You are on page 1of 2

El bien y el mal en “El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr.

Hyde”

José Norberto Ventura Martínez 802208 IDA


Profr. Eduardo Pérez Gorostieta
Ética, profesión y ciudadanía

El bien y el mal, esa antítesis que aparece siempre en los momentos más álgidos de nuestra
historia y que repercuten directamente en lo más profundo de nuestro ser siendo estos la
razón de nuestro momentos más obscuros o por el contrario, siendo la semilla y fruto del
amor hacia nuestros semejantes.
Y es justamente el entender las acciones del ser humano lo que nos orilla a buscar en el
corazón del hombre el motivo y la razón de su proceder por el cual ciertas acciones son
hechas. En el caso del Dr. Jekyll podemos encontrar lo que normalmente conocemos como
una eminente persona del ámbito médico y científico, respetado por todos en su pueblo y
de una posición económica bastante bien acomodada, definitivamente, una vida que
muchos envidiarían, pero como bien dicen, cada uno carga su propia cruz. A lo largo del
libro observamos un Dr. Jekyll en un principio fuerte y que siempre mostraba una faceta
amable y apacible, pero conforme la historia avanza su salud poco a poco va deteriorándose
hasta el punto de parecer que padece una extraña enfermedad incurable cuando en
realidad era su alter ego que poco a poco lo consumía hasta el punto del agotamiento y de
quitarle sus ganas de vivir como Jekyll.
Se observa cómo conforme avanza la historia la bondad pierde terreno frente a la maldad
que se personifica en Mr. Hyde y que desde dentro desmorona y “asfixia” al Dr. Jekyll hasta
el punto de mandarlo a cama por varios días.
Una de las más grandes virtudes –a mi parecer- que florecerían más en el Dr. Jekyll era su
naturaleza de tender siempre hacia el trabajo duro y decoroso, ser una persona honrada y
con una actitud seria; lamentablemente también en su ser coexistía la tendencia a la
diversión y por consiguiente a los placeres y que el Dr. Jekyll a lo largo de su vida fue
suprimiendo con tal de ser un verdadero ejemplo en la sociedad.
Considero desde mi punto de vista que uno de los principales errores del Dr. Jekyll fue el
de no suprimir/eliminar por completo esos “vicios” que lo carcomían por dentro y que por el
contrario, los mantenía escondidos hasta el punto de que crecieran en él y viviera en un
“duplicidad” con su virtud aunque siempre avergonzándose de esos “vicios”. El temor que
en él nació por esos vicios y su exigencia de su naturaleza fue lo que hizo que existiera un
surco entre esas dos realidades igual de presentes ya en su persona. Buscando el Dr. Jekyll
de encontrar una pócima para separar definitivamente ambas naturalezas se encontró con
que en realidad lo que lograba era que ésta, segunda naturaleza, que era la maligna,
reemplazara a la primera naturaleza y que se manifestara a plena luz del día para realizar
actos de suma bajeza y verdaderamente aterradores como el asesinar a golpes a otros
seres humanos.
Tomando un punto de vista más filosófico, desde mi punto de vista la maldad sólo se puede
vencer por medio de la bondad, esto es, que no se puede “crear” una pócima para separar
así de la nada el bien del mal, las dos naturalezas que habían en el Dr. Jekyll, sino que por
el contrario, considero que el Dr. Debió trabajar en sí mismo por medio de una pócima o
por medio de las virtudes para poco a poco ir desvaneciendo ese otro lado que lo asechaba
constantemente y desde su juventud, esto es, que la bondad fuese completa y estuviera en
todos y cada uno de los momentos de su vida y tal vez así, podría haber escapado de tan
horrible final.