Вы находитесь на странице: 1из 9

Garantías de Propiedad

La propiedad en general se revela como un modo de afectación jurídica de


una cosa a un sujeto, bien sea éste físico o moral, privado o público; por virtud de
la cual ésta tiene la facultad jurídica de disponer de ella ejerciendo actos de
dominio. Dicha facultad de disposición es jurídica porque implica, para su titular, la
potestad de imponer coercitivamente su respeto y acatamiento a todo sujeto, y
para este la obligación ineludible correlativamente de abstenerse de vulnerarla o
entorpecerla.

En síntesis, la propiedad es la facultad de disposición válida de bienes, la


cual es fijada por la ley, estimando que ésta, en cada caso o situación general que
regule, es la que la determina.

En el art. 27 Constitucional se establece la propiedad originaria de la nación


y la facultad de ésta para imponer a la propiedad las modalidades que dicte el
interés público; pues para que se pueda constituir la propiedad privada es
necesario que el Estado transmita el dominio de ellas a los particulares. De esta
forma, el constituyente reconoce uno de los tres tipos de tenencia de la tierra
como propiedad privada.

Por lo tanto la propiedad se clasifica en: Pública, Privada y Social.

Clases de propiedad.

Pública: Será pública cuando el sujeto a quien se imputa o refiere una cosa
es el Estado, como entidad política y jurídica con personalidad propia distinta de la
que corresponde a cada uno de sus miembros. En cuanto a las clases de
propiedad que establece el artículo 27 de la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos, son las siguientes:
a) La Propiedad Comunal. Este tipo de propiedad y explotación de la tierra
es muy semejante a la clase de propiedad que estuvo vigente durante el periodo
prehispánico, porque en esta clase de propiedad la tierra pertenece a la totalidad
de los miembros de una comunidad, y en consecuencia los beneficios de la misma
se distribuyen entre todos.

b) Propiedad Ejidal. Es aquella clase de propiedad que es propia y


exclusiva de un determinado número de personas que conforman un ejido –
ejidatarios-. El ejido es una propiedad rural de uso colectivo aún existente, y que
fue de gran importancia en la vida agrícola de éste país.

c) Pequeña Propiedad Inafectable: Es el reconocimiento de la propiedad


privada, que ha sido protegida mediante la expedición de certificados de
inafectabilidad, en virtud a los cuales será imposible privar a sus propietarios en el
goce de los derechos derivados de su propiedad.

Social: Se caracteriza por la protección que brinda el Estado, en el caso de


que el sujeto de la misma sea una comunidad agraria o un sindicato, que son
agrupaciones de naturaleza social, siendo susceptibles legalmente de ser dueñas
de cosas muebles en general y de inmuebles.

Privada: Cuando la persona a quien se imputa una cosa con facultad de


disposición sobre ésta, no es el Estado, sino un sujeto particular, privado, bien sea
físico o moral, tendremos el caso de propiedad privada; además goza de la
protección que otorga las garantías individuales. En el caso de nuestro país su
fundamento jurídico está prescrito en el artículo 27 de la Constitución Política de
los Estados Unidos Mexicanos.

Dicha garantía de propiedad encuentra su apoyo específicamente en el


artículo 27, que textualmente dice así:
“La propiedad de las tierras y aguas comprendidas dentro de los límites del
territorio nacional, corresponde originariamente a la nación, la cual ha tenido y
tiene el derecho de transmitir el dominio de ellas a los particulares, constituyendo
la propiedad privada. Las expropiaciones solo se podrán hacer por causa de
utilidad pública y mediante indemnización. La nación tendrá en todo tiempo el
derecho de imponer a la propiedad privada las modalidades que dicte el interés
público, así como el de regular, en beneficio social, el aprovechamiento de los
elementos naturales susceptibles de apropiación con objeto de hacer una
distribución equitativa de la riqueza publica, cuidar su conservación, lograr el
desarrollo equilibrado del país y el mejoramiento de las condiciones de vida de la
población rural y urbana…. En consecuencia , se dictaran las medidas necesarias
para ordenar los asentamientos humanos y establecer adecuadas provisiones,
usos, reservas y destinos de tierras, aguas y bosques, a efecto de ejecutar obras
públicas y de planear y regular la fundación, conservación, mejoramiento y
crecimiento de los centros de población; para preservar y restaurar el equilibrio
ecológico; para el fraccionamiento de los latifundios; para disponer , en los
términos de la ley reglamentaria, la organización y explotación colectiva de los
ejidos y comunidades; para el desarrollo de la pequeña propiedad rural; para el
fomento de la agricultura, de la ganadería, de la silvicultura y de las demás
actividades económicas en el medio rural, y para evitar la destrucción de los
elementos naturales y los daños que la propiedad pueda sufrir en perjuicio de la
sociedad.” 1

Modos para adquirir la propiedad

Para adquirir la propiedad existen diversos medios, que son los siguientes:

a) Adquisición a título universal y particular. Se entiende dichas,


a la adquisición de la propiedad en la que se transfiere el patrimonio, como
universalidad jurídica, o sea, como un conjunto de derechos y obligaciones,

1
Artículo 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos
constituyendo un activo y un pasivo. Tal es el caso de la herencia, ya sea
legítima o testamentaria cuando se instituyen herederos, ya que cuando
son legatarios, la trasmisión es a título particular. La forma habitual de
transmisión a título particular es el contrato, y en el caso del legatario, como
se dijo, existe la transmisión de bienes determinados.

b) Adquisiciones primitivas y derivadas. Son las que se refieren


cosas que no han estado en el patrimonio de persona alguna, esto es, que
nunca durante su existencia real jurídica ha estado en propiedad de nadie
(ocupación de bienes sin dueño, compraventa de cosa nueva); las
adquisiciones derivadas, en contra parte, son las que ya han sido parte de
patrimonio diverso al adquirente, compraventa de un carro usado, una cosa
que ya haya sido ocupada o bienes de intercambio.

c) Adquisiciones a título oneroso y a título gratuito. Esta


adquisición se presenta, cuando el adquirente paga un cierto valor en
dinero, bienes, servicios, a cambio de quien la recibe, por ejemplo, la
compraventa, la permita, la sociedad. Y la adquisición será a título gratuito
cuando el adquirente recibe un bien sin tener que cubrir la contraprestación.
En esta modalidad, la trasmisión puede ser a título particular y universal.23
Adicionada a la clasificación anterior, hay otra que hay que agregar, que
tiene como base la causa que origina la trasmisión de la propiedad, así
habrá trasmisión de la propiedad y dominio entre vivos y transmisión de la
propiedad y dominio por causa de muerte.

El derecho de propiedad como se dijo, conlleva una serie de derechos a


favor de quien es titular de la misma, entre ellos los siguientes:

“Artículo 837. El propietario o el inquilino de un predio tiene derecho de


ejercer las acciones que procedan para impedir que por el mal uso de la propiedad
del vecino, se perjudiquen la seguridad, el sosiego o la salud de los que habiten el
predio.” 2
“Artículo 839. En un predio no pueden hacerse excavaciones o
construcciones que hagan perder el sostén necesario al suelo de la propiedad
vecina; a menos que se hagan las obras de consolidación indispensables para
evitar todo daño a este predio.” 3
Como ya mencionamos anteriormente el Código Civil Federal establece
que, la propiedad es el derecho de gozar y disponer de una cosa, sin más
limitaciones que las establecidas en las leyes. El propietario tiene acción contra el
tenedor y el poseedor de la cosa para reivindicarla. El propietario de un terreno es
dueño de su superficie y de lo que está debajo de ella, y puede hacer en él las
obras, plantaciones y excavaciones que le convenga, salvo las servidumbres, y
con sujeción a lo dispuesto en las leyes de Minas y Aguas y en los reglamentos de
policía.

Limitaciones Constitucionales sobre la propiedad privada

La propiedad privada no es un derecho absoluto del individuo, sino que está


llamada a desempeñar una función social. Por ello es que la Ley Suprema impone
a la propiedad particular importantes limitaciones, todas ellas inspiradas en el
interés estatal, nacional, público y social.

Además de las limitaciones civiles impuestas a la propiedad privada, existen


restricciones de derecho público impuestas por el interés social o estatal. En tal
virtud, el Estado por medio de las autoridades correspondientes puede limitar,
ocupar, y aun destruir una cosa, siempre y cuando sea en aras del interés
colectivo o bien, como menciona el Código Civil, para prevenir o remediar
calamidades públicas, para salvar de un riesgo inminente a la población o para
ejecutar obras de evidente beneficio colectivo.

2
Código Civil del Federal; Artículo 830, pág. 90 . Disponible en la Web en:
https://www.siem.gob.mx/siem/Leyes/CodigoCivilFederal.pdf . Fecha de consulta: 25 de Mayo de 2017.
3
Ídem.
El artículo 27 constitucional en su tercer párrafo expresa que “la nación (o el
Estado mexicano como persona moral de derecho público en que ésta se organiza
o estructura) tendrá en todo tiempo el derecho de imponer a la propiedad privada
las modalidades que dicte el interés público, así como el de regular, en beneficio
social, el aprovechamiento de los elementos naturaleza susceptibles de
apropiación, con objeto de hacer una distribución equitativa de la riqueza
pública…”

La imposición de estas modalidades se traduce, bien en restricciones o


prohibiciones respecto del uso, disfrute o disposición de las cosas o bien en el
cumplimiento, por parte del dueño de éstas, de verdaderos actos positivos con
motivo del aprovechamiento de las mismas.

La expropiación

Es un procedimiento administrativo de derecho público en virtud del cual el


Estado, unilateralmente y en ejercicio de su soberanía, procede en contra de un
propietario o de un dueño legítimo para adquirir un inmueble por causa de utilidad
pública y mediante una indemnización justa.
El acto autoritario expropiatorio consiste en suspender los derechos de uso,
disfrute y disposición de un bien. Lo decreta y adquiere el Estado, pues toda
expropiación, para que sea constitucional, requiere como causa final la utilidad
pública.
La importancia jurídica que tiene el acto expropiatorio, además de ser una
condición constitucional, se destaca como factor claramente distintivo entre éste y
la confiscación, la cual consiste en el apoderamiento, por parte del Estado, de
bienes de particulares, sin otorgar a éstos ninguna contraprestación.
Utilidad Pública

El concepto de utilidad pública es eminentemente económico, pues la idea


de utilidad en general implica la relación entre una necesidad y un objeto
satisfactor. Se dice, por ende, que hay utilidad cuando el bien satisfactor colma
una necesidad preexistente; para cuyo efecto se requiere cierta adecuación o
idoneidad. Por tanto, para que exista una causa o motivo de utilidad pública se
requiere, una necesidad pública, ya sea estatal, social o general y un objeto
susceptible económicamente de colmar o satisfacer dicha necesidad.

Por lo tanto, desde el punto de vista constitucional, la expropiación por


causa de utilidad pública exige el cumplimento o la existencia de dos elementos o
condiciones:
a) Que haya necesidad pública.
b) Que el bien que se pretende expropiar sea susceptible de satisfacer esa
necesidad por medio de sus extinción. De no ocurrir estas
circunstancias, cualquier expropiación que se decrete respecto de un
bien será inconstitucional.
c) Tampoco es válida si favorece a una sola persona ( que se quite a uno,
para dar a otro)

La intervención del Poder Ejecutivo, local o federal, en materia de


expropiación, consiste en la declaración concreta de cuándo procede, en un caso
determinado, la expropiación de un bien o sus ocupación temporal y en la
realización consiguiente de la actividad expropiatoria, todo ello de acuerdo con la
ley que previamente haya fijado las causas de utilidad pública y el procedimiento
correspondiente.

El Poder Judicial, en materia de expropiación se reduce, por declaración


constitucional, a conocer de los conflictos que surjan entre las partes (el Estado y
el particular), con motivo de la no equivalencia entre el valor real, actual y efectivo
del bien expropiado y el valor catastral o fiscal de éste, en los términos indicados
con antelación.

La indemnización

La expropiación, cuando es un acto autoritario unilateral del Estado, tiene la


apariencia de una venta forzosa. Por ello, el acto no es gratuito, sino oneroso; es
decir, el Estado –al expropiar un bien a un particular- tiene que otorgar a favor del
afectado una contraprestación, que recibe el nombre de indemnización.
En esta, debe pagarse al afectado una indemnización que equivalga al valor
del bien expropiado. Esa indemnización no es cubierta inmediatamente, sino hasta
que se ocupe el bien y corresponde a su valor fiscal.
Contra el decreto de expropiación, procede el juicio de amparo( por
violaciones directas a la Constitución).

Otras formas de perder la propiedad serian:

Requisa

La requisa es una forma por medio de la cual la Administración Publica


puede obligar a un particular a prestar un servicio público de forma transitoria, en
caso de una emergencia y que de no hacerlo, causaría un daño mayor a la
sociedad. Por ejemplo, las azafatas de los aviones, aun estando en huelga, están
obligadas a trabajar por medio de la requisa.

Decomiso

Decomiso, es la manera por medio de la cual la Administración retira del


patrimonio de los particulares, los instrumentos, medios y productos de un delito.
Por ejemplo, aun narco le quitan las armas, las drogas, el dinero en efectivo, autos
casas, etc.
Confiscación

La confiscación es la aplicación de todo o parte del patrimonio de una


persona, hecho por la Administración publica. Por regla general, se prohíbe en el
artículo 22, excepto en el caso del procedimiento administrativo de Ejecución,
tendiente a cobrar los créditos fiscales legalmente determinados y exigibles (es un
procedimiento confiscatorio permitido).