You are on page 1of 14

21/10/2016 3255-181103-02-0732.

htm

SALA CONSTITUCIONAL

MAGISTRADO PONENTE: ANTONIO J. GARCÍA GARCÍA

El 2 de abril de 2002 fue recibido en la Secretaría de esta Sala Constitucional del Tribunal Supremo de
Justicia, recurso de nulidad por razones de inconstitucionalidad, interpuesto por los abogados Judith Valentina

Núñez Merchán, Luz Patricia Mejías Guerrero, Linda Caralí Goitía Gracia, Alberto José Rossi Palencia, Sacha

Rohán  Fernández  Cabrera,  Arazulis  Espejo  Sánchez,  Alejandro  César  Bastardo  Ordaz,  Rossana  Spera

Rodríguez,  Reinaldo  Alexander  Cabrera  de  los  Santos  y  Rodrigo  Silva  Medina,  inscritos  en  el  Instituto  de

Previsión Social del Abogado bajo los números 34.287, 65.600, 78.194, 71.275, 70.772, 65.650, 65.802, 57.637,

84.258  y  65.651,  respectivamente,  en  su  carácter  de  representantes  de  la  DEFENSORÍA  DEL  PUEBLO,

contra los artículos 147, 148, 149, 150, 151, 152 y 153 de la Constitución del Estado Miranda, publicada en la

Gaceta  Oficial  de  dicho  Estado  el  19  de  diciembre  de  2001,  los  cuales  prevén  la  creación  del  Poder  Moral  y,
específicamente, el régimen de la Defensoría del Pueblo estadal.

                        En  esa  misma  oportunidad  se  dio  cuenta  en  Sala  y  se  acordó  remitir  las  actuaciones  al  Juzgado  de

Sustanciación.

            El 30 de abril de 2002, el Juzgado de Sustanciación admitió, cuanto ha lugar en derecho, el recurso

interpuesto  y  ordenó  la  notificación  del  Fiscal  General  de  la  República,  del  Gobernador  y  el  Procurador  del

Estado  Miranda,  así  como  el  emplazamiento  de  los  interesados  mediante  la  expedición  del  cartel.  Asimismo,

determinó  que  luego  de  que  constase  en  autos  la  publicación  del  cartel  y  las  notificaciones  ordenadas,  se

pasarían  las  actuaciones  a  la  Sala  Constitucional  para  emitir  pronunciamiento  respecto  a  la  solicitud  de  mero

derecho y la medida cautelar innominada peticionada por los recurrentes.

            El 19 de junio de 2002 el Juzgado de Sustanciación expidió el cartel de notificación, el cual fue retirado

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/Noviembre/3255-181103-02-0732.htm 1/14
21/10/2016 3255-181103-02-0732.htm

y posteriormente consignada su publicación en autos, el 3 de julio de 2002.

            Mediante auto del 9 de julio de 2002, el Juzgado de Sustanciación acordó remitir las actuaciones a la

Sala Constitucional con la finalidad de que se emitiese pronunciamiento respecto a la solicitud de mero derecho

y la medida cautelar innominada.

            El 19 de noviembre de 2002, se declaró con lugar la solicitud de declaratoria de mero derecho y se

suprimió la primera etapa de la relación de la causa y el lapso probatorio, se ordenó la remisión del expediente a

la Secretaría de la Sala para que tuviera lugar el acto de informes,  y que verificado dicho acto, fuesen devueltas
las actas a esta Sala para dictar la decisión correspondiente. Por último se acordó la medida cautelar solicitada

por los recurrentes
I
DE LA PRETENSIÓN DE NULIDAD

            Alegaron los representantes de la Defensoría de Pueblo, que las disposiciones previstas en los artículos

147,  148,  149,  150,  151,  152  y  153  de  la  Constitución  del  Estado  Miranda  prevén  la  creación,  regulación,

conformación y régimen de competencias de la Defensoría del Pueblo estadal.

            En tal sentido, señalaron que los preceptos mencionados reproducen lo establecido en la Constitución de

la  República  Bolivariana  de  Venezuela,  relativas  al  funcionamiento  del  Consejo  Moral  y  de  la  Defensoría  del

Pueblo,  creando  un  ente  a  nivel  estadal,  cuya  figura  contravendría  en  un  principio,  lo  dispuesto  en  el  artículo

156,  numeral  31,  de  la  Carta  Magna,  el  cual  establece  que  la  organización  y  administración  nacional  de  la

justicia, el Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo, son competencia del Poder Nacional.

            Asimismo, argumentaron que de acuerdo con el artículo 136 y 156 numeral 32 del Texto Fundamental, el
Poder Ciudadano formaría parte del Poder Público Nacional, por lo que es a él al que le correspondería todo lo

relativo a su organización y funcionamiento mediante la actividad legislativa de la Asamblea Nacional.

            En  ese  mismo  orden  de  ideas,  plantearon  que  los  preceptos  impugnados  vulnerarían  el  principio  de

legalidad  determinado  en  el  artículo  137  de  la  Constitución  de  la  República  Bolivariana  de  Venezuela,  por

cuanto el Consejo Legislativo del Estado Miranda, al haber creado el Consejo Moral y la Defensoría del Pueblo

del Estado en la Constitución de esa Entidad, vulneró atribuciones que sólo le corresponden al Poder Nacional

por el principio de la reserva legal, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 156, numerales 31 y 32, 162

numeral 1, 164, numeral 1, y 187, numeral 1 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. De

igual  manera,  invocaron  lo  establecido  en  los  artículos  273  al  283  del  Texto  Fundamental,  en  los  cuales  se

supedita y relaciona en forma directa la organización y funcionamiento del Poder Ciudadano y la Defensoría del

Pueblo a la Ley Orgánica que dicte la Asamblea Nacional.
http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/Noviembre/3255-181103-02-0732.htm 2/14
21/10/2016 3255-181103-02-0732.htm

            Por otra parte, indicaron que el establecimiento de un Poder Moral y una Defensoría del Pueblo estadales

acarrearían  el  quebrantamiento  del  principio  de  separación  de  poderes,  por  cuanto  se  invadió  el  ámbito  de

competencias del Poder Nacional, al tratarse de implementar a nivel estadal un Poder Moral y, específicamente,

una Defensoría del Pueblo.

            Aunado a ello, expresaron que con la promulgación de tales dispositivos, la autoridad estadal incurrió en

extralimitación y usurpación de funciones, por cuanto la misma no detenta constitucionalmente la potestad de

implementar un Poder Moral a nivel regional, siendo la Asamblea Nacional la única que puede implementar una

disposición  que  delimite  las  funciones  de  la  Defensoría  del  Pueblo  dentro  de  los  Estados,  por  lo  que

contravendría las disposiciones contenidas en los artículos 136, 137 y 138 de la Constitución de la República

Bolivariana de Venezuela.

            Igualmente, adujeron que la autoridad estadal incurrió en una errónea interpretación de los artículos 162,

numeral 1 y 164, numeral 1 del Texto Fundamental, al considerar que dichas normas le facultaban para regular

lo  concerniente  a  la  organización  y  funcionamiento  del  Poder  Ciudadano  y  de  la  Defensoría  del  Pueblo  del

Estado Miranda.

            Finalmente, concluyeron sus argumentos de nulidad al señalar que el establecimiento de dos órganos ­

nacional y estadal­ con idénticas funciones generaría inseguridad jurídica, como lo sería a título de ejemplo, la

indeterminación que tendrían los tribunales mirandinos para saber cuál defensoría es la que debe notificarse de

los  amparos  constitucionales,  asimismo,  expresó  que  esta  situación  afectaría  a  la  ciudadanía,  por  cuanto  los

particulares que requieran hacer denuncias relacionadas con la actividad de la Defensoría del Pueblo no sabrían

ante cual autoridad acudir.

            Señalados los planteamientos que fundamentan su nulidad, procedieron a solicitar de conformidad con lo
dispuesto en los artículos 585 y 588 del Código de Procedimiento Civil, medidas cautelares innominadas, en el

sentido de que se dejasen de aplicar las disposiciones impugnadas de la Constitución del Estado Miranda, dado

que las mismas al invadir competencias del Poder Nacional, revertirían normas y principios de la Constitución

de la República Bolivariana de Venezuela.

            En tal sentido, peticionaron la implementación de las medidas cautelares innominadas en los siguientes

términos:

            Que, se ordenase a todos los Consejos Legislativos estadales, en especial al del Estado Miranda, que se

abstenga de legislar sobre las instituciones integrantes del Poder Ciudadano, especialmente, de la Defensoría del

Pueblo, en virtud de que ya tres constituciones estadales, como lo son la de los Estados Lara, Miranda y Bolívar,

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/Noviembre/3255-181103-02-0732.htm 3/14
21/10/2016 3255-181103-02-0732.htm

lo habían hecho.

            Que, se ordene a todos los Consejos Legislativos estadales, en especial al del Estado Miranda, así como a

los Concejos Municipales de todo el país, se abstengan de nombrar representantes a los Consejos Morales y, en

especial, de las defensorías del pueblo regionales.

            Que, de haberse nombrado ya a los integrantes de estos organismos, se ordene la suspensión de sus

actividades hasta tanto se pronuncie el fallo definitivo.

            Tales peticiones fueron sustentadas por los recurrentes, argumentando en primer término como fomus

bonis iuris, la  violación  de  los  preceptos  constitucionales  mencionados,  junto  con  los  distintos  vicios  que  han

argüido con anterioridad y, como sustentación del periculum in mora, explanaron que de esperar al momento de

dictarse el fallo definitivo, ya estarían en funcionamiento las defensorías estadales, con personal, infraestructuras

y  presupuestos  paralelos.  De  la  misma  manera,  alegaron  que  se  estaría  generando  un  daño  a  los  ciudadanos

cuando no sepan exactamente a cuál órgano deben acudir, generándose así una situación de inseguridad jurídica.

                        Indicado  lo  anterior,  señalaron  que  de  estimarse  improcedente  la  solicitud  de  medida  cautelar

innominada, se analizase la suspensión invocada con base en el poder cautelar de juez constitucional, ejerciendo

una tutela judicial anticipada y preventiva.

                        Finalmente,  solicitaron  que  la  presente  causa  fuese  declarada  como  un  asunto  de  mero  derecho,  de

conformidad con lo preceptuado en el artículo 135 de la Ley Orgánica de la Corte Suprema de Justicia.
II
OPINIÓN DEL MINISTERIO PÚBLICO

            En el escrito de informes presentado por el abogado Julián Isaías Rodríguez Díaz, en su condición de 

Fiscal General de la República, expresó que, no compartía la denuncia hecha por los recurrentes en cuanto a la

existencia tanto del vicio de usurpación de funciones como de extralimitación de atribuciones, lo cual lo llevó a

deslindar ambos conceptos. En tal sentido señaló:
 “De acuerdo con la doctrina, el sistema de funciones y atribuciones de los órganos del Poder Público se
manifiesta  a  través  de  un  orden  de  competencias,  que  en  principio  se  encuentra  establecido  en  las
normas de rango constitucional, que consagran y distribuyen  las funciones esenciales del Estado...”
(...)
De allí que, la incompetencia será de orden constitucional o legal, dependiendo del rango de las normas
cuya violación se denuncie, dando lugar precisamente, a la distinción entre la usurpación de autoridad,
la  usurpación  de  funciones  (incompetencias  de  constitucional)  y  la  extralimitación  de  atribuciones
(incompetencia de orden legal).
(...)
En    ese  orden,  la  usurpación  de  funciones  ha  sido  definida  por  la  doctrina  como  aquella  que  se
configura cuando: `... (un) acto de autoridad legítima (...) invade la esfera de competencia de un órgano
perteneciente a otra rama del Poder Público violando, de esa manera, (...) los principios de legalidad
(...) y de separación de poderes...´
(...)
http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/Noviembre/3255-181103-02-0732.htm 4/14
21/10/2016 3255-181103-02-0732.htm

Por su parte, la extralimitación de funciones  se  manifiesta  ante  la  emisión  de  un  acto,  violatorio  del
régimen  legal  de  distribución  de  competencias  entre  los  diversos  órganos  de  una  determinada
Administración Publica territorial o funcional (por la materia, el territorio, el tiempo o la jerarquía). Se
produce entre entes que conforman una misma rama (Municipal, Estadal o Nacional)...” (resaltado de
ese escrito).
           

Indicó  que  de  lo  anterior  se  derivaba  la  incongruencia  en  el  alegato  de  los  recurrentes,  acerca  de  la

existencia  de  ambos  vicios  de  la  competencia  en  el  acto  impugnado,  “(...)ya  que  la  usurpación  de  funciones

supone que no se tiene la potestad y que por lo tanto, el órgano cuestionado ejerce una función que no le ha

sido encomendada por la ley, mientras que la extralimitación de atribuciones supone todo lo contrario, es decir,

que el autor del acto tiene competencia para dictar el acto en cuestión, pero se excede de los limites que le han

dispuesto expresamente en la Constitución y las leyes.”

En  virtud  de  lo  expuesto  señaló  que  en  el  caso  de  las  normas  objetadas  el  análisis  se  debe  centrar  en

determinar si el Consejo Legislativo del Estado Miranda usurpó funciones que le correspondían a la Asamblea

Nacional,  es  decir  ejerció  funciones  atribuidas  por  la  Constitución  a  un  órgano  del  Poder  Público  Nacional,

quedando por ende desechada la denuncia hecha respecto al vicio de extralimitación de atribuciones. 

Señaló que la incompetencia de los órganos legislativos estadales para dictar normas destinadas a regular

los órganos del Poder Ciudadano, devenía de lo dispuesto en los artículos 31, 32 y numeral 2 del artículo 187 de

la  Constitución  de  la  República  Bolivariana  de  Venezuela,  el  cual  establece,  que  es  la  Asamblea  Nacional  la

facultada  para  dictar  normas  con  respecto  al  mencionado  poder,  además  los  referidos  órganos  regionales  se

encuentran facultados por los numerales 1 de los artículos 163 y 164 eiusdem,  únicamente  para  legislar  sobre

materias de competencia estadal, así como para dictar su propia Constitución con el fin de organizar los poderes

públicos,  y  que  lo  anterior  sólo  evidenciaba  la  usurpación  de  funciones  en  la  que  había  incurrido  el  Consejo

Legislativo del Estado Miranda.

Por ende solicitaba a este Máximo Tribunal declarase con lugar el recurso de nulidad interpuesto por los

representantes de la Defensoría del Pueblo del Estado Miranda.
III
DE LA COMPETENCIA

En  el  presente  caso,  ha  sido  ejercida  una  acción  de  nulidad  por  razones  de  inconstitucionalidad  e

ilegalidad, en contra de los artículos 147, 148, 149, 150, 151, 152 y 153 de la Constitución del Estado Miranda,

publicada en la Gaceta Oficial de dicho Estado el 19 de diciembre de 2001, en los cuales se prevé la creación del

Poder Moral y, específicamente, el régimen de la Defensoría del Pueblo estadal.

            Al respecto, observa esta Sala que, durante la vigencia de la Constitución de 1961, correspondía a la

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/Noviembre/3255-181103-02-0732.htm 5/14
21/10/2016 3255-181103-02-0732.htm

Corte en Pleno de la entonces Corte Suprema de Justicia, de conformidad con lo establecido en los artículos 215,

ordinal 4° y 216 eiusdem, en concordancia con lo previsto en los artículos 42, ordinal 3°, 43 y 112 de la Ley

Orgánica de la Corte Suprema de Justicia,  la competencia para declarar la nulidad total o parcial de las leyes

estadales y demás actos de los cuerpos deliberantes de los Estados que colidieren con la Constitución.

Ahora  bien,  a  raíz  de  la  entrada  en  vigencia  de  la  Constitución  de  1999,  tal  competencia  atribuida

anteriormente  a  la  Corte  en  Pleno,  se  encuentra  actualmente  asignada  a  esta  Sala  Constitucional  del  Tribunal

Supremo de Justicia, según lo dispuesto en el numeral 2 del artículo 336 de la Carta Magna, el cual dispone que,

es  atribución  de  la  Sala  Constitucional,  "Declarar  la  nulidad  total  o  parcial  de  las  Constituciones  y  leyes

estadales, de las ordenanzas municipales y demás actos de los cuerpos deliberantes de los Estados y Municipios

dictados en ejecución directa e inmediata de la Constitución y que colidan con ésta." (Subrayado de la Sala).

Con base en lo anterior, esta Sala observa que en el caso planteado se interpuso una acción de nulidad

parcial  por  razones  de  inconstitucionalidad  e  ilegalidad,  en  contra  de  un  acto  normativo  de  efectos  generales,

contenido en la Constitución del Estado Miranda, dictada por el Consejo Legislativo de ese Estado, razón por la

cual, esta Sala asume la competencia para decidir el presente recurso de nulidad parcial. Así se declara.
IV
MOTIVACIONES PARA DECIDIR

Como  ya  se  indicó,  en  el  presente  caso  se  demandó  la  nulidad  por  razones  de  inconstitucionalidad  e

ilegalidad, de los  artículos 147, 148, 149, 150, 151, 152 y 153 previstos en la Constitución del Estado Miranda

relativas al “Defensor  del  Pueblo”,  instrumento  normativo  publicado  el  19  de  diciembre  de  2001,  en  Gaceta

Oficial de ese Estado número Extraordinario.
La  petición  de  nulidad  se  fundamentó  en  razones  de  inconstitucionalidad  e  ilegalidad,  aduciéndose  en

primer  término  su  contrariedad  al  Texto  Fundamental,  pues,  a  decir  de  la  parte  accionante,  el  referido
instrumento  normativo  vulnera  las  disposiciones    contenidas  en  los  artículos  136  y  156  numeral  32  de  la

Constitución  de  la  República  Bolivariana  de  Venezuela,  que  establecen  el  principio  de  división  del  Poder
Público  Nacional  y  la  competencia  que  tiene  este  poder  para  legislar  sobre  asuntos  nacionales,  así  como  los
postulados contenidos en los artículos 137 y 138 eiusdem, referidos al principio de la legalidad y la ineficacia de

los actos dictados en usurpación de funciones; y que viola también la norma contenida en el mencionado artículo
156 numeral 31 del mismo Texto Constitucional, que dispone la competencia del Poder Publico Nacional para

regular lo relativo a la Defensoría del Pueblo.
Ahora  bien,  el  contenido  de  las  normas  establecidas  en  los  artículos  136  y  137  de  la  Constitución,

denunciadas por el accionante como violadas, se encuentran dispuestas, en los siguientes términos:
http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/Noviembre/3255-181103-02-0732.htm 6/14
21/10/2016 3255-181103-02-0732.htm

“Artículo  136.­  El  Poder  Público  se  distribuye  entre  el  Poder  Municipal,  el  Poder  Estadal  y  el  Poder
Nacional.  El  Poder  Público  Nacional  se  divide  en  Legislativo,  Ejecutivo,  Judicial,  Ciudadano  y
Electoral. Cada una de las ramas del Poder Público tiene sus funciones propias; pero los órganos a los
que incumbe su ejercicio colaborarán entre sí en la realización de los fines del Estado”.
 
Artículo 137.­ Esta Constitución y la ley definen las atribuciones de los órganos que ejercen el Poder
Público, a las cuales deben sujetarse las actividades que realicen”.
 
 
De allí que, la Constitución y las leyes, además de exigir la competencia del órgano y del funcionario que
dicte  el  acto,  requieren  que  el  mismo  se  produzca  conforme  a  unas  formas  determinadas  o  de  acuerdo  a  un

proceso  específico  a  objeto  de  proteger  los  intereses  generales,  y  garantizar  los  derechos  de  todos  los
administrados. Con lo cual se concluye, que la función pública en modo alguno puede ser ejercida de manera

arbitraria, sino que está limitada por la Constitución y las leyes.
Conforme  a  lo  anterior,  cuando  el  artículo  136  de  la  Constitución  de  la  República  Bolivariana  de

Venezuela dispone que "El Poder Público se distribuye entre el Poder Municipal, el Poder Estadal y el Poder
Nacional”, significa que cada ente político territorial del Poder Público, solamente tiene competencia para dictar

sus leyes y actos dentro de los límites de los respectivos territorios que le asignan la Constitución y las leyes, y
dependiendo de las materias que cada uno de ellos esté llamado a regular.

Con  tal  manifestación  ­como  antes  se  expresó­  la  Constitución  no  hace  otra  cosa  que  consagrar  un
elemento esencial del Derecho Público, como lo es el principio de la competencia de los funcionarios y de los

órganos públicos, precepto según el cual todas las actuaciones de la Administración están subordinadas a la ley,
de modo que ésta sólo puede hacer lo que la ley le permite, de allí que, la nulidad sea la consecuencia jurídica de

la inobservancia del aludido principio.
Ahora  bien,  en  el  caso  concreto,  los  accionantes  alegaron  que  las  disposiciones  contenidas  en  los 

artículos 147, 148, 149, 150, 151, 152 y 153  de la Constitución del Estado Miranda son nulas por considerar
que  están  viciadas  de  inconstitucionalidad,  pues  en  su  opinión,  el  Consejo  Legislativo  del  Estado  Miranda

usurpó  funciones  que  el  numeral  31  del  artículo  156  de  la  Constitución  de  la  República  Bolivariana  de
Venezuela  atribuye  a  la  Asamblea  Nacional  como  órgano  del  Poder  Legislativo  Nacional,  pues  mediante  la

referida Constitución estadal se creó la figura del Consejo Moral y la Defensoría del Pueblo del Estado y se le
asignaron competencias que en la actualidad detenta la Defensoría del Pueblo Nacional.

Al  respecto,  se  observa  que  el Título  VII  de  la  Constitución  del  Estado  Miranda  en  sus  artículos  147,
148, 149, 150, 151, 152 y 153 aprobada por el Consejo Legislativo del Estado Miranda el 20 de noviembre de

2001, creó la figura de la Defensoría del Pueblo, en los siguientes términos:

“TÍTULO VII
http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/Noviembre/3255-181103-02-0732.htm 7/14
21/10/2016 3255-181103-02-0732.htm

“TÍTULO VII
DEL PODER CIUDADANO
CAPÍTULO I
DISPOSICIONES GENERALES
Artículo 147: El Poder ciudadano se ejerce en el Estado Miranda por un Consejo Moral integrado por el
Contralor General del Estado Miranda, el Defensor del Pueblo y el Fiscal Superior del Estado.
Artículo 148: Los Órganos que ejercen el Poder Ciudadano en el Estado Miranda tienen a su cargo, de
conformidad con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, esta Constitución y la Ley,
prevenir, investigar y sancionar los hechos que atenten contra la ética pública y la moral administrativa,
velar  por  la  buena  gestión  y  la  legalidad  en  el  uso  del  patrimonio  público,  y  el  cumplimiento  y  la
aplicación del principio de la legalidad en toda actividad administrativa del Estado.
Artículo 149: Todos los funcionarios de la Administración Pública del Estado están obligados, bajo las
sanciones que establezca la  Ley, a colaborar con los representantes del Consejo Moral del Estado en sus
investigaciones.
Artículo 150:  Salvo  las  disposiciones  de  esta  Constitución  y  lo  dispuesto  por  la  ley  de  la  Contraloría
General  de  la  República  Bolivariana  de  Venezuela,  las  leyes  nacionales  regularán  lo  relativo  a  la
organización y funcionamiento del Poder Ciudadano en el Estado.
(...omisis...)
Artículo 151: La Defensoría del Pueblo del Estado Miranda se encargará de velar por el efectivo respeto
y  garantía  a  los  derechos  humanos  consagrados  en  la  Constitución  de  la  República  Bolivariana  de
Venezuela,  y  los  Tratados,  Convenios  y  Acuerdos  internacionales  sobre  derechos  humanos  ratificados
por la República. Tendrá también a su cargo la defensa de los intereses legítimos, colectivos y difusos, de
las personas.
Artículo  152:  La  Defensoría  del  Pueblo  en  el  Estado  actuará  bajo  la  dirección  y  responsabilidad  del
Defensor del Pueblo. Su actividad, en todo caso, se regirá por los principios de gratuidad, accesibilidad,
celeridad, informalidad e impulso de oficio. El Defensor del Pueblo será electo por un periodo de siete
(7) años por la mayoría de las personas  que voten en la Entidad Federal y no será reelecto.
Artículo 153:  Para  ser  Defensor  del  Pueblo  se  requiere  residir  en  el  Estado  Miranda,  ser  venezolano,
mayor de veinticinco años de edad, con demostrados conocimientos en derechos humanos y cumplir con
las exigencias de honorabilidad, ética y moral, propias de un buen ciudadano”.
 

Ello  así,  debe  esta  Sala  examinar  las  normas  constitucionales  invocadas  por  el  accionante  y  luego
confrontarlas con las disposiciones transcritas que regulan la materia sometida al presente estudio, para lo cual

observa lo siguiente:
El numeral 1 del artículo 164 de la Constitución vigente, establece que “Es de la competencia exclusiva

de  los  Estados:  1.­  Dictar  su  Constitución  para  organizar  los  poderes  públicos,  de  conformidad  con  esta
Constitución”, y el numeral 1 del artículo 162, eiusdem,  atribuye competencia a los Consejos Legislativos para
“(…) Legislar sobre las materias de la competencia estadal”.

Por  su  parte,  el  numeral  31  del  artículo  156  del  Texto  Constitucional,  asigna  competencia  al  Poder
Nacional para organizar y administrar la justicia, el Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo;  y  la  norma

prevista en el numeral 1 del artículo 187 eiusdem, faculta al Poder Legislativo Nacional, esto es, la Asamblea
Nacional, para “(...) 1.­ Legislar en las materias de la competencia nacional y sobre el funcionamiento de las

distintas ramas del Poder Nacional”.

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/Noviembre/3255-181103-02-0732.htm 8/14
21/10/2016 3255-181103-02-0732.htm

Resulta  claro  entonces,  que  los  Estados  son  favorecidos  constitucionalmente  por  el  principio  de

autonomía para organizar  sus  Poderes Públicos,  sin  embargo,  debe  entenderse que tal autonomía es relativa y

por tanto está sometida a diversas restricciones establecidas en la Constitución y en la ley, por ello, el artículo 4

del  Texto  Fundamental,  dispone  que  “La  República  Bolivariana  de  Venezuela  es  un  Estado  federal

descentralizado en los términos consagrados en esta Constitución...”.

Ahora bien, el artículo 151 de la Constitución del Estado Miranda, expresa que la “...La Defensoría del
Pueblo  del  Estado  Miranda  se  encargará  de  velar  por  el  efectivo  respeto  y  garantía  a  los  derechos  humanos

consagrados  en  la  Constitución  de  la  República  Bolivariana  de  Venezuela...”.  Por  su  parte,  el  artículo  148
eiusdem, establece que “Los Órganos que ejercen el Poder Ciudadano en el Estado Miranda tienen a su cargo,

de  conformidad  con  la  constitución  de  la  República  Bolivariana  de  Venezuela,  esta  Constitución  y  la  Ley,
prevenir, investigar y sancionar los hechos que atenten contra la ética pública y la moral administrativa, velar

por  la  buena  gestión  y  la  legalidad  en  el  uso  del  patrimonio  público,  y  el  cumplimiento  y  la  aplicación  del
principio de la legalidad en toda actividad administrativa del Estado...”.

Debe observar esta Sala, que la Constitución de 1999 creó la Defensoría del Pueblo como un órgano de

carácter nacional que, forma parte del Poder Ciudadano, al cual asignó en virtud de lo dispuesto en el artículo

281, numerales 1, 2 y 4, entre otras competencias, “(...) Velar por el efectivo respeto y garantía de los derechos

humanos  (...)  investigando  de  oficio  o  a  instancia  de  parte  las  denuncias  que  lleguen  a  su  conocimiento;  2.­

Velar  por  el  correcto  funcionamiento  de  los  servicios  públicos,  amparar  y  proteger  los  derechos  e  intereses

legítimos,  colectivos  o  difusos  de  las  personas  (...)  4.­  Instar  al  Fiscal  o  a  la  Fiscal  General  de  la  República

para  que  intente  las  acciones  o  recursos  a  que  hubiere  lugar  contra  los  funcionarios  públicos  o  funcionarias

públicas, responsables de la violación o menoscabo de los derechos humanos...”.

Producto del examen de las normas constitucionales antes citadas, en comparación con las previstas en la

Constitución  del  Estado  Miranda,  resulta  claro  para  esta  Sala,  en  primer  lugar,  la  similitud  que  existe  entre

algunas de las funciones que atribuye la Constitución a la Defensoría del Pueblo, y las que le atribuye el artículo

151  de  la  Constitución  del  Estado  Miranda  a  la  Defensoría  del  Pueblo;  y  en  segundo  término,  que  la

competencia  para  legislar  y  determinar  el  funcionamiento  de  las  distintas  ramas  del  Poder  Público  Nacional

corresponde al Legislativo Nacional, representado actualmente por la Asamblea Nacional, y que la competencia

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/Noviembre/3255-181103-02-0732.htm 9/14
21/10/2016 3255-181103-02-0732.htm

atribuida a los Estados para la organización de los Poderes Públicos debe ser ejercida de acuerdo a lo previsto en

la  Constitución  de  la  República  Bolivariana  de  Venezuela.  Por  ello,  estima  esta  Sala  Constitucional,  que  la

actuación  por  parte  del  entonces  Consejo  Legislativo  Estadal  al  crear  la  Defensoría  del  Pueblo,  y  asignarle

competencias  tan  similares  a  las  que  constitucionalmente  estaban  asignadas  a  un  órgano  del  Poder  Público

Nacional como lo es el Poder Ciudadano, resulta contrario a lo previsto en el Texto Fundamental, mas aun, si se

considera que el Poder Legislativo Nacional, que tiene amplias facultades para legislar en la materia prevista en

el artículo 156 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, puede crear un órgano de carácter

estadal ni municipal que ejerza las funciones propias del Defensor del Pueblo, al haber sido este creado por la

Constitución con carácter Nacional.

En tal sentido señaló el accionante, que el Consejo Legislativo al crear la Defensoría del Pueblo incurrió

en  usurpación  de  las  funciones  que  constitucionalmente  tiene  atribuido  el  Poder  Legislativo  Nacional,  y  en
extralimitación  de  atribuciones,  respecto  de  lo  cual  estima  esta  Sala  Constitucional    conveniente  señalar  una

decisión  recaída  en  una  caso  muy  similar  al  de  autos  del  11  de  octubre  de  2000  (Caso  Iván  Darío  Badell  G.,
decisión No. 1182), en la cual se señaló lo siguiente:
“(...)  en  el  marco  de  la  doctrina  y  la  jurisprudencia  patria,  para  que  se  configure  el
supuesto de la usurpación de funciones, se requiere que el órgano o funcionario presuntamente
infractor  o  incurso  en  dicho  vicio,  ejerza  o  haya  ejercido  funciones  o  competencias  públicas
asignadas  por  la  Constitución  de  la  República  o  las  leyes  a  otro  órgano  u  órganos  del  Poder
Público, sea nacional, estadal o municipal. Ello así, resulta necesario destacar que en criterio de
esta Sala Constitucional, en el presente caso, se evidencia del texto de la Constitución del Estado
Mérida,  aprobada  en  fecha  7  de  noviembre  de  1995,  publicada  en  la  Gaceta  Oficial  de  ese
Estado N° 7 Extraordinario, de fecha 20 de abril de ese mismo año, que el Poder Legislativo del
Estado  Mérida  no  asumió  competencias  asignadas  constitucionalmente  al  Poder  Legislativo
Nacional  para  regular  la  actividad  del  Ministerio  Público,  por  lo  que  la  trasgresión
constitucional alegada no encuadra en el vicio de usurpación de funciones (...)”.
 

Sin  embargo,  conteste  con  el  criterio  transcrito,  en  esta  oportunidad  se  observa  que  el  Consejo
Legislativo del Estado Miranda no incurrió en el vicio de usurpación de funciones, no obstante, creó ex novo un

ente  al  cual  atribuyó  algunas  competencias  que  por  mandato  constitucional,  corresponden  a  la  Defensoría  del
Pueblo,  órgano  de  carácter  nacional  integrante  del  Poder  Ciudadano,  en  los  términos  que  lo  prevé  la

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que en su artículo 281 establece:
“Artículo 281. Son atribuciones del Defensor o Defensora del Pueblo:
1.        Velar  por  el  efectivo  respeto  y  garantía  de  los  derechos  humanos  reconocidos  en  esta
Constitución  y  en  los  tratados,  convenios  y  acuerdos  internacionales  sobre  derechos  humanos
ratificados  por  la  República,  investigando  de  oficio  o  a  instancia  de  parte  las  denuncias  que
lleguen a su conocimiento.
http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/Noviembre/3255-181103-02-0732.htm 10/14
21/10/2016 3255-181103-02-0732.htm

2.        Velar  por  el  correcto  funcionamiento  de  los  servicios  públicos,  amparar  y  proteger  los
derechos  e  intereses  legítimos,  colectivos  y  difusos  de  las  personas,  contra  las  arbitrariedades,
desviaciones de poder y errores cometidos en la prestación de los mismos, interponiendo cuando
fuere procedente las acciones necesarias para exigir al Estado el resarcimiento a las personas de
los  daños  y  perjuicios  que  les  sean  ocasionado  con  motivo  del  funcionamiento  de  los  servicios
públicos.
3.        Interponer  las  acciones  de  inconstitucionalidad,  amparo,  hábeas  corpus,  hábeas  data  y  las
demás  acciones  o  recursos  necesarios  para  ejercer  las  atribuciones  señaladas  en  los  numerales
anteriores, cuando fuere procedente de conformidad con la ley.
4.    Instar al Fiscal o a la Fiscal General de la República para que intente las acciones o recursos
a que hubiere lugar contra los funcionarios públicos o funcionarias públicas, responsables de la
violación o menoscabo de los derechos humanos.
5.    Solicitar al Consejo Moral Republicano que adopte las medidas a que hubiere lugar respecto
a los funcionarios públicos o funcionarias públicas responsables por la violación o menoscabo de
los derechos humanos.
6.        Solicitar  ante  el  órgano  competente  la  aplicación  de  los  correctivos  y  las  sanciones  a  que
hubiere lugar por la violación de los derechos del público consumidor y usuario, de conformidad
con la ley.
7.  Presentar ante los órganos legislativos municipales, estadales o nacionales, proyectos de ley u
otras iniciativas para la protección progresiva de los derechos humanos.
8.    Velar  por  los  derechos  de  los  pueblos  indígenas  y  ejercer  las  acciones  necesarias  para  su
garantía y efectiva protección.
9.  Visitar e inspeccionar las dependencias y establecimientos de los órganos del Estado, a fin de
garantizar la protección de los derechos humanos.
10. Formular ante los órganos correspondientes las recomendaciones y observaciones necesarias
para la eficaz protección de los derechos humanos, en virtud de lo cual desarrollará mecanismos
de  comunicación  permanente  con  órganos  públicos  o  privados,  nacionales  e  internacionales,  de
protección y defensa de los derechos humanos.
11. Promover y ejecutar políticas para la difusión y efectiva protección de los derechos humanos.
                        12.    Las demás que establezcan esta Constitución y la ley”.
 
En  consecuencia,  considera  esta  Sala  Constitucional,  que  con  la  creación  del  Defensor  del  Pueblo  de

Miranda,  el  Poder  Legislativo  de  dicho  Estado  incurrió  en  el  vicio  de  extralimitación  de  atribuciones,  pues  si
bien  es  cierto  que  tenía  competencia  para  organizar  los  Poderes  Públicos  de  esa  entidad  federal  a  la  luz  de

nuestra  Constitución,  no  es  menos  cierto,  que  tal  organización  debió  ser  realizada  de  conformidad  con  lo
dispuesto en la Constitución y la ley, es decir, debió respetar y tener como límites las normas constitucionales y

legales atributivas de competencias a los distintos órganos del Poder Público Nacional.
Como consecuencia de las consideraciones expuestas, debe esta Sala Constitucional del Tribunal Supremo

de Justicia declarar la inconstitucionalidad de los artículos 147, 148, 149, 150, 151, 152 y 153 contenidos en la
Constitución del Estado Miranda, dictada el 20 de noviembre de 2001 y publicada en la Gaceta Oficial de ese

Estado número Extraordinario, del 19 de diciembre de ese mismo año. Así se decide.
Ahora bien, corresponde a esta Sala Constitucional, de acuerdo con lo establecido en los artículos 119 y

131 de la Ley Orgánica de la Corte Suprema de Justicia, determinar los efectos de la presente decisión anulatoria
en el tiempo, en tal sentido, esta Sala Constitucional expresó en sentencia del 11 de mayo de 2000 (Caso Jesús
http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/Noviembre/3255-181103-02-0732.htm 11/14
21/10/2016 3255-181103-02-0732.htm

María Cordero Giusti. Exp. 00­0859), en relación a los efectos de las decisiones anulatorias de normas jurídicas,

lo siguiente:
“(...) de acuerdo con lo previsto en el artículo 119 de la Ley Orgánica de la Corte Suprema de
Justicia, se debe determinar los efectos en el tiempo de la decisiones anulatorias de normas. En
este sentido, la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia ha indicado que en tales casos,
debe  entenderse  que  produce  sus  efectos  ex  tunc,  es  decir,  hacia  el  pasado.  Así,  en  reciente
sentencia  con  ocasión  de  decidir  la  solicitud  de  ejecución  de  un  fallo  que  no  había  fijado  los
efectos en el tiempo de una sentencia anulatoria, se indicó:
 
‘Ha  sido  señalado  precedentemente  que  la  sentencia  anulatoria  extinguió  la  norma  por
considerarla  viciada,  sin  limitar,  de  conformidad  con  lo  dispuesto  en  el  artículo  131  de  la  Ley
Orgánica de la Corte Suprema de Justicia, los efectos de la anulación en el tiempo, en razón de
lo cual, este efecto es ex tunc, es decir hacia el pasado; opera desde el momento mismo en que la
norma fue dictada’ (Sentencia de la Sala Político Administrativa del 11 de noviembre de 1999,
caso Policarpo Rodríguez).
 
En  el  caso  antes  citado,  si  bien  se  dio  efecto  ex  tunc  al  fallo  anulatorio,  la  sentencia  fijó  los
términos de la ejecución, es decir, los parámetros y el tiempo mediante los cuales los afectados
por la norma anulada podían ejercer sus derechos.
 
En el caso de autos, esta Sala por razones de seguridad jurídica, para evitar un desequilibrio en
la estructura de la administración pública estadal y la preservación de los intereses generales,
así como en resguardo de los derechos de los beneficiados por la ley Estadal, fija los efectos ex
nunc,  es  decir,  a  partir  de  la  publicación  de  este  fallo  por  la  Secretaría  de  esta  Sala
Constitucional”.
 
Así, en el presente caso, dadas las múltiples actuaciones que eventualmente pudieron haber sido realizadas
por los funcionarios adscritos a la Defensoría del Pueblo creada por la Constitución del Estado Miranda y, los
efectos  jurídicos  que  ello  hubiere  implicado  en  el  ámbito  de  los  derechos  de  los  habitantes  de  esa  entidad
federal, esta Sala, a fin de evitar un desequilibrio en los servicios prestados por esa Defensoría a los habitantes

de ese Estado y, en aras de la seguridad jurídica, fija los efectos del presente fallo anulatorio ex nunc o hacia el
futuro, esto es, a partir de la publicación del presente fallo por la Secretaría de esta Sala Constitucional. Así se
decide.
A tenor de lo dispuesto en los artículos 119 y 120 de la Ley Orgánica de la Corte Suprema de Justicia, se

ordena la publicación de esta sentencia en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela.
Publíquese igualmente en la Gaceta Oficial del Estado Miranda.
 
V
DECISIÓN
En virtud de las consideraciones de hecho y de derecho expuestas, esta Sala Constitucional del Tribunal
Supremo de Justicia administrando justicia en nombre de la República, por autoridad de la Ley, declara CON

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/Noviembre/3255-181103-02-0732.htm 12/14
21/10/2016 3255-181103-02-0732.htm

LUGAR la acción de nulidad por razones de inconstitucionalidad e ilegalidad interpuesta por los representantes
de  la  DEFENSORÍA  DEL  PUEBLO,  contra  los  artículos  147,  148,  149,  150,  151,  152  y  153  de  la

Constitución del Estado Miranda, publicada en la Gaceta Oficial de dicho Estado el 19 de diciembre de 2001. En
consecuencia, se ANULAN las disposiciones previstas en los artículos 147, 148, 149, 150, 151, 152 y 153 de la
Constitución del Estado Miranda relativas al “Poder Ciudadano”.
Se fijan los efectos de este fallo con carácter ex nunc, es decir, a partir de la publicación de este fallo por la

Secretaría de esta Sala Constitucional. Conforme a lo dispuesto por los artículos 119 y 120 de la Ley Orgánica
de  la  Corte  Suprema  de  Justicia,  se  ordena  publicar  de  inmediato  el  presente  fallo  en  la  Gaceta  Oficial  de  la
República Bolivariana de Venezuela, con precisión en el sumario del siguiente título:
“Sentencia del Tribunal Supremo de Justicia en Sala Constitucional, que anula los artículos 147 al 153

relativos  a  “Del  Poder  Ciudadano”,  contenidos  en  el  Título  VII  de  la  Constitución  del  Estado  Miranda,
sancionada  por  el  Consejo  Legislativo  del  Estado  Miranda  el  20  de  noviembre  de  2001  y  publicada  en  la
Gaceta Oficial de dicho Estado número Extraordinario del 19 de diciembre de 2001”.
Asimismo, se ordena la publicación íntegra de este fallo en la Gaceta Oficial del Estado Miranda.

Publíquese y regístrese. Cúmplase lo ordenado.
Dada,  firmada  y  sellada  en  el  Salón  de  Audiencias  de  la  Sala  Constitucional  del  Tribunal  Supremo  de
Justicia, en Caracas, a los 18 días del mes de Noviembre de dos mil tres (2003). Años: 193° de la Independencia
y 144° de la Federación.

El Presidente,

IVÁN RINCÓN URDANETA

                                                                                                          El Vicepresidente,                                   
                                                   JESÚS EDUARDO CABRERA ROMERO
 
Los Magistrados,
 
 
 
JOSÉ M. DELGADO OCANDO                  ANTONIO J. GARCÍA GARCÍA
                                                                                           Ponente
 
 

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/Noviembre/3255-181103-02-0732.htm 13/14
21/10/2016 3255-181103-02-0732.htm

PEDRO RAFAEL RONDÓN HAAZ
El Secretario Enc.
 
TITO DE LA HOZ
 
 
Exp. N°: 02­0732
 
AGG/jr.­

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/Noviembre/3255-181103-02-0732.htm 14/14