Вы находитесь на странице: 1из 452

Tao Yuanming

El maestro de
los cinco sauces
Selección, traducción y notas de Guillermo Dañino
E d i c i ó n u i l i n g ü f .
Tao Yiianm iiig, tam b ién co n ocid o p o r Tao Qian. nació en el 365 y m urió en el
i27 tic- n uestra era, es decir, es co n tem p o rán eo de las p rim eras incursiones de
los pueblos b árb aro s del n orte en el decadente im p erio ro m an o . También la
China del n orte estaba d om in ad a en su tienlpo por invasores b árb aros, m ien­
tras en el su r resistían una serie de débiles dinastías ch in as. T ao Yuanm ing si­
guió de ce rc a los aco n tecim ien to s políticos de su ép oca y vivió profundam ente
p reocu pad o p o r el d estin o tie su país. I*or necesidad acep tó cargo s oficiales,
hasta que decidió retirarse a la vida del cam po. Desde ese m o m en to hasta su
mucrte'Vivíó retirad o, trabajando co m o cam p esin o m odesto. R echazó un pues­
to en la co rte y se d ed icó a cultivar sus cam p o s, co n ten to en su pobreza, a es­
crib ir p oem as, y a to c a r la cítara y disfrutar del vino.
C o m o p oeta, u só fb rm as sen cillas, c e rca n a s al habla co tid ian a, y escrib ió
so b re la vida d iaria. E sto hizo que su o b ra fuera p o co co n sid erad a p or algu­
nos, aunque a ca b ó p o r se r u n iv ersalm en te re c o n o cid a y a p reciad a, y se le
co n sid e ra u no de los m ás finos p oetas an te rio re s a la é p o c a la n g . Su poesía
au to b io g ráfica p o r sus tem as, individualista p o r sus ideales e ind ependiente
p o r su libertad d e o p in ió n influyó en gran d es p oetas p o ste rio re s co m o Tu
Fu, W ang Wei y H an Yu, y su huella p erd u ra h asta la actualidad , sien d o c o n ­
siderado u no de los g ra n d e s clásico s.
Fl tra d u cto r, C iiiilllenno D añ in o , es p ro fe s o r de L ite ra tu ra C h in a en la
Pontificia U niversidad Católica del P eni, y desde 1979 p ro feso r de lingüística
y de literatura en universidades de N ankin y Pekín. De su n um erosa obra, poe­
sía H ip erión lia publicado an terio rm en te S o b re u n s a u c e la la r d e , de Zhang
Kejiu, l a motila ila v a cía , de W ang Wei, La p a g o d a blanca. Cien p o e m a s d e la
d in a stía Tang, y p ro n to a p a recerá B o sq u e d e p in ce les , p oem as de Tu Fu.

ISH
N(M
-75I787W
)

V
790

Ediciones Hiperión
TAO Y U A N M I N G
El maestro de
los cinco sauces
ANTOLOGÍA

Selección, traducción y notas de


G u il l e r m o D a ñ in o

EDICIÓN BILINGÜE

Hiperión
poesía Hiperión, 533
TAO Y U A N M IN G
EL MAESTRO DE
LOS CINCO SA U C E S
poesía Hiperión
Colección dirigida por Jesús Munárriz
Diseño gráfico: Equipo 109

Prim era edición: Pontificia Universidad Católica del Perú, 2005.


Primera edición española: 2006
© Copyright de la traducción: Guillermo Dañino, 2006
Derechos de edición reservados: EDICIONES HIPERIÓN S. L.
Calle de Salustiano Olózaga, 14 · 28001 Madrid · Tfnos.: 91 577 60 15/ 16
http://www.hiperion.com · e-mail: info@hiperion.com
ISBN: 84-7517-879-0 · Depósito legal: M-30394-2006
Artes Gráficas Géminis, C. B. · San Sebastián de los Reyes · Madrid

Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra


sin permiso previo por escrito de la Editorial.

IMPRESO EN ESPAÑA · UNIÓN EUROPEA


Dedico esta obra a

C hen B aocheng

Z h a o H o n g y in

Chang C hongguang

JlA JlNMING

S h i X ia o g u a n g

Z hao Jiu h e

L i u G u a n g b in

W ang B jn g lia n

Hu W e ilin g

y con ellos
a todo el pueblo chino
C uando quiso ser fun cionario, no dudaba en solicitar un
puesto. C uando renunciaba, no pretendía ser adm irable. C on
ham bre, m endigaba alim ento. E n la abundancia, invitaba a
pollo y mijo a sus hu éspedes. Todo el m un do lo estimaba
m ucho pu es siem pre fue sincero consigo mismo.

Su D oncpo

N o m e inclinaré ante nadie p o r cinco celem ines de arroz.

T ao Y uanming
TAO YUANMING,
ENTRE MANDARIN Y ERMITAÑO

3 6 5 - 4 2 7 SU VIDA Y SU T IE M P O

Dinastías imperiales

Dinastía Qin 2 2 1 -2 0 7 a.C.


Dinastía Han 2 0 2 a.C.-2 20 d.C.
Periodo de los Tres Reinos 2 2 0 -2 6 3
Dinastía Jin occidental 2 6 5 -3 1 7
(capital Luoyang)
Dinastía Jin oriental 3 1 7 -4 2 0
(capital Jiankang)

Al nacer Tao Yuanming, la dinastía de los Jin, que logró reu-


nificar China, había abandonado en el año 3 1 6 a los invaso­
res la mitad norte del país con su capital Luoyang, e instaló en
Jiankang, la actual Nankín, la capital de la dinastía Jin orien­
tal (Xi Jin: 3 1 7 a 4 2 0 ).
Nos encontramos en el periodo de las Seis Dinastías, cuan­
do el norte de China estaba en manos de invasores, con dieci­
séis dinastías de los llamados Cinco Bárbaros, y el sur, en
donde vivió Tao Yuanming, fue gobernado por una serie de
cortas y débiles dinastías chinas.

II
Las Seis Dinastías (Liu Chao), entre los años 2 2 2 a 5 8 9 ,
fueron Wu, Jin oriental, Song, Qi, Liang y Chen; todas tuvie­
ron su capital en el sur, en Jiankang, la actual Nankín o
Nanjing (Capital del Sur), en la provincia de Jiangsu.
La vida política en este periodo fue muy agitada. El empe­
rador no era sino una marioneta en manos de las grandes
familias y de los generales, verdaderos señores de la guerra.
Conspiraciones de palacio, revueltas campesinas, guerras civi­
les y bandolerismo conmovían el imperio.
Tao Yuanming desempeñó varios puestos como secretario
del ejército y magistrado, pero aceptó estos cargos solamente
por necesidad. Durante su carrera oficial fue humillado varias
veces y decidió, desilusionado, renunciar y retirarse a la vida
campesina. Desde este momento hasta su muerte, a los sesen­
ta y tres años de edad, vivió en el retiro trabajando como cam ­
pesino pobre.
Por la temática de sus versos fue considerado siempre un
poeta pastoril o poeta ermitaño, porque sus poemas vibraban
al unísono con la vida sencilla del labriego y con el universo.
Sin embargo, siguió de cerca los acontecimientos políticos
de su época y vivió profundamente preocupado por el destino
de su país.

12
BIOGRAFÍA

36 5 Tao Yuanming, conocido también com o Yuanliang y


como Tao Qian, nació en Xunyang, distrito de Chaisang (hoy
Jiujiang), en la actual provincia de Jiangxi, a unas quince
leguas al sur de la montaña Lushan, lugar sagrado para los
taoístas. N ació en una familia de terratenientes empobrecidos.
Su abuelo y su padre fueron gobernadores provinciales, y su
madre era hija de un famoso intelectual llamado M eng Jia.
Desde niño, recibió una educación confuciana conforme a las
costumbres de las familias nobles de la época y, además, com ­
partió algunas ideas de la clase gobernante intelectual.
373 Muere Tao Yi, su padre; Tao Yuanming tenía sólo
ocho años. La familia conoce desde entonces la pobreza.
38 1 Se instala en la montaña Lushan el célebre sabio y filó­
sofo budista Hui Yuan, gran conocedor de los sutras budistas,
de los clásicos taoístas y confucianos, adepto ferviente del arte
de la contemplación.
385 Tao Yuanming aspiró desde su juventud a la fama,
pero cuando tenía unos veinte años una dura sequía y ham­
bruna asolaron Jiangxi. Las crueles realidades de cada día y
los desengaños terminaron con sus ambiciones juveniles.
Cuando tenía veintinueve años, a causa de las necesidades
de su familia, y contra sus gustos, Tao Yuanming dejó

13
Chaisang para ocupar un puesto oficial. Sirvió como funcio­
nario menor, encargado de la educación, en Jiangzhou.
394 Muere su esposa al dar a luz a su hijo Yan.
3 95 Viaja a la capital con su hijo y su segunda mujer, de
apellido Di, con quien se casó poco antes.
396 Nace su segundo hijo, Si.
En Jiankang nacen dos hijos más en este año, Bin y Yi.
400 Tao Yuanming, de treinta y seis años de edad, viaja a
Jiangling, en el reino de Chu, para ocupar el puesto de conse­
jero de Huan X u an , gobernador general de las ocho provin­
cias.
401 Muere su madre. Renuncia a su puesto de consejero y
regresa a Chaisang para guardar los tres años de duelo.
Huan Xuan inquieta por el poder que sigue acumulando.
La corte imperial le envía una expedición militar, y Huan
Xuan la aniquila, se dirige a la capital y toma el poder.
402 En Chaisang nace su quinto y último hijo, Tong.
Huan Xuan se proclama emperador de la dinastía Chu. Dos
meses más tarde, Liu Yu, gobernador de Xuzhou, emprende
una nueva expedición para derrocarlo, retoma Jiankang, la
capital, y poco después Huan Xuan muere asesinado.
Tao Yuanming, de cuarenta años, sale del periodo de duelo
de su madre y retoma sus funciones oficiales como consejero
de Liu Yu, cuyo cuartel general está al este de la capital. Tao
Yuanming no permanece sino pocos días cerca de Liu Yu. Es
nombrado consejero de Liu Jingxuan, gobernador de la pro­
vincia de Jiangzhou. M enos de un año después Liu Jingxuan
renuncia y Tao regresa a Chaisang.
Por la recomendación de uno de sus tíos, Tao Kui, obtiene
el puesto de subprefecto de Pengze, a unos cincuenta kilóme­
tros al este de su casa, donde sólo permanece ochenta días.

14
Siendo magistrado en Pengze, actual provincia de Jiangxi,
utilizó todo el terreno público que se le había adjudicado para
cultivar granos con el fin de elaborar licor, y sólo cuando su
mujer insistió, aceptó dedicar una parte al cultivo del arroz.
Al final del año, un funcionario superior envió a un asis­
tente a la provincia y un subordinado de Tao Yuanming le
pidió que vistiera el traje de ceremonia para recibir a este
hombre. “No me inclinaré ante nadie por cinco celemines de
arroz” , le dijo. Renuncia, decidido a poner fin a su carrera ofi­
cial. Se retira a Chaisang a la edad de cuarenta y dos años. En
esta ocasión escribe el poema, en el estilo fu, De regreso, p or
fin (poema 2).
En este mismo año muere su hermana, la señora Cheng, a
quien le dedica una ofrenda ritual (poemas 35 a 40).
Deja Chaisang y, con su familia, se dirige a Shangching, al
sureste de la montaña Lushan. Aquí se dedica por entero al
jardín y al campo, fiel a sus deseos de siempre.
Un incendio destruye por completo su casa. Durante dos
años y medio, su familia se refugia en una barca.
410 Se traslada a Nanzhuang, la ciudad del sur, a veinte
leguas al norte de Lushan. Continúa cultivando sus campos de
Shangjing, contento en su pobreza, libre en su estilo, cultivan­
do, bebiendo vino y escribiendo poemas.
418 Liu Yu es nombrado primer ministro y duque de Song.
Pretextando enfermedad, Tao Yuanming rechaza un puesto en
la corte. Liu Yi obligó al emperador de los Jin a abdicar y
luego lo hace asesinar. Tao Yuanming toma entonces el nom ­
bre de Tao Qian esto es “el que se esconde” .
427 El undécimo mes, a la edad de sesenta y tres años, se
termina su residencia en la tierra y es sepultado en una colina
al suroeste de Lushan.

15
Yan Yanzhi, un famoso contemporáneo suyo, escribió las
primeras notas sobre su vida. En el año 4 8 8 Shen Yue escribió
una biografía de Tao Yuanming en su Historia de Song, Song
Shu, y X ia o Tong del periodo Liang, escribió otra en el año
5 2 7 . Estos relatos y la propia obra de Tao Yuanming consti­
tuyen toda la información que tenemos sobre su vida.

A N EC D O TA R IO

Tao Yuanming era muy amplio y honesto, y soportaba mal


las convenciones y las elaboradas ceremonias de esos tiempos.
Apenas le pidieron reverenciar a un subalterno que venía
en nombre de otro, renunció de inmediato y escribió un largo
poema De regreso, por fin para expresar su deseo de vivir reti­
rado. Esta anécdota muy conocida muestra el ansia de liber­
tad de nuestro poeta.
M ucho más tarde, cuando vivía en la tranquilidad del
campo y lo visitaban sus amigos, los agasajaba con vino, pero
apenas sentía que había bebido mucho, les decía con total fran­
queza: “M e voy a dormir. Sería mejor que os marcharais” .
Muchas otras anécdotas ilustran este aspecto de su carácter.
Vivió en extrema pobreza desde que dejó su puesto de fun­
cionario. Aunque recibió ayuda ocasional de sus amigos, en
algunas circunstancias tuvo que mendigar por comida. Tenía
cinco hijos y varios sobrinos para ayudar tras la muerte de su
primo y de su hermana. Cuando tuvo cuarenta años, algunos
familiares fallecieron y, a causa del fuego, perdió muchas de
sus propiedades.
Cierto día recibe una carta de Hui Yuan, el maestro
budista del templo Donglin, Selva del Este, quien lo invita a

16
visitarlo. Tao le responde que está enamorado del vino y que,
por lo tanto, sólo iría si él se lo ofrece. Huiyuan ha estableci­
do en el templo Donglin una disciplina rigurosa que excluye
el vino, la carne, las especias e incluso la miel. Sin embargo, el
día de la visita de Tao Yuanming, sí hay vino.
En una visita posterior al templo Donglin, en compañía de
Huiyuan y de un amigo taoísta, absortos en la conversación,
cruzan la Quebrada del Tigre y, de pronto, se oye un rugido,
con lo cual los tres se echan a reír. Este hecho es un tema clá­
sico de la pintura en siglos posteriores.
Tao Yuanming no olvidaba nunca su instrumento musical
en sus viajes. Un día, tras una caminata agotadora, se sentó
junto a un estanque a la sombra del follaje que le ofrecía som­
bra perfumada y fresca. El canto de los pájaros, alternando
con el rumor de las ondas, componía una sinfonía leve y mis­
teriosa. El poeta tomó su cítara y tocó hasta la llegada de la
aurora. Toda la fauna y la flora se juntaron para escucharlo.
Las nubes se detenían en el cielo transparente. La luna son­
reía maravillada. Los cazadores quedaron suspensos sin tensar
sus arcos. Una fuente brotó con las primeras notas y siguió
discurriendo durante todo el concierto. El desorden de las
cosas desapareció en la armonía del mundo. Finalmente, Tao
Yuanming se durmió, dejando caer a su lado la cítara sin cuerdas.

17
SU O B R A

I C A R A C TER ÍSTIC A S F O R M A L E S

M é t r ic a

El metro poético en la poesía china se constituye a partir del


sino grama.
Definimos con la palabra sinograma a la unidad de escri­
tura de la lengua china que algunos llaman, con limitaciones
a nuestro parecer, pictograma, ideograma o, peor aún, jeroglífi­
co o fonograma. Los sinogramas (sino: propio de China;
grama: escritura) son a veces pictogramas (o imágenes arbi­
trarias y aproximadas de la realidad visual), son a veces ideo­
gramas (o composición basada en una relación de contenido),
a veces son fonogramas (figuras con función fonética arbitra­
ria), o a veces combinación de dos o tres de estos aspectos, o
de alguno nuevo, o de ninguno. De tal manera es variada y
libre la composición en cada caso que los signos de la escritu­
ra no pueden ser designados, por su complejidad radical, sino
con una palabra propia, sinogramas, o una genérica, signos
escritos o caracteres.
El sinograma , o unidad escrita, es el elemento constitutivo
de la frase y de su medida, es decir, de la métrica poética. Los
versos chinos de Tao Yuanming son de cuatro o cinco sino-
gramas por línea.
El metro más empleado por Tao Yuanming es el cuadrisí­
labo, heredado del Shijing, y el pentasílabo. Este último se
remonta al siglo primero antes de nuestra era, pero no florece
sino a fines de la dinastía Han, en el siglo II.

18
C a l ig r a fía

Las funciones estéticas y significativas de la escritura caligrá­


fica china quedan, como los valores prosódicos de la lengua
de entonces, en el texto original y no pasan, no pueden pasar,
a la traducción. Los sinogramas de formas bellas y portadoras
de sentido, por sus trazos o componentes, sólo pueden ser
apreciados en el original.
Tal es el caso de muchos radicales escritos, como parte de
algún carácter compuesto, que transmiten un sentido aunque
mínimo por su imagen, la cual apoya el sentido final del tér­
mino y, por ende, del texto. Esto sucede, por ejemplo, con los
radicales: montaña, shan ; persona, ren\ líquido, san dian shui;
sol, rij etc.
Además de los valores significativos y estéticos de los
caracteres escritos, considerados en su figura total o en la de
sus componentes, según el caso, han de tenerse en cuenta las
funciones del estilo caligráfico considerado en sí mismo. La
caligrafía puede sugerir valores más o menos complementa­
rios al tono del poema, tales como soltura, elegancia, energía,
solidez, equilibrio, agilidad, armonía, variedad, etc. Desde
este punto de vista, los méritos corresponden al calígrafo
artista.

ESTRO FA S

1- Sh ¡, poema regular

Casi toda la obra poética de Tao Yuanming está escrita según


las normas del SHI clásico, unos 130 poemas que parece que

19
fueron escritos en sus últimos años, cuando vivía en una caba­
ña con su esposa y sus cinco hijos.
El término chino SHI puede entenderse como poesía en
general y com o poesía clásica en particular. Es en este último
sentido com o se aplica a la obra de Tao Yuanming. El SHI clá­
sico tiene su origen en El libro de las canciones, Shijing, obra
primigenia de la poética china, de los siglos X I a V a.C.
Los poemas regulares SHI son monorrimos y la rima afec­
ta a los versos pares; algunas veces también el primer verso
rima igual. Si se produce un cambio de rima, hay cambio de
estrofa al mismo tiempo.
El término SHI no se utiliza jamás para el fu (prosa poéti­
ca), ni para el cí (originado en las canciones del Asia Central
a fines de la dinastía Tang), ni para el qu (aria de ópera que
floreció durante la dinastía Yuan).

2- Fu

El FU, prosa poética, prosa rítmica, recitado, descripción poé­


tica, prosa rimada o rapsodia, es un tipo de texto literario ori­
ginado en L os cantos de Chu. Entre prosa y poesía, está com ­
puesto casi siempre de un prólogo en prosa y de un poema
rimado y rítmico, de versos paralelos y balanceados de longi­
tud variable.
Aunque sus orígenes se remontan a los inicios del siglo III
a. C., el FU se considera un género típico de la dinastía Han.
Tao Yuanming compuso sólo tres FU:

De regreso, por fin (poema 2)


Me conmueven los letrados infortunados
Oda contra las pasiones (poema 43)

20
3 - El H e

El HE constituye una tradición poética que consiste en res­


ponder a un poema de alguien con otro poema de la misma
métrica, de la misma longitud y de rima igual. Incluso, a veces,
conservando las mismas palabras rimadas y en la misma
secuencia en la que aparecen.

Ejemplos:

1- “Como respuesta al controlador G u o ” (poema 9).


2- “En respuesta, a Liu de Chaisang” (poema 69).
3- “Escrito en respuesta al secretario Dai, el primer día del
quinto mes” (poema 71).

T o n a l id a d

Los tonos, característicos de la fonología de la lengua china,


no han sido utilizados en la poesía de Tao Yuanming como
elemento combinatorio para el ritmo de las frases. Este meca­
nismo nace mucho más tarde y se utiliza de manera regular y
definitiva en la poesía de la dinastía Tang.

P R O N U N C IA C IÓ N DE LA LENGUA CHINA

Es imposible, por el momento, reconocer y apreciar en sus


fonemas poéticos propios las características de la lengua china
hablada en el siglo cuarto.

21
Transcribimos, en esta edición, la pronunciación de la len­
gua china general y moderna, llamada putongbua , para uso de
quienes se interesen en ella.
El sistema de transcripción de los fonemas del chino
moderno al alfabeto latino, sistema llamado pin yin o com bi­
nación de sonidos, utiliza las letras del alfabeto según reglas
definidas. Las principales diferencias con la pronunciación del
español son las siguientes:

E : vocal predorsal, medio abierta y no bilabiovelar.

B : oclusiva sorda no aspirada; (‘p’ no explosiva).

P : oclusiva sorda aspirada; (‘p’ explosiva).

Z : africada sorda no aspirada; (‘ts’ no explosiva).

C : africada sorda aspirada; (‘ts’ explosiva).

D : oclusiva sorda no aspirada; (‘t ’ no explosiva).

T : oclusiva sorda aspirada; (‘t’ explosiva).

G : oclusiva sorda no aspirada; (‘k ’ no explosiva).

K : oclusiva sorda aspirada; (‘k’ explosiva).

J : africada sorda no aspirada; (‘c h ’ no explosiva).

Q : africada sorda aspirada; (‘ch’ explosiva).

Z H : africada sorda no aspirada; (‘dg’ en inglés).

22
CH : africada sorda aspirada; (‘che’ en español).

H : fricativa sorda no aspirada; (como en inglés).

X : fricativa sorda no aspirada; (más retrasada que la


sh en inglés).

SH : fricativa sorda no aspirada; (como en inglés).

R : fricativa sorda no aspirada; (‘j ’ en francés).

Ü : es una ü, como en francés, después de J, Q , X , Y, y


cuando va con diéresis. En todos los otros casos se
pronuncia como la u.

Y : antes de i, u, no se pronuncia.

NG : al final de sílaba indica que la ‘n’ es nasal. La ‘g’


es aquí muda.

En la lengua china no existen los fonemas B, D, G (ni ante a,


o, u, ni ante ue, ui), LL, N, R, R R , X , Z, del español.

II CARA C TERÍSTIC A S D EL C O N T E N ID O

Muchos de los poetas que gozaron de popularidad durante la


dinastía Jin, como Lu Ji y Pan Yue, pusieron el acento en la
forma, a expensas del contenido. Este era el camino para
ganar fama en esos tiempos, pues el estilo florido y retórico
estaba de moda.

23
Tao Yuanming fue el único que usó una forma sencilla, la
forma en que se habla cotidianamente, para escribir sobre la
vida diaria. Probablemente por este estilo popular y los temas
personales u hogareños que tocaba, debieron pasar centurias
para que su obra fuera apreciada, y hasta el presente es consi­
derado uno de los más finos poetas antecesores de los Tang.
Por medio de sus descripciones nos ofrece un verdadero
cuadro de las duras condiciones en que vivían los campesinos,
que a menudo debían pasar frío y hambre para satisfacer la
voracidad de los terratenientes. Escribió también acerca de
letrados más modestos, esbozando la vida de otros hombres
tan pobres como él mismo.
Algunos poemas tratan del gozo de la vida familiar y la
tranquilidad de la vida campesina; otros hablan de la ham ­
bruna, la dureza del clima, la sequía y penurias semejantes. El
lado taoísta de su naturaleza lo hacía feliz sin duda en esta
especie de reclusión en el campo, pero su dedicación al ideal
confuciano lo hacía suspirar por tiempos menos agitados
cuando prevalecía la virtud y los letrados podían en concien­
cia tomar parte en los asuntos de estado.
Hay cierta ambigüedad o hasta contradicción en su poesía.
Corresponde a su conflicto personal la doble atracción pol­
la actividad política y la vida campesina. Exclamaciones ante
la bella naturaleza, la libertad y paz de la vida rústica, se alter­
nan con lamentos por la soledad, las frustraciones en su acti­
vidad de funcionario y el miedo, en especial por la muerte.
Encontró solaz en su familia y la amistad, en su laúd, sus
libros y sobre todo en el vino, del que la mitad de sus poemas
hablan con afecto. Intentó sin éxito escalar la gloria en el
mundo gobernante de su reino.
Algunos de sus poemas pueden ser considerados filosóficos,

24
como los intitulados Cuerpo, sombra y alma (poemas 101 a 103).
Tao Yuanming es un poeta autobiográfico por sus temas,
individualista por los ideales que expresa, sin dependencia
ideológica por su libertad en tomar las ideas que le convienen.
Su obra, sus ideales, sus conflictos y su estilo de vida influ­
yen principalmente y de manera definitiva en la poesía de Tu
Fu (7 1 2 -7 7 0 ), Wang Wei (701-761 ) y Han Yu (7 6 8 -8 2 4 ) de la
dinastía Tang; en Su Dongpo (1 0 3 7 -1 1 0 1 ) y Wang Anshi
(1 0 2 1 -1 0 8 6 ) de la dinastía Song.

T e m á t ic a

Los poemas de esta antología están agrupados por sus temas:

Vida cam pesina (poema 1 a 32). Biografía del maestro de


los cinco sauces, regreso al campo, ambiente campesino,
apoyo a la agricultura, las aves, las estaciones, incendio, tran­
quilidad, ideal.
Familia (33 a 57). Carta a los hijos, reproche, ofrenda por
la hermana, añoranzas, oda contra las pasiones.
Amistad (58 a 73). Respuestas, brindis, despedidas, reuniones,
vecinos, agradecimiento, banquete de despedida.
Vino (74 a 95). Veinte poemas y “Basta de vino.”
Su muerte (96 a 100). “Canto fúnebre por mí m ismo” , a
imitación de los cantos de difuntos.
R eflexiones (101 a 150). Diálogo filosófico, elogio de letra­
dos, meditaciones, la vida, el sufrimiento, lecturas, y pensa­
mientos sobre la naturaleza.

2-5
A G R A D E C IM IE N T O S

A la Congregación de Hermanos de La Salle de la provincia


del Perú, en la persona del Hno. Felipe Ampuero, Provincial,
por su apoyo en la realización de este trabajo.
A la Oficina Nacional para la Enseñanza del Chino com o
Lengua extranjera, Han Ban, en la persona de su directora, la
Sra. Yan Meihua, por su invitación para residir en Beijing para
concluir esta obra.
Al Sr. Wang Shishen, Agregado Cultural de la Embajada
China en el Perú, por su infatigable cooperación y amistad.
A Wang Jianhua, Sun Jiameng y Jiang Wei por sus suge­
rencias relacionadas con la lengua y la cultura de China.

26
VIDA C A M PESIN A
-1-
£
w ü
#
1 iÙ xidn
Æ 4
sheng zh u d n

& 4 ^ fr A -fc ’
X:
iÔ n sh en g bu z h i hé x Ü rén yé

'7 F # ^ Ä ^ ’ %
Ά
y i bÙ x id n g q i x în g zi 7: h d i b iâ n

pjs
-Ê 0
Ÿ Æ # W > 8 M W \ , /»»y
y Ö u w Q 1 ίQ shù yin y Í wéi hd 0 y â n

M # Ÿ ’ ^ Ä t f'j °
x i <j n j in g s h d 0 y d n b Cl m ù róng 1 i

» î| ♦ ’ 'P if M’
h d 0 d Cl s h ù b Ù q iÚ shên j ië m ë i

y ó u
H;
h u i y f
&

bidn
ft fk xin
ñ
rdn
-cr
w à n g s h f
^ °

ti
xing s h I
». ♦ M.t
jiu j i <3 pin
T b Ù
t
n é n g c h d n g
f
# ? % ïv ib ’ A
dé q î n j i ù z h i q ( r Ú ci huô

Jl M
z h î j iù
ffi Ä t
é r z h q o z h ï
° il îk
ζή o y în
H
z h é

Î M Æ Ä # ° ffî* 1$ Fn
q i z i i bf z il ί j î zu I ér

tuf
R ? I * t t# è %°
c é n g bu lîn qfng q ù I iÚ

*
huùn
#f
dû x ¡q o
j» rd n b ú
Í Ä
bi f ê n g
B
ri

Í1 $ j.'P 31 »
d u d n hé c h u q n jié d â n p id o Iΰ kôn

28
BIOG RA FÍA DEL M A E S T R O - 1
-

DE LOS C IN C O SAUCES'

No se sabe de dónde viene el maestro, tampoco se


conocen ni su nombre ni su apellido. Junto a su casa
hay cinco sauces, por lo que se lo nombra de este
modo.

Sereno, tranquilo, reservado, no anhela ni honores


ni riquezas. Ama la lectura sin pretender entenderlo
todo, y cada vez que logra comprender un matiz es
tal su gozo que se olvida de comer.

Por su natural, aprecia mucho el vino, pero siendo


su familia muy pobre no lo puede conseguir con fre­
cuencia. Parientes y amigos, conociéndolo, preparan
vino y lo invitan. El va siempre dispuesto a beber
hasta embriagarse y, una vez ebrio, no le importa
irse o quedarse.

Sus cuatro muros destartalados no lo protegen ni


del viento ni del sol. Ropa corta y remendada, su
canasta de arroz y su cucharón con frecuencia vacíos,

29
y à n
*p Ά
r Ú y é
° t
c h ά n g
ί
z h ù

/0
M
y ú
’ M
P Ö s h Í
£
i Í
rk
l' if
:i h i
0
/'Cu'

k
s h ï
* y
y Í
ith
c Í
ê
z I' z h ô n g

t 0 • ■ »
z n yuê q ¡ ά r1 1Óu

B
y ά n
: *
b Ù
J &
q î
&
q Í y ú

? 'A '& M - %
b ù i Í j ( y ú f ù

sj i
Î t
qi
t ‘
y <5 n
-& t
z ï ruô
À
r én z h ! c h Óu
f
h Cl
?

ä n > u m % m
h a n s h q n g f a s h î y i 1 è

M
/w\ * ft - t R Ä « %
w ύ h u d i S h î z h ί min y ú g ë t i q n

ft - i r
?
ä
s h Í z h Í m ί n y ú

30
pero no pierde la calma. Con frecuencia disfruta
escribiendo poemas por divertirse y así expresa sus
ideales. Despreocupado de éxitos o fracasos, pasará
así su vida hasta el final.

Elogio:

La mujer de Qian Lou2 decía de su marido: “No


se afligía por la pobreza o la humildad; no se preo­
cupaba por la gloria o la riqueza” . ¿No podrían
aplicarse estas palabras a nuestro hombre? Bebiendo
vino y escribiendo versos disfrutaba los ideales de su
vida. ¿No es un súbdito de Wuhuai? ¿No es un súb­
dito de Getian?3

1. Este texto, escrito como prosa poética, fue siempre considerado


como un autorretrato de Tao Yuanming. En él presenta su ideal de
vida, de felicidad humana. Aunque el estilo pueda considerarse gra­
cioso, pues imita con distancia y humor las biografías serias de los
anales imperiales, incluso en la forma de terminar con un “elogio”,
las ideas que contiene coinciden con lo que él pretendió vivir al huir
de la vida cortesana refugiándose en el ambiente sencillo del campo.
2. Qian Lou, sabio del siglo V a. C. en el país de Lu.
3. Wuhuai y Getian, príncipes míticos.

31
-2 -
é '^ ^
g u î q Ù i á ¡ x Í c ί

A
% - # ’ # t t * Æ W
y ú j ¡ â p ί n g è n g z h Í b Ù z Ú y Í

Él
z i
t k
i Í
° ^7
yôu
·%
z: h i
â S
y ( n g s¡ h î
’ 4#
pi n g w U

Μ
chu
%
s Ù
’ 4 4
s hê n g s u Ö
t
z Í
’ *
wê î
λ
j i d n

£
q Í
# T
s h ù
° m
q F n
ik
g ù duô qudn
ÿ js
y ú
4
wé i

f
z h a ni g
£
i i
’ M
t u Ô
p t
r <5 n yôu
'Â" 'It ’$■h u <3 i q i Ú z h î

mí tú huí yôu s i f q n g z h î s h î

I# it
z h ü h ó u
W Λ f
y Γ huf <3 i
4
wé ¡
il > «
dé j i Q

U A Æ
shú y í y ú p i n k û s u í j í d n y ó n g

J | ° /J n g o -fÄ &
wê ¡ x ¡ <3 o y i y ú s h í f ê ng b ô

4η- . i/,
* « ; * tí I
wê ¡ i î n g i ¡ n d d n y u <3n y ί péng z é

èI I I 5 ;

aV
j i â bai I r g ô n g t i ô n z h î
Í
'
J’
If


zú y Í Wé i
I ’ ¡I f I ί ·
j i Ú g Ù b i c l n q i ú z (i 1

A
i í shijo ri
0 ’ j#
u â n
^ - t gIfu i H
r ά n yôu y ú

t
zhi
'It » ft
q í n g hé
S'J ? W
zé z hi
'14 È
x i n g z Í

32
DE R E G R E S O , POR FIN. - 2 -

Oda

Mi familia era muy pobre, labranzas y siembras no


bastaban para nuestro sustento. Con tantos niños,
los granos en la despensa escaseaban y yo no encon­
traba medios para procurar lo necesario.

Muchos parientes y amigos me aconsejaron enton­


ces hacerme funcionario. Finalmente me convencie­
ron y no sólo acepté sino que me ilusioné con esta
idea aunque no sabía cómo ponerla en práctica.

El desorden reinaba en los cuatro rincones del


mundo y los señores otorgaban beneficios y favores.
Uno de mis tíos, al considerar mi pobreza, me
encontró un puesto en un distrito pequeño. En un
tiempo en que vientos y olas estremecen todo, temí
dirigirme a un lugar tan lejano, pues Penze quedaba
a unas cien leguas de mi hogar. Pero la cosecha de
este campo bastaba para proporcionarme vino, y
por esto acepté.

Pocos días después, sentí necesidad de regresar.


¿Qué había sucedido?

33
m ’ # Μ i f # · i i
r ά η f ë i j i ö o l l ' s u ö dé j ï d ô n g

it ^ » Jt a £ s ° t t
s u î q i è wé ¡ iI i i Q o b ί n g c h d n g CÓ M

A t p $ ê
r é n s h Í j i ë k ô u f ù zi

JL
Æ ft M ft f t > ft. ¥
s h î c h <3 n g r <3 n k q n g k <3 i k u ί p ( n g

É . -t' ° W ,
t ft » ■£
s hê n g z h F z h i y Ó u wà n g

S i

jfc t « 0
1 i é n s h q n g x i ô o s h i X Ú n

ft • f  B ’ I t
s Q n g y ú w ü c h q n g q ί n g

É & i *, ° # ^ ^ ’
z î m i <3 n q ù z h f zhông q i û z h i d ô n g

zd i g u q n b q s h í y ú rí y i n s h j

% ’ -Φ- H 0 " H è t
shùn x ï n m f n g p i q n y u ê gu[ g ù I d i

t " ° EL Ä + — -fe °
xi y Í si s u i s h f yi yuê yê

* * *

34
iVíi carácter es muy espontáneo y no sé aceptar limi­
taciones. Por grandes que sean el hambre y el frío, ir
contra mí mismo me enferma. Siempre que me
ocupé de asuntos humanos, con mi boca y mi vien­
tre he servido. Decepcionado, sentía vergüenza ante
los ideales de mi vida. Decidí esperar una cosecha,
empaquetar mi ropa y escapar de noche.

De pronto falleció en Wuchang mi hermana


menor, la señora Cheng. Mi sentimiento me trasladó
de golpe y renuncié a mi cargo. Desde medio otoño
hasta el invierno, unos ochenta días, me ocupé de
este asunto.

Gracias a estos hechos, le di gusto a mi corazón y


escribí unos versos que llevan por título "Por fin
estoy de regreso", el décimo primer mes del año "yi si"

35
i f 5
i
9 u i q ù

E0
t ! άn y u ' Ú h ú b Ù 9 u ί

11 ë
z r
J| ft
ί
t
j I w é ¡ X n 9 y ί

x î
tt
c h Óu
ft ¡f m d ù
&
l'il"
b ë i
!

i f
w ù
£
y ί
t
b Ú j
Ä i d n
>

&
z h î
f t
1ä ¡ k
“ I
ë j :
Ά
h u Í
ï

s h Í mÍ
ft
w ê ¡ y
Ü
u ä n
?

j ué
4 "
j î n
n
z u ó f
Φ ë i
0

q ί n 9
A
y <5 n g
?

f ë ng p ¡ ä c
" k
c h u î
* y ï
0

f
q i ά n 1Ù
?

ί χ f
t
wê i
0

7 i
nä i
# iiï
z h à n h é «1 g y ü

ft Ä # °
z d i x f n z à i b ê n

« t 3®. ’
t Óng P ü hu Qn y ί n g

16 #
2 h 1
ft
z Í
ft
hÔu
ñ
mé n
»

36
¡Por fin estoy de regreso!

Campos y jardines cubiertos de hierbas, ¿por que no

[he vuelto antes?

Dejé que mi corazón fuera esclavo de mi cuerpo,

¡no he de lamentarme, ni encerrarme en mi pena!

Comprendo que no hay remedio para lo pasado,

más vale ocuparse del futuro;

sé que estuve perdido aunque no muy lejos;

hoy tengo juicio, ayer me equivoqué.

Avanza mi barca agitada por la brisa,

el viento acaricia mis vestidos.

Pregunto a los caminantes por el buen camino,

lamento que la luz del alba sea tan débil.

Apenas diviso mi pobre morada

gozoso me echo a correr.

Un joven criado me recibe,

mis hijos me esperan a la puerta.


s Q
_
n i
if
i n g j
fc
i Ù
%
111 u ô n g
?

O
f #
s ô n g j Ú y ô u c Ú n

x i é
ÿ)
y ô u
Λ
r Ù s
S ,
h 1

20 M
y ô u j i Ú y
â
( n g 2
#
ù n
O

31
y ï n
4
h ú s h Ô n g
w
y r z i
1 Θ&
z h u ó

Jt f t w fê I I
m i <3 n t 1 n <3 k é y Í y Í y <5n

ft
y ï
it
nd n
ÿ
c h u d n g y i
W f
j|
f t
âo

24 # ^ jj$ i l # $ °
s hë n róng xi zhîyi On

y uÓn r
0
i s hê
P K
y r
Â
c hé n
M
9 qÙ

mé n
n SIi s»ê s u h é
f
r c hdn g g u Q n

ik f Ú 1d 0
«r
y 1 ¡ Ú
/<iN
q Í

s
0*i i %
h
t éw £ d md
¡ âo s Ö h u r x ¡ g u n

rzX
y un wû
M- i i n yi
« Λ W chü x i ù

% ü M 4 °
nido j ud n f é i ér z h Í h ud n

y ί ng yi yi
U yi j i d ng r ù
Λ
32 S fü
I #
g 0s ô n g
I I
ér p d n
il
h u d n

38
Los tres senderos se ven abandonados,

pinos y crisantemos permanecen.

Entro llevando a mis niños,

la garrafa colmada de vino.

Tomo una copa, yo mismo me la sirvo;

contemplo los árboles del patio y se alegra mi rostro.

Apoyado a la ventana del sur me despido de miserias,

si puedo acomodar mi cuerpo, encuentro la paz.

Al jardín de cada día me dirijo con placer,

su puerta está casi siempre cerrada.

Bastón en mano, paseo y me detengo a descansar,

alzo la cabeza y contemplo la lejanía.

Nubes indiferentes surgen de la montaña,

las aves cansadas de volar conocen el regreso.

Disminuye la luz del sol, pronto a partir;

acariciando un pino solitario me detengo.


jjjS,
5
g u Í
è
q Ù i%
à■ i X Í

i# É £
/'ÍÍ' U
q ί n g X ï ¡â j 0 y r j u é y Ó u

# H t
w Ö
M ft it
S h î y ú é r x i <3 n g wé ί

« i £
Kf i ¡ à yPά n x Í yâ n q ¡ ú

y u ê
« ,
q î n
Ä
q Í z h ï
t #
q 1n g
t îâ
h u

* f t K i * °
lè q ί n shu y Γ x i ö o y ö u

n
 A % % U
Ó n g r é n g í o y ú y Í chùn
& A ’ j f

0. ^ ·

O
40
t H F
läng y ö u s h î y ύ X Í c c

*
Ä Φ ΐ
h u Ô mf ng j ί n c h ë

m A
-Hü V-o

O
Ä
u g Cl z u
N

h Ö
O

h Ô

a
j I' y 0 0 t i
% U 4<3 0 y ί x Ún h è

# i téf dig M j
M

n g
Í 0
y î q Í q Cl é r î q i Cl

40
¡Por fin estoy de regreso!,

rotas las amarras, que cese mi ^certidumbre.

El mundo y yo nos hemos distanciado,

36 ¿uncir de nuevo el carruaje? ¿Para qué?

Disfruto las palabras amables de mi familia,

el alegre laúd y los libros desvanecen mi tristeza.

Los campesinos me dicen que llega la primavera,

4u que se preparan cultivos en los campos del este.

A veces consigo carreta y capote,

a veces remo en barca solitaria.

Ora me interno en barranco apacible y sinuoso,

44 ora trepo por colinas escarpadas.

41
* A Ä « ft *
m ù x ί n x i n y r :« i ά n g r ô n g

0
A yñ M » S .
q uά r j u Ci n é r s h T I i u

Ü- ?
(3 % * i : l ¥
s hà n w <5 n w ù z h i d é s h Í

0
4® ^ t é i : i f #
g â n w ύ shêng z h î x ί n g x i ύ

>
k f
y Í y Í h Cl

S Ψ A & * H#
$
y ù x ( n g y u n é i f Ù j r s h (

§ J * f t i r t
h é b Ù w ë* i x ï n r è n <1 ù 1 i u

52 $ ü *
f
H Ú wé i H u

i l ?
i t * t Í Í
h u (5 n g X i y ù h é z h î

3t . *
% # P ü
f ù g u i f ê ¡ w U y u â 1Λ

O
t » «
d î x i Ôn g b Cl k ë q î

56 gL M i U % i è ’
h u (j i 1 i <3 ri g c h é n y f gü wQn g

0
 t é M f e
huô z h Í z hà ng ér yûn z r

% % * w # " t
dê n g dông g <3 0 y Í s h ü X î <j 1

Ê
0
y# r f . Ä
1 ί n q ï n g 1 ¡ û é: r f Ù S h ï

«, i»
I ίά o
% ft U % t.
c h é n g h u â y ï gui jin

ül

k

Λ
t l â n m ï n g f ù
A #. &
xf
Ä
y (
°

42
Florecen árboles frondosos,
el manantial fluye lentamente.
Me maravilla que todo llegue a madurar,
48 me emociona el final de mi vida.

¡He ahí todo!


¿Cuánto tiempo más mi cuerpo habitará este universo?
¿Por qué no acomodarme al corazón, aunque quede
[o se vaya?

52 ¿Por qué, pues,


vivir inquieto sin saber dónde ir?
No ambiciono ni riquezas ni honores,
al país de los inmortales no espero llegar.

56 Aspiro a bellas madrugadas para salir solo


y, plantado mi bastón, sacar hierbas, limpiar brotes
[y raíces.
Subo a la montaña del este y silbo con entusiasmo,
me acerco a la pura corriente y escribo un poema.

60 Con sencillez me conformo a los cambios hasta mi fin;


gozoso de los decretos del cielo, ¿por qué dudarlo?

43
Ί
-o-
If I ÖÄ í f
gui y u <3 n t ¡ ά n j i l wú shöu

s
4 - '
h â o w ú s
Ü
h î
$
s Ú
M
y Ct n
c

tt Φ Ä í l Lí c
K i n g b ë n a i q i Cl s h á n

ψ ,
*
W ù 1 u Ô c h é n w q n g z h ö n g

$ r î

0
i +
q Ù s <5 π s h 1

c
y í

m
n i ί o 1 i ân i i Ù 1 f n

'Â Ί/Tv\
ξ& 0 iJ53
c h f y Ú s Í
ik g ù y u ά n

« % Êά n W If
k ä i h u ά n g η y ë j Í

f Óu }¡fc B
s h z h u Ö 9 u ï y uά n t i ά n

44
R E G R E S O A V IV IR E N T R E JA R D IN ES -3 -
Y CAM POS
Cinco poemas

Desde joven no me sedujo la vanidad.

M i carácter me lleva a las montañas.

Por error, caí en las redes del mundo polvoriento,

4 tras mi p artida, hace trece años.

El pájaro enjaulado añora sus antiguos bosques,

el pez en el estanque sueña en su vieja quebrada.

Cultivo tierra baldía de la zona sur;

8 de regreso en jardines y campos descubro mi torpeza.

45
7 f + M k
Ô n g z h ά i s h Í y ú mü

f
c Q o w ü
Λ
b q
Λ
j i Ú j
wi â n

ft ft *
y ú 1 i u y ί n h Ôu y ά n

f
t d o i r 1^ 6
%
t ά n g q iä n

à
«
î d
t
¡ y u <3 n r é
Λ n c
H
u n

ft ft tt i 8
y ï y î X ù i r y â n

» PA w & t
g Ö u f è ¡ s h ê n x i d n g z h ô n g

p |

j ί m ί n g s â n g s h ù d
M
i à n
'

P
h ù
Â
t ( n g
M
w ύ c h é n
#
Z Q

à È # # W
x u S h ï y ô u y ύ x i (j n

i
λ
i Ú i
Z d i f <j n 1 Ó n g

ft i g .
ê $£ <

f ù
#
d é 1 ä n z î r
7»\\
q n

46
El terreno en donde vivo sólo tiene diez áreas,

mi cabaña pajiza no es muy grande.

Olmos y sauces dan sombra al alero,

durazneros y perales ante mi sala.

Entre sombras, a lo lejos, una aldea;

ligero se eleva el humo del caserío.

En la profunda callejuela ladra un perro,

canta un gallo trepado en la morera.

En el patio de mi casa ni polvo ni mancha,

en la sala vacía reina la quietud.

M ucho tiempo he vivido en una jaula,

hoy regreso otra vez a la naturaleza.


-4 -

¥ À
w à i h â n rén s h i

q i Ó n g x i â n g g u I Ú n y â n g

à
b (j ί r î
0 ft
yfl n
M
jîng
%
fêi

n m € & Ä
di u i
ί j i Ú j u é c h é n x i â n g

λ/S l£ r

s
B*
h
~
f Ù
m
x ù
m.
I ï
a r é n’
i t
$ ¥ % 'i i °
P i c à 0 g Ôn g i ά i w <3 n g

J L M # S
xi Qng j i 0 n w ú z ά y (3 n

iS . Ä ■ft '
d <3 n d à 0 s à n g m (3 c h <3 n g

Ä 0 e, -ft
s Ön g mé r Í y Í c h (j n g

Ä i 0 a
w 5 t û r î y Í g u a n g
n^ xD

t m S '
c h ά n g
JC

s h u c n g x i â n z h \
o>

n - |B| ¥ ^ 1
l i n g 1 u Ô t 6 n g c <3 0 m <3 n g

48
II -4 -

No llegan al campo los problemas del mundo;

en mi callejuela apartada no escucho látigos ni

[carruajes.

Cerrado permanece en el día mi portón de ramas;

4 frente al vino, se esfuma el polvo del mundo.

A veces me dirijo a la aldea en ruinas,

separo hierbas con los campesinos que encuentro.

Al vernos hablamos un poco

8 de las moreras que crecen y del cáñamo que brota.

Día a día cáñamos y moreras crecen;

mi campo día a día se amplía.

Temo la llegada de la escarcha y el granizo

12 que destruya todo como hierba mala.

49
-5- III

_g_
ê lil T
z h Ô n g d Ôu η ά n s hâ n x i à

j ? -±ir
¥ H IS #
c í o s hè n g d Ôu mido X i

K
M . Ï i f Ä ,
c hé η x ί n g 1 Γ h u0 n g h u 1

-++-
t ft t t . ■ if
d à i y uè h é chu g u i

d d o
â
X I Q c â o m ù c
*
h <3 n

% ïè t
x ï 1ù z hQ n w Ö y i

y ï
te
z hâ n
T
b ù
K
z ύ
'ItX î

1E
d â n
it
S h Í
«
y u â n
M
j\\\
W Ú wé ¡


Ill -5-

Planté leguminosas al pie de la montaña del sur,

abundan las hierbas, los brotes son raros.

De madrugada salgo a eliminar maleza,

4 regreso con la luna, mi azadón a la espalda.

Estrecho es el sendero, árboles y hierbas altos,

el rocío de la tarde humedece mi ropa.

Se mojaron mis vestidos, no hay de qué lamentarse,

8 lo que importa es no traicionar los ideales.

51
-6 - IV
\
λ i l L· » $ ’
i iύ q ù s hQ n zé y Ó u

j*
Ä * #■ I f ik °
1 <3 n g m <3 n g 1 ί n yë y ύ

tí, 1 ί M
s h ï x ¡ é z r z h Í bŸi

4 & * P % ^ °
P ï z hë n b ù h u â n g x ù

# Ji. ® ’
P d i h uá i q i Ú 1Ön g i iâ n

ft ft 0 À M °
y i y i x ï rén j ù

# 9p. t i t A ’
j ί n g za o y δ u y 1 c h ù

8
s â n g
\h Ä
d n x i ü
ft
z h ü
z h Ú

i t fô
wê n
$
c ä i x î n
^
z hë

J i è

¿h A W1 f °
c F ré n j i ë y â n r Ú

f $ , t ’
x Fn z hë x ià η o w Ö yán

12 f. #■ °
S
s ï m Ô w ú f ù y ú

# II ^ »
*
y ί s h ï y ί c hd o s h î

jth Ip ep % A »
c ί y ü z hê n b ù x Cl

Λ
rén
é -.
s h ê ri g
«t
s i
il
h ud n
il
h uà

16 &
zhông
•Êr
B
dâ n g
M
g u ί
£
k Ô n g
^
w ú
°

52
IV -6 -

Por mucho tiempo abandoné montañas y lagos,

gozo ahora de bosques, hierbas y selvas.

Acompañado por mis hijos y sobrinos,

4 separando matorrales, llegamos a la aldea en ruinas.

Yendo y viniendo entre las tumbas

apenas distinguimos las moradas de gente de antaño.

Restos de pozos y fogones,

8 moreras y bambúes secos, troncos podridos.

Pregunto a un leñador:

¿qué fue de esta gente?

El leñador me responde:

12 Todos han muerto. No queda nada.

En treinta años cambiaron la corte y el mercado,

no es en vano que se dice:

la vida es una ilusión,

16 al final se regresa al vacío.

53
NÖ.

« IS , ’
I t f h u ά n
c h â n g h ê n d U

è# Jig M É °
1 f z h é n q U
q Í q Ü

lli i# il. q
À
:
i q n

s h Q n j i â n q I n g q i é

if? m . # Æ »
w Ú
y Γ z h u ó w Ú Z
y ù

f f S ’
Â
X i π s h ü j i Ü
1 Ù wÖ

£ M ] °
S »

t . ^§i j ú
ί
o

j n
N

z h ï

0 Λ È
s h î z h Ö n g
t
Ù n
r ί r Ù

-Vf-

f t W #5 °
m z h ü
x ï n d â i m i n g
j ï n g

i l ’
I t * ¥
X i d u <5 n
h u â n i á ¡ k U

& f t S, t e °

y ί f ù z h î t i â n X ü

54
V -7-

Desalentado, regreso solo con mi bastón;

el camino escarpado cruza matorrales.

El torrente del monte es claro y poco profundo,

4 a q u í p u e d o la v a r m e los pies.

Filtro el nuevo vino maduro,

con un pollo invito a mis vecinos.

Se va el sol, oscurece la sala,

8 a falta de velas, prendemos zarzas y leña.

¡Vino el gozo! ¡Lástima que sea tan breve la noche,

y que la aurora nos llegue tan pronto!

55
# #. Μ %
s h Í zuô z h ë n j ü n côn

%
j Q n
ñ &
j ί n g q ù

é

u Ô I ( n g i i h f wά i

§ 1Í £ # #
ë i h u ά ¡ z (3 i q I n shû

# »
bè i hé x ί n Z Í dé

lu k Ön g
f
c hà n g yd n
jl P
r Ú
°

0# £ ♦
s h Í 1 <3 ¡ g Öu m f n g h u f

m f #s Ü *
w <3 n P ê ¡ q Í t Ön g q ú
B ll^

ft
t Óu
t m î n g z h uô 1
C


O

f
z d n
£ y u (j n
P
t i (3 n
S
shû
y ü

|!> Ä k it
mido g û z h Öu s h î
O
ε

« If Ψ>
!< ?
m i Ó η m i <3 ti g u i S ï yû

tÖ %Í it
w χ ί n g q bÙ y <3 0

12 «n g * f" JL
dê j î (3 n g q i (3 n 1 r yú

56
AL C O M E N Z A R M I SERVICIO C O M O
A SESO R DEL G EN ER A L DE LA BRIGADA
DE SEGURIDAD, PASO P O R Q U ’E'

En mi juventud, alejado del mundo,

me consagré al laúd y a los libros.

En mi pobre vestido, viví cómodo y contento,

pasando hambre a veces, siempre sereno.

Llegó el tiempo, por fatal encuentro,

y solté las riendas hacia el camino amplio.2

Arrojé mis libros,3 preparé mi equipaje,

me alejé por un tiempo de campos y jardines.

Lenta, muy lenta, pasa mi barca solitaria,

vuelve, vuelve siempre, mi terca nostalgia

Avanzo, prosigo, cada vez más lejos,

subo y desciendo más de mil leguas.


n
z î
#
j u à n
■ JII
c h u d n
t
t Ú
*
y î

/f c 'viï' ÜJ % M
x î η n iâ n s h ή n z é i ù

É.
t •zT ttr Ä Λψ
w à n g y ü n c d n g d o n i d o

is , ¿k ti /VC\
1 ί η s h il f k u f yôu y ύ

ί %? 4 «
z h é η x i â n g chu z â ¡ j ï n

il
s h u (
pH
w è î x fn g
»
j i
#1
j ù

(¡do
# JL
q ië P ίn g
*
hud q id n

&
z h Ö n g f d n
*
b à n
4
s hê n g
M

58
Fatigado por tantos ríos y caminos distintos,

mi corazón añora mis montañas y lagos.

Miro las nubes, confuso ante las aves de altura;

16 veo el agua, sorprendido por los peces extraños.

Se albergan en mi pecho sentimientos puros,

¿quién dice que soy esclavo de mi cuerpo?

Dejo que los diez mil seres sigan su curso,

20 acabaré por regresar a la cabaña del maestro Ban.4

1. Q u’e es la actual Danyang, provincia de Jiangsu.


2. El cam ino amplio es la carrera de funcionario, de los honores.
3. El poeta usa la palabra ce que señala las tiras de bambú o madera en
que se escribían los caracteres chinos en la antigüedad.
4. Ban Biao (3 a 54) fue un letrado que vivió com o ermitaño. Su hijo
Ban Gu (32 a 92) fue notable historiador.

59
-9- $>

IP
'e u ô
i
z h ü
f#

è r s h ö u

%
ä ¡
a
d i
f
t <3 n g
f
q 1 (3 n
#
1 ί n

Ψ
zhô ng X i (j
fr
z h ù
f
q ί n g
It
y ï Π

SI JS,
f ë n g
£J 0# $
k (3 i y i n s h ( 1 <
3i

0
h u f
M
b i Q 0
H
k â i
ft
wÖ #
j ï Π

ê
X î
%
i i â 0
3&
y ô u
P*1
x ió n y è

weh
Ô
M
q Γ
#
n Ó n g s h ü q Γ n

y u <3 n
&
s h ù
Î
y ö u
*
y ú

z i

i ¡ Ù
t
9 U
m
y ó u
tt
chu J ï n

60
C O M O RESPUESTA AL C O N T R O L A D O R G U O ' -9 -
Dos poemas

Un bosque exuberante frente a mi sala,

en verano su som bra guarda la frescura.

El viento feliz llega a refrescarnos,

4 en torb ellin o m e ab re la tú n ica.

D ejo mis tareas, al ocio me abandono,

disfruto de libros y laúd apenas me levanto.

Las legumbres de mi huerto se multiplican,

8 dispongo de cereales en mi despensa.

1. El término He, que aparece en el original en chino, indica que


este poema fue escrito para responder a otro poema recibido, del
mismo metro y la misma rima. El controlador Guo no ha sido iden­
tificado.

6i
fr £ W
'In g ft S ’
j Γ 1i Ón g yÖu j Í

ü Æ #
g u ô z ú f ê ¡

S 11 ö q
$k
ï n
°

* I t # i® »
: h ù n s h ú zuô mê i j i Ü

M M.
n pr 1 « °
j ¡ ύ s h (j wú z i z h ên

II Ä ft « ’
ru ó 2 Γ X Í wÖ c ê

* pp * Æ Ίε Γ °
x ué y ü wé ί c hé n g y ί n

jth % f t H >
C Í s h f z hè n f Ù i è

-nr
«P Λ ^ o
i i άo y Ôn g w0 n g huq zq n

i#
y <3 o
i t
yà o
1
wd n g
Éf
bά i
S »
y ÚΠ

f t -£■ n Bjç °
1 u (j i g ù y Í hé s h ë n

62
Hay límites para todo, por cierto,

no me interesa acum ular sin medida.

Con el sorgo de primavera preparo buen vino,

12 del vino maduro yo mismo me sirvo.

Mi tierno hijo juega a mi lado,

comienza a balbucear sus primeras palabras.

Disfruto de todo esto con intenso gozo

i6 y me olvido de la horquilla de funcionario.

Lejos, muy lejos, contem plo la nube blanca,

18 ¡profundo sentim iento de los tiempos antiguos!

63
-10- II

ξγ
* #
hé z é t Ón g s q n c h ü n

$ $ il
h uq huô 1 i 4 n g q i U i 1 é

Ü 'M #
1Ù η 1n g w LI yôu f é n

Ä Ä #
t i 0 n gâ 0 f é n g j ίn g c hè

It # tér
1 ( n g c é n s Ön g y i f ë n

if t f t «
Ό

z hâ n i i ê q Í i u é
>*

f # ü
f Ô n g j Ci k a i 1ίn y ά 0

* E jfc ?']
q fn g s Ôn g g uq n y <5 n 1 i è

it
c i
Â
z hê n
%
x iù
£
z î

z h uÓ wé i s h uQn g x id
T j i é

À
x id n s hi n g n i Ôn yôu rén

f
q 1ά n z <j
%k °
i ué

#■
ί ¡ ä n
fÙ ? * Λ >
S b Ú huÔ z h <3 n

yJi
ân M
y à n
t: & ^ °

64
Tres meses de verano húmedos y apacibles,

m ulticolor y fresco el nuevo otoño.

Se congela el rocío, la atm ósfera es muy pura,

cielo despejado, viento y paisaje transparentes.

Entre colinas se destacan las altas cumbres,

vistas de lejos, lucen espléndidas.

En el bosque, deslumbran fragantes crisantemos

cubriendo las cum bres, en fila, los pinos azules.

Admiro sus siluetas elegantes y enhiestas,

com o héroes, de pie bajo la escarcha.

Con mi copa en los labios, pienso en ti, preso;

confortado por tus mil sabidurías.

De su esencia qué poco he com prendido;

termino satisfecho un mes hermoso.


-11- « Ä
q u â n nó ng

4k 4 k
'Vi' i l
y ö u y ô u s h ci n g g u

Μ é K
i ué chu s hë n g m ί n

m ñ Él Æ
Ù O r ό n 2 Í 2 Ú

& fa
h (5 n
£
b 0 o P Ù z hë n

*5 1% f

2 h î q i <3 o j i mé n i

t » S
z i d à i m Γ y Í n

* n i :
s h u ί q Í s hâ n z h î

« f À
s h Í i á i z hé rén

66
A PO Y EM O S LA A GRICU LTURA -1 1 -
Seis poemas

Cuando en la antigüedad más remota

comenzó a vivir nuestro pueblo,

disponían felices de todos los bienes,

4 co n sencillez d isfru tab an la v erd ad .

Germ inaron la técnica y el arte,

se agotaron los medios de subsistencia.

¿A quién se pudo solicitar ayuda?

s Con el hombre sabio se pudo contar.

67
-12- II

z
f h é rén
À Ψ
y i
n
h é
?

H# 1 i Jp « ;
s h Í wé i h Ô u j f

s h 0
»
n z h
£
i
f ·
y i
m
h é
?

H » t t °
s h Í y u ê b Ö z h Í

s
Ñ -
h ù n
ft
i Í g Ô n
15 g g ê n g

# S f it
y ù y Í j i 0 s è

y
it
u <3 n r u Ô z
M
h Ô u d
*
i <3 n

Λ b Ô z
ïA
h è n g s h Γ

s h [

68
II -12-

¿Quién fue este hom bre sabio?

El único, entonces, el Rey M ijo .1

¿Cóm o pudo darles el sustento?

4 Con semillas y plantas enseñó a cultivar.

Shun en persona se consagró a la labranza,2

Yu se dedicó a sem brar y cosechar.3

En esa época lejana, tiempos de Zhou,

8 de las ocho leyes, una es el comer.4

1. El Rey Mijo fue el título dado al ministro de agricultura del empe­


rador Shun, antepasado mítico de los soberanos de la dinastía Zhou,
que se inició en el siglo XI a. C.
2. El emperador Shun reinó, según la tradición, de 2255 a 2205
a. C., fue ministro y sucesor de Yao, y representa el ideal del sobe­
rano sabio y virtuoso.
3. Yu el Grande reinó del 2205 al 2198; fundador mítico de la
dinastía Xia y controlador de los ríos.
4. En el Sbujing, Libro de la Historia, se señalan las ocho reglas de
buen gobierno; la primera es asegurar la comida.

69
-13- III

Efi
/\\\ /KE
»>\ 4" If
X ï X î 1 f n g y ί n

# t Ü IS
y F yî y u ά n 1Ù

# * *
h u Í mù f <3 n r Ón g

Ä it «
h é f ê n g q ί n g mù

-t
ê n fë n
dr
s h î n-kü
Ä Sí
s h Í
ñ
j 1 n g s u j
q Cl

Ô n g
n
f ù
t
x ¡à o
&
x Tn

Jt £ 1?
hé n f Ci y ë s Ù

70
Ill -13-

La resonancia de la virtud es alegre,

llanuras y campos son excelentes.

Arboles y hierbas prosperan,

4 pura y apacible es la brisa.

Hom bres y mujeres en desorden bullicioso

com piten apresurados por la victoria.

Las esposas inician la noche en las m oreras,'

8 los maridos salen al campo antes del alba.

1. Las hojas de las moreras son el alimento de los gusanos de seda.

7i
-14- IV

& # àg
q 1 i i é y f g u ô

n
λ
h é z é n <5 n j i Q

% $ Ä ñ
j ί que x i é 1 Í

m % i" p
j ü π ί i ¡ é Ö U

# :
x i â n g b r x i d n

I S fi M . »
y ó u q ί n 1Ön g mü

« i f « fô
/o " 9
s h ë n y ί z h à n g s h u

A % ΐ !
y è j a g Ön g shöu

72
IV -14-

Todos los tiempos desaparecen,

los benéficos no son durables.

Que de Ji recibía a su esposa;1

4 Ju y Ni trabajaron juntos la tierra.2

Si se expresa la gente virtuosa de talento,

se detiene en los linderos del cultivo.

¿Cómo podrá entender la gente sencilla,

8 acom odar su ropa, juntar las manos?3

1. Que de Ji fue renombrado por el magnífico trato que dispensaba


a su esposa cuando ésta le llevaba de comer al campo donde traba­
jaba.
2. Ju y Ni son dos ermitaños que trabajaban juntos, según las
Analectas XVIII, VI.
3. “Acomodar su ropa”, “juntar sus manos”, son signos de respeto
reverente.

73
V

R
m ί n
4
s hë n g
&
z 0 i
»
q ( n

% S 'J *
b Ú
i
k u f
q ί n z é

y
tdn $
q n
ê
z Í
&
y î

M
s u Í mÙ
I #
X ï i î

# * #
d 0 n d à n b Ù chu

Ü Â £ S
ii hά n j i ä o z h î

m £ \% n
g ù y ú c h Óu i ¡ ê

êh
t í s
n é n g b Ù h uá ¡ k u i

74
V -15-

El pueblo vive por sus esfuerzos,

por sus esfuerzos no hay indigencia.

Quien se escapa al ocio tranquilo,

4 ¿qué le espera al final del año?

Quien no alm acena suficiente grano,

al hambre y al frío se encam ina.

Al mirar después a sus com pañeros,

« ¿cóm o podrá soportar la vergüenza?

75
-16- VI

?L % i t 1/«
k Ön g d q n d (j o dé

M .
ñ M Æ IP
f ύ η x Q s h î b Í

#
d Öη g uf q ί n s h Q

f
t i 4 n y u d n f Ú ΚΓ

£ Ifc M M
r u ô n é n g c h Ôo r ά n

ft Ä ft
t 6 u j î gα o a u f

* t U
g <3 n b Ù I i <3 n r è n

8 fC
iln g z _à n dé mé i

76
VI -16-

Kong se entregó a la vía y su virtud,1

condenando a Fan X u por despreciable.2

Dong se dedicó feliz al laúd y a los libros,

4 pero nunca pisó campos ni jardines.

Si lograron superar lo vulgar y conocido,

y poner sus pies en las cumbres del cam ino,

¿cómo no vas a acom odar tus vestidos3

8 para luego alabar sus excelsas virtudes?

1. Según Tao Yuanming, para Confucio, Kong en el texto chino, éste


es el camino de la sabiduría.
2. En las Analectas, XIII, 4, Fan Xu pidió a Confucio que le enseñase
al arte de la agricultura; por esta petición fue tratado como rústico
ingenuo, xiao ren, pues Confucio por sus actividades ignoraba esta
técnica y aconsejó a Fan Xu, entonces, que consultara a un labrador
experimentado.
Los comentaristas ven en esta poesía una alusión irónica de Tao
Yuanming a la sabiduría de Confucio.
3. “Acomodar tus vestidos” es una señal de respeto, pero en este
caso es una expresión de ironía.

77
-17- __
Zj & Â Ά
y Í s 1' s u ï s q n

% A Â #■
wé i i i à n wè i cân

M
i è H i i" 2 -
s h F d Ü j î n g q i (5 n

*b α j i d n
M
s ii

Ά
y uè
M
h à o
&
y Í

Μ dj
h é η k ά n s h Q
a n c h u ά n

%
/\£l' M-
¿P S
s h f s h î X ï Xi

# t f Ä
w é i y û X Í gâ 0 1 ί n

■Λ { S * * -zX Ü
q i n 9 b ¡ g 0 i i <3 0 y Ún h é

σ
♦ ft PP
j u à n b F p in w ù c Lin

Ä # * w>
y ( f é n g d Öu wé i g é

78
EN EL T E R C E R M ES DEL AÑO Y ISI, -1 7 -

EN V IA D O A LA CAPITAL C O M O A SESO R

DEL GENERAL FUNDADOR AUGUSTO, PASO POR QI ANQI.1

Desde que dejé de trabajar esas tierras,

muchos meses y años han pasado.

M añana y tarde contemplo montes y ríos,

4 todo sigue en verdad com o antes.

Fina lluvia lava los grandes bosques,

con el torbellino las aves trepan a las nubes.2

Las especies permanecen en su esencia,

8 sus virtudes no se han perdido.

1. La fecha yisi es abril o mayo de 405. Qianqi es la actual


Meigeng’gang en la provincia de Anhui. El general es Liu Huaisu
(367-407)
2. Las aves están nombradas aquí por la sinécdoque “alas”, he.

79
iy fi 4-
/Τ ' iîé Ml
y ù h wé î z hë

ñm i 0 η ñ1 f ifc
c Ón g z î
ft
y f

Ώλ

y ï
W
x ί n g
ft
s h î
t
yôu
f'J
z h Í

s ύ
#
j î n
T'û
b
*r
k ë y ί

ffl 0 /K f
y u <5 n t i άn r i mê n g x i à n

/0
f a X S
Ô n d é i i Ü i r X î

& Æ Λ-
z h Ó n g h u ó i z â î ht z h Öu

16 t f
1 i â n g
«
z â ¡
M.
y (
ΊϋΓ
s h ua n g b d i

8ο
¿Y en qué estado me encuentro yo

que con tanto esfuerzo cumplo mi servicio?

Aunque mi cuerpo observe el reglamento,

12 mi corazón original no acepta ningún cam bio.

Cada día sueño en jardines y cam pos,

no sé si soportaré más tiempo la ausencia.

M e siento un bote arrinconado en el barranco;

16 he de ser, sí, com o un ciprés bajo la escarcha.3

3. El ciprés, que no cambia de color en invierno, es símbolo de


tenacidad, de resistencia ante las dificultades.

8i
-18-
g u ï n i ά o

J3,
u %
y f y î g u î n i q 0

13

:
M
h é n
è f - #
1 ί n
q Ù y ú

Ü /V *
y u <3 n z h i b q b i q 0

24
i Í n q Í
-2ÇT
yûn
*
c é n
'

Ä
h é f ê n g b Ú q i Ö

$ Ü t
f Q n h é q ¡ Ú x ï n


I I
g ù ch ô u iiiô n g m f n g

Æ ï# 1%
ί n g b î q î n g y î n

82
R EG R ESA N LAS AVES -18-
Cuatro poemas

Regresan cautelosas las aves,

con el alba se ausentaron del bosque.

V iajaron a los ocho extrem os del m undo,1

4 reposando en la cum bre de las nubes.

Cuando la brisa suave no les conviene,

baten las alas, escrutan sus corazones.

Observan el paisaje en busca de amigos

s y de la profunda som bra que protege.

1. En el texto, ba biao señala los ocho extremos del mundo, que son
los cuatro puntos cardinales y sus puntos intermedios.

83
-19- II

y i g u f n i ci o

« Ä Í:
¡ a i x i Q n g

H *
s u í b ù h u á i y Ó u

A #
i i Ù n 1 ( n g y I

ü ~ZX ti Μ
y ù y Ú n X i é h (j η g

»#
i q n g mpl
(l n g
ffi 11
é r g u ï

ü Ä #:
X i ά 1*■
ù c h é n g y Ö
yvii'
u

« í ng
iS
W ύ

84
II -19-

Regresan cautelosas las aves,

siguen volando, revoloteando.

Aunque viajar les disgusta,

4 se entusiasman al ver un bosque.

Ante la nube, trepan y descienden,

retornan buscando a sus com pañeras.

Por largo que sea el cam ino,

8 el gusto natural no se pierde.

85
-2 0 - III

if
y ί y^ guï n iQ o

«il # #
x Ùη 1 ί n P <5 i h uÚ i

3-
±
y. ES
%
q Í s i t i q n 1ù

Ä K
x ï n f q n j i ù q î

J®, M Θ të
s u f w ú X ï 1 u

î*
* # PÔ
z h Ô n g s h ê n g m ë ¡ x i é

H A it
r ί x ï q Í q ί n g

#: p i
J \ W * tt
y ö u r ά n q î h u <3 i

86
Ill -2 0 -

Regresan cautelosas las aves;

ante el bosque familiar, vuelan indecisas.

Si los cam inos del cielo las atraen,

4 felices se posan en lo antiguo.

Encuentro de antiguas amistades;

todas las voces suenan arm oniosas.

El aire es puro cuando se va el sol,

8 los sentimientos quedaron muy lejos.

87
-21- IV

aa

y î 9 u F n i ä o

Λ M- ■ i-
i 1 y û h <3 n t î d o

iS * Ä #
y ó u b ú k u à n g 1 ( n

W # #
S Ù z é s é n b i à o

er
Ä ÿ# Ä
c h é n f ë n g q F n g x ί n g

-è 1
0 B* 3C
h <3 o y ï n s h Í j iâ o

â jfe
z ê n g z h u Ó s h F

& 4
j u <3 n
£
i d o
j Γ à n

88
IV -21-

Regresan cautelosas las aves;

en las ram as frías pliegan sus alas.

N o vuelan más fuera del bosque,

4 duermen en las copas más altas.

Se levanta una brisa ligera,

resuenan acordes de alegría.

¿Cóm o dispararles una flecha,1

8 si cansadas reposan a salvo?

1. En el original se dice zeng zhuo: flecha atada con un hilo, para


poder recuperarla.

89
-2 2 - Nf Ü
h i y Ù η

Nr i l » * * 4 0 ê - Æ
s h f y ù n yôu mù c h ü n y ë c h Cl n f ά

t , Â ’ ft M » ffi f
j î c h é n g i ί n g w ù s Γ hé Ö U y ί n g

m ' é ’ Ä te ÿ
0
d Ú yôu x ï n k Ó i j i à 0 x ί n

m (j m0 i s h Í y Ù n

m
#ù &
1 i d n g
il
z hâ 0
»

& M >
x Í wÖ c h ân fa
τ-7..·σ

*
0

P
b ó y dn d Ôn g
0

di *d 1 #-
y ύ Ü
¥ t
ài
f
w ê ¡
n
x i â 0
0

Ä
f ê n g
1
z Í η
É ’
άn
t #f
0

b Í x ί n
O
3

90
LA R O N D A DE LAS ESTA C IO N ES -2 2 -
Cuatro poemas

La ronda de las estaciones: un viaje al com enzar la primavera.

Lista mi ropa del tiem po, el paisaje se presenta sereno. Viajo

solo, en pareja con mi sombra, triste y alegre mi corazón.

Avanza la ronda de las estaciones;

esta madrugada es perfecta.

Visto mi ropa primaveral,

4 a los su b u rb ios del este me dirijo.

Acogedora la despejada montaña,

el horizonte se ilumina.

Fresca brisa nos llega del sur

8 y acaricia los brotes nuevos.

91
-23- II

iíί
y <j n gy d n g
f p in g
I
z é

Ji D Μ o
n q i s h ù n d i z h u ô

m iq o m id o x i d j ί n g

z(i ¡ X î n z d i Z h Ù

#
c h 0 n g
)<À
X Γ n

é r
è ’
y <
5n

Λ
r é n
#
y î
Æ
z Ú
°
y ï

#
h u I
Ä
z i y Í s hq n g

t d 0
a
r ά n
ê
z î nè

92
II -23-

Amplio es el tranquilo estanque;

me enjuago la boca, me lavo.

Inmensas lejanías ante mi vista,

4 las observo con entusiasmo.

Lo que agrada al corazón, se dice,

es lo que nos brinda placer.

Agoto ahora mi última copa,

8 disfruto despreocupado y feliz.

93
-24- III

y
&
Ó η
s
m Ù
t
z h Ö n g
¿Il
1 i Ú

you
S c
/Vii'
x i <3 n g
Λ
q î n g
ÿf
y Í

t ó n g
/tí
g u Q n

q

4 WJ
x i Q n
M
y Ö n g
«
y Γ
J3 ,

g u î

t X #
W Ö <3 i q Í i i n g

& n
w ù m ê i i à o h u ï

il t %■
d <5 n h ê n s h Cl s h f

T iâ
m i <3 o b Ù k ë z h u ï

94
Ill -24-

Extiendo mi vista en medio del río,

recuerdo las aguas del límpido Y i.1

Jóvenes con sus gorros,2 terminadas sus tareas,

4 regresan entonando plácidas canciones.3

Siempre amé su sosiego apacible,

en vela o durmiendo me emociona.

¡Q ué lástima! Es de otros tiempos.

8 ¡Imposible salir en su búsqueda!

1. El Yi es un río de Shandong.
2. Jóvenes con sus gorros, tong guan , indica que no llegan a los
veinte años de edad.
3. Los versos 3, 4 y 5 aluden a un pasaje de las Analectas, X I, 2 5 .
Confucio pregunta a sus discípulos qué harían si tuvieran los
medios. Todos expresan ambiciones políticas menos Zeng X i, quien
dice: “Llegada la primavera, con cinco o seis jóvenes tocados de
gorro viril, me purificaría en el río Yi, tomaría el fresco en el altar
de las danzas de la lluvia y regresaríamos cantando.” Confucio aprobó
su elección.

95
-25- IV

Μ A M
s ί c h é n s i X î

ê £
B Λ .
y ά η X ï q Í 1 Ú

ft H
h υ q y d o f ê n i ¡è

4 # • fjr. ¥
1 ί π z h ύ y "î r Ú

y# # t Λ
q ί η g q ί n h é n g c h u (5

VF? ■¿T.
» Ü - r
d Ú j i Û P i n g h Ú

M £ ij
i u <3 n g t (j n g m Ô d C) i

8 të t % £
k <3 i d Ú z ¿1 i y ú

96
IV -25-

Cada m añana, cada tarde,

reposo en mi pobre cabaña.

Flores y hierbas puestas en fila,

4 bosques y bambúes forman un biom bo.

El límpido laúd sobre su m esa,1

la jarra medio llena de vino turbio.

Ni Huang ni Tang son de este tiem po;2

8 sólo la triste soledad me acom paña.

1. El laúd, qin, se apoya sobre una mesa baja. Para tocarlo, puesto que
en esa época no existían sillas en China, se sentaba el músico en el
suelo. Sentarse, zuo , significa estar de rodillas o en cuclillas apoya­
do en los talones.
2. Huang es Huangdi, el Emperador Amarillo, y Tang es Yao, el
emperador mítico (2357 a. C.).

97
ü J&
h u <j n ία i ù

c
5#
hóU
t
χI J ¡à
il
s hà ηo
%
lin o


1! ù zά i
è
Q Ù
Æ
h<
5i
n
guî

* 0 # t . *
J ίn r î *hÍ f Ci 14 i

4
W ‘\fe # m &
Cê c h uà η o d uô >u Ö bé 1

Pf PS * t f
qiq n n,Ô b Cl y 1 i i Ci

y
â
(
3.
WU
$
huô
Nr
*hÍ
#
fê \

M

Ά
r hôu aù
%
i ύ

8 M
1r n
*
1 <3 o
¥
h <3 n
« .
f ù
*
y Í


P P
bù x
4
Ún
&
wd n g
$
1i

W
» Óu
Â
chu
#

ft
y ί
ft
y !

1i ύ
:A il
h u<J n
W
bd i
#■
ηΗπ
t
z hó n g

12 & JL H tt
Mn * hû r ï X i Qn g t u 1

$
yfh A ft *
c h <j n î k Ön g dâ h ud i i n

t
q i
il
1i
*

Â
i 1
£
s h u <3

#

%
zh(
JL
o 1é
Â

4
IV-
η 1dn

16
y Í
ñ
s hà ng
W
1i (j o
*r

n
hu ί

98
R EG R ESO A M I AN TIGU A M O R A D A -2 6 -

En la capital fijé mi residencia,1


después de seis años regresé a mi hogar.
Hoy es mi primer día de retorno,
4 y me siento afligido de inmensa tristeza.

Los senderos entre cultivos no han cam biado;


las casas del pueblo no son las mismas.
Doy vueltas por la zona de mi casa;
8 de mis viejos vecinos pocos han quedado.

Paso a paso busco mis propias huellas,


ciertos lugares me conmueven con recuerdos.
Ilusiones fugaces de cien años,2
12 frío y calor se alternan cada día.

Con frecuencia tem o que mi fin esté cercano,


aunque mi fuerza y energía no estén en decadencia.
¡Dejemos todo esto! ¡Que se olvide tal idea!
16 ¡M ás vale tom arnos una copa de buen vino!

1. La capital era entonces Jiankang, la actual Nankín, en la provin­


cia de Jiangsu. Su hogar o antigua morada estaba en Chaisang.
2. Cien años es, tradicionalmente, el tiempo de vida para los seres
humanos.

99
-27-
Ä /N
w ù s h ê n s u Í 1 i ù

y
fi u ê
Ψ
z h Ö n g y ù
K
h u Ö

¥ S f
c <3 o 1Ú j ί

# « »
g <3 n y Í c [

E * Ά
z h ê n !B X i <3 c h (3 n i ê η i δ ’
4
1
#
ί n s h Í d Ù n
a

% •ΐ
y ï z h Ó i w ύ y f y ύ

& # ñ t »
f <3 n g z h Ö u y i n mé n q i (5 n

i t i t t r fÀ ^ »
t i <3 o t i <3 o x ί n

■-M,
8 T f
t f n g t f n g y u è

* % Jtê
g u ó c à ¡ s h Γ

* $
j ί n g n i <3 o s h <3 n

t W fi*
ι§τ *
z h Ö n g x i Ôo z
z hh ù y <3 o n i <3 n

t Λ λ * °
y î P (3 n z h ô u

IOO
EN EL S E X T O MES DEL A Ñ O W U SH EN', -27-
EL IN C E N D IO

Mi cabaña de paja en estrecho sendero;

de buen grado he renunciado a lujosos carruajes.

En pleno verano, un gran viento violento;

4 bosques y casas de pronto se incendiaron.

De las viviendas, ninguna se ha salvado,

sólo la barca frente a la puerta para acogernos.

Lejos, muy lejos, esa tarde del nuevo otoño;

8 alta, muy alta, la luna pronto llena.

Arboles y hierbas echan nuevos brotes;

los pájaros espantados aún no han vuelto.

De pie, por la noche, sueño a lo lejos,

12 con una mirada abrazo los nueve cielos.

ιο ί
ν'Κί* Ά m
2 0 η g f Í b d o g ü i i ê

0 4jî- o
& Λ +
y ά η c h Cl s î s H f n i d n

i£F m
/\^N
$ æ f t ’
X ί η g j î p in g hud wà n g

igW
jÉ - M * * W °
1 ί n g f ü c h (5 n g d Ú X i ά n

 R!l ÉI f .
z hë π g <3 n g z r y 5 u 2 h î

S % Æ # ü· °
y ù s h Í n d i f ë ¡ j i â n

fp B# *
/'î * M P
y iin g X i q n g d Ön g h Ù s h Í

& t t 12 »
y ύ 1 i (j n g s Ù z h Ön g t i d n

E0 ,
t£ m . # f )r
g ú f ù w Ú s u Ö s î

$
c h ά o
Är
q
S

I f
g u î
ïf!
y d n
»

E & * ï|l $ ’
j î y Í b Cl y ù z i

J L
q i ë su ί g u 0 n w Ö y u d n

102
Cabellos en m oño,2 aprecié siempre la soledad;

de pronto he pasado los cuarenta años.

M i cuerpo se adapta a los cam bios,

16 mi espíritu siempre fiel, solo, sereno.

Fiel y constante mi tem peram ento;

roca y jade no son tan resistentes.

Admirables, pienso, los tiempos de D onghu;3

20 los cereales excedentes dormían en el campo.

Para llenarse el vientre ningún problem a;4

levantarse al alba, de noche volver a descansar...

N o tuve la suerte de nacer entonces,

24 es m ejor que me va y a a regar el huerto.

1. Sexto mes del año wu shen es el otoño de 408.


2. “Cabellos en moño” significa “siendo muchacho”.
3. Donghu fue un príncipe legendario de tiempos de Fuxi. Nadie
robaba cereales, pues todos tenían para comer.
4. En el texto original, “llenarse el vientre” se dice gu fü, “vientre
tambor”.

103
5 M -b M
x ί n c h Öu S u ï q î y u è

'ffr-
ä 1 1 it yX t
f 0 j ¡à h (j i j i <3 n g 1 ( n g

fc.
y è
ft
x f n g
%

p
k Ö u

M + * '
x i d n i ù s ä n s h I z à i

i t M % <
s u î y ü c hé n s h î m [ n g

1# t k
s h I s h Û d Cl n S Ù h â 0

4 #- $1 t# ■
1 ί n y u4 n w ú s h î q ί n g

iv n #· ith è
r Ú h é S h é c Γ q Ù
Ψ

-+*ï
i t Æ 0 7fi]
/:

y ά 0 z h î X î j î n g
>%

pp à c
m m Λ '
k Ôu y f x ï n q ¡ ù y uê

J5!l
co

'Â Â â 1
1 i Ú b i ê yôu s hë n g

y^>
iά n g
Ά
f ê n g
Ml
q Γ
7Íf
j iq n g X Í

«
y è j ί n g
*
z h à n
â
x Q m i n g

Bg
h à 0
Bg
z h à 0 t iq n
Ψ
y ü k
M
u Ô

JH _b Ψ
MÍ 0 x iq 0 c h u q n s h 0 n g P (n g

IO4
SÉ P T IM O M ES DEL AÑ O X IN C H O U 1 -2 8 -

AL R E G R E S A R A JIA N G LIN G , TR A S UN D ESC A N SO ,

C R U Z O DE N O C H E TU K O U

He vivido treinta años en calm a,

lejos de la oscuridad polvorienta del mundo.

Versos e historia han animado mi reposo,

en jardines y selvas de sentimientos puros.

¿C óm o pude renunciar a esto y partir,

muy lejos, hasta el oeste de Jing?2

R em ar bajo la luna nueva de otoño,

abandonar a los amigos junto a la orilla.

La brisa fresca llega con la tarde,

el paisaje nocturno brilla límpido y vacío.

Luminosa la vasta bóveda celeste,

resplandeciente la superficie lisa del río.


'Ér
f t *
h u <3 i y ï b Cl h ud n g m è i

t f $ ft ÍE
z h Ó 119 X ¡à o s h d n g g ù 2 h ë n ;

Æ-
f t # P
s h Qn g gê f ê ¡ w u sŸ'î

i k & 4 « If
y i y ï 2 d ¡ Ö u gê n g

ft E jfe â!
tÓ u g u Q n s h Í i i à X Ci

il » f
b Ù w é i h <Ü o ju é ying

/Λ-
Μ f T
y d n g 2 h ê n hé n g m d o X id

È ;
s h ù
K
y r s h à n
ê
z [
4
m ί n g

ιο 6
Pierdo el sueño pensando en mi destino,

avanzo solitario en medio de la noche.

Que me aprecien los poderosos no es mi deseo,'

ié sólo aspiro a trabajar la tierra.

A rrojar mi som brero4 y volver a mi vieja aldea,

sin enredarme con títulos por buenos que sean.

Cultivar la verdad bajo mi humilde techo

20 y obtener, así, un nombre digno.

1. La fecha es agosto de 401. Tukou es ahora Jinkou, en Hubei, lla­


mada también Jianling.
2. Jing es Jingzhou o Jiangling.
3. “Ser apreciado por los poderosos” es, en este verso, shang ge, “las
canciones de (estilo) shang”, y es una alusión al carretero Ning Qi
quien, por atraer la atención del duque Huan de Qi, en Shandong,
cantó una noche en el estilo shang, de escala pentatónica, llevando el
ritmo con los cuernos de un búfalo. El duque lo consideró extraordi­
nario y lo contrató.
4. “Arrojar mi sombrero de funcionario”.

107
-2 9 -
W
b Γ n g
Μ
c hé n s u ί
Abd
ft
y uê
Ψ
z h Ö n

y ú
T
i 1â
»
s ù in
IS
t i d n
£
s hè
9.
huô

M $ Ü # ’
P ί n j a n Ón g i i d s ê

f it Λ M # PR' °
1Ù 1 f d Ön g 1 ί n wé î

* 5 ê - # ¥ ’
b Ù y d n c h ü η z u ô k Q

4 A # r
c h d n g k Ön g f Ù s u Ö h u d i

n
s Í
IS
t i d n

j u d n
t
y ö u
a
q i Ù
»

-S tt o
¥ Ä Ä , PÖ
j ί shêng y u wÖ x ί é

f l M i t Í0
j i z hé h u Q n chù b d o

8 S .
s h Ù
t
dq i
«
h ô u
p,!|
m f n g

A&.

y d n g
«
j î
Ä
y u ê p in g
m
h ύ

y/l Ä i0
f d n s u f
i#
q I n g iri h u f

«
j u é
i f
j u é
M
h u q n g
ib
s hq n Ü
t
y u q n
ï
shêng
i
x i d n
JL
q i é
M .
d ¡

108
EN EL OCTAVO M ES D EL AÑO BIN G C H E N ,1 -2 9 -

C O SEC H A M O S EN TIE R R A S BAJAS

Vivo com o pobre. Dependo de la siembra y la cosecha;

trab ajo en un rincón del bosque del este.

N o me quejo si en primavera las labores son duras,

aunque a veces tem o perder mis ideales.

El responsable de nuestro grupo se preocupa en otoño;

me asegura que está de acuerdo conmigo.

El hom bre ham briento disfruta su primera comida;

suelto el cinturón, espera el canto del gallo.2

Levanto el remo y atravieso el lago tranquilo,

navego siguiendo la sinuosa y pura corriente

Total desolación en la m ontaña desierta,

se lamenta el chillido lúgubre de los monos.


4k
Ά * # ft
b ê ί f ê η g d i j î n g y ê

# r^J # A W
1 ί η n id o X Γ c hé n k Q i

0 £ # ¿h &
r I' y ú Z U Ô c r 1Ó i

K λ «
s Qη s ί X ï n g h u û t u Í

#- i t & 4*
z Í n i d n s h Í y Í 1 d 0

£ ♦ 5· 3fE
q Í S h î w ê ¡ y ύ n g u d i

2§L » # «
y d o X i ê h ê d i d 0 w ë n g

J» # s *
i Ün q Í
(O

î d o d é

IIO
El viento triste aprecia las noches tranquilas,

los pájaros del bosque se alegran cuando amanece.

Desde que vine a trabajar en el cam po,

16 el fuego de la estrella doce veces ha declinado.3

Si con el paso de los años se me ve más viejo,

nada en este ambiente me molesta.

Agradezco de lejos al viejo que carga su pértiga;

20 siguiendo su ejemplo he decidido retirarm e.4

1. El año bir\g eben corresponde al 416. El octavo mes comprende


parte de agosto y parte de septiembre.
2. Espera el canto del gallo para salir a trabajar.
3. “El fuego de la estrella” es Antares, de Escorpión, según el
Shijing, Libro de las canciones, 154. Doce años ha pasado Tao
Yuanming en este trabajo.
4. El viejo que carga su pértiga aparece en las Analectas 18, 7. Zilu
encontró a un anciano que con su pértiga cargaba instrumentos de
labranza. “¿Viste al caballero Confucio?”, preguntó Zilu. “Confucio
no sabe usar sus manos y sus pies, ni distingue los cinco cereales,
¿cómo puedes considerarlo un caballero?”, le respondió el anciano.

II I
Λ
J i Ü r í
0 W
x ió n
Μ
j Q

& m £ , g n Λ i:
y ú x i <3 n j ù d i z h Ôn g j i Ú z h I

%
m in g
° $(.
q i Ú j Ú
% a y ( n g y uά n
® , If
é r
#
c h Í

w $ É ° £ JR Λ $
\ά o m ï yôu k Ón g f u j ¡ U h uÖ


i î
®
h u ά i
Ä
y ú
§
y <3 n
o

ifr M fi # »
s h î d uâ n y^ hé n g duô

$T Λ JÜ λ °
s Í r é n 1ê j i u s hë n g

0 n M m >
r î y uê y î c hé n z h \

 # * % 0
y ü s ύ <3 i q Í m in g

ê »
ü- Ä /v^
1Ù q Í x uQn f ë n g X ï

â Ü #- W °
q Í c hê t i q n x i <3 n g m in g

J/»»en #
1 ί f ’
wQn g y < 3n w u y Í y ί n g

* ü # # « o
i <3 ¡ y à n yôu y ύ s hê n g

112
VID A TR A N Q U ILA EN EL D O BL E N U EV E1 -3 0 -

Vivo retirado. Amo el nombre del Doble Nueve. En

otoño los crisantemos florecen en mi jardín, pero no

dispongo de vino turbio. En vano com o las flores del

Doble Nueve y confío a las palabras mi sentimiento.

La vida es corta y las penas muchas;

vivir largo tiempo alegra al hombre.

Sol y luna pasan a su debido tiempo,

4 to d o el m undo aprecia esta fiesta.

Se congela el rocío, cesó el viento tibio,

el día es claro, el cielo luminoso.

Volaron las golondrinas sin dejar sus sombras,

8 resuena el chillido de los gansos que regresan.

113
yi
i i ü n é n g q Ù

f 4 f 'J Μ
j ù wé î z h 1

W Í tb
r Ú hé P é n g s h î

« , B#
12 k Ön g s h Í s h î

ft â s »
c h é n j u é c h Í X u i é i

» É * °
h <3 n h u Q t Ú 2 Í r Ó n g

« * e u
1 i ά n j î n d ú X i (j n y "d o

Ü Ä Ä % f t °
m i Ci n y ά n q r s h ê n q 1 n i

ü B £ & ’
q Í c h ( 9 Ù d u Ô yύ

A
;
y Q n
g
1 <ú
%
q r w ύ
II
c h
$
é n
?
g

114
El vino disipa cien inquietudes,

los crisantem os detienen el correr de los años.

¿Cóm o es posible que este hombre en su cabaña

12 contemple en vano cóm o pasa esta fiesta?

La copa polvorienta se burla del cántaro vacío;

las flores del frío se exhiben en vano.

Solo, cierro mi túnica y canto tranquilo,

16 desde lejos me embriaga un sentimiento profundo.

Detenerse en la calm a es por cierto un placer,

¿cómo conseguir que sea por mucho tiempo?

1. La fiesta del Doble Nueve, noveno día del noveno mes, es la fies­
ta de la longevidad y de la conjuración de los males. Se sube a las
montañas en compañía de amigos, se come y se bebe, con pétalos de
crisantemo en el vino, símbolo de larga vida. El nueve, jiu, suena
igual en chino que la palabra que significa duración, largo tiempo,
jiu, y por esto es un número de buen augurio.

115
& s Ä
j Í y ö u S u Í

A Λ 0
j î Ù y uê i ¡ Ü r f

» » &
mί mÍ q i Q y F x ï

:â ä 5#
q Í q î f ê n g 1ù j i <3 O

Î ¥ T ft. %
md n c ä o b Cl f ù róng

* s È n
y u (j n mù k Ông z î d i Ôo

7# % s & $
q i n g q ί d è n g y ú z r

ñ # i f
yüo r <3 n t ¡ Q n j i è g Q o

Ä
ά I
jf .
c h (5 n
#
w u
f
1 1Ú x i <3 n g

#-
8 M />*y ~zx Â
c ό' n g yû n m ί n g yûn x i q o
< îtt'

i l 4
w à n h u <3 x i Ô n g χ ύ n
>

Λ i Ä t #
rén sh ê n g q Í b ù i <3 o

Î * t «
c Ó n g g a i i ë y Öu mÔ

12 Ί£ <
/'4' i : t /W
n i à n z h T z h Ôn g x î n j i â o

ii 6
N O V E N O DÍA DEL N O V E N O M ES -31-
DEL AÑO J I Y O U

Lento, muy lento, el lento atardecer de otoño,

congelado viento se junta con el fresco rocío.

Las plantas trepadoras ya no florecen,

4 deshojados y mustios los árboles del jardín.

El aire fresco purifica de los restos de polvo,

el silencioso cielo se extiende al infinito.

N o se oye más el canto lastimero de las cigarras,

8 vibran las nubes con el chillido de las ocas salvajes.

Diez mil cambios se van ordenando entre sí,

la vida humana será siempre fatigante.

Desde tiempos antiguos todos morimos,

12 al recordarlo mi corazón se siente ansioso.

117
h é
U
y Γ
m
c h ê n
t
w Ö
tt
q ί n g

z h u Ó
S H
q ¡ë
êî
z
Λ
td 0
j i Ü

ί
q ià η
«
zd i
#
f ê ¡
M
s u ö z h Í

IP
1 i <3 o
«r
y
/i
y Ö n g
4
J F n
«
z h â o

ιι8
¿Cómo armonizar mis sentimientos?

Con el vino turbio consigo alegrarme.

N o sé qué signifiquen mil años.

16 i Que esta madrugada se eternice!

n9
3 2 -
Ä Â Λ
g é n g X ü S U Í j i Ú

Λ Ψ 0
y u ê z h Ö n g y ύ X ï

4
t id n h u Ô z d o d d o

A i i l t lë. ’
r é n s hê n g g u î y ö u dd o

* # 0 * Ä °
y ï s h Í 9 à q Í d uQn

M f ’
â Æ # t -
s h Ú s h Í don b Ù yin g

M
é r
«
y ί
t
q ¡ Ú
ê
2 ï
$
Qn
!

Hfl ♦ S
k d ¡ c h Cl n 1 [ c hd n g yè

£ i i ®P m -
S U Í g Ön g i i d o ké g uQn

Â
c h é n
m
c h ü
#s t
#
wê i q ί n

B Λ üt °
r Í r Ù t Ù h é h u d n

'ffs' ^
ili t P7D ;fg
s h ä n z h ö n g r d o s h u â n g lu

Ä
f ê n g q î
#
ï i
&
x i a n h d n

Êfl £ t * t ?
i i Ci n iiâ q Í bù

f Λ
f Ú h u Ô f c r n (S n

120
EN EL C A M P O DEL O E STE, EL N O V E N O MES -32-

DEL A Ñ O G E N G X U ,'

COSECH O A R R O Z TEM PRAN O

La vida humana ha de acom odarse al Tao;

vestirse y comer van al com ienzo.

Q uien no se interese en esto,

4 ¿cómo puede aspirar al sosiego?

C on la primavera salgo cada día al cam po;

el esfuerzo de un año se puede contemplar.

Desde el alba me dedico a mi leve tarea;

8 por la tarde regreso cargado de arroz.

La montaña abunda en escarcha y rocío,

con el viento frígido muy pronto se congela.

La vida campesina ¿no fue siempre penosa?

12 Es en vano tratar de aliviar tanta dureza.

121
■nir.
& , TîT\ * Ä f
s h ù w ú y î h uà n g â n

S
s u à n
m
zh u ó
ê
X Í
W
y ά n x ¡ d
T
16 4
d Ö u
7$
j i U
t
s Ô n
#
j î n
I I
y d n

i g i f M 'f f î
y í o y d o j u η Í x ί n

q
Í
i Q n
Ä
z <3 ¡
D
n à 1
#
x i 0 n g g u d n

i l
dà n y u
*<j n
*
e h <3 n g
ïv
r ύ
ih
c r

20 %
g Ö n g g
#
ën g Φ
» é i
m
s u Ö t
t
àn

122
Exhaustos de fatiga los miembros de mi cuerpo,

no estoy exento de desgracias sorpresivas.

M e lavo y descanso bajo el alero del tejado,

16 la copa de vino reconforta mi corazón y mi rostro.

Lejos, muy lejos, las almas de Ju y. N i,2

de hace mil años y sin embargo somos vecinos.

M i única ilusión es vivir siempre así,

20 cultivar el campo sin tener de qué lamentarme.

1. Geng xu corresponde al año 4 1 0 .


2 . Ju y Ni fueron dos sabios de tiempos de Confucio.
FAMILIA
-33- ί ί I Í S
y Ü z F yqn déng s h ü

% f ’ n û ’ ik ’ # :
g d o yqn s î b f n y ί t Ón g

* i i fe & ^ > 4 & M


t i q n d Í r ù m ί n g s hê n g b Í y Öu

Ah
° ê -àr f S ’ m IË
s r z Í g ù x i ά n shêng s hé ¡ d Ú n é n g

& °
m i <3 n

t ¡3 0 : n 4
z F x i ά y Öu y án y uê s r sh ê n g

t ^ » # ♦ i * ° n 0 *
y Öu m f n g f ù g u i z q i t i q n s i y ö u

i ; À ’ & 5fc Ÿ 0 ’ % # f
z h ï rén q F n s h Ôu y F n z h Í f q s F

n % ’ Φ *
t ά n z h é J i q n g f ë i q 1Ón g <κΓ b u k ë

# » # * 7^ /»N t#
wd n g q i Ú s h Ôu t i ά n yán g W (i w <j i q Γ n g
_____________

ik JfP ?
g ù y é

î 5 . »
f #· +
w Ú n i 0 n g > w Û s h ( h <3 o
- <£ 3

I I t ’ # & » M -
q i Ón g k u b î d Ô n g
»<

é r mé i i >â

W # ΐ ° tt w t t > H
x i y Óu z Öu x f n g g â n g C á ¡ z h u Ô y ü

* 'If » 1 £ * &
w ù d ü Ô w u z î 1 i ά n g wé î j Γ b î

126
CARTA A MIS H IJO S, YAN Y LOS O T R O S -33-

M e dirijo a Yan, Si, Bin, Yi y Tong1

Cielos y tierra nos dan un destino, puesto que hay vida


hay que morir. Desde tiempos antiguos, ¿qué santo o sabio lo
pudo evitar?

Z ixia2 dijo estas palabras: Muerte y vida tienen que ver


con el destino; riqueza y honores con el cielo. Los Cuatro
Amigos1 recibieron una enseñanza directa y la difundieron.
¿No es, pues, inútil buscar pobreza o prosperidad, y en cues­
tión de larga vida acaso se encuentra ayuda en el exterior?

He pasado los cincuenta años. En mi juventud conocí


pobreza y amarguras; a causa siempre de las limitaciones de
mi familia tuve que viajar al este y al oeste. Con mi carácter
inflexible y mi poco talento estuve en continuo desacuerdo en
muchos asuntos. Al reconocerme a mí mismo, estaba seguro
de caer en desgracia. M e esforcé en abandonar el mundo y por

1. Yan era el hijo mayor, nacido de su primer matrimonio; los otros


cuatro nacieron de su segunda esposa.
2. Zixia fue un discípulo de Confucio.
3. Los Cuatro Amigos de Confucio, entre los que Tao Yuanming
cuenta a Zixia, recibieron enseñanza directa del Maestro, por lo que
son dignos de fe.

127
Φ 0
J 6
td î
#■
s Ú
Ail'
h u d n
ft
min
H t
m id n
If
c Í
ii:
s h i
’ i£
s h 1

y k
r Û d
fë n g ft
y ô u

é r
ft
i i
&
hd n
°

y ύ chdng
f Æ
gd n
m
r ú zhông
f
x i d n
#
q î

Z. !
z h
t
y d n
’ b»d i
*
X ù
1
z i
» > Í5
y Ô n g
!
h é
fôr
c d n

— 0 ^0
% ^ ° ft ft ♦ f k
é r z Í c r j Í y Í s h i y Í d d n

n
t HP * f M m
h ê n 1 ίn mÍ é r zhông s h î w Ú i d i

If ’ & i k è # ή
g u i b d 0 z ï k a X i n 1 i d n g d U nè i

tt »
k u f

- » tu
s hd 0 x u é q ί n s h ü Öu d i x i d n

i % # » Ä J fk ñ
j ί n g k a i j u d n y Ôu d é b i d n x ï n r d n

XT
''i i '
wd n g
it
s h f
° M j
j 1d n s h ù
*

*
i i d 0
®
y î n
’ 3#
s h Í

n id o b i d n
*
s h 6 n g
’ #
y î
«
f ù
It
h u d n
«
r d n
t
y ô u

t «f
xi ch d n g
t
y d n
: %
wü I i ù
ñ
yuê
t
zhông
’ *
b ë

S
c h u q n g x i d
T ι -ii
w Ô y Ù
ji Ά
I i d n g f ë n g
f z d n z h î
S
Æ 1 À °
z( wê i s h f xî h u d n g s h d n g r é n

I28
esto los míos conocieron desde jóvenes el hambre y el frío.

Siempre me impresionaron las palabras de la sabia


esposa de Ruzhong4: Cubierta yo misma de harapos, ¿cóm o
me avergonzaría de mis h ijos? Es lo mismo para mí. Lástima
que mis vecinos no sean los dos Zhong', que no viva aquí la
esposa del viejo Lai\ Al pensar en estas cosas amargas, me
siento solo y desamparado.

Desde mi niñez me dediqué a la cítara y a los libros,


amaba el ocio y la calma. Si abría un rollo y entendía algo, de
gozo me olvidaba de comer. Al contemplar la sombra espesa
de los árboles, al escuchar el cambio de los trinos de las aves,
me embargaba la alegría. Con frecuencia, en el quinto o sexto
mes, me acostaba bajo la ventana del norte y por momentos
soplaba una brisa fresca; me consideraba entonces un hombre
de la época del augusto X i 7.

4. Ruzhong o Wang Ba no aceptó cargos ni honores. Durante el


reino de Guangwu (25 a 57) se le ofrecieron puestos importantes.
Un día, ante su mujer, se reprochó el haber rechazado el poder que
le hubiera permitido salir de miserias y educar a sus hijos. Su mujer
le replicó que estaba en el camino correcto, pues había sido fiel a sus
ideales de juventud y no debía avergonzarse ante sus hijos.
5. Los dos Zhong son los compañeros ideales de Jiang Xu. quien
rehusó servir durante la usurpación de Wang Mang (9 a 25) y se retiró
a un bosque donde sólo se paseaba con sus dos amigos Zhong.
6. La esposa de Lai o Laolaizi, del período de Primavera y Otoño,
convenció a su esposo para seguir su vida campesina, cuando éste ya
había aceptado un cargo, recordándole que también se azota a la
gente bien alimentada, que también se decapita a la gente importan­
te y que no es bueno depender de otros.
7. Xi es el emperador mítico Fuxi.

129
% i l i l ¥ ’ sí f Âr P
y 1 q i 3 n s h 1 hQ n wé ¡ s Í y ά n

pf ft ; 0 f t ’ « , *5
k é b <3 0 r Í y u ê s u i w <3 n g j I q i q 0

» ®f e ° M t ΐ % * B> t
hd 0 shü m i â n q i Ú z d i x î m i â 0 r (j n

f t ° Ä W % . ’ M Sfc
r Ú h é i f h uà n y Γ 1 <3 i i¡ i à n j ¡ Ù

» ° $ , ï ^ i t ’ # K
s h uQ i s Q r1 q ï n j i Ù bù y Í më i y Γ

í{l·
Ü Λ * > 1 λ

y <3 0 s h Í i <3 n k Ö n g d a f ê n

N
j
^. [ ÿ '

Ä # R
j i <3 n g y ö u x i q n

&
' )k % 'JN W * # ’ #
r U b ê^i z h f x i â 0 j i q P f n më i

t * £ f ’ ί*Γ Ht
y î c h <3 i s h u Í z h F i <3 0 h é s h Í k ë

t ? /vii> 4 ’ #
m i <3 n n i Ô n z h F z <3 i x ί n r u ô h é k é

S ° * $ 1 * H 4 ’
f
y ά n r <3 n r Ù d ë n g s u Í b ù t Ó n g s h ê n g

E0
m
t\¡? 0 g* Ä ü
f Ù s Γ S Í h <3 i i i ë x iÔ n g d î z h ï

i
b q o
à ’ f
s h Ci g u <3 n
# ’ ^
z h ô n g fê n
M
shê
&
w(i

I3O
M i pensamiento es superficial, mi saber sin importan­

cia, pero estas palabras son dignas de confianza. Días y meses

pasan y me desentiendo de astucias y oportunidades. El pasado

está muy lejos, casi no se distingue. Desde que estoy enfermo,

poco a poco me debilito. Mis parientes y amigos no me aban­

donan, y aunque me traen medicinas y me cuidan, temo que

mi final no esté lejano.

Desde la niñez, habéis sido pobres. ¿Cuándo podréis

libraros de la tarea de buscar agua y leña? Esta preocupación

atormenta mi corazón, pero ¿qué puedo decir? Aunque no

hayáis nacido del mismo lecho, no olvidéis que entre los cua­

tro mares todos los hombres son hermanos.

Bao Shu y Guan Zhongx compartían sus bienes sin

8. Bao Shun y Guan Zhong estaban ligados por una amistad que se
hizo proverbial.
131
» ; If 4 iS. * > ift
bâ n
#5 it
c a î g u î s h ê n g w u j ü jing d <3 0

f 0 Ifc U Jt Ä > ®
j i ù s u ί n é n g y ί b á i w é ¡ c h é η g y Í r

* ± ί<7 0 ñ À $ Â » %
s à n g 1 I g Ô n g tά rén s h â n g ë r k u 0 n

1
H £ À t
t ό n g f ù z h i rén z a ¡

II )W * 7C * ’ ñ *
y ί n g c h u à n h (5 η y u <3 n c hά n g h <5 n m Ô

%
m ( n g
i
s h i
0 %
s h é n
Á.
c h ü
W
q ί n g
fë ’ /V
b q
+
s h f
z u Ö

é r z h Ön g
° Λ
χ 1 Ö n g d ï
» N
t Ó n g
«
j Ci
’ S .
z h Í
Ίή
y ύ

S # 0 ^ Æ % ♦
, J f
mé i c h Γ i ί b é ¡ 1 ί n z h i c h Ci n j ί n

Nr  f t Λ -tfe 0 -b # H
s h f c <3 0 x ί n g rén y ë q ï s h Í t Ó n g

M
M .
shè
» %
j i â
Λ
rén w U
/'ii'
y u 0 n
f t
S ê
°

// fÿ 11 0

' gi qt o ib
shön
#
yd n g
ih
z h I
>
jk
j i n g
ÍT
x f n g
ÍT
x fn g
ill
zhl
0

°
uf b ù néng ë r z h ί x ïn s h cl n g z h î

ik % « ! % «. ft
rü q I s h è " z q i w Cl fù hè y ύ n

I32
malicia. Guisheng y Wu Ju v, sentados en la maleza, considera­
ban el pasado, convertían las derrotas en triunfos y las humi­
llaciones en gloria. Si así sucede con otros, ¡cuánto más con
los nacidos del mismo padre!

Han Yuanchang de Yinchuan10, de finales de la dinas­


tía Han, hombre notable que ocupó un puesto en la adminis­
tración central, murió a los ochenta años. El y sus hermanos
vivieron hasta la edad en que se caen los dientes. Fan Zhichun
de Ji bei1' era un hombre de principios en tiempos de los Jin.
Durante siete generaciones los miembros de su familia pusie­
ron sus bienes en común sin el menor resentimiento.

El Libro de las canciones dice:

Contemplo las altas montañas,


por el gran camino avanzo.

Aunque sea difícil conseguirlo, hay que esforzarse con


todo el corazón. ¡Preocupaos siempre de vosotros mismos! ¡No
tengo más que decir!

9. Guizheng y Wu Ju (siglo VI a, C,) huyeron del reino de Chu y, al


encontrarse, tendieron ramas por tierra, se sentaron y hablaron del
pasado tomando luego una decisión conveniente.
10. Han Yuanchang, gobernador de Yingchuan, actual provincia de
Henan.
11. Fan Zhichun, administrador en la desaparecida ciudad de Jibei,
vivió durante la dinastía Jin Occidental (265 - 317). Aunque era
confuciano, rehusó servir.

133
-34-
z é z ί

b^i b è i I i d n g b i n

m
j i
m
f ύ
*
b Ú
ft
f Ù s h
f f

s u i
t £
w ü n d n
j? % é r
y Ö u

m
y'Vv^ # M i
Z Ö n g b ù h ä 0 z h ί b Γ

Ri # & /V
Q s h ü y Í ê r b à

1
1 ä n
1#
d u ô
üc
g ù
■àtt
TvC
w ύ p
££
Γ
RF â x u â n x ( n g
• ir

z h Í x u é

M
é r b Ú w é n
#
s h Cl

4 # ■ H "
y Ö n g d u Q n n i ά n s h Í s ά n

T '
b Ù
lie ,
s h Í
/ N
1 i Ù
%
y u
- t
q i

-f Λ
t ô n g z i c h u ! j i ü l ( n g

ΊΒ
d ά n
Ä
ml
S M
I ( y ü i Í

Λâ y3Ë
: i n à n g•öÿ u
Í P
r Ú fctÍ

q
JL
i ë i
i l
ί n b
#ê i z h
ψ
Ô g n
ft
W U

I34
R E P R O C H E A MIS H IJO S -34-

Blancos cabellos sobre mis sienes,

mis músculos muy flojos y mi piel arrugada.

Si es cierto que tengo cinco hijos,

4 ninguno aprecia el papel ni los pinceles.

Shu es dos veces ocho

y en pereza no tiene parangón.

Xuan tendrá que dedicarse al estudio

8 y le disgustan todas las artes.

Yong y Duan tienen trece

y no distinguen el seis del siete.

Tong tendrá pronto nueve años

12 y sólo se interesa por peras y castañas.

Si el cielo me niega mis más caras ilusiones,

¡vamos, déjame vaciar otra copa de vino!

135
35-
&
j Í
%
C hé n g
ft
s h Í
»
mê i
>c
w é n

»
wé i
Ÿ
j ί n y ί
ES
i\ w
X Í s q n
#■
n i <j n

w u
S- >3
y uè

¥
i ¡ â
Ä
c hé n

c hé n g
% K
s h f
S
mê i
m
f Ú
f 'j
z h Í
ff
z Ô i

M
2 h Öu
0 n
y u â n
«
m 1n g
«
y Γ
4 s
s h (3 0
$
1à 0
■ t
z H i

di à n
* #
f ü
W
é r
flf
1 ê ίi
£
z h î
0
m f n g
f h ù

Â
Q i
«
z Q i
!
I

?
« f i
h (3 n w â n g s h Q 1 <3 i

0
r I
n
y u è
fg
IX
j î n
$
s h ü
0

'M
c h é n wë ¡

%
c è 0
%
h u â n

jr
1 iÓ 0
S
k ô n i

a
â i
it
y Í
% °

M
s h 0 n g

X ü

it M
é n s h î y Qn

I 36
O F R E N D A RITU A L P O R M I H E R M A N A -35-
LA S E Ñ O R A C H E N G 1
Seis poemas

Es el día jiachen del quinto mes del tercer año de la era


Yixi,2 pasado el doble de tiempo de cumplir las reglas de luto,3
yo, Yuanming, presento la ofrenda de un cerdo y un cordero4
e, inclinando la cabeza, le ofrezco una libación.
¡Qué dolor! ¡Qué tristeza!

Después del frío el calor ardiente,

días y meses nos distancian poco a poco.

Las vigas se llenarán de polvo,

4 el patio se cubrirá de hierbas.

La vivienda vacía y desierta,

permanece sólo la triste soledad.

Ofrecemos en vano copas y viandas,

8 ¿a dónde van las gentes que mueren?

1. La señora Cheng, hermana menor, mei, de Tao Yuanming, murió


en Wuchang, Hubei, en el año 405.
2. Esta fecha corresponde al 26 de junio de 407.
3. Las reglas de luto, fu zhi, obligaban a un duelo de nueve meses.
Han pasado, por lo tanto, dieciocho meses desde la muerte de su
hermana.
4. Las palabras sbao lao indican este tipo de ofrenda.

137
-36- II

M
ilLL.
Μ Ä M
s h u ί W Ú x lô n g d ï

Λ N
s h
ê.
ê n g
r é η y ( t Ón g

pâ & Ä M
i ¡ é wÖ y a ë r

# W ' t t#
t è bà i c hά n g q 1n g

■2#
/\Cj > M
z Í b r z ä 0
Â
s h f

m
H t $
s h Í s hà n g r Ú y ί n g

Ä #■
__ 7Ñ
w Ö n i (j n è r 1 i Ù

f f
ë r c á i
X
i i ü 1 ί n g

â ft * ! b£
y u <5 n c ó n g m Í s h Í

Â
f Q
f
t ¡ <
50
#
xiQ ng
Â
c hé n i

13 S
II -36-

¿Quién no tiene hermanos,

gente nacida de la misma madre?

Tú y yo con gran sentimiento

4 cien veces lo hemos disfrutado.

Tu difunta madre nos dejó pronto,

éramos aún muy niños.

Si yo tuviera mis seis años dos veces

8 tus nueve serían una promesa.

Desde esos días inocentes,

he crecido acariciando tu cerquillo.1

1. El término tiáo señala el pelo de los niños, flequillo o cerquillo,


así como “niño” directamente.

139
-37- III

£
z F
ff
é r
4"
1 ί n g
ft
mê i

M Ú
ÉÍ W S
y Öu d é y ö u c Ô o

,3# S
ί n g 9Ông χ i 0 n yán

M
k Q i s hd n
M
Z é rf
Ab
Mb iE Bb $ 1
n é n g z hè n g né n g h é

t t  I f
wé î y Öu w é i x iq o

ft jh. t
χί n g z h Í z h ô n g g u f

^T &
k ë χ i0 n g k ë χ ia o

$
w Ö
R
k q i
Mj
wé ï s hq n

ê & S
q in g z î j r dq o

# : ft «
b r cq n g h é p i q n

W
é r
*
b 6
M
s i
# .
ba o

140
Ill -37-

¡Ah, tú, mi buena hermana,

practicaste siempre la virtud!

Serena y pudorosa, de palabra oportuna,

4 apoyo generoso e irradiante alegría.

Fuiste exigente y comprensiva,

gran amiga benevolente.

En el mundo femenino,1

8 considerada como modelo.

Escuché decir que la bondad

ha de festejar sus acciones.

¿Por qué el cielo2 no fue justo

12 y te negó sus recompensas?

1. Se usa aquí el carácter guí: gineceo, pabellón de las mujeres, cuar­


tos interiores de la casa reservados a las damas.
2. El cielo, divinizado o metafórico, se dice aquí bi cang: “ese azul”,
expresión del poema 131 del Sbijing, Libro de las canciones.

141
-38- IV

Θ 4 i r f k
X ί z <3 ¡ j i Q n g 1 f n <

* A ft
z h Ô η g I f t I q n 1 Í

x i
% Ö η g
#
d r s Ù
JS
j ü

4 * 1 t . Ä
c h é η g 0 é c h u y u ê

if
y \
t
w Ö
Â
y ü
If
é r

W ■W
b ά i <3 i s h î q i è

f t
0 n
n
¿ n
%
g ά o y
-zz
Ú n

8 X
ï ï ’S
x ¡ <3 o x i Q o d Ö n g y u ê

b (j
Ù i
f
x u ê
ft
y i n
>8.
c h é n

c
M
h é n f ê
Ä
n g b ê
ψ
i\iSf
i j
#
ΐ é

g ä n w é

i b
Μ
ë η g
Ä
hάo

12
x
Mn
i g y ά n
¡5 'q)JLî x
i l
i ë

142
IV -38-

Vivíamos en Jiangling'

y el cielo nos afligió con dureza.

Lejos estaban mis hermanos,

4 imposible verlos en Chu o Yue.2

Sólo sobre ti y sobre mí

cayeron las cien tristezas.

Altas nubes tenebrosas,

8 trágica luna de invierno.

Nieve blanca, mañana sombría,

en esta hora triste hiere el viento.

M e derrumbo a gritos de dolor,

12 clamo y sollozo por la sangre.

1. Jiangling o Jingzhou, en la provincia de Hubei.


2. Chu y Yue eran dos reinos del sur en tiempos de los Zhou (1100
a 221 a. C.).

143
-39- V

A - #Θ
Ψ
X ύ π n i (j η p ( n g X ï

Μ
c h ù s h ί
*
wé î
it
y u <3 n

shu
1%
s h ü
3S
y ó u c Ú n

y ?
ÎÜ l
g u
«
m <3 n
BU
y in


¿ P ft £
r ú hé y 1 w <3 n g

y»'s
z h Ön g t i Ô n b Ù f à n

Ä Ä . Ä Ï
j t i î g Q o t ά n g

ft 0# ft
h é s h f f ù j i â n

144
V -39-

Busco los hermosos recuerdos de antaño,

se pueden tocar, pues no se alejaron.

Tus misivas están aquí todavía,

4 legado solitario que colma mis ojos.

¿Por qué en cuanto se ha partido

nunca jamás se regresa?

¿Cuándo en nuestra sala desolada

8 se escucharán de nuevo tus pasos?

145
-40- VI

m -k *
m ¡ Q 0 m id o g ü n ù

-If ft I? t# ?
hé y i h é s h Í

I t ’
q i Ó n g q i Ón g yôu h ú n

è fè -
s h u Í
i
z h ü
»
s h u Í
%
s î
?

7F ft S f t »
n d i h é c hé n g mê i

M- jtb
C Í
fa
y Ö n g
e , !
y ύ y Í

* P »
s Γ r u yôu z h i

ft
x iâ n g
£
j i <3 n h à 0
M .
1 r
°

% ff & PA,
( n g hü Ô¡ zâ i

146
VI -40-

Tu pobre niña huérfana,

¿en quién confía?, ¿en quién se apoya?

Tu alma vaga solitaria,

4 ¿quién la a c o g e ? , ¿qu ién le sa crifica ?'

¡Ay, mi hermana Cheng! ¿Cómo

te acabaste de manera eterna?

Y si los difuntos tienen razón,

8 en la Zona de las Artemisas nos veremos.2

¡Qué dolor! ¡Qué tristeza!

1. El verbo sí de este verso significa ofrendar sacrificios a los espíri­


tus de los difuntos.
2. Al pie de la montaña Tai, en la actual provincia de Shandong,
localizaban los taoístas esta Zona de las Artemisas que acogía las
almas de los difuntos.

147
ñ ■f  i ft t
g é n g z Í s u Í w Ü y u ê z h Ö 1

'OS.
# 3Ü P I Ä
c ó n g d Ö u h d i z ü f ë n g y ú

Ä #
g u î 1 ί Π

— %
ê r s h Ó u

f i f i ­ f & >
X f n g x i n g x Ú n g u ί I Ù

0 n
t t f £ »
j î r Í w Ô n g j i Ù j Ü

---- jlji ?
Ä 7 m
# .
y I' X r n s h Í w ê n y d n

4 ft # A t . T °
z à i X Í i i d n y Ö u y ú

§ # % J # É ’
g u z h (3 0 i ù q Í q Û

Ä t PR W 1 °
z h r l i n g X i d n X f y ύ

j
y X
i a n g s h à n q
% Í b ù X
I t
i Qn
>

8 S# A #
yèr 0

g u Í z r n i d n q i d n t û

I4 8
EN EL Q U IN T O M ES D EL AÑ O G EN G Z I , 1 -41-

DE R E G R E S O DE LA CAPITAL, V IE N T O S C O N T R A R IO S

M E D ET IEN EN EN GUILIN

Dos poemas

Avanzo en mi camino de retorno;

contando los días, añoro mi viejo hogar.

Qué gozo disfrutar el cariño de mi madre,

4 qué alegría ver el rostro de mis hermanos.

Se rema fuerte, el camino es abrupto;

un rincón en las fronteras del oeste.

¡Cuánto peligro entre montañas y río!2

8 El hijo que vuelve piensa en el trecho que falta.

1 El quinto mes del año geng zi es junio de 400.


2. El río es el Chang Jiang o Yangzi.

149
m Ά % & /Çi
k α I f é n g f ù w Ö χ F n

« ΐ I ? *
j r y î shöu q i Ón g h Ú

S jf
M t
gâ o mQ n g m ¡ ά o W ύ 1 ■ê

12 s
* * s t
x i à m ù d 6 s ë n s h û

èfè· ¡5 £ f t a
s h u f yûn k ê z h Ô u y u ä n

il ïï M %
j ίn z h â n b Ö i i r y ú

M. iïfk Ê #
y (5 n m ù s h Í n Ó n ling

£ m JHf· M
k ö n g t 0 n j 1â n g yâ n r ύ

150
Contra mis deseos, se levantan vientos del sur

a la orilla de un lago aguarda mi barca.

Hierba tupida y alta hasta las cumbres;

los árboles en verano son densos com o selva.

No estamos muy lejos de casa,

unas cuantas leguas nos faltan.

Al contemplar la inmensa cordillera,

¡no puedo retener mis suspiros!


-42- II

Él Î f t ÍT % '
z ί a ù t >3 n x I n g m 11

P i l <
t 4 -
w 0 j 1 n S h \ ί h I Z h ¡

i l J 'I. ft n ■
s h 0 n c h u ô n y i h é k u d n g

4 ik $ n M ■
*
x Ù n k '3 n η ί n y ύ q i

â
>è n g 1 0 n g 9 U ü t i a n x i h n g

-im àl
Jk m /S\ H f «
h C n a f e n g W il x ï s h Í

λ
i i ü y 5 u
:ê ''U '
1 i d n s u .5
Í
s li é n 3
'

8 ft Æ û '
r ü h 6 y 0 n z r, i 7

#
1 n g
<4-
<'4'
n i G n
i
y u 1 n
#
1 ί n
M
h ά o
'

À ra & *T ÍÍ ‘
r C n j i à n I i Ô n g k é c I

l i n a
#■
n j Ö n
M
i ù
t
y i> u
Il
j ί
·

hX
« « H ;
: Ô n g X j 11 f 0 h e y Í

I 52
Il -42-

Desde siempre se lamentan los viajes de servicio,

sólo ahora lo comienzo a comprender.

Inmensas montañas, inmenso río,

i vientos y aguas no se pueden predecir.'

Con estrépito las olas revientan hasta el cielo;

los fuertes vientos no cesan ni un instante.

Viajo mucho tiempo añorando a mi familia,

s ¿ por cj né me encuentro ahora recluido?

Mis recuerdos se pasean por bosques y jardines,

no me cuesta abandonar el mundo.’

¿Cuántos años me quedan todavía?

12 Seguiré a mi corazón, ¿por qué dudarlo?

1. En el texto .yu n y k a n son dos de los ocho trigram as, ha i>u j , del
Y ijin g, L ib r o d e los c a m b io s , y representan el viento y el agua
corriente.
2 . “Eil mundo de funcionario”, se sobrentiende.

153
-43- 1# Ä
x i (5 n q ί πg f Ù

ïfl 1 «r # t# M ' ’
c h Cl z h â n g h é n g z u Ô
' K
d 1 n g q ί n g fÙ
^5- Q # ' # tt Ä % iâ
c d ¡ y Ö n g z u Ô j l' n g q ί n !g f ù j ian y 1


C f
íf
é r
%
z Ö n g
ê
d d n
70
b 0
’ Ï p
s h Γ Z é
w §
d d n g

& &
w f M ’ W /»'s If i JE 0
y ί s I 1 ù é r z h Ó n g1 gui x id n z h ê n g

* F « » Ά % -t Æ jfc >
i îà n g y Γ y Í 1 ¡ Ú d 0 n g z h Í x ié x ï n

0
ß/?> # J» M- f t «
1 îà n g y Ö u zhù y ú f ë n (3 i ¡d n

à i , g
-t X i « m
Z h II i wé n z h i s h î y ί d d i i î

Jfjpî
#
z u Ô
’ ±
b 1 n g
B
y ï n
m
c h ù
«
1 ê ¡
, £
g u d n g
*
q Í
§
c f

0 /φ-
Ä ® H £ « > « ßk
y î y ύ y u <j n 1 Ú duô x id f ù r d n

» 4 il 0 SI . X *► * Æ ’
h d n w é i z h ï sut' Vy é η n1 î à 0 b ù z u

» . # M £ ΐ ?
s h ù b Ú m i ù 2: u ô z h ë z h ï y^ï h Q

Ι 54
ODA C O N T R A LAS PASIONES' -43-
Catorce poemas

E1 primero fue Zhang Heng2 que escribió una


“Oda para controlar las pasiones” . Cai Yong' compuso
una “ Oda por la paz de las pasiones” . Rechazaron
el estilo refinado, optando por la sencillez;4 comen­
zaron por expresar libremente sus sentimientos y
terminaron retornando a la serenidad y a la rectitud.

Constituyen un valioso medio de moderar los


corazones de la gente licenciosa, y una verdadera
ayuda para juzgar las costumbres.

Los hombres de letras continuarán estos escritos


de generación en generación, estimulados por este
estilo, difundiendo sus formas y contenidos. Yo que
disfruto tanto en mi huerto y jardín, mojo también
mi pincel para escribir. Puesto que mi talento es
insuficiente, ¿no traicionaré a mis predecesores?

1. Fu, traducido aquí por “o d a”, es un género literario que, inicial­


mente, imitaba los cantos o elegías de Chu, (finales de la época de
los Reinos Combatientes, 4 0 3 a 2 2 2 a. C.) y que evolucionó hacia la
prosa rítm ica.
2 -3 . De las odas de Zhang Lleng (78 - 139) y Cai Yong (132 - 192)
sólo se conocen algunos fragmentos.
4. El estilo refinado, elegante y elaborado, yi ci, se dejó por el estilo
sencillo y de aparente insipidez plena de alusiones, dan bo, tan apre­
ciado en la tradición china.

155
- 44 -

A îfe i:
f Ú h é g u î y i z h I

m # U £
dυ k u (J n g s h Í y Í X ¡ Ù

â « M ;
b i d 0 qί n g c h é n g z h ï s ê

4 Λ 'fr w M - #
qÍ yôu dé y ú c h u (5 n

P ê i m i n g
ï
y ù
u
y f
th
b F j^ é

q ί
0- É/
z hΘn g
ψ- f
f 6 n
;
%. «
s Ú
ft ’
nè i

-ir
f ù
% B
y <a z
/'il'
h f g à 0
Ä f
y ύn
°

/'ii' M ÿ ,
b ê i c h é n x ! z h ï y^ x F

jif t
À i - t. - ft ® 0
gQ n r é n s h é n g z h F c h <5 n g q ί n

t
H
Óη e y r j ί n y ú
W
b (3 ¡
41
n i <5 n
»

Ï^ T

it
h uQ n g uô
*
é
W
r chou
ñ
y Fn
°

I 56
I -44-

¡Cóm o pudo esta preciosa rareza de grácil figura

surgir sola y espléndida como flor de muchedumbre!

Aunque luce un color como para derrumbar una ciudad,1

4 por su virtud quiere ser conocida.

M ás pura que los jades resonantes de su cintura,

compite en aroma con la orquídea salvaje.

Expresa al pueblo sus más tiernos sentimientos,

8 mantiene sus ideales en la más alta de las nubes.

Sufre al ver que el día llega a su ocaso,

se conmueve ante los sufrimientos de la vida humana.

Después de cien años todo desaparece,

12 pocas son las alegrías, numerosas las penas.

157
( t M J E à .
q i Q η r h U w é i é r z h è n g zu Ó

fe U ê ík
f â η q ; « 9 s è y r Z i X Fπ

Si i : # i í
s ôn g X i <9 n z H Γ z h ï y ú h <3 o

16 ÿ j È# # £ #
r a n g h ή 0 X i Ù z h Í b^ ] n f ê n

S g Ö Â
:
s h ù n më > m ù y î 1¡ Ú m i <3

& ê M *
Il ήn y ci n X i <3 o é r b ù fén

i 58
Corremos la cortina roja, muy cómodos nos sentamos

pulsa la fina cítara2 con intenso entusiasmo.

Sus finos dedos acompañan la suprema belleza,

16 se arremolinan sus blancas mangas hasta el delirio.

Pasea su mirada, parpadean sus bellos ojos,

No brota una palabra, ni siquiera una sonrisa.

1. “Un color como para derrumbar una ciudad” es una alusión a la


canción con la que Li Yannian (140? a. C.) presentó su hija al empe­
rador Wu de los Han, para que la elijiera como favorita:

Hay en el norte una excelsa belleza


que permanece sola y todo el mundo la admira.
¡Con una mirada derrumba una ciudad!
¡con la segunda te derrumba un imperio!
No importa. Ciudad e imperio derrumbados.
¡Semejante belleza no te la puedes imaginar!
(Tomado de Paul Jacob, p. 357; ver bibliografía)

2. Cítara es se, instrumento musical horizontal de unos dos metros de


longitud, con 25 cuerdas de seda, cada una con su clavija movible.

159
I I

É M
q U d i 0 o j i à n g b d n

& 0 If
j Γ g 1u Ô X ï x ud n

ÿ pP #
b ê i s h â n g k Ô u 1 ί n

Φ
4 à -z^· të lL i
s hQ n
b à i yû n y ï

fp * %
y <3 n g d ί t i â n 1ù

1» p,t| &
f ù c Ci m f n g x i d n

# m m M
s hè n y Í w ü mê i

8 n i t # M
y C z η r x i d n g y d n

35-
Λ 0 K &
j i q Γ n g y i n y ί gd n y ú

y ά n j 1ê
B X i
K
y r i ¡ d o y
B
d n

 ê ft K (*>p
y ù z î w d n g y ί j i é s h î

*
i ù md o
4t
ir z h ï w é î
-ÍM ,

q i Q

ι6 ο
II -45-

Cuando llega a la mitad de la melodía,

decae la luz solar en el corredor del oeste.1

Las notas tristes golpean el bosque,

4 sobre los montes se a p o ya la nube blanca.

Contemplando admirados los caminos del cielo,

nos inclinamos ante las cuerdas cantantes.

Sus gestos están plenos de encanto;

8 no se puede describir tanta belleza.

En sus notas claras vibran intensos sentimientos;

junto a su rostro, a sus rodillas, poder conversar.

Quisiera en persona ofrecerle mis juramentos,

12 temo cometer una falta desafiando los ritos.

1. La palabra xuan señala un corredor cubierto y con ventanas.

i6i
# M , U t ë >
d d i f è n g n i <3 o y ί z h 1 C Í

f t Λ i : $ , Æ °
k Ön g t â r é n z h Í w Ö x i â n

Í&
a M #
y^¡ h u (j n g h u Ô é r m Í η ί n g

M * λ
h άn X ü y ú é r j i U q i Ô n

1Ó2
Si espero a que el fénix le exprese mis afectos,

me aterra que otro hombre se me adelante.

Me siento angustiado, temeroso, intranquilo;

16 mi alma en un instante es expulsada nueve veces.

163
-46- III

m £ . t - W Ψ ,
y u í η z Ù i y i é r wé ¡ 1 Γ n g

* H r & £
c hé n g h u d s hÓ u z h f y û If l n s

/VU'
b 6 i
a
1u Ó
t
j î n
Z
z h ï X
W
i Q o
Ä I
1 Í

M i
ft i : * y*v
y u <3 n q i Ü yé z h i wé i yÔng

164
Ill -46-

M e gustaría convertirme en el cuello de su vestido

y recoger el perfume de su espléndida testa.

Pero al llegar la noche se libera de su ropa.

4 ¡Detesto que duren tanto sus sueños de otoño!

165
-47- IV

ü Æ Ü t
y u à π z a ¡ c h ά n g é r wé ï da î

Λ
s h ù y <3 o
ü
t i <3 o
i
z h i
Ä
x i q n
ks h ë n
K É|
fi J/f' - t * M t
j ¡ ê w ë n 1 i <j n g z h î y î q î

Ä
h u à
9L
t UÖ
ik
g ù
W
é r
M
f Ú
tf
x F n

16 6
IV -47-

M e gustaría convertirme en el cinturón de su falda

y abrazar su cuerpo esbelto y delicado.

Por desgracia cambia la estación, cálida o fría,

4 y por ella lo retira para ponerse otro nuevo.

167
-48- V

m 4 M 4 *
y u Ö η Z d i f â é r w é ¡ z é

s
# 1
h u <3
£
X u 0 n b
f f n
M :
y ú t u i j
Λ
i â n

b ê
il·
/\U '
i i
1 £
i c r
À
é n z h Í m ù

"M tr
É/ ¿K U # * -
c Ó n g b (j i s h u Í y Γ k ù j i Q n

ι6 8
V -48-

Me gustaría convertirme en el aceite de su cabello

cuando lo cepilla sobre sus hombros caídos.1

Pero las bellas se lo lavan con frecuencia

4 y terminaría desechado en el agua transparente.

1. Los hom bros caídos constituyen un criterio de belleza femenina


en la tradición china.

169
-49- VI

ü 4 I fô
y uä π z ¿1 i mé i ér wé ¡ 1

tt t m IU H
s uÍ z hq n s hï yΓ xión y<3n g

£ »
bê i z/hB.ï fté n zhÍ Sí
s h<3n g x i q n

 m Ä e »
huô qÜ hu Γ yú hua z h uà n g

170
VI -49-

M e gustaría convertirme en lo negro de sus cejas

y de sus miradas disfrutar sin descanso.

M as si el afeite pierde su gracia y frescura

4 podría terminar con un nuevo maquillaje.

171
-50- VI i

i i:
m Æ y'C fl 4 /3 ’
- U 3 II z 3 i gu 1n wH i X 1

£ $7
'Vl Ä 7Ú 5 . ft. ;
Ί n r u ·} t r y ύ * .1 n q i u

te λ Θ ■R #P ’
b ft i w n y i n z h 1 d 0 i y U

t M * if .£ :-jt <
1â n9 j ί n fj n i 1n i i <1n q 1ύ

172
VII -50-

VIt* gustaría convertirme en su estera de juncos

y los tres meses de otoño acoger su grácil cuerpo.

Desgastado con el tiempo sería reemplazado

4 y pasaría un año sin que se dignara mirarme.

173
-51- VIII

m 4 S if h Ä !
y u d η z a i s Í é r wé î 1Ü

» Æ « M
f Ù S Ù z ú y ί z h Ôu s h Í

i l·
fî A £ t #
b ê i x f n g z h 1 z H ï yô u J i é

è lk A
k Ö n g w é i q 1 y ύ c h ud n g q i a n

174
VIII -51-

M e gustaría convertirme en sus sandalias de seda,

cubrir sus pies blancos y que conmigo dé vueltas.

Pero llegará el momento en que deba detenerse

4 y, vacías, las olvidará junto a su lecho.

175
-52- IX

ü W %
y u d η z (j ¡ h ud é r wé i y Γ n g

% ft M W %
c hd n g y Γ x ( n g é r X î d ô n g

&
'<i rS # . £ # Pz^
b ë i g â 0 s h Ù z h Í duo y ï n

te t # N f T ' H
k d i y Ö u s h f é r b ù t Ón g

17 6
IX -52-

M e gustaría convertirme en su sombra proyectada

y apoyándome en ella pasear de este a oeste.

Pero los árboles frondosos de tupidas ramas

me quitarían, ¡ay de mí!, su compañía.

177
-53- X

iS 4 ft
y u ά η z d i y ê é r wé i z h ύ

ñ
z h <j
5 #
ó y ú
M
1 i <3 n g
S
y i n g
0 y ù r n

r+
ψ
/V ^ ft Λ Z # 7fe
b ê i fύ s Q n z h ï s h ù g u à n g

* 3$, ft BJ
y cl n m i ê j ί n é r c ά n g m f n g

178
X -53-

Me gustaría convertirme en linterna de sus noches

y colgada entre columnas iluminar su silueta de jade.

Mas la Morera Blanca' con las primeras luces del alba

4 apagaría en un momento mis resplandores.

1. La Morera Blanca, fu sang , es el árbol fabuloso en el que se


cuelga el sol antes del amanecer, árbol simbólico del levante.

179
-54- XI

m 4à ¡ % if à, M

y u z zhù é r wé i àn
s h

h
&
άn S
qÍ b
m
iào
îk

*
r Óu
ilÔ
w

ψ à % £ Ml %
bê i b <3 i 1ù Λ** z h Í c h én lin g

m # # U M M .
g ù J ί n X i Cl y ί m i d n m id o

ι8 ο
XI -54-

M e gustaría convertirme en bambú de su abanico

y entre sus manos flexibles detener los torbellinos.

M as, al apuntar el blanco rocío de la aurora,

4 me pondría en su manga muy lejos de su vista.'

1. Las amplias y largas mangas de los chinos, tanto de hombres


como de mujeres, disponían de un bolsillo interior para guardar
diversos objetos. Li Bai conservaba allí, se decía, sus manuscritos; la
bella de estos poemas guardaba en él su abanico.

i8i
-55- XII

ü
y u ά η
i
z à i
*

ffl
é r
ü
wé î
S
t Ón g

p j|
ft * J i
s h <3 n g z h Í m in g
#
q f n
zuô X i

b ê i
ft
1 1
«
y î
X
à î i ύ i

&
/" n
z h Ön g
i l
t u î
t

W
é r c h u Ô
t
y ί n

#
k ä o
R
s u Ö
ü
y u0 n
M
é r b i â »

ft
t Ú
M
q Í
H
k u ô
U
y ί
ï
r u Ô x î n

«
y Ô n g
#
i ά o
ff
q f n g
W
é r
M
w (Ü n g
B lf
s Ù

# # n i t
b Ù r 6 n g y ü y û n (3 n 1 ί n

« * * i : i %
q ï mù 1à n z h î y Í 1Ù

t # £ # 1%
y i q î n g s ô n g z h î y ú y in

Λ ÍT ft
x ί n g
■ t
z h ï
t
yôu
Jft
d Í
t Q n g x ί n g

*
j i â o
Ä
x ï n j Ù y u
t
z h Ön g j ί n

ι8 ζ
XII -55-

M c gustaría convertirme en la madera perfumada1

del laúd cantador que sus rodillas acaricia.

Pero el gozo en grado sumo trae consigo la pena

4 y acabaría, sí, con mis más bellas canciones.

Al considerar mis anhelos sé que debo anularlos,

en vano mis ilusiones acrecientan mis torturas.

Fatigas sin cuento; ningún confidente;'

8 mis pasos me llevan a los bosques del sur.

Junto al rocío que se funde en las magnolias,

de los verdes pinos recibo abundante sombra.

Al pensar que podría encontrarla en mi camino

alegría y temor se combaten en mi pecho.

1. En el texto, la palabra tong indica madera de varios árboles:


paulownia tomentosa, aleurites cordata, elescocca vernifera, etc.

183
^ ' É · £
ï n g j î m ô é r w u j i à n

të g
« t l U
'S 1 f -
d ü j u à n X i Ô n g y r k Ô n g X ü n

j$L 8 H u ft % -
i Q n q ï n g j ü y ï f ù 1 ù

* § M S . m
h Ô n X Í y d n g é r 1 i Ú t à n

-¿r
P ft f t U /'ü' Ä
b ù X Γ y r y r w d n g q Ù

& » M #
s è c ä n q î é r i i Π y ά n

* « U - ¿r ül·
y^è X i ê X 1 ê y ï q Ù X i û

20 M . * #
q ï q i q ï é r j i Ù h d n

0 Ä U
r Í f Ù y r X i é

Λ * M- ~zx
y u è m è i J I n g y U y Ún d u άn

m u
1 i d 0 q I h ê n g y Γ g ü g u i

24 « t
s h Ô u S U Ö b ù h <
5i

184
Solo, en fin, sin ver a nadie en el desierto;

busco en el vacío irritado y solitario.

Detengo mis pasos; me calmo; continúo,

16 contemplo el ocaso; baja el sol; suspiro...

Camino titubeante y olvido adonde voy,

mi tristeza y mi figura inspiran piedad.

Caen las hojas con un rumor armonioso;

20 el aire se congela, llegó el frío.

Los rayos del sol se sumergen en las sombras;

la belleza de la luna decora el borde de una nube.

Vuelve un pájaro solitario lamentando su tristeza;

24 buscan su pareja las bestias solitarias.

185
t# 'i'
HJ *
d άo dà ng n i <3 n z h Í w ci n mù

■ti ιέ M. « n
h è η 2 F su Í z h Í y ù d <3 n

EÖ W Ψ
èn g W Z.
s Í x ia o m y r c Ó ng Zh î
28 # fS< « M $
s h é n p i â o y (3 o ér bù <3 n

m
/\¿lN Λ* i: Λ #
ruó P ί ng z h Ôu z hî s hf 2 hà

¿i
Æ M
P Í y u <
3η y ά ér wú P <
3n

ι 86
Afligido por el paso de mi edad robusta,2

me apena que estos años muy pronto se terminen.

Sueño en mis noches disfrutar junto a ella;

28 mi alma, indecisa, da vueltas con el viento.

Igual que una barca que ha perdido su remo;

como caer al abismo sin tener dónde asirse.

2. “La edad robusta” va de los veinte a los cuarenta años, más o


menos.

187
-56- XIII

• f
y û
N f
S h Í
Φ
b î m( j o
3.
y i n g
fr
X u Ô n

o
ä
(IX

f ê n g q Í q Í
cr

J
* * $
g ë n g g é n g b ú mê i

o
h
«
Ô n g n i (3 n
/ 'ii' *
p d î 4 0
h u f

&
q r
»
s hè d a
t
¡ y
&
Γ

h é c h é
M n

%
f ά n
m
s h u <3 n g
m
c d n y ú
*
s Ù
»
j î ë

p|
0 Ä M *
j ί 1 U n c h f é r wè ¡ m ί n g

«
d r
%
1 ¡ ú
ï t
y u d n
\>x
y Γ q
y #
ï n g
£
d ί

s h r
P
m i d o m
f
1
1M
y r X
W
i d n
fp
h é

z
»
h Ö n g i
%d
i o 1 i
%d n g
M
é r c
*
d n g c
*
u i

*
y Í
Âû
f r é
À
n
£
z h Í
4
z d i
Â
z ï

â?
t
16
u Ö X ί n g y
rzr
Ú n
U
y Γ s Ô n g h u
i'
d

ι8 8
XIII -56-

Es el tiempo de las constelaciones de o toñ o ;1

el viento del norte se congela.

Atormentado, no logro conciliar el sueño,

4 perplejo ante mil incertidumbres.

M e levanto de pronto por ver si amanece;

abundante escarcha blanca cubre los peldaños.

El gallo, de alas plegadas, no canta todavía;

8 de una flauta distante fluye una gran tristeza.

Comienza íntima en admirable melodía secreta,

termina ocultando una oscura e inmensa soledad.

Imagino, entonces, que aquí está mi dama

12 y confío a las nubes una afectuosa misiva.

1. En el texto chino aparecen las palabras Bi y Mao que, según el sis­


tema astronómico chino, son los nombres de dos constelaciones que
se ven en otoño.

189
-57- XIV

f t -zr
φ
jSL ■έ£
PP
x ί n g yûn s h Í é r w Ú y ü

Ht $ # $L Ü
s h Í y à n rq n é r ¡ iÙ g u Ô

ft /<j,' U ü ''i»'
t ύ q ί n s Í y ί z Í b ë i

z h Ö n g
&
/1' s EL ili fô i t ft
z ü s h â n é r Z h ( h é

y
i£P
ί n g q
y#
i n g
Ä
f é n g y
Ur ίέ
q Ü . f i

f I I È I f Ä
j i r u ô z h ( y û g u i b Ô

Λ jt n - 4
y Ó u m Cl n C Q o Z h Γ w é ¡ h u Í

t i « p f Ä *
s Ô n g s h (j o n <3 n z h i y û g é

t
ü
â n w
«
à n
M-
1ù y
K
r c ύ n c h
M
é n

# s
3Ê t t /V Ü .
q Í y άo q i n g y û b q x i d

190
X IV -57-

Pasa una nube errante sin decir palabra,

el tiempo transcurre lento y silencioso.

En vano me atormento con tristes pensamientos;

4 al fin me detienen una montaña y un río.

A cojo al viento puro que rompe mis ataduras,

entrego a las olas mis pobres ilusiones.

Comprendo el valor de esas plantas trepadoras;1

8 declamo los cantos antiguos del Sur de Shao.2

Apaciguo, con coraje, mis diez mil ansiedades;

deposito en el universo3 mis sentimientos lejanos.

57.1. Las plantas trepadoras de este verso, man cao, aluden al


poema 94 del Shijing, el Libro de las canciones.
57.2. “El Sur de Shao” es una sección de los poemas delShijing.
57.3. El universo se dice aquí ba xia: los ocho puntos cardinales; los
cuatro conocidos y sus intermedios.

191
AMISTAD
-5 8 - £ Μ, # %
dd p 'j n a c à η j û η

pí ns
M
w é i
$r
w 6 i
%
u
j n
#-
c ·ϊ n
-f
i ij n
’ t
cô ng

ÿX
i iÔ n g
it
ling
Æ
s h r
J:.
s h à n g
®
d ó o
* it
S u ô
7#
x ύ n

r#
y ά n g
A
j ίd n
If
z ê n g
0

% PI T
hé ns mé n 2h 1 x i a

f
y ÖU qff n yQu s hù

« i t Ä
z à ¡ i 0 r z â i y Ön <

# Ä M
y u4 n dé wÖ y ú

•Ü -¿Tt
5L
ltd
ft
q r W ύ t Q hä o

Æ .
s h i
Û
yôu
Jg
. f i ύ

* M , ü Bl
c hd o wé ¡ g uQn y ud

8 ÿ f i
X Í yd n pé n g nù

194
EN RESPUESTA A PANG, ASESOR M ILITAR - 5 8 -

Cuando Pang,1 asesor del general de defensa, fue


enviado desde Jiangling2 a la capital, pasó por
Xunyang, donde nos vimos, y allí le dediqué este
poema.

Junto a la puerta de mi cabaña,

guardo mi laúd y mis libros.

Es al tocar y recitar versos

4 cuando goza del todo mi alma.

No hay para mí nada mejor;

la vida retirada es mi alegría.

Por la mañana riego mi jardín,

8 en mi casa, por la tarde, descanso

1. Pang es Pang Zun, asesor del general Wang Hong, prefecto de


Jiangzhou. Este poema es respuesta a otro poema de Pang, hoy per­
dido.
2. El antiguo reino de Chu tenía por capital la ciudad de Jiangling,
en la actual provincia de Hubei

195
À
r é n
z
2 h ï
fft
s u Ö b
f
d 0

$ Â
s h à n g huô « t. ,ït„
T '
b ú
t
y ö u
ΨΙ
t Ó n g
t
à i

■z:
yûn
«
h ú
U
y Γ q
% ί n

$4
W Ö
#
q ¡ Ù 1 i
&
d n g y
&
ö u

5 h Í
* 1
g ô u h u
ft
d i r é n
λ

t yp
h u Q n x i n k Ö n g q i d

% Ψ »£ HP
d Ô n g y ü w é i 1 ί n

Ψ
y i
&
y ú h u d i r é n
À

fk # $c
x ï n d é z i z ï

bi
&

if
y ö u
El
z h r j i U

% 7k n*
1 ê
àii
y ü t U z h

n<
3i
*
c h é
»
h d 0 y
B d n

nd i
M-
zhù
fr
x ï n s h î
#

B * ä
y 1 r f b û J 1 d «

ES
P
r Ú
ft

*
b 11
i'ii'
•I

I9 6
Lo que mucha gente considera fortuna,

para mí no es nada apreciable.

Si no se tienen los mismos afectos,

¿para qué tratar de encontrarse?

Sólo busco conocer buenos amigos,

gente honesta y de buen corazón.

Gozan los corazones acordes,

nuestras casas vecinas se tocan.

Hombre de sentimientos generosos,

de virtud diligente e ingeniosa.

¡M ira!, dispongo ahora de buen vino,

te invito a disfrutarlo conmigo.

Brotarán palabras felices,

escribiremos nuevos poemas.

Si un día dejara de verte,

¿podría, acaso, alejarte de mi mente?


&
j ¡ a y ó u w é i

m-
s h 1 j
»
¡ Ö n g
S í
1 í f ë n

i ä w f -
s Ô η 8 ë r y ú 1 Ù

ft τίν Γ *
x i ó n s h q n g w ú X î n

fe fe *
y i y i j i Ù c h ü

W " ZC
111 i Q 0 m i d o X i y Ú n

? i :
2 h í z Γ z h i y uQ n

fe l í §
1 i d n g h u <j h é w é n

# Ä ΖΓ J3>j >
X i w Ö y ú n b ¡ é

p| ;
'k M Ä
c Qn g g ë n g z ¿I i m ( n g

4- 4 i t £ »
j î n y ë y ù z h i

®a
f Φ ,
X Ué p i q 0 1 |" _n g

198
Hemos disfrutado de buenos paseos,

llegó el momento de separarse.

Te acompañaré hasta el camino,

28 el vino nos sabrá amargo.

Reacio a partir al viejo Chu;

lejanas, muy lejanas nubes del oeste.

Te fuiste a un lugar muy remoto,

32 ¿cuándo escucharé tu valiosa palabra?

Al separarnos la última vez,

los orioles comenzaban a cantar.3

Ahora que nos vemos de nuevo,

36 nieve y granizo se arremolinan.

3. Los orioles u oropéndolas cantan en primavera.

199
-4r
λ ^ '
d à f 1 n yô u m f n g

# ft _h t
zuô s h Í s h Q n g j ! n g

iÜ - ¿r
5L '^1 f ί
q Í wQ n g y Ùn Ô n

ψ
Í M
w ί n g s h Í m ï η ί n g

# $ 0
Ψ
c â n c ä n h à n r i

f * * Ä
s Ù s ù q 1 f 4 n g

Ü ft 7 f Λ*
p iâ n b Í f Ô n g z h 0 U

# # yX t
r Ó n g y ί j i a n g z h D n g

« Í E Λ
X ù z â ¡ z h ê n g r 6 n


4 # &
z à i s h Γ s ï z h Ö n g

Ht M a Jt
j ί n g z ï 1 i ά n g c h q n g

W ft f 1?
y Í b à o ë r g 0 n g

200
\ί\ Gran General dio la orden,

en la capital será tu servicio.

Abandonas la vida confortable,

4o las ocupaciones no te dejarán en paz.

Sombrío el frío sol,

severo el gélido viento.

Veloz avanzas en tu barca,

44 perdida en la corriente del río.

¡Animo, viajero en lejanía,

al comenzar piensa en tu destino!

Disfruta los momentos propicios

48 y ten cuidado de ti mismo.

201
-59-
»
c h Ó u
T
d í n g
*
c h Ó i s ä
t n g

t t t
y ö u k è y Öu k è

f . * t j t
d i i 0 ¡ h u0 n z h Í

1 n «
b ί n g z h Í s ï c Ön g

1&
'■'il' - f ÏÏ M
h u l' y ú b Q i 1 Í

# B
c â η s hè n g r Ú g u ί

* # #
lin g s h <3 n r u Ô s h T

202
UN BRINDIS P O R DIN G D E C H A ISA N G 1 -59-
Dos poemas

¡Llega el huésped!, ¡llega el huésped!;

al buen funcionario le place quedarse.

Observa la rectitud, oído inteligente,

4 su bondad es reconocida a cien leguas.

Disfrutas comiendo conmigo como en casa;

prestas oídos al bien, como siempre.

1. No se ha identificado a Ding de Chaisang, pueblo de Tao


Yuanming, pero se puede deducir, por el segundo verso, que era
funcionario huan.

203
-60- II

ü t 4
ètb

f ëi w éî y ë X ié
W â t
lu y ö u 1 i ά n g y ó u

« P « ft
2 Ù î y ά n z (5 i t i 0 O

K
y r X i 'é
i l
w Ö yV u

ik t ill
f Οn g h u Q n y î y ù

s if
i1 z u 1' H u <5 i Xi Cl

A »
s h Í Xrn X I n q î

7f ñ it
f à n g c Ó n g w Ö y 6u

204
II -60-

Tantas veces disfrutamos la armonía,

compartiendo en hermosas caminatas.

Conversábamos contemplando el panoram a,1

4 disipando gozosos nuestras inquietudes.2

Intensa fue la alegría de cada encuentro;

reconfortados y ebrios descansábamos.

Colmando el anhelo de nuestros corazones,

8 continuábamos sin fin nuestros paseos.

1. El verbo tiao significa “mirar a lo lejos desde un lugar alto”.


2. Verso tomado del Shijing 39, Libro de las canciones.

205
-61-
II i f Í I
y ΰ y i n j ί η Q η b i é

Zg-
J R
y ï n x 1' <5 n
i t
z u Ô j
Θ
ί n
$
Q n
S
r1 (j n

*
c h Q η g
à
s h í
t
y u <j n
’ B
y î n j Ù
n
x Lin
»
y d n

ÜF Á
z u ô t (3 i
I t
w è ¡
# ■
c q n j
Î
Cl n
’ #
y Í i
%- ¡ a

T ♦ # w 0

X ¡ d z u ô
ith
c r y î
I I
Z ê n g

yÜÈ
óu »
h ä 0 fê
Ψ
¡ s h â 0
*
c h ά n g
?

— ü t 0
# J R 1
y ί y ù j Í n1 y i n q ί n

?
t t Ü ü ï I S
x ί n1 x i ύ c hÓ u q ï n g h u à

4 0
^ 1
y i fù z hi w é i q i 1n

i Ä t M ?
q ù S Uf j i Ô nd n 1 Í

n # Ht HP O
bÓ z u ô s hÍ 0 s h Í 1ί n

t 'ê ΐέ 9
fÙ z h (3n g s Í y ô u z ó n g

& f
xr
W jt 0
y q n 1 iÚ V» <jn ig x i a 0 c h é n

2θ6
M E DESPIDO DE YIN , DE J I N ’AN -61-

Yin1 trabajó primero como secretario del jefe de

gobierno en el distrito del sur de Jin ’an,2 por esto

habitó en Xunyang/ Acaba de ser nombrado conse­

jero del M inistro de Asuntos M ilitares.

Trasladándose con su familia, desciende hacia el

este. He escrito este poema y a él se lo dedico.

Nuestra amistad se inició no hace mucho,

desde el primer encuentro nuestro sentir fue profundo.

Después de dos noches de conversación pura

4 se acrecentó nuestro mutuo afecto.

Desde el año pasado vivo en la aldea del sur,

muy poco tiempo hemos sido vecinos.

Apoyados en nuestros bastones, gozosos hemos paseado

8 olvidando la llegada de la noche o el día.

20 7
PP 1 $
y ú m Ô z î s h û f i

#
y î
fa
Z h Í
t
d Q n g
3(é
g u â ¡ f ê
fa
n

7 ^
w ê i
&íf
w è i s h i
&
y r
Aj r

12 Ä
X ï n g
B
y ά n
Î
z â i
Ä
z ï c h Cl n

a Λ w A Ä
p I à o p i â o X i i ά ί f ê n g

/\¿i' λ i -£ ·
y Ö u y Ö u d Ô n g q Ù y Ú n

Ü J JH. f " m
s h à n c h u â n q i à n i r w <3 i

16 B
y ά n X i Ö o
«
η ά n
Mj
w é î
0
y ί n

1 i ά n g
£ ct á ¡
T
b ù y ù
#
s h î

y X M # Jft
j i à
n g H Ú d u Ö j i (J n P ί n

t
Ä
u Ö
#
y ö u
im
"X-
i i n g
i |
9 u Ô b
«
i <3 n

20 * ik Λ
n i d n 1 ύ ¡
'î t *
c û n g ù r én

208
Conversar o quedar en silencio son cosas distintas,

sabíamos que un día habría que separarse;

sin mencionar que llegaba el momento

12 vino la primavera anunciando tu partida.

En torbellino apareció el viento del oeste,

muy despacio se alejaron las nubes del este.

A mil leguas de estas montañas y ríos,

ié qué difícil será verse, conversar y reír.

Un hombre de talento no se retira del mundo;

ríos y lagos quedan para la gente modesta.

Si un día logras pasar por aquí,

20 no te olvides de visitar a tu viejo amigo.

1. Yin de Jian’an es Yin Jingren, quien, en 413, fue destinado al


estado mayor de Liu Yu en la capital.
2. Jin’an era Fuzhou, en la provincia de Fujian.
3. Xunyang es Jiujiang, en la actual Jiangxi.

209
-62- #
# -Ζ3Γ
t i n g yûn

E0
# f - t , t 4 ° #
t [ n g y ύ η s i q î n y Ö u y ë z Qn

I f
χ ¡ η i
S f
ά o
’ B
y u ά n i
H
ί ê
ÍJ7
chù
f
r ó n g
’ Jf!
y á n

Ä
T ’ t m # °
b ù c Óη g t à n X î m Í j î n

9
« II # *Zj T
a ¡ à ¡ t ί n g yûn

o
Nf Hf
m éng m é^n g s h f y ú

A b α
*
b i <3 o
H
t Ón g
i*
h 0 n
9

4 ¥■
P [ n g
%

if
y i
PI
z Ci
0

f ♦ f
j i n g i i d Ö n g χ u G n

4<Ας.
■jlttu
♦ p m
c h Q n i <3 o d Ú f Ú

# : %
ê - 1
1 i Ó n g P é n g y Ö u m i <3 o

f
s â o
#
s h ö u
&
yán η
ffί n g

210
LA NUBE D ETEN IDA -62-

Cuatro poemas

Nube detenida. Pienso en un amigo muy querido. La

copa está llena de vino nuevo; el jardín comienza a

florecer. Suspiro con tristeza y espero en vano.

Niebla espesa, nube detenida,

la llovizna propia de este tiempo.1

Sombríos los ocho rincones del mundo,2

4 bloqueados todos los caminos.

Solo y tranquilo en mi sala del este,

me conforta el vino de primavera.

Mi buen amigo en algún lugar remoto;

8 me rasco la cabeza, titubeo...

1. Los poemas de lluvia: la lluvia enemiga de los viajeros, de la gente


que se quiere, de los encuentros.
2. “Los ocho rincones”, ba biao, son los cuatro puntos cardinales y
los cuatro puntos intermedios.

211
-63- II

#
t i n g
-V f
y un In În

s h (
if m é n g mé n g
y ü

/V * Ψ[ i*
h ü n
b Ô b i â o t ó n g

P ί n g
É Ä
c hé n g
Ü
j i â n g

M t M ’
y Öu i ¡ ü y ö u j i Û

« t ÍÉF °
X I <5 n y î n d ô n g c h uà n g

I I É3 * Λ »
y ά n y <5 n h u á i r é n

Λ ·
z h Öu
Î »
m Γ
^
c Ón g
°
c Hê

212
II -63-

Nube detenida, niebla espesa,

la llovizna propia de este tiempo.

Sombríos los ocho rincones del mundo,

4 los caminos transformados en ríos.

¡Tengo vino, tengo vino!

La ventana del este me invita.

Añoranzas de un afecto humano;

8 barcas y carros no circulan.

213
-64- III

% 8 i :
d Ön g y ud n 2 h Í s h Ù

ft ft r
*
ó n g
z h ï t i <3 0 z à ¡

Μ , JH # r ñ
j ί n g y Ô n g x ï n hά o

A
« fê XT' t t
y Í y Í y ú q i n g

Λ # t §
r é η y i yôu y (Ü n

0
r î
ñ
y uê
f-
y ú
ÍE
z hê n

ά n
#
d é
il
c Ù
M
x Í


s h u Ô

b r
*
P 1n g
4
s h ê n

214
Ill -64-

Árboles del jardín del este,

de nuevo sus ramas florecidas.

Compiten en nuevas bellezas

4 por despertar mis sentimientos.

La gente dice con una frase

que soles y lunas nunca se detienen.

En la calma, juntaremos nuestras esteras

8 y conversaremos de la vida cotidiana.

ZI5
-65- IV

m m M
i Q n p i Ô n f é ¡ n i '<3 o

Éî
Ä &
X Í w Ö t ί n g k é

m PB _lL
i d n h é X i à n z h î

n *
i <3 o s h é n g X i q n g h é

I I ft À
q Γ w ú t q r é n

- f #
n i à n z r sŸ f duo

II 0 * «
y ά n y ά n b Ú h Mà

m t m
b d o hé n r Ú hé

216
IV -65-

Revuelo de pájaros veloces

en las ramas de mi patio se detiene.

Pliegan sus alas, reposan,

4 armonizan sus cantos de fiesta.

¿No hay nadie más por aquí?

En verdad añoro tu presencia.

N o puedo lograr mi anhelo,

8 ¡cuánta pena alberga mi pecho!

217
i t
Λ y n M
z h ü r é n g ó n g yôu z h Ô

$ T
j i <3 mÙ b g i x i (3

4 0 Λ H 1 à
j ï n r F t i à n q ί ¡ i g

y# PA . $ % W
q F n g c h u ( y Q m in g t <3 n

& '4 L 4è T Λ
g <3 n b r b ä i x i (3 r é n

$
â n dé
*
b ù
M ]
wé î
t t
h ug n

y#
q i n g
« c
g ê
t
s d n
f f
x F n
9
s hë n g

« S 68 I I
1ù j i ü k a i f g n g y (l n

m 0 ♦
wê î z h Í m in g r i s h î

y u
#
j ï n
a
1 i il n g
&
y î
n
dg n

2i 8
R EU N IDOS C O N M U C H A G E N T E -66-
BAJO LOS CIPRES ES DE LA TU M BA
DE LA FAMILIA Z H O U

Espléndido día disfrutamos ahora,

flautas y laúdes nítidos resuenan.

Conmovidos por los que yacen bajo los cipreses,

4 ¿cómo no alegrarnos de nuestras propias vidas?

Límpidas canciones difunden acordes nuevos,

el vino verde abre nuestros rostros perfumados.

Ignoramos qué será de nosotros mañana,

8 nuestro corazón hoy goza con entusiasmo.

219
# _- Î
y i j Ù êr shöu

11

#Θ & £ É #
X¡ y ù j ü ηά n c ùπ

# h * %
f é ¡ wè î b U qÍ z hή i

M # Ä Λ
wé n duÓ sù χï n rén
m n t Λ
iê yü s hü c hé n χί

« it, il #
huά i cÍ PÖ y Öu n i άn

4 0 ít M «:
j n ί ri c Óng zi y ί

# Ä 1^ Ä g uM
άn
b ί 1Ú hé b i

K

Æ

Ü
b i c h Λu ή n g
%
χ(

1
»Í n
ft
q ü s h
0#
[
et
s h Í
%
1<5 i

iX
k ά n g
B
y án t
■k'M
pX
άn Æ
z à i
£
χ i

ΐ X Ä Ä
&
M
q 1 wé n g Ô n g χ î n s hQ n g

m M tí
y ( y i χ i Q n g y u X i

220
M E HE M U D A D O DE CASA -67-
Dos poemas

Hace mucho que deseaba vivir en la aldea del sur,

no por buscar la suerte en lugar propicio.

Me dijeron que allí la gente es de buen corazón

4 y que podría alegrarme con ellos mañana y tarde.

Guardé en mi pecho este deseo durante años

y sólo ahora lo veo cumplido.

Mi pobre cabaña no necesita ser amplia,

8 me bastan la cama y la estera.

M is vecinos vienen con frecuencia,

charlamos recordando historias de antaño.

Juntos admiramos textos sorprendentes

12 y en caso de duda entre todos la elucidamos.

221
-6 8 -

¡Ûi
Î À El
#
c h Cl η q i ü d uô â r Í

S
d ê n g
Ä
g â o
Ä
f ù
I f
X ί n
n
s h î

i ® F I £ Pf
g u ô m é n g è n g X i Q n g h Ù

t i l S
t t
y ö u j i ù z h ë n z h u Ó z h i

j| á
M
c H é n
f
w ù
£
g ë z
ê
i g u !

tí!
« H t
X i (5 n X i a z h é X i q n g s ï

'Và' Ä & &


X i â n g s Í Z é P ï y i

Ép m M
/"N M B #
y q n X ¡ â 0 w Ú y â n s h Í

A 3 ® 7$· T i f
c Γ 1 Í i i q n g b Ú s h ê n

/m
w υ w é
% ¡ h Cl
-¿r
q Ù z Í

* *h /7N SL
y i s Í d q n g X Q j I'

Λ # T '
3L
P »
1 î g é n g b ù w Ú q î

222
II -68-

En primavera y otoño disfrutamos bellas jornadas,

trepado en las alturas escribo nuevos poemas.

Al pasar por la puerta todos nos saludamos

4 y si hay vino nos invitamos a beber.

Por la mañana retornamos a nuestras labores,

al descansar siempre pensamos encontrarnos.

Pensamos encontrarnos, nos vestimos,

« charlamos, reímos, sin nunca cansarnos.

Vivir de este modo ¿no es maravilloso?

Irnos pronto de aquí no nos interesa.

Del vestido y la comida yo me ocupo,

12 el trabajo del campo jamás me defraudó.

223
-69-
I'J * t
hé I i Ú c h 4 i s ά n g

ÜJ * λ 1 t ?
s h Ô n Z é j i Ù j i <3 n z h q 0

« # Æ# S
h Ú s h i n <3 i c h Ó u c h u

È.
z h Í w è ί
* ,
q i n j i Ù g ù
ft

* ¡5 Jf
w ê ¡ r è n y ά n S U ö j Ù

1 i&
Ón g c h
M
é n
Λ
rù *q Í hua
tl

èt 0
q i ê z h (3 n g h u (j n X ï 1 ύ

h u ân g tÚ
t
M
w ü g u
If
ï r
A
én

1Êê
H# H# A ÍÉ
s h Í s h f j i àn ¡ Xù

m
*ά 0 C Í
&
y ί
41
j Î Ù z h
»
x ï n
&#
c h Ó u
f.
f ù y i n g
Ä t
y ú

#
9 Ü
Ä
f ê n g z h u ά n
W #
q Í b ó
#

c h 0 n
if
i <3 0
$
j ¡ ë
lu
j i q
4» U

224
EN RESPUESTA A LIU DE CHAISANG' - 6 9 -

M ontañas y lagos desde hace tiempo me invitan,

¿por qué tendré que titubear todavía?

A causa de la familia y de mis viejos amigos,

4 vivir en soledad me resulta insoportable.

Entra el buen tiempo y me trastorna el alma,

apoyado en mi bastón regreso a mi cabaña del oeste.

Nadie transita por los senderos de hierba,

8 veo a lo lejos un pueblo en ruinas.

El techo de mi casa recién terminado,

hay que trabajar nuevos campos de cultivo.

El viento del valle refresca el ambiente,

12 el vino de primavera alivia el hambre y la fatiga.

1. Se trata de un poema be (ver nota 1 al poema 9.)


Liu fue subprefecto de Chaisang, pueblo natal de Tao Yuanming.
Se retiró como laico budista del Loto blanco.

225
η
ruó
:k
n u
ft
s u f
Φ
f ê i
J?
n d n

m
w ê i
t
q ί n g
fi:
1 i <3 n g
B
s hè n g w Ú

« « t Ψ
q ï q ï s h Í z h Ö n g . Î î

M n ^r ÍI $ îl
s u Í y u è g Ö n g X i Ö n g s h Cl

Ê , # * Λ
g ë n g Z h 1 c hê n q Í y Ô n g

Ü J t m «
g u à c Γ X î s u Ö X ù

- ¿r i W #· ¿h
q Ù q Ù b0 i n i d n wà i

4 M f $P
s h ê n m ί n g t Ón g y ί r C

22 6
Vino fresco, ligero, recién hecho;2

para reconfortarme no está tan mal.

Los asuntos del mundo son un torbellino,

16 en meses, años, los he abandonado.

Cultivo y tejo sólo para mi uso;

hacer más no vale la pena.

¡Vamos, vamos, que en cien años

20 cuerpo y nombre se habrán esfumado!

2. Literalmente la frase dice: “La débil muchacha aunque no es


muchacho”. Nü no es aquí una muchacha sino el vino recién hecho,
fresco y poco alcohólico.

227
-70-
»I
c h ó u
f'J,
l i ú
s
c h < 3 ¡

M * A M
q i Ó n g j Ci g u ά r é n y ô n 9

i t
0# 0
/' Íi ' M
s h f w <j n g s Î y á n z h Ö u

•t é-
m J t # y fé -
1 u t f n g d ú o 1 u à y ê

fe £ f t
k ϋ ¡ r d n 2 h Ϊ y r q ¡ Q

χ\ # r
n í
f
y ù
*
b é i
*
y ö n

« i
j ^ q s u ί y <3 n g η ά n c h 0

4 " Ä T
j I n w ö b Ù w é i né

z h Ï y Ö u
*
1 <5 i
Ä
S u í
T
b Ú

'φ-
í n g s h Î χ ¡ é t Ó n g

i
s.
Ù n g r
0 Î d
*
ë n g
it
y u ü ™

228
EN A G R A D E C IM IE N T O A LIU DE CHAISAN G' -70-

A mi pobre morada llega poca gente,

sin darme cuenta las estaciones se turnan.

En el patio vacío, muchas hojas caídas;

4 sé, conmovido, que es el otoño.

Abundan girasoles en el muro del norte,

arroz excelente se cultiva en los campos del sur.

¿Por qué no alegrarme en este hermoso día

8 si no sé si tendré otro igual?

Con mi esposa tomamos a los niños,

bella jornada, y emprendemos un largo paseo.

1. A propósito de Liu, ver la nota 1 al poema 69.

229
•71·
S.
wQ
Ά
y ué
B
dd n
#
z u Ô

fo M ± >$
hè d à ¡ z h u bù

X
È
Q z h Öu z Ô n g
* i j ,
y ï
#
M
/WN
ü l
h u f f ù s u î W (J

%
f Q
Ä
S U 1 s h Γ
Dfî
f ύ

1 i l 'ffc 7^ ·
X ï n g j î y in j i â n (

t
n (j n c h uâ n g hÖ n
¥ W
c u ï

&
bë >
#
l i n r ó n g
& M
q 1ë

#
s h é n pi n g x ^ s
B# h Í

M
c h é n
Ê
s è z Ô U j Γ n g
Ä

R,
if
% .
1d i
#1.
s h Ú
*
b Ú
i
q Ù

Λ
r é n
S
t r
®
g ù y Ö u
ÿb
z h ô n g

M-
i ù c
f
hά η B d á i
*
q Í
t
i i n

ft Jtt 7Î <
q ü g Ö n g q r s h Q n g c h Ö n g

23Ο
ESCR ITO EN RESPUESTA A L SECR ETAR IO D AI -7 1 -
EL PRIM ER D ÍA DEL Q U IN T O M E S 1

Si la barca va vacía y los remos quedan libres,

retorna, regresa, da vueltas sin cesar.

El primer día del año recién comienza

4 y el año muy pronto llegará a la mitad.2

Bajo las ventanas del sur plantas de estación,

en los bosques al norte crecen de modo lujuriante.

Cae lluvia propicia del estanque del cielo,

8 los colores del alba anuncian viento favorable.

Llegados aquí, vemos que nada permanece;

las leyes del hombre tienen su propio final.

Quien vive largo tiempo esperando su hora

12 con un brazo doblado, ¿debe lamentarse?3

231
iS
q i ά n
Æ
hud
á
huô y Í x i d n

■ir
ft Ä
z h i W ú wq I Ó n g

Í A 9
s h I ru y Í g Q o

JÜ -
16 j =l
îsj
o
h é b Í s hê n g h ud s Ön g

232
Los cambios pueden ser duros o leves,

sigue tus ideales en lo alto y en lo bajo.

Si tus miradas residen en la cumbre,

16 ¿para qué subir a los montes Hua y Song?4

1. En el título, la palabra he significa: responder a unpoema con


otro del mismo tema, metro, longitud y rima.
El secretario Dai no ha sido identificado. La fecha señalada corres­
ponde al mes de mayo del año 401.
2. Xing ji es la última de las doce divisiones del primero de losciclos
de doce signos que corresponden a doce años.
3. La expresión “con un brazo doblado”, qu gong, significa “pobre­
za” y es una alusión a las Analectas VII, 15, “El sabio come ali­
mentos ordinarios, bebe agua, toma por almohada su brazo dobla­
do, y vive feliz en tales condiciones.”
4. Hua y Song, montes sagrados de Henan y Shaanxi, eran frecuen­
tados por quienes aspiraban a la inmortalidad.

233
■72- m - ί # %
yú wά n g f ü j C in

zuô
È. iá
sông
$r
k6

& 0 JL
q i a r ί q i q ¡ ë

f # A £ »
b (j ¡ h u Í i ù y Í f ë i

U 'P'
*
à i y ï i^f· s h u <3 n g i i é

« Ä 7^ If
d ë n g g <3 0 j i d n i i â n g g u î

* A W ÜJ %
hd n q î m (3 0 s h <3 n z é

Φ 4 t
;â Γ25Τ
y ύ n
Í& y»'S ft
yôu s h û W u y i

i# 1®
z h Öu z h ü s Í m i <3 n m i q 1

S 3)É
Ä
f é n g s h u r h ù g u â i w é i

f* içfc ft. î$ l ’
z h (3 n x i x Fn 1 i (3 n g y (3 n

# 0
% - ¡3 /\a«
1 Í y <3 n y ù y ύ n b ë i

'0 .
J t * ίξ . »
c hé n n i â 0 mù 1 á ¡ h <3 i

« ♦ 1$. & 0 |l 0
x u (3 n c hé 1 i <
3n y ú h u i

234
EN EL BA N Q U ETE DE DESPEDIDA -72-

DEL G EN ERA L W A N G 1

Llegó el otoño. Días fríos, severos.

Las cien hierbas se han marchitado.

En estos días pisoteamos la escarcha,

4 subimos al banquete de despedida.

El aire ha congelado lago y montañas,

la nube errante no tiene apoyo.

Islas e islotes se esfuman en la distancia,

8 vientos y aguas luchan entre sí.

Al atardecer, disfrutamos de un banquete refinado,

sólo las palabras de despedida suenan tristes.

Las aves de la aurora regresan por la tarde,

12 el sol poniente2 retiene sus últimos rayos.

235
iifî j t ^ ’J
s h î z h î pâ n s h 0 1 ù

% % tt ü jg .
χ u ά n j ¡ â c hd n g c h Í c h Í

0 A i t
m ù s Ôn g h u f z h Öu y u â n

tt
q ί n g
I t
s u f wd n
ft
h u à
S
y Í

236
Partir o quedarse. Los caminos se separan.

Lentos, sin prisas, decaídos carruajes regresan.

Mis ojos acompañan la barca del viajero que se aleja;

16 mi emoción se esfuma entre los mil seres que cambian.

1. El general es Wang Hong, 432, prefecto de Jiangzhou.


2. “Sol poniente” se dice aquí xuan che: el carro colgado.

237
i t JII
y Óu * i é c h u Q r1

ί 5 iE Λ i 0
X F η c h Óu z hè n g ’ ^
y uè w ù r î t i g n

t > Ä f t W
q î c hé n g hé f ê n g W ù X i d n më i

___ —
M * É » | i) i t
y Q è r s ä n 1 ί n q Ü t Ón g y ó u

M
X i é
J||
c h uâ n
»
1 ί n
*
c h <3 n g
Â
:
1 ¡ Ú
» j |
w Cl n g
t
z ê n g

M ’ $ M I f * I f
c hé n g f d η g 1 r y uè 1 ί n y ú j 1d n g

n.
ü
* U Ü
X Í s h u 1 Ou c hé n g hé y Γ f à n

M » f t É * % %
f é ¡ b Γ n0 n ’ Í
f Ù z hë m ί n g s h Í

& ’ ^ f t Ï Ï J ”/ pâ
j i ù y Í b Ú r ù n <3 i wé 1 j î ë

m 0 # J f
W ’ #
t ά n r u ô f Ü c é n g c hé n g bd n g Wú

f t « ’ $ # t & ’ Ü |
y ί i i ê d Ú X i Ù z h Ön g gâ 0 y d 0

M il· » ♦ f Í % °
X i Q n g 1 ί n g s hQn y Öu d i j ¡ â m ( r g

ffc
X î n
f t
u 1'
Æ » ψ i
y'N Ä
d b Ù 2Ci s h u <
3¡ g Ôn g f ù

0 &
ιΦ H - t Ü f í ’
s h î b ê i r r y u é z h î S U i w (3 n g

0
W % #· • t T '
d ij 0 w ύ n i <3 n 2 h î b ù 1 ¡ u

£ % & » ?
gê s h ü n i ά n i 1' X i Q n g 11

U i l 0
* Nr. 0
y î i i q Í s h Í r Í

238
CAMINATA JU N T O AL RÍO IN C L IN A D O 1 -73-

Quinto día del primer mes del año xinchou.2 El aire era dulce,
sereno, y el paisaje magnífico, en paz. Con dos o tres vecinos
nos paseamos a la orilla del río inclinado.

A lo largo de la corriente contemplamos las murallas


superpuestas. Carpas y bremas saltaban mientras caía la
tarde, las gaviotas revoloteaban sin descanso.

Estas colinas del sur son muy renombradas desde


tiempos antiguos, no hay por qué insistir. Las murallas esca­
lonadas, sin apoyo al lado, solitarias junto a la laguna, me
recuerdan de lejos la M ontaña Prodigiosa^ y este nombre nos
entusiasmó. Pero no fue suficiente y nos pusimos a escribir
poemas.

C om o es penoso que días y meses pasen tan veloces,


también es lamentable no poder detener el tiempo.4

Cada uno de nosotros inscribió su edad, su región y la fecha


de este día.

1. “Río inclinado” sería un torrente o un topónimo desaparecido.


2. Año xinchou es el 401 d. C.
3. La Montaña Prodigiosa es el Kunlun, morada mítica de los
inmortales, cadena de montañas entre Xinjiang y el Tibet.
4. A propósito del final de este “Prefacio”, Paul Jacob comenta
(ver bibliografía, página 288): “Los caminantes se alegran, simple­
mente, por la belleza del paisaje. Pero no basta. En China, no hay
placer que no se trate de fijar con palabras (actualmente este papel
lo desempeña la fotografía). En este texto tenemos uno de los pri­
meros ejemplos de un género que iba a hacer fortuna: el de los relatos
excursión. Notemos que la tristeza sobreviene a los caminantes; al
escribir, si se conjura al fin del poema, es gracias a la ebriedad.”

239
Μ ñ « i +
k ά ¡ 5 U ί s h Cl w Ú s h Í

% Î T n #
w Ú s h ê n g χ ί n g g u ί χ i u

A-
,ν^ ' Z . t i t t t
n i ά η z h i d Ôn g z h Ô n g hu Q i

Α J t M
j ί c h é n w é î z i y ó u

A
q î
ÍP

*
t i Ô n
•It
wé i
i f
c hé n g

ÿ
b q n
ft i t
y uä n
A
1 ¡ Ú
'
z u Ô y i

il Ä H , £
r u Ô t uÔn c h Í w é n f ά n g

# /•»y
χ i <3 n g Ci j i ä o m ί n g Ôul

Ü jl
¡¡Ong
»
Z é
t
s d n
u
y ó u
0
m ù

iséi
Ä # El Jx
m iâ n r ä n t f z ê n g q i û

i f
s u ï
f
w ê î
Λ
j i Ci
f
z h Ô n g
#
X i ù

II
g ù z h Q n w U p
E
Γ
#
c h Ó i

240
Acaba de comenzar el año. Cinco días han pasado.

Mi vida pronto terminará.

Se me conmueve el alma al recordarlo;

4 d i s f r u t e m o s el d í a en est e p a s e o . 1

Dulce es el aire, el cielo sereno,

nos sentamos junto al agua.

En la rápida corriente saltan bremas rayadas,

8 sobre el valle tranquilo se elevan bulliciosas gaviotas.

Por la amplia laguna paseamos nuestra mirada,

contemplamos las escalonadas alturas.

Aunque sin el esplendor de los Nueve Pisos/

12 al apreciarla no encontramos nada semejante.

5. Como en muchos otros poemas, es el carpe diem chino.


6. Las montañas Kunlun pueden verse de lejos escalonadas en nueve
secciones. Nueve es también el número de los pisos del cielo.

241
Ä
t (
S
h Ú
S
j ¡ë
f
b F n
1 S

* £ Ä fH >
yin mân g ên g x i0 n c h Ó u

* ft 4" è ’
w é i 2 h Í c Ó n g i Fn q Ù

ΊBEI7 « *» ft * ?
dά η g f ù r ύ c F b ù

Ψ « 2§L f# ’
z h Ö π g s hâ n g z Ô n g yά o q ίn g

~¿r
/'ii' % f" *
w ά n g b Γ q ià n z à î y Öu

j. # #3
q ië j î j ίn c h ά o Hè

m 0 # fft 0
m ίn g r 1 f è î s u Ö q i Ú

242
Levanto la jarra y sirvo a mis compañeros;

con las copas llenas, brindamos.

N o sabemos si después de separarnos

podremos encontrarnos de nuevo.

En las copas dejemos vagar los sentimientos,

olvidando mil años de ansiedades.

Disfrutemos hoy de esta intensa alegría,

y por el mañana no hay que preocuparse.


VINO
-74- íji
yin ¡ iü


è r shí
-\~ 1È
sfióii

é -
y ü
P*1
x ió n
M
1a
*
fl u <
3
ffc
h uQ n

i i
lâ th

& * 0 Í f§ % Ü
y è y í c h4 n9 Öu y öu m in e j ¡ 1

$ * ft » I I &
X I b û y í n g ü y ί na du i ί Π

0
« *
yôu f Ù z u i

J i
ft s í
z u í
i :
z h I
# .
h Ôu
» u
i hé
II
t i

ê » M. 1 0
M Ά
J Ù 2 í y ύ z h r mô S u í du Ô

É l ik A
Ά • *
W0 q ud n C í 1 ¡ á 0 mî n g 9ù r é n

2 h i y r
$
wé i
ft
h uQ n * i q 0
f
e r
0

246
B E B I E ND O V IN O -74-

Veinte poemas

Vivo ocioso, los placeres son raros y las noches lar­

gas. Por suerte tengo un vino afamado, y no paso

una noche sin beber. Contemplo mi sombra solitaria

y cansada. De pronto me viene la embriaguez.

Inspirado, escribo con frecuencia algunos versos

por alegrarme; las hojas escritas se han hecho nume­

rosas. N o las escribí en orden, por esto pedí a un

amigo que las copiara para disfrutarlas, para reírnos.

247
I

X * Ä- % 4
1U Q i r ó n 9 w ύ d in s zà 1

f t A £
b Í c Γ 9ë n g g Ôn g z h Í

£1$ i A æ t
hà 0 s hê n g g uâ t ¡ q r» z h Ön

f t % I t B#
ί n g s î d Ôn g lin g s h (

Ä f- W f t M
li (j n s h û y Öu d <J i * 1 ê

Λ i f # ÍP t
■é n d à 0 më i r Ú Z Í

3 Í Λ » %
d <3 r é n j i ë Q ( hu \

2 ?
s h î
JK F
j î Q n g
T
b ú
t

It
y f

M

*
y ü
_
y Γ
M
s hg n 9
a
i i Û

0
r î
*
X ï
It
h uà n X i â ns
#
c h 1

248
I -75-

Miseria y gloria no permanecen,

se substituyen una a otra.

El señor Shao1 en su campo de melones,

4 ¿podría compararse con quien vivió en Dongling?

Frío y calor alternan,

la suerte de los hombres es semejante.

La persona sagaz lo comprende

8 y no duda en retirarse a tiempo.

Tranquilo, con su copa de vino en la mano,

alegre compañero de la tarde.

1. El señor Shao, de la dinastía Qin (221 a 207 a. C.), era marqués


de Dongling, y cuando cayó la dinastía se ganó la vida cultivando
melones al este de los muros de Chang’an, la capital.

249
-76- II

p3 7X m
j I S h 0 n y û n y Ö u b Q 0

A & 4 '0 il·


y Í s h Cl z <3 i χ f s h Q n

Μ -
-w Φ
f ? Ü
s h (5 n è g 0 u b ù y ï n a

Ή $ ■ $ ± B
h é s h i k Ö n 9 i 1 y d n

Λ
j i Ü
+
s h f χ [ n g
f
d â i s u
f5
m
i i han
M %
k u q n g

düng
4p.
n ¡ d n

*
b ύ
m\Ù ¡
©
g ù q 1Ón g i i é

bÏ Ï ¿5 i
• ft
s h i
#
d ä r g
pfe
s h u f z h u
# à n

250
II -76-

Tod a obra buena, se dice, recibe su recompensa,

Yi y Shu1 se refugiaron en la montaña del este.

Si el bien y el mal no tienen retribución,

4 ¿para qué tanto discurso vacío?

A los noventa años, con una soga a la cintura,2

con más hambre y frío que cuando fue joven.

Porque fue constante en la miseria,

8 tras cien generaciones se conoce su historia.

1. Yi (significa hermano mayor) es Boyi y Shu es Shuqi [qi significa


hermano menor), hijos del rey de Shang, modelos de lealtad. Al caer
la dinastía, no reconocieron el poder de los Zhou y se retiraron a la
montaña del este, xi shan, en donde murieron muy pronto de frío y
de hambre.
2. Este cuarteto se refiere al ermitaño Rong Qiqi, registrado en el
Liezi. Según este libro, Confucio lo encontró un día tocando el qi y
cantando, vestido con piel de ciervo y una soga a la cintura, a los
noventa años de edad.

251
-77- III

i f ft fpj f t
d () 0 s q n g x î Qn g q i Q n Z (i i

A A ■ it #
*
r é n r é π X f q Í q ίn g

# t
yöu j i Ù b ù k è n y î n

\B #
M W £
d 3 π 9 Ù s 11 ί j 1 ¿1 n m[ng

0Γ U Ä A ’
s u Ö y r fl u i w Ö s hë n g

lL t
3 - T ' ■φ o
Æ
q Í b 0 z (j 1 y ï s hê n g

« Flb t ’
y Γ s hé n g f ù n é n g i Í

û 'A f °
s h Q r il 1 i U d i d n i î n g

f É ïï #- ή ’
d Γ n g d in g b q i n i <3 n n è i

# ft « 4 !
c h ί c Í y ù h é c h é ri a

252
Ill -77-

La virtud ha decaído hace mil años,

la gente ya no cultiva sus sentimientos.

Hay vino y nadie quiere beber,

4 preocupados por dejar un nombre.

Lo que hay de precioso en nosotros

vale mientras estamos en vida.

M uy breve es la existencia humana,

8 pasa como relámpago deslumbrante.

Atareados sin tregua durante cien años,

¿cómo lograr éxito sin buscarlo?

253
-78-
IV

« # k If- k
q i q i s h i q Ún n i q

B # # 1 ■%
r Í n» ù y ύ u d Ú f ê i

# & ili
pά î h u (j i w u d ί n g Z h f

ψ
ft &
y ê y ê s hê n g z h uQ n bê ί

m
ü ¥ ''sa' i#
1 i X i <3 n g s i Q 1n g c h é n

i t é M «
y u a n q Ù h é s u Ö y î

n m 4
y ï n z h Í g u s h ë n g s ô n g

$ c Ü 3$ I f
*
1 i (5 n h é y ά o i á i g u î

Ü/ JB L
Ä 7»\\ % . *
j î n g f ë n g w Cl r Ón g m ù

Æ if # £
*
C Í y i " d Ú b ù s h u â i

t t % & # fü
t u ô s h è n y Γ d é s u ô

Í « T is i t
q î Q n z d i b ù x i d n g w é ί

2-54
IV -78-

Un pájaro inquieto se perdió de su bandada,

al atardecer aún vuela solitario.

Va y viene sin saber dónde posarse

4 y en la noche su canto es cada vez más triste.

Su piar lastimero añora la clara mañana,

aunque vuele muy lejos no podrá detenerse.

Pero encuentra por suerte un pino centenario

8 y pliega sus alas tras su largo penar.

Si el viento violento arranca los árboles,

sólo esta sombra no desaparece.

Le confía su cuerpo, encontró refugio,

12 en mil años no lo piensa dejar.1

1. Algunos críticos ven en este poema una alegoría de la vida de


ermitaño.

255
-79-

¿A·
ί·'Ρ M £ À
j î é i ú z<5 i r é n i I n g

# H I> 4 0
Î .
é r W û c h ê m (j χ u Q n

¿■h
13 M m f ?
w θ n J U n h é n é n g ë r

Ü iik ê i l °
χ F n y u ά n d Í z f p i 0 r

Ä f % T »
c Û i i ύ d Ö « <J 1 ( X i (j

y Q u
ñ
r Cj η
%
i i g n
f
n q n
Ü J
s h q n
°

ib % 0 û ’
s h Q n q î r 1' X ï i i à

VBS.
* Í0 n à t °
k
f è i η Í <3 o χ i Q n 9 y ù h u Ci n

ib £ Ü »
c F 1 y ö o z h ë n y Í

-CT
t & ;v ii' Ÿ 0
y ù b i â n y ί w à n g yá n

25 6
V -79-

En pleno mundo humano he construido mi cabaña

y no escucho el barullo de caballos y carrozas.

¿Me preguntas cómo puede ser esto?

4 Si tu c o ra z ó n está lejos, vives aparte.

Recojo crisantemos bajo el seto del este,

contemplo sereno las cumbres del sur.

Magnífico el aire de la montaña por la tarde,

8 revolotean las aves regresando en bandadas.

Todo esto tiene un sentido profundo,

iba a explicártelo pero olvidé las palabras.

257
jwJj
ί τ i t
x f η g z h r q i ά n w '3 n d u q n

jüf: # n
s h u Í z h i f ê ¡ y ù s h f

7Z Φ n # #
s h Í f ê f g Ö u X iq n g x ί n g

4 & M Ä ♦
1 é i t ó n g s Ö n a y ù h ^ r

s q n j i duô
¿h
c Í s h Í

i % * fï 0
dlT s h f s i b à è r

"it * *
d u ô
"¡B
duô
§·
S Ú
t
z h Ö n g y ú

JL # m °
q i ë d Q n g c Ó n g h υ ά n g q Í

258
VI -80-

La conducta humana tiene mil, diez mil formas,

¿cómo distinguir quién tiene razón o no?

Verdadero o falso se juzga a la ligera,

4 como eco del trueno se alaba o se critica.

Al final de las Tres Epocas se vio muchas veces,1

el hombre sagaz no actúa de este modo.

¡Caramba! No hagas caso de tonterías vulgares,

8 sigue la senda marcada por Huang y Qi.2

1. Las Tres Épocas son las tres dinastías de la antigüedad: Xia,


Shang (o Yin) y Zhou, período de gran confusión.
2. Huang es el duque Xiahuang y Qi es Qili Ji, dos de los Cuatro
Ancianos del monte Shang, en la provincia de Shaanxi, a donde se reti­
raron cuando tomó el poder el primer emperador de los Qin (221 a. C.).

259
-81- VII

& f % Û £
q i il JÚ you i iά sè
j ¿·
JE J t S *
yi 1ù duô qÍ ying
-Ù7 A-Li
ïf L Λ !■<? * %
ίà n cï wà na y u ô wù

3$. & - t i f
yu<3 n W Q yÍ s hÍ q ί ng

m * Ü
yï s h Ö n g £ U f dCl i ί n

# È n
bΘ i Jin hύ z r q ί n g
H ÉJ
Λ /vy>
rî rù q u n dô n g X i

I f 4 Ä # « k
gu J ni q o q a 1 1 n m ί n g

■f «C ■ Í i f T
I d o â o d Ó n 9 X u Q n X ¡ d

W € # f t i
ï ä o f ù d é c r s h 0 n

2ÓO
V II -81-

Los crisantemos de otoño lucen colores fascinantes,

recojo las flores impregnadas de rocío.

M e abandono al vino que elimina ansiedades,1

4 desaparece mi sensación de haber dejado el mundo.

Una copa, yo solo me la sirvo,

se termina, la garrafa se agota.

Con el ocaso cesa todo movimiento,

8 las aves en veloz regreso cantan en el bosque.

Bajo la ventana del este silbo a mi gusto,

feliz de disfrutar los gozos de esta vida.

1. En el original se dice ci wang you wu: “esta cosa en donde se olvi­


den las penas”. “Esta cosa” es el vino.

261
-82- VIII

-à=_
-η $ 4 $ -
q î n g s Ö n g z à ¡ d Ô n 9 y u (j 1

*
2 h Ô n g c <3 0
Ä
mé i
Ä
q ί
£
■z Í

Ä * «
n f n g s h u q n g t i à n y î i è i

4 Î · . ñ A Ä ft
z h u Ö r 0 n j i â n g â 0 z h ï

à t # A #
1 i d n 1 ί Π r é n b Ù i u é

# f Λ
d Ú s h U z h Ô n g n Q 1 q ί

-Un:
H TSit
t Í k U n f U h (5 n k ê

8 i t i t « J |
y u <3 n «r (j n 9 s h f » ù wé i

#
w ύ
i
s h ê n g
ψ
mè n g
¿7
h u d r>

Ί*Γ ¥ té êc h é n
h é s h î x îè

262
VIII -82-

A1 este del jardín hay un pino verde;1

si abunda la vegetación, no se distingue.

Cuando la escarcha extermina las otras plantas,

4 m a je s tu o s a s a p a re c e n sus r a m a s a lta s.

Oculto en el bosque no es apreciado,

solo y aislado despierta admiración.

Llevo mi garrafa de vino, la cuelgo en una rama,

cada cierto tiempo lo contemplo de lejos.

Esta vida mía, entre el sueño y la ilusión,

¿por qué mantenerla atada al mundo polvoriento?

1. El pino no sólo es símbolo de la constancia, sino también del


sabio.

263
-83- IX

' Λ M B] "P H
q ί η g c h é n w é n k ¿1 u m é n

ÍSI Ê . ft m ifl
d à 0 s h <3 n g w <3 n g z i k Ö i

H ■f It Ä
w è n z Í w é î s h é i y ύ

W X t M t í
t i <3 n r a y ö u h d a hud

ί « A «
H Ú j iQ n g y u d n j ià n h Ó u

3fb
* % Nf
y r w 0 y u & h î g u â

"ÍÍl f T
iá i, n m Ó 0 ydn χ ¡0

8 * A Ü #§
Ä
w é ¡ z Ú w é i g â 0 a i

# f $ pi
y Γ S h f i i ê s h à n g t ó n ¡

II M * %
y u q η j Qn 9 Ü q 1 η Í

) % - 4 Ä 4ï §
s h ê n g Q n f Ù 1q 0 y â n

' M
12
% f k î %
b Í n g q Í g u >3 s 11 ô χ ié

264
IX -83-

Por la mañana, temprano, escucho tocar a mi puerta;

vestido al revés,' salgo de inmediato para abrir.

¿Quién viene a verme?, pregunto.

4 Es un viejo campesino, pleno de bondad.

Con su jarra de vino, viene de lejos a visitarme,

piensa que llevo una vida muy extraña.

Vestido de harapos, bajo techo de paja,

8 no es vida para un caballero.

Todo el mundo aprecia lo mismo,

quiero verte caer en su fango.

Mil gracias, anciano, por tus palabras,

12 pero no armonizan con mi carácter.

265
m *r φ . >
x ió n P ê i c h é n g k ë X Ü ç

i t a w . # Ü !
<N έ i j r i Ù f ê i m í

i t
JL ^Ή I t ib ífc ’
q i é g öng h u α n C i y ί n

-ft?
16 % * & o
w Ú i i 0 b Ù k é h u I

z66
Cambiar de riendas puedo aprender, por supuesto;

traicionarme sería perderme sin remedio.

Alegrémonos, más bien, tomando tu buen vino,

16 pues mi carruaje no es capaz de dar la vuelta.

1. “Vestido al revés” es una alusic5n al poema 100 del Shijing, Libro


de las Canciones, que describe la inquietud de un cortesano que
teme llegar tarde a una audiencia.

267
-84- X

z

à
t
X i c é n j
Άyuan y ô u

i
z h 1 z h i
%
d Ö n g hq ¡
'9 m
y ύ

üf
d q o 1 Ù î ¡ ΠB Ö qil i é c
*
h ά n s

Ä
f ê n g
t

PUZ Ü z h
ΨÔ n g t Ú

ib ÍT jjfk ft
c r x f n g s h u Í s h ί r d n

f l M
* î w é ï j i s u Ö q Cl

# ; A là
q ï n g s hê n y f n g y î b ào
8 f f  &
s h <3 o X û b i à il yô u y ú

3 fL
/■Ca'
k Ö n g
ib
c Γ
#-
f ê ¡
£
m in g . j [
tf

x Í

j î
Jfr
g u î
M
x ï 0 n
M r
j Q

ι68
X -84-

Hace tiempo emprendí un largo viaje,

hacia el este, a los confines del mar.

Muy largo e inesperado fue el camino,

4 viento y olas trataron de impedirme el paso.

¿Quién me ordenó salir de esta manera?

Será el hambre que me impulsó a partir.

M i cuerpo buscaba saciar sus apetitos

8 y era muy poco lo que yo podía aprovechar.

Temo que éste no sea un plan valedero;

doy vuelta a mi carruaje por vivir en soledad.

269
-85- XI

I I 4 # ϋ t
y Q π s h ë n s c h ê ng wé î ré n

f A S ♦ à |
r ά n g g Ô n g y â n you d ή 0

è 3.S
k Ö n a b Cl huô 11 i Qn

4 -R: m
c h ά n g i T z h f y ú i d 0

ï | f A # :
u \ £
S 1 i ú s h ê n h ô u m ί n g

dfc # # Ä
y r sh ê n g y i k Q g ·3 0

f a £p
Î
S Í q Ù hé s u 0 a: h î

8 # S #
c h ê n g χ î n g ù wé 1 h à 0

£ é
kê y <5 n g q i â n j ¡ n q Ü

È
I ί n huô
ft. Λ
χ ¡ à 0
*
q Í b d 0


# i 5! Ä
1 u ύ z (j n g h é b i é

12 Λ Ί& ' M t Ä
ré n d Q n g j i ë y ί b i ά 0

270
XI -85-

El señor Yan es alabado por humano,

el duque Rong es conocido por sabio.1

Uno, vientre vacío, no vivió mucho,

4 el otro, anciano, sufrió hambre largo tiempo.2

Dejaron un nombre tras su muerte,

sus vidas fueron áridas, duras.

¿Qué sabemos después de fallecidos?

8 M ás vale hacerle caso al corazón.

El huésped cuida su valioso cuerpo,

en el cambio desaparece su tesoro/

Enterrarse desnudo, ¿qué tiene de repulsivo?

12 El hombre ha de comprender las verdaderas razones.4

1. Yan Hui fue uno de los discípulos de Confucio; el duque Rong


Qiqi fue ermitaño según el Liezi.
2. Yan vivió treinta años, y Rong ochenta.
3. “Huésped” somos todos en esta vida; “el cambio” es la muerte.
4. Para enterrar un cuerpo tan deleznable no hay necesidad de ropa,
sudario o ataúd.

271
-86- XII

Èfl
-Sí A er ft
c hq η g göng z é n g y f s h f

$ ü? & & 3#
z h ud n s j ié h Cl s h i s h 1

íi FI
mé n
ft !ü.
d ù b ú f Ù chu

% A M # If
z h ô n g s h é n y û s h Í c Í

# if W - k *
z h ö n g 1 î g u f dg zé

S Ä i é •Æ t
HÖ O f ê n g s h Γ z â ¡ z I

& « t £
y i w â n g b i <3 n d à n g y T

fp f ft * M
h é wé i f ù h ύ y f

à r i .ea ü
q u q ù d Q n g X Í d (J o

f λ *
s h Í s Ú i ¡ Ü X i Qn g q Í

$C
«
b <3 ¡ 1u ô y Öu y δ u t ά n

ü
ft £ 0r -t
q ï n g c ó n g y u s u ö z h ï

ιη ι
XII -86-

Chang’g o n g fue alguna vez funcionario;1

por rectitud, dejó escapar su hora.

Cerró su puerta, no salió más;

4 hasta su m uerte se despidió del mundo.

Zhongli regresó a los Grandes Pantanos,2

de aquí procede su renombre.

Dado el p aso , no se vuelve,

8 ¿por qué dudar todavía?

¡Vamos, vamos! N o hay otro camino.

Mucho tiempo las ideas del mundo me engañaron.

Abandoné, por fin, sus interminables discusiones,

12 y sólo pido dedicarme a lo mío.

1. Chang’gong (II siglo a. C.), siendo joven, abandonó una carrera pro­
metedora y se retiró al campo. Antepasado espiritual de Tao
Yuanming.
2. Zhongli, letrado confuciano de la dinastía Han del Este, abando­
nó su puesto por enseñar en los Grandes Pantanos, actual provincia
de Anhui.

273
-87- XIII

t $ - f P I jh
yô u k è c h 0 n g t Ó n g Z h Í

Ä '& £ Μ - «
q ù s h è ni ï <3 o y ! i 1n g


d r - ft « #
y Í s h Í c h ά n g d Ú Z u f


A /■'s s
y î f Q z h Ó n 9 n i <5 n * î n g
'f â r
te i

* & *
x ί n g Z U ( h ά 1 x iâ n g x i d o

« B â- * 4S
f Ô y <5 n gè b Ù 1 Γ n g

Ä . ft — ß f
9 u î 9 U T y Í h é y ύ

X ft à . #· «
w Ù <3 o c h â r u ô y 1 n g

% σ 11 Ί3 £
j Í y Q n han z h Ö n g k è

H f n # Ä
r î mè i z h ά d d n g b î n g

274
XIII -87-

Dos huéspedes me acompañan de continuo,

mundos diferentes, gustos opuestos.

Uno, solitario, siempre embriagado;

4 el otro, sobrio todo el año.

Se burlan mutuamente

y nunca se han entendido.

¿No es tontería ser tan prudente?

8 ¿No es inteligencia vivir exaltado?

Un consejo a mi embriagado huésped:

si termina el día, ¡encenderemos una vela!

275
-8 8 - XIV

&
t À Ä fÖ
t Ä
3 Ù rén s h ân g w qÙ
É i ôn g Mü z hÍ
q i^è h Ú χ y

ban #J 4 T
j I n g z uà s Ö n g χ¡ a
ic £ «f ù si
s hù z h ë n y r z u ί

£ H I I 5
I ù i <
3O z<j lu á n y ά n

M
s h Ô n g z h u ó
S *
s h î
if
χ ί n g c 1

b Ù
*
i u é z h Í
t
y Öu
n w ô

£
Qn
&
z h y w ù
M]
w é î g u i

wfefc ^ Ü
/\liN M »
y Ô u y Öu m Í S u ô 1 i Ú

"in
S . Ψ fa
j i Ù z h Ôn » y â u s h ê n wê i

2 γ6
XIV -8 8 -

Viejos amigos que aprecian mis gustos

con sus garrafas vienen a verme.

Sentados en el césped, bajo los pinos,

4 escanciamos el vino, nos em briagam os.

Los ancianos hablan incoherencias,

el orden de las copas se ha perdido.

Si ahora ni sé quién soy yo,

8 ¿para qué darle precio a las cosas?1

Sin prisas confundimos nuestros puestos,

¿el vino está repleto de sabor!

1. Para el taoísmo, desde la perspectiva del absoluto que es el Tao,


las cosas no tienen precio.

277
-89- XV

t £ C À X »
P 1n iü fά ré n SÖng

P"
a * S £ ^ °
g u d n m ù h u d n g y ú X h <5 i

SE $ Λ A ’
bg n b q n y Ö u X ¡ύ n g nido

λ ­
t H α
$iF ,
j f i 1 w u X ίn g i l'

ί W ft # :
y ΰ z h ô u y i h é you

À
ré η
Í
s h è n s s hä 0
s
z h ¡ w
bà 1

Ä .
s u î
A
y uê X i d n g
«
c u î
i t
b F

b f n b i g n
+
z â 0
&
y r
à
b <5 i

#
r u Ö
*
b Ú . ? i
3 ?
q ¡ Ó r g

Â
5 Ù
Ά
b <3 0
i f
5 hé n
f
k è
tf
X ï

278
XV -89-

Vivo pobre, sin ayuda de nadie;

mi morada invadida de maleza.

En bandadas los pájaros revolotean;

4 en mi destierro no hay huellas de pisadas.

Eterno y extenso es el universo,

la vida humana no llega a un siglo.

Meses y años se apresuran y se empujan,

8 mis patillas muy pronto encanecieron.

Si no distingo la pobreza de la abundancia,

¿para qué alimenté las ambiciones de antaño?

279
-90- XVI

&
s h £¡ o η 1 Ú n
¥
h '3 n
À
r é n sŸ i
i££ » Æ 7Ñ Μi"X -
o
y ú u h íi o Z Q ¡ 1i u i î n g

ñ f í #q * 4/<U' ·
x ί n o x ί n 0 x î n g b Ú h u à

4 y$t
y d n
Vi Ú /1'\ Â ’
1 SU I w Q c h é t» g

m @ ip ■
i ¡ n g b à o g ù q ¡ Ó n g i i é

M £ f t X ■
i ï h ά n b d o S U Q 9 ê n g

%
* A ■
b Î j i â o b ê i f ê n g

8
%
h uQ n g
í
cäo
t

' ê
g i d n
Ä
t i n g

& t - ft ft
p Γ h è s h Ö u c h ά n g yè

Λ I I 'F # »4
c h é n i i b ù k ë n m 1n

î
mê n g
A
gong b Ú 20
4
¡
&

> 1
/·'
2hÔn g
W
y r y î
f
w Ú Q t f
ί Π

28ο
XVI -90-

Cuando joven poco tuve que ver con asuntos humanos,1

me consagré por completo a los Seis Libros.2

El tiempo pasa, tengo cuarenta años1

4 y no me distingo en nada importante.

M e mantuve firme en la extrema pobreza,

del hambre y el frío tuve gran experiencia.

Mi pobre cabaña a merced del lúgubre viento,

8 las malas hierbas invaden mi patio.

Cubierto por tela basta, velo en la larga noche,4

el gallo de la mañana rehúsa cantar.

Y puesto que M eng’gong ya no está presente,

12 debo ocultar lo que mi corazón aprecia.

1. Se refiere a la administración en el gobierno.


2. Los seis libros clásicos del confucianismo son: el Sbijing (Libro de
las canciones), el Shujing (Libro de la historia), el Yijing (Libro de los
cambios), Chunqiu (Primavera y otoño), el Liji (Libro de los ritos) y
el desaparecido Yuejing (Libro de la música).
3. Alusión a las Analectas II, 4. Confucio dice: a los cuarenta años
ya no tuve dudas.
4. Liu Meng’gong (dinastía Han del Este, primer siglo) fue el único
en apreciar la virtud de Chang Chongwei, un letrado que vivió reti­
rado, cuyo patio estaba invadido por las malas hierbas.

281
-91- XVII

É f
yöu 1
f â n
4
s h ê n g
t
q i ά n
Ä
t ί n g

& # i# Ä
h ά η X Ci n d à i q i n g f ë n g

y# Ä Ä Û S
1 Γ η 9 f ë n g t u Ô r à n z h ï

J L X ψ
¡ i <3 η b i ê i ¡0 0 à ¡ z h Ö n a

ÍT
* ίn g
fi­
x i n g
k
s b F 9
ik
Ù
%
1 ù

Ü af c  û
1 è n d â 0 h u ô n é n g l ä n g

&
■l § m
i u é w Ù d q n g η i à n h á i

n
J?
i <5 d j ί Π f^i
a
1 i (j n g » Ô fi g

282
XVI I -91-

Orquídea discreta nació en mi patio,

guarda su fragancia a la espera del puro viento.

El puro viento evita encontrarla

4 y sólo visita a la modesta artemisa.1

Circulando se pierde la antigua ruta,

tal vez un súbdito del Tao lo entienda.

Quien llega a comprender regresa;

8 cazado el pájaro, se desecha el arco.

1. Este poema es una alegoría del buen gobierno y, por contraste, del
malo. “El puro viento” es el príncipe que elige entre el buen servi­
dor (la orquídea) o el ineficaz (la artemisa).

283
-92- XVIII

<s&
ί -ΖΓ '|4
z r y Ú n X 1 n g s t î j i Ü

tir* t I I É
J i Ô p ί n w Ll y ó u dé

Np Í I # λ
s h f 1 à 1 h Q 0 s h f ré n

Ä
z tí ¡
W
1q 0
#
q Ü S
F r
U Ö huô

M -
a h q n g 1 Q i w é î z h i j f n

4 - $ L
Æ n T '
s h i z i w ύ b Ú s Ô 1

- é ·
f * n 3
y Ó u s h [ b Ù k ê n y ά n

Ä JF ί ft m
q Γ b Ú z d ï f <3 g u ó

t # Ä £
ré n z h è y Ô n g q Í X ί Π

ft Λ ik
hé c h <j Π g s h ί χ i' ci n mà

284
XVIII -92-

Por su carácter Zi Yun' amaba la bebida,

familia pobre, nunca satisfecho.

A veces la gente necesitaba consejo,

4 le lle v a b a n v i n o , reso lv ía sus d u d a s .

Apenas llegaba una copa, la disfrutaba;

tenía respuesta para cada consulta.

Si alguna vez se negó a decir su parecer

8 fue cuando trataban de invadir otro país.2

El hombre virtuoso sigue sus sentimientos,

¿acaso se equivoca si habla o si se calla?

1. Zi Yun , o también Yang Xiong, fue un renombrado escritor con-


fuciano; murió el año 18 d. C.
2. El sentido de la frase es que no se interesaba en política.

285
-93- XIX

B # t ¥ * ñ
c h Ó u X i k Ú c hά n g j i

t Λ i * f i
t 6 u i ë ¡ q ù X ué s h 1

AB
» # «
i 1 Q n g y â n a b ù dé i 1 é

4
© B a
d Ô n g n è i g ù c h <5 n j F

- i· Mr
7Z ft ± 4F
s h Í s h f i â n g 1 F n i ú i

i #
/ 'i l ' P M f t
z h î y i d u ô s uó c h Γ

fa
s U f i ί n J î è r άn f ë n

8
& ft n
w 5.
z h Ô n g S Í g u I t i g n i r

# # I t a t
r à n r i n Μ n g q F 1 i Ú


Ÿ ' T « f t
t i n g t i n g f ù y F j F

%
#C
# »
S h Í 1 Ù k u Ó y Ôu y Öu

12 U
# * fñ i t
y Ö n g z h ü s u ύ y F 2 h 1

S I & n
S U î W û h u F j F n s h

n Ü • «
z h u Ó j i û ! i Ú o k ë s h

2 8 6
XIX -93-

He sufrido mucho tiempo a causa del hambre,


abandoné el arado por hacerme funcionario.
Para alimentos no conseguía lo necesario,
4 frío y necesidad me atraparon en sus redes.

Tenía entonces treinta años,1


mis ambiciones me daban vergüenza.
Finalmente, me decido a seguir mi destino,
8 terminé con todo y regresé al campo.

Estrellas y tiempo han cambiado gradualmente;


nueva era otra vez se ha instalado.
Los caminos de este mundo son anchos y largos,
12 es por esto que Yang Zhu se ha detenido.2

Aunque no dispongo de dinero para sembrarlo,


puedo contar todavía con un poco de vino turbio.

1. La expresión li riian, “de pie el año”, viene de las Analectas.


Confucio decía: “A los treinta años yo me tenía de pie.” A esta edad,
Tao Yuanming asumió por primera vez un puesto de funcionario,
después de una terrible experiencia en el campo.
2. Yang Zhu fue un filósofo del siglo IV a. C. Lloró, según se dice,
por tener que separarse de sus compañeros ante la necesidad de
elegir camino en una encrucijada.

287
-94-
XX

m
Μ -¿Γ tÂ
w Ö
A. *
q Ù

ft
s h <3 o f ù

t
1 Ü
t
z h Ôn
% ’
i f j ί

t *
s h Γ Q Í

m *
s u F b ύ

AB
m t # fr °
z ¿1 n dé

•S » *g
c h u ô
ft
wè i

w -Ά
m 4 ÍE
d à i k u q n

ft tí
f ù hé

À *
c h é n g h u i

%
q U q U z h Q i ä o

12 M M
c hé n g y i n

288
XX -94-

X i y Nong quedan muy lejos de nosotros,1

en este siglo no se aprecia su sabiduría.

El anciano de Lu2 se esforzó ansioso

4 por reparar daños y establecer la pureza.

Aunque el fénix no se ha presentado,3

los ritos y la música comienzan a renacer.

N o suena el eco de las palabras del Zhu y el Si;4

8 con el tiempo, se llegó a la tiranía de los Qin.5

¿Qué crimen cometieron las Canciones y la Historia?6

En un día fueron reducidas a cenizas y polvo.

Ancianos letrados con paciencia infinita

12 realizaron un trabajo tesonero.7

289
« -f T
r ú h é j u é s h t χ iά

T n # &
1i Ù j Í w Ú y ί q ï n

£ 0 % $ - £
h Ó n g r Í c h Í c hë z Ö u

ä m 18! ♦
b Ú j i Cl n s u Ö w ê n j Γ Π

r u Ô
«
f ù b Ú
■\k
k uQ i
t
yin

S Ä S J l Φ
k Ó n g f ù t Óu s hÔns j î n

m
d <3 n
ft
hê n
£
d u Ô
I p-
mi ù
S

M &
m M
Ki ' # A
j Ûn d d n s s h ù z U î rén

290
¿Cómo es que ahora que los tenemos,

a los Seis Clásicos* ya nadie se consagra?

Todo el día el alboroto de los carruajes,

16 no se ve preguntar por el embarcadero.y

Si no termino pronto mis copas,

en vano llevo mi bonete de funcionario.

Temo que se me hayan escapado muchos errores,

20 disculpen, caballeros, a este hombre ebrio.

1. Xi es Fuxi y Nong es Shenong, el primero y el segundo de los Tres


Augustos de los tiempos míticos.
2. El anciano de Lu, del reino de Lu, su país natal, es Confucio. Este
reino estaba al sur de la actual provincia de Shandong.
3. El fénix aparece, según la tradición, para anunciar la llegada de
un buen príncipe.
4. Confucio enseñó entre los ríos Zhu y Si, del reino de Lu.
5. El primer emperador Qin (221 a 207 a. C.) hizo quemar los Seis
Clásicos y enterrar vivos a los confucianos.
6. El Libro de las canciones, Sbijing, y el Libro de la historia, Shujing.
7. Los ancianos confucianos, que conocían de memoria los libros y
los recopiaron apenas cesó la prohibición.
8. A propósito de los Seis Clásicos ver la nota 2 al poema 90.
9. La expresión “preguntar por el embarcadero” viene de las
Analectas, XVI, 6, y tiene el sentido de “buscar la verdad.”

291
-95- s
i t
z h Γ i i ù

£ i t Ά Ä Ê
i 0 z h r c i c hé n g y Í

i t i W j t
x i g 0 y d 0 z i x ¡ άr z h 1

i t Ä P i^ T
zuô z h Í gq 0 y ί n x i d

# ih Π
b Ù 2 h Í b F mé n

e fc ih
h à 0 w è ¡ z h Γ y u d n k u Í

A f t jh n -?■ 0
d à h u q n z h 1 z h î z Í

¥ 4 i t jg ’
p i n g s h ë n g b ù z h r j i Ù

i t S t
z h Í j i ύ q ί n g w Ú X Í

i t * $
m ù z h 1 b Ci q n q ί n

M l i t * fie Ä 0
c h é n z h Γ b ù né n g q 1

H B i t ih Í ’
r Í r î y ù z h Í z h ï

jj| 0
# # £ *
y 1n g wé 1 z h 1 b ù 1 r

292
¡BASTA DE V IN O !1 -95-

Dejé de vivir en ciudad grande,

y muy tranquilo ya no me agito.

Fijé mi asiento bajo las altas sombras

4 y mis pasos se detienen ante mi puerta de ramas.2

Mi gusto se complace en las malvas del jardín,

el placer se acrecienta con mis hijos.

En mi vida, nunca dejé de tomar vino,

8 si lo abandono mi sentir no será de gozo.

Despunta la noche y no puedo dormir,

despunta el alba y no puedo levantarme.

Todos los días quise parar la bebida;

12 si la dejo, elimino mis defensas.

293
f t fa . i *
t ύ z h \ z h Í b Cl iè

£ fa i t $\ &
wê î z h ï z h Í 1 f j r

% . i t J rj/ 4fr
s h ί j ué z h Í wè i s h à n

& i t £
j I n z h Q o z h ê n z hr y T

Λ it i
c Ó n g c ί y ï z h Γ q Ù

Ü* i , S
j i à n 0 z h Γ f û s Ö n g s Í

J » it W
q Í n g y d n z h ï S 0 r Ó n g

i t - f; *
z h r q i â n w ci n S Í

294
Sólo sé que sin ella no habrá más alegría,

ignoro si renunciarla es bueno.

Comienzo a ver que dejarla sería favorable,

ié y hoy mismo decido terminar con ella.

Desde esta renuncia en adelante

residiré en las orillas de Fusang.3

Un rostro joven se eternizará en mis mejillas,

20 ni diez millones de años lo podrán cancelar.

1. Desde el título, el poeta utiliza en cada línea el verbo zhi, que en


sentido general significa “detenerse”. En la traducción hemos utili­
zado equivalentes de sentido, excepto en el cuarto verso.
Escrito con humor, este poema ironiza al final sobre el antialco­
holismo de ciertos taoístas que buscan la inmortalidad. Algunos
comentaristas ven, en el sentido general de esta poesía, una refe­
rencia a la vida de los mandarines, a la que Tao Yuanming ha
renunciado y de la que ironiza.
2. Estas dos líneas nos indican que el poeta nosale nunca de su
casa.
3. Fusang es una isla de los inmortales para la mitología antigua; allí
crece la morera blanca, fusang, árbol simbólico del amanecer, donde
se cuelga el sol del alba.

295
SU M U E R T E
Él % X
z i i f w ë η

jfe
Μ
s υ î
t i T f
mí «
» #

f
zhông
/m
û
M 0
«é i d î n 9 w y i

/=r
* & t -S ’ Ä m f % °
t i ή η bq η y ê c hq n g 1 é «g q î X 1q 0 s 0

i f Ü f" ftE » Í * t %■ °
hό η 3 y à n yύ z h ë n g cào bê n h u cj n ÿ 1u Ô

Ñ * ¿Nf i£ ¿fe Z t f »
t d ο z Γ i i Ôn y ci n( s h] ;f h T gud n

& I f * % 0 $t A
y Ö n 9 gu i y ύ bë n z hq i a ù ré" q Í

Ä
q ί
$
n id n o b ë i
’ n
t Ón0
%
z Ú
ÍT
X ( n g
M -
y ύ
4-
J Ï n

/¿7 0
1M % . U / t
X ï X i Ci y T i i Q s h Û i i" <3 n y Í q f n9

JTC.
Üf r 0 * £ ^ ’ # B û
z h u Ó h Ô u y ά n y Í m i n a 1 r n « y ί n y ù

' Â
m 0
° %
mί n g
« f
Hù ά î z ά i
1

m ά n 9
£
m d n 9 d 0
A £
k u q i

jk.
/■il' î f
y Ö u y Ö u 9 Q 0 m ί n

Æ
M.

s h 1'
à .
s h é n g
n
w d n w ù
--■

Üî A
(D- ^ Θ

# ·
r é n
Q.

y ú w é

298
CA N T O FÚ N EBR E POR M í M IS M O - 9 6 -

Es el año ding mao,' noveno mes. El cielo es frío, la


noche larga, el viento susurra con tristeza. Las ocas salvajes
parten muy lejos, caen las hojas amarillas de los árboles.

El maestro Tao dejará su morada temporal, regresará


para siempre a su residencia original.

Amigos y parientes se lamentarán, en la tarde tendrán


el banquete de despedida. Platos sabrosos se preparan ahora,
se servirá vino ligero. Los semblantes se ven oscuros, las voces
cada vez más bajas.

iAy, cuánta aflicción!, ¡cuánta tristeza!

Inmensa es la gran naturaleza;

muy lejano el alto cielo.

A diez mil seres da nacimiento,

4 a mí me hizo nacer hombre

.1. El año ding mao es el 427 d. C.

299
É¡ % À
z i y ú w é i r 0 n

Ü £ t
é n g y Ù n z h Í P ί n

1 1
d Ô η p i ά o Ñ q ί n g

I f &
e - N B fc
c h ï X Í d Ôn g c h é n

t £ Ά -
h (3 n h u <3 n g u i i

t Ä t
ί n g g ë f ù x î n

i l * n
y î y î c h d i mé n

t W M
i h f w Ö x ¡ Q o c h é n

♦ & ft *
c h ü n q i Û d â i x i ê

♦ # t
y ö ti w ù 2 h Ön g y uQ n

« te ft fí
z a < y ú n z â i 2q ¡

i® W f
n Ô i y ù n<
3i f <5n

300
Desde que nací com o hombre,

encontré muchas carencias.

Canasta y garrafa con frecuencia vacías,

ropa ligera en invierno.

Contento sacaba agua en el valle,

cantando recogía leña en el campo.

La puerta de ramas cubría mi entrada,

de día y de noche me protegía.

Primaveras y otoños se alternan;

siempre muy ocupado en mi huerto.

Arrancando hierbas, transplantando,

lograba prosperidad y abundancia.


. U % Mu
χfkί η yΓ sû d
fp U -t $
hé yÍ qÍ χiά
& »1 £ H
dùn0 PÙ qÍ rf
20 M £ a
χίà z huó Q Í q uάn

% 0Í * f '
qf n m yù i άo
'Ça ★
χί n yÔu c h
fά n g χM
1άn

Λ
1è 1 i <3n wë î f ên
24 U S ÏÏ
yr z hï bq i n i dn


wé i
ih
cÍ bïdï i n#■
i (j n
k À i: ■
ta ré n ñ z hf
Air
'if 'ê.
J ù hï wυ c hÂé ni
28 ts 0 It U# «
h è rÍ ti s h f

û ï£ -
c#Ún wé i s h[ 2 h n ë

ft # /E0<!' ·>
mÔ y i i iJL
a n s i

t » àH. >
J i è wÖ dÚ mq 1
¿ár 0 .
32
O 7 ζ * &
! J n g s h 1 y î zi

302
Intenso gozo encontré en mis libros,

con las siete cuerdas disfruté de paz.

En invierno me entregaba al sol,

en verano a las aguas de la fuente.

Trabajé sin demasiado esfuerzo,

mi corazón en constante reposo.

Feliz con mi parte de cielo

veía venir mis cien años.

Este plazo de cien años,

a los que todo el mundo aspira,

temiendo no terminar nada,

amenazado por los días, avaro de tiempo.

Vivos, buscando la gloria del mundo,

muertos, añorándola todavía.

¡Ay! mi camino solitario

fue diferente de los otros.


n # £ f
c h Ön g f ë i y \ r ón
ÜJ
ñ _& %
n ¡ è q 1 w U z r

í¥ X 1?
z u Ó w 0 q i Ón g 1Ú

^ < c
m Ä
hà n f Ù s^h i

>1
f t fa Φ ’
s h Í yù n z h î m f n g

Ah
H# Ht $ # ?
c h Óu n é n g « in s j ud n

A
4 % 'f-fc »
y ύ j ï n s î h ud

Λτπ:
itlL.

o
40 U
k ë y Í w û

# Ψ f »
s h Ôu s hê b q i 1( n g

A ; m i t »
s hê n m ¡j f é i d ù n

/.B
1 ψ
c ó n g i <
3o d é z h Ön g

m o
44
% ft t ' if
s u Ö f ù 1i Ôn

304
Sin buscar favores ni gloria,

lo negro nunca me ennegreció.

Digno en mi pobre morada,

bebía feliz y escribía versos.

Conocía mi suerte, acepté mi destino,

¿quién no lo quisiera prolongar?

Sin embargo, mi muerte cercana

la puedo recibir sin quejarme.

M i vida llegaba a los cien años,

mi cuerpo anhelaba el descanso.

Ingresé al final como anciano,

a más no podía aspirar.


'A
* # «
h ή n s h ü y a τπà i

± 8 L * ■ ff
w <j n g j i y Í c Ú n

« Ü M-
w à ¡ y Í n c hé n 1 Ci i

& * f #
¡ ά n fl you X i q o b ê n

< t «f
z d n g z h î z h Ôn o y ë

U $ * Ά
y Í â n q Í h ún

f f ft fi
yö o y <S o wÖ X [ n g
tn_
* If
* i â o X i Co mà
E

c
u

ÍP lit £ &:
s hë c h [ s 0n g c hé n

# -Â i *
i i q n y i q o wή n a S ü Π

M . ■ ψ £ 'Â
k u à X ï y i m ie

te f £ à i
k à i y à n y Í X i ά

30 6
Frío y calor siguen su camino,

estar muerto o vivo no es lo mismo.

Mis parientes vinieron por la mañana,

48 por la noche llegarán mis amigos.

Me enterrarán en plena campiña,

allí descansará mi alma.

Lejos ha llegado mi camino,

52 la puerta de mi tumba suspira.

Vergonzoso despilfarro del ministro de Song,2

ridicula austeridad de Wang Sun.3

M e sumerjo en el espacio inmenso,

56 impresionado por la enorme lejanía.

2. El ministro del reino de Song, Huan Tui, se mandó preparar un


sarcófago exterior de piedra que en tres años no pudieron termi­
narlo.
3. Wang Sun pidió que lo enterraran desnudo.

307
T'
b ù f
U
ê η g
ί
b ú
w
s h ù
>

r
H
î y
ñ
u è s u i
3 ®

9 U Ô
o

f ë i g u î q i Q n

Ml.
60
s
IAh Ú z
.r fr

h Ô n 9 h Ô u g ê

À É. W $ ’
ré n s h 8 n 9 » Η η ά n

^ f! °
sf rú z h i hé

% «f
m f n g h ü <3 i z d i

308
Sin túmulo, sin árboles,

pasarán mis días y mis meses.

De la gloria no me ocupé antes,

60 (ίqué serán para mí elogios y cantos?

La vida humana es en verdad dura,

para la muerte, ¿qué hice yo?

¡Ay, cuánta aflicción!, ¡cuánta tristeza!

309
-9 7 - i t ü f t
¿S&
m Ξ . t
η ί h uà n gé c i s â n s h ö

t 4 #
y ό υ s h ë n g b î y Ci u s Í

f · * -φ - fë «
z ά o z hô n g f ê i m in g CÙ

S fr S n $ À ’
zuô mù t 6 n g wé i r é n

4 4 " J3
A i f °
J i n d à n z à i g u Γ 1ù

% f f t »
h ú n q \ s Qn h é z h f

# » f S ÿ fc °
k û » In s i i k Ön 9 m ij

j# if -È £ pÿ *
i ¡ â o é r S Ù f ù t 1

£ O
8 & È. m $.
1 i <
5n g yôu ta w <5 k Û

λβ
k *b ú t £|3 >
d é s h ï f ù z h Í

JL
7Z Ψ £ HB $ 0
s h i f è i Q n né n s x ué

■ f" $ (. Ä j« . & ’
a ï ΰ n q i a wή n s u 1 h Ôu

Ü & t £ # o
s hé · z h Í r Ón g y ù r U

üâ m t B# ’
d à n hè n z Cl i s h ! s h f

Ü # Æ °
y ï n j i Û b Ù dé ZÚ

310
A IM ITA C IÓ N DE LOS C A N TO S DE D IF U N T O S 1 - 9 7 -
Tres poemas

Donde hay vida, debe haber muerte;

el fin llega pronto, la vida no se apura.

Ayer por la tarde yo era aún un hombre,

4 esta mañana me inscribieron entre los muertos.

M i alma se dispersa. ¿A dónde se va?

Mi cuerpo se marchita en un tronco hueco.2

Mis tiernos hijos se lamentan por su padre,

« mis buenos amigos me acarician con tristeza.

Ganancia o pérdida ya no las entiendo;

la verdad y el error no los sé distinguir.

Tras mil otoños, tras diez mil años,

12 ¿quién se ocupará de mi gloria o mi deshonra?

Sólo lamento que en todo este tiempo,

no haya bebido suficiente vino.

1. Este estilo de cantos se remonta a la dinastía Han.


2. “Tronco hueco” es un arcaísmo que recuerda las costumbres
antiguas de enterrar en un tronco de árbol.


-98- II

τ £
ά i
Θ
X i
*
w ύ î i U
t
y ί n

J
4
i η d
iE
0 η z
s
h q n k
ë
ô n g

s h <Ü n g

c
#
h ύ η
W i ά o s h
i. è n a fn û y I

Ab
0# X Ht. f ?
h é s h f B ê n g lté I U c h ά n g

* s. t
yd o d n y ί n g w 5 q ίάn

m  #
q Γ n i 1ù k Ci w5 b (Ü n g

P &
« % M Θ
y ù y ú k Ôu w ύ y î n

m , 4a
u t Ifc 7fe
y ù s h ί y Ön Wύ g u q n g

#
Θ
X Í
4
z à i gq o
Ä S
t (j n g q Γ n

4
h uq n g ego
¥ »
χ ¡ q n g
·
i ί n s U

h u <
5n g
I ¥
c ä o W Ú
$E
A
ré n

m i â n
>

H Í JE
ên g
Æ
y tr y£ '
j f s h 2 h mâ n g mä n g

y ? z h q o
m fcB
c h ü mé n
H i
q Ù

If
g u i
*
1 (i i
6.
1 i â n g wé î
* Λ
y Q n g
'

312
II -98-

Antes, no tenía vino para beber;

ahora, mi copa inútil está llena.1

El vino de primavera, espuma de residuos,2

4 ¿cuándo lo podré beber otra vez?

Ante mí, una mesa colmada de viandas;

a mi lado, lloran mis viejos amigos.

Quisiera hablar, mi boca no emite sonidos;

8 quisiera mirar, en mis ojos ya no hay luz.

Antes, yo dormía en mi sala;

ahora, descansaré en el país de las hierbas silvestres.

Nadie duerme entre las hierbas silvestres,

12 desde la cima se ve la pura inmensidad.

Una mañana crucé el umbral de mi puerta

y no sé cuándo podré regresar.

1. Puesto que Tao Yuanming está muerto, su copa inútil está llena,
pues ya no puede beber.
2. En el texto original chino se dice que los residuos aparentan ser
hormigas: yi.

313
-99- III

■h ~
.Ti l 1H yc yr
h u q n g c □ 0 h é ιη ά n g ni q n ■

â # '7 F
b 0 i y Ón e y i X Í q o X 1q

S I f Λ Λ t
y q n s h u q n g í ¡ ü y uè z h Ö n

Ä i t %
È .
s Ön g w 5 c h ù y n i n j i <
5<

K
s î m î à n
*
w ij
Λ
r é n
M
i ü

Ä
g q o f
f é n
JOE.
z hè n g
J|H
i ¡ q o
%
y d o

m CÍ
Â
wé î
#
y d n g t i d n
%
m ( n g

A
f ê n g
M;
wé ï
ê
z Í
M
X i q o
%
t i q o

Û f 6 i
y ô u s h î y i y Γ b î

#■ * ' ii «
q i q n n i q n b ù f ù c h d o

Í Ä «
q i Ö n n i ά n b û f ù z hq o

« i ί n
£ i^ r
d (j w ú n Ö i h é

314
Ill -99-

A1 infinito llegan las hierbas silvestres,

los álamos blancos murmuran con el viento.

La escarcha severa de la novena luna.1

Me llevan más allá de los lejanos suburbios.

Por los cuatro costados no hay viviendas,

tumbas altas se distinguen a lo lejos.

Mi caballo relincha mirando al cielo,

el viento por mí se lamenta desolado.

Se cierra la cámara oscura;

diez mil años sin ver la aurora.

Diez mil años sin ver la aurora,

12 ¿de qué sirviá ser sabio eminente?

1. Según el año, la novena luna es en septiembre o en octubre.

315
M -
i ó ¡ χ i â n g sÔ n g
A
r é n

c
£
s è z î
É h u (j n
#
q Í
i
i i â

%
q i n
Ä
q ί
Â
huô y u
/'vk'
b é ¡

i t
t à
À
rén
#
y î
6
y Í
®c

f t 4 t n
s Í q Ù h é s u Ö d d o

t í f^ j d i R F
t u Ö t r t Ó n g s h Q n à

3i6
Muy pronto las personas del cortejo

regresarán solas a sus casas.

Los parientes tal vez permanezcan tristes,

16 los otros de inmediato se pondrán a cantar.

Muerto ahora, ¿qué más se puede decir?

Que este mi cuerpo se integre a la colina.

317
-100-

I I q n
wj
y 0
«
dÚ f
y ï n

i l i ♦ ÿ
y Ù n s h 0 n g h u f g u f i î n

/«K -¿ r p|f
z h Ö n g g ü w è ¡ z£h ί ñ
r ά n

* r» i % #
s h 1 j i Ô n yôu s Ön g q i 3 0

ft 4 £ ft F fl
y û j ί n d f n g hé j i d n

i#
f t 7 '0 & ü
a ù 1 g 0 z é n g y ύ i i Û

M
7 h ê t r f f ili
n à i y Ü n y ï n d é x i Q n

Ä $ i t
3 h î z h u ó b d i q î "n g y u q n

;v i* ' *
h Ô n g 3 h <3 n g h û w à n g 1 i â n

lU

* - ¿r ih *
t i Q n * q ù c i z a ¡

Í Í % Ä- fft ß c
r ê n ï h ç n w Ú S U ö X i Q n

~zx « t t i
y (in h é y â u q Í y Í

'Iffl
/V Ä M * îü
b â b i ä 0 x Ci y ù h q i

318
BEBO SOLO M IEN TR A S CAE LA LLUVIA -100-

E1 destino de toda vida es el retorno;1

los antiguos lo recordaron siempre.

Song y Q iao2 impresionaron a nuestro mundo,

4 ¿en dónde se los admira ahora?

Un anciano me invitó a una copa de vino;3

si bebes serás inmortal, me dijo.

Bebo una copa, cien emociones se desvanecen;

8 bebo otra, me olvido de pronto del cielo.

¿Puede el cielo desde aquí alejarse?

Quien busca la verdad no se le adelanta.

Mi grulla en las nubes, de alas extrañas,

12 en un instante toca el universo.4

319
ê ft Ä
z î w Ö b d o z i d ú

• fi, û 0 +
m i n m i Q n s î s h Í n i ά n

f λ £ ft
X
%
ί η o h ά i j 1ù y r h u Cl

ft fí 5
X î n z cl i f ù h C y ά n

320
Desde que abracé esta vida solitaria,

cuarenta años hace que me esfuerzo.

Con el tiempo mi cuerpo ha cambiado,

16 pero no el corazón, ¿hay alguna duda?

1. El concepto de retorno se vincula con la tierra que se cultiva y con


la tierra origen de la vida.
2. Los nombres Song y Qiao se refieren a los inmortales Chisongzi,
experto en lluvias en tiempos legendarios, y Wangzi Qiao, quien
desapareció en los aires cabalgando una grulla blanca.
3. La mayor parte de los aspirantes a la longevidad consideraban el
vino como destructor del cuerpo. Estos versos son una ironía.
4. Ba biao , los ocho puntos cardinales: los cuatro conocidos más sus
intermedios. Los traducimos aquí por universo.

321
REFLEXIONES
-1 0 1 -
% % #
i I n g y i n g s lis n

H Ä
g u Í j 1 q n X 1 q n y ύ m ô

T
b Ù
f
y i n g y
f
1 n g
U
y f
/Ut
I h
X i s h β
i
n g
:

M 4 3 ¡b
<*»v
0
iJc H
s i s h ê n h u ô y <3 n » ù i Í

» % % •t f ’ B
c h é n X f n 3 y i n g z h i k u y ά n

# % È $ U m
s h é n b i à n zi rg n y [ shf

° M M * ä
z î h hd 0 s hÍ iQ n zr gύ n

m O
*q 1
qÜ X î n y à n

% I I JP
X ί π g i ê n g y i n g

t i à n
« k
d î
-ft
c h q n g
T
b Ù
æ

il· & f B # »
Ji| t
s h Ô n c h u à n W ú g <5 i s h (

¥
ç ä 0
*
m Ù

d
f
c h d n s
81 r

4
r, i) u ή n g
J #
1 ù
*
r e m
tí,
C U \
¿
Z h ï
0

324
CUERPO, SOMBRA Y ALMA -101-

Noble o humilde, sabio o tonto, todos se esfuerzan

por preservar su vida. Esfuerzo inútil. Después de que cuerpo

y sombra hayan expuesto sus sufrimientos, el alma, conforme

a las leyes de la naturaleza, vendrá a darnos su respuesta. Los

caballeros interesados pueden sacar de aquí algún provecho.'

EL CUERPO SE D IR IG E A LA S O M B R A

Cielos y tierras por siempre permanecen,

montañas y ríos en ningún instante cambian.

Hierbas y árboles siguen las leyes naturales.

4 escarchas y rocíos los fecundan o marchitan.

1. Esta secuencia de tres poemas trata el tema de la inmortalidad físi­


ca y moral juzgándola como proyecto ilusorio. Los taoístas y la tra­
dición popular, con sus islas de inmortales o sus procedimientos
para lograr este objetivo, así como los budistas con la reencarnación
y el karma, y los confucianos con la permanencia del alma en las
tabletas de los ancestros, han tocado el tema de manera diferente.
Piensa Tao Yuanming, según este texto, que hemos de aceptar la
vida tal como nos viene y con ella la muerte, que no es sino un cambio.

325
3ftS M. που
PFJ Λ M /tL % ’
wê i ré n Z u Í 1ί ng z h f

d υ
» %.
f Ù b Ù

r ά

z i
!

i t
s h î
Λ
i iÓη
i
2d i
it
s h Í
Ψ
z hÖn g
,

y ä η
$ i
q Ù
Λ
mÍ g u Γ
%

°

£ M À ’
χ I j u é
/ V>\
Wû Γ
y ré n

Μ ΐί
uU

ja.Γ $ fff 7
^

/ \ li' i
α . ______________

q ί η s h Í q χ i Cl n g s i
^\τπ

Mt y ú
f
P l'n g shêng
4 tíù ’
W


S q ί
tt g M
é
°
j Ù n q i r

0. 4t f i i l #
w Ö
7m
W ύ t é n 9 h u <j s h Ù

Í&
b ί
U
ér 'F
b ú
ft
f Ù
My Í

y u à n
iS j Qn
*.
q Ü
f
W ü
B
y ά n

#
- l Ü

M
c<

d é mÔ 9 Ö u c Í

32 6
El hombre, se dice, es más inteligente

y sólo para él las cosas no son así.

Se lo ve un momento en este mundo,

« de pronto desaparece sin fecha de retorno.

¿Se nota alguna vez su ausencia?

¿parientes y amigos lo siguen recordando?

Sólo quedan los objetos de su vida

12 y a su vista fluyen lágrimas tristes.

No poseo el arte de convertirme en inmortal,

de esto puedo estar seguro. Ninguna duda.

Escucha, pues, mi mejor consejo:

ié si te llega el buen vino, no lo menosprecies.

32 7
-1 0 2 - W' Mr
%■' $
y TΠg dά x ί n g

4 * “Γ C3
cun s hê n g b ù kë y ά n

# ί 4 # ¥
w è î s hé n g më i k ü z h u Ô

a , I I Â #
: hé n a y ud n y ó u k ù n ¡1 II d

4 i t t 3Ê
¿S
¿»‘u
m i a 0 r (J n z ï dd 0 j u é

M Ψ i t f .
y ύ z Γ x iâ n g y ù 1d ¡

* % të .
wè î c h <3 n g y f bé i y ué

3jÉ
q Í y ί n r u ô z à n g uq i

8 jt. 0 Ms T ' »1
z h r r Í z h Ön g b Ù b i é

it b n FÆ t
c T t 6 n g i 1 ηή n c h à n

ïfe
f'0 î f « B#
Ô n ë r j ù s h Í mi è

A Ä £
s hê n mÔ mi ng y î j ί n

# ,
/'îi' t , £ /n\
n i ή n r h I w Ü q l us r è

328
LA S O M B R A R E SPO N D E AL CUERPO - 102 -

Sobre vidas eternas no me atrevo a opinar,

para proteger la mía no puedo hacer nada.

M e gustaría viajar por los montes Kun y H u a,1

4 quedan muy lejos y los caminos son malos.

Desde que nos hemos encontrado,

tristezas y alegrías no son las mismas.

Si descansas en lo oscuro parecemos distantes,

8 caminas bajo el sol y no nos separamos.

Esta compañía no durará para siempre,

juntos un día entraremos en las tinieblas.

Con tu muerte se perderá tu nombre,

12 recordarlo me atormenta sin medida.2

329
i t % i t E
1ί s h0 π y ö u y Í à ¡

« ηΓ T 1 5|
h ύ k ë b ύ z î i i é

:Μ i r $ f
i i Q y ÚΠ né n g χ i â o y ô u

yf ft të T ^7
ä n g c ί j Ù b ύ i i è

330
Quien obra el bien deja un buen recuerdo,

en buscártelo emplea todas tus energías.

Se dice que el vino disipa las tristezas,

ir, pero en verdad su virtud no es tan grande

1. Kun y Hua, montañas del oeste chino, son morada de los inmor­
tales.
2. En el original, wu qing se refiere a las cinco emociones humanas:
gozo, cólera, placer, tristeza y odio. Se dice con estas palabras: “conmo­
vido con intensidad sin límites”.

331
-103-
# #
s h é n s h î

X ft M
t\W % Λ '
d Q j Ùn wu s i i i

-tír
ft ê &
wQn wÙ z Í sÇn zhù

À t t
rén Wé î s â n c <5 ¡ z hÖn g

UJ
3- * « Ä ft
q ï b ù y T wÖ g ù

% f- $ Ä »
y ü i un S u i y ί wù

i
hë n a
M
é r
*
X i â ng
ft
y 1
m
f ù

¿ i
PÍ1 # Λίί
j i é t u D s hq n ë t Ó n a

Φ: # T '
■¿¡S-
pp
,
Qn d é b Ù X i â n g y Ci

s Q n
__ 1
h u ij n g d0
A §l
sh ên g
À
r é n

j
4 Γ n
■ ft
f ù
4
z â I
i»T
h é c
Â
h ù

P é%
n g z ü
Ä
q i
*
y Ón g η i a n

«fcù ® ï
M
T¡f fi
y 1 i Ú b ù d é zhù

332
EL ALMA EXPLICA -103-

La gran naturaleza es imparcial;

todo por sí mismo crece y se distingue.

Si el hombre es uno de los Tres Poderes,1

4 de esto yo soy la única causa.

Aunque en esencia diferentes,

nacimos estrechamente unidos.

Ligados por los mismos gustos,

8 ¿por qué no aconsejarnos?

Grandes y santos fueron los Tres Supremos,2

¿hoy en dónde se encuentran?

El anciano Peng deseaba los años extremos/

12 quiso permanecer y no lo obtuvo.

1. San cai, Tres Poderes: cielo, tierra, hombre. Así se señala que el
hombre no está en el mismo plano que los diez mil seres, wan wu,
de la naturaleza.
2. Los Tres Supremos, san huang, son: Fuxi, Shennong y Huangdi,
los tres reyes legendarios (desde el 2.900 al 2.500 a. C.).
3. El anciano Peng zu, según la leyenda, habría vivido ochocientos
años.

333

% fp P I
1 ά o s h d o t 0 Π g y ί s î

m 4 fc
/i>N ft t
i ά η y ú w 6 f u s h U

A k -cr
Β f j£
r ϊ Z U î h u ô n é n g w Q n

» Φ Æ » *
¡ Ö Π g f é ï c Ù 1 ί n g j Ù

1 ï
#
s hà n c h d n g
f
s
M
uô Jfc
x |" n

&
s h u Í d Ô n g
ta
w è î
yk
r ΰ
#
y ù
?

3-
wP¡ύ à.
Λ -
t ''il' f ’
s hè n n i < 3n s h <
5n g s hé ng


’ hè n g
ê
y ί j i
i l
y ùn
éQÙ 0

¡ »
ô n g 1à n g
A
d d
λ Æ
h u q
t
z h Ô n g
^

*
b Ù

X Γ
#
y ί
*
b ύ
If
j ù
>

JS
ί n g
#
j f n
Ä
b i à n
«
X ù
#
j î n

&
w Ú
t # # il; ‘
f ù d Ú duô 1Û

334
Viejos y jóvenes todos mueren,

sabios y tontos van al mismo destino.

Cada día ebrio se puede lograr el olvido,

16 ¿no es acortar así el curso de los años?

Las obras buenas dan alegría,

pero ¿quién podrá elogiarlas?

Tales reflexiones afectan a la vida,

20 más vale dejarse llevar a destino.

Abandonarse al proceso del Gran Cam bio,4

sin grandes entusiasmos ni temores.

Si hay que terminar, terminemos;

24 no hay por qué inquietarse demasiado.

4. Gran Cambio, Da ¡nía, es la naturaleza activa, las mutaciones


creadoras, la espontaneidad.

335
-104- ψϊ Ä" dr 'b ΪΓ
y Ó η s p in s h I q I * h ö u

w à n z U
£

M
y ö u
t t
t u Ô

E
9 Ú
&
-zf
y Ú n
m
d Ú
&w υ
f t
y i
°

If
d î
I t
Ô i
$
k Ön g
t
z h ö n g
Â
:
m i ê

4 -fsf
h é
0#
s h [
%
j i à n
#y ú h u î
o

«1 f t f M
z h ä o X ¡ <5 k q i X i ü w Ù

M ñ
: h Ó n g n ¡ Cj o * 1â n g y ü i ê ¡

Ü iB # 1
c h f c h Í c h Ci l f n h é

& 3 (1 If
w è i X T f ù I á i g u i

il
i d n g
Λ1 i s h ö u
t

II
z h e

q
4¿
M .
r b ù
*
h q n f
y a
ΊΙ
i i

z h F
#
y i n 0 ÖU
T'
b ù C ú n

a
y Γ
£
y r
fh ié
m
S U Ö
&
b ê i

33 6
E L O G IO DE LO S L E T R A D O S IN D IG E N T E S -104-
Siete poemas

T od o en el m u n d o merece aprecio,

sólo la nube solitaria carece de ap oyo.

O scu ram ente se extingue en el espacio,

4 ¿hasta cuándo veremos su resplandor?

Los arreboles de la aurora abren la niebla nocturna,

b andadas de pájaros se juntan para volar.

En lento aleteo sale uno del bosque,

8 antes del ocaso se lo ve regresar.

M id ie n d o sus fuerzas recorre su antiguo cam ino,

¿podrá soportar los fríos y el hambre?

Si del reconocer sonidos no le queda n ada,1

12 ¿qué p o drá hacer?, ¿en quién confiará su pena?

1. La expresión “reconocer sonidos”, zbi yin, proviene de una anéc­


dota. Boya, extraordinario tañedor de laúd, consideraba que sólo
Zhong Ziqi era capaz de apreciar su música. Cuando éste murió,
Boya rompió su laúd y no tocó más.

337
-105- i i

q I
M 1 ί S u I y
7Γ Ú n m ù

y
#
Ô n a
II
h é P û
f
q i q n x u
If q n

$ i Msus
η ΰ n P ù W ü y~T X i ü

#
k û t
#
¡ <5 o y
a ί Π g
*
b é i y u a n

-*L

q î n g h Ú
«
i uê
# y ú
Ü 1 î

k u i
Ä
z q o
*
b Ú
J t
j i d n
M
y â n

#
s h ï s h ù
% s a ί
Æ
z uô
il·
wή i

Ö
0 'F 3 Í f
r¡ z é b ù hud n 9 y ά n

(
«
i (j n
Ji
i Ci
#
f é ¡ c
*
h é n
/Ë è

q^ê t
y ô u
ft
y ù n j
Ä i a n y d
¡3
n

f s j-

h é
«
y T
J f f
'V a '
w ê ¡
f

- 1 S
hua i

,1 î
ΐ
g Q duo
# jif

c x i d n

338
II -105-

Final del año. Frío riguroso.

Ante mi ventana, con ropa basta, tomo el sol.

En el huerto del sur no florecen los cereales,

4 n u m e r o s a s r a m a s m u stia s en el jard ín del norte.

En la garrafa vacía no queda ni gota;

miro el fogón, no hay humo.

Mis libros, amontonados en un rincón,

8 ni al final del día los desempolvo.

Ocioso en mi retiro, no comparto las penas de Chen;1

cuántas palabras y miradas me critican.

¿ C ó m o p o d r ía c a l m a r mis a n sieda des?

12 Cuento con el consejo de los antiguos sabios.

1. Alusión a las Analectas 15, 1. En Chen, de la provincia de Henan,


faltaron los alimentos. “El hombre superior se mantiene firme en la
desgracia”, explicó Confucio.

339
-106-

* X . % ' f t .
r Óη 0 5Ö U 1d o <
1ό » 5UÖ

Jk $ % W Ψ
X I η r Q n f Ô n g t ά n q f n

* 4 M 'A
y u q η s hê n B nà j ué 1Ü

j#
q î n g
t
βê c h d n ÿ
M
s hq n g
ΐί
y ïn

♦ i t λ
c h ó n g h u <5 «i ù wö i i ά

d r # # #
P f n s h 1' s h f χ ί Ö n g χά η

# VF * % Μ
b r i I n b Ù y d n z h ΰ u

f ' C #
m F a è n g c h ά n g i ά z h è η

ü¿ XT
3- VNiT I f « ?
q ί w à n g X Í q F n g q ¡ ú

4S
- jfc

% T t # 0 Γ
g δ u d é f é i
3

* u Ö

Ak
I I * HE # ’
C î y ê t Ú n é n g b i ή n

12 0
7 j Λ f
n í¡ i b Q j i Cl n w 6 X I n

340
Ill -106-

El anciano Rong, ceñida la cintura con una soga,

gozoso se dedica a tañer su laúd.1

El señor Yuan, calzado con sandalias rotas,

4 entona feliz canciones claras de estilo Shang.2

Desde Chong Hua,3 lejos en el tiempo,

el letrado indigente sobrevive generaciones.

Deshilacliadas mangas no cubren sus codos,

8 a su sopa de quenopodio le faltan cereales.

¿Ignora, acaso, que podría vestirse de pieles?

Obtenerlas sin derecho no le interesa.

Si conmigo empleas bellas palabras vacías,

12 no podrás comprender nunca mi corazón.

1. Al viejo Rong la miseria no le impide sentirse feliz.


2. Yuan Xian, discípulo de Confucio. El estilo Shang corresponde a
los himnos de la última parte del Libro de las Canciones, el Shijing.
3. Chong Hua es el legendario emperador Shun.

341
-107- IV

$ k % Ä •γ »
α n P ( n s h tf u j ¡ d n 2 hë

m -
ÉJ ΐ f
z I e ü you <1 ¡ ί n 1 ÓU

# ,
ä f
h â o i ué wU b0 y î ri g

3 = “°

o
4
M - f *
h Ûu f w (j b Ù

?
Ü # ^
y ï d â n s h 0 u m in e j ί n

~4^-
Ü& 1 tí M °
b i f ù r é n 9 b ü z hÖu

Ȇ
M T ' ^0 £ Ä ’
0 i b Ú 2 h Í <
1Í j Í

8 Ψ & n
f ê i d <j o g ù Wú y Ôu

Ä ’
c Ó il 9 i â < i i â n a q i Ôn 2d i

« % * f # «
wè i f ù j i à n s i c hÓu

% M t ’k - ’
2 hQ o y u r é n y^ s hë n s

* Æ ft Ï^T t ?
X î » r f ù hé q i Ú

342
IV -107-

Sereno en la pobreza, modesto siempre,

de tiempos antiguos nos viene Qian L o u .1

“Títulos y cargos no me interesan,

4 r e g a lo s y lu jo s n o a c e p t o ” .2

Un día terminará su existencia

y sus harapos no lo cubrirán del todo.

N o ignoraba su extrema indigencia,

8 al no contrariar al Dao no le preocupaba.

Desde entonces en mil años

no se ha visto a nadie semejante.

Ser compasivo y justo por la mañana,

12 en la tarde morir, ¿qué más se puede desear?^

1. Qian Lou recibió como nombre postumo “Feliz”, pues lo fue en


su pobreza extrema.
2. Estas palabras las poneTao Yuanming en primera persona en boca
de Qian Lou.
3. Este dístico alude a las Analectas IV, 8; Confucio decía: “Quien
en la mañana escuchó la voz del Dao, puede morir por la tarde.”

343
-108- V

yuan
$
Q« k ùn
íít
j T
'f t '
27
x uë

$ T ' f
m id o r ά n b Ù k é a d n

K , A A & Λ
r uä η 8Ön g i iqn q ί il n r 0

gp H * t
j i r f q î q f a uQn

M.
c b ú
3 1
g à o y ô u c
f
h Qn g
ML
,)P

wê n

H f Æ $ #
c d i 1 û z u z h<
3o c â n

£
q î b Cl
t
s N Í x f n
t
k û

S# 11f (j
1 ï
J ù
#
r é i
0 1
J Γ
%.
h Ó n

# t 5 : «
P Í n f ù c h ά n g j i à o z h à n

i t
d q o
1#
s h Ô n g
J- ài LfDfL-
/»\
w û
Ä
q ï
M
y 0 n

S
z h î
■W
d é s
M
u d n bQn g
n |8]

q
t
ï n g
tv
j Î é
$
y ! n g
W
X î
1
g u â n

344
V -108-

Yuan An, aislado por la nieve,


no solicitó ayuda de nadie.1
El señor Rúan vio ingresar dinero
4 y el mismo día renunció a su cargo.2

El heno conserva siempre el calor,1


con granos silvestres se puede tomar desayuno.
N o cuentan aflicciones ni amargura,
8 no se temen ni el hambre ni el frío.

Miseria y lujo combaten entre sí,


gana el bien sin alterar su rostro.
La virtud corona un país,
12 hasta en el Paso del Oeste brilla su pureza.4

1. Yuan An, del primer siglo, quedó aislado por la nieve en su casa,
y al no descubrir sus huellas, el subprefecto de Luoyang pensó en su
muerte. Hizo cavar un camino y encontró a Yuan An en su casa
acostado. Su explicación fue: “En tiempo de grandes nieves, la gente
con hambre se debilita; no conviene molestarla.” (Paul Jacob, pági­
na 363, ver Bibliografía).
2. No se sabe nada de este personaje, excepto que no aceptó el
soborno.
3. El heno es buena cama para el indigente.
4. El Paso del Oeste señala un extremo del universo chino; esto sig­
nifica que en el extremo del mundo sigue brillando la virtud del
sabio.

345
-109- VI

z
#
hô ns wè i
M É
Ù i q ¡
%n sÛ
JS
j ù

Ü % 4 rsi
=&
r (j o z h á i s h è ng hà o P é
S
n g

y
»
î r
ñQn M
y*'Li
j ué j i â o
&
y ó u

¿h
Ä JS Mb X
f ù s h ¡ P Ö n é n9 9 Ôn 9

* %
i ü s h Í w Ú z H î z h ë

A t u
z h F y ö u y i I i 11 s ô m

i t i m 7»n
%
c Í s h ί h Ú d (i rQ n

8 ~ jf É
¥ B t. M I
s h ί y ó u h q n s u Ô t ó II g

* ("V £
j î è y ci n à n q f y è

j ? f # ¿ t
s u Ö # f ê Í q i Ó n g t Ô B 9

Λ Ü U ib
r é n s h Í g ù y Í z h u d

12 U
1^ F t
i i a o d é c h ά η o X i â n g c Ó n g

346
VI -109-

Zhong Wei1 amaba la vida sencilla;

matorrales de plantas silvestres rodeaban su casa.

Vivía oculto evitando las visitas

4 y en poesía era bueno en verdad.

Nadie llegó a conocerlo nunca,

con la excepción de Liu Gong.2

¿Por qué se apartó a vivir solitario?

8 M uy pocos les fueron semejantes.

Decidido y sereno cumplió su tarea,

sin que alegrías o pobreza lo afectaran.

En asuntos humanos soy por cierto muy torpe,

12 me conviene seguir siempre su ejemplo.

1. Ermitaño del siglo primero, Zhong Wei dedicó su vida a la poesía.


2. Liu Gong, mandarín desconocido.

347
-110- VII

t
* i
i .
z q r hu(5ng *zr Jt
1 ï '3 n

W
t ύ η guQnM
z u Ö m£f ng zhÔ u
y i «
z hQo
If
C Í 1i I#i g u

àjjfr*

o
«g.
Λ t »
o i n g P ί n i ύ ê n Ö n

3
4 =. jÉ&
I I ■V^V f -
n r ά n i ï g à n r é n q Í

ä fp j Â Û 0
q Í t Í X i d Π g w Ö 1 i Ú

z h à n g f ύ S
SI
U î
#
y Ö u
•dbr ,

Z h î

g ù
H wé i
Äé r nu
~ k Í
y ό υ
°

h u Í
»
5 Cl n yï
0f
wù t»à n

»
1 i ä è« 8 if cnó
03

n Z n h u

è ft
s h u 1 y
•uSn
; S
9 Ù q ifnî n»(ün
!

M
m 1 cj o 2ΐζ0i Jfcr
c
t3 q i 1 n x
#-
Q

348
VII -110-

Hace mucho que vivió Huang Zilian,1

fue nombrado asistente en un distrito.

Un buen día renunció y regresó,

4 en pobreza pura no tuvo parangón.

“M i sensible esposa soportaba el hambre,

sus lágrimas corrían hacia mí.”2

Aunque un hombre sea fiel a sus ideales

ha de ocuparse de sus hijas e hijos.

Hui Sun3 al encontrarlo suspiraba,

sus ricos regalos fueron rechazados.

¿Quién dice que vivir en pobreza es difícil?

12 ¿Qué lejos estamos de los antiguos sabios!

1. Huang Zilian no ha sido identificado.


2. Las palabras del letrado indigente van en primera persona.
3. Tampoco fue identificado Hui Sun

349
n w +
z Q s h i S h i é r s h Ö i

λ r é η s
4
h é n g
M
n w
W IJ g è n
#
d !

m i v P S _ h
p i <3 o r ύ m Ô s h (ή n g c h é n

$ ■ t * . Ά ft,
f ë n s â n z h ú f ë n g z h u q i

i h £ f A
c r y Í f ê i c h ά n g s h 6 r

& H i Ä
1 u à d î w é î x i Ö n g d Í

n * f 1*1 Ä
h é b i g ú r Ô u q i n

# If c 03 #
d é h υ g n d â n g zuô

4-
dÖu
%
j i ü j Ù
ïh »
b ί 1 ί n

*
h e n s n i q n b ù c h ό* n g 1ά i

H H i t
y I r Í η ά n z à i c h é n

Ä N r t M f ;
j 1 s h Í d à n g ni i à n 1 Í

Ä i f # Λ
s u i y u è b 6 d a i r é n

350
D O C E P O E M A S D IV E R S O S -111-

La vida humana no tiene raíces,

flota como el polvo del camino.

Se dispersa perseguida por el viento impulsivo;

4 el cuerpo no habrá de ser duradero.

Cuantos hemos bajado a tierra somos hermanos,

¡no es cuestión tan sólo de huesos y carne!

Cuando llega el gozo hay que disfrutarlo,

8 con la jarra de vino se invita a los vecinos.

Los años florecientes no vuelven nunca,

un solo día no tiene dos madrugadas.

¿Goza este tiempo, anímate, esfuérzate!

12 Meses y años no esperan al hombre.

351
I I

B H ' Ά W jp f
b d i r Í 1 Ú n X ï h é

s
t.
ù
n
y u è
ft
c h ij
t
d Ö n g
M
1 Γ n g

aSr f m g|.
y Ó o y ά o w à n i t h u F

■téT
1 m S t
1 ÍI n g d (j n g k Ö n s z h Ô n g j F n !

Ä * Λ Jf F
fé n g 1 <j i r Ù fq n g h Ù

£
y è
Ψ
z h Ó n g
tt
z h ê n
*
χ r
'41 é n
& f 13#
q i b M? n w ù s h [ y î

8 'F
b ù
8R
m 1ä n z h T X ï y Ö n
&

f : 5 f t ■f
y ù y <3 n W u y ύ h ê

if M i m
h u Í q dn

hê i u g a

0 Λ # Λ i
r Í y u ê z h f r ê n q Ù

t * * t m
y Ô u z h î b 6 huô c h ë n g

i b t * /\y»
η 1q n c Γ h u q i b ë · q ï

Ab
é fît, t
z h Ö n g X Í d o b ù n é n g i i n g

352
II - 112-

El blanco sol se sumerge en el río del oeste,

de las montañas del este surge la luna de plata.

Sus diez mil rayos vuelan al infinito,

4 iluminando el espacio y el paisaje.

Ligera brisa ingresa en mi morada.

Es medianoche. La estera se enfría.

Se altera el aire. Sé que la estación cambia.

8 Sin dormir, esta noche será eterna.

Quisiera conversar pero no hay amigos,

invito con mi copa a mi sombra solitaria.

Los días, los meses me sacarán de este sitio,

12 mis ideales todos se han esfumado.

Desolado y triste, sólo pienso y siento.

N o llega aún el día a devolverme la calma.

353
- 114- I V

-ir
t l'il· $ # »
2 h à n a f a z h r s Í h d î

t * ^ °
W Ö y u <3 n b Ù Z h ï 1q o

ft Ä * Â ’
q ï n q ï g Ô n g y i c h u

o
%

*
Í 4
2 Γ s ü n h d i x i â n g

O
S
Æ S & « H *
s h â n g χ ί ά η s î z h Q o r î

# t yf * °
z ü n z h Ö n g j i ΰ b Ú z q o

ψ « t M ’
h u â n d <3 i j ί n huai* y ú

8
O

& t. % -f
q Γ w <3 n m ïd n c h ά n g
N

& . # t  i ’
s h ú r u à d Ô n g s h f s h f

Oj
« « ÎÈ °
b ï n g & m <3 n h u q i b «j o

ÏÏ ¥ £
b (j i n i Ön g u f q i Ù 1Ö n g

M
y Ô n s
ft ÿ 4* 3 ÍL !
< Γ k ô n g m i n g d<5 o

35^
IV - 114 -

Si el héroe aspira a los cuatro mares,

yo sólo deseo no ser anciano.1

C on mis parientes todos vivir unidos,

4 hijos y nietos en mutuas atenciones.

Copas y cuerdas alegren las mañanas,

la garrafa de vino siempre llena.

Cinturón suelto, alegrarme a mi gusto,

8 levantarme tarde, acostarme al alba.

N o he de ser como la gente de ese mundo

que guarda en su pecho hielo y carbón.2

Vuelven a la tumba después de cien años,

12 habiendo tomado el camino de un nombre vacío.3

1. “ Aspirar a los cuatro mares” es tener ambiciones universales, y


“ desconocer la vejez” es vivir tan absorto en la felicidad que no se
siente el paso del tiempo.
2. “ Guardar en su pecho hielo y carbón” es aceptarlo todo, ser opor­
tunista, sin conciencia.
3. Para los confucianos, hacerse un nombre es un ideal.

357
-115- V

•If-
y ί
&
wÖ s bë o
»
z h u ë n g
S#.
s h 1

&
/ns
w Ú Νέ
ê
z i
fk\n
X t
y ù

s
më n g
&
z h f
0
s f
'M
hq i
$

4
03
# 1 4 €
q 1 <3 n bé s Í y u ë n z h Ù

# # Ä i l
r ë n r 0 n s u i y u ê t u Í

ft
c T X i n
fif
s h q o
£
y r
é
q ù

tt
z h (
t
h uâ n w ύ
t
f ù
m
y ά

8 # # # Ä
më î më i duo y Öu 1û

A
q î
Λ
i r
S
j i ë n s h uâ i
«
su r

« 0 >
z h u a n j ué r f b ù r Ú

Λ '
z h Ôu w Ci iM
Ù
£
y u

12 51 # ft
y ΐ n w%o b Ù d é 2 h Ù

358
V -115-

Recuerdo, a veces, cuando era joven y robusto;

sin razón especial siempre estaba contento.

Mis fogosos ideales superaban los cuatro mares,

4 desplegando mis alas quería remontar al cielo.

Meses y años pasaron inadvertidos,

este corazón partió sin que me dé cuenta;

llega un gozo y no lo disfruto,

8 con frecuencia abrumado de inquietudes.

Mis fuerzas poco a poco disminuyen,

siento que soy otro cada día.

La barca en el torrente no encuentra reposo,

12 me arrastra sin que consiga detenerla.

359
'g '
f ?
q i ά η tú d ά n g i Í X u

% w è i Z h î
i t
z h r 7 0
b Ó
M., °
c h ù

9
“¿ Γ
U
Λ
r é n
i t
X Í c ù
t n y
1%
ί η

n i
&
<3 n
i b
c Γ
it
s h Í ré n
À iS
J ù
°

3<>o
¿Cuánto me queda todavía en el futuro?

Ignoro en qué orilla me toque anclar.

Los antiguos valoraban cada instante,

16 recordarlo me causa un temor inmenso.

361
- 116 - VI

#EI i l f 4 i 'è ’
X f wé n z h <3 n g 1άo y Ön

Ä # T ' ¥ 0
y ά η è r më 1 bù χ r

&
ηà ¡ hé
fí w
5
u S h
+
ί
¥
η ¡ ά n

& â Jf c ♦ 0
h Ù y ï q î n « 1 s h f

£ S #■ & >
q i Ú wö a h é n 9 n i <j n h u Q n

Jz -

y î h
Â
ά 0
M
wύ f ù
~ ëf
>^1'
y i
0

é i I I & it »
q ù q ù z h u d n y ù yuan

¿h
c Í s h
4
ë n g
ÿ.
q T *d 1
iê. °
Z h f

« * # ff
q î n g j iâ c h Γ z u ô nè

A Ä Λ «
J ίn g c Γ s u Í y u ë s h f

-? W a
you z Γ b ù 1 i 0 j ίn

12 i5! Ä t
h é y Ô Π g s h ê n h Ô U z h î

3¿>2
VI - 116 -

Si escuchaba hablar a los ancianos, hace mucho,

me tapaba las orejas descontento.

¿Y ahora qué? Con cincuenta años cumplidos

4 de pronto me veo en todo semejante a ellos.

De buscar las alegrías de antaño

no tengo el más mínimo deseo.

Se va, se va, cada vez más rápida y lejana

8 esta vida imposible de repetir.

Por darme gusto arruiné mi casa,

al completar estos rápidos meses y años.

A mis hijos no les dejaré fortuna;

12 terminado el cuerpo, ¿qué puede valer la pena?

363
-117- vu

B n # ü
r r y u è b ù k ë n c h(
B N r t i â
S f S h f u Γ

sa
c P ô

* Ä # # *
h d n f é n g f Ú k U t i ά 0

J# ·
1 u ô
ft - f t Viï
y Ô n c h (j n g m ô

ü f. % *
r uÔ Zh î yu yù n tf Í
* -¥· £ É/
Xuή n bt f n z <30 yT b4 i

» # Λ
sÙ biQ0 c hÔ ré n t Óu
8 it i$r #c
q i qn « li i iân j iÙ z hâ ¡

£ $¡1 jfe £
i iq wé · nÍ s hf 3 h é
t t i £
w Ö rÚ d <3 n g qù k é

i è t
qÙ qù yù hé 2 h ï

12 f il· # £
n d n s h Ô n yö u i î à z h d

364
V II - 1 17 -

El sol y la luna no aceptan retrasos,

las cuatro estaciones se apresuran sin tregua.

El viento frío sacude las ramas secas,

4 las hojas caídas cubren el estrecho sendero.

Con tantos cambios mi cuerpo declina,

mis negras patillas son canas hace tiempo.

Signos blancos se plantaron sobre mi cabeza,

8 el camino frente a mí es cada vez más estrecho.

M i casa es morada de viajero,

soy como un huésped listo a partir.

Partir, partir, ¿hacia dónde voy?,

12 en la montaña del sur me espera mi vieja morada.

365
- 118 - VIII

f t « * Ψ
d ιά i g ë n g b é n f ê î

# τ * 4 ts
s u Ö y ë z à î t i d n

4 5 H t |c
g Ô η g q ί n w é i c é n g

* Í S # #
h q n n ë ί c h d n g z q o

M » J » >
q ï q Γ g u ô m <3 n f Ù

4 0
ü « * ü 0
d <3 n y u à n b â 0 j î n g 1 1 <3 n g

# \ Æ λ ^ >
y ù d Ö n g 2 Ú d d b Ù

\à£
tt n IM t °
c Q c h î y Í y ί n g y d n g

JE W t # ’
z h ê n g ë r b ù n é r g d é

£
Q i i
* d 1
#y î k é
f s h â
% ! n 0

Λ W * # « £ »
r é n j i ë J i n H u Ô y ί

t
ro

7 ^ * °
z h u 0 s h ë n g s h ï q Í f q n g

m
1 r y
*è k é n d i
{ ¡ f
h é
5

q
JL
¡ é w
4é î
1%
t d 0

y i
«
s h a n g
»

366
VIII - 11 8 -

Renunciar al campo no fue nunca mi deseo,

entre cultivos y moreras me desempeño.

Dedicado a la labranza, nunca más la dejaré,

4 para el frío y el hambre sólo cáscaras y orujo.

¿Qué más necesito para llenar mi vientre

si con hartarme de arroz me sacio?

Un paño grueso en el invierno basta,

8 tela burda para enfrentarme al sol.

Sin embargo, a veces no los consigo.

¡Es muy triste! ¡Lamentable!

Todo el mundo obtiene lo que desea,

12 yo, torpe e inútil, no sé cuál es el medio.

Así son las cosas. N o hay nada que hacer.

M ás vale tomarse ahora una copa de buen vino.

367
-119- ix

i f
Μ H t
y d o y ά o c Ó n g i ï y î


M M $
y î X [ n c h ù 1 i ά n g d u Q n

¥ k »
£ *
y d n i è ¡ f à n d Ô n g s h î

m & 4 L B #
s h ù n 1 i Ú z h u î s h Í q i Q n

H t á M #
r ί m ô X ï n g y ü m à o

# ■ W ill
s h f X f s h Ô n d i à n

ï H r P I 3 Í M
X i ά o t i d o g é t i â n y 0

« ft a -
f
c h ó u c h d n g n i d n c h Ó n g c â n

* te &
Ñ J f
k 0 n g k d i s i n d n g u i

% i| É ft
1 ù X ¡ d w ú y ô u y u d n

« n B #
g u Q n 1 i d n g n d n k u ï t î

Ά 4ξ-
B * M f
i u é y ï n i î s î P i â n

368
IX - 119 -

Lejos de mi hogar me voy a prestar servicio,

un solo corazón y dos lugares diferentes.

Ocultando mis lágrimas me dirijo hacia el este,

4 la corriente favorable me traslada con el tiempo.

Se pone el sol entre Shen y M a o ,1

las cumbres del oeste ocultan su esplendor.

Desolado, en los confines del cielo,

8 añoro melancólico mis alimentos.

Anhelo con vehemencia volver al sur,

el camino es largo y los medios escasos.

Casi imposible superar pasos y puentes;

12 sin noticias de nadie, envío este poema.

1. Shen y Mao son dos constelaciones del cielo chino que señalan el
oeste.

369
-1 20- X

- k
i g a m l'if
x i( j n j u z h ( d Ö n g z H i

N f » #
s h f s h f b ù k é J Ï

m ft w ú t
#
( n g
É

<j Ci y i X Ï

fr *
x u <3 n c h ά n g s h Î d ö n g

& Λ -
f à n z h Ô u « r d ó ñ g s Î

* M Ä *
h ά π q í i i w Ö h u d

Ä , Λ # f # F
Su Î y u è y ö u c h Q n g y ù

& % 6 f t
w 0 i ó : y a n y i m f

Ä
k q n g
fft
k ä i
«
y i
Ά
c h Ó u
»
m Ó u

¿h
c Γ
tf
q ί n g iλ¡ü &
y í
ü
I í

# #
M
i»5- + *
r ë n r <3 n j ï n g s h í 2 à i

¥
z q n
4
w é i
À
r é n
f)\
s u Ö f f

: ί n a y
Ψ
u y^f" y ú
*
m ù

i k /NW 0
s h íl h Cl r í y u ê k u I

370
X -1 2 0 -

En mi descanso supe controlar mis ambiciones,

corrió el tiempo sin oponerle resistencia.

Impelido al servicio sin poder detenerme,

4 carruaje y vestiduras pasaron a la frontera del este.1

Flotante barca se propone navegar,

el aire frío estimula mi mente.

Meses y años continúan su curso,

8 llego y me encuentro desbordado.

Vehemente recuerdo de mis intensos afectos,

estos sentimientos largo tiempo ocultos.

En diez años pasaron casi inadvertidos

12 y por poco tiempo lograron dominarme.

Ramas frondosas cubren patio y alero;

¿cuántos días y meses se han esfumado!

1. Con este poema, Tao Yuanming nos habla de sus años de man­
darín.

371
-1 2 1 - XI

Ä ίτ * ü:
wÖ Xί ηg wé i y ÛΠ y u Ôn

û^à\-
0O
Θ II ‘1# Ä
hu f gù c (3 n f ë ng

<
3
# äfe Ü *
c h Üη
/UN
yaη yï r g Ä ’
j ¡é qÍ

Ä
gq o
Μ1ê i »

Λc h é n m °
1i dng

ψ -téi TL
ff
i f M ''il' M .
b i Q n y à n b è i w Ù s u Ö

ft f f i t »
d à i x i è g u Γ b ë i x i â n g

y #
B
1 ί k Cl n m i n g q ί n g c h ί

' à <"Æ
m
- &
s h ê s h Ci i ί n g q i Cl s h u q n

c

hÓ u
a
ré n nd n
»
C (
w é î

ill
y ( j o y d o c
t-
h 0 n
t:
yè c hd n
*

372
XI -1 2 1 -

Avancé en mi camino sin descubrir una nube lejana;

al volver la cabeza, la frescura del triste viento.

Golondrinas de primavera levantando vuelo

4 acarician con sus alas las vigas polvorientas.

Desde la frontera las ocas buscan pobre refugio,

en bandadas regresan a las aldeas del norte.

Grullas distantes chillan por el puro estanque,

8 pasan del calor a la escarcha de otoño.

Para un hombre inquieto es difícil la palabra.

La noche primaveral es larga, demasiado larga.

373
-1 2 2 - XII

Μ W
n ¡ <3 o n i d o s Ô n g b ¡ Q <

n
Μ * *
w <3 η 1 i 0 n r Ó u t ό η <

n i ά η s
í é
h í s q n w
%
ü
W

q
#
i <3 o
ί * Γ * r it ?
k ë h é k è

f e & #
y 3 n g s è h <3 n j i n

ñ
c <j n r6n y ö u X ï n ir

374
XII -122-

Sobre cum bre perfilada se destaca el pino,

c o m o un joven de resplandor amable

al inicio de sus quince años.

4 ¿ C ó m o lograr ramas más altas?

C o lo r saludable, pleno de vigor y energía,

y en el co razó n una radiante sonrisa.1

1. Este último poema de la serie parece incompleto y su lectura no es


fácil.

375
-123- m
r u n g m ù

$ ?K ’ -4 Ά £
r6 n 9 mu n iQ n j ià n g 1Ó 0

ñ $ il ’ £i 11 ii
its
yuö t u ( q iô n y i f u i i0 z C* n a

P) i > Éf f ÍI
j i0 0 w ê n d à 0 b q 1 s hó u w u

& £ ^ ’
c il i c <1 i r Ó η e m ù

& « f iè °
j ¡é gÇ n y û z i

.A
y
ff 0 £ £
h u '5

c hé n Q q ί

& 0
X Í y r » Q n g z h i

Λ é f ’
ré n 5 hé n β rut) i 1

fi W M 3# °
q ¡Q 0 c u f yôu s h (

» Ô il & ’
j 1n a yÓ n king n i «j n

t î'Î* f f rfô 0
rliOM x ïn e h4 n g é r

376
A r bo les f l o r e c id o s -123-
C u a tr o poemas

Á rbo les florecidos, pienso en mi vejez cercana. Días y

meses corren de prisa, llegó el v e r a n o .1 En mi niñez com encé

a estudiar la vía;· ahora, de cabellos canos, reco nozco que no

hice nada.

Q u é co lorido el de los árboles en flor,

sus raíces nudosas rompen la tierra.

Las más brillantes resplandecen al alba,

4 se oscurecen por la tarde.

La vida es c o m o una posada,

nunca falta tiempo para sufrir.

Q uien piense en esto con calma

«en su corazón hospedará a la tristeza.

1. En el texto se dice “el verano de las nueve décadas,” jiu xia, o


de los noventa días.
2. “ Niñez” se dice aquí zong jiao, literalmente: “ atar en un haz -
cuernos” ; se habla del tiempo en que se usaban moños o tufos, es
decir la infancia. Aquí la vejez es, por contraste y en el mismo tema,
el tiempo de peinar canas.

377
-124- I I

c ö i c%.
Û i r Ón g
*
m ù

■f ft n
y ú z ! t u Ö g é n

f
f
Óη h
¥
u à z h â o
Ä
q Γ

4 fe
k Q i
ί

T '
b ù
'tf
c ύ n

z
Â
hê η
ü
c u i
É
y Ó u r
a
é n

il 4fc
% . /»'N FI
h u Ô f ύ w ύ m é n

ü i t # ft
f é i d <3 o y î y ï

8 Ü Ä
f è ¡ s h à n X ï d Cl n

378
II -124-

Q u é colorido el de los árboles florecidos;

aqu í se clavan sus potentes raíces.

Por la mañana se abren mil flores,

4 por la tarde ya no queda ninguna.

C a d a hombre nace frívolo y virtuoso,

desgracia o ventura no tienen p u e rta .1

Fuera de la V ía, ¿qué hay de seguro?,

8 fuera del bien, ¿qué hay de importante?

1. “ Desgracia o ventura no tienen puerta” : no hay puerta natural, es el


hombre quien elige.

379
-125- III

và f 'h
i i ê y ú χ i Ô 0 z r

TèT Fi
©
b Γ n a z Î 0 ύ 1 (j u

ffl il A
:
C U n ¡ C n j ί 1i Ú

4 f if
y Ó b Ù z C n g j i ύ

-ir
i<U" ft * &
z h i b r b Ú s h Ô

$ ft 0 t
â n c î r j f ù

& i : t k
w ö 2 h ï h u a i y ï

8 'Ë ή A
d q y â n n ê i j · ù

380
Ill -125-

Piedad, sí, de esta pobre criatura,

mal dotada desde su triste origen.

Si mis años todos se esfum aron,

4 no he progresado nada en el estudio.1

M i intención es avanzar sin tregua;2

pero mis días en la calm a se deslizan.

He aquí lo que me aflige:

8 am argu ra y remordimiento.

1. En el estudio de la Vía.
2. “ Avanzar sin tregua” es la idea del “ todo fluye” que Confucio
expresa, como Heráclito, al observar las aguas de un río: Analectas,
IX, 16.

381
-126- IV

ê i]j M ’
k i l
x i Q η s h î y Í X Ù n

ÜLJ
ja . Z . % °
&
y ύ q î z h i 2 h u i

0 + H ’
s ¡ s h f w Ú w é n

M 1
f r * Æ
S î b Ù z 6 w é î


z h Γ w Ó m
£in g c
Î
h ë

t
c é
t
w 0 m
£ί n s M
q
ΐ4
i n
Jtr
1
$|
s u ï
it
y ά o

#,
s h ú
ft
a <3 n b ü
£
z h !

382
IV -126-

El viejo Maestro dejó una lección,1

no es posible que yo la desoiga.

“ Quien a los cuarenta años no es conocido,2

4 no merece que se le tema ni respete” .

¡Engrasemos mi coche afamado!

¡Fustiguemos a mi valioso corcel!

Aunque mil leguas sean distancia,

8 ¿quién se atrevería a rechazar el viaje?'

1. El viejo Maestro es Confucio.


2. Confucio dice en las Analectas, IX, 22: “ Ha de temerse a los jóve­
nes, pues no sabemos si van a superarnos. Pero si a la edad de cua­
renta o cincuenta años no lograron que se hable de ellos, no habrá
por qué temerlos.”
3. Muchos comentaristas leen este poema como una ironía de nues­
tro poeta acerca del pensamiento confuciano.

383
-127 -ί­
} i α Λ ■ f
η Í o ü j î Ù S h ί u

§ S T f ’
r 6 n y r 6 n g C 11 U Û 11 g * i 'i 1 á n

ïïf
ni Í
S fe
îXi
m i' l i n
S
¿ I* *

s q
t'J
i ά n
#
1 i u
»

c h u yM Ci J
f
ÍJ n b ί é
Ά tff
s h ί
»

é t t iX
4 " f I I f i 0
b U w i X n g d â n g ¡ G

c
ib
h ù
ñ
m é n w
nà n
m
1 r
t
k è

t
z h ö n 9 d à
ï t
0 f é
i |
n g i
•I i ô
Æ
y <5 u
0

- ¿r
¡3 S i >
w é i y <j n X ï n X i â n g z u i

8 y jf 0
Æ ë - #
b û Σ Q i i ί ê b ê i j i Ü

t # # #
1 ά n k Û 1 ï u y î s h u g i

i t 4 " f t 3 f t »
S U j 1 ί n g c Í y '5 n Í ù

4 p ,
« f M l
d u ύ X ¡ è z h (1 s hC 0 n i à n

12
X
#
i Ö n g 7 h i
T '
b Cj z h Ö n g
t W
H Ô u
°

t & î * A ^ ’
y i q î q i n g r é n m ί n g

S
1 i
Mi
9 é
ft
f Ù
f “T
h é
#
y Ö u
?

384
IM IT A N D O PO EM AS A N T I G U O S 1 -127-
Nueve poemas

Orquídeas en flor bajo mi ventana,

umbrosos sauces frente a mi sala.

Este comienzo que he dejado partir

i no puedo decir si será por mucho tiempo.

Salgo de casa, huésped de diez mil leguas,

y en el camino encuentro nuevos amigos.

Mi corazón esta ebrio antes de la palabra,

s y no es por sus copas de vino.

Se marchita la orquídea. Se aflige el sauce.

Se olvidan pronto las promesas.

Mil gracias, mis numerosas jóvenes amistades;

12 nuestro mutuo conocimiento no fue muy profundo.

Con entusiasmo y corazón volquémonos a la vida,

así no nos será tan duro vivir separados.

I. “ Imitar a los antiguos” es un género poético que se inicia en el


siglo III d. C. No se conocen los poemas que podrían haber inspira­
do a Ta o Yuan mi ng.

385
-128- II

Ê % R M .
c 1 i î â s ύ y Q n

ί £ I I
#
d q n g W Í n g z h i w ú z h ô n

M 4 Í 5! f r
w è n i Ù n j ί n h é X ί n g

# Ä t Φ Ä
f ê ί s h â Π g f ù f è i r ó n g

i - f #
wé n yôu t ï ci n z r c h ü n

» È) i -
i i é M w é ί s h î x ¡ 6 n g

Λ λ . a
# r s. r
s Í r é n j i Ü y Γ

8 «
* i q n g
K

f
X Í
*
q Í
Ä
f ë n g
c

4
s h ê n a
w
yôu gq o
Ä #
S h Γ
¿g
m f n g

g fc S 1 st
i Í m ë i c h u d n w ú q i Ó n g

'F
b ù x
Φ u é
&
k uq n
Ü .
c h Í
Í
z Í

12
z
t
h f
£
z 0 i b Ô i
W
n
Îi q n z
t
h Ö n g
·

386
II -128-

Dejo mi hogar por la mañana,

a Wuzhong decido dirigirme.

Te pregunto, caballero, ¿por qué te vas?

4 N o es por el comercio, ni es por la milicia.

Se cuenta que allí vivió Tian Zich u n ,1

gran funcionario, justo y firme.

Ese hombre ha fallecido hace tiempo

8 pero su tierra conserva el perfume de su vida.

Con virtud y esfuerzo logró un nombre eminente,

sus méritos no han dejado de difundirse.

A mí no me interesan los locos movedizos,

12 cuya memoria no dura ni cien años.

1. Tian Zichun o Tian Chou (169 - 214) nació en Wuzhong. A fines


de los Han, el gobernante de Yuzhou lo envió a Chang’an con un
mensaje de lealtad al emperador. Cumplida esta misión y ya de
regreso, Tian se enteró de la muerte del gobernador. Fue, entonces,
a su tumba y le leyó la respuesta del emperador.

387
-129- III

i t « Bf I f
z h ύ n g c h Cl n g ô u s h ί y u

ts • f 1
s h Í 1* i f à d Ön g y ú

«
z h ô n s
*
z hé
£
9 è
if
q i d η hQ i
%

4
c ío
% *
m ù
ft
c û n g hé n g
#
s h ü

A 1$ tr & 7»>\
p i a n P i d n χ i n 1 <5 i y Ô n

Λ t Ä
s h u ân g s h u q n g r Ù w 0 ia

Λà ri f t Mí £
χ i c h d 0 3 Ù s h â n g Z d i

8
j i Ö
íf h<^ i
JS
χ i q n g n g i f à j 0

È f t J5 J M -
z î c Ó n g f ê n b i é 1ó i

m é
n
n t ί
â
n g r
B
i h u ά
% n g w ú

f t S ü #
w Ö χ ί n g Ci f ê i s h 1

*=£
t# Æ
J Ün q ί n g d i n g h é r ú

388
Ill -129-

Es mitad de primavera. Llegó la estación lluviosa.

Los truenos comienzan a retumbar en el oriente.

Toda clase de hibernantes se espantan de terror;

4 hierbas y árboles se dilatan con opulencia.

Llegan en revuelo las nuevas golondrinas,

por parejas ingresan a mi cabaña.

Sus viejos nidos las esperan intactos,

8 se acomodan de nuevo en su antigua morada.

Desde el día que nos hemos separado,

las malas hierbas cubren mi puerta y mi patio.

Mi corazón es más sólido que una roca,

12 pero ¿de qué estarán hechos mis sentimientos?

389
-130- IV

ä ä Ü f A « ■
t ¡ <5 O t i ¿1 o b a i c h Γ 1 Ó u

f r
i ê π m ί n g
W 1
w â n g
0
s i
^
-V r

h u à n g
0

m ù
ff
z u Ô
I f
fl u Í
'25,"
y ύ n z
£
h d i

4 $ 3 Ü m
c h <1 o w é ί f ê i n i d o t d n g

lif J S t ’
s h q n h é m d n m ù z h Ô n g

Ψ B * y c 0
p i n g y u á n d 6 m ά n g m d n g

~ k N r î * i . ’
a ü s h ( g o n g m ί n q s h i

8 Ä te f t
k Q n g k a î
f -
z h é n g c r c h d n g

J3
ï ï Ä f t >
ï ( d â n b d > s u i h ô u

¡M
* t p o
n m
X i Ô n g y Ci h d i b é ¡ m d n g

* À f t ’
s Ö n g b <3 i w é i r é n f d

12 %
β q o
«
f é n
s
(1 ù
i&
d i
f t
d n g
;

390
IV -130-

Lejos, muy lejos, la torre de cien pies;

desde allí se contemplan los cuatro horizontes.

Por la tarde es el refugio de las nubes que regresan,

4 por la mañana los pájaros vuelan en sus salas.

M i vista abraza montañas y ríos,

la pradera solitaria y sin fronteras.

Los antiguos, por la gloria y el renombre,

8 lucharon vehementes por estas tierras.

Un día, cien años más tarde,

todos habían retornado a la Colina del N orte.1

Pinos y cipreses fueron talados por los hombres,

12 las tumbas de los notables soportaron altibajos.

1. La Colina del Norte es el cementerio de Luoyang.

391
« * £ ’
t u Í j i w ij y ί z h ù

Ά h ?
é
A Æ X
y ô u h ù n z d i h f Q n g

* M Æ
r Ô n g h u ά c h é n g z ύ g u Í

f t « f !
y i f Ù h é 1 i ά n s h â n g

392
Derruidos los cimientos. Ya no hay propietarios,

¿pueden verse las almas errantes?

Si honor y gloria merecen ser apreciados,

16 ¿por qué su final ha de ser tan lamentable?

393
-131- V


. t - t A .
d Ô η !) ( Q n g y ö u y Í ä h ί

hi?
tt. m # ? 7 G
b è i f ύ c h ά n g b u w g η

-
Ή Λ t
s q n χ Ú η J i Ü y ù s h Í

+ . # · Æ Ê
s h [ η id η Z h ù y 1 g u Ü n

f ¥ ft &
X ï n k ù w Cl c Í b r

t y ö u h <3 o Ón g
M
c h <5 n g r y <j n

ft « a Ä Λ
wÖ y ù g u Q n q Í rén

c h é n
Ä ér
q Ù y
Ä
u è hé
Ή M
a u <5 n

# % . $ 4
q J n g s Ö n g 1 3 i 1 ù s h ê n g

/ ¿¿r
è - j5 r i t M
b g i y ά n S ù y ά n d u q n

ft *
z h i w Ö g ù i ά ί y i

# -? M¡ & w
q Ù q ί n wé i w Ö t <) n

394
V

En el oriente vive un gran hombre,

vestido siempre de harapos.

En treinta días no come más de nueve veces,

4 desde ha ce diez a ño s lleva el m i s m o s o m b r e r o .

Nadie ha padecido de modo semejante,

nadie luce como él tan bella sonrisa.

Decido encontrarme con esta persona,

8 parto al alba y cruzo ríos y pasos.

Verdes pinos dan vida al borde del camino,

nubes blancas reposan en la punta del alero.

Conociendo mis intenciones al venir a verlo,

12 se sienta, toma su cítara y toca para mí.

395
J : M . f S i ÿ )
s h <i n g x i “j n j Γ n g b i é h ê

T M I t m 1
x ¡ â x i ά n c à o g û 1 u (J n

I f f t M ï i
y u à η 1 i Ú j i Ú j Û n z h ù

t * M i *
c Ô n g j ï n z h I s u f h ά n

396
Primero me asombra con Adiós a la grulla,

luego me dedica El faisán solitario.'

Me gustaría quedarme con este caballero,

16 desde hoy mismo hasta que enfríe el tiempo.

1. El faisán, argus macho, luán en chino, es símbolo de la armonía


conyugal, de concordia entre dos príncipes, de un talento eminente
y de la elegancia.

397
-132- VI

* ■ # t
Ü f
c q n g c Q n 9 g Ü z h 0 η B s h ù

4 Ä
d Ô η g K i à c h <j n g r Ú. r i

# - # · Ä t
π i 6 n n i <3 n j i 0 n s h u Cl n g X u ë

I t *
s h é i * è i b Ù z h Í S h (

m
y à n W é n
w s h î
_ L
s h Ö n 9
op
y ü

¿ i
/'•P £ S 3 & )i§
i i é y û u dO o 1 ί n z Γ

* T ,
X î q d u Ô
M
t <3 n s h
i
i Í


mfce
^

ft
00

t : $:
b î w y Í
N

1 u é
f

% 9 L t 0
z h u ô n g s h ù i i y Ö u r î

£ % À §
y r y ü j ^ â r é n c Í

f i ­ Í T # Ü . FI
x i n g X ( n g t i n g ch u m é n

SI
12 E 1 Λίΐ*
h Ó i Z uÔ 9 ë n g z ¡ S ï

398
VI -132-

Á rboles del valle, verdes, muy verdes,

en invierno y verano siempre coloridos.

Al verlos año tras año bajo nieve y granizo,

4 ¿quién sería c a p a z de ignorarlos?

Detesto lo que se dice en el m undo,

cam ino con mis am igos hacia L in zi.1

Junto a la puerta de la ciudad la gente discute,

8 espero que puedan ayudarm e a resolver mis dudas.

D esde hace varios días mi equipaje está listo,

ya me despedí de mi familia.

C a m in o y me detengo a la puerta de mi casa,

a me siento y m edito en lo que tengo que hacer.

1. Linzi fue capital del reino de Qi, en el norte de la actual provin­


cia de Shandong, en tiempos de los Reinos Combatientes.

399
b ύ y u à π d â o
M
I ί c
*
h (5 n g


d à η
S .
T í
w é i
À
r é n w ô
ft t
q î

w ä π y i b Ù
è
h é
jf r
/51'
y Í

y
λ
Ö π g w é
J j f
i
#
s h i X
%
¡ à o z
^
h î
<

Í ? ' i Λ i t
%
y ï h u á i n ä n j Ù d d o

i t Λ n
w é i j Q n z u ô c Í s h ï

400
N o me lamento por el largo camino que me esper

lo que me temo es encontrar desengaños.

Si no compartimos ninguna de nuestras ideas

toda esa gente se burlará de mí.

Estos sentimientos son difíciles de expresar,

por esto, amigo, te los entrego en poesía.


111
-1 j j - VII

r ¡ m u t
X
i Ô n w ú
•zsr
y Ci π

# Ä f
c h Û n 1 Ç n g s h Q π We i h é

I I
ft À Λ $
j i à r é π m è i q f π g » è

* I t JL *
s h i i h â n q ¡ é 9 ê


9 ¡
%1' n g c
f t
h Q n g
t
t â n
A
X i

c
# h (
Λ
c r 8 d n r é
À n d u Ô

i i Ö 0 j
&
1 â 0 y
-z x
ύ n j i
SI
0 n y
if u ê

ft f t Ψ ♦
z h u Ó 7 h u ó y è z h Ci n g h11 .’]

4 i i H#
q T w u y Í s h 1 h ή 0

λ ES ίκΓ
b à i 1 ü d a n g r Ú h é

402
Ο Ί
V II Λ
-LDJ-

C a e la tarde. C ielo sin lluvia.

Sopla apacible la brisa de primavera.

La gente bella disfruta de la límpida noche;

4 hasta el alba se embriaga y canta.

Term inadas las canciones, brotan los suspiros;

para todos el sentimiento se torna doloroso .

La luna reluce entre las nubes,

8 las flores deslum bran entre las hojas.

¿Q uién no se aficiona a tanta belleza?

Pero... ¡qué breve tiempo permanece!

403
- 134 - VIII

ß # i l M ’
s h à o s h 1 z h u Ö n g q i é 1 1

it e
•J/Í'n S ' { f ü »
f U i i
«
Ö n d ú X ί n g yôu

ft B i f ÿ t i £ ?
s h é i ϊ ί η X ί n g yôu i ί n

% ft S É l
Jjf j o

z h 0 n g y è z h — y Ö u z h Ö u

f l * t Ü
i ï s h Í s h 5 u y d n g w ê i

t * '$L
k ë y ί n s h u Γ 1 1 ú

* J t Λ
b ύ j i ή n X iÔ n g z h i r é n

1t
w é i j ià n
JL ΐ
g ù
B#
s h Í

a i ü

Κ ­ 4 ffi tí if
ι ù b ià n l i a n e g a o f é n

ft' % Ä Æ
b ó y ά y a z h u 0 n g z h Ô u

Λ 13

Λ i # #
c Γ s h Í η ό n z à i d é

% ÍT «fc *
w Ú X f n g y ù h é q i Ú

404
VIII -134-

Cuando yo era joven, robusto y fogoso,

viajaba solo, espada en mano.

¿Quién dice que mis viajes no eran largos?

4 Desde Zhangye llegué hasta Y ou zh ou.1

En el monte Shouyang calmé mi hambre con vegetales,2

junto al río Yi calmé mi sed con el agua corriente.1

N o encontré a nadie que me pudiera entender,

s sólo vi sus antiguos sepulcros.

Junto al camino dos tumbas elevadas;

una de Boya, la otra de Zhuangzhou.4

Encontrar esta clase de hombres es ahora muy difícil,

12 ¿qué salí a buscar en mis viajes?, me pregunto.

1. Zhangye y Youzhou son dos pueblos pequeños muy distantes el uno


del otro.
2. En el monte Shouyang vivieron los ermitaños Boyi y Shuqi ali­
mentándose de we i: algarroba, arveja: vicia gigantea, y osmunda
regalis, según el diccionario.
3. El río Yi queda en la provincia de Hehei.
4. Son ejemplos clásicos de la amistad. El Zhuangzi cuenta que Boya
rompió su cítara cuando murió su amigo, pues era el único que
entendía su música.

405
-135- IX

« A 'S yX i l ’
h μ n d s Ô n g c h 4 n g j iq n g b iQ n

■Î
$ t
ΕΘ Ä °
s <3 η n iÓ n w Q n g d Ô n y c Ô i

« t # Â Â 9
z h ï t i (3 o S h î y ù m '3 o

/Vii' ft il/ a* °
h Û Z h Í s h 0 n h ê gä i

n É # #f ’
k ê n z 1 c u F z h é

% •f t il # % °
g ë n 2 h û f Ú c q n g h ¿i i

* Bfc # 'f r ’
h Ci n c Ô n i 1 w U s h Í

& * t % # ?
h d n y Í y ù s h é i d Q i

Φ tt Æ ’
b ë n b Ù 2h Í g Q o y u <5 n

4 - H & f í W !
j ί n r î f ù h é huí

40 6
IX -135-

Junto al Río Largo' plantamos moreras,

tres años más tarde esperamos la cosecha.

M uy poco después brotaron ramas frondosas

4 y de pronto ríos y montañas se transformaron.2

Ramas y hojas quedaron destrozadas,

raíces y troncos flotaron en el mar.

Si el gusano de seda no come en primavera,

8 ¿quién podrá vestirnos en invierno?

N o hemos plantado los árboles en meseta elevada,

no tenemos derecho a lamentarnos.1

1. Río Largo es el Yangzi o Yanzekiang.


2. “ Ríos y montañas se transfomaron” : deslizamiento de tierras, inun­
daciones, lluvias torrenciales.
3. Los comentadores ven, en la destrucción de las moreras, la caída
de los Jin del Este, año 420.

407
% BE s > S r » fa
w£ i
j » Ù 9 U i t mé 1 X ί n 0ü

§ : » A » if m
dé n g P C' wé \ 1d 0 £ h£ n é r z h 1

i t
#- » 0 ñ ’ $
n i Qn z Ô i r i y uè s hà n g you we 1

4* * e, Z .
h ud n w£ i y 1 d0 n g  z h ί gông

* Φ ■ $ #T
i Í b ύ k é s hà c hÓ0 It i s u 0

k t Ü
0 'fc ] a
t » M
Z ί y à n h u <5 c à i t Ô n a x0 n r i

.4^
& * » ip 01 £
y î i 0 ¡ s h i n i â n j î f Q s u Í

7ST k ’ f t «4 n * if ’
y Ún X i y ί k à 1 r y 6 n g h u0 i

4 " Ä 'F Ü
» 41 à .
i ί n w0 b il s h Ù h ô u s hê n g hé

I
wé n
M «
z à i

r
1
u Ô n
¥i d n
Ü
f é n g j
% ¡ Ô
■ C
f Q

$ £ - s
c h Ó n g
«L
1 ή » z h î s é n e i i

s h Ù
#
rr» ô
f
s h i
fft
s u ö X ί d n

s h ύ
&
g Q n
%
m û
f
g ‘3 n
*
<é i

4Ο8
ESCRITO EN UN M O M E N T O DE IN SPIRACIÓN -136-

Se nos terminaron los cereales, los nuevos granos no han

madurado todavía. Soy un campesino con experiencia y sé

que tendremos un año desastroso. Días y meses serán largos,

mi desgracia no cesa. No podemos esperar una gran cosecha.

Mañanas y tardes tuvimos lo suficiente, pronto el humo yel

fuego van a disminuir. Desde hace diez días me angustio por

el hambre y la necesidad.

Al llegar la tarde, mi sentimiento es muy triste. Si hoy

no lo expreso por escrito, ¿cómo se sabrá después?

Siendo niño conocí la carestía;

anciano, ahora, se prolongan mis días de hambre.

Legumbres y trigo es todo lo que deseo,

4 ¿cómo aspirar a un plato suculento?

409
/'iS' jiv a Λ %
η ί r Ù y ά i i 0 ( Q n

' \s¡
t ,1 *
d ô η g s h ΰ y é n h q n y î

Ä , 7$· t

Ό.)
s u f j i '3 n g y ά mù


jt v #
H f ¥ ί<ί·
r Ú h é X I n k ü b è i

f # $?
c h (5 n g s h d n z h Ö u z Hë X ί n

àÇ /Vj,' t #
s h ë n n i à n mé n g mè i f é ¡

“§ É % . H Æ Ÿ
j i é i ά i h é Z Ú 1 ί n

ft ë È Ü
t ύ mé i k Ö n g z i y I

dr
ÿ f s M . f t J 't f
X ί n 1 à n q Í you z h

i g I f
K Μ
g à q i ó n g s ù s u Ö g u

|g
& & &
n ë ï yë y Í y ί f ύ

Jf c .
i Θ &
z d i X \ y ύ d u ô s h

410
Me siento un segundo Nueve Com idas,1

me ahogo en verano con mi ropa de invierno.

Mis años me aproximan al ocaso,

« ¿no es penosa tanta amargura?

Todos alaban el corazón de quien invita a sopa,

no acertó quien se cubría con la manga.2

¿por qué ofenderse de tal manera?

12 Su muerte no fue un ejemplo interesante.

Nunca me atrajo el desenfreno;

aunque pobre, mantengo mis ideales.

¡Siento hambre! ¡No hay remedio!

16 Desde antiguo tuve grandes predecesores.

1. “Nueve Comidas” es Yuan Xian, discípulo de Confucio. Se dice


que en algunas ocasiones sólo comía nueve veces en veinte días.
136.2. “Quien se cubría con la manga” es una alusión al libro clá­
sico Li Ji (Paul Jacob, 408, ver bibliografía). Qiao Ao preparaba ali­
mentos en tiempo de gran carestía para los hambrientos. Llegó un
hombre extenuado por el hambre, que apenas podía caminar, y se
cubría el rostro con la manga de su vestido. Qiao Ao, con un tazón
de comida en una mano y otro de bebida, le dijo: “¡Oye! ¡Ven a
comer!” El famélico le dijo que rehusaba comer de quien le hablara
sin respeto. Qiao Ao le pidió disculpas, que el desgraciado no aceptó,
y poco después murió de hambre. El maestro Zong, discípulo de
Confucio, dijo: “¿Fue tan grave esa falta de cortesía? Después de
aceptar las excusas, debió comer.”

411
-137- 's
d u
iii
s h Ci n
% a
h (j i j î n a

+ f
s h i s0 n s hôu

Æ X % * -R: >
m ène X i Q cao m0 c hu n g

iê â # ä ÏJL °
r Πo wû s hù f u s hû

« /ft It *
z hô ng n i <3 o X ï n y â u t u Ô

j&* JS .
4 % X a M . °
W 0 y î Ú i wÜ 1Ú

1% * £ « ’
j i 9e ng y f y i z houe

H# i t * # °
s h f hd i d ú wó s h ù

% * fil if Ü »
q i Ôn 3 * ¡ ä ng aè s h ë n z hé

8 i® Λ jf L °
P
Ä
0 hu (
it
9Ù ré n c hÔ

t M $/ #■ M ’
h uQn r Ón z hu6 c h Ün i i ύ

tëj
z Hq ¡ wÖ
t B
y u (j n 7h
fÔ ng
û °
s h û

ñ
wê ¡
W
yù :í£
cône don«
% i d î
>

if Ä $1
y N i: Í* °
hC o f ê n g y u 7 h Í j a

412
LEYENDO EL. CLÁSICO -137-
DE MONTAÑAS Y MARES'
Trcce poemas

Comienza el verano. Hierbas y plantas en abundancia,

la sombra de los árboles rodea mi casa.

Bandadas de pájaros se refugian gozosos en sus ramas;

yo también disfruto como ellos y amo mi cabaña.

He terminado de cultivar y sembrar semillas,

dispongo de tiempo para leer mis libros.

Mi estrecha callejuela, cortada de las grandes rutas,

desvía los carruajes de mis viejos amigos.

Bebo complacido el vino de primavera,

yo mismo cosecho verduras de mi huerto.

Ligera llovizna nos viene del oriente

brisa bienhechora la acompaña.


y£ % M £ #
f d η 1 à n z hÖu wä n g z hui

'jjí %
g uq n

s hâ n
#
h <5 i t Ú
i ί ύ

f|J
if &
z h Ôn g
Î
y ü z hÔ
f ú y ä n g

Æ t Í Í #P
b ú uf f Ù hé r Ú

414
Hojeo la Historien del Rey de los Z hou r

veo los dibujos del Clásico de montañas y mares.

En un bajar y subir la cabeza, recorro el universo.

16 ¿Hay en esta vida alegrías mejores?

1. El libro Clásico de montañas y mares es una geografía y a la vez


una mitología, de autores anónimos, desde el siglo IV a. C. hasta el
siglo II a. C.
2. La obra Zhou Wang zhuan, del siglo IV a. C., relata los viajes
maravillosos del sexto rey de la dinastía Zhou (1001 a 947 a C.).

415
- 138 - II

ί
y u t'a ¡
%.
Ifn g
S
X ¡ (j
%
X i Ù

ί #
mu
té jfr
m iQ o
Ä
y Ó n
w (j n s y i

i t
/ N i l 4
t i α n d î gôn g j U s h6 n g

4
b ύ

z h i
Ä
j Í
Í '1!
h é ïή
n i n

4
7o\t ?
W ft Ä a
l i n g hu c) wύ q î Ón 9 y Í

— lL
o
i t #
g u C jn y ύ f ë ί y Í s hQ n

yM
5
Ä
gao
S tf
han
#
f â
f r
X ï n óo
f O
& « t ¡3
η ί n g X î à o s U z hÔn g yôu

4i 6
II -138-

La Torre de Jade' se apoya sobre nubes rosadas,

la Reina M adre2 luce una sonrisa maravillosa.

Cielos y tierra con ella han nacido,

4 no se conoce el número de sus años.

Sus ágiles cambios no tienen límites,

no habita en una sola montaña.1

Jubilosa, entona una nueva canción,

8 imita, apacible, las palabras comunes.

1. La torre o terraza de jade es una de las residencias de la Reina


Madre.
2. Reina Madre, Wangmu, o Reina Madre de Occidente es la reina
de todos los inmortales.
3. “No habita en una sola montaña” significa que no es sedentaria.

417
-139- III

i t
t ¡ Ó 0 à
Ü t
i h il ά i i
yX
¡ Q n g l i n g

s
0.
τε.
h j
i f
wè i
£
Xuά n
i
P Û
ÎL
q i ü

E
X î n
tf
q n w
t
<3 n g
t,
k Ûn
%
X Û

4
9 U C
7 t
n s
Ä
q î n
»
q n
M
yü c h Ó u

%
Ψ Ψ í f lw \
Í n a tin g m ( n g B Ô n 2 h à 0

% fe. y# ¡ ê
yQ i l
1u Ô 1u Ô a i n fl 0 1 f Ú

Ä
h è n
'F
b Ú
Ä
i f
Ä
z h Û u
#

— ■$.
£6 *
t u Ö c h é n g y i 14 i y ó u

418
Ill -139-

En el extremo más lejano, los montes Huaijiang,

conocidos como Jardín del Misterio.

Al suroeste, las impresionantes montañas Kunlun,

4 bella luz, puro aire, imposibles de comparar.

Erguidos con un resplandor de jade,

difunden decididos su blanca pureza.

No me disgusta acompañar a Mu de los Z h o u 1

8 y en su carruaje emprender este viaje.

1. El rey Mu de los Zhou viajó al Jardín del Misterio, en célebre carro­


za de ocho caballos, según el mito.

419
-140- IV

f t * 4 fí f r ?
d 0 η m ù s h ê n g hé X Ù

Ü f « di 1# »
4
η <3 ¡ zd ¡ m í sh a n y CS n g

Æ «
u a n á h u q f Ù z h ü s h í

' k £ -ft 0
s h í z h í s h Ô u m( ns c hd n g

Ö 5 « ft »
b Ó i y ù n f n g SCl y è

3É íir t t 7t °
i Γ n y ú í â q í g u à n g

u¿
3~ Ψ # í f ’
qí y í j ün z i b q o

JL & If
liá n z h ô n g w Ö X u â n h u <j n g

420
IV -140-

¿En dónde crecen los árboles ro jo s?1

En las faldas del monte Mi, lo sé.

Flores amarillas y frutos bermellones,

4 al com erlos se p rolo n ga la existencia.

El blanco jade condensa los jugos naturales,

las piedras deslumbran con sus brillos extraños

¿No es éste, acaso, el tesoro de los caballeros?

8 Nuestro Emperador Amarillo lo sabe apreciar.2

1. Este poema se inspira en el Clásico de montes y mares.


2. Xuanhuang y también Xuanyuan son modos de nombrar a
Huangdi, el Emperador Amarillo.

421
-141- V

Μ M #
i i Ô η p i Ô n s Q n q T r g η ! ύ o

£ »T t#
m6 o s é q Í k é 1 i ά n

« £ # ft
h d o w é i w (j n g m u s h ï

i f ä i l/
m ù g u i s <5 n w ë ¡ s h Q n

ft 0
y i n
Λ
c r

O
w Ö y ù

Í # pt
j ù X i à n g w a n g m ύ y ά n

i - # Ä n
z <3 1 s h i w Ú s u Ö X û

p ft S Ä ■ ft
w é ï j i Û y ύ c h ij n g n i ά n

422
V -141-

Tres aves azules de movimientos graciosos,1

con su raro plumaje atraen mi simpatía.

Salen de madrugada, mensajeros de la Reina Madre;

4 vuelven por la tarde al monte de las Tres Alturas.2

A estas aves quiero confiar un encargo,

la Reina Madre escuchará mis palabras:

Nada en este mundo me es, en verdad, necesario;

8 sólo buen vino y una larga existencia.

1. Este octeto se inspira, también, en el Clásico de montes y mares.


Las tres aves azules se encargan de buscar alimento para la Reina
Madre de Occidente y son, además, sus mensajeras.
2. El monte de las Tres Alturas es un nombre mítico que tiene un
correspondiente en Gansu.

423
-142- VI

i t _ L »
X i G 0 y d o w ú 8 <3 Ô s hd n g

â t ^ °
y Q o r Q n w ή n g f Ú mù

« w W 4 *
h ó n g k ê b d i wâ n X ύ n

4 i f # o
&
s ë η 5 n f Ù y d n g a ΰ

Λ # ft Λ ’
l i n g r é n s h Í d q n c h f
o -4-LQ
=·Λ£-

# 1 Λ 0 :Æ ~ °
c h0 o w é i r Í y ù
O

# % ^ *
s