Вы находитесь на странице: 1из 1

Lección No.

LA PREINVERSIÓN
Uno de los retos de los administradores públicos y privados es encontrar la mejor
forma de asignar los escasos recursos (las necesidades siempre son mayores que los
recursos disponibles) teniendo en cuenta criterios de eficiencia y equidad.
A través de un proceso inteligente conocido como “gestión de proyectos”
(identificación, formulación, evaluación, negociación y gerencia de proyectos), que se suele
enmarcar en un concepto más amplio de "planeación" se aspira orientar la utilización
adecuada de los escasos recursos buscando siempre objetivos de crecimiento económico y
social. Por lo tanto, para asignar mejor los recursos se requiere mayor información sobre la
rentabilidad (financiera, económica, social y ambiental) de los proyectos e idear mecanismos
que permitan programar la inversión en función de dichas rentabilidades.
Identificar y formular un proyecto en este contexto significa, verificar los efectos
económicos, técnicos, financieros, institucionales, jurídicos, ambientales, políticos y
organizativos, de asignar recursos hacia el logro de unos objetivos.1
El estudio económico tiene por objetivo investigar el comportamiento de algunas
variables socioeconómicas, tales como: la tasa de crecimiento de la población, los niveles de
ingresos de la misma, el precio de los bienes competitivos y complementarios, las tarifas y/o
subsidios, las políticas de control o apertura del mercado externo, la situación de empleo, las
normas fiscales y tributarias, la distribución del ingreso etc. que en alguna forma están
ligadas al proyecto y determinan pronósticos cuantitativos en torno a la situación del
mercado; o sea, la relación de la demanda frente a la oferta, teniendo en cuenta,
obviamente, los precios y los mecanismos de comercialización. Si se detecta una situación
de demanda insatisfecha, el proyecto se deberá someter al análisis de otros aspectos que
respalden válidamente esta situación favorable; el estudio preliminar del mercado, en
muchos casos, constituye al aspecto más determinante para juzgar la viabilidad del proyecto.
El resultado del estudio de mercado permite estimar el tamaño del proyecto y, también
identificar las estrategias de ventas y promoción adecuadas para llegar al consumidor final. 2
Con un pronóstico aproximado del mercado se analiza la viabilidad técnica del
proyecto, esto significa: seleccionar entre varias alternativas tecnológicas la que más se
adecue a las circunstancias, además de establecer las necesidades de recursos humanos,
técnicos y logísticos para su operación; por otro lado, y teniendo en cuenta los recursos
financieros disponibles, la tecnología seleccionada y los resultados del estudio de mercado,
se identifica, entre varias alternativas, el tamaño más apropiado. Otros elementos, tales
como: la disponibilidad próxima de recursos, la presencia del usuario o consumidor final, la
existencia de una infraestructura mínima necesaria, los costos del transporte, etc. permiten
determinar el emplazamiento más conveniente.
Con base a los modelos organizativo y técnico seleccionados, se pueden cuantificar
las inversiones necesarias, a la vez que los costos y los ingresos propios de la operación,
para analizarlos y ordenarlos en forma adecuada que nos permitan identificar los flujos de
caja, los cuales se someten a ciertos criterios o indicadores que permiten juzgar la
rentabilidad financiera, económica, social y ambiental de la propuesta.
La preparación de un proyecto3, que en ocasiones se suele conocer más
comúnmente como "estudio de preinversión" cubre varias etapas, que constituyen
acciones de aproximación sucesivas, hacia la toma de la decisión de movilizar recursos
hacia un objetivo determinado.4

1
De ahí surge la necesidad de incorporar en el estudio de “preinversión” a grupos interdisciplinarios de
profesionales que avalen la objetividad y conocimiento en cada uno de los temas considerados.
2
Hacemos referencia a cualquier clase de proyecto, ya sea de producción de bienes o de prestación de
servicios o de dotación de infraestructura, bien que se trate de proyectos promovidos por particulares o gestionados
por autoridades estatales.

3
Por las razones antes comentadas los miembros de un equipo de proyectos en la medida que la formulación
avanza, deben convertirse en expertos en dos temas principalmente: información del entorno geográfico y
conocedores del sector en donde se insertará el proyecto.
4
3. No existe una secuencia determinada para abordar el estudio de preinversión, se recomienda trabajar primero
con la información disponible, que poco a poco se organiza en la medida que avanza el estudio. Como los
proyectos se suelen formular por equipos interdisciplinario, la división del trabajo por subgrupos y luego su
integración resulta de gran eficacia.