Вы находитесь на странице: 1из 1

La tierra de Jauja Andan los chanchos cocidos,

Amoroso Allende Con los servicios metidos


Que es tenedor y cuchilla;
Vamos al planeta Marte, Empedrados de tortilla,
Hay aquellas maravillas, Los caminos de artificio;
Las casas de bizcochuelo, Se ven, en los edificios,
Las tejas de sopaipillas. Las tejas de sopaipillas.

Abandonemos la tierra
Porque hay muchos sinsabores,
Y muy crueles escorpiones,
Al mirarlos nos aterra;
Hay hambre, miseria y guerra,
En una y otra parte;
Mejor hacer un baluarte
Para pasar buena vida;
Yo los invito, en seguida,
Vamos al planeta Marte.

Sólo vino, leche y miel


Es lo que en planeta manda,
La gente, robusta y sana,
Como un hermoso plantel;
Los productos, a granel,
Se dan sin gastar semilla;
De queso y de mantequilla
Son las costas de los mares,
Y por todos los lugares
Hay aquellas maravillas.

De azúcar son los cimientos


De cualquier ranchito o casa,
Las murallas son de masa,
Adornadas con pimientos;
En la silla hay un portento
Y allá vamos sin recelo,
Porque son de caramelo
Las vigas y tijerales;
Se ven en los arrabales,
Las casas de bizcochuelo.

De aguardiente son los ríos


Que riegan prados y valles,
En los pueblos, por las calles,