Вы находитесь на странице: 1из 3

No hubo sabotaje en apagón que

paralizó a Caracas durante cuatro


horas
Para el ingeniero Víctor Poleo, desde el año 2000 no hay una
inversión continua en el mantenimiento y expansión en el sistema
eléctrico de la Gran Caracas
FacebookTwitterWhatsAppGoogle+LinkedInCorreo

Elizabeth Ostos | Distrito Capital | El Pitazo.

Víctor Poleo vaticina el aumento de los apagones en el país


Para el ingeniero y ex vice ministro de Energía Eléctrica, Víctor
Poleo, el apagón que mantuvo paralizada a Caracas durante varias
horas el martes en la tarde no fue producto de un sabotaje como lo
informó el gobierno; se trata de un tema estructural y de fallas
recurrentes en la prestación del servicio pues “Corpoelec, al igual
que Pdvsa, está en ruinas, corporativa y financieramente.

Lee también: Apagón también afectó el suministro de agua en


la capital
La ruina corporativa de las industrias eléctricas y del petróleo radica
en su conducción: militarizadas desde 2003, descapitalizadas de
conocimientos centenarios, sus nóminas multiplicadas. He allí el
auto-sabotaje por el gobierno contra nosotros los usuarios eléctricos
(…) no hay sabotaje: es un plan criminal de dominación de la
población, de someterla, de animalizarla.”, declaró a El Pitazo.

-¿Qué pasó el martes en la tarde con el sistema interconectado


eléctrico de la gran Caracas?
– Motta dió su explicación, a duras penas creíble: incendio en
transformadores de la sub-estación Santa Teresa por corte de un
cable, hechura de un saboteador. Áreas de Miranda, Caracas y
Litoral sin electricidad durante 4+horas. Desde 2010 el estado de
salud del Sistema Eléctrico Nacional no es de dominio público:
hasta entonces la página web de Opsis (Oficina de Operación de
Sistemas Interconectados) informaba de fallas y causas. Motta
miente, los trabajadores eléctricos lo refutan: no hay instrumentos
de trabajo, vigilancia, equipos de reemplazo, transporte, sueldos y
salarios inútiles. Los militares no están formados para conducir
empresas, “tanto como los civiles no estamos formados para
pilotear F,16 o mandar batallones.

Sostiene el ex funcionario en el primer gobierno de Chávez que “las


líneas de 230 kilovatios están inactivas, inactivadas, Tacoa
indisponible, hay desconexión de las líneas a 765 kilovatios del
Caroní. Es una secuencia de eventos que develan un
desprofesionalizado manejo del despacho de cargas. El Metro de
Caracas tiene dos aducciones eléctricas, de manera que ante la
falla de una el sistema continua: ¿por qué fallaron las dos?”, se
pregunta Poleo.

Agrega que “ya no es el caso saber qué pasó. Seguirá ocurriendo:


Andes y Zulia lo sufren a diario, ídem Margarita y Guayana, los
caraqueños aun sorprendidos. Llegaremos a un día cuando las
fallas sean irrecuperables. El sistema eléctrico de Caracas agoniza”.

– ¿Hay posibilidades de nuevos apagones no solo en Caracas


sino en el resto del país?
-En Caracas el racionamiento será cotidiano de no haber un cambio
político. En el resto del país hay un déficit eléctrico y fuertes
racionamientos. El conocimiento y el oficio habrían de revertir una
tragedia predicha en 2005: si no hay inversiones habrá carencias
eléctricas.

-¿Desde cuándo no se invierte en el sistema eléctrico que nutre


a la gran Caracas?
-En 2000 la Electricidad de Caracas (Elecar, fundada en 1890) fue
desnacionalizada a manos de una turbia empresa americana, AES,
y con consentimiento del gobierno, Alí Rodríguez mediante, tal vez
creyendo que golpería a los Zuloaga (estigmatizados), propietarios
de apenas un 13% de acciones, el resto propiedad abierta de
usuarios, trabajadores, y otros accionistas. La empresa americana
no invirtió un céntimo en el sistema en siete años pues alegaba
bajas tarifas del servicio. En 2007 Pdvsa compró la Elecar a la AES,
su mejor negocio dirían. Desde 2008 al presente no hubo
inversiones en las redes de distribución, en la iluminación pública,
en la ampliación de circuitos ante una población creciente.

“Mal puede llamarse inversión a la compra-estafa por los Derwick


de plantas usadas y facturadas 3 veces: se llamó “blindaje de
Caracas”. ¿Cuál?. Blindaje por $3.200 millones sobre-facturados
de la clase política en gobierno. En adición, la planta llamada India
Urquía o El Sitio (carretera Santa Teresa – Santa Lucía),
sobrefacturada en $1.200 millones, suplida por el asturiano Duro
Felguera, amigote de Zapatero, opera a media carga. El actual
sistema de distribución de Caracas data de los años 30 en el
centro-oeste y de los 50 en el este. Sus tiempos de vida útil están
vencidos. Precisan reemplazo y mantenimiento. En la actualidad,
no hay inversiones”, agrega el ingeniero Poleo un duro crítico a la
gestión eléctrica de la revolución.
Víctor Poleo reflexiona sobre lo que era el sistema eléctrico nacional
y lo que es ahora. “Las centenarias industrias petrolera y eléctrica
se nutrieron de profesionales formados en las universidades
nacionales y occidentales, impecables sus tecnologías y logros:
Guri en los años 70 y 80s se convirtió en un robusto sistema de
transmisión a muy altos voltajes; Amuay y Cardón en los años 50; el
país electrificado en un 90% con un suministro confiable y continuo.
Co-existieron capitales públicos (Edelca) y privados (electricidad de
Caracas, de Valencia, de Maracaibo. En 15 años todo ello fue
borrado en aras de una enfermiza e ideologizada politización de los
servicios: agua, transporte, gas, electricidad. Alí Rodríguez, no por
azar embajador por segunda vez en La Habana ha sido el factotum
de la destrucción: ejecuta su guión habanero, hay intencionalidad.
La destrucción del sector eléctrico es adrede; un mecanismo para
asfixiar a la sociedad”.