You are on page 1of 10

Methane-derived carbonates and authigenic framboidal pyrite

28 Carbonatos metanógenos y pirita framboidal autigénica

El Golfo de Cádiz constituye un extraordinario ejemplo para el estudio de los procesos submarinos de emisión y oxidación de metano. Como
consecuencia de los mismos se han formado una gran variedad de estructuras de fondo marino entre las que destacan los volcanes de fango.
Asociados a los mismos se han localizado y recuperado carbonatos autigénicos con diferentes morfologías, destacando tanto por su núme-
ro como por sus características los que tienen forma de chimenea. En este trabajo se presenta el resumen de los estudios mineralógicos,
geoquímicos y texturales de los diferentes tipos de carbonatos formados en el Golfo de Cádiz. Las propiedades distintivas y la presencia en
su interior de numerosas agrupaciones de pirita y oxihidróxidos de hierro pseudomorfos con morfología framboidal hacen que las chimene-
as carbonatadas sean los mejores candidatos a utilizarse como geomarcadores del ambiente y los procesos que tienen lugar en el Golfo de
Cádiz. Además, la localización de metano en las atmósferas de Marte y Titán y la necesidad de lugares de emisión del mismo para garanti-
zar su renovación, convierte a los ambientes donde se producen emisiones y consumo de metano en candidatos a análogos terrestres de
los lugares donde se produciría la emisión en dichos cuerpos planetarios.

The Gulf of Cadiz represents a special example for the study of the submarine processes of methane emission and oxidation. A great variety
of seafloor structures were formed as consequence of these processes, highlighting the mud-volcanoes. Authigenic carbonates with different
morphologies associated to mud-volcanoes were located and recovered, with special relevance of carbonate chimneys due to their abundan-
ce and features. In this work we present the review of the mineralogical, geochemical and textural studies of the different types of carbona-
tes formed in the Gulf of Cadiz. Carbonate chimneys are the main candidates for their utilization as geomarkers of the environment and the
processes that occur in the Gulf of Cadiz due, mainly, to their descriptive internal and external characters, and the presence of numerous inter-
nal clusters of pyrite and pseudomorph iron oxyhydroxides with framboidal morphology. Furthermore, the terrestrial environments where the
methane is seeped and consumed could be considered as possible analogs to the needed active sources of methane in Mars and Titan that
would assure their atmospherical renovation.

Carbonatos Metanógenos y Pirita


Framboidal Autigénica:
Geomarcadores de la Actividad
de Organismos Quimiosintéticos
en el Golfo de Cádiz.
/ RAÚL MERINERO PALOMARES (1)* / ROSARIO LUNAR HERNÁNDEZ (1) / JESÚS MARTÍNEZ FRÍAS (2)
(1) Dpto. Cristalografía y Mineralogía; Facultad CC. Geológicas, Universidad Complutense de Madrid; C/ José Antonio Novais, 2; Ciudad Universitaria, 28040 Madrid.
(2) Centro de Astrobiología, CSIC/INTA, asociado al Instituto de Astrobiología de la NASA, Crta. Ajalvir, km.4 28850 Torrejón de Ardoz, Madrid.
INTRODUCCIÓN importante en la definición previa de numerosos los datos mineralógicos ana-
estos entornos con la necesidad de lizados mediante sondas espaciales,
A finales del pasado siglo XX, la NASA establecer geomarcadores ambientales por lo que la mineralogía ha pasado a
comenzó a utilizar el término de los análogos terrestres (Martínez- ser una importante herramienta dentro
Astrobiología como continuación de sus Frías et al., 2007). En este aspecto, los de la investigación astrobiológica.
proyectos de Exobiología. La principal minerales apor tan información muy
novedad introducida con este término importante sobre las condiciones físico- La investigación multidisciplinar (geolo-
fue la consideración de la Tierra como químicas tanto de formación como las gía marina, microbiología, mineralogía,
lugar para realizar investigación sobre el correspondientes a cambios posteriores geofísica, etc.) ha permitido que en los
origen y evolución de la vida en el que afectan a su caracterización. últimos años los lugares donde se pro-
Universo. Este hecho permitió investigar Además, pueden contener en su interior ducen emisiones submarinas de meta-
aquellos ambientes terrestres donde es restos de la actividad de los organismos no (también conocidos como cold-seep)
posible el desarrollo biológico y conside- que viven en las condiciones ambienta- hayan experimentado un gran auge.
rarlos como análogos a hábitat conoci- les inferidas a partir de su estudio, es Estos ambientes son ubicuos en todos
dos en otros cuerpos planetarios por decir, biomarcadores. Pese a la escasez los océanos y representan ecosistemas
similitudes en las condiciones físicas, de muestras procedentes de otros cuer- extremófilos en los cuales una gran
químicas, geológicas y/o biológicas pos planetarios (limitada a meteoritos, variedad de organismos obtienen su
entre ambos entornos. Pese al carácter muestras lunares y análisis in situ reali- energía a partir de compuestos reduci-
multidisciplinar de la Astrobiología, la zados en los últimos años sobre la dos como el metano y el sulfuro de
geología pasó a tener un papel muy superficie de Marte), cada vez son más hidrógeno (Sibuet & Olu, 1998). Los

palabras clave: Chimeneas, Oxidación de Metano, Pirita Framboidal, key words: Chimneys, Methane Oxidation, Framboidal Pyrite, Gulf
Golfo de Cádiz of Cadiz.

Artículo: Merinero et al., Macla 12 (2010) 29-37 *corresponding author: rmeriner@geo.ucm.es


macla. nº 12. septiembre´10
revista de la sociedad española de mineralogía 29

anaeróbica del metano junto con la


reducción bacteriana de sulfatos son los
principales procesos que rigen la forma-
ción de estos minerales en el interior de
los sedimentos (Merinero, 2008).

Recientemente, con la detección de


metano en las atmósferas de Titán y
Marte y para explicar su necesaria reno-
vación, se han propuesto diversos
ciclos de metano en ambos cuerpos
planetarios, con la posibilidad incluso
de que se produzca el consumo del
metano previo a su emisión (Atreya et
al., 2006, 2007; Hueso & Sánchez-
Lavega, 2006; Formisano et al., 2004).
Por este motivo los cold-seep han
comenzado a considerarse candidatos
a análogos terrestres de los lugares
propuestos en Titán y Marte para la
emisión de metano desde capas profun-
das. Aunque los primeros trabajos que
hacen tal consideración se han ocupa-
fig 1. Distribución mundial de emisiones de metano, detallando en cuales de ellas se han localizado carbonatos y chimeneas. do en la búsqueda de los propios luga-
Modificado de Merinero (2008). res de emisión (volcanes de fango prin-
nuevos conocimientos adquiridos sobre arqueas que oxidan el metano y bacte- cipalmente), la detección y caracteriza-
las emisiones submarinas de metano rias que reducen el sulfato disuelto en ción de los minerales que se forman en
han arrojado nuevas interpretaciones el agua marina (Hinrichs & Boetius, estos ambientes constituyen estrate-
geológicas y biológicas sobre formacio- 2002). Este proceso puede represen- gias fundamentales de investigación
nes carbonatadas antiguas, pasando a tarse mediante la siguiente reacción de para la identificación de análogos pla-
considerarse candidatos a análogos manera simplificada: netarios a los cold-seep.
terrestres de ambientes actuales o
pasados de otros cuerpos planetarios. Los principales objetivos de este trabajo
son: (1) establecer que los cold-seep, y
El primer hallazgo de emisiones frías se La actividad de estos grupos de micro- en concreto el Golfo de Cádiz, pueden
realizó en el talud de Florida, concreta- organismos, además de los cambios considerarse análogos terrestres a
mente en el Golfo de México (Paull et físico-químicos representados en la determinados ambientes que se están
al., 1984), y desde entonces se han reacción anterior, induce la precipita- describiendo en los últimos años tanto
descubierto más de 60 localizaciones ción de carbonatos y de sulfuros de hie- en Marte como en Titán; (2) mostrar que
distribuidas por todos los océanos y rro (Ritger et al., 1987). Este hecho per- las propiedades mineralógicas, textura-
mares del mundo (ver fig. 1), tanto en mite identificar los cold-seep mediante les y geoquímicas de carbonatos y pirita
márgenes de placa activos como pasi- el estudio de carbonatos y sulfuros de con morfología framboidal formados en
vos y a profundidades muy variables hierro que pueden llegar a conservar en estos ambientes pueden considerarse
(desde unos pocos metros hasta 7400 su interior compuestos orgánicos y res- geomarcadores de los mismos, siendo
metros en la fosa de Japón). Estos luga- tos estructurales biomarcadores de la susceptibles de contener biomarcadores
res se caracterizan por la formación de actividad de los microorganismos que de la actividad de determinados microor-
mesoestructuras de fondo marino debi- los originan (Peckmann & Thiel, 2004). ganismos en su interior; (3) considerar
do a la emisión de fluidos. Las más sig- que los minerales autigénicos formados
nificativas son los volcanes de fango y Dentro de estos parámetros generales, en el Golfo de Cádiz como consecuencia
las depresiones en forma de cráter o el Golfo de Cádiz constituye un lugar pri- de la emisión de metano, y en concreto
pockmarks, y su detección se realiza vilegiado para el estudio de las emisio- las chimeneas con pirita framboidal en
mediante técnicas geofísicas montadas nes de metano y los procesos asociados su interior, pueden ser utilizados como
en los cascos de buques oceanográfi- a las mismas. Las investigaciones reali- excelentes ejemplos de geomarcadores
cos. A pesar de las dimensiones de zadas en esta área durante los últimos y por lo tanto como objetivos para futu-
estas estructuras, el proceso más años han permitido identificar una gran ras exploraciones tanto de rocas terres-
importante y representativo es la oxida- cantidad de estructuras de fondo marino tres antiguas como de otros cuerpos pla-
ción anaeróbica del metano. Dicho relacionadas con las emisiones de meta- netarios donde existan ciclos de metano.
metano suele estar almacenado en no, destacando por su espectacularidad
grandes pilas sedimentarias, muchas la alta concentración de chimeneas car- LOS COLD-SEEP Y LOS VOLCANES DE
veces en forma de clatratos o hidratos bonatadas encontradas sobre el lecho FANGO COMO ANÁLOGOS TERRES-
de gas (compuesto cristalino no este- marino (Díaz-del-Río et al., 2003). Estas TRES DE AMBIENTES DE MARTE Y
quiométrico de moléculas de metano chimeneas están constituidas por carbo- TITÁN
rodeadas de agua). La mayor parte de natos microcristalinos (dolomita rica en
dicho metano es consumido en condi- hierro y ankerita) que a su vez contienen En los lugares donde se emiten impor-
ciones anaeróbicas en el interior del en su interior abundantes asociaciones tantes cantidades de metano se des-
sedimento debido, principalmente, a la de pirita y oxihidróxidos de hierro con arrollan diferentes tipos de estructuras
actividad metabólica de un consorcio de morfologías framboidales. La oxidación en la interfaz aire-sedimento o agua-sedi-

depósito legal: M-38920-2004 • ISSN: 1885-7264


Methane-derived carbonates and authigenic framboidal pyrite
30 Carbonatos metanógenos y pirita framboidal autigénica

mento dependiendo de si se encuentran ras marcianas, se ha propuesto que de fango repartidos por buena parte de
en medios subaéreos o submarinos. Las dichos materiales se corresponden con la superficie marciana son candidatos a
estructuras más típicas y abundantes minerales de baja cristalinidad (en con- ser fuentes de emisión del metano a la
son los volcanes de fango: presentan creto minerales del grupo de las arcillas) atmósfera sin descartar tampoco que
morfologías troncocónicas, con diáme- que han estado en contacto con agua parte de dicho metano sea consumido
tros que varían desde unos cientos de por lo que han sufrido procesos de oxi- por determinados microorganismos
metros a varios kilómetros, y a través de dación más importantes que el material metanotrofos o por oxidación (Atreya et
los mismos se produce la emisión de circundante (Allen et al., 2009). Por otro al., 2007), de manera similar a lo que
fluidos ricos en fango, agua y metano lado, en Titán se han propuesto diferen- ocurre con el metano que es emitido en
(Kopf, 2002; Mazzini, 2009). Las gran- tes modelos de formación de volcanes los cold-seep terrestres y que en su
des acumulaciones de sedimentos aso- de fango compatibles con las condicio- mayoría es consumido en los sedimen-
ciadas a los cold-seep suelen contener nes atmosféricas y geológicas detecta- tos por consorcios de microorganismos
en su interior capas de fango así como das en el mayor de los satélites de que promueven su oxidación (Hinrichs &
metano y otros hidrocarburos. La sobre- Saturno (Fortes & Grindrod, 2006), sien- Boetius, 2002). Además de la emisión
presión a la que se ven sometidas estas do el principal cuerpo del Sistema Solar de metano, diversos autores han pro-
capas de fango (de menor densidad que candidato a poseer volcanes de fango puesto que el metano podría estar con-
el material circundante) origina diapiris- activos debido a la gran concentración servado en forma de clatratos en zonas
mo que a su vez se desencadena por de metano presente en su atmósfera. donde se producen las emisiones
movimientos tectónicos, desestabiliza- (Thomas et al., 2009). Del mismo
ción de hidratos de gas o deshidratación Si el origen de estas estructuras es modo, el consumo de metano en la
de minerales del grupo de las arcillas por similar al de los volcanes de fango estratosfera de Titán obliga a introducir
citar los procesos más comunes. La terrestres, podrían ser consideradas fuentes de emisión en su ciclo global del
migración de los fluidos se produce, prin- buenos candidatos para el estudio de la metano. Por un lado, se ha descartado
cipalmente, por vías de alta permeabili- geología y la astrobiología de estos cuer- la existencia de lagos u océanos de
dad, provocando la formación de estruc- pos planetarios. Los volcanes de fango metano en la superficie de Titán debido
turas en forma de volcán en el lecho transportan material desde capas pro- a las escasas evidencias obtenidas
marino cuando llegan al interfaz agua- fundas hasta la superficie a temperatu- durante las observaciones realizadas
sedimento (en el caso de cold-seep sub- ras mucho menores que las asociadas durante los proyectos Cassini ISS, VIMS
marinos). Aunque los volcanes de fango con cráteres de impacto y volcanismo y RADAR (ej. Lunine, 2005; West et al.,
son abundantes en las zonas de subduc- magmático, por lo que dicho material no 2005). Por otro lado, se ha sugerido que
ción, donde están asociados a prismas sufre importantes cambios cuando llega el metano está almacenado (o incluso
de acreción, son también relativamente a la superficie. Dentro del material es originado) en el interior de sedimen-
abundantes en otros contextos geológi- transportado podrían encontrarse res- tos orgánicos, siendo compatible este
cos incluyendo sistemas subaéreos tos de potencial vida, incluyendo geo- escenario con la formación de volcanes
como los de Azerbaiján y el Mar Caspio marcadores minerales, compuestos de fango debido a procesos de movi-
que contienen la mayor concentración orgánicos biomarcadores y otros restos miento de fluidos intersticiales (Fortes
conocida de volcanes de fango. estructurales de organismos. Además el & Grindrod, 2006).
material asociado a los volcanes de
En los últimos años se ha propuesto por fango suele ser poroso pudiendo alber- CARBONATOS Y PIRITA FRAMBOIDAL:
diversos autores que determinadas mor- gar fluidos (ej. agua y metano) en los GEOMARCADORES DE AMBIENTES
fologías subcirculares detectadas sobre espacios intersticiales e incluso micro- DONDE SE EMITE Y CONSUME METANO
la superficie de Marte y Titán pueden organismos que pudieran desarrollar su
corresponderse con fenómenos de actividad metabólica en esas condicio- Una vez considerados los cold-seep y
expulsión de fluidos, con la consiguiente nes. Por otro lado, y como se ha dicho los volcanes de fango como candidatos
formación de estructuras semejantes a anteriormente, los volcanes de fango a análogos terrestres de determinadas
los volcanes de fango terrestres. Así en terrestres suelen estar asociados a estructuras y ambientes de Marte y
Mar te estructuras del tipo domos, importantes acumulaciones de hidrocar- Titán, es muy importante establecer
conos y otros rasgos subcirculares de buros y emiten grandes cantidades de potenciales geomarcadores minerales
poco relieve, han sido estudiadas y com- metano proveniente de capas profun- de los mismos de cara a su identifica-
paradas con los volcanes de fango das. En Marte se ha detectado que el ción y exploración. En este aspecto los
terrestres (Oehler & Allen, 2009; metano está presente en su atmósfera carbonatos y sulfuros de hierro framboi-
Skinner & Mazzini, 2009). Se ha descar- en pequeñas proporciones (Formisano dales que se forman en los lugares
tado que dichas estructuras tengan otro et al., 2004) con importantes plumas de donde se producen emisiones frías de
posible origen como cráteres de impac- metano que tienen su origen en puntos metano en estrecha relación con los
to o volcanismo magmático: los materia- concretos de la superficie marciana volcanes de fango constituyen los mejo-
les que las rodean tienen propiedades (Mumma et al., 2009). El tiempo de vida res candidatos a geomarcadores de
diferentes a las coladas basálticas y a medio de dicho metano debido a la des- estos ambientes. A continuación se
los depósitos de eyecta de impacto composición por efectos de la radiación revisan las principales características
meteorítico, además de poseer cráteres solar se sitúa entre unos 300 y 600 de estos minerales de cara a su identi-
o lugares de expulsión de fluidos con años (Wong et al., 2003; Formisano et ficación y asociación con los lugares de
diámetros y profundidades menores a al., 2004) lo que sugiere que deben emisión de metano.
los esperados en estructuras de impac- existir fuentes en la superficie marciana
to de diámetros similares. Al no detec- en las cuales se produzcan emisiones Carbonatos Autigénicos
tarse minerales en los espectros del NIR de metano a la atmósfera para mante-
(Near InfraRed) y VIS (Visible) y contener ner las concentraciones observadas. Los carbonatos formados durante la
más cantidad de hierro férrico que los emisión y posterior oxidación del meta-
materiales que rodean a estas estructu- Con todo ello, los potenciales volcanes no suelen conser var determinadas

Artículo: Merinero et al., Macla 12 (2010) 29-37


macla. nº 12. septiembre´10
revista de la sociedad española de mineralogía 31

características que permiten establecer de los valores en "18Osmow de los carbo- mismo tamaño y hábito e incluso
con posterioridad su relación con natos, aunque en este caso existen pudiendo presentar un determinado
dichas emisiones (Peckmann & Thiel, variaciones dependiendo de la edad de orden. Esta definición suele ampliarse
2004). Desde el aspecto externo y mor- los mismos. Para carbonatos actuales, a morfologías similares que presentan
fológico, aunque estos carbonatos pre- valores muy altos en "18Osmow indican variaciones en algunos rasgos como la
sentan una gran variedad de formas y un origen del metano a partir de la des- forma externa o el empaquetamiento.
tamaños, se pueden establecer dos estabilización de hidratos de gas debi- Este término suele asociarse con la piri-
tipologías básicas: (1) formas aplana- do al enriquecimiento que presentan en ta, principal mineralogía con esta mor-
das y tabulares, más anchas que altas, "18Osmow (Aloisi et al., 2000). Como el fología, aunque también se ha descrito
como planchas, tablas, costras, concre- valor de "18Osmow en los océanos ha en otra serie de minerales (sulfuros,
ciones, y pavimentos que suelen estar variado considerablemente durante el óxidos y oxihidróxidos de hierro princi-
asociadas a flujos difusos de metano registro geológico, es necesario cono- palmente) y se forma en una gran varie-
(Luff et al., 2004) y su formación tiene cer la edad de los carbonatos para esta- dad de ambientes que van desde pura-
lugar exclusivamente en el interior del blecer que el metano a partir del cual mente sedimentarios a hidrotermales
sedimento; y (2) construcciones y for- se forman estaba almacenado en forma pasando por magmáticos e incluso
mas alargadas, más altas que anchas, de hidratos de gas. metamórficos.
como chimeneas, donnuts, pináculos y
montículos que pueden llegar a formar Los carbonatos asociados a emisiones La formación de carbonatos en lugares
estructuras mayores o quimiohermos, y de metano contienen en su interior hue- donde se produce la emisión fría de
que están asociadas a importantes flu- llas directas de la actividad de determi- metano está estrechamente asociada a
jos de emisión de fluidos (Teichert et nados organismos quimiosintéticos, la precipitación de pirita siendo su prin-
al., 2005), por lo que su formación variando desde restos fósiles, como cipal mor fología la framboidal
puede producirse libremente en la partes duras de gusanos de tubo, (Peckmann & Thiel, 2004). Como se ha
columna de agua. Su mineralogía es pellets fecales, restos de tapices y pelí- dicho anteriormente, los procesos de
muy variada, habiéndose descrito todo culas microbianas (Peckmann et al., oxidación anaeróbica de metano y
tipo de fases de carbonatos como ara- 2005; Mazzini et al., 2005; Peckmann reducción de sulfatos se producen de
gonito, calcita pobre y rica en Mg, dolo- & Thiel, 2004), hasta compuestos orgá- manera conjunta y los productos de los
mita e incluso, como en el caso del nicos muy empobrecidos en "13CPDB, mismos están representados por iones
Golfo de Cádiz, ankerita (Díaz-del-Río et cuyo origen puede relacionarse de bicarbonato y sulfuro de hidrógeno. Este
al., 2003; Merinero, 2008). La propia manera inequívoca con la actividad de último en presencia de Fe2+ puede reac-
naturaleza del carbonato proporciona grupos de microorganismos implicados cionar formando pirita, aunque dicha for-
información acerca del ambiente geo- en la oxidación anaeróbica del metano y mación puede estar precedida por la de
químico en el que se forma. En el caso la reducción de sulfatos (Peckmann & monosulfuros de hierro (mackinawita y
de la dolomita y la ankerita, se trata de Thiel, 2004). Así, los isoprenoides irre- greigita principalmente). La presencia
ambientes en los cuales la concentra- gulares crocetano (2,6,11,15-tetrame- de pirita autigénica en el interior de este
ción de sulfatos es muy baja (el sulfato tilhexadecano) y su homólogo PMI tipo de carbonatos se ha venido inter-
es un inhibidor de la precipitación de (2,6,10,15,19-pentametilicosano) son pretando como una evidencia del proce-
estas fases minerales) y por lo tanto productos diagnósticos de la participa- so de reducción bacteriana de sulfatos y
con velocidades muy altas de consumo ción de arqueas que oxidan el metano de la formación de los mismos dentro
de los mismos por reducción bacteria- en condiciones anaeróbicas (Elvert et de la zona de reducción de sulfatos (ej.
na. Por eso, la relación entre chimene- al., 2000; Pancost et al., 2000). Otros Peckmann & Thiel, 2004; Mazzini et al.,
as y dolomita es compatible con lípidos biomarcadores de la actividad 2005). Sin embargo, son escasos los
ambientes donde se producen impor- de este tipo de arqueas son el escuala- trabajos en los que se ha obtenido otro
tantes flujos de emisión de metano y no, arqueol y sn-3- y sn-2-hidroxi-arqueol tipo de conclusiones a partir del estudio
reducción de sulfatos. (Peckmann & Thiel, 2004). La actividad de las morfologías framboidales de
de las bacterias sulfato reductoras pro- minerales de hierro conservadas en el
El método más utilizado para establecer duce otro tipo de compuestos siendo interior de carbonatos asociados a emi-
que el metano es la fuente de carbono los más significativos los lípidos basa- siones de metano (Merinero et al.,
para la formación de los carbonatos es dos en acetatos sin cadenas de isopre- 2009a). En este aspecto es necesario
la firma isotópica de los mismos. Estos noides formando estructuras con varios destacar que la pirita framboidal puede
carbonatos se caracterizan por presen- enlaces entre ésteres unidos a hidro- proporcionar información muy valiosa
tar valores bajos en "13CPDB aunque sig- carburos C14 y ácidos grasos C18 sobre las condiciones de formación de
nificativamente mayores que los del (Peckmann & Thiel, 2004). los carbonatos y de los procesos de dia-
metano que sirve como fuente de car- génesis temprana. (1) La pirita framboi-
bono. Esto indica un aporte de carbono Pirita Framboidal dal ha sido utilizada, principalmente,
desde otras fuentes durante la forma- como indicador de la actividad bacteria-
ción de los mismos. Aunque no es posi- El término framboide fue usado por pri- na debido a determinadas propiedades
ble determinar con exactitud el origen mera vez por Rust (1935) para referirse que adquiere durante su proceso de for-
del carbono a partir de los valores de a agregados subesféricos de pequeños mación: conser vación de películas
"13CPDB que presentan los carbonatos, cristalitos de pirita en depósitos de microbianas y bacterias fosilizadas en el
se acepta de forma general que valores yacimientos minerales tipo Mississipi interior de la estructura framboidal (p.e.
muy bajos de "13CPDB indican una fuen- Valley. Bajo un punto de vista descripti- Schieber 2002; MacLean et al., 2008),
te de carbono a partir de metano micro- vo, los framboides son agregados la estrecha distribución de tamaños de
biano ("13CPDB < -60‰, Peckmann & microscópicos esféricos con diámetros la pirita framboidal biogénica (p.e.
Thiel, 2004, Whiticar, 1999). Por otro entre 1 y 20 µm constituidos por un Pósfai et al., 2001; Popa et al., 2004) o
lado, también es posible obtener infor- empaquetado hexagonal o cúbico com- su baja composición isotópica en "34S
mación del origen del metano a partir pacto de 103 a 106 microcristales del en comparación con la pirita framboidal

depósito legal: M-38920-2004 • ISSN: 1885-7264


Methane-derived carbonates and authigenic framboidal pyrite
32 Carbonatos metanógenos y pirita framboidal autigénica

de origen puramente abiótico (Kohn et des de pirita (ver Ohfuji & Rickard 2005 y potente formación sedimentaria deno-
al., 1998). (2) Son muchos los trabajos referencias en su interior) en condiciones minada Olitostroma o Unidad Alóctona
que deducen las condiciones redox de físico-químicas muy variadas y temperatu- del Golfo de Cádiz (Medialdea et al.,
formación a partir de la distribución de ras entre 23 y 350 ºC. Las principales 2004) caracteriza la plataforma conti-
los diámetros de la pirita framboidal. conclusiones de los mismos es que la nental. Su emplazamiento se produjo
Estos se basan en evidencias que formación de pirita framboidal no depen- durante el Mioceno medio y está cons-
muestran que la concentración de espe- de directamente de la actividad biológica, tituida por una mezcla de unidades
cies que contienen azufre es mucho que su forma esférica característica no sedimentarias triásicas, cretácicas,
mayor justo en el límite redox, por lo que está condicionada por sustratos orgáni- paleógenas y neógenas que se sitúan
la pirita framboidal que crece en las pro- cos esféricos precursores y que los fram- sobre un basamento Paleozoico
ximidades de dicho límite adquiere los boides se forman cuando las condiciones (Maldonado et al., 1999). Atrapados en
mayores tamaños medios y varianzas de sobresaturación en pirita son muy el interior de esta formación se encuen-
(Wilkin et al., 1996, 1997; Wignall & altas y la velocidad de nucleación es tran fluidos ricos en metano.
Newton, 1998). (3) Es posible utilizar la mayor que la velocidad de crecimiento
composición de la pirita framboidal para cristalino. Sin embargo, determinadas La configuración actual del fondo marino
inferir las composiciones geoquímicas condiciones, como la velocidad de nucle- del Golfo de Cádiz se debe principalmen-
de los fluidos mineralizadores, ya que ación y crecimiento y el papel de la mate- te a dos procesos que tienen lugar en el
se produce una incorporación preferen- ria orgánica presente en los ambientes mismo: por un lado la migración y poste-
cial de metales (Watson et al., 1995; sedimentarios, son difíciles de reproducir rior emisión de fluidos ricos en metano
2001), minerales de grano fino de manera exacta en los laboratorios lo que origina estructuras tales como volca-
(Scheihing et al., 1978; Love et al., que puede llevar a interpretaciones que nes de fango, pockmarks y montículos
1984) y sustancias orgánicas (Love, no pueden extrapolarse a determinados de fango carbonatado; y por otro lado, la
1965; Love & Amstutz, 1966; Dai et al., ambientes naturales. En contraposición a mezcla de aguas del Mediterráneo y del
2003) a la estructura de la pirita fram- estos experimentos, llevados a cabo en Atlántico en la región del estrecho de
boidal. También es importante destacar el laboratorio en los cuales no existe acti- Gibraltar, con la formación de cañones,
el papel que otorgan diversos autores a vidad biológica alguna relacionada con la valles y canales por erosión debida a la
la pirita framboidal en la formación de formación de pirita framboidal, están los circulación de las aguas más densas del
estructuras protocelulares relacionadas estudios llevados a cabo en los últimos Mediterráneo en profundidad. Hasta la
con el origen de la vida (Russell & Hall años con técnicas de microscopía de alta fecha, se han reconocido 40 edificios
1997; Russell et al., 1998) y la presen- resolución que permiten observar de morfológicos sobre la superficie del
cia de óxidos de hierro (magnetita princi- manera directa procesos de formación de fondo. Presentan forma cónica y sus diá-
palmente) con morfología framboidal en framboides en el interior de membranas metros varían entre 800 y 3500 m, ele-
condritas carbonáceas, micrometeoritos orgánicas, láminas o gotas de residuos vándose entre 150 y 300 m sobre el
y partículas de polvo cósmico (Zolensky orgánicos (ej. Pósfai et al., 1998; Donald fondo marino a profundidades entre 400
& Thomas 1995; Dai & Bradley 2001; & Southam, 1999; Folk, 2005; MacLean y 1400 m (Fernández-Puga et al., 2007).
Genge et al., 2001) con un origen et al., 2008). Por lo tanto, en ambientes Los volcanes de fango se han generado
secundario a partir de la oxidación de sedimentarios, es imposible separar la por erupciones de fluidos (salmueras o
sulfuros de hierro y níquel con esta mor- formación de pirita con morfología fram- hidrocarburos) y fango, como resultado
fología (pirrotina y pentlandita). boidal de la actividad de determinados de procesos de desgasificación en alma-
microorganismos con un papel muy cenes profundos, que se intercalan con
Una vez analizadas las propiedades de la importante de la materia orgánica en su periodos de inactividad. La mayoría de
pirita framboidal como geomarcador de formación (Schoonen, 2004). La conclu- los montículos han crecido mediante epi-
determinadas condiciones ambientales sión sobre esta polémica, es que la pirita sodios de flujos de brechas fangosas
de formación e incluso de cambios poste- framboidal se forma en una gran variedad (Somoza et al., 2003) con evidencias de
riores, es importante mencionar las dis- de ambientes, en condiciones de alta saturación de gas: estructuras de desga-
cusiones que se han llevado a cabo sobresaturación y que en ambientes sedi- sificación, fuerte olor a H2S y fauna qui-
durante muchas décadas, y que todavía mentarios su formación puede estar liga- miosintética. Asociadas a dichos edifi-
continúan en la actualidad, sobre la utili- da a la actividad de determinados micro- cios se han localizado y recuperado gran
zación de la pirita framboidal como indica- organismos que pueden llegar a condicio- cantidad de chimeneas de carbonatos
dor de procesos biológicos o su forma- nar su morfología. (Díaz-del-Río et al., 2003; Merinero et al.,
ción a partir de procesos estrictamente 2006), así como diferente tipo de mate-
abióticos. Durante un tiempo se conside- MARCO GEOLÓGICO DEL GOLFO DE rial genéticamente relacionado (costras,
ró que la pirita framboidal estaba forma- CÁDIZ placas y nódulos). En concreto, en sen-
da por microorganismos fosilizados e das campañas oceanográficas a bordo
incluso que representaba colonias de El Golfo de Cádiz se localiza en el seg- del B/O Cornide de Saavedra en los
bacterias fosilizadas (Schneiderhöhn mento oriental del dominio Atlántico y años 2000 y 2001 se recuperaron más
1923; Love, 1957; 1962). Berner (1969) sobre el límite de placas entre África y de 200 chimeneas en cinco lugares dife-
& Farrand (1970) fueron los primeros en Eurasia que conecta el arco de rentes asociados a volcanes de fango y
demostrar, de manera experimental, que Gibraltar, al este, y el punto triple de montículos de fango. Estas campañas
la actividad bacteriana no es un prerre- Azores, al oeste. Esta área muestra se realizaron gracias al Acuerdo Bilateral
quisito necesario para la formación de una compleja historia geodinámica con de Cooperación Científica entre Portugal
framboides, por lo que a partir de dicho varios periodos extensionales, transfor- y España que contó con la colaboración
momento pasó a considerarse como tér- mantes y compresivos asociados con de la Universidad del Algar ve, la
mino textural, y no genético, para descri- el cierre del Tethys, la apertura del Universidad de Aveiro y el Instituto
bir agregados de microcristales. Desde Atlántico Norte y la convergencia entre Geológico y Minero de Portugal junto con
entonces se han realizado muchos expe- placas desde el Cenozoico (Maldonado el Instituto Español de Oceanografía, el
rimentos para la formación de framboi- et al., 1999). La presencia de una Instituto Geológico y Minero de España y

Artículo: Merinero et al., Macla 12 (2010) 29-37


macla. nº 12. septiembre´10
revista de la sociedad española de mineralogía 33

la Universidad de Cádiz. En campañas


anteriores y utilizando una sonda multi-
haz montada sobre el casco del buque
se realizó una detallada cartografía del
fondo marino, mediante la cual se detec-
taron un gran número de volcanes de
fango y montículos que servirían como
objetivo para las campañas Anastasya
2000 y 2001. Entre los métodos de
investigación utilizados en estas campa-
ñas destaca el uso de cámaras fotográfi-
cas submarinas, testigos de gravedad y
dragas de arrastre mediante las cuales
se recogieron las muestras del fondo
marino.

CARBONATOS AUTIGÉNICOS DEL


GOLFO DE CÁDIZ: MINERALOGÍA,
TEXTURAS Y GEOQUÍMICA

En los últimos años se han realizado


varias campañas oceanográficas con el
objetivo de estudiar el fondo marino del
Golfo de Cádiz. Durante estas campa-
ñas se ha recuperado una gran variedad
de muestras, la mayoría de ellas de
naturaleza carbonática (fig. 2; Díaz-del-
Río et al., 2003; León et al., 2007). fig 2. Fotografías representativas de costras (parte superior) y chimeneas recuperadas del fondo marino del Golfo de Cádiz
Debido al gran número de ejemplares durante las campañas Anastasya 2000 y 2001.

recuperados e identificados sobre el Esta microfábrica suele interpretarse mogénico profundo y metano biogénico
lecho marino, las chimeneas de carbo- como restos de la actividad metabólica somero. Por lo tanto, el 13C de los car-
natos son las muestras más representa- de organismos quimiosintéticos incorpo- bonatos tiene diversos orígenes con
tivas del material recogido durante las rados a los carbonatos durante la forma- mezcla de metano con otros fluidos con
campañas realizadas hasta la fecha ción de los mismos (Peckmann et al., mayor contenido en 13C, como por ejem-
(Díaz-del-Río et al., 2003; Niemann et 2005). Por otro lado, se han identificado plo aguas profundas o descendentes
al., 2006; Stadnitskaia et al., 2008). La grumos o coágulos de carbonatos desde el borde de cuenca. En cuanto a
composición mineralógica de las chime- (microfábrica clotted) con textura interna la composición en 18O, los carbonatos
neas es dolomita rica en Fe y ankerita borrosa y con contorno y tamaños irre- autigénicos del Golfo de Cádiz muestran
aunque también se ha detectado calcita gulares, y nódulos esféricos de carbona- enriquecimientos moderados con valo-
rica en Mg en algunas muestras to microcristalino con zonación en el res de "18Osmow que varían entre -1 y 7
(Merinero et al., 2008a). También se contenido en hierro y framboides de ‰ (Díaz-del-Río et al., 2003; Merinero
han realizado estudios de costras y bre- pequeño tamaño (< 2 µm) alrededor et al., 2008c, Magalhaes, 2007; Rejas
chas de fango litificadas con morfologí- (Merinero et al., 2008b; Magalhaes, et al., 2005). Aunque este enriqueci-
as planares y con composiciones mine- 2007). Ambas microfábricas se han miento podría corresponderse con un
ralógicas más variadas que incluyen la interpretado como variaciones a peque- efecto de la temperatura del agua mari-
dolomita y la calcita Mg para las costras ña escala en el ambiente químico duran- na, es más probable que se trate de la
(León et al., 2007) y el aragonito para te la precipitación de los carbonatos y precipitación de los carbonatos a partir
las brechas (Magalhaes, 2007). Desde debidas al metabolismo microbiano de fluidos diagenéticos enriquecidos en
el punto de vista petrológico existen (Peckmann & Thiel, 2004). 18O. La deshidratación de minerales del
muchas similitudes entre los diferentes grupo de las arcillas y la desestabiliza-
tipos de muestras, compuestas por una Otra característica que comparte este ción de hidratos de metano son proce-
matriz de carbonato microcristalino que tipo de muestras es su composición iso- sos que producen fluidos enriquecidos
envuelve granos de origen detrítico de tópica en 13C, con valores de "13CPDB en 18O (Peckmann & Thiel, 2004), con
diferente naturaleza. Las brechas arago- que se sitúan entre -9 y -38 ‰ la particularidad de que ambos han sido
níticas son mucho más porosas y, a dife- (Merinero et al., 2008c) y -20 y -48 ‰ observados y descritos en diferentes
rencia de las chimeneas, presentan (Díaz-del-Río et al., 2003) en chimene- áreas del Golfo de Cádiz (Hensen et al.,
morfologías planares con dimensiones as; hasta -45 ‰ en costras (Rejas et 2007; Somoza et al., 2003).
de varios metros de extensión (León et al., 2005) y -56 ‰ en brechas litificadas
al., 2007). En chimeneas y brechas se (Magalhaes, 2007). A partir de estos Los análisis de compuestos orgánicos
han identificado microfábricas internas valores puede inferirse que el metano realizados a los diferentes carbonatos
características. Por un lado, son muy es la principal fuente de carbono en los autigénicos recuperados del fondo mari-
abundantes las microfábricas constitui- carbonatos. Los diferentes análisis rea- no del Golfo de Cádiz muestran que se
das por pellets y pelloides con tamaño lizados a muestras de metano proce- ha producido conservación de la mate-
uniforme (entre 5 y 10 µm), contorno dente del Golfo de Cádiz revelan empo- ria orgánica y de una gran variedad de
regular, bordes nítidos y morfologías brecimientos mayores en 13C (Nuzzo et compuestos en su interior. Se han
elipsoidales (Merinero et al., 2008b; al., 2008; Stadnitskaia et al., 2006) detectado, aunque en bajas concentra-
Mata et al., 2005; Magalhaes, 2007). con un origen mezcla entre metano ter- ciones, lípidos biomarcadores de la oxi-

depósito legal: M-38920-2004 • ISSN: 1885-7264


Methane-derived carbonates and authigenic framboidal pyrite
34 Carbonatos metanógenos y pirita framboidal autigénica

dación anaeróbica de metano en bre- Martín-Puertas et al., 2006). En el caso ca de las condiciones de formación, no
chas litificadas (Stadnitskaia et al., de las chimeneas, la presencia de pirita siendo posible en otras muestras por la
2008) y en costras (Niemann et al., autigénica en su interior es uno de sus escasez o la baja concentración de fram-
2006). Sin embargo, los procesos de rasgos más representativos. Estos mine- boides; (2) la concentración y el enrique-
oxidación y degradación que han sufrido rales suelen rellenar la porosidad gene- cimiento en metales es mayor en las chi-
en general todas las muestras recupe- rada tanto en el interior de las conchas meneas posiblemente debido a la pre-
radas han enmascarado y/o disminuido de los foraminíferos como entre clastos sencia de framboides que, como se ha
el contenido en determinados compues- en el interior de la matriz. Aunque su visto anteriormente, favorecen la incorpo-
tos que pueden considerarse diagnósti- morfología más común es la framboidal, ración de los mismos a la pirita cuando
cos de la actividad de arqueas que oxi- también se han descrito morfologías presenta esta morfología; (3) la posible
dan el metano en condiciones anaeróbi- euhedrales y masivas (Merinero et al., conservación de restos de origen biológi-
cas y de bacterias reductoras de sulfa- 2009a). Los framboides suelen agrupar- co asociados a las morfologías framboi-
tos. En el caso de las chimeneas, se se formando racimos de framboides dales es mayor en el caso de las chime-
puede apreciar en los cromatogramas (poliframboides) y espectaculares textu- neas, y por lo tanto es mayor su potencial
una línea base asociada con una mez- ras multiframboidales (Merinero et al., para contener biomarcadores de la activi-
cla compleja de hidrocarburos, lo que 2008a) como puede apreciarse en la dad de los microorganismos implicados
impide la identificación de otros com- figura 3. También es necesario destacar en su formación.
puestos, y sugiere que estos hidrocar- que tanto en las chimeneas como en los
buros han sufrido degradación bajo con- otros tipos de carbonatos, la pirita ha Existen varios trabajos publicados que
diciones oxidantes (Merinero et al., sufrido una transformación pseudomórfi- confirman estas implicaciones, en con-
2008c). ca a oxihidróxidos de hierro con conser- creto las dos primeras. En varios trabajos
vación de tamaños, morfologías, hábitos se ha abordado el estudio de la pirita
Otro rasgo que comparten los distintos y hasta enriquecimiento en determina- framboidal y de los oxihidróxidos de hie-
tipos de carbonatos autigénicos del dos metales (Merinero et al., 2008a). rro pseudomorfos presentes en chimene-
Golfo de Cádiz es la presencia, en todos as de carbonatos del Golfo de Cádiz, des-
ellos, de pirita. Su principal morfología Esta mayor abundancia relativa que pre- tacando la historia de nucleación, creci-
es framboidal aunque también es común sentan las chimeneas en grupos de fram- miento y oxidación de la pirita framboidal
la pirita euhedral. En las brechas litifica- boides con respecto a los otros tipos de formada en el interior de las chimeneas
das, la pirita con morfología framboidal carbonatos tiene muchas implicaciones a (Merinero et al., 2009a) y el enriqueci-
se presenta formando alineaciones para- la hora del estudio de las mismas: (1) es miento en metales de las chimeneas
lelas a las paredes del carbonato, mien- posible realizar estudios consistentes y debido principalmente a su incorporación
tras que en las costras lo hace de mane- válidos desde el punto de vista estadísti- a la pirita framboidal durante su creci-
ra diseminada y aislada, siendo escasas co (distribuciones de tamaños, inferencia miento (Merinero et al., 2009b). El prime-
las asociaciones en forma de racimos o de condiciones redox, etc.) y obtener de ro de los trabajos está basado en el estu-
poliframboides (Magalhaes, 2007; esa manera importante información acer- dio de la distribución de tamaños de cris-
tales y framboides, a partir del cual es
posible establecer la historia de nuclea-
ción y crecimiento de los mismos (Eberl
et al., 1998). Este método se basa en el
estudio de la morfología que presentan
las distribuciones de tamaños cristalinos
y su variación durante el crecimiento de
poblaciones de cristales a partir de pará-
metros estadísticos (media y varianza de
los logaritmos naturales de la frecuencia
de tamaños observados). Dicho método
se aplicó a diferentes tipos de poblacio-
nes de framboides y cristales euhedrales
de pirita y oxihidróxidos de hierro
(Merinero et al., 2009a), siendo su princi-
pal conclusión que el crecimiento de la
pirita se produjo inicialmente en un siste-
ma abierto y que continuó posteriormen-
te en sistema cerrado mediante disolu-
ción de los ejemplares de menor tamaño
(maduración de Ostwald). Como conse-
cuencia del crecimiento en sistema cerra-
do se formaron una serie de texturas,
incluyendo recrecimientos alrededor de
los framboides y los denominados fram-
boides reemplazados, los cuales pierden
los microcristales internos que son reem-
plazados por texturas masivas (Merinero
et al., 2009a). Durante dicha etapa de
crecimiento es posible que se produjeran
los procesos de homogeneización y de
fig 3. Imagenes SEM de agrupaciones poli y multiframboidales en el interior de chimeneas de carbonatos (Merinero et al.,
2008a; 2009a). evolución textural mediante los cuales, y

Artículo: Merinero et al., Macla 12 (2010) 29-37


macla. nº 12. septiembre´10
revista de la sociedad española de mineralogía 35

de manera progresiva, los framboides CONCLUSIONES EuroCORE-EuroMARGINS: “MOUNDFOR-


van perdiendo su textura interna, des- CE Forcing of carbonate mounds and
arrollan caras e inclusiones internas (1) Los cold-seep pueden considerarse deep water coral reefs along the NW
paralelas a las caras y finalmente se con- análogos terrestres a aquellos ambien- European continental margin” (01-LEC-
vierten en cristales euhedrales (Merinero tes donde se producen emisiones de EMA06F, REN-2002-11668-E-MAR) y
et al., 2006, 2008a). Las condiciones metano a la atmósfera en Marte y “MVSEIS Control tectónico, estructura
redox de formación también pueden ser Venus. En estos cuerpos planetarios se profunda y emisiones submarinas de
inferidas a partir de las distribuciones de ha propuesto la formación de estructu- hidrocarburos en el Golfo de Cádiz” (01-
tamaños de los framboides, y más con- ras similares a los volcanes de fango, LEC-EMA24F, REN-2002-11669-E-MAR),
cretamente de la relación entre tamaño con la posibilidad de que exista consumo ambos dirigidos en España por el Dr.
medio y varianza de una población (Wilkin del mismo antes de su emisión. La Luis Somoza Losada. Agradecemos al
et al., 1996). Los tamaños medios obser- expulsión de materiales procedentes de Instituto Oceanográfico de Málaga y al
vados varían entre 8 y 16 µm, mientras zonas internas en condiciones de baja Dr. Víctor Díaz del Río en su nombre, por
que la varianza lo hace entre 2 y 8 µm, lo temperatura tiene mucha importancia la accesibilidad a datos y muestras de
que indica que su formación se produjo para futuros estudios astrobiológicos en chimeneas, costras y brechas, y al
bajo columna de agua óxica con la posibi- Marte y Venus. Instituto Geológico y Minero por poner a
lidad de que algunas muestras (las de nuestra disposición sus equipos de
menor varianza y tamaño medio) lo hicie- (2) Los minerales que se forman durante investigación.
ran en una columna de agua subóxica la emisión y posterior consumo del meta-
(Merinero et al., 2009b). no en los cold-seep, en especial carbona- REFERENCIAS
tos y pirita framboidal, poseen determina-
En los estudios sobre enriquecimiento das propiedades que heredan durante el Allen, C.C., Oehler D.Z. & Baker D.M. (2009)
de metales en las chimeneas, se compa- proceso de formación y que pueden ser Mud volcanoes – a new class of sites for geo-
raron las concentraciones de los mismos utilizadas posteriormente para su identifi- logical and astrobiological exploration of Mars.
40 Lunar Planet. Sci. Conf., Abstract 1749.
con determinados patrones para mues- cación. Por lo tanto pueden ser considera-
tras formadas en ambientes anóxicos dos geomarcardores de dicho ambiente y Aloisi, G., Pierre, C., Rouchy, J.-M., Foucher, J.-
(por ejemplo la composición media de de los procesos de oxidación de metano M., Woodside, J. & The Medinaut Scientific
las pizarras o la composición media de y reducción de sulfatos, y por lo tanto de Party (2000) Methane-related authigenic car-
las rocas corticales; Merinero et al., la actividad de los microorganismos que bonates of eastern Mediterranean Sea mud
2009b). En este caso se observaron controlan y dirigen dichos procesos. volcanoes and their possible relation to gas
enriquecimientos en todos los elemen- hydrate destabilisation. Earth Planet. Sci. Lett.
tos, siendo el U, Mo, Co y V (indicadores (3) El Golfo de Cádiz constituye un lugar 184, 321-338.
de formación en condiciones anóxicas) destacado dentro de los cold-seep. Esto
Atreya, S.K., Wong, A.S., Renno, N.O., Farrell,
los que presentan factores de enriqueci- se debe tanto a su configuración geológi- W.M., Delory, G.T., Sentman, D.D., Cummer,
miento mayores. Aunque la reducción ca, con una gran variedad de procesos S.A., Marshall, J.R., Rafkin, S.C.R. & Catling,
bacteriana de sulfatos es un proceso de emisión de metano y generación de D. (2006) Oxidant enhancement in Martian
que facilita la incorporación de determi- estructuras de fondo marino (volcanes dust devils and storms: implications for life
nados metales a la estructura de los sul- de fango, pockmarks, montículos de car- and habitability. Astrobiol. 6, 439-450.
furos de hierro, la formación de una gran bonato, etc.), como a la formación de
cantidad de framboides de pirita en el una gran cantidad de carbonatos con -, Mahaffy, P.R. & Wong, A.S. (2007) Methane
interior de las chimeneas es la principal morfología de chimeneas. and related trace species on Mars: Origin,
propuesta para explicar los enriqueci- loss, implications for life, and habitability.
Planet. Space Sci. 55, 358-369.
mientos observados (Merinero et al., (4) Las propiedades mineralógicas, geo-
2009b). También se han sugerido diver- químicas y texturales observadas en las Berner, R.A. (1969) The synthesis of framboi-
sos posibles orígenes para el Fe que chimeneas del Golfo de Cádiz y la pirita dal pyrite. Econ. Geol. 64, 383-384
forma parte de las chimeneas: (1) movi- framboidal formada en su interior pue-
lización de hierro presente en minerales den considerarse diagnósticas del Dai, S., Hou, X., Ren, D. & Tang, Y. (2003)
detríticos presentes en los sedimentos ambiente de formación (emisión y oxida- Surface analysis of pyrite in the Nº 9 coal
circundantes; (2) a partir de fluidos ción de metano) y pueden, por lo tanto, seam, Wuda Coalfield, Inner Mongolia, China,
hidrotermales procedentes de capas utilizarse junto con la detección de deter- using high-resolution time-of-flight secondary
subyacentes; y (3) movilización biogénica minados compuestos orgánicos en su ion mass-spectrometry. Int. J. Coal Geol., 55,
139-150.
de hierro en zonas externas de la cuen- interior como indicadores de la actividad
ca y transporte hasta el interior por del consorcio de microbios que inducen Dai, Z.R. & Bradley, J.P. (2001) Iron-nickel sul-
corrientes profundas (Merinero et al., los procesos de precipitación mineral. phides in anhydrous interplanetary dust parti-
2009b). cles. Geochim. Cosmochim. Acta 65, 3601-
AGRADECIMIENTOS 3612
La futura aplicación de técnicas de
microscopía de alta resolución al estu- Este trabajo forma parte del grupo de Díaz-del-Río, V., Somoza, L., Martínez-Frías, J.,
dio de framboides y agrupaciones poli y investigación “Procesos metalogenéti- Mata, M.P., Delgado, A., Hernández-Molina,
multiframboidales puede arrojar nuevos cos en sistemas magmáticos e hidroter- F.J., Lunar, R., Martín-Rubí, J.A., Maestro, A.,
Fernández-Puga, M.C., León, R., Llave, E.,
datos sobre la asociación existente males” (CAM-UCM) y del estudio de aná- Medialdea, T. & Vázquez, J.T. (2003) Vast
entre la formación de este tipo de mor- logos terrestres para la exploración de fields of hydrocarbon-derived carbonate chim-
fologías en el interior de las chimeneas Marte del Centro de Astrobiología. Parte neys related to the accretionary wedge/olis-
y la actividad biológica de microorganis- de este trabajo se ha desarrollado den- tostrome of the Gulf of Cadiz. Mar. Geol., 195,
mos como las bacterias reductoras de tro del marco de proyectos internaciona- 177-200.
sulfatos y las arqueas que oxidan el les de la Fundación Europea de la
metano. Ciencia (European Science Foundation) Donald, R. & Southam, G. (1999) Low tempe-

depósito legal: M-38920-2004 • ISSN: 1885-7264


Methane-derived carbonates and authigenic framboidal pyrite
36 Carbonatos metanógenos y pirita framboidal autigénica

rature anaerobic bacterial diagenesis of ter carbonate-mud mounds of the Gulf of Gulf of Cádiz: data of Iberico, Hespérides,
ferrous monosulphide to pyrite. Geochim Cádiz: from mud flows to carbonate precipita- Cornide and Fila de Hormigas. EGU Geophys.
Cosmochim Acta 63, 2019-2023 tes. Geo-Mar. Lett., 27, 237-247. Res. Abstr. 7, A-04528.

Eberl, D.D., Drits, V.A. & Srodón, J. (1998) Love, L.G. (1957) Microorganisms and the Mazzini, A. (2009) Mud volcanism: Processes
Deducing growth mechanisms for minerals presence of syngenetic pyrite. Geol. Soc. and implications. Mar. Pet. Geol. (In press).
from the shapes of crystal size distributions. [London] Quart. J. 113, 429-440.
Amer. J. Sci., 298, 499-533. -, Aloisi, G., Akhmanov, G.G., Parnell, J.,
- (1962) Biogenic primary sulphide of the Cronin, B.T. & Murphy, P. (2005) Integrated
Elvert, M., Suess, E., Greinert, J. & Whiticar, Permian Kupferschiefer and Marl Slate. Econ. petrographic and geochemical record of hydro-
M.J. (2000) Archaea mediating anaerobic Geol. 57, 350-366. carbon seepage on the Vøring Plateau. J. Geol.
methane oxidation in deep-sea sediments at Soc. Lond., 162, 815-827.
cold seeps of the eastern Aleutian subduction - (1965) Micro-organic material with diagenetic
zone. Org. Geochem. 31, 1175-1187. pyrite from the lower Proterozoic Mount Isa Medialdea, T., Vegas, R., Somoza, L., Vázquez,
shale and a Carboniferous shale. P. Yorks. J.T., Maldonado, A., Díaz-del-Río, V., Maestro,
Farrand, M. (1970) Framboidal sulphides pre- Geol. Soc., 35, 187-201. A., Córdoba, D. & Fernández-Puga, M.C.
cipitated synthetically. Mineral. Deposita. 5, (2004) Structure and evolution of the
237-247. - & Amstutz, G.C. (1966) Review of microsco- “Olistostrome” complex of the Gibraltar Arc in
pic pyrite from the Devonian Chatanooga shale the Gulf of Cádiz (eastern Central Atlantic): evi-
Fernández-Puga, M.C., Vázquez, J.T., Somoza, and Rammelsberg Banderz. Fortschr. dence from two long seismic cross-sections.
L., Díaz del Rio, V., Medialdea, T., Mata, M.P. Mineral., 43, 273-309. Mar. Geol., 209, 173-198.
& León, R. (2007) Gas-related morphologies
and diapirism in the Gulf of Cádiz. Geo-Mar. -, Al-Kaisy, A.T.H., Brockley, H. (1984) Mineral Merinero, R. (2008) Procesos mineralógicos y
Lett. 27, 213-221. and organic material in matrices and coatings geoquímicos en chimeneas submarinas de
of framboidal pyrite from Pennsylvanian sedi- carbonatos metanógenos del Golfo de Cádiz:
Folk, R.L. (2005) Nannobacteria and the for- ments, England. J. Sediment. Petrol., 54, 869- biogeomarcadores framboidales de sulfuros y
mation of framboidal pyrite: Textural evidence. 876. oxihidróxidos de hierro. Tesis Doctoral.
J. Earth Syst. Sci. 114, 369-374. Universidad Complutense de Madrid, Madrid,
Luff, R., Wallmann, K., Aloisi, G., (2004) 403 pp.
Formisano, V., Atreya, S., Encrenaz, T., Numerical modeling of carbonate crust forma-
Ignatiev, N. & Giuranna, M. (2004) Detection tion at cold vent sites: significance for fluid -, Lunar, R., Martínez-Frías, J., Somoza, L. &
of methane in the atmosphere of Mars. and methane budgets and chemosynthetic Díaz-del-Río, V. (2006) Iron-rich coccoidal
Science 306, 1758-1761. biological communities. Earth Planet. Sci. microcrystals and framboids in submarine,
Lett. 221, 337-353. methane-derived carbonate chimneys (Gulf of
Fortes, A.D. & Grindrod, P.M. (2006) Modelling Cadiz, SW Iberian Peninsula): mineralogy, tex-
of possible mud volcanism on Titan. Icarus Lunine, J.I. (2005) The surface of Titan in the tures and astrobiological relevance. EGU
182, 550-558. midst of the Cassini mission. Bull. Am. Astron. Geophys. Res. Abstr. 8, 01382.
Soc. 37, Abstract 53.01.
Genge, M.J., Bradley, J., Engrand, C., -. (2008a). Iron minerals in hydrocarbon seeps
Gounelle, M., Harvey, R.P. & Grady, M.M. MacLean, L.C.W., Tyliszczak, T., Gilbert, P., related carbonates, Gulf of Cadiz (southwest
(2001) The petrology of fine-grained microme- Zhou, D., Pray, T.J., Onstott, T.C. & Southam, Iberian Peninsula). Mar. Petrol. Geol. 25, 706-
teorites: evidence for the diversity of primitive G. (2008) A high-resolution chemical and 713.
asteroids. Lunar Planet. Sci. 32, 1546. structural study of framboidal pyrite formed
within a low-temperature bacterial biofilm. -, Lunar, R. & Martínez-Frías, J. (2008b).
Hensen, C., Nuzzo, M., Hornibrook, E., Geobiology 6, 471-480. Procesos de Oxidación, Pseudomorfismo y
Pinheiro, L.M., Bock, B., Magalhaes, V.H. & Disolución de Sulfuros de Hierro Presentes en
Bruckmann, W. (2007) Sources of mud volca- Magalhães, V.H. (2007) Authigenic carbonates Chimeneas Submarinas de Carbonatos
no fluids in the Gulf of Cadiz: indications for and fluid escape structures in the Gulf of Metanógenos del Golfo de Cádiz. Macla 9,
hydrothermal imprint. Geochim. Cosmochim. Cadiz. Tesis Doctoral, Universidad de Aveiro 155-156.
Acta, 71, 1232-1248. (Portugal), 421 pp.
-, -, Somoza, L., Menor-Salván, C., Ruiz-
Hinrichs, K.-U. & Boetius, A. (2002) The anae- Maldonado, A., Somoza, L. & Pallarés, L. Bermejo, M., Díaz-del-Río, V. & Martínez-Frías,
robic oxidation of methane: new insights in (1999) The Betic orogen and the Iberian- J. (2008c). Relación entre oxidación anaeróbi-
microbial ecology and biogeochemistry. En: G. African boundary in the Gulf of Cadiz: geologi- ca del metano y chimeneas de carbonatos
Wefer, D. Billett, D. Hebbeln, B.B. Jørgensen, cal evolution (central North Atlantic). Mar. autigénicos del Golfo de Cádiz: evidencias
M. Schlüter & T. Van Weering (eds.) Ocean Geol., 155, 9-43. mineralógicas, geoquímicas y petrológicas.
Margin Systems, Springer Verlag, Berlin- Geo-Temas 10, 981-984.
Heidelberg, 457-477. Martínez-Frías, J., Lazaro, E. & Esteve-Nuñez,
A. (2007) Geomarkers versus biomarkers: -, -, -, Díaz-del-Río, V. & Martínez-Frías, J.
Hueso, R. & Sánchez-Lavega, A. (2006) paleoenviromental and astrobiological signifi- (2009a). Nucleation, growth and oxidation of
Methane storms on Saturn’s moon Titan. cance. Ambio, 36, 425-426. framboidal pyrite associated with hydrocarbon-
Nature, 442, 428-431. derived submarine chimneys: lessons learned
Martín-Puertas, C., Fernández-Puga, M.C., from the Gulf of Cadiz. Eur. J. Mineral. (in
Kohn, M.J., Riciputi, L.R., Stakes, D. & Orange, Mata, M.P., Vázquez Garrido, J.T., Díaz del press).
D.L. (1998) Sulphur isotope variability in bioge- Río, V. & Somoza, L. (2006) Naturaleza de la
nic pyrite: Reflections of heterogeneous bacte- brecha fangosa de volcanes de fango del -, - & Martínez-Frías, J. (2009b). Fuentes y
rial colonization? Am. Mineral. 83, 1454-1468. Golfo de Cádiz: sistema diapírico del mecanismos de enriquecimiento en hierro y
Kopf, A.J. (2002) Significance of mud volca- Guadalquivir y zona Tasyo. Rev. So. Geol. otros metales en chimeneas submarinas de
nism. Rev. Geophys. 40, 1005. España, 19, 257-270. carbonatos metanógenos (Golfo de Cádiz, SO
de la Península Ibérica). X Congreso Nacional
León, R., Somoza, L., Medialdea, T., Gonzalez, Mata, M.P., Taberner, C., Julia, R., Teagle, de Geoquímica, Soria 2009.
F.J., Diaz-del-Rio, V., Fernandez-Puga, M.C., D.A.H., Rejas, M., de Giber, J.M., Alfonso, P.,
Maestro, A. & Mata, M.P. (2007) Sea-floor fea- Perez-Outeiral, F., Díaz-del-Río & V., Somoza, L. Mumma, M.J., Villanueva, G.L., Novak, R.E.,
tures related to hydrocarbon seeps in deepwa- (2005) Microbial-mediated carbonates in the Hewagama, T., Bonev, B.P. DiSanti, M.A.,

Artículo: Merinero et al., Macla 12 (2010) 29-37


macla. nº 12. septiembre´10
revista de la sociedad española de mineralogía 37

Mandell, A.M. & Smith, M.D. (2009) Strong Hormigas. EGU Geophys. Res. Abstr. 7, A- -, Ivanov, M.K. & Sinninghe Damsté, J.S.
Release of Methane on Mars in Northern 03144. (2008) Application of lipid biomarkers to
Summer 2003. Science 323 1041-1045. detect sources of organic matter in mud volca-
Ritger, S., Carson, B. & Suess, E. (1987) no deposits and post-eruptional methanotro-
Niemann, H., Duarte, J., Hensen, C., Methane-derived authigenic carbonates for- phic processes in the Gulf of Cadiz, NE
Omoregie, E., Magalhães, V.H., Elvert, M., med by subduction-induced pore-water expul- Atlantic. Mar. Geol. 255, 1-14,
Pinheiro, L.M., Kopf, A. & Boetius, A. (2006) sion along the Oregon/Washington margin.
Microbial methane turnover at mud volcanoes Geol. Soc. Am. Bull., 98, 147-156. Teichert, B., Bohrmann, G. & Suess, E. (2005)
of the Gulf of Cadiz. Geochim. Cosmochim. Chemoherms on Hydrate Ridge - Unique micro-
Acta, 70, 5336-5355. Russell, M.J. & Hall, A.J. (1997) The emergen- bially-mediated carbonate build-ups growing
ce of life from monosulphide bubbles at a sub- into the water column. Palaeogeogr.
Nuzzo, M., Hornibrook, E., Hensen, C., Parkes, marine hydrothermal redox and pH front. J. Palaeoclimatol. Palaeoecol. 227, 67-85.
R.J., Cragg, B., Rinna, J., von Deimling, J.S., Geol. Soc. 154, 377-402.
Sommer, S., Magalhaes, V., Reitz, A., Thomas, C., Picaud, S., Mousis, O. &
Bruckmann, W. & Pinheiro, L. (2008) Shallow -, Daia, D. & Hall, A.J. (1998) The emergence Ballenegger, V. (2009) A theoretical investiga-
Microbial Recycling of Deep-Sourced Carbon in of life from FeS bubbles at alkaline hot springs tion of the influence of clathrate hydrateson
Gulf of Cadiz Mud Volcanoes. Geomicrobiol. J. in an acid ocean. En: Weigel, J. & Adams, the atmosphere of Mars. 40 Lunar Planet. Sci.
25, 283-295. M.W. (eds.) Thermophiles: The Keys to Conf., Abstract 1264.
Molecular Evolution and the Origin of Life?
Oehler D.Z. & Allen, C.C. (2009) Mud volcano- Taylor and Francis, London, 77-126. Watson, J.H.P. & Ellwood, D.C., Qixi-Deng,
es in the Martian lowlands: potential windows Mikhalovsky, S., Hayter, C.E. & Evans, J.
to fluir rich samples from depth. 40 Lunar Rust, G.W. (1935) Colloidal primary copper (1995) Heavy metal adsorption on bacterially
Planet. Sci. Conf., Abstract 1034. ores at Cornwall Mines, southeastern produced FeS. Miner. Eng., 8, 1097-1108.
Missouri. J. Geol. 43, 398-426.
Ohfuji, H. & Rickard, D. (2005) Experimental -, Croudace, I.W., Warwick, P.E., James, P.A.B.,
syntheses of framboids. A review. Earth Sci. Scheihing, M.H., Gluskoter, H.J. & Finkelman, Charnock, J.M. & Ellwood, D.C. (2001)
Rev., 71, 147-170. R.B. (1978) Interstitial networks of kaolinite Adsorption of radioactive metals by strongly
within pyrite framboids in the Meigs Creek coal magnetic iron sulphide nanoparticles produ-
Pancost, R.D., Sinninghe-Damsté, J.S., De of Ohio. J. Sediment. Petrol., 48, 723-732. ced by sulphate-reducing bacteria. Sep. Sci.
Lint, S., van der Maarel, M.J.E.C. & Gottschal, Tech., 36, 2571-2607.
J.C. (2000) Biomarker evidence for widespre- Schieber, J. (2002) The role of an organic
ad anaerobic methane oxidation in slime matrix in the formation of pyritized West, R.A., Brown, M.E., Salinas, S.V.,
Mediterranean sediments by a consortium of burrow trails and pyrite concretions. Palaios, Bouchez, A.H. & Roe, H.G. (2005) No oceans
methanogenic archaea and bacteria. Appl. 17, 104-109. on Titan from the absence of near-infrared spe-
Environ. Microbiol. 66, 1126-1132. cular reflection. Nature 436, 670-672.
Schneiderhöhn, H. (1923) Chalkographische
Paull, C.K., Hecker, B., Commeau, R., untersuchung des mansfelder Whiticar, M.J. (1999) Carbon and hydrogen
Freeman-Lynde, R.P., Neumann, C., Corso, Kupferschiefers. N. Jb. Miner. Geol. Palaönt. isotope systematics of bacterial formation and
W.P., Golubic, S., Hook, J.E., Sikes, E. & 47, 1-38. oxidation of methane. Chem. Geol. 161, 291-
Curray, J. (1984) Biological communities at 314.
the Florida Escarpment resemble hydrother- Schoonen, M.A.A. (2004) Mechanisms of sedi-
mal vent taxa. Science, 226, 965-967. mentary pyrite formation. En: J.P. Amend, K.J. Wignall, P.B. & Newton, R. (1998) Pyrite fram-
Edwards & T.W. Lyons (eds.) Sulphur boid diameter as a measure of oxygen defi-
Peckmann, J. & Thiel, V. (2004) Carbon cycling Biogeochemistry - Past and present. Geol. ciency in ancient mudrocks. Am. J. Sci., 298,
at ancient methane seeps. Chem. Geol., 205, Soc. Am. Spec. Pap. 379, Boulder, Colorado, 537-552.
443-467. 117-134.
Wilkin, R.T., Barnes, H.L. & Brantley, S.L.
-, Little, C.T.S., Gill, F. & Reitner, J. (2005) Sibuet, M. & Olu, K. (1998) Biogeography, bio- (1996) The size distribution of framboidal pyri-
Worm tube fossils from the Hollard Mound diversity and fluid dependence of deep-sea te in modern sediments: An indicator of redox
hydrocarbon-seep deposit, Middle Devonian, cold-seep communities at active and passive conditions. Geochim. Cosmochim. Acta, 60,
Morocco: Palaeozoic seep-related vestimenti- margins. Deep-Sea Res. Pt. II 45, 517-567. 3897-3912.
ferans? Palaeogeogr. Palaeoclimatol.
Palaeoecol., 227, 242-257. Skinner, J.A. & Mazzini, A. (2009) Martian mud -, Arthur, M.A. & Dean, W.E. (1997) History of
volcanism: Terrestrial analogs and implica- water-column anoxia in the Black Sea indica-
Popa, R., Kinkle, B. & Badescu, A. (2004) tions for formational scenarios. Mar. Pet. Geol. ted by pyrite framboid size distributions. Earth
Pyrite framboids as biomarkers for iron-sulphur (in press). Planet. Sci. Lett., 148, 517-525.
systems. Geomicrobiol. J., 21, 193-206.
Somoza, L., Díaz-del-Río, V., León, R., Ivanov, Wong, A.S., Atreya, S.K. & Encrenaz, T. (2003)
Pósfai, M., Buseck, P.R., Bazylinski, D.A. & M., Fernández-Puga, M.C., Lobato, A., Maestro, Chemical marker of possible hot spots on
Frankel, R.B. (1998) Reaction sequence of A., Hernández-Molina, F.J., Gardner, J.M., Mars. J. Geophys. Res. 108, 5026
iron sulphide minerals in bacteria and their Rodero, J., Pinheiro, L.M., Vázquez, J.T.,
use as biomarkers. Science 280, 880-883 Medialdea, T. & Fernández-Salas, L.M. (2003) Zolensky, M.E. & Thomas, K.L. (1995) Iron
Seabed morphology and hydrocarbon seepage and iron-nickel sulphides in chondritic interpla-
-, Cziner, K., Márton, E., Márton, P., Buseck, in the Gulf of Cádiz mud-volcano area: Acousstic netary dust particles. Geochim. Cosmochim.
P.R., Frankel, R.B. & Bazylinski, D.A. (2001) imagery, multibeam and ultra-high resolution Acta 59, 4707-4712.
Crystal-size distributions and possible bioge- seismic data. Mar. Geol. 195, 153-176.
nic origin of Fe sulphides. Eur. J. Mineral.,
13, 691-703. Stadnitskaia, A., Ivanov, M.K., Blinova, V.,
Kreulen, R. & Van-Weering, T.C.E. (2006)
Rejas, M., Taberner, C., Schouten, S., de Molecular and carbon isotopic variability of
Baas, P., Mata, M.P., de Giber, J.M., Díaz-del- hydrocarbon gases from mud volcanoes in the
Río, V. & Somoza, L. (2005) Microbial-media- Gulf of Cadiz, NE Atlantic. Mar. Petr. Geol., 23,
ted carbonates in the Gulf of Cádiz: data of 281-296.
Iberico, Hespérides, Cornide and Fila de

depósito legal: M-38920-2004 • ISSN: 1885-7264