescribe con la advertencia de que los El Cabildo no podía ser más explícito: con un
militares que deben concurrir a ella sean Patri- lenguaje que expresa tanto el enojo de los miembros
cios [...] del cuerpo como ciertos juegos de artificio, conti-
Que el Rey Don Fernando no existe y tanto V. nuaba:
E. como la Junta que cuatro meses es de la
Francia y otros cuatro de la Inglaterra, nos en- «[este asunto] debe ser de la mayor atención en
gañan y quieren entregarnos contra nuestra vo- los superiores porque las circunstancias críticas
luntad; que en esta inteligencia abramos los del Día no permiten semejantes escabrosidades
ojos en vista del golpe que nos amenaza y que ni embolismos: sino antes bien, procurar por to-
antes que nos hagan esclavos de los herejes in- dos los medios la quietud y tranquilidad de los
gleses, franceses o del insufrible portugués, tra- Pueblos que reuniendo los ánimos de los indivi-
temos de evitarlo armándonos todos cuanto an- duos que le componen a un solo fin, a un solo
tes para una independencia bajo la protección objeto y con una misma causa sean capaces de
que se mire más conveniente a la felicidad gene- hacerse respetables en las demás naciones en
ral de esta América» . sostén de los derechos de su legitimo soberano.»
Archivo General de la Nación Acta del Cabildo del 4 de diciembre de 1809
División Colonia, Secc. Gobierno de Santa Fe
Candioti, alcalde de primer voto y uno de los
A fines de 1809, y en respuesta a los incidentes acusados en los sucesos de marzo expresaba:
suscitados, el Cabildo envió un oficio al Virrey don-
de expresaba la posición de la ciudad frente a los «vindicando de su honor tan gravemente ofen-
acontecimientos: dido, pero venerando con la mayor sumisión y
respeto las superiores resoluciones de Exma [ha-
«[...] del asunto de la recelada conmoción con blaré] en esta ocasión en mi favor que mi hom-
que infundadamente y sin mérito alguno ha si- bría de bien, buen nombre y buena reputación
do sindicada esta muy fiel y leal ciudad de San- presupuestos necesarios que manifiesta la fide-
ta Fe haciéndole en esto la mayor injusticia in- lidad de los buenos vasallos son unos argumen-
firiéndole con agravio de tan gran tamaño [...] tos poderosos e irrevocables que desbaratan y
52 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 53

destruyen una tan horrenda imputación [...]; el orden económico y no en el civil ni religioso
pues aunque el caballero síndico Procurador en o al contrario [...]
su virtud que le tenemos el manifiesto hablo Que para elegir a pluralidad de votos entre los
con espíritu lleno de ardor y entusiasmo que se diputados nombrados por las ciudades los tres
conoce lo hace como buen ciudadano y patrio- que han de entrar en suerte se forme una junta
ta, y en cumplimiento de sus deberes, pidiendo compuesta de dos ministros nombrados por el
cerradamente se nombre Apoderado instruido Real Acuerdo de dos canónigos nombrados por
y expresando que agite y promueva las acciones el Cabildo y de dos Regidores y dos vecinos
y derechos que corresponden a la vindicación nombrados por el Ayuntamiento [...]»
de este pueblo [...] se sirva si la encontrase ino- Acta del Cabildo del 23 de enero de 1810
cente de semejante caso librar circular que sirva
de Pública satisfacción y restablecer con ello el De acuerdo con estas instrucciones, fueron elegi-
honor casi perdido de esta ciudad y el de su tan dos como candidatos el Dr. Francisco Xavier de
caro vecindario [...]» Echagüe, el Dr. José Miguel Carvallo y Bernardo de
Acta del Cabildo del 4 de diciembre de 1809 Vera, saliendo favorecido este último, que era natu-
ral de Santa Fe, por su finura, ciencia y probidad de
Recién en enero de 1810 se leyó en el cabildo un la primera distinción de esta ciudad de edad de
oficio del Teniente de Gobernador con el cual se de- treinta años y de una condición irreprochable...
terminaba la necesidad de la elección de un diputa- El Virrey no aceptó esta elección, ya que sólo
do para que integrase la Junta central Gubernativa Carvallo vivía en la ciudad, y ordenó que se eligie-
de España según la Real Orden del 6 de octubre de ran dos sujetos «de igual naturaleza y vecindad».
1809. Entre las instrucciones señaladas, se encontra- Hecha la nueva elección, lograron la mayor canti-
ba la necesidad de que el elegido observase la condi- dad de votos Pedro Tomás Larrechea y Juan Fran-
ción de vecino. Si se trataba de un avecindado, po- cisco de Tarragona, «lo que se verificó, escribiéndo-
día ser aceptado «siempre que fuera americano de se por el nombre y apellido de cada uno, en cada una
nación». Las ciudades debían elegir representantes de tres cedulas de papel las que se pusieron dobladas
incluso si no eran cabeceras en una cantarilla de barro; y en otra se pusieron
otras tres cedulas de las que una sola tenía escrita es-
«[...] pues de ello no resulta ningún perjuicio a ta palabra: DIPUTADO; luego se trajo un niño que
la causa Pública y si algunas ventajas cual entre de cada cántaro sacó una cédula y en la última extra-
otras muchas la de precaver las dudas que de jo el nombre de Don Juan Francisco de Tarragona
otro modo, no podrían menos suscitarse sobre con la otra de la suerte, que en el recayó, habiendo
si esta o aquella ciudad es o no cabeza de Pro- extraido las otras con los blancos». Esto asentó el
vincia, siendo muy frecuente que una lo sea en Escribano del Cabildo el 2 de mayo de 1810.
54 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 55

Los candidatos de la ciudad quier nuevo cambio político en la Península encon-


El perfil de los candidatos rechazados por el Vi- trara la misma respuesta entre los inquietos vasallos
rrey era el siguiente: El Dr. Francisco Xavier de del Río de la Plata…
Echagüe era Canónigo Penitenciario de la Igle-
sia Catedral de Lima, Colegiado del Colegio de
Monserrat de Córdoba, graduado Maestro en
Filosofía y Dr. en Teología, Capellán de la Ca-
pitanía Gral. de Chile, Catedrático de teología
por oposición en el Colegio de San Carlos y
Asistente Real nombrado por dos Virreyes pa-
ra la oposición de canonjía de Oficio de la Igle-
sia Metropolitana de Lima. El Dr. José Miguel
Carvallo era natural de Santa Fe, pero residía en
Buenos Aires, donde era Abogado de la Real
Audiencia Pretorial. Tenía el título de Abogado
y Dr. en ambos derechos y en Sagrada Teología,
Elector de la Suprema Junta Superior y Asesor
de Protomedicato de aquella ciudad. Bernardo
de Vera también era natural de Santa Fe, pero
residía en Chile. También era Abogado y Doc-
tor en ambos derechos y en Sagrada Teología,
Presidente y Vice Presidente de la Real Acade-
mia de Leyes y Práctica Forense. El Cabildo lo Para saber más
había sindicado como un gran catedrático y un
«sujeto de notorio y noble origen.» HALPERIN DONGHI, Tulio Revolución y Guerra, SXXI,
Buenos Aires, 1972.
Los diputados del Río de la Plata nunca llegaron COMADRÁN RUIZ, Jorge Evolución demográfica argen-
a la Junta Central. Su caída generó aún más dudas en tina durante el periodo hispano (1535-1810), Eudeba,
cuanto a la legitimidad del Consejo de Regencia. Buenos Aires, 1969.
Sin embargo, en ese momento, la experiencia ad- PODER LEGISLATIVO DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
quirida durante 1808 había templado los ánimos de Historia de las Instituciones de la Provincia de Santa Fe,
los santafesinos y, sobre todo, advertido sobre la Santa Fe, 1969.
inestabilidad de la situación. Como lo ha escrito ÁLVAREZ, Juan Historia de Rosario, UNR, Rosario,
Halperin Donghi, ya no era tan seguro que cual- 1998.
Capítulo 3

Las difíciles relaciones con las


autoridades revolucionarias
Un sexenio de sospechas (1810-1816)

La junta surgida en Buenos Aires el 25 de mayo de


1810 era la elocuente expresión de la profunda crisis
institucional de la Monarquía Hispana. Si en 1809 el
panorama político se caracterizaba por posiciones
poco claras o ambivalentes, hacia 1810 toda la elite
criolla se expresó interpretando la preponderancia
del elemento militar.
Buenos Aires y su elite debían enfrentar, en la
nueva coyuntura, el desafío de someter a todo el te-
rritorio del caduco virreinato del Río de la Plata a la
obediencia de un orden nuevo. La tarea no era sen-
cilla y su éxito estaba lejos de ser seguro.

Los revolucionarios
Desde mayo de 1810, el proceso de transformación
del grupo revolucionario porteño estuvo signado
por la guerra. Las relaciones de este grupo en plena
metamorfosis con las ciudades del interior y del li-
toral fueron tensándose. Por su parte, en el interior
de cada espacio se dieron complejos procesos de lu-
chas internas y cambios en sus grupos de poder; de
cara a las posibles alianzas regionales, las estrategias
adoptadas complicaban todavía más el panorama.
58 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 59

La ruptura entre saavedristas y morenistas expre-


só el primer quiebre dentro de la elite porteña, y la
llegada de los diputados del interior en el curso de
1810 generó un clima faccioso todavía más compli-
cado. Buenos Aires, ciudad principal, capital del de-
saparecido Virreinato, legitimaba su papel en la di-
rección del nuevo período: la revolución triunfante
en Buenos Aires exigía al resto de las ciudades el
acatamiento explícito al nuevo régimen. Sin embar-
go, la respuesta no fue igual en todo el extenso ám-
bito del territorio rioplatense, generándose situacio-
nes muy diferentes.
Las características específicas de emergencia de
este movimiento generaron una creciente vigilancia
política tendiente a disciplinar la adhesión, que se
tornó claramente opresiva en el contexto de la mis-
ma ciudad de Buenos Aires, y comenzaba a notarse
también en el interior de cada ciudad a medida que
llegaban las noticias, las circulares y las órdenes.
Las exigencias de juramento de lealtad y las co-
lectas fueron los primeros indicios de la violencia y
la presión que caracterizaban a la nueva etapa. La
persecución de los peninsulares no afectos se genera-
lizaba y profundizaba, generando conflictos y sepa-
raciones en el seno de las familias. La conjura de Ál-
zaga profundizó esta tendencia en 1811. La creación
en 1812 de la ciudadanía de las Provincias Unidas
ofreció la oportunidad de blanquearse de toda sos-
pecha a aquellos peninsulares que fueran capaces de Orden de la Junta
demostrar su total adhesión al régimen. Primera página de La Gazeta de Buenos Aires
del 7 de junio de 1810
60 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 61

En la ciudad: las novedades y las tradiciones Fernando VII, de sus sucesores o del poder que los
La noticia de la Revolución se conoció oficialmente representara.
a Santa Fe el 4 de junio de 1810, en medio de un cli- El Cabildo se dispuso a nombrar a esos electores.
ma enrarecido: Al grupo inicial se agregaron otros vecinos y se ge-
neraron algunos conflictos en torno a quiénes de-
En este estado el Gobernador Don Prudencio bían participar de la asamblea, cómo se mantenían
María de Gastañaduy, Presidente de este Cabil- las prerrogativas de «asiento y voto» (especialmente
do, manifestó comunicado la Orden de la Junta en cuanto a los oficiales de Hacienda), y se discutió
Provisional Gubernativa de la Capital de Bue- sobre las características que debía tener el acto a ce-
nos Aires de veintisiete de mayo pasado con lebrar –si se trataba de un cabildo ampliado o de un
anulación de uno anterior del día veintiséis del Cabildo Abierto.
Exmo Sr. Virrey Don Baltasar Hidalgo de Cis- La cuestión se puso a consideración del teniente
neros que comprende la abdicación que hizo de Gastañaduy, quien decidió que el acto era privado,
su mando Superior en el Exmo. Cabildo por la para unos pocos vecinos. El 9 de junio, habiendo
decidida voluntad del Pueblo y otra circular de convocado, según sus palabras, a la parte más sana
la Expresada Junta Gubernativa en la que en- de este pueblo, llamó a un Cabildo Abierto con el
tre otras cosas previene se proceda al nombra- objeto de que este negocio tan importante para la se-
miento de un Diputado por lo competente en es- guridad, tranquilidad y felicidad general recaiga en
ta Ciudad para incorporarse cuanto antes en di- un individuo que pueda desempeñar con energía,
cha Junta: adonde deberá presentar los poderes amor y fidelidad en el cargo y comisión para Dipu-
de este Cabildo y demás electores con juramen- tado de aquella Junta Gubernativa.
to en dicho Poder de no reconocer otro Sobera-
no que al Sr. Don Fernando séptimo y sus legíti- Sin embargo, los conflictos por las prerrogativas
mos sucesores según el Orden establecido por las no se habían extinguido. Una vez reunidos, los ve-
Leyes: y estar subordinado al Gobierno que le- cinos comenzaron a ubicarse en sus lugares en el ca-
gítimamente les represente. Y en su virtud los bildo. Se debatió sobre el sitio que había tomado el
señores de unánime acuerdo procedieron a la maestro en artes José Elías Galisteo, un asiento pre-
formalización de la lista de electores... ferente frente al de otros que, se arguyó, habían si-
Acta del Cabildo de Santa Fe do padres de la república (se referían a Juan Francis-
del 7 de junio de 1810 co Tarragona). Tarragona había recordado al Cabil-
do que la convocatoria debía reunir únicamente a los
vecinos, casados, afincados y arraigados, haciendo
Se requería el envío de electores para una Junta notar que muchos de los que allí estaban ese día, no
que, en primer lugar, reconocería la soberanía de cumplían esta condición. A su protesta se sumó la
62 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 63

de otro de los padres de la república, Don Manuel


Ignacio Diez de Andino. El Presidente del Cabildo,
tratando de allanar las dificultades que dilataban la
reunión, propuso a todos que se sentaran en cual-
quier sitio. Los padres de la república, claro está, no
acordaban con este criterio.
Frente a esta situación, primero se decidió con-
sultar a la Junta. Pero la misma tarde, y para evitar
mayores malestares, se determinó que participaran
de la reunión (este acto tan importante y sagrado)
solamente quienes se habían desempeñado antes en
cargos concejiles, esto es, únicamente los vecinos que
hubieran sido alcaldes o regidores del Cabildo en al-
guna ocasión. Entre todos ellos, el Cabildo seleccio-
naría tres sujetos para, luego, sortear entre los tres
quién resultaría «electo» representante.
La ampliación de la lista y la votación en Cabildo
Abierto abrió una brecha en sí misma (hasta el mo-
mento, lo más cercano a una ruptura revoluciona-
ria), ya que no respetaba la costumbre y profundizó
los clientelismos y ascensos que el grupo tradicional
no estaba dispuesto a aceptar. El Cabildo también
consultó a la Junta acerca de la posibilidad de seguir
con la elección incluso si algunos se retiraban de tan
serio acto con gestos intempestivos, impertinentes e
impropios.
El 26 de junio se recibió un oficio de la Junta co-
José Elías Galisteo municando la suspensión de Gastañaduy, antepo-
niendo el alegato de una deuda con el comerciante
José María de las Carreras. La tenencia de goberna-
ción fue asumida provisionalmente por el alcalde de
primer voto Pedro Tomás de Larrechea (quien al
poco tiempo renunció, sucediéndolo el comandante
de armas Melchor de Echagüe y Andía).
64 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 65

La Junta también envió su respuesta a las consul- El Cabildo Abierto se celebró finalmente el 2 de
tas del Cabildo, y respecto de los conflictos por los julio de 1810. Los vecinos más sanos de este pueblo
lugares (el orden de los asientos en el cabildo estaba habían sido convocados por esquela para elegir el di-
ligado con jerarquías y preferencias) fue contunden- putado sobre una lista de vecinos ampliada. Lo pre-
te: la elección debía hacerse con la participación de sidieron Pedro Tomás de Larrechea (alcalde de pri-
todos, sin distinción de casados o solteros, y suspen- mer voto en calidad de Teniente de Gobernador Po-
día el uso de la etiqueta en la asistencia a la reunión, lítico y Militar interino con presidencia en este ayun-
para evitar todo conflicto y dilación. La armonía, tamiento), el alcalde de segundo voto y abogado de
afirmaba, debía preponderar frente a la jerarquía. la Audiencia de Buenos Aires, Pedro Aldao, el regi-
El Cabildo decidió acatar y cumplir la orden, y dor alguacil mayor José Manuel Troncoso y el regi-
facturó la lista de vecinos invitados. dor alférez Real José Antonio de Avechuco. La elec-
Si esta imposición generó descontento entre la ción recayó sobre Juan Francisco de Tarragona por
elite compuesta por las familias tradicionales, esto pluralidad de votos. El 5 de julio se discutió y deter-
no se trasunta en las actas capitulares, cuyo discur- minó el juramento del diputado: el mismo debía ju-
so, a partir de ese momento, se tornó sumamente rar
cauteloso.
El grupo capitular tomó nota de la extremada
complejidad y peligrosidad de la coyuntura. Ya en el [...] usar bien y fielmente a nombre de este Pue-
incidente de 1809, Candioti había establecido clara- blo su cargo, conservar la integridad e esta par-
mente cuál era la posición de la ciudad acerca de res- te de los dominios de América a nuestro amado
petar las decisiones de la instancia superior de po- Soberano el Sr. Don Fernando Séptimo y sus le-
der: pero también había asentado el reclamo por gítimos sucesores, observar justamente las Leyes
respeto a las prerrogativas de la ciudad y a su capa- del Reino, y procurar todo aquello que sea en
cidad para el autogobierno. beneficio de esta ciudad y penda de su arbitrio
siendo asequible para su mayor adelantamien-
Poco tiempo después, las sesiones capitulares to... [los miembros del Cabildo Abierto] le fa-
fueron presididas por un militar enviado desde Bue- cultan a que a nombre de este Pueblo vote en la
nos Aires. Sin embargo, como se verá, la oposición Junta General del Virreinato sobre el estableci-
gestada durante estos cinco años emergió, y con in- miento del Gobierno que sea mas conveniente a
dicios muy disimulados, sólo cuando el artiguismo la conservación de los derechos de nuestro ama-
apareció planteando una alternativa de real oposi- do el Sr. Don Fernando Séptimo y de este Pue-
ción demostrando a algunos en Santa Fe que la fide- blo cuya representación lleva; siguiendo en esta
lidad a los gobiernos de Buenos Aires no era el úni- parte la opinión más sana, más probable y más
co camino. adaptable en las circunstancias del día
66 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 67

Las reuniones capitulares de esta época mezcla- pocos los que regresaron de esta expedición. En la
ban cuestiones tan cotidianas como los pedidos de batalla de Paraguarí se destacó el entonces cadete
solares con los oficios permanentes de la Junta. Des- Estanislao López. La extracción de estas compañías
de julio, el Cabildo fue alertado sobre las activida- significó una sangría importante para una población
des antirrevolucionarias gestadas en Montevideo y con serios problemas en su frontera. Esta situación
Paraguay, y se le exigió señales inequívocas de fide- y el hecho de estar gobernados por «un extraño»,
lidad al nuevo gobierno. La respuesta del Cabildo generaron malestares entre los vecinos de Santa Fe,
santafesino aparece siempre sumisa. que expresaron su descontento a través de una cam-
El 18 de agosto de 1810 llegó el coronel español paña de papeles pegados en las paredes de las calles
Manuel Ruiz, jefe del Regimiento de negros de Bue- pidiendo Cabildo Abierto y la posibilidad de elegir
nos Aires, con el mandato de ocupar el cargo de Te- a un «patricio» como gobernador.
niente de Gobernador. El Cabildo peticionó ante la
Junta que el mismo fuera ocupado por Francisco Ante un requerimiento de la Junta Ejecutiva de
Antonio Candioti, pero el pedido fue rechazado. Al Buenos Aires del 29 de octubre de 1811, el Alcalde
malestar que esto produjo entre los vecinos, se agre- de primer voto comentó:
gó la acusación de la Junta que, basándose en rumo-
res, planteó en septiembre que en la ciudad de San- «Como apareció un papel anónimo en las es-
ta Fe existían actividades contrarias a la Revolución. quinas, la Junta pide se recojan datos para dar
La tensión fue en aumento. Agustín de Iriondo, re- cuenta; el año pasado, al ser nombrado Ruiz
conocido por Belgrano como un hombre de claras por la Junta teniente de Gobernador de esta
virtudes patrióticas, fue registrado en el censo de es- ciudad, el vecindario protestó, porque quería
pañoles de 1811 como proscripto. un patricio.
«Aunque no hay el despotismo que señala el
anónimo, y sí gastos excesivos de tropas y ca-
Todos sospechados rruajes, algunos presos y demás a que se les ha
Camino hacia el Paraguay, Belgrano llegó en octu- obligado, y falta de pagos a algunos. Los veci-
bre a Santa Fe, donde reunió dos compañías de nos quieren deponer al teniente de Gobernador
Blandengues, con un total de 200 hombres, al man- porque desean tener el derecho de elegir quien
do de Francisco de Aldao y de Agustín Martín Da- los mande.»
costa. Candioti lo acompañó hasta sus estancias de
Arroyo Hondo y lo auxilió con 1350 caballos y ga- La cuestión del anónimo generó conflictos entre
nado para la manutención de sus hombres durante el Cabildo y la Junta Provincial, integrada por Ma-
el viaje. También le dio una docena de carretas para nuel Ruiz, José Ignacio de Echagüe y Francisco de
llevar yerba del Paraguay a Salto. Al parecer fueron Alzugaray. Pero el proceso de paulatino alejamien-
68 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 69

to de la causa revolucionaria había comenzado con


anterioridad: uno de los primeros «negocios» de los
que tuvo que ocuparse el diputado Tarragona fue el
de la confiscación lisa y llana de los propios de la ciu-
dad.

La práctica de las teorías de la soberanía


El Cabildo se quejó por lo que consideró una deci-
sión arbitraria que atentaba contra la supervivencia
de la ciudad. El Diputado entabló una demanda por
la recuperación del ramo, que se obtuvo a medias,
generando más recelos y disconformidades. Los in-
dependentistas apelaron a la tradición política con-
tractualista, y la doctrina invocada fue la del «pacto
de sujeción» y la reasunción de la soberanía por el
pueblo, concebido éste no como un conjunto de
ciudadanos con derechos iguales sino como el con-
junto de vecinos, de acuerdo con su acepción tradi-
cional.
En una interpretación forzada, el grupo revolu-
cionario alegó que Buenos Aires –como antigua ca-
pital del Virreinato– tenía derecho y primacía como
pueblo soberano, más allá de que a los restantes pue-
blos se los considerara co-depositarios de la soberanía
reasumida. La emergencia de los «pueblos rioplaten-
ses» como primera forma de expresión política res- Mariano Vera
pondió a esta realidad, en la que el conjunto de ciu-
dades de la Monarquía se manifestaron en virtud de
la doctrina de la retroversión de la soberanía. La idea
de posibilidad de una soberanía única del pueblo rio-
platense chocó con estas tendencias.
70 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 71

Bajo los Triunviratos ta Fe, robando hacienda y tropas de viaje. La fron-


La instalación del Primer Triunvirato, en septiembre tera norte comenzó en este período a retrotraerse
de 1811, inició una serie de experiencias institucio- nuevamente, abandonando los vecinos muchas es-
nales detrás de las cuales se dibujó con claridad la tancias de la zona. Mariano Vera hizo una entrada
politización facciosa de diferentes grupos que pug- en 1813 que terminó en un fracaso total. He aquí un
naban por controlar el movimiento. La eliminación nuevo motivo que mostraba a Santa Fe las desventa-
de la llamada Junta Conservadora y la aparición en jas de la unión a la causa de las Provincias Unidas
la arena política de Bernardino Rivadavia expresa- del Río de la Plata.
ron claramente esta realidad.
Desde el 12 de diciembre de 1811, el Cabildo re- La bandera desautorizada
vocó el poder al diputado santafesino y en la fórmu- El Consejo de Regencia español designó a Elío
la de los Acuerdos ya no se mencionó al rey: en su como Virrey. Entre sus decisiones, propició una
lugar, las actas del cabildo mostraban la leyenda al invasión a las costas del litoral santafesino. El
servicio del Dios y la Patria. gobierno revolucionario mando instalar dos ba-
El mayor control que el Teniente de Gobernador terías en Santa Fe y otras dos en Rosario.
realizaba desde el interior de la sala de Acuerdos y A orillas de la villa del Rosario, en 1812, comi-
el bombardeo de disposiciones llegadas desde Bue- sionado por el Triunvirato, Manuel Belgrano
nos Aires, hacían notar la presión de la ciudad puer- instaló las baterías Libertad e Independencia.
to, a lo que se agregó la llegada de un «Gobernador El 27 de febrero, inaugurando una de las mis-
Intendente». mas, hizo formar a los soldados frente a una
En enero de 1812 Santa Fe recibió a un nuevo go-
bernador militar porteño: Juan Antonio Pereira, Te-
niente Coronel del Ejército y gobernador político y
militar de esta plaza, que incrementaba la presencia
coercitiva constante de Buenos Aires. Los malesta-
res entre los vecinos seguían creciendo y la reacción
se gestaba lenta pero decididamente.
A principios de 1812 se preparó en Santa Fe un
cuerpo de tropas que debía pelear contra Elío en la
Banda Oriental. Por temor a un ataque español des-
de Montevideo, Pereira convocó a indios mocovíes
armados de las reducciones, sin que llegara a usar de
esta fuerza. Sin embargo, los hombres comandados
por el cacique Alaiquín causaron problemas en San- Jura de la bandera
72 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 73

Las formas de representación y elección respon-


dían todavía al modelo antiguo y corporativo, y el
cabildo continuaba siendo el principal agente de
participación política, excluyendo tanto a la campa-
ña como a otros sectores no tradicionales de la mis-
ma ciudad.
El 30 de julio de 1812 el Cabildo recibió un ofi-
cio de la Junta Gubernativa donde se le ordenaba el
nombramiento de un apoderado para sostener el or-
den y la defensa.
El Cabildo escribió al Triunvirato quejándose sobre
Jura de la bandera
el desempeño del Gobernador en cuestiones de justi-
cia: lo tachó de incapaz, abandonado y entrometido.
Planteó que invadía la jurisdicción de los alcaldes
arrancándole de su poder con violencia [...] ponien-
do en libertad delincuentes y reos de pena capital,
bandera que confeccionó con los colores de la es- con procesos iniciados en otros juzgados [...] separan-
carapela. do del Cuerpo al Señor Alguacil y Regidor Defensor
El gobierno del Triunvirato no la autorizó y le [...] desairando a ciudadanos beneméritos [poniendo
mandó que no volviera a emplearla. en pública evidencia la] prostitución de sus costum-
bres, su notorio amancebamiento y la imbecilidad
El 20 de enero de 1812 se eligió a José Miguel Ca- con que ha abandonado sus deberes.
raballo como diputado de la ciudad ante la Asam- Este «atropello» desató un clima conspirativo
blea General convocada por el Primer Triunvirato. dentro de las principales familias.
El gobernador Pereira informó a Buenos Aires
Los doce electores fueron: Francisco Antonio sobre la posibilidad de un «movimiento popular»
Candioti, Lucas Echagüe, Manuel Ignacio Diez para aprehenderlo. Para tratar de contenerlo, dio un
de Andino, Gabriel de Lassaga, Antonio de bando prohibiendo llevar armas, la reunión de dos y
Echagüe, Mariano Espeleta, Pedro Morcillo, más personas y la circulación después de las once de
Teodoro Larramendi, Manuel Maciel, Juan Ma- la noche, bajo pena de arresto.
nuel Lassaga, Pedro Larrechea, Manuel Anto-
nio Zavala, Pedro Ceballos, José Echagüe, Juan El clima de inquietud se manifiesta en la denun-
M. Soto y Simón de Avechuco. cia que presentó en octubre de 1812 el Síndico Pro-
curador de los muchos robos y en el uso de armas de
74 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 75

todo tipo y frente al bando publicado por el Gober- embargo, no parece que esto respondiera a ningún
nador, el 14 de noviembre se convocó a un Cabildo alineamiento que vaya más allá de la ciudad, sino a
extraordinario. la capacidad del grupo de vecinos para manipular la
Con referencia al bando del Gobernador, el Ca- coyuntura en beneficio de la autonomía de la ciudad
ballero Síndico Procurador afirmaba que el pueblo y, en consecuencia, de ellos mismos.
se hallaba en estado de conmoción general, que se
había sentido insultado y violado en sus derechos. Pereira hizo levantar un sumario criminal en el
Los regidores, por su parte, aseguraban que detecta- que testimonian todos los vecinos.
ban ese estado de conmoción entre los sujetos distin- José Manuel Gálvez declaró que al salir de su
guidos de la ciudad. tienda hacia la esquina de Larrechea, en la mis-
El Gobernador se defendía afirmando que debió ma plaza, vio pasar a Don Mariano Vera embo-
publicar el bando a causa de que, por la noche, algu- zado en un poncho. Otros vecinos también ma-
nos intentaban atentar contra su persona. nifestaron haber visto a personas disfrazadas y
Finalmente, Pereira fue depuesto, pero dejó una de noche. Algunos se atrevieron a localizar in-
denuncia interesante: atribuyó el triunfo de la con- cluso el centro de la conspiración en la pulpería
fabulación contra su persona a que todos los santa- de Anselmo Maciel. Antonio Cabal dijo haber
fesinos eran parientes entre sí. Aparentemente, esa visto abierta la pulpería. Como no tenía dinero
densa red de parentescos tradicionales resultaba im- para entrar so pretexto de comprar algo, fue
penetrable para los gobiernos revolucionarios. hasta el café y pidió a su amigo Helguera unos
El incidente que revela el caso Pereira deja claro cuatro pesos. Con ellos volvió a la pulpería y
que la ciudad y las familias que conformaban el gru- pidieron echar sorbete. Fue así que vieron a don
po de poder no estaban dispuestas a soportar atro- Martín Troncoso, el relojero Manuel Cabrera, a
pellos a sus derechos antiguos de vecinos beneméri- Severino Méndez y a Pedro Mendieta, el alcal-
tos. La justa causa y la amada libertad a que se refe- de de la cárcel, cada uno tenía su sable. Mientras
rían algunos regidores de la ciudad en defensa del tomaban el sorbete, el relojero salió y conversó
orden, como lo hizo Cosme Maciel, debe ser com- con Cosme Maciel.
prendida en este discurso dentro del contexto de
una libertad de la ciudad y de sus vecinos antes bien
que de la libertad de la causa revolucionaria. En noviembre de 1812 había llegado a Santa Fe
Por otra parte, la expulsión del Gobernador se como nuevo gobernador militar delegado, el coro-
produjo en un momento de cambio, ya que en octu- nel Beruti. Con él arribó el barón de Holmberg pa-
bre la Logia Lautaro se había instalado en la escena ra levantar una batería en Punta Gorda, debido a la
política: en principio, podría considerarse que los acción de la escuadrilla española con la que se en-
temores de Pereira podrían haber sido fundados. Sin frentó San Martín en San Lorenzo. Aquietados mo-
76 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 77

mentáneamente los ánimos, el Cabildo se reunió Los «liberales» de la Sociedad Patriótica tuvie-
nuevamente el 25 de diciembre para elegir a los ron puntos en común con la Logia Lautaro, so-
«ciudadanos» que debían ocupar los cargos conceji- bre todo oponiéndose a Rivadavia. Sin embar-
les en el año siguiente. go, las diferencias de fondo entre San Martín y
Monteagudo, por ejemplo, eran también insal-
vables. Mientras que San Martín defenestraba
Las tendencias revolucionarias hacia 1812 las ideas francesas por considerarlas disolven-
El tono de 1812 estuvo marcado por la acción de la tes, Monteagudo, de la Sociedad Patriótica y
Sociedad Patriótica y de la Logia Lautaro. Éstas in- continuador de Moreno y Castelli, tenía plan-
tentaban dar unidad y continuidad al régimen revo- teos radicales, jacobinos, que incluían el terror
lucionario, así como articular la revolución riopla- a sangre y fuego.
tense con una revolución hispanoamericana, inde-
pendentista y republicana.
La Asamblea: entre la revolución
Las sociedades patrióticas y el antiguo clientelismo
En agosto de 1812, San Martín, Alvear, Zapiola La revolución de octubre dio paso a un segundo y
y Anchoris fundaron en Buenos Aires una so- depurado triunvirato y el llamado con un discurso
ciedad secreta (la Logia Lautaro) que no depen- republicano a una Asamblea General que se inaugu-
día de Londres ni de Cádiz. Fijaron su lugar de ró el 31 de enero de 1813, no llegó a cumplir el ob-
reunión en una casa de la actual calle Balcarce jetivo de dar a las Provincias Unidas una carta cons-
de Buenos Aires, frente al paredón del conven- titucional; la situación se complicaba por la emer-
to de Santo Domingo. Sus miembros juraban gencia de la disidencia litoral y por el proceso de
sobre los Santos Evangelios, obligándose al más restauración europeo, llamando a la prudencia.
riguroso secreto. Tenían por objeto la defensa El 5 de febrero de 1813 arribó a Santa Fe el oficio
de la libertad y la obtención de la independen- del Superior Gobierno que comunicaba la constitu-
cia. Se trató de una sociedad patriótica como las ción de la Asamblea, disponiendo reconocimiento y
que había en ciudades de Europa. obediencia a la soberanía de las Provincias Unidas. En
A la Lautaro se afiliaron luego algunos miem- el mismo oficio se ordenaba la elección del diputado,
bros del «club» de los morenistas, fundado por por lo cual se nombraron dos electores por cuartel. La
los partidarios de Moreno. Las serias diferen- elección recayó en el Dr. José de Amenábar.
cias que habían partido a las elites políticas de
Buenos Aires tras el Primer Triunvirato los ha- Como se ha adelantado, el discurso capitular re-
bían llevado a agruparse en otra asociación, de- sultaba cauto en sus expresiones. Era la expresión de
nominada la Sociedad Patriótica. una elite que, hasta 1815, continuaba siendo sólida y
78 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 79

en sus mismas casas o en la de algún capitular.


Los electores en esta ocasión fueron José de
Amenábar, José de Aragón, José Vicente Rol-
dán, José Gabriel Segade (por el departamento
Norte) y Manuel Francisco Maziel, Romano
Bravo, Francisco Xavier Paez y José Elías Ga-
listeo (por el departamento Sur). Roldán y Bra-
vo, eran a su vez alcaldes de barrio.

Las instrucciones dadas al Dr. Amenábar, eran


claras respecto a los objetivos políticos del grupo:

La Ciudad de Sta Fe de la Vera Cruz del Río


Paraná y en su augusto nombre nosotros el Pre-
sidente, Jueces y Regidores del Muy Noble e
Ilustre Ayuntamiento y los Ciudadanos que
José de Amenábar
abajo suscribimos y nombrados por ella para la
elección de un Diputado y lo que se expresará en
este auténtico y público instrumento prestando
voz y caución por los demás nuestros Conciuda-
danos que al presente la componen y en adelan-
te nos sucedan de que habrán por firme lo que
en el resolvamos y lo que en virtud de él se
no presentaba mayores variaciones en su composi- obrare usando de las más amplias facultades
ción. Sin embargo, la autonomía se estaba gestando. que tenemos de la misma Ciudad, conocemos y
decimos que damos todo su poder tan general
Si bien los alcaldes de barrio aparecieron con cumplido y bastante como por derecho se re-
las reformas borbónicas, esencialmente como quiere y es necesario a nuestro ciudadano y Vi-
guardianes de la seguridad pública, a partir de cario Eclesiástico y Presidente Doctor Don José
1809 su protagonismo se hizo cada vez más evi- de Amenábar electo unánimemente por noso-
dente, gracias a la cantidad de elecciones que tros para que a nombre de ella y representándo-
debían realizarse. la legítimamente se apersone ante el Soberano
Junto con sus tenientes, estaban encargados de Pueblo de esta América del Sud constituido en
movilizar a la población a votar, generalmente Asamblea General de las Ciudades unidas que
80 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 81

se celebra en la principal de Buenos Aires: e in- instancia superior una soberanía común de las ciu-
corporado en él poniendo en ejercicio todos los dades en la que se resumía una difusa idea de nación
derechos que competen a esta Ciudad, como a o estado. Más allá de este reconocimiento, una sobe-
miembros de la misma Soberanía, proponga, ranía, al fin y al cabo, frente a la cual «la augusta
discuta y sancione de acuerdo con los demás Ciudad de Santa Fe» no estaba dispuesta a ceder su
miembros de ella la nueva y mejor organización antigua capacidad para autogobernarse.
del Estado, la constitución que lo deben regir en
su natural recuperada libertad y todo cuanto El 21 de febrero de 1813 el Dr. Amenábar se in-
conduzca y convenga al bien y prosperidad Ge- corporó a la Asamblea, manteniendo con el Cabildo
neral y común de todas las Ciudades Unidas y un contacto fluido. Los Acuerdos de ese año abun-
al particular de cada una, a su elevación a la dan en comunicaciones de cartas de ciudadanía ale-
existencia y dignidad que deben gozar en igual- gando fidelidad y servicios a la patria, mientras que
dad de derechos y a la firmeza y perpetuidad de todos los capitulares aparecen nombrados como
la confederación [...] le otorgamos en nombre de «ciudadanos».
ella [la ciudad] todo su poder sin limitación al- Durante la Asamblea de 1813 se eliminó toda refe-
guna [...]: y aseguramos por la fe y palabra au- rencia al Rey cautivo, se acuñó moneda nacional, se
gusta de esta Ciudad la firmeza y cumplimien- estableció el escudo e himno de las Provincias Unidas,
to de todo lo que en virtud de este Poder se se suprimieron los mayorazgos y títulos de nobleza,
practicare [...] se abolió la Inquisición, se suprimieron las torturas
Acta del Cabildo de Santa Fe judiciales y se estableció la libertad de vientres.
del 13 de febrero de 1813 Sin embargo, algunas matrices del Antiguo Régi-
men fueron más resistentes que ciertos vocablos rá-
pidamente reemplazados. Los manejos facciosos no
A través de este poder, Santa Fe declaraba que, estuvieron ausentes de la Soberana Asamblea. Su-
como forma de articulación política, pretendía una pervivencia de la Revolución y control de un deter-
confederación de ciudades independientes. minado grupo político aparecían nuevamente con-
La recurrente mención del término «ciudad» co- fundidos. La nueva ritualidad se traducía en las ma-
mo fuente de todo derecho y legitimidad, resulta es- nifestaciones públicas. Contestando una consulta
pecialmente sugerente. El discurso presenta algunas del Ayuntamiento, el Superior Poder Ejecutivo in-
modificaciones: la palabra «ciudadano» ha suplanta- formaba por un oficio a la ciudad de Santa Fe que
do a la de «vecino». Sin embargo, no se están plan-
teando cuestiones de fondo. La elite colonial defen- Sobre la función que debe sustituir al paseo del
día sus viejas y tradicionales prerrogativas sirvién- Estandarte el 25 de mayo, le dice que debiendo
dose de un nuevo vocabulario. Sólo reconocía como cesar todo recuerdo público incompatible con
82 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 83

nuestros principios ha decretado la Soberana


Asamblea una fiesta Nacional que se consagre
todos los años y en todos los Pueblos a tan me-
morable día: y que entre tanto se designa puede
adoptar en esta ciudad la demostración que sea
mas a propósito a inspirar las sublimes ideas de
nuestra Feliz Revolución [...]
Actas del Cabildo de Santa Fe,
18 de mayo de 1813

El Cabildo decidió solicitar fondos a los vecinos,


celebrar una misa solemne de acción de gracias,
construir un tablado en la plaza y realizar un baile
general para el ayuntamiento y para las personas dis-
tinguidas en cuya sencilla diversión se considere la
celebridad que consagramos a nuestra libertad y a la
fraternal unión de los Pueblos Americanos.
Cantar himnos en honor a la Patria y colgar ban-
deras nacionales eran las acciones revolucionarias.
Sin embargo ¿quiénes lo hacían? Los viejos actores
políticos, sólo la parte más «sana del vecindario»
podía participar de los festejos. La referencia final a
una unión de Pueblos Americanos completa uno de
los collages más intensos de este periodo durante el
Sello de la Asamblea del Año 1813 cual lo viejo y lo nuevo se apoderaban de fragmen-
(su escudo fue luego el Escudo Nacional)
tos de cada cual incesantemente. Novedad y tradi-
ción se manejaban al son de los intereses de una eli-
te que debía reorganizarse permanentemente, según
la coyuntura del momento.
Poco después se recibió en Santa Fe el decreto de
la Asamblea que obligaba a sustituir las armas del
rey por las de la Asamblea. En junio de 1813 se
reemplazó al gobernador Beruti por el coronel Lu-
84 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 85

ciano Montes de Oca. El nuevo Teniente debió ju- neficio del Pueblo» interviniendo directamente en la
rar ante el Cabildo. El texto del juramento presen- elección de capitulares para el año siguiente.
taba ciertas novedades El clima de inseguridad quedó patente en el Ca-
bildo ampliado que se celebró a fines de 1813. La in-
el Ciudadano Alguacil Mayor le recibió el Jura- quietud provenía de ciertas informaciones acerca de
mento en forma de derecho por la Cruz de su una expedición marítima compuesta de veinte bu-
espada puesto sobre ella la mano derecha, y por ques dispuesta por los enemigos de Montevideo.
su palabra de honor que ofrecía a la patria de Del Acuerdo participaron varios comerciantes que
cumplir bien y fielmente con el cargo de Tenien- inclinaron la votación a favor de detener a todas las
te de Gobernador de esta ciudad [...] tropas por el término de diez días y pedir un refuer-
zo de trescientos hombres y veinticinco artilleros.

Pero, aunque la fórmula era remozada, el Tenien- En agosto de 1813 por orden del Gobernador
te de Gobernador juraba ante el Cabildo según se Intendente, se erigió en Villa a la Bajada del Pa-
había hecho tradicionalmente. Nuevamente, la refe- raná, creando un Cabildo propio con autorida-
rencia final era la ciudad como espacio de ejercicio des elegidas anualmente, lo que sacó definitiva-
de su autoridad. mente del manejo político de Santa Fe a esta zo-
La despedida de Beruti favoreció una manifesta- na. Los límites del Juzgado eran: por el norte el
ción de agradecimiento de parte del Ayuntamiento, río Guayquiraró (que dividía la jurisdicción con
detrás de la cual se lee claramente el reclamo encu- Corrientes) hasta el río Gualeguay. Por el este
bierto por la progresiva pérdida de autonomía de la desde el Guayquiraró hasta el Arroyo Nogoyá;
ciudad: Que su celo activo por el cumplimiento de su por el sur, la costa septentrional de este mismo
cargo y el bien común de este Pueblo en cuanto ha arroyo, desde Gualeguaychú hasta su desembo-
perdido de su influjo y facultades quedará grabado cadura en el Paraná, y por el oeste, el Paraná.
en la memoria agradecida de los santafesinos...(3 de Acta del Cabildo de Santa Fe
julio de 1813) del 31 de agosto de 1813
Las relaciones con Montes de Oca no fueron tan
buenas. El conflicto del litoral ya estaba gestándose: La llegada de tropas, así como las tareas de forti-
las contribuciones e imposiciones de la guerra y el ficación al mando de Holmberg, perturbaron toda-
desamparo de la frontera que ocasionaba graves per- vía más la vida de la ciudad. Mientras Pedro de La-
juicios a los hacendados de la ciudad enrarecían el rrechea –quien frente a las circunstancias imperantes
clima de la Villa. Todos los acuerdos presididos por se había retirado a su estancia con su familia– debió
el General fueron registrados bajo la fórmula: «para alquilar su casa al Cabildo para alojar a los oficiales,
ocurrir al mejor servicio de Dios, del Estado y be- Holmberg exigió al Cuerpo la provisión de hom-
86 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 87

bres (esclavos o peones) para las tareas que se esta- La violencia en la reacción de Montes de Oca
ban realizando. porque no se lo había nombrado como Señoría, más
Los términos en que el General se dirigió al allá de la defensa que el Ayuntamiento hacía de su
Cuerpo fueron considerados irreverentes: lo man- cargo, deja ver la violencia encubierta bajo la apa-
daron a entenderse directamente con el Teniente de rente «urbanidad» de las relaciones. La sesión se le-
Gobernador y le recordaron que el Cabildo no esta- vantó con una recomendación: [...] y no experimen-
ba a su servicio. te otra vez este Honorable Cuerpo iguales desaten-
Holmberg se presentó en el Ayuntamiento: su ciones escandalosas y trascendentales a la soberanía
primer gesto fue sentarse donde quiso, no tomando del Pueblo a que representa [...]
el asiento que se le señalaba. Luego, pretendió dar
explicaciones al Ayuntamiento de la causa por la
cual había escrito los pedidos anteriores, y se empe- La etapa de los Directorios
ñó en culpar al Teniente de Gobernador. El Cabildo Un año después, una nueva forma de gobierno se
cerró filas con su teniente y Holmberg, fuera de sí, estrenaba en el Río de la Plata: el Director Posadas,
quien se movía sin orden, sin formalidad y sin la de- tío del influyente Alvear, encarnó en enero de 1814
bida circunspección, se acercó al Teniente y, a gritos, el primer Poder Ejecutivo Unipersonal.
le dijo que le imponía silencio. El escribano anotó Fortalecido por la conquista de Montevideo a fi-
que los Alcaldes, tomando la voz del Cuerpo, le con- nales de 1814, en 1815 fue el mismo Alvear quien
testaron con la autoridad propia de su representa- ocupó esta posición cuando el conflicto de la Banda
ción, defendiendo los respetos del mismo cuerpo Oriental alcanzaba su etapa de mayor conflictivi-
atropellados audazmente con aquella imposición de dad. La maquinaria política y militar sirvió a un
silencio a un Presidente. grupo reducido identificado con la facción alvearis-
En medio de un conflicto suscitado entre dos ge- ta, generando en este sectarismo un clima conspira-
nerales de la revolución en un momento crítico y de tivo.
extrema complejidad, el Cabildo santafesino exigía Montes de Oca fue relevado en febrero de 1814
respeto a las investiduras tradicionales, aun si se tra- por el coronel Álvarez Thomas cuando ya había co-
taba de la de un presidente impuesto. Durante el pe- menzado el conflicto con Artigas. El nuevo gober-
ríodo colonial no era común la presencia del tenien- nador designado a fines de marzo, Eustaquio Díaz
te de gobernador en todas las reuniones del Cuerpo. Vélez, llegó a la ciudad con tropas destinadas a com-
La ciudad, en esta circunstancia, no sólo debía tole- batir la disidencia artiguista en mayo. La situación
rar la imposición de gobernadores foráneos y apo- de la frontera se había tornado nuevamente desespe-
yados por fuerza militar externa, sino que además rante, y frente a este problema tan esencial para los
constataba que su capacidad de decisión y control santafesinos, los gobernadores delegados no toma-
era permanentemente erosionada. ron medidas. Las actas de 1814 reiteran constante-
88 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 89

mente el estado inadmisible en que se encontraba la El Cuerpo en pleno felicitó al Director por los
ciudad por este motivo: un grupo de hacendados se nuevos triunfos. A partir de este momento, la gue-
presentó ante el Cabildo el 24 de febrero para mani- rra se instaló en territorio santafesino y esta cues-
festar que los ataques indígenas habían provocado la tión fue determinante en el curso de los aconteci-
despoblación de sus estancias, incluso las más cerca- mientos futuros.
nas a la ciudad. En abril de 1815, las tropas enviadas a apoderar-
Las reducciones de San Pedro, San Jerónimo, San se de Santa Fe –bajo el influjo artiguista– se rebela-
Javier y Cayastá se despoblaron . Los indígenas ata- ron al mando de Álvarez Thomas. Al contexto in-
caron la chacra de Andino, las estancias de Candio- ternacional adverso, se agregaba la grave situación
ti, de Larrechea y de otros vecinos. Cervera consi- interna:
deró que esta indefensión de la frontera, que afecta-
ba los más influyentes intereses de la ciudad, fue una «La revolución porteña –para sobrevivir– debía
de las razones cruciales que movieron a Santa Fe ha- aprender a adaptarse al país que ambicionaba
cia la autonomía. gobernar. Como empresa de una minoría deci-
dida a imponer por todos los medios su políti-
La disidencia de la Banda Oriental y del Litoral, ca a poblaciones poco dispuestas a sacrificarse
desde 1814, comenzó a extenderse. Santa Fe estaba por objetivos cuya necesidad no le había sido
en el ojo de la tormenta. El Cabildo y la elite juga- persuasivamente demostrada, había agotado
ban a varias puntas: frente al desastroso destino po- sus posibilidades a los largo de cinco años. Uti-
lítico y económico que parecía imponerles Buenos lizando la fuerza como máximo argumento en
Aires, barajaban otras posibilidades. política interior tanto como en política externa,
Una diputación especialmente designada recibió, el poder revolucionario había terminado por
felicitó y tomó juramento al nuevo gobernador hacer del ejército un instrumento político por
Díaz Vélez. En julio, la rendición de la Plaza de excelencia.»
Montevideo se festejó con Tedeum y tres noches de Tulio Halperin Donghi, 1972
sarao público en casa del alférez nacional.
Francisco Antonio Candioti, amigo personal de La necesidad de crear nuevas formas de articula-
Artigas, recibió en octubre de 1814 un oficio donde ción política que pudieran identificarse con las po-
el Poder Ejecutivo le reconocía, junto con Agustín blaciones que la cambiante dirección revolucionaria
de Iriondo, los donativos hechos para el servicio del sólo dominó por la fuerza, se presentaba como la
estado. El mismo día, otro oficio del general Alvear única alternativa de supervivencia del régimen.
alertaba contra los movimientos del «[...] perturba- Sin embargo, el conflicto litoral había adquirido
dor de la Banda Oriental José Artigas, y su secuaz una dimensión irreversible. Una vez derrocado Al-
Fernando Ortoguez [...]». vear en abril de 1815, el Cabildo de Buenos Aires
90 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE

designó como director a José Rondeau (al frente del Capítulo 4


Ejército del Perú) y como interino a cargo del go-
bierno, al coronel Ignacio Álvarez Thomas, dictan- Un territorio en tiempos de guerra
do un Estatuto Provisional hasta tanto se reuniera
una Asamblea General. Nuevamente, el Director in-
tentó la invasión de Santa Fe. Nombró a Belgrano al
frente del Ejército de Observación.
Antes de invadir, Belgrano designó a Díaz Vélez
en una misión conciliatoria. Éste se sublevó contra
el Gobierno Central y el 9 de abril de 1816, pactó
con el gobierno de Santa Fe el relevo del director y La guerra tan temida
de Belgrano. En el ínterin, el Congreso General se Luego de 1808, la guerra llegó para quedarse. Su ca-
reunía en Tucumán en marzo de 1816 designando pacidad destructiva fue creciendo a medida que el
director a Juan Martín de Pueyrredón. La Revolu- conflicto revolucionario fue mutando en un enfren-
ción había destruido el viejo orden, y no había sido tamiento sin solución entre Buenos Aires y los pue-
capaz de rehacer otro según un proyecto coherente, blos del litoral.
y en esa realidad se expresaba la naciente autonomía Santa Fe no escapó al clima general de intranqui-
de Santa Fe. lidad que los sucesos del 1º de enero de 1809 insta-
laron en todo el territorio rioplatense.
Como se ha dicho en el capítulo 2, cuando las no-
ticias de los hechos de Bayona llegaron a Santa Fe
–recién en septiembre de 1809– la Junta de Sevilla
obligó a la ciudad con una fuerte suma en contribu-
Para saber más ciones. Según el ya citado informe del teniente de
gobernador Gastañaduy, en noviembre de 1809 lle-
LÓPEZ ROSAS, José Rafael De la discordia y la melanco- garon a Santa Fe, con el correo, infernales papeles
lía (crónica santafesina), Santa Fe, Fondo Editorial de la subversivos.
Provincia de Santa Fe, 1986. Recién en enero de 1810 se leyó en el Cabildo un
HALPERIN DONGHI, Tulio Revolución y guerra. Forma- oficio del Teniente de Gobernador que determinaba
ción de una elite dirigente en la Argentina Criolla, Mé- la necesidad de la elección de un diputado para que
xico, Siglo XXI, 1972. integrara la Junta Central Gubernativa de España
CHIARAMONTE, José Carlos Ciudades, Provincias, Es- según la Real Orden del 6 de Octubre de 1809. La
tados: Orígenes de la Nación Argentina (1800-1846), noticia de la Revolución se conoció oficialmente en
Ariel, Buenos Aires, 1997. Santa Fe el 4 de junio de 1810.
92 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 93

El teniente de gobernador Gastañaduy mandó ti- gar a V. S. nuevamente empeñe todo su celo en
rar un cañonazo en la plaza y repicar campanas. Ma- perseguir y cortar de raíz esta comunicación
nuel Ignacio Diez de Andino, sus hijos y parientes, haciendo castigos ejemplares en los que resulta-
fueron activos participantes de todos estos sucesos. res comprendidos ellos»
Sin embargo, en su correspondencia, no hay men- Acta del Cabildo del 21 de septiembre de 1810
ciones del incidente del 1809, como tampoco refe-
rencias a los hechos revolucionarios. Muchas cartas El Cabildo decidió cumplir esa orden, mandando
llevaban la orden escrita de que fueran quemadas o publicarla para que nadie alegara ignorancia.
destruidas: en tiempos difíciles muchas deben haber Previamente, otra cuestión había exacerbado los
tenido este destino, lo cual, por otra parte, era una ánimos de los santafesinos, y con ello había comen-
tradición cortesana desde tiempos de los Austrias... zado el proceso de paulatino alejamiento de la cau-
El proceso de revolución y guerra, tanto interna sa revolucionaria.
como externa, trajo consigo cambios drásticos en las Uno de los primeros negocios de los que se tuvo
regiones agrarias del ex virreinato del Río de la Pla- que ocupar el diputado enviado a Buenos Aires,
ta, especialmente en lo que se refiere a la alteración Francisco de Tarragona, fue la confiscación lisa y lla-
y redefinición de los circuitos de intercambios y a la na de los propios de la ciudad. El Cabildo presentó
destrucción lisa y llana de bienes y medios de pro- la queja esperada, por lo que consideró una decisión
ducción. arbitraria y atentatoria contra la supervivencia mis-
Entre 1810 y 1815, las principales familias de la ma de la Villa: el reclamo fracasó completamente.
ciudad invirtieron una cuota importante de energías
y recursos para encauzar la revolución hacia el cami-
no de la autonomía. La llegada de gobernadores mi- Una coyuntura comentada por lo bajo…
litares designados desde Buenos Aires fue produ- Aunque la precaución y el buen tino de estos hom-
ciendo roces cada vez mayores, generando descon- bres conseguían evitar escribir cualquier mención
tentos en el vecindario, a lo cual se agregó la presión explícita a los hechos, algunos indicios y la situación
de la Junta, por la desconfianza sobre actividades general del grupo en los años inmediatamente pos-
contrarias a la Revolución desde la misma ciudad. teriores a 1810, indicaban que ya nada sería como
antes.
«Ha llegado a noticia de esta Junta, que a pesar
de sus estrechas prevenciones conservan rela- En marzo de 1811 y desde Mendoza, Agustín de
ción algunos individuos de esa ciudad y territo- Iriondo, después de informar a Manuel Ignacio
rio de sus dependencias con otros de Montevi- Diez de Andino sobre 1.500 pesos dobles que le
deo; y siendo esto una materia en que debe pro- han pagado a su cuenta y de las diligencias que
cederse con el mayor vigor y vigilancia; encar- ha practicado, le decía que se quedaría con el di-
94 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 95

nero para que todos quedemos remediados, ya Si la ciudad de Santa Fe no presentaba un aspec-
que, deslizaba sutilmente el comisionado, la tor- to muy floreciente, la coyuntura impidió la realiza-
menta los había tomado demasiado desparra- ción de nuevas construcciones o la mejora de las vie-
mados […] ¿A qué tormenta se refería? No pa- jas. Los suburbios del casco urbano, poblados de
rece una referencia climática. Iriondo, miembro ranchos y algunas casas de adobe, resistían mal los
principal del vecindario, reconocido por Belgra- embates de la hora.
no por sus virtudes patriotas, aparecía en el cen- Las haciendas se perdían o eran enviadas como
so de españoles levantado en 1811 como pros- parte de las contribuciones de la ciudad ante dife-
cripto por el gobierno revolucionario. rentes pedidos del gobierno de Buenos Aires. El po-
co ganado quieto que lograba tenerse en la Villa no
Señales de este tipo atraviesan la correspondencia daba casi para el abasto de la ciudad: la falta de car-
del periodo, rica en situaciones concretas relatadas ne fue una queja permanente. Lo mismo sucedió,
sutilmente. El 1 de mayo de 1811, por ejemplo, San- por ejemplo, en 1811, con el sebo y con el cuero.
tiago Domínguez escribió una carta desde Mendoza Este último elemento era fundamental para las
donde le decía al dueño de los ganados que intenta- actividades de la guerra: con él se fabricaban enseres
ba comercializar (Manuel Ignacio Diez de Andino) para cabalgaduras y gran cantidad de objetos de uso
que, respecto del ganado que me encargó le encuen- cotidiano para las milicias.
tre comprador, he propuesto la cosa a varios sujetos Las estancias eran destruidas por saqueadores o
que andan en esto, y nadie se ha decidido, porque di- eran abandonadas por sus dueños.
cen que es ganado alzado, y que está muy expuesto a La guerra dejaba márgenes abiertos para ciertas
las pérdidas. prácticas de economía moral: la faena de ganado
Domínguez tenía también información de otras suelto para su consumo inmediato por pobladores o
regiones. Según su punto de vista, no sólo no habían soldadescas fue una imagen frecuente. El valor de las
querido comprarle el ganado por lo dicho, sino que reses, por su parte, subía escandalosamente. La re-
además los cordobeses han traído mucho, de modo presión a los cuatreros no era la prioridad número
que los han habilitado y los han vendido a precios uno de las autoridades revolucionarias o autonomis-
muy bajos. tas. Sólo a finales de la década de 1810 se registran al-
gunos bandos prohibiendo matanzas, faenas de ga-
nado alzado o la faena de cueros.
La situación en el litoral
Entre los asaltos de los indígenas, la creciente mili- En las primeras décadas del siglo XIX, retoman-
tarización y el comienzo de las guerras civiles, el do palabras de Halperin Donghi, Santa Fe era la
paisaje y la vida cotidiana fueron severamente afec- provincia más aguerrida, pero también la más pobre.
tados. Reducida a una estrecha franja de territorio cercano
96 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 97

al río, su presente no sugería que pudiera recuperar


la centralidad relativa que había tenido durante la
época colonial. A pesar de que sus hombres se die-
ron estrategias duales –luchando en el plano formal
de los órganos de la ciudad por los derechos de la
misma y, paralelamente, explorando caminos dife-
rentes u opuestos en sus prácticas empresariales– las
consecuencias de la emergencia de Buenos Aires los
encontró mal parados para soportar las consecuen-
cias devastadoras de una guerra que, además, se ins-
talaba sin tregua en sus propias tierras. La ruptura
revolucionaria los sorprendió cuando estaban gene-
rando, no sin dificultades, su reinserción económica
en un momento especialmente difícil y de fuertes
variantes debido a las guerras internacionales.

Carga de Granaderos
Óleo de Ángel Della Valle
La escisión encarnaba mucho más que la estricta
disidencia. Significaba instalar un centro de poder
político en la campaña oriental sobre una base social
rural. Inicialmente, el alzamiento rural se articuló
con el enfrentamiento entre la revolucionaria Bue-
nos Aires con Montevideo.
Ese alzamiento rural se generalizó, y el sitio esta-
blecido desde 1811 comenzó a erosionar la resisten-
cia urbana. En octubre de 1811, y en la época del
Primer Triunvirato, se firmó, sin consulta, el armis-
ticio con Elío, debido a la amenaza de invasión por-
tuguesa.
Esto dio lugar al llamado éxodo oriental, que pu-
so en evidencia tanto el poder movilizador de Arti-
gas como los conflictos latentes con Buenos Aires.
La totalidad de la fuerza militar que reconocía
como jefe a Artigas y el 80% de la población rural,
se retiraron hacia el interior de Entre Ríos. Produci-
do el avance portugués, en mayo de 1812 se firmó el
98 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 99

armisticio bajo los auspicios de la denominada mi- che y por una ventana trasera trató de darse
sión Rademaker. cuenta de la fuerza y movimientos del enemigo
Después de esto, Artigas volvió a penetrar en el […]
territorio oriental, cuya economía ganadera se en- Era evidente, por el descuido con que el enemi-
contraba desarticulada y seriamente afectada por las go ascendía el camino, que estaba desprevenido
alternativas de la guerra. Buenos Aires envió nuevas de los preparativos hechos para percibirlo, pero
tropas al mando de Sarratea. San Martín y sus oficiales descendieron la torre-
En 1813 quedó establecido un nuevo sitio. Se cilla, y después de preparar todo para el choque,
destacó a San Martín sobre el Paraná y el 3 de febre- tomaron sus respectivos puestos en el patio de
ro de 1813 los granaderos de San Martín vencieron abajo. Los hombres fueron sacados del cuadrán-
en San Lorenzo a la escuadra enemiga. gulo, enteramente inapercibidos, cada escua-
drón detrás de una de las alas del edificio. […]
El combate de San Lorenzo San Martín había ordenado a sus hombres no
A comienzos de 1813, José de San Martín había disparar un solo tiro. El enemigo aparecía a mis
sido comisionado para evitar el desembarco de pies, seguramente a no más de cien yardas. Su
tropas realistas desde el Paraná, en las cercanías bandera flameaba alegremente, sus tambores y
del convento de San Lorenzo. Esta «comisión» pitos tocaban marcha redoblada, cuando en dos
que encaró con su ejército de granaderos, a la alas comenzaron sus lucientes sables la matanza
postre, se convirtió en el primer combate de que fue instantánea y espantosa. Las tropas de
una larga serie que libró ese General, en tierras San Martín recibieron una descarga solamente
americanas, contra tropas de la monarquía es- […] La carga de los dos escuadrones instantá-
pañola. neamente rompió las filas enemigas, y desde
Uno de los hermanos Parish Robertson fue tes- aquel momento los fulgurantes sables hicieron
tigo del encuentro y dejó un extenso relato del su obra de muerte tan rápidamente que, en un
que seleccionamos unos fragmentos: cuarto de hora, el terreno estaba cubierto de
Justo antes de despuntar la aurora, por una muertos y heridos.
tranquera en el lado del fondo de la construc-
ción, llegamos al convento de San Lorenzo […]
El portón se cerró para que ningún transeúnte
importuno pudiese ver lo que adentro se prepa-
raba.
El coronel San Martín, acompañado por dos o
tres oficiales y por mí, ascendió al campanario
del convento y con ayuda de un anteojo de no- Croquis ubicación de la Batalla de San Lorenzo
100 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 101

Esta acción y la de la recién creada escuadra pa- El mirador santafesino


triota al mando del almirante Guillermo Brown, La ciudad de Santa Fe percibía este nuevo poder
coadyuvaron a la entrega de la Plaza de Montevideo desde dos perspectivas. Por una parte, como una
el 22 de junio de 1814. fuerza política externa a la que le era posible recu-
Una vez recuperada la Plaza de Montevideo, co- rrir frente a Buenos Aires; por la otra, como una al-
menzaron los conflictos por el control del territo- ternativa frente a las duras exigencias centralizado-
rio, tanto con la dirección revolucionaria como con ras de la Capital. La idea de «Confederación» como
la elite montevideana. Mientras en Montevideo go- forma posible de organización, como una unión de
bernaba el Cabildo, Artigas organizaba su base en pueblos soberanos, se articulaba mejor con la vieja
Purificación sobre el río Uruguay, al tiempo que da- tradición de la autonomía de las ciudades o de los
ba comienzo el proceso de reconstrucción de la de- pueblos, y ya estaba clara en la conciencia de la eli-
vastada economía ganadera. te santafesina en los precisos conceptos vertidos en
Artigas pudo movilizar esta población, a la que se oportunidad de otorgar el poder al Dr. Amenábar
agregaron grandes masas de indígenas de las misio- para la Asamblea del año 1813.
nes, y después de romper definitivamente con Bue- El artiguismo abría contingencias propicias para
nos Aires en 1814, comenzó el momento de cons- un nuevo ordenamiento económico de esta campa-
truir una alternativa de poder revolucionario con ña con vastas posibilidades ganaderas, con la alter-
otras bases y sobre un espacio estratégico. Después nativa directa hacia ultramar o a través del puerto de
de la Mesopotamia, también Santa Fe formó parte Montevideo.
de los «Pueblos libres del Sur». Esta adhesión, que Sin embargo, las ricas tierras del sur entrerriano y
nos interesa especialmente, no se planteó sin serios santafesino, siempre en posesión de agentes porte-
conflictos internos. ños o de gente vinculada con ellos, constituían un
La guerra se transformó en el horizonte de la Re- espacio que Buenos Aires se negaba a perder. Sólo
volución durante diez años. Muy rápidamente las en 1814 Buenos Aires aceptó darle entidad de go-
Provincias Unidas del Río de la Plata perdieron el bernación-intendencia a la Mesopotamia, pero bajo
Paraguay y la infructuosa guerra del norte dejó pa- estricta vigilancia de sus funcionarios. No obstante,
so, a partir de 1815, a la defensa poco ortodoxa de el área había adquirido entidad social y económica
Martín Miguel de Güemes. propia, especialmente el actual territorio de Entre
Sin embargo, donde la situación se complejizó al Ríos, secuela de las jurisdicciones coloniales de San-
extremo fue en las alternativas del frente abierto en ta Fe rearticulado sobre una ciudad nueva.
la Banda Oriental, donde en el curso de pocos años, En agosto de 1813 la Bajada de Paraná ya conta-
la guerra contra el realista se transformó en guerra ba con su propio cabildo. La posición estratégica de
civil y en alternativa revolucionaria de Buenos Ai- Santa Fe en este juego –muchos de cuyos vecinos
res. fueron los pobladores de la zona– explica en parte el
102 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 103

ensañamiento de los avances militares. Además de la neiro y Valparaíso, dominando de manera oli-
cuestión estrictamente política, se jugaban también gopólica el flujo y reflujo mercantil» .
importantes intereses económicos: Claudia Wentzel, 1988

«Es desde esta época –1814– que debido a los Retener Santa Fe era vital para Buenos Aires, no
conflictos en todo el Paraná, el núcleo mercan- sólo por las razones aducidas, sino también porque
til de Santa Fe –ahora provincia autónoma– que constituía un punto de paso obligado para los con-
es a su vez consignatario del de Buenos Aires, tactos de Buenos Aires con el interior.
empezará a operar en todas las localidades del Por su parte, aunque Santa Fe nunca se integró
Paraná, dominando el comercio de exportación absolutamente a lo Pueblos Libres, la brutalidad de
del Paraná. Relacionado y mancomunado con la política porteña hizo que inclinara la balanza ha-
los ingleses, el grupo de poder de Santa Fe, al cia el artiguismo.
frente del gobierno provincial, controlará la cir- Al larvado descontento con los agentes porteños
culación del Litoral de los ríos y del interior de se agregó el despojo de sus rentas capitulares y el
manera indirecta. Nuevamente a partir de 1814, arrebato de su tropa veterana para la campaña con-
cumplirá la función de puerto preciso, único tra Artigas en Entre Ríos en 1814, con lo cual la
factor de riqueza de la zona santafesina. A par- frontera indígena quedaba peligrosamente descon-
tir de 1815 el flujo se normalizará, pero ellos en trolada. La guerra con Entre Ríos era conflictiva y la
forma indirecta junto a los ingleses, que eran política filoindígena del artiguismo despertó rece-
los únicos a quienes Artigas había permitido los, ya que en realidad la otra Banda del Paraná for-
comerciar, dominarán una escena donde tam- maba parte de Santa Fe en muchos sentidos. A esto
bién estarán los correntinos [...]» se agregaba la falta de carne por la interrupción del
«Es así como vemos que un mismo grupo, alia- tráfico. Buenos Aires no tenía oídos para los reitera-
do a los intereses santafesinos, porteños e ingle- dos llamados de la elite santafesina.
ses, extraen yerba y tabaco, además de cueros, y
colocan yerba y tabaco de menor calidad y to- Los antiguos circuitos dejaron de ser recorridos:
da clase de productos importados, con los efec- se habían vuelto demasiado peligrosos y ya no había
tos competitivos y detonantes evidentes. En es- a quién o cómo llevar a vender lo que se transporta-
te esquema casas comerciales como la de los ba. Desde 1809 el camino al Alto Perú se encontra-
Anchorena, Aguirre, Costa, Lezica, Carranza, ba por lo menos entorpecido hasta su pérdida casi
junto a los Robertson, Fair, Posttlewaithe, total y los santafesinos no eran los únicos que inten-
Twaittes, Orr, además de Aldao, Candioti, etc. taban salvarse en medio de la debacle generalizada.
operarán en conjunto en el litoral-Buenos Ai- El desorden trajo incertidumbre, y hacer algún ne-
res-Montevideo y en algunos casos Río de Ja- gocio comenzó a depender más del «Todopodero-
104 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 105

so» que del ritmo de los tratos mercantiles. La co- «[...] hallándome este día con algunos padeci-
rrespondencia entre mercaderes está repleta de refe- mientos de la grave y penosa enfermedad que
rencias a estas situaciones. me asaltó el último mes de septiembre, incu-
El conflicto de la Banda Oriental y el Litoral se rriendo entonces en tantos gastos que son in-
expandía entonces en el terreno desde 1814 y Santa dispensables en una grave enfermedad y para
Fe se encontraba en el ojo de la tormenta. sustentar una familia crecida, y no habiendo te-
El Cabildo y el grupo de vecinos principales ya nido mas pie de altar que mis chacras y mis es-
estaban jugando un doble juego, barajando otras tancias de San Miguel con las que mis hijos
posibilidades frente a un destino que le estaba impo- mantenían mi casa, y en el día no me contribu-
niendo Buenos Aires y que, tanto a nivel político yen con socorro alguno, como V. S. lo ha palpa-
como en el plano económico, juzgaban desastroso. do, además de que los terrenos en su tanto pue-
Con la ayuda de Artigas, el gobernador Díaz Vé- do decir que me veo en la necesidad de estar
lez fue expulsado de la ciudad en 1815. También vendiendo algunas alhajas a menor precio, por
Santa Fe formaría parte –no sin conflictos– de los cuya necesidad molesto la atención de V. S.
Pueblos Libres del Sur. [...]»
Sin embargo, como bien dice el refrán, a río re- Archivo General de la Provincia de Santa Fe,
vuelto… Colección Diez de Andino
Siempre hay beneficiados con las crisis. El doble
juego de algunos de los vecinos santafesinos no era
solamente hacia fuera ni solamente político. En
1814, algunos de esos vecinos devenidos reciente- Un diario de los acontecimientos
mente ciudadanos, pidieron al Cabildo la asignación El diario de Manuel Ignacio Diez de Andino relata
de parcelas de tierra. Ese año, el Procurador de la estos hechos desde el lugar del testimonio personal.
ciudad se quejó: no solamente consideraba que estas Si bien el autor de esta crónica pretendió que escri-
personas no tenían mérito para recibirlas, sino que, bía un riguroso relato histórico, la dotó del estilo
además, aseguraba que las vendían y, manifestándo- epistolar y, en algunos de sus tramos, logró una no-
se nuevamente desposeídos, volvían a pedirlas. Se table pintura del clima de incertidumbre y de desá-
trataba de tierras de los alrededores de la ciudad (so- nimo de aquella época, así como lo que todo ello ha
bre todo del ejido) pero también de las que habían significado para sus negocios.
sido expropiadas a los jesuitas. Su pluma rescató la entrada de estas tropas en la
El siguiente testimonio resume la situación de es- región, eslabonando la trama de desgracias que to-
tos sectores después de la Revolución. El 8 de enero dos habían comenzado a padecer...
de 1822, poco antes de morir, Manuel Ignacio Diez
de Andino, escribió al Gobernador de Santa Fe:
106 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 107

«Domingo de Pascua, hoy 26 del corriente, en mentos en que Candioti se moría. Este ejército, co-
la mañana, con sol alto, robaron cuanta hacien- mo los otros, no practicaba la compasión. La rapiña
da encontraron, ganado vacuno y ovejuno, des- fue el pan de cada día:
de la estancia de San Francisco hasta la chacra
del astillero Mario Casares y los Garcías; mata- «No hay voces para explicar en la pluma pon-
ron a José García, su esclavo y uno llamando derar ni decirse –que será poner verdad en una
Anavolena y un hijo. Les quemaron la casa y lo balanza de incredulidad, solamente los que pre-
de Ignacio Crespo le robaron y quebraron sentes se hallaron– de los destrozos en las puer-
cuanto encontraron, y lo de Andino, igualmen- tas de las calles a fusilazos, en los interiores a
te [...] Hoy 29 de marzo vino parte de la india- hachazos: cajas escritorios, sacando cerraduras
da, se marchó a su pueblo, robando y rebuscan- si tenían tiradores de plata o de metal, llevándo-
do cuanto encontraron [...]» se cajones e imágenes del Señor y de María San-
Diario de don Manuel Ignacio tísima, y de otros santos, ornamentos, vasos sa-
Diez de Andino grados, –derramando el óleo que encontraron
en crismeras; y por fin en veintisiete días de sa-
A lo largo del relato, el autor no reconoce como queo ¡qué no harían! no dejaron cuartos, ni
propia esta guerra: el sujeto tácito así lo indica. Por huertas y patios que no cavasen y como encon-
otra parte, la geografía del diario es la de la guerra, y traron algunos entierros de alhajas y dinero en
la cartografía de la guerra, la de las estancias. casas, tiendas y pulperías, pensaron encontrar
Ese es el horizonte visible, el de la guerra, que se en todas [...] Y no debe dudarse, que cuantos
apropiaba de un espacio al mismo tiempo que lo cadáveres están tirados, unos en tierra, otros en
destruía. Ese espacio se había configurado a partir el agua, en las orillas de los ríos y lagunas, per-
de las estancias y chacras, unidades productivas que sonas de verdad que los han visto, (dicen) que
eran el eje de un proceso abortado por la guerra. ni las aves ni los peces se han arrimado, que se
La caída de Alvear a manos de Álvarez Thomas, ven enteros los cadáveres.»
ex-gobernador de Santa Fe y amigo de muchos san- Diario de don Manuel Ignacio
tafesinos, se encontraba próxima. La antigua y leal Diez de Andino
ciudad se pronunció como provincia independiente
y en 1815 su Cabildo nombró interinamente gober- La violencia y el clima de incertidumbre eran vi-
nador a Francisco Antonio Candioti, alegando los vidas por este protagonista privilegiado de los acon-
derechos que consideraba tener. tecimientos, que no podía ignorar que esas tierras
Entre julio y agosto de 1815, Álvarez Thomas en- donde se producían mulas, se sembraba trigo y se
vió un ejército de 1.500 hombres al mando de Via- criaban vacunos, se habían convertido en campos de
monte para someter a la provincia rebelde en mo- batalla. En vísperas de la muerte de Candioti, el
108 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 109

control de la provincia fue disputado por dos fac-


ciones dentro de la misma elite. Una de ellas se po-
sicionó detrás de Álvarez Thomas, encabezada por
Juan Francisco Tarragona, ex diputado revoluciona-
rio y presidente de la Junta representativa o munici-
pal de la Provincia, e integrada además –y entre
otros– por Manuel Troncoso.

Para saber más

Diario de don Manuel Ignacio Diez de Andino, Crónica


Santafesina, 1815-1822.
HALPERIN DONGHI, Tulio Revolución y Guerra, SXXI,
Buenos Aires, 1972.
Juan José Viamonte (1770-1843) TARRAGÓ, Griselda y CAULA, Elsa «Cuando el mañana
sólo era desamparo: comerciantes rioplatenses en tiem-
pos de guerra. 1806-1820», en Prohistoria, Núm. 7,
Rosario, 2003.
WENTZEL, Claudia «El comercio del Litoral de los Ríos
con Buenos Aires: el área del Paraná. 1783-1821»,
Anuario del IEHS, Núm. 3, Tandil, IEHS, 1988.
Capítulo 5

Buscando el camino (1815-1818)

En enero de 1815, el Director Supremo envió un


oficio al Cabildo manifestando su satisfacción no só-
lo con el acendrado patriotismo de toda esta ciudad,
sino también con los extraordinarios sacrificios que
ha hecho, y hace por sostener la sagrada América y el
Gobierno Supremo de las Provincias Unidas.
Sin embargo, estimaba que para atacar el mal
desde la raíz y con todas las fuerzas, tenía que enviar
cinco divisiones armadas (al mando de los coroneles
Soler, Viamonte, Valdenegro, Dorrego y Ortiguera)
para operar contra «los perturbadores del orden» de
la Banda Oriental y de Entre Ríos.
El avance sobre Entre Ríos era delegado en la ciu-
dad de Santa Fe y en el coronel Eustaquio Díaz Vé-
lez, mientras tanto, la ciudad quedaba desprotegida
frente al avance de los indios. Los regidores Crespo
y Cabal quedaron como encargados de reclutar a los
vecinos e inventariar y concentrar armas y municio-
nes, organizando un plan de defensa que se le comu-
nica a Díaz Vélez por «[...] el estado peligroso en
que se halla el Pueblo [...]». En febrero, el Ayunta-
miento decidió comisionar al Reverendo Padre Pro-
vincial Fray Pedro Nolasco Iturri para gestionar, di-
rectamente ante el Director, una solución para el
112 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 113

control de la frontera que –ya se ha demostrado– no Las tropas artiguistas y los indios de San Javier que
era un problema menor. se le habían unido, saquearon el ganado de la quin-
A pesar de quejas y reclamos, el Gobernador en- ta de Larramendi, arrasaron la chacra de Crespo y la
vió contra el caudillo Hereñú, que dominaba en el de José García. Mataron a García y a otra gente.
Paraná, una tropa compuesta de la compañía de Otros indios desmantelaban los campos a ambos la-
Blandengues de Santa Fe al mando de su capitán Pe- dos del Salado, matando y tomando cautivos. Llega-
dro Pablo Morcillo con gente de Buenos Aires, to- ron hasta el monte de los Padres, donde mataron a
dos bajo la dirección del coronel Holmberg. Este siete personas y se llevaron cautiva a toda una fami-
ejército fue derrotado por Hereñú y Ortoguéz en el lia. Mientras Hereñú amanecía el 24 de marzo de
Espinillo, cerca del Paraná, matando en la acción al 1815 en la quinta de José de Echagüe, al lado de la
capitán Morcillo y tomando prisioneros a Holm- ciudad, con una escolta de 100 hombres más algu-
berg, Estanislao López (que integraba la hueste) y a nos vecinos santafesinos, se improvisó un pequeño
otros oficiales, que fueron puestos a disposición de y desarmado ejército.
Artigas, quien los dejó en libertad. Al mismo tiempo que Hereñú, aparecían por el
Desde La Bajada (Paraná) Artigas mandó que río unas lanchas de guerra que, al mando de un fran-
Andrés Latorre y su hermano Manuel Artigas fue- cés, tiraban cañonazos. El 25 de marzo el Cabildo
ran a Santa Fe a desalojar al teniente gobernador informó que el día anterior las tropas orientales ha-
Díaz Vélez. bían entrado a la ciudad: Díaz Vélez entregó las ar-
El 14 de marzo el Gobernador mandó a convocar mas, la plaza y la casa que ocupaba, no sin antes ha-
al Cabildo, al Cura Vicario, los representantes de las ber sido amablemente invitado a desalojarla de ma-
Órdenes religiosas y a los «vecinos principales», pa- nera inmediata.
ra informarles que se retiraba hacia Buenos Aires, Lo ocurrido durante los días inmediatamente
con el propósito de no exponer a la ciudad a los de- posteriores a tan aparentemente «civilizada» con-
sastres de una guerra. Quedaban en la ciudad clusión de la ocupación porteña, son claves para
ochenta Blandengues con su armamento, municio- comprender el curso del proceso. El discurso capi-
nes de respeto, y dos piezas de artillería con sus per- tular pasó de los cautelosos y excesivamente respe-
trechos... tuosos términos (que sostenía desde cinco años an-
Con Artigas pisándoles los talones, los asistentes tes) a la acción directa, indicio elocuente de que la
exigieron a Díaz Vélez que dejara constancia de que elite había estado discutiendo y presionando políti-
la retirada era su resolución y que la misma no afec- camente para una salida a la complicada posición a
tara ni el honor ni la constancia de ese pueblo en la que la había arrastrado su adhesión al gobierno por-
adhesión a la causa revolucionaria. teño.
Pasando el Paraná frente a San Javier, con 300 Una vez producida la ocupación, el 25 de marzo
hombres, este ejército reunió a los indios del norte. de 1815, Díaz Vélez acusó a los alcaldes de Santa Fe
114 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 115

de haber tenido contacto con el comandante Here-


ñú con anterioridad a la invasión. Pero la ocupación
de las tropas artiguistas no fue el único elemento
que signó la coyuntura; el reemplazo de Alvear por
Álvarez Thomas, ex-gobernador de Santa Fe y ami-
go de muchos santafesinos, estaba al caer.
Lo primero que hizo el Cabildo fue clarificar su
posición frente a Artigas: la ocupación de los Orien-
tales sólo tenía que servir para poner al Pueblo en
perfecta libertad e independencia para que se gobier-
ne por sí. La ausencia de un gobernador se solucio-
nó designando para el ejercicio interino del gobier-
no un congreso a nombre del Pueblo.
Se eligieron alcaldes nuevamente (refrendaron a
Pedro Tomás de Larrechea como alcalde de primer
voto y dejaron en su puesto de alcalde de segundo
voto a Lassaga). Nombraron ministro de hacienda a
Francisco Antonio Quintana, solicitaron informes
de su estado a los jefes de Blandengues y al coman- Victoria de Las Piedras (1811)
Detalle del óleo de Juan M. Blanes
dante de las tropas, nombraron como ayudante de
plaza al alférez del escuadrón de milicias don Maria-
no de Ezpeleta y determinaron la elección de dipu-
tados para el Congreso por cuarteles.
Santa Fe se pronunció como provincia indepen- el público beneficio [...] de necesidad absoluta
diente y el Cabildo nombró gobernador interina- nombrar interinamente una persona de crédito,
mente a Francisco Antonio Candioti. El argumento celo y actividad a que encargar el Gobierno con
fue que todos sus ramos y concurriendo estas y las demás
cualidades necesarias en las personas del ciuda-
estando el Gobierno en este Ayuntamiento se dano Francisco Antonio Candioti, usando de sus
entorpecen las providencias más urgentes por la autoridad representativa del Pueblo de unáni-
dificultad de reunirse a las horas en que es pre- me acuerdo lo eligieron y nombraron por tal
ciso, y ocurren por se incomodados cuando por Gobernador Político y Militar Intendente inte-
la estrechez de las circunstancias se debe atender rinamente hasta el Congreso Gral. del Pueblo...
al punto a todas: que por esta causa consultando Acta del Cabildo de Santa Fe
del 31 de marzo de 1815
116 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 117

Con toda solemnidad se enarboló la bandera de


la libertad en medio de la plaza. La bandera era ce-
leste y blanca cruzada por una franja roja, y demos-
traba la unión con el Protector de los Pueblos Li-
bres:

«Bajo la égida de Artigas será gobernador el an-


ciano Francisco Antonio Candioti, el más rico
de los traficantes de mulas santafesinos, cuya fi-
gura de caballero campesino, llena de una exó- Banderas de Santa Fe antes de 1825
tica nobleza, ha sido dibujada con pluma feliz «La Bandera de Artigas»
Según Juan Álvarez en su Historia Ensayo sobre la historia de Santa Fe…
por los hermanos Robertson; el mismo Can-
dioti acababa por otra parte de escribir a su
amigo el Director Supremo interino Álvarez
Thomas, rogándole que enviara a la provincia
los auxilios militares que hubieran hecho inne-
cesaria la disidencia» paña. No obstante, en el discurso nunca aparece la
Tulio Halperin Donghi, 1972 palabra «provincia»: el referente de legitimidad con-
tinuaba siendo la ciudad.
Al discutir sobre la forma de elección de diputa- Si bien la autonomía de la ciudad y el respeto por
dos para el Congreso, el Cabildo dispuso citar ex- su soberanía y su capacidad de gobernarse por la
clusivamente a aquellos que hubieran ejercido car- parte «más sana del vecindario» constituyeron la ba-
gos concejiles, inclusive a los alcaldes de barrio, y se doctrinalmente antigua de la autonomía de Santa
que la reunión se realizara sin etiqueta. A esta tradi- Fe, el proceso gestado desde 1810 –que tomó un
cional provisión se agregaban algunas modificacio- curso vertiginoso a partir de enero de 1815– plantea
nes que no tenían antecedentes en Santa Fe. Se de- innovaciones que derivan de un nuevo cuerpo de
terminó enviar esquelas a los Alcaldes de la Her- ideas pero sobre todo de la necesidad de resolver
mandad de Coronda y Rosario, a fin de que eligie- una coyuntura extremadamente crítica.
ran en sus villas un diputado reuniendo a todos los Sostenerse autónomamente, manejar política-
vecinos principales. mente al artiguismo y militarmente a Buenos Aires,
Con esta decisión se amplió por primera vez el requirió de una capacidad de acción rápida del gru-
ámbito exclusivo de representación de la ciudad, in- po. Sin embargo, el proceso mismo llevó a innova-
corporando el sur provincial a través de sus dos po- ciones sin referentes antiguos y, por lo tanto, creó
blados fundamentales y, con ellos, también a la cam- potenciales fuentes de conflicto, ya que su legitimi-
118 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 119

dad se construía paralelamente con la instauración legitimidad de la nueva forma de organización polí-
de un incompleto y primitivo conjunto de institu- tica.
ciones estatales. En el choque de estas decisiones in- Candioti envió un oficio al Cabildo en el cual de-
novadoras con las viejas tradiciones se encuentra, cía que la Junta Representativa le había hecho saber
también, el origen de la fractura de la elite que has- lo sensible que se resultaba la desavenencia que ya se
ta ese momento se presentaba como un bloque fren- advertía en el Pueblo entre ella y este Ayuntamien-
te a los invasores extranjeros. to, lo cual, lamentaba Candioti, perjudicaba sola-
El 25 de abril se convocó al pueblo. Reunido en mente al interés general.
congreso en la Aduana, se eligió con el título de ¿Era este el nacimiento de un discurso alternati-
«Gobernador Intendente» propietario a Candioti. vo, expresión de un grupo con otras ideas? ¿O sim-
Pero lo realmente interesante es la creación en la plemente una postura de un grupo en el marco de
misma sesión de una Junta o Soberanía para tratar y una lucha facciosa por el control del poder, en una
nombrar empleos, emanada de la decisión del situación revolucionaria de transformaciones políti-
Acuerdo del día anterior. Más allá de que la Junta se cas? Quizás ambas cosas.
arrogaba poderes no tradicionales en nombre y re- Es interesante notar cómo hasta en el discurso del
presentación del pueblo, esos poderes eran tan legí- Cabildo la cuestión de la «representación» aparece
timos como los del mismo Cabildo, pues había sido como un elemento determinante de la legitimidad.
el mismo Cuerpo el que la había creado. La situación crítica en la que se encontraba Santa Fe
De cualquier modo, el conflicto institucional con coadyuvó a la emergencia de este tipo de conflictos.
el Cabildo no se hizo esperar: la Junta prácticamen- Por una parte, la solución artiguista no se presenta-
te co-gobernó con aquél y con el gobernador duran- ba absolutamente clara para Santa Fe; por otra, la
te 1815. La resolución de la crisis fue encomendada presión militar ejercida desde Buenos Aires, ahora
a Artigas, quien falló a favor del Cuerpo. Sin embar- con un nuevo Director estrechamente vinculado
go, la Junta decidió continuar con sus actividades. con Santa Fe, no es un dato menor y muestra una si-
El Cabildo decía que la Junta estaba constituida tuación muy diferente a la planteada entre enero y
por ciertos vecinos del Pueblo, sin representación al- marzo de 1815. El 18 de mayo, Mariano Vera fue en-
guna y que se atribuyen facultades que jamás han viado ante el Directorio para poder proveerse de ar-
tenido, figurándose con la investidura de Represen- mamento y municiones con el propósito de conte-
tantes del pueblo, carácter sagrado que nunca han ner el avance de los indios sobre la ciudad. Nueva-
revestido. Esto es inexacto, ya que quienes la cons- mente el oficio lo firmaron el Gobernador, el Cabil-
tituían eran «vecinos principales» y religiosos. Por do y la Junta. Esta misión de Vera fue un acerca-
el lado de sus atribuciones –vagamente delimitadas– miento entre algunos hombres santafesinos y el Di-
habían emanado del mismo Ayuntamiento y del rector Álvarez Thomas. Urbano Iriondo explicó la
Congreso del Pueblo, designado como referente de situación con estas palabras:
120 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 121

Estaba de Supremo Director de Buenos Aires el remitidas todas las partes de este cuerpo político,
Coronel Ignacio Álvarez, que había sido Go- se forme un todo sobre el que pueda influir di-
bernador de esta Ciudad y tenía relación con al- rectamente esa cabeza de autoridad, que se críe,
gunos vecinos de acá, principalmente con algu- con toda la eficacia, sin que por esto los Pueblos
nos de los que estaban empleados en el Cabildo, Unidos pierdan las mínima prerrogativa de sus
a quienes prometió que si se separaban de la derechos.
protección ilusoria del Gral. Artigas y le permi- 3º- Reconocida la soberanía del Pueblo de San-
tían tener tropas en esta Ciudad para impedir ta Fe y garantida por el que se reconociere como
las que Artigas quisiese pasar para hacer la gue- Supremo Director, con el juramento que debe
rra a Buenos Aires, reconocería la independen- prestar de reconocerla, respetarla y ceder a ella
cia de la Provincia y al Gobierno de éste eligie- todo proyecto y capitalismo y unidad y otros de
se y la protegería contra los indios, para asegu- esta clase, con que se han usurpado, seducido y
rar su campaña... defraudado los derechos de los Pueblos: sobre
esta base deberá entrar a tratarse la porción de
autoridad que este Pueblo Soberano quiera,
Autonomía y frontera pueda y le convenga ceder y desprenderse de
Ante la convocatoria al Congreso de Arroyo de la ella, depositándola en mano del Director, para
China por Artigas, fue como diputado por Santa Fe que con arreglo de los límites que se le prescri-
el Doctor Pascual Diez de Andino. El 14 de junio de ban por las partes contratantes, pueda disponer
1815 recibió las siguientes instrucciones: de ella en obsequio del bien general.
4º- que siendo esta Provincia en la actualidad
1º- que el Gobierno de Buenos Aires en ningún perseguida de los enemigos del Chaco, de que se
tiempo exigirá otro sistema sino el de la libertad halla casi indefensa, por el menosprecio con
de los Pueblos, que deben gobernarse por sí, di- que fue mirada por el gobierno de Buenos Ai-
vididos en Provincias, entre las cuales, debe ser res, que más procuraba su disolución que su au-
una la de Santa Fe, comprensiva el territorio de mento, despojando a esta ciudad de sus propios,
su jurisdicción, en la forma que está al presente, que sólo fue establecido por su defensa, por cu-
con absoluta independencia de la que fue su yo motivo ha abandonado a los dichos enemigos
Capital. toda su campaña del Norte, y perdido todas sus
2º- que siendo el objeto general de todos los haciendas...
Pueblos el salvar los inviolables derechos de su
soberanía y libertad para ocurrir por otra parte Las instrucciones resultan reveladoras y pueden
a remediar el éxodo de disolución en que se ha- compararse con las que se dieron a Amenábar dos
llan, es indispensable buscar un centro, en que años antes. Por una parte, continuaba vigente (aun-
122 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 123

que ahora con mucho mayor precisión teórica) que Espeleta, Sargento Mayor de la Plaza, pero conside-
la forma de gobierno elegida era la de una Confede- raban que el nombramiento debía hacerlo el gober-
ración de estados soberanos. Por primera vez Santa nador. Fray Hilario Torres, de la Junta, manifestó
Fe se reconocía como «provincia» y declaraba dere- que no habiendo en estos casos una regla fija, y con-
chos de jurisdicción sobre un territorio que se ex- siderando que sería agravar la enfermedad del Señor
pandía hacia las zonas de campaña ocupadas. El he- Gobernador con exigirle el nombramiento, habién-
cho de que la cuestión fronteriza aparezca en el do- dolo él puesto en manos de la Junta, nombra por su
cumento revela el peso que este problema tuvo en la parte a don Juan Francisco de Tarragona para Go-
resolución de la autonomía. Sin embargo, muy bernador interino. Manuel Troncoso consideró que
pronto las declaraciones de principio deberían en- esto estaba dentro de los límites de las funciones
frentarse con realidades menos floridas. otorgadas inicialmente a la Junta, o sea «nombrar
empleos».
El escribano José Ignacio Caminos escribió:
La provincia rebelde y los vacíos legales
Entre julio y agosto de 1815, en un momento muy siendo el actual gobierno nuevo en toda su for-
difícil de la situación fronteriza, Álvarez Thomas ma, y que a más de eso no hay regla ni costum-
envió un ejército de 1.500 hombres al mando de bre fija en los anteriores para este caso, primero
Viamonte para someter a la provincia rebelde. Según que se ofrece, hasta la sanción del Reglamento
Iriondo, Álvarez Thomas (que en su período de go- Municipal, en uso de las facultades de esta Cor-
bernador de la provincia había trabado vínculos en poración, debemos nombrar la persona que ejer-
la ciudad) había prometido a un grupo de vecinos, a za el Gobierno Interino [...]
cambio de sustraerse a la influencia de Artigas, res-
peto incondicional por la autonomía. El diputado La Junta eligió gobernador interino a Juan Fran-
Mariano Vera, que había ido a Buenos Aires a soli- cisco Tarragona, con oposición del Cabildo. Can-
citar ayuda para detener el avance indígena, había si- dioti desautorizó esta elección y designó al alcalde
do encarcelado. de primer voto, don Pedro Tomás de Larrechea, uti-
La puja por el control del gobierno entre Junta y lizando un concepto tradicional: en ausencia del go-
Cabildo se agudizó ante la enfermedad del goberna- bernador, el puesto debía ser ocupado por el más al-
dor Candioti, quien se dirigió a Cabildo y Junta to representante de la justicia ordinaria. Pero en rea-
conjuntamente. El 26 de junio ambas corporaciones lidad no había normas para la sucesión.
se reunieron. El gobernador interino, Pedro Larrechea, escri-
Por el Cabildo sólo fueron Pedro Tomás Larre- bió a Álvarez Thomas quejándose sobre las inconse-
chea, Gabriel de Lassaga y Ramón Cabal, quienes cuencias que traería una invasión militar, que provo-
propusieron que el mando recayera en Mariano de caría a Artigas e impediría la comunicación de la
124 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 125

ciudad con la Banda Oriental, según su letra, único suitas, en el templo de La Merced y en la chacra de
auxilio que tiene Santa Fe para subsistir... Crespo.
Las anteriores desavenencias habían dejado el sal- En vísperas de la muerte del Gobernador, en
do que ya conocemos: campañas desiertas, recursos agosto de 1815 entraron en la ciudad las tropas de
saqueados y una población que, en su mayoría, vi- Viamonte con 1500 efectivos, dos buques de guerra,
vía casi en la indigencia. Si volvían las tropas, asegu- un falucho y una cañonera. A partir de este momen-
raba Larrechea, volverían las pasadas persecucio- to, la Junta se posicionó en contra de Artigas y se
nes… La carta de Larrechea la firmaban, claro está, quejó de la actitud de Candioti, enviando al gober-
aquellos que se atrincheraban en la legitimidad co- nador un duro oficio reclamando por sus derechos:
lonial del cuerpo capitular.
La situación se había tornado desesperante, ya cerciorada la Junta ahora de la reciente poste-
que no se tenían recursos materiales para enfrentar rior delegación del mando que acaba de hacer
una nueva invasión militar. Por su parte, Artigas Usía, sin consideración y con desprecio de la re-
amenazaba desde Paisandú y proclamaba no hacer- solución de ella, como invitada por Usía al mis-
se responsable por los desastres que podían sobre- mo efecto, se ha llenado de asombro y le ha sor-
venir al avance de las tropas porteñas. El 22 de agos- prendido una deliberación que, al paso que in-
to, el Cabildo envió a Viamonte un oficio solicitán- fiere un vejamen a su representación y hace ilu-
dole que no desembarque. soria su resolución, envuelve el carácter de pre-
Para entrevistarse con Viamonte fue designado meditada y ratifica el concepto afianzado en an-
Pascual Diez de Andino, quien acababa de regresar terior dolorosa experiencia de que las resolucio-
del Congreso de Arroyo de la China y de una mi- nes de la Junta se cumplen y llevan a debido
sión en Buenos Aires. Viamonte manifestó que, por efecto sólo cuando se acomodan a fines particu-
toda respuesta, sólo podía cumplir las órdenes que lares... no puede la Junta que reclamarle por tan
había recibido. Los presagios del Jefe de los Orienta- extraño procedimiento; porque habiendo Usía
les referentes a su oficio del 13 del corriente, que en por su citado oficio hecho dimisión del mando, y
copia me acompaña V. S. no pueden ser un obstácu- puéstolo a la disposición de la Junta, al menos
lo capaz de detenerme. V. S. sabe que las intenciones sin exigir previamente su resolución, no puede
del gobierno no son hostiles. No hay delicadeza que disponer de los que se había desprendido duran-
pueda resentirse a este paso, hijo de la razón y del te la enfermedad que lo motivaba. Por tanto se
decoro. ver en caso de protestar a Usía en nombre del
Frente a la imposibilidad de enfrentar a las tropas Pueblo que representa, de nulidad de cuanto se
de Viamonte, el Cabildo autorizó el desembarco y obre contra la resolución de ella.
decidió alojar a las tropas en el edificio de la Adua- Documento del Archivo General de la Nación
na, en los galpones para tropas del edificio de los je- Santa Fe – Ejército de Observación
126 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 127

Francisco Antonio Candioti


Nació el 23 de agosto de 1743. Era hijo de An-
tonio Candioti Mujica (natural de Cádiz) y de
María Andrea Zeballos, hija del Regidor Juan
de Zeballos y de Paula Ycea y Aranibar. Su her-
mano Francisco Vicente murió soltero. Su her-
mana Leonor, se casó el 26 de agosto de 1768
con Juan Francisco de Aldao, natural de Bue-
nos Aires, viudo de Teresa Ordoñez.
Francisco Antonio tuvo una vasta descenden-
cia. En 1800 contrajo matrimonio con Juana
Ramona Larramendi, y en su testamento reco-
noce como legítimas sólo a sus dos hijas. Ma-
nuel Cervera dijo de él: era el verdadero prínci-
pe de los gauchos, señor de 300 leguas cuadrada
de tierra, propietario de doscientas cincuenta
mil cabezas de ganado, dueño de trescientos mil
caballos y mulas, y de más de quinientos mil pe-
sos, atesorados en sus cofres en onzas de oro, im-
portadas del Perú.

Desde entonces, dos facciones dentro de la mis-


ma elite lucharon por el control de la nueva provin-
cia. Una de ellas, fidelizada con Álvarez Thomas,
estaba dirigida por Juan Francisco Tarragona, presi-
dente de la Junta representativa. Tarragona había si-
Francisco Antonio Candioti
do diputado en 1810 y por lo tanto, estaba bien vin-
culado en Buenos Aires. Al igual que Manuel Tron-
coso, había manifestado rasgos de conflictividad an-
tes de 1810 en su actuación capitular. La llegada de
Viamonte amplió las aspiraciones de este grupo. Se
abrió así una etapa de transición pero también de
transformaciones profundas.
128 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 129

Hacia 1815 Santa Fe quedó literalmente entre dos En consideración, pues, de todos estos antece-
fuegos: el artiguismo y la política del Directorio. Es- dentes y de la decidida rivalidad de los Cabil-
to y cierta recuperación económica de los sectores dantes contra esta Junta, sostenida desde su ori-
ganaderos, que se vieron seriamente afectados por el gen por el Gobernador y el Jefe de los Orienta-
descuido y la utilización de tropas para la guerra les, con una pasión escandalosa y destructora del
contra Artigas, coadyuvó a la aparición de un clima Pueblo, deliberamos en su defensa y cumpli-
de oposición y cambios. La crisis y la confusión miento de nuestra obligación proceder a la elec-
abrieron espacios para el ascenso de sujetos que ción de la persona que haya de ejercer el cargo
comprendían la magnitud de lo que estaba sucedien- de Gobernador de esta Ciudad y Jurisdicción y
do y se embarcaban en un proyecto que, con un dis- en ausencia de los capitulares, eligieron para
curso moderno, pretendía hacerse con el poder. La Gobernador Intendente de la Ciudad y Parti-
muerte de Candioti por hidropesía se produjo el 27 dos Sufragáneos al ciudadano Juan Francisco de
de agosto de 1815, en medio de la llegada de las tro- Tarragona por el término que se le designará en
pas de Viamonte. Éste le rindió honores militares en el Reglamento Municipal, reservándose el dere-
su entierro en la iglesia de Santo Domingo. La Jun- cho de comunicarse con el directorio para res-
ta (en un oficio firmado por fray Hilario Torres, Jo- tablecer la correspondencia, fraternidad y unión
sé Antonio de Echagüe, José Manuel Troncoso, fray con el heroico pueblo de Buenos Aires...
Agustín de los Santos, Manuel Francisco Maciel,
Juan Francisco Tarragona, Pedro M. Neto –cura de El Cabildo citó a todo el vecindario, incluyendo
Coronda– y José Ignacio Camino) se hizo recono- a los sacerdotes, en casa de los Alcaldes de Barrio. El
cer ante el militar como legítima representante del motivo: elegir dos diputados por cada cuartel para
pueblo e invitó al Cabildo a reunirse para la elección que nombrasen al Gobernador.
del gobernador. El Cabildo, de su parte, envió una Se constituyó un cuerpo de electores que eligió a
nota a Viamonte donde expresaba su repudio por la Gabriel de Lassaga. El mismo día llegó una nota de
actitud de la Junta, a la cual consideraba sin repre- Manuel Francisco Maciel reconociendo que en la
sentación. Reprochaba las atribuciones de la Junta Honorable Corporación de Electores reside toda fa-
como un insulto a una Corporación tan respetable, y cultad del Soberano Pueblo; ante esta respetable
que es sólo la primera autoridad de este Pueblo, má- Corporación hago renuncia de la investidura de vo-
xime cuando se infiere por unos simples ciudadanos, cal de la Junta de Representantes que le confirió el
y cuando no hay una sola razón para innovación de Soberano Pueblo en Junta Popular del 26 de Abril
esta naturaleza... del presente año, pretextando no ser responsable,
Los integrantes de la Junta concurrieron al cabil- exista o no exista dicha Junta..., indicio de que la dis-
do y se encontraron con la puerta cerrada. Así, fue- puta de la Junta ya no se limitaba a las atribuciones
ron a la casa de un diputado y labraron un Acta: que se le habían conferido.
130 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 131

Enterado Viamonte, desconoció el nombramien- La Junta se movía rápidamente. Expuso a Via-


to hecho por la Junta sin el consentimiento del monte que los Blandengues al mando del capitán
Cuerpo Municipal, reconociendo al Cabildo como Francisco de Aldao habían impedido el sufragio de
el verdadero conducto de las comunicaciones. Via- muchos vecinos honrados y de la mayor parte de los
monte afirmaba una y otra vez que no venía a Santa comerciantes. Viamonte, en un primer momento,
Fe a imponer un Gobierno y que había considerado decidió no intervenir en estas internas. Pero luego,
por buena la presentación de la Junta porque la mis- ante la denuncia de Pedro Tomás Larrechea de la to-
ma se le había presentado con papeles autorizados, ma de la Casa Consistorial por «gente del pueblo»,
afirmando que toda la situación forma un contraste tuvo que hacerlo: asistió como espectador, y en me-
cuyo resultado no deja más que dudas acerca de las dio del conflicto con «gran parte del vecindario», se
verdaderas autoridades. decidió convocar «a la parte sana del Pueblo».
Pero la Junta se acercó a Viamonte nuevamente: El 1º de septiembre se intentó hacer nuevamente
le envió el acta de elección de Tarragona y una carta la elección con los 8 diputados favorecidos, pero se-
en la que le explicaban: gún el testimonio de Diez de Andino, Troncoso,
Echagüe, Cabal y otros interrumpieron el acto atro-
[...] V.S. advertirá haber recaído en la persona pellando con armas de fuego y echando a todos de
de Juan Fco. Tarragona el gobierno, por el resul- la sala del cabildo. Tocaron las campanas a rebato, e
tado de dicha Acta; el gobierno cesante nunca intervino nuevamente la compañía de Blandengues
quiso hacer efectiva aquella nuestra determina- que ocupó el cabildo: el conflicto se generalizó en la
ción, porque creyó no ser de su fracción el elec- plaza con la participación del vecindario. Viamonte
to; y atropellando con violencia los derechos del intercedió finalmente con sus tropas y después de
Pueblo, depositó ilegalmente y sin facultad el muchos disturbios, se convocó a una asamblea para
Gobierno en el que hoy lo tiene. De este mons- elegir definitivamente el gobernador. Larrechea es-
truoso principio han emanado todas las resolu- taba enfermo y las tropas de Blandengues se habían
ciones y providencias, conduciendo al Pueblo a retirado bajo la presión de las de Buenos Aires; las
unos extremos de comprometimientos, demasia- invitaciones fueron enviadas por la Junta y la asam-
do sensibles, y que la Junta no puede mirar con blea sería presidida por Viamonte.
indiferencia [...] Andino dijo que la Junta convocó solamente a los
[…] ha determinado esta corporación ponerlo suyos, olvidándose de los beneméritos pero llaman-
en noticia a V.S. para que en todos los casos ocu- do uno a uno hasta al último pulpero. Iriondo, de su
rrentes se entienda se entienda con el legítimo lado, relató que el 2 de septiembre se reunieron y
depositario del mando; sancionaron la subordinación al Supremo Director
[…] active sus marchas para restablecer el orden de Buenos Aires y nombraron a Juan Francisco de
y seguridad de los habitantes de esta Ciudad Tarragona Teniente Gobernador con aplausos de
132 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 133

muy pocos y disgusto general de todos [...] Quitaron calde de primer voto a Pedro Tomás Larrechea por
luego la bandera santafesina y enarbolaron la celes- Francisco Antonio Latorre y en el de Comandante
te y blanca de la Patria [...] deponiendo a los emplea- de Armas a Manuel Troncoso en lugar de Mariano
dos de Candioti. de Espeleta. De Larrechea dijeron que tenía que dar
La posición de la Junta –que gobernó hasta mar- cuentas a la Hacienda sobre el destino de unos dine-
zo de 1816–, se impuso momentáneamente sobre el ros, y lo enviaron preso al pueblo de San Lorenzo.
Cabildo y sobre la facción autonomista o artiguista, Luego, removieron al Cabildo en su totalidad, in-
con la presión del ejército directorial instalado en la formándole al Director Supremo que los habían su-
ciudad. En nota al Director Supremo, la Junta expli- plantado por otros más adaptables a las imperiosas
caba las cosas a su manera: circunstancias de reconocer la suprema dirección del
estado.
[...] el día 2 de este mes celebró este Pueblo un Consideraba que el Cabildo había entorpecido
Congreso de la parte más sana de él, para deli- las funciones de la Junta sostenido por la fuerza y la
berar sobre su situación política, la más deplora- autoridad del «Jefe de los Orientales». Por ese mo-
ble en el transcurso de cinco meses, que ha esta- tivo, Santa Fe se había mantenido sin Constitución
do el vecindario cubierto de un humillante luto ni Reglamento alguno, especialmente en la adminis-
por la anarquía que ha sufrido [...] Felizmente tración de Justicia y de la Hacienda. Los capitulares
el resultado de dicho Congreso a esfuerzo de es- habrían seducido a la parte inferior del Pueblo para
ta Corporación y el decoro afectuoso que las tro- traerlos con su opinión al congreso de la elección de
pas del Ejército de Observación al mando de su gobernador, habiéndose sustraído de la parte más
prudente y honrado General han guardado, fue sana, en lo que se veía claramente el despotismo a
por espontánea resolución acordaron que este que anhelaban.
pueblo se restituyera a la protección e depen-
dencia de su Capital [...] El 20 de septiembre de 1815 fueron elegidos
nuevos miembros del Cabildo: Simón de Ave-
El 9 de septiembre nombró nuevos funcionarios: chucho (alcalde de primer voto), Gregorio de
José Ignacio de Echagüe como Ministro de Gobier- Echagüe (alcalde de segundo voto), Juan Manuel
no, Lucas de Echagüe (yerno de Francisco Antonio de Soto (alférez Nacional), Romano Bravo (al-
de Vera Mujica) como Vista de Aduana, Javier de guacil mayor), José Ignacio Torres (defensor de
Echagüe como Comandante del Resguardo. El vo- pobres y menores), y se confirmó como regidor
cal Maciel expresó que la Junta debía disolverse por- a Rudecindo Arias y como procurador síndico a
que ya había cumplido su mandato, pero esta peti- Juan Ignacio Basaldúa. El mismo día se recibió
ción no fue aceptada argumentándose el mandato un oficio del Director Supremo felicitándolos
del «pueblo». La Junta reemplazó en el cargo de al- por el orden y tranquilidad que han observado...
134 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 135

A fines de 1815 la Junta envió una solemne decla- ella, la unión y mejor organización de su Estado Ge-
ración que expresaba la posición de este grupo res- neral y las Constituciones que los deben regir en su
pecto del curso que debía seguir la política revolu- libertad e independencia natural, que proclamamos.
cionaria: posicionó a Candioti y Larrechea como tí- Y todo cuanto conduzca al bien prosperidad general
teres de Artigas y se erigió en bastión de la lucha pa- y común de los Pueblos Unidos y del particular de
ra sofocar al coloso que a pasos agigantados introdu- cada uno...
cía una anarquía revolucionaria. Analizando las
causas de su llegada al poder, la Junta se permitía re- Juan Francisco Seguí
comendar al Director Supremo que no se confiara a Nació en Santa Fe, donde aprendió las primeras
la ignorancia de la Plebe y del Populacho, seducido y letras. A finales del siglo XVIII, sus padres lo
conducido con amenaza a los Cuarteles, adonde ha- enviaron a Charcas, donde prosiguió sus estu-
bían sido arrastrados hasta los asalariados y milita- dios en Derecho. Allí hizo también sus prime-
res de actual servicio. ras armas revolucionarias participando en el al-
zamiento chuquisaqueño contra las autoridades
La denuncia sobre la presencia de Blandengues españolas en 1809. Sofocada la revolución del
en la elección de gobernador después de la muerte Norte volvió a Santa Fe, donde encontró el re-
de Candioti, introdujo un nuevo sujeto en el juego chazo de su padre por haber estado en contra
político, cuyo peso fue determinante en la elección de la causa española. Por esta razón se instaló
de Mariano Vera como gobernador en 1816 y deci- en Buenos Aires, donde completó sus estudios
sivo en el ascenso de Estanislao López. Con él, se y se graduó en Leyes en la Real Audiencia de la
enclavó además un elemento faccioso en las eleccio- Capital Virreinal. Participó de las jornadas re-
nes de electores por cuarteles. volucionarias y del histórico Cabildo Abierto
El 25 de octubre de 1815 se convocó nuevamente del 22 de mayo de 1810. Fue activo partícipe a
a elecciones para escoger diputado: esta vez, al Con- favor de la autonomía de la Provincia de Santa
greso de Tucumán. Resultó electo el cura y vicario del Fe y apoyó al primer gobernador, Don Francis-
partido de Baradero, el Doctor Pedro José Crespo, co Antonio Candioti. Bajo la tenencia de go-
quien renunció. Se eligió entonces a Juan Francisco bierno de Juan Francisco de Tarragona fue de-
Seguí, natural de Santa Fe y vecino de Buenos Aires. signado ante el Congreso de Tucumán. El in-
El 18 de diciembre de 1815, la ciudad le dio un cumplimiento por parte del Directorio y poste-
poder para que la represente ante el Congreso de Tu- riormente del Congreso de los tratados de ma-
cumán, poniendo en ejercicio todos los derechos que yo de 1816 hizo que no participara en las deli-
competen a éste como miembro integral de la misma beraciones de esa asamblea. Colaboró también
soberanía; a fin de que proponga, promueva, discuta con Estanislao López, pero descontento con la
y sancione de acuerdo con los demás miembros de firma del convenio o armisticio de San Loren-
136 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 137

zo, celebrado con el general Viamonte, se com-


plotó contra el nuevo Gobernador en una frus-
trada revolución que tuvo su origen en mayo de
1819. También participó de una conjura que in-
tentó matar al Brigadier López en una función
de títeres que habría de llevarse a cabo en casa
de doña María Leonor Aldao. López no sancio-
nó a los conjurados, sino que solicitó su cola-
boración. Por este motivo, Seguí continuó par-
ticipando en el gobierno de López. Hay quie-
nes le adjudican la paternidad del Estatuto de Juan Francisco Seguí
1819. Participó de la redacción y firma de los
tratados de Benegas y el Cuadrilátero, y en la
Convención de Santa Fe de 1828. Estaba casa-
do con Bonifacia Lassaga en segundas nupcias
(antes había estado casado con María Concep-
ción Anzorregui y Alambri), tuvo 8 hijos y fa-
lleció en 1834, siendo enterrado en Santo Do-
mingo. lo pasearan por la plaza engrillado, acción por la
Adaptado de José Rafael López Rosas, cual el Director Supremo envió una carta recrimi-
El pronunciamiento… nando su conducta. La disminución de la tropa es-
tacionada, que se trasladó hacia escenarios más con-
flictivos, bajó la presión. La ocupación duró seis
meses.
Los desmanes cometidos por la tropas, entre los El alzamiento contra Viamonte lo comenzaron
cuales se incluyen desde la imposición de contribu- las tropas de frontera que el jefe porteño acababa de
ciones forzosas hasta ofensas a las mujeres de la ciu- reorganizar: su líder fue el alférez Estanislao López,
dad, crearon un clima de descontento entre el con- que había comenzado su carrera militar en la fron-
junto de la población. Así por ejemplo, en oportu- tera ya antes de 1810, bajo la discreta protección del
nidad de estar formada en la plaza una compañía de funcionario regio del cual era hijo. Pero la tropa de
dragones de las tropas de Buenos Aires con destino la frontera, si bien dominaba sin dificultades la cam-
al Alto Perú, José Elías Galisteo dijo (según Irion- paña, no era capaz de disputar el control de la ciu-
do): «¡Infelices! ¡Cuantos de estos perecerán!». Via- dad a la guarnición porteña; la derrota de Viamonte
monte se enteró, lo hizo apresar y luego mandó que fue posible gracias a auxilios llegados desde más allá
138 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 139

del Paraná: convocados por los jefes urbanos del al-


zamiento, vencieron a Viamonte y tomaron la ciu-
dad tras días de lucha y saqueo... A partir de esta si-
tuación se imponía una política de equilibrio entre
las pretensiones porteñas y las artiguistas.
El clima de conflicto faccioso se agregaba enton-
ces a las cuestiones propias de la guerra. La situación
alcanzó cierta resolución con el gobierno de Maria-
no Vera en 1816, cuyo ascenso se concretó con el
apoyo de las tropas de Blandengues.
Sin embargo, tampoco esta solución, que piloteó
dentro de los límites de una política de equilibrio
entre las pretensiones porteñas y las artiguistas, lo-
gró la tan esperada paz.

La situación entrerriana
«La lealtad insegura de Mariano Vera, goberna-
dor artiguista de Santa Fe, es solicitada median-
te la ubicación de su hermano José Ignacio en el
gobierno de Entre Ríos. Sin duda los Vera –y
por detrás de ellos Santa Fe– tienen vínculos es-
trechos con esa mitad de Entre Ríos que es la
Banda del Paraná, donde las mayores estancias
son propiedad de santafesinos y de donde llega,
año tras año, una parte importante del abasto
de carne para la ciudad de Santa Fe. Es precisa-
mente esa relación íntima, pero no necesaria-
mente desprovista de tensiones la que precipita
el conflicto. Mientras Santa Fe se mantuvo en la
Estanislao López
obediencia de Buenos Aires, Hereñú –el jefe ar- óleo de Juan Ancio
tiguista que domina en La Bajada y que, gracias Tomado de Ramon Lassaga
Historia de López, Fundación Banco Bica, 1988
a sus victorias sobre el barón Holmberg, aristo-
crático ex oficial austríaco que fue desdichado
140 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 141

campeón del gobierno central en las ariscas tie-


rras entrerrianas, hace figura de primus inter Para saber más
pares entre los caudillos artigueños– se ha es-
merado en saquear propiedades santafesinas en HALPERIN DONGHI, Tulio Revolución y Guerra, SXXI,
su territorio. Todo eso, junto con la hegemonía Buenos Aires, 1972.
política de Hereñú en la Bajada, debe terminar PODER LEGISLATIVO DE LA PROVINCIA DE SANTA FE
con la gobernación de Vera; Hereñú se resigna Historia de las Instituciones de la Provincia de Santa
mal a su caída: se refugia en Buenos Aires y vol- Fe, Santa Fe, 1969.
verá a la provincia al frente de tropas que ha ar- LÓPEZ ROSAS, José Rafael El pronunciamiento federal
mado el ejército central. Ni aún la intervención de Santa Fe, Departamento de Ciencias Jurídicas y So-
más directa de éste basta para salvar la empresa. ciales, Universidad del Litoral, Santa Fe, 1968.
Hereñú ha contado, sin duda, con el apoyo de
otros jefes comarcales que han visto también,
sin aprobación el ascenso de Vera: Samaniego
–Jefe de Gualeguaychú– y Correa –de Guale-
guay– lo acompañan; los tres serán vencidos
por Francisco Ramírez, el centro de cuyo poder
se encuentra en Concepción del Uruguay, y cu-
ya acción retiene a Entre Ríos en la Unión de
los Pueblos Libres. El desenlace pone a Ramí-
rez en la gobernación de la provincia...»
Tulio Halperin Donghi, 1972

Hacia 1818 los signos de un nuevo avance de


Buenos Aires exigieron una dirección menos vaci-
lante. Fue así que, en julio, una revolución comen-
zada en el cabildo triunfó gracias al apoyo de tropas
de frontera, haciendo gobernador a Estanislao Ló-
pez. Tampoco esta instancia significó paz para la de-
sangrada Santa Fe, que no dejó de recibir el fuego
del ejército directorial hasta 1820.
Capítulo 6

El Estatuto y el Brigadier

Los años 1818 y 1819 fueron extremadamente com-


plejos. López acordó treguas con varios caciques in-
dígenas, se acercó a Artigas y se posicionó con fir-
meza frente al Directorio. Santa Fe sufrió las inva-
siones directoriales al mando de Viamonte y Balcar-
ce. La retirada de los ejércitos de Balcarce produjo
nuevos destrozos en la campaña santafesina.
En palabras de Balcarce

Iba a tomar del Carrizal, como 4000 cabezas de


ganado y todo lo demás que hallare. Así dejaba
a Santa Fe en la última necesidad, y sin más re-
cursos para sostenerse, y con lo adquirido, pro-
porcionaría al ejército de Buenos Aires subsis-
tencia por un año, y las caballadas necesarias
para una nueva invasión.

En enero de 1819, y antes de retirarse a San Ni-


colás, Balcarce incendió Rosario. A fines de febrero
de ese año, se estacionó en el sur del Carcarañal un
nuevo ejército sitiador al mando del general Via-
monte. Después de una nueva etapa de combates y
saqueos, el 12 de abril se firmó el armisticio de San
Lorenzo, en el convento de San Carlos con la pre-
144 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 145

sencia del general Belgrano quien en estas circuns-


tancias, escribió:

Todo es disolución y miseria: las casas se hallan


abandonadas, las familias fugitivas o arrastra-
das, los campos desiertos de ganados y caballos,
todo en fin invadido de hombres que se han des-
tinado en las más terribles de las guerras que
pueden presentarse, pues para ello todos son
enemigos, con tal que tengan o no sean de su
partido. Para esta guerra, ni todo el ejército de
jerjes es suficiente. El ejército que mando no
puede acabarla, es un imposible; podrá contener
de algún modo; pero ponerla fin, no lo alcanzo
sino por un avenimiento. No bien habíamos co-
rrido a los que se nos presentaron y pasamos el
Desmochado, que ya volvieron a situarse a
nuestra retaguardia y por los costados. Son
hombres que no presentan acción, ni tienen pa-
ra qué. Los campos son inmensos y su movilidad
facilísima, lo que nosotros no podemos conse-
guir, marchando con infantería con tal. Por otra
parte ¿de dónde sacamos caballos, para correr
por todas partes y con efectos? ¿De dónde los
hombres constantes para la multitud de trabajos
consiguientes, y sin alicientes como tienen ellos?
Hay mucha equivocación en los conceptos: no
existe tal facilidad de concluir esta guerra; si los
autores de ella no quieren concluirla, no se aca-
Cacique indio bará jamás: se irán a los bosques, de allí volve-
Grabado de 1820
Bonifacio del Carril, Monumenta Iconographicae rán a salir, y tendremos que estar perpetuamen-
te en esto, viendo convertirse el país en puros
salvajes.
146 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 147

Una vez firmado, el armisticio fue enviado al Ca-


bildo para su aprobación. El 8 de mayo se reunieron
electores de los 4 cuarteles de la ciudad de Santa Fe.
José Amenábar expresó su conformidad, Juan Fran-
cisco Seguí no pudo votar por estar con sus dere-
chos de ciudadano suspendidos, Pedro Aldao se
abstuvo y Luis Aldao (de quien se sospechaba que
conspiraba contra López con el propósito de favo-
recer a Artigas) votó en contra por no haberse nom-
brado a Artigas jefe. La firma de este armisticio sig-
nificó el alejamiento definitivo entre López y Arti-
gas. El caudillo santafesino comenzaba a delinear su
liderazgo de una manera más personal.
Tras el armisticio de San Lorenzo en 1819, López
decidió legitimar su condición e institucionalizar el
status provincial. En un oficio remitido al Cabildo
el 18 de junio escribió:

El cielo que sostiene nuestra causa corona nues-


tros triunfos concediéndonos este día feliz [...]
Matar Ganado los escollos que se nos presentaban se han des-
Grabado de D’Orbigny (1827)
Bonifacio del Carril, Monumenta Iconographicae truido con gloria. La provincia es libre, y el pri-
mer acto de esta prerrogativa debe sellarse con
el nombramiento de la suprema autoridad. La
felicidad común se afianza doblemente ejercien-
do el poder un Magistrado formado de este mo-
do; las pasiones se comprimen al aspecto de un
gobierno elevado por el de justicia y los aspira-
dores ven perecer la intriga, cuyas fatalidades
aún sentimos por el vestigio que han dejado sus
crímenes [...] Los enemigos se hallan en su mar-
cha retrógrada, mas, no hemos fijado bases de
concordia y podemos de nuevo ser provocados.
En tan altos motivos pesen V. S. S. mi decoro; el
148 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 149

me estimula a deponer en manos de mi Pueblo Los conceptos vertidos por López en la ocasión
un derecho que sólo obtuve por su bien. Mis de- resultan de gran interés: «afirmaba al hombre en el
seos por su felicidad no hallaron término a su goce pleno de su libertad y al magistrado en su de-
anhelo, y aunque a mi pesar haya estado sujeta ber sin aproximación al despotismo». Según López,
mi administración al extravío, yo lo estoy a la el gobernante debía ser «un Argos que corra con una
ley de los mortales. ojeada la provincia, sofoque el mal con la velocidad
del rayo, reprima al díscolo, destruya la intriga y to-
do lo haga por vuestra libertad con energía...». El
El estatuto de 1819 gobernador hablaba con palabras que tenían nuevas
El 8 de julio, después del derrocamiento de Vera, se connotaciones en el vocabulario político: «hom-
reunió la Asamblea de Comisarios o Junta Electoral bre», «libertad», «despotismo».
y proclamó gobernador a López por uniformidad
de votos. Este encargó a la Junta la redacción de un Argos es un personaje de la mitología griega a
estatuto para la Provincia, que definiera las institu- quien se representa con mil ojos. Se utiliza co-
ciones de gobierno, su rol y las funciones del gober- mo metáfora para referirse a una persona muy
nador. vigilante. Príncipe argivo que tenía 100 ojos de
Se desconoce cuál fue el proyecto presentado, pe- los que siempre estaban abiertos 80, y al cual
ro sabemos que López lo rechazó y disolvió el encargó Juno el cuidado de la ciudad de Ío,
Cuerpo. Las probables causas del rechazo podrían transformada en vaca. Mercurio lo adormeció
ser el carácter demasiado «moderno» del texto, ya con su flauta; Juno sembró luego sus ojos en la
que limitaba la autoridad del gobernador. cola del Pavo real. También tuvo por nombre
El Brigadier argumentó que «la voz de la Patria le Argos la nave que transportó a los argonautas y
había detenido» ya que se creaban una multitud de el perro de Ulises, el único que lo reconoció al
autoridades que fomentarían los partidos o faccio- volver a Itaca.
nes y reducía el gobierno a una insignificante auto-
ridad. Sugestivamente, el Gobernador presentó un
nuevo proyecto al Cabildo, que fue aprobado el 26 ¿Quiénes elaboraron esta nueva lógica?
de agosto de 1819 diciendo que «siendo su objeto el La redacción del Estatuto se atribuye indistinta-
público beneficio es sin duda de nuestra aceptación mente a Juan Francisco Seguí, a José Amenábar o a
y de nuestra obligación darle debido cumplimien- Agustín Urtubey. Ponía su énfasis en la tierra, y se
to». El documento finalmente aceptado, que entró ha dicho que fue un reglamento acorde a una comu-
en vigencia en ese momento, es el denominado Es- nidad naciente, rural y militar. Daba forma a un go-
tatuto Provisorio, considerado como la primer bierno provincial autónomo precediendo a la orga-
Constitución provincial. nización interprovincial. Erigía a la provincia como
150 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 151

el puntapié organizativo para aspirar a una futura de la provincia vapuleada por las guerras civiles
organización interprovincial de carácter federal. En y por los malones aborígenes. La elección del
este tipo de estatuto se basaba, claramente, la posi- gobernador fue encomendada a la Cámara de
bilidad de las futuras alianzas entre provincias que Representantes forma que persistió hasta la
adoptaron las formas del pacto. Constitución de 1863.»
En su momento, fue criticado por Ramón Lassa- Historia de las Instituciones, 1969
ga (decía que era un estatuto imperfecto) y Carlos A.
Aldao (quien afirmo que era el reglamento del des- Según la opinión de Sonia Tedeschi
potismo). En el mismo había «separación de pode- «En el Estatuto quedaron establecidos los requi-
res» y se invocaba la voluntad del pueblo como sitos y las formas de elección de los miembros de las
fuente del poder soberano. Sin embargo, la Junta distintas instituciones. Algunos de estos aspectos, se
construyó su propio espacio de poder más allá de la fueron modificando y/o precisando paulatinamente.
letra del estatuto y del poder de López, lo cual de- En efecto, Estanislao López fue diseñando, según
muestra que las cosas cambiaban lentamente en San- las circunstancias, el marco legal para el desarrollo
ta Fe por aquellos años. de los procesos electorales que se cumplieron casi
Según este reglamento, el gobierno sería ejercido regularmente por lo menos en este primer tramo de
por aquel ciudadano que fuera elevado al mando la vida política provincial. Es necesario recordar
por el voto de la provincia. Este gobernador se ele- aquí que en Santa Fe no existió una ley de Eleccio-
giría por una votación popular que debía realizarse nes sino hasta 1856.»
reuniendo a los ciudadanos. En las cabeceras de los Esto se vincula tanto con problemas estructurales
departamentos (Capital, Rosario, Coronda y Rin- de esta sociedad –es decir, con que no era una socie-
cón), la misma estaría organizada y supervisada por dad moderna– como con la particular forma de ma-
sus comandantes y en la ciudad de Santa Fe, se rea- nejo del poder político que se había configurado en
lizaría en sus cuarteles bajo la presidencia de un torno a la Cámara de Representantes y su relación
miembro del Cabildo o del alcalde de barrio. con el gobernador.
A la hora de los resultados, las autoridades de- Si bien el Reglamento fue el único referente nor-
bían firmar un acta de la elección y nombrar comi- mativo institucional hasta 1841, cuando se dictó una
sarios, que eran finalmente los encargados del escru- Constitución, casi desde el mismo momento de su
tinio. En caso de votaciones equilibradas, se debía promulgación comenzó a construirse un nuevo cor-
recurrir al sorteo. pus originado en la práctica política y en el posicio-
namiento de un nuevo grupo de poder que instru-
«A pesar de esta elección popular consagrada mentaba los mecanismos para resguardar sus con-
por el Estatuto, se prescindió de la misma por quistas, y que en última instancia reemplazaba al
razones políticas y en especial por la situación mismo Reglamento en su fuerza ejecutiva.
152 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 153

En el Estatuto, el gobernador reservaba para sí Un año después de su ascenso, López explicó:


capacidades ejecutivas, legislativas y judiciales. Se lo Llamado por la Salud Pública, me hice cargo de
dotaba de poderes suficientes y necesarios para con- un mando que no se fió a mis manos por la voz ex-
certar la paz con otros jefes, dictar leyes, sentenciar, presa del Soberano Pueblo. Las circunstancias pare-
revocar y confirmar en apelación causas civiles y cían legitimar un ejercicio que en otras debía llamar-
criminales y se le brindaba un amplio margen de se usurpación.
control sobre los recursos comunes. La nueva Junta Se erigía en un árbitro, en un señor de la paz in-
de Comisarios era la antigua Junta Electoral amplia- terna. Asumió el mando de la provincia alegando la
da en número y dotada de la capacidad de decidir corrupción, arbitrariedad y violencia en la Adminis-
acciones de guerra conjuntamente con el goberna- tración de Justicia [...] el estado de calamidad, mise-
dor. Su carácter era permanente y sus integrantes ria y desesperación a que se había reducido a la po-
eran elegidos por los ciudadanos. A pesar de que no blación [...] las reiteradas invasiones [...] López emi-
se clausuró el Cabildo, es obvio que sus funciones tió un bando ordenando que todos los particulares
iban siendo transferidas a estas nuevas instituciones, entregaran sus armas antes de 24 horas y prohibien-
y que sus capacidades se vieron menguadas. do la salida de la ciudad a todos los convecinos du-
rante 15 días. Decidió que el Cabildo continuara
con sus atribuciones como las demás oficinas; que se
Juan Álvarez, en su Historia de Rosario, dio un abran las tiendas, almacenes y pulperías, pues el Es-
juicio lacónico sobre el Estatuto y sobre López: tado garante los perjuicios que sufran. Que se pre-
«Allí, el único verdaderamente autónomo era el senten en el término de tres días todos lo que ocupa-
gobernador: los simples ciudadanos, limitaban ron la Aduana la noche que creyéronse atacados, de-
sus derechos políticos a congregarse de tiempo biendo presentarse todos; y declara que sólo busca la
en tiempo para elegir a quien el comandante unión y prosperidad. Ordena pena al que insultase a
militar dijera. Pese a las magníficas declaracio- otro por las pasadas divisiones; señalando que todos
nes del Estatuto de 1819, no hubo más liberta- son hermanos y amigos, llamando a la aspiración co-
des ni garantías individuales que las toleradas mún para que la patria tenga unión...
espontáneamente por Estanislao López, quien El armisticio no concluyó el conflicto, que se vio
no toleraba muchas, ni siquiera a sus partida- agudizado por las aspiraciones de Ramírez y Carre-
rios; con lo cual, Su Excelencia, reelecto con to- ra, así como por la sanción de la Constitución de
da puntualidad de dos en dos años, se mantuvo 1819. El 5 de enero de 1820 se produjo la subleva-
en el cargo durante diez períodos seguidos, has- ción del Ejército auxiliar del Perú en la posta de
ta fallecer de tuberculosis el 15 de junio de 1838 Arequito.
a las cuatro y media de la tarde.» Al mismo tiempo se desató la guerra entre el Di-
Juan Álvarez, Historia de Rosario rectorio y las provincias litorales. La guerra tuvo di-
154 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 155

versos escenarios. Uno de ellos fue la boca del Co- se hicieron esperar y los conflictos por rendiciones
lastiné, donde llegó una escuadrilla de las fuerzas di- de cuentas, retribuciones o privilegios deliberativos
rectoriales contra la cual Artigas envió al inglés o económicos fueron erosionando la relación entre
Campbell desde Goya con cinco faluchos armados dos cuerpos que, desde la creación de la Junta a co-
y con indios guaycurúes, derrotándola. Por su par- mienzos de la década, no habían tenido buena sinto-
te, Rondeau avanzó desde Luján hasta la Cañada de nía.
Cepeda, en inmediaciones del Arroyo del Medio.
Las fuerzas en contra de Buenos Aires se compo-
nían de 600 santafesinos al mando de López, 800 en- ¿Quién era López?
trerrianos al mando de Ramírez, y el contingente de Estanislao López provenía de un hogar humilde. Se-
la división de indios guaycurúes y correntinos de gún la versión «panegirista» del caudillo, era hijo del
Campbell, de 400 o más hombres. Finalmente las Capitán de milicias de Caballería Provinciales, Juan
tropas se enfrentaron el 1º de febrero de 1820 en la Manuel Roldán y de María Antonia López. Tuvo
Cañada de Cepeda, con la derrota y desbande de las dos hermanos: Catalina, su melliza (nacidos el 22 de
fuerza directoriales. En Buenos Aires se armó un noviembre de 1786), y Juan Pablo.
ejército al mando de Soler que se estableció en el Era descendiente de Juan Ramírez de Velazco,
cuartel general, en el Puente de Márquez. El 23 de fundador de La Rioja y gobernador del Tucumán,
febrero se firmó el tratado del Pilar. Río de la Plata y Paraguay. Sin embargo sus raíces
familiares se hundían sobre todo en la antigua Santa
Fe, de los primeros vecinos feudatarios: los Ávila de
Las reformas de López y el Cabildo Salazar, los Santuchos y los Cortés de Santuchos. Su
a finales de 1820 abuelo materno, José López, provenía de Paraguay.
Cuando López introdujo las reformas en la elección Como tantos otros, se radicó en Santa Fe a princi-
de los capitulares en diciembre de 1820, en realidad pios del siglo XVIII. Como militar de profesión
propició un reparto de funciones entre éste y la Jun- participó en la expedición de Zabala al Chaco. No
ta. Afinó las funciones de los regidores, nombró al- tuvo casa propia, por lo cual puede presumirse que
caldes de hermandad para los pagos y dejó al Cabil- viviera con su suegra. Contrajo enlace en 1728 con
do la elección de los cuatro alcaldes de barrio y sus Juana Fonseca, con quien tuvo 4 hijas: Antonia, Ma-
tenientes. Al cabo de la aprobación de las mismas, la ría (madre de Estanislao López), Margarita y Teo-
Junta de Representantes estaba a cargo de lo políti- dora. Por parte de padre, el abuelo de Estanislao fue
co, y en el cabildo regidores y alcaldes de la herman- Juan Basilio Roldán, nacido en Granada, España.
dad se ocupaban de diferentes razones, entre las Hizo su declaración de soltería ante el cura de la Ca-
cuales la más destacada era la administración de la pilla del Rosario. En Santa Fe ocupó el cargo de Al-
justicia. Las desavenencias entre Junta y Cabildo no calde de la Hermandad. Pasaba parte de su tiempo
156 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 157

en la campaña, especialmente en su estancia «Rin-


cón de Ávila» heredada por su esposa, al norte de la
ciudad, sobre el Río Salado.
Estanislao se casó con María Josefa del Pilar Ro-
dríguez del Fresno, descendiente de un linaje prove-
niente de La Coruña, reino de Galicia. Su padre,
Manuel Rodríguez y Sarmiento, llegó a Santa Fe en
1790. Era cirujano de los Reales Ejércitos. Previo
examen, revalidó su título ante el Tribunal del Pro-
tomedicato. Fue propulsor de la lucha antileprosa,
introdujo la vacuna en Santa Fe, y fue el iniciador de
medidas sanitarias. Se había casado en Galicia con
Francisca del Fresno.

Manuel Cervera lo retrató de otra manera:


«[...] un hombre nacido en humilde cuna, tal es
así que su bautizo creemos, es el que aparece co-
mo expósito, el 1º de diciembre de 1786. Sin
vinculación con las familias dirigentes de la ciu-
dad, creció sólo sin más educación que las pri-
meras letras, pero con una inteligencia precoz;
desconfiado y atento a los menores detalles, vi-
vo y suspicaz, distinguió la maldad o la bondad
de las cosas en el estudio de sí mismo y de su es-
tado, y en el de las personas que le rodeaban...»

Estanislao estudió las primeras letras en la escue-


la de San Francisco. A los 14 años comenzó la carre-
ra militar en el Cuerpo de Milicias de la frontera
norte junto a su padre, en el fuerte del Socorro. Sir-
vió en la reconquista de Buenos Aires en 1806. Des-
pués de 1810 formó parte de la expedición al Para- Estanislao López
Tomado de Leoncio Gianello, Estampas del Brigadier, Colmegna, 1977
guay comandada por Manuel Belgrano. Fue hecho
158 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 159

prisionero, y escapó saltando de la fragata «Flora», Para saber más


alcanzando a nado la costa uruguaya. Estanislao se
casó por poder (lo representaba Vicente de Mendo-
za) el 17 de noviembre de 1819 con María Josefa del GONZÁLEZ DE WELSCHEN, Graciela El Linaje del Pa-
Pilar, en casa de José Freyre y Andrade y de Manue- triarca, Junta Provincial de Estudios Históricos, Santa
la Rodríguez del Fresno que actuaron como padri- Fe, 1986.
nos. Los casó el Dr. José de Amenábar. Del matri- TEDESCHI, Sonia Política e Instituciones en el Río de la
monio nacieron 7 hijos: Mercedes Leónida Modes- Plata. El caso de Santa Fe entre 1819 y 1838, Tesis de
ta, María Inés del Carmen, Prudencio Estanislao del Maestría, Universidad Internacional de Andalucía, Sede
Carmen, Margarita del Carmen, Fortunato Estanis- Iberoamericana Santa María de La Rábida, 2003.
lao del Corazón de Jesús, Pedro Telmo del Corazón GOLDMAN, Noemí y SALVATORE, Ricardo Caudillismos
de Jesús, Martín María del Corazón de Jesús. Falle- rioplatenses. Nuevas miradas a un viejo problema, Eu-
ció el 15 de junio de 1838 de muerte natural, y al día deba, Buenos Aires, 1998.
siguiente se le dio entierro con los honores de go- LÓPEZ ROSAS, Rafael De la discordia y la melancolía
bernador. Fue sepultado con el hábito de San Fran- (crónica santafesina), Fondo Editorial de la Provincia de
cisco pues pertenecía a esa orden terciaria. La lápida Santa Fe, número 13, 1986.
de mármol que cubre su tumba en la iglesia de San
Francisco, fue enviada por Rosas. El día de su muer-
te dictó su testamento. Entregó algunos bienes a su
hermana Catalina, sobrinas y cuñado. Nombró sus
herederos universales a su esposa e hijos.
ANEXO 1

Capitulares y miembros de la
Junta durante el período

Capitulares 1811-1815
Ignacio Pantaleón Crespo
Simón Andrés de Avechucho
José Antonio de Echagüe
Pedro Lassaga
Francisco Javier de Echagüe
Manuel Antonio Zavala
Juan Manuel Troncoso
Luis Aldao
Isidro Cabal
Cosme Maciel
Calixto Vera
José Gregorio de Echagüe
José Ignacio Torres
Mariano Ezpeleta
Francisco Alzugaray
José Teodoro de Larramendi
Juan Manuel Soto
Juan Marzelino Maciel
Pacual Diez de Andino
Manuel Antonio Machado
José Ignacio de Echagüe
Pedro Tomás Larrechea
Gabriel de Lassaga
162 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE

Antonio Crespo ANEXO 2


Rudecindo Arias
Ramón Cabal Instrucciones de Artigas (1813)
Juan Antonio Basaldúa
Sinforoso González Bayo
Francisco Antonio Quintana
Francisco Antonio Aldao
Vicente Roldán

Cabildo Modificado por la Junta


Simón de Avechuco Artículo 1°
José Gregorio de Echagüe Primeramente pedirá la declaración de la indepen-
Juan Manuel Soto dencia absoluta de estas Colonias, que ellas estén
Romano Bravo absueltas de toda obligación de fidelidad a la Coro-
José Ignacio Torres na de España y familia de los Borbones y que toda
Rudecindo Arias conexión política entre ellas y el Estado de la Espa-
Juan Ignacio Basaldúa ña es y debe ser totalmente disuelta.
José Ignacio Echagüe
Lucas Echagüe Artículo 2°
Francisco Javier Echagüe No admitirá otro sistema que el de confederación
Ramón Antonio Orozco para el pacto recíproco con las provincias que for-
Juan José Andino man nuestro Estado.
Benito Pujato
Artículo 3°
Promoverá la libertad civil y religiosa en toda su ex-
tensión imaginable.

Artículo 4°
Como el objeto y fin del Gobierno debe ser conser-
var la igualdad, libertad y seguridad de los Ciudada-
nos y los Pueblos, cada provincia formará su go-
bierno bajo esas bases, a más del Gobierno Supremo
de la Nación.
164 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 165

Artículo 5° Artículo 11°


Así éste como aquel se dividirán en poder legislati- Que esta Provincia retiene su soberanía, libertad e
vo, ejecutivo y judicial. independencia, todo poder, jurisdicción y derecho
que no es delegado expresamente por la confedera-
Artículo 6° ción a las Provincias Unidas juntas en Congreso.
Estos tres resortes jamás podrán estar unidos entre
sí, y serán independientes en sus facultades. Artículo 12°
Que el puerto de Maldonado sea libre para todos
Artículo 7° los buques que concurran a la introducción de efec-
El Gobierno Supremo entenderá solamente en los tos y exportación de frutos poniéndose la corres-
negocios generales del Estado. El resto es peculiar al pondiente Aduana en aquel Pueblo; pidiendo al
Gobierno de cada Provincia. efecto se oficie al Comandante de las Fuerzas de su
Majestad Británica, sobre la apertura de aquél Puer-
Artículo 8° to para que proteja la navegación o comercio de su
El territorio que ocupan estos Pueblos desde la cos- Nación.
ta oriental del Uruguay hasta la fortaleza de Santa
Teresa forman una sola Provincia, denominante la Artículo 13°
Provincia Oriental. Que el Puerto de la Colonia sea igualmente habili-
tado en los términos prescriptos en el artículo ante-
Artículo 9° rior.
Que los siete Pueblos de Misiones, los de Batovía,
Santa Tecla, San Rafael y Tacuarembó que hoy ocu- Artículo 14°
pan injustamente los Portugueses y a su tiempo de- Que ninguna tasa o derecho se imponga sobre artí-
ben reclamarse serán en todo tiempo territorio de culos exportados de una provincia a otra; ni que
esta Provincia. ninguna preferencia se de por cualquiera regulación
de Comercio o renta a los Puertos de una Provincia
Artículo 10° sobre las de otras ni los Barcos destinados de esta
Que esta Provincia por la presente entra separada- Provincia a otra serán obligados a entrar a anclar o
mente en una firme liga de amistad con cada una de pagar Derechos en otra.
las otras para su mutua y general felicidad, obligán-
dose asistir a cada una de las otras contra toda vio- Artículo 15°
lencia, o ataques hechos sobre ella o sobre alguna de No permita se haga ley para esta Provincia sobre
ellas por motivo de religión, soberanía, tráfico o al- bienes de Extranjeros que mueren intestados, sobre
gún otro pretexto cualquiera que sea. multa y confiscaciones que se aplicaban antes al
166 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 167

Rey; y sobre territorios de éste mientras ella no for- de ellas sofocar los principios proclamados. Y asi-
ma su reglamento y determine a que fondos deben mismo prestará toda su atención, honor, fidelidad y
aplicarse como única al Derecho de hacerlo en lo religiosidad a todo cuanto crea o juzgue necesario
económico de su jurisdicción. para preservar a esta Provincia las ventajas de la Li-
bertad y mantener un Gobierno libre, de piedad,
Artículo 16° justicia, moderación e industria. Para todo lo cual,
Que esta Provincia tendrá su Constitución territo- etc.
rial; y que ella tiene el derecho de sancionar la gene-
ral de las Provincias Unidas, que forma la Asamblea Delante de Montevideo, 13 de abril de 1813
Constituyente. José Gervasio Artigas

Artículo 17°
Que esta Provincia tiene derecho para levantar los
Regimientos que necesite, nombrar los oficiales de
Compañía, reglar la Milicia de ella para seguridad de
su libertad por lo que no podrá violarse el derecho
de los Pueblos para guardar y tener armas.

Artículo 18°
El Despotismo militar será precisamente aniquila-
do con trabas constitucionales que aseguren inviola-
ble la Soberanía de los Pueblos.

Artículo 19°
Que precisa e indispensable sea fuera de Buenos
Aires, donde reside el sitio del Gobierno de las Pro-
vincias Unidas.

Artículo 20°
La Constitución garantiza a las Provincias Unidas
una forma de gobierno republicana; y que asegure a
cada una de ellas de las violencias domésticas, usur-
pación de sus Derechos, libertad y seguridad de su
soberanía que con la fuerza armada intente alguna
ANEXO 3

Manifiesto que hace a sus paisanos


el Gobernador López al dar el Reglamento
provisorio para la dirección general
Santa Fe, 26 de agosto de 1819

«Ciudadanos: Un año hace que la anarquía se dejó


ver en nuestro suelo. La razón, la experiencia y la
noticia de las Naciones que incidieron en tamaña
desgracia, nos hicieron temer nuestra dislocación
perpetua. En aquellos momentos no teníais amigos:
marchaban las huestes enemigas a destruirnos, y
vuestros aliados fluctuaban sobre vuestra constancia.
«La presencia de un cuadro tan funesto me sobre-
cogía, y en el despecho a que me redujo la idea de ver
perdida nuestra patria, acepté el medio de presentar-
me a vuestra dirección. Diferisteis al cumplimiento
de mis providencias y fue restablecido el orden, ex-
purgado el territorio de los tumultuarios, rechazados
nuestros enemigos y afianzados en el suelo que nos
disputaban. No en los ciegos transportes que nos
atrae el triunfo, sino en la calma de vuestra reflexión
habéis decorado mi persona llamándola al gobierno
para que sostenga la inmortalidad de vuestro nom-
bre, haga felices vuestros días y prepare esta suerte o
cuantos os sucedan.
«Ardua es la empresa, no menores sus escollos.
Componéis un pueblo heroico, cuyas virtudes harán
muy soportable al magistrado el peso inherente a
vuestro desempeño: mas algunos incidentes fatales
170 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 171

obstruían las vías por donde debía fluir vuestra sa- en el centro mismo de la guerra: ¿Cuál pues no debe
lud. Las he abierto con la energía de la autoridad que ser la autoridad del que gobierne? Sus medidas acti-
habéis puesto en mis manos, y el satisfaceros en mis vas y eficaces, sus subalternos idénticos a su mayor
primeros pasos, es uno de los motivos que me hacen confianza, y el gobernante un argos que corra en una
llamar vuestra atención. ojeada la provincia, sofoque el mal con la velocidad
«La experiencia os había enseñado este principio del rayo, reprima al díscolo, destruya la intriga y to-
y estimulado a levantar un Estatuto cuya formación do lo haga por vuestra libertad con energía.
ordenásteis a vuestros comisarios en el año de 1818. «Elevado al gobierno, me habéis encargado vues-
Los contrastes de la guerra imposibilitaron vuestros tra suerte y nuestra felicidad: ésta es la ley suprema y
votos, mas los manifestáis una vez y allanados los que me ha ordenado la repulsa de un Estatuto que os
tropiezos que se les oponían, esperaba esa norma de envolvía en males. El Reglamento que os presento lo
seguridad, de la reciente Junta Electoral. ¡Cuánta era sustituye; él afirma al hombre en el goce pleno de su
mi satisfacción, juzgándome ya sin peligro en la afa- libertad y al magistrado en su deber, sin aproxima-
nosa carrera del gobierno! Más cuánto mayor era la ción al despotismo. Su observancia será fundamento
confianza que poseía, ha sido mi asombro a la vista incorruptible de vuestra ventura, y nuestra deferen-
de un Estatuto presentado por la enunciada Junta: cia el sello de la prosperidad común.
juzgad del primero por el amor que os tengo, y de «Por lo que a mí toca, seré el primero en darle el
éste por las pruebas que he dado. cumplimiento, sin que sea alterado ninguno de todos
«Prescindo por la absoluta negociación a autori- sus artículos, sin conveniencia declarada y vuestra
zarlo por los comisarios del Rosario y Rincón. Ob- noticia.
servad su contrato y veréis el complejo de vuestra «Veis divididas las provincias en un riguroso ace-
desgracia. falismo.
«Varios ejemplares han corrido, y en mi despacho «En el curso de la Revolución, habéis visto tiranos
podéis ver alguno con toda libertad. En él veréis una que han hecho el sacrificio de su Patria a su ambi-
complicada multitud de autoridades que debían ha- ción. Queriendo nosotros evitar los golpes de la ar-
cer el teatro de la discusión. Innovaciones cuyo re- bitrariedad, nos hemos reconcentrado a nuestro sue-
sultado no podía ser otro que el fomento de faccio- lo, fijando en él los resortes de nuestra suerte y el
nes, erección de partidos, y que dejaseis de ser una sostén de nuestra libertad.
familia indestructible por la unión con que habéis «Mantendremos nuestro estado, y en el falleci-
adquirido tantos triunfos. A nuestro gobierno redu- miento de la guerra civil entraremos al todo de esa
cido a una insignificante autoridad y sin más eficacia gran Nación que esperan ambos mundos.
en la promoción del beneficio que la que es concedi- «Queremos formar una República en el corto se-
do al último habitante. Fijad, ciudadanos, la atención no de nuestro territorio: fijar sistema a la posteridad
en el punto que ocupa nuestro país. Vedle colocado y formar el código de nuestra dirección, lo contrario
172 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE

sería un absurdo en cualquier orden y un temerario Fuentes inéditas


arrojo en nuestras circunstancias. Sin transformacio- Archivo General de Indias, Sevilla, España
nes de peligro, con la unión de que sois el ejemplo, y Charcas
subordinación respetuosa a vuestros magistrados, Archivo General de la Provincia de Santa Fe, Santa Fe, Ar-
marcharéis a la felicidad.» gentina
Actas Capitulares
Santa Fe, 26 de agosto de 1819 Colección Diez de Andino
Estanislao López Notas y Otras comunicaciones
Archivo General de la Nación, Buenos Aires, Argentina
División Colonia
Gobierno

Fuentes impresas
CONCOLORCORVO El lazarillo de ciegos caminantes
desde Buenos Aires hasta Lima (1773), Solar, 1942.

DEL CARRIL, Bonifacio Monumenta Iconographicae,


Emecé, Buenos Aires, 1959.

Diario de don Manuel Ignacio Diez de Andino. Crónica


Santafesina, 1815-1822, Junta de Historia y Numismáti-
ca, Rosario, 1931.

El Telégrafo Mercantil

Gazeta extraordinaria de Buenos Aires

IRIONDO, Urbano Apuntes para la Historia de Santa Fe,


Junta de Estudios Históricos, Santa Fe, 1979.

PARISH ROBERSTSON, John y William Cartas sobre el


Paraguay, Emecé, Buenos Aires, 1958.
174 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 175

PAZ, José María Memorias Póstumas, Hyspamérica, Bue- BOSCH, Beatriz Historia de Entre Ríos, Plus Ultra, Buenos
nos Aires, 1986. Aires, 1978.

BOURDIEU, Pierre El sentido práctico, Madrid, Taurus,


1991.
Bibliografía
ACADEMIA NACIONAL DE LA HISTORIA, Nueva BUSANICHE, José Luis Santa Fe y Uruguay, Santa Fe,
Historia de la Nación Argentina, Tomo 3 y Tomo 4, Bue- 1930.
nos Aires, Planeta, 1999.
CALVO, Luis María et al. «Españoles europeos en Santa Fe
ÁLVAREZ, Juan Historia de Rosario, UNR, Rosario, 1985. entre 1810 y 1823», Revista de la Junta Provincial de Es-
tudios Históricos de Santa Fe, LVII, 1987-1991.
ÁLVAREZ, Juan Ensayo sobre la historia de Santa Fe, Bue-
nos Aires, 1910. CARO BAROJA, Julio La hora navarra del XVIII (perso-
nas, familias, negocios e ideas), Navarra, 1985.
ARECES, Nidia y TARRAGÓ Griselda «Redes mercanti-
les y sociedad. Santa Fe, siglo XVII», en Anuario de la CASTELLANO CASTELLANO, Juan Luis –editor–
Escuela de Historia, Núm. 18, Rosario, 1999. Sociedad, Administración y poder en la España del Anti-
guo Régimen. Hacia una nueva historia institucional,
ASSADOURIAN, Carlos El sistema de la economía colo- Granada, 1996.
nial, Nueva Imagen, México, 1983.
CASTELLANO CASTELLANO, Juan Luis; DEDIEU,
BARSKY, Osvaldo y GELMAN, Jorge Historia del agro Jean-Pierre y LÒPEZ CORDÓN CORTEZO, María
argentino. Desde la conquista hasta fines del siglo XX, Victoria La Pluma, la mitra y la espada. Estudios de His-
Grijalbo Mondadori, Buenos Aires, 2001. toria Institucional en la Edad Moderna, Madrid-Barce-
lona, 2000.
BETHTELL, Leslie –editor– Historia de América Latina.
América Latina colonial: Europa y América en los Siglos CAULA, Elsa y TARRAGÓ, Griselda «Cuando el mañana
XV, XVII, XVIII, Crítica, Barcelona, 1990. sólo era desamparo», en Prohistoria, VII, 7, Rosario,
2003.
BONAUDO, Marta y SONZOGNI, Élida «Redes paren-
tales y facciones en la política santafesina, 1850-1900», CERVERA, Manuel Historia de la ciudad y provincia de
Siglo XIX, México, 1994. Santa Fe, 1573-1853, Universidad Nacional del Litoral,
Santa Fe, 1979.
176 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 177

CHACÓN JIMÉNEZ, Francisco y HERNÁNDEZ GUIMERÁ, Agustín –editor– El reformismo borbónico,


FRANCO, Juan Poder, familia y consanguinidad en la Es- Alianza, Madrid, 1996.
paña del Antiguo Régimen, Barcelona, Anthropos, 1992.
HALPERIN DONGHI, Tulio Reforma y disolución de
CHIARAMONTE, José Carlos Ciudades, Provincias, Es- los Imperios Ibéricos 1750-1850, Alianza, Madrid, 1985.
tados: Orígenes de la Nación Argentina (1800-1846),
Ariel, Buenos Aires, 1997. HALPERIN DONGHI, Tulio Revolución y guerra. For-
mación de una elite dirigente en la Argentina Criolla, Si-
DESTÉFANI, Laurio Un ingeniero portuario en el proceso glo XXI, Buenos Aires, 1972.
de mayo, Fundación Argentina de Estudios Marítimos,
Buenos Aires, 1970. HESPANHA, Antonio M. Vísperas del Leviatán. Institu-
ciones y poder político (Portugal S. XVII), Madrid, 1989;
ELIAS, Norbert El proceso de la Civilización, FCE, Méxi- La Gracia del Derecho. La economía de la cultura en la
co, 1987. Edad Moderna, Madrid, 1993.

GARAVAGLIA, Juan Calos Economía, sociedad y regiones, IMÍZCOZ BEUNZA, José María –compilador– Elites, po-
Ediciones de La Flor, Buenos Aires, 1987. der y red social. Las élites del País Vasco y Navarra en la
Edad moderna. Estado de la cuestión y perspectivas, Uni-
GIANELLO, Leoncio Estampas del Brigadier, Colmegna, versidad del País Vasco, Zarautz, 1996; Redes familiares
Santa Fe, 1977. y patronazgo: aproximación al entramado social del País
Vasco y Navarra en el Antiguo Régimen (siglos XV-
GOLDMAN, Noemí y SALVATORE, Ricardo Caudillis- XIX), UPV, Vitoria, 2001.
mos rioplatenses. Nuevas miradas a un viejo problema,
Eudeba, Buenos Aires, 1998. LASSAGA, Ramón Historia de López, Fundación Banco
Bica, 1988.
GONZÁLEZ DE WELSCHEN, Graciela El Linaje del
Patriarca, JPEH, Santa Fe, 1986. LÓPEZ ROSAS, José Rafael De la discordia y la melanco-
lía (crónica santafesina), Santa Fe, Fondo Editorial de la
GORI, Gastón La Pampa sin Gaucho, Eudeba, Buenos Ai- Provincia de Santa Fe, 1986.
res, 1986.
MOUTOUKIAS, Zacarías «Burocracia, contrabando y au-
GUERRA, François-Xavier y LEMPÉRIÈRE, Annick totransformación de las elites. Buenos Aires en el Siglo
–compiladores– Los espacios públicos en Iberoamérica. XVII», en Anuario del IEHS, Núm. 3, Tandil, 1988.
Ambigüedades y problemas, México, FCE, 1998.
178 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE Adiós a la monarquía… 179

PINEDO, Enrique Cien Hombres que en 100 años forjaron VVAA Cabildos y Ayuntamientos en América, Tilde, Méxi-
la Argentina, Corregidor, Buenos Aires, 1994. co, 1990.

PIÑEIRO, Armando Historia del General Viamonte y su WENTZEL, Claudia «El comercio del litoral de los Ríos
época, Buenos Aires, 1959. con Buenos Aires: el área del Paraná. 1783-1821», en
Anuario del IEHS, Núm. 3, Tandil, 1988.
SÁNCHEZ ALBORNOZ Nicolás «La saca de mulas al
Alto Perú, 1778-1808» en Anuario de Instituto de Inves-
tigaciones Históricas, Núm. 8, Universidad Nacional del
Litoral, Rosario, 1967.

TARRAGÓ, Griselda «Santa Fe en el período tardo-colo-


nial. Producción ganadera, estancias y regiones», Anua-
rio de la Escuela de Historia, Núm.. 17, UNR, Rosario,
1996.

TARRAGÓ, Griselda «Elite, parentesco y comercio en el


siglo XVIII», en Anuario de la Escuela de Historia,
Núm. 16, Rosario, 1994.

TARRAGÓ, Griselda y BARRIERA, Darío «Elogio de la


incertidumbre. La construcción de la confianza, entre la
previsión y el desamparo (Santa Fe, Gobernación del Río
de la Plata, Siglo XVIII)», en Historia, Costa Rica, 2005.

TEDESCHI, Sonia Política e Instituciones en el Río de la


Plata. El caso de Santa Fe entre 1819 y 1838, Tesis de
Maestría, Universidad Internacional de Andalucía, 2003.

TONDA, Américo «Españoles europeos en Santa Fe,


1811», Res Gestae, Núm. 4, Rosario, 1978.

VVAA Historia de las Instituciones de la Provincia de San-


ta Fe, Poder Legislativo, Santa Fe, 1969.
Escriben en este tomo…

GRISELDA B. TARRAGÓ (San Lorenzo, Santa


Fe, 1960)
Es docente de la Facultad de Humanidades y Artes,
de la UNR. Profesora y Licenciada en Historia, ha
obtenido el Título en Estudios Avanzados corres-
pondiente al Tercer Ciclo del Doctorado en la Fa-
cultad de Filología y Geografía e Historia, Univer-
sidad del País Vasco (España) y se encuentra en este
momento en la etapa final de presentación de su Te-
sis doctoral «La gobernación del Río de la Plata du-
rante el reinado de Felipe V (1700-1746): tramas
vinculares, configuraciones políticas y análisis mi-
crosocial.» Desde el año 1987 y hasta la actualidad,
forma parte de equipos de investigación en Argenti-
na y España, y es autora de numerosas publicacio-
nes nacionales e internacionales.

DARÍO G. BARRIERA (Maciel, Santa Fe, 1966)


Es Licenciado en Historia por la Universidad Na-
cional de Rosario, y Doctor en Historia por la Es-
cuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de Pa-
rís (EHESS). Cursó estudios posdoctorales en la
UNAM, México. Es miembro del Centro de Estu-
dios Sociales Regionales (CESOR) y director de la
182 NUEVA HISTORIA DE SANTA FE

Revista Prohistoria. Desarrolla investigaciones so-


bre la historia social del poder político y de la admi-
nistración de la justicia durante los siglos XVI y
XVII. Se desempeñó como Profesor Invitado en
Universidades mexicanas, españolas, francesas y ar-
gentinas. Actualmente enseña en la carrera de His-
toria de la Facultad de Humanidades y Artes de la
UNR y es Investigador de CONICET.