Вы находитесь на странице: 1из 50

CONTROL DEl CALIDAD

DEL CONCRETO
(ACI E 704-4)

Traduccih autorizada de
‘CONCRETE QUALITY’
ACI Gmmitt.x 704
CONTROL DE CALIDAD
DEL CONCRETO
(ACI E' 704-4)
Traducción autorizada de
“CONCRETE QUALITY”
ACI Committee 704

‘l!
I 1 NORIEGA EDITORES

INSTITUTO MEXICANO DEL CEMENTO Y DEL CONCRETO, A.C.

EDITORIAL LIMUSA
MEXICO l ESPAhA l VENEZUELA l ARGENTINA
COLOMBIA . PUERTO RICO
CONTROL DE CALIDAD DEL CONCRETO
(ACI E 7044)

Título original en inglés:


CONCRETE QUALITY

Revisión de la traducción: Ing. David Martínez E.


Ing. Raúl Huerta M.
Diset gráfiio: Héctor Feria
Jorge A. Salazar M.

0 1973. AMERICAN CONCRETE INSTITUTE


o 1974. INSTITUTO MEXICANO DEL CEMENTO
Y DEL CONCRETO, A. C.
Este libro fuc publicado originalmente en inglés. Por lo tanto, cuando existan dudas respecto
de algún significado preciso, deberá tomarse en cuenta la versión en inglés. En c-sta publicación
se respetan escrupulosamente las ideas, puntos de vista y especificaciones que presenta. Por
lo tanto, el Instituto Mexicano del Cemento y del Concreto y Editorial Limusa, S. A. de C. V.
no asumen responsabilidad alguna (incluyendo, pero no limitando, la que sc derive de riesgos,
calidad de materiales, métodos constructivos, etc.) por la aplicación de los principios o proce-
dimientos de este volumen.

La presentación y disposickh en conjunto de


CONTROL DE CALIDAD DEL CONCRETO
son propiedad del editor. Ninguna parte de esta obra
puede ser reproducida o transmitida, mediante ningún sistema
o método, electrónico o mecónico (INCL lJ YENDO EL FO TOCOf Id DO,
la grabacibn o cualquier sistema de recupemción y almacenamiento
de información), sin consentimiento por escrito del editor.

Derechos reservados:

@ 1990, EDITORIAL LIMUSA, S. A. de C. V.


Balderas 95, Primer piso, 06040, México, D. F.

Miembro de la Cámara Nacional de la


Industria EdItorial. Registro número 121

Séptima reimpresión: 1988


Octava reimpresión: 1988
Novena reimpresión: 1990
Impreso en Mkxlco
(8609)

ISBN 968 - 18 - 2622 - 1


nueva serie
IMCYC
COMITE ACI -704
H. Aldridge Gillespie
Presidente

Gary Abro1
Weldon W. Aldridge
Richard M. Barker
R.M. Bgrnoff
Bedros Bedrosian
John A. konell
C.R. Bramer
Edwin G. Burdette
John P. Cannon
Michael A. Cassaro
A. Fattah Chalabi
Vance T. Christiansen
William A. Cordon
J.W.N. Fead
D. W. Goodpasture
Louis A. Hill, Jr.
Ti Huang
Ray E. Ingram
Jai B. Kim
Carl H. Koontz
Kenneth M. Leet
T. J. McClellan
George S. McClure, Jr.
Donald E. Milks
Charles A. Miller
Frederick L. Moreadith
Kenneth H. Murray
Arthur R. Nicholson, Jr.
Charles G. Peller
Richard B. Po01
R.N.S. Rao
Boyd C. Ringo
Bruce G. Rogers
Morris Self
Lawrence G. Selna
Luke Snell
W. Pennington Vann
Edward M. Wallo
William A. Welsh, Jr.
CONTENIDO

Prefacio ll
Introduccih 15
Reglamento de las construcciones.-Capitulo 4 17
Tt?cnic@ estadfsticas 19
Métodos rapidos para calcular la desviación esthdar 21
Probabilidad y desviacih esthdar 27
Resistencia especiticada f’c 31
Justificación para admitir pruebas de resistencia que resulten inferiores 33
Criterios de calidad 35
Experiencia de campo o mezclas de prueba 37
Requisitos de resistencia 39
Materiales y condiciones semejantes 41
Bases para establecer los requisitos de resistencia 43
Variaciones excesivas o resultados de prueba insuficientes 45
Mezclas de prueba 47
Relaciones agua/cemento permisibles 49
Inclusión de aire 51
Concreto impermeable 53
Resistencia a los sulfatos 55
Prueba a tensión por compresi6n del concreto 57
Frecuencia de las pruebas 59
Nivel requerido de resistencia 61
Curado en campo 63
Pruebas de corazones 65
Pruebas de carga 67
Referencias 70
PREFACIO

i.
El manual constituye un nuevo tipo de publicación del ACI que se dirige
más al aprendizaje y a la educación que a la reglamentación y dirección. La
serie de manuales sobre Building Code Requirements for Reinforced Con-
crete (“Requisitos del Reglamento de las Construcciones de Concreto Re-
forzado”) ACI 318-71 tiene como objeto capacitar al estudiante o profesio-
nista a entender los preceptos del Reglamento y proporcionar ejemplos de
aplicación. Al estudiar los manuales del Reglamento, se obtiene una valiosa
experiencia de aprendizaje, gracias a la cual los preceptos del Reglamento
adquieren más significado para el lector.
El comité ACI 318 es responsable de ese Reglamento de las Construccio-
nes de Concreto Reforzado, que de aquí en adelante se llamará Reglamento.
El Reglamento del ACI se ha escrito observando el principio de que en un
reglamento de construcción se mencionan solamente los requisitos mínimos
necesarios para la salubridad y seguridad de la comunidad. El propietario o
el proyectista de una estructura en particular puede exigir un nivel de ca-
lidad de materiales y construcción superior al nivel indicado por los requi-
sitos mínimos del Reglamento. Pero en ninguna circunstancia deben tolerar-
se normas inferiores.
El Reglamento o cualquier interpretación suya no puede hacer las veces
de los conocimientos sólidos de ingeniería, ni de la experiencia o el criterio.

William A. Gordon
CORDON, WILLIAM A., CONTROL DE CALIDAD DEL CONCRETO,
Manual ACI E 704-4, Ameritan Concrete Institute, Detroit, 1973.

En el Manual ACI E 704-4 se expone el empleo de la desviación estándar


para establecer la variabilidad en las pruebas de resistencia del concreto y se
aplica a las normas de calidad descrita en el Capítulo 4 del Reglamento
ACI 318-71. Se explican, además, otros requisitos de calidad que se indican
en el Reglamento.
El objeto del manual es explicar más plenamente los requisitos del Regla-
mento, a fin de poder comprenderlos mejor y aumentar el conocimiento
general del diseño de concreto reforzado.
Palabras clave: reglamento de construccidn; resistencia a la compresión;
corazones de concreto; concretos; curado; pruebas de carga (estructurales);
proporcionamiento de las mezclas; permeabilidad; teoría de la probabilidad;
control de calidad; especificaciones; resistencia a la tensión, desviacidn es-
tándar; análisis estadístico; resistencia a los sulfatos; suelos con sulfatos; re-
sistencia a la tensión por compresión diametral; pruebas de resistencia a la
tensión; pruebas; relación agualcemento.
INTRODUCCION

“Los requisitos para el proporciotkmiento de las mezclas de concreto y


los criterios de aceptación del concreto se basan en la idea de que el Re-
glamento tiene por objeto principal proteger la seguridad pública. En el
Capítulo 4 se describen los procedimientos con los que puede obtenerse un
concreto de calidad adecuada, y se exponen procedimientos para compro-
bar su calidad durante la colocación en la obra y después.” *
Una recomendación práctica para la evaluación de pruebas de resistencia
de concreto en el campo fue publicada inicialmente por el ACI en 1957 en
la “Práctica Recomendada para la Evaluación de Resultados de Pruebas de
Compresión en el Campo” (ACI 214-65) ;3 se examinan las variaciones que
ocurren en la resistencia del concreto, se presentan métodos estadísticos úti-
les para interpretar tales variaciones, se ofrecen criterios para establecer es-
pecificaciones y para mantener la uniformidad requerida. Se exponen tam-
bién métodos para aplicar la teoría de la probabilidad en la evaluación de
la resistencia del concreto.
Se ha estimado que existen hasta 60 variables que influyen en la resistencia
de un cilindro de concreto. Se deben aceptar las variaciones en la resistencia
del concreto, de donde se deduce que en el 50 por ciento de las pruebas se
obtienen resistencias inferiores a la mediana. Se puede confiar en producir
concreto de calidad adecuada si se mantiene el debido control y se inter-
pretan correctamente los resultados de las pruebas y se consideran sus li-
mitaciones.
El análisis de numerosos resultados de pruebas en una gran variedad de
proyectos hace ver que la resistencia del concreto se ajusta a determinada
pauta de la curva de frecuencia de distribución normal (forma acampana-
da) (fig. la). Esta distribución es simétrica respecto al promedio, quedando
la mayoría de las pruebas cerca del promedio.
Aunque los conceptos estadísticos para especificar la resistencia del con-
creto fueron introducidos en 1957, todavía existe confusión con respecto a
la adopción y empleo de estas valiosas técnicas. Probablemente el factor
aislado más importante de los que obstaculizan la utilización de los proce-

* Comentarios al Reglamento (Referencia 2), p. ll.


dimientos estadísticos consiste en la tendencia natural a suponer que estos
métodos son propios de científicos y matemáticos, quienes se expresan siem-
pre mediante signos y símbolos extraños. Esto es una lástima, ya que hay
aplicaciones sencillas y prácticas de la curva de distribución normal para
evaluar la calidad del concreto, que resultan faciles de entender y aplicar
en la industria del concreto.
REGLAMENTO DE LAS
CONSTRUCCIONES
(capítulo 4)

Sección 4.1 del Reglamento; Gaeralidades

4.1.1 El concreto debe dosificarse y producirse para asegurar una resistencia


a la compresión promedio lo suficientemente alta para minimizar la frecuen-
cia de resultados de pruebas de resistencia por debajo del valor de la resis-
tencia a la compresión especificada del concreto, f’c. Véase la sección
4.2.2.1.

4.1.2 Los planos sometidos a aprobación o utilizados en cualquier proyecto


deben mostrar claramente la resistencia a la compresión del concreto f’c,
para la cual se ha diseñado cada parte de la estructura.

4.1.3 Los requisitos para la f’c deben basarse en pruebas de cilindros fa-
bricados y probados de acuerdo con los métodos de la ASTM, como se pres-
criben en este capítulo.

4.1.4 A menos que se especifique de otra manera, la f’c se basará en prue-


bas a 28 días. Para concreto de alta resistencia a edades tempranas, la edad
de prueba para obtener la f’c será la indicada en los planos o las especi-
ficaciones.
Se presentan las premisas básicas que rigen la designación y evaluación
del concreto. Se insiste en que la resistencia promedio del concreto produci-
do debe exceder siempre el valor de f’c especificado, que se utilice en el
diseño estructural. Esto se fundamenta en conceptos probabilísticos, a fin de
asegurar el desarrollo de la resistencia adecuada en la estructura.*

l Comentarios al Reglamento (Referencia 2), p. 11.


TECNICAS ESTADISTICAS

En la norma ACI 214-65 se exponen técnicas estadísticas para evaluar los


resultados de las pruebas del concreto en campo, según la información que
se desea obtener. En este manual se expondrán solamente las técnicas usa-
das en el capítulo 4 del Reglamento.
La forma de la curva típica de distribución de frecuencia mostrada en la
fig. la, depende de la variabilidad de los resultados de prueba. Al aumentar
la variabilidad, la curva se abate y se alarga. Cuando la variabilidad es pe-
queña, los valores de la resistencia se concentran cerca del promedio y la
curva es alta y angosta.
La desviación estándar, Q, es una medida de la dispersión o variabilidad
de los datos. Cuando la distribución de frecuencias es larga y abatida, el
valor de Q es grande, lo cual indica mucha variación. Cuando hay poca
variabilidad, los valores de resistencia se aglomeran alrededor del promedio,
y el valor de u es pequeño.
La desviación estándar se define como la raíz cuadrada del promedio de
la desviación al cuadrado de los resultados de prueba y se calcula con la
fórmula siguiente:

u= (X, - X)2 + (X2 - x)2 + - - + (X, - X)2


(n- 1) (1)

donde:

X1, X2, X,, son valores individuales de las pruebas de resistencia.


x es la resistencia promedio y
n es el número de pruebas.

Obsérvese que aquí se emplea (n - 1) en vez del valor teórico de n, que


se aplica cuando el número de pruebas es ilimitado. Esto se debe a que
(n - 1) aumenta el valor de Q y tiende a compensar la inseguridad pro-
veniente de lo pequeño de la muestra. La ecuación aparenta un aspecto im-
presionante y, sin el empleo de calculadoras o computadoras, el trabajo de
calcular la desviación esthdar puede resultar largo y fastidioso. Gracias a
la gran cantidad de “paquetes” estadísticos al alcance del usuario de com-
putadoras y terminales en línea, resulta más fácil reducir los datos y deter-
minar las estadísticas correspondientes. Por fortuna, para evaluar las prue-
bas de resistencia del concreto, generalmente se requiere ~610 de la precisión
de métodos sencillos aproximados. Se utilizar8 la fig. la de este manual
como ,ejemph. de dos de estos métodos,
METODOS RAPIDOS
PARA CALCULAR 1LA
: DESVIACION ESTA>NDAR

MBtodo A

Los cálculos de la ec. (1) pueden simplificarse si los valores de la desvia-


ción (XI - X) + (X, - X) + - - -.i- (X, 7 X) seagrupanenin-
tervalos. En la fig. la todas las pruebas se representan en intervalos de 14
kg/cm2. Por ejemplo, todas las pruebas que quedan entre los 231 y 245
kg/cm2 aparecen registradas como de 238 kg/cm2, el cual es el punto medio
y promedio supuesto de ese intervalo, Los primeros intervalos de la fig. la
situados a cada lado de x, tienep una desviación de (XI - x) de 7 kg/cm2
y hay 16 pruebas con esta misma desviación. La cantidad de (XI - x) es
la desviación del promedio, tanto por encima como por debajo del prome-
dio (7 menores y 9 mayores).
La solución de la ec. (1) puede simplificarse todavía más, dividiendo las
desviaciones entre 7. En los primeros intervalos (uno mayor y otro menor
que x), la desviación se convierte en 1. El segundo conjunto de intervalos
tiene upa desviacián respecto a x de 3,,y así sucesivamente. ConCestos .ajus-
tes, la ec. (1) de las pruebas que aparecen en la fig. 1 queda como:

Q= 16(U2 + 10(3)2 + 12(5)2 + 4(7)2 + 3(9)2 + l(lly


46 - 1

Con este método y el empleo de una regla de calculo se obtienen resulta-


dos con la precisión suficiente para calcular Q.

pasos para calcular Q con el Métodò ‘A


‘Las siguientes recomendaciones incluyen la’selección de varios valores ar-
bitrarios, ~tales comb’ valores redondeados. tamailo del intervalo, dtvisiones
‘de la escala gráfica y. divisor de las desviaciones, que pueden alterarse sin
afectar seriamente la precisión del método simplificado.
1. Calcúlese la resistencia promedio, x, y redondéese el resultado con una
aproximación de 1 kg/cm2.
2. Trácese el número de pruebas de resistencia en intervalos de 14 kg/cma,
situando los puntos medios (promedios) de los intervalos múltiples igua-
les a 14 kg/cm2 de desviación a partir de x, como se indica en la fig. lb.*

3. Las desviaciones de los intervalos respecto al promedio se dan en múl-


tiplos de 14. Divídanse estas desviaciones entre 7, lo que convierte las
desviaciones en múltiplos de 2.

4. Multipliquese el número de pruebas en los intervalos de igual desviación


(superiares ¿ inferiores,ai partir del promedio) por la desviación al cua-
drado.

5. Determínese la suma de los productos del paso 4 y el número total de


pruebas.

Ejemplo: La-fig. la modificada, como se muestra en la fig. Ib, sa-


tisface estas recomendaciones.

8 X 02’ 0
13x 2a= 52
1 1 X 4’*176
8 x 62 = 288’
4 X 8a = 256
2x102-200

Sunia 46 972

6. Sustitúyanse en la ec. (1) las sumas hcontradas ‘en el paso 5 y multi-


plíquense por 7, para convertir de nuevo las unidades de la desviación
ì
estándar a kg/cma.

Q’ 7

M&odo B

Los datos utilizados en el Método A y en la fig. la pueden analizarse por


medio de una técnica gráfica para detehnhar el phmedio y ala desviación
estándar. Con el método gráfico se obtienen usualmente resultados menos
precisos que con el método analítico; sin embargo, constituye un instrumew
to muy útil y, en general, proporciona resultados de suficiente piecisión para
evaluar los datos de las pruebas del concreto.
: ? Si x es igual a un número impar, timo 243, entonces los puntos medios de los
intervalos serh 215, 229. 243, 257, 271, etc.
168 182 196 210 224 236 252 266 280 294 3 0 8 322
RESISTENCIA A LA COMPRESION, kg/cm*

Flg. la. Distrlbuclón de frecuencia normal de los resultados de pruebas.

I x
1
I
'5-P I
95.4%
I *-.2v- -2ú-
I
I I
68.2%

168 182 186 210 224 238 252 266 280 284 308 322
RESISTENCIA A LA COMPRESION, EN kg/cm’

Flg. lb. Dlstrlbuclh de frecuencia normal de los resultados de pruebas.


En los pasos que se describen en seguida se han seleccionado algunos va-
lores arbitrarios, como se hizo en el método A.

Pasos para determinar % y Q c& el Método B

1. Prepárese una lista tabulada de las pruebas de resistencia en intervalos


< de 14 kg/cm2, con los puntos medios de cada intervalo en múltiplos igua-
les de 7 kg/cm2. Iníciese con el intervalo que contiene el punto inferior y
continúese en secuencia hacia el superior.

2. Complétese la lista ,anterior construyendo una tabla de distribución de


frecuencia relativa acumulativa donde, para cada intervalo, se deben
tener:

(a) los números de pruebas que se contaron,


(b) el número acumulado de pruebas sumado en cada intervalo, desde
el intervalo de baja resistencia hasta el de alta resistencia, y
(c) el porcentaje ‘acumulado relativo de las pruebas, representadas por
cada intervalo.

La tabla de la fig. 2 muestra los pasos anteriores del presente ejemplo.


3. Indíquense los puntos del porcentaje acumulativo de pruebas en,la mitad
del intervalo de la resistencia a la compresión, sobre papel especial para
gráficas probabilísticas, como el que aparece en la fig. 2.

4. Dibújese la recta que mejor se ajuste a los puntos de los datos. El grado
en que los puntos coincidan con la recta determina la aproximación
del ajuste de la distribucibn dada a la distribución normal.

5. Determínese el promedio, en la intersección del 50 por ciento, que en es-


te caso es de 238 kg/cm2 (fig. 2).

6. Puede estimarse la desviación estándar encontrando la diferencia en los


valores de la resistencia a la compresión en el 50 por ciento de las prue-
bas y en 15.9 por ciento de las fismas. Esta es la diferencia en resisten-
cia entre X y (X - a). Sabemos, por la curva teórica, que un 34.1 por
ciento de las pruebas quedaran entre x y (x - u). En la fig. 2, u = 32.5
kg/cm2.
Pruebas ‘ruebas
por xumu
intervalo ladas

280 350

RESISTENCIA A LA COMPRESION. kg/cm2

FIG. 2. Determinación grhfica de u empleando papel de probabilidad


PROBABILIDAD
Y DESVIACION ESTANDAR

Una vez calculada la desviación estándar, se tiene información valiosa


acerca de la curva de probabilidad normal. En la âg. 3 se muestra una curva
teórica característica en forma de campana, donde los valores de ts se han
indicado gráficamente. Cualquiera que sea ‘la forma de la curva tebrica y
el valor de Q, el área bajo la curva entre (X+cr) y (X-0) será <siempre el
68.2 por ciento del área total bajo la curva, y el área bajo la curva entre
(x+2 e) y (x-2 c) será igual al 95.4 por ciento del total. Si considera-
mos solamente la mitad de la curva bajo x, el 34.1 por ciento del área que-
dará entre X y (X-õ) , y de ahí se deduce que el 15.9 por ciento del área de
la curva quedar8 por debajo de (X-Q).
Estos mismos porcentajes se aplicarán para el número de pruebas en
cuestión, así como para el área. Por ejemplo, el 15.9 por ciento de las prue-
bas para cualquier curva normal quedará debajo de (X-e).
La tabla 1 es una adaptación de la tabla-de la integral de probabilidad nor-
mal realizada por Paradine y Rivett,4 pero se ha alterado para mostrar el
porcentaje de las pruebas de resistencia del concreto que quedan abajo de
desviaciones arbitrarias de x, en vez de puntos de la curva teórica. En la
tabla 1, la resistencia especificada f’c es constante y x aumenta en incre-
mentos de 0.1 Q
Se ha establecido que el 15.9 por ciento de las pruebas queda por debajo
de (x-c). En la tabla 1 se demuestra que si

x = f’c + Q
entonces
f’c =x - Q

y el 15.9 por ciento de las pruebas quedará por debajo de f’c.

La tabla 1 se emplea para establecer el promedio de resistencia requerido,


y también para determinar la probabilidad de pruebas inferiores a la resis-
tencia especificada que pueden aparecer en un proyecto, cuando se conoce
el valor de Q.
Ejemplo 1

Determinar la probabilidad de las pruebas por debajo de f’c que pueden


aparecer en el proyecto siguiente:
Supongamos que:

f’c = iO
x = 259
Q = 35
x-- f’c = 259 - 200 = 59 kg/cm2

59+ 1.68õ

Por la tabla 1, la probabilidad de las pruebas por debajo de f’c si


x F f’c f 1.68 Q es igual a aproximadamente el 4.5 por ciento, o sea, que
puede esperarse que el 4.5 por ciento de las pruebas arroje resultados infe-
riores a 200 kg/cm2.

Ejemplo 2 1.

Supcmgamos que a un proyectista de especificaciones le gustaría limitar


al 5 por ciento la probabilidad de pruebas inferiores a 200 y obtener un valor
de 32 kg/cm2 para la desviación estándar esperada de los valores de las
pruebas de resistencia del concreto.
iPara qué resistencia promedio debe proyectarse el concreto? En la tabla
1 para 5 por ciento de pruebas abajo de f’c, se ve que:

X = f’c + 1.65 Q
x = 200 + 1.65 x 32
x=200+53
x = 253 kg/cm2
Fig. 3. División del área situada debaj? de la curva de distribución de frecuencia
normal, basada en desviaciones de X en múltiplos de CT .

TABLA 1. PORCENTAJES INFERIORES A f’c ESPERADOS EN LOS RESULTADOS


DE LAS PRUEBAS

Resistenca Porcentaje de Resistencig Porcentaie de


promedio X resultados bajos promedio X resultados balos
f’c + O.lOCJ 46.0 f’c + 1.6 u 5.5
f’c + 0.20a 42.1 f’c + 1.7 u 4.5
f’c + 0.30a 38.2 f’c + 1.8 u 3.6
f’c + 0.40a 34.5 f’c + 1.9 u 2.9
f’c f 0.5ou 30.9 f’c + 2 u 2.3
f’c + OBOU 27.4 f’c + 2.1 u 1.8
f’c + 0.706 24.2 f’c + 2.2 d 1.4
f’c + 0.8 u 21.2 f’c + 2.3 u 1.1
f’c + 0.9 u 18.4 f’c + 2.4 u 0.8
f’c + u 15.9 f’c + 2.5 Q 0.6
f’c + 1.1 u 13.6 f’c + 2.6 u 0.45
f’c + 1.2 u ll.5 f’c + 2.7 u 0.35
f’c + 1.3 u 9.7 f’c + 2.8 u 0.25
f’c + 1.4 u 8.1 f’c + 2.9 u 0.19
f’c + 1.5 u 6.7 f’c + 3 u 0.13
-
RESISTENCIA ESPECIFICADA f ‘c

La resistencia máxima de cilindros experimentales de 15 X 30 cm, proba-


dos en compresión axial, no confinados, después de curarlos en condiciones
estándar de humedad en el laboratorio durante 28 días, se define como la
resistencia a la compresión del concreto f’c. Cuando se elige un valor espe-
cificado de f’c como base del esfuerzo tolerable en los calculos de proyecto,
se modifica con coeficientes para tomar en cuenta las incógnitas de diseño y
construccibn. Sin embargo, estos coeficientes no dejan margen a la variabi-
lidad aleatoria en la resistencia del concreto, y la resistencia promedio del
concreto producido debe siempre exceder el valor especificado de f’c.
JUSTIFICACION PARA ADMITIR
PRUEBAS DE RESISTENCIA
QUE RESULTEN INFERIORES

Es sabido que en los cilindros de prueba puede haber variaciones que no


existan en la estructura. Se sabe también que los cilindros de prueba pueden
no representar exactamente el concreto en cada porción de la estructura.
Cuando la probabilidad de valores de resistencia de los cilindros de concreto
inferiores a f’c no pasa de aproximadamente el 9 por ciento, la resistencia
del concreto en una estructura será adecuada.
He aquí algunas consideraciones que confieren realismo a la probabilidad
del 9 por ciento:

1. Puede ser que el muestreo, el curado y las pruebas de los cilindros de con-
creto no se hayan efectuado correctamente y que, por lo tanto, no repre-
seten al concreto en la estructura. Además, se sabe que frecuentes discre-
pancias en los métodos estándar de fabricación y pruebas de cilindros
tienden a disminuir el verdadero valor de la resistencia de un cilindro.

2. Si el 9 por ciento de las pruebas resulta inferior a f’c, el 91 por ciento de


las pruebas será superior a f’c y la mayor parte de ellas será considerable-
mente mayor que f’c. Existe una probabilidad del 91 por ciento de que el
concreto con resistencias mayores a f’c quede colocado en zonas de es-
fuerzos críticos.

3. En las ecuaciones de diseño se usan factores de seguridad que permiten


desviaciones de las resistencias especificadas, sin poner en peligro la segu-
ridad de la estructura.
CRITERIOS DE CALIDAD

Los principales ingredientes del con&eto, como son el cemento Portland,


los agregados minerales y el agua, deben balancearse cuidadosamente para
dar las propiedades deseadas al concreto fresco y endurecido. Una de las
propiedades más importantes del concreto reside en la relación agua/ce-
mento. Mientras menos agua se utilice, la pasta de agua/cemento quedará
más espesa y será mejor su calidad. La calidad disminuye en la medida en
que se diluye la pasta de cemento con más agua.
El Reglamento señala dos criterios para asegurar un concreto de suficien-
te calidad. Uno consiste en especificar los requisitos de resistencia y el otro
en limitar la relación tolerable agua/cemento en determinadas condiciones
de exposición. Se ha comprobado que el concreto de alta resistencia requie-
re de una baja relación agua/cemento. Se ha establecido también que el con-
creto con baja relación agua/cemento y una cantidad suficiente de inclusión
de aire producirá un concreto resistente a los daños producidos por conge-
lación y deshielo.
La relación agua/cemento elegida debe ser tan baja como para satisfacer
tanto los criterios de resistencia (secciones 4.2.2, 4.2.3 y 4.2.4 del Reglamen-
to) como los requisitos de durabilidad (secciones 4.2.5, 4.2.6 y 4.2.7 del Re-
glamento) . El Reglamento no contiene recomendaciones en casos de exposi-
ciones especialmente severas, como a los ácidos o a elevadas temperaturas,
ni se refiere a los aspectos estéticos, como el acabado de las superficies.
Artículos como éstos, que quedan fuera del alcance del Reglamento, debe-
rán figurar en las especificaciones del contrato. Los ingredientes y propor-
ciones del concreto deben elegirse de tal manera que se satisfagan los requi-
sitos mínimos establecidos en el Reglamento, junto con las especificaciones
del contrato.
EXPERIENCIA DE CAMPO 0
MEZCLAS DE PRUEBA

Sección 4.2.2 del Reglamento

“Con la salvedad de lo permitido en la sección 4.2.4, las proporciones, in-


cluyendo la relación agualcemento, deberán determinarse sobre la base de
mezclas de prueba en el laboratorio, o de la experiencia de campo con los
materiales por emplear. Las proporciones deben seleccionarse para producir
una resistencia promedio a la edad de prueba designada, que exceda de
f’c en la cantidad que adelante se indica (NOTA DEL EDITOR: sección
4.2.2.1), cuando el contenido de aire y revenimiento sean los máximos tole-
rados por las especificaciones”.

En el Reglamento se enfatiza que las proporciones de la mezcla de concre-


to, incluyendo la relación agua/cemento, deben determinarse bien sea apo-
yándose en las mezclas de prueba en el laboratorio, o en la experiencia de
campo con los materiales que se van a emplear. El número de variables que
influyen en la relación agua/cemento, resistencia y durabilidad del concreto
varía mucho, y es difícil establecer proporciones promedio o proporciones
generales para las mezclas que produzcan el mejor concreto en un lugar u
obra en particular, sin experiencia específica ni pruebas con los materiales
en cuestión.
La mayor parte del concreto para estructuras se produce en compañías
premezcladoras. Generalmente, estos productores tienen fuentes estables de
materiales que han empleado durante largo tiempo. Los registros de la cali-
dad del concreto producido por estas plantas constituyen una valiosa fuente
de información que se puede consultar cuando se han hecho pruebas ade-
cuadas bajo un plan de muestreo aleatorio y se han conservado los regis-
tros. Esta información es muy superior a la selección de valores arbitrarios
en condiciones promedio.
Cuando no se dispone de información concerniente a una fuente de pro-
ducción de materiales, puede obtenerse una indicación del comportamiento
de los materiales haciendo pruebas de laboratorio, como se explica en la
sección 42.3 del Reglamento.
REQUISITOS DE RESISTENCIA

Sección 4.2.2.1 del Reglamento

“Cuando se tenga un registro de las instalaciones para la producción de


concreto, con base en, por lo menos, 30 pruebas consecutivas de resistencia,
que representen materiales y condiciones similares a los esperados, la resis-
tencia empleada como base para la selección de las proporciones deberá
exceder de la f ‘c requerida, por lo menos en:
30 kgfcm2 si la desviación estándar es menor de 20 kg/cm2
40 kglcm2 si la desviación estándar está entre 20 y 30 kg/cmo
SO kglcm2 si la desviación estándar está entre 30 y 35 kg/cm2
65 kg/cm2 si la desviación estándar está entre 35 y 40 kg/cm2

Se considera que los datos de resistencia utilizados para determinar la des-


vidción estándar cumplen con las estipulaciones anteriores, si representan
un grupo de por lo menos 30 pruebas consecutivas o bien el promedio esta-
dístico de dos grupos que sumen 30, o más resultados de pruebas. Las prue-
bas empleadas para establecer la desviación estándar deben representar al
concreto producido para poder cubrir la resistencia o resistencias especifi-
cadas, en más de 70 kg/cm2 de lo indicado para la obra propuesta. Los cam-
bios en los materiales y en las proporciones de la serie de pruebas anterio-
res no deben estar más restringidos de lo que están para la obra propuesta”.

Los estadísticos han designado 30 pruebas como la línea divisoria entre


las muestras grandes y las pequeñas. El empleo de muestras pequeñas en
los análisis estadísticos introduce incógnitas indeseables. Se considera que 30
pruebas son suficientes para constituir una muestra adecuada del material
que se está probando. La desviación estándar puede variar cuando varía la
resistencia promedio, y carece de precisión para comparar la variabilidad
entre los concretos con diferentes resistencias promedio. Por esta razón, el
Reglanento requiere que los valores de resistencia promedio queden en más
de 70 kg/cm2 de lo especificado, cuando se establecen las desviaciones es-
tándar.
MATERIALES
Y CONDICIONES SEMEJANTES

La sección 4.2.2.1 del Reglamento se refiere a que la desviación estándar


utilizada en los cálculos de la resistencia promedio requerida debe haberse
obtenido “con materiales y en condiciones semejantes a las que se desean
obtener”.

Los materiales y condiciones semejantes se definen como:

(a) Los agregados deben ser del mismo tipo geológico y de la misma
granulometría
(a) El cemento Portland debe ser del mismo tipo
(c) Los aditivos deben ser de los mismos tipos
(d) Debe existir concordancia de la resistencia en más de 70 kg/cm2

Lo anterior es extremadamente importante. Con un cambio en el tipo


de concreto o en el nivel de la resistencia es muy probable que se modifique
la desviación estándar. Tal situación puede ocurrir cuando se cambia el tipo
de agregado, digamos, de natural a ligero o viceversa, o cuando el cambio
es de un concreto con aire incluido a otro sin él. Además, puede haber un
aumento en la desviación estándar al aumentar el valor de la resistencia
promedio, aunque el incremento debe ser menor que el proporcional al au-
mento de la resistencia. Cuando existe una duda, la desviación estándar
estimada para calcular la resistencia promedio necesaria debe estar siempre
del lado que proporcione la mayor seguridad.
BASES PARA ESTABLECER LOS
REQUISITOS DE RESISTENCIA

Las cantidades en que las ielistencias prõfiedio deben exceder de’ f’c
(sección 4.2.2.1 del Reglamento) se determinaron por medio de los procedi-
mientos descritos en el folleto del ACI 514-65. La ‘lista de valores representa
el promedio más elevado que necesita para satisfacer los tres criterios si-
guientes, empleando la desviación esthdat máxima de la amplitud de varia-
ción en cada caso.
1. Una probabilidad de 1 en 10 de que la resistencia en una prueba indi-
vidual aleatoria sea inferior a f’c.
2. Una probabilidad de 1 a 100 de que un promedio de tres pruebas con-
secutivas de resistencia sea inferior a f’c.
3. Una probabilidad de 1 en 100 de que una prueba de resistencia indivi-
dual quede por debajo de f ‘c - 35 kg/Gm2.

Empleando los valores de t en la tabla 4 del folleto ACI-214 65, las ecua-
ciones para calcular las resistencias promedio necesarias se reducen a las
siguientes para los tres criterios anteriores:

f,, = f’c + 1.282 d


2.326 Q
f,, = f’c + = f’c + 1.343 Q
7
f,, = f’c - 35 + 2.326 v

donde :
fcr = la resistencia promedio x que debe utilizarse como base para elegir
elegir las proporciones del concreto, en kg/cm2.
f’c = grado de resistencia utilizado en el proyecto, en kg/cm2, como se
define en la sección 2.1 del Reglamento.
Q = desviación estándar de las pruebas de resistencia individuales, en
kg/cm2.
Puede verse que con el criterio 2 se obtiene siempre un valor mas elevado
para la resistencia promedio necesaria que con el criterio 1. Con el criterio
2 también se obtendrá un promedio necesario más alto que con el criterio 3,
para desviaciones estándar de bajas a moderadas, hasta de 35 kg/cm2. Sin
embargo, para desviaciones estándar más altas, rige el criterio 3, es decir,
que la frecuencia esperada en las pruebas con valores inferiores a f’c - 35
kg/cm?, es ‘de 1 en 100. . ? ,, . .
Con los niveles de resistencia promedio indicados, se intenta reducir la
probabilidad de duda ,en la resistencia del concreto, debido a cualquiera de
las razones siguientes: (1) demasiadas pruebas inferiores a la f’c especifi-
cada; (2) en un período considerado el promedio de resistencia de tres prue-
bas consecutivas es menor que la f’c especificada; (3) una prueba individual
presenta una resistencia exageradamente haja (inferior a f’c 7 35 kg/cm2) .*
Los requisitos simplificados para dar un exceso de resistencia, enumerados
en la sección 4.2.2.1 del Reglamento, estipulan valores de resistencia supe-
riores en no menos de 1.34 Q arriba de f’c. Al colocar los requisitos en grupos
en vez de utilizar un valor variable, como 1.34 u, se tiende a producir .grandes
diferencias en la probabilidad de las pruebas que dan bajas resistencias. Por
ejemplo, si suponemos que Q = 20.9 kg/cm2, entonces el exceso requerido
de resistencia es igual a 28 kg/cm2. Esto es igual a 28/21 = ~1.34 Q, y la pro-
babilidad de pruebas bajas es aproximadamente del 9 por ciento. Por otra
parte, si suponemos que cr = 21, entonces, la magnitud del exceso de resis-
tencia es igual a 38.5 kg/cm2, y 38.5/21 = 1.83 tr, de modo que la probabi-
lidad correspondiente de pruebas bajas es solamente del 3.5 por ciento (ta-
bla 1). Esto, por supuesto, estimula al productor a mantener el valor de Q
en el grupo más bajo y castiga al productor que permita una rr que alcance
un grupo más alto. Sin embargo, el incentivo consiste en moverse entre gru-
pos más que dentro de un grupo, y no refleja necesariamente el completo
mejoramiento del control.

* Comentarios al Reglamento (Referencia 2), p. 12.


VARIACIONES EXCESIVAS 0
RESULTADOS DE PRUEBA
INSUFICIENTES

Sección 4.2.2.2 del Reglamento

‘Si la desviación estándar excede de 40 kg/cm2, o si no se dispone de un


registro adecuado del comportamiento de pruebas de resistencia, el propor-
cionamiento deberá seleccionarse para producir un concreto con una resis-
tencia promedio superior en por lo menos 85 kgf cm2 a la resistencia f’c
requerida.
“Empleando los métodos de las “Recomendaciones para evaluar resultados
de pruebas de compresión de concreto en el campo (ACI 214-65), la canti-
dad en que la resistencia promedio debe exceder de f’c se puede reducir a
un nivel adecuado, por debajo de 85 kg/cm2, cuando se disponga de sufi-
cientes datos de pruebas efectuadas en la obra, los cuales indiquen que,
en la menor resistencia promedio, la frecuencia probable de pruebas que
sean inferiores a f’c-35 kg/cm2, no exceda de I en 100 y que la frecuencia
probable del promedio de tres pruebas consecutivas que estén por debajo
de f’c no exceda de 1 en 100”.

Cuando la desviación estándar excede de 40/cm2, existen bases para du-


dar de la bondad del concreto de la obra. Como precaución adicional, con
respecto a la incertidumbre producida por el control del mal rendimiento,
el Reglamento precisa aumentar la resistencia promedio a 80 kg/cm2 sobre
la f’c. Con una desviación estándar de 40, la probabilidad de pruebas con
valores bajos disminuirá al 2.3 por ciento, para X = f’c + 2~, Tabla 1.
En el caso de no disponer de 30 pruebas para determinar la desviación
estándar, como lo indica la sección 4.2.2.1 del Reglamento, el requisito de
un exceso de resistencia de 80 kg/cm2 se emplea de nuevo como norma de
precaución, hasta tener la certeza de que la verdadera desviación estándar
es inferior a 40 kg/cm2. Tan pronto como se obtenga una desviación están-
dar confiable, la resistencia especificada puede disminuir de acuerdo con
los requisitos de resistencia de la sección 4.2.2.1 del Reglamento.
MEZCLAS DE PRUEBA

Sección 4.2.3 del Reglamento

‘%uando se utilizan mezclas de prueba en el laboratorio como base para


la selección del proporcionamiento de la mezcla de concreto, deben hacerse
pruebas de resistencia, de acuerdo con el “‘Método de prueba para determi-
nar la resistencia a la compresión de cilindros moldeados de concreto”
(ASTM C 39), en muestras preparadas de acuerdo con el “Método de Fa-
bricación y Curado en el Laboratorio de Muestras de Prueba” (ASTM C
192). Debe determinarse una curva que muestre la variación entre la rela-
ción agualcemento (o el contenido de cemento) y la resistencia a la
compresión. La curva debe basarse, por lo menos, en tres puntos que repre-
senten mezclas que produzcan resistencia por encima y por debajo de la
requerida. Cada punto debe representar el promedio de por lo menos tres
muestras probadas a 28 días, o a edades menores.
“‘La mcfxima relación agualcemento permisible (o el contenido mínimo
de cemento) para el concreto que va a emplearse en la estructura, será la
mostrada por la curva que produzca la resistencia promedio indicada en la
sección 4.2.2, a menos que se requiera una relacibn agualcemento menor,
o una resistencia mayor, de acuerdo con las secciones 4.2.5, 4.2.6, 4.2.7”.

Las curvas teóricas que muestran la variación ,de la relación agua/cemen-


to a la resistencia no son líneas rectas. Sin embargo, dentro de la variación
aceptable de las mezclas de concreto, de 0.4 a 0.7, las curvas se abaten y se
aproximan a una línea recta (fig. 4). La línea recta que pasa por los tres pun-
tos, mostrada en la fig. 5, está dentro de la precisión de los resultados ex-
perimentales.
En la fig. 5 hay información específica respecto a las propiedades que
producen las resistencias en los materiales probados. Para estos materiales
en especial, con la supuesta resistencia promedio de 280 kg/cm2 indicada
por la sección 4.2.2, se necesita una relación agualcemento de 0.59 en peso
Si suponemos que se necesitan 180 1 de agua por m9 para producir un con-
creto manejable, el cemento necesario para esta mezcla es de 305 kg.
\SIN AIRE INCLUIDO
I I 1 I

250

30 4 0 .5c.80 70 80 90
RELACION AGUAXEMENTO, PORCENTAJES

Flg. 4. Curvas típicas de resistencia y relocián aguaicemento


’ /
450

400

350

300
,I I I I I IYA I I l
250

200
+ti
150

3-O 40 50 1 80 70 80 8-o
RELACION AGUA/CEMENTO. PORCENTAJE

Flg. 5. Curva típica de tres puntos


RELACIONES AGUAKEMENTO
PERMISIBLES

Sección 4.2.4 del Reglamento

“Si no se cuenta con experiencia de campo o con datos adecuados de


mezclas de prueba, puede otorgarse permiso para basar las proporciones del
concreto en los límites de la relación aguafcemento que se muestran en
la Tabla 4.2.4. Esta tabla deberá utilizarse sólo para concreto fabricado con
cementos que cumplan los requisitos de resistencia para Tipo I, Tipo II o
Tipo III de la “Especificación Estándar para Cemento Portland” (ASTM
C IjO), o tan sólo para concreto con inclusor de aire de Tipo IA, Tipo IIA
o Tipo IIIA, de la “Especificación para Cemento Portland con Inclusor de
Aire” (ASTM C I75), y no se aplica a un concreto que contenga agregados
ligeros, o aditivos que no sean inclusores de aire. El aplicar este método
para estimar las proporciones no elimina el requisito de cumplir con los
criterios de la prueba de resistencia a la compresión de la sección 4.3. . . .”

El cálculo de la relación agua/cemento de los valores generales de la Ta-


bla 4.2.4 del Reglamento requiere la autorización específica del agente con-
tratante. Esto se debe a que diferentes combinaciones de ingredientes pro-
ducen concretos que varían mucho en el nivel de resistencia que se alcanza
para una relación agua/cemento determinada. Por lo tanto, una sola tabla
que relacione la resistencia del concreto con la relación agua/cemento debe
contener, necesariamente, valores muy conservadores. Por razones de eco-
nomía, el metodo aproximado debe aplicarse solamente en estructuras pe-
queñas y de pw:a importancia. Por ejemplo, las relaciones agua/cemento
inferiores a 0.40 que se indican para resistencias más elevadas en la tabla
4.2.4 del Reglamento, pueden no ser viables en algunas obras, ya que algu-
nos concretos, con estas relaciones agua/cemento, pueden resultar duros e
inmanejables.
INCLUSION DE AIRE

Sección 4.2.5 del Reglamento


“El concreto que, después de curado, va a someterse a temperaturas de
congelación mientras está húmedo, debe contener aire incluido, dentro de
los límites de la Tabla 4.2.5. Para tal concreto, hecho con agregados de pe-
so normal, la relación agualcemento no debe exceder en peso de 0.53.
Cuando el concreto esté hecho con agregados ligeros, la resistencia a la
compresión especificada f’c debe ser de por lo menos 200 kg/cm2”.

La tabla de contenido de aire necesario para el concreto con inclusor de


aire, Tabla 4.2.5 del Reglamento, se basa en la “Recomendación para Se-
leccionar Proporciones de Concreto de Peso Normal” (ACI 211.1-70). Lo:
valores corresponden a una proporción de contenido de aire en la fase mor-
tero del concreto de 9 a 10 por ciento aproximadamente, que ya se ha visto
reduce de manera óptima los daños producidos por el congelamiento y des-
hielo. El aire incluido no protegerá a los agregados gruesos que sufran cam-
bios de volumen destructivos cuando se congelan en condiciones de satura-
ci¿m.*
Obsérvese que la resistencia especificada f’c, para el concreto con agrega-
dos ligeros debe ser por lo menos de 200 kg/cm2, con la salvedad de las
especificaciones da la sección 4.2.6 del Reglamento.*

* Comentarios al Reglamento (Referencia 2), pp. 12, 13.


51
TABLA 4.2.4t

TOLERANCIAS MAXIMAS EN LA RELACION AGUAICEMENTO


(CUANDO NO EXISTEN DATOS DE RESISTENCIA DE MEZCLAS
DE PRUEBAS 0 EXPERIENCIA DE CAMPO)

Tolemncias máximas en la relaclõn agua/cemento

Concreto Concreto
sln alre Incluido con aire Incluido
Resistencia
a la
compresión Relación Litros por saco Relación Lltros por saco
especificada, absoluta, de cemento absoluta, de cemento
f’c kg/cmz * en peso de 50 kg en peso de 50 kg

175 32.4 27.0


210 it"
0:51 25.7 29.3 0:40
t4s 23.0
245 20.0
280 0.44 22.2 0.35 17.5
315 0.38 19.1 0.30 15.0
350 0.31 15.5 ** **

* Resistencia (1 los 28 dlas paro cementos que cumplen los límites de resistencia de lo Norma
ASTM Cl50 Tipo 1. IA. II o IIA. y resistencia o los 7 dios poro cementos Tipo III o IlIA. con lo
mayoría de los moterkVes, los relociones aguo/cemento dadas proporcionan resistencias p’romedio
moyores que las Indicadas en lo sección 4.2.2.
l * Los roporclones de mezclas de concreto poro resistencias moyores de 300 kgfcmz. con oire
Incluido, 8eben bosarse en los m6todos de la secci6n 4.2.2 6 4.2.3.

TABLA 4.2.51
CONTENIDO DE AIRE EN EL CONCRETO PARA DIVERSOS
TAMAÑOS DE AGREGADO GRUESO

Tamaño máximo nominal del Contenido de aire total,


agregado grueso en mm (pulg) porcentaje por volumen

10 (318) de6 al0


13 (112) de5 a 9
20 (314) . de4 a 8
25 (1) de 3.5 a 6.5
40 (1%) de3 a 6
50 (21 de 2.5 a 5.5
75 (3) del.5a 4.5
CONCRETO IMPERMEABLE

Sección 4.2.6 del Reglamento

“El concreto al que se intenta dar impermeabilidad, cuando está hecho


con agregado de peso normal, debe tener una relacidn agualcemento má-
xima de 0.48, si va a estar expuesto al agua dulce y de 0.44 para el agua
de mar. La resistencia especificada a la compresión f’c del concreto hecho
con agregado ligero debe ser de por lo menos 250 kgfcm2 si va a estar ex-
puesto al agua dulce, y de 300 kg fcma para el agua de mar.”

La relación agua/cemento influye de una manera importante en la per-


meabilidad del concreto. Cualquier exceso de agua sobre la necesaria para
hidratar el cemento Portland deja agua sin combinar, la cual ocupa espa-
cios que se convierten en huecos al secarse el concreto. Estos huecos au-
mentan la permeabilidad del concreto, especialmente cuando el exceso de
agua se acumula debajo de las particulas de agregado, creando canales al-
rededor de las mismas. Los valores bajos en las relaciones agua/cemento
revisten importancia para producir un concreto impermeable.
RESISTENCIA A LOS SULFATOS

Sección 4.2.7 del Reglamento

“El concreto que va a estar expuesto a concentraciones perjudiciales de


soluciones que contengan sulfatos, debe cumplir con lo especificado en la
sección 4.2.6, y deberá fabricarse con cemento resistente a los sulfatos.”

Para el cemento resistente a los sulfatos debe preferirse el Tipo V, si la


exposición a los sulfatos es severa. Puede emplearse cemento Tipo II para
obtener una resistencia moderada a los sulfatos (tabla 2). La inclusión de
aire aumentará todavía más la resistencia a los sulfatos. El cemento ele-
gido debe tener una proporción de aluminato tricálcico menor del 8 por
ciento, para una resistencia moderada a los sulfatos, y menor del 5 por cien-
to, para una elevada resistencia a los sulfatos. Nótese que el cemento resis-
tente a los sulfatos no aumenta su resistencia a algunas soluciones quími-
camente corrosivas, como por ejemplo, el nitrato de amonio. Las especi-
ficaciones del proyecto deben abarcar todos los casos especiales. Aunque en
el Reglamento no se mencionan específicamente, vale la pena indicar que
numerosos investigadores mencionan el empleo juicioso de ceniza volante
de buena calidad (ASTM C 618, Clase F) como un medio para mejorar la
resistencia del concreto a los sulfatos.*

* Comentario al Reglamento (Referencia 2), p. 13.


TABLA 2
ATAQUE AL CONCRETO POR SUELOS Y AGUAS QUE
CONTIENEN DIFERENTES CONCENTRACIONES DE SULFATOS

Grado relativo Porcentaie de sulfatos P.p.m. de sulfato


de ataque por los solubles en el agua (como SO,] en
sulfatos (como SOJ en las muestras de agua
muestras de suelos

Insignificante d e 0 . 0 0 a 0.10 de 0 0 150


Evidente’ d e 0 . 1 0 a 0.20 de 150 a 1,000
Considerable* d e 0 . 2 0 a 0.50 de 1 , 0 0 0a 2 , 0 0 0
Severa” M a y o r d e 0.50 Mayor de 2.000

1. Utilfcese cemento Tipo II.


2. Utilbese cemento Tipo V.
PRUEBA A TENSION POR
COMPRESION DEL CONCRETO

Sección 4.2.9 del Reglamento

“Cuando los criterios de diseño de las secciones 9.5.2.2, 11.3 y 12.5 (c) in-
diquen la posibilidad de emplear un valor de la resistencia a la tensión por
compresion diametral como un modificador del valor del concreto, las prue-
bas de laboratorio deben hacerse de acuerdo con las “Especificaciones para
Agregados Ligeros de Concreto Estructural” (ASTM C 330), a fin de esta-
blecer el valor de fct que corresponde al valor especificado de f’c.”
‘4.2.9.1 Las pruebas de tensión de concreto de campo no deben emplear-
se como base de aceptación.”

Las pruebas de tensión por compresión diametral no se necesitan si los


esfuerzos cortantes y de torsión, el momento de agrietamiento, el módulo
de ruptura y el incremento de longitudes de las varillas están basados en la
suposición razonable de que, para una resistencia determinada a la com-
presión, la resistencia a la tensión del concreto de agregado ligero (con o
sin sustitución de arena) es una proporción fija en relación a la que tiene
el concreto de peso normal. El porcentaje tolerable del esfuerzo cortante
respecto al concreto de peso normal es de 75, si todo el agregado que se
emplea es ligero, y de 85, si se combina arena natural con agregado grueso
ligero. Se utiliza una interpolación lineal cuando se sustituye una parte dî~
arena en el agregado fino. (Véanse las secciones 9.5.2.2, ll.3 y 12.5 (c) del
Reglamento). Por otra parte, los esfuerzos cortantes y de torsión, el mo-
mento de agrietamiento, el módulo de ruptura y la longitud de las varillas
para soportarlos (para el concreto de agregado ligero) pueden mejorarse
de grado, si las pruebas hechas de acuerdo con la sección 4.2.9 del Regla-
mento demuestran que la resistencia a la tensión es más alta que los porcen-
tajes supuestamente conservadores que se indicaron antes. En cualquier
caso, la prueba para encontrar la resistencia a la tensión por compresión dia-
metral se emplea solamente para determinar en el laboratorio su relación
con la resistencia a la compresión. No debe utilizarse para controlar, ni
como criterio de aceptación de las propiedades de resistencia del concreto
57
en el campo. Si el empleo de la prueba brasileña para determinar la resis-
tencia a la tensión de un concreto hecho con agregados ligeros da mayores
valores tolerables de esfuerzos cortantes o longitudes de varillas menores
que los permitidos en el concreto de peso normal, deberán aplicarse los valo-
res del concreto de peso normal.*

l Comentarios al Reglamento (Referencia 2), p. 13.


58
FRECUENCIA DE LAS PRUEBAS

Sección 4.3.1 del Reglamento

‘Las muestras para las pruebas de resistencia de cada clase de concreto


deben tomarse no menos de una vez por día ni menos de una vez por cada
120 m3 de concreto o por cada 450 m2 de la superficie en que se colocó el
concreto. Las muestras para las pruebas de resistencia deben tomarse de
acuerdo con el “Método de Muestreo de Concreto Fresco” (ASTM C 172).
Los cilindros para las pruebas de aceptación deben moldearse y curarse en
el laboratorio, de acuerdo con el “Método de Fabricación y Curado en
Campo de Muestras de Concreto para las Pruebas de Compresión y Flexión”
(ASTM C31) y probarse de acuerdo con el “Método de Prueba para Deter-
minar la Resistencia a la Compresión de Cilindros moldeados de concreto”
(ASTM C39). Cada resultado de prueba de resistencia debe ser el promedio
de dos cilindros de la misma muestra probados a los 28 días, o a una edad
menor especificada.

[Nota: f,,=promedio de la resistencia a la tensibn por compresión diame-


tral del concreto con agregados ligeros, kg/cm2.]

Las muestras para las pruebas de resistencia deben tomarse en una forma
estrictamente aleatoria, de acuerdo con las normas de la ASTM, si se pre-
tende medir correctamente la aceptabilidad del concreto. La elección de las
horas para hacer el muestreo o de las mezclas de concreto que se van a
muestrear debe hacerse únicamente al azar dentro del período de colocación
del concreto, con objeto de que sean representativas. Si las mezclas de prue-
ba se eligen por el aspecto, la conveniencia o cualquier otro criterio parcial,
los conceptos estadísticos pierden validez. Evidentemente, no debe hacerse
más de una prueba de una sola mezcla (se hace un promedio de dos cilin-
dros con una muestra), y no debe añadirse agua después de haber tomado
la muestra.

Sección 4.3.2 del Reglamento

“Cuando la frecuencia de las pruebas de la sección 4.3.1 sea de menos de


cinco para una clase de concreto dada, las pruebas deben hacerse de, por lo
menos, cinco mezclas seleccionadas al azar, o de cada mezcla, si se están
empleando menos de cinco. Cuando la cantidad total de una clase de con-
creto es menor de 40 m3, las pruebas de resistencia pueden suprimirse a
juicio del responsable de la construcción si existen pruebas adecuadas de
que la resistencia es satisfactoria.”

Para pequeñas cantidades de una clase’dada de concreto, el responsable


de la construcción puede eliminar los requisitos de las pruebas de resistencia
si existen suficientes evidencias de que se obtendrá una resistencia satisfac-
toria, como suele suceder con los resultados de pruebas de resistencia de
un mismo tipo de concreto suministrado a otra obra el mismo día por el
mismo proveedor y en condiciones comparables.*

* Comentarios al Reglamento (Referencia 2), p. 13.


NIVEL REQUERIDO
DE RESISTENCIA
.

Sección 4.3.3 del Reglamento

‘El nivel de resistencia del concreto se considera satisfactorio si el pro-


medio de todos los conjuntos de tres resultados consecutivos de pruebas de
resistencia iguala o excede a la f’c requerida, y ningún resultado individual
de la prueba de resistencia es inferior a f ‘c - 35 kg / cm2. ”

Existe un solo criterio de aceptación de resistencia, y se aplica a todo el


concreto para estructuras proyectadas de acuerdo con el Reglamento, cual-
quiera que sea el m&odo de diseño empleado. Se considera satisfactoria la
resistencia del concreto mientras los promedios de tres pruebas consecutivas
permanezcan por encima de la f’c especificada y sin ningún resultado de la
prueba de resistencia es inferior a f ‘c - 35 kg/cm2. Hay pruebas de resistencia
que ocasionalmente no satisfacen este criterio (es probable observar este
resultado una vez en 100 pruebas aproximadamente) aunque la magnitud
y uniformidad de las resistencias sean satisfactorias. Deberán tomarse en
cuenta esas desviaciones estadísticamente normales cuando se decide si resul-
ta adecuada la resistencia del concreto. Aunque comparativamente, en fun-
ción de la probabilidad de falla el criterio de la resistencia mínima de un
cilindro individual menor de f’c-35 kg/cm* se adapta con más facilidad a
los pequeños números de pruebas.*

* Comentarios al Reglamento (Referencia 2), p. 13.


CURADOENCAMPO

Sección 4.3.4 del Reglamento

‘El responsable de la construcción puede solicitar pruebas de resistencia


de muestras curadas en condiciones de campo, de acuerdo con la sección 9
(c) del “Método de Fabricación y Curado en Campo de Muestras de Con-
creto para Pruebas de Flexión y Compresión” (ASTM C 3I), a fin de com-
probar el curado y la protección del concreto en la estructura. Para que el
concreto sea aceptable, tales muestras deben moldearse al mismo tiempo
y provenir del mismo volumen de concreto que las muestras de pruebas cu-
radas en el laboratorio. Cuando la resistencia de los cilindros curados en el
campo, a la edad de prueba designada para medir f’c, sea menor del 85 por
ciento de la de los cilindros correspondientes curados en el laboratorio de-
berán mejorarse los procedimientos de protección y curado del concreto.
Cuando las resistencias de los cilindros curados en el laboratorio sean clara-
mente mayores que f ‘c, las resistencias de los cilindros curados en el campo
no necesitan exceder de f’c en más de 35 kgfcm2, aun cuando no se cumpla
el criterio del 85 por ciento. ”

En el Reglamento se proporciona una guía positiva respecto a la inter-


pretación de las pruebas de cilindros curados en campo. Los investigadores
han demostrado que los cilindros protegidos y curados para simular un buen
procedimiento de campo deben arrojar resultados no menores del 85 por
ciento de los cilindros estándar de laboratorio curados por humedad. Este
porcentaje se ha establecido simplemente como base racional para juzgar la
bondad del curado de campo. La comparación se hace entre las resistencias
reales medidas de los cilindros curados en la obra y aquéllos curados en el
laboratorio, no entre cilindros curados en la obra y el valor específico de f’c.
Sin embargo, los resultados de los cilindros curados en la obra se consideran
satisfactorios si exceden la f’c especificada en más de 35 kg/cm2, aunque
no logren alcanzar el 85 por ciento de la resistencia de las muestras de los
cilindros correspondientes curados en el laboratorio. *

* Comentarios al Reglamento (Referencia 2), p. 14.


PRUEBASDE CORAZONES

Sección 4.3.5 del Reglamento

“‘Si las pruebas individuales de muestras curadas en el laboratorio produ-


cen resistencias inferiores en más de 35 kg/cm2 a f’c, o si las pruebas de
los cilindros curados en el campo indican deficiencias de protección y cu-
rado, deben tomarse medidas para asegurar que la capacidad de carga de
la estructura no quede comprometida. Si se confirma que el concreto es de
baja resistencia, y los cálculos indican que la capacidad de carga se ha redu-
cido significativamente, se puede requerir la prueba de corazones extraídos
de la zona en duda, de acuerdo con el “Método de obtención y Prueba de
Corazones de Concreto Extraídos con Broca y de Vigas Aserradas de Con-
creto” (ASTM C 42). Deben tomarse tres corazones por cada resultado de
prueba de cilindros que esté por debajo de f’c en más de 35 kg/cm2. Si el
concreto de la estructura va a estar seco durante las condiciones de servicio,
los corazones deben secarse al aire (temperatura entre 15 y 30°C; humedad
relativa menor del 60 por ciento), durante 7 días antes de la prueba, y deben
probarse secos. Si el concreto de la estructura va a estar más que superfì-
cialmente húmedo durante las condiciones de servicio, los corazones deben
sumergirse en agua por lo menos durante 48 horas y probarse húmedos.”

Se han proporcionado instrucciones respecto al procedimiento que debe


seguirse cuando las pruebas de resistencia no satisfagan los criterios señala-
dos de aceptación. Por razones evidentes, estas instrucciones no pueden ser
dogmáticas. El responsable de la construcción debe aplicar su buen juicio
respecto al verdadero significado de las bajas resistencias en los resultados y
decidir si debe o no tomarlas en cuenta. Si se considera inevitable hacer
más investigaciones, éstas deberán incluir pruebas no destructivas o, en
casos extremos, pruebas de resistencia en corazones tomados de la estruc-
tura. Las pruebas no destructivas del concreto en el lugar, como la aplica-
ción del martillo de impacto, pueden ser útiles para determinar si una por-
ción de la estructura tiene en realidad concreto de baja resistencia. El valor
principal de estas pruebas consiste en hacer comparaciones en la misma
obra, más que como medidas cuantitativas de resistencia. Si es necesario,
para los corazones se han elaborado criterios seguros de aceptación, los
cuales, si se satisfacen, deben asegurar la bondad estructural en casi cual-
quier tipo de construcción.
Por supuesto, puede tolerarse la baja resistencia en muchas circunstancias,
pero esto también depende del criterio del responsable de la construccibn.*
PRUEBAS l3E CARGA

.
!3ección 4.3.5.1 del Reglamento

“El concreto de la zona representada por los corazones se considera es-


tructuralmente adecuado si el promedio de los tres corazones es por lo me-
nos igual al 85 por ciento de f’c, y ningún corazdn tiene una resistencia
menor del 75 por ciento de f’c. (Para comprobar la precisión de la prueba
se pueden volver a probar los lugares que representen las resistencias du-
dosas de los corazones.) Si estos criterios de aceptación de resistencia no se
cumplen mediante las pruebas de corazones, y si las condiciones estructu-
rales permanecen en duda, la autoridad responsable puede ordenar que se
hagan pruebas de carga, como se expone en el capítulo 20, para la parte
dudosa de la estructura, o tomar otra decisidn adecuada a las circunstan-
cias. ”

Cuando las pruebas de los corazones no producen seguridad sobre la bon-


dad estructural, el responsable de la construcción, especialmente en los ca-
sos de sistemas de pisos y de techos, puede basar su decisión definitiva en
una prueba de carga (capítulo 20). Si no se hacen pruebas de carga y si el
tiempo y las condiciones lo permiten, se puede intentar mejorar la resisten-
cia del concreto ya colocado por medio de un curado húmedo suplementa-
rio. La efka+Aa de este procedimiento debe, por supuesto, comprobarse con
evaluaciones posteriores de resistencia mediante los procedimientos que ya
se han explicado.*
Debe observarse que las pruebas de corazones con un promedio de resis-
tencia del 85 por ciento de la resistencia especificada resultan muy realistas.
En cambio, es irreal esperar que las pruebas de corazones sean iguales a f’c,
pues las diferencias de tamaño de las muestras, las condiciones en que se
obtienen las muestras y los procedimientos de curado no conducen a valores
iguales.
Como ya se dijo, el Reglamento trata de garantizar la seguridad estruc-
tural, y las instrucciones de la seccion 4.3 del Reglamento se encaminan a

l Comentarios al Reglamento (Referencia 2), p. 14.


ese objetivo. El Reglamento no tiene la funcibn de asignar responsabilida-
des por deficiencias en resistencia, al margen de que se requieran medidas
de corrección. *

PREGUNTAS Y PROBLEMAS

1. flor qué se utiliza la desviación estándar, Q, para evaluar la confiabili-


dad de las pruebas de resistencia?

2. Supongamos que se han obtenido los siguientes resultados de pruebas de


concreto entregado para una estructura.

Prueba No. Cilindro 1, kg/cmz Cilindro 2, kg/cm‘J

: 247
238
202
257
251
210
4 242
227
219
237
8 247
262 ;zi
1: 280 269

10 282
303
292
295

Determínese la probabilidad de que las pruebas de resistencia sean infe.


riores a f’c-210 kg/cm2.

3. Expliquese por qué la evaluación efectuada en el problema 2 puede ob-


jetarse en lo que respecta a precisión.

4. Suponiendo que sea exacta la desviación estándar calculada en el proble-


ma 2, iqué resistencia promedio se necesitaría, según el Reglamento
ACI 318-71, para la resistencia especificada f’c, de 210 kg/cm2?

5. Empleando los requisitos del pro@lema 4 y el valor de cr del problema 2,


calcúlese la probabilidad de que ‘las pruebas de resistencia sean inferio-
res a f’c.

6. Explíquese por qué es necesario que la resistencia promedio % exceda


siempre de la resistencia especificada f’c.

7. LCuales son los criterios que se emplean en el Reglamento’para asegurar


que el concreto tiene calidad suficiente?

8. iInfluye la resistencia del concreto en su durabilidad?


9. Demuestre que la probabilidad de obtener un promedio de tres pruebas
de resistencia consecutivas inferiores a f’c es aproximadamente del 1 por
ciento, cuando la probabilidad de obtener pruebas individuales de resis-
tencia inferiores a f’c, es aproximadamente del 9 por ciento.

10. Disponemos de la siguiente información sobre una mezcla de concreto:

Cemento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 279 kg/m3


Agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166 kg/m3
Arena . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 711 kg/m3
Grava (tamaño máximo 13 mm)‘. . . . . 1607 kg/m3
Aire incluido . . . . . . . . . . . . . . . . .! . . . . 5 por ciento

Calcúlese el porcentaje de aire incluido en la fracción de mortero de


la mezcla.

ll. iDebe emplearse inclusibn de aire en un concreto estructural que no va


a estar expuesto a congelamiento y deshielo?

12. iCuál es el compuesto del cemento Portland que controla la resistencia


al ataque de los sulfatos alcalinos?

13. iCómo puede hacerse un concreto más impermeable?

14. Supongamos que se han hecho tres mezclas de prueba de concreto para
determinar la correlación entre la relación agua/cemento y la resisten-
cia. Se emplearon mezclas que contienen 279, 307 y 335 kg/m3, respecti-
vamente. Para producir un revenimiento de 8 cm, se necesitaron 172 kg
de agua por m3. Los resultados de la prueba de resistencia en cilindros
de 15x30 cm, probados a los 28 días, mostraron lo siguiente: 232, 264
y 281 kg/cm2, respectivamente. Si f ‘c = 200 y Q = 27, determínese la rela-
ción agua/cemento necesaria para producir un concreto aceptable.

15. Compárese el valor obtenido en la prueba del problema 14 con los requi-
sitos de la tabla 4.2.4 del Reglamento.

16. ¿Cuándo es adecuada la resistencia del concreto, de acuerdo con el Re-


glamento ACI 318-71?

17. Descríbase el procedimiento recomendable en un proyecto de construc-


ción cuando existen dudas respecto a la aceptabilidad del concreto.

18. Explíquese el procedimiento para evaluar la conveniencia de curar y pro-


teger el concreto en el sitio de la obra.
69
1. Comité ACI 214, “Recotnmended Practice. for Evaluation of Compression Test
Results of Field Concrete (ACI 214ti),” Ameritan Concrete Institute, Detroit,
1965, 29 pp.

2. Comité ACI 318, “Building Code Requirements for Reinforced Concrete (ACI 318-
71),” Ameritan Concrete Institute, Detroit, 1971, 78 pp.

3. Comit6 ACI 318, “Commentary on Building Code Requirements for Reinforced


Concrete (ACI 318-71),” American Concrete Institute, Detroit, 1971, 96 pp.

4. Paradine, C. G., y Rivett, B. H., Statistical Methods for Technologists, D. Van


Nostrand Company, Princeton, N. J., 1960, 288 pp.

-o()o-

/ Para pedidos, por correo o por teléfono, favor de dirigirse a:


SERVICIO DE LIBRERIA de
EDITORIAL LIMUSA, S. A. de C. V.
Ayuntamiento 112, Col. Centro. Delegacbn Cuauhtémoc, 06040. México, D. F

TeJéfonos: 521-41-45 * 521-41-46


Para pedidos al extranjero, a los teléfonos: 521-50-98 * 518-26-41 Ext. 3