Вы находитесь на странице: 1из 14

HISTORIA DE LA LENGUA I 2017-18 Bloque 4.

Historia externa de la lengua española hasta el XIII

9 LA HISPANIA PRERROMANA, ROMANA, VISIGODA Y ÁRABE

1. LAS LENGUAS PRERROMANAS. SITUACIÓN HISTÓRICO-LINGÜÍSTICA.


LENGUAS INDOEUROPEAS Y LENGUAS NO INDOEUROPEAS

1. LOS PUEBLOS PRERROMANOS

1.1. Pueblos autóctonos


1.2. Pueblos colonizadores

2.5. Pueblos prerromanos autóctonos

a) Tartessos

1
HISTORIA DE LA LENGUA I 2017-18 Bloque 4. Historia externa de la lengua española hasta el XIII

b) Íberos

c) Celtíberos

d) Lusitanos

1.2. Pueblos prerromanos colonizadores

a) Fenicios
b) Griegos

2
HISTORIA DE LA LENGUA I 2017-18 Bloque 4. Historia externa de la lengua española hasta el XIII

c) Cartagineses

3
HISTORIA DE LA LENGUA I 2017-18 Bloque 4. Historia externa de la lengua española hasta el XIII

VISIÓN GLOBAL

4
HISTORIA DE LA LENGUA I 2017-18 Bloque 4. Historia externa de la lengua española hasta el XIII

2. LAS LENGUAS PRERROMANAS


(Echenique Elizondo, Mª T., Martínez Alcalde, Mª José (2000), Diacronía y gramática histórica de la
lengua española, Valencia, Tirant lo Blanch, pp. 23-40; Echenique Elizondo, Mª T., Sánchez
Méndez, J. (2005), Las lenguas de un reino. Historia lingüística hispánica, Madrid, Gredos, pp. 68-
72)

En época prerromana había en la Península Ibérica varias lenguas, y no sólo una


como se defendía hasta mediados del siglo XX. Entre ellas hay que distinguir entre
lenguas de carácter indoeuropeo y lenguas que no pertenecen a dicho tronco.
Además, hay que considerar las que estuvieron presentes en la Hispania prerromana
por las distintas colonizaciones que se sucedieron.
Cuando hablamos de LENGUAS PRERROMANAS hacemos referencia a las
lenguas que había en la Península Ibérica antes de la llegada del latín, incluyendo
también las lenguas de colonización como el fenicio o el griego.
Se utiliza la denominación de LENGUAS PALEOHISPÁNICAS cuando se
quiere poner de relieve el carácter de lenguas más o menos autóctonas que habitaban
Hispania en época remota y que se pueden reconstruir casi en su totalidad.
La denominación Lenguas hispánicas prerromanas es, por tanto, más neutra
designa todo lo que es anterior a la lengua latina sin más especificaciones.
En ambos casos el marco geográfico es el mismo: la Península Ibérica (después
Iberorromania) en sentido estricto, ya que nada sabemos hoy de la lengua de Canarias
o Guanche.

2.1.Hispania Indoeuropea / Hispania no Indoeuropea

Esta división tiene una importancia metodológica fundamental, ya que el latín que
se asienta sobre lenguas no indoeuropeas lo hace sobre sistemas lingüísticos
tipológicamente muy diferentes al suyo, mientras que la lengua latina que se
superpone a lenguas indoeuropeas encuentra ya una estructura genéticamente
relacionada con ella, lo que hace más fácil su recepción, y con posterioridad su
desaparición. En este sentido, la latinización de la Península Ibérica constituyó la
última fase del proceso lingüístico de indoeropeización del continente europeo.

5
HISTORIA DE LA LENGUA I 2017-18 Bloque 4. Historia externa de la lengua española hasta el XIII

2.2. Reconstrucción de las áreas lingüísticas de la Hispania Antigua.

La península Ibérica estaba habitada por pueblos de diferente origen y lenguas


que iban más allá de los límites políticos que hoy marcan nuestras fronteras con
Francia o Portugal. A grandes rasgos, puede decirse que se distinguen dos áreas de
gran influencia: por un lado la zona ibérica, (que incluiría los tartesios) y por otro los
pueblos de origen indoeuropeo (con presencia de pueblos célticos y de otros no
célticos)

No todas las áreas paleohispánicas se conocen con la misma profundidad, a pesar


de los últimos avances. Hay áreas de las que poco sabemos acerca de su pasado
lingüístico: en el centro y sur peninsular, en Cataluña o en zonas cercanas al País Vasco
(pero es que esto no forma parte del conocimiento ni de la formación de los
hispanistas).
Los sistemas de escritura de la época prerromana se conocen algo mejor, pero no
hay que confundir lengua escritura, porque muchas veces no se ciñen a un dominio
lingüístico concreto: por ejemplo, el SIGNARIO IBÉRICO (propio de la lengua ibérica)
sirvió para recoger testimonios de lengua celtibérica (perteneciente a la familia celta)
[los bronces 1 y 3 de Botorrita]. Incluso el alfabeto latino se utilizó también para
representar lenguas prerromanas que desaparecieron poco después.

2.3. Lenguas no indoeuropeas

a) El ibérico
En realidad, la denominación de Ibero no hace referencia a un pueblo concreto,
sino que aglutina todo un conjunto de elementos culturales y migratorios de gran
importancia en la antigüedad (de distintas épocas y procedencias diferentes) que llegó
a la Península y que se encontraban repartidos por ella cuando llegaron los latinos. De
cultura elevada, como muestran sus abundantes inscripciones y las referencias de los
historiadores antiguos, y de origen desconocido: ¿procedían del Norte de África o eran
autóctonos de la Península?.
Lingüísticamente, es la lengua o conjunto de lenguas con sistema de escritura
propio (de procedencia fenicia). Representa un estrato antiguo en la Península. Sigue
siendo un misterio por la imposibilidad de traducción de sus monumentos lingüísticos

6
HISTORIA DE LA LENGUA I 2017-18 Bloque 4. Historia externa de la lengua española hasta el XIII

(aunque se ha progresado mucho en el signario y en el semisilabario). Se ha pensado


que quizá no fuera la única lengua hablada, sino que se tratase de una lengua vehicular
o incluso de una lengua general de cultura.
Ha sido muy importante la obra de Jürgen Unterman, Monumenta Linguarum
Hispanicarum (1974-1998).

b) La lengua vasca
Es el euskera hablado en la antigüedad, cuya área de influencia giraría en torno
a los Pirineos, además del actual País Vasco y Navarra.
Es la única lengua que sobrevivió al proceso de latinización de Hispania, así
como a la romanización y su contacto posterior con lenguas neolatinas, de tal forma
que ha sido sustrato en algunas zonas del castellano y románico de los Pirineos, y
adstrato continuado del castellano a lo largo de los siglos. Constituye el único resto de
lengua preindoeuropea de la Europa occidental.
Aunque los límites exactos se desconocen, lindaba, tanto por el norte como por
el sur, con lenguas de tipo céltico (galo y celtibérico), lo que convierte al euskera en una
zona de recepción e influencia por adstrato.
La lengua vasca ha recibido también, históricamente, las denominaciones de
vascuence, euskera, euskara o lengua vascongada

La teoría del vascoiberismo


Siempre ha habido intentos de demostrar la filiación genética en época
prerromana del ibérico y el vasco, tantos como los encaminados a rechazar tal filiación.
Hoy parece ser más sólida la tesis según la cual vasco e ibérico comparten elementos
comunes por razón de una relación cultural en el pasado (no una filiación genética).
Esa teoría conocida como vascoiberismo pretendía que la lengua vasca actual
era continuadora de una lengua imaginada como única en la totalidad de Iberia, lo que
hoy ya no se mantiene, ya que uno de los mayores avances en el conocimiento
paleohispánico es la certeza en la pluralidad lingüística de la Hispania prerromana.

c) El tartesio
Sólo sabemos que existió en el sur peninsular, pero no podemos concretar nada
acerca de su estructura o características.

7
HISTORIA DE LA LENGUA I 2017-18 Bloque 4. Historia externa de la lengua española hasta el XIII

2. 4. Lenguas indoeuropeas

a) Lenguas de colonización

Se trata de las colonias orientales, establecidas en las costas del Sur y de


Levante. Las más antiguas son las fenicias, en general, factorías comerciales. Del mismo
tipo, aunque de carácter militar son los enclaves púnicos o cartagineses
Su presencia estuvo motivada por razones de índole comercial. Afecta a lugares
muy concretos: FENICIOS y CARTAGINENSES, por una parte (dejaron su huella en
inscripciones monetales) y GRIEGOS, por otra. No es presumible que tuvieran un gran
efecto como sustrato de los romances peninsulares, aunque fuesen parte de la Hispania
Prerromana.

b) Lenguas célticas o paracélticas (suroeste y oeste peninsular)

En el suroeste hay una gran dificultad para adscribir o no la lengua al dominio


indoeuropeo. Hay tesis diversas que varían según la interpretación que se haga de la
onomástica de las inscripciones.
[Hay que tener siempre presente que trabajan con restos mínimos]

En el oeste la situación prerromana es de clara impronta céltica por el norte


(aunque seguramente hubo una situación muy compleja que no podemos reconstruir),
por eso su adscripción al dominio indoeuropeo es clara, debido a la asimilación que los
GALLAECI sufrieron tempranamente por los celtas. Hay elementos que así lo
confirman: topónimos terminados en –briga, que ofrecen una clara situación y nos dan
un recorrido preciso. Sabemos que los elementos léxicos de sustrato de origen
indoeuropeo son más numerosos en el occidente, esto es, en el dominio gallego y
portugués, que en cualquier otra parte de la Península Ibérica.

c) Celtibérico

La lengua celtibérica, la más antigua de la familia céltica, es la que más avances


ha experimentado en lo referente a su interpretación, ya que se han encontrado
testimonios importantes, como los tres bronces hallados en Botorrita, dos de ellos en
signario ibérico y otro más en alfabeto latino. El conocimiento que hoy tenemos del

8
HISTORIA DE LA LENGUA I 2017-18 Bloque 4. Historia externa de la lengua española hasta el XIII

área geográfica correspondiente a la depresión del Ebro, puede ser calificado de bueno.
Su adscripción al tronco indoeuropeo, concretamente a la rama céltica de origen más
antiguo, fue un logro de Antonio Tovar.

d) Osco-umbro
Menéndez Pidal elaboró la tesis de la colonización suritálica de la Península
Ibérica, es decir, el hecho de que la latinización peninsular se había llevado a cabo a
partir de un alto contingente de colonizadores osco-umbros, lo que habría dejado
determinadas huellas en rasgos lingüísticos de Hispania (y no sólo del castellano) pero
ésta es una cuestión interna del latín de Hispania y de los sustratos que éste
incorporaba a su vez, muy necesitada de una valoración global actualizada.

9
HISTORIA DE LA LENGUA I 2017-18 Bloque 4. Historia externa de la lengua española hasta el XIII

Hispania indoeuropea (toponimia en –briga [fortaleza]) – Hispania íbera


(toponimia en –ili [ciudad])

2.5. La herencia de las lenguas prerromanas

Ninguna de esas lenguas sobrevivió al Imperio Romano, salvo el vasco, por


lo que su influencia en la creación y formación del castellano o de cualquier otra lengua
romance no puede ser más que indirecta. Por otra parte, el influjo es desigual en
función del nivel lingüístico, ya que las influencias gramaticales son mínimas, mientras
que las léxicas (especialmente en la toponimia) son mayoritarias. También es cierto
que. A menudo, las atribuciones a uno u otro sustrato resultan polémicas por la escasez
de la documentación y la parcialidad de las interpretaciones.
Abundan, pues, las RELIQUIAS prerromanas conservadas en castellano; se
trata casi siempre de palabras sueltas o de algún que otro sufijo: topónimos, palabras
que denominan elementos físicos característicos de la península.
Los topónimos, por su fijeza, han sido utilizados para delimitar las áreas étnico-
lingüísticas, pero no siempre han de reflejar la lengua hablada en esa zona, ya que
pueden responder a estratos anteriores, por ejemplo. En cuanto a los otros términos,
los que más dificultades presentan son los preindoeuropeos, dada nuestra ignorancia
acerca de cómo eran las lenguas no célticas de la península. Incluso palabras que tienen

10
HISTORIA DE LA LENGUA I 2017-18 Bloque 4. Historia externa de la lengua española hasta el XIII

correspondencia en vasco no tienen por qué ser vascas, pueden responder a un estrato
anterior. Además, el vasco ha coexistido primero con el latín y luego con el romance.

a) Elementos preindoeuropeos.
A este vocabulario pertenecen nombres de accidentes geográficos:
CUETO: cerro BARRANCO CHARCO ALUD
BARRO ARROYO BALSA
Nombres de plantas:
CHAPARRO : mata de encina o roble
CARRASCA: encina
MATA: conjunto de árboles o arbustos
Nombres de animales:
SAPO BECERRO
Otras:
LEGAÑA SARNA SOBACO ABARCA CAMA

En varios casos la palabra castellana procede directamente del latín, pero los
autores latinos antiguos nos hablan de su origen hispánico [pensemos que se
consideran prerromanas aquellas voces que no tienen etimología latina pero que son
específicas y exclusivas de la península ibérica, aunque se transformaran a través del
latín hispánico]:

CUSCULIUS> coscojo PARAMUS > páramo


CUNICULUS > conejo LANCEA > lanza
GURDUS> necio (gordo) CEREVISIA > cerveza
PLUMBUS> plomo
También forman parte de este estrato sufijos, reconocibles porque se repiten en
varias palabras, pero ya sin vitalidad (puesto que no tienen un sentido claro ni hay
nuevas formaciones con ellos):
- RRO: baturro, ¿cacharro?
- IECO, -UECO: muñeca
- ITANO. –ETANO: aquitanos, lusitanos,
- Patronímico español en –Z: Ferraz, Gómez, Muñiz, Muñoz, Ferruz, al que se le
han supuesto raíces ibéricas, vascas, góticas y arábigas, sin que aún se haya
llegado a ninguna conclusión

11
HISTORIA DE LA LENGUA I 2017-18 Bloque 4. Historia externa de la lengua española hasta el XIII

También son prerromanos los sufijos átonos presentes en los topónimos:


´- ALA, ´- ARA, ´-AGA, ´-ANA, ´- AMA:
Lángara, Cuétara, légamo, carámbano, zángano, galápago.

Llegaron a incorporarse a lexemas latinos:


Ciénaga (<CAENUM, cieno), relámpago, luciérnaga, cáscara, vástago, murciégano,
murciégalo (murciélago)

No son muchos los elementos léxicos procedentes directamente del vasco, y


menos aún aquellos que puedan considerarse primitivos. Además, es muy difícil poder
aislar una capa de vasquismos primitivos frente a los que entraron en el idioma en los
largos siglos de bilingüismo vascorrománico al comienzo de la Reconquista. Entre el
léxico de origen vasco más antiguo en español suelen citarse:
IZQUIERDO CENCERRO PIZARRA
En cambio, la toponimia peninsular explicable a través del vasco es muchísima
y sobrepasa ampliamente el espacio que dicha lengua pudo ocupar en el pasado. Hoy
ya no se cree que esto indique que se hablara en todos los lugares una lengua de tipo
vasco:
ARÁN: valle
ESTERRI: lugar cerrado
SEGARRA: <manzana
En toda la Península, especialmente en el Sur y Levante, hay o hubo topónimos con ILI
o IRI (ciudad):
ILERDA: Lérida
ILORCI : Lorca

Un sufijo muy abundante en casi toda la toponimia peninsular, en especial en el


Levante, Sur y Portugal, y menos en el centro y norte es -ÉN, -ENA, quizá ibérico, y
casi idéntico al derivativo vasco de relación o posesión. Curiosamente suele aparecer
unido a nombres latinos, indicando posiblemente el nombre del primer poseedor del
lugar:
LECIÑENA (de Licinius)
VILLENA (de Bellius)
LUCAINENA (de Lucanius)

12
HISTORIA DE LA LENGUA I 2017-18 Bloque 4. Historia externa de la lengua española hasta el XIII

MAIRENA (de Marius)

En el plano fonético, se atribuye al sustrato de las lenguas ibera y aquitano-vasca los


siguientes aspectos:
- Las dos cuentan con un sistema vocálico de inco vocales, lo que pudo influir
en la reducción del sistema vocálico latino, que pasó en la Península de
tener diez a cinco vocales.
- La pérdida de la F- inicial latina, (FERRUM > hierro), puesto que el vasco y
el ibero no cuentan con la consonante fricativa labiodental sorda /f/,
mientras que el celtíbero y el lusitano sí.
- La neutralización de la vibrante simple y múltiple en posición inicial, ya que
en vasco y en ibero no existe la vibrante simple en posición inicial.

b) Elementos indoeuropeos
Los elementos indoeuropeos prerromanos de la península presentan también
problemas de localización. Naturalmente, hay que descartar los numerosos celtismos
del latín que llegaron al romance:
CAMISA, CERVEZA, LENGUA, CARRO, CARPINTERO…
También habrá que contar con que los celtas trajeran préstamos de lenguas no
indoeuropeas o que aquí existieran términos que fueran incorporados por los celtas. En
ninguno de estos casos se trataría de celtismos propios.
No debemos olvidar que el pueblo celta estuvo activo hasta el siglo VI.
Dicho esto, del léxico celta peninsular parecen proceder algunas palabras
(menos que de otras procedencias, por cierto):
ÁLAMO
HUELGA (huerta a la orilla de río) “Las huelgas”
COMBA BREZO GREÑÓN GREÑA
Quizás:
PORRA COLMENA GANCHO
BRÍO (que es uno de los pocos términos no materiales de origen prerromano)
El sufijo –IEGO: ANDARIEGO, MUJERIEGO, GALLEGO, MANCHEGO,
LABRIEGO……

La toponimia céltica es muy abundante y delimita bastante bien la zona


indoeuropea peninsular: por ejemplo, los nombres en –BRIGA (fortaleza) abundan en

13
HISTORIA DE LA LENGUA I 2017-18 Bloque 4. Historia externa de la lengua española hasta el XIII

el oeste (llegaron incluso a formarse en época romana JULIOBRIGA, FLAVIOBRIGA),


con alguna incursión en el Levante: SEGÓBRIGA.
Del mismo origen son SEG- (Segovia, Sigüenza), ARGANT- (Arganda).

En el plano fonético, se atribuye al sustrato céltico:


- La sonorización y posterior fricatización de las oclusivas intervocálicas
(lenición celta): APOTECA > bodega
- La evolución /kt/ > /it/ > /tʃ͡ /: OCTO > ocho
Las colonias fenicias, púnicas y griegas dejaron sólo unos pocos topónimos,
aunque entre ellos figuren algunos muy conocidos: de origen fenicio parece ser el
primer nombre de la península, el adoptado por los romanos (frente a la Iberia de los
griegos): HISPANIA, procede de *I-SEPHAN-IM (isla/costa de los conejos); tiene la
misma procedencia CÁDIZ < GADIR, MÁLAGA, MEDINA SIDONIA.

De origen cartaginés son CARTAGENA (con el ibérico –ena añadido), MAHÓN


o IBIZA.

De los nombres que los griegos dieron a sus enclaves costeros quedaron pocos:
AMPURIAS, ROSAS, etc. Pero ningún helenismo del español pertenece a este primer
contacto del mundo griego con la península.

14