Вы находитесь на странице: 1из 2

Universidad del Istmo

Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales


Licenciatura en Administración de Instituciones Hoteleras
FORHUM
Lcda. Olga Sánchez

Informe

María Alejandra García Figueroa


Carné: 2013-1318
13 de Agosto de 2013
El viejo y el mar

Autor: Ernest Hemingway

¿Qué virtudes tiene el viejo y qué virtudes tiene el muchacho?

El viejo, cuyo nombre es Santiago, era un hombre que poseía una gran virtud, que
es la perseverancia; ya que a pesar de su mala racha, él estaba decidido a encontrar
un pez grande, sin importar que tuviera que pasar un par de noches en el mar.
Además también se puede observar su perseverancia cuando encuentra al pez, ya
que no se rinde hasta matarlo; y lucha contra los tiburones para que no se lo
comieran. Nunca se rindió, a pesar de que había momentos en los que sentía que
ya no podía más. Es admirable su esfuerzo y lucha, por la cual, consiguió lo que
tanto anhelaba, aunque al final no todo terminó como se esperaba.
También es una virtud no hablar innecesariamente en el mar, según los marineros,
y Santiago siempre lo había considerado así y lo respetaba; por lo que al estar con
el muchacho hablaba muy pocas veces; sólo cuando era de noche o hacía mal
tiempo. Así mismo tenía la virtud de la bondad, ya que pensaba si sería correcto
matar a los peces o no, los veía como hermanos, admiraba la naturaleza que le
rodeaba. Era un hombre que tenía la virtud de la autodisciplina, para no dejarse
vencer por tentaciones o por los males que le atormentaban y lo alejaban de su
objetivo. Y también era humilde, porque vivía en una cabaña, era sencillo, no era
orgulloso; ni arrogante. Tenía la virtud de la gratitud, ya que mostraba gran
agradecimiento hacia las personas que le brindaban ayuda; como el muchacho o el
dueño de la Terraza, quien le daba comida o bebida.
El muchacho, cuyo nombre es Manolín, era una persona muy noble. Tenía la virtud
de la bondad, ya que siempre estaba dispuesto a ayudar a Santiago en lo que
necesitara; era muy noble y se entristecía por los problemas que tenía el viejo.
Además poseía la virtud de la perseverancia, ya que, al igual que el viejo tenía fe
en que iban a encontrar un pez grande. Nunca se rendía, ni se desanimaba, quería
luchar junto con Santiago para lograr su meta. Tenía esperanza en conseguir una
buena pesca junto con el viejo. También tenía la virtud del servicio, ya que siempre
iba a visitar a Santiago, lo ayudaba a guardar todos sus instrumentos para la pesca,
le conseguía lo que necesitaba; y además le tenía mucho respeto, estaba siempre
dispuesto a ayudarlo y a acompañarlo, ya que consideraba que él era una persona
admirable, de quien tenía mucho que aprender.