Вы находитесь на странице: 1из 3

Las inspecciones de seguridad cualquiera que sea sus modalidades (generales o parciales, internas

o externas, voluntarias u obligatorias, oficiales), puede realizarse mediante una programación,


estableciendo previamente un calendario: planificadas o sin fechas, informales, sin previo aviso o
motivadas por alguna circunstancia especial; inspecciones no planificadas.

Las inspecciones planificadas permiten una mayor preparación y son más eficaces porque tanto en
inspector como el inspeccionado pueden prepararlas mejor. Sin embargo, las no planificadas
tienen la ventaja de mostrar un cuadro más real pero el inconveniente de ser peor recibidas y, en
ocasiones fallidas.

La observación del trabajo como técnica incluida en la inspección o técnica aparte puede, sin
embargo, planificarse previamente pero es más eficaz si se aprovecha el factor sorpresa, es decir,
si no se planifica.

Las inspecciones generales pueden obedecer a un programa establecido o a multitud de razones.


Las inspecciones parciales o específicas de ciertos equipos o instalaciones, tienen que ajustarse, en
ocasiones, a los periodos de desgastes y al uso de dichos equipos por lo que generalmente se trata
de inspección periódicas.

Las inspecciones reglamentarias tienen siempre establecidas los plazos en la normativa que sea de
aplicación. Sin embargo ciertas inspecciones oficiales (visitas de la inspección), suelen ser sin
previo aviso o tener un carácter aperiódico (un accidente).

En las inspecciones generales se realiza un seguimiento planificado a través de un área completa.


La Inspección General observa todo con el fin de buscar exposiciones a riesgos.

Índice de Contenidos [mostrar]

Un programa de Inspección General Planificada deberá incluir las siguientes características:

Determinación de las áreas de inspección:


Incluir la inspección de todas las áreas de operación, mantenimiento, maquinaria, almacenaje y
oficinas.

Asignación de responsabilidades :

Deberán incluir a las personas con mayor conocimiento de cada área.

Determinación de la frecuencia:

Normalmente las inspecciones deberán llevarse a cabo trimestralmente o incluso mensualmente.


La frecuencia dependerá de la cantidad de la actividad laboral, el número de personas y el nivel
relativo de riesgo de área.

En la inspección planeada del trabajo, se suele descomponer el trabajo en fases, las cuales se
evaluarán y estudiarán con el objetivo de poder identificar peligros y disfunciones y
posteriormente adoptar medidas de control necesarias.

Es un instrumento para observar condiciones y prácticas de una manera organizada y sistemática,


y permite:

¡ Determinar necesidades de formación e información del personal.

¡ Identificar prácticas que pudieran provocar accidentes o ineficacias.

¡ Destacar los comportamientos del personal para el reconocimiento y reforzamiento.

¡ Verificar que los métodos y procedimientos de trabajo o tarea existentes son los adecuados.
Una observación planeada de tareas es una actividad sistemática de supervisión que justifica el
tiempo que toma por los beneficios que reporta. Por ello, en el temario del master prevencion
riesgos laborales, se les da gran importancia.