Вы находитесь на странице: 1из 18

Hallazgos

ISSN: 1794-3841
revistahallazgos@usantotomas.edu.co
Universidad Santo Tomás
Colombia

Sánchez Jiménez, Alveiro; León Ariza, Henry Humberto


Psicología de la actividad física y del deporte
Hallazgos, vol. 9, núm. 18, julio-diciembre, 2012, pp. 189-205
Universidad Santo Tomás
Bogotá, Colombia

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=413835216011

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
Psicología de la actividad física y del deporte*
Alveiro Sánchez Jiménez**
Henry Humberto León Ariza***

R
Recibido: 16 de enero de 2012
Evaluado: 16 de febrero de 2012 La psicología de la actividad física y del deporte es un área de
Aceptado: 20 de marzo de 2012
especialización de la psicología que, en los últimos años, ha
crecido rápidamente como ciencia de apoyo en todas las áreas
de la cultura física. Dicha área de la psicología emplea técni-
cas de preparación mental como la motivación, el manejo de la
ansiedad, el control de la atención, desarrollo de la concentra-
ción, manejo de la personalidad y la autocon anza. De igual
manera, busca, mediante algunas estrategias grupales como el
liderazgo, el desarrollo de la comunicación y la cohesión de
grupo e incrementar el potencial deportivo de los atletas. Por
otro lado, la psicología aplicada apoya los procesos de inicia-
ción y rendimiento deportivo en la formación básica deportiva,
así como en el manejo de trastornos alimentarios, lesiones y
discapacidad.

P 
Psicología del deporte, preparación mental, trabajo en grupo.

* Artículo de revisión. En el presente texto se exponen algunos resultados de la línea de investigación en Psicología deportiva, grupo de investigación
en Ciencias Aplicadas al Ejercicio físico, el Deporte y la Salud (GICAEDS).

** Licenciado en Educación Física de la Universidad de Cundinamarca, magíster en Deporte, Salud y Sociedad, Desarrollo personal, Recursos men-
tales de las actividades Físicas y Deportivas de la Universidad de BretagneOccidentale (Francia), Aspirante a doctor en Sociología “Desarrollo del
deporte para personas en situación de discapacidad en Colombia: dinámicas y resistencias” de la Universidad de BretagneOccidentale (Francia).
Director de la línea de investigación en Psicología deportiva, Facultad de Cultura Física, Deporte y Recreación de la Universidad Santo Tomás Bogotá.
Correo electrónico: sanalveiro72@yahoo.com

*** Licenciado en Educación Física de la Universidad Pedagógica Nacional, médico Cirujano de la Universidad Nacional de Colombia. Director de la
línea de investigación en Fisiología, Facultad de Cultura Física, Deporte y Recreación de la Universidad Santo Tomás, Bogotá. Correo electrónico:
preparacion sica2@gmail.com

HALLA OS A o 9, No. 18 Bogotá, D.C. Universidad Santo Tomás pp. 189- 5 189
Psychology of Physical Activity and Sport
Alveiro Sánchez Jiménez
Henry Humberto León Ariza

A

Recibido: 16 de enero de 2012


Evaluado: 16 de febrero de 2012
The psychology of physical activity and sport is an area of Aceptado: 20 de marzo de 2012

specialization for psychologists which has grown over recent


years. It has become a science that supports all areas of the
Physical Culture eld. This area of psychology uses mental
training techniques such as motivation, anxiety management,
aention direction, concentration improvement, personality
control and self-con dence. Furthermore, it aims to impro-
ve the team’s communication and union as well as enhance
athletes’ potential by means of implementation of team stra-
tegies such as leadership. Furthermore, applied psychology
supports processes such as sports initiation and performance
in basic sports education as well as eating disorders manage-
ment, injuries and disability.

Kw
Psychology of sport, physical activity, motivation, anxiety
management.

190
Alveiro Sánche iméne , Henry Humberto León Ari a

El tenis es simplemente la lucha de dos cerebros. Es importante reconocer que la psicología


de la actividad física y del deporte es un
Marat Sa n área de especialización de la psicología,
que forma parte de las llamadas ciencias
I del deporte. Según la Asociación de Psicó-
logos Americanos (APA), la psicología del
La actividad física y el deporte son dos ám-
deporte y de la actividad física es el estu-
bitos que suscitan gran interés en la socie-
dio cientí co de los factores psicológicos
dad actual. En los últimos años se aprecia
que están asociados con la participación y
un aumento en la participación tanto ac-
el rendimiento en el deporte, el ejercicio y
tiva como pasiva, lo que ha llevado a que
otros tipos de actividad física. Esto incluye a
el tratamiento cientí co de los tópicos que
niños, jóvenes, adultos y ancianos. Por con-
están implícitos en estos contextos sea cada
siguiente, la psicología de la actividad físi-
vez mayor: “… La psicología es una de las
ca y del deporte se encarga de estudiar los
ciencias que se ocupa de estudiar lo que
aspectos psicológicos durante la actividad
acontece en la actividad física y el deporte;
física, sea esta orientada al rendimiento o al
área, denominada psicología de la actividad
bienestar físico y psicológico.
física y del deporte” (Dosil, 2008; Cervelló,
Santos-Rosa, Jiménez y Nerea, 2002). Esta
De igual forma, para Núñez (2005), la psi-
actualmente presenta un crecimiento im-
cología del deporte y del ejercicio físico es
portante, convirtiéndose en materia de refe-
“… es el estudio cientí co de las personas y
rencia en el ámbito teórico-académico y en
su conducta en el contexto del deporte y la
el práctico-aplicado.
actividad física”, la cual apunta a dos obje-
tivos principales:
De igual forma, Moreno, Cano, González-
Cutre, y Ruiz, (2008) consideran que la psi-
• Aprender el modo en que los factores
cología es una disciplina cientí ca autóno-
psicológicos afectan al rendimiento físi-
ma y permanente, dedicada a la producción
co de los individuos.
de ideas, instrumentos, métodos y procedi-
mientos de acción que se ocupan de lo psi- • La comprensión de la forma en que la
cológico. También apuntan que, como ám- participación en el deporte y la activi-
bito cientí co, la psicología tiene una triple dad física afecta al desarrollo, la salud y
dimensión: ciencia (teorizan e investigan), el bienestar personal.
tecnología (diseñan instrumentos) y profe-
sión (prestan servicios especializados con Núñez, R. gra ca el papel del psicólogo del
una contraprestación económica). deporte y del ejercicio a través del modelo
de la gura 1.

HALLA OS A o 9, No. 18 Bogotá, D.C. Universidad Santo Tomás pp. 189- 5 191
Psicología de la actividad física y del deporte

Figura 1. Enseñanza - investigación psicología deportiva también puede ser un


- asesoramiento eje integrador y de socialización que tiene
un papel fundamental en las personas con
habilidades diferentes.

Es necesario aclarar y especi car que la psi-


cología del deporte “NO” solo se encarga
de estudiar el comportamiento del depor-
tista durante los entrenamientos y/o duran-
te la competencia; también se encarga de
estudiar todos los aspectos que están vin-
culados y relacionados con el deportista: el
entrenador, la familia, el medio ambiente, el
Fuente: Tomada del artículo “Bienvenidos a la psi-
deporte, etc. Todos los factores que afectan
cología del deporte y el ejercicio físico” (Núñez,
de algún modo al deportista.
2005).
Así lo con rma De Zanet (2004) en su artí-
Ahora bien, re riéndose a Salazar (2008), él culo “¿Qu’est ce que la psychologie du sport?”,
a rma que en donde él de ne y determina ciertos as-
pectos especí cos de esta ciencia aplicada;
la psicología deportiva se ocupa de
el concepto de su estudio se centra en la si-
estudiar los factores psicológicos que
puedan intervenir, ya sea de forma po- guiente de nición “la psicología del depor-
sitiva o negativa en los deportistas al te es una disciplina cientí ca que estudia a
practicar un deporte o actividad física. los individuos y a sus comportamientos en
No sólo en el momento de los entrena- el contexto deportivo (p. 4). Ahora bien, en-
mientos, de la práctica del deporte o
tendiendo al deporte de forma muy extensa
actividades físico motoras, sino tam-
bién durante las competencias (p. 62). y en donde todas las actividades físicas son
tomadas en cuenta.
Como complemento, la psicología deporti-
va busca mejorar el rendimiento de los atle- Siguiendo con este estudio, la psicología del
tas, elevar al máximo su potencial, no a tra- deporte se interesa por
vés del área física, sino a través de la mente
que está estrechamente relacionada con el • Las razones por las cuales un individuo
aspecto funcional o físico. practica o no una actividad deportiva.

Así, justi camos la teoría de Jean Piaget, • Los efectos del estrés en el rendimiento
quien determinaba en sus estudios que el deportivo de un atleta.
desarrollo mental se re ere a las transfor-
• La medida en la cual la práctica de
maciones surgidas de los inicios de la socia-
una actividad física puede ser bené -
lización (en este caso a través del deporte)
ca o no para los individuos ansiosos o
no interesan solo a la inteligencia y al pen-
deprimidos.
samiento, sino que repercuten con la misma
profundidad la vida afectiva. Por ende, la

192
Alveiro Sánche iméne , Henry Humberto León Ari a

A continuación se desarrollan ciertas temá- Motivación


ticas especí cas de la psicología de la acti-
vidad física y del deporte, en ciertos países Para Moreno y González-Cutre (2005), la
del mundo se les conoce como técnicas de motivación es un elemento clave para lograr
preparación mental y en otros son denomi- el compromiso y la adherencia al deporte,
nadas técnicas psicológicas, pero de igual ya que es el más importante e inmediato
manera, son temas especí cos que son uti- determinante del comportamiento huma-
lizados por los psicólogos del deporte y los no (Moreno, Cervelló, y González-Cutre,
preparadores mentales en su defecto. 2007), “pues lo despierta y le da energía, lo
despierta y lo regula”(Cervelló, et ál., 2002),
P g y, por último, lo reiteran Calahorro, Agui-
á  g  lar (2009) y Martínez (2010), a rmando que
  f   la motivación viene siendo, por tanto, un
 mecanismo psicológico que gobierna la di-
rección, la intensidad y la persistencia de la
Cauas (2001) recalca en su artículo sobre el conducta.
entrenamiento mental, que este es cada vez
es más importante en el ámbito deportivo, De la misma manera, Cervelló, Santos-Rosa,
el trabajo psicológico o mental con los de- Jiménez, Nerea y García (2002), enmarcan
portistas. Sobre todo en el alto rendimien- sus teorías motivacionales bajo la perspec-
to no se concibe un trabajo profesional sin tiva de las metas de logro, las cuales con-
considerar esta importante variable. En los sisten en que las personas actúan movidas
países desarrollados deportivamente, el en los entornos de logro, tales como en el
factor psicológico ya no se discute, y está deporte, por la necesidad de mostrar com-
integrado plenamente al trabajo multidis- petencia, y que la percepción subjetiva de
ciplinario que recibe el deportista durante éxito depende del criterio empleado para
su preparación y entrenamientos. En algu- de nir en qué consiste el éxito (Nicholls,
nas ocasiones esta labor es llevada a cabo 1989). Concretando el entramado teórico de
por los mismos entrenadores (preparados las metas de logro, las orientaciones moti-
para hacerlo), y en otras oportunidades, es vacionales de los sujetos (orientación al ego
el psicólogo (especializado en deportes), el y orientación a la tarea), marcan la disposi-
que se encarga de dirigir y sostener el apoyo ción individual hacia un tipo u otro de im-
psicológico. plicación, asumiendo que la implicación al
ego o a la tarea se re ere al estado que el
Esto, partiendo de esta premisa, es necesa- sujeto experimenta en cada situación parti-
rio conocer algunas de los diferentes facto- cular. Siendo, por tanto, el estado de impli-
res y/o aspectos que componen el trabajo de cación, el resultado de la interacción entre
intervención y de desarrollo de la psicología la disposición personal (orientación) y los
de la actividad física y deportiva. Entre ellos factores determinantes del contexto en par-
están: ticular en que se encuentra el sujeto (clima
motivacional).

HALLA OS A o 9, No. 18 Bogotá, D.C. Universidad Santo Tomás pp. 189- 5 193
Psicología de la actividad física y del deporte

Arnaldez (1992) de ne la motivación en el en las competiciones. Este tipo de situacio-


deporte como el motor de la conducta. La nes y de elementos están relacionados con
motivación es necesaria en toda actividad aspectos y características especí cas de
psíquica; supone la existencia de una ne- cada disciplina deportiva, el nivel de per-
cesidad no satisfecha y es vivida como una sonalidad del atleta (tomado como una
inquietud o tensión que solo desaparece aproximación cognitivo-afectiva) y ciertos
cuando se alcanza el objeto deseado, ya sea aspectos que provienen del medio ambien-
real o ideal. La motivación de una conducta te externo; así lo con rma Cervelló cuando
puede deberse a impulsos y necesidades de cita a Burton:
la persona, como así también a los incenti-
No solo existen elementos personales
vos provenientes del mundo exterior.
relacionados con la aparición de an-
siedad en los entornos de logro (tales
En el deporte, podemos determinar que exis- como la ansiedad rasgo, la autoe ca-
ten dos tipos de motivación: una externa y cia, las metas de logro, las expectativas
otra interna. La primera tendrá que ver con previas, la edad, la experiencia, el ni-
el reconocimiento a través del público, del vel de habilidad y el género) sino que
también existen diferentes situaciones
premio (puede ser dinero en el caso de los que determinan los niveles de ansie-
deportistas profesionales), la fama, etc. La se- dad previos a la competición deporti-
gunda responde a expectativas propias que va, tales como el tipo de deporte y la
todo ser humano acarrea. Objetivos, metas, complejidad de la tarea (Burton, 1998).
deseo de éxito, posibilidad de disfrute del
deporte aún en competencia, etc. Atención y concentración

Según Dósil Díaz Joaquín (2008), la aten-


Ansiedad
ción, es la interacción con el entorno en
Para Masconi, Correche, Rivarola y Penna la que el sujeto establece contacto con los
(2007) es un estado emocional negativo que estímulos relevantes de la situación (pro-
incluye sensaciones de nerviosismo, preo- curando desechar los estímulos no perti-
cupación y aprensión, relacionadas con la nentes), en el momento presente (excepto
activación o el arousal del organismo1. Así cuando la situación solicite interactuar con
pues la ansiedad tiene un componente de el pasado o con el futuro, retrospectiva o
pensamiento, llamado ansiedad cognitiva y prospectivamente).
un componente de ansiedad somática, que
Retomando a Dósil (2008), a rma que “el
constituye el grado de activación física per-
control de la atención debe ser uno de los
cibida (Gutiérrez, 1995).
objetivos a tener en cuenta en cualquier pro-
Retomando a Cervelló et ál. (2002), quien de- grama de entrenamiento psicológico y una
termina que existen una serie de elementos habilidad que deberán perfeccionar tanto a
tanto personales como situacionales relacio- los deportistas como los entrenadores” (p.
nados con la aparición de la ansiedad previa 177). Por tal a rmación es que se de ne la
atención como proceso psicológico que per-
mite al individuo establecer contacto con
1 Arousal: “es una activación general siológica y psicológica del or-
ganismo, que varía en un continuo que va desde el sueño profundo
los estímulos más relevantes de la situación
hasta la excitación intensa” (Goult y Krane, 1992). en el momento presente, omitiendo o eli-

194
Alveiro Sánche iméne , Henry Humberto León Ari a

minando aquellos otros que no son impor- Figura 3. Modelo explicativo del proceso
tantes o no hacen al caso, excepto cuando la atencional en el deporte

situación, como indica Dósil (2008), “recla-


me interactuar con el pasado o con el futuro
retrospectiva o prospectivamente” (p. 178).

En la gura 2 se muestra la estructura del


modelo integral de la atención.

Figura 2. Modelo de la atención de Boutcher

Fuente: tomada de Dósil (2008).

De igual forma, es necesario e importante


de nir y hacer énfasis en la concentración;
Dósil (2008) determina que la concentra-
ción, es el mantenimiento de las condicio-
Fuente: tomada de Boutcher (2002). nes atencionales a lo largo de un tiempo
más o menos duradero según exa la situa-
Para Boutcher, cuando el deportista realiza ción que estemos enfrentando.
una tarea que requiere la utilización de la
atención se ve in uenciado por tres tipos de Y si queremos adentrarnos en una modali-
factores: los de índole personal (capacidad, dad deportiva especí ca podemos remitir-
intereses, metas), los especí cos de la activi- nos a Del Monte (2000), en su estudio con
dad y los ambientales, factores que determi- 114 judocas cubanos, él determina que la
nan su nivel de activación (arousal). concentración tiene que ver con el desarro-
llo de la primera fase de los procesos psico-
La atención debe centrarse en elementos motores de cualquier acción táctica (percep-
concretos del presente, elementos seleccio- ción y análisis de la situación de encuentro),
nados por su excelencia y utilidad después fase que interviene de manera importante
de haber ignorado otros ( gura 3). en las restantes fases de la acción táctica (la
solución mental de la tarea táctica especial y
la solución motora de la tarea táctica).

Asimismo, Sánchez y Zanger (2007), en su


estudio sobre la concentración y la aplica-
ción de técnicas de preparación mental en

HALLA OS A o 9, No. 18 Bogotá, D.C. Universidad Santo Tomás pp. 189- 5 195
Psicología de la actividad física y del deporte

el equipo de Torball2 de Brest, de nen la Super-yo” (pp. 4-10); Adler la entiende


concentración como “la focalización de la como “el propio sentido de la vida de un in-
atención sobre una tarea que se desarrolla dividuo, sus formas características de resol-
en el presente” ver los problemas y conseguir los objetivos
que se ha jado” (Clononger, 2003, p. 114)
Personalidad y autocon anza y Freeman (1955) de nió a la personalidad
como “la individualidad que emerge de la
Según Díez y Márquez (2005), la persona- interacción entre un organismo psicobioló-
lidad se re ere al nivel inconsciente, a los gico y el mundo en el cual se desarrolla y
con ictos y ansiedades diversas por oposi- vive” (p. 453).
ción al nivel consciente y cognitivo. De igual
manera, Marín (2002), de ne la personali- Arnaldez concluye que la práctica del de-
dad como aquello singular del hombre que porte no modi ca la personalidad, general-
emerge de su individualidad en relación mente acentúa ciertos rasgos que ya están
directa con el medio ambiente con el que instalados en el individuo o que se van mol-
interactúa activamente. Ya re riéndonos al deando en el comienzo de la práctica de-
deporte, de cualquier modo, acorde con la portiva. Es en el periodo de la Infancia-ado-
estructura de personalidad se elegirán unos lescencia en donde ejercen gran in uencia
y no otros deportes, el nivel de competiti- los entrenadores que representan guras
vidad estará determinado por aspectos ínti- de autoridad muy importantes, que tienen
mos de esta estructura y los factores exter- gran participación en las etapas de forma-
nos que la estimulen positivamente. ción de la personalidad.

Ahora bien, si retomamos a Arnaldez (1992), Ahora bien, es necesario dar una concep-
él determina que tualización de la autocon anza, para tal n
retomamos a Dósil (2008). Este determina
la personalidad es una construcción que la autocon anza es utilizada con fre-
cientí ca elaborada por la psicología
cuencia en el ámbito de la actividad física
con el n de comprender la manera
particular del ser y del hacer que es y del deporte, para referirse a la percepción
propia de una persona. Está constitui- que tiene la persona sobre si su capacidad
da por las características y conductas es su ciente para enfrentarse a una deter-
típicas de un determinado ser huma- minada tarea y sobre si sus resultados son
no. Da individualidad a cada persona:
caracteriza lo individual que surge a
positivos.
medida que el niño crece, madura y
reacciona a los muchos estímulos am- Sin embargo, es importante dar de nición
bientales. La personalidad es un pro- a otro factor importante en la psicología
ducto de la interacción del individuo del deporte y de la actividad física como
con su medio social.
lo es la autoestima, por ejemplo, Marcuello
(2008) de ne la autoestima como la valora-
Este autor retoma de niciones de algunos
ción que hacemos de nosotros mismos so-
autores especialistas en estas temáticas, tal
bre la base de las sensaciones y experiencias
es el caso de Freud (2006), que la conside-
que hemos ido incorporando a lo largo de
ra como “la integración del Ello, el Yo y el
la vida. De igual manera, López de Calle y
2 Torball: deporte para personas en situación de discapacidad visual. Calero (2009) de nen la autoestima como

196
Alveiro Sánche iméne , Henry Humberto León Ari a

la valoración que hacemos sobre la valía Liderazgo, comunicación y


que tenemos y que está basada en todos los
cohesión de grupo
pensamientos, sentimientos, sensaciones y
experiencias que sobre nosotros mismos he- El liderazgo es un concepto muy trabajado
mos ido recogiendo durante nuestra vida. en múltiples estudios e investigaciones, de-
Es decir, que todo esto nos indica que la per- bido a que en todo momento de la vida de
sona no nace con un concepto jo y estático un ser humano, como elemento que com-
de lo que es, sino que este se va formando pone un grupo social, se determinan ciertos
y desarrollando progresivamente en fun- comportamientos especiales en las perso-
ción de muchas variables como son: rasgos nas que componen dicho grupo. Es el caso
de personalidad, necesidades psicológicas, de los líderes, personas que poseen ciertas
educación familiar. López de Calle y Cale- características especí cas en su modo de
ro describen algunas características propias comportamiento al interior de un grupo.
para valorar la autoestima, estas están de- Por tal motivo, es importante conceptuali-
signadas de la siguiente manera: zar el liderazgo. Para ello tomamos a Gu-
tiérrez (1996), quien retoma el concepto de
• Aspecto físico.
Stephen P. Robbins (1996), a rmando que
“el liderazgo es la capacidad de in uenciar
• Relaciones con los demás.
grupos en la consecución de metas” (p. 95).
• Personalidad. Para Robbins, el liderazgo presenta tres en-
foques importantes a destacar:
• Cómo le ven los demás.
• Teoría de la atribución-liderazgo: los líderes
• Rendimiento profesional o académico. tienen un comportamiento consistente
con sus ideas y no tienen dudas cuando
• Realización de tareas cotidianas. toman decisiones.

• Funcionamiento intelectual. • Teoría del liderazgo carismático: postula


que los seguidores establecen atribucio-
Según una persona en su proceso de ma- nes de habilidades heroicas o extraor-
duración y desarrollo, va adquiriendo una dinarias al liderazgo cuando observan
serie de normas o fórmulas que le ayudan ciertos comportamientos.
a dar un sentido a sí mismo, al mundo y
a lo que le rodea. Estas fórmulas determi- • El liderazgo tradicional vs. el liderazgo
nan cómo va a clasi car lo que la persona transformacional: el primero motiva a
percibe y observa y con el paso del tiempo través del esclarecimiento de las tareas,
y por el aprendizaje, acaba asociando casi el segundo presta atención a las preocu-
automáticamente ciertas situaciones a unas paciones y necesidades de desarrollo de
características concretas. sus seguidores individuales, cambiando
su percepción en temas que tienen inte-
rés para sus organizaciones ayudando
a enfocar viejos problemas en formas
nuevas.

HALLA OS A o 9, No. 18 Bogotá, D.C. Universidad Santo Tomás pp. 189- 5 197
Psicología de la actividad física y del deporte

Feu, Ibáñez, Graça y Sampaio (2007), en su Ahora bien, es necesario dar una concep-
estudio sobre evaluación psicométrica, del tualización del líder, pues es al n de los
cuestionario de orientación de los entrena- términos quien aporta de una u otra ma-
dores, en una muestra de entrenadores es- nera para el bene cio y consecución de la
pañoles de balonmano. Allí ellos retoman metas al interior de un grupo. Por tanto,
la de nición de liderazgo expuesta por Dósil (2008) de ne al líder como la persona
Chelladurai (1993); Chelladurai y Riemer con un carisma especial por el que se vuel-
(1998). Estos determinan que el liderazgo ca todo el grupo en cualquier situación y se
en el deporte ha estado orientado en tres convierte en el punto de referencia a seguir.
aproximaciones: Feu, Ibañez, Graça y Sampaio (2007) se re-
eren al líder como la persona que tiene la
• El modelo multidimensional de dirección: capacidad de in uir en los pensamientos,
postula que la actuación deportiva y las conductas y los sentimientos de otros, es
satisfacción de los deportistas están en una gura que no es impuesta y se acepta
función de la congruencia entre los re- de manera voluntaria.
querimientos, preferencias y conductas
del entrenador, del deportista y de las Pasando a otros términos y aspectos, encon-
características contextuales. tramos otro factor determinante en la psi-
cología del deporte, como lo es la comuni-
• El modelo medicional del liderazgo: está en- cación. La comunicación es la transmisión
focado hacia la formación de jóvenes de- de una información entre un emisor y un
portistas (Smoll, Smith, Curtis y Hunt, receptor. Para comunicar algo se necesita
1978). Este modelo sostiene que las reac- un receptor, por lo que la di cultad que en-
ciones de los deportistas a las conductas traña el proceso se centra en la habilidad de
de sus entrenadores están condiciona- lo que el emisor quiere transmitir y llegue
das por sus percepciones y recuerdos de correctamente a quien quiere transmitírse-
estos comportamientos. lo: el receptor.

• El modelo normativo de los estilos de de- Azurmendi y Elduaien (2007) determinan,


cisión: está dirigido hacia los procesos en primer lugar, que el lenguaje es una de
sociales de las tomas de decisión (Che- las principales herramientas de comuni-
lladurai y Haggerty, 1978). Este modelo cación de nuestra sociedad. A través del
intenta identi car el estilo de decisión lenguaje nombramos la realidad, la inter-
que los entrenadores, en función de la pretamos y la construimos simbólicamen-
participación que los deportistas, ad- te. El deporte es un importante espacio de
quieren en el proceso de toma de deci- socialización en el que actitudes, valores y
siones, relacionados con los siguientes comportamientos masculinos y femeninos
problemas de entrenamiento: la pre- se encuentran claramente establecidos y
sión temporal, la calidad de la decisión diferenciados. En este sentido, la comuni-
requerida, la apertura informativa, la cación es una herramienta muy e caz para
complejidad del problema, la aceptación romper con los estereotipos preestablecidos
grupal, el poder del entrenador y la inte- y dar paso a un ámbito deportivo basado
gración grupal.

198
Alveiro Sánche iméne , Henry Humberto León Ari a

en la búsqueda de la igualdad de mujeres mentales y/o para satisfacer las necesidades


y hombres. afectivas de sus miembros” (1998, p. 213).
Así, la cohesión en los grupos deportivos se
El liderazgo y la comunicación son dos ele- considera que tienen cuatro dimensiones: la
mentos que con guran las relaciones dentro integración grupal hacia la tarea, la integra-
de un grupo y están directamente relacio- ción grupal hacia lo social, la atracción indi-
nados con la cohesión. El líder desempeña vidual hacia el grupo en la tarea, y la atrac-
un papel especí co dentro de esta cohesión, ción individual hacia el grupo en lo social.
pues el grupo le capacita para que actúe
como guía en diferentes momentos de la De esta forma, mediante la cohesión en los
temporada. El instrumento para que se pro- equipos de jóvenes deportistas, se consegui-
duzca la cohesión es la comunicación, sin la rá tanto una mejora de sus relaciones inter-
cual el grupo dejaría de existir. personales como un mayor bienestar en el
juego.
Pasando al último aspecto de este capítulo
que tiene relación con la cohesión de grupo; Pg   
Carron (1982) determina que la cohesión    
del grupo es un proceso dinámico que se 
re eja en la tendencia de un grupo a no se-
pararse y permanecer unido en la búsqueda Psicología de la educación física
de sus metas y objetivos. Se destaca el as-
pecto dinámico, es decir, la cohesión puede Dósil (2008) determina que la psicología de
hacerse y deshacerse, no es estática, no es la educación es una de las ramas de la psi-
para siempre. En este sentido, uno de los cología con mayor tradición, con mayor nú-
objetivos que se pretende desde la psicolo- mero de investigaciones y de las de mayor
gía de la actividad física y del deporte y que aplicación. Ella se encarga de estudiar los
suele ser el deseo de la mayor parte de los comportamientos del ser humano en una
entrenadores, es que la cohesión dentro del situación educativa, entendida como aque-
equipo o grupo sea lo más estable posible. lla en donde una o más personas intentan
explicar algo a otra u otras personas. En esta
Ahora bien, si nos remitimos a Balaguer, situación se destaca el carácter intencional,
Castillo, Moreno, Garrigues y Soriano por lo que es (tiene una nalidad) y don-
(2004), ellos determinan en su estudio: “el de la gura del mediador (el profesor en
clima motivacional y la cohesión en equipos el ámbito académico) desempeña un papel
de fútbol”, existen variables que ayudan a fundamental.
entender las dinámicas de los grupos con
el n de desarrollar ambientes de trabajo La psicología de la educación física hace
y de entrenamiento propio de los equipos. referencia, por tanto, a las situaciones edu-
Por tal motivo ellos retoman la de nición de cativas que se producen dentro del ámbito
Carron, Brawley y Widmeyer, quienes de - escolar como fuera de este. Se comienza des-
nen la cohesión de equipo como “un pro- cribiendo los principios del aprendizaje, co-
ceso dinámico que se re eja en la tenden- nocimientos básicos para cualquier persona
cia del grupo a no separarse y permanecer interesada o con alguna responsabilidad en
unido en la búsqueda de objetivos instru-

HALLA OS A o 9, No. 18 Bogotá, D.C. Universidad Santo Tomás pp. 189- 5 199
Psicología de la actividad física y del deporte

la enseñanza. Se re exiona sobre los aspec- psicólogos del deporte adapten las técni-
tos que deben tener en cuenta el profesor o el cas psicológicas que se emplean en otros
entrenador para conseguir que la actividad ámbitos diferentes al deportivo, lo que ha
física tenga efectos positivos. fomentado la creación de procedimientos
especí cos de asesoramiento e interven-
El profesor de educación física y los entre- ción para optimizar el rendimiento. El en-
nadores deben conocer las estrategias más trenamiento mental consiste en dotar a los
adecuadas para que sus alumnos o depor- deportistas de una serie de estrategias psi-
tistas adquieran mejor sus aprendizajes, así cológicas para que adquieran la habilidad
como para que se consoliden y los adquie- de poder enfrentarse a los entrenamientos y
ran por largo plazo. El colegio se considera a las competiciones de la mejor manera po-
un lugar apropiado para optimizar los pro- sible, es decir, es un trabajo especí co para
ceso de aprendizaje y para establecer y de- aumentar el rendimiento y el bienestar del
sarrollar patrones de conducta relacionados deportista, o de cualquier persona en el con-
con la salud y el bienestar, entre los que la texto de la actividad física.
actividad física desempeña un papel rele-
vante (García-Naveira, 2008). Es importante distinguir los términos habi-
lidades psicológicas y métodos/estrategias
Entrenamiento mental: psicológicas, puesto que se suelen utilizar
indistintamente en el ámbito de la actividad
preparación psicológica de
física y del deporte. Ahora bien, retomando
entrenamientos y competiciones a Cox (2002), se puede indicar que las téc-
nicas, métodos o estrategias se re eren a la
Para Dósil (2008), el entrenamiento en el práctica que lleva a adquirir una determi-
ámbito del deporte se rige por parámetros nada habilidad psicológica (establecer ob-
físicos, técnicos, tácticos y psicológicos. jetivos, visualización, relajación progresiva,
Los cuatro con guran las características auto-habla, meditación, etc.), mientras que
que distinguen a los deportistas y su per- las habilidades psicológicas son las caracte-
feccionamiento aumenta la probabilidad rísticas que tiene el deportista y que hacen
de que se produzcan éxitos en las diferen- posible que tenga éxito en el deporte (mo-
tes actuaciones. El aspecto psicológico a tivación, autocon anza, control atencional,
estado “encubierto” a lo largo del tiempo concentración, control de la ansiedad y del
en el sentido de que aunque la mayoría de estrés y autoconocimiento).
los deportistas y entrenadores lo perciben
como importante, pocos se han interesado Para Cauas (2001) el entrenamiento men-
por cómo mejorarlo. En la actualidad, nadie tal consiste en preparar psicológicamente
duda de que las habilidades psicológicas al deportista antes, durante y/o posterior
desempeñen un papel determinante en el a una competencia, mediante técnicas y
rendimiento del deportista, aunque todavía herramientas psicológicas, para que afron-
sigue existiendo cierto desconocimiento de te de manera óptima todas las situaciones
cómo entrenarlas. internas y externas que subyacen a una
competencia y que puedan eventualmen-
Las características de los entrenamientos te afectar la cabeza del deportista. Dentro
y de las competiciones han hecho que los

200
Alveiro Sánche iméne , Henry Humberto León Ari a

de esta preparación se trabajan numerosas Estrategias psicológicas para la


variables, tales como la ansiedad precom-
intervención en el deporte
petitiva, la concentración, la atención, la au-
tocon anza, la motivación, etc., si es que es- La intervención psicológica en el ámbito de
tamos hablando de asesorías individuales, la actividad física y del deporte está basada
ya que, en el caso de un equipo deportivo, en la aplicación de estrategias que preten-
las variables suelen ser la cohesión grupal, den aumentar el bienestar y el rendimiento
la comunicación, el liderazgo, metas colec- del deportista o de los protagonistas del de-
tivas, entre otras. porte (Dósil, 2008).

Pues bien, para un óptimo trabajo de inter- Las técnicas son las “herramientas” que
vención psicológica, en cuanto a la prepara- posee el psicólogo para trabajar con los de-
ción mental se re ere, existen dos paráme- portistas, por lo que denominarlas es im-
tros claves para tal desarrollo: portante cuando se pretende asesorar o in-
tervenir en el contexto de la actividad física
• Las características psíquicas que trae
y del deporte. Igualmente, los deportistas,
consigo el deportista.
entrenadores, árbitros y directivos deben
conocerlas, pues les ayudará a comprender
• La “psicología especí ca” del deporte en
mejor la forma de actuar del psicólogo del
cuestión, pues cada jugador y cada de-
deporte y les proporcionará oportunidades
porte tiene requerimientos psicológicos
para practicarlas por sí mismos.
determinados.

Es importante retomar el artículo de Moesch


El entrenamiento mental según el deporte: de-
(2008) denominado “Fort danssatête […] grâ-
pendiendo del deporte, puede llevarse a
ce à la psychologie du sport”, allí ella a rma
cabo un entrenamiento mental distinto. Por
que a menudo uno asocia la psicología del
ejemplo, en el caso del tenis, el trabajo psi-
deporte con la solución de problemas en el
cológico es fundamental; primero, por tra-
comportamiento de los deportistas antes,
tarse de un deporte individual, y, segundo,
durante y/o después de la competencia;
porque es un deporte con oposición. Ambos
pero el trabajo del psicólogo consiste en
elementos mencionados anteriormente ha-
gran parte en enseñar diferentes estrategias
cen que la variable mental se convierta en
que serán las más apropiadas e integradas
una situación difícil de enfrentar, manejar
en el entrenamiento cotidiano. Este aspecto
y solucionar. Si hablamos de un deporte de
pedagógico puede ser realizado con depor-
conjunto, podemos determinar que en el
tistas individuales o de equipo. Los apren-
fútbol el entrenamiento mental debe estar
dizajes de un método de relajación permi-
dirigido al grupo en su totalidad y trabajar-
ten a los entrenadores y a los deportistas
se no solo dentro del terreno deportivo, sino
para mejorar la recuperación y disminuir
también fuera de la cancha, ya que, muchas
los estados de nerviosismo.
variables como la cohesión, el liderazgo y la
comunicación intragrupal deben trabajarse
El entrenamiento psicológico a nivel del ren-
con charlas y dinámicas colectivas en un lu-
dimiento deportivo se constituye en un fac-
gar más privado y con mayor tranquilidad
tor importante desde la óptica del desarrollo
que una cancha de fútbol.

HALLA OS A o 9, No. 18 Bogotá, D.C. Universidad Santo Tomás pp. 189- 5 201
Psicología de la actividad física y del deporte

global del rendimiento deportivo; Simón Am- Psicología del ejercicio y de la


mann, doble campeón olímpico y campeón
salud: trastornos alimentarios,
mundial de salto en ski, a rma “el trabajo
mental, especialmente los métodos especí - lesiones y discapacidad
cos, me ayudan a progresar considerablemen-
Uno de los aspectos perjudiciales de la acti-
te a lo largo de mi carrera deportiva”.
vidad física y del deporte es que pueden ser
Por tanto, es necesario hacer énfasis en las desencadenantes de trastornos de alimen-
técnicas de intervención psicológica más tación (TA). Los factores que están presen-
adecuadas para la aplicación en el ámbito tes en el desarrollo de los TA en el deporte
de la actividad física y el deporte, se debe están relacionados con los que explican la
distinguir según el objetivo que se preten- incidencia en la población general. Gutié-
da. Si el deportista presenta un problema rrez (2004); Guerra y Plaza (2001) presentan
concreto, unas técnicas serán mejores que algunos de los característicos en el ámbito
otras. Igualmente, si lo que se busca es au- de la actividad física y del deporte:
mentar las habilidades psicológicas del de-
• Presión social: la sociedad actual de-
portista, algunas son más recomendables
manda un físico delgado y en forma.
por su aplicación a un mayor número de
situaciones del deporte.
• Presiones del entrenador: entrenadores
obsesivos por el peso del deportista.
Todos los deportistas han adquirido a lo
largo de su vida deportiva diferentes estra-
• Presión de los compañeros de equipo: la
tegias para enfrentarse a las di cultades que
opinión del grupo de compañeros y de
surgen en los entrenamientos y en las com-
amigos tiene importancia en determina-
peticiones, por lo que la función del psicó-
dos momentos del ciclo vital.
logo en ocasiones será simplemente el per-
feccionamiento de las mismas; sin embargo, • Presión del deporte: la demanda de peso
en otras deberá ayudarle a cambiarlas, o en- en determinadas disciplinas deportivas
señarle nuevas estrategias para poder modi- para poder competir y conseguir buenos
car su comportamiento en situaciones con- resultados.
cretas. De igual manera, Bornas y Noguera
(2002) retoman a Cruzado, Labrador y Mu- Las lesiones deportivas son otra de las áreas
ñoz (1993), indicando que el objetivo de la que han experimentado un rápido creci-
modi cación de conducta de los deportistas miento dentro de la psicología de la acti-
es promover el cambio a través de las técni- vidad física y del deporte. La cantidad de
cas de intervención psicológica para mejorar casos de deportistas lesionados que todos
el comportamiento de las personas, de for- los años deben abandonar temporal o de -
ma que desarrollen sus potencialidades y las nitivamente (retirarse) de la actividad, han
oportunidades disponibles en su medio, op- hecho que las autoridades deportivas to-
timicen su ambiente y adopten actitudes, va- men medidas, potenciando la investigación
loraciones y conductas útiles para adaptarse en esta área. Trabajos desde la psicología de
a lo que no puede cambiarse la actividad física y del deporte han ido en
varias direcciones:

202
Alveiro Sánche iméne , Henry Humberto León Ari a

• Entrevistas con deportistas lesionados La lesión deportiva forma parte de la vida


con la intención de entender las conse- del atleta, ya sea cuando la sufre, ya sea
cuencias emocionales de sus problemas cuando ocurre a sus compañeros o a sus
físicos, encontrándose que la ira y la opositores. Los atletas deben afrontar e -
depresión eran los más comunes (Díaz, cazmente este estrés para reducir una res-
2005; Moran, 2004). puesta exacerbada a situaciones potencial-
mente estresantes, comunes en el deporte.
• Entrevistas con sioterapeutas que El creciente campo de la psicología de la le-
atienden a deportistas lesionados con el sión deportiva ha investigado, hasta ahora,
propósito de conocer cuál es el tipo de dos vertientes:
tratamiento más efectivo y adecuado
para la lesión y que habilidades psico- • Los antecedentes psicológicos.
lógicas son las más importantes para el
deportista. • Los aspectos psicológicos poslesión.

• In uencia de la edad y el nivel de desa- En este texto se trató fundamentalmente de


rrollo de las lesiones deportivas. la primera vertiente, que se ha basado en
el Modelo de Estrés y Lesiones Deportivas
La intervención en las lesiones deportivas (MELD) de Andersen y Williams (1988).
se centró, hasta la década del ochenta, en Este modelo tiene como núcleos la respues-
los aspectos físicos, puesto que se relaciona- ta al estrés y tiene como principio que si un
ban con causas de esta índole. Sin embar- individuo: a) tiene un conjunto de rasgos
go, como apunta Swoap y Murphy (1995), de personalidad que tienden a exacerbar
poco tiempo después, los estudiosos del la respuesta al estrés; b) está sobrecargado
tema se dieron cuenta de que, además de por factores de estrés; c) sea portador de un
percibirse una pérdida de ciertas capacida- conjunto reducido de capacidades de afron-
des físicas, los deportistas lesionados tienen tamiento; y d) está expuesto a una situación
la sensación de que han perdido una parte potencialmente estresante, presentará un
notable de “sí mismos”. Poco a poco se han aumento de la tensión muscular y alteracio-
introducido los aspectos psicológicos en los nes de tensión que pueden originar lesiones
tratamientos, utilizándolos tanto los siote- deportivas.
rapeutas y médicos, como los psicólogos del
deporte que intervienen en casos de lesión. Rf

El objetivo de cualquier tipo de programa Arcuello, A. (2008). Autoestima y autosupe-


de intervención psicológica en lesiones de- ración: Técnicas para su mejora. Valencia:
portivas, es ayudar a que el deportista re- Clínica Psicológica V. Recuperado de
cupere plenamente su estado de forma y hp://www.psicologia-online.com/au-
que consiga regresar a la práctica deportiva toayuda/autoestima/autoestima.shtml
lo antes posible. Para conseguirlo, se reco- Arnaldez, P. (1992). Psicología aplicada al
mienda tener en cuenta las intervenciones deporte —Personalidad y deporte— Mo-
de tipo preventivo e intervenciones especí- tivación en el Deporte. Buenos Aires:
cas cuando se produce la lesión (interven- Asociación de Psicología del deporte
ción poslesión). Argentina.

HALLA OS A o 9, No. 18 Bogotá, D.C. Universidad Santo Tomás pp. 189- 5 203
Psicología de la actividad física y del deporte

Azurmendi, E. A. y Elduaien, Q. M. (2007). Díaz, I. (2005). Propuesta de un programa


Guía para una comunicación igualitaria en el de prevención de trastornos de la con-
deporte. País Vasco: Departamento de Cul- ducta alimentaria para entrenadores.
tura del Gobierno Vasco - EuskoJauralitz. Cuadernos de Psicología del Deporte, 5,
Balaguer, I.; Castillo, I.; Moreno, Y.; Garri- 68-80.
gues, V.; y Soriano, L. (2004). El clima Díez, A. y Márquez, S. (2005). Utilización
motivacional y la cohesión en equipos de sociogramas para la valoración de la
de fútbol. Encuentros en Psicología Social, cohesión interna de los jugadores de un
2, 152-156. club de fútbol. European Journal of Hu-
Bornas, X. y Noguera, M. (2002). Bases cien- man Movement, 14, 37-52.
tí cas de la terapia de conducta: nuevas Dósil, J. (2008). Psicología de la actividad física
propuestas para un nuevo programa. y del deporte. Madrid: McGraw-Hill.
Revista Internacional de Psicología Clínica Feu, S.; Ibáñez, S. J.; Graça, A. y Sampaio,
y de la Salud, 2, 9-24. J. (2007). Evaluación psicométrica del
Calahorro, F. y Aguilar, J. (2009). Revisión cuestionario de orientación de los
conceptual del término de motivación entrenadores en una muestra de entre-
en el deporte: teorías, problemas deri- nadores españoles de balonmano. Psico-
vados y evaluación. Trances: Revista de thema, 19, 699-705.
Transmisión del Conocimiento Educativo y Freeman, F. (1955). Theory and practice oh
de la Salud, 1, 141-160. psychological. Ed. Rev. New York, Holt,
Cauas, R. (2007, julio-agosto). El entrena- Rinehart y Winston.
miento mental, año 1, núm. 1. Recupera- Freud, S. (2006). El yo y el ello. En Obras
do de hp://www.portaldeportivo.cl/ completas (t. XIX). Buenos Aires: Amo-
Cervelló, E.; Santos-Rosa, F.; Jiménez, R.; rrortu.
Nerea, A. y García, T. (2002). Motiva- García-Naveira, A. (2008). El estilo de per-
ción y ansiedad en jugadores de tenis. sonalidad en jugadores de fútbol de
Revista de motricidad, 9, 141-161. competición y diferencias en función de
Clononger, S. (2003). Teorías psicológicas (3a. la demarcación. Cuadernos de Psicología
ed.). México. del Deporte, 2, 19-38.
De Zanet, (2004). Qu’est-ce que la psycho- Guerra, C. y Plaza, H. (2001). Desarrollo his-
logie du sport ? Série d’articles pu- tórico del enfoque conductual.
bliés sur le site. Recuperado de hp:// Gutiérrez, M. (1995). Cambios de enfoques
www.optimumcoaching.be/dossiers/ metodológicos en el estudio del lide-
download/2004psychologie_du_sport.pdf razgo. Revista de servicio civil, núm. 15,
Del Monte, L. (2000). Relación entre la capa- 93-97.
cidad de concentración de la atención y el Gutiérrez, M. (2004). El valor del deporte en
rendimiento en las judokas del Equipo Na- la educación integral del ser humano.
cional de Cuba. Judobrasil. Recuperado Revista de Educación, núm. 335, 105-126.
de hp://www.efdeportes.com/efd87/ Recuperado de hp://www.educacion.
judoka.htm gob.es/revista-de-educacion

204
Alveiro Sánche iméne , Henry Humberto León Ari a

Iturbide, L. M. (2004). La atención y la con- de la teoría de la autodeterminación. En


centración en el deporte [tema V]. Uni- Moreno, J. A. (Ed.). II Congreso Interna-
versidad del País Vasco (UPV/EHU), cional de Actividades Acuáticas. Murcia:
278-314. Instituto U.P. de Ciencias del Deporte.
López de Calle, E. y Calero, P. (2009). La au- Moreno, J.; Cano, F.; González-Cutre, D. y
toestima. Valencia: Clínica Psicológica V. Ruiz, L. (2008). Per les motivacionales
Recuperado de hp://www.psicologia- en el salvamento deportivo. Motricidad.
online.com/autoayuda/autoestima/au- European Journal of Human Movement, 1,
toestima.shtml 61-74.
Marín, C. (2002). La competición deportiva Moreno, J.; Cervelló, E., y González-Cutre,
y la personalidad. Asociación Costarri- D. (2007). Analizando la motivación en
cense de psicólogos deportivos. Cos- el deporte: un estudio a través de la teo-
ta Rica. Recuperado de hp://www. ría de la autodeterminación. Apuntes de
acopde.org/index.php?option=com_ Psicología Colegio O cial de Psicología, 25,
content&view=article&id=61:la-compe- 35-51.
ticion-deportiva-y-la-personalidad&cat Núñez, R. (2005). Bienvenidos a la psicolo-
id=45:paraentrenadores&Itemid=68 gía del deporte y el ejercicio físico. En
Martínez, C. (2010). La ansiedad en el depor- Weinberg y Gould. Fundamentos de la
te y su aplicación práctica en el atletismo. psicología del deporte y el ejercicio físico.
Madrid. Recuperado de hp://www.aa- Barcelona: Ariel.
moratalaz.com/articulos/ADAPA05.pdf Salazar, J. (2008). Psicología deportiva. At-
Masconi, S.; Correche, M. S.; Rivarola, M. lantic International University, 2-62.
F. y Penna, F. (2007). Aplicación de la Sánchez, A. y Zanger, A. (2007). La concen-
técnica de relajación en deportistas de tración en el equipo de Torball de Brest
16 años para mejorar su rendimiento. [tesis para obtener el título de magíster
Fundamentos en Humanidades, VIII(II), en Deporte, salud y sociedad, Desarro-
183-197. llo personal, recursos mentales de las
Moesch, K. (2008). Fort dans sa tête… grâ- actividades físicas y deportivas]. Brest,
ce à la psychologie du sport! SwissVolley, Francia: Université de Bretagne Occi-
núm. 30. Recuperado de hp://www. dentale.
volleyball.ch/uploads/media/30_31_ Swoap, R. y Murphy, S. (1995). Sport Psy-
Sportpsychologie_F.pdf chology interventions. Atingdesorders
Moreno, J. y González-Cutre, D. (2005). Ad- and weight management in athletes.
herencia a los programas acuáticos a través

HALLA OS A o 9, No. 18 Bogotá, D.C. Universidad Santo Tomás pp. 189- 5 205