Вы находитесь на странице: 1из 5

En 1889 Arrhenius escribió una famosa publicación –Estudios de dinámica química- donde propuso que las reacciones eran

activadas porque sólo las moléculas “calientes” en realidad pueden reaccionar. Eso condujo a la idea que la rapidez de una reacción
era determinada por la rapidez de colisión de las moléculas “calientes”. En 1918, Trautz y Lewis cuantificaron la idea mostrando que
la rapidez de una reacción era igual a la rapidez de la colisión, por la probabilidad de que la colisión conduzca a la reacción. El
modelo resultante se llamó Teoría de colisiones, el cual sigue vigente (Massel, 2001).

Actualmente, la Cinética de las Reacciones Químicas se considera una rama de la Termodinámica, la cual investiga los estados
intermedios (desequilibrios) de las transformaciones físico-químicas desde la variable tiempo, la cual es inherentemente
dependiente del camino que siguen tales procesos. Así sobre la base del concepto de reversibilidad en el equilibrio químico, desde
un enfoque macroscópico, es que parámetros como temperatura, presión, concentración, et

Arrhenius dedujo que la expresión de la velocidad puede escribirse como producto de un factor dependiente de la temperatura por
otro dependiente de la composición, es decir:
velocidad= f1(temperatura) f2(composición)
velocidad= Kf2 (composición)

En estas reacciones químicas, el factor dependiente de la temperatura se ajusta a la ecuación de Arrhenius.

En esta ecuación, K0 representa el factor de frecuencia y Ea, la energía de activación de la reacción.Con esta expresión nos
ajustamos a un amplio rango de temperaturas experimentales, siendo una primera aproximación para el estudio del efecto de la
temperatura sobre la ecuación cinética.

Con esta expresión podemos deducir;A temperatura constante cuanto mayor es la Ea, más pequeña será la constante de velocidad y
por lo tanto más lenta será la velocidad de reacción.Sin embargo, si las velocidades de reacción son rápidas, tendrán una Ea
pequeña.A partir de consideraciones termodinámicas, se obtiene la ecuación de Arrhenius. Para una reacción elemental cuyas
velocidades sean lo suficientemente rápidas y así alcanzar un equilibrio dinámico, la ecuación de van´t Hoff enuncia:

Suponiendo que la reacción sea:

donde K1 y K2 son las constantes de velocidad directa e inversa respectivamente. Las constantes de velocidad se relacionan entre sí
por medio de la siguiente expresión:

En la que si sustituimos la anterior, obtenemos:

El hecho de que la diferencia de derivadas sea igual a sugiere la posibilidad de que cada una de estas derivadas pueda igualarse a
un término de la forma:

Ei es el nivel energético
Integrando cualquiera de las dos últimas ecuaciones anteriores y suponiendo que la constante de integración sea ln K0, obtenemos
un resultado en forma de la ecuación de Arrhenius

Otra posible derivación de la expresión de Arrhenius está basada en el concepto de estado de transición o activado. Supongamos

que el producto C de la reacción sólo esté formado por la descomposición de una forma activada de los reactivos A y B,
a la que denominaremos (AB)*. La reacción tiene lugar por medio de las reacciones elementales siguientes:

Si la primera etapa es mucho más rápida que la segunda etapa la concentración de (AB)* la podremos expresar de esta forma:

donde K* es la constante de equilibrio para la formación de (AB)*. Utilizando esta última ecuación, la velocidad de reacción
(velocidad de formación de C) queda dada por la velocidad de la etapa de descomposición de primer orden

Si integramos la ecuación de van´t Hoff, reemplazando K por K*, el resultado será

siendo I la constante de integración. Al combinar estas dos últimas ecuaciones y comparándola con la ecuación de Arrhenius,
podemos decir:

Puesto que AB*, es la energía requerida para formar el estado activado a partir de A y B, es la expresión de Boltzmann para la
fracción de moléculas que tienen una energía en exceso de la energía promedio. Esto le da un significado a la energía de
activación E de la ecuación de Arrhenius. En la siguiente figura vemos que este valor es la barrera de energía que debe superarse
para formar (AB)* y finalmente el producto C.

Si tenemos en cuenta la reacción como de segundo orden en ambas direcciones; para que así que las moléculas
de H2 e I2 reaccionen dando IH, es necesario que antes choquen. Donde una cierta fracción de estas moléculas adquirirá la
energía de activación suficiente y formará moléculas activadas. En la siguiente figura se indica la naturaleza indefinida de los
enlaces del complejo activado por medio de líneas discontinuas. En esta situación el complejo activado puede dar lugar a
productos o bien se pueden formar de nuevo los reactivos de partida.
La teoría de Arrhenius es el primer paso para dar una interpretación molecular de los
procesos que ocurren en una reacción química. Sin embargo, la teoría no conduce a
resultados cuantitativos, por lo que se han desarrollado otras, que basándose en las
ideas de Arrhenius, pueden predecir en casos sencillos los resultados experimentales.

Para comprender desde el punto de vista submicroscópico, cómo es que una reacción se
lleva a cabo, es importante basarse en lo que se conoce como, Teoría de las colisiones. En ella
se consideran a las partículas, ya sean átomos, moléculas o iones, como pequeñas esferas
sólidas moviéndose de manera totalmente aleatoria. En esta teoría se contempla cumplir con
tres condiciones para considerar que las reacciones puedan ocurrir:

1. Las moléculas, átomos o iones de los reactivos deben chocar entre sí.

2. Los choques entre las moléculas, átomos o iones deben de ser con suficiente
energía.

3. Para que exista un reordenamiento en los átomos de las moléculas, átomos o iones de los reactivos, estos deben chocar con una
orientación determinada (orientación correcta), para así formar el “complejo activado”, consecuencia de lo que se conoce como el
“estado de transición”, que es un paso previo a la obtención de los productos.

Estas condiciones se pueden explicar en el siguiente ejemplo, en donde se analiza la posible reacción entre el hidrógeno (H2) y el Yodo (I2), ambas
sustancias en estado gaseoso:

H2 (g) + I2 (g) â 2HI (g)

En primer lugar las moléculas de ambas sustancias chocan entre sí, pero deben hacerlo de manera efectiva, es decir con la suficiente energía y
orientación correcta para que la reacción pueda ocurrir.
Obsérvese en la siguiente figura, en los casos (a), (b) y (c) el choque entre el hidrógeno y el yodo no es efectivo, consecuentemente no se obtuvo
yoduro de hidrógeno (producto de la reacción química). En el caso (d) sucedió lo contrario ya que el choque fue efectivo y por lo tanto si hubo
reacción. El modelo de esferas que representan un choque eficaz, también representan el “estado de transición” donde se forma el complejo
activado, que finalmente da lugar al
reordenamiento de los átomos, es decir la
aparición de los productos.

Colisión Vertical

Observe que la molécula de H2 se aproxima de la molécula de Cl2 con mucha velocidad. Enseguida, se chocan
violentamente formando dos moléculas de HCl que se alejan enseguida.
La primera colisión forma el complejo activado (dos moléculas de HCl). Esta colisión sucede con mucha velocidad y por
tanto más rápida y más efectiva. Torna la reacción química más rápida.
El estado intermedio de reacción, donde se forma el complejo activado es un estado de transición donde hay un alto valor
de energía involucrado.
El complejo activado es la especie química con mayor valor energético en toda la reacción química que tiene vida muy
corta.
ENERGÍA DE ACTIVACION (Eat)
Es la energía mínima que los reactivos precisan para que inicie la reacción química. Esta energía mínima es necesaria para
la formación del complejo activado.
Cuanto mayor la energía de activación, más lenta es la reacción porque aumenta la dificultad para que el proceso suceda.
Cuanto menor la energía de activación, menor la barrera de energía, más colisiones efectivas y por tanto una reacción más
rápida.
La energía de activación varía de acuerdo con el tipo de reacción química. En las reacciones endotérmicas ella es mayor
que en las exotérmicas.

Donde:

En esta teoría no se hace un estudio del movimiento de las partículas, sino de los cambios
energéticos del sistema donde se realiza la reacción. La hipótesis postula la existencia de una
especie llamada complejo activado que posee una estructura química entre los reactivos y los
productos, en la cual se han debilitado los antiguos enlaces y se han empezado a formar los
nuevos.

El complejo activado es muy inestable por su elevada energía y se descompone de forma casi
instantánea en los productos de la reacción.

La región próxima al máximo de energía se llama estado de transición y la diferencia de


energía entre el complejo activado y los reactivos es la energía de activación.

Si la energía de activación es pequeña, muchas moléculas alcanzarán el estado de transición


y la reacción será rápida.

Por otro lado, si el estado energético de los reactivos es mayor que el de los productos, la
reacción será exotérmica y, por el contrario, si el estado energético de los reactivos es menor que el de los productos, la reacción será
endotérmica.
Si aumentamos la temperatura, aumentamos la energía de los reactivos y por lo tanto, más moléculas podrán alcanzar la energía del complejo
activado y por lo tanto, mayor será la velocidad de la reacción.

Temperatura

Por norma general, la rapidez de reacción aumenta con la temperatura porque al aumentarla incrementa la energía cinética de las moléculas. Con
mayor energía cinética, las moléculas se mueven más rápido y chocan con más frecuencia y con más energía. El comportamiento de la constante de
rapidez o coeficiente cinético frente a la temperatura = lnA − (Ea / R)(1 / T2 − 1 / T1) esta ecuación linealizada es muy útil y puede ser descrito a
través de la Ecuación de Arrhenius K = Aexp( − EA / RT) donde K es la constante de la rapidez, A es el factor de frecuencia, EA es la energía de
activación necesaria y T es la temperatura, al linealizarla se tiene que el logaritmo neperiano de la constante de rapidez es inversamente
proporcional a la temperatura, como sigue: ln(k1 / k2) la hora de calcular la energía de activación experimentalmente, ya que la pendiente de la
recta obtenida al graficar la mencionada ley es: -EA/R, haciendo un simple despeje se obtiene fácilmente esta energía de activación, tomando en
cuenta que el valor de la constante universal de los gases es 1.987cal/K mol. Para un buen número de reacciones químicas la rapidez se duplica
aproximadamente cada diez grados centígrados

Para que exista una reacción química es necesario que las moléculas de los reactivos
colisionen entre sí.

La velocidad de una reacción química aumenta al aumentar:


 La temperatura.
La superficie de contacto (grado de división).
 La concentración de los reactivos.