Вы находитесь на странице: 1из 9

27/9/2016 RC.00323-9609-2009-06-907.

html

SALA DE CASACIÓN CIVIL
ACCIDENTAL
Exp. 2006­000907
 
Ponencia del Magistrado Suplente: David José Rondón Jaramillo
 
 

En  el  juicio  de  retracto  legal  arrendaticio  incoado  ante  el  Juzgado  Octavo  de  Primera

Instancia  en  lo  Civil,  Mercantil  y  del  Tránsito  de  la  Circunscripción  Judicial  del  Área

Metropolitana  de  Caracas,  por  la  sociedad  de  comercio  REGALOS  COCCINELLE,  C.A.,

representada  por  los  profesionales  del  derechos  Rosemary  Castro,  José  Rafael  Tinoco,  Arturo

Suárez  Herrera,  Pedro  Miguel  Reyes,  Ricardo  Koesling  Nava,  Ásale  Socorro  Morales,  Luís

Ortiz  Verhooks,  José  Miguel  Azócar  y  Lelis  Ortiz  Verhooks,  contra  las  sociedades

mercantiles  INVERSORA  EL  RASTRO,  C.A.,  y  PROMOCIONES  LA  PINTORESCA,


C.A.,  representada  judicialmente  por  los  abogados  en  ejercicio  de  su  profesión  Antonio  J.

Bracho C., Elba Lander García y Luís Rodolfo Herrera G.; el Juzgado Superior Séptimo en lo

Civil, Mercantil y del Tránsito de la misma Circunscripción Judicial, dictó sentencia en fecha

13  de  abril  de  2004,  mediante  la  cual  declaró  la  caducidad  de  la  acción  ejercida  por  la

demandante.  En  consecuencia,  declaró  sin  lugar  la  acción  de  retracto  legal  ejercida  y

confirmó el fallo apelado, resultando totalmente vencida la parte accionante.

Contra  la  precitada  sentencia,  la  demandante  anunció  recurso  de  casación,  el  cual  fue

admitido y formalizado. Hubo impugnación, réplica y contrarréplica.

En fechas 7, 8 y 9 de mayo de 2007, los magistrados Dres. Carlos Oberto Velez, Isbelia

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scc/junio/RC.00323-9609-2009-06-907.HTML 1/9
27/9/2016 RC.00323-9609-2009-06-907.html

Pérez  Velásquez,  Luís  Antonio  Ortíz  Hernández,  Yris  Armenia  Peña  Espinoza  y  Antonio

Ramírez  Jiménez,  manifestaron  su  voluntad  de  inhibirse  de  conocer  en  la  presente  causa  de

conformidad con el ordinal 15° del artículo 82 del Código de Procedimiento Civil.

En  fecha  23  de  mayo  de  2007,  la  presidenta  del  Tribunal  Supremo  de  Justicia,  declaró

con  lugar  las  inhibiciones  presentadas  por  los  Magistrados  de  la  Sala  de  Casación  Civil  por

encontrarse  efectivamente  inmersos  en  la  causal  contemplada  en  el  ordinal  15  °  del  artículo

82 del Código de Procedimiento Civil.

En  fecha  14  de  noviembre  de  2007,  se  constituyó  la  Sala  de  Casación  Accidental  que

habrá  de  conocer  la  presente  causa  de  la  siguiente  manera:  Presidente,  segundo  magistrado

suplente  Dr.  Jesús  Sarmiento  Niño;  Vicepresidente­ponente,  cuarto  magistrado  suplente  Dr.

David  Rondón  Jaramillo;  el  primer  conjuez  Dr.  Héctor  Peñaranda  Valbuena,  el  segundo

conjuez Dr. Freddy Belisario Capella y la tercera conjueza Dra. Leticia Calanche Navas. 

Cumplidas  las  formalidades  legales,  pasa  la  Sala  a  dictar  su  máxima  decisión  procesal

bajo la ponencia del magistrado suplente que con tal carácter suscribe, lo cual hace previa las
siguientes consideraciones:

ÚNICO

En  virtud  de  lo  dispuesto  en  el  fallo  Nº  126  del  31  de  enero  de  2007,  dictado  por  la

Sala  Constitucional  del  máximo  Tribunal  de  Justicia,  que  declaró:  1)  Procedente  la  revisión

propuesta por los apoderados de la parte demandada, 2) la nulidad de la sentencia dictada por

la  Sala  de  Casación  Civil  en  fecha  20  de  mayo  de  2005  y  3)  se  ordenó  remitir  copia  de  la

decisión  a  la  Sala  de  Casación  Civil  y  el  expediente  al  Tribunal  de  origen  a  los  fines  de  su

archivo, esta Sala procede a dictar decisión conforme a lo siguiente:

La  decisión  objeto  de  revisión  fue  dictada  por  esta  Sala  en  fecha  20  de  mayo  de  2005;

la  cual  declaró  con  lugar  el  recurso  de  casación  anunciado  y  formalizado  contra  la  sentencia

dictada  en  fecha  13  de  abril  de  2004,  por  el  Juzgado  Superior  Séptimo  en  lo  Civil,  Mercantil

y  del  Tránsito  de  la  Circunscripción  Judicial  del  Área  Metropolitana  de  Caracas.  En

consecuencia,  declaró  la  nulidad  del  fallo  recurrido  y  ordenó  al  Tribunal  Superior  que

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scc/junio/RC.00323-9609-2009-06-907.HTML 2/9
27/9/2016 RC.00323-9609-2009-06-907.html

resultare  competente,  dictar  nueva  decisión  en  atención  a  la  doctrina  establecida  en  el  fallo

en referencia.

Sin  embargo,  la  Sala  Constitucional  de  este  Tribunal  Supremo  de  Justicia  haciendo  uso

de  su  potestad  extraordinaria  de  revisión,  dictó  fallo  Nº  126  ut  supra  señalado,  en  el  que

determinó que no es el cambio de criterio el que atenta contra la Constitución y los derechos,

así  como  las  garantías  y  principios  contenidos  en  ella,  sino  la  aplicación  inmediata  y  no

futuro,  con  lo  cual  es  evidente  la  lesión  a  la  seguridad  jurídica,  a  la  irretroactividad  y  a  la

igualdad; al efecto estableció:

 
“…Declarada la competencia de la Sala para conocer de la presente solicitud de revisión, pasa la
Sala a pronunciarse sobre el fondo del asunto sometido a su conocimiento y, a tal fin, observa:
 
El numeral 4 del artículo 5 de la Ley que rige las funciones de este Alto Tribunal establece como
supuestos de procedencia de la revisión que se denuncie fundadamente lo siguiente: la violación
de principios jurídicos fundamentales contenidos en la Constitución de la República Bolivariana
de  Venezuela,  Tratados,  Pactos  o  Convenios  Internacionales  suscritos  y  ratificados  válidamente
por  la  República,  o    que  la  sentencia  haya  sido  dictada  como  consecuencia  de  un  error
inexcusable, dolo, cohecho o prevaricación.
 
En  el  presente  caso,  el  fundamento  de  la  solicitud  radica  en  que  –  a  juicio  de  los  apoderados
actores­, la Sala de Casación Civil en el fallo cuya revisión se solicitó, incurrió en violación del
principio  de  la  seguridad  jurídica  y  confianza  legítima,  así  como  del  derecho  a  la  igualdad,  al
modificar  un  criterio  jurídico  que  imperaba  por  más  de  cincuenta  años  y  aplicarlo  de  manera
inmediata y retroactiva al caso objeto del recurso de casación bajo examen.
           
Respecto al principio de seguridad jurídica, esta Sala Constitucional en sentencia No. 3180 del 15
de diciembre de 2004 (Caso: Rafael Ángel Terán Barroeta y otros), dejó establecido, lo siguiente:
 
“El  principio  de  seguridad  jurídica  como  tal  no  se  encuentra  establecido  en  la  vigente
Constitución.
Pero  a  pesar  que  el  Texto  Fundamental  expresamente  no  lo  define,  el  artículo  299
Constitucional,  en  lo  relativo  al  sistema  económico,  señala:  ‘(...)  El  Estado,  conjuntamente
con la iniciativa privada, promoverá el desarrollo armónico de la economía nacional con el
fin de generar fuentes de trabajo, alto valor agregado nacional, elevar el nivel de vida de la
población  y  fortalecer  la  soberanía  económica  del  país,  garantizando  la  seguridad  jurídica,
solidez, dinamismo, sustentabilidad, permanencia y equidad del crecimiento de la economía,
...’.
La  seguridad  jurídica  aparece  ligada  al  fortalecimiento  de  la  economía  del  país,  pero
considera la Sala, que ella obedece a un criterio más amplio, que se derivaría del propio Texto
Constitucional y que se convierte en un principio constitucional.
Seguridad Jurídica se refiere a la cualidad del ordenamiento jurídico, que implica certeza de
sus normas y consiguientemente la posibilidad de su aplicación. En ese sentido en Venezuela
existe  total  seguridad  jurídica  desde  el  momento  que  la  normativa  vigente  es  la  que  se  ha

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scc/junio/RC.00323-9609-2009-06-907.HTML 3/9
27/9/2016 RC.00323-9609-2009-06-907.html

publicado,  después  de  cumplir  con  los  diversos  pasos  para  su  formación,  en  los  órganos  de
publicidad oficiales, por lo que surge una ficción de conocimiento para todos los habitantes
del país, y aún los del exterior, de cuál es el ordenamiento jurídico vigente, el cual no puede
ser derogado sino por otra ley, que a su vez, tiene que cumplir con los requisitos de validez en
su formación, y con los de publicidad.
Pero,  a  juicio  de  esta  Sala,  este  no  es  sino  un  aspecto  de  la  seguridad  jurídica,  ya  que  el
principio lo que persigue es la existencia de confianza por parte de la población del país en el
ordenamiento jurídico y en su aplicación, por lo que el principio abarca el que los derechos
adquiridos por las personas no se vulneren arbitrariamente cuando se cambian o modifican
las leyes; y porque la interpretación de la ley se hace en forma estable y reiterativa, creando
en  las personas confianza  legítima  de  cuál  es  la  interpretación de  las  normas jurídicas a la
cual se acogerán.
Estos  otros  dos  contenidos  generales  de  la  seguridad  jurídica  (a  los  cuales  como  contenido
particular  se  añade  el  de  la  cosa  juzgada),  se  encuentran  garantizados  constitucionalmente
así: el primero, por la irretroactividad de la ley sustantiva, lo que incluye aspectos de las leyes
procesales que generan derechos a las partes dentro del proceso (artículo 24 constitucional);
y  el  segundo,  en  la  garantía  de  que  la  justicia  se  administrará  en  forma  imparcial,  idónea,
transparente y responsable (artículo 26 constitucional), lo que conduce a que la interpretación
jurídica  que  hagan  los  Tribunales,  en  especial  el  Tribunal  Supremo  de  Justicia,  sea
considerada  idónea  y  responsable  y  no  caprichosa,  sujeta  a  los  vaivenes  de  las  diversas
causas, lo que de ocurrir conduciría a un caos interpretativo, que afecta la transparencia y la
imparcialidad.
Corresponde  al  Tribunal  Supremo  de  Justicia  la  mayor  responsabilidad  en  la  interpretación
normativa, ya que es la estabilización de la interpretación lo que genera en la población y en
los litigantes, la confianza sobre cual sería el sentido que tiene la norma ante un determinado
supuesto de hecho (a lo que se refiere la uniformidad de la jurisprudencia).
Tan ello es así, que las interpretaciones de la Sala Constitucional tienen carácter vinculante,
en  materia  constitucional  (artículo  335  constitucional);  las  de  la  Sala  de  Casación  Civil,  si
bien es cierto que no son vinculantes, sin embargo los jueces de instancia procurarán acoger
la doctrina de dicha Sala, para defender la integridad de la legislación y la uniformidad de la
jurisprudencia, tal como lo exige el artículo 321 del Código de Procedimiento Civil; y durante
la  vigencia  del  derogado  Código  de  Enjuiciamiento  Criminal,  un  efecto  análogo  al  de  la
Casación Civil, producía la sentencia de la Sala de Casación Penal cuando casaba en interés
de  la  ley,  ya  que  advertía  a  los  jueces  de  instancia  (sentenciadores)  la  infracción  o
infracciones  cometidas,  para  que  no  vuelvan  a  incurrir  en  ellas  (artículo  347),  a  lo  que  se
aunaba  la  publicación  del  fallo  (artículo  354  del  derogado  Código  de  Enjuiciamiento
Criminal).
La uniformidad de la jurisprudencia es la base de la seguridad jurídica, como lo son los usos
procesales  o  judiciales  que  practican  los  Tribunales  y  que  crean  expectativas  entre  los
usuarios del sistema de justicia, de que las condiciones procesales sean siempre las mismas,
sin  que  caprichosamente  se  estén  modificando,  sorprendiéndose  así  la  buena  fe  de  los
usuarios del sistema”. 
 
Atendiendo a lo antes expuesto, la Sala observa que en el fallo impugnado la Sala de Casación
Civil  expresamente  señaló  que  abandonaba  el  criterio  de  interpretación  en  cuanto  al  lapso  de
caducidad  para  el  ejercicio  de  la  acción  de  retracto  legal  por  parte  del  inquilino  presente  y  no
notificado de la enajenación del inmueble arrendado, a que se refiere el artículo 1.547 del Código
Civil, que establece:
“Artículo 1.547. No puede usarse del derecho de retracto sino dentro de nueve días, contados
desde el aviso que debe dar el vendedor o el comprador al que tiene este derecho o a quien lo
represente.  Si  no  estuviere  presente  y  no  hubiere  quien  lo  represente,  el  término  será  de
http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scc/junio/RC.00323-9609-2009-06-907.HTML 4/9
27/9/2016 RC.00323-9609-2009-06-907.html

cuarenta días, contados desde la fecha del registro de la escritura”.
 
Y  de  oficio,  en  la  sentencia  aquí  recurrida  la  Sala  de  Casación  Civil  se  pronunció  sobre  la
caducidad  declarada  por  el  Juzgado  Superior  Séptimo  que  conoció  en  alzada  de  la  demanda  de
retracto legal incoada por REGALOS COCCINELLE, C.A. contra las empresas aquí solicitantes,
puesto que tal como lo reconoce en el fallo objeto de esta revisión, ni siquiera ello fue objeto del
recurso de casación. Así, se lee en el fallo impugnado lo siguiente:
“…la  Sala  observa  que  el  recurrente  no  hace  referencia  específica  a  la  cuestión  jurídica
previa, sino de manera general a la falta de análisis de las pruebas aportadas al expediente,
no  atacando  específicamente  lo  relacionado  a  la  caducidad  de  la  acción,  fundamento  de  la
decisión del Tribunal de Alzada; razones suficientes para determinar que la presente denuncia
es improcedente. Así se decide”.
Advierte esta Sala Constitucional que la sentencia casada decidió sobre la caducidad de la acción
de retracto legal, en los siguientes términos:
“...Así se observa que el presente juicio se inició por demanda que fuera interpuesta en fecha
28  de  abril  de  1998  y  que  la  misma  tuvo  como  fundamento  de  derecho  el  contenido  del
Decreto  Legislativo  Sobre  Desalojo  de  Viviendas,  concretamente  su  artículo  6  que
establecía el derecho del arrendatario a retractar la venta que se efectuare, sin haberle sido
ofrecido  previamente  el  inmueble  dado  en  venta,  pues  esa  norma  también  establecía  el
derecho a adquirir con preferencia a cualquier tercero.
(...Omissis...)
Pasa el Tribunal a emitir pronunciamiento en lo que concierne a la caducidad de la acción y
así se observa:
(...Omissis...)
Considera quien decide, que encontrándonos en una situación no prevista expresamente en el
artículo  1.547  del  Código  Civil,  procede  la  aplicación  analógica  conforme  al  artículo  4
ejusdem y por ende se aplica el lapso previsto en el numeral 2 de la citada norma, es decir el
lapso de caducidad de cuarenta días, contados a partir de la fecha de registro de la escritura,
tal  como  lo  ha  señalado  reiteradamente  la  jurisprudencia  patria,  v.g.  sentencia  No.  55  de
nuestro máximo tribunal en sentencia, de fecha 21 de marzo de 2000, Exp. Nº 99­761, Juicio
(sic)  José  Noel  Gómez  Castro  y  otros  contra  Luís  García  Dávila,  Magdalena  Arreaza  de
Matos, Juana Elena Ontiveros de Villarreal y Luís Andrés Villarreal,
(...Omissis...)
En  el  caso  bajo  estudio,  según  se  observa  de  los  autos,  ha  alegado  la  actora  haber  tenido
conocimiento de la enajenación en la fecha en que se practicó secuestro sobre el inmueble de
autos, lo cual no constituye en modo alguno una derogación de las normas contenidas en el
artículo  1547  ya  comentado,  ni  de  su  interpretación,  pues  el  lapso  de  caducidad  es  de
cuarenta  días  desde  la  fecha  de  protocolización  del  documento  contentivo  del  acto  de
disposición y no del conocimiento que tenga el inquilino de la operación. Ello en virtud del
carácter  público  del  Registro  Civil.  De  manera  que,  la  acción  ejercida  por  la  parte  actora
había  caducado  cuando  se  interpuso  la  demanda,  pues  según  se  evidencia  de  los  autos,  la
enajenación del inmueble ocurrió el 30 de agosto de 1991 y la demanda fue presentada el 29
de abril de 1998...”.
 
Es oportuno reiterar aquí lo sostenido por esta Sala en sentencia N° 2213 del 21 de septiembre de
2004,  caso:  Celso  Alonso  López,  al  resolver  una  acción  de  amparo  constitucional  ejercida  con
ocasión a una demanda de retracto legal declarada caduca, en la que se declaró improcedente el
amparo, en los siguientes términos:
 

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scc/junio/RC.00323-9609-2009-06-907.HTML 5/9
27/9/2016 RC.00323-9609-2009-06-907.html

“…Siendo  ello  así,  se  percibió  que  en  la  sentencia  objeto  de  amparo,  en  efecto  no  se
analizaron  las  probanzas  denunciadas  por  el  accionante  en  amparo,  empero  se  pudo
igualmente  advertir,  que  las  omisiones  alegadas  en  nada  contribuirían  a  modificar  el  fallo
accionado (siendo éste el criterio que en forma reiterada ha fijado la Sala para la procedencia
en las denuncias por omisión o silencio de pruebas), por cuanto las mismas se encontraban
dirigidas a demostrar que el ciudadano Celso Alonso López, sí poseía la intención de comprar
el inmueble, cuando en dicho proceso se declaró tanto en primera como segunda instancia la
caducidad de la acción de retracto arrendaticio por haber transcurrido el lapso que prevé el
artículo 1547 del Código Civil.
 
De tal forma, que esta Sala observa, que la mencionada sentencia, no incurrió en violación
alguna, puesto que, actuó dentro de su ámbito de competencia, al declarar parcialmente con
lugar el recurso de apelación interpuesto por la apoderada judicial de Celso Alonso López, y
en consecuencia confirmar parcialmente la decisión dictada por el Juzgado de la Causa, en la
cual  se  declaró  con  lugar  la  defensa  de  caducidad  de  la  acción  de  retracto  arrendaticio
opuesta  por  la  parte  demandada  y  sin  lugar  la  demanda  por  retracto  legal  arrendaticio
incoada por la parte accionante en amparo.
 
Igualmente, se observa, que en la actuación del presunto agraviante no existió ni abuso de
poder,  ni  extralimitación  de  atribuciones,  ya  que,  era  el  juez  llamado  a  conocer  de  la
apelación ejercida, y su decisión está enmarcada dentro de sus atribuciones de juzgamiento,
por  lo  tanto,  al  referirse  la  acción  de  amparo  al  proceso  de  juzgamiento  que  el  juez  debe
realizar en cada caso para arribar a su decisión, esta Sala Constitucional ha establecido en
reiterada jurisprudencia (Casos: Seguros Corporativos (Segucorp) y Agropecuaria Alfin, del
27  de  julio  de  2000,  y  Cilo  Antonio  Anuel  Morales  y  otro,  del  4  de  abril  de  2001),  que  el
juzgamiento no es materia de amparo, a menos que contenga un error inexcusable, lo que
no ocurre en el presente caso”.
De lo antes expuesto, se evidencia que la sentencia impugnada vulneró el principio de seguridad
jurídica, al casar un fallo dictado con estricto apego al criterio jurídico imperante, cambiando el
mismo y aplicando el nuevo al caso en estudio; y con ello, ordenó en reenvío al Juzgado Superior
decidir  nuevamente  sobre  la  demanda  planteada  por  REGALOS  COCCINELLE  C.A.,  decisión
que se produjo el 19 de junio de 2006, esto es, pendiente de decisión esta solicitud de revisión.
Lo anterior, en modo alguno puede significar una negativa para que los órganos jurisdiccionales
ajusten  los criterios  jurisprudenciales  a los  postulados  constitucionales,  pues las modificaciones
de  criterios  son  exigencias  propias  de  la  función  judicial,  pero  los  cambios  necesarios  para  el
ejercicio verdadero de la justicia en un Estado Social de Derecho y de Justicia no pueden vulnerar
principios  como  la  seguridad  jurídica  y  la  confianza  legítima  del  justiciable,  toda  vez  que  –en
casos como el de autos­ la jurisprudencia modificada complementaba un vacío legal en materia
inquilinaria.
De  allí  que  esta  Sala  deba  señalar  con  precisión  que  no  es  el  cambio  de  criterio  el  que  atenta
contra  la  Constitución  y  los  derechos,  garantías  y  principios  que  la  misma  consagra,  sino  su
aplicación  inmediata  y  no  a  futuro,  siendo  evidente  la  lesión  a  la  seguridad  jurídica,  a  la
irretroactividad y a la igualdad…”
 

Ahora  bien,  esta  Sala  de  Casación  Civil,  en  virtud  del  carácter  vinculante  que  ostentan

las  decisiones  de  revisión  dictadas  por  la  Sala  Constitucional  del  Tribunal  Supremo  de
Justicia  y  en  cumplimiento  de  la  doctrina  antes  señalada,  pasa  a  dictar  nueva  decisión  en  los

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scc/junio/RC.00323-9609-2009-06-907.HTML 6/9
27/9/2016 RC.00323-9609-2009-06-907.html

términos siguientes:

En  el  caso  bajo  examen,  el  recurso  de  casación  que  hoy  ocupa  la  atención  de  esta

jurisdicción, fue anunciado contra la sentencia dictada por el Juzgado Superior Séptimo en lo
Civil,  Mercantil  y  del  Tránsito  de  la  Circunscripción  Judicial  del  Área  Metropolitana  de

Caracas,  que  declaró  que  la  acción  ejercida  por  la  demandante  había  caducado  cuando  se
interpuso  la  demanda  y  en  consecuencia  se  declaró  sin  lugar  la  acción  de  retracto  legal

ejercida y confirmó el fallo apelado dictado por el Juzgado Octavo de Primera Instancia en lo
Civil,  Mercantil  y  del  Trabajo  de  la  misma  Circunscripción  Judicial  con  diferente  motivación

y condenó en costas a la parte accionante por haber resultado totalmente vencida.

Como  se  desprende  del  fallo  de  la  Sala  Constitucional  ut  supra  transcrito,  y  según  el

criterio  sostenido  por  esa  Sala  en  sentencia  Nº  2213  de  21  de  septiembre  de  2004,  caso:
Celso  Alonso  López,  en  el  cual  se  conoció  y  declaró  improcedente  una  acción  de  amparo

constitucional  ejercida  con  motivo  de  una  acción  de  retracto  legal  declarada  caduca,  y  en
atención  al  principio  de  seguridad  jurídica,  debe  esta  Sala  en  consideración  a  los  criterios

jurisprudenciales  establecidos  y  a  las  exigencias  propias  de  la  función  judicial,  y  como  lo
señaló  la  Sala  “…no  es  el  cambio  de  criterio  el  que  atenta  contra  la  Constitución  y  los

derechos,  garantías  y  principios  que  la  misma  consagra,  sino  su  aplicación  inmediata  y  no  a
futuro,  siendo  evidente  la  lesión  a  la  seguridad    jurídica,  a  la  irretroactividad  y  a  la

igualdad…”,  garantizar  a  las  partes  que  intervienen  en  el  proceso  el  efectivo  uso  de  sus
derechos  y  conforme  al  criterio  sostenido  en  relación  a  la  seguridad  jurídica  que  debe

brindarle  el  estado  a  los  justiciables  y  al  principio  de  uniformidad  de  la  jurisprudencia,  debe
declararse  por  terminado  el  presente  juicio,  con  ajuste  a  la  sentencia  citada,  de  manera  que

dados los supuestos ahí establecidos resultaría inútil ordenar la reposición de la causa. Así se
decide.­

DECISIÓN

Por  los  razonamientos  expuestos,  este  Tribunal  Supremo  de  Justicia  de  la  República
Bolivariana  de  Venezuela,  administrando  justicia  en  nombre  de  la  República  y  por  autoridad

de  la  Ley,  declara:  INADMISIBLE  el  recurso  de  casación  anunciado  contra  la  sentencia  de

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scc/junio/RC.00323-9609-2009-06-907.HTML 7/9
27/9/2016 RC.00323-9609-2009-06-907.html

fecha  13  de  abril  de  2004,  por  el  Juzgado  Superior  Séptimo  en  lo  Civil,  Mercantil  y  del

Tránsito de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas.

Por la índole de la decisión, no se condena al pago de las costas procesales.

Publíquese  y  regístrese.  Remítase  el  expediente  al  tribunal  de  la  causa,  Juzgado  Octavo

de  Primera  Instancia  en  lo  Civil,  Mercantil  y  del  Trabajo  de  la  Circunscripción  Judicial  del
Área  Metropolitana  de  Caracas,  a  los  fines  de  su  archivo.  Particípese  de  esta  decisión  al

Juzgado  Superior  antes  mencionado,  todo  de  conformidad  con  lo  establecido  en  el  artículo
326 del Código de Procedimiento Civil.

Dada,  firmada  y  sellada  en  la  Sala  de  Despacho  de  la  Sala  de  Casación  Civil
Accidental  del  Tribunal  Supremo  de  Justicia,  en  Caracas,  a  los  nueve  (9)  días  del  mes  de

noviembre de dos mil nueve. Años: 199º de la Independencia y 150º de la Federación.

 
Presidente de la Sala Accidental,
 
 
_____________________
JESÚS SARMIENTO NIÑO
 
 
 
Vicepresidente­Ponente,
 
 
___________________________
DAVID JOSÉ RONDÓN JARAMILLO
 
 
 
Primer Conjuez,
 
 
___________________________
HECTOR PEÑARANDA VALBUENA
 
 
 
Segundo Conjuez,
 
 
_______________________
FREDDY BELISARIO CAPELLA
 

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scc/junio/RC.00323-9609-2009-06-907.HTML 8/9
27/9/2016 RC.00323-9609-2009-06-907.html

 
 
Tercera Conjueza,
 
 
______________________
LETICIA CALANCHE NAVAS
 
 
 
Secretario,
 
 
________________________
ENRIQUE DURÁN FERNÁNDEZ
 
 
Exp. AA20­C­2006­000907.
 
Nota: Publicada en su fecha a las  (    )
 
 
Secretario,
 
 
 

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scc/junio/RC.00323-9609-2009-06-907.HTML 9/9