You are on page 1of 6

Según Castelló (2012) menciona que él o la dependiente emocional cumplen con

algunas de las características, las mismas que serán señaladas a continuación.

1. Prioridad de la pareja sobre cualquier otra cosa,

A este respecto Castello (2012) menciona que el dependiente emocional jerarquiza sus
actividades, donde la pareja se encuentra en la punta de la cúspide, dejando relegadas
sus demás actividades cotidianas como por ejemplo el trabajo, estudios, familia, etc.

2. Voracidad afectiva

Alude a la necesitad extrema de que el dependiente emocional desea tener contacto


físico con su pareja independientemente de las situaciones donde los dos se hallen, por
ejemplo en reuniones con amigos, familia, etc.

Sin embargo cuando la pareja no puede físicamente estar juntas, el dependiente


emocional tiende a usar estrategias tecnológicas como el uso de redes sociales para estar
en contacto constante con su pareja, la cual repercute en su ambiente como en el trabajo
o estudios.

3. tendencia a la exclusividad en las relaciones,

En este apartado el autor menciona que el dependiente emocional desea tener a su pareja
exclusivamente para sí mismo, de hecho así lo exige a su pareja, la cual por lo general
resulta alguien no dependiente por lo cual pondrá límites para bajar la frecuencia de la
necesidad de contacto físico exclusivo .

4. Idealización del compañero

Consiste en la magnificación o sobrevaloración de la pareja en todos los aspectos que


ella se desenvuelva, por lo cual, a su vez abra una distorsión de los méritos de su pareja.
De hecho el dependiente emocional escoge a una pareja que él estime superior en todos
los aspectos.

5. Sumisión hacia la pareja

Esta característica implica que el dependiente emocional se sitúa por debajo de su


pareja, es decir se sitúa en un rol de obediencia sin cuestionar en absoluto lo que diga,
en este caso ordene su pareja
6. Pánico ante el abandono o el rechazo de la pareja

Aquí hace referencia a la situación en la cual el dependiente emocional le aterra la idea


de que su pareja lo rechace, lo abandone, por lo cual él accede a cualquier tipo de trato
por su pareja, entre ellas la violencia física y psicológica, con el fin de evitar la situación
que para él es trágica, inimaginable cruel y despiadada que es el abandono

7. Trastornos mentales tras la ruptura: el “síndrome de abstinencia”

Este aspecto se denomina síndrome de abstinencia porque es análogo a la adicción a las


drogas, además el autor considera que esta bien llamado síndrome porque supone
realmente el padecimiento de un trastorno mental que variará según la persona y según
la intensidad, no obstante de manera habitual, es un trastorno depresivo mayor que lleva
consigo ideas obsesivas, mismas que entornan a la relación perdida y todo lo que ello
conlleva: recuerdos, planes para reanudar la pareja, remordimientos por supuestos
errores cometidos, etc.

La sintomatología de este trastorno va en muchos casos empeorando considerablemente


por lo que además de la tristeza intensa suelen sufrir síntomas de ansiedad intensos los
cuales afectan a la concentración, posteriormente se traducen en molestias físicas o
sensaciones muy desagradables, y en ello se llega a pensamientos sobre el poco sentido
que tiene la vida que pueden tender a ideas suicidas.

Sin embargo todo el padecimiento colosal del dependiente emocional suele desaparecer
de forma asombrosamente rápida, y esto basta con una simple llamada de la otra
persona. De las lágrimas y la desesperación a la risa y tranquilidad en cuestiones de
segundo.

8. Búsqueda de parejas con un perfil determinado

El dependiente emocional por lo general busca parejas con ciertas características como
alguien engreído, distante afectivamente, egocéntrico, y a veces hostil, posesivo o
conflictivo. La cual se aprovecha del comportamiento sumiso del dependiente
emocional para atender sus intereses sin importarte el bienestar del otro. Esto se debe a
que el dependiente emocional busca una persona con problemas que en el fondo
muestra vulnerabilidad o fragilidad emocional con el que el dependiente se identifica.

9. Amplio historial de relaciones de pareja,


Por lo general las personas con dependencia emocional llevan un registro de muchas
parejas, que han sido interrumpidas de forma no tan armónica, sino que en
discrepancias, por lo general el dependiente emocional busca remplazar a la pareja
perdida por otra al instante o en muy poco tiempo, los dependientes emocionales
conciben a las relaciones de pareja como fundamentales para vivir, sin ella es un
problema.

10. Baja autoestima

En este apartado se refiere al amor propio que tienen los dependientes emocionales, y
como es lógico, es escaso, nulo. Es necesario no confundirlo con el auto concepto, es
decir concebirse a uno mismo como guapo, inteligente o capaz no implica el cuidado
propio de identificar aspecto nutridores y desnutridores para sí mismo.

Por ello mismo un dependiente emocional puede tener un autoconcepto socialmente


deseable, como “una persona capaz de tener una pareja” “no sólo” pero a la vez no
respetarse a sí mismo, violentarse, puede aceptarlo todo de su pareja, en este caso la
violencia.

11. Miedo a la soledad

Dada su baja autoestima de no quererse, de despreciarse, el no estar junto de alguien les


conllevaría a estar consigo mismos, lo cual es terrorífico, por ende los dependientes
emocionales buscan estar todo el tiempo con alguien, no soportan la soledad, existe el
deseo persistente de fundirse con alguien.

El no estar solos también implica el no estar solos socialmente, esto quiere decir, que el
dependiente emocional no soporta la idea de verse en sociedad como alguien sin pareja,
este punto explica el repertorio amplio de relaciones de pareja y la necesidad constante
de tener una pareja.

12. Necesidad de agradar: búsqueda de la validación externa

Teniendo en cuenta que los dependientes emocionales no soportan la soledad, intentan


de varias maneras agradar a las personas que conviven con ellos. No es frecuente pero
suele aparecer esta condición de camaleón en la dependencia emocional, en la cual los
mismos se intentan adaptar y se adaptan cualquier espacio para ser aceptados.
La valía de sí mismos siempre está en la aprobación o no del otro,
esto significa que su valor no se lo dan a sí mismos, sino que lo cogen prestado del que
reciben de los demás, su validación interna es mínima o nula, no existe una crítica al
otro, sino así mismo.

Por otro lado Mireles (2013) considera que la necesidad extrema del dependiente
emocional se las puede detectar en seis dimensiones básicas, mismas que serán
detalladas a continuación.

1. Ansiedad de separación:

“Se describen las expresiones emocionales del miedo que se producen ante la
posibilidad de disolución de la relación, el temor es por el abandono, la separación o el
distanciamiento” (Mireles, 2013). Por lo cual se puede ver la existencia de una ansiedad
profunda por la separación la cual refuerza las pautas interpersonales de dependencia,
en este sentido la persona se aferra demasiado a su pareja, lo sobrevalora, lo concibe
como necesario para vivir completo y feliz, esto está relacionado con la angustia que le
genera la soledad para ellos.

2. Expresión afectiva:

“Necesidad del sujeto de tener constantes expresiones de afecto de su pareja que


reafirmen el amor que se sienten y que calme la sensación de inseguridad. La
desconfianza por el amor de la pareja y la necesidad de un amor incondicional
llevan a que el dependiente emocional demande de su pareja expresiones
constantes de afecto, que le aseguren que es amado” (Lynch, Robins & Morse,
2001 citados en Mireles 2013).

Esto como se menciona en Castelló (2012) es una demanda excesiva de estar con otro,
esta por decirla asi adicción a estar con la pareja que se puede re puede relacionar con
un cuadro de dependencia a sustancias. Las creencias dice Mireles (2013) hacen
referencia a enunciados como los siguientes: “Necesito constantemente expresiones de
afecto de mi pareja”, “Necesito demasiado que mi pareja sea expresiva conmigo”,
“Necesito tener a una persona para quien yo sea 14 más especial que los demás”.

3. Modificación de planes:
“El cambio de actividades, planes y comportamientos debido a los deseos
implícitos o explícitos por satisfacer a la pareja o a la simple posibilidad de
compartir mayor tiempo con ella. Para el dependiente emocional su pareja es el
centro de su vida, de tal forma que no existe nada más importante, incluyéndose
a sí mismo, a sus hijos o al resto de su familia” (Mireles, 2013).

Esto se asemeja a la característica 3 de Castellò en tanto a la exclusividad de la pareja


frente a otras personas como los amigos, relaciones laborales o familia como los hijos.
Se puede notar la complementariedad del dependiente emocional por un lado y su
pareja, por un lado el dependiente emocional en dar preferencia a su pareja; y por otro
lado su pareja por gustar de esa preferencia.

Se incluye una serie de supuestos que Mireles (2013) considera como: “Si mi pareja me
propone un programa dejo todas las actividades que tenga para estar con ella”, “Si tengo
planes y mi pareja aparece los cambio sólo por estar con ella”.

4. Miedo a la soledad:

En este apartado se identifica dos aspectos, el primero en el temor por no tener una
relación de pareja, y en el segundo el temor de sentir que no es amado. El primero tiene
una connotación social mientras que el segundo una más personal por lo que el
dependiente emocional necesita a su pareja para sentirse equilibrado y seguro, por lo
que la soledad le aterra, las personas con dependencia emocional suelen usar las
siguientes frases: “Me siento desamparado cuando estoy solo”, “No tolero la soledad”, y
“Siento una fuerte sensación de vacío cuando estoy solo”.

5. Expresión límite:

En esta sección se plantea las consecuencias de que el dependiente emocional puede


realizarlas por tener un rechazo de su pareja y este temor a la soledad por lo que se mira
una visión catastrófica de su vida que puede llevar a que el sujeto realice acciones y
manifieste expresiones impulsivas de autoagresión, relacionadas con las características
de la persona con un trastorno límite de la personalidad. Se suele acompañar con los
siguientes enunciados “He amenazado con hacerme daño para que mi pareja no me
deje”, “Soy alguien necesitado y débil”, “Soy capaz de hacer cosas temerarias, hasta
arriesgar mi vida, por conservar el amor del otro” (Mireles, 2013).
6. Búsqueda de atención:

“Se tiende a la búsqueda activa de atención de la pareja para asegurar su


permanencia en la relación y tratar de ser el centro en la vida de éste(a). Se
expresa a través de la necesidad psicológica que el dependiente tiene hacia su
pareja La búsqueda de atención podría verse como una tendencia histriónica que
se presenta en algunos dependientes emocionales” (Mireles, 2013).

Bibliografía
Castello, J. (2012). Cómo superar la dependencia emocional. Madrid: Corona Borealis.

Mireles, A. (2013). La dependencia emocional "una mirada integradora". Madrid.