Вы находитесь на странице: 1из 1

LA ARAUCANA 78

De nuestra gente y pueblo destrozado


gran descuido en hablar yo he tenido;
mas, como es en el mundo acostumbrado
desamparar la parte del vencido,
s� yo tras el bando afortunado
he llevado camino tan seguido,
y si aqu� la ocasi�n no me avisara,
jam�s pienso que della me acordara.

Cont� de la ciudad la despoblada


y de sus ciudadanos el camino;
p�selos en el fin de la jornada,
do forzoso dejarlos me convino;
pues volviendo a la historia comenzada
y al duro proceder de su destino,
estuvieron el tiempo en Santiago
que yo dellos menci�n aqu� no hago.

Retirados all� se reformaron


de todo el aparato conveniente
donde por los m�s votos acordaron
reedificar a Penco nuevamente.
Con gran trabajo y gasto levantaron
peque�a copia y n�mero de gente.
Afirmar la ocasi�n desto no puedo,
si fue poca la paga o mucho miedo.

SIGLO DE ORO,
EPOPEYA,
ALONSO DE ERCILLA,
CONQUISTA DE CHILE