Вы находитесь на странице: 1из 174

CUADERNO

DE

GRIEGO I

ANDALUCÍA – 1ª Edición

Prof. Juan J. Bossini

1
2
ÍNDICE. 7.1. La Época clásica (II): Atenas.
7.2. Grandes creaciones culturales: La Literatura.
UNIDAD 1. EL GRIEGO. 7.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Atalanta.
1.1. Etapas de la Historia de Grecia. Marco geográfico. Alejandro.
1.2. El alfabeto griego. Pronunciación. Signos de puntuación. Normas 7.4. Lengua griega: El tema de aoristo. Los adjetivos πολύς, πολλή, πολύ
básicas de transcripción. y μέγας, μεγάλη, μέγα. Los numerales.
1.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Gea y Urano. 7.5 Léxico griego. 7.5.1. Familias semánticas: El ser humano. 7.5.2.
1.4. Lengua griega: El griego: Una lengua flexiva. La declinación Helenismos: El cuerpo humano (I).
temática (Sustantivos y adjetivos). El artículo. Función de los casos. El APÉNDICE. La Historiografía griega.
presente de indicativo (voz activa) Actividades complementarias.
1.5. Léxico griego. 1.5.1. Familias semántcias: Dioses olímpicos, héroes, UNIDAD 8. LA ÉPOCA CLÁSICA (III): Las Guerras Médicas y las
seres y lugares mitológicos. 1.5.2. Helenismos: Elementos de la Guerras del Peloponeso.
Naturaleza. 8.1. La Epoca clásica (III): Las Guerras Médicas y las Guerras del
Apéndice. La escritura de la lengua griega: Desde sus primeros Peloponeso.
testimonios hasta la difusión del libro impreso. 8.2. Grandes creaciones culturales: El Arte y el Deporte.
Actividades complementarias. 8.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Jasón y
UNIDAD 2. LA CIVILIZACIÓN CRETENSE O MINOICA. Medea. Medea.
2.1. La Civilización cretense o minoica. 8.4. Lengua griega: Clases de adjetivos. Colocación del adjetivo en la
2.2. La sociedad cretense. La lineal A y la Lineal B. frase. Grados del adjetivo: Comparativo y superlativo. El tema de
2.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Europa. prefecto. El pluscuamperfecto. La reduplicación en los verbos
2.4. Lengua griega. Temas en -α. Adjetivos de tres terminaciones. compuestos.
Preposiciones que rigen un solo caso. 8.5. Léxico griego. 8.5.1. Familias semánticas: Las artes. 8.5.2.
2.5. Léxico griego. 2.5.1. Familias semánticas: Seres mitológicos. 2.5.2. Helenismos: El cuerpo humano (II).
Helenismos: Materia y forma. APÉNDICE. La Oratoria griega.
APÉNDICE. Los poemas homéricos. Actividades complementarias.
Actividades complementarias. UNIDAD 9. LA ÉPOCA HELENÍSTICA.
UNIDAD 3. LA CIVILIZACIÓN MICÉNICA. 9.1. La Época helenística.
3.1. La civilización micénica. 9.2. La Literatura helenística (Período alejandrino).
3.2. La sociedad micénica. La Lineal B. 9.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Polícrates.
3.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Helena. 9.4. Lengua griega: La voz media. Los pronombres personales. Los
Héctor y Aquiles. El final de la Guerra de Troya. pronombres adjetivos posesivos. El pronombre relativo.
3.4. Lengua griega: Pretérito imperfecto. Preposiciones que rigen dos 9.5. Léxico griego. 9.5.1. Familias semánticas: El gobierno.
casos. 9.5.2. Helenismos: La sociedad.
3.5. Léxico griego. 3.5.1. Familias semánticas: La guerra. 3.5.2. APÉNDICE. La epigrafía griega. Inscripciones griegas en Hispania.
Helenismos: Tiempo, espacio y movimiento. Carmina Epigraphica Graeca Hispaniae.
APÉNDICE. Hesíodo. Actividades complementarias.
Actividades complementarias. UNIDAD 10. LA ÉPOCA ROMANA.
UNIDAD 4. LA EDAD OSCURA. 10.1. La Época romana.
4.1. La Edad Oscura. 10.2. Escritores griegos de Época romana.
4.2. Nacimiento de la polis. 10.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Licurgo.
4.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Heracles. 10.4. Lengua griega: La voz pasiva. Los pronombres adjetivos
Las Amazonas. demostrativos. Pronombres adjetivos interrogativo e indefinido.
4.4. Lengua griega: La declinación atemática. Futuro de Indicativo. Pronombre relativo-indefinido.
Preposiciones que rigen tres casos. El infinitivo. 10.5. Léxico griego. 10.5.1. Familias semánticas: La política.
4.5. El léxico griego. 4.5.1. Familias semánticas: El tiempo y los 10.5.2. Helenismos: Acción I.
fenómenos naturales. 4.5.2. Helenismos: Los seres vivos. APÉNDICE. Hispania en las fuentes griegas. (II).
APÉNDICE. La Poesía lírica arcaica. Actividades complementarias.
Actividades complementarias. UNIDAD 11. BIZANCIO Y LA GRECIA MEDIEVAL.
UNIDAD 5. LA ÉPOCA ARCAICA. 11.1. Bizancio y la Grecia Medieval.
5.1. La Época arcaica. 11.2. Literatura bizantina.
5.2. Las colonizaciones. 11.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Prometeo.
5.2. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Odiseo. El mito de Prometeo. Teseo.
Odiseo y Circe. 11.4. Lengua griega: Los verbos contractos. Los modos subjuntivo y
5.4. Lengua griega: Temas en -ρ. Temas en -σ. El imperativo. optativo. La concordancia. La oración simple. La oración compuesta.
5.5. Léxico griego. 5.5.1. Familias semántcias: La Filosofía. 5.5.2. 11.5. Léxico griego. 11.5.1. Familias semánticas: Religión. 11.5.2.
Helenismos: La cantidad y el tamaño. Helenismos: Acción II.
APÉNDICE. Los griegos en Iberia. Arte griego en España. Hispania en APÉNDICE. La provincia Spania del Imperio Bizantino. Epigrafía
las fuentes griegas (I). griega de época bizantina en España.
Actividades complementarias. Actividades complementarias.
UNIDAD 6. LA ÉPOCA CLÁSICA (I): ESPARTA. UNIDAD 12. LA GRECIA MODERNA Y ACTUAL.
6.1. La Época clásica (I): Esparta. 12.1. Grecia en la Edad moderna y contemporánea.
6.2. Grandes creaciones culturales: La Filosofía y la Ciencia. 12.2. Literatura griega de la Época moderna y contemporánea.
6.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Orfeo. La 12.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Las Guerras
muerte de Orfeo. Médicas. El final de las Guerras Médicas.
6.4. Lengua griega: Temas en vocal -ι. Temas en vocal -υ. Temas en 12.4. Lengua griega: El griego y el lenguaje científico.
diptongo -ευ. Sustantivos irregulares. El participio. 12.5. Léxico griego: Derivación y composición.
6.5. Léxico griego. 6.51. Familias semánticas: Las ciencias. 6.5.2. APÉNDICE. El griego moderno.
Helenismos: Ciencia y técnica. Actividades complementarias.
APÉNDICE. El Teatro griego clásico.
Actividades complementarias. ANEXO: Vocabulario.
UNIDAD 7. LA ÉPOCA CLÁSICA (II): ATENAS.

3
4
UNIDAD 1. EL GRIEGO.
Índice.
1.1. Etapas de la Historia de Grecia. Marco geográfico.
1.2. El alfabeto griego. Pronunciación. Signos de puntuación.
Normas básicas de transcripción.
1.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Gea y
Urano.
1.4. Lengua griega: El griego: Una lengua flexiva. La
declinación temática (Sustantivos y adjetivos). El artículo.
Función de los casos. El presente de indicativo (voz activa)
1.5. Léxico griego. 1.5.1. Familias semántcias: Dioses olímpicos,
héroes, seres y lugares mitológicos. 1.5.2. Helenismos:
Elementos de la Naturaleza.
Apéndice. La escritura de la lengua griega: Desde sus primeros
testimonios hasta la difusión del libro impreso.
Actividades complementarias.

1.1. Etapas de la Historia de Grecia. Marco geográfico.

1.1.1. Etapas de la Historia de Grecia.


- Civilizaciones de Grecia:
1. Civilización egea y cicládica (prehistóricas).
2. Civilización minoica (2000-1400 a.C.).
3. Civilización micénica (1600-1200 a.C.).
- Grecia antigua:
1. Edad oscura o arcaica (ss. VIII-V a.C.).
2. Época clásica (V-IV a.C.).
3. Época helenística (III-II a.C.).
4. Época romana (II a.C.-IV d.C.).
- Grecia bizantina y medieval (ss. V-XV).
- Dominación otomana.
- Grecia moderna y contemporánea (ss. Fianles del XIX a la actualidad).
1.1.2. Marco geográfico de la Grecia antigua..
1.1.2.0. Introducción.
El pueblo griego habitó, como en su tierra madre, en la península que hoy llamamos Grecia, pero
desde muy pronto se lanzó al mar e hizo de él una segunda patria estableciéndose en islas y riberas del mar
Mediterráneo. Este medio geográfico ofrecía al griego un panorama de extraordinaria belleza y variedad, de clima en
general suave y benigno. Pero las tierras, salvo excepciones, no eran demasiado fértiles. Por otra parte, en la Grecia
continental la complejidad del sistema montañoso -constituido por las derivaciones meridionales del gran sistema alpino
que se prosiguen bajo las aguas del mar emergiendo por doquier en innumerables islas- entorpecía la vida y las
relaciones de las ciudades griegas; por ello, no es de extrañar que desde un principio fuese el mar para los inquietos
griegos el camino natural, como todavía lo sigue siendo en gran medida. Desde época muy temprana. fueron los griegos
grandes marinos.
1.1.2.1. Las grandes zonas geográficas.
Las fronteras de la antigua Hélade no fueron constantes a lo largo de la historia. Por el contrario,
cambiaron notablemente al compás de los acontecimientos políticos y sociales que impulsaron a los griegos a buscar
nuevos horizontes. Ateniéndonos al escenario en que los griegos de la época clásica desenvolvieron su existencia,
podemos distinguir cuatro grandes zonas: Grecia continental, Grecia insular, Grecia asiática, Grecia colonial.
- Grecia continental. Comprende varias regiones que, en la antigüedad, constituyeron estados o poleis autónomos o
englobaban varias poleis. En la zona septentrional -bajo la Iliria y la Tracia, no griegas- se extendían Macedonia (largo
tiempo marginada), Epíro y Tesalia. En la zona central y de oeste a este se suceden: Acarnania, Etolia, Fócide, las
Lócrides, Dóride, Beocia y Ática. En la zona del Istmo, las poleis de Mégara, Corinto y Sicione. En la zona meridional
se extiende la península del Peloponeso que comprendía varias regiones menores: Acaya, Élide, Argólide, Laconia y
Mesenia.

5
- Grecia insular. En los mares que rodean la península griega -Jónico, Tracio, Egeo y Crético en las denominaciones
antiguas- son abundantes las islas. Al oeste, en el mar Jónico, se suceden de norte a 'Sur las siguientes: Corcira (hoy,
Corfú), Léucade, Ítaca, Cefalonia y Zacinto. Al este, en el mar Tracio, las grandes islas de Tasos, Samotracia, Imbros y
Lemnos. En el mar Egeo, de norte a sur, se encuentran entre otras las siguientes: Esciros, la gran isla de Eubea apenas
desprendida de la masa continental y como recostada sobre las costas del Ática, junto a estas mismas costas, al Sur, las
ilustres Salamina y Egina; el grupo numerosísimo de las Cíclades o Cícladas -entre ellas, Andros, Ceos, Paros, Naxos,
la sagrada Delos, Miconos, Melos, Amorgos, Tera (hoy Santoriní), etc. Junto a la costa asiática, de norte a sur, Lesbos,
Quíos, Samos y las Espórades o Espóradas a cuyo grupo corresponden Cos y Rodas. En el mar Crético y a notable
distancia del continente, la gran isla de Creta.
- Grecia asiática. Ya los aqueos, primeros invasores indo-europeos en Grecia, iniciaron la expansión hacia el Asia en
expediciones de conquista, de desarrollo mal conocido. A ellos se debe la primera fundación de Mileto. Su política de
expansión los llevó finalmente al enfrentamiento con Troya. Más tarde, los emigrantes aqueos y jonios, desplazados del
continente por la llegada de los dorios; se dirigieron también hacia las costas asiáticas donde fundaron numerosas
ciudades que constituyeron poleis o estados independientes. Todas ellas eran puertos naturales de excelentes
condiciones que en brevísimo tiempo se convirtieron en ciudades prósperas donde toda actividad encontraba asiento. La
Grecia asiática vino a ser pionera en toda clase de realizaciones: poesía, filosofía, ciencia, arte, navegación. Las
ciudades más notables, escalonadas de norte a sur, son las siguientes: Elea, Cumas o Cime, Focea, Esmirna,
Clazómenas, Éfeso, Mileto, Halicarnaso y Cnido. Muchas de ellas intervinieron en la gran gesta colonial que se
desarrolló durante más de dos siglos -VIII al VI- en toda la extensión del Mediterráneo.
- Grecia colonial. Las luchas sociales y el desarrollo demográfico provocan entre los siglos VIII al VI el desplazamiento
de griegos procedentes de diversas ciudades del continente y de Asia, que se lanzaron con sus naves al mar en busca de
tierras donde asentarse. Este hecho es el que conocemos con el nombre de colonización griega en el Mediterráneo. Las
ciudades fundadas son emporios, es decir, establecimientos comerciales. Constituyen po- leis o . estados autónomos,
vinculados a la metrópoli por lazos meramente religiosos. Aun omitiendo muchas de ellas, citaremos las más notables:
- colonias en la Propóntide y en el Ponto Euxino: Sesto, Bizancio, Olbia, Trapezunte, Abido.
- colonias en la Tracia: Abdera, Anfipolis, Olínto, Potidea.
- colonias en Macedonia: Terma y Pidna.
- colonias en el sur de Italia (Magna Graecia): Tarento, Síbaris, Crotona, Neápolis (Nápoles, llamada primeramente
Partenopea) y, más al norte, en las costas etrurias, la sagrada Cumas. - colonias en Sicilia: Hímera, Siracusa, Gela,
Agrigento, Selínui te, todas en las zonas costeras.
- colonias en el Mediterráneo occidental: Alalia en Córcega; Massalia (Marsella) en el sur de Francia, la cual a su vez
colonizó el Levante español: Rode (Rosas), Emporion (Ampurías) , Hemeroscopion (Sagunto probablemente, o quizá
Denía), y llegó a las costas de Almería y aun a las de Málaga.
- colonias en el norte de África: N aucratis en el delta del Nilo, Cirene en Libia.
También se establecieron en Chipre, donde muy pronto entraron en contacto con los fenicios de quienes
recibieron el alfabeto, así como una muy cuidada técnica marinera.
Bien pudo decir Platón el Cómico, en gráfica frase, que los heleno s se asomaban a las aguas del Mediterráneo
«como ranas en torno a la charca».
Llevaron también los griegos sus navegaciones al Atlántico, pero su expansión fue detenida ya en pleno siglo
VI por los cartagineses.
Rebasada la época clásica, en tiempos de Alejandro, el mundo griego conoce una expansión espectacular
realizada ahora bajo el signo de la conquista bélica. Con ella alcanzan los griegos las riberas del Indo en Asia y las
tierras de la Nubia en África. Su expansión hacia Occidente, planeada ya por Alejandro, no pudo llevarse a cabo por la
prematura muerte del caudillo y por la pujanza incontenible de Cartago, la ciudad llamada a enfrentarse con Roma y a
sucumbir ante ella.
1.1.2.2. Montes, ríos y llanuras.
- La Grecia continental ofrece un suelo erizado de montañas que ocupan el 80 por 100 de la superficie total. No
alcanzan, en general, gran elevación, a excepción del Olimpo, la morada de los dioses, que alza sus casi 3.000 metros en
la zona septentrional de la península. Le siguen en elevación el Parnaso en la Fócide y el Taigeto y Erimanto en el
Peloponeso. Los montes del Ática casi nunca rebasan los 1.000 metros, pero, en cambio, sus nombres brillan a gran
altura: Licabeto, Himeto y Parnés, próximos a Atenas, juntamente con el Pentélico, magnífica mole de blanquísimo
mármol, y el Laurión que se asoma sobre el mar.
El carácter montañoso del terreno y la ausencia de vías adecuadas de comunicación -que aún persiste en gran
medida- impulsó a los griegos a utilizar el mar, sobre todo el Egeo, como pontos o camino para sus desplazamientos.
2.1.2.2. La tierra griega, accidentada y frecuentemente sacudida por asoladores terremotos; no fue ni es una
tierra fértil. Las lluvias son escasas y escasas también las vías fluviales de alguna importancia. A excepción de unos
pocos, los ríos griegos son de carácter torrencial: sus cauces, secos normalmente en verano, fácilmente se desbordan
bajo los efectos de las tormentas. Tal es el caso de los ríos áticos Iliso y Cefiso y del espartano Eurotas. Y sin embargo,
o quízá por eso mismo, los griegos tributaron religiosa veneración a sus ríos y fuentes. Algunos conservan su caudal
durante todo el año: el Peneo que riega la llanura de Tesalia, el Aqueloo -navegable incluso- en Etolia y el Alfeo en la

6
Élide, cerca de Olimpia.
- No hay grandes llanuras en la Grecia continental y en general aparecen rodeadas de montañas. La actividad humana se
concentra en estas zonas, próximas siempre a las cuencas fluviales; en ellas, el suelo es más fértil, rico en pastos y
cereales. La más extensa es la de Tesalia, en la zona norte, famosa por los caballos que se criaban en sus praderas. Son
también importantes la de Beocia, rica en cerales, y la Mesogea -entre Atenas y el Laurión-, poblada de viñedo s y
olivos y que, desde época temprana, constituyó una de las pocas fuentes de riqueza del Ática. En cambio, las llanuras de
Eleusis y Maratón no sólo no eran fértiles, sino que por su carácter pantanoso constituían zonas muy insalubres.
Ni entonces ni ahora se ha mostrado generoso el suelo griego, dadas las condiciones de su relieve y la
sequedad del clima. Esto justifica uno de los rasgos más salientes del carácter griego: la sobriedad.
- Costas, ciudades y puertos.
Si accidentado es el relieve que ofrece Grecia continental, no menos accidentadas son sus costas que tan
singular perfil comunican a la península helénica. Incontables cabos y golfos e innumerables penínsulas y subpenínsulas
se suceden, esmaltándose el litoral de numerosos puertos naturales, especialmente en la zona oriental. La costa
occidental muestra un desarrollo mucho menor y es de carácter más abrupto.
El extraordinario desarrollo de las costas hace de Grecia un país esencialmente marítimo. Desde época muy
temprana la vida helénica se proyecta hacia el mar y surgen agrupaciones humanas en las zonas del litoral. Pero también
en el interior se constituyen núcleos de población, particularmente en las zonas llanas y en los valles. En cualquier caso,
el mar siempre está cerca, a menos de 100 km en las regiones más recónditas.
Entre las ciudades asentadas en el interior de la Grecia continental, en época antigua, gozan de justo renombre
las siguientes: Delfos, la ciudad de Apolo, en la Fócide; Tebas, la de siete puertas, en Beocia y, próximas a ella,
Queronea y Platea; en el Ática, la sagrada Eleusis y Atenas. En el Peloponeso, Olimpia y Elis, escenario y cuna de los
Juegos, en la región de Élide; las legendarias Argos, Micenas y Tirinte en la Argólide, y, próxima a éstas, Epídauro,
ciudad-santuario de Asclepio; en la Laconia, Esparta.
Ya antes de su gran expansión colonial dispusieron los griegos de excelentes puertos en las costas del
continente patrio, particularmente en la zona del Egeo. Son célebres Calcis y Eretria, asentados en la isla de Eubea: de
ellos salieron las primeras expediciones de colonos. En el Ática, los tres puertos naturales: Pireo, Zea y Muniquia que se
unían a la ciudad en tiempos de Pericles por los llamados «muros largos». Corinto y Mégara, sobre el istmo de Corinto.
Patras en la costa de Acaya, al norte del Peloponeso; Pilo, recuerdo de la grandeza «mícénica» en la Mesenia y Gition,
único puerto de la Laconia. La isla de Creta también poseía puertos notables, algunos de los cuales conocieron vida muy
próspera en épocas antegriegas; el más notable es el de Cnoso (actual Heraklíon),

1.2. El alfabeto griego. Pronunciación. Signos de puntuación. Normas básicas de transcripción.

- EL ALFABETO GRIEGO.
NOMBRE MAYÚSCULA MINÚSCULA PRONUNCIACIÓN
alfa Α α a
beta Β β b
gamma Γ γ ga, gue, gui, go, gu
delta Δ δ d
épsilon Ε ε e
dseta Ζ ζ ds
eta Η η e
zeta Θ θ z
iota Ι ι i
kappa Κ κ k, c
lambda Λ λ l
mi Μ μ m
ni Ν ν n
xi Ξ ξ x (ks)

7
ómicron Ο ο o
pi Π π p
rho Ρ ρ r
sigma Σ σ/ς1 s
tau Τ τ t
ípsilon Υ υ i
fi Φ φ f
ji Χ χ j
psi Ψ ψ ps
omega Ω ω o
– Vocales.
En griego hay siete fonemas vocálicos. Según su cantidad pueden ser largos o breves. Son siempre breves ε y
ο, y son siempre largos η y ω. Pueden ser largas y breves α, ι y υ. Los diptongos son αι, ει, αυ, ευ, ου (y también υι). En
los diptongos formados por un primer elemento largo (αι, ηι, ωι), la ι no se pronuncia y se suscribe: ᾳ, ῃ, ῳ; se conoce
con el nombre de iota suscrita.
– Consonantes.
sonoras sordas aspiradas
labiales β π φ
oclusivas
dentales δ τ θ
guturales γ κ χ
líquidas λ, ρ
nasales μ, ν
silbantes simples σ(ς)
compuestas ζ, ξ, ψ
- PRONUNCIACIÓN.
No sabemos con exactitud cómo pronunciaban los antiguos griegos; nosotros seguimos la norma de Erasmo de
Rotterdam, según el cual, cada grafía se pronuncia manteniendo su valor fonético aislado, sistema conocido como
erasmiano o etacista.
Existen algunas normas especiales de pronunciación:
– La γ ante las guturales γ, κ, χ y de ξ se pronuncia como si fuese una n; ej.:
– ἄγγελος [ánguelos].
– La letra υ se lee como una i en caso de no ir acompañada de ninguna otra vocal; ej.:
– μῦς [mis].
La υ se pronuncia como u en los diptongos αυ y ευ; ejs.:
– αὐτός [autós],
– εὖρος [euros].
En cambio, el diptongo ου se pronunica u; ej.;
– τοῦτο [tuto].
– La doble grafía λλ se pronuncia como doble l; ej.:
– ἀλλά [al-la].
1.4.1. Espíritus y acentos.
– Espíritus.
En griego, toda ocal inicial lleva un signo llamado espíritu, que puede ser:

1 La σ se escribe en posición inicial e intermedia, y la ς en posición final; ejs:


- σελήνη;
- προσβάλλω;
- καλός.

8
– áspero (῾): se pronuncia como una j; ej.:
– Ἑλλάς [jel-lás].
– suave (᾿): no se pronuncia; ej.:
– ἀνδρεία [andreia].
– Acentos.
El griego depende dispone de tres acentos diferentes:
– El acento agudo (´): puede encontrarse sobre la vocal de cualquiera de las tres últimas sílabas de una
palabra, tanto si la vocal es larga como si es breve; ejs.:
– ἀγρός, γάλα, βέβαιος.
Cuando el acento agudo recae en la antepenúltima sílaba es necesario que la última sea breve.
– El acento grave (`): se encuentra en la sílaba final de la palabra y sustituye al acento agudo cuando la
palabra no va seguida de ningún signo de puntuación; no aparece en palabras aisladas; ejs.:
– πολὺ, καὶ, ἀγαθὸν.
– El acento circunflejo (῀): aparece sólo sobre vocales largas o diptongos; puede aparecer en una de las dos
últimas sílabas de la palabra; ej.:
– καλῶς, δῆμος.
– En griego existen un grupo reducido de palabras sin acento propio, son las palabras átonas, que se unen a
la palabra tónica inmediata para formar un grupo fónico o unidad tónica; ejs.:
– ἀνήρ τις [anertis];
– οὐ κακός [ukakós].
Estas palabras se llaman enclíticas si se unen a la palabra tónica precedente y proclíticas si se unen a
la palabra tónica siguiente.
- SIGNOS DE PUNTUACIÓN..
En griego existen los siguientes signos de puntuación:
– El punto (.) y la coma (,) se utilizan con el mismo valor que en español.
– El punto alto (·) equivale al punto y coma o a los dos puntos del español.
– El signo griego de interrogación es el punto y como (;).
- Normas básicas de transcripción.
Las palabras cultas procedentes del griego mantienen los cambios fonéticos que provoca su transformación al latín y al
español.
1. El diptongo αι se transcribe e. Αἴγυπτος [Egipto]
2. El diptongo ει se transcribe i. Ἡράκλειτος [Heráclito]
3. El diptongo οι se transcribe e, a través de la evolución Οἰδίπους > Oedipus > Edipo
latina oe.
4. Los diptongos αυ, ευ se transcriben au, eu. αὐτονομία [autonomía]
εὐφονία [eufonía]
5. El diptongo ου se transcribe u. Οὐρανός [Urano]
6. Si los diptongos αυ, ευ, ου se encuentran ante vocal, la υ, εὐαγγέλιον [evangelio]
segundo elemnto del diptongo, se transcribe v.
7. La ζ, en latín z, se transcribe z. Βιζάντιον > Bizantium > Bizancio
8. La κ, en latín c, se transcribe c. Κάσσανδρα [Casandra]
9. La θ se transcribe t, a través del latín th. θέατρον > theatrum > teatro
10. La φ, en latín ph, se transcribe f. φιλοσοφία > philosophia > filosofía
11. La ψ, en latín ps, se transcribe ps. ψυχιατρεία [psiquiatría]
12. El espíritu áspero inicial (῾) se transcribe h. ἱππικός [hípico]
13. La υ se transcribe i. πυραμίδα [pirámide]
14. La χ delante de e, i, se transcribe qu; ante consonante o χίμαιρα [quimera]
vocal a, o, u se transcribe c. χρονολογία [cronología]
Actividades: Transcribe los siguientes nombres de escritores famosos:

9
Άριστοτέλης, 'Αριστοφάνης, Δημοσθένης, Ήρόδοτος, Θεόκριτος, Καλλίμαχος Πίνδαρος, Πλάτων.

1.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Gea y Urano.

Gea y Urano.
Ὁ Χάος πρῶτος ἐστιν. ἔπειτα ἡ Γῆ ἐστιν. ὁ Χάος ϑεός ἐστιν. ἡ Γῆ ἐστι ϑεά. ὁ Χάος καὶ ἡ Γῆ ϑεοί εἰσιν. Ὁ
Ἔρος καὶ ϑεός ἐστιν. ὁ Ἔρος καλὸς καὶ ἀγαϑός ἐστιν. ὁ Χάος καὶ ἡ Γῆ καὶ ὁ Ἔρος ϑεοί καὶ ἀϑάνατοί
εἰσιν. ἔπειτα ὁ Οὐρανός ἐστι καὶ ὁ Πόντος καὶ ὁ Ὠκεανός. Ἐν τῷ οὐρανῷ εἰσιν ὁ Ἥλιος καὶ ἡ Σελήνη. οἱ
ϑεοί εἰσιν ἐν τῷ Ὀλύμπῳ. οἱ ϑεοὶ οἰκοῦσι τὸν Ὄλυμπον. οἱ ϑεοὶ ποιοῦσι τὸν κόσμον. ἔπειτα ἡ Νύξ ἐστι
καὶ ἡ μέλαινα ϑεὰ τίκτει τὸν Θάνατον· τίκτει καὶ τὸν Ὕπνον. πρῶτον μὲν οἱ ϑεοὶ καὶ οἱ ἄνϑρωποι
συνοικοῦσιν. ἔπειτα δὲ οἱ ϑεοὶ τὸν Ὄλυμπον οἰκοῦσι, ἀλλὰ οἱ ἄνϑρωποι οἰκοῦσι τὴν γῆν. ὁ μὲν ϑεῖος
βίος οὔποτε τελευτὴν ἔχει, ὁ δὲ ἀνϑρώπινος βίος ἀεὶ ἀρχὴν καὶ τελευτὴν ἔχει. οἱ γὰρ ϑεοὶ ἀϑάνατοί εἰσι,
καὶ οἱ ἄνϑρωποι ϑνητοί· οἱ μὲν μακάριοι, οἱ δὲ ἄϑλιοί εἰσιν· οἱ μὲν δυνατοί, οἱ δὲ οὐ δυνατοί εἰσιν.
Hesíodo fue el primero en organizar el mundo mítico griego. En sus poemas Teogonía y Los trabajos y los días
estableció una genealogía de los dioses y explicó míticamente la realidad humana: cuatro razas de hombres ha habido
desde el principio de los tiempos.
καὶ οἱ ϑεοὶ καὶ αἱ ϑεαὶ ἀεί βασιλεύουσιν. πρῶτον μὲν ὁ Κρόνος βασιλεύει καὶ τὸν χρύσεον ἄνϑρωπον
ποιεῖ. οἱ χρύσεοι ἄνϑρωποί εἰσι μακάριοι· τὸν πόνον οὐ γιγνώσκουσι, καὶ ἡ γῆ φέρει ἀγαϑὴν τροφὴν.
τέλος δὲ ὁ ϑάνατος οὐκ ἔχει τὸν χρύσεον ἄνϑρωπον, ἀλλὰ ὁ ὔπνος ἔχει. δεύτερον δὲ ὁ ϑεὸς τὸν
ἀργύρεον ἄνϑρωπον ποιεῖ, ἀλλὰ οἱ ἀργύρεοι ἄνϑρωποι τὸν ϑεὸν οὐ ϑεραπεύουσιν. οἱ ϑεοὶ καὶ αἱ ϑεαὶ
κατὰ γῆν κρύπτουσι τὸν ἀργύρεον ἄνϑρωπον. τρίτον δὲ ὁ Ζεὺς τὸν χάλκεον ἄνϑρωπον ποιεῖ. Οἱ
χάλκεοι ἄνϑρωποι ἀδικοί εἰσι καὶ τὸν πόλεμον ἐϑέλουσιν· ὁ ἄνϑρωπος τὸν ἄνϑρωπον κτείνει. ἔπειτα δὲ
ὁ Ζεὺς τὸν δίκαιον ἄνϑρωπον ποιεῖ· οἱ γὰρ ἡμίϑεοί εἰσιν. οἱ ἡμίϑεοι δυνατοί εἰσι καὶ οἱ ϑεοὶ φόβον
ἔχουσιν. οἱ οὖν ϑεοὶ τὸν πόλεμον φέρουσιν. ὁ οὖν δεινὸς πόλεμος τὸν δίκαιον ἄνϑρωπον κτείνει. τέλος
δὲ οἱ σιδήρεοι ἄνϑρωποι τὴν γῆν οἰκοῦσιν. χαλεπὸν βίον ἔχουσιν ἐν τῇ γῇ.
La raza de los hombres sufre un proceso de degeneración desde su áurea cración por Cronos hasta la fatigosa y
doliente edad de hierro. Por el contrario, la sucesión divina puede representar un proceso civilizador. Al primigenio
Urano va a suceder, tras un brutal enfrentamiento por el poder, su hijo Cronos, una divinidad un poco más cercana a los
rasgos antropomórficos tan queridos para los griegos. (Ver explicaciones y actividades infra)
ὁ Οὐρανὸς καὶ ἡ Γῆ υἱοὺς τίκτουσι, ἀλλὰ ὁ Οὐρανὸς τοὺς υἱοὺς ἐν τῇ Γῇ κρύπτει καὶ τῆν Γῆν ὀργίζει. ὁ
Κρόνος υἱὸς τοῦ Οὐρανοῦ καὶ τῆς Γῆς ἐστιν· ὁ Κρόνος δεινός ἐστιν. ἡ οὖν Γῆ ἅρπην ποιεῖ καὶ τὸν Κρόνον
πείϑει. πρῶτον μὲν ὁ Κρόνος τὴν ἅρπην λαμβάνει καὶ τὴν τῆς Γῆς βουλὴν ἀκούει· ἔπειτα δὲ τὰ τοῦ
Οὐρανοῦ αἰδοῖα τέμνει καὶ εἰς τὸν πόντον ῥίπτει. ὁ τοῦ πόντου ἀφρὸς τὴν Ἀφροδίτην ἐκεῖ τίκτει.

- Explicaciones gramaticales y actividades.


Siempre que nos enfrentamos a la traducción de un texto, es necesaria una labor previa: se trata de determinar
los rasgos morfológicos de los diferentes sintagmas para asignarles su valor sintáctico: del acierto en este análisis
morfosintáctico dependerá decisivamente el grado de corrección de la traducción. Tomando como referencia la primera
oración, vamos a exponer cuáles son las pautas que se deben seguir.
El verbo es el núcleo de cualquier oración; en consecuencia, su detección ha de ser nuestro punto de partida: en
la primera oración encontramos tres sintagmas cuyas terminaciones nos permiten identificarlos como verbos: τίκτουσι
(3a pers. pl.), κρύπτει y ὀργίζει (3a pers. sg.); estos verbos están relacionados entre sí por medio de las conjunciones
ἀλλά (adversativa) y καί (copulativa).
Después de localizar los sintagmas verbales, debemos buscar su sujeto. Como entre sujeto y verbo siempre
existe concordancia en número y persona, el sujeto de τίκτουσι habrá de estar expresado por un sustantivo en
nominativo (el caso de la función de sujeto) plural o por más de uno en nominativo singular: ὁ Οὐρανὸς καὶ ἡ Γῆ; y el
de κρύπτει καὶ ὀργίζει por un sustantivo en nominativo singular: ὁ Οὐρανός.
Una vez establecida la relación predicativa entre sujeto y verbo, hay que analizar los restantes sintagmas: τοὺς
υἱούς, τὴν Γῆν son acusativos, luego cumplirán la función de complemento directo en sus respectivas oraciones; el
sintagma preposicional ἐν τῇ Γῇ, por su parte, es complemento circunstancial.
Llegados a este punto, con la ayuda del vocabulario y respetando el análisis efectuado, estamos en condiciones
de traducir: 'Urano y Gea engendran hijos, pero Urano oculta a los hijos en (el interior de) Gea e irrita a Gea'.

10
Actividades:
1. Lee en voz alta el texto.
2. Analiza morfosintácticamente las oraciones del texto y tradúcelas.

1.4. Lengua griega: El griego: Una lengua flexiva. La declinación temática (Sustantivos y adjetivos. El
artículo). Función de los casos. El presente de indicativo (voz activa).

- EL GRIEGO: UNA LENGUA FLEXIVA.


El griego, como el latín, es una lengua flexiva. Se produce una variación en las terminaciones de los sintagmas
nominales y verbales: este procedimiento se llama flexión. Las variaciones que se dan en los sustantivos y adjetivos constituyen la
declinación; las modificaciones de los verbos conforman la conjugación.
- LA DECLINACIÓN TEMÁTICA.
- SUSTANTIVOS Y ADJETIVOS.
Sustantivos:
Singular Plural
masc./fem. neutro masc./fem. neutro
nominativo ἀγρ-ός βιβλί-ον ἀγρ-οί βιβλί-α
vocativo ἀγρ-έ βιβλί-ον ἀγρ-οί βιβλί-α
acusativo ἀγρ-όν βιβλί-ον ἀγρ-ούς βιβλί-α
genitivo ἀγρ-οῦ βιβλί-ου ἀγρ-ῶν βιβλί-ων
dativo ἀγρ-ῷ βιβλί-ῳ ἀγρ-οῖς βιβλί-οις
Adjetivos:
– De dos terminaciones (-ος, -ον): Se declinan como los sustantivos en -ο; el género masculino y el femenino tienen la
misma forma.
singular plural
masc./fem. neutro masc./fem. neutro
nominativo βροτ-ός βροτ-όν βροτ-οί βροτ-ά
vocativo βροτ-έ βροτ-όν βροτ-οί βροτ-ά
acusativo βροτ-όν βροτ-όν βροτ-ούς βροτ-ά
genitivo βροτ-οῦ βροτ-οῦ βροτ-ῶν βροτ-ῶν
dativo βροτ-ῷ βροτ-ῷ βροτ-οῖς βροτ-οῖς
- EL ARTÍCULO.
singular plural
masc. fem. neutro masc. fem. neutro
nominativo ὁ ἡ τό οἱ αἱ τά
acusativo τόν τήν τό τούς τάς τά
genitivo τοῦ τῆς τοῦ τῶν τῶν τῶν
dativo τῷ τῇ τῷ τοῖς ταῖς τοῖς

11
- FUNCIÓN DE LOS CASOS.
casos ejemplos
El nominativo: Realiza las funciones de sujeto y de atributo; Ὁ ἴππος ἐστι μικρός.
también puede ser predicativo del sujeto. El caballo es pequeño.
El vocativo: Equivale a una exclamación. Ὦ θεοί, πιστεύομεν ὑμῖν.
¡Oh dioses! Confiamos en vosotros.
El acusativo: Es el caso del complemento directo; también puede Ὁ ἀγρὸς καρπούς φέρει.
expresar, precedido de una preposición, el lugar hacia donde nos El campo produce frutos.
dirigimos; también puede ser predicativo del complemento Ὁ γεωργὸς εἰς τὸν ἀγρρὸν βαίνει.
directo. El campesino anda hacia el campo.
El genitivo: Es el caso del complemento del nombre; precedido Ὁ οἶκος τοῦ διδάσκαλου μέγας ἐστιν.
de preposición puede expresar diversos complementos La casa del maestro es grande.
circunstanciales. Ἐγὼ ἐκ τοῦ ἱπποδρόμυο ἐκβαίνω.
Yo salgo del hipódromo.
El dativo: Es el caso del complemento indirecto; precedido de Σὺ τὸ δῶρον τῷ υἱῷ δίδως.
preposición puede hacer la función de complemento Tú ofreces el regalo a tu hijo.
circunstancial, para expresar el lugar donde nos encontramos y el Οἱ γεωργοὶ ἐν τοῖς ἀγροῖς σὺν τοῖς ἵπποις γεωργοῦσιν.
valor instrumental Los campesinos trabajan en los campos con caballos.
- EL PRESENTE DE INDICATIVO.
Verbo temático Verbo atemático
φέρω “llevar” εἰμί “ser, estar”
1ª ἐγώ φέρ-ω εἰμί
sg.2ª σύ φέρ-εις εἶ
2
3ª αὐτός φέρ-ει ἐστί(ν)
1ª ἡμεῖς φέρ-ομεν ἐσμέν
pl.2ª ὑμεῖς φέρ-ετε ἐστέ
3ª αὐτοί φέρ-ουσι εἰσί(ν)
– Paradigma de presentes de indicativo atemáticos:
τίθημι “colocar” δίδωμι “dar” φημί “decir”
1ª τίθημι δίδωμι φημί
sg.2ª τίθης δίδως φής
3ª τίθησι δίδωσι(ν) φησί(ν)
1ª τίθεμεν δίδομεν φαμέν
pl.2ª τίθετε δίδοτε φατέ
3ª τιθέασι(ν) διδόασι φασί(ν)

1.5. Léxico griego.

1.5.1. Familias semánticas: Dioses, héroes, seres y lugares mitológicos.


Ἀδράστεια –ας: Adrastea. Ἀμμων, ωνος: Amón, un adivino.
Ἀθηνᾶ ᾶς, ἡ; Atenea (diosa de la inteligencia y protectora Ἀμφιτρύων, ωνος: Anfitrión, rey de Micenas, esposo de
de la ciudad de Atenas). Alcmena, la madre de Heracles.
Ἅιδης –ου: Hades (infierno). Ἀνδρομέδαν: Ἀνδρομέδα-ης: Andrómeda.
Αἴολος, -ου: Eolo, padre de Sísifo. Ἀνθεμοῦς, -οῦντος, m.: Antemunte.
Ἀληκτώ -οῦς: Alecto. Ἀντιόπη-ης ἡ Antíope, madre de Anfión y Zetho y esposa
Ἀλκμήνῃ: Ἀλκμήνη,ης: Alcmena, concibió a Heracles de de Teseo.
Zeus. Ἀπόλλων –ωνος, ὁ: Apolo (hermano gemelo de Ártemis,
Ἀμαλθεία –ας: Amaltea (la cabra que fue nodriza de dios de la adivinización y de la música, director del coro
Zeus). de la musas).

2 El pronombre personal de tercera persona carece de nominativo; en su lugar se usan los demostrativos αὖτός,
ἐκεῖνος, αὐτός.

12
Ἄργης –ου: Arges. Ἰαπετός –οῦ: Jápeto (padre de Atlas y Prometeo).
Ἄρης, Ἀρέος, ὁ: Ares (dios de la guerra). Ἰόλαος- ου : Hijo de Ificles, hermanastro de Heracles.
Ἄρτεμις –ιδος, ἡ: Ártemis (hija de Zeus y Leto; hermana Κάδμος-ου ὁ Cadmo, fundador de Tebas, hijo del rey de
gemela de Apolo). Fenicia Agénor y de Harmonía, cuyas bodas, en presencia
Ἀφροδίτη, -ης, ἡ: Afrodita. de los dioses, cantaron las Musas.
Ἀχιλλεύς-εως ὀ Aquiles, etimológicamente “sin-labios” Καλλιόπη –ης, ἡ: Calíope (musa de la poesía épica y de la
Βράγχος –ου, ὁ Branco (hijo de un héroe originario de elocuencia).
Delfos. Fue amado por Apolo; aquel erigió un altar a Καλλιρρόη, -ης, f.: Calírroe, madre de Gerión.
Apolo con la advocación de Amigo y este le concedió el Κάμπη –ης: Campe (ser monstruoso de sexo femenino al
don de la adivinación. Branco fundó un oráculo en que Crono le había encomendado la custodia de los
Βριάρεως –εω (declinación ática): Briáreo. Titanes y los Hecatonquiros encerrados en el Tártaro).
Βρόντης –ου: Brontes. Κασσιέπεια: Κασσιέπεια-ας: Casiopea.
Γηρυόνης, -ου, m.: Gerión. Κέκροψ-οπος ὁ ; nacido de la tierra, según la tradición,
Γῆ, Γῆς: Gea, la tierra (madre de los Titanes). fue el primer rey de Atenas.
Γηρυόνου: Γηρυών, ονος: Gerión. Κηφεύς: Κεφέυς-έως: Cefeo.
Δάφνη –ης, ἡ Dafne (ninfa amada por Apolo; era hija del Κοῖος –ου: Ceo.
río de Tesalia Peneo. Perseguida por Apolo huyó hasta Κόττος –ου: Coto.
que, a punto de ser alcanzada, suplicó a su padre que la Κραναός-ου ὁ Cranao, antiguo rey de Atenas
transformase y fue convertida en laurel, la planta Κρεῖος –ου: Crío
predilecta de Apolo desde entonces). Κρόνος –ου· Crono (padre de los dioses olímpicos).
Δανάη-ης ἡ: Dánae, hija de Acrisio y madre de Perseo. Κύκλωψ –οπος: Cíclope.
Δευκαλíων –ωνος, ὁ: Deucalión (hijo de Prometeo, rey de Λάιος, ου, ὁ: Layo (padre de Edipo);
Tesalia). Λήδας Λήηα-ης ἡ Leda, madre de Cástor y Pólux, los
Δημήτηρ, τρος: Deméter, diosa de las fuerzas de la Dioscuros transformados en constelaciones en el cielo.
naturaleza, especialmente de las labores agrícolas. Λητῶ-οῦς ἡ: Leto, madre de Apolo y Ártemis.
Διονύσος –ου, ὁ: Dioniso (hijo de Zeus y Sémele, dios del Λίνος –ου, ὁ: Lino (cantor de Tebas, hijo de Calíope y
vino; símbolo de las fuezas productoras de la tierra). Apolo o según otros de Terpsícore; inventor del ritmo y de
Διώνη –ης: Dione. la melodía, fue maestro de Orfeo).
Ἐπιμηθεύς -έως, ὁ: Epimeteo (hermano de Prometeo). Μαία-ας ἡ Maya, hija de Atlante Ἀτλαντίδος y madre de
Ἔρως –ωτος, ὁ Eros (dios del amor). Hermes.
Ἑρμιονεύς, εως: Hermione, la hija de Menelao. Μέγαιρα –ας : Megera.
Εὐρώπη, -ης, f.: Europa. Μεγάρας: Hija de Creonte, rey de Tebas, la dio como
Εὐρυδίκη-ης, ἡ: Eurídice (dríade –ninfa de las encinas- esposa a Heracles por su victoria sobre los minias.
esposa de Orfeo). Μέδουσα, ης: Medusa.
Εὐρυμέδη, -ης: Eurimede, madre de Belerofonte. Μενοίτης, -ου, m.: Menetes, pastor de Hades.
Εὐρυτίων, -ωνος, m.: Euritión, el pastor de las vacas de Μελισσεύς -έως: Meliseo (rey de Creta en el momento del
Gerión. nacimiento de Zeus).
Εὐρυσθεύς -έως, ὁ: Euristeo (rey de Tirinto, Heracles Μερόπη, -ης: Mérope, hija de Atlante.
realizó los trabajos por mandato de este). Μῆτις –ιος: Metis (diosa de la sabiduría y la astucia).
Ἐφινύς -ύος: Erinias (diosas de la venganza que estaban Μνημοσύνη –ης: Mnemósine (madre de las nueve musas).
encargadas de castigar los crímenes de los hombres). Νηρείς-ιδος ἡ: Nereida, ninfas marinas hijas de Nereo y
Ἐχίδνα, -ης, f.: Equidna. Monstruo mezcla de mujer y Doris.
serpiente. Νιόβη-ης ἡ Níobe, hija de Tántalo y de Anfión.
Ζεύς, Διός: Zeus (el padre de los dioses; dios del cielo). Οἰάγρος –ου, ὁ: Eagro (padre de Orfeo y rey de Tracia).
Ἣλιος, -ου, m.: Helios, dios del sol. Οἰδίπους, ποδος, ὁ: Edipo;
Ἥρα –ας, ἡ: Hera (hija de Crono y Rea y esposa de Zeus; Ὄρθος, -ου, m.: Orto, el perro de Euritión.
es la gran deidad femenina del Olimpo). Ὀρφεὺς-έως, ὁ: Orfeo (poeta y músico griego; al sonido
Ἡρακλῆς -έους, ὁ: Herαcles (hijo de Zeus famoso por sus de su voz y de su lira, los ríos suspendían su curso y las
hazañas; realizó los doce trabajos por mandato de fieras se amansaban).
Euristeo, rey de Tirinto). Οὐρανός –οῦ: Urano (padre de los Titanes).
Εμῆς -ου, ὁ: Hermes. Πάν, -νός: Pan, fauno que vive en el campo y las
Εὐρυάλη: Εὐριάλη, ης: Euríale. montañas.
Ἡφαῖστος –ου, ὁ: Hefesto (dios del fuego y los metales). Πανδώρα –ας, ἡ: Pandora (la primera mujer, fabricada por
Θεία –ας: Tea. Hefesto).
Θέμις –ιδος/-ιτος: Temis (diosa de la justicia que preside Πανδροσείῳ: Pandroso era hija de Cécrope y de Aglauros
el orden de todas las cosas). y era venerada en la acrópolis.
Θεσπίου: Héroe epónimo de la ciudad beocia de Tespias; Περίβοια, ας, ἡ: Peribea (esposa del rey de Corinto que
ayuda a Heracles después de matar a los hijos de Mégara. recogió y educó a Edipo);
Θέτις –ιδος, ἡ: Tetis (madre de Aquiles). Περσεφόνη, ης: Perséfone, hija de Deméter y Zeus que
Θόας, Θόαντος: Toante, padre de Hipsípila. fue raptada por Plutón.

13
Πήγασος, ου: Pegaso. Τιτάν -ᾶνος: Titán (cada uno de los dioses hijos de Urano
Πηλέυς-εως ὁ Peleo, hijo de Eaco, rey de Egina y padre y Gea).
de Aquiles. Τυφῶν-ῶνος: Monstruo que luchó contra Zeus y, vencido,
Πλούτων –ονος: Plutón (dios de los infiernos). yace castigado bajo el volcán Etna que vomita su rabiosa
Πόλυβος, ου, ὁ: Pólibo (rey de Corinto que educó a Edipo lava.
niño). Ὑάκινθος -ου, ὁ: Jacinto (era un hermoso joven amado
Πολυφόντης, ου, ὁ: Polifontes (hijo de Autófono uno de por el dios Apolo. Este y su amante estaban jugando a
los cincuenta jefes tebanos que prepararon una emboscada lanzarse el disco el uno al otro, cuando Apolo, para
a Tideo: un hijo de Peribea que casó en segundas nupcias demostrar su poder e impresionar a Jacinto, lo lanzó con
tras la muerte de Pólibo. todas sus fuerzas. Jacinto, para impresionar a su vez a
Ποσειδῶν -ῶνος: Poseidón (dios del mar; hermano de Apolo, intentó atraparlo, pero fue golpeado por el disco y
Zeús lo ayudó a destronar a su padre Cronos). cayó muerto; de la sangre derramada del joven brotó la
Προῖτος: Προῖτος, ου: Preto, rey de Tirinto, hermano de flor del jacinto).
Acrisio. Τρίτων –ωνος, ὁ: Tritón.
Προμεθεύς -έως, ὁ: Prometeo (Titán creador y benefactor Φαέθων-οντος: Faetonte, nombre que significa “el
de los hombres). resplandeciente”
Πύθων, ωνος: Pitón, la serpiente que mató Apolo. Luego Φοίβη –ης: Febe.
su sacerdotisa se llamó así. Χείρων-ονος ὁ, Quirón, nombre del centauro del monte
Πύρρα –ας, ἡ: Pirra. Pelión, en Tesalia, hijo de Filyra y Cronos, protector y
Ῥέα –ας: Rea (mujer de Crono y madre de los dioses amigo de Peleo, enseña a su hijo Aquiles el arte de curar
olímpicos). de Asclepio; presa de una herida incurable cambia su
Σεμέλη-ης ἡ: hija de Cadmo, concibió a Dioniso de Zeus. inmortalidad a Prometeo
Σθενὼ: Σθενώ, ους: Esteno. Χίμαιρα, -ας: Quimera, monstruo al que se enfrentó
Σίσυφος, -ου: Sísifo, padre de Glauco. Belerofonte
Στερόπης –ου: Estéropes. Χρυσάωρ: Ξρυσάωρ, όρος: Crisaor, padre de Gerión, que
Τάρταρος –ου: Tártaro (lugar subterráneo en el fondo de nació de la sangre de Medusa al ser decapitada por
los Infiernos). Perseo..
Τειρεσίας, ου: Tiresias, célebre adivino de Tebas, al que ῾Υπερίων –ονος: Hiperión (padre de Helios y Selene).
había cegado Hera por haberle sorprendido en el baño. Ὑψιπύλη, -ης: Hipsípila, mujer que gobernaba a las
Tηθύς -ύος: Tetis (esposa de Océano). lemnias.
Τηλεβόαι, ῶν: Teléboas, pueblo mítico de Acarnania. Ὠκεανός –οῦ: Océano (hijo de Urano y Gea, dios del
Τισιφόνη –ης: Tisífone. mar).
Actividad: Señala los doce dioses olímpicos y busca una breve información sobre cada uno de ellos.

1.5.2. Helenismos: Elementos de la Naturaleza.


Étimo Formante Significado Ejemplo
Ἀήρ ἀήρος, ἡ aer-o- aire aeronáutica
Γῆ γῆς, ἡ ge-o- tierra geografía
Ὕδωρ ὕδατος, τό -hidr- agua hidroesfera
Πῦρ πυρός, τό pir-o- fuego, fiebre pirómano
Κόσμος -ου, ὁ -cosmo- universo, orden cosmogonía
Ἥλιος -όυ, ὁ -heli-o- sol perihelio
Ἄνεμος -ου, ὁ anemo- viento anemómetro
Ὅρος -ους, τό oro- montaña orografía
φῶς φωτός, τό foto- luz fotofobia
Σεισμός -οῦ, ὁ sism-o-/seism- terremoto sísmico
Θάλασσα -ης, ἡ talas-o- mar talasoterapia
Actividad: Define los helenismos siguientes y relaciónalos con las palabras griegas estudiadas: 1. Fotografía 2.
Orogenia 3. Geometría 4. Hidroeléctrico 5. Helioscopio 6. Anemografía 7. Aerostático 8. Talasocracia 9. Cosmonauta
10. Pirotecnia 11. Geomagnetismo 12. Sismógrafo.

14
APÉNDICE. La escritura de la lengua griega: Desde sus primeros testimonios hasta la difusión del libro
impreso.

1. Los primeros sistemas de escritura. Antecedentes del alfabeto griego.


La difusión de un sistema de escritura alfabético supuso una enorme revolución cultural para el ser humano,
pues le dotó de un instrumento práctico con el que poder dejar constancia escrita de las cosas, expresar sus ideas y
comunicarse con sus congéneres de una forma mucho más sencilla de lo que lo venía haciendo hasta ese momento.
Sin embargo, hasta llegar a la escritura alfabética nos encontramos con otros sistemas de comunicación escrita
utilizados por el hombre desde finales del IV milenio a. C. A aquellos de mayor difusión y trascendencia dedicaremos
unas breves palabras en los siguientes párrafos.
Así, nos encontramos en primer lugar con los jeroglíficos, inventados por los egipcios, y el sistema
cuneiforme, de amplio uso en Mesopotamia (sumerios, acadios o hititas lo utilizaron). En ambos casos, una serie de
ideogramas y pictogramas —en algunas escrituras cuneiformes estos lle-garon a rondar los 2000— representaban
objetos y palabras, no realidades fonéticas.
Si avanzamos un poco más en el tiempo (primera mitad del segundo milenio a. C.), vemos ya una fase más
evolucionada, en la que se emplea un sistema silábico: determinados signos representan ya no ideas sino realidades
fonéticas, en este caso sílabas. De esta manera, nos encontramos silabarios como el proto-semítico, antecedente directo
del fenicio, o los denominados Lineal A, aún sin descifrar en su totalidad, y Lineal B.
El silabario cretense Lineal A es la lengua en que estaban escritos los distintos registros de la administración de
los palacios minoicos (aprox. 1700-1450 a. C.), aunque tampoco debemos dejar de pensar en cierta moti-vación
religiosa en su empleo. Un número significativo de sus signos (más de sesenta) fue tomado de la tradición cultural
antiguo-europea, y a ellos se les añadieron otros, autóctonos cretenses, hasta completar un sila-bario difícil de analizar e
interpretar. El misterio que ha rodeado a la cul-tura y la lengua jeroglífica y silábica cretenses ha ido poco a poco despe-
jándose, sobre todo gracias al desciframiento del Lineal B, pero sigue sien-do una asignatura pendiente para
historiadores y lingüistas.
Este silabario, el Lineal A, fue en efecto el único sistema de escritura al que tuvieron acceso los micénicos
cuando establecieron sus centros de poder tras la caída del mundo minoico. A partir de ahí, la relación entre ambos
sistemas silábicos parece evidente: el Lineal B es el resultado de la adaptación de los signos cretenses a la lengua griega
micénica (como de-muestran las numerosas coincidencias gráficas entre ambos sistemas —más de cincuenta—), pero
enriquecido posteriormente con elementos he-lénicos hasta adquirir su identidad propia.
El Lineal B, pues, documentado entre los años 1450 y 1250 a. C. tanto en Creta como en suelo continental
griego (Tebas, Tirinto o Micenas), puede considerarse el sistema lingüístico descifrado más antiguo en len-gua griega.
Las tablillas que han transmitido esta lengua, la inmensa mayoría de ellas de contenido administrativo y en
forma de listados, suponen, según estamos viendo, el primer paso conducente hacia la lengua griega que ha-bría de
aflorar unos quinientos años más tarde en su vertiente literaria y que alcanzaría fama inmortal de inmediato gracias a
sus composiciones épicas. Con todo, debe quedar bien claro que este Lineal B sigue siendo un si-labario formado por
unos noventa signos y que se ve completado por ideogramas y otros signos auxiliares. Nos encontramos aún, pues, en
una fase anterior a la de la escritura alfabética, etapa que constituirá aquí el objeto principal de nuestro análisis.
En efecto, la creación de un sistema alfabético, o lo que es lo mismo, de un conjunto reducido de signos que
permite un empleo relativamente sen-cillo y con ello una comunicación más fluida que los incómodos y casi ina-
barcables sistemas anteriores pictográficos o silábicos, requiere su tiempo. Así, por ejemplo, los primeros alfabetos
conocidos constaban únicamente de consonantes, tal como puede apreciarse en el silabario o escritura de Biblos (inic. II
milenio a. C.), aún por descifrar en su totalidad, y que es sin duda uno de los testimonios fenicios más antiguos
conservados, a caballo todavía entre el sistema silábico y el alfabético-consonántico.
Fueron los fenicios, junto a otros pueblos de la zona sirio-palestina, quienes desarrollaron por primera vez un
embrión de lo que podríamos llamar sistema de escritura alfabético allá por la primera mitad del segundo milenio a. C.;
de ello poseemos varios testimonios escritos, entre los que destaca el denominado fragmento de Abdo, datado en los
siglos XVII-XVI a. C., como el más antiguo de todos. A partir de ahí, la tradición ha querido que el alfabeto fenicio sea
el primero conocido en su totalidad, pero de ningún modo podemos olvidar la existencia de sistemas gráficos paralelos
en su entorno geográfico; con todo, hablamos de él como el germen del resto de alfabetos.
En cuanto a los orígenes de ese primer sistema alfabético consonántico fenicio, la hipótesis más aceptada es
que no podemos mirar a una única dirección ni mucho menos pensar en una creación ex nihilo. La zona en que se
desarrolló, Oriente Próximo, era ya un área propicia para el comer-cio y los intercambios culturales y por esa vía
penetraban los sistemas grá-ficos usados en otras partes del mundo conocido.
En efecto, las primeras escrituras consonánticas tomaron elementos procedentes de varios sistemas de
escritura: el cuneiforme, el jeroglífico egipcio y los silabarios (el minoico Lineal A y el micénico Lineal B), aparte de
ciertos signos gráficos procedentes de otros alfabetos semíticos, como la llamada escritura del Sinaí, de desarrollo
contemporáneo. Fruto de todo ello es un producto único, que prescinde por primera vez de ideogramas y que 85 La
escritura de la lengua griega ofrece como principal novedad una brutal disminución del número de caracteres.

15
2. El alfabeto griego. Primeros testimonios.
En nuestro recorrido por el mundo griego nos habíamos quedado en la época de dominio de los palacios
micénicos, que utilizaban su escritura silábica Lineal B esencialmente con fines de contabilidad y registro. Pues bien,
ese mundo micénico llegará a su fin aproximadamente en el año 1200 a. C., tal como lo había hecho con anterioridad el
período minoico en torno al 1380 (fecha tomada por ser la de la destrucción del palacio cretense de Cnosos).
Ocurre entonces que a partir de ese siglo XII el mundo griego da un gi-ro radical, coincidiendo con la invasión
de los dorios, pueblo eminente-mente guerrero y con nula dedicación a cualquier forma de expresión ar-tística, incluida
la práctica de la escritura. Así las cosas, posiblemente por no haber sobrepasado el ámbito de influencia más allá de la
vida palacie-ga, desaparece de suelo heleno todo rastro escrito hasta que, casi de im-proviso, nos topamos a mediados
del siglo VII a. C. con un alto número de testimonios de un floreciente y asentado sistema alfabético griego. Los
próximos párrafos intentarán trazar las líneas generales del proceso me-diante el cual los griegos adquirieron ese
alfabeto, inmersos como estaban en plena «Edad Oscura». A la luz de los múltiples estudios realizados parece evidente
que los orígenes del alfabeto griego se hallan en ese alfabeto consonántico fenicio de tan variadas influencias que
mencionamos unos párrafos atrás. En este sentido, las propias fuentes griegas suelen referirse a los fenicios como los
creadores o, en todo caso, transmisores primeros de las letras entre los griegos.
Pese a este intento, la norma no fue seguida a rajatabla en todas las regiones griegas y durante algún tiempo
siguieron Empecemos por situar cronológicamente la cuestión. Así, podemos afirmar que ya a mediados del siglo VIII
a.C. el empleo del sistema alfabé-tico se había consolidado, yendo más allá de sus posibles primeros moti-vos
comerciales. Algo más de un siglo antes de esa fecha, sin embargo, ha sido datada una inscripción hallada en Creta,
cerca de Cnosos, escrita de derecha a izquierda en un alfabeto griego muy cercano al alfabeto feni-cio. Esta escritura
cretense, así pues, puede ser considerada la primera escritura griega alfabética por delante del famoso vaso del Dipilón
de Atenas (datado en el 720 a. C.) o de la inscripción rupestre de Tera (s. VII a.C.), es-crita en bustrófedon, es decir,
combinando líneas de derecha a izquierda y de izquierda a derecha.
Por otro lado, todos estos testimonios regionales que irán apareciendo hasta aproximadamente el siglo V a. C.
muestran diferencias significativas entre sí, señal inequívoca de la etapa decisiva que estamos viviendo: la adaptación
del alfabeto fenicio al griego, que aparecerá consolidado y bajo su forma definitiva ya en plena época clásica.
Dentro de ese proceso, sin duda alguna, la gran aportación del alfabeto griego fue la consignación de las
vocales, hecho que lo convirtió en un instrumento con unas posibilidades infinitas para la comunicación y po-tenció su
posterior influencia en los sistemas de escritura de otros pueblos, entre ellos el latino. Estas vocales, ha de ser reseñado,
aparecen ya direc-tamente en las primeras variantes alfabéticas regionales señaladas, mues-tra de la necesidad que los
griegos apreciaron de adaptar a su lengua un sistema, el fenicio, carente de sonidos vocálicos definidos.
Así pues, el alfabeto griego quedó configurado con sus 24 caracteres de la siguiente forma: once letras fueron
tomadas directamente del alfabe-to fenicio (en griego β, γ, δ, ζ, κ, λ, μ, ν, π, ρ, τ); por otro lado, se crearon las cinco
vocales breves (α, ε, ι, ο, υ) —ocupando el lugar de las semiconsonan-tes fenicias— y se añadieron con posterioridad
las grafías de las vocales largas (η, ω); otras tres letras (θ, σ, ξ), por su parte, tienen su origen en transferencias de signos
fenicios a sonidos griegos; ya por último, se in-trodujeron tres signos (φ, χ, ψ) que no existían en el alfabeto fenicio.
A partir de ahí, la lengua y el alfabeto griegos comenzaron un camino imparable que propició el desarrollo
cultural más importante conocido hasta la fecha en Occidente. Además, el sistema alfabético griego, ya ple-namente
asentado, se extendió en cadena a otros pueblos de Italia, Asia Menor, Egipto y, en el siglo IX d. C., al mundo eslavo;
estas culturas crea-ron sus propios alfabetos partiendo del griego: el latino, el copto, el ciríli-co,… Un comentario
especial en esta sucesión merece Roma, quien, tras recibir el sistema de escritura griego a través de sus vecinos
etruscos, se encargó de adaptarlo hasta crear el suyo propio, el alfabeto latino, poste-riormente difundido por multitud
de países y continentes gracias al pode-roso proceso de romanización que vivieron los territorios por ella conquis-tados.
3. La evolución de la escritura griega hasta la aparición de los primeros testimonios manuscritos.
Desde el momento en que quedó normalizado, como vimos, el uso es-crito de lo que hoy conocemos como
alfabeto griego clásico a finales del siglo V a. C., son innumerables los testimonios que han llegado hasta no-sotros. De
igual manera, variados son también los soportes (epigráficos, manuscritos, papiráceos,…) en que aquellos aparecen, así
como las formas que presentan las letras griegas en cada uno de ellos.
De inicio, debe quedar claro que el alfabeto griego comenzó teniendo únicamente letras mayúsculas. Tanto es
así que no es hasta el siglo VII d. C. cuando, en la lengua corriente o intercaladas entre mayúsculas cursivas en los
papiros, nos encontramos con las grafías de las letras minúsculas. Algo más, concretamente hasta mediados del s. IX,
deberemos esperar para verlas ya en los códices manuscritos.
En un intento por acotar nuestro campo de estudio una vez llegados a este punto, hemos optado por pasar
revista únicamente a los tipos de letra que aparecen en los códices griegos, siendo plenamente conscientes del enorme
sesgo que aplicamos a nuestro trabajo. Es más, incluso después de haber delimitado nuestras miras a este campo
concreto, nos veremos obli-gados de nuevo a simplificar nuestra presentación, rehuyendo profundi-zar en muchas
cuestiones, algunas de ellas aún sometidas a debate, pro-pias de la materia: dataciones, identificación de manos o
individuación de escrituras.
Así pues, nuestro objetivo será presentar, acompañados de sus caracte-rísticas paleográficas más significativas,
los tipos de escritura manuscrita griega, identificados como tales, más importantes, tanto en mayúscula como en

16
minúscula, hasta la llegada de la imprenta a mediados del siglo XV. Con ello esperamos ofrecer una visión general lo
suficientemente es-clarecedora sobre el tema, dejando abiertas las puertas en todo momento a futuros estudios más
exhaustivos y, sobre todo, buscando la complicidad y curiosidad del lector sobre estas cuestiones, no todo lo presentes
que quizás debieran en los estudios sobre filología griega realizados en nuestro país.
Así las cosas, puesto que no existen códices conservados que puedan ser fechados antes del siglo IV d.C.,
debemos hacer siquiera una mínima alusión a los datos que poseemos sobre la escritura griega durante todos esos largos
siglos que arrancan en la época clásica ateniense. En ese senti-do, las principales fuentes son la epigráfica, por un lado,
y la papirácea, que es la que más nos interesa por su cercanía a la tradición manuscrita, por otro.
En cuanto a las fuentes epigráficas, de enorme importancia desde el punto de vista sociológico o lingüístico, su
propia condición heterogénea dificulta sobremanera un estudio de conjunto. En lo que respecta a la in-formación que
aportan al estudio de la evolución de la caligrafía del grie-go, nos quedamos con la rigidez y uniformidad que
caracterizan este tipo de textos, cuyas letras rara vez sobresalen de la caja de escritura preesta-blecida en cada contexto;
tal es el caso de los textos en lápidas y estatuas o el de los decretos oficiales, cuya tipología se verá reflejada en la
escritura documental y libraria. A un lado debemos dejar, por último, los grafitis y demás inscripciones de origen
privado, cuyas formas pueden ser, en con-secuencia, de lo más variopinto.
La cuestión de la escritura en los papiros griegos, por su parte, ha sido recientemente tratada por G. Cavallo, en
una obra que ofrece un amplio análisis sobre la cuestión acompañado del correspondiente repertorio de imágenes. Así,
sabemos que no existen testimonios papiráceos datados hasta la segunda mitad del siglo IV y los inicios del siglo III
a.C. En esos primeros documentos se aprecia una escritura que anticipa algunas, no muchas, características propias de la
escritura posterior, con ciertos atisbos ya de inclinación hacia la derecha y un ductus o forma de trazar las letras algo
más veloz que en la escritura epigráfica.
La conclusión general que alcanzamos a extraer de estos primeros tes-timonios es que aún no podemos hablar
de escrituras tipificadas (en todo caso, de estilo de las inscripciones o modelos epigráficos, según apunta Canart).
Conforme avanzan los siglos, sin embargo, la escritura libraria va ad-quiriendo formas propias, ciertamente
diferentes a las de la escritura do-cumental y, sobre todo, alejadas de los rígidos modelos epigráficos que hasta el
momento casi había reproducido. Así, en los últimos siglos antes de Cristo pueden observarse distintas caligrafías que
superan ya la uni-formidad anterior; de esta manera, algunos escribas utilizan grafías re-dondas u ovales —casi
inexistentes hasta la fecha—, así como contrastes entre las formas y el espesor de las letras (pudiéndose distinguir entre
le-tras largas y estrechas) o incluso ornamentos como los ápices, de uso muy extendido en la época y elemento que
otorga una seña de identidad propia al texto rico en ellos.
Podemos hablar incluso, en los siglos I a.C y I d.C., de la existencia de un estilo relativamente bien definido,
denominado épsilon theta, marcado por la ligadura de estas dos letras o el empleo de ápices, aunque no muy marcados.
Una vez desaparecido este estilo, los primeros tres siglos de nuestra era muestran escrituras difícilmente
reducibles a una tipificación, siendo un elemento muy extendido la presencia, ya comentada, de numerosos ápices así
como de unas letras que tienden a presentar un aspecto redondo.
Antes de desembarcar en el terreno de las mayúsculas presentes en los códices manuscritos a partir del siglo IV d. C.,
simplemente nos queda por reseñar la llamada mayúscula baquilídea, posible anticipo de la posterior ojival y sin duda la
escritura más típica de esta época (s. II-III d.C.). Entre sus características destacamos el contraste entre letras anchas y
estrechas, una escritura vertical o ligeramente inclinada a la derecha, una ómicron muy pequeña y suspendida, o la
ausencia total de ápices ornamentales.
4. El griego en la tradición manuscrita. La escritura mayúscula y sus tipos más extendidos.
De esta forma llegamos por fin al análisis de la mayúscula de la tradi-ción manuscrita griega, en la que suelen
distinguirse hasta cinco tipos distintos: bíblica, redonda o romana, copta o alejandrina, ojival o eslava y litúrgica. De
cada una de ella, al igual que ofreceremos con las escrituras en minúscula, haremos un breve comentario de sus
características más relevantes, remitiendo al lector al testimonio o testimonios manuscritos donde el canon en cuestión
puede contemplarse en plenitud.
4.1. Mayúscula redonda o uncial romana.
Se trata de una escritura redonda, caligráfica y refinada, propia de li-bros de lujo, en la que destacan,
junto a la ausencia casi total de claroscuro o contraste en el grosor de los trazos, la psi y la my como las únicas letras
que se salen de un perfecto sistema lineal de escritura, además de una épsi- 91 La escritura de la lengua griega lon
semicircular a imagen de la sigma. Ejemplos de esta escritura están documentados desde mediados del siglo I d. C.
hasta finales del II e inicios del III d. C.
4.2. Mayúscula bíblica.
Claramente vinculada al triunfo definitivo del cristianismo, este tipo de letra fue la más utilizada
desde mediados del siglo III d. C., época en que se sistematizó, hasta la primera mitad del s. VI, siendo su etapa de
mayor esplendor el siglo IV, con la proliferación de códices de la Biblia. No obstante, encontramos sus primeros rastros
ya a finales del s. II d. C. e incluso hay manuscritos que la contienen en las primeras décadas del s. IX. En esta etapa
final se aprecian variantes, ligadas tanto a ambientes geográficos y culturales distintos (Egipto, Siria, Constantinopla,
Europa Occidental,…) como a la progresiva evolución del canon (sobre todo, una mayor presencia de ornamentos y
elementos decorativos).

17
Se trata de una escritura cuadrada, muy sobria y de aspecto simplista, con formas rígidas, casi epigráficas, sin
ornamentos y sin claroscuro. De su sistema bilineal apenas se salen algunas letras, como la phi, la rho o la psi. Destacan
la alfa, con su primer trazo vertical recostado que casi impide ver el trazo horizontal intermedio, o la omega, de formas
mucho más redondas que las demás letras.
4.3. Mayúscula alejandrina o uncial copta.
Llamada así respectivamente por G. Cavallo, que la vincula con el am-biente alejandrino, y por J.
Irigoin, que resalta su aparición en manuscritos greco-coptos, esta escritura, de la que encontramos sus primeros
testimo-nios en algunos papiros de los siglos II-III d. C., quedó sistematizada en época más tardía (en torno al V-VI d.
C.) y pervivió hasta el s. X, siendo especialmente usada en Egipto; una vez difundida la escritura minúscula, sirvió de
mayúscula distintiva en títulos o escolios.
En cuanto a sus rasgos más significativos, destaca por su verticalidad y por la presencia generalizada de trazos
redondeados (cf. alfa, my, ypsilon), destacando unas enormes phi, psi y omega. Otras letras, por el contrario, aparecen
casi cerradas, como la ómicron, épsilon o sigma. Profundizando en su análisis, suelen distinguirse dos subtipos, uno sin
contraste (todas las letras se inscriben en un módulo cuadrado) y otro con contraste (gran dife-rencia entre unas letras
ovales y otras más alargadas). Del mismo modo, se han analizado las diferencias entre los manuscritos griegos y los
greco-coptos, habiéndose señalado sobre todo una mayor presencia del tipo con contraste en los primeros.
4.4. Mayúscula ojival o eslava.
Con orígenes en escrituras presentes en papiros a caballo entre el s. II y el III d.C., este tipo de letra,
ligeramente inclinada a la derecha, tuvo su momento de máxima perfección en torno al siglo V. A partir de ese mo-
mento, va convirtiéndose en una escritura cada vez más artificial, si bien desde el s. VII una variante suya carente de su
característica inclinación (posiblemente por influencia de la mayúscula bíblica), llamada ojival derecha, consigue gran
difusión hasta el punto de permanecer en uso, de forma paralela a su matriz inclinada, hasta los primeros años del
segundo milenio después de Cristo.
Este canon presenta letras con formas largas (my, ny, pi, phi, omega) frente a otras ovoidales que a menudo
sobresalen de su caja de escritura, tanto hacia arriba como hacia abajo (vid. rho, phi, ji, ypsilon) y en las que podemos
ver ya muchos ápices ornamentales, especialmente adornando las terminaciones de la tau, tanto más numerosos cuanto
más tardío sea el documento y más lejos se encuentre de la original escritura inclinada.
4.5. Mayúscula litúrgica.
Este último canon surge en los siglos VII-VIII directamente a partir de la mayúscula bíblica (la
omega, por ejemplo, es exactamente la misma), en una época en la que esta comenzaba a entrar en un desuso paulatino,
pero también con influencias de la mayúscula ojival derecha. Por todo ello de-bemos esperar al siglo X para verla
perfectamente constituida.
Se trata, pues, de una escritura artificial que alterna letras redondas en módulo cuadrado (ny, ómicron, sigma)
frente a otras insertas claramente en un módulo rectangular (rho, eta, dseta). Su uso litúrgico le imprime un tono
solemne e hierático, en consonancia con su creación como respuesta al deseo de mantener las formas tradicionales que
comenzaban a escasear.
Una vez analizados los cinco tipos de escritura mayúscula tipificados, debemos trazar siquiera de manera
sucinta la evolución sufrida por estos cánones hasta la imposición final de la letra minúscula, incluso su coexis-tencia
con esta a partir del siglo IX d. C.27
Fue precisamente en esa época cuando desaparece la mayúscula bíblica, sin duda uno de los cánones más
exitosos. Como hemos comentado, su sucesora, la litúrgica, se encargó de ocupar su lugar en los códices bíblico-
litúrgicos que siguieron escribiéndose a partir de ese momento. Por su lado, las dos variantes de la mayúscula ojival
(inclinada y derecha), también lograron sobrevivir al nacimiento de la minúscula, siendo utilizadas en puntos
geográficos alejados entre sí como Constantinopla, el sur de Italia, Palestina o Asia Menor.
Con todo, sin duda fue la mayúscula alejandrina la que más tiempo per-duró, asumiendo el principal rol
destinado a la escritura mayúscula a par-tir del siglo IX: el de letra distintiva, principalmente en títulos o escolios dentro
de unos códices escritos ya en minúscula, como aquellos en Perlsch-rift del siglo X de los que más adelante nos
ocuparemos. Por último, fue-ron tipificados otros dos tipos de mayúsculas distintivas: la epigráfica, parecida a la letra
de las inscripciones griegas tardías, y la constantinopolitana, claramente influida por la mayúscula bíblica.
Así pues, como estamos diciendo, a partir del siglo IX asistimos al na-cimiento y posterior imposición de la
escritura minúscula, que acabará presentándose bajo múltiples formas, muchas de ellas tipificadas. A estas cuestiones
dedicaremos esta última parte de nuestro trabajo.
5. La escritura minúscula. Orígenes, popularización y escrituras tipificadas.
Existe un consenso general a la hora de afirmar que la letra griega mi-núscula procede de la escritura
mayúscula cursiva de los papiros documentales griegos tardíos. A partir de ahí, el profesor Cavallo añadió la idea, por lo
común también aceptada, de la minúscula como una mezcla de la escritura cursiva latina y la mayúscula griega
documental de las can-cillerías en época tardía (siglo IV d. C. en adelante).
Desde ese momento, pues, fueron tomando forma las equivalentes mi-núsculas de las veinticuatro letras
mayúsculas del alfabeto griego en un proceso que, sin duda, no fue flor de un día. De hecho, no es sino en el siglo VII
cuando advertimos por primera vez la presencia de minúsculas griegas aisladas dentro de manuscritos en mayúscula30.

18
Con todo, debe-remos esperar un par de siglos más para encontrarnos el códice griego datado más antiguo escrito en
minúscula, el famoso Evangelio Uspensky (Ms. Leninopolit. Gr. 219), del año 835.
A partir de ahí, la nueva grafía se extendió de un modo gradual hasta llegar a imponerse por completo. Se
trataba, eso sí, de un «invento” para cultos al que no todos tenían acceso, pero que cumplía con varias premisas claves
para su éxito: ofrecía la posibilidad de ser escrita con mayor rapidez al adaptarse mejor a la tendencia natural de la
escritura y, sobre todo, pro-vocaba ahorro de espacio y, consecuentemente, de material escriptorio, al ocupar mucho
menos espacio que la mayúscula. Pero sin duda alguna el hecho que otorgó a la minúscula el espaldarazo definitivo fue
el proceso de transliteración (μεταχαρακτηρισμός), por el cual una gran selección de códices en mayúscula fue pasada a
minúscula, acontecimiento por otra parte decisivo en la historia de la transmisión textual griega.
Así las cosas, con la difusión de la minúscula nos encontramos con una gran variedad de escrituras, por
supuesto no todas ellas tipificadas. En las siguientes páginas realizaremos un conciso recorrido por las más extendidas,
significativas y marcadas. Seguiremos para ello las líneas generales marcadas en la clasificación temporal propuesta por
E. Follieri y seguida, entre otros, por A. Bravo García.
5.1. Minúsculas desde el siglo IX hasta el año 915.
Encontramos en esta primera etapa unas letras de trazado rígido, ligeramente inclinadas a la izquierda
y con escasa presencia de mayúsculas intercaladas entre las minúsculas, señal de la imposición efectiva de la nueva
grafía. Suelen distinguirse aquí seis escrituras bien tipificadas.
En primer lugar tenemos la minúscula redonda o tipo Nicolás, llamada así por su copista, Nicolás Estudita,
autor del antes citado Evangelio Uspensky. Se trata de una escritura en módulo pequeño o medio, ligeramente inclinada
a la izquierda y con presencia de algunas ligaduras (alfa + tau + vocal; alfa + vocal; épsilon + ny). Como rasgo
característico de su época, man-tiene la casi total ausencia de mayúsculas, con la excepción de los títulos.
Otra escritura tipificada es la denominada minúscula oblonga, estudita o tipo Eustacio, de módulo más grande
que la redonda, también inclinada a la izquierda, y con una ny de trazo angular muy característica. Recibe sus nombres
por ser típica del monasterio constantinopolitano de Estudios (si bien no fue únicamente usada allí) o a partir de
Eustacio, uno de los copis-tas que mejor la utilizó.
Un tercer tipo, derivado del anterior, es la minúscula llamada tipo Anastasio, localizada en algunos
manuscritos, casi todos procedentes de la Italia meridional, y que situamos entre los siglos IX y X. Se trata de una
exageración en sus caracteres del tipo Eustacio sin demasiados rasgos pro-pios con la excepción, quizás, de unas beta,
kappa, my y ny insertas en la estrechez de unos marcados trazos paralelos.
Muy bien reconocible aparece, por su parte, la minúscula tipo colección filosófica, presente en un grupo de
manuscritos con dicho contenido temático. En ella distinguimos unos signos diacríticos alargados que no vemos en
otros códices, aunque su principal característica es la presencia de una especie de ápices terminales en algunas letras
(kappa, tau, pi o my), que anticipan en cierta manera el posteriormente —siglo X— muy extendido tipo Bouletée.
Letra de módulo pequeño y con cierta inclinación a la derecha, al con-trario que sus coetáneas, es el quinto tipo
de estas primeras escrituras mi-núsculas, llamado precisamente tipo cursivizante a partir de tal rasgo distintivo.
Por fin, como sexto y último tipo de este primer grupo debemos men-cionar la minúscula cuadrada, letra
caligráfica y relativamente elegante que presenta un notable equilibrio entre su altura y su anchura. Recibe su
denominación del trazo inferior cuadrado perfectamente visible en algu-nas letras (my, ny, kappa, alfa o ypsilon).
5.2. Minúsculas del siglo X.
Algo posteriores en el tiempo, un segundo grupo de escrituras cubre el siglo X casi en su totalidad,
mostrándose más evolucionadas que las pre-cedentes y con mayor presencia de letras mayúsculas. En cuanto a su as-
pecto formal, observamos desde unas escrituras reposadas y caligráficas tipo Bouletée o Perlschrift hasta otras cursivas
y rápidas (Baanes o Efrén).
En efecto, la escritura Bouletée (llamada así —«con bolitas»—, por J. Irigoin), propia de manuscritos de lujo,
destaca en líneas generales por su verticalidad, la ausencia de claroscuro, la amplitud del interlineado empleado y su
caja cuadrada de escritura. Muestra además unas astas no demasiado pronunciadas en letras como la my, la ny o la phi,
y resulta especialmente llamativa por los ápices o bolitas presentes en las aristas de sus trazos, de las que recibe su
nombre.
Igualmente simétrica y estilizada, de eje vertical y con formas agrada-bles que resultan bastante legibles,
tenemos la minúscula Perlschrift o perlada, cuyos primeros testimonios remontan a finales del siglo X. La mayoría de
sus formas son angulares, con escasos trazos rectos, destacando en ella sus pequeños acentos graves y agudos, en
contraste con los alargados circunflejos, la presencia repetida de iotas adscritas o, ya entre las grafías, una omega
formada por la unión de dos ómicron engarzadas, una pi igual a dicha omega pero con un trazo horizontal encima, o una
alfa formada a partir de una ómicron más un trazo vertical adjunto.
Completamente opuestas a estas dos escrituras observamos en este siglo otras mucho más rápidas, de aspecto
menos cuidado y ricas en ligadu-ras, lo que las convierte en mucho menos legibles que las anteriores.
Entre ellas destacamos dos bien tipificadas. Por un lado, el tipo Baanes (nombre de un copista que trabajó para
Aretas, discípulo del patriarca Focio), caracterizado por ser una escritura rápida así como poco reposada y seria, y
reconocible por el larguísimo primer trazo de la my, visiblemente inclinado a la izquierda, o la bolita tipo Bouletée que
remata muchas de sus letras, como la rho o la tau. Por otro lado, por fin, tenemos la minúscula tipo Efrén, bastante

19
parecida a la anterior, considerada por muchos como la predecesora de la antes vista Perlschrift. Destacamos de ella la
presencia de iotas adscritas o la creación de una ligadura, la de la pi con su letra si-guiente, que gozó de gran éxito en
las décadas posteriores.
5.3. Minúsculas ítalo-griegas.
Suele considerarse como un grupo de escrituras independiente el for-mado por aquellas que, a partir
del siglo X, localizamos en los manuscritos hallados en la Italia meridional. Hacemos, pues, un inciso en la tradicional
clasificación cronológica de las escrituras griegas al unir bajo un mismo epígrafe este importante, variado y extenso en
el tiempo grupo de testimonios.
Así, dentro de estas escrituras no podemos dejar de mencionar algunas bien tipificadas y estudiadas. Entre ellas
se encuentra la minúscula de la llamada escuela niliana (a partir de su copista, Nilo de Rossano, fundador de la abadía
de Grottaferrata), tipo que situamos entre los siglos X y XI. Escrita en módulo pequeño-medio, presenta una grafía
redonda y vertical, con frecuentes y características abreviaciones de letras y escasas formas mayúsculas, con la
excepción de la lambda, la kappa o la pi.
Junto a este tipo tampoco debe dejar de mencionarse la escritura en as de picas, usada durante
aproximadamente un siglo, desde mediados del X hasta mediados del XI. Se trata de una mezcla de formas reposadas y
otras más cursivas, que presenta algunas minúsculas bien marcadas con las ca-racterísticas propias de este estilo junto a
otras grafías más arcaizantes. Su principal rasgo distintivo es la ligadura de épsilon y rho, cuya imagen se asemeja al as
de picas de la baraja. También podemos encontrar alguna ny en posición final escrita en mayúscula o su también típica
ligadura de épsi-lon y ji, con la primera de ellas arrancando del trazo superior derecho de la segunda.
Grupo generalmente individuado dentro de este ámbito itálico son, por último, los manuscritos de la Tierra de
Otrant (en todo caso, poste-riores al siglo XII), en los que se aprecia un estilo rectangular y aplastado, con letras
alargadas y de forma geométrica como la my, la pi y la rho. En épocas posteriores otra de sus marcas será el empleo del
color bermellón en algunas letras, propio del lujo y barroquismo que impregnan estos códices.
Tampoco podemos dejar de señalar, antes de acabar este apartado, los manuscritos tirrenos, los lombardos, los
procedentes de Campania o de Reggio en Sicilia, muchos de ellos con evidentes características comunes que denotan su
origen itálico y al mismo tiempo con marcas propias que aquí, por motivos de espacio, no nos detendremos a tratar.
5.4. Minúsculas a partir del siglo XI.
Frente a la general tendencia caligráfica en la escritura minúscula del griego hasta esta fecha,
conforme se acerca el final del siglo XI asistimos a una evolución en busca de una menor perfección gráfica y con
predominio progresivo de las formas cursivas. Así, las manos individuales de eruditos acabarán por imponerse, cada
una de ellas con sus características propias y con la consecuente dificultad a la hora de enmarcarlas dentro de grupos
mayores, tal como podía ocurrir con aquellas de los siglos precedentes. Podemos hablar, eso sí, de tendencias más o
menos generales en cada época, incluso de algunos estilos ciertamente individuados.
De esta manera, dentro de los estilos más destacados de estas últimas centurias pre-imprenta, empezaremos por
hablar del llamado Fettaugenstil, muy de moda desde finales del siglo XIII pero que, sin embargo, no se extendió
demasiado en el tiempo. Su marca inequívoca es un exagerado contraste de módulos —ya presente por otra parte, si
bien de forma espo-rádica, en la escritura griega por influencia de la primitiva cursiva latina cancilleresca—, marcado
por unas ómicron, sigma y épsilon mucho mayores y más redondas que las demás letras. La impresión general de la
página, con estas figuras redondas, le sugirió a H. Hunger el curioso nombre de la letra: «ojos de grasa que nadan en
una sopa”.
Fuertemente relacionado con este estilo y con algunas de sus caracte-rísticas, hallamos también el llamado
estilo Metoquita, desde mediados del siglo XIV hasta las primeras décadas del siglo XV. Tiene su origen en ciertos
copistas de la cancillería del siglo XIV, que importan su estilo a la escritura libraria fundiendo así ambos ámbitos.
5.5. La minúscula chipriota.
En el afán por individuar escrituras, algunos estudios paleográficos buscaron, desde los inicios de la
minúscula griega, encontrar distinciones evidentes entre los manuscritos copiados en la capital del Imperio, Cons-
tantinopla, y aquellos otros provinciales. Fruto de estos trabajos fue la reducción a grupo independiente de los códices
ítalo-griegos, de los que ya hablamos con anterioridad. En ese mismo sentido debemos mencionar aquí también los
manuscritos chipriotas, con sus características propias y bien definidas por los estudiosos, como el llamado estilo
epsilon o la pos-terior chipriota bouclée.
Así, suelen distinguirse varias etapas en la evolución paleográfica de estos códices. La primera de ellas (med.
XI-med. XII), sin excesivas carac-terísticas propias respecto de los capitolinos, y con preponderancia del tipo Perlschrift
completado con algunos bastoncillos del estilo Bouletée o colección filosófica; si acaso el empleo de ciertos colores,
una tinta muy negra y ornamentos distintos de los usados en Constantinopla los desmarcarían de aquellos.
Será a lo largo del siglo siguiente (med. XII-med. XIII), cuando florezca el estilo chipriota más característico,
el estilo épsilon, con sus variantes cua-drada52 y redondeada53; la primera de ellas destaca sobre todo por las pseu-
doligaduras que forman la épsilon mayúscula con la pi, la ny o la rho, sien-do su aspecto general algo descuidado, con
trazos gruesos y diferencias notales en el módulo de las letras. La variante redondeada, por su parte, estudiada en un
grupo de manuscritos llamado «familia 2400>>, muestra un módulo pequeño de las letras dentro de una escritura rápida
y viva, ligeramente cursiva y con aquellas mismas pseudoligaduras ya comenta-das, si bien la impresión general es la de

20
una escritura mucho más evolu-cionada y menos provincial o marcada que la variante cuadrada.
5.6. Los manuscritos de los siglos XIII- XVI.
Tal como comentamos un par de apartados más atrás, desde el siglo XII en adelante no proliferan en
exceso tipos de escrituras bien definidos como vino ocurriendo hasta entonces. Por el contrario, predomina la imi-tación
de modelos anteriores o, en todo caso, la presencia de manos parti-culares con rasgos más o menos compartidos con
uno o varios de los tipos más extendidos. Es por ello que en este último apartado nos limitaremos a realizar un rápido
repaso a estas últimas centurias anteriores a la inven-ción de la imprenta, aportando simplemente sus rasgos más
generales así como los nombres de los copistas y estudiosos55 más relevantes.
Una primera parada en nuestro análisis la constituirá el estudio de la producción manuscrita durante la
ocupación latina de Constantinopla56. En ella se aprecia una marcada diferencia entre los códices de contenido
religioso y los profanos: así, mientras los primeros, generalmente lujosos, muestran escrituras que imitan aquellas de los
siglos X y XI, los códices profanos57 presentan un estilo general mucho más conservador, aun sin el afán de imitar
escrituras tipificadas. De hecho, algunas de las marcas de este siglo XIII son la abundante presencia de mayúsculas
(cosa que no ocurría en las antiguas escrituras minúsculas) o, en el caso concreto de los manuscritos menos lujosos, un
cierto descuido en el aspecto general del códice, especialmente visible en los espíritus y acentos.
Por su parte, ya en los años finales del siglo XIII y el siglo XIV se impone una tendencia general cursivizante,
con reducción del espacio entre líneas o frecuentes ligaduras y abreviaciones de letras, dejando así de lado en cierta
forma el gusto estético y el afán de legibilidad del manuscrito. Por lo demás, señalamos como dato más relevante la
aparición de un esti-lo, localizado en Constantinopla y Tesalónica, llamado beta-gamma, con características tomadas de
la Fettaugenstil, que destaca por la presencia de muchas letras empequeñecidas frente a otras, como la beta o la gamma,
de mayor tamaño.
Con todo, seguiremos encontrándonos en estas décadas con las ya mencionadas imitaciones arcaizantes, con
códices escritos en Fettaugenstil –estilo que vuelve a ponerse de moda—, así como con escrituras influidas por las
usadas en las cancillerías contemporáneas o con aquellas otras par-ticulares de eruditos de la época como Máximo
Planudes, Demetrio Tricli-nio o Teodoro Metoquita. Representan estas últimas el claro contrapunto a la tendencia
general de la época, un esfuerzo por recuperar la legibilidad y el buen aspecto general del manuscrito, al aumentar los
espacios libres o mostrar, entre otros rasgos, menos abreviaciones o un menor contraste en el tamaño de las letras.
Por último, en los siglos XV y XVI-inicios del XVII (fecha de la conso-lidación del libro impreso), con la
caída de Constantinopla y sus centros de copia de manuscritos, muchos copistas y eruditos emigraron a Occi-dente,
especialmente a Italia. Una vez allí siguieron con su labor copista, proporcionando un notable auge a la cultura en la
zona, pero la cuestión es que cada uno emplea su propio estilo de escritura, por lo que el resulta-do es un panorama
individual y disperso, para nada comparable a aque-llas escrituras bien catalogadas e individuadas de siglos
precedentes. Es por tanto este el momento de hablar de manos individuales, por lo general con puntos en común pero
cada una de ellas con sus inevitables características propias.
En un notable esfuerzo por catalogar las escrituras de estos siglos, D. Halfingerha distinguido dos grandes
grupos: la escritura tradicional o conservadora y la humanística o innovadora. Dentro del primero, podemos citar la
conservación del estilo de Tierra de Otranto, la aparición de ciertos manuscritos en Fettaugenstil, la imitación de
escrituras arcaizantes como la del célebre filólogo Demetrio Triclinio (nat. 1280 ca.), o la escritura del claustro τῶν
Ὀδηγῶν, de la que ya tenemos indicios durante el siglo XIV y que llegó a convertirse en el modelo caligráfico de todo
el Imperio tras la conquista turca en 1453. Destaca esta última por ser muy tradicional, litúrgica y arcaizante; no
pretende innovar, tiene clara preten-sión de legibilidad y destaca por el contraste entre letras grandes y peque-ñas, las
ligaduras de la delta más épsilon o iota, una enorme dseta casi cerra-da en forma de corazón inclinado o una escritura de
la beta que imita aquella de la épsilon-rho del estilo as de picas.
En lo que respecta al segundo grupo, por último, el de la escritura humanística, debemos entenderlo en su
contexto particular, el de una amalgama variada de estudiosos, cada uno con sus particularidades gráfi-cas y por ello
difícilmente clasificables bajo un mismo epígrafe. Con todo, se suele hablar de una prolongación generalizada de los
trazos o astas de las letras, sean los superiores o los inferiores, de cierta tendencia a formas cursivas, de unas letras
insertas en un módulo más bien grande o de la preponderancia de formas barrocas ya en el siglo XVI.

21
Actividades complementarias:
- Lectura de M. Renault, El rey debe morir.
Publicada anteriormente en dos volúmenes independientes (El rey debe morir y Teseo, rey de Atenas), Mary
Renault convierte en una magnífica novela una de las historias más emocionantes, maravillosas y sorprendentes de la
Antigüedad clásica: El mito de Teseo. Fundador de la dinastía ateniense, reformador religioso, gran navegante y hasta
pirata, a Teseo también se le atribuye el sinecismo ateniense. Pero Mary Renault va más allá, y nos muestra al héroe no
sólo en los episodios más conocidos, como su lucha contra el Minotauro de Creta, sino también en sus relaciones
personales, sus amoríos y todo su mundo interior.

- Visionado de Furia de Titanes (2010).


Adaptación libre del mito de Perseo, hijo de Zeus, el padre de los dioses griegos. Perseo y su madre Dánae, son
encerrados en un cofre por Acrisio, su abuelo, y arrojados al mar. Arrastrados por la corriente, llegan a la isla de Sérifos,
donde Perseo alcanza la madurez. Cuando sepa cuál es la misión que le ha sido encomendada por el Destino,
emprenderá un durísmo viaje, en el que tendrá que ir superando diversas pruebas. Remake del clásico de Desmond
Davis de 1981.

22
UNIDAD 2. LA CIVILIZACIÓN CRETENSE O MINOICA.
Índice.
2.1. La Civilización cretense o minoica.
2.2. La sociedad cretense. La lineal A y la Lineal B.
2.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades):
Europa.
2.4. Lengua griega. Temas en -α. Adjetivos de tres
terminaciones. Preposiciones que rigen un solo caso.
2.5. Léxico griego. 2.5.1. Familias semánticas: Seres
mitológicos. 2.5.2. Helenismos: Materia y forma.
APÉNDICE. Los poemas homéricos.
Actividades complementarias.

2.1. La Civilización cretense o minoica.

Recibe este nombre, dado por Sir Arthur Evans en honor del mítico rey Minos, la civilización floreciente en
Creta desde el año 2000 a.C. ca. cuyo predominio e influencia en el mundo egeo son manifiestos, con una evolución en
la Edad del Bronce muy distinta y propia. Su situación geográfica y la riqueza de su suelo le proporcionaban pocos
recursos minarales, pero en la parte este y centro grandes praderas y mesetas pastorales, olivos, vides, robles, cipreses y
en la partes norte y este playas protegidas favorables para el atraque de barcos de todo tipo.
Antes del 2500 a. C. son escasos los restos de metales, salvo la obsidiana de Melos. No obstante desde el 2500 al 2000
la población crece en número y la riqueza gracias a los adelantos técnicos: predominio de herramientas de piedra y
arcilla, aun después de la introducción de la metalurgia.
La característica principal de Creta en esta época, según Finley, es la absorción de elementos culturales (y de población)
procedentes de Grecia continental, las Cíclades, Asia Menor, Siria y Egipto gracias al
comercio dentro de su desarrollo propio y coherente. Imprimieron su cultura cretense a los
jarrones y objetos metálicos (puñales de cobre) y ya en el Minoico Antiguo MA empieza a
aparecer el embrión de la arquitectura minoica con su estructura aglutinada en forma de
celda de panal.
Respecto al origen de la civilización minoica desde el punto de vista etnológico es difícil
adscribir a los cretenses minoicos con algún pueblo conocido. Una de las tesis más admitida
es que son herederos directos de los habitantes neolíticos de la isla (que llegarían a la misma
hacia el 6000 a. C.) y que los pueblos no neolíticos (indoeuropeos o no indoeuropeos) que
pudieran haber llegado a la isla no se impusieron, sino que se vieron absorbidos por la
cultura cretense sin imponer la suya. Palmer, el eminente lingüísta, plantea que la
destrucción de los palacios hacia el 1700 a. C. es obra de la penetración en la isla de un
pueblo anatolio, los luvitas, lo que explicaría también el cambio de escritura, Lineal A en
vez de la jeroglífica, pero a falta del desciframiento del Lineal A, nada es seguro. Si
seguimos las noticias de Creta que da Homero en la Odisea , la población cretense era una
población mixta conformada por cidonios, eteocretenses y pelasgos, pueblos de los que,
aparte del nombre, apenas se sabe nada.

2.2. La sociedad cretense. La lineal A y la Lineal B.

Los rasgos de esta civilización que le concedieron tal predominio cultural son los siguientes:
- En cuanto a la religión no poseen deidades antropomórficas (lo que estaría muy relacionado con los cultos de los
neolíticos a las fuerzas de la naturaleza), salvo la Gran Diosa Madre, diosa de la fertilidad también conocida como la
Gran Dama del Laberinto, que aparece representada en ocasiones con el vestido típico minoico y serpientes en ambas
manos, símbolos ellas también de las fuerzas fértiles de la tierra; para el ejercicio de sus cultos poseen pequeños
santuarios semisubterráneas, dentro de los palacios en ocasiones, y cuevas próximas al lugar de asentamiento; parece
ser que estas cuevas eran la primitiva morada de los primeros habitantes neolíticos de la isla; posteriormente las

23
abandonarían como morada, pero no como santuarios; se han encontrado rituales de la cultura minoica implica la
relación del toro (animal de gran carga sexual, erótica y fertilizadora) por noticias de los murales de Cnosos y de la
leyenda de Minos y el Minotauro; en el embalsamamiento de los muertos utilizan la miel al tiempo que en los rituales
de los muertos interviene la fermentación como proceso natural de renovación de la vida;

- Posee una sólida base económica con una


población densa (se calcula que la población de
la isla en época de esplendor debía rondar entre
400.000 y medio millón de habitantes) así
como una agricultura y ganadería muy
productivas (se calcula así mismo que el
número de rebaños sólo de ovejas de Cnosos
rondaría los 1000); asímismo el comercio se
veía favorecido por la fabricación y
exportación deproductos de lujo en oro (cf.
lámina del pendiente de oro) y plata,
cerámicas; poseía una gran flota, provocada
por su situación insular, posición estratégica,
sus productos manufacturados y su escasez de
materias primas metálicas.
- Su sociedad presentaba una fuerte
especialización: escribas, carpinteros, pastores, agricultores, armeros, escultores, lapidarios, vidrieros, alfareros,
orfebres, herreros, curtidores, tejedores, pintores, etc.
- Liderazgo espiritual y material de una autoridad palaciega (que parecía recibir el nombre de Minos) que estaba
obligada a renovar su mandato cada año mediante un casamiento-rejuvenecimiento con la Gran Diosa Madre
representada en la gran sacerdotisa, celebración que sería sin duda de carácter neolítico y vestigio de una sociedad
matriarcal; cada familia poseía una parcela de tierra que trabajaba para sí mismos y parece que la clase esclava o no
existía o lo hacía en una proporción muy pequeña.
- La paz reinante puede que sea la característica minoica más peculiar, pues les llevó a no fortificar sus asentamientos,
ocupar las llanuras y los lugares abiertos y desprotegidos; no hay que atribuirla a su flota poderosa como hace Evans
con su talasocracia; la flota era comercial y no guerrera.
- La civilización minoica alcanzó tal esplendor que, gracias a sus contactos comerciales, pudieron exportar su modo de
cultura a todo el Egeo: a lo largo del II milenio las Cícladas recibieron paulatinamente una fuerte influencia de Creta si
bien no hay emplazamientos colonizadores, sólo comerciales, y paralelamente en la Grecia continental, donde se
produjo un amplio proceso de unos 400 años denominado "minoización de los griegos" (llegados hacia el 2000 a. C.) y
que daría lugar a la posterior civilización micénica (1600 a. C.). Después, hacia el 1400 los papeles se invirtieron y
serán los griegos micénicos los que darán lugar a la "micenización de Creta".

Poseían la escritura (tomada de otro pueblo o desarrollada en suelo propio), divisible ésta en tres etapas:
jeroglífica, Lineal A y Lineal B (este último sistema sólo de época micénica y para anotar ya la lengua griega, es
evolución del lineal A, que en opinión de algunos podría anotar el luvita).

Tablilla escrita en lineal B

Tablilla escrita en lineal A

24
2.3. Textos : (con explicaciones gramaticales y actividades): Europa.

Europa era una princesa fenicia, hija de Agenor y hermana de Cadmo. Enamorado de ella, Zeus la raptó bajo la
forma de un hermoso toro blanco y la llevó a la isla de Creta. Las tierras en las que ella y sus hijos vivieron recibieron,
como regalo divino, el nombre de la princesa. (Ver explicaciones y actividades infra)
ἡ Εὐρώπη ἐν τῇ Φοινίκῃ οἰκεῖ καὶ βασίλισσα ἐστιν. βαίνουσί ποτε ἡ Εὐρώπη τε καὶ ἄλλαι κόραι εἰς τὴν
παράλιον, καὶ ἐκεῖ παίζουσιν. βλέπει μὲν ὁ Ζεὺς τὰς καλὰς κόρας, ἐπιϑυμεῖ δὲ τὴν Εὐρώπην. Ὁ Ἔρος
καὶ τοὺς ϑεοὺς ἔχει. ὁ οὖν Ζεὺς μεταμορφούμενος εἰς ταῦρον παίζει σὺν τῇ κόρῃ. ὁ γὰρ ταῦρος λευκός
τε καὶ καλός ἐστιν. ὁ ταῦρος ἐν τῇ παραλίῳ παίζει καὶ καλὸν μυκηϑμὸν φωνεῖ. ἡ Εὐρώπη τόλμαν ἔχει
καὶ ἐπιβαίνει ἐπὶ τοῦ ταύρου. ἁρπάζει μὲν ὁ Ζεὺς τὴν κόρην, βαίνει δὲ εἰς τὴν ϑάλατταν καὶ νήχει. ὁ
ἄνεμος τὸν τῆς κόρης πέπλον ψύχει. ἡ βασίλισσα φόβον ἔχει. ὁ μὲν Ζεὺς τὴν ϑάλατταν ἡσυχάζει, ἡ δὲ
ϑάλαττα ἡσυχίαν ἔχει, οἱ δὲ δελφῖνες ἡδέως νήχουσιν. τέλος δὲ βαίνουσιν εἰς τὴν Κρήτην. ἡ Κρήτη
καλὴ νῆσος ἐστιν ἐν μέσῃ ϑαλάττῃ. ὁ ϑεὸς τὴν ταύρου μορφὴν λείπει, νῦν δὲ τὴν ἀνϑρώπου μορφὴν
λαμβάνει. ἔπειτα δὲ ὁ Ζεὺς τὴν Εὐρώπην εἰς ἄντρον ἄγει καὶ ἐκεῖ τοὺς υἱοὺς τίκτουσιν.
Zeus y Europa se unen bajo la sombra de un plátano, que desde entonces no pierde las hojas como regalo del
dios.
ἡ μὲν Εὐρώπη τρεῖς υἱοὺς τῷ ϑεῷ τίκτει· ὁ δὲ ϑεὸς τὴν Εὐρώπην ἐν τῇ νήσῳ λείπει. ὁ Ἀστέριος τότε
τύραννος τῆς Κρήτης ἐστίν· ὁ τύραννος τὴν κόρην γαμεῖ καὶ τοὺς υἱοὺς τρέφει. ὁ Μίνως ἄριστος τῆς
Εὐρώπης υἱός ἐστιν. ὁ Ποσειδῶν τῷ Μίνῳ βοηϑεῖ καὶ ταῦρον παρέχει· ἀλλὰ ὁ Μίνως τὸν ταῦρον τῷ τῆς
ϑαλάττης ϑεῷ οὐ ϑύει. ὁ οὖν Μίνως ἐν τῇ Κρήτῃ βασιλεύει. πρῶτον μὲν μεγάλας πόλεις κτίζει· ὁ
Κνωσσός τε καὶ ὁ Φαῖστός καλαὶ πόλεις τῆς νήσου εἰσίν. ἔπειτα δὲ ἀγαϑοὺς νόμους γράφει καὶ
μεγάλην ναυτικὴν ἔχει καὶ ϑαλαττοκρατεῖ· καὶ γὰρ κύριος τῆς ϑαλάττης ἐστίν. τέλος δὲ καλὴν δόξαν
ἐκφέρει καὶ ἐν τῇ Σικελίᾳ τὸν βίον τελευτεῖ.
El poeta siciliano del siglo II a. C., Mosco de Siracusa, recoge en su poema Europa la noticia del sueño
premonitorio que la joven princesa fenicia tuvo la noche anterior a ser raptada por Zeus.
ἡ Ἀφροδίτη φέρει μειλίχιον ὄνειρον Εὐρώπῃ. ἡ Εὐρώπη τοῦ Κάδμου ἀδελφή ἐστιν. ἡ βασίλισσα ἐν
ὀνείρῳ βλέπει δύο ἠπείρους. αἱ ἤπειροι πολεμοῦσιν. ἡ μὲν Ἀσία ἐστίν, ἡ δὲ ἀνώνυμος. ἀμφότεραι
ἤπειροί εἰσι γυναῖκες. ἡ μὲν τὴν τῆς Ἀσίας μορφὴν ἔχει, ἡ δὲ ξένην μορφὴν ἔχει. ἀμφότεραι ἤπειροι
ἐϑέλουσι τὴν κόρην· ἡ γὰρ Ἀσία τίκτει τὴν Εὐρώπην, τῇ δὲ ἀνωνύμῳ ἠπείρῳ ὁ Ζεὺς τὴν Εὐρώπην
παρέχει. ἔπειτα δὲ ὀνομάζουσι τὴν ἤπειρον Εὐρώπην.
Un toro raptó a Europa y la llevó a Creta. Un toro de Poseidón desencadenó la tragedia en la familia de Minos.
En el mito la figura del toro es constante en la isla de Creta. Y también en las imágenes conservadas: jóvenes de ambos
sexos saltan acrobáticamente sobre el lomo del animal.
Minos traicionó al dios delmar al no sacrificarle el toro que le había concedido como prueba de su derecho al
trono. La venganza divina recayó sobre su esposa Pasífae, que quedó prendada, con un amor monstruoso, del magnífico
toro.
ἡ Πασιφάη τοῦ τυράννου γυνή ἐστιν. ἡ ξένη βασίλισσα μαγείαν ταῖς ἐρωμέναις γιγνώσκει. ὅτε ὁ Μίνως
τὸν ταῦρον τῷ τῆς ϑαλάττης ϑεῷ οὐ ϑύει, τὸν ϑεὸν ὀργίζει. τότε ὁ Ποσειδῶν ἐν Πασιφάῃ ἐπιϑυμίαν τοῦ
ταύρου τίκτει. ἡ ἐρωμένη τοῦ ταύρου τὴν τοῦ Δαιδάλου βοήϑειαν λαμβάνει· ὁ γὰρ Δαίδαλος δημιουργός
ἐστιν· κτίζει μὲν οἰκίας ταῖς βασιλίσσαις, ποιεῖ δὲ γλυφὰς ταῖς οἰκίαις. ὁ Δαίδαλος
ξυλίνην βοῦν ποιεῖ. ἔπειτα δὲ τὴν Πασιφάην ἐν γλυφῇ ἐμβιβάζει καὶ τὴν γλυφὴν σὺν ταύρῳ βόσκει.
τέλος δὲ ἡ βασίλισσα υἱὸν τίκτει. ὁ υἱὸς ἔχει ταύρου πρόσωπον καὶ ἀνϑρώπου μορφήν· τὸν οὖν υἱὸν
Μινώταυρον ὀνομάζουσιν.

- Explicaciones gramaticales y actividades.


Orden de palabras.
En griego, la disposición de los distintos elementos que integran la oración difiere de la del castellano.
Aunque no se trata de reglas prescriptivas, es frecuente que el sujeto encabece la oración y el verbo la cierre; entre ellos
se sitúan los complementos (directo, indirecto y circunstancial), y el atributo en las oraciones copulativas. Nuestras
traducciones debemos acomodarlas al orden de palabras habitual en castellano.
Ejemplos:
ὁ θεός τὴν Εὐρώπην ἐν τῇ νήσῳ λείπει
el dios a Europa en la isla deja (traducción literal)
el dios deja a Europa en la isla (traducción correcta)
ὁ ταῦρος λευκός ἐστιν

25
el toro blanco es (traducción literal)
el toro es blanco (traducción correcta)
Una construcción muy peculiar del griego es la del complemento del nombre: el genitivo o el adjetivo, al
contrario que en castellano, suelen preceder al sustantivo al que complementan. Esta anticipación del genitivo o el
adjetivo acarrea incluso el desplazamiento del artículo que determina al sustantivo.
Ejemplos:
τὸν τῆς κόρης πέπλον
el de la muchacha vestido (traducción literal)
el vestido de la muchacha (traducción correcta)
τῷ τῆς θαλάττης θεῷ
al del mar dios (traducción literal)
al dios del mar (traducción correcta)
ὁ δίκαιος ἄνθρωπος
el justo hombre (traducción literal)
el hombre justo (traducción correcta)
Otra construcción posible es aquella en que el adjetivo o el genitivo se colocan detrás del sustantivo con la
repetición del artículo. Así, los sintagmas anteriores tendrían la siguiente estructura:
τὸν πέπλον τὸν τῆς κόρης
τῷ θεῷ τῷ τῆς θαλάττης
ὁ ἄνθρωπος ὁ δίκαιος
Se pueden traducir del mismo modo.
Actividades.
1. Observa con atención el orden oracional, analiza y traduce las siguientes oraciones:
a) ὁ Μίνως τε καὶ ὁ Ῥαδάμανθυς καὶ ὁ Σαρπηδὼν τῆς Εὐρώπης υἱοί εἰσιν.
b) οἱ ἀδελφοὶ πολεμοῦσι καὶ ὁ Μίνως τοὺς ἀδελφοὺς νικεῖ.
c) ὁ μὲν οὖν Μίνως τύραννος τῶν Κρητικῶν ἐστιν.
d) ὁ δὲ Ῥαδάμανθυς ἐν τῇ νήσῳ μένει.
e) ὁ δὲ Σαρπηδών εἰς τὴν Ἀσίαν σὺν Εὐρώπῃ βαίνει.
f) ὁ Μίνως καὶ ὁ Ῥαδάμανθυς τὸν βίον τελευτοῦσιν.
g) τότε οἱ ἀδελφοὶ τῶν νεκρῶν τύραννοί εἰσιν.
h) καὶ τοῖς νεκροῖς νόμους γράφουσιν.
i) ὁ Σαρπηδὼν ἡσυχίαν καὶ σοφίαν ταῖς κόραις ταῖς τῆς Ἀσίας φέρει.
j) ἡ ἡσυχία τε καὶ ἡ σοφία ἀγαθὴν τύχην ταῖς φίλαις φέρουσι.
Cuando el adjetivo no está colocado entre el artículo y el sustantivo (ὁ ἄνθρωπος δίκαιος), nο modifica
directamente al sustantivo, sino que funciona como atributo, y, si no hay verbo expreso, se sobreentiende el verbo
copulativo.

2.4. Lengua griega: Temas en -α. Adjetivos de tres terminaciones. Preposiciones (I): Preposiciones que
rigen un solo caso.

- PREPOSICIONES (I).
Antiguamente todas la preposiciones habían sido adverbios de lugar; por este motivo tienen un significado local, del que
deriva un sentido temporal y, en algunos casos, uno figurado; ej.:
– ἀνὰ τὸν ποταμόν (río arriba).
– ἀνὰ πᾶσαν τὴν ἡμέραν (durante todo el día).
– ἀνὰ τέτταρας (de cuatro en cuatro).
Toda preposición seguida de un caso funciona sintácticamente como un complemento circunstancial y responde a la
pregunta a dónde, de dónde y en dónde.
Preposiciones de un solo caso
εἰς a, hacia.
acusativo
ἀνά hacia arriba.
ἀντί en lugar de.
ἀπό desde, lejos de.
genitivo
ἐκ, ἐξ de, desde, fuera de.
πρό delante de, por.
ἐν en, dentro.
dativo
σύν con.

26
- TEMAS EN -α.
Esta declinación está formada fundamentalmente por sustantivos femeninos y también por algunos masculinos; comprende
asimismo adjetivos femeninos.
SINGULAR
FEMENINOS MASCULINOS
-α, -ας -α, -ης -η, -ης -ας, -ου -ης, -ου
nominativo -α -α -η -ας -ης
vocativo -α -α -η -α -α
acusativo -αν -αν -ην -αν -ην
genitivo -ας -ης -ης -ου -ου
dativo -ᾳ -ῃ -ῃ -ᾳ -ῃ
PLURAL
nominativo -αι
vocativo -αι
acusativo -ας
genitivo -ῶν
dativo -αις
– Femeninos en -α pura: ἡμέρα, -ας ἡ:
singular plural
nominativo ἡμέρ-α ἡμέρ-αι
vocativo ἡμέρ-α ἡμέρ-αι
acusativo ἡμέρ-αν ἡμέρ-ας
genitivo ἡμέρ-ας ἡμερ-ῶν
dativo ἡμέρ-ᾳ ἡμέρ-αις
– Femeninos en -α mixta: γλῶττα, γλώττης ἡ:
singular plural
nominativo γλῶττ-α γλῶττ-αι
vocativo γλῶττ-α γλῶττ-αι
acusativo γλῶττ-αν γλώττ-ας
genitivo γλώττ-ης γλωττ-ῶν
dativo γλώττ-ῃ γλώττ-αις
– Femeninos en -η: τύχη, -ης ἡ:
singular plural
nominativo τύχ-η τύχ-αι
vocativo τύχ-η τύχ-αι
acusativo τύχ-ην τύχ-ας
genitivo τύξ-ης τυχ-ῶν
dativo τύχ-ῃ τύχ-αις
– Masculinos en -ας, -ου: νεανίας, -ου ὁ:
singular plural
nominativo νεανί-ας νεανί-αι
vocativo νεανί-α νεανί-αι
acusativo νεανί-αν νεανί-ας
genitivo νεανί-ου νεανι-ῶν
dativo νεανί-ᾳ Νεανί-αις

27
– Masculinos en -η, -ου: πολίτης, -ου ὁ:
singular plural
nominativo πολίτ-ης πολῖτ-αι
vocativo πολῖτ-α πολῖτ-αι
acusativo πολίτ-ην πολίτ-ας
genitivo πολίτ-ου πολιτ-ῶν
dativo πολίτ-ῃ πολίτ-αις
- ADJETIVOS DE TRES TERMINACIONES.
– De tres terminaciones (-ος, -α/η, -ον): Los géneros masculino y neutro presentan las mismas desinencias que los temas
en -ο; y el femenino las mismas desinencias que los temas en -α.
singular plural
masc. fem. neutro masc. fem. neutro
nominativo ἱερ-ός ἱερ-ά ἱερ-όν ἱερ-οί ἱερ-αί ἱερ-ά
vocativo ἱερ-έ ἱερ-ά ἱερ-όν ἱερ-οί ἱερ-αί ἱερ-ά
acusativo ἱερ-ον ἱερ-άν ἱερ-όν ἱερ-ούς ἱερ-άς ἱερ-ά
genitivo ἱερ-οῦ ἱερ-ᾶς ἱερ-οῦ ἱερ-ῶν ἱερ-ῶν ἱερ-ῶν
dativo ἱερ-ῷ ἱερ-ᾷ ἱερ-ῷ ἱερ-οῖς ἱερ-αῖς ἱερ-οῖς

2.5. Léxico griego.

2.5.1. Familias semánticas: La guerra.


La acción Los personajes Las armas
Εἰρήνη, -ης ἡ: paz Ἄγγελος, -ου ὁ: mensajero Δόρυ, -ατος τό: lanza
Μάχη, -ης ἡ: batalla Ὁπλίτης, -ου ὁ: hoplita Θώραξ, -ακος ὁ: coraza
Νίκη -ης ἡ: victoria Στρατηγός, -οῦ ὁ: general Ὅπλα, -ων τά:armas
Πόλεμος, -ου ὁ: guerra Στρατιώτης, -ου ὁ: soldado Τόξον, -ου τό: arco
Στρατός, -οῦ ὁ: ejército
Φυγή, -ῆς ἡ: huída
Actividad: Define los helenismos siguientes e indica con qué palabra griega del campo semántico estudiado guardan
relación: 1. Epinicio 2. Estratagema 3. Evangelio 4. Tóxico 5. Naumaquia 6 Estategia 7. Polémica 8. Tauromaquia 9.
Panoplia 10. Torácico.

2.5.2. Helenismos: Materia y forma.


Étimo Formante Significado Ejemplo
Γάλα, -ακτος τό galact-o- leche galactómetro
Γωνία, -ας ἡ -gonio-/-gono ángulo pentágono
Κόπρος, -ου ἡ copr-o- excremento coprofagia
Κύκλος, -ου ὁ -ciclo- círculo, órbita Cíclope
Λίθος, -ου ὁ/ἡ -lit-o- piedra litografía
Λίπος, -ους τό lip-o- grasa lípido
Μορφή, -ῆς ἡ -morf-o/- forma amorfo
Ξύλον, -ου τό -xilo- madera xilófono
Οἶνος, -ου ὁ eno- vino enotécnia
Ὀρθός, -ή, -όν ort-o- recto, correcto ortogonal
Σίδηρος, όυ ὁ sider-o- hierro siderosis

28
Actividad: Define los helenismos siguientes y relaciónalos con las palabras griegas del cuadro: 1. Lipoproteína 2.
Litosfera 3. Enología 4. Zoomorfo 5. Coprolito 6. Ortografía 7. Triciclo 8. Siderurgia 9. Goniómetro 10. Galáctico 11.
Trigonometría 12. Ortopedia.

APÉNDICE. Los poemas homéricos.

Por poesía épica se entiende un tipo de poesía narrativa que canta las hazañas de unos héroes pertenecientes a
un pasado más o menos legendario y cuyo comportamiento glorioso acaba convirtiéndose en modelo de virtudes (valor,
fidelidad, nobleza, etc.).
Es poesía cantada por aedos (ἀοιδός) o cantores profesionales, con acompañamiento musical; esto era una
ayuda para la memoria, como lo era también la dicción formularia, un saber técnico que comprendía expresiones válidas
para muchas situaciones, la aplicación mecánica de epítetos a nombres (Atenea, la de los ojos de lechuza; Aquiles, el de
los pies ligeros,. . . ), que se transmitían de generación en generación (por eso se dice también que es una poesía
formularia). Todo ello facilitaba la retención memorística por parte del cantor.
Es poesía objetiva, pues el poeta actúa como simple narrador de unos hechos ajenos a él.
La forma de esta poesía es el hexámetro dactílico. Consiste en la repetición, seis veces, del pie rítmico llamado
dáctilo (una algunos pies por un espondeo (dos sílabas largas). El elemento fundamental de la versificación griega es la
cantidad de la sílaba o alternancia de sílabas largas y breves en el metro de acuerdo a determinados esquemas; es por
tanto diferente a nuestra versificación, ya que su ritmo no es acentual y la rima no se utiliza.
La poesía épica tuvo una primera etapa oral, en la que el cantor se limita a repetir, con pequeñas variaciones,
una serie de cantos de héroes y personajes míticos que había aprendido de otros aedos. A esta etapa sucede otra en la
que utilizando la escritura crea sus propios poemas. Esta es la etapa de la poesía culta y a ésta pertenece el gran autor
épico griego, Homero.
Esta poesía utiliza ciertos recursos estilísticos, como comparaciones,
catálogos (largas enumeraciones de guerreros, pueblos que participan, etc.),
invocaciones a las Musas, digresiones, narraciones o relatos que se alejan de la acción
principal.
Los poemas homéricos: la Ilíada y la Odisea.
Los poemas se hallan insertos en un gran hecho de armas: la conquista
micénica de la ciudadela de Troya, que, según los testimonios arqueológicos, pudo
tener lugar hacia 1250 a.C. o poco después. Tales sucesos debieron impresionar al
pueblo griego lo suficiente como para que sus cantores se decidieran a componer
poemas que lo recordaran.
Y sin duda, los poemas homéricos (al menos la Ilíada) arrancan de esta épica
micénica, puesto que en ellos hay incorporados datos (elementos y lugares
desaparecidos) que un griego de la época de Homero no podía conocer. Si todas estas Homero
noticias han sobrevivido desde el siglo XIII hasta el siglo VIII es gracias a la tradición
oral y sus procedimientos.
El fondo más o menos históricos de los poemas épicos griegos no hacia de ellos una mera historia del pasado.
Por el contrario, el enaltecer las hazañas del pasado convertía a los héroes que las llevaban a cabo en un ideal digno de
imitación; lo mismo que al mostrar las tristes consecuencias de sus errores incitaba a reflexionar sobre las pautas del
comportamiento humano.
La lengua de los poemas homéricos es una lengua artificial, meramente literaria, que no se corresponde con
ningún dialecto griego de ninguna época o región determinada. Al estar escritos en una lengua que no era un dialecto
local adquirían un carácter suprarregional, contribuyendo sin duda a la formación de una conciencia panhelénica.
La Ilíada.
1. Argumento.
No explica la guerra de Troya sino un episodio de ella, ocurrido hacia el final de la contienda, llamado
la cólera de Aquiles. Este héroe, verdadero protagonista del poema desde su primer verso hasta el último, se encoleriza
contra Agamenón porque éste le ofende arrebatándole la esclava Briseida que le había correspondido en el reparto de un
botín. Aquiles se retira de la guerra, lo que ocasiona a los aqueos un terrible descalabro militar que les pone al borde de
la ruina. Aquiles consiente en que su más querido amigo, Patroclo, salga a combatir para salvar a los aqueos del
desastre, pero Patroclo, aunque lo logra, muere en el empeño a manos de Héctor, el campeón troyano. Esto causa la
desesperación de Aquiles que, reconciliándose con Agamenón, sale a combatir y mata a Héctor. Con los funerales de
Patroclo en el campamento aqueo y de Héctor en la ciudad de Troya se cierra la epopeya, cuyo argumento es rectilíneo
y sin ningún corte.
2. Estructura.
Consta de 24 cantos y de algo más de 15000 versos, todos ellos en hexámetros dactílicos.
Al leer la Ilíada nos damos cuenta que está formada por episodios que gozan de una cierta independencia.

29
Citaremos los siguientes: la cólera de Aquiles, el designio de Zeus, la Patroclía, la venganza de Aquiles, los juegos en
honor de Patroclo, la muerte de Héctor, el catálogo de naves, el catálogo de aliados troyanos, la Ticoscopia, la revista de
tropas, la aristía de Diomedes, el combate de Paris y Menelao, el combate de Héctor y Áyax, la Dolonía o la Teomaquia.
Tales episodios son el tipo de narraciones relativamente breves que pudieron cantar los aedos históricos.
Probablemente proceden de repertorios o leyendas distintas del ciclo troyano y su antigüedad es muy diferente.
No obstante y a pesar del este carácter episódico, la Ilíada es un poema unitario y bien planeado
estructuralmente, pues todos los episodios están entretejidos, y la composición es dinámica y dilatoria. En efecto, todo
está pensado para ir dando tensión dramática al relato; así, el desastre griego previsto por Zeus en I no se produce hasta
XI; en XI se concibe la intervención de Patroclo, pero ésta no se produce hasta XVI; Patroclo muere en XVI pero
Aquiles no se entera hasta XVIII y sólo combate en XX. Todos los actores parecen saber que Troya caerá: lo sabe
Agamenón, y lo sabe Diomedes. El propio Aquiles sabe que ha de morir, pues su propia madre se lo dice.
La Ilíada es un poema guerrero y pesimista: se inicia con la cólera de Aquiles y acaba con la pira de Héctor.
Pesimista es la concepción del hombre en la obra, pues aparece como un ser miserable; no hay forma de escapar a la
voluntad de los dioses que engañan a los hombres, incluso a sus devotos; ni la piedad ni la virtud sirven a la hora de la
muerte.
La Odisea.
1. Argumento.
Un tema clásico anexionado al del asedio y destrucción de Troya es el de los llamados retornos,
poemas épicos en los que se describían las peripecias de los caudillos griegos en sus regresos a sus tierras. A estos
poemas de retorno pertenece la Odisea, que se ocupa del retorno de Ulises a su patria Ítaca. Tal vuelta duró veinte años,
y el poema en sí se ocupa sólo de la parte final de este regreso, si bien hacia la mitad de la obra Ulises narra en primera
persona todas sus aventuras.
El tema central de la Odisea es el accidentado regreso de Ulises de Troya, perseguido por Poseidón, su llegada
a Ítaca y la venganza de los pretendientes ávidos de ocupar su puesto en el trono y en el corazón de su esposa. Es un
tema típico de relatos populares en muchas literaturas, que en el caso de la Odisea parece que el personaje de Ulises,
como protagonista de la leyenda del héroe que regresa, es muy antiguo, conocido sin duda antes de la guerra de Troya.
Este tema se iría ampliando con material folklórico de distintas procedencias, así se han encontrado semejanzas con la
epopeya babilónica, o con las leyendas hititas y egipcias. Esta historia del retorno y venganza de un héroe y sus
aventuras fabulosas se integra dentro del ciclo troyano, haciendo que su protagonista, Ulises, fuese uno de los héroes
aqueos que vuelven a su patria trás la toma de Troya.
2. Estructura.
La Odisea se compone de 24 cantos en hexámetros dactílicos. La narración no es continua; bajo su
forma actual, se compone de tres conjuntos épicos:
a) La Telemaquia (Cantos I–IV): especie de prólogo. Describen la situación del palacio real de Ítaca en ausencia de su
rey Ulises, los pretendientes de su fiel esposa Penélope la acosan, y al mismo tiempo devoran los bienes de palacio; el
hijo de Penélope y Ulises, Telémaco, llegado a una incipiente madurez, emprende un viaje a Pilos y a Esparta para
buscar noticias de su padre.
b) Los relatos en la corte de Alcínoo (Cantos V–XIII). En el Canto V nos enteramos de la situación real de Ulises:
retenido por la ninfa Calipso en la isla fabulosa de Ogigia, logra escapar en una balsa, pero naufraga y arriba desnudo y
desfallecido de cansancio y de hambre a la costa de los feacios. En los Cantos VI-XII se narra el hermoso episodio de
Ulises y Nausícaa, y la estancia del héroe en la corte de los feacios, adonde Ulises ha llegado en su largo peregrinar, en
la que es acogido benévolamente por el rey Alcínoo; aquí narra Ulises todas sus peripecias desde que salió de Troya. Y
tiene lugar la decisión de los dioses de acabar con las penalidades del héroe y dejarle arribar a su patria. En esta
narración se encuentran los elementos más antiguos del folclore primitivo y está llena de evocaciones legendarias : los
Cíclopes, las Sirenas, la bajada a los Infiernos, las vacas del Sol devoradas por los compañeros de Ulises, etc.
c) La matanza de los pretendientes (Cantos XIII–XXIV). Se narra la oculta llegada de Ulises a Ítaca, el regreso de
Telémaco, los sucesivos reconocimientos de Ulises por su fiel porquerizo Eumeo, por su hijo y por sus leales. En el
Canto XXII se llega al punto culminante de la acción con la victoria de Ulises, como un mendigo, en la prueba del arco
y la posterior matanza de los que asediaban a su esposa y su patrimonio. En el Canto XXIII se produce el
reconocimiento del héroe por su esposa, y en el XXIV se describe la llegada de los pretendientes al Hades, la visita de
Ulises a su padre Laertes, y la pacificación de Ítaca cuando Ulises asume de nuevo el mando.
Comparación entre Ilíada y Odisea.
La Ilíada y la Odisea son obras diferentes y ello por muchas razones:
- La Ilíada es un poema pesimista, abocado a una tragedia; nos habla de la triste condición de los hombres, juguetes de
los dioses; la Odisea es el poema que exalta el deseo de sobrevivir, donde los hombres son responsables de sus vidas.
- La Ilíada es un poema sólo de héroes: generosos y egoístas, valientes pero no liberados del miedo, bellos, buenos,
viriles, excelentes y, en buena medida, sobrenaturales. La Odisea es un poema de la gente, que exalta la hospitalidad, la
vida familiar, que se detiene, por ejemplo, a estudiar la psicología femenina (el sentimentalismo y coquetería de
Calipso, la candidez de Nausícaa, la fidelidad de Penélope, el carácter afectuoso y gruñón de Euriclea); aparecen en la
Odisea personajes sencillos: el porquero Eumeo, la nodriza Euriclea, el mendigo y hasta el perro. Ello la convierte en un

30
poema nuevo pues se está adaptando la forma épica a un contenido familiar y cotidiano.
- La Ilíada es un poema sencillo y económico en sus escenarios: la ciudad de Troya, el campamento griego, el campo de
batalla; la Odisea se mueve en mares, islas fantásticas, campos, chozas y palacios.
- La acción en la Ilíada es más concentrada y tensa (la cuestión, hasta la muerte de Héctor, se resuelve en cinco días); en
la Odisea, más difusa y dispersa.
- En la Ilíada la acción es continua y lineal. La estructura de la Odisea es variada: hay acciones paralelas, digresiones,
retrospecciones, etc.
- Las diferencias, consecuentemente, se plasman en la forma: en la Ilíada abundan los símiles que dan variedad y
plasticidad a la acción; en la Odisea hay bastantes menos y de un corte bien diferente.
- La Ilíada es poéticamente más vigorosa; la Odisea es una obra que se complace en la técnica (la narrativa, en este
caso).
- La Ilíada parece partir de leyendas micénicas, aunque algunas no pertenecieran en origen al ciclo troyano. La Odisea
parece hundir sus raíces en el mundo oriental (babilónico, por ejemplo; Poema de Gilgamesh) y en el mundo del cuento
popular cuyos motivos están presentes en muchas culturas y literaturas.
Tantas son las diferencias que a primera vista se perciben que ello ha dado lugar a dos cuestiones: la autoría de
ambas obras y la fecha de composición. Es muy antigua la teoría que quita a Homero la autoría de la Odisea. Hasta hoy
llega la disputa; algunos críticos siguen pensando que las diferencias cosmológicas e ideológicas son tan profundas que
el redactor final de la Odisea no sería el mismo que la Ilíada, aunque es posible que el autor de la Ilíada tuviera algo que
ver en las redacciones más primitivas del poema de Ulises. Para otros críticos, el autor podría ser el mismo: en un caso
habría trabajado con material de la tradición micénica; en otro, habría tomado material de la época de las grandes
colonizaciones, haciendo un relato de corte oriental. Podría ser obra –dicen– de un Homero viejo, ya al final de su
carrera, lo que explicaría la mayor pericia técnica.
Lo que nadie duda es que la Odisea es un poema más moderno que podría situarse en la primera mitad del siglo
VII. No sólo se fundamenta la idea en los componentes temáticos y de tono que hemos apuntado arriba, sino en algo
más objetivo como es la lengua y el estilo. Aunque escrita en eso que se ha llamado ”dialecto homérico”, la Odisea
presenta formas lingüísticas (por ejemplo mayor presencia de los aumentos y de la subordinación) y estilísticas
(presencia de fórmulas exclusivas, desaparición de algunas presentes en la Ilíada, composición no lineal, etc.).

– Lectura: Homero, Ilíada Α, 1-25. (Traducción de E. Crespo Güemes)

La cólera canta, oh diosa, del Pelida Aquiles, Μῆνιν ἄειδε, θεά, Πηληιάδεω Ἀχιλῆος
maldita, que causó a los aqueos incontables dolores, οὐλομένην, ἣ μυρί’ Ἀχαιοῖς ἄλγε’ ἔθηκε,
precipitó al Hades muchas valientes vidas πολλὰς δ’ ἰφθίμους ψυχὰς Ἄϊδι προΐαψεν
de héroes y a ellos mismos los hizo presa para los perros ἡρώων, αὐτοὺς δὲ ἑλώρια τεῦχε κύνεσσιν
y para todas las aves —y así se cumplía el plan de Zeus—, οἰωνοῖσί τε πᾶσι· Διὸς δ’ ἐτελείετο βουλή· 5
desde que por primera vez se separaron tras haber reñido ἐξ οὗ δὴ τὰ πρῶτα διαστήτην ἐρίσαντε
el Atrida, soberano de hombres, y Aquiles, de la casta de Zeus. Ἀτρεΐδης τε ἄναξ ἀνδρῶν καὶ δῖος Ἀχιλλεύς.
¿Quién de los dioses lanzó a ambos a entablar disputa? Τίς γάρ σφωε θεῶν ἔριδι ξυνέηκε μάχεσθαι;
El hijo de Leto y de Zeus. Pues, irritado contra el rey, Λητοῦς καὶ Διὸς υἱός· ὃ γὰρ βασιλῆι χολωθεὶς
una maligna peste suscitó en el ejército, y perecían las huestes νοῦσον ἀνὰ στρατὸν ὦρσε κακήν, ὀλέκοντο δὲ λαοί, 10
porque al sacerdote Crise» había deshonrado
οὕνεκα τὸν Χρύσην ἠτίμασεν ἀρητῆρα
el Atrida. Pues aquél llegó a las veloces naves de los aqueos
Ἀτρεΐδης· ὃ γὰρ ἦλθε θοὰς ἐπὶ νῆας Ἀχαιῶν
cargado de inmensos rescates para liberar a su hija,
λυσόμενός τε θύγατρα φέρων τ’ ἀπερείσι’ ἄποινα,
llevando en sus manos las ínfulas del flechador Apolo
στέμματ' ἔχων ἐν χερσὶν ἑκηβόλου Ἀπόλλωνος
en lo alto del áureo cetro, y suplicaba a todos los aqueos,
pero sobre todo a los dos Atridas, ordenadores de huestes: χρυσέῳ ἀνὰ σκήπτρῳ, καὶ λίσσετο πάντας Ἀχαιούς, 15
«¡Oh Atridas y demás aqueos, de buenas grebas! Ἀτρεΐδα δὲ μάλιστα δύω, κοσμήτορε λαῶν·
Que los dioses, dueños de las olímpicas moradas, os concedan «Ἀτρεΐδαι τε καὶ ἄλλοι ἐϋκνήμιδες Ἀχαιοί,
saquear la ciudad de Priamo y regresar bien a casa; ὑμῖν μὲν θεοὶ δοῖεν Ὀλύμπια δώματ’ ἔχοντες
a mi hija, por favor, liberadmela y aceptad el rescate ἐκπέρσαι Πριάμοιο πόλιν, εὖ δ’ οἴκαδ’ ἱκέσθαι·
por piedad del flechador hijo de Zeus, de Apolo.>> παῖδα δ' ἐμοὶ λύσαιτε φίλην, τὰ δ’ ἄποινα δέχεσθαι, 20
Entonces todos los demás aqueos aprobaron unánimes ἁζόμενοι Διὸς υἱὸν ἑκηβόλον Ἀπόλλωνα. »
respetar al sacerdote y aceptar el espléndido rescate, Ἔνθ' ἄλλοι μὲν πάντες ἐπευφήμησαν Ἀχαιοὶ
pero no le plugo en su ánimo al Atrida Agamenón, αἰδεῖσθαί θ’ ἱερῆα καὶ ἀγλαὰ δέχθαι ἄποινα·
que lo alejó de mala manera y le dictó un riguroso mandato: ἀλλ' οὐκ Ἀτρεΐδῃ Ἀγαμέμνονι ἥνδανε θυμῷ,
ἀλλὰ κακῶς ἀφίει, κρατερὸν δ’ ἐπὶ μῦθον ἔτελλε· 25

31
Actividades complementarias:
- Lectura de E. Vaquerizo, La última noche de Hipatia.
Hipatia, filósofa y matemática, amada por todos en la ciudad, es la responsable de la Biblioteca, último
baluarte de la ciencia. Cuando un nuevo discípulo que dice venir de tierras lejanas se presenta ante ella, la inteligente
Hipatia advierte enseguida que oculta un secreto. En efecto, se trata de alguien que ha recorrido los abismos del tiempo
para encontrarla... y tal vez salvarla.

- Visionado de Ira de Titanes (2012).


Diez años después de los sucesos de “Furia de titanes”, Perseo (Sam Worthington) está decidido a llevar una
vida tranquila con su hijo Helio. Sin embargo, los dioses, debilitados por la falta de fe de la humanidad, pierden el
control sobre los Titanes, cuyo líder no es otro que Kronos, el padre de Zeus (Liam Neeson), Hades (Ralph Fiennes) y
Poseidón (Danny Huston). Cuando Hades y Ares (Edgar Ramírez) llegan a un acuerdo con Kronos para capturar a Zeus,
entonces Perseo tendrá que abandonar su apacible vida para rescatarlo, misión en la que cuenta con la ayuda de
Andrómeda (Rosamund Pike), Agénor (Toby Kebbell) y Hefesto (Bill Nighy).

32
UNIDAD 3. LA CIVILIZACIÓN MICÉNICA.
Índice.
3.1. La civilización micénica.
3.2. La sociedad micénica. La Lineal B.
3.3. Textos (con explicaciones gramaticales y
actividades): Helena. Héctor y Aquiles. El final de la
Guerra de Troya.
3.4. Lengua griega: Pretérito imperfecto. Preposiciones
que rigen dos casos.
3.5. Léxico griego. 3.5.1. Familias semánticas: La guerra.
3.5.2. Helenismos: Tiempo, espacio y movimiento.
APÉNDICE. Hesíodo.
Actividades complementarias.

3.1. La Civilización micénica.

En la Grecia continental hacia el 2000 a. C. penetra un nuevo pueblo indoeuropeo, los griegos, desde el Épiro
(su patria originaria según afirma
Aristóteles) y los Balcanes; este pueblo era
de civilización inferior que los pobladores
anteriores a los que suplantaron, por lo que
durante 400 años aproximadamente se
dedicaron a asimilar la cultura superior de
sus predecesores, al tiempo que se
enriquecieron con la aportación cultural de
los minoicos.
Es posible que los minios de los que se ha
hablado ( considerándolos también como
luvitas) fueran en realidad los griegos.
Es entonces, alrededor del 1600 a. C.
cuando se empieza a expandir el fruto de
dicha asimilación, una nueva civilización
que recibirá el nombre de micénica gracias al desenterramiento de Micenas por parte de Schliemann y ser ésta el mayor
núcleo poblado y de mayor empuje de esta cultura (coincidiendo así con la idea de Homero de que Micenas era la más
poderosa por ser su rey, Agamenón, el general en jefe de la tropas griegas en la batalla de Troya).
Micenas, en la Argólide, se convierte en un centro
de riqueza y poder con una civilización guerrera
sin igual en la zona del Egeo; no obstante no es el
único centro de población importante de Grecia
central y meridional que surge y brilla con
esplendor en esta época: Pilos en Mesenia, Tebas,
Glá y Orcómenos en Beocia y Tirinto también en la
Argólide y parece que bajo la Acrópolis de Atenas
reposa un primitivo asentamiento fortificado
micénico.
El período de esplendor micénico va desde el 1600
al 1150 a. C., cuando se configuran los palacios
descritos en la Ilíada y sus reinos: Pilos, Tebas,
Orcómenos, Glá, Atenas y Micenas.
Lo escabroso del terreno en Grecia continental
provocó que el dominio total sobre la península

33
balcánica fuera imposible, pero no así en el mar: la construcción de una flota poderosa les permitió la aventura y
conquista de ultramar y sustituir a los minoicos como dominadores del Egeo.

3.2. La sociedad micénica. La lineal B.

Muchos son los rasgos que diferencian de un modo tajante esta civilización de la minoica; la diferenciación
étnica fue el detonante de ellas. Las principales características son:
- Por primera vez los gobernantes quieren dejar constancia de su
vida y su status social, manifestado sobre todo en el
enterramiento; por primera vez se delimitan espacios sagrados
para tumbas; es el caso de los dos círculos de tumbas
delimitados de Micenas fuera del casco urbano con ajuares para
los muertos, lujosos objetos metálicos y objetos guerreros (petos
de oro, collares, pendientes y máscaras faciales de oro, etc...); es
la inmortalización del poder y la autoridad; (uno de los círculos,
con la ampliación de las murallas de Micenas quedó encerrado
dentro del núcleo fortificado);
- Asímismo el enterramiento presenta la novedad de la
colocación de losas verticales para indicar las tumbas con
grabados de escenas de animales, cacerías, militares o círculos
como signo sagrado; junto a los suntuosos enterramientos están
los enterramientos introducidos por los griegos desde el 2000 a.
C.: son enterramientos en tumbas en forma de cistas (grandes
vasijas), bien individuales o familiares, en posición vertical con
los cuerpos en posición fetal; el enterramiento se producía
dentro de la casa o al pie de los muros de la misma;
. Elaboración de objetos de lujo muy bellos y exquisitos como abalorios de ámbar, las joyas arriba citadas de oro,
alfilera con cabeza de cristal de roca y escudillas en forma de plato también en cristal de roca;
- Aparición del carro de combate; parece ser un elemento que trajeron los griegos y que exportaron a la Creta minoica;
se conocía el carro de bueyes para transportes, pero el carro de combate se caracteriza por su ligereza y por ser llevado
por caballos (en Creta minoica se usó el tiro de caballos para transporte al ser un pueblo pacífico); otra arma propia de
los micénica es la espada larga y muy particular es la armadura de láminas de metal (bronce) y casco de dientes de
jabalí;
- La sociedad presenta una estratificación social muy marcada, dominada por una nobleza guerrera que concentra el
poder (en los enterramientos se ha visto que además son de una altura y corpulencia mayor que el resto de habitantes de
estos asentamientos); también hay especialización del trabajo en función de las habilidades técnicas y artísticas;
- El rasgo propio que quizá defina más a los micénicos y domine en todo su teritorio es la gran tumba llamada de tholos
(o de colmena) de las que la más famosa es la denominada Tumba de Atreo en Micenas: una gran cámara mortuoria
construída por completo con grandes bloques de piedra, de dimensiones enormes y que no tiene precedentes
arquitectónicos ni dentro ni fuera de Grecia.
- La vida micénica también está La vida marcada por una gran religiosidad: el futuro panteón griego se empieza a
dibujar en estas fechas con las divinidades indoeuropeas aportadas por los griegos: Zeus, Hera, Posidón, Artemis,
Atenea, Hermes, Ares y Dioniso; la santidad y temor por los muertos es un ejemplo; hacían sacrificios humanos a los
dioses según las tablillas de Pilos; no obstante parece ser claramente indentificable la Gran Diosa Madre de la
civilización minoica reencarnado en Potnia con el título de da-pu-ri-ti-jo (la dama del Laberinto);
- Los asentamientos se basaban en el levantamiento de casas a modo de celdas denominadas mégaron , casas con un
porche con columnas, una larga habitación rectangular y en muchos casos al final de ésta una despensa; en ellos el
edificio sobresaliente era el palacio y después la adición de fortificaciones como los muros "ciclópeos" de Tirinto o las
gruesas murallas de Micenas con la puerta de los Leones de acceso al complejo amurallado, protecciones contruídas con
grandes peñascos y bloques de piedra labrada; el palacio era además el centro del culto religioso, junto con algunos
santuarios externos a los asentamientos a modo de ermitas.
- Los micénicos, en su época de esplendor, coincidente con la construcción de las grandes tumbas de tholos,
desarrollaron su actividad hacia el exterior exportando sus productos y cerámicas al mundo Egeo e incluso más allá:
encontramos restos de dichas actividades comerciales en Sicilia, Italia, Chipre, Mileto, Rodas y Asia Menor en el
Heládico Reciente HR II A y B; de ésta época son las tablillas de Lineal B conservadas.

34
Hablando del Lineal B, los micénicos adoptaron de los cretenses miniocos la escritura para anotar su propia
lengua, el griego; para ello transformaron el sistema de escritura y sustituyeron el Lineal A (cuya escritura sólo se
encuentra en Creta) por el llamado Lineal B, que se encuentra en todos los centros micénicos del Grecia continental y
que fue exportado después a Creta.

3.3. Textos. Helena. Héctor y Aquiles. El final de la Guerra de Troya.

Helena.
El destino de los mortales escapa a su control. Los dioses deciden, a menudo arbitrariamente, complicar la
existencia de algunos de ellos.
Helena, reina de Esparta, es ofrecida a Paris como regalo de la divina Afrodita.
ἐγώ εἰμι ἐκ τῆς Σπάρτης καὶ τῆς Λήδας ϑυγάτηρ εἰμί. λέγουσιν ὅτι ὁ Ζεὺς, μεταμορφούμενος εἰς
κύκνον, ἐν Σπάρτῃ ἐστίν. λέγουσι καὶ ὅτι ὁ ϑεός εἰς τὸ τῆς βασιλίσσης δωμάτιον εἰσβαίνει. τότε ἡ Λήδα
τέκνον τίκτει· τὸ δὲ τέκνον ‘Ελένην ὀνομάζει. πολλὰ κακὰ πάσχω, οὕτως ὁ μῦϑός ἐστίν. οἱ ϑεοί τε καὶ αἱ
ϑεαὶ ἐν ’Ολύμπῳ συμπόσιον ἑορτάζουσιν. ἡ ῎Ερις τῷ συμποσίῳ οὐ πάρεστι, διότι τὴν ϑεὰν οὐ
προσκαλοῦσιν. ἡ οὖν ῎Ερις ὠργισμένη ἐστίν· τὸ χρύσεον μῆλον τῇ καλλίστῃ ϑεᾷ παρέχει καὶ τὸν
πόλεμον ἐν ϑεαῖς τίκτει.
El rapto de Helena por Paris provocó la guerra de Troya. Pero hay algunas versiones del mito que salvan la
honorabilidad de Helena. Eurípides en su tragedia Helena asegura que Hera fabricó una imagen con el aire de las nubes
y la colocó en el lugar de la reina espartana. Nunca, pues, Helena acudió a Troya. Griegos y troyanos combatieron por
el rescate de un fantasma.
τότε ὁ Πρίαμος ἐν τῷ ’Ιλίῳ βασιλεύει. ὁ ’Αλέξανδρος υἱὸς τοῦ Πριάμου ἐστίν. βαίνουσιν οὖν τρεῖς ϑεαὶ
παρὰ ’Αλὲξανδρον· ἡ Ἥρα τε καὶ ἡ ’Αφροδίτη καὶ ἡ ’Αϑηνᾶ περὶ εὐμορφίαν πολεμοῦσιν. αἱ ϑεαὶ τὴν
τοῦ κούρου γνώμην ἐϑέλουσιν. Ὁ ’Αλέξανδρος τὴν ’Αφροδίτην ἐκλέγει διότι ἡ ϑεὰ τῷ κούρῳ τὴν
καλλίστην κόρην παρέχει. ὁ δὴ ’Αλέξανδρος τὸ Ἴλιον λείπει καὶ εἰς Σπάρτην ἥκει· ἀλλὰ ὁ κοῦρος τὴν
Ἥραν οργίζει. ἡ οὖν Ἥρα εἴδωλον τῆς Ἡλένης ποιεῖ καὶ τῷ ’Αλεξάνδρῳ τὸ εἴδωλον παρέχει. ἐγὼ δὴ
’Αλεξάνδρῳ οὐ συνοικῶ, ἀλλὰ τὸ εἴδωλον συνοικεῖ. ὁ δὲ Ζεὺς τὰ κακὰ αὐξάνει· πόλεμον γὰρ τοῖς
’Αχαιοῖς τε καὶ τοῖς Τρῶσι φέρει. οὕτω δὲ ὁ δεινὸς πόλεμος πολλοὺς ἀνϑρώπους κτείνει καὶ μεγάλην
δόξαν τῷ ἀρίστῳ τῶν ϑνητῶν, τῷ ’Αχιλλεῖ, φέρει.
Héctor y Aquiles.
Pese a los ruegos de su padre Príamo y de su madre Hécuba, Héctor se enfrenta a Aquiles. Tras un duelo
desigual, Aquiles hiere mortalmente a Héctor, quien antes de morir profetiza el fin del Pélida a manos de Paris.
ὁ Πρίαμος τὸν υἱὸν ἱκετεύει, ἀλλὰ οὐ πείϑει. ὁ οὖν Ἕκτωρ ἐκ τοῦ Ἰλίου ἐκβαίνει καὶ τὸν ἄριστον τῶν
’Αχαιῶν μένει. ὅτε ὁ ’Αχιλλεὺς ἥκει, τὸν ἐχϑρὸν φοβεῖ. ὁ μὲν Ἕκτωρ φεύγει, ὁ δὲ ’Αχιλλεὺς διώκει. οὕτω
τρὶς περὶ τὸ Ἴλιον τρέχουσιν. ἀλλὰ ὅτε δὴ τὸ τέταρτον ἐπὶ τὸν ποταμὸν ἥκουσι, οἱ ϑεοὶ τὸν Ἕκτορα
λείπουσιν. πρῶτον μὲν οὖν οἱ ἐχϑροὶ πολεμοῦσι, τέλος δὲ ὁ ’Αχιλλεὺς τὸν Ἕκτορα κτείνει.
Lamento de Aquiles ante Príamo. Ambos lloran por los seres queridos que no volverán a ver.
οἱ γὰρ ϑεοὶ τοῖς ϑνητοῖς ἄϑλιον βίον παρέχουσιν, καὶ μόνον οἱ ϑεοὶ οὐ φροντίζουσιν. δύο γὰρ πίϑοι ἐν
ϑεῶν οἰκίᾳ εἰσίν· ὁ μὲν τὰ κακά, ὁ δὲ τὰ ἀγαϑὰ ἔχει· τοῖς μὲν ὁ Ζεὺς τὰ κακὰ καὶ τὰ ἀγαϑὰ παρέχει, τοῖς
δὲ μόνον τὰ κακά. ὁ οὖν ἐμὸς πατὴρ ἄριστα δῶρα λαμβάνει· ἔχει μὲν γὰρ πλοῦτον τε καὶ ὄλβον, ἔστι δὲ
τύραννος, γαμεῖ δὲ ϑεὰν καὶ τίκτει μόνον υἱόν. ἀλλὰ καὶ ὁ Ζεὺς κακὸν παρὲχει· ὁ γὰρ υἱὸς ἐν τῷ
βασιλείῳ οὐ βασιλεύει. ἐγώ εἰμι τοῦ τυράννου υἱός. ἐν Ἰλίῳ ἀποϑνήσκω, οὔποτε πάλιν τὸν ἐμὸν πατέρα
βλέπω.

35
El final de la Guerra de Troya.
El relato de la Ilíada concluye sin haber finalizado la guerra. Es en la Odisea donde un aedo nos canta cómo los
griegos lograron forzar las puertas de la muralla y arrasar la ciudad. Un ardid del astuto Odiseo provocó la caída de
Troya. (Ver explicaciones y actividades infra)
ἀλλὰ ὁ Ὀδυσσεὺς δόλον ἐπιβουλεύει· οἱ Ἀχαιοὶ ξύλινον ἵππον ποιοῦσι καὶ τοὺς ἀρίστους ἀνϑρώπους ἐν
τῷ ἵππῳ κρύπτουσιν. ἐν τῷ πεδίῳ τὸ δῶρον λείπουσιν· οἱ Ἀχαιοὶ στρατιῶται πῦρ ἐν ταῖς σκηναῖς
βάλλουσι καὶ οἱ ναῦται ἐν πλοίοις πλέουσιν. Οἱ Τρῶες εἰς τὴν ἀγορὰν τὸν ἵππον ἕλκουσιν. οἱ τοῦ Ἰλίου
πολῖται τὸ δῶρον τοῖς ϑεοῖς παρέχουσιν. τῆς νυκτὸς ἐκβαίνουσιν οἱ Ἀχαιοὶ ἐκ τοῦ ἵππου· τὴν μὲν
ἀγορὰν καὶ τοὺς δόμους φϑείρουσι, τοὺς δὲ ἀνϑρώπους κτείνουσιν. αἱ γυναῖκες τε καὶ οἱ παῖδες δοῦλοι
τοῖς Ἀχαιοῖς εἰσιν. μόνον ὁ Αἰνείας φεύγει καὶ εἰς Ἰταλίαν ἥκει· τῆς Ῥώμης ἀρχῆς οἰκιστής ἐστιν.

- Explicaciones gramaticales y actividades.


 Hay tres casos susceptibles de constituir el término de una preposición: acusativo, genitivo y dativo; pero en ocasiones
una misma preposición puede regir varios casos cambiando, según el régimen, de significado. Así pues, para traducir
correctamente hay que prestar atención a las preposiciones y al caso que rigen.
 Las palabras στρατιῶται, ναῦται, πολῖται, Αἰνείας y οἰκιστής forman parte de un grupo de sustantivos masculinos que
se flexionan por la primera declinación.
Suelen designar nombres propios de varón (Αἰνείας) o actividades que desempeñaban normalmente los varones
(στρατιῶται, ναῦται, πολῖται, οἰκιστής).
Actividades:
1. Lee en voz alta el texto anterior.
2. Analiza morfosintácticamente las oraciones del texto y tradúcelas.
3. Cambia de número los sustantivos neutros de la segunda declinación que aparecen en el texto.
4. Califica los siguientes sintagmas con los adjetivos Ἀχαιός, ά, όν, 'aqueo, -a'; κακός, ή, όν, 'malo, -a'; y ἔνδοξος, ον,
'famoso, -a', en la forma adecuada: τέκνον, βασίλισσαι, συμπόσια, ἀνϑρώπου, ϑεᾷ, μήλων, Ἑλένη, κοῦρος, μύϑους.
5. Analiza morfosintácticamente y traduce las siguientes oraciones:
 ὁ Ἑρμῆς τὸ χρύσεον μῆλον τῷ Ἀλεξάνδρῳ φέρει.
 τὸ μῆλον λέγει· “τῇ καλλίστη ϑεᾷ”.
 ὁ Ἀλέξανδρος τὴν τοῦ ἔρου ϑεὰν ἐκλέγει.
 ἡ Ἀφροδίτη τὸ μικρὸν μῆλον λαμβάνει.
 ἡ ϑεὰ τὴν καλὴν Ἑλένην τῷ Ἀλεξάνδρῳ παρέχει.
 ὁ Ἀλέξανδρος τὴν Ἀχαιὰν βασίλισσαν ἀρπάζει.

3.4. Lengua griega: Pretérito imperfecto. Preposiciones que rigen dos casos.

- PRETÉRITO IMPERFECTO DE INDICATIVO.


El pretérito imperfecto de indicativo activo consta de un aumento, la raíz del verbo (o mejor, el tema de presente), la vocal
temática y las desinencias personales de los tiempos de pasado:
Aumento + tema de presente + vocal temática + desinencias de pasado
Εjemplo: ἔ-φερ-ο-ν(yo llevaba)
ἔ-φερ-ε-ς
ἔ-φερ-ε
ἐ-φέρ-ο-μεν
ἐ-φέρ-ε-τε
ἔ-φερ-ο-ν
– El aumento.
Es una característica propia de los tiempos de pasado que encontramos sólo en el modo indicativo:
– Si el verbo empieza por consonante: se antepone una ἐ- delante del tema de presente del verbo, y se conoce con el
nombre de aumento silábico.
– Si el verbo empieza por vocal: ésta presenta un alargamiento de acuerdo con la siguiente tabla y se conoce con el
nombre de aumento temporal:
α >η ἀγορεύω > ἠγόρευον “hablar en público”
ε >η ἐλαύνω > ἤλαυνον “empujar”
ο >ω ὀδεύω > ὤδευον “caminar”
αι > ῃ αἴρω > ᾗρον “levantar”
ει > ῃ εἰκάζω > ᾔκαζον “igualar”
οι > ῳ οἰκίζω > ᾤκιζον “edificar”

36
αυ > ηυ αὐγάζω > ηὔγαζον “brillar”
ευ > ηυ εὑρίσκω > ηὕρισκον “hallar”
ου > ου οὐτάζω > οὔταζον “herir”
ι >ι ἱκέτευω > ἱκέτευον “suplicar”
υ >υ ὑβρίζω > ὕβριζον “ser insolente”
– El aumento en los verbos compuestos de preverbio.
El aumento en los verbos compuestos de preverbio se coloca entre el preverbio y el verbo:
preverbio Preverbio con aumento preverbio Preverbio con aumento
ἀμφι- ἀμφε- προ- προε-/πρου-
ἀνα- ἀνε- δια- διε-
ἀντι- ἀντε- εἰσ- εἰσε-
ἀπο- ἀπε- ἐγ-, ἐμ-, ἐν- ἐνε-
ἐπι- ἐπε- ἐκ- ἐξε-
κατα- κατε- προσ- προσε-
μετα- μετε- Συγ-, συλ-, συμ-, συν-, συρ-, συ- συνε-
παρα- παρε- ὑπο- ὑπε-
περι- περιε- ὑπερ- ὑπερε-
Ejemplos:
προσ-λαμβάνω προσελάμβανον “yo tomaba”.
εἰσ-ελαύνω εἰσήλαυνον “yo entraba”.
Si el preverbio termina en vocal, esta vocal se elide ante el aumento, salvo los preverbios ἀμφι-, περι- y προ-.
παρ-οχύνον παρώχυνον “yo provocaba”.
ἐπι-τρέπω ἐπϟετρεπον “yo volvía”.
ἀμφιβαίνω ἀμφιέβαινον “yo rodeaba”.
περι-γράφω περιέγραφον “yo circunscribía”.
προ-γιγνώσκω προε/προυγίγνωσκον “yo conocía de antemano”.
– Imperfecto de los verbos atemáticos
εἰμί φημί τίθημι δίδωμι
1ª ἦν ἔ-φη-ν ἐ-τίθη-ν ἐ-δίδου-ν
sg.2ª
ἦσθα ἔ-φη-ς ἐ-τίθει-ς ἐ-δίδου-ς

ἦν ἔ-φη- ἐ-τίθει- ἐ-δίδου-
1ª ἦμεν ἔ-φα-μεν ἐ-τίθε-μεν ἐ-δίδο-μεν
pl.2ª
ἦτε ἔ-φα-τε ἐ-τίθε-τε ἐ-δίδο-τε

ἦσαν ἔ-φα-σαν ἐ-τίθε-σαν ἐ-δίδο-σαν
- PREPOSICIONES QUE RIGEN DOS CASOS.
Preposiciones que rigen dos casos
acusativo genitivo
διά por, a causa de a través de
κατά hacia abajo, durante, por, según de arriba a abajo, contra
μετά después de con
ὑπέρ sobre, más allá de sobre

37
3.5. Léxico griego.

3.5.1. Familias semánticas: El tiempo y los fenómenos naturales.


El tiempo Los fenómenos naturales
Ἔτος, -ους τό: año noche Ἄνεμος, -ου ὁ: Μετέωρα, -ων τά:
Ἡμέρα, -ας ἡ: día Ἀρόσος, -ου ἡ: Νεφέλη, -ης ἡ
Μήν, μηνός ὁ: mes Κεραυνός, -οῦ ὁ: Σεισμός, -οῦ ὁ:
Νύξ, νυκτός ἡ: Κῦμα, -ατος τό: Ψῦχος -ους τό:
Actividad: Define los siguientes helenismos e indica con qué palabra griega guarda relación: 1. Menisco 2. Efímero 3.
Almanaque 4. Hemeroteca 5. Nefelometría 6. Meteorología 7. Psicrómetro 8. Sismógrafo.

3.5.2. Helenismos: Tiempo, espacio y movimiento.


Étimo Formante Significado Ejemplo
Χρόνος, -ου ὁ -crono- tiempo sincrónico
Ἀρχαῖος, -α, -ον arque-o- antiguo arquetipo
Παλαῖος, -α, -ον paleo- antiguo paleografía
Νέος, -α, -ον Neo-/-neismo nuevo neolítico
Τόπος, -ου ὁ Top-o-/-topia lugar topografía
Ἄκρος, -α, -ον acro- Alto, extremidad acrópolis
Ἔνδον endo- Dentro, interior endocarpio
Ἔξω exo- Fuera, externo exosfera
Μέσος, -η, -ον meso- medio mesocarpio
Κινέω: cine-ma-t- movimiento cinestesia
Δρόμος, -ου ὁ: -dromo- carrera aeródromo
Τρόπος, -ου ὁ: -trop-o- Giro, vuelta tropismo
Actividad: Define los siguientes helenismos: 1. Cronología 2. Heliotropismo 3. Arqueología 4. Velódromo 5.
Paleontología 6. Cinética 7. Neologismo 8. Mesocracia 9. Utopía 10. Exógeno 11. Acrofobia 12. Endogamia 13.
Acróbata 14. Anacronismo 15. Mesozoico.

APÉNDICE. Hesíodo.

Frente a la figura semilegendaria de Homero, la existencia de Hesíodo no ha planteado dudas a los


investigadores. Parece que vivió sobre el último tercio del siglo VIII o comienzos del VII a.C., siendo por tanto
posterior a Homero. Creció y vivió en Ascra, en Beocia, y casi todos los detalles que conocemos de su vida provienen
de él mismo. En cuanto a su obra, es autor, entre otras, de la Teogonía y de Los trabajos y los días.
La Teogonía trata de ordenar mediante catálogos y genealogías el mundo de los dioses griegos, desde Caos
hasta Zeus. Se han encontrado similitudes entre esta obra de Hesíodo y poemas o mitos de origen hitita o babilónicos.
En su ordenación del mundo divino no sigue un criterio genealógico (y cronológico) estricto, sino que tiene en cuenta la
dignidad de cada dios. Todos los dioses aquí representados no son sino la personificación de las fuerzas naturales, de
modo que lo que se persigue es dar una explicación divina al orden del universo.
Uno de los núcleos que estructuran el poema es el llamado mito de las sucesiones (Urano, Cronos y Zeus), que
no es una simple lista de los reyes del trono olímpico, sino que indica el proceso seguido por el mundo hasta alcanzar su
perfección actual, encarnada en el mismo Zeus.
Los trabajos y los días parte de una supuesta situación real: la petición de ayuda que Perses, hermano de
Hesíodo, le dirige a éste. Esto le permite recordar el pleito que mantuvo con su hermano por la herencia paterna y
criticar la injusticia de los reyes gobernantes de las
ciudades, a la vez que le da a su hermano una serie de consejos sobre los trabajos agrícolas necesarios para sacar mayor
provecho de la tierra.

38
Por ello se considera que son dos los temas de la obra: el trabajo y la justicia. El trabajo es considerado como el
único medio seguro y lícito para el progreso humano; al mismo tiempo, la crítica contra la injusticia de los reyes,
aunque es una prueba del pesimismo del autor, se basa también en la esperanza de que la Justicia triunfe. Se han hallado
influencias orientales y egipcias en la obra: así, el mito de Pandora o el de las edades del hombre o la conocida fábula
del halcón y el ruiseñor.
Aunque Hesíodo compuso su obra en hexámetros dactílicos y utilizó la lengua y las técnicas de la poesía
homérica, son muy notables las diferencias entre ambos:
- El mundo de Hesíodo ya no es el de la aristocracia guerrera de Homero, sino el de los pequeños campesinos
beocios, acuciados por problemas económicos.
- Homero y Hesíodo contribuyeron a poner orden en el complejo mundo de los dioses griegos, pero mientras el
primero selecciona los dioses más relacionados con los círculos aristocráticos, Hesíodo los presenta de modo
sistemático, mediante árboles genealógicos.
- Los personajes de Homero son guerreros, los de Hesíodo son básicamente campesinos que cuando luchan lo
hacen por necesidad.
- En la obra de Hesíodo se encuentra un contenido espiritual y moral mayor que en Homero, pues la finalidad
de su poesía no es ya entretener, sino instruir. Por eso la fantasía pasa a un segundo plano en él. No olvidemos además
que Hesíodo fue el padre de la poesía didáctica, cuya finalidad es precisamente la de instruir.
- Homero, como todo poeta épico, no aparece para nada en su obra, mientras que Hesíodo es un poeta personal
y destaca especialmente en la suya.
En suma, Hesíodo está situado entre dos épocas: la que representa el fin del mundo de la aristocracia guerrera y
de la literatura épica y el comienzo de una nueva etapa, socialmente cambiante, más abierta, y en la que la literatura se
va a preocupar de tomar al individuo como centro de su interés.

Lectura: Hesíodo, Teogonía 1-23 (Traducción de A. Pérez Jiménez y A. Martínez Díez).

Comencemos nuestro canto por las Musas Heliconíadas, Μουσάων Ἑλικωνιάδων ἀρχώμεθ᾽ ἀείδειν,
que habitan la montaña grande y divina del Helicón. Con αἵ θ᾽ Ἑλικῶνος ἔχουσιν ὄρος μέγα τε ζάθεόν τε
sus pies delicados danzan en torno a una fuente de καί τε περὶ κρήνην ἰοειδέα πόσσ᾽ ἁπαλοῖσιν
violáceos reflejos y al altar del muy poderoso Cronión. ὀρχεῦνται καὶ βωμὸν ἐρισθενέος Κρονίωνος·
Después de lavar su piel suave en las aguas del Permeso, καί τε λοεσσάμεναι τέρενα χρόα Περμησσοῖο 5
ἢ Ἵππου κρήνης ἢ Ὀλμειοῦ ζαθέοιο
en la Fuente del Caballo o en el divino Olmeo, forman
ἀκροτάτῳ Ἑλικῶνι χοροὺς ἐνεποιήσαντο
bellos y deliciosos coros en la cumbre del Helicón y se
καλούς, ἱμερόεντας· ἐπεῤῥώσαντο δὲ ποσσίν.
cimbrearn vivamente sobre sus pies. Partiendo de allí, Ἔνθεν ἀπορνύμεναι, κεκαλυμμέναι ἠέρι πολλῇ,
envuelltas en densa niebla marchan al abrigo de la noche, ἐννύχιαι στεῖχον περικαλλέα ὄσσαν ἱεῖσαι, 10
lanzando al viento su maravillosa voz, con himnos a Zeus ὑμνεῦσαι Δία τ᾽ αἰγίοχον καὶ πότνιαν Ἥρην
portador de la égida, a la augusta Hera argiva calzada con Ἀργεΐην, χρυσέοισι πεδίλοις ἐμβεβαυῖαν,
doradas sandalias, a la hija de Zeus portador de la égida, κούρην τ᾽ αἰγιόχοιο Διὸς γλαυκῶπιν Ἀθήνην
Atenea de ojos glaucos, a Febo Apolo y a la asaeteadora Φοῖβόν τ᾽ Ἀπόλλωνα καὶ Ἄρτεμιν ἰοχέαιραν
Artemis, a Posidón que abarca y sacude la tierra, a la ἠδὲ Ποσειδάωνα γαιήοχον, ἐννοσίγαιον, 15
venerable Temis, a Afrodita de ojos vivos, a Hebe de καὶ Θέμιν αἰδοίην ἑλικοβλέφαρόν τ᾽ Ἀφροδίτην
áurea corona, a la bella Dione, a Eos, al alto Helios y a la Ἥβην τε χρυσοστέφανον καλήν τε Διώνην
brillante Selene,] a Leto, a Jápeto, a Cronos de retorcida Λητώ τ᾽ Ἰαπετόν τε ἰδὲ Κρόνον ἀγκυλομήτην
mente, a Gea, al espacioso Océano, a la negra Noche y a Ἠῶ τ᾽ Ἠέλιόν τε μέγαν λαμπράν τε Σελήνην
la restante estirpe sagrada de sempiternos Inmortales. Γαῖάν τ᾽ Ὠκεανόν τε μέγαν καὶ Νύκτα μέλαιναν 20
ἄλλων τ᾽ ἀθανάτων ἱερὸν γένος αἰὲν ἐόντων.
Ellas precisamente enseñaron una vez a Hesíodo un bello
Αἵ νύ ποθ᾽ Ἡσίοδον καλὴν ἐδίδαξαν ἀοιδήν,
canto mientras apacentaba sus ovejas al pie del divino
ἄρνας ποιμαίνονθ᾽ Ἑλικῶνος ὕπο ζαθέοιο.
Helicón.

39
Actividades complementarias:
- Lectura de C. Wolf, Casandra (1995).
Era hija de Príamo y Hécuba. Apolo se enamoró de ella y le concedió el don de la profecía pero, al ser
rechazado, se vengó disponiendo que nunca fuera creída. Casandra anunció la caída de Troya, pero los troyanos se
burlaron de ella. Sobre este mito, la autora construye una apasionante analogía entre los hechos narrados en la Ilíada y
el tenso periodo de guerra fría del siglo XX. La profetisa no desea ser simplemente la portavoz de Dios, anhela ante
todo el conocimiento y la autoconciencia. Desde la cesta de mimbre en la que está encerrada (metáfora de la situación
de la mujer en la sociedad patriarcal), vaticina la ruina, es decir, la destrucción de la cultura.

- Visionado de Helena de Troya (2004) (Primera parte).


Miniserie de TV de 2 episodios. Aunque está casada con Menelao, rey de Esparta, Helena (Sienna Guillory) se
enamora locamente de Paris (Matthew Marsden), un apuesto príncipe troyano. Los amantes huyen juntos a Troya,
donde el padre de Paris, el rey Príamo (John Rhys-Davies), les brinda asilo. Decidido a recuperar a Helena, Agamenón,
(Rufus Sewell), el despiadado hermano de Menelao, acaudilla el temible ejército espartano llevándolo hasta la costa de
la ciudad fortificada...

40
UNIDAD 4. LA EDAD OSCURA
Índice.
4.1. La Edad Oscura.
4.2. Nacimiento de la polis.
4.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades):
Heracles. Las Amazonas.
4.4. Lengua griega: La declinación atemática. Futuro de
Indicativo. Preposiciones que rigen tres casos. El infinitivo.
4.5. El léxico griego. 4.5.1. Familias semánticas: El tiempo y los
fenómenos naturales. 4.5.2. Helenismos: Los seres vivos.
APÉNDICE. La Poesía lírica arcaica.
Actividades complementarias.

4.1. La Edad Oscura.

Edad Oscura se denomina al periodo de la historia de Grecia que transcurre desde el colapso del mundo
micénico (entre 1200 – 1100 a. C.) hasta la época arcaica griega (siglo VIII a. C.), caracterizado por la escasez de
fuentes que hacen muy difícil la reconstrucción de las realidades históricas del mencionado periodo.
El nombre de Edad Oscura refleja además la decadencia, en términos de riqueza y cultura material, frente a los
periodos precedente y posterior.
El hundimiento de la civilización micénica dio inicio a la Edad Oscura. Ante la problemática que ofrecen las
escasas fuentes para esclarecer las causas de este hundimiento se han propuesto diversas posibles explicaciones.
Modernamente se tiende a considerar que fue producto de varios fenómenos interrelacionados.
Tesis tradicional.
Tradicionalmente se ha ofrecido la explicación de que las destrucciones de los centros micénicos fueron
llevadas a cabo por los dorios, procedentes del norte de Grecia. Esta explicación se apoya en el estudio de los dialectos
griegos de la época posterior así como en el mito del retorno de los Heráclidas.
En contra de esta tesis algunos historiadores, como Rubinsohn, han señalado que la llegada de los dorios debió
producirse dos siglos más tarde de las destrucciones mientras otros, como John Chadwick, argumentan que en la época
micénica ya había hablantes del dialecto dorio. Tampoco hay evidencias arqueológicas de una cultura doria que hubiera
suplantado la anterior.
Tesis de los Pueblos del Mar.
Se ha asociado el inicio de la Edad Oscura con una oleada de invasiones de los Pueblos del Mar a causa de la
cercanía cronológica aproximada de la destrucción de los palacios micénicos con las invasiones documentadas en
Egipto de estos pueblos. Algunas inscripciones de tablillas de lineal B de época inmediatamente anterior a la
destrucción del palacio de Pilos sugieren que en esta ciudad se esperaba un ataque procedente del mar.
El origen de estas invasiones debe inscribirse en el contexto posterior a la caída del imperio Hitita que eliminó
la fuente de estabilidad que había permitido la creación de redes de comercio a larga distancia y la prosperidad de las
ciudades-estado del Levante durante la Edad del Bronce.
Sin una potencia dominante capaz de grandes campañas de represalia, muchos pueblos nómadas o
seminomádas fueron capaces de atacar a las poblaciones más civilizadas.
Sin embargo nunca ha estado claro por qué tantos pueblos se pusieron en marcha a la vez y por qué
súbitamente todos ellos obtuvieron una ventaja militar tan grande contra civilizaciones que llevaban siglos de
hegemonía. Otros problemas de esta teoría son que en la mayor parte de las islas del Egeo no se aprecian señales de
destrucción, así como la constatación de que numerosas destrucciones de Grecia continental tuvieron lugar lejos de la
costa.
Al parecer estos pueblos adoptaron una serie de armas nuevas (notablemente la espada larga y la jabalina) que
les permitieron enfrentar con ventaja al arma por excelencia de las aristocracias que gobernaban las ciudadesestados: el
carro con arqueros. Es probable que las guerras entre ciudades se hubiesen ritualizado (tal como ha sucedido muchas
veces en la historia) y que ello, en combinación con las nuevas armas hubiera dado una gran ventaja a unos nómadas
determinados y sanguinarios.
Factores internos.

41
Se ha propuesto que la rivalidad entre los diversos palacios micénicos pudo ser la causa de la destrucción de
los mismos, así como de la disminución de los recursos y de posibles revueltas civiles contra la aristocracia.
Sin embargo, esta teoría por sí sola no consigue explicar el hecho, arqueológicamente constatado, de que
fueron abandonados un número muy elevado de asentamientos menores. Por ello se ha propuesto que en el hundimiento
también pudo incidir el agotamiento de los cultivos así como un empobrecimiento de una parte de población que pudo
ser debido a una excesiva carga de impuestos y una gran exigencia de trabajo obligatorio.
Causas naturales.
No se puede descartar que un fuerte terremoto colaborara en el proceso de desintegración de la próspera unidad
económica que alimentó las culturas de la época micénica.
Como consecuencia de la inestabilidad y las invasiones, la agricultura de tipo mediterráneo (frágil de por sí)
colapsó, reduciéndose extraordinariamente la cantidad de población que podía mantener. Es posible que alguna
variación climática y/o el agotamiento de terrenos agrícolas por causa de una previa sobreexplotación también
coayudaran a la persistencia de la Edad Oscura durante cuatrocientos años. Este cambio climático no ha sido, sin
embargo, suficientemente demostrado.
También se han propuesto como causa factores patológicos como la generalización de algunas enfermedades,
en base al estudio de restos de huesos de excavaciones en Lerna y Tirinto.
División.
En este periodo se ha establecido una subdivisión basada en la datación de estilos cerámicos predominantes en
el Ática, que no siempre pueden extrapolarse con facilidad a otras regiones de Grecia. Se trata, pues, de fases
arqueológicas, que marcan una evolución no idéntica en distintas áreas de la Hélade, pero que se emplean por consenso
como un modo conveniente de clasificación general.
Periodo submicénico.
Durante el periodo submicénico se constata un repertorio tipológico reducido como una evolución del estilo
granero micénico, con una decoración simple de líneas horizontales onduladas, verticales, triángulos o semicírculos
hechos a mano. Se trata de motivos oscuros sobre fondo claro.
Periodo protogeométrico.
Se produce un gran avance en la cerámica gracias a adelantos técnicos como la aparición del torno rápido y el
uso del compás y el pincel múltiple así como el perfeccionamiento de los hornos. Hay una mejora en la calidad de la
decantación y de los barnices. Los motivos de la cerámica pasan a ser totalmente geométricos con predominio de líneas
rectas paralelas. Los únicos motivos curvos que aparecen se realizan con el uso del compás. La parte principal de la
decoración se sitúa en la franja central del recipiente.
Los mejores ejemplos del arte protogeométrico y geométrico se encuentran en Atenas, en las necrópolis del
Cerámico y del Dipylon. Hacia el final de protogeométrico aparece una variante decorativa denominada estilo de
Dipylon negro.

4.2. El nacimiento de la polis.

A nivel sociopolítico ocurre un hecho fundamental: El nacimieneto de la polis. En situaciones diversas surge
por doquier la polis o estado independiente, caracterizado por sus reducidas dimensiones y su cerrado particularismo.
Tres ideales definen la polis en boca de los autores antiguos: autarquía, autonomía y libertad.
El crecimiento demográfico, el desarrollo comercial e industrial -muy lentos- y la paulatina toma de conciencia
de las colectividades humanas llevan a luchas civiles y sociales en casi todas las poleis. Se inicia en el siglo VIII el
movimiento colonizador por el que numerosos grupos de población abandonan sus tierras y buscan nueva vida en otras
regiones: sur de Italia, costas de Sicilia, costas de la Tracia y Ponto Euxino, etc.
Surgen las tiranías en numerosas ciudades: Corinto, Mégara, etc. y tardíamente en Atenas. En Esparta, los
conflictos sociales juntamente con la amenaza ejercida por los enemigos exteriores (especialmente los meseníos) llevan
a una reforma, la llamada «reforma de Lícurgo», que consigue elaborar una difícil y desequilibrada fórmula de
aristocratismo comunista que conden a a Esparta a una existencia rígida. Otras poleis se mantienen al margen de la
evolución político-social, por ejemplo, Tesalia, Epiro, etc.
Entre todas las ciudades surgidas en este período de formación nos interesa especialmente Atenas, donde surge
la democracia.

4.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Heracles. Las Amazonas.

Llamado por los latinos Hércules, no sólo es el más importante de los héroes, sino también el más popular y
famoso. Desmesurado en su fortaleza y de carácter variable, socorre a cuantos necesiten su ayuda y libra al mundo de

42
espantosos monstruos, del mismo modo que, llevado de su temperamento incontrolado, mata a sus seres más queridos.
Su vida es una continua expiación del error por medio del esfuerzo individual. Al final de sus días es convertido en dios
y desposado en el Olimpo con la hija de Zeus y Hera, Hebe, personificación de la juventud.
Nacimiento e infancia. Zeus, enamorado de Alcmena, la reina de Tebas, decide seducirla. Después de tomar la
figura de su esposo Anfitrión, triplica la duración de la noche en la que el rey regresaba de una lejana guerra.
ὁ Ζεὺς διὰ ἀπάτης συνοικεῖ τῇ Ἀλκμήνῃ πᾶσαν τὴν νύκτα καὶ τὸν Ἡρακλέα φύουσιν. ὁ οὖν Ζεύς τε καὶ
ἡ Ἀλκμήνη τοῦ Ἡρακλέους γεννηταί εἰσιν. ὅτε ἡ Ἀλκμήνη τὸν Ἡρακλέα τίκτει, διὰ τὸν τῆς Ἥρας
φόβον τὸ τέκνον λείπει· ἀλλὰ δὴ ἡ Ἀϑηνᾶ τὸ παιδίον ϑαυμάζει καὶ τῇ Ἀλκμήνῃ πάλιν φέρει. ἡ οὖν Ἥρα
φϑόνον τῆς Ἀλκμήνης ἔχει καὶ δύο δράκοντας ἐπὶ τὸ παιδίον πέμπει, ἀλλὰ τὸ παιδίον φόβον οὐκ ἔχει·
τοὺς δράκοντας λαμβάνει καὶ ἀποπνίγει. ὅτε οἱ Ἀργεῖοι τὴν νίκην γιγνώσκουσι, τὸ παιδίον Ἡρακλέα
ὀνομάζουσιν· κλέος γὰρ διὰ Ἥραν ἔχει.
Lo extraordinario se manifiesta en Heracles desde muy pequeño. Sus cualidades innatas son educadas por los
mejores maestros.
ἔπειτα δὲ ὁ Ἡρακλῆς τῶν ἀρίστων διδασκάλων μαϑητής ἐστιν· καλὸς μὲν γυμναστὴς διὰ τὸν
Αὐτόλυκον, ἔνδοξος δὲ πολεμιστὴς διότι ὁ Κάστωρ διδάσκει, δεινὸς δὲ τοξότης διὰ τὸν Εὔρυτον, ἀγαϑὸς
δὲ κιϑαρῳδὸς διότι ὁ Λίνος παιδεύει. ὅτε ὁ Ἡρακλῆς ἔτι νεανίας ἐστί, αἱ Θῆβαι φόρους τῷ Ἐργίνῳ
τελοῦσιν. Ὁ οὖν Ἡρακλῆς τοὺς Θηβαίους ἡλικιώτας πείϑει καὶ τὰ ὅπλα λαμβάνουσιν ἐπὶ τὸν τῶν
Μινυῶν τύραννον ἡμέρας πολεμοῦσί τε καὶ τοῖς ὅπλοις νικοῦσιν. οὕτως αἱ Θῆβαι διὰ τὸν Ἡρακλέα
ἐλευϑερίαν πάλιν ἔχουσιν. τέλος δὲ ὁ Εὐρυσϑεὺς κατὰ τὴν τῶν ϑεῶν βουλὴν δώδεκα ἄϑλους τῷ
Ἡρακλεῖ παραγγέλλει.
Los doce trabajos: El león de Nemea. Hera, para vengarse de su esposo Zeus, obliga al joven Heracles a servir
durante doce años a su primo Euristeo, quien le va a encargar en primer lugar la captura del león invulnerable que
asolaba los campos de Nemea.
ὁ Ἡρακλῆς εἰς Ἀργείαν ἥκει καὶ τοῦ Ἐυρυσϑέως δοῦλός ἐστιν. Πρῶτον οὖν ἆϑλον τῷ νεανίᾳ
παραγγέλλει· ὁ γὰρ τύραννος τὸν ϑάνατον τοῦ ἐν Νεμέᾳ λέοντος ἐϑέλει. ὁ λέων ἄτρωτον ϑηρίον ἐστίν.
ἥκει μὲν ὁ Ἡρακλῆς εἰς τὴν Νεμέαν καὶ τὶ ϑηρίον ζητεῖ καὶ τοξεύει· μανϑάνει δὲ οὕτως ὁ τοξότης ὅτι ὁ
λέων ἄτρωτος ἐστιν. τότε δὲ ῥόπαλον λαμβάνει καὶ τὸ ϑηρίον διώκει. ὁ μὲν Ἡρακλῆς τῷ ῥοπάλῳ τὸν
λέοντα τύπτει, ὁ δὲ λέων εἰςἀμφίστομον ἄντρον φεύγει. ὁ οὖν Ἡρακλῆς τὴν ἑτέραν εἴσοδον καλύπτει,
καὶ διὰ τῆς ἑτέρας εἰσόδου εἰσβαίνει καὶ τὸν λέοντα ἀποπνίγει. τέλος δὲ τῇ τοῦ ϑηρίου δορᾷ ἐνδύει καὶ
ἐπὶ τῆς κεφαλῆς τὴν τοῦ λέοντος κεφαλὴν φέρει.
Las Amazonas. Las Amazonas eran hijas de Ares, el dios de la guerra, y la ninfa Harmonía. Vivían solas y
engendraban sus hijas de extranjeros. Su nombre ἀμαϑών podría significar “sin seno”, puesto que se mutilaban un
pecho para poder manejar más diestramente el arco. Las Amazonas cumplen papeles relevantes en las aventuras de
varios héroes: Jasón, Teseo y Heracles se enfrentan a ellas por diversos motivos, pero siempre convencidos de la gloria
que les proporcionará una victoria sobre las terribles guerreras que habitaban las costas del sur del mar Negro. (Ver
explicaciones y actividades infra)
ὁ Εὐρυσϑεὺς τὴν τῆς Ἱππολύτης ζώνην ἐϑέλει. αὕτη τῶν Ἀμαζόνων βασιλεύει. αἱ Ἀμαζόνες πολεμικαὶ
γυναῖκες εἰσιν· οἰκοῦσι μὲν αὗται περὶ τὸν Θερμώδοντα ποταμὸν, ἔστι δὲ μόνον ϑήλεα τέκνα αὐταῖς.
τοὺς μὲν δεξιοὺς μαστοὺς τέμνουσι, οὕτω εὖ τοξεύουσιν· τοὺς δὲ ἀριστεροὺς σῴζουσι, οὕτω αὐτοῖς τὰ
τέκνα τρέφουσιν. ὁ Ἡρακλῆς τὰς Ἀμαζόνας νικεῖ· ἐν τῇ μάχῃ τὴν Ἱππολύτην κτείνει. τέλος δὲ οὗτος
τὴν ζώνην λαμβάνει καὶ μεγάλης δόξης τυγχάνει.

- Explicaciones gramaticales y actividades.


 En los textos anteriores encontramos formas pronominales nuevas: αὕτη, αὗται, αὐταῖς, αὐτοῖς, οὗτος. Estos
pronombres sustituyen a sustantivos ya aparecidos, con los que concuerdan en género y número. Equivalen a
pronombres de tercera persona.
 Podemos observar que el complemento del verbo βασιλεύω es un genitivo, τῶν Ἀμαζόνων. Los verbos que expresan
la noción de mando o superioridad, entre otras, rigen un complemento en caso genitivo, complemento que es semejante
al suplemento del castellano. Igual sucede con el verbo τυγχάνω.
 El verbo εἰμί con dativo expresa la posesión. Así la oración ἔστι μόνον ϑήλεα τέκνα αὐταῖς, la traducimos: 'ellas tienen
sólo hijas'.
Actividades.
1. Lee en voz alta el texto anterior.
2. Analiza morfosintácticamente las oraciones del texto y tradúcelas.
3. Localiza los sintagmas preposicionales del texto.

43
Morfología nominal: Recapitulación.
Hasta ahora hemos estudiado los distintos temas de la primera y segunda declinaciones. Ésta es su clasificación
completa:
SUSTANTIVOS
A. Primera declinación:
a.1 Femeninos — tema en –α pura ἡ ϑεά, ᾶς
— tema en –α mixta ἡ δόξα, ης
— tema en -η ἡ ἀρχή, ῆς
a.2 Masculinos — tema en –α pura ὁ νεανίας, ου
— tema en -η ὁ πολίτης, ου
B. Segunda declinación:
b.1 Masculinos ὁ λόγος, ου
b.2 Femeninos ἡ νῆσος, ου
b.3 Neutros τὸ δῶρον, ου
ADJETIVOS
A. De tres terminaciones:
a.1. Femenino en -α pura μικρός, ά, όν
a.2. Femenino en -η ἀγαϑός, ή, όν
B. De dos terminaciones: ἀϑάνατος, ον
Sintaxis de los casos: Ampliación.
Aunque las funciones más frecuentes de los casos son las que hemos visto hasta ahora, existen otros usos,
estadísticamente menos relevantes, de acusativo, genitivo y dativo, que presentamos a continuación. Todos ellos
recogen las formas de expresión de determinados complementos circunstanciales.
A. Acusativo de extensión en el espacio y en el tiempo: expresa la distancia y la duración. Ej.: πᾶσαν τὴν ἡμέραν τρέχει,
'corre durante todo el día' πέντε σταδίους τρέχει, 'corre (a lo largo de) cinco estadios'.
B. Genitivo temporal: delimita el período en el que ocurre la acción verbal y excluye la idea de duración. Ej.. ἡμέρας
τρέχει, 'corre de día'.
C. Dativo instrumental: indica los medios con los que se realiza la acción verbal. Ej.: τοῖς ὅπλοις νικεῖ, 'vence con las
armas'.
Actividades.
1. Analiza morfosintácticamente las siguientes oraciones y tradúcelas:
 ὁ Ἡρακλῆς πολλὰς ἡμέρας ἐπὶ τοὺς ἐχϑροὺς πολεμεῖ.
 οἱ νεανίαι μακρὰν ὁδὸν τρέχουσιν.
 ἡ Ἀλκμήνη τὸ τέκνον ἡμέρας τρέφει.
Sintagmas preposicionales.
En griego son tres los casos que admiten usos preposicionales: acusativo, genitivo y dativo. Si bien cada
preposición tiene un significado propio, cada uno de los casos señalados aporta un determinado matiz. En términos
generales, el acusativo suele estar asociado a la noción de dirección; el genitivo, a la de origen; y el dativo, a la de
situación.
Veamos algunos usos de las preposiciones más frecuentes:
A. Preposiciones de acusativo:
 διά, a causa de, por': indica la causalidad.
Ej.: καλὸς γυμναστὴς διὰ τὸν Αὐτόλυκον, 'es un hermoso atleta por Autólico'
 εἰς, 'a, hacia': indica dirección hacia el interior de un lugar.
Ej.: εἰς τὰς Θήβας, 'a Tebas'.
 ἐπί, 'a, hacia; contra': expresa dirección en sentido amplio y, en ciertos usos, el fin de una
acción o la idea de hostilidad.
Ej.: ἐπὶ τὴν νῆσον, 'hacia la isla'; ἐπὶ τοὺς ἐχϑρούς, 'contra los enemigos'.
 πρός, 'a, hacia': indica orientación.
Ejs.: ἡ πρὸς τὴν ϑάλατταν οἰκία, 'la casa orientada al mar'; φιλία πρὸς τοὺς
Θηβαίους, 'amistad hacia los tebanos'.
Β. Preposiciones de genitivo:
 ἀπό, 'de, desde': expresa la noción de alejamiento sin matiz de salida.
Ej.: ἀπὸ τῆς νήσου ἀποχωροῦσι, 'se alejan de la isla'.
 ἐκ (ante consonante) / ἐξ (ante vocal), 'de, desde': indica la partida desde el interior de un
lugar.
Ej.: ἐκ τῆς νήσου ἀποβαίνει, 'se marcha de la isla'.
 διά 'por, a través de': indica el desplazamiento a través de dos puntos.
Ej.: διὰ τῆς ἠπείρου, 'por el continente'.
C. Preposiciones de dativo:

44
 ἐν, 'en': indica localización a la vez que excluye el movimiento.
Ej.: ἐν Θήβαις, 'en Tebas'.
 σύν, 'con': expresa la noción de compañía.
Ej.: σὺν τοῖς ϑεοῖς, 'con los dioses'.
Actividades.
1. Pon los sintagmas que están entre paréntesis en el caso adecuado según la preposición que los rige, y tradúcelos:
ἐν (ὁ οὐρανός), ἐκ (ἡ Κρήτη), εἰς (ἡ ἤπειρος), σὺν (ὁ ἄνϑρωπος), διὰ (ἡ γῆ), πρὸς (ἡ νῆσος), ἐπὶ (οἱ τύραννοι), ἀπὸ (ἡ
Σικελία).
2. Analiza morfosintácticamente las siguientes oraciones y tradúcelas:
 ἐκ τῶν Θηβῶν εκβαίνομεν.
 οἱ ἐχϑροὶ ἐπὶ τοὺς Μινύας βαίνουσιν.
 οἱ ἄνϑρωποι ἐν τῇ γῇ οἰκοῦσιν.
 ὁ Ζεὺς εἰς τὸν Ὄλυμπον τὰ τέκνα φέρει.
 σὺν τῷ ϑεῷ τοὺς ἐχϑροὺς νικεῖς.
 ἡ Ἥρα φϑόνον πρὸς τὴν Ἀλκμήνην ἔχει.
3. Traduce:
 ὁ Εὐρυσϑεὺς τὸν τρίτον ἆϑλον τῷ νεανίᾳ παραγγέλλει.
 ὁ Ἡρακλῆς ἐν τῇ Ἀρκαδίᾳ ἐστίν.
 κάπρος γὰρ ἐκ τοῦ ἄντρου ἐκβαίνει καὶ τὴν χώραν φϑείρει.
 ὁ τοξότης ἐπὶ τὴν τοῦ κάπρου ϑήραν βαίνει.
 ὁ μὲν Ἡρακλῆς τὸν κάπρον διὰ τῆς ὕλης διώκει.
 ὁ δὲ κάπρος διὰ τὰς τοῦ νεανίου βοὰς φόβον ἔχει.
 τέλος δὲ εἰς Μυκήνας τὸ ϑηρίον φέρει.
 ὁ Εὐρυσϑεὺς εἰς χάλκεον πίϑον διὰ τὸν κάπρον ἑαυτὸν κρύπτει.

4.4. Lengua griega: La declinación atemática. Futuro de Indicativo. Preposiciones que rigen tres casos. El
infinitivo.

- LA DECLINACIÓN ATEMÁTICA.
– Tradicionalmente se conoce con el nombre de tercera declinación, y está formada por sustantivos y adjetivos de los tres
géneros (masculino, femenino y neutro); los de género animado (masculinos y femeninos) sólo se distinguen por el
artículo. Esta declinación incluye:
– Temas consonánticos: en oclusiva (labial, dental y gutural), líquida, nasal y sigma.
– Temas vocálicos: en diptongo y en vocal ι, υ.
– Para saber el tema de una palabra es necesario separar la desinencia -ος del genitivo singular.
– En estos temas las principales diferencias están en el nominativo singular y en el dativo plural; no obstante, obedecen a un
esquema fijo que recogemos en la siguiente tabla:
desinencias generales
singular plural
masc./fem. neutro masc./fem. neutro
nominativo -ς, tema alargado Tema puro -ες (-εις) -α (-η)
vocativo -ς, sin desinencia Tema puro -ες (-εις) -α (-η)
acusativo -α/-ν Tema puro -ας (.εις) -α (-η)
genitivo -ος (-ους, -ως) -ων
dativo -ι -σι(ν)

45
– Temas en oclusiva3:
– Temas en labial: φλέψ, φλεβός ἡ (vena), tema φλεβ-.
singular plural
nominativo φλέ-ψ (< φλέβ+ς) φλέβ-ες
vocativo φλέ-ψ (<φλέβ+ς) φλέβ-ες
acusativo φλέβ-α φλέβ-ας
genitivo φλεβ-ός φλεβ-ῶν
dativo φλεβ-ί φλε-ψί(ν) (<φλεβ+σί(ν))
– Temas en gutural: θώραξ, θώρακος (coraza), tema θωρακ-·
singular plural
nominativo θώρα-ξ (<θώρακ+ς) θώρακ-ες
vocativo θώρα-ξ (<θώρακ+ς) θώρακ-ες
acusativo θώρακ-α θώρακ-ας
genitivo θώρακ-ος θωράκ-ων
dativo θώρακ-ι θώρα-ξι(ν) (<θώρακ+σι(ν))
– Temas en dental:
– Paradigma de los sustantivos de género animado (masculino o femenino): παῖς, παιδός ὁ (niño), tema παιδ-:
singular plural
nominativo παῖς (<παῖδ+ς) παῖδ-ες
4
vocativo παῖ (<῀παῖδ ) παῖδ-ες
acusativo παῖδ-α παῖδ-ας
genitivo παιδ-ός παίδ-ων
dativo παιδ-ί παισί(ν) (<παιδ+σί(ν))
– Paradigma de sustantivos de género inanimado o neutro: πρᾶγμα, -ατος τό “asunto, cosa”, tema πραγματ-:
singular plural
nominativo πρᾶγμα (<πρᾶγματ5) πράγματ-α
vocativo πρᾶγμα (<πρᾶγματ) πράγματ-α
acusativo πρᾶγμα (<πρᾶγματ) πράγματ-α
genitivo πράγματ-ος πραγμάτ-ων
dativo πράγματ-ι πράγμα-σι(ν) (<πράηματσι(ν))
– Temas en nasal (-εν/-ον/-ιν): Incluyen sólo sustantivos masculinos y femeninos, y adjetivos.
– Temas en -ιν: Son los únicos que toman la desinencia -ς en el nominativo singular: ῥίς, ῥινός ἡ “nariz”, tema ῥιν-:
singular plural
nominativo ῥί-ς (<ῥίν6+ς) ῥῖν-ες
vocativo ῥί-ς (<ῥίν+ς) ῥῖν-ες
acusativo ῥῖν-α ῥῖν-ας
genitivo ῥιν-ός ῥιν-ῶν
dativo ῥιν-ί ῥι-σί (ν) (<ῥιν+σί(ν))

3 Cambios fonéticos de las consonantes oclusivas:


- labial (β, π, φ) + ς > ψ.
- dental (δ, τ, θ) + ς > ς.
- gutural (γ, κ, χ) + ς > ξ.
4 Las dentales en posición final desaparecen.
5 Idem.
6 La nasal ante sigma desaparece.

46
– Temas en -εν o en ον: Acostumbran a alargar la vocal final en el nominativo singular y a menudo también en el
vocativo singular, si aquella es breve:
– ἡγεμών, ἡγεμόνος ὁ “guía, jefe”, tema ἡγεμον-:
singular plural
nominativo ἡγεμών (ἡγεμόν7) ἡγεμόν-ες
vocativo ἡγεμόν ἡγεμόν-ες
acusativo ἡγεμόν-α ἡγεμόν-ας
genitivo ἡγεμόν-ος ἡγεμόν-ων
dativo ἡγεμόν-ι ἡγεμό-σι (<ἡγεμόν+σι(ν))
– Ἕλλην, Ἕλληνος ὁ “el griego”, tema Ἑλλην-:
singular plural
nominativo Ἕλλην Ἕλλην-ες
vocativo Ἕλλην Ἕλλην-ες
acusativo Ἕλλην-α Ἕλλην-ας
genitivo Ἕλλην-ος Ἑλλήν-ων
dativo Ἕλλην-ι Ἕλλη-σι(ν) (<Ἕλλην+σι(ν))
– Adjetivos:
– σώφρων, σῶφρον “sensato”, tema σωφρον-:
singular plural
masc./fem. neutro masc./fem. neutro
nominativo σώφρων (con alargamiento) σῶφρον σώφρον-ες σώφρον-α
vocativo σῶφρον σῶφρον σώφρον-ες σώφρον-α
acusativo σώφρον-α σῶφρον σώφρον-ας σώφρον-α
genitivo σώφρον-ος σωφρόν-ων
dativo σώφρον-ι σώφρο-σι(ν) (σώφρον+σι(ν))
– μέλας, μέλαινα, μέλαν “negro”, temas μελαν-/μελαιν-:
singular plural
masculino femenino neutro masculino femenino neutro
nominativo μέλα-ς (<μέλανς) μέλαιν-α μέλαν μέλαν-ες μέλαιν-αι μέλαν-α
vocativo μέλαν μέλαιν-α μέλαν μέλαν-ες μέλαιν-αι μέλαν-α
acusativo μέλαν-α μέλαιν-αν μέλαν μέλαν-ας μελαίν-ας μέλαν-α
genitivo μέλαν-ος μελαίν-ης μέλαν-ος μελάν-ων μελαιν-ῶν μελάν-ων
dativo μέλαν-ι μελαίν-ῃ μέλαν-ι μέλα-σι(ν) μελαίν-αις μέλα-σι(ν)8
– πᾶς, πᾶσα, πᾶν “todo”, temas παντ-/πασ-:
singular plural
masculino femenino neutro masculino femenino neutro
nominativo πᾶς πᾶσα πᾶν πάντ-ες πᾶσ-αι πάντ-α
vocativo πᾶς πᾶσα πᾶν πάντ-ες πᾶσ-αι πάντ-α
acusativo πάντ-α πᾶσαν πᾶν πάντ-ας πάσ-ας πάντ-α
genitivo παντ-ός πάσης παντ-ός πάντ-ων πασ-ῶν πάντ-ων
dativo παντ-ί πάσῃ παντ-ί πᾶ-σι(ν) (<παντ+σι(ν)) πάσ-αις πᾶ-σι9

7 Con alargamiento.
8 (<μέλανσι)
9 (<παντ+σι(ν))

47
- FUTURO DE INDICATIVO.
La característica temporal de futuro es la sigma (σ)10 que se coloca entre la raíz del verbo y las desinencias de presente:
εἰμί λύω “desatar”
1ª ἔσομαι λύ-σ-ω
sg.2ª ἔσει λύ-σ-εις
3ª ἔσται λύ-σ-ει
1ª ἐσόμεθα λύ-σο-μεν
pl.2ª ἔσεσθε λύ-σ-ετε
3ª ἔσονται λύ-σ-ουσι
- PREPOSICIONES QUE RIGEN TRES CASOS.
acusativo genitivo dativo
ἀμφί “alrededor de” en relación con acerca de alrededor de
ἑπί “sobre” a, hacia; contra sobre, en sobre, en, cerca de
παρά “al lado de” al lado de; a lo largo de; del lado de al lado de, en
durante
περί “alrededor de” alrededor de, en torno a acerca de, de alrededor de
πρός “hacia” hacia, contra del lado de junto a, además de
ὑπό “bajo” debajo de debajo de, bajo bajo
- EL INFINITIVO.
– La desinencia de infinitivo de presente de un verbo temático (acabado en -ω) es -ειν; ej.: παιδεύω, παιδεύειν.
– La desinencia de infinitivo de presente de un verbo atemático (acabado en -μι) es -ναι; ej.: εἰμί, εἶναι.
– El infinitivo es la forma sustantiva del verbo: puede usarse como sustantivo y como verbo.
– El infinitivo puede actuar como sujeto de una oración gramatical:
– Sujeto de un verbo impersonal; ejs.:
– Δεῖ λέγειν τὴν ἀλήθειαν (Conviene decir la verdad).
– Χρὴ μανθάνειν τὴν ἱστορίαν (Es útil aprender la historia).

– Sujeto de una expresión impersonal con ἐστι


– Αἰσχρὸν ἐστι κρατεῖν τοὺς ἀσθηνεῖς (Es deshonroso dominar a los débiles).
– También puede actuar como complemento directo de verbos que significan saber, querer, pensar, mandar, poder,
permitir y análogos; ejs.:
– Θέλω πιστεύειν τοῖς ἀνθρώποις (Quiero confiar en los hombres).
– Νομίζομεν μένειν εἴκοσιν ἡμέρας ἐν Δελφοῖς (Pensamos quedarnos veinte días en Delfos).
– Las construcciones de infinitivo fueron muy utilizadas en las estructuras lingüísticas, lo cual influyó en el desarrollo
de la oración de infinitivo con sujeto propio en acusativo. Este tipo de oración, muy frecuente en latín y en griego, se
denomina oración de infinitivo no concertada; ejs.:
– Ὁ στρατηγὸς κελεύει τοὺς Ἕλληνας παρασκευάζειν στρατὸν μέγιστον (El general manda que los griegos
preparen un ejército muy grande).
– Λέγω ὑμᾶς πολλὰ χρήματα ἔχειν (Digo que vosotros poseéis muchas riquezas).
– Μένανδρος ἐνόμιζε τοὺς γέροντας δὶς παῖδας εἶναι (Menandro pensaba que los ancianos son dos veces niños).
– Δεῖ τοὺς πολίτας πιστεύειν τοῖς νόμοις (Es necesario que los ciudadanos confíen en las leyes).

4.5. El léxico griego.

4.5.1. Familias semánticas: Lo cotidiano.


La casa La vestimenta
Ἀνδρωνῖτις, -ιδος ἡ: androceo Ζώνη, -ης ἡ:
Αὐλή, -ῆς ἡ: patio Ἰμάτιον, -ου τό:
Γυναικωνῖτις -ιδος ἡ: gineceo Ἐσθής, -ῆτος ἡ:
Εἴσοδος, -ου ὁ: entrada, vestíbulo Στολή, -ῆς ἡ:

10 Si el verbo acaba en consonante se producen los cambios fonéticos estudiados.

48
Θάλαμος, -ου ὁ: dormitorio (nupcial) Πέπλος, -ου ὁ:
Στέγη, -ης ἡ: techo, cubierta Χλαμύς, -ύδος ἡ:
Ξιτών, -ῶνος ὁ:
El mobiliario
Ἀμφιθορεύς, -έως ὁ: ánfora Λήκυθος, -ου ὁ: lécito
Κλίνη, -ης ἡ: lecho Λύχνος, -ου ὁ: candil
Κρατήρ, -ηρος ὁ: crátera Τράπεζα, -ης ἡ: mesa
Λαμπάς, -αδος ἡ: lámpara Τρίποους, -οδος ὁ: trípode
Actividad: Define estos helenismos e indica con qué palabra griega están relacionados: 1. Cráter 2. Áulico 3. Tálamo 4.
Licnobio 5. Relámpago 6. Epitalamio.

4.5.2. Helenismos: Los seres vivos.


Étimo Formante Significado Ejemplo
Ζῷον, -ου τό -zo-o- animal Zoológico
Ἵππος, -ου ὁ hip-o- caballo hipódromo
Ἰχθύς, -ύος ὁ ict-io- pez ictiófago
Ὄρνις -ιθος ὁ/ἡ ornit- pájaro, ave Ornitología
Πίθηκος, -ου ὁ pitec-o- mono australopiteco
Σαῦρος, -ου ὁ -saur- lagarto ictiosaurio
Πτερόν, -οῦ τό -pter-o- ala pterodáctilo
Φυτόν, -οῦ τό -fito- planta, vegetal fitoplacton
Ἄνθος, -ους τό ant-o- flor, florido crisantemo
Φύλλον, -ου τό Fil-o-/-fila hoja clorofila
ῥίζα, -ης ἡ -riz-o- raíz rizoma
Actividad: Define los siguientes helenismos: 1. Rizoide 2. Dinosaurio 3. Antología 4. Hípica 5. Zoomorfo 6.
Fitosanitario 7. Fitófago 8. Lepidóptero 9. Antropopiteco 10. Ictiosaurio 11. Ornitorrinco.

APÉNDICE. La poesía lírica arcaica.

La lírica nace en Jonia entre los siglos VIII y VII a.C. y se desenvuelve en la polis, la ciudad-estado. Es una
época de crisis, conflictos y cambios sociales y económicos que conducirán a la instauración de la democracia.
Nos encontramos en pleno período de las colonizaciones, cuando el establecimiento de colonias en todo el
Mediterráneo y el trasvase de población están ampliando el ámbito geográfico y vital de los griegos.
La aristocracia va perdiendo poder. Aparece una nueva clase social enriquecida con la artesanía y el comercio
que reclama derechos políticos. Esto, unido a las duras condiciones de vida de los campesinos, provocará conflictos
sociales que desembocarán
en muchos casos en la tiranía.
El mundo antiguo se hunde con su moral nobiliaria y sus modelos heroicos heredados de Homero. Es este un
momento de lucha y conflicto, de búsqueda de nuevos valores que sustituyan el viejo ideal de la virtud (ἀρετή) ligada al
héroe homérico. Asistimos entonces al nacimiento de la filosofía: el hombre comienza a cuestionar el mundo que le
rodea y la tradición se pone en tela de juicio.
Surge una nueva forma más personalizada de entender la religión, menos formal (plegaria, oración, sacrificio).
La lírica refleja esa visión mas personalizada. Surge un enfrentamiento entre la religión legalista (Apolo, Delfos, la
nobleza) y la mística (Dionisio, el pueblo). Nace el concepto de culpa: el hombre se siente desvalido e indefenso ante el
dios. Teme el castigo divino, la envidia de los dioses provocada por un exceso de soberbia ante sus éxitos.
Emerge la individualidad, los poetas firman su obra, hablan de sí mismos y sus circunstancias. Ante un mundo
que cambia, inestable y en conflicto el hombre se plantea dos opciones:
– No interesa el pasado sino el presente, el hic et nunc, el ”aquí y ahora”, el carpe diem, ”disfruta de la
vida”, del presente, de los placeres, el vino, el amor.

49
– Mantiene una actitud consciente de sus limitaciones, en algunos casos angustiada y pesimista.
El género literario: La poesía lírica.
Los rasgos principales que caracterizan al género literario de la poesía lírica son los siguientes:
- Fue una poesía que se desarrolló en el ambiente de los agones, competiciones poéticas organizadas por
ciudades, tiranos y santuarios.
- En el poema, el mito pierde gran parte de su importancia, llegando incluso a desaparecer. En todos los casos
la prioridad la tiene la expresión de las propias emociones y sentimientos.
- Es una poesía esencialmente cantada y con acompañamiento musical, teniendo incluso a veces el
complemento de la danza.
- Se abandonó el hexámetro dactílico de la épica, surgiendo nuevos tipos de versos, pues la lírica evitaba los
poemas formados por largas tiradas de versos iguales.
- En cuanto a la lengua utilizada para componer los poemas, se adoptó en cada lugar el dialecto local, lo cual
contribuyó a consagrar los dialectos griegos de cada zona.
- Otro rasgo fundamental es la enorme variedad y riqueza de géneros.
- Para su estudio dividimos la lírica en dos grupos, la lírica monódica y la lírica coral, distinguiendo si la
interpretación la hacía una sola persona o un coro.

- Safo, Himno a Afrodita (Traducción de F. Rodríguez Adrados).

Inmortal Afrodita de bien labrado trono, hija de Zeus Ποικιλόθρον᾽ ὰθάνατ᾽ ᾽Αφρόδιτα,
trenzadora de engaños, yo te imploro, con angustias y penas παῖ Δίος, δολόπλοκε, λίσσομαί σε
no esclavices mi corazón, Señora, μή μ᾽ ἄσαισι μήτ᾽ ὀνίαισι δάμνα,
πότνια, θῦμον.
ἀλλά τυίδ᾽ ἔλθ᾽, αἴποτα κἀτέρωτα
ven en vez de eso aquí, si en verdad ya otra vez mi τᾶς ἔμας αὔδως αἴοισα πήλγι
voz oíste desde lejos y me escuchaste y abandonando ἔκλυες πάτρος δὲ δόμον λίποισα
la mansión del padre viniste, el áureo χρύσιον ἦλθες
ἄρμ᾽ ὐποζεύξαια, κάλοι δέ σ᾽ ἆγον
ὤκεες στροῦθοι περὶ γᾶς μελαίνας
carro luego de uncir: bellos, veloces gorriones te πύκνα δινεῦντες πτέῤ ἀπ᾽ ὠράνω αἴθε
trajeron sobre la tierra negra batiendo con vigor sus ρος διὰ μέσσω.
alas desde el cielo por en medio del éter. αῖψα δ᾽ ἐξίκοντο, σὺ δ᾽, ὦ μάκαιρα
μειδιάσαισ᾽ ἀθανάτῳ προσώπῳ,
ἤρἐ ὄττι δηὖτε πέπονθα κὤττι
Presto llegaron: y tú, diosa feliz, sonriendo con tu δηὖτε κάλημι
rostro inmortal me preguntabas qué me sucedía y para κὤττι μοι μάλιστα θέλω γένεσθαι
qué otra vez te llamo μαινόλᾳ θύμῳ, τίνα δηὖτε πείθω
μαῖς ἄγην ἐς σὰν φιλότατα τίς τ, ὦ
Ψάπφ᾽, ἀδίκηει;
y qué es lo que en mi loco corazón más quiero que καὶ γάρ αἰ φεύγει, ταχέως διώξει,

50
me ocurra: «¿A quién muevo esta vez a sujetarse a αἰ δὲ δῶρα μὴ δέκετ ἀλλά δώσει,
tu cariño? Safo, ¿quién es la que te agravia? αἰ δὲ μὴ φίλει ταχέως φιλήσει,
κωὐκ ἐθέλοισα.
Si ha huido de ti, pronto vendrá a buscarte; si no ἔλθε μοι καὶ νῦν, χαλεπᾶν δὲ λῦσον
acepta regalos, los dará; si no te ama, bien pronto te ἐκ μερίμναν ὄσσα δέ μοι τέλεσσαι
amará aunque no lo quiera». θῦμος ἰμμέρρει τέλεσον, σὐ δ᾽ αὔτα
σύμμαχος ἔσσο.
Ven, pues, también ahora, líbrame de mis cuitas
rigurosas y aquello que el corazón anhela que me cumplas,
cúmplemelo y tú misma sé mi aliada en la batall

51
Actividades complementarias:
- Lectura de L. Riding, Final troyano.
Este libro pretende contar la historia de la Iliada desde dentro, abordando la vida privada y la naturaleza de los
personajes principales; contarla como una historia de gente que vive inmersa en una guerra que lo abarca todo. El
tratamiento de los personajes masculinos y femeninos, griegos y troyanos, no se aparta de lo que deja traslucir la
narración épica. El acabado homérico de los personajes clave nos los distancia, como si fuesen de una extraña
humanidad antigua. Al retratarlos de cerca, no se intentó tampoco modernizarlos y que pareciesen más humanos para la
imaginación del siglo XX. Pero en los casi cincuenta años que transcurrieron entre la primera edición y las siguientes,
nuestra concepción de la naturaleza humana ha pasado por cedazos muy finos de refinamiento psicoanalítico.

- Visionado de Helena de Troya (2004) (Segunda parte).


Miniserie de TV de 2 episodios. Aunque está casada con Menelao, rey de Esparta, Helena (Sienna Guillory) se
enamora locamente de Paris (Matthew Marsden), un apuesto príncipe troyano. Los amantes huyen juntos a Troya,
donde el padre de Paris, el rey Príamo (John Rhys-Davies), les brinda asilo. Decidido a recuperar a Helena, Agamenón,
(Rufus Sewell), el despiadado hermano de Menelao, acaudilla el temible ejército espartano llevándolo hasta la costa de
la ciudad fortificada...

52
UNIDAD 5. LA EDAD ARCAICA.
Índice.
5.1. La Época arcaica.
5.2. Las colonizaciones.
5.2. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades):
Odiseo. Odiseo y Circe.
5.4. Lengua griega: Temas en -ρ. Temas en -σ. El imperativo.
5.5. Léxico griego. 5.5.1. Familias semántcias: La
Filosofía. 5.5.2. Helenismos: La cantidad y el tamaño.
APÉNDICE. Los griegos en Iberia. Arte griego en España.
Hispania en las fuentes griegas (I).
Actividades complementarias.

5.1. La Edad Arcaica.

Época Arcaica es una periodización de la historia de la antigua Grecia con la que la historiografía distingue la
etapa en la que la Hélade (Ἕλλάδα) salió del periodo anterior (la Época Oscura, caracterizada por la distribución del
espacio helénico entre tribus indoeuropeas que hablaban distintas variantes de la futura lengua griega -aqueos, jonios,2
dorios, eolios, arcadios, superpuestos sobre los prehelénicos pelasgos-, que introdujeron la Edad del Hierro en medio de
una total ausencia de fuentes escritas y una drástica ruptura cultural frente a la civilización micénica, cuyo fin sigue
siendo objeto de debate) y se conformaron los rasgos de la civilización griega, que quedará plenamente cristalizada en
la posterior Época Clásica. Entre los siglos VIII y VI a. C. se desarrollaron las ciudades estado griegas o polis (plural
invariable en castellano, en griego, singular polis -πολις- y plural poleis -πόλεις-), que incluso se expandieron por todo
el Mediterráneo mediante la colonización. A pesar de su gran fragmentación política, los griegos fueron construyendo
una identidad común frente a otros pueblos de la Antigüedad, de la que adquirieron una conciencia vigorosa,
evidenciada en sus manifestaciones culturales y artísticas y en una peculiar cosmovisión que se ha interpretado como
tensión entre lo apolíneo y lo dionisíaco.
Convencionalmente el inicio de la época arcaica se establece en la primera Olimpiada (Ὀλυμπιάς, cómputo del
tiempo en periodos de cuatro años que comienza con la celebración los primeros Juegos Olímpicos, 776 a. C.); mientras
que el final lo marca la Revuelta de Jonia (499 a. C.), cuando los griegos de la costa de Asia Menor pidieron la ayuda de
las ciudades de Grecia continental para frenar la expansión del Imperio persa, lo que desembocó en las Guerras Médicas
(492-490 y 480-479 a. C.).
Antes de la Época Arcaica los griegos habitaban en pequeñas comunidades agropecuarias aisladas por lo
accidentado de su medio físico: cuajado de valles en el interior, y con un litoral recortado, atestado de cabos, golfos e
islas. A pesar de la pobreza del suelo y de la aridez, se dieron crecimientos demográficos y progresos socioeconómicos
que impulsaron a las pequeñas aldeas originarias a unirse en entidades de mayor tamaño. Este proceso, llamado
synoikismos (συνοικισμóς -"cohabitación", "compartir el oikos", la "casa"-), dio lugar al nacimiento de las polis. Al
mismo tiempo, se establecían lugares de culto religoso, compartidos por comunidades mucho más alejadas entre sí,
mediante anfictionía (αμφικτιονία -"construir juntos"-); lo que fue conformando prácticas políticas para todo tipo de
relaciones, pacíficas y hostiles, como la simmachia (συμμαχια -"luchar juntos"-), la koinón (κοινόν -"común"-,
traducido habitualmente como "liga"), la hegemonía (ἡγεμονία), el equilibrio de potencias, la política de bloques, etc.
Paralelamente, la presión demográfica y la prosperidad económica mal repartida provocaron una conflictividad
social que tuvo, básicamente, dos válvulas de escape: la colonización del Mediterráneo y las reformas socio-políticas
internas protagonizadas por legisladores y tiranos.
Tras siglos de olvido de la escritura lineal micénica, los griegos volvieron a ser un pueblo histórico al adoptar
el alfabeto fenicio y adaptarlo a su idioma con el alfabeto griego, cuyos primeros testimonios aparecen hacia el 740 a.
C. (Copa de Néstor, Inscripción del Dipylon). A partir de poesía oral que tiene sus raíces en siglos anteriores, en esta
época se compusieron por escrito las principales creaciones de la literatura griega: los dos poemas homéricos, la Ilíada y
la Odisea (cuya autoría y ubicación temporal fueron objeto de debate desde la Antigüedad, y aún lo siguen siendo), que
fijaron los mitos ancestrales de los héroes de la Edad del Bronce, en textos que no se terminaron de canonizar hasta el
siglo VI a. C. (probablemente por iniciativa de Pisístrato)5 6 y cuya difusión fue crucial para la conformación de la
civilización griega en su conjunto, y para la pervivencia de esta en la civilización occidental.

53
5.2. Las colonizaciones.

Al principio de la Época Arcaica las áreas ocupadas por griegos presentaban una serie de variantes dialectales
en su lengua. La distribución de estos dialectos ha sugerido que en siglos anteriores (en la Época Oscura) y a lo largo de
fechas no bien precisadas se había producido una serie de migraciones de dorios, jonios y eolios, en algunos casos a
zonas ya habitadas por griegos en época micénica.
Los dorios habían ocupado parte del Peloponeso, las islas del sur de las Cícladas, Creta, el Dodecaneso y varias
ciudades del sur de Asia Menor (Halicarnaso, Cnido).
Los jonios, desde el Ática (según la tradición, dirigidos por los descendientes del rey Codro de Atenas), se
habían desplazado a las Cícladas (exceptuando las de más al sur) y al centro de la costa asiática del Egeo que pasó a
llamarse Jonia (la dodecapolis -"doce ciudades"-: Focea, Clazomene, Teos, Lebedos, Colofón, Éfeso, Eritrea, Priene,
Miunte y Miletos, junto con las islas de Quíos y Samos).
Los eolios, por su parte, se habían dirigido desde Beocia y Tesalia a la parte norte de Asia Menor (desde
Esmirna hasta Tenedos -Pitane, Mirina, Larisa, Temnos, Notion-), así como a la isla de Lesbos. Se da la circunstancia de
que en la mayoría de los lugares de fuera de Grecia continental ocupados por los jonios y los eolios no había
asentamientos griegos preexistentes.
Por su parte, la isla de Chipre, que presentaba una variante dialectal diferente, llamada arcado-chipriota, había
sido ya helenizada hacia el siglo XII a. C.
La colonización de Época Arcaica.
A partir del siglo VIII a. C. (el de la primera Olimpiada), estaban bien establecidas las rutas comerciales entre
la Hélade y el Levante mediterráneo, dominadas por los "fenicios", "púnicos" o phoínikes (Φοίνικες -"rojos" o
"púrpuras"-, por el tinte que producían y que constituía buena parte de sus exportaciones-), que estaban imponiendo su
impronta cultural entre los griegos (como testimonia el propio alfabeto). Desde entonces se dio un fuerte proceso
colonizador, que fue protagonizado tanto por polis de Grecia continental como por las insulares y las asiáticas. En la
fase que puede delimitarse entre el siglo VIII y la primera mitad del VII a. C., destacó la ausencia de protagonismo de
ciudades importantes: ni áticos ni beocios fundaron colonias en esta ocasión. Los espartanos sólo una. Fueron sobre
todo polis dinámicas, enfrentadas físicamente al mar y sin posibilidades de expansión territorial (Corinto, Calcis,
Eretria, Mileto, Focea, Rodas). Ante la presión demográfica y la difícil vida en un entorno físico limitado, la salida
natural de los griegos con menos posibilidades económicas fue la emigración, en expediciones navales organizadas por
un oikistés (οἰκιστής), de colectivos más o menos numerosos, a los que incluso se impedía por la fuerza volver a la polis
de origen si fracasaban en su intento. Cuando los expedicionarios tenían éxito, encontrando un lugar propicio para su
asentamiento, fundaban colonias de diferentes características (ἀποικία, apoikía -"habitar lejos", colonias urbanas,
especialmente las más antiguas-, ἐμπόριον empórion -"mercado", pequeñas factorías y lugares de intercambio-,
κληρουχία kleroukhía -"repartido en suertes", las más recientes, especialmente las creadas con propósitos militares-)
que mantenían vínculos de dependencia religiosa, comercial (incluso monetaria tras la difusión de la moneda -se estima
que, de los dos millares de polis, la mitad emitieron moneda en algún momento-) y muy habitualmente lazos políticos
de alianza con su región de origen: la "ciudad-madre" o metrópolis (μητρόπολις).
La expansión se llevó a cabo en varias fases y distintas direcciones. Una de ellas fue hacia el noreste, por la
península Calcídica (llamada así por Calcis, lugar de procedencia de sus colonos), Tasos, Tracia, el Euxeinos Pontos
(Εὔξεινος Πόντος -"mar hospitalario"-, el Mar Negro) y sus accesos (Bizancio, Calcedón, Sinope, Quersoneso).
La expansión hacia el Mediterráneo occidental llevó a la formación de una próspera región, llamada Megálē
Hellás (Μεγάλη Ἑλλάς –"Gran Grecia" o "Magna Grecia"-), completamente helenizada, en el sur de la Península Itálica
(Cumas, Taras -Tarento-, Reghion -Reggio-, Sibaris -Síbari-, o Parténope -Nápoles-) y Sicilia (Naxos, Siracusa, Katane
-Catania- o Leontino -Lentini-).
Los griegos llegaron hasta la Península Ibérica donde entraron en contacto con el mítico rey Argantonio de
Tartessos (quien hacia el año 600 a. C. recibió cordialmente a una expedición focea); y chocaron con los intereses de
otro pueblo en plena expansión comercial: los fenicios, especialmente los de la principal colonia de estos (Cartago),
llegando al enfrentamiento militar (Batalla de Alalia, 537 a. C.) Importantes colonias griegas fueron fundadas en el sur
de la actual Francia (Massalia -Marsella-) y en la costa mediterránea de la actual España (Emporion -Ampurias- y
Hemeroscopeion -Denia-).
La navegación de época arcaica incluyó el mítico periplo (περίπλους) de un grupo de griegos de Massalia por
el Ōkeanós (Ώκεανός -"Océano"), las costas atlánticas del norte de Europa que, recogido en fuentes romanas, se conoce
con el nombre de periplo massaliota.
Hacia el sur, en el antiguo Egipto la presencia de griegos era inmemorial, especialmente en la zona del delta
del Nilo, aunque la reivindicación de haber fundado Heliopolis o Sais es más bien legendaria, ligada al mito de la
Atlántida; siendo más evidente el origen de Naucratis como una concesión a los mercenarios griegos por parte del
faraón.16 También hubo una amplia zona de colonización griega en la costa de la actual Libia (Cirene).
El creciente comercio griego consistió en el intercambio de manufacturas de alta calidad provenientes de
Grecia (cerámicas, bronces, tejidos, perfumes, joyas, aceite, vino) por materias primas de las colonias (cereales y
metales).

54
5.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Odiseo. Odiseo y Circe.

Odiseo.
Muchas fueron las aventuras que padecieron Odiseo y sus compañeros en su regreso a Ítaca tras la guerra de
Troya. La más conocida es la que tuvo lugar en la isla de los cíclopes. Estos seres salvajes y gigantescos de un solo ojo,
se dedicaban al pastoreo y tenían cierta tendencia a la antropofagia. Odiseo y sus compañeros fueron capturados por uno
de ellos, Polifemo, hijo de Poseidón.
Ὀδυσσεὺς Λαερτιάδης εἰμί. τὴν καλὴν Ἰϑάκην οἰκῶ καὶ ἡ ἐμὴ δόξα εἰς τὸν οὐρανὸν ἥκει. νῦν δὲ τὸν
νόστον ἀπὸ τοῦ Ἰλίου ὑμῖν λέγω. ἡμεῖς οὖν εἰς τὴν τῶν Κυκλώπων γῆν ἥκομεν· αὐτοῖς μὲν οὔτε νόμοι
οὔτε ἀγοραί εἰσι, ἕκαστος δὲ τῆς ἀλόχου καὶ τῶν τέκνων ἄρχει, καὶ φοβερὸν ἄντρον οἰκεῖ· αὐτοῖς δὲ εἷς
ὀφϑαλμός ἐστιν. κρίνω οὖν δώδεκα ἑταίρους καὶ αἴγεον ἀσκὸν οἴνου λαμβάνω καὶ ἐπὶ τὸ τοῦ Κύκλωπος
ἄντρον βαίνομεν. Ὁ μὲν Κύκλωψ ἐν τῷ ἄντρῳ οὐκ ἔστι, ἡμεῖς δὲ ἔνδον αὐτὸν μένομεν.
Entre los griegos son muy importantes los lazos de hospitalidad, considerados tan sagrados como los de sangre.
Cuando Odiseo suplica a Polifemo que le conceda hospedaje y éste se niega a dárselo, el cíclope atrae hacia sí la cólera
de Zeus, dios protector de los huéspedes.
ὅτε οὗτος εἰσβαίνει, τὸ ἄντρον μεγάλῃ πέτρᾳ κλείει· ἔπειτα δὲ ἡμᾶς βλέπει καὶ ἀγορεύει· “ὦ ξένοι, ὑμεῖς
τίνες ἐστέ; πόϑεν πλεῖτε;” ἐγὼ δὲ λέγω· “ Ἀχαιοί ἐσμεν καὶ ἀπὸ τοῦ Ἰλίου εἰς τὴν πατρίδα βαίνομεν,
μόνον ξενίαν ζητοῦμεν”. ἀλλὰ οὗτος δύο ἑταίρους λαμβάνει τε καὶ κατεσϑίει, ἡμεῖς δὲ μεστοὶ φόβου
τρέχομεν. ἐν ᾧ ὁ Κύκλωψ τὰ πρόβατα πρός τοὺς νομοὺς φέρει, δεινὸν δόλον ἐπιβουλεύω· ἐκεῖ τὸ
μακρὸν ῥόπαλον τοῦ Κύκλωπός ἐστι, τὴν ἀκμὴν τέμνω καὶ οἱ ἑταῖροι ἀποξύνουσί τε καὶ πυρακτοῦσιν.
ὅτε οὗτος εἰς τὸ ἄντρον ἐπιστρέφει, δύο ἑταίρους λαμβάνει καὶ κατεσϑίει. Τότε ἐγὼ οἶνον αὐτῷ
προσφέρω. ὁ Κύκλωψ πολύ πίνει καὶ ἐμοὶ ἀγορεύει· “τὸ σὸν ὄνομα αὐτίκα νῦν μοι λέγε”. ἐγὼ δὲ αὐτῷ
ἀγορεύω· “Οὖτις τὸ ὄνομα ἐμοί ἐστι”, οὗτος δὲ λέγει· “τὸ ἐμὸν δῶρόν σοι παρέχω· πρῶτον μὲν τοὺς
ἑταίρους, τέλος δὲ Οὖτιν εσϑίω”.

Odiseo y Circe.
Circe, como otros personajes míticos de actividad mágica, es una bárbara, una extranjera. Nacida en la
Cólquide, es hermana del rey Eetes y de Pasífae, esposa de Minos. Antes que a Odiseo y a sus compañeros, acogió en su
palacio a su sobrina Medea, amante del héroe Jasón. (Ver explicaciones y actividades infra)
εὑρίσκουσι δὲ οἱ ἑταῖροι ἐν ὕλῃ δόμον τῆς Κίρκης εὐπλοκάμου, δεινῆς ϑεᾶς. ἀμφὶ δόμον τὰ ϑηρὶα κεῖται·
αὕτη γὰρ τοὺς λύκους τε καὶ λέοντας ϑέλγει. ἑταίρους μὲν οἱ ϑῆρες οὐ προβάλλουσι, σὺν δὲ αὐτοῖς
παίζουσιν. ὅτε οἱ ἑταῖροι ἔνδον τοῦ δόμου καλῆς ᾠδῆς ἀκούουσι, βλέπουσι Κίρκην ἐν ταῖς ϑύραις·
πάντες οἱ ἑταῖροι εἰς τὸν δόμον εἰσβαίνουσιν. καϑίζονται μὲν ἐκεῖνοι ἐπὶ ϑρόνων, μίσγει δὲ ἡ ϑεὰ τυρόν
τε καὶ μέλι καὶ ἄλευρον οἴνῳ· μίσγει δὲ σίτῳ φάρμακα. ἐπεὶ οἱ ἑταῖροι τὸ ποτὸν πίνουσι, ἡ Κίρκη ῥάβδῳ
αὐτοὺς τύπτει καὶ κατακλείει. συῶν μὲν κεφαλὰς τε καὶ φωνὴν καὶ τρίχας ἐκεῖνοι ἔχουσι, ἀνϑρώπων δὲ
νόον.

- Actividades.
Sobre el texto "Odiseo y Circe".
 Las palabras λὲοντας, ϑῆρες, πάντες, μέλι, συῶν, τρίχας pertenecen a un nuevo modelo morfológico nominal, la
tercera declinación. En textos anteriores ya han aparecido algunas otras formas de esta declinación; la compañía del
artículo nos ayuda a identificar los casos y sus funciones.
 También encontramos dos formas verbales desconocidas hasta ahora. Sus desinencias no coinciden con las de los
verbos ya estudiados; sin embargo, su traducción no plantea dificultades, ἀμφὶ δόμον τὰ ϑηρὶα κεῖται, 'las fieras están
tendidas alrededor del palacio'; κεῖται es una tercera persona del singular, καϑίζονται ἐκεῖνοι ἐπὶ ϑρόνων, 'ellos se
sientan en sillones'; καϑίζονται es una tercera persona del plural.
Actividades.
1. Lee el texto en voz alta.
2. Analiza morfosintácticamente las oraciones del texto y tradúcelas.
3. Presta atención a los regímenes de los verbos.

55
- Explicaciones gramaticales y actividades.
Morfología pronominal: Pronombres personales.
Los pronombres personales (con unos usos similares a los que tienen en castellano) presentan en primera y
segunda persona la siguiente flexión:
1ª Persona 2ªPersona
Singular Plural Singular Plural
Nom. ἐγώ ἡμεῖς σύ ὑμεῖς
Acus. ἐμέ / με ἡμᾶς σέ / σε ὑμᾶς
Gen. ἐμοῦ / μου ἡμῶν σοῦ / σου ὑμῶν
Dat. ἐμοί / μοι ἡμῖν σοί / σοι ὑμῖν
En los casos acusativo, genitivo y dativo singulares se puede apreciar la existencia de dos series, una tónica y
otra átona. Los pronombres tónicos se utilizan para dar énfasis; los pronombres átonos son enclíticos: se apoyan
tonalmente en la palabra anterior y no pueden, por lo tanto, encabezar la oración (algo semejante sucede en castellano:
véanse, por ejemplo, los pronombres tónicos (a) mí, (a) ti, (a) él, (a) ella, frente a los átonos me, le, lo, la, le).
Existe un pronombre personal de tercera persona, pero es muy poco utilizado; con ese valor se emplean los
demostrativos οὗτος, αὕτη, τοῦτο, 'ése, ésa, eso', y εκεῖνος, η, ο, 'aquél, aquélla, aquello', para el nominativo; y el
pronombre αὐτός, ή, ό (que debe traducirse con los personales 'él, ella, ello' y sus series átonas) para el resto de los
casos. Estos pronombres coinciden plenamente con la declinación de ἀγαϑός, ή, όν, salvo en el nominativo y acusativo
singulares del neutro, que carecen de la desinencia -ν.
Morfología verbal: Imperativo.
El imperativo es un modo verbal muy específico: se utiliza para expresar órdenes y prohibiciones. En uno de
los textos encontramos este ejemplo:
τὸ σὸν ὄνομα αὐτίκα νῦν μοι λέγε, 'dime ahora mismo tu nombre'.
Este modo carece, en singular y plural, de primera persona, y la tercera persona apenas se emplea. La
conjugación, en sus formas más habituales, del imperativo de presente de un verbo temático como λύω, 'desatar', es
ésta:
Singular Plural: 2ª persona λῦ-ε λύ-ε-τε
Como se puede observar, las formas constan de raíz, vocal temática y desinencia: en singular la característica
morfológica es la desinencia cero o falta de desinencia; en plural, la desinencia es -τε y coincide con la del indicativo.
Actividades.
1. Forma el imperativo de presente de los siguientes verbos y tradúcelo:
γράφω, βλέπω, παίζω, τρέφω, βασιλεύω, ἀκούω
Régimen verbal.
Al igual que en castellano ciertos verbos tienen un sintagma preposicional en función de suplemento (hablar
de, pensar en, confiar en, etc.), en griego hay verbos que son modificados por un genitivo:
τῆς ἀλόχου καὶ τῶν τέκνων ἄρχει, 'manda sobre su mujer y sus hijos'
τοῦ Πολυφήμου ἀκούουσιν, 'oyen a Polifemo'.
Los verbos que rigen genitivo son aquellos que, entre otras, expresan nociones de 'participación': μετέχω,
'participar'; 'mando': βασιλεύω, 'reinar', ἄρχω, 'mandar'; 'alcance': τυγχάνω, 'alcanzar'; 'percepción' (menos la de acción
de 'ver'): ἀκούω, 'oír'.
Verbo εἰμί con Dativo.
En los textos que hemos traducido han aparecido oraciones en las que el verbo εἰμί estaba complementado por
un dativo que tradicionalmente recibe la denominación de posesivo:
αὐτοῖς νόμοι οὐκ εἰσιν, 'para ellos leyes no existen';
φοβερὰ νόσος σοί ἐστιν, 'para ti hay una terrible enfermedad'.
Utilizando el verbo tener en la traducción y convirtiendo el dativo en sujeto y el nominativo en complemento
directo, conseguimos una versión más adecuada de esta estructura sintáctica:
'para ellos no hay leyes' = 'ellos no tienen leyes';
'para ti hay una terrible enfermedad' = 'tienes una terrible enfermedad'.
Actividades.
1. Analiza morfosintácticamente las siguientes oraciones y tradúcelas:
 τοῖς ἀδίκοις ἀνϑρώποις νόμοι οὔκ εἰσιν.
 ὁ Ὀδυσσεὺς καὶ οἱ ἑταῖροι τῆς νίκης μετέχουσιν.
 ὦ ναῦται, τῶν Σειρήνων ἀκούετε.
 ἡμῖν τέκνα οὐκ ἔστιν.
 ὁ τύραννος τῆς Ἰϑάκης βασιλεύει.
 ὦ Τηλέμαχε, σὺ τῆς δόξης τυγχάνεις.

56
5.4. Lengua griega: Temas en -ρ. Temas en -σ. El imperativo.
- TEMAS EN -ρ.
– Estos temas comprenden sustantivos de los tres géneros. Se caracterizan por alargar la vocal predesinencial en el
nominativo singular, si ésta es breve; si es larga, se mantiene en toda la flexión.
– Declinación de ἀήρ, ἀέρος ὁ “aire”, tema ἀερ-:
singular plural
nominativo ἀήρ (<ἀέρ con alargamiento) ἀέρ-ες
vocativo ἀέρ ἀέρ-ες
acusativo ἀέρ-α ἀέρ-ας
genitivo ἀέρ-ος ἀέρ-ων
dativo ἀέρ-ι ἀέρ-σι(ν)
– Declinación de κρατῆρ, κρατῆροσ ὁ “vasija”, tema κρατηρ-:
singular plural
nominativo κρατήρ κρατῆρ-ες
vocativo κρατήρ κρατῆρ-ες
acusativo κρατῆρ-α κρατῆρ-ας
genitivo κρατῆρ-ος κρατήρ-ων
dativo κρατῆρ-ι κρατῆρ-σι(ν)
– Existen algunos nombres de parentesco que eliden la vocal ε del tema en el genitivo y dativo singular y también en el
dativo plural: πατήρ, πατρός ὁ “padre”, μήτηρ, μητρός ἡ “madre” y θυγάτηρ, θυγατρός ἡ “hija”. Declinación de πατήρ,
πατρός ὁ “padre”, tema πατερ/πατρ-:
singular plural
nominativo πατήρ πατέρ-ες
vocativo πάτερ πατέρ-ες
acusativo πατέρ-α πατέρ-ας
genitivo πατρ-ός πατέρ-ων
dativo πατρ-ί πατρά-σι(ν) (<πατρσι(ν))
– El sustantivo ἀνηρ, ἀνδρός ὁ “hombre”, tema ἀνερ/ἀνδρ-, presenta una δ eufónica para facilitar la pronunciación entre
los fonemas consonánticos ν y ρ, que se encuentran en contacto a consecuencia de la elisión de la vocal ε:
singular plural
nominativo ἀνῆρ ἄνδρ-ες (>ἄνρ-ες)
vocativo ἄνερ ἄνδρ-ες (<ἄνρ-ες)
acusativo ἄνδρ-α (<ἄνρ-α) ἄνδρ-ας (<ἄνρ-ας)
genitivo ἀνδρ-ός (<ἀνρ-ός) ἀνδρ-ῶν (<ἀνρ-ῶν)
dativo ἀνδρ-ί (<ἀνρ-ί) ἀνδρά-σι (<ἀνρ-σι)
- TEMAS EN -σ.
– Comprenden sustantivos y adjetivos de los tres géneros, pero fundamentalmente neutros. En estos temas, la sima cae
cuando se halla entre vocales y éstas se contraen.
– Declinación del sustantivo κάλλος, -ους τό “belleza”, tema καλλοσ-/καλλεσ-:
singular plural
nominativo κάλλος κάλλ-η (<κάλλεσ-α)
vocativo κάλλος κάλλ-η (<κάλλεσ-α)
acusativo κάλλος κάλλ-η (<κάλλεσ-α)
genitivo κάλλ-ους (<κάλλεσ-ος) καλλ-ῶν (<κάλλέσ-ων)
dativo κάλλ-ει (<κάλλεσ-ι) κάλλε-σι (<κάλλεσ-σι)11

11 Se produce una asimilación de las dos sigmas.

57
– Declinación del adjetivo σαφής, σαφές “claro”, tema σαφεσ-:
singular plural
masc./fem. neutro masc./fem. neutro
nominativo σαφής σαφές σαφ-εῖς (<σαφεσ-ες) σαφ-ῆ (<σαφέσ-α)
vocativo σαφές σαφές σαφ-εῖς σαφ-ῆ
acusativo σαφῆ (<σαφέσ-α) σαφές σαφ-εῖς σαφ-ῆ
genitivo σαφ-οῦς (<σαφέσ-ος) σαφ-ῶν (<σαφέσ-ων)
dativo σαφ-εῖ (<σαφέσ-ι) σαφέ-σι (<σαφέσ-σι)
- EL IMPERATIVO.
– El imperativo es el modo que expresa una orden o una prohibición; en este último caso, la negación que acompaña al
imperativo es μή.
εἰμί “ser, estar” λύω “desatar, liberar”
Sing. 2ª ἴσθι λῦ-ε
3ª ἔστω λυ-έτω
Pl. 2ª ἔστε λύ-ετε
3ª ἔστων/ὄντων λυ-όντων

5.5. El léxico griego.

5.5.1. Familias semántcias: La Filosofía.


Sustantivos Adjetivos
Ἀδικία, -ας ἡ: injusticia Δύναμις, -έως ἡ: fuerza Ἀγαθός, -ή, -όν: bueno
Αἴσθησις, -έως ἡ: percepción Εἶδος, -ους τό: imagen Ἀθάνατος, -ον: inmortal
Αἰτία, -ας ἡ: causa Κόσμος, -οῦ ὁ: universo, mundo Ἄπειρος, -ον: infinito
ordenado
Ἀλήθεια, -ας ἡ: verdad Μορφή, -ῆς ἡ: froma Καλός, -ή, -ον: hermoso
Ἁμαθία, -ας ἡ: ignorancia Νοῦς, -οῦ ὁ: inteligencia Verbos
Ἀναγκη, -ης ἡ: necesidad, destino Οὐσία, -ας ἡ: esencia Δοκεῖ (δοκεῖν): parecer
Ἀρετή, -ῆς ἡ: virtud Τέχνη, -ης ἡ: técnica, arte Εἰμί (εἶναι):s er
Ἀρχή, -ῆς ἡ: principio, inicio Ὕλη, -ης ἡ: materia
Δίκη, -ης ἡ: justicia Φύσις, -εως Naturaleza
Δόξα, -ης ἡ: opinión Ψυχή, -ῆς ἡ: alma
Actividad: Define los helenismos siguientes e indica con qué palabra griega guarda relación cada uno de ellos: 1.
Antropomorfismo 2. Matemáticas 3. Ontología 4. Mnemotecnia 5. Anestesia 6. Psicofísico 7.Hilemorfismo 8. Etiología
9. Paradoja 10. Arcaico 11. Ídolo 12. Caleidoscopio 13. Tanatofobia 14. CosIdeamética 15. Estética 16. Aretología 17.
Idea 18. Metempsicosis 19. Cosmogonía 20. Biodinámica 21. Arquetipo.

5.5.2. Helenismos: Cantidad y tamaño.


Étimo Formante Significado Ejemplo
Μόνος, -η, -ον mon-o- uno, único, solo Monografía
Πᾶς, πᾶσα, πᾶν pan-to- todo Pandemia
Ὀλίγος, -η, -ον olig-o- poco Oligarquía
Πολύς, πολλή, πολύ poli- mucho Políglota
Μέγας, μεγάλη, μέγαν mega-loo- grande Megalítico
Μικρός, -ά, -όν micro- pequeño Microgramo

58
Μακρός, -ά, -όν macr-o- largo Macrobiótica
ἡμι- hemi- semi-, medio Hemiciclo
Διπλοῦς, -ῆ, -οῦν diplo- doble Diplopía
Ἴσος, -η, -ον -iso- igual Isósceles
Actividad: Define estos helenismos: 1. Polifonía 2. Panteísmo 3. Oligopolio 4. Megalomanía 5. Macrocefalia 6. Isótopo
7. Monografía 8. Microscopio 9. Monolito 10. Poliedro 11. Hemisferio 12. Diplodoco 13. Isotermo.

APÉNDICE. Los griegos en Iberia. Arte griego en España. Hispania en las fuentes griegas (I).

- Los griegos en Iberia.


"La influencia helénica en la historia y la cultura occidental, y por tanto en la nuestra, es indiscutible, gracias a
su expansión el Imperio Romano se convirtió en correa transmisora de la cultura, valores, arte, filosofía y modo de ver
al hombre y la vida que habían nacido en Grecia siglos atrás y que habían ido impregnando e infiltrando la cultura latina
primero a través de los intercambios con las numerosas colonias griegas en el sur de Italia y Sicilia, y después con la
conquista de Grecia por Roma. De este modo, a través de Roma, hombres y pueblos que no habían oído hablar de la
gloria de la Hélade recibieron su herencia y ésta marcó su posterior evolución cultural.
Pero en España, y muchas veces lo olvidamos o lo desconocemos, no hubo sólo una recepción por vía
indirecta, los contactos e intercambios entre los pobladores de nuestra península y los griegos se remontan a la época
más arcaica, casi legendaria de Grecia. Y la huella dejada por los helenos en la cultura ibérica es innegable. De hecho,
es muy posible que el mismo nombre de Iberia le fuera dado por los griegos, habiendo dos teorías al respecto: la
primera, que el nombre fuera una referencia al río Iber, Ebro muy probablemente ( aunque en aquellos tiempos no era el
único río de tal nombre en la Península; La segunda, que hiciera referencia al territorio homónimo en la costa del Mar
Negro, donde los griegos tenían colonias, y que parece ser era de clima y paisaje muy similar a lo que los helenos se
encontraron al arribar al levante español.
Desde un punto de vista ya estrictamente histórico, podemos referirnos a los contactos que existieron entre
Focea y el reino de Tartessos, resulta esclarecedora la narración de Herodoto ( Historia I 163-167 ) “Los focenses fueron
los primeros griegos que hicieron grandes travesías, y son los descubridores del Adriático, del Tirrenito, de Iberia y de
Tartessos. Llegaron a Tartessos y se ganaron la amistad de su rey Argantonio, que reinó 80 años en Tartessos y vivió
120 años. Los focenses se ganaron su amistad de tal manera, que primero les invitó a dejar Jonia, y a establecerse en sus
dominios, donde quisieran. Luego, como no los pudo persuadir y se enteró de que los persas progresaban, les dio dinero
para rodear con un muro su ciudad. Dio sin tacañería, ya que las murallas tienen no pocos estadios de perímetro y son
todas de piedras grandes y bien ajustadas”.
El comercio de los focenses con Huelva duró aproximadamente desde el siglo X a de C. hasta la misteriosa
desaparición del reino tartessico.
Otros historiadores griegos hacen referencia a las primeras colonizaciones y factorías de los griegos en nuestras
costas, así Estrabón (3.4.8; 14.2.10) alude a la fundación de Rhode ( Rosas ), por los rodios, antes de la primera
olimpiada (776 a. de C.). Licofrón habla de establecimientos rodios en las Islas Baleares, y Estrabón (3.4.6) cita tres
colonias Massaliotas ( Hemeroskopeion, Akra Leuka y Alonis ). Son pocos los que ya en tiempos tan remotos como la
época micénica los griegos tenían conocimiento de la existencia de la península ibérica queda atestiguado por los
numerosos relatos míticos en los que ésta aparece. Podemos citar alguno de los trabajos de Heracles, como el de los
toros de Gerión, restos arquelógicos de estos asentamientos, pero su influencia se deja sentir en la cultura ibérica,
principalmente en el alfabeto íbero, la cerámica y la escultura.
La más importante de las ciudades griegas en la Península fue Emporión, originalmente un asentamiento
fenicio-etrusco ocupado durante el s.VI a de C. por los focenses que huían del empuje Persa. Estrabón nos cuenta que
originariamente los focenses ocuparon una pequeña isla frente a la costa, la Palaiopolis, pero que posteriormente
pasaron al continente. Emporión fue un importante puesto comercial heleno y su influencia en los pueblos circundantes
fue muy importante, tal y como atestigua la profunda helenización de los muchos restos arqueológicos hallados en las
ciudades íberas circundantes.
La expansión helénica en la Península Ibérica se detuvo partir de la batalla naval de Alalia en 535 a. de C.,
según Herodoto dicha batalla, que libraron focenses y massaliotas contra cartagineses se saldó con la derrota de éstos
últimos, sin embargo otras fuentes, testimonios arqueológicos y el hecho de que a partir de ese momento los griegos no
fundaran más colonias, nos hacen pensar que, o bien fueron realmente los cartagineses los que se alzaron con la
victoria, o bien la victoria de los griegos fue pírrica. En 509 a de C. se firmaron los acuerdos entre Roma y Cartago para
dificultar el comercio griego en el Mediterraneo occidental, pero la cantidad de piezas cerámicas y de bronces
procedentes de talleres del Ática, Corinto, Esparta, etc… y de obras de orígen ibérico con claras influencias griegas,
datadas con posterioridad a estos hechos, nos hacen pensar que la influencia griega en Ibería era aún importantísima.

59
Según los historiadores de la época, hubo algunas otras colonias griegas en nuestra tierra, como Mainake o Artemisión,
de las que no nos han llegado restos arqueológicos.
Poco a poco la marea de la historia barrió el poderío militar de los griegos, la ascensión de Cartago hizo que las
“poleis” griegas en Iberia perdieran su independencia política, ya bien a manos cartaginesas, ya bien por la necesidad de
aliarse con Roma. La destrucción de Sagunto por Aníbal en 220 a. de C. provoca la II Guerra Púnica, que se saldará con
la derrota de Cartago, la hegemonía de Roma y el inicio de la conquista de la Península Ibérica por Roma"12.

- Arte griego en España.


- Asentamientos griegos en España.
De la mayoría de las colonias griegas citadas en los textos no existen restos arqueológicos.
Posiblemente fueron los enclaves iberos o fenicios usados por los griegos para pernoctar y comercializar con los
indígenas, y acabaron por dar sus propios nombres griegos.
Está probada la fundación griega en las colonias de Rhode (Rosas) y Emporion (Ampurias), mientras que
Hemeroskopeion y Alonis en el litoral alicantino y Mainake en Málaga, carecen de confirmación arqueológica.
La influencia griega fue muy importante en las poblaciones íberas mediterráneas, entre las que difundieron su
alfabeto, sus producciones cerámicas, su industria artesanal, su religión y su arte.
- Ampurias.
Emporion fue fundada por los colonos de la ciudad de Massalia en el 600 a. C., y se convirtió
rápidamente en una próspera colonia, cabecera de intercambios con el interior. Los griegos traían cerámicas de lujo,
perfumes, vino y aceite y a cambio, exportaban metales, sal, esparto y lino.
El lugar elegido por los fundadores de Ampurias fue una pequeña isla muy próxima a la costa, hoy unida al
continente y ocupada por el pueblecito de San Martín de Ampurias. Los griegos la denominaron "Palaia Polis" (ciudad
vieja).
Sus habitantes se extendieron luego a tierra firme, a la "Neapolis", donde aún pueden contemplarse las ruinas
de la ciudad griega.
La Neapolis tenía una trama urbana bastante regular. El recinto estaba defendido por una muralla. Sabemos por
Tito Livio que al lado de la ciudad griega se abasteció un grupo de hispanos que se beneficiaban del comercio deseando
adquirir las mercancías exóticas que llevaban las naves y vender, a su vez, los frutos de sus campos.
La convivencia se inició con recelos, pero acabaron mezclándose en una sola ciudad.
La Neapolis se articulaba con cuatro calles rectilíneas que confluían en el ágora, por las esquinas de ésta, rasgo
bastante común en la urbanística griega. Además, marcaban la ordenación de las calles restantes.
El ágora, como denominaban los griegos a la plaza principal, era regular y porticada.
Los dos conjuntos arquitectónicos más importantes, los templos de Asklepeion y el de Serapis, se hallan al sur,
donde también están la puerta y los restos mejor conservados de la muralla.
En el templo de Asklepeion el recinto sagrado o "témenos" es un rectángulo delimitado por la muralla de la
ciudad en dos de sus lados y por un grueso muro de cantería en los otros dos. Una escalinata daba acceso al santuario,
en el que se hallaba en primer término un amplio podio. Quedan escasos vestigios de dos pequeños edículos en las que
recibían culto el dios Asklepios y quizá, Hygieia.
Asklepios era el dios griego de la salud, hijo de Apolo, e Hygieia, es la personificación femenina de la salud.
Serapis es el dios egipcio identificado con Hades-Plutón por los griegos y que fue convertido en divinidad suprema en
Alejandría. El templo se eleva sobre un podio al que se sube por dos escalerillas laterales. El témenos es muy espacioso
y está rodeado por una impresionante columnata.
Escultura en mármol.
La estatua griega mejor conservada en España es la del dios Asklepios, labrada en mármol.
Está representado de pie, apoyando el peso de su cuerpo sobre la pierna izquierda, mientras que la derecha se
dobla. El báculo que porta en su mano izquierda no es un elemento de apoyo, sino un atributo de majestad. El cuerpo
aparece envuelto en un amplio manto que pende del hombro izquierdo, dejando al descubierto gran parte del pecho y

12 Trujillo Gómez, A. Los griegos en Iberia (2007), Xifos.com

60
del hombro derecho. El rostro, de nobles rasgos, acentúa su majestuosidad por la barba y la frondosa cabellera.
Junto a la imagen del dios, aparecieron fragmentos de otras estatuas en mármol. Algunos pudieron
corresponder a la de Hygieia, como los anillos de una serpiente.
Entre estos fragmentos destaca una cabeza de gran belleza de menor tamaño que el natural. Ha sido clasificada como
Afrodita, pero su peinado, carente de bucles sueltos, parece corresponder a una imagen de Artemis, diosa de la
caza.
- Artes menores.
- Un número considerable de estatuillas en bronce han sido halladas en Levante y en las Baleares. En estos bronces se
representan a sátiros, como el de Lluchmayor (Mallorca), silenos como los del Llano de Consolación (Albacete) o
Capilla (Badajoz), sirenas como la de Rafal del Toro (Menoría), centauros como el de Rollos (Murcia), guerreros como
los de Cádiz, Capdepera, Sineu (Mallorca) y varias representaciones de Atenea encontradas en Baleares.
- En el sileno de Capilla (Badajoz), queda patente la penetración en el mundo ibérico de la cultura en torno al vino.
- El centauro de Rollos, de mediados del siglo VI a. C., es la figura que más fama ha alcanzado. Representa a un
centauro a la manera griega arcaica. Mitad hombre, mitad caballo, está resuelta añadiendo a la espalda de la figura
humana completa, el tronco y los traseros del animal. Presenta mutiladas las piernas humanas y le faltan la cola y el
brazo izquierdo. Era frecuente ver a los centauros asociados al mundo de la muerte como intermediarios entre este
mundo y el de ultratumba.
- Cerámica griega. Dependiendo qué zona de Hispania estudiemos y su grado de helenización, observamos la
preferencia hacia unos objetos de cerámica u otros, en función del tipo de recipiente y de los temas figurativos que los
decoraban. Los vasos vinculados al mundo femenino como los "alabastra" para perfumes, o las cajas o "lekanides" para
las joyas y objetos de tocador son más frecuentes en la zona más helenizada, es decir, Ampurias y Ullastrest. Los de
servicio, para el "symposion", como las "kylikes" y los "skyphoi", están más repartidos por Levante y Andalucía y
revelan una amplia difusión de la cultura del vino. En Huelva se han hallado fragmentos de una taza de cerámica de
figuras negras. Corresponde a un tipo muy frecuente de vasos para simposios, en el que se repite el tema de los
bailarines que participan en las fiestas dionisíacas. El Kylix de Medellín (Badajoz), una copa de labio del siglo VI a. C.,
que lleva pintado un Zeus, es del mismo tipo de cerámica de figuras negras".13

Hispania en las fuentes griegas (I): Desde Tartesos a la conquista romana de Hispania.

a. Tartesos y las colonizaciones fenicia y griega.


1. HERODOTO, 1, 163.
Los habitantes de Focea fueron los primeros griegos que llevaron a cabo navegaciones lejanas; fueron
ellos quienes descubrieron el golfo Adriático, el mar Tirrénico, Iberia y Tartesos; no navegaban en barcos redondos, sino
en pentecónteras. Una vez llegados a Tartesos, lograron la amistad del rey de los tartesios, llamado Argantonio, quien
reinó en Tartesos durante ochenta años y vivió un total de ciento veinte. Los focenses ganaron de tal forma la amistad de
este príncipe que, inmediatamente, les invitó a dejar Jonia para venir a establecerse en la región de su país que ellos
quisieran y, al punto, instruido por ellos acerca del avance de los persas, les dio dinero para fortificar su ciudad con una
muralla.
2. PLATON, Critias, 113.
Allí crió Poseidón a las cinco generaciones de hijos varones y gemelos por él engendrados; después de
haber dividido toda la isla en dos partes, al primero de la primera generación le entregó la morada de su madre y las
tierras circundantes, que eran las más extensas y las de mejor calidad; nombró, igualmente, a éste rey de los otros, a
quienes hizo príncipes, poniendo en sus manos el gobierno de muchos hombres y la administración de una extensa
región; impuso nombres a todos ellos: el mayor, primero en reinar, recibió el nombre de Atlas, que sirvió para designar
a toda la isla y al mar Atlántico que le rodea. El gemelo nacido después de él consiguió en el reparto el extremo de la
isla situado hacia las columnas de Hércules, frente a la región denominada actualmente Gadírica: se llamaba Eumelos
en griego y Gadiros en lengua indígena, siendo éste el nombre que ha llegado a designar el país.
3. ESTRABÓN, 3, 2, 11.
Cerca de Cástulo hay un monte que por sus minas de plata llaman Argentario; se dice que de él mana
el Betis. Polibio refiere que éste y el Anas vienen de Celtiberia y distan entre sí unos novecientos estadios. Parece ser
que, en tiempos anteriores, llamose al Betis Tartesos, y a Gadir y sus islas vecinas Eriteia; así se explica que Estesícore,
hablando del pastor Gerión, dijese que había nacido casi enfrente de la ilustre Eritela, junto a las fuentes inmensas de
Tartesos, de raíces argénteas , en un escondrijo de la peña. Y como el río tiene dos desembocaduras, se dice también que
la ciudad de Tartesos, homónima del río, estuvo edificada en tierra sita entre ambas, siendo llamada esta región
Tartesos, la que ahora habitan los túrdulos. Erastóstenes acostumbre a llamar Tartesos a la región cercana a Calpe y a
Eriteia isla afortunada. Mas Artemidoro, opinando en contra, afirma que esto es falso, como lo es que de Gadir a Hierón
Akroteríon haya cinco días de navegación, cuando la distancia efectiva no pasa de mil setecientos estadios...
4. ESTRABÓN, 3, 5, 5.

13 "Arte griego en España", en http://www.arteespana.com/artegriegoespana.htm.

61
Sobre la fundación de Gadir he aquí lo que dicen recordar los gaditanos: que cierto oráculo mandó a
los tirios fundar un establecimiento en las columnas de Hércules; los enviados para hacer la exploración llegaron hasta
el estrecho que hay junto a Calpe, y creyeron que los promontorios que forman el estrecho eran los confines de la tierra
habitada y el término de las empresas de Hércules; suponiendo, entonces, que allí estaban las columnas de que había
hablado el oráculo. Echaron el ancla en cierto lugar de más acá de las Columnas, allí donde hoy se levanta la ciudad de
los exitanos. Mas como en este punto de la costa ofreciesen un sacrificio a los dioses y las víctimas no fueran propicias,
entonces se volvieron. Tiempo después los enviados atravesaron el estrecho, llegando hasta una isla consagrada a
Hércules, sita junto a Onoba, ciudad de la Iberia, y a unos mil quinientos estadios fuera del estrecho; como creyeran que
estaban allí las Columnas, sacrificaron de nuevo a los dioses, más otra vez fueron adversas las víctimas, y regresaron a
la patria. En la tercera expedición fundaron Gadeira, y alzaron el santuario en la parte oriental de la isla, y la ciudad en
la occidental. Por estos unos creen que los promontorios que forman el estrecho son las Columnas, mientras que otros
las identifican con las de Gadeira, habiendo quien cree que están fuera, mas lejos que Gadeira...
5. ESTRABÓN, 3, 4, 2-3.
Partiendo de Calpe, cruza Bastetania y el país de los oretanos, una cordillera abierta de bosques
densos y árboles corpulentos, que separa la zona costera del interior. En ella, la primera ciudad es Malaka, que dista
tanto de Calpe como ésta de Gadeira; en ella hay un emporio que usan los indígenas que viven la costa opuesta, y
grandes talleres de salazón. Algunos creen que es la misma Mainake, que la tradición dice haber sido la última de las
ciudades focenses hacia el occidente; pero no es así pues ésta se halla más lejos de Calpe, y los vestigios de sus ruinas
demuestran ser una ciudad griega, mientras que Malaka está mas cerca y presenta planta fenicia. Sigue después la
ciudad de los exitanos, de la cual alaban también sus salazones. Después viene Abdera, fundación de los fenicios
igualmente....
6. ESTRABÓN, 3, 2, 13.
Pero es mejor aún lo que vamos a recordar; la expedición de Hércules y la de las fenicios a estos
parajes le dieron (a Homero), de sus habitantes, la idea de un pueblo rico y de buena condición; así pues, su sujeción a
los fenicios fue tan completa que hoy día la mayoría de las ciudades de la Turdetania y de las regiones vecinas están
habitadas por aquellos. Me parece cierto, asimismo, que Ulises llegase hasta aquí en su expedición, la cual le sirvió (a
Homero) de pretexto para que, como en la Ilíada, también en la Odisea, convirtiera lo histórico en narración fabulosa,
según costumbre de los poetas. En efecto, no sólo se hallan vestigios de estas cosas en Italia, Sicilia y otros lugares, sino
en Atenea y otros mil indicios de las andanzas del héroe y los demás que sobrevivieron a la guerra troyana, tan funesta
para los defensores como para los conquistadores de Troya. Efectivamente, no lograron sino una victoria kadmeia y, en
cambio, perdieron sus casas, sin conseguir cada uno más que una pequeña parte del botín; así, pues, se vieron obligados
a echarse a la piratería, tanto los helenos como los que habían escapado y sobrevivido a la destrucción de su patria, unos
por valor, los otros por venganza. Porque cada uno se había dicho que es bochornoso estar largo tiempo lejos de los
suyos y volverse de vacío a ellos. Así, al lado de las andanzas de Eneas, de Antenor y de los Henetos, la Historia ha
registrado las de Diomedes, Menelao, de Menesteo y de otros. Ahora bien: instruido por la voz de la Historia de todas
estas expediciones guerreras a las costas meridionales de Iberia, conocedor también de la riqueza de estas regiones y de
los bienes de todas clases que poseen y que los fenicios dieron a conocer, tuvo la idea de colocar aquí la fusión de las
almas piadosas, y el Elysion Pedion, donde, según la predicción de Proteo Menelao debía vivir algún día....
7. HERÓDOTO, 4, 152.
Pero entre tanto una nave samia, cuyo capitán era Koleo, fletada para Egipto, fue llevada por los temporales a
la misma Platea. Los samios que en ella venían, informados por Korobio de todo los sucedido, le proveyeron de víveres
para un año, y levando ancla deseosos de llegar a Egipto, partiéronse de la isla, por más que soplaba el viento
subsolano, el cual, como no quisiese amainar, les obligó a pasar más allá de las Columnas de Herakles, y llegar, por su
buena suerte, a Tartesos. Era entonces Tartesos para los griegos un imperio virgen y reciente que acababan de descubrir.
Allí negociaron tan bien con sus géneros que ninguno les igualó jamás en la ganancia del viaje, al menos de aquellos de
quienes puedo hablar con fundamento, exceptuando siempre a Sóstrato, natural de Egina, hijo de Laodamante, con
quien nadie puede igualarse en lucro. Los samios, poniendo aparte la décima de su ganancia, que subió a seis talentos,
hicieron con ella un caldero de bronce a manera de pila argólica; alrededor de él había grifos mirándose unos a otros, y
era sostenido por tres colosos puestos de rodillas, cada uno de siete codos de alto; fue dedicado al Hereión.
8. ESTRABÓN, 3 4, 8.
Tras Abdera está Carthago Nova, fundación de Asdrúbal, ...la más importante de todas las ciudades de esta
zona... Entre ella y la desembocadura del Iber, y a mitad de la distancia, se halla el río Súcron, su desembocadura y la
ciudad del mismo nombre... Entre el Súcron y Carthago Nova , no muy lejos del río, hay tres fundaciones de los
massaliotas; de ellas la más conocida es Hemeroskopión, que tiene sobre el promontorio un santuario dedicado a
Artemisa Efesia, muy venerado. Es un lugar bien defendido y apto para nido de piratas; de lejos es visible para los que
se acercan navegando. Su nombre es Dianium, es decir, Artemision... Al otro lado del Súcron , yendo hacia las bocas del
Iber, hállase Sagunton, fundación de los zakyntios... En sus cercanías están las ciudades de Cherrónesos, Oléastron y
Kartalías. Luego, en el paso del Iber, la colonia Dertossa... Más al norte está Empóríon. Dicha ciudad es una fundación
de los massaliotas... Aquí está , asimismo, Rhóde, pequeña factoría de los emporitanos, pero fundación, según algunos,
de los rodios... Primeramente los empuritanos se establecieron en cierta islita cercana, que hoy llaman Palaiá Pólis; pero

62
ahora viven ya en la tierra firme. La ciudad forma una dípolis, dividida por un muro, porque en sus comienzos algunos
indigetes que vivían en su proximidad, con el fin de gozar con seguridad de su propia administración, quisieron tener un
recinto separado de l de los helenos, el cual fue doble, pasando de por medio. Mas con el tiempo formaron una sola
ciudad, mezclándose leyes helenas con bárbaras, tal como acaece en otros muchos lugares.
b. Los cartagineses en la Península Ibérica.
9. DIODORO DE SICILIA V, 16.
Habiendo dicho lo suficiente de Cerdeña, pasaremos a hablar de las islas situadas inmediatamente.
Después de la isla mencionada esta la llamada Pitiusa, que lleva esta denominación a causa de la multitud de pinos que
en ella crecen. Está en medio del mar, y dista de las Columnas de Hércules tres días y otras tantas noches de
navegación. De Libia un día y una noche, y un día de viaje la separa de Iberia. Su extensión es igual a Corceira y es de
mediana fertilidad; tiene poca tierra de viñedos y olivos, injertados en los acebuches. Y las lanas que en ella se producen
son reputadas y bellísimas por su suavidad. La entrecortan campos risueños y colinas, y tiene una ciudad que se llama
Ebusus y es colonia de los cartagineses. Tiene también puertos dignos de mención y grandes murallas, y un número
considerable de casas admirablemente construidas. La habitan bárbaros de todas clases, principalmente fenicios. La
colonización de esta isla tuvo lugar ciento sesenta años después de la fundación de Cartago.
10. DIODORO DE SICILIA, 25, 10.
Amílcar, como general de los cartagineses, en breve tiempo hizo progresa grandemente a su patria, y llegó
navegando hasta las columnas de Hércules y Gades, en el Océano. Gades es una colonia fenicia, está situada en el
extremo de la tierra habitada en el mismo Océano, provista de un puerto. Luchando contra los íberos y tartesios, con
Istolayo general de los celtas y su hermano, dio muerte a todos, entre ellos a los dos hermanos con otros sobresalientes
jefes; y alistó a sus propias órdenes tres mil que había apresado con vida. Pero Indortas reunió de nuevo cincuenta mil
hombres, y retirándose antes de presentar batalla a una colina, fue sitiado por Amílcar; durante la noche intentó
escaparse perdiendo la mayor parte de las tropas y siendo él mismo capturado vivo. Amílcar le sacó los ojos, lo
atormentó y crucificó; a los restantes cautivos, en número de más de diez mil, los dejó en libertad. Se ganó por la
persuasión la sumisión de muchas ciudades, a otras las sometió combatiéndolas. Asdrúbal, yerno de Amílcar, enviado
por su suegro a Cartago para combatir a los númidas sublevados contra los cartagineses, mató ocho mil y apresó dos
mil; los restantes fueron reducidos a servidumbre para que pagasen un tributo. Amílcar, entre tanto, habiendo sometido
en España muchas ciudades, fundó una gran ciudad, llamándola por el lugar en que estaba situada, Acra Leuca. Amílcar,
empeñado en el cerco de la ciudad de Helice, envió la mayor parte del ejército con los elefantes a invernar en la ciudad
fundada por él de Acra Leuca, y con el resto de sus fuerzas continuó el sitio. Pero el rey Orisón, acudiendo en auxilio de
los sitiados, hizo semblante de venir a ayudar a Amílcar, obligó a éste a retirarse. En su huída procuró la salvación de
sus hijos y amigos torciendo él por otro camino; perseguido por el rey, penetró con el caballo en un río, y descabalgado
por la corriente, murió. Pero sus hijos, Aníbal y Asdrúbal, llegaron salvos a la ciudad de Acra Leuca. Así, pues, tenga
Amílcar como epitafio, aunque murió muchos años antes de nuestraedad, el elogio que la historia dedica.
11. POLIBIO, 2, 1, 5.
Los cartagineses, una vez aquietada la situación en África, reunieron un ejército y lo enviaron a España bajo el
mando de Amílcar. Este, tomando el ejército y a su hijo Aníbal, entonces de nueve años de edad, y pasando el estrecho
de las columnas de Hércules, restableció en España las posesiones de los cartagineses. Permaneció en estos lugares
cerca de nueve años, sometiendo a Cartago muchos pueblos ibéricos, unos por la fuerza y otros por las negociaciones, y
al final terminó su vida de una manera digna de sus anteriores hazañas. Pues hallándose delante de un enemigo
numerosísimo y muy aguerrido, se portó con tal audacia y temeridad lanzándose en el momento más crítico de la lucha
que dejó allí valerosamente la vida. Los cartagineses traspasaron el ejército a Asdrúbal, pariente y trierarca suyo.
12. APIANO, Sobre Iberia 5.
[Amílcar] ... pasó a Gades, tomando por compañero de la expedición a su yerno Asdrúbal. Pasado el estrecho,
empezó a devastar los campos de España, a pesar de no haber sido molestado por sus habitantes. De este modo se
proporcionó la ocasión de estar ausente de su ciudad, y al mismo tiempo de actuar y de ganarse con dones a sus
conciudadanos. Pues todo lo que tomaba en la guerra lo dividía de modo que una parte fuese para sus soldados, a fin de
tenerlos más propicios en ayudarle en sus fechorías, y otra parte para los principales de la ciudad favorables a su causa.
Pero al fin, conjurados contra él los reyezuelos de diversos pueblos íberos y otros hombres de influencia, pereció de este
modo: cargaron de leña unos carros y unciendo a ellos bueyes, se pusieron en marcha, siguiendo detrás armados.
Cuando les ven los africanos sin entender su ardid, levantan grandes carcajadas. Pero ya m s cercanos los íberos,
encienden los carros y los lanzan con sus yuntas contra los enemigos. En sus loca carrera los bueyes esparcen el fuego
por doquier; una gran confusión se apodera de los cartagineses y se disuelve su formación; entonces los íberos,
precipitándose sobre ellos, mataron al mismo Barca y a muchos que en su auxilio acudieron.
13. DION CASIO, 12, fr.48.
Para informarse enviaron una embajada, aunque nunca se habían interesado en nada por las cosas de España;
Amílcar los acogió amistosamente y con amables palabras, diciéndoles entre otras cosas que se había visto obligado a
llevar la guerra a España para poder acabar de pagar las deudas que los cartagineses tenían con los romanos, ya que por
ningún otro procedimiento podría librarse de ellas; a lo que los romanos no encontraron nada que objetar.

63
14. DIODORO DE SICILIA, 25, 12.
Asdrúbal, yerno de Amílcar, conocido el desastre de su suegro, levantó súbitamente el campamento y se dirigió
a Acra Lauca llevando consigo a más de cien elefantes. Proclamado general por el ejército y los cartagineses, eligió
cincuenta mil hombres entrenados, seis mil caballos y doscientos elefantes. Venció primero al rey Oriso, castigando a
los culpables de la derrota de Amílcar. Recibió la sumisión de las ciudades, en número de doce, y, finalmente, sometió
todas las de Hispania. Contrajo matrimonio con la hija de un rey íbero y fue proclamado por todos los íberos general
con plenos poderes. Fundó, después, una ciudad al mar a la que llamó Karchedon; y aún otra, queriendo sobrepasar la
fuerza de Amílcar. Sus fuerzas eran setenta mil infantes, ocho mil jinetes y doscientos elefantes. Al final fue asesinado
por un siervo suyo arteramente a los nueve años de mando.
15. POLIBIO, 2, 13.
Por este mismo tiempo Asdrúbal... administraba el mando con cordura e inteligencia; y entre todo había hecho
avanzar en gran manera los intereses de su patria, construyendo una ciudad llamada por unos Cartago, por otros Ciudad
Nueva, que no contribuyó poco a la prosperidad de los asuntos de los cartagineses, y principalmente por su situación
favorable tanto para los intereses de España como por los de África... Los romanos constataron que allí se había
establecido un poder y temible, y pasaron a preocuparse de España. Vieron que en los tiempos anteriores se habían
dormido y que los cartagineses se les habían anticipado a construir un gran imperio, e intentaron con todas sus fuerzas
recuperar lo perdido. Pero de momento no se atrevían a exigir nada a los cartagineses ni a hacerles la guerra, porque
pendía sobre ellos su temor a los galos, en sus mismas fronteras, y aguardaban una invasión día tras día. De este modo
los romanos halagaban y trataban benignamente a Asdrúbal, pues habían decidido arriesgarse contra los galos y
atacarles: suponían que no podrían dominar a Italia ni vivir con seguridad en su propia patria mientras tuvieran por
vecinos a estas gentes. Despacharon legados a Asdrúbal y establecieron un pacto con él, en el que, silenciando el resto
de España, se dispuso que los cartagineses no atravesarían con él fines bélicos el llamado Ebro. Esto se hizo al tiempo
que los romanos declararon la guerra a los galos de Italia.
16. POLIBIO, 3,
Fabio, el historiador romano, afirma que la causa de la guerra emprendida por Aníbal fue, además de la
injusticia cometida contra los saguntinos, la avaricia y la ambición de poder de Asdrúbal, ya que éste, tras adquirir un
gran dominio en los territorios de España, se presentó en el África, donde intentó derogar las leyes vigentes y convertir
en monarquía la constitución de los cartagineses. Los prohombres de la ciudad, al apercibirse de su intento contra la
constitución, se pusieron de acuerdo y se enemistaron con él. Cuando Asdrúbal lo comprendió, se marchó del África y
desde entonces manejó a su antojo los asuntos españoles, prescindiendo del senado cartaginés.
17. ESTRABÓN, 3, 4, 6.
Tras Abdera está Néa Karchedón, fundación de Asdrúbal, sucesor de Barca, padre de Aníbal, la más importante
de todas las ciudades de esta zona. Tiene una situación de fácil defensa, unas murallas bien construida y está
enriquecida por puertos, una laguna y por minas de plata. En ella y en sus cercanías abundan las industrias de salazón,
es el principal emporio para las mercancías que, llegando del interior, han de ser cambiadas por las que vienen del mar y
éstas por las que proceden de tierra adentro.
18. PLUTARCO, Moralia, Las virtudes de las mujeres, 10.
Disponiéndose a atacar Aníbal Barca, antes de emprender la guerra contra los romanos, a Salmantike, ciudad
grande de Iberia, los asediados, llenos de temor, prometieron, en un principio, hacer cuento se les ordenara, y dar a
Aníbal trescientos talentos de plata y trescientos rehenes. Y habiendo levantado aquel cerco, éstos, cambiando de
parecer, no hicieron nada de lo que habían prometido. Habiendo vuelto en consecuencia, Aníbal nuevamente y habiendo
ordenado a sus soldados poner mano a la ciudad, con saqueo de sus riquezas, asustándose los bárbaros, se avinieron
completamente a salir con un solo vestido los libres, abandonando las armas, las riquezas, los esclavos y la ciudad. Pero
las mujeres, creyendo que los enemigos cachearían a cada uno de los hombres al salir, pero que a ellas no las tocarían,
salieron acompañando a los hombres, llevando puñales ocultos. Y habiendo salido todos, Aníbal, poniendo una guardia
de masaisylios, los mantuvo reunidos en el arrabal, y los demás, lanzándose en desorden saquearon la ciudad. Y hechas
presas muy pingües los masaisylios no pudieron contenerse viéndolas, ni prestaron atención a la guardia, sino que se
enfadaron y se fueron a participar del botín. Pero en esto las mujeres, animando a voces a los hombres, les dieron las
armas y algunas, incluso, por si mismas, atacaron a los de la guardia, y una, quitándole la lanza a Banón, el intérprete, le
hirió, si bien tenía puesta la coraza; y de los demás habiendo herido a unos y hecho herir a otros, los bárbaros huyeron
en compañía de las mujeres. Más, enterado Aníbal y puesto en su persecución, a los que se quedaron atrás los apresó;
pero los demás, metiéndose en los montes, se escaparon rápidamente, y después, habiendo mandado a una embajada de
súplica, consiguiendo la impunidad y la misericordia, fueron repuestos por Aníbal en la ciudad.
c. Los pueblos de la España Ibérica.
19. ESTRABÓN, 3, 2, 3-4.
Las orillas del Betis son las más pobladas; el río puede remontarse navegando hasta la distancia aproximada de
mil doscientos estadios, desde el mar hasta Corduba, e incluso hasta algo más arriba. Las tierras están cultivadas con
gran esmero, tanto las ribereñas como las de sus breves islas. Además, para recreo de la vista, la región presenta
arboledas y plantaciones de todas clases admirablemente cuidadas. Hasta Hispalis, lo que supone cerca de quinientos
estadios, pueden subir navíos de gran tamaño; hasta las ciudades de más arriba, como Ilipa, sólo lo más pequeños. Para

64
llegar a Corduba es preciso usar barcas de ribera, hoy hechas de piezas ensambladas, pero que los antiguos las
construían de un solo tronco. Más arriba de Cástulo, el río de ser navegable. Varias cadenas montañosas y llenas de
metales siguen la orilla septentrional del río aproximándose a él unas veces más, otras menos. En las comarcas de Ilipa
y Sesábon, tanto la antigua como la moderna, existe gran cantidad de plata. Cerca de las llamadas Kótinai nace cobre y
también oro. Cuando se sube por la corriente del río, estas montañas se extienden a la izquierda, mientras que a la
derecha se dilata una grande y elevada llanura, fértil, cubierta de grandes arboledas y buena para pastos. El Anas es
también navegable, pero no por tanto trecho ni en navío tan grandes. Su orilla septentrional va también bordeada por
montes metalíferos que se extienden hasta el Tágos. Las comarcas donde hay metales son por naturaleza ásperas y
estériles: así son también las contiguas a la Carpetania, y aún más las que confinan con los celtíberos. Tal es,
igualmente, el aspecto de Baituria, cuyas secas llanuras bordean el curso del Anas. La Turdetania es maravillosamente
fértil; tiene toda clase de frutos y muy abundantes; la exportación duplica estos bienes, porque los frutos restantes se
venden con facilidad a los numerosos barcos de comercio. Esto se halla favorecido por sus corrientes fluviales y sus
abras semejantes, favorecido por sus corrientes fluviales y sus abras semejantes, como dijimos, a ríos, y, como tales,
remontables desde el mar hasta las ciudades de tierra adentro, ya por navíos grandes, ya por otros más pequeños. Toda
la tierra que se extiende tras la costa comprendida entre el Hieron Akrotéríon y las Stélai es llana. Ábrense en ella
frecuentes escotaduras semejantes a hondonadas de regular tamaño, o valles fluviales, por las que el mar penetra tierra
adentro hasta muchos estadios de distancia; las aguas ascendentes de la pleamar invádenlas de tal modo que los barcos,
entonces, pueden subir por ellas como si lo hiciesen por un río, y hasta más fácilmente....
20. ESTRABÓN,3, 2, 5-6.
Los indígenas, conocedores de la naturaleza de la región, y sabiendo que los esteros pueden servir para lo
mismo que los ríos, han construido sus ciudades y poblados sobre aquellos, tal como lo hacen en las riberas de los ríos.
Así fueron levantadas Asta, Nábrissa, Onoba, Ossónoba, Maínoba y otras más. La serie de canales que han sido abiertos
por doquier ayudan al tráfico y a las relaciones, tanto entre ellos mismos como con los forasteros.... De Turdetania se
exporta trigo, mucho vino, aceite; éste, además, no solo en cantidad, sino en calidad insuperable. Se exporta también
cera, miel, pez, mucha cochinilla y minio, mejor que el de la tierra sinópica. Sus navíos los construyen allí mismo con
maderas del país. Tiene sal fósil y muchas corrientes de ríos salados, gracias a lo cual, tanto en estas cosas como en las
de más allá de las Columnas, abundan los talleres de salazón de pescado, que producen salmueras tan buenas como las
pónticas. Antes se importaba de aquí cantidad de tejidos; hoy mismo, sus lanas son mas solicitadas que las de los
koraxoi, y nada hay que las supere en belleza. Por un carnero reproductor se paga no menos de un talantón. De gran
validad son también los tejidos ligeros que fabrican los saltietai. La abundancia de ganados de toda especie es allí
enorme, así como la caza. Los animales dañinos son raros; excepción hecha de unas liebrecillas que agujerean la tierra y
a las que algunos llaman leberides, Estos animales, como se alimentan de raíces, destruyen plantas y semillas. Así
ocurre en casi toda Iberia, extendiéndose el mal, también, hasta Massalia, e incluso las islas....
21. ESTRABÓN, 3, 4, 1.
La longitud de sus costas es de dos mil estadios mayor, distribuyéndose así: el tramo de costa que va de Calpe,
cuyo monte está sobre las Columnas, hasta Karchedon Néa, mide una longitud de dos mil doscientos estadios y en él
viven la mayoría de los bastetanos –a los que se les suele llamar también bástulos- y una parte de los oretanos; la banda
costera que se extiende desde allí hasta el río Ebro es casi igual en longitud y está ocupada por los edetanos; tras del
Ebro hasta el Pirineo y los Trofeos Pompeyanos se extiende una franja litoral de mil seiscientos estadios, en la que
viven parte pequeña de los edetanos, ocupando el reto los indicetas, que están divididos en cuatro grupos.
22. ESTRABÓN, 3, 4, 5.
Es de creer que las emigraciones de los griegos a los pueblos bárbaros tuvieron por causa su división en
pequeños estados y su orgullo local, que no les permitiría unirse en lazo común, todo lo cual les privaba de fuerza para
repeler las agresiones venidas de fuera. Este mismo orgullo alcanzaba entre los iberos grados mucho más altos, a los
que se unía su carácter versátil y complejo. Llevaban una vida de continuas alarmas y asaltos, arriesgándose en golpes
de mano, pero no en grandes empresas, y ello por carecer de impulso para aumentar sus fuerzas uniéndose en una
confederación potente; así, pues, si hubieran logrado juntar sus armas, no hubieran llegado a dominar la mayor parte de
sus tierras ni los cartagineses, ni antes los tirios, ni los celtas, los mismos que ahora se llaman celtíberos y berones, ni el
bandolero Viriato, ni Sertorio tras él , ni ciertos otros celosos de ensanchar su poder....
23. ESTRABÓN, 3, 4, 17.
También podrían tenerse como formas bárbaras los ornamentos de algunas mujeres, ornamentos que describe
Artemidoro. En ciertas regiones –dice- llevan collares de hierro con garfios que se doblan sobre la cabeza, saliendo
mucho por delante de la frente; en estos garfios pueden, a voluntad, bajar el velo, que al desplegarlo por delante
sombrea el rostro; lo que tienen por cosa de adorno. En otros lugares tocan con un tympanion redondeado por la parte
de la nuca y ceñido a la cabeza por la parte de las orejas, el cual disminuye poco a poco su altura y anchura. Otras se
depilan la parte alta de la cabeza, de modo que resulta más brillante que la frente. Finalmente, otras se ciñen a la cabeza
una pequeña columnilla de un pie de altura, alrededor de la cual enrollan sus cabellos, que luego cubren con un manto
negro...

65
24. DIODORO DE SICILIA, 15, 70.
Envió desde Sicilia por mar a Corinto galos e íberos para auxiliar a los espartanos, que los alistaron pagándoles
como anticipo cinco meses de sueldo. Los griegos queriendo probar su bravura, los emplearon en diversas batallas, en
las que estos extranjeros se portaron valerosamente y mataron aún gran número de beocios y aliados. Después de
reconocer que merecían ser distinguidos por su valor y docilidad y de haber utilizado sus servicios en muchas
ocasiones, los espartanos los licenciaron con grandes muestras de honor. Al final del verano los galos e íberos se
reembarcaron para volver a Sicilia.
d. Los pueblos célticos de la Península Ibérica.
25. ESTRABÓN, 3, 3, 3.
Al septentrión del Tagos se extiende Lusitania, la más fuerte de las naciones iberas y a la que durante más
tiempo luchó contra los romanos. Limitan esta región; hacia el lado del Sur, el Tagos, por el Oeste y el Norte, el
Océano, y al Este, las tierras de los carpetanos, vetones, vaceos y galaicos, por no citar sino los más conocidos.
26. .ESTRABÓN, 3, 3, 6.
Dicen que los lusitanos son diestros en emboscadas y persecuciones. Ágiles, listos y disimulados. Su escudo es
pequeño, de dos pies de diámetro, cóncavo por su lado anterior; lo llevan suspendido por delante con correas, y no
tiene, al parecer, abrazaderas ni asas. Van armados también de un puñal o cuchillo; la mayor parte llevan corazas de
lino, y algunos pocos cota de malla y cascos de tres cimeras. Otros cubren con cascos tejidos de nervios; los infantes
usan knemides y llevan varias jabalinas; algunos se sirven de lanzas con punta de bronce. Entre los pueblos que habitan
sobre el río Douríos dicen que algunos que viven al modo lacónico, y usan de aceite, calientan sus recipientes con
piedras enrojecidas al fuego, se bañan en agua fría y no hacen más que una comida, mesurada y concisa. Los lusitanos
hacen sacrificios y examinan las vísceras sin separarlos del cuerpo; observan asimismo las venas del pecho y adivinan
palpando. También auscultan las vísceras de los prisioneros, cubriéndolas con sagos. Cuando la víctima cae por mano
del hieroskopos hacen su primera predicción por la caída del cadáver. Amputan las manos derechas de los cautivos y las
consagran los dioses.
27. DIODORO DE SICILIA, 5, 34, 6.
Hay una costumbre muy propia de los iberos, más sobre todo de los lusitanos, y es que cuando alcanzan la
edad adulta, aquellos que se encuentran más apurados de recursos, pero destacan por el vigor de sus cuerpos y su
denuedo, proveyéndose de su valor y de arma, van a reunirse en la aspereza de los montes; allí forman bandas
considerables que recorren Iberia, acumulando riquezas con el robo, y ello lo hacen con el más completo desprecio.
28. APIANO, Sobre Iberia, 71.
El cadáver del heroico caudillo, magníficamente vestigio, fue quemado en una altísima pira. Mientras el cuerpo
se consumía, tanto los soldados de a pie como los jinetes, todos con armas dieron vueltas a su alrededor entonando sus
glorias al modo bárbaro, y no se apartaron del lugar hasta que el fuego se extinguió.
29. ESTRABÓN, 3, 4, 13.
De las cuatro naciones en que están divididos los celtíberos, la más poderosa es la de los arévacos, que habitan
la región oriental y meridional y son limítrofes con los carpetanos y vecinos de las fuentes del Tagos. La más famosa de
sus ciudades es Numancia, cuya virtud se mostró en la guerra de veinte años que sostuvieron los celtíberos contra los
romanos; luego de haber destruido varios ejércitos con sus jefes, los numantinos encerrados tras sus murallas,
terminaron por dejarse morir de hambre , a excepción de los pocos que rindieron la plaza. Los lusones, que pueblan la
parte oriental, confinan también con las fuentes del Tagos. De los arévacos son las ciudades de Segeda y Palantia.
Numancia dista unos ochocientos estadios de Caesaraugusta que, como hemos ya dicho, se alza en la orilla del Iber.
Tanto Segóbriga como Bílbilis, son ciudades de los celtíberos. Polibio, al hablar de los pueblos vaceos y celtíberos y de
las localidades que les pertenecen, cita entre otras ciudades las de Segesama e Intercatia, pues la naturaleza del país no
es apta para dar vida a un gran número de ciudades, siendo como es sumamente mísera, de una situación excéntrica y de
un aspecto inculto; por otra parte, ni el género de vida de sus habitantes ni sus actividades (excepto, naturalmente, las
ciudades sitas sobre la costa de Nuestro Mar) dan pié a ello. Los pobladores de las aldeas son salvajes y así con también
la mayoría de los iberos; las ciudades mismas no pueden ejercer su influjo civilizador cuando la mayor parte de la
población habita los bosques y amenaza la tranquilidad de sus vecinos.
30. DIODORO DE SICILIA, 5, 33-34.
... los celtíberos suministraban para la lucha no sólo excelentes jinetes, sino también infantes que destacaban
por su valor y capacidad de sufrimiento. Están vestidos con ásperas capas negras, cuya lana recuerda el fieltro. En
cuanto a las armas, algunos de ellos llevan escudos ligeros, similares a los de los celtas, y otros grandes escudos
redondos del tamaño del aspis griego. En sus piernas y espinillas trenzan bandas de pelo y cubren sus cabezas con
cascos broncíneos, adornados con rojas cimeras. Llevan también espadas de doble filo, forjadas con excelente acero, y
puñales de una cuarta de largo para el combate cuerpo a cuerpo. Emplean una técnica peculiar en la fabricación de sus
armas; entierran piezas de hierro y las dejan oxidar durante algún tiempo, aprovechando sólo el núcleo, de forma que
obtienen , mediante nueva forja, espadas magníficas y otras armas. Un arma así fabricada corta cualquier cosa que se
encuentre en su camino, por lo que no hay escudo, casco o cuerpo que se resiste a sus golpes, por la excepcional calidad
del hierro. Son muy hábiles en luchar de dos modos diferentes: primero atacan a caballo y, en caso de ser rechazados,
desmontan y atacan de nuevo como soldados de infantería. Según sus normas habituales son extremadamente cueles

66
con los criminales y enemigos, aunque con los forasteros son compasivos y honrados; los extranjeros que vinieron a
vivir entre ellos, todos los invitaron a parar en sus casas, rivalizando entre ellos para prodigarles hospitalidad, y los
extranjeros que fueron atendidos por éstos, los elogiaban y los consideraban amigos de los dioses..... En cuanto a su
alimentación, se sirven de toda clase de carnes, que abundan entre ellos, y como bebida poseen una combinación de
vino y miel...
31. DIODORO DE SICILIA, 5, 34.
Entre los pueblos limítrofes de los celtíberos, uno de los más adelantados es el de los vaceos; estas gentes
reparten anualmente las tierras que poseen entre sus miembros, distribuyendo las cosechas de acuerdo con las
necesidades de cada cual y condenando a muerte a quienes ocultan o guardan para sí lo que no les corresponde......
32. ESTRABÓN, 3, 4, 16.
Las raíces tintóreas abundan: el olivo, la vid, la higuera, y otras plantas semejantes crecen cuantiosas en las
costas ibéricas que bordean nuestro mar, y también en las del exterior. En cambio, las costas septentrionales ribereñas al
océano carecen de ellas a causa del frío; en el resto del litoral, más que por negligencia de los hombres, que viven sin
preocupaciones, porque dejan transcurrir su vida sin más apetencia que lo imprescindible para la satisfacción de sus
instintos brutales. Si no se quiere interpretar como régimen confortable de vida el que se laven con los orines guardados
durante algún tiempo en cisternas, y que tanto los hombres como las mujeres de estos pueblos se froten los dientes con
ellos, como hacen, según dicen, los cántabros con sus vecinos. Esto, y el dormir en el suelo, en común... Propio de los
iberos y los celtas. Según ciertos autores, los galaicos son ateos, más no así los celtíberos y los otros pueblos que lindan
con ellos por el Norte, todos los cuales tienen cierta divinidad innominada a la que en las noches de luna llena, las
familias rinden culto danzando hasta el amanecer, ante las puertas de sus casas. Los vettones, que fueron los primeros
que compartieron con los romanos la vida de campamento, viendo una vez a ciertos centuriones ir y venir en la guardia,
paseándose, creyeron que se habían vuelto locos y quisieron llevárselos a sus tiendas, pues no concebían otra actitud
que la de estar tranquilamente sentados o combatir.
33. ESTRABÓN, 3, 4, 17-18.
Se cuenta, por ejemplo que en las guerras de los cántabros, las madres mataron a sus hijos antes de permitir
que cayesen en manos de sus enemigos. Un muchacho cuyos padres y hermanos habían sido hechos prisioneros y
estaba atado, mató a todos por orden de su padre con un hierro del que se había apoderado. Una mujer mató a sus
compañeras de prisión. Un prisionero, que estaba entre los guardianes embriagados, precipitose en la hoguera. Todos
estos rasgos se cuentan también de los pueblos celtas, tracios y escitas; como es cosa común entre ellos, la valentía, no
sólo en los hombres, sino también en las mujeres. Estas cultivan la tierra; apenas han dado a luz, ceden el lecho a sus
maridos y los cuidan. Con frecuencia paren en plena labor, y lavan al recién nacido inclinándose sobre la corriente de un
arroyo, envolviéndole luego... Tales rasgos denotan cierto salvajismo en sus costumbres; mas otros, sin ser propiamente
civilizados, no son, sin embargo, salvajes. Así, entre los cántabros es el hombre quien dota a la mujer, y son las mujeres
las que heredan y las que se preocupan de casar a sus hermanos; esto constituye una especie de ginecocracia, régimen
que no es ciertamente civilizado...
34. ESTRABÓN, 3, 3, 7.
Todos los habitantes de la montaña son sobrios; no beben sino agua, duermen en el suelo, llevan cabellos
largos al modo femenino, aunque para combatir se ciñen la frente con una banda. Comen principalmente carne de
cabrón; a Ares sacrifican cabrones, cautivos y caballos; suelen hacer hecatombes de cada especie de víctima, al uso
griego, y por decirlo al modo de Píndaro inmolan un centenar. Practican luchas gimnásticas y hoplíticas e hípicas,
ejercitándose para el pugilato, la carrera, las escaramuzas y las batallas campales. En las tres cuartas partes del año no se
nutren sino de bellotas, que, secas y trituradas, se muelen para hacer pan, el cual puede guardarse durante mucho
tiempo. Beben zythos, y el vino, que escasea, cuando lo obtienen se consume enseguida en las grandes festines
familiares. En lugar de aceite usan manteca. Comen sentados sobre bancos construidos alrededor de las paredes,
alineándose en ellos según las edades y dignidades; los alimentos se hacen circular de mano en mano; mientras beben,
danzan los hombres al son de flautas y trompetas, saltando en alto y cayendo en genuflexión....En el interior, en lugar de
moneda practican el intercambio de especies o dan pequeñas láminas de plata recortadas. A los criminales se les
despeña, a los parricidas se les lapida, sacándolos fuera de los límites de la patria o ciudad. Los enfermos, como se
hacían en la Antigüedad entre los asirios, se exponen en los caminos para ser curados por los que han sufrido la misma
enfermedad. Antes de la llegada de Bruto no tenían más que barcas de cuero para navegar por los estuarios y lagunas
del país.....Así viven estos montañeses que, como dije, son los que habitan el lado septentrional de Iberia; es decir: los
galaicos, astures y cántabros, hasta los vascones y el Pirineo, todos los cuales tienen la misma forma de vivir. Podría
hacer la lista de pueblos más larga, pero renuncio a una descripción aburrida, pues a nadie le agradaría oír hablar de los
pleatauros, bardietas, alotrigos, y otros nombres menos bellos y más ignorados.

67
Actividades complementarias:
- Lectura de R. Graves, El vellocino de oro.
Jason acompañado de los mas insignes heroes de Grecia debe cumplir con su destino buscando en las lejanas
tierras del mar Negro el legendario vellocino dorado. La travesia de la nave Argos dificultada por multiples aventuras y
sinsabores acaba llegando a distino y cumpliendo con su arriesgada mision. Mezcla de mitos, leyendas, pueblos
extraños, historia y humanidad es otra obra cumbre de Graves.

- Visionado de Jason y los argonautas (2000) (Primera parte).


Antigua Grecia, 2000 A.C. Cuando Jasón, hijo de Esón, tenía sólo tres años, la ciudad de Yolco fue atacada por
su tío, el tirano Pelías, que, después de matar al rey Esón, se apoderó del trono. Jasón sobrevivió a la matanza y se fue a
vivir lejos de Yolco. Veinte años después, se propuso recuperar el reino de su padre. Cuando Pelías lo reconoce, lo
condena a muerte. Para salvar la vida, Jasón se compromete a llevar a Yolco el mítico Vellocino de Oro. Llegar a la
Colquide y cumplir su misión será una auténtica odisea.

68
UNIDAD 6. LA ÉPOCA CLÁSICA (I). ESPARTA.
Índice.
6.1. La Época clásica (I): Esparta.
6.2. Grandes creaciones culturales: La Filosofía y la Ciencia.
6.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades):
Orfeo. La muerte de Orfeo.
6.4. Lengua griega: Temas en vocal -ι. Temas en vocal -υ. Temas
en diptongo -ευ. Sustantivos irregulares. El participio.
6.5. Léxico griego. 6.51. Familias semánticas: Las ciencias.
6.5.2. Helenismos: Ciencia y técnica.
APÉNDICE. El Teatro griego clásico.
Actividades complementarias.

6.1. La Época clásica (I): Esparta.

El período de la Historia de Grecia comprendido entre el fin de las Guerras Médicas (500-479 a.C.) y la llegada
de Alejandro Magno (336-323 a.C.) se ha denominado tradicionalmente como Época Clásica ya que durante el mismo
la cultura y el pensamiento griegos alcanzaron su máximo desarrollo.
Todo ello sucedió en el seno de una muy compleja sociedad en la que nunca se formó un Estado unitario sino
que fue un conglomerado de polis libres y políticamente independientes unas de otras, cada una de las cuales poseyó sus
órganos de defensa y gobierno que únicamente tuvieron autoridad sobre el núcleo urbano y sus alrededores. Este
régimen de ciudad-estado provocó frecuentes luchas entre las ciudades para alcanzar la hegemonía, que se manifestó en
el esplendor comercial de la polis. De estas ciudades, las dos que alcanzaron una mayor relevancia fueron Esparta y
Atenas, cuya organización social y política fue radicalmente distinta.
Esparta.
La ciudadanía espartana estaba organizada en torno a tres clases o estamentos: los espartiacas, que eran la clase
dirigente y descendientes de los conquistadores dorios; los periecos, cuyo origen se remonta a los primeros pobladores
anteriores a la invasión doria; y los ilotas, la clase socialmente inferior. De ellos, sólo los espartiacas eran ciudadanos de
pleno derechos.
El sistema social espartano se cimentaba sobre una estricta educación en la que el Estado actuaba como uno de
los agentes principales. El recién nacido era examinado por el consejo de ancianos, los cuales juzgaban cual iba a ser su
futuro; tras esto, el niño era entregado a su madre, la cual era responsable de su educación durante los siete años
siguientes. A los siete años daba inicio el proceso educativo por parte del Estado, dicho proceso constaba de una serie de
etapas por las cuales el niño iba atravesando, todas ellas marcadas por la sobriedad y la disciplina. A los catorce años se
iniciaba el aprendizaje militar. Finalmente, a los veinte años de su nacimiento, el joven adquiría la mayoría de edad y
pasaba a formar parte de las sociedades de banquetes comunales. Desde el momento en el que el joven era aceptado en
los banquetes, y hasta los sesenta años, podía ser movilizado por el ejército, por lo que debía de estar permanentemente
en buen estado físico y realizar un entrenamiento constante con las armas.
Los ciudadanos de pleno derecho de Esparta estaban obligados, para mantener su posición, a participar en los
banquetes comunes, ya que estos contribuían a fomentar el compañerismo y la solidaridad entre los ciudadanos, algo
muy importante en la estructura militarizada de Esparta. A estos banquetes cada comensal contribuía con sus propios
recursos, por lo que a la idea de ciudadanía estaba ligado el concepto de posesión de tierra con cuyos rendimientos
sufragar los banquetes. El mito espartano ha ofrecido, a lo largo de los siglos, la idea de que la sociedad de Esparta era
igualitaria y que en ella todos los ciudadanos poseían igual cantidad de terreno y por tanto igual cantidad de riqueza; en
la actualidad esto se tiene por falso, ya que existen evidencias de la compra y venta de propiedades (aunque parece que
esta práctica no era bien vista), y es razonable pensar que diferentes lotes de tierra y diferentes formas de trabajarla
deberían de producir rendimientos distintos.
Los periecos constituían el segundo status social de Esparta, no eran considerados ciudadanos, pero si que
compartían la denominación de lacedemonios con los espartiacas. Buena parte del territorio de Esparta era ocupado por
los periecos, normalmente el territorio más pobre agrícolamente y el territorio de frontera, bien fuese con otro Estado
griego o bien con los territorio ocupados por los siempre levantiscos ilotas. A los ciudadanos de Esparta no les
interesaba pues, reducir a los periecos a la condición de ilotas, puesto que esto hubiera roto el equilibrio de fuerzas y

69
habría puesto en peligro la propia supervivencia de los espartiacas. Dada la prohibición de los espartanos de dedicarse al
comercio, estas actividades era desarrolladas por los periecos, los cuales gozaban de una cierta autonomía con respecto
a las rígidas leyes espartanas. Los periecos desarrollaron, gracias al comercio, una clase enriquecida que parece ser no
mostró ningún interés de luchar por los derechos políticos que les eran negados. Como ya hemos visto, dicha lucha
había producido en otras polis el nacimiento de las tiranías, pero en Esparta no sucedió debido a que las escasas ventajas
(y sin embargo muchos inconvenientes) que tenía la ciudadanía eran ampliamente compensadas con la riqueza
acumulada.
En cuanto a los ilotas, mucho se ha discutido sobre su origen y el modo en el que llegaron a la situación de
servidumbre a la que estaban sumidos en Esparta. En la actualidad la teoría más aceptada hace referencia a que los
espartanos, en el momento de su invasión llegaron a entablar contacto (posiblemente en el valle de Helos), con una
población de origen aqueo que se dedicaban al cultivo de la tierra; los espartanos los conquistaría y les obligarían a
trabajar las tierras para ellos. Lentamente fueron asimilados y esclavizados. Los ilotas eran en cierto sentido esclavos
públicos, pues pertenecían al Estado, el cual los concedía en propiedad a particulares. Los ilotas sufrieron un continuo
aumento poblacional, pero nunca perdieron su conciencia de pueblo sometido ni sus ansias de independencia, por ello
provocaron infinidad de motines hasta que finalmente fueron liberados.
Tradicionalmente se ha considerado la Rhetra de Licurgo como la primera constitución espartana y la base de
su sistema social. Pero la Rhetra presenta un grave problema, tanto sobre el documento como sobre su autor, Licurgo;
ya que no se han podido fijar su cronología. De acuerdo con lo contemplado en la Rhetra la vida política de Esparta
estaba organizada en torno a cuatro elementos, dos reyes que conformaban un sistema diárquico de gobierno; un cuerpo
de cinco magistrados, conocidos como éforos; un consejo de treinta ancianos, la Gerousía elegidos de forma vitalicia; y
por último una asamblea de la que formaban parte todos los ciudadanos adultos varones, la Apella.

6.2. Grandes creaciones culturales de Grecia: La Filosofía y la Ciencia.

La Filosofía es una investigación y reflexión sobre los grandes problemas que apasionan la vida de los seres
humanos: el origen del hombre y de los cosmos, el origen del conocimiento, el sentido de la vida, la moral, la libertad,
lo sagrado, etc. Los griegos fueron los precursores de la investigación científica, utilizaron la razón, la observación y la
experimentación para buscar explicaciones a los interrogantes que se las planteaban. Primero se desarrolló la filosofía.
los filósofos griegos trataron de determinar de que estaban hechas las cosas. En los siglos V y VI a.C, con Sócrates,
Platón y Aristóteles, la filosofía se hizo antropocéntrica, es decir, puso al hombre en el centro de sus búsquedas.
Herótodo se interesó por rastrear en el pasado las causas de los acontecimientos de su tiempo. Se lo considera el padre
de la historia por su método de investigación.
Grecia clásica, helenística y bizantina.
La tradición de la filosofía en Grecia antigua acompañó a su desarrollo literario. Los conocimientos griegos
han tenido una profunda influencia en Occidente y en la civilización de Oriente Medio. Las obras de Sócrates, Platón,
Aristóteles, y otros filósfos griegos influenciaron profundamente en el pensamiento de la clásica, el Islam clásico, y el
Renacimiento.
En medicina, los médicos aún se remiten al juramento hipocrático, instituido por Hipócrates, que es
considerado el fundador de la medicina como ciencia. Galeno construyó la teoría hipocrática de los cuatro humores, y
sus obras fundaron la medicina en Europa y el Oriente Medio durante siglos. Los médicos Herófilo y Pablo de Egina
fueron pioneros en el estudio de anatomía, mientras que Dioscórides escribió un extenso tratado sobre la práctica de la
farmacología.
El periodo de Grecia clásica (desde el 800 a. C. hasta el ascenso de Macedonia), es el que más a menudo se
asocia con los avances griegos en la ciencia. Tales de Mileto es considerado por muchos como el padre de la ciencia;
fue el primero de los antiguos filósofos que intentó explicar el mundo físico en términos naturales más que en causas
sobrenaturales. Pitágoras fue un matemático a menudo descrito como el "padre de los números"; se creyó que fue el
pionero de la percepción de las proporciones numéricas que determinan la escala musical, y el teorema de Pitágoras es
comúnmente atribuido a él. Diofanto de Alejandría, en contrapartida, fue el "padre del álgebra". Mucha de la geometría
moderna está basada en la obra de Euclides, mientras que Eratóstenes fue el primer geógrafo científico, que calculó la
circunferencia de la Tierra y concibió los primeros mapas basados en principios científicos.
El periodo helenístico, siguiente a las conquistas de Alejandro, continuó y desarrollló este conocimiento.
Hiparco de Nicea es considerado un preeminente observador astronómico de la antigüedad, y fue probablemente el
primero en desarrollar un método exacto de predicción del eclipse solar, mientras que Aristarco de Samos fue el primer
astrónomo conocido en proponer un modelo heliocéntrico del Sistema Solar, aunque el modelo geocéntrico de Claudio
Ptolomeo fue comúnmente aceptado hasta el siglo XVII. Ptolomeo también contribuyó substancialmente a la cartografía
y a la ciencia de la óptica. Por su parte Arquímedes fue el primero en calcular el valor de π y de una progresión
geométrica, y también fue el primer físico conocido, al descubrir la ley del principio de Arquímedes y concebir la
irrigación mediante el dispositivo conocido como tornillo de Arquímedes.

70
El periodo bizantino quedó principalmente como un periodo de preservación de los términos de los textos
clásicos greco-romanos; hubo, sin embargo, significativos avances hechos en los campos de la medicina y la erudición
histórica. La filosofía teológica también permaneció como un área de estudio, personificada por la fundación de la
Universidad de Constantinopla.
Isidoro de Mileto y Antemio de Tralles, los arquitectos de la famosa iglesia de Santa Sofía de Constantinopla,
también contribuyeron a las teorías matemáticas concernientes a la forma arquitectónica, y la armonía matemática
percibida necesitaba crear una estructura multicupular. Estas ideas eran la prueba de la gran influencia del arquitecto
otomano Sinan en su creación de la Mezquita Azul, también en Constantinopla. Tralles, en particular, produjo varios
tratados de ciencias naturales, además de otras incursiones suyas en las matemáticas, como la sección cónica.
La gradual migración de los griegos de Bizancio a las repúblicas italianas siguiente a la caída del Imperio
bizantino, y los textos que llevaron con ellos, combinados con las posiciones académicas que sostuvieron, fue un factor
importante en las primeros atisbos del Renacimiento italiano.
Grecia moderna.
Los griegos continúan contribuyendo a la ciencia en el mundo moderno. John Argyris, un matemático e
ingeniero griego, es responsable de la invención del análisis de elementos finitos y del método directo de la rigidez,
relativo a la física. El matemático Constantin Carathéodory trabajó en el campo del análisis real, el cálculo de
variaciones, y la teoría de la medida a principios del siglo XX, y fue a ayudar a Albert Einstein en la parte matemática
de su teoría de la relatividad. El biólogo Fotis Kafatos pionero en el campo de la clonación molecular y genética;
Dimitris Nanopoulos es un destaco teórico físico, que ha hecho significativas contribuciones en el campo de la Física de
partículas y la Cosmología. En medicina, Georgios Papanikolaou contribuyó enormemente al desarrollo del diagnóstico
del cáncer con su Prueba de Papanicolaou. El diseñador de coches griego Alec Issigonis creó el icono Mini, mientras
que el científico computacional Michael Dertouzos estuvo entre los pioneros de internet.

6.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Orfeo. La muerte de Orfeo.

La lira inventada por Hermes es perfeccionada por Orfeo, el hijo de Calíope, la musa de la poesía lírica.
ὁ οὖν Ἑρμῆς κατασκευάζεται πρῶτος τὴν λύραν ἐκ τῆς χελώνης καὶ τῶν τοῦ Ἀπόλλωνος βοῶν. πρῶτον
μὲν ἡ λύρα ἑπτὰ χορδὰς ἔχει, ἔπειτα δὲ ὁ Ἀπόλλων μεταλαμβάνει τὴν μορφὴν τὴν τῶν χορδῶν· ὁ δὴ
ϑεὸς ᾠδὰς συντάττεται. ἐπεὶ δὲ οὗτος τὸν Ὀρφέα τῇ λύρᾳ δωρεῖ, ὁ κιϑαρῳδὸς ἐννέα τὰς χορδὰς ποιεῖ
ἀπὸ τοῦ τῶν Μουσῶν ἀριϑμοῦ. ὁ γὰρ Ὀρφεὺς ὁ Θρᾴκιός ἐστιν υἱὸς τοῦ Οἰάγρου καὶ τῆς Καλλιόπης,
παιδείᾳ δὲ καὶ μελῳδίᾳ καὶ ποιητικῇ τέχνῃ περιγίγνεται τῶν παλαιῶν ποιητῶν καὶ γὰρ οὕτω ϑαυμαστά
τε καὶ ἄριστα ποιήματα συντάττεται, ὥστε τῇ μελῳδίᾳ ϑέλγει τά τε ϑηρία καὶ τὰ δένδρα καὶ τοὺς
λίϑους.
Cuando la ninfa Eurídice, su amada esposa, muere por la mordedura de una serpiente, el músico Orfeo
desciende al Hades en su busca.
ἔπειτα δὲ ὁ Ὀρφεὺς διὰ τὸν ἔρωτα τὸν πρὸς τὴν γυναῖκα ἔχει μεγάλην τόλμαν καὶ κατέρχεται εἰς Ἅιδου
δόμους, ὅπου τὴν Περσεφόνην τε καὶ τὸν Πλούτωνα ψυχαγωγεῖ. οἱ δὲ ϑεοὶ διομολογοῦνται ἐπὶ λόγῳ
τῷδε· ὁ κιϑαρῳδὸς οὐ δύναται ἐπιστρέφειν οὔτε βλέπειν πρὸς τὴν γυναῖκα ἐν Ἅιδου δόμοις. ἀλλὰ ὁ
Ὀρφεὺς τοῖς ϑεοῖς ἀπιστεῖ καὶ τοῦ λόγου αὐτῶν ἐπιλανϑάνεται· τέλος δέ, πρὶν ἐξ Ἅιδου ἐκβαίνειν, πρὸς
τὴν γυναῖκα βλέπει καὶ πάλιν ὁ Πλούτων αὐτὴν ἀναλαμβάνει.
Platón no simpatiza con Orfeo. Este fragmento de uno de sus más celebrados diálogos, El banquete, presenta
su muerte como un castigo divino. (Ver explicaciones y actividades infra
οἱ ϑεοὶ τὸν τοῦ Οἰάγρου υἱὸν τὸν Ὀρφέα ἐξ Ἅιδου ἀποπέμπουσιν. 2. ἐπεὶ μὲν τὸ φάσμα τῆς γυναικὸς
δεικνύουσι, αὐτὴν δὲ οὐ παρέχουσιν. 3. οἱ γὰρ ϑεοὶ νομίζουσιν ὅτι ὁ Ὀρφεὺς μαλϑακίζεται, 4. διότι
κιϑαρῳδός ἐστιν. 5. νομίζουσι καὶ οἱ ϑεοὶ ὅτι οὔτε τόλμαν ἔχει οὔτε ἀποϑνῄσκειν βούλεται ἕνεκα τοῦ
ἔρωτος, ὥσπερ ἡ Ἄλκηστις. 6. ἀλλὰ νομίζουσιν ὅτι ὁ Ὀρφεὺς ἐπιβουλεύει εἰσέρχεσϑαι ζωὸς εἰς Ἅιδου. 7.
διὰ οὖν ταῦτα δίκην οὗτος λαμβάνει. 8. καὶ οἱ ϑεοὶ αἱροῦνται τὸν ϑάνατον αὐτοῦ ὑπὸ γυναικῶν
γίγνεσϑαι.

- Explicaciones gramaticales y actividades.


Sobre el texto "La muerte de Orfeo".
 El texto incluye un nuevo tipo de oraciones en las que el verbo subordinado aparece en infinitivo (- ειν, -σϑαι). Éste
puede ser sustituido por oraciones subordinadas sustantivas introducidas por conjunción (ὅτι, 'que'), o por estilo directo
tras un punto alto.
 En la oración 8 el infinitivo γίγνεσϑαι no tiene el mismo sujeto que el verbo principal. Cuando los sujetos del verbo
principal y del infinitivo no coinciden, el sujeto de éste último se expresa en acusativo: 'los dioses deciden que su

71
muerte sea por obra de mujeres'.
Actividades.
1. Lee el texto y señala los infinitivos que aparecen.
2. Comenta las diferencias sintácticas entre las oraciones 3 y 8.
3. Escribe en estilo directo la oración 3.
4. Analiza las formas verbales de la oración 6.
5. Localiza una aposición y un predicativo.

Explicaciones gramaticales y actividades.


Morfología nominal: Características de la tercera declinación.
Por la tercera declinación se flexionan todos los sustantivos y adjetivos, masculinos, femeninos y neutros, de
tema en consonante y en vocal distinta de -a u -o. (Habitualmente, esta declinación también ha sido denominada
atemática por añadir las desinencias directamente al tema). Se trata, pues, de un modelo gramatical muy productivo que
presenta numerosas variedades flexivas por razones morfológicas y fonéticas. Los distintos temas se pueden clasificar
en:
I. Temas en consonante. II. Temas en vocal y en diptongo.
En oclusiva labial En -ι
velar En -υ
dental En -ευ
En -ντ
En nasal
En líquida
En silbante
El cuadro general de desinencias de esta declinación es el siguiente:
Singular Plural
Masc./Fem. Neutro Masc./Fem. Neutro
Nom. -ς / vocal alargada - -ες -α
Voc. -ς / - - -ες -α
Acus. -α / -ν - -ας / -ς -α
Gen. -ος -ων
Dat. -ι -σι(ν)
El nominativo singular del tipo masculino-femenino puede presentar desinencia -ς (ej.: ἡ πόλι-ς) ο desinencia
cero con alargamiento de la vocal predesinencial (ej.: ὁ λέων, τοῦ λέοντ-ος), según los temas.
Los acusativos singular y plural del tipo masculino-femenino adoptan, por lo general, las desinencias -α / -ας
en los temas consonánticos y las desinencias –ν / -ς en los vocálicos.
Morfología verbal: Presente de la voz media.
Además de las voces activa y pasiva, con valores significativos semejantes a los que tienen en castellano, el
griego dispone de voz media. Su significado contrasta con el de la voz activa porque expresa una participación especial
del sujeto en la acción del verbo, que puede plasmarse en la traducción con distintos matices: reflexividad (ej.: ἐγείρει
τὸν παῖδα, 'despierta al niño'; ἐγείρεται, 'se despierta'), interés (ej.: τρέφει τὸν παῖδα, 'alimenta al niño'; τρέφεται τὸν
παῖδα, 'alimenta a su hijo').
En griego hay ciertos verbos en los que no se concreta la oposición voz activa-voz media-voz pasiva, sino que
sólo tienen formas medias y significado activo: son los llamados verbos deponentes (ej.: ἔχομαι, 'venir'; γίγνομαι, 'llegar
a ser'; βούλομαι, 'querer').
Las desinencias medias para el presente son éstas:
Singular Plural
1ª persona -μαι -μεϑα
2ª persona -ῃ / -ει < *-σαι -σϑε
3ª persona -ται -νται

72
Aplicadas a distintas raíces por medio de la vocal temática (ο / ε), se obtiene el siguiente paradigma:
Singular Plural
1ª λύ-ο-μαι λυ-ό-μεϑα
2a λύ-ῃ / λύ-ει < *λύ-ε-σαι λύ-ε-σϑε
3a λύ-ε-ται λύ-ο-νται
Actividades.
1. Cambia a voz media las siguientes formas verbales activas:
ἔχει, φέρω, ἐγείρομεν, λύεις, τρέφουσι, πέμπετε, κολάζει, φέρουσι
2. Analiza y traduce las siguientes oraciones:
 τῆς Καλλιόπης καὶ τοῦ Οἰάγρου υἱὸς γίγνεται ὁ Ὀρφεύς.
 ὁ κιϑαρῳδὸς ἐγείρεται τῆς νυκτὸς καὶ πρὸς τὸ ὄρος ἔρχεται.
 ὁ τῶν Θρᾳκίων βασιλεὺς τὸν Ἥλιον ϑεᾶται.
 ὁ Διόνυσος αὐτῷ ὀργίζεται καὶ τὸν κιϑαρῳδὸν κολάζεται.
Aposición y predicativo.
 Cuando un sustantivo restringe o explica el significado de otro sustantivo, se dice de él que está en aposición. En
griego, ambos sustantivos han de concertar obligatoriamente en caso. Ej.: ὁ κιϑαρῳδὸς ὁ Ὀρφεύς, 'el citaredo Orfeo'.
 La función de predicativo está desempeñada por un adjetivo o sustantivo que modifica simultáneamente al verbo y a
otro elemento oracional, con frecuencia en función de sujeto o complemento directo. Si el predicativo es un sustantivo,
habrá de concertar en caso con el sintagma al que modifique; si se trata de un adjetivo, la concordancia deberá ser en
género, número y caso. Ej.: ὁ Ἑρμῆς κατασκευάζεται πρῶτος τὴν λύραν, 'Hermes construye el primero la lira'.
Sintaxis: La coordinación.
La coordinación (y la yuxtaposición, la vinculación asindética de elementos lingüísticos) es el procedimiento
sintáctico por el que se unen segmentos equivalentes desde el punto de vista funcional, ya sean sintagmas u oraciones.
Las conjunciones coordinantes son copulativas cuando unen aditivamente: καί, τε (enclítica), 'y'; disyuntivas si la unión
es excluyente: ἤ, 'o' (ambos tipos pueden aparecer en correlación: καί... καί..., τε... τε..., 'no sólo... sino también...'; ἤ...
ἤ..., 'o... o...'); y adversativas cuando la unión es opositiva: ἀλλά, 'pero, sino'. Una correlación copulativo-adversativa
muy habitual en griego es la que se establece por medio de las conjunciones μέν... δέ..., 'por una parte... por otra....'.
Hay, además, otros nexos que sirven de transición entre oraciones independientes. Destacamos por su
frecuencia la conjunción causal γάρ, 'pues', y la conjunción consecutiva οὖν, 'así pues, por consiguiente'; ninguna de las
dos (como tampoco μέν... δέ...) puede encabezar la oración.
Actividades.
1. Analiza y traduce las siguientes oraciones:
 τῆς Καλλιόπης, μιᾶς τῶν Μουσῶν, καὶ τοῦ Ἀπόλλωνος, τοῦ τῆς Ἀρτέμιδος ἀδελφοῦ, γίγνεται ὁ κιϑαρῳδὸς ὁ Ὀρφεύς.
 ὁ Ὀρφεύς τὸν Ἥλιον ϑεραπεύει πρῶτος καὶ αὐτὸν Ἀπόλλωνα καλεῖ, ἀλλὰ οὐ τὸν Διόνυσον, τὸν τοῦ οἴνου ϑεόν,
ϑεραπεύει.
 αἱ μὲν Μαινάδες, αἱ τοῦ Διονύσου ἀκόλουϑοι, αὐτὸν διασπαράττουσιν.
 αἱ δὲ Μοῦσαι τὸ τοῦ Ὀρφέως σῶμα ἐν τῇ νήσῳ Λέσβῳ ϑάπτουσιν.

6.4. Lengua griega: Temas en vocal -ι. Temas en vocal -υ. Temas en diptongo -ευ. Sustantivos
irregulares. El participio.
- TEMAS EN VOCAL -ι.
– Están formados por sustantivos masculinos y femeninos; pueden presentar la -ι invariable en toda la flexión, o bien alternar
la vocal -ι con -ει a partir del genitivo singular. Esta -ι, al encontrarse entre vocales desaparece y se contraen las vocales en
contacto. En el genitivo singular la desinencia es -ως a causa de una metátesis de cantidad.
– Declinación de πόλις, έως ἡ “ciudad”, tema πολι-/πολει-:
singular plural
nominativo πόλι-ς πόλ-εις (<πόλει-ες)
vocativo πόλι πόλ-εις
acusativo πόλι-ν πόλ-εις (por analogía)
genitivo πολέ-ως (<ποληι-ος) πόλε-ων (<πολει-ων)
dativo πόλε-ι (<πολει-ι) πόλε-σι (por analogía)
- TEMAS EN VOCAL -υ.
– Incluyen sustantivos masculinos, femeninos y neutros, y también adjetivos.
– Los sustantivos se declinan como los temas en vocal -ι, es decir, presentan la vocal -υ invariable o bien alternan la -υ
con -ευ a partir del genitivo singular.

73
– Declinación de ἀστύ, -έως τό “ciudad, capital”, tema ἀστυ-/ἀστευ-:
singular plural
nominativo ἄστυ ἄστη (<ἀστευ-α)
vocativo ἄστύ ἄστη
acusativo ἄστύ ἄστη
genitivo ἄστεως (<ἀστηυ-ος) ἄστεων (<ἀστευ-ων)
dativo ἄστει (<ἀστευ-ι) ἄστεσι(ν) (por analogía)
– Los adjetivos del tipo βαρύς, βαρεῖα, βαρύ “pesado, grave”, decliinan el femenino como un tema en -α pura, en cambio, los
géneros masculino y neutro se declinan como un tema en -υ alternante; el genitivo singular de los adjetivos es -εος, en
lugar de -εως como en los sustantivos.
– Declinación de βαρύς, βαρεῖα, βαρύ “pesado, grave”:
singular plural
masc. fem. neutro masc. fem. neutro
nominativo βαρύ-ς βαρεῖ-α βαρ-ύ Βαρ-εῖς (<βαρέυ-ες) βαρεῖ-αι βαρέ-α14
vocativo βαρύ βαρεῖ-α βαρ-ύ βαρ-εῖς βαρεῖ-αι βαρέ-α
acusativo βαρύ-ν βαρεῖ-αν βαρ-ύ βαρ-εῖς βαρεί-ας βαρέ-α
15
genitivo βαρέ-ος βαρεί-ας βαρ-έος Βαρέ-ων (<βαρέυ-ων) βαρει-ῶν βαρέ-ων16
dativo βαρε-ῖ βαρεί-ᾳ βαρ-εῖ βαρέ-σι(ν) (por analogía) βαρεί-αις βαρέ.σι(ν)
- TEMAS EN DIPTONGO -ευ.
– Forman parte de estos temas sustantivos masculinos y femeninos. Se caracterizan por la elisión de la -υ en posición
intervocálica, que da lugar al hiato y a la contracción. El nominativo singular es sigmático; los acusativos singular y plural
presentan las desinencias -α y -ας respectivamente, como los temas consonánticos.
– Declinación de βασιλεύς, -έως ὁ “rey”, tema βασιλευ-:
singular plural
nominativo βασιλέυ-ς Βασιλ-εῖς (<βασιλεύ-ες)
vocativo βασιλεῦ βασιλ-εῖς
acusativo βασιλέ-α (<βασιλέυ-α) βασιλ-εῖς
genitivo βασιλέ-ως (<βασιλήυ-ος) Βασιλέ-ων (<βασιλεύ-ων)
dativo βασιλε-ῖ (<βασιλέυ-ι) βασιλεῦ-σι
- SUSTANTIVOS IRREGULARES.
– Ζεύς, Διός ὁ: “Zeus” temas: Ζευ-/Δι-.
– γυνή, γυναικός ἡ “mujer” temas γυν-/γυναικ-.
– κύων, κυνός ὁ: “perro” temas: κυον-/κυν-.
– ναῦς, νέως ἡ: “nave” temas: ναυ-/νηυ--
– χείρ, χειρός ἡ: “mano” temas: χειρ-/χερ-.
– υἱός, υἱοῦ/υἱέος ὁ: “hijo” temas: υἱο-/υἱιε--
- EL PARTICIPIO.
– El participio es un adjetivo verbal. Tiene tres géneros: masculino, femenino y neutro. Actúa como si se tratara de un
adjetivo, pero sin dejar de ser un verbo, y como tal admite todo tipo de complementos. En griego se emplea con mucha
frecuencia esta forma verbal, constituyendo esto una de las características esenciales de la lengua griega.
– Podemos traducir el participio de las siguientes formas:
– Por un gerundio simple o compuesto, según se trate de un participio de presente o de aoristo. Ej.:
– Πολλοὶ γὰρ ὄντες εὐγενεῖς εἰσι κακοί (Muchos, siendo de buen linaje, son en realidad malvados).
– Por una oración subordinada adjetiva o de relativo (si el participio va precedido del artículo). Ej.:
– Οἱ φιλοῦντες τὴν δίκην, ἀγαθοὶ πολῖται εἰσίν (Los que aman la justicia son buenos siudadanos).
– Por una oración subordinada adverbial o circunstancial (temporal, causal, final, etc.). Ej.:
– Ὁ Ἀχιλλεὺς τὰ ὅπλα εἶλε, ὁρμήσων πρὸς τοὺς Τρωάς (Aquiles cogió las armas para lanzarse contra los troyanos).
– Participio absoluto o genitivo absoluto: Se trata de una construcción sintáctica en la que el verbo es un participio en caso
genitivo que está concertando con el sujeto en género, número y caso. Equivale a una oración circunstancial. Ej.:
– Ὄντος τοῦ ἔαρος, πάντα τὰ ἄνθη ἀκμάζει (Siendo primavera / cuando es primavera, todas las flores florecen).
– Para declinar el participio: el masculino y el neutro se declinan como un sustantivo de tema en consonante -ντ, y el

14 (<βαρευ-α), no se produce contracción.


15 No se produce contracción.
16 (<βαρέυ-ων).

74
femenino por la primera declinación en -α pura:
– Declinación de ὤν, οὖσα, ὄν (siendo):
singular plural
masc. fem. neutro masc. fem. neutro
nominativo ὤν (<ὄντ) οὖσ-α ὄν ὄντ-ες οὖσ-αι ὄντ-α
acusativo ὄντ-α οὔσ-αν ὄν ὄντ-ας οὔσ-ας ὄντ-α
genitivo ὄντ-ος οὔσ-ης ὄντ-ος ὄντ-ων οὐσ-ῶν ὄντ-ων
dativo ὄντ-ι οὔσ-ῃ ὄντ-ι οὖ-σι (<ὀντ+σι) οὔσ-αις οὖ-σι

– Declincación de λύ-ων, λύ-ουσα, λύ-ον (desatando):


singular plural
masc. fem. neutro masc. fem. neutro
nominativo λύ-ων λύ-ουσα λύ-ον λύ-οντες λύ-ουσαι λύ-οντα
acusativo λύ-οντα λύ-ουσαν λυ-ονν λύ-οντας λυ-ούσας λύ-οντα
genitivo λύοντ-ος λυ-ούσης λύ-οντος λυ-όντων λυ-ουσῶν λυ-όντων
dativo λύοντ-ι λυ-ούσῃ λύ-οντι λύ-ουσι λυ-ούσαις λύ-ουσι

6.5. El léxico griego.

6.5.1. Familias semánticas: Las ciencias.


Matemáticas Física-Química
Ἀριθμός, -ου ὁ: número, suma, cantidad Ἅλς, ἁλός ὁ: sal
Ἔδρα, -ας ἡ: cara, plano, base Δύναμις, -έως ἡ: fuerza
Μέτρον, -ου τό: medida, cantidad Στάσις, -έως ἡ: estabilidad, fijeza
Νόμος, -ου ὁ: distribución Ὕδωρ, -ατος τό: agua
Biología Astronomía-Meteorología
Βίος, -ου ὁ: vida Νεφέλη, -ης ἡ: nube
Βοτάνη, -ης ἡ: hierba, planta Πλανήτης, -ου ὁ: planeta
Ζῷον, -ου τό: animal Ἥλιος, -ου ὁ: el Sol
Ἰχθύς, -ύος ὁ: pez Σελήνη, -ης ἡ: la Luna
Κύτος, -έως τό: cavidad, cesta, célula Ἄνεμος, -ου ὁ: viento
Ὄρνις, -ιθος ὁ/ἡ: pájaro, ave Ἀστρον, -ου τό: astro, constelación
Πίθηξ, -ηκος ὁ: mono Οὐρανός, -οῦ ὁ: cielo, firmamento
Φυτόν, -οῦ τό: vegetal, planta Σφαῖρα, -ας ἡ: esfera, globo
Actividad: Define los helenismos siguientes e indica con qué palabra griega guardan relación: 1. Anemómetro 2.
Selenografía 3. Astronauta 4. Hidroeléctrico 5. Binomio 6. Haloidea 7. Ictiosaurio 8. Paleobotánica 9. Hectómetro 10.
Icosaedro 11. Planetario 12. Astrofísica 13. Citoblasto 14. Helioscopio 15. Aritmética 16. Estática 17. Pitecántropo 18.
Ornitología 19. Hidrobiología 20. Nefelómetro 21. Polinomio 22. Dinamo 23. Epizootia 24. Fitomorfismo 25. Litosfera
26. Uranofobia.

75
6.5.2. Helenismos: Ciencia y Técnica.
Étimo Formante Significado Ejemplo
Ἤλεκτρον, -ου τό -electr-o- electricidad Electricidad
Μηχανή, -ῆς ἡ -mecan-o- máquina Mecánica
Σκοπέω -scopio observar Telescopio
Τέχνη, -ης ἡ -tecn-o-/-tecni- técnica Tecnología
Τύπος, -ου ὁ -tip-o-/-tipi-a figura, modelo Fenotipo
Φύσις, -έως ἡ -fisi-o-/-fisis naturaleza Metafísica
Ῥέω -re-o-/-rro fujo, corriente Reostato
Γίγνομαι -gen-/-gon- nacimiento Genealogía
Κίνησις, -έεως ἡ -cine- movimiento Cinestesia
Τάττω -tact-/-tax-o- orden Taxonomía
Γωνία, άς ἡ -gon-i-o ángulo Diagonal
ὀξύς, -εῖα, -ύ -oxi- ácido, agrio Oxígeno
Actividad: Define los helenismos siguientes y explica sus componentes: 1. Magnetoscopio 2. Mnemotécnico 3.
Logotipo 4. Fisiología 5. Microcospio 6. Linotipia 7. Seborrea 8. Genética 9. Mecanografía 10. Catarro 11. Cosmogonía
12. Acinesia 13. Pirotecnia 14. Oxítona 15. Hidroeléctrico 16. Biomecánica 17. Periscopio 18. Cinematógrafo 19.
Táctica 20. Electrodo.

APÉNDICE. El Teatro: Caracteres del género.

1. Orígenes y géneros.
El origen del teatro es incierto. Por lo que respecta a la tradición occidental, el teatro y el desarrollo
del arte dramático hunde sus raíces en la antigua Grecia, donde surgió como una depuración de los ritos y ceremonias
llevadas a cabo en honor al dios Dioniso (dios del vino, de la fertilidad, del desenfreno), celebraciones musicales del
siglo VI a.C. producidas en la región del Ática. Posiblemente existieron en un principio grupos de coros que cantaban y
bailaban en honor de Dioniso; los actores habrían surgido de ciertos coreutas que abandonaron momentáneamente el
coro para recitar algunos pasajes.
Las piezas de los actores solían representarse en dialecto ático y las del coro en dórico. Luego los cantos se
diversificarían: unos tomarían temas del canto a las desgracias y otros, de lo referido a la alegría y la burla, dando lugar
a los tres géneros fundamentales: la tragedia, la comedia y el drama satírico.
A pesar de las diferencias, como veremos, entre tragedia y comedia las semejanzas eran muchas. Ambas tenían
relación con el culto al dios Dioniso; las representaciones tenían lugar en el teatro de Dioniso.
Ambas estaban escritas en verso e incluían música y danza. En ambas intervenían actores, entre dos y tres, y un
coro, integrado por entre doce y quince coreutas (aunque después se ampliará en la comedia), dirigido por un corifeo o
jefe de coro. Ambas empleaban máscaras y un vestuario especial para caracterizar a los actores, eso sí, con rasgos
diferentes según el género.
El drama satírico era de tema legendario y heroico, como el de la tragedia, sólo que, al ser interpretado por un
coro de sátiros, seres con apariencia animal, producía un efecto cómico. En las representaciones oficiales organizadas
en concurso debía acompañar la trilogía trágica presentada por cada poeta.
2. Organización y marco de representación escénica.
Las representaciones teatrales adoptaban la forma de concurso. En el siglo V a.C. el proceso a seguir
era el siguiente: el poeta que quería participar en el concurso lo solicitaba al arconte correspondiente, quien, si lo
aceptaba, le facilitaba un corego y tres actores. El corego solía ser un ciudadano rico que corría con todos los gastos de
la representación. Más tarde, fue el propio estado el que hizo frente a todos los gastos. La obra, una vez representada,
era sometida al veredicto de un jurado formado por diez miembros de cuyos votos se escogían cinco al azar, siendo
premiada la obra que más votos recibiese. Y no sólo se premiaba al autor sino también al corego.
Los actores y miembros del coro eran siempre hombres, que, obviamente, también desempeñaban los papeles
femeninos. Todos llevaban máscaras salvo el flautista, que tocaba siempre a la vista del público. Las máscaras cubrían
toda la parte delantera de la cabeza y llevaban pelucas pegadas. En cuanto al vestuario, parece que la túnica con mangas
era un rasgo típico del vestuario teatral. Los trajes del actor de tragedia eran más lujosos y ostentosos que los del actor
cómico.

76
El marco de todas las representaciones era el teatro de Dioniso. La asistencia estaba abierta tanto a atenienses
como a extranjeros, aunque hay dudas sobre si se permitía el libre acceso a mujeres y esclavos en las comedias. La
entrada valía dos óbolos por persona y día, siendo gratuita para los más pobres.
Los edificios teatrales más primitivos se componían de unas estructuras de madera que se montaban para cada
representación. Un teatro griego estaba constituido por:
a) El graderío o θέατρον era el lugar destinado a los espectadores. Solía situarse en las faldas de una colina, en donde se
colocaban gradas de piedra como asiento. Siempre en semicírculo. En Atenas la primera fila, la más cercana a la escena,
estaba reservada a funcionarios y sacerdotes.
b) La orquestra (ὀρχήστρα; de ὀρχέομαι, ”danzar”) era un espacio circular situado entre la primera fila de espectadores
y la escena propiamente dicha; estaba reservada para el coro, que además de cantar danzaba. A ella se accedía por unas
puertas laterales (πάροδοι) y en medio había un altar para Dioniso.
c) El proscenio (προσκήνιον) era una plataforma de piedra de unos cuatro metros de alto y tres de ancho, situada en la
parte delantera de la escena y que estaba reservada a los actores. Era donde se desarrollaba la acción dramática o
cómica. Tenía una pequeña escalera por la que se bajaba a la orquestra.
d) La escena (σκήνη) estaba situada detrás del proscenio, cerrándolo por detrás y por los lados. En los primitivos teatros
de madera la escena no fue más que una barraca de tela y madera donde los actores se cambiaban. En los teatros de
piedra era una construcción de varios pisos que representaba la fachada de un palacio o de un templo. Contribuía a
orientar la voz de los actores hacia el público.
3. La Tragedia.
- Origen.
La tragedia podría derivar de un canto en honor de Dioniso, el ditirambo, y de los cantos fálicos, que
se entonaban en las procesiones en honor de Dioniso; en ellas se portaba una representación simbólica del falo, símbolo
de la fecundidad. La palabra tragedia procede de τραγῳδία, que a su vez procede de τράγος (”macho cabrío”) y ᾠδή
(”canto”); por lo tanto, originariamente la tragedia era el ”canto del macho cabrío”, pues el coro iba cantando los versos
del ditirambo disfrazados de τράγοι.
- Contenido.
La tragedia ponía en escena los grandes problemas del hombre (el destino, la libertad, el amor, etc.),
lejos de las cuestiones de la vida cotidiana, a través de personajes que solían ser héroes y dioses y cuyos temas
procedían del mito. Solía plantearse una situación dolorosa que sólo se superaban por medio del horror, la desgracia y la
muerte.
El contenido tiene que ver normalmente con el planteamiento de una situación problemática vivida por alguno
de los héroes del mito (símbolos de los grandes problemas del hombre, como el amor, la libertad, el destino...), unido a
la nobleza del argumento y a una cierta solemnidad de la acción, que suelen estar vinculados bien al ciclo de lo
sucedido en Troya o lo que acaeció en Tebas. Otro núcleo temático suele ser el del castigo de la desmesura o la
insolencia (ὕβρις, hýbris) del hombre que pretende igualar o superar a los dioses, y el valor ejemplarizante de dicha
medida. Desde antiguo subyace, pues, en el teatro una función educadora y liberadora (catártica) sobre el espectador.
Rara vez, en cambio, tiene el argumento que ver con la religión, si se exceptúa el singular caso de la obra de
Eurípides Las bacantes. Todo en la tragedia era elevado, majestuoso y solemne, incluida la lengua utilizada.
- Estructura.
Desde el punto de vista de la forma, una tragedia griega consta de una parte recitada, es decir, los
diálogos que mantienen los actores en trímetro yámbico, y de una parte cantada normalmente por el coro, de más alto
nivel poético y en un lenguaje más elevado.
Estas partes corales se conocen también con el nombre de pasajes líricos, y se estructuran basándose en una
correspondencia de estrofa y antístrofa. A diferencia de lo que sucede en el recitado, en los coros el poeta utiliza una
notable diversidad de ritmos, artísticamente dispuestos, aunque los aspectos métricos del refinamiento de los pasajes
líricos resultan imposibles de percibir en una traducción.
El esquema ideal de una tragedia se componía de cinco partes:
a) Prólogo. Trataba de situar al espectador en los antecedentes de la acción.
b) Párodos. Era el canto de entrada del coro. El coro entra bailando y cantando, hasta ocupar su provisional espacio en
la orquestra.
c) Episodio. Era la parte recitada por los actores. Hace avanzar progresivamente la acción del drama.
d) Estásimo. Era la intervención del coro entre los episodios, cantando y bailando in situ, sobre sus propios pasos
(presentan las secuencias de estrofa más antístrofa, a las que ocasionalmente se les suma un estribillo o epodo). Su
función básica era la de permitir a los actores el cambio de máscara y vestuario.
e) Éxodo. Así se plantea, se desarrolla y se resuelve la acción dramática, hasta que ya finalmente el coro empieza a
abandonar la orquestra, salida solemne que ejecuta también cantando y bailando. Era el canto de salida del coro.
Esta estructura aquí elementalmente expuesta puede complicarse con otras subunidades más específicas.
Uno de los elementos fundamentales del teatro griego es el coro. Su función básica es la de comentar los
acontecimientos que tienen lugar sobre el escenario. El coro griego no sólo canta sino que también baila.
En cuanto a otros aspectos materiales y más concretos de los concursos trágicos hay que señalar que los

77
certámenes tenían lugar durante la celebración de las fiestas religiosas llamadas Grandes Dionisias Urbanas, en el mes
ἐλαφηβολιών (elafebolión, noveno mes del calendario ático: marzo-abril), cuando el rigor del invierno había pasado y la
calma volvía a los mares. La sesión de teatro era larga, una jornada completa, pues incluía la representación de tres
tragedias seguidas de un drama satírico, pieza ésta de contenido mucho más liviano y alegre.
4. La comedia.
- Origen, contenido y características.
La comedia era la otra modalidad dramática griega. Al igual que la tragedia, también fue una manifestación
artística vinculada a la vida de Atenas, de la polis, en especial con ocasión de las fiestas llamadas Leneas (Λήναια), en
el mes de γαμηλιών (gamelión, mes de los matrimonios en Ática: enero–febrero). La comedia procede de κωμῳδία,
aunque el origen de esta palabra es también impreciso. Aristóteles, en su Poética, defiende que se deriva del κῶμος
(fiesta con cantos y danzas por las calles) y de ᾠδή (”canto”); otra teoría sostiene, sin embargo, que su origen es el
κῦμος, un canto religioso en el que intervenían los τραγῳδοί (los que cantan o bailan en el coro trágico): en este caso la
comedia provendría de la tragedia.
La comedia ponía en escena situaciones directamente relacionadas con la vida cotidiana, siendo sus personajes
muchas veces arquetipos de una clase social o un tipo humano determinado procedente de la vida real. En la obra se
solía plantear una situación problemática a la que el héroe cómico daba solución por medios muchas veces fantásticos,
por lo que el final siempre es feliz.
El argumento suele ser por definición antiheroico, la consecución de un objetivo en el que se combinan por
igual fantasía y realidad, ironía y socarronería. Se practica la crítica de las instituciones, de los tribunales de justicia, del
sistema educativo, del belicismo; se traen a escena la lucha de sexos, las utopías sociales; se hace uso de una mayor
libertad de expresión, sin restricciones ni tabúes. Los personajes son arquetipos de una clase social, reflejo de la vida
real, aunque pueden aparecer también dioses y héroes. El problema que se plantea es solucionado por el ”héroe cómico”
por medios fantásticos. Su objetivo es suscitar la risa. Su estilo y lengua son poco elevados, dándose cabida incluso a
expresiones y términos de la lengua popular; pero el poeta hace gala de una riqueza de lengua sorprendente; a veces
recurre a las más poéticas metáforas, mientras que otras no tiene el menor empacho en descender al lenguaje más
fuertemente escatológico de su malhablada musa. Es la famosa parresía que a tantos censores iba a escandalizar en
siglos venidero En los concursos de comedia cada poeta cómico sólo presentaba una obra. Cada año se presentaban
cinco comedias a concurso, excepto en ocasiones especiales. El autor de tragedias no solía escribir comedias, ni
viceversa.
Los coreutas eran 24, más numerosos que en la tragedia. Los trajes y las máscaras, más variados. En principio
sólo había 4 actores, pero los figurantes desempeñaban con frecuencia papeles secundarios y recitaban algunos versos.
- Estructura.
Su estructura es similar, aunque con alguna innovación, a la de la tragedia: incorpora un .g¸n (agón) o debate
en el que dos adversarios defienden puntos de vista contrarios. El argumento perdedor es el que suele iniciar el debate.
Otra novedad de la comedia es la par .basic (parábasis); en ella los personajes abandonan el escenario y el corifeo o jefe
de coro interpela al público sobre cuestiones de rabiosa actualidad; se introduce entonces un motivo ajeno al desarrollo
de la obra que se está representando; la parábasis se cierra con un pnÐgoc o sistema de dímetros recitados a gran
velocidad.
Las máscaras grotescas del coro son más importantes que en la tragedia, aunque no la función del coro. En
resumen, el esquema general (ideal) de una comedia es el siguiente:
a. Primera parte: prólogo – párodos – episodio (escena) – agón – episodio (escena) – parábasis.
b. Segunda parte: episodios (escenas) – (segundo agón o segunda parábasis) – éxodo.
- Etapas.
Los estudiosos alejandrinos dividieron la comedia en dos etapas fundamentales:
- La Comedia Antigua: abarca desde 486 (primera representación en las Dionisias) hasta 400 a.C. aproximadamente.
Comedia ”política” por cuanto que la temática se centra en la crítica de personas, instituciones o problemas importantes
para la vida de la ciudad. El coro es importante en la acción y en la expresión de la opinión del autor. Esencialmente
crítica con la situación política derivada de la Guerra del Peloponeso. Su figura principal fue Aristófanes.
- La Comedia Nueva: pertenece a la última parte del siglo IV a.C. Practica temas costumbristas y moralizantes. Los
temas cómicogrotescos dan paso a la evasión y el entretenimiento propios de la gente burguesa. Después de mucho
enredo todo acaba bien y la virtud es recompensada. Su tema fundamental era el amor. Tenía como autor principal a
Menandro.
Entre ambas está, lo que se ha llamado, la Comedia Media. Este género constituye una etapa de transición entre
la Comedia Antigua y la Nueva. Abarca desde la Guerra del Peloponeso hasta la llegada de Alejandro Magno al poder, y
está representada por veinte autores que escribieron más de 800 obras. Sin embargo, ninguna de ellas ha pasado a la
posteridad y nuestros conocimientos se reducen a unos pocos nombres.

78
Lectura: Eurípides, Medea 1-48. (Traducción de A. Medina y J.A. López)

Τροφός
NODRIZA. — ¡Ojalá la nave Argo no hubiera volado Εἴθ᾽ ὤφελ᾽ Ἀργοῦς μὴ διαπτάσθαι σκάφος
sobre las sombrías Simplégades hacia la tierra de Κόλχων ἐς αἶαν κυανέας Συμπληγάδας,
Cólide, ni en los valles del Pelión hubiera caído el μηδ᾽ ἐν νάπαισι Πηλίου πεσεῖν ποτε
cortado por el hacha, ni hubiera provisto de remos las τμηθεῖσα πεύκη, μηδ᾽ ἐρετμῶσαι χέρας
manos de los valerosos hombres que fueron buscar para ἀνδρῶν ἀριστέων οἳ τὸ πάγχρυσον δέρος
Pelias el vellocino de oro! Mi señora no hubiera zarpado Πελίᾳ μετῆλθον. οὐ γὰρ ἂν δέσποιν᾽ ἐμὴ
hacia las torres de la tierra de Yolco, herida en su Μήδεια πύργους γῆς ἔπλευσ᾽ Ἰωλκίας
corazón por el amor a Jasón, ni, habiendo persuadido a ἔρωτι θυμὸν ἐκπλαγεῖσ᾽ Ἰάσονος:
las hijas de Pelias a matar su padre, habitaría esta tierra οὐδ᾽ ἂν κτανεῖν πείσασα Πελιάδας κόρας
corintia con su esposo y sus hijos, tratando de agradar a πατέρα κατῴκει τήνδε γῆν Κορινθίαν
los ciudadanos de la tierra a la que llegó. como fugitiva <φίλων τε τῶν πρὶν ἀμπλακοῦσα καὶ πάτρας.>
y viviendo en completa armonía con Jasón: la mejor <καὶ πρὶν μὲν εἶχε κἀνθάδ᾽ οὐ μεμπτὸν βίον>1
salvaguarda radica en que una mujer no discrepe de su ξὺν ἀνδρὶ καὶ τέκνοισιν, ἁνδάνουσα μὲν
marido. φυγὰς πολίταις ὧν ἀφίκετο χθόνα
Ahora, por el contrario, todo le es hostil y se duele de lo αὐτῷ τε πάντα ξυμφέρουσ᾽ Ἰάσονι:
más querido, pues Jasón, habiendo traicionado a sus ἥπερ μεγίστη γίγνεται σωτηρία,
hijos y a mi señora, yace en lecho real, después de haber ὅταν γυνὴ πρὸς ἄνδρα μὴ διχοστατῇ.
tomado como esposa a la hija de Creonte, que reina νῦν δ᾽ ἐχθρὰ πάντα, καὶ νοσεῖ τὰ φίλτατα.
sobre esta tierra. Y Medea, la desdichada, objeto de προδοὺς γὰρ αὑτοῦ τέκνα δεσπότιν τ᾽ ἐμὴν
ultraje, llama a gritos a los juramentos, invoca a la γάμοις Ἰάσων βασιλικοῖς εὐνάζεται,
diestra dada, la mayor prueba de fidelidad, y pone a los γήμας Κρέοντος παῖδ᾽, ὃς αἰσυμνᾷ χθονός.
dioses por testigo del pago que recibe de Jasón. Ella Μήδεια δ᾽ ἡ δύστηνος ἠτιμασμένη
yace sin comer, abandonando su cuerpo a los dolores, βοᾷ μὲν ὅρκους, ἀνακαλεῖ δὲ δεξιᾶς
consumiéndose día tras día entre lágrímas, desde que se πίστιν μεγίστην, καὶ θεοὺς μαρτύρεται
ha dado cuenta del ultraje que ha recibido de su esposo, οἵας ἀμοιβῆς ἐξ Ἰάσονος κυρεῖ.
sin levantar la vista ni volver el rostro del suelo y, cual κεῖται δ᾽ ἄσιτος, σῶμ᾽ ὑφεῖσ᾽ ἀλγηδόσιν,
piedra u ola marina, oye los consuelos de sus amigos. Y τὸν πάντα συντήκουσα δακρύοις χρόνον
si alguna vez vuelve su blanquisimo cuello, ella misma ἐπεὶ πρὸς ἀνδρὸς ᾔσθετ᾽ ἠδικημένη,
llora en sí misma a su padre querido, a su tierra y a su οὔτ᾽ ὄμμ᾽ ἐπαίρουσ᾽ οὔτ᾽ ἀπαλλάσσουσα γῆς
casa, a los que traicionó para seguir a un hombre que πρόσωπον: ὡς δὲ πέτρος ἢ θαλάσσιος
ahora la tiene en menosprecio. La infortunada aprende, κλύδων ἀκούει νουθετουμένη φίλων,
bajo su desgracia, el valor de no estar lejos de la tierra ἢν μή ποτε στρέψασα πάλλευκον δέρην
patria. Ella odia a sus hijos y no se alegra al verlos, y αὐτὴ πρὸς αὑτὴν πατέρ᾽ ἀποιμώξῃ φίλον
temo que vaya a tramar algo inesperado, [pues su alma καὶ γαῖαν οἴκους θ᾽, οὓς προδοῦσ᾽ ἀφίκετο
es violenta y no soportará el ultraje. Yo la conozco bien μετ᾽ ἀνδρὸς ὅς σφε νῦν ἀτιμάσας ἔχει.
y me horroriza pensar que vaya a clavarse un afilado ἔγνωκε δ᾽ ἡ τάλαινα συμφορᾶς ὕπο
puñal a través del hígado, entrando en silencio en la οἷον πατρῴας μὴ ἀπολείπεσθαι χθονός.
habitación donde está extendido su lecho, o que vaya a στυγεῖ δὲ παῖδας οὐδ᾽ ὁρῶσ᾽ εὐφραίνεται.
matar al rey y a su esposa y después se le venga encima δέδοικα δ᾽ αὐτὴν μή τι βουλεύσῃ νέον:
una desgracia mayor], pues ella es de temer. No será βαρεῖα γὰρ φρήν, οὐδ᾽ ἀνέξεται κακῶς
fácil a quien haya incurrido en su odio que se lleve la πάσχουσ᾽ (ἐγᾦδα τήνδε) δειμαίνω τέ νιν
corona de la victoria. μὴ θηκτὸν ὤσῃ φάσγανον δι᾽ ἥπατος
[σιγῇ δόμους εἰσβᾶσ᾽, ἵν᾽ ἔστρωται λέχος,]
ἢ καὶ τυράννους τόν τε γήμαντα κτάνῃ
κἄπειτα μείζω συμφορὰν λάβῃ τινά.
δεινὴ γάρ: οὔτοι ῥᾳδίως γε συμβαλὼν
ἔχθραν τις αὐτῇ καλλίνικος ᾁσεται.
ἀλλ᾽ οἵδε παῖδες ἐκ τρόχων πεπαυμένοι
στείχουσι, μητρὸς οὐδὲν ἐννοούμενοι
κακῶν: νέα γὰρ φροντὶς οὐκ ἀλγεῖν φιλεῖ.

79
Actividades complementarias:
- Lectura de S. Berst, Asesinato en el jardín de Sócrates.
Atenas, 404 a.C., un joven campeón olímpico aparece asesinado, y la misión de encontrar al asesino no tardará
en recaer en el capitán de los arqueros de Atenas, que deberá hallarlo... cueste lo que cueste. En sus investigaciones,
Nicómaco se topará con hombres como Sócrates, Hipócrates y Platón, pero también con personajes ambiguos, espías,
encubridores, políticos corruptos e instigadores de una conjura. Para cuando finalmente se da cuenta de que los
conspiradores están pactando con el enemigo, la ciudad y la democracia ya están perdidas, y Nicómaco y su mujer,
amenazados, pero el asesino aún sigue en la sombra.

- Visionado de Jason y los argonautas (2000) (Segunda parte).


Antigua Grecia, 2000 A.C. Cuando Jasón, hijo de Esón, tenía sólo tres años, la ciudad de Yolco fue atacada por
su tío, el tirano Pelías, que, después de matar al rey Esón, se apoderó del trono. Jasón sobrevivió a la matanza y se fue a
vivir lejos de Yolco. Veinte años después, se propuso recuperar el reino de su padre. Cuando Pelías lo reconoce, lo
condena a muerte. Para salvar la vida, Jasón se compromete a llevar a Yolco el mítico Vellocino de Oro. Llegar a la
Colquide y cumplir su misión será una auténtica odisea.

80
UNIDAD 7. LA ÉPOCA CLÁSICA (II): ATENAS.
Índice.
7.1. La Época clásica (II): Atenas.
7.2. Grandes creaciones culturales: La Literatura.
7.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades):
Atalanta. Alejandro.
7.4. Lengua griega: El tema de aoristo. Los adjetivos πολύς,
πολλή, πολύ y μέγας, μεγάλη, μέγα. Los numerales.
7.5 Léxico griego. 7.5.1. Familias semánticas: El ser humano.
7.5.2. Helenismos: El cuerpo humano (I).
APÉNDICE. La Historiografía griega.
Actividades complementarias.

7.1. La Época clásica (II): Atenas.

A finales del siglo VI a.C. la tiranía ateniense, dirigida por los hijos de Pisístrato (Hipias e Hiparco), empezó a
dar claros síntomas de agotamiento tanto por las disensiones internas como por la continua presión que en el exterior
ejercía el Imperio Persa y, dentro de Grecia, la competencia con Esparta y la cada vez más poderosa Tebas, la cual
encabezaba la Liga de Beocia. Tras el asesinato de Hiparco, su hermano estableció un régimen represivo y militarizado
que provocó la oposición interna de los ciudadanos.
La poderosa facción de los Alcmeónidas encabezó la resistencia de los atenienses exiliados, estos tras
sucesivos fracasos solicitaron la ayuda de Esparta. Finalmente con la ayuda del ejército de la Liga del Peloponeso,
encabezado por Esparta, la tiranía ateniense fue derrocada.
Después de la tiranía, en Atenas surgieron las figuras de Iságoras y Clístenes, ambos miembros de la rancia
aristocracia pero con diferentes planteamientos políticos, el primero como representante de la aristocracia deseosa de
recuperar la posición de privilegio que había perdido con el advenimiento de la tiranía; por contra, Clístenes, que a la
postre era el líder de los Alcmeónidas, buscó la alianza con el pueblo y se convirtió en el paladín de las aspiraciones del
demos. Iságoras buscó el apoyo del rey de Esparta, Cleómenes, el cual invadió el Ática y obligó a exiliarse a los
Almeónidas; pero el demos y el consejo ateniense se opusieron a la invasión y restauraron en el poder a Clístenes. Una
vez asentado en el poder, Clístenes llevó a cabo un importante conjunto de reformas tanto a nivel administrativo como
político y territorial; dicho programa reformador sentó las bases para el establecimiento de la democracia en Atenas.
La estructura político-social de Atenas se fue conformando a lo largo de varios siglos, desde las reformas
aplicadas por Dracón en su célebre código que, aunque contenía disposiciones muy rigurosas, representó un progreso en
algunos aspectos; hasta las de Solón y Clístenes. Tanto Solón como Clístenes, con sus respectivas reformas, pusieron los
cimientos para que la democracia se desarrollase en Atenas. Pero la transformación interna de la sociedad se había
empezado a producir antes, y fue a causa de ella por la que hombres como los mencionados pudieron hacerse con el
poder y aplicar sus idearios reformadores. El modelo según el cual unos pocos aristócratas terratenientes controlaban la
riqueza y las instituciones que regían la vida del resto de la comunidad empezó a tambalearse bajo dos poderosos
golpes: en primer lugar, cuando una serie de comerciantes, no pertenecientes a este grupo aristocrático, alcanzó unos
niveles de riqueza comparables a los de los terratenientes, era lógico que exigiesen un poder político que se les negaba
sistemáticamente; por otra parte, en el momento en el que los nuevos modelos de guerra provocaron que la forma
tradicional de luchar de los nobles perdiese importancia con respecto a las formaciones de ciudadanos hoplitas, su
situación como garantes del orden y veladores de la seguridad de la comunidad perdió todo apoyo. Como árbitro de
estas tensiones surgió la figura de Solón, el cual trató de mejorar la convivencia social.
Solón organizó la vida política bajo unos principios de igualdad y cierta incipiente democracia. Suprimió la
esclavitud por deudas, lo cual supuso una cierta liberación para los campesinos, limitó el poder de la nobleza,
reestructuró las instituciones de gobierno de la polis, creó un sistema monetario propio, y en los aspectos legales
codificó el derecho de Atenas reconociendo a todos los ciudadanos capacidad para la denuncia pública.
Clístenes (510-507 a.C.) por su parte, llevó al extremo las reformas solónidas. Sin llegar a instaurar un sistema
democrático, la propuesta de Clístenes se basó en la igualdad de derechos políticos de todos los ciudadanos, todos
tenían derecho a participar en el mismo grado en el gobierno de la polis. La soberanía política residía en la Asamblea,

81
formada por todos los ciudadanos varones atenienses, en la que todos tenían derecho de voz y voto. Junto a ésta estaba
el Consejo de los 500 que era un órgano deliberante formado por ciudadanos que se renovaban por turno. Para evitar
posibles tendencias a la tiranía, Clístenes instauró el ostracismo, es decir, el destierro de la ciudad por un tiempo
determinado.
El creciente poderío económico y marítimo de los griegos, especialmente de Atenas, chocó con las ansias
expansionistas del Imperio persa. Tanto Darío I como Jerjes I trataron de establecer un imperio universal que se
extendiera por todo el Mundo Antiguo, es decir, Asia, Mesopotamia y el Mediterráneo. El choque de intereses se
materializó en una larga serie de enfrentamientos entre persas y griegos que se iniciaron en el año 500 a.C. y no
finalizaron hasta el año 479 a.C. Finalmente los persas desistieron de extender sus conquistas por el Mediterráneo, al
tiempo que los griegos lograron salvar su independencia.

7.2. Grandes creaciones culturales: La Literatura.

Grecia tiene una destacable, rica y fuerte tradición literaria que abarca unos 2.800 años y a través de varias
épocas. La época clásica es la que más comúnmente se relaciona con la literatura griega, que comienza en el 800 a. C. y
mantiene su influencia durante el periodo bizantino, no obstante la influencia del Cristianismo comenzó a engendrar un
nuevo desarrollo de la palabra escrita. Muchos elementos de la antigua tradición milenaria están reflejados en la
moderna literatura griega, incluyendo a las obras de los laureados con el Nobel, Odysseas Elytis y George Seferis.
Grecia clásica.
Las primeras obras de la tradición literaria occidental son los poemas épicos de Homero y Hesíodo. La primera
poesía lírica, la representada por poetas como Safo y Píndaro, fue la responsable de la definición del género lírico como
es entendida en la actualidad en la literatura occidental. Esopo escribió sus Fábulas en el siglo VI a. C. Estas
innovaciones tuvieron una profunda influencia no solo en los poetas romanos, como Virgilio en su poema épico de la
fundación de Roma, la Eneida, sino que se extendió a través de toda Europa.
En la Grecia clásica se establece el nacimiento del teatro tal y como lo entendemos. Esquilo introdujo las ideas
de diálogo y dramatizando las relaciones de los personajes y al hacerlo, inventó el "drama": su Orestíada trilogía de
obras es considerada la cima de su carrera. Otros grandes dramaturgos fueron Sófocles y Eurípides. Aristófanes, un
escritor de comedias, definió y desarrolló el concepto de comedia como forma teatral. Heródoto y Tucídides son
considerados los pioneros del moderno estudio de la historia en el campo de la búsqueda filosófica, literaria, y
científica. Polibio fue el primero en introducir en su estudio el concepto de militar.
La filosofía introdujo literatura con los diálogos de Platón, mientras que su discípulo Aristóteles, en su obra
Poética, formuló el primer criterio del criticismo literario. Ambas figuras literarias, en el contexto de las contribuciones
de la filosofía griega en las épocas clásica y helenística, dieron nacimiento al concepto de ciencia política, el estudio de
la evolución política y la crítica de los sistemas de gobierno.
Grecia bizantina.
La expansión del Cristianismo por todo el mundo grecorromano en los siglos IV, V y VI, junto a la
Helenización del Imperio Bizantino que se produjo en el período, llevaría a la formación de una forma literaria única,
que combinaba influencias cristianas, griegas, romanas y orientales (como las del imperio persa). A su vez, esto
permitió que se desarrollase la poesía cretense, la sátira poética en el Oriente griego, y el género histórico, con varios
prominentes historiadores como Procopio.
Grecia moderna.
La literatura griega nació a partir de la revolución griega de 1821 y la subsiguiente independencia de Grecia en
1831, y como tal, la literatura griega del período está fuertemente influida por temas revolucionarios, aunque el impacto
de la literatura griega de la ilustración también podía ser destacada, además de la influencia de las canciones y novela
acríticas del imperio bizantino.
En el siglo XX, la tradición literaria griega moderna abarca la obra de Konstantinos Kavafis, considerado una
figura clave de la poesía del siglo XX, conmovedor Giorgos Seferis (cuyas obras y poemas aspiraron a unir la literatura
de la antigua y moderna Grecia ) y Odysseas Elytis, quienes ganaron el Premio Nobel de Literatura.
Nikos Kazantzakis es también una gran figura, con obras como La última tentación de Cristo y Cristo
recrucificado recibiendo reconocimiento internacional. Vassilis Vassilikos es extensamente traducido.

82
7.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Atalanta. Alejandro.

Como otros muchos jóvenes no queridos, Atalanta fue expuesta por sus padres. Pero el destino no quería la
pronta muerte de la niña y se ocupó de que una fiera silvestre cuidara de la pequeña. (Ver explicaciones y actividades
infra)
τοῦ Ἰάσου καὶ τῆς Κλυμένης ἡ Ἀταλάντη γίγνεται. ἐπειδὴ ταύτης ὁ πατὴρ ἀρρένων παίδων ἐπιϑυμεῖ, ἐν
τῇ ὕλῃ αὐτὴν λείπει· ἄρκτος δὲ ϑηλάζεται, μέχρι οὗ Ἀταλάντην εὑρίσκουσι κυνηγοὶ καὶ παρ' ἑαυτοῖς
τρέφουσιν. τέλος δ' ἡ Ἀταλάντη παρϑένος γίγνεσϑαι αἱρεῖται καὶ καϑωπλισμένη ἐν ἐρημίᾳ ϑηρεύειν.
βιάζεσϑαί ποτε αὐτὴν ἐπιχειροῦσι Κένταυροι, ἀλλ' ἡ Ἀταλάντη αὐτοὺς κατατοξεύει καὶ ἀποκτείνει. ὅτε
δ' ἡ Ἀταλάντη τὸν Ἰάσον εὑρίσκει, ὁ πατὴρ τὸν τῆς κόρης γάμον ἐϑέλει, ἀλλ' αὕτη γαμεῖσϑαι οὐκ
επιϑυμεῖ. τέλος δὲ δέχεται τὸν γάμον ἐπὶ λόγῳ τῷδε· οἱ μνηστῆρες σὺν αὐτῇ τρέχειν καὶ νικεῖν
ὀφείλουσι. ἡ δ' Ἀταλάντη πάντας τοὺς ἄνδρας ἀεὶ νικεῖ.
La divinidad siempre castiga el desprecio de los humanos. Cuando Eneo, el rey de Calidón, celebraba los
sacrificios por el fin de la cosecha, olvidó ofrecerlos a Ártemis; la diosa envió un enorme jabalí que devastó los campos
y sembró el terror entre los habitantes de la región. El rey entonces convocó a los mejores héroes de su tiempo para
organizar la cacería del temible animal.
ἡ Ἄρτεμις μέγαν κάπρον πέμπει, διότι ὁ τύραννος τῶν ϑυσιῶν ἐπιλανϑάνεται. καὶ δὴ καὶ ἡ Ἀταλάντη
παραγίγνεται μετὰ τῶν ἀρίστων ἐκ τῆς Ἡλλάδος ἐπὶ τὴν τοῦ Καλυδωνίου κάπρου ϑήραν, εἰ καὶ οἱ
ἄνδρες μετὰ γυναικὸς ϑηρεύειν οὐ βούλονται. ἀλλ' ὁ Μελέαγρος ἐξ Ἀταλάντης τεκνοποιεῖν ἐϑέλει καὶ
ἀναγκάζει αὐτοὺς ἐπὶ τὴν ϑήραν μετὰ ταύτης ἐξέρχεσϑαι. ἐπειδὴ δὲ τὸν κάπρον κυκλεύουσιν, πρώτη
μὲν Ἀταλάντη εἰς τὰ νῶτα τοξεύει, δεύτερος δ' Ἀμφιάραος εἰς τὸν ὀφϑαλμόν. Μελέαγρος δ' αὐτὸν
ἀποκτείνει. ὁ οὖν Μελέαγρος τὴν δορὰν τῇ Ἀταλάντῃ παρέχειν αἱρεῖται. οἱ δὲ τοῦ Θεστίου τυράννου
παῖδες τὴν δορὰν αὐτῇ ἀφαιροῦσιν. ὠργισμένος δὲ Μελέαγρος τοὺς παῖδας ἀποκτείνει καὶ τῇ δορᾷ
Ἀταλάντην δωρεῖ.
En los juegos panhelénicos participaban todas las ciudades de cultura griega. Así, se convirtieron en el símbolo
exterior e interior de los vínculos que unían a los griegos y, por ello, a. los pueblos que vivían junto a los griegos, en
muchos casos profundamente helenizados, no se les permitía tomar parte en ellos. Finalmente es en época romana
cuando los juegos se abren a todos los habitantes del Imperio. (Ver explicaciones y actividades infra)
Ἀλέξανδρος μὲν γὰρ ἀϑλεύειν αἱρεῖται καὶ καταβαίνει ἐπὶ τοῦτο· οἱ δ' ἀντίπαλοι Ἑλλήνων αὐτὸν
ἔξειργον, διότι ἔλεγον οὐ βαρβάρων ἀγωνιστῶν εἶναι τὸν ἀγῶνα ἀλλὰ Ἑλλήνων. ἐπειδὴ δ' Ἀλέξανδρος
ἀποδεικνύει ὡς Ἀργεῖός ἐστι, νομίζουσιν αὐτὸν Ἕλληνα εἶναι. οὕτω δὲ στάδιον ἀγωνίζεται καὶ
συνεκπίπτει τῷ πρώτῳ.

- Actividades.
Sobre el texto "Atalanta".
Actividades.
1. Analiza los siguientes pronombres, cambíalos de número y tradúcelos:
τούτου, ταύταις, ἥδε, οὗτοι, ἐκείνων.
2. Añade a los siguientes sintagmas la forma adecuada de los demostrativos ὅδε, ἥδε, τόδε; οὗτος, αὕτη, τοῦτο y
ἐκεῖνος, η, ο en la posición correcta: τὸν νεανίαν, τοὺς ϑεούς, αἱ πατρίδες, τὸ ὄνομα, τῆς νίκης.
Actividades.
1. Analiza y traduce las siguientes oraciones:
 οἱ μὲν λέγουσιν ὅτι ὁ Μελέαγρος τῆς Ἀλϑαίας καὶ τοῦ Οἰνέως γίγνεται.
 οἱ δὲ νομίζουσιν ὡς τοῦ Ἄρεως γίγνεται.
 οἱ ϑεοὶ ἀγγέλλουσι τὸν τοῦ Μελεάγρου βίον μακρὸν οὐκ εἶναι.
 δαλὸς μὲν τὴν τοῦ παιδὸς τύχην φυλάττει.
 ἡ δ' Ἀλϑαία βούλεται τὸν δαλὸν κρύπτειν.
 ὁ κῆρυξ ἀγγέλλει τὸν Μελέαγρον τοὺς τῆς Ἀλϑαίας ἀδελφοὺς ἐν ϑήρᾳ
ἀποκτείνειν.
 τότε ἡ μήτηρ τὸν δαλὸν καίει.
2. Escribe en griego las siguientes oraciones:
 El guardián anuncia que llega el rey.
 Los dioses consideran que los hombres no tienen esperanza.
 Los niños juegan con los niños.
 Odiseo quiere matar al cíclope.

83
Sobre el texto "Alejandro".
 ἔξειργον, 'excluían', y ἔλεγον, 'decían', son formas verbales que corresponden al imperfecto de indicativo. Como ves,
las desinencias personales no coinciden con las del presente. Tiene además otro rasgo morfológico que lo caracteriza,
una ε- inicial, que se denomina aumento.
 Dentro de la tercera declinación encontramos un nuevo tipo de temas acabados en nasal: Ἑλλήνων, Ἕλληνα y ἀγῶνα.
Como ya hemos visto, tienen las desinencias casuales propias de esta declinación: -ων para el genitivo plural y -α para
el acusativo singular.
Actividades.
1. Lee en voz alta el texto anterior y tradúcelo.
2. Sustituye en la oración de νομίζουσι el infinitivo por una oración con conjunción.
3. Declina en singular y en plural el sustantivo ὁ ἀγών.
- Explicaciones gramaticales y actividades.
Morfología nominal: 3ª declinación: Temas en oclusiva.
Según el punto de articulación de la consonante oclusiva se distinguen temas en velar (κ, γ, χ), temas en labial
(π, β, φ)y temas en dental (τ, δ, ϑ); un subtipo de tema en dental lo forman los sustantivos y adjetivos en -ντ-, que
estudiaremos más adelante.
Los temas en oclusiva velar (ej.: ὁ φύλαξ, 'el guardián', tema: φυλακ-) y labial (ej.: ἡ φλέψ, 'la vena', tema:
φλεβ-) comprenden sustantivos masculinos y femeninos. Ésta es su flexión:
Temas en velar Temas en labial
Singular Plural Singular Plural
Nom. ὁ φύλαξ οἱ φύλακες ἡ φλέψ αἱ φλέβες
Voc. φύλαξ φύλακες φλέψ φλέβες
Acus. τὸν φύλακα τοὺς φύλακας τὴν φλέβα τὰς φλέβας
Gen. τοῦ φύλακος τῶν φυλάκων τῆς φλεβός τῶν φλεβῶν
Dat. τῷ φύλακι τοῖς φύλαξι(ν) τῇ φλεβί ταῖς φλεψί(ν)
Los temas en dental presentan un tipo de flexión, análogo al anterior, por el que se declinan sustantivos
masculinos y femeninos (ej.: ἡ πατρίς, 'la patria', tema: πατριδ-), y un modelo exclusivo para sustantivos neutros (ej.: τὸ
ὄνομα, 'el nombre', tema: ονοματ-). Su paradigma es el siguiente:
Temas en dental
Masc. y Fem. Neutros
Singular Plural Singular Plural
Nom. ἡ πατρίς αἱ πατρίδες τὸ ὄνομα τὰ ὀνόματα
Voc. πατρίς πατρίδες ὄνομα ονόματα
Acus. τὴν πατρίδα τὰς πατρίδας τὸ ὄνομα τὰ ὀνόματα
Gen. τῆς πατρίδος τῶν πατρίδων τοῦ ὀνόματος τῶν ὀνομάτων
Dat. τῇ πατρίδι ταῖς πατρίσι(ν) τῷ ὀνόματι τοῖς ὀνόμασι(ν)
El contacto entre las consonantes oclusivas del tema y la silbante de las desinencias de nominativo singular y
dativo plural tiene repercusiones gráficas y fonéticas: el grupo de oclusiva velar y silbante se escribe ξ , el grupo de
oclusiva labial y silbante se escribe ψ , y las oclusivas dentales ante silbante desaparecen. Por último, las oclusivas
nunca pueden ser final de palabra.
Actividades.
1. Analiza los siguientes sintagmas, cambíalos de número y tradúcelos:
τοῖς παισί, τὸν κήρυκα, τὰ σώματα, τῶν Κυκλώπων, τῇ φλεβί.
2. Califica con la forma adecuada del adjetivo καλός, ή, όν los siguientes sintagmas:
τὸ σῶμα, τὴν ἐλπίδα, τῇ Ἀρτέμιδι, τοὺς φύλακας, τῷ παιδί.
Morfología pronominal: Pronombres demostrativos ὅδε, οὗτος, ἐκεῖνος.
Al igual que en castellano, los demostrativos pueden actuar como adjetivos (cuando van modificando a un
sustantivo) o como sustantivos (cuando sustituyen a un nombre). Su significado tiene valor deíctico ('mostrativo') según
la relación de proximidad a las personas del discurso: ὅδε, ἥδε, τόδε, 'éste, ésta, esto', señala lo que está próximo a la
primera persona; οὗτος, αὕτη, τοῦτο, 'ése, ésa, eso', lo que está próximo a la segunda; ἐκεῖνος, η, ο, 'aquél, aquélla,
aquello', lo que está próximo a la tercera. Pueden tener, asimismo, otros valores: ὅδε, catafórico: anticipación de algo
que sigue en el discurso; οὗτος, anafórico: referencia a algo ya mencionado.

84
La flexión de los dos primeros pronombres está formada sobre el artículo: ὅδε añade la partícula -δε al artículo;
οὗτος presenta en primer lugar el tema del artículo alargado por -υ y al final el elemento declinable:
singular plural
masc. fem. neutro masc. fem. neutro
nomibativo ὅδε ἥδε τόδε οἵδε αἵδε τάδε
acusativo τόνδε τήνδε τόδε τούσδε τάσδε τάδε
genitivo τοῦδε τῆσδε τοῦδε τῶνδε τῶνδε τῶνδε
dativo τῷδε τῇ τῷδε τοῖσδε ταῖσδε τοῖσδε
singular plural
masc. fem. neutro masc. fem. neutro
nominativo οὗτος αὕτη τοῦτο οὗτοι αὗται ταῦτα
acusativo τοῦτον ταύτην τοῦτο τούτους ταύτας ταῦτα
genitivo τούτου ταύτης τούτου τούτων τούτων τούτων
dativo τούτῳ ταύτῃ τούτῳ τούτοις ταύταις τούτοις
Recuerda que ἐκεῖνος, η, ο coincide con la declinación de ἀγαϑός, ή, όν, salvo en el nominativo y acusativo
neutros del singular.
Cuando estos demostrativos actúan como adjetivos, nunca pueden seguir al artículo. Así pues, son posibles dos
posiciones: ὅδε ὁ ἄνϑρωπος, ὁ ἄνϑρωπος ὅδε, ‘este hombre’; τοῦτο τὸ δῶρον, τὸ δῶρον τοῦτο, ‘ese regalo’; ἐκείνη ἡ
γυνή, ἡ γυνὴ ἐκείνη, ‘aquella mujer’.
Actividades.
1. Analiza los siguientes pronombres, cambíalos de número y tradúcelos:
τούτου, ταύταις, ἥδε, οὗτοι, ἐκείνων.
2. Añade a los siguientes sintagmas la forma adecuada de los demostrativos ὅδε, ἥδε, τόδε; οὗτος, αὕτη, τοῦτο y
ἐκεῖνος, η, ο en la posición correcta: τὸν νεανίαν, τοὺς ϑεούς, αἱ πατρίδες, τὸ ὄνομα, τῆς νίκης.
Morfología verbal: Infinitivo de presente.
El infinitivo es una de las formas nominales del verbo. Presenta, pues, una doble naturaleza gramatical: por un
lado, se trata de un sustantivo y se comporta funcionalmente como tal; por otro, pertenece al sistema verbal y puede
recibir complementos.
Los infinitivos de los verbos temáticos añaden, en voz activa, a la raíz la terminación -ειν; en voz media, la
desinencia, precedida de la vocal temática, es -σϑαι. Para los verbos atemáticos, la desinencia de infinitivo es -ναι. Éstas
son sus formas:
Infinitivo de presente
Activo Medio
Temático λύειν λύεσϑαι
εἰμί εἶναι
Actividades.
1. Analiza las siguientes formas verbales y tradúcelas:
νομίζειν, κωλύειν, βούλεσϑαι, ϑάπτειν, γίγνεσϑαι.
2. Forma los infinitivos de presente activos y medios de los siguientes verbos:
ἔχω, λείπω, τρέφω.
Sintaxis del infinitivo. Oraciones subordinadas con conjunción.
Hemos definido anteriormente el infinitivo como sustantivo verbal. Desde el punto de vista sintáctico, pues,
cumple las funciones propias de los sustantivos (por lo general, sujeto y complemento directo, aunque flexionado por
medio del artículo neutro singular admite las funciones de los demás casos; ej.: αἰσχρὸν (τοῦ) λέγειν, 'vergonzoso de
decir').
Hay, por otra parte, ciertas categorías semánticas de verbos que suelen estar complementados por infinitivos:
los que expresan nociones de 'entendimiento': νομίζω, 'considerar'; de 'lengua': λέγω, 'decir'; de 'voluntad': ἐϑέλω,
'querer'; y los impersonales: δεῖ, 'es preciso'.
Veamos los siguientes ejemplos:
οἱ ἄνδρες ϑηρεύειν οὐ βούλονται;
ὁ Μελέαγρος τεκνοποιεῖν ἐϑέλει.

85
En estas oraciones, los infinitivos ϑηρεύειν y τεκνοποιεῖν cumplen función de complemento directo de los
verbos βούλονται y ἐϑέλει; los nominativos οἱ ἄνδρες y ὁ Μελέαγρος son al mismo tiempo sujetos del verbo principal y
del infinitivo. Por eso, esta construcción recibe el nombre de infinitivo concertado.
Si los infinitivos corresponden a verbos transitivos, pueden llevar un complemento directo en acusativo. En el
próximo ejemplo, las relaciones sintácticas entre sujeto, verbo principal e infinitivo siguen siendo las mismas; sólo se ha
añadido el acusativo τὸν κάπρον como complemento directo de ϑηρεύειν:
οἱ ἄνδρες τὸν κάπρον ϑηρεύειν οὐ βούλονται.
Pero todavía es posible una ampliación sintáctica en la órbita del infinitivo:
οἱ ἄνδρες τὴν Ἀταλάντην τὸν κάπρον ϑηρεύειν οὐ βούλονται.
La diferencia entre esta oración y la anterior consiste en que aparece un nuevo sintagma en acusativo, τὴν
Ἀταλάντην, que cumple función de sujeto del infinitivo. Dado que ya no coincide el sujeto del verbo principal (en
nominativo) con el del infinitivo (en acusativo), a esta construcción se le da el nombre de infinitivo no concertado. En
nuestra traducción al castellano, debemos formar una oración subordinada sustantiva introducida por la conjunción que,
y convertir el infinitivo en una forma conjugada en la persona que exija el sujeto en acusativo.
Con verbos impersonales, la construcción es idéntica: sólo cambia la función del infinitivo, que actúa como
sujeto:
δεῖ τὸν κάπρον ϑηρεύειν;
δεῖ τὴν Ἀταλάντην τὸν κάπρον ϑηρεύειν.
Aunque las oraciones sustantivas más habituales en griego son las de infinitivo no concertado, en el caso de los
verbos de 'lengua' y 'entendimiento' también pueden construirse con conjunción (ὅτι, con matiz objetivo, y ὡς, con
matiz subjetivo; ambas se traducen por medio de la conjunción 'que'). Ejemplos:
λέγουσιν ὅτι ἡ Ἀταλάντη τὸν κάπρον ϑηρεύει = λέγουσι τὴν Ἀταλάντην τὸν κάπρον ϑηρεύειν;
ἡ Ἀφροδίτη νομίζει ὡς ὁ νεανίας τῆς Ἀταλάντης ἐπιϑυμεῖ = ἡ Ἀφροδίτη νομίζει τὸν νεανίαν τῆς Ἀταλάντης ἐπιϑυμεῖν.
Actividades.
1. Analiza y traduce las siguientes oraciones:
 οἱ μὲν λέγουσιν ὅτι ὁ Μελέαγρος τῆς Ἀλϑαίας καὶ τοῦ Οἰνέως γίγνεται.
 οἱ δὲ νομίζουσιν ὡς τοῦ Ἄρεως γίγνεται.
 οἱ ϑεοὶ ἀγγέλλουσι τὸν τοῦ Μελεάγρου βίον μακρὸν οὐκ εἶναι.
 δαλὸς μὲν τὴν τοῦ παιδὸς τύχην φυλάττει.
 ἡ δ' Ἀλϑαία βούλεται τὸν δαλὸν κρύπτειν.
 ὁ κῆρυξ ἀγγέλλει τὸν Μελέαγρον τοὺς τῆς Ἀλϑαίας ἀδελφοὺς ἐν ϑήρᾳ ἀποκτείνειν.
 τότε ἡ μήτηρ τὸν δαλὸν καίει.
2. Escribe en griego las siguientes oraciones:
 El guardián anuncia que llega el rey.
 Los dioses consideran que los hombres no tienen esperanza.
 Los niños juegan con los niños.
 Odiseo quiere matar al cíclope.

7.4. Lengua griega: El tema de aoristo. Los adjetivos πολύς, πολλή, πολύ y μέγας, μεγάλη, μέγα. Los
numerales.

EL TEMA DE AORISTO.
– Es el tiempo que expresa un hecho que ha tenido lugar en el pasado.
– En el verbo griego cabe destacar el aspecto o la calidad verbal, es decir, cómo se realiza la acción, de modo que ésta puede
ser:
– continua: cuando la acción evoluciona de modo lineal; las formas del tema de presente muestran esta significación.
Ej.: νικέω, “gano, estoy ganando”.
– puntual: la acción del verbo sucede en un punto o instante; las formas del tema de aoristo tienen acción puntual. Ej.:
ἐνίκησα, “vencí”.
– acabada: la acción verbal expresa un resultado; presentan esta significación las formas del tema de perfecto. Ej.:
νενίκηκα, “he vencido”.

86
– Existen fundamentalmente dos clases de aoristo: el sigmático y el temático.
7.1.1. Aoristo sigmático.
7.1.1.1. Aoristo de indicativo.
σ17α
σας
[Preverbio] + Aumento18 + Raíz + σε
σαμεν
σατε
σαν
7.1.1.2. Infinitivo de aoristo.
Raíz + σαι; ej.: λύω – λύσαι.
7.1.1.3. Participio de aoristo.
Raíz + σας, σασα, σαν
Se declina: el masculino por la 3ª declinación, tema en ντ, el femenino por la 1ª declinación, tema en α
mixta, y el neutro por la 3ª declinación, tema en ντ.
singular plural
masc. fem. neutro masc. fem. neutro
Nom. λύ-σας λύ-σασα λῦ-σαν λύ-σαντες λύ-σασαι λύ-σαντα
Acus. λύ-σαντα λύ-σασαν λῦ-σαν λύ-σαντας λυ-σάσας λύ-σαντα
Gen. λύ-σαντος λύ-σασης λύ-σαντος λυ-σάντων λυ-σάσων λυ-σάντων
Dat. λύ-σαντι λύ-σασῃ λύ-σαντι λύ-σασι λύ-σασαις λύ-σασι
7.1.2. Aoristo temático.
7.1.2.1. Aoristo de indicativo.
ον
ες
[Preverbio] + Aumento + Raíz19 + ε
ομεν
ετε
ον
7.1.2.2. Infinitivo de aoristo.
Raíz (de aoristo) + ειν; ej.: λείπω – λίπειν.
7.1.2.3. Participio de aoristo.
Raíz (de aoristo) + ων, -ουσα, -ον; ej.: λίπων, -ουσα, -ον.
Se declina: el masculino por la 3ª declinación, tema en ντ, el femenino por la 1ª declinación, tema en α
mixta, y el neutro por la 3ª declinación, tema en ντ.
singular plural
masc. fem. neutro masc. fem. neutro
Nom. λίπ-ων λίπ-ουσα λίπ-ον λίπ-οντες λιπ-ούσαι λίπ-σαντα
Acus. λίπ-οντα λίπ-ουσαν λίπ-ον λίπ-οντας λιπ-ούσας λίπ-σαντα
Gen. λίπ-οντος λιπ-ούσης λίπ-οντος λίπ-όντων λιπ-ουσῶν λλιπ-όντων
Dat. λίπ-οντι λιπ-ούσῃ λίπ-οντι λίπ-ουσι λιπ-ούσαις Λίπ-ουσι

17 La característica temporal σα/σε puede transformar fonéticamente los verbos acabados en oclusiva labial, gutural o dental:
- labial (β, π. φ) + σ > ψ; ej.: βλέπω – ἔβλεψα.
- gutural (κ, γ, χ) + σ > ξ; ej.: ἄγω – ἤξα.
- dental (δ, τ, θ) + σ > σ; ej.: ψεύδω – ἔψευσα.
18 El aumento caracteriza a los tiempos de pasado únicamente en el modo indicativo. Consiste:
- Si el verbo comienza por consonante, en una ἐ- (aumento silábico); ej.: λύω – ἔλυσα.
- Si el verbo comienza por vocal, ésta se alarga (aumento temporal), de acuerdo con la siguiente tabla:
- α, ε, η > η -ι>ι
- ο, ω > ω -υ>υ
Ejs.: Ἀκούω – ἤκουσα; ὀνομάζω – ὠνόμασα.
- Si el verbo comienza por preverbio ( ), el aumento se coloca entre éste y la raíz del verbo; ej.: ἀποβάλλω – απέβαλον.
19 El imperfecto de indicativo y el aoristo temático no se confunden porque presentan cambios en la raíz, ej.: λείπω – ἔλειπον
(imperfecto) - ἔλιπον (aoristo)

87
- LOS ADJETIVOS πολύς, πολλή, πολύ “mucho” y μέγας, μεγάλη, μέγα “grande”.
singular plural
masc. fem. neutro masc. fem. neutro
nominativo πολύς πολλή πολύ πολλοί πολλαί πολλά
acusativo πολύν πολλήν πολύ πολλούς πολλάς πολλά
genitivo πολλοῦ πολλῆς πολλοῦ πολλῶν πολλῶν πολλῶν
dativo πολλῷ πολλῇ πολλῷ πολλοῖς πολλαῖς πολλοῖς
singular plural
masc. fem. neutro masc. fem. neutro
nominativo μέγας μεγάλη μέγα μεγάλοι μεγάλαι μεγάλα
acusativo μέγαν μεγάλην μέγα μεγάλους μεγάλας μεγάλα
genitivo μεγάλου μεγάλης μεγάλου μεγάλων μεγάλων μεγάλων
dativo μεγάλῳ μεγάλῃ μεγάλῳ μεγάλοις μεγάλαις μεγάλοις
- NUMERALES.
- Numerales cardinales y ordinales.
números cardinal ordinal
1 εἶς, μία, ἕν πρῶτος. -η, -ον
2 δύο δεύτερος, -α, -ον
3 τρεῖς, τρία τρίτος, -η, -ον
4 τέτταρες, -α τέταρτος, -η, -ον
5 πέντε πέμπτος
6 ἕξ ἕκτός
7 ἑπτά ἔβδομος
8 ὀκτώ ὄγδοος
9 ἐννέα ἔνατος
10 δέκα δέκατος
- Declinación.
Los cardinales del uno al cuatro presentan una declinación especial;
uno dos tres cuatro
Nom. εἷς μία ἕν δύο τρεῖς τρία Τέτταρες τέτταρα
Acus. ἕνα μίαν ἕν δύο τρεῖς τρία Τέτταρας τέτταρα
Gen. ἑνός μιᾶς ἑνός δυοῖν τριῶν τεττάρων
Dat. ἑνί μιᾷ ἑνί δυοῖν τρισί(ν) τέτταρσι(ν)
Como εἷς se declinan οὐδείς, οὐδεμία, οὐδέν y μηδείς, μηδεμία, μηδέν, “nadie”:
masculino femenino neutro
Nom. οὐδείς οὐδεμία οὐδέν
Acus. οὐδένα οὐδεμίαν οὐδέν
Gen. οὐδενός οὐδεμιᾶς οὐδενός
Dat. οὐδενί οὐδεμιᾷ οὐδενί

88
7.5. El léxico griego.

7.5.1. Familias semánticas: El ser humano.


Ἀνήρ, ἀνδρός ὁ: hombre, varón Νέος, -ου ὁ: nuevo, joven
Βίος, -ου ὁ: vida Παῖς, παιδός ὁ/ἡ: niño, niña
Γάμος, -ου ὁ: unión, matrimonio Παρθένος, -ου ἡ: virgen, doncella
Γέρων, -οντος ὁ: anciano Πατήρ, -τρός ὁ: padre
Γυνή, γυναικός ἡ: mujer Πρεσβύς, -έως: viejo, anciano
Θάνατος, -ου ὁ: muerte Τόκος, -ου ὁ: parto, retoño
Μήητηρ, -τρός ἡ: madre Τροφή, -ῆς ἡ: crianza, alimento
Νεανίας, -ου ὁ: joven, muchacho
Actividad: Define los helenismos siguientes e indica con qué palabra griega guardan relación: 1. Distocia 2.
Gerontocracia 3. Patriarca 4. Gineceo 5. Geriatría 6. Anfibio 7. Ginecólogo 8. Pedagogía 9. Hipertrofia 10. Simbiosis
11. Atrofia 12. Metrópolis 13. Monogamia 14. Tanatorio 15. Patronímico 16. Neófito 17. Tocología 18. Pederasta 19.
Presbicia 20. Partenogénesis 21. Ninfomanía.

7.5.2. Helenismos: El cuerpo humano (I).


Étimo Formante Signifcado Ejemplo
Σῶμα, -ατος τό -soma-to- corporal somatizar
Δέρμα, -ατος τό -derm- piel dermis
Κεφαλή, -ῆς ἡ -cefal-o- cabeza cefalalgia
Ὀφθαλμός, -οῦ ὁ -oftalm- ojo, ocular oftalmólogo
Ῥις, ῥινός ἡ -rin- nariz rinitis
Στόμα, -ατος τό -estom-at-o- boca estomatología
Ὀδούς, -όντος ὁ -odont-o- diente odontología
Γλῶσσα, -ης ἡ -glos./-glot- lengua, lenguaje políglota
Μαστός, -οῦ ὁ -mast- mama, teta mastectomía
Χείρ, χειρός ἡ quir-o-/cir- mano, manual quirófano
Δάκτυλος, -ου ὁ dactil- dedo artiodáctilo
Πούς, ποδός ὁ pod- pie artrópodo
Actividad: Define los helenismos siguientes: 1. Bicéfalo 2. Rinoplastia 3. Brauicéfalo 4. Estomatitis 5. Oftálmico 6.
Epiglotis 7. Odontólogo 8. Cirugía 9. Cromosoma 10. Mastoides 11. Dérmico 12. Endodérmico 13. Quirógrafo 14.
Paquidermo 15. Mastodonte 16. Dactilar 17. Diglosia 18. Podómetro 19. Dactilográfica 20. Endodoncia.

APÉNDICE. La Historiografía: Orígenes y rasgos generales.

1. HISTORIA DEL TÉRMINO “HISTORIA”.


En relación con el significado de la palabra “historia” se ha de indicar que historíe procede de hístor, el
“testigo” o, literalmente, “aquel que ve”: hístor es de la misma raíz que p. ej. latín uidere,“ver”: La referencia a la
etimología del término nos permite comprender mejor por qué la idea de “historia” implicaba para los griegos la noción
de autopsia, de ser testigo directo.
De este significado primordial pasa a significar la “investigación” y el “relato de la investigación: de aquí surge
nuestro concepto de “historia” como relato de acontecimientos.
Esta pretensión de autopsia, de “ver” los acontecimientos, hace que los historiadores no duden en presentar
(inventando las palabras) los supuestos diálogos y discursos de sus personajes, como si ellos mismos hubieran sido
testigos de esas conversaciones: así sucede ya con Heródoto y Tucídides.
Puede señalarse que también en este punto hay una similitud entre historia y leyenda: los cantores de poesía
épica también pasan por testigos presenciales de lo que narran: así, de Homero se decía que había sido testigo de las

89
guerras tebana (de la que hablaba en la Tebaida) y troyana (de la que habla en la Ilíada).

2. DIFERENCIAS ENTRE LA HISTORIOGRAFÍA GRIEGA Y LA HISTORIOGRAFÍA MODERNA.


Conviene hacer dos indicaciones generales sobre la historiografía griega y otras formas de hacer historia:
1) Una peculiaridad de la historia de Grecia la diferencia de la romana en sus orígenes: en Roma la historia surge de la
redacción de Anales; en cambio, este tipo de “diarios públicos” no han existido en Grecia, o al menos no están en la
base de la historiografía griega (algunos indicios apuntan, sin embargo, a que sí pudo haber “anales” en ciertos sitios,
como p. ej. Samos).
2) Hay una diferencia importante con respecto a la historiografía moderna: la historiografía griega es un género
literario: fue considerada así por todos los tratadistas de la Antigüedad; los historiadores utilizan recursos comunes que
son marca del género (p. ej., lo dicho antes sobre los discursos); hay dependencia con respecto a géneros literarios
canónicos como la épica y el teatro: en este sentido es muy significativa la elaboración dramática de la obra de
Tucídides (mira en la entrada 26. Tucídides); parte del carácter literario de la historia griega es que no distinga entre
hecho e interpretación: en este punto existe una diferencia clara con la historia moderna.
3. LA HISTORIA ANTES DE LA HISTORIA.
Los primeros logógrafos, a finales del s. VI a. C., se dedicarán en sus narraciones a depurar los relatos
legendarios de los elementos considerados ahora como contrarios a la razón, al lógos (recuerdo, como indicaba al
principio, que el nacimiento de la historiografía es otra manifestación del paso del mito al lógos).
¿Qué llenaba el lugar de la historia antes de la invención de ésta? Los griegos, en las fases orales de su cultura,
habían expresado la memoria del pasado en forma de leyendas tradicionales, a bastantes de las cuales subyace un fondo
histórico. Se ha dicho, p. ej. que la leyenda de las guerras tebanas recuerda acontecimientos históricos de época
micénica (en torno a 1250 a. C.): según algunos arqueólogos, Tebas fue destruida poco antes de Troya; esto coincidiría
con los datos de la saga, según la cual los asaltantes de Tebas (los Epígonos) participaron después en la guerra de Troya
(Diomedes, Esténelo, Euríalo).
Con todo, el caso más paradigmático de leyenda con posible fondo histórico es el de la guerra de Troya, sobre
la cual trata el poema griego más antiguo que conservamos, la Ilíada. Se ha escrito mucho sobre el problema de la
historicidad de la guerra de Troya. La cuestión recibió un planteamiento romántico en el s. XIX a través de Schliemann:
siguiendo los datos de la Ilíada identificó los restos de varias ciudades superpuestas en el montículo de Hisarlik (Asia
Menor); una de esas ciudades sería, según Schliemann, Troya.
La cuestión no está clara, pero en favor de la historicidad de la guerra de Troya hablan: los hallazgos de
Hisarlik; las tablillas hititas; la propia tradición oral sobre esa guerra.
En la primera década del s. XXI, se ha reabierto el debate sobre la historicidad de la guerra de Troya al hilo de
los trabajos de dos personalidades muy diferentes: De un lado el arqueólogo Manfred Korfmann, firme defensor de la
historicidad del suceso, quien propuso que la ciudad de Troya, que tuvo un tamaño mayor de lo que se creía, desempeñó
un papel importante en el mundo mediterráneo de la Edad del Bronce. Por otra parte, es grande el revuelo que han
producido las teorías de Raoul Schrott, sobre todo en el ámbito alemán. En opinión de este autor, Homero era un griego
empleado como escriba entre los asirios. En su condición de hombre bilingüe conoció de primera mano la literatura
oriental quedeja su huella en la Ilíada. Además, cantó la guerra de Troya inspirándose en la realidad que tenía al alcance
de la mano, la realidad de Cilicia, y en concreto en las ruinas de la fortaleza hitita de Karatepe.
Lo interesante de verdad es que, sea o no sea histórica la guerra de Troya, los griegos creían en su realidad:
recibían la leyenda tradicional como memoria del pasado.
Es muy significativo que el historiador más importante de Grecia, Tucídides, cuando tiene que reconstruir la
historia más remota de su pueblo, eche mano de la saga en la Arqueología (los primeros capítulos de su Historia).
Ahora bien, aunque a muchas leyendas subyazca un fondo histórico es importante señalar que: Esto no puede
demostrarse para todas las leyendas: es más, en el caso de muchas leyendas ese fondo histórico es improbable, p. ej. en
el caso de Edipo: su leyenda presenta elementos obvios de cuento popular (el héroe mata al monstruo y se casa con la
reina).
La leyenda, pese a su ocasional trasfondo histórico, es algo distinto de la historia por dos motivos:
1) El tiempo de la leyenda es distinto del tiempo de la historia: es un tiempo que está más allá de la historia; por eso, los
receptores de las leyendas son incapaces (en principio) de situarlas con respecto al tiempo en que ellos viven.
2) La leyenda, y el mito en general, se hallan vinculados con el rito y la religión: en el caso de la historia, esa
vinculación no existe.
Lo curioso es que, cuando nace la historia, nace intentando racionalizar la leyenda, extrayendo un lógos del
mythos: eso es lo que sucede (a finales del s. VI a. C.) con los llamados logógrafos.
4. EL NACIMIENTO DE LA HISTORIOGRAFÍA EN EL ENTORNO DE JONIA.
El nombre logógraphos significa en griego “el que pone por escrito un lógos, un discurso”: es decir, estos
autores concebían sus obras como discursos para ser leídos en público.
Por los fragmentos sabemos que los logógrafos escribían en prosa: el dato es importante, porque la literatura
anterior a ellos se componía en verso. ¿A qué causa obedece el paso del verso a la prosa?: este cambio guarda relación
con el paso de una cultura oral a una cultura escrita; en una cultura oral es necesario memorizar la obra para poderla

90
transmitir, y el hecho de que esté en verso facilita la memorización: es muy difícil componer prosa si la herramienta de
la escritura no está desarrollada. Pero, cuando la transmisión deja de depender de la memoria y se confía a la escritura,
se hace posible el desarrollo la prosa: esto es lo que sucede en Grecia a finales del s. VI. a. C. En ese momento, y sobre
todo en el S. V, es cuando irrumpen los nuevos géneros en prosa, a saber:
- la filosofía;
- la medicina;
- y el género que a nosotros nos interesa: la historiografía.
La historiografía primitiva de los logógrafos nace en Jonia, igual que la filosofía, y este hecho no es casual: en
ese lugar, el encuentro (traumático) con otras culturas obligó a los griegos a reflexionar sobre su propia cultura:
* la reflexión llevó a una crítica racional del mito y de las creencias sobre el pasado;
* así nació la historiografía que, como la filosofía, representaba un intento por emanciparse de lacultura tradicional
acrítica.
5. LOGÓGRAFOS MÁS DESTACADOS: HECATEO DE MILETO; FERÉCIDES DE ATENAS.
No conservamos íntegra la obra de ninguno de los logógrafos, pero tenemos suficientes fragmentos como para
poder conocer sus nombres y algunas de sus características.
Antes de hablar de los logógrafos propiamente dichos (Hecateo y Ferécides) debemos mencionar el caso de los
autores de descripciones de viajes, que también son base de la historia posterior.
Esas descripciones nacían de una necesidad práctica (eran el antecedente de las “cartas de navegación”). Pero
junto al interés práctico surge la curiosidad etnográfica, el interés por otros pueblos y costumbres (los nómoi); partiendo
de las costas, los autores tratan las curiosidades de los pueblos del interior.
Algunos autores de Periplos (o descripciones de navegaciones):
-Escílax de Carianda (finales del S. VI);
- Eutímenes (S. VI).
- Avieno tradujo al latín, en fecha muy posterior, un periplo del s. VI a. C.: es una descripción importante de las costas
de España.
El logógrafo más importante (Heródoto lo llama logopoiós) fue Hecateo de Mileto: debió de nacer en torno al
año 550 a. C. Su ambiente era el de la naciente filosofía jónica: fue discípulo de Anaximandro. Su talante racionalista lo
evidencia la siguiente anécdota: durante la revuelta de Jonia contra los persas propuso que las ofrendas de Creso al
Apolo de Dídima fueran utilizadas para construir una flota; esto refleja la actitud racionalista de su vida y obra. Su
talante racionalista, su actitud de crítica a la tradición, lo evidencia asimismo el principio de su obra: Lo que aquí
escribo es el relato de lo que me parece verdadero. Pues los griegos cuentan demasiadas cosas y, en mi opinión, son
ridículas.
Escribió dos textos:
1) El Planisferio, obra fundamentalmente geográfica pero que incluye observaciones de historia: Hecateo fue un viajero,
como los autores de Periplos (especialmente importante debió de ser su viaje a Egipto). Las experiencias de sus viajes
se hallaban recogidas en su Planisferio; a partir de fuentes indirectas sabemos que: Hecateo concebía el mundo como
una superficie circular rodeada por el Océano; el Planisferio debía de adoptar la forma de un periplo del Mediterráneo,
con observaciones etnográficas, mezclando datos empíricos (lo observado en los viajes) con especulaciones.
2) Las Genealogías, que se componían de racionalizaciones del mito del tipo comentado para los logógrafos; se hallan
en la base de la historiografía propiamente dicha: P. ej., Hecateo decía que el Can Cerbero era una peligrosa serpiente, y
que se le llamó “guardián del Hades” porque mataba a muchas personas. O que las hijas de Dánao debieron de ser en
realidad unas veinte (y no cincuenta).
El logógrafo más importante después de Hecateo fue Ferécides de Atenas, que debió de escribir en la primera
mitad del s. V; compuso una obra en 10 libros. Ferécides está muy influido por la epopeya: su obra es una ordenación y
prosificación de las antiguas leyendas sobre los héroes, que para él son “históricas” en el sentido de ser cosas reales que
sucedieron en el pasado. Ferécides es un antecesor de la auténtica historiografía, pero también lo es de los manuales
mitográficos como la Biblioteca de Apolodoro (mira el texto en Biblioteca y Epítome).

Lectura: Heródoto, Historias I 1, 1 (Traducción de C. Schrader).

Esta es la exposicion del resultado de las Ἡροδότου Ἁλικαρνησσέος ἱστορίης ἀπόδεξις ἥδε, ὡς
investigaciones de Herodoto de Halicarnaso para μήτε τὰ γενόμενα ἐξ ἀνθρώπων τῷ χρόνῳ ἐξίτηλα
evitar que, con el tiempo, los hechos humanos γένηται, μήτε ἔργα μεγάλα τε καὶ θωμαστά, τὰ μὲν
queden en el olvido y que las notables y singulares
Ἕλλησι τὰ δὲ βαρβάροισι ἀποδεχθέντα, ἀκλεᾶ
empresas realizadas, respectivamente, por griegos
y bárbaros —y, en especial, el motivo de su mutuo γένηται, τά τε ἄλλα καὶ δι᾽ ἣν αἰτίην ἐπολέμησαν
enfrentamiento— queden sin realce. Los persas ἀλλήλοισι. Περσέων μέν νυν οἱ λόγιοι Φοίνικας
mas versados en relatos del pasado pretenden que αἰτίους φασὶ γενέσθαι τῆς διαφορῆς. Τούτους γὰρ
los fenicios fueron los responsables del conflicto, ἀπὸ τῆς Ἐρυθρῆς καλεομένης θαλάσσης
pues, tras llegar, procedentes del mar que se ἀπικομένους ἐπὶ τήνδε τὴν θάλασσαν, καὶ

91
llama Eritreo, a este nuestro mar, se establecieron οἰκήσαντας τοῦτον τὸν χῶρον τὸν καὶ νῦν οἰκέουσι,
en esa región que en la actualidad siguen αὐτίκα ναυτιλίῃσι μακρῇσι ἐπιθέσθαι, ἀπαγινέοντας
habitandoy se empeñaron, en seguida, en largas δὲ φορτία Αἰγύπτιά τε καὶ Ἀσσύριατῇ τε ἄλλῃ
travesias; y, dedicados al transporte de
ἐσαπικνέεσθαι καὶ δὴ καὶ ἐς Ἄργος. τὸ δὲ Ἄργος
mercancías egipcias y asirias, arribaron a diversos
países, entre ellos a Argos (Argos, por aquel enton τοῦτον τὸν χρόνονπροεῖχε ἅπασι τῶν ἐν τῇ νῦν
ces, aventajaba ampliamente a las demas regiones Ἑλλάδι καλεομένῃ χωρῇ. ἀπικομένους δὲ τούς
del país que hoy en día se llama Grecia). Los Φοίνικας ἐς δὴ τὸ Ἄργος τοῦτο διατίθεσθαι τὸν
fenicios, al llegar, pues, a territorio argivo, φόρτον. πέμπτῃ δὲ ἢ ἕκτῃ ἡμέρῃ ἀπ᾽ ἧς ἀπίκοντο,
pusieron a la venta su cargamento y, al cuarto o ἐξεμπολημένων σφι σχεδόν πάντων, ἐλθεῖν ἐπὶ τὴν
quinto día de su llegada, cuando ya lo tenían θάλασσαν γυναῖκας ἄλλας τε πολλάς καὶ δὴ καὶ τοῦ
vendido casi todo, acudieron hasta la playa
βασιλέος θυγατέρα: τὸ δέ οἱ οὔνομαεἶναι, κατὰ τὠυτὸ
muchas mujeres y,entre ellas, la hija del rey; su
nombre, como corroboran los propios griegos, era τὸ καὶ Ἕλληνές λέγουσι, Ἰοῦν τὴν Ἰνάχου: ταύτας
Io, hija de Ínaco. Mientras las mujeres, arrimadas στάσαςκατά πρύμνην τῆς νεὸς ὠνέεσθαι τῶν
a la popa del navío, compraban los artículos que φορτίων τῶν σφι ἦν θυμός μάλιστα: καὶ τοὺς
más eran de su agrado, los fenicios se alentaron Φοίνικας διακελευσαμένους ὁρμῆσαι ἐπ᾽ αὐτάς. τὰς
mutuamente y se lanzaron sobre ellas. La mayoria μὲν δὴ πλεῦνας τῶν γυναικῶν ἀποφυγεῖν, τὴν δὲ
de las mujeres, sin embargo, logró escapar, pero lo
Ἰοῦν σὺν ἄλλῃσι ἁρπασθῆναι. ἐσβαλομένους δὲ ἐς
y otras fueron raptadas; las subieron entonces a
bordo y se hicieron a la mar con rumbo a Egipto. τὴν νέα οἴχεσθαι ἀποπλέοντας ἐπ᾽ Αἰγύπτου.

92
Actividades complementarias:
- Lectura de T. Palacios, Hijos de Heracles.
La muerte del rey Teleclo, durante un festival en honor de Artemisa, desencadenó en el 735 a.C. una oleada de
guerras devastadoras entre Mesenia y Esparta que se prolongaría durante casi ochenta años. Esparta inició entonces una
etapa de esplendor social y cultural que la llevó a ser una de las ciudades más respetadas y temidas de su tiempo. Sin
embargo, durante los reinados de Teopompo y Anaxándridas, mientras entre los habitantes de la polis se suceden las
rebeliones y la familia real e desmorona trágicamente, el pueblo espartano se transformará, pasando a estar dominado
por la formación militar, la austeridad y la dureza, de tal modo que incluso en nuestros días sigue siendo un referente.

- Visionado de Hércules (2005) (Primera parte).


Hércules es el hijo de una princesa de Tebas, Alcmena, secuestrada por Zeus. Desde su más tierna infancia
demuestra poseer una fuerza prodigiosa pero, debido al rechazo de su madre desde antes de nacer y por ser odiado por
Hera, esposa de su padre, Hércules ser irá a las montañas, encontrando sus únicos aliados en el marido de Alcmena,
Anfitrión; su fiel compañero de aventuras, Linus, y la bella ninfa Deaineira, enamorada en secreto de él. Ya convertido
en hombre, Hércules asesina a sus tres hijos por una confusión, y entonces debe de afrontar varias pruebas en muestra
de arrepentimiento.

93
94
UNIDAD 8. LA ÉPOCA CLÁSICA (III): LAS GUERRAS
MÉDICAS Y LAS GUERRAS DEL PELOPONESO.
Índice.
8.1. La Epoca clásica (III): Las Guerras Médicas y las Guerras
del Peloponeso.
8.2. Grandes creaciones culturales: El Arte y el Deporte.
8.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Jasón
y Medea. Medea.
8.4. Lengua griega: Clases de adjetivos. Colocación del adjetivo
en la frase. Grados del adjetivo: Comparativo y superlativo. El
tema de prefecto. El pluscuamperfecto. La reduplicación en los
verbos compuestos.
8.5. Léxico griego. 8.5.1. Familias semánticas: Las artes. 8.5.2.
Helenismos: El cuerpo humano (II).
APÉNDICE. La Oratoria griega.
Actividades complementarias.

8.1. La Época clásica (III): Las Guerras Médicas y las Guerras del Peloponeso.

Los conflictos entre griegos y persas fueron la consecuencia del choque de dos formas diametralmente
divergentes de desarrollo histórico. Los persas construyeron un imperio inmenso centralizado bajo el poder absoluto de
una monarquía hereditaria; frente a ello, la compleja división territorial de Grecia, la proliferación de pequeñas polis
independientes y celosamente defensoras de dicha independencia. Mientras que el Imperio Persa se extendía desde el
Índico al Mediterráneo, el Ática ocupaba poco más de 2.000 km2.
Entre persas y griegos se hallaba el reino de Lidia, pieza fundamental del comercio de la zona y uno de los
estados más ricos de la época. Los persas codiciaban sus inmensos tesoros, mientras que a los griegos les interesaba su
independencia como garante del mantenimiento del comercio. En el año 585 a.C. los lidios y los persas firmaron un
tratado fronterizo que llevaba la paz a la región. Ello permitió a los lidios dirigir sus esfuerzos expansionistas hacia Asia
Menor, donde sometieron a las ciudades griegas de Jonia. Mientras tanto, en el año 559 a.C., Ciro II el Grande (559-529
a.C.) se hizo con el trono imperial persa. Parecer ser que Creso, rey de Lidia trató de formar una poderosa coalición
contra Ciro II, para lo que contó con el apoyo de Amasis de Egipto y Nabónido de Babilonia, e incluso trató de atraerse
a Esparta, pero sin éxito. En el año 547 a.C. Ciro se presentó de improviso, al frente de su ejército, en Sardes, la capital
de Lidia, y puso fin a la conjura.
Pero Ciro no detuvo a sus ejércitos en Lidia, de allí pasó a las ciudades griegas de Asia Menor, el reino de
Babilonia y la región de Palestina. Estas nuevas conquistas por parte de Ciro situaron al Imperio en una inmejorable
posición comercial, desplazando a los griegos; al tiempo que en las ciudades de Asia Menor el poder persa situaba al
frente de las diversas polis a una serie de tiranos afines al ideario imperial. Las ciudades griegas de Asia Menor
perdieron independencia pero a cambio vieron como el comercio prosperaba gracias a los beneficios que les otorgaba el
aprovechamiento de las inmensas infraestructuras del Imperio persa y las facilidades de la unidad monetaria.
Cambises II (528-522 a.C.), hijo y sucesor al frente del Imperio persa de Ciro II, contó incluso con el apoyo de
los griegos en sus conquistas, como ocurrió cuando se apoderó de Egipto gracias a la flota prestada por Polícrates de
Samos. Tras la muerte o suicidio de Cambises II se abrió un proceso de luchas civiles que finalizó cuando en el año 518
a.C. Darío I el Grande logró hacerse definitivamente con el poder.
Darío I realizó una importante reorganización del Imperio, hasta convertirlo en una fabulosa máquina
administrativa que le permitía controlar su ingente extensión territorial por medio de un magnífico ejército y un
numeroso cuerpo diplomático. A resultas de dicha organización, los persas se hicieron con el control de Samos hacia el
518-516 a.C. como paso previo de su expansión hacia Occidente; por esas mismas fechas, Darío realizó la conquista de
Escitia y Tracia, quizá como han propuesto algunos investigadores, como paso previo a su proyecto de conquista de
Grecia. Parece ser que Darío tuvo serios problemas en Escitia y que de no haber sido por la fidelidad de sus súbditos
griegos de Jonia, la expedición hubiese sido un completo fracaso. La derrota de Darío supuso un gran varapalo
psicológico ya que hasta esos momentos se tenía al emperador persa por invencible.
Los griegos de Tracia se sublevaron y Darío tuvo que regresar a marchas forzadas para recuperar el control del
Imperio. Aunque aparentemente las ciudades griegas de Asia Menor no sufrieron ningún tipo de afrenta ni debió de

95
cambiar su situación con respecto al anterior dominio lidio, lo cierto es que en el verano del 499 a.C. estalló una
sublevación general contra el dominio persa. Según narra Herodoto, el líder de la revuelta fue el tirano de Mileto
Aristágoras, el cual trató de este modo de no hacerse responsable de una fracasada expedición de conquista contra
Naxos. La historiografía actual no da mucho crédito a la versión de Herodoto al que se ha acusado de antijonismo, y
trata de buscar la explicación del levantamiento al secular odio de los griegos a la imposición de las tiranías, a su amor
por la libertad y la independencia, a una supuesta recesión económica o a una mezcla de todos estos aspectos. El gran
seguimiento de la sublevación, prácticamente la totalidad de las ciudades costeras la respaldaron, parece quitar
argumentos a la teoría de Herodoto, ya que no es justificable que los motivos personales de un tirano fueran capaces de
movilizar las fuerzas de multitud de ciudades celosas de su independencia.
Sea como fuese lo cierto es que los sublevados, bien fuera por no estar seguros del éxito del levantamiento o
bien como único camino para que éste tuviese éxito, decidieron pedir ayuda a las polis del continente europeo.
Aristágoras marchó a Grecia en el año 499 a.C. con el objeto de lograr el apoyo del gran poder militar griego de la
época, Esparta; pero el rey Cleomenes rechazó ayudar a los insurrectos achacando que los recursos de Esparta estaban
empeñados en los preparativos de la lucha contra Argos y que Jonia estaba demasiado lejos.
Tan solo Atenas y Eubea mandaron algunas tropas, pero estas fueron más simbólicas que otra cosa. Pese a
todo, los sublevados lograron algunos éxitos iniciales, pero una vez que la formidable maquinaria bélica de los persas se
puso en marcha, los griegos estaban condenados. En el año 496 a.C. los persas tomaron la isla de Chipre y pasaron a
controlar el comercio de la región, con lo que restaron importantes apoyos a los sublevados. Los persas sitiaron Mileto,
el núcleo de la resistencia, y en sus costas, en la isla de Lade, tuvo lugar la gran batalla naval que decidiría el futuro de
los sublevados. Tras la derrota griega en Lade, los persas acorralaron a los sublevados en Mileto y, finalmente, en el año
494 a.C. la ciudad fue tomada, arrasada y sus ciudadanos vendidos como esclavos. Tras el levantamiento y posterior
represión de Jonia, sus polis, antaño el centro cultural del mundo griego, cayeron en un irreversible proceso de
decadencia, pasando el relevo a las ciudades del continente europeo.
En el 492 a.C. Mardonio, yerno de Darío I, lanzó un ataque persa al interior de la Grecia continental, en el cual
atacó Tracia y conquistó Macedonia. La ofensiva persa causó tal temor que estados como Tesalia, Beocia, Egina y
Argos, no dudaron en prestar sumisión al Imperio Persa (491 a.C.), de hecho parece que tan sólo Atenas, y Esparta al
frente de la Liga del Peloponeso, se negaron a someterse. La negativa ateniense, que nos es conocida a través de
Herodoto, se considera en la actualidad como un anacronismo, ya que Atenas carecía del poder y de la representatividad
necesaria para llevarla a efecto, además de estar profundamente dividida entre los que apoyaba a la antigua tiranía y sus
detractores; si merece más crédito la de Esparta, que al fin y al cabo era el mayor poder militar de Grecia, con la Liga
del Peloponeso detrás. De una u otra forma el ataque persa se detuvo ya que la flota de Mardonio naufragó tras la
conquista de la isla de Tasos, por lo que las tropas regresaron. Para Herodoto y los historiadores clásicos, este sería el
primer intento por parte de Persia de atacar y conquistar Grecia; sin embargo, la historiografía moderna cada vez es más
remisa a dar crédito a esta versión y parece inclinarse por la opinión de que los persas sólo trataron de hacer lo que
hicieron, esto es, conquistar Macedonia y someter Tracia.
La conflictividad entre griegos y persas.
En el 490 un fuerte contingente de tropas persas se concentró en Cilicia al mando de Datis el ejército y de
Artafernes la flota; en total serían unos 20.000 soldados y 800 jinetes. El ejército marchó sobre las Cícladas, tomó
Naxos, respetaron Delos y pusieron rumbo hacia la isla de Eubea, tras cuya conquista se dirigieron hacia Grecia
continental y procedieron a desembarcar en la llanura de Maratón, cerca de Atenas. Los atenienses, y sus aliados
platenses, se apresuraron a presentar combate, mientras que el corredor Filípides fue enviado a Esparta en busca de
refuerzos (cubrió la distancia que separa ambas ciudades, 225 km, en 36 horas). El ejército griego no superaría los
10.000 hoplitas pero, pese a la inferioridad numérica, logró la victoria gracias al genio militar del general ateniense
Milcíades.
Tras la batalla de Maratón, Atenas dio un paso trascendental para su futuro esplendor. Pese a que la riqueza de
la polis se debía al comercio marítimo, Atenas carecía de una flota poderosa, la fuerza militar se concentraba en el
ejército de hoplitas, el mismo que le había dado la reciente victoria. La flota se nutría de thetes, el eslabón más bajo de
la cadena social ateniense, con lo que crear una flota poderosa supondría dotar a este grupo de desfavorecidos de un
poder del que hasta entonces carecían. Contra lo que pueda parecer, el motivo de la construcción de la flota no fue la
amenaza persa, ya que tras Maratón se vivieron años de paz en este frente, sino la vieja enemiga de Atenas, Egina, cuya
flota ponía en peligro los abastecimientos de Atenas. El magno proyecto de construcción de la flota se realizó durante el
arcontado de Temístocles, entre el 493 y el 492 a.C., creándose doscientas embarcaciones.
Mientras Atenas construía su flota, Persia se veía envuelta en serios problemas internos. Maratón no había
supuesto más que un pequeño contratiempo para la inmensa maquinaria bélica del Imperio, sin embargo, en Egipto
estalló una revolución entre el 486 y el 485 a.C., justo a la muerte de Darío I. Por las mismas fechas se produjeron una
serie de sublevaciones en Babilonia. El nuevo rey persa, Jerjes I (485-465 a.C.) se encargó de someter Egipto y
Babilonia, devolviendo con ello la fortaleza al imperio. A partir del 483 a.C. Jerjes estuvo en condiciones de poner todos
los medios del Imperio persa al servicio de la expansión occidental, esto es, al servicio del asalto de Grecia; el primer
movimiento persa consistió en una ofensiva diplomática buscando aislar a los estados dispuestos a presentar batalla ante
un más que posible ataque persa. Tras la diplomacia llegaron los preparativos bélicos. Los persas realizaron un ingente

96
esfuerzo, se excavó un canal para facilitar el paso de la flota, se construyó un puente de barcas para cruzar el
Helesponto, se colocaron enormes depósitos de víveres para asegurar el suministro del ejército, en definitiva, el Ejército
persa desplegó toda su capacidad de conquista para poner fin al largo sueño de conquistar Occidente empezando por
Grecia.
Ante los preparativos claramente belicistas de los persas, los griegos se dispusieron a resistir, concentrando sus
fuerzas bajo el liderazgo de Esparta y Atenas. Bajo la guía de ambas polis se creó, en el 481 a.C., la Liga Helénica, de la
que formaban parte todos aquellos estados dispuestos a hacer frente a los persas; los estados miembros acordaron
acabar con sus rivalidades internas, mandar espías a Persia y embajadores a todas las colonias griegas en busca de
refuerzos para la lucha y encomendar a Esparta la dirección de las actividades militares de la Liga. La respuesta a la
solicitud de ayuda fue demoledora: Creta se negó, Corcira retrasó la salida de sus efectivos hasta el último momento,
Argos se declaró neutral y Siracusa aceptó tras muchos debates; ni siquiera el oráculo de Delos apoyó a la Liga, ya que
aconsejaba la huida o la sumisión.
Así las cosas, el ejército persa hizo su aparición. La Historiografía no ha logrado ponerse de acuerdo en lo
referente al monto total de tropas que formaban dicho ejército, ya que mientras Herodoto hablaba de 1.700.000
soldados, 80.000 jinetes y 1.000 barcos, cifras a todas luces imposibles; los historiadores más revisionistas hablan de no
más de 50.000 soldados en total, lo que carece de sentido igualmente, pues semejante contingente no causaría el pánico
de los griegos como ocurrió cuando estos se enteraron del contingente de tropas persas. Sea como fuese, los persas
avanzaron, con un ejército inmenso, de forma simultánea por mar y por tierra, de forma que ambas fuerzas se
respaldaban mutuamente. Los griegos igualaron la maniobra y lanzaron por tierra una expedición que, comandada por
el espartano Leonidas, debía bloquear el desfiladero de las Termópilas y retrasar la llegada de los persas en espera de la
batalla decisiva por mar; mientras que por mar eran protegidos por la flota situada en el Artemisón al mando del
también espartano Euribiades. La segunda línea se situó en el istmo de Corinto y Salamina. En agosto del 480 a.C. el
ejército persa se acercaba a las Termópilas mientras que la flota iba al encuentro de los griegos de Euribiades en
Artemisón. El desfiladero de las Termópilas se convirtió en una trampa mortal para las tropas de Jerjes debido a que su
superioridad numérica de nada servía allí; por su parte, el combate naval de Artemisón quedó en empate, pero los persas
tuvieron que sumar a los barcos destruidos los que ya habían perdido en un temporal anterior, con lo que su flota quedó
fuertemente mermada.
Ante el avance persa Atenas fue evacuada y Temístocles concentró las fuerzas atenienses en Salamina, donde
pretendía dar la batalla final. En septiembre del 480 a.C., en la isla de Psitalia, frente a Salamina se produjo el
enfrentamiento entre ambas escuadras. Los griegos, hicieron de la desventaja numérica una ventaja, al atacar por
sorpresa y de flanco, lo que imposibilitó el movimiento de la inmensa escuadra persa cuyos barcos chocaban unos
contra otros. Finalmente los persas tuvieron que darse a la fuga.
Con la flota destrozada, Jerjes regresó a Asia, para recuperar sus barcos; no obstante, Mardonio quedó en
Grecia al mando del ejército, que se conservaba intacto, pese a las pérdidas de las Termópilas. Mardonio se retiró hacia
Tesalia donde pasó el invierno.
En el 479 a.C. la guerra regresó a Grecia de la mano, una vez más, de Mardonio. En esta ocasión Atenas logró
la movilización general de las fuerzas griegas contra la amenaza persa. El grueso del ejército griego se colocó bajo las
órdenes del espartano Pausanias y estaba integrado por miembros de la Liga del Peloponeso, a los que se unieron los
importantes contingentes de Atenas y Platea, en conjunto unos 30.000 hombres. Los persas por su parte contaban con
un contingente de unos 50.000 soldados, incluyendo unos miles de griegos aliados. En la llanura de Platea ambos
ejércitos se encontraron y allí Mardonio perdió la vida en medio de las acometidas persas y la defensa de los espartanos.
El ejército persa, tras la muerte de su general, se desmoronó hasta tal punto que su campamento fue saqueado por las
tropas griegas. Poco después de la batalla de Platea, la flota griega, a las órdenes del espartano Laotíquidas, se dirigió a
Asia Menor donde arrasó a las tropas de refuerzo que Jerjes estaba reuniendo para socorrer a Mardonio. Con esta
acción, las ciudades griegas de Asia Menor fueron liberadas de la presión persa y recuperaron su independencia.
Con la derrota de los persas se puso fin a las denominadas Guerras Médicas, de las cuales los griegos salieron
con una fortalecida conciencia de pertenencia a un único pueblo, pero sin llegar a crear una nación que los englobase a
todos bajo unas mismas leyes o un mismo gobierno. Los griegos continuaron con su secular independencia,
imponiéndose el sentimiento localista sobre la idea de un Estado general, incluso tras haber comprobado como sólo
unidos eran capaces de derrotar a sus poderosos enemigos. Un buen ejemplo de este sentimiento fueron las represalias
que los vencedores, atenienses y espartanos principalmente, tomaron sobre todos aquellos que apoyaron a los persas,
como en el caso de Tebas, cuyos dirigentes fueron ajusticiados públicamente.
La Pentecontecia o el triunfo de Atenas (479-431 a.C.).
La Pentecontecia (literalmente ‘cincuenta años’) es el nombre que tradicionalmente ha recibido el período de la
Historia de Grecia que transcurrió desde el triunfo griego en la batalla de Platea hasta el estallido de la Guerra del
Peloponeso y que supuso la época de esplendor del imperialismo ateniense o la hegemonía de Atenas sobre el resto de
las polis.
Si bien la derrota de los persas se debía fundamentalmente al genio militar de los espartanos, durante las
Guerras Médicas se dejo ver la importancia de un nuevo arma militar, la flota, en la que Atenas tenía una considerable
ventaja sobre el resto de las polis. Una vez terminado el conflicto, la secular rivalidad entre Esparta y Atenas resurgió en

97
los términos acostumbrados, lo cual hizo imposible una hipotética unión griega, situación que de todas formas nunca
llegó a plantearse.
Atenas disponía de una situación geográfica privilegiada, favorecida con la protección de las montañas por un
extremo y dotada de un inmejorable puerto por el otro, la ciudad tenía todo a su favor para convertirse en una gran
potencia hegemónica de la Antigüedad, pero, no obstante, la ciudad había sido saqueada y destruida por los persas en el
reciente conflicto. Por ello, Temístocles instó a los ciudadanos a aprobar su plan de fortificaciones que consistía en la
reconstrucción de una muralla defensiva que acabase de una vez por todas con su debilidad ante los ataques terrestres.
Los planes de Temístocles chocaban con la oposición de polis como Egina, ciudad que se encontraba en guerra con
Atenas en el 491, cuando la Liga Helénica ordenó la paralización de todos los conflictos entre los griegos; Corinto y
Mégara, pero sobre todo con la absoluta negativa de Esparta, que veía como la refortificación de Atenas podía poner en
peligro su supremacía militar, por lo que llegó incluso a amenazar abiertamente a Atenas para que no siguiera con las
obras. Finalmente, tras una serie de hábiles negociaciones Atenas llevó a cabo, hacia el 478 a.C., la construcción de la
muralla, la edificación y fortificación del nuevo puerto de El Pireo, éste más que un puerto era todo un conjunto
portuario con varios embarcaderos, almacenes y una inexpugnable fortaleza defensiva. Todo este complejo defensivo se
completó entre el 458 y el 456 a.C. con la edificación de los conocido como muros largos, una gigantesca obra
arquitectónica consistente en dos anchos muros de 7,5 y 6,5 km respectivamente que bordeaban toda la ciudad hasta El
Pireo y que hacían imposible que esta fuese asediada y rendida por hambre.
En la primavera del año 478 a.C. la flota de la Liga Helénica, con una amplia participación ateniense, se puso
bajo la dirección de Pausanias con el fin de acabar definitivamente con la amenaza persa sobre territorio griego. La flota
se apoderó de Chipre y Bizancio, pero a pesar de estos éxitos, Pausanias era un personaje con demasiados enemigos,
una conjura, difamatoria o no, en la que se le acusaba de complicidad con los persas, acabó por costarle el puesto; fue
sustituido por Dorcis. Entonces se revelaron los verdaderos motivos de los conjurados, ya que salvo los peloponesios, el
resto de los aliados se negó a servir bajo la órdenes del almirante espartano y solicitaron un mando ateniense. Dorcis,
humillado, se retiró de la Liga llevándose con él a los barcos peloponesios. Desde ese momento la Liga Helénica pudo
darse por desaparecida, máxime cuando en ese mismo año (478 a.C.) se creó una nueva alianza que recibió el nombre
de Liga de Delos y que se colocó bajo la dirección de Atenas. De este modo Grecia se dividió entre la Liga del
Peloponeso y la Liga de Delos, o lo que es lo mismo entre aliados de Esparta y de Atenas. La sorprendentemente nula
respuesta espartana ante la creación de la Liga de Delos pudo deberse a un error de cálculo, la tarea que quedaba por
realizar para que los persas dejasen de ser una amenaza, es decir, liberar las ciudades griegas de Asia Menor, exigía de
la creación de una poderosa escuadra y la disponibilidad de un ejército que luchase de forma continua en territorios
lejanos por una causa que no le concernía directamente. Esparta no tenía los recursos para permitirse construir una flota
y además su ejército difícilmente estaría dispuesto a luchar en Asia no estando directamente amenazada la polis. A ello
es necesario añadir que Esparta se encontraba con problemas internos en algunas de las polis sometidas bajo su
influencia. Por todo, para Esparta, que el liderazgo y por tanto el peso de las operaciones bélicas pasase a Atenas fue
visto con satisfacción.
La isla de Delos se convirtió en el centro de la nueva Liga, allí se reunían los representantes de todos las polis
aliadas. Todos los estados, incluido Atenas, emitían un único voto por representante y todos tenían un solo
representante, pese a lo que Atenas se hizo con el poder absoluto de la Liga al controlar el voto de numerosos estados
pequeños que bien por temor bien por afinidad seguían los dictados atenienses. Los gastos se repartían de forma
equitativa, de igual manera que los contingentes aportados por cada miembro. Todos los miembros debían contribuir
con tropas al ejército de la Liga, contemplándose la posibilidad de retribuir con dinero (phoros) al Tesoro de la Liga en
caso de no poder contribuir con soldados. El tesoro de la Liga, que llegó a ser inmenso, se puso bajo la custodia del
templo de Apolo de Delos, aunque en el año 454 a.C. fue trasladado a Atenas. La Liga se constituyó desde el principio
como una alianza a perpetuidad con el fin de combatir contra los enemigos, bárbaros, comunes; pero en ningún
momento se estipularon los derechos y condiciones bajo los que una polis en concreto podía abandonar la alianza. Ello
motivó que Atenas, como cabeza indiscutible de la Liga, se aprovechase del vacío legal para castigar toda discrepancia
o intento sedicioso. Se ignora quienes fueron con exactitud los primeros miembros de la Liga, aunque es de suponer que
formaban parte de la misma la mayor parte de las ciudades de las Cicladas, Samos, Lesbos y Quíos, además de algunas
de la península Calcídica y Asia Menor.
Parece ser que el primero en dirigir la Liga fue Cimón, hijo de Milcíades, el vencedor de Maratón; y que la
primera acción de la misma fue desalojar a Pausanias de Bizancio, el cual, al parecer, jugaba entre la fidelidad a Esparta
y a Persia. Lentamente la Liga fue realizando una serie de operaciones militares que, de forma indiscutible,
beneficiaban fundamentalmente a Atenas y que llegaron a su punto extremo cuando Caristo fue conquistada y obligada
a ingresas en la Liga hacia el 472 a.C. Dos años más tarde (470 a.C.), una vez superado el peligro persa y ante el cada
vez más evidente aprovechamiento de la Liga para el beneficio ateniense, Naxos abandonó la alianza. Atenas no podía
consentir semejante acción, a riesgo de perder todo su poder y el control sobre la Liga, por lo que se procedió a
reincorporar a Naxos por la fuerza. La inclusión de Caristo y Naxos dio el poder absoluto a Atenas y creó una nueva
categoría de asociación, los estados sometidos, cuyo número creció incesantemente.
En el año 464 a.C. Esparta, tras los desastres de un terremoto y una sublevación general de los ilotas y
mesenios, se vio obligada a pedir ayuda a Atenas. Cimón y 4.000 hoplitas atenienses acudieron, tras una dura

98
negociación, por parte de Cimón, con las Asambleas. Pero una vez que pasó el peligro los espartanos expulsaron a lo
atenienses, lo que supuso la ruptura de las “buenas” relaciones mantenidas entre Esparta y Atenas. El desaire espartano
también tuvo importante consecuencias en Atenas. Cimón fue condenado al ostracismo y el partido democrático se hizo
con el poder desplazando al aristocrático. Los nuevos jefes de la política ateniense eran Efialtes y Pericles (462 a.C.).
Ambos pusieron en marcha un proceso reformador tendente a desplazar al Aerópago como tradicional fuente de poder,
por lo que se privó a esta asamblea de su labor supervisora de los magistrados y se le concedieron a cambio labores
meramente ceremoniales. Por las reformas emprendidas fue asesinado Efialtes en el 461 a.C., pero Pericles tomó el
relevo y llevó la política reformadora, de lo que después se dio en llamar democracia radical, hasta sus últimas
consecuencias que supusieron conceder al demos la total soberanía política y judicial.
Atenas llevó a cabo una política continental tendente a reforzar bajo cualquier medio su posición sobre Esparta,
para ello, y aprovechando la debilidad de Esparta como consecuencia de la sublevación ilota, se lanzó a atraerse la
fidelidad de los aliados espartanos. De este modo logró la adhesión de Argos, Farsalia, Mégara y Tesalia. Esparta no vio
con agrado semejante crecimiento del poder ateniense, pero su situación interna le impedía hacer frente al poderoso
enemigo ateniense. No obstante, la incorporación de Mégara a la órbita de Atenas provocó que Corinto, eterno enemigo
de Mégara, estrechase sus lazos con Esparta.
A la muerte de Jerjes en el 465 a.C., una serie de sublevaciones independentistas recorrieron el Imperio. Una
de ellas fue la del príncipe libio Ínaro, que se levantó en Egipto y llamó a los atenienses en su auxilio. Atenas invadió el
Bajo Egipto pero no pudo apoderarse de Menfis, donde se refugiaron los persas y sus aliados. La respuesta persa fue
contundente y los griegos, junto con sus aliados, fueron masacrados en Prosopitis.
En el año 458 a.C. la situación en Grecia continental dio un importante vuelco. En esas fechas un ejército
espartano penetró en Grecia central, en teoría para defender a sus tradicionales aliados de la Dóride frente a las
agresiones de los habitantes de la Fócide. Comenzaba así la que se ha dado en llamar Primera Guerra Sagrada. Para
semejante operación de castigo Esparta movilizó a 1.500 hoplitas lacedemonios y 10.000 auxiliares aliados, es decir, un
inmenso ejército para una operación a priori tan nimia. Detrás de esta maniobra espartana se encontraba la reacción de
Esparta ante las continuas provocaciones de Atenas; los espartanos no podían tolerar el aumento de poder de los
atenienses entre sus antiguos aliados. Al mismo tiempo, los atenienses no podían permitir una incursión espartana al
norte de su territorio y menos en defensa de una potencia hostil como era Tebas.
Así las cosas, la guerra parecía inminente. Pericles se encontró con gran parte de su ejército inmovilizado en
Egipto y en Egina por lo que reclutó nuevas tropas en Atenas y exigió la ayuda de Beocia. Ambos ejércitos se
encontraron en Tanagra, donde la victoria se decantó del lado de Esparta, una vez más su falange fue superior. No
obstante unos y otros se retiraron del campo de batalla y ni vencedores ni vencidos sacaron provecho ninguno de ella.
Al año siguiente (457 a.C.) los atenienses, ya repuestos de la derrota anterior, atacaron Beocia, esta vez sin la
intromisión de los espartanos, con lo que logró que tanto la Fócide como la Lócride se uniesen a la Liga de Delos.
Atenas se encargó de alimentar los conflictos internos de Beocia y de apoyar a todos los enemigos de Tebas. En esas
mismas fechas Egina, exhausta, se rindió y se unió a la Liga. Las costas del Peloponeso fueron barridas por las
incursiones piráticas de Tólmides, que saqueó numerosas ciudades huyendo antes de que llegasen los refuerzos, lo que
ponía en evidencia el poderío naval ateniense frente a las tropas de Corinto, incapaces de frenar la rapiña.
Atenas empezaba, no obstante a sus victorias, a dar síntomas de agotamiento, fundamentalmente por el
desastre de su expedición a Egipto. Por ello, hacia el 454-453 a.C. Atenas firmó una tregua por cinco años con Esparta.
Posteriormente, hacia el 449-448 a.C. firmó la paz con Persia mediante el misterioso tratado de Calias, del cual se duda
incluso si llegó a existir.
Pese a las sucesivas paces, los conflictos prosiguieron ya que la paz con Esparta no llegó a cumplirse. En el
448 a.C. ambas potencias se enfrentaron de forma indirecta en la denominada Segunda Guerra Sagrada. Los focidios
atacaron Delfos, provocando la reacción de Esparta que expulsó a los atacantes, pero cuando las tropas espartanas se
retiraron, los atenienses volvieron a colocar a los focidios en Delfos. Hacia el 447-446 a.C. Exiliados beocios y locrios,
apoyados por Tebas, se apoderaron de Ocrómeno y Queronea. Atenas, capitaneada por Tólmides, reconquistó Queronea,
pero fracasó en Ocrómeno. En el verano del 446 a.C. se produjo la sublevación de Eubea y casi al mismo tiempo la de
Mégara. Todas estas insurrecciones simultáneas pueden indicar la acción oculta de Esparta, como coordinadora de las
mismas. Atenas tuvo que evacuar Beocia, al tiempo que en Mégara sufrió una dura derrota. Los espartanos por su parte
invadieron el Ática. Entonces, Perícles sobornó al rey espartano, Plistoanacte, y las tropas de Esparta se retiraron. Tras
esto Atenas se concentró en recuperar Eubea y una vez logrado firmó una paz con Esparta por treinta años y Atenas se
comprometió a la devolución de una serie de polis, entre las que pudo estar Egina.
La Paz de los Treinta Años fijó las fronteras entre Atenas y Esparta, así como sus respectivas áreas de
influencia. Las polis que no perteneciesen a ninguna de las dos ligas, es decir, las neutrales, podían adherirse libremente
a cualquiera de ellas o permanecer independientes.
De la Liga Ática al Imperio.
La transformación de una alianza interestatal encabezada por Atenas, pero en la que todos los países
conservaban su independencia, a un imperio ateniense no se produjo de forma brusca o violenta, sino que fue un
proceso lento y evolutivo. Desde un primer momento Atenas encabezó la Liga de Delos, y desde un principio estuvieron
claros los deseos expansionistas de los atenienses. Es lógico pensar que para el resto de las polis esto pudiera suponer

99
un inconveniente, pero ellos por su parte se beneficiaban de una formidable maquinaria bélica que les mantenía a salvo
de los ataques persas, cuya dominación era mucho más odiada que la de los atenienses. De este modo, en la evolución
de la Liga en Imperio hubo dos hitos importantes, el primero en el año 454 a.C. cuando alegando motivos de seguridad
tras la derrota en Egipto, los atenienses se adueñaron del Tesoro de la Liga y lo transportaron a Atenas, lejos del control
de sus aliados; la segunda fecha importante fue la de 449-448, cuando se firmó el Tratado de Calias, por el cual la Liga
perdía todo su sentido de existencia, ya que al firmar la paz con Persia no tenía sentido una Liga militar creada para
hacer la guerra a los persas. No obstante, la Liga permaneció viva debido al empeño de Atenas, que veía en ella el mejor
vehículo para extender su poder por Grecia.
Para afianzar su dominio sobre la Liga Atenas recurrió a la fuerza de su impresionante escuadra que le permitía
desplazar sus tropas a gran velocidad. De este modo atacó Naxos y Tasos cuando estas trataron de salir de la Liga; es
posible que dicho ataque se realizase con el consentimiento e incluso por orden del Consejo de la Liga; de todas formas,
los intentos de abandonar la Liga se repitieron a lo largo de la segunda mitad del siglo V a.C. y fueron igualmente
reprimidos, en esta ocasión, de forma unilateral e independiente por parte de Atenas. Por otro lado, Atenas hizo un
próspero proselitismo a favor del establecimiento de instituciones en todos sus aliados, que en algunas ocasiones llegó
incluso a la imposición forzosa de asambleas ciudadanas o al derrocamiento de gobiernos autoritarios. Atenas dotó a
algunos de sus aliados con guarniciones militares atenienses, en teoría en beneficio de su seguridad, pero en la práctica
como método de coerción y control; del mismo modo, enviaron comisarios que vigilaban que se cumpliesen lo
ordenado en un principio por la Liga y posteriormente por Atenas directamente. Atenas creó la proxenia, institución por
la cual un ciudadano de un Estado aliado, al servicio de Atenas, se encargaba de defender y hacer respetar los intereses
de Atenas en esa ciudad. Con el mismo objetivo de controlar a sus aliados, Atenas instituyó las cleruquías, esto es, la
implantación de colonos atenienses en las ciudades aliadas como propietarios de las tierras confiscadas a los disidentes.
La Liga, una vez convertida en un utensilio al servicio de Atenas, esto es, convertida en el imperio ateniense,
adquirió un importantísimo papel económico. La fuerza principal de la Liga, y el objeto que en última instancia
mantenía su integridad, era la impresionante flota, que pese a construirse en un principio como arma contra los persas,
acabó por constituirse en el mejor medio para poner fin a la piratería en el Mediterráneo oriental y facilitar de ese modo
la prosperidad del comercio de todos los miembros de la Liga, aunque los atenienses eran los que salían más
beneficiados. Pero para muchos miembros de la Liga, esta seguridad y los beneficios comerciales de ella derivados no
compensaban la pérdida de su independencia ni el pago del tributo a la Liga (phoros), lo cual explicaría la multitud de
sublevaciones que se desarrollaron en su seno. Al constituirse la Liga se estipuló, como ya se ha dicho, el phoros como
medio de compensar la no prestación de ayuda militar por parte de algunos aliados. Reunidos todos los fondos de la
Liga y tras hacer frente a los diversos gastos de defensa, el dinero sobrante se ingresaba en el Tesoro de la Liga, del cual
Pericles logró, 450 a.C., que salieran los fondos para reconstruir la Acrópolis de Atenas. La gran beneficiada del uso del
Tesoro era invariablemente Atenas, ya fuese directamente o bien por medios indirectos como la contratación de su mano
de obra para las diferentes obras sufragadas a costa de los ingresos de la Liga. Un paso muy significativo de la
influencia de Atenas sobre sus aliados se dio hacia el 449-448 a.C. o bien hacia 425-424 a.C. y consistió en la
unificación de moneda, pesos y medidas de todos los miembros de la Liga según los establecidos en el Ática.
En el 431 a.C. el imperialismo ateniense, en su momento de mayor apogeo, chocó frontalmente con los
intereses de las otras dos grandes potencias del momento, Esparta y sobre todo Corinto. Dicho enfrentamiento, que se
extendió de forma intermitente hasta el 404 a.C., ha pasado a la Historia con el nombre de la Guerra del Peloponeso. Al
final de la Guerra del Peloponeso todos los contrincantes se encontraban exhaustos, pero la gran derrotada fue Atenas,
la cual firmó la paz a costa de renunciar a su Imperio, a las fortificaciones de la ciudad y a su flota, la fuente de su
poder. La hegemonía pasaba ahora a Esparta, la gran triunfadora del conflicto.
Atenas cayó derrotada precisamente por falta de aquello que la había encumbrado, dinero. Llegó un momento,
a medida que fue perdiendo territorios, en que la polis era incapaz de seguir pagano a sus ejércitos, de reponer sus bajas,
de movilizar su flota, llegó un momento en suma en que Atenas estaba arruinada. Su retroceso político fue tal que pasó
de un sistema ampliamente democrático a reinstaurar la tiranía, fue el período denominado de los Treinta Tiranos, en el
cual la ciudad estuvo gobernada por un consejo de treinta oligarcas que ejercieron un poder ilimitado.
Esparta, por su parte, representa el caso contrario, fue la vencedora de la guerra y lo fue gracias al oro de
Persia. Pero tuvo que pagar un alto precio, la fractura social que se produjo como consecuencia de la ruptura del
equilibrio poblacional entre ciudadanos e ilotas, lo que motivó numerosos conflictos.
Tesalia apenas si sufrió las consecuencias de la guerra, su rico y gran territorio le permitió mantener
perfectamente su economía en los valores de antes del conflicto, e incluso se convirtió en uno de los principales
proveedores de grano de Grecia; al tiempo que dio refugio a gran número políticos exiliados.
La confederación de Beocia fue quizá la más beneficiada por la guerra, especialmente Tebas, cuya población
no dejó de crecer, en un período en el que el resto de las polis perdían habitantes, y cuya economía se benefició de una
poderosa mano de obra y un rico suelo que cultivar.
Hegemonía de Esparta (404-371 a.C.).
El siglo V a.C. marcó el ascenso y esplendor de Atenas hasta el punto de relegar a un segundo plano al resto de
la polis griegas, pero en el éxito de Atenas se encontraba la semilla de su fracaso. Atenas había logrado imponerse por
medio del miedo, en un primer momento miedo al enemigo persa, y posteriormente miedo a los propios atenienses y a

100
sus represalias en caso de ser abandonados por alguno de sus aliados. De este modo, Atenas logró un dominio de
cincuenta años en los que fue la potencia hegemónica de toda Grecia, pero lentamente, sus enemigos empezaron a
organizarse y sus aliados a cansarse del poder ateniense. Así llegamos a la Guerra del Peloponeso en el que el poder
ateniense fue sustituido por Esparta, la triunfadora de la guerra.
Derrotada Atenas, la unanimidad de sus enemigos se deshizo con la misma facilidad con la que se había
construido. Esparta y Persia entraron en guerra, y en el 395 a.C. Esparta tuvo que hacer frente a una coalición formada
por Atenas, Argos, Beocia y Corinto. Si los antaño aliados de Esparta en su lucha contra Atenas no tuvieron
inconveniente en aliarse con Atenas en nuevas luchas con Esparta, fue debido a que los espartanos, tras acabar con el
poderío ateniense, trataron de ocupar el papel de Atenas como potencia hegemónica, y someter así a sus aliados a su
propio imperialismo.
Lisandro fue el encargado de realizar las reformas necesarias que permitiesen a Esparta ocupar el lugar
hegemónico de Atenas. Si ésta había impuesto la democracia entre sus aliados, ahora Esparta sustituía varios gobierno
democráticos por sistemas oligárquicos; si Atenas hizo uso de la proxenia y las cleruquías, Esparta creó las decarquías,
junta de gobierno de diez personas, afines a Esparta, que fue instaurada en algunos estados aliados; para vigilar a sus
aliados establecieron en las polis la figura del hermostas, funcionarios militares. Pero la política de Lisandro era
excesivamente impositiva, y podía llevar a una sublevación general, por lo que sus métodos fueron, en parte, suavizados
con las propuestas del moderado Pausanias, a partir del 403 a.C.
Según los acuerdos políticos firmados por la alianza de Esparta y Persia contra Atenas, los persas tuvieron
manos libres sobre las ciudades griegas de Asia Menor, que se convirtieron en fuente de mercenarios para los conflictos
internos persas. Así, cuando a la muerte de Darío II (404 a.C.) el imperio pasó a su hijo Artajerjes II, el hijo menor Ciro,
se sublevó y contó con el apoyo de los griegos de Asia Menor, e incluso con el de Esparta; el apoyo de los griegos le dio
una importante ventaja militar ya que las tropas griegas eran muy superiores al resto; no obstante, Ciro falleció en el
campo de batalla de Cunaxa y los mercenarios griegos se retiraron. Los conflictos entre persas y griegos fueron una
constante en Asia Menor, en ellos Esparta malgastó gran parte de su poderío militar mientras Persia, que en una guerra
de desgaste como aquella lo tenía todo a su favor, mandaba una oleada tras otras, año tras año, de lo que parecían ser
interminables soldados. En el año 394 a.C. los espartanos fueron totalmente derrotados en la batalla naval de Cnido, por
una importante escuadra de Rodas, Chipre y Fenicia.
Esta derrota trajo como consecuencia que las ciudades de Asia Menor dejasen de confiar en Esparta y
abrazasen la causa de Persia, al tiempo que los restos del ejército espartano regresaban precipitadamente a Grecia ante
las dificultades allí surgidas.
Mientras los ejércitos espartanos se encontraban luchando en Asia Menor, la diplomacia persa se había
encargado de emplear el oro persa en comprar las lealtades de numerosas ciudades griegas, con el fin de que estas se
sublevasen y restasen fortaleza a los espartanos. Si al soborno persa se suman los deseos de venganza de Atenas y los
deseos de recuperar su autonomía de Tebas, Corinto y Argos, la revolución (conocida en la historiografía como la
Guerra de Corinto) era un hecho. El pretexto fue una guerra local entre focidios y locrios por motivos fronterizos.
Inmediatamente Tebas se colocó del lado de los locrios y los focidios pidieron ayuda a Esparta. Cuando Esparta entró en
el conflicto, Tebas solicitó la ayuda de Atenas, deseosa de venganza tras la humillación de la Guerra del Peloponeso,
Atenas aceptó. Las tropas espartanas fueron divididas en dos bajo el doble mando de Lisandro y Pausanias II, fueron
derrotadas, las de Lisandro, en Haliarto; mientras que Pausanias se retiró. Este triunfo animó a Argos y Corinto, además
de varias polis menores, a unirse a la coalición tebano-ateniense.
Con el resultado de los enfrentamientos por decidir, llegó el año 394 a.C. Y con él el desastre naval de Cnido,
en el que los espartanos perdieron su flota.
En el 392 a.C., Esparta se encontraba agotada y al borde del desastre por lo que trató de firmar la paz con los
persas, pero no logró ningún acuerdo por lo que tuvo que proseguir la lucha. Atenas por su parte, que había creado el
espejismo de una falsa y milagrosa recuperación gracias al oro persa, se encontró en una situación desesperada cuando
los persas cortaron el suministro de oro. Finalmente hacia el 388-387 a.C. los persas firmaron la paz del Rey (o paz de
Antálcidas) con los espartanos, una vez que comprobaron la inviabilidad de utilizar a los atenienses como palanca para
deshacerse de los espartanos, decidieron usar a estos para controlar Grecia.
Firmada la paz entre Esparta y Persia, Atenas era incapaz de seguir la lucha por si sola, por lo que firmó un
tratado con Esparta que puso fin a las hostilidades, Argos, Tebas y Corinto hicieron lo mismo. La paz del Rey sumía en
la ruina a Atenas, desmantelaba la Liga de Beocia, en torno a Tebas, y ponía fin a la unión entre Corinto y Argos;
mientras Esparta y la Liga del Peloponeso fueron las grandes beneficiadas del tratado.
Una vez que Esparta recuperó su supremacía sobre Grecia llevó a cabo una serie de venganzas sobre todos
aquellos estados que o bien le habían retirado su apoyo o bien se le habían opuesto abiertamente. El primero de ellos fue
Mantinea que en el 385 a.C. fue destruida y fragmentada en cinco aldeas. Posteriormente cayó Fliunte; y en el 382 a.C.
las ciudades de la Calcídica con Olinto a la cabeza. En ese mismo año el general lacedemonio Fébidas, cumpliendo
órdenes de Esparta, dio un golpe de Estado en Tebas y colocó en el poder a Leontíadas. En el 379 a.C. los opositores
tebanos, pagados y organizados por Atenas, dieron un contragolpe y expulsaron de la ciudad a los partidarios de
Esparta. A todo este movimiento de alianzas hay que sumar la intensa labor diplomática de Atenas que firmó una serie
de tratados bilaterales con multitud de polis. La hegemonía de Esparta estaba en peligro.

101
Finalmente en el 377 a.C. Atenas, que había reorganizado sus finanzas y construido nuevos barcos, creó la
Segunda Confederación Marítima Ateniense, que contaba con un total de 75 ciudades (número mucho inferior al de la
Liga de Delos). La nueva Liga ateniense, gobernada por un consejo federal con sede en Atenas, permitió la libertad de
los estados miembros a regirse de la manera que creyeran conveniente, al tiempo que se prohibió la imposición de
guarniciones o gobernadores de unos estados a otros, se negó también el derecho a establecer compensaciones
económicas en forma de phoros y a establecer cleruquías. No obstante, en el 373 se hizo necesario la creación de un
tributo (syntaxeis) para hacer frente a los gastos de la Liga.
Tebas por su parte, una vez recuperada su independencia tras la invasión espartana, se ocupó de reorganizar la
Confederación Beocia al mismo tiempo que perfeccionaba su maquinaria bélica. De este modo, hacia el 377 a.C., había
tres potencias en liza, de las cuales la más poderosa era Esparta cuyo objetivo consistía en deshacer tanto la Liga
ateniense como la de Beocia; por su parte, Atenas veía con buenos ojos la recuperación de Tebas ya que podía ser una
aliado contra Esparta, al mismo tiempo que le preocupaba que se hiciese demasiado poderosa para que no interfiriese
sus futuros planes expansivos; Tebas, por su parte, temía un posible acercamiento entre Esparta y Atenas que la dejase
sola ante ambas potencias.
Entre el 377 y el 375 a.C. los espartanos fueron derrotados tanto por la Liga Beocia como por la de Atenas.
Pero los temores de Atenas se hicieron realidad en el 373 a.C., cuando Tebas arrasó Platea, tradicional aliada de Atenas.
Por este motivo, en el 371 a.C., Atenas firmó la paz con Esparta en la que los primeros reconocían la hegemonía
terrestre de Esparta y estos la marítima de Atenas. Sólo Tebas se opuso a la firma del tratado, lo que motivó que el rey
espartano Cleómbroto invadiese Beocia; los tebanos presentaron batalla en Leuctra dirigidos por Epaminondas. Para
asombro de toda Grecia, Epaminondas, con una agresiva y novedosa táctica, logró un rotundo éxito y causó la muerte
de un tercio de los espartanos en edad de combatir, pero aún quedaban dos tercios. Por este motivo, los tebanos
buscaron nuevas alianzas para aniquilar definitivamente el poder de Esparta.
Atenas rehusó, no así Tesalia. Jasón de Feras marchó desde Tesalia con su poderosa caballería, en teoría para
ayudar a Tebas, e impuso un arbitraje, seguido de una paz entre Esparta y Tebas. Jasón pretendía con esta maniobra no
contribuir a sustituir un potencia por otra, ya que él mismo tenía planes de hacerse con el control de Grecia. Con este
objetivo, de regreso a su patria tomó Heraclea, para usarla como cabeza de puente.
Hegemonía de Tebas (371-362 a.C.).
Tras el desastre de Leuctra, Esparta se replegó a su territorio, mientras que Tebas, el vencedor de la contienda
se dispuso a extender sus redes sobre toda la Liga Beocia; sobre todo después de que Jasón de Feras fuese asesinado en
el 370 a.C., con lo que se eliminaba a un peligroso aliado que en cualquier momento podía convertirse en un aún más
peligroso enemigo.
A partir del 370 a.C., los focidios, locrios, malios, acarnienses y otros muchos pueblos, que hasta ese momento
formaban parte de la Liga de Atenas, pasaron a la Liga Beocia.
Mientras Tebas se extendía por Beocia y entraba en conflicto con Atenas, en el Peloponeso el debilitamiento
del poder espartano estaba provocando una auténtica revolución, ya que multitud de ciudades se sublevaron contra los
gobernantes impuestos por Esparta y adoptaron regímenes democráticos.
Mantinea por su parte, reunificó su territorio; Argos asesinó a todos los ciudadanos afines a Esparta; en Tegea
estalló una guerra civil entre oligarcas y demócratas. Con el apoyo de Epaminondas se creó la Liga de la Arcadia, cuya
capital se instituyó en la ciudad de Megalópolis, creada ex proceso con ese fin. Esparta se negó a reconocer esta nueva
Liga y Epaminondas lanzó al ejército tebano contra los lacedemonios. Ante la proximidad del ejército enemigo, y
debido a la desmoralización de las últimas derrotas, los ilotas desertaron en masa y los periecos se negaron a luchar,
sólo la crecida del río Eurotas salvó a los espartanos del desastre, ya que el enfrentamiento no tuvo lugar por esta causa.
Pero Tebas no estaba dispuesta a quedarse así. Epaminondas marchó sobre Mesenia, la eterna enemiga y esclava de
Esparta, y la liberó; todos los mesenios y descendientes repartidos por el mundo griego fueron invitados a regresar a su
patria. Con éste golpe Esparta se hundió definitivamente ya que perdió más de un tercio de su territorio, la mayor parte
de la mano de obra y muchos de sus ciudadanos perdieron dicho status al no poder hacer frente a sus compromisos
económicos.
Ante la impresionante expedición de Epaminondas, Esparta se vio obligada a pedir ayuda a Atenas, la cual por
su parte, estaba deseosa de parar los pies de la arrogante Tebas. Lo que Tebas más temía se hizo realidad con la firma de
un tratado entre Esparta y Atenas por el cual se comprometían a defenderse mutuamente. La primera consecuencia de
este tratado fue el freno, en el 369 a.C., de las acciones de Epaminondas por la presencia de un importante ejército
mandado por Atenas y en el que había un importante contingente de mercenarios siracusanos.
Tras la muerte del tirano Jasón de Feras, Tesalia fue sacudida por una serie de luchas civiles en las cuales los
oponentes pidieron por un lado ayuda a Tebas y por otro a Macedonia. Tebas envió un ejército al mando de Pelópidas en
el 369 a.C. Éste hizo una incursión en Macedonia en la cual capturó al joven hijo del rey Alejandro II, Filipo.
Finalmente en el 364 a.C. Pelópidas murió en combate cuando se enfrentaba al tirano Alejandro de Feras.
A partir del 368 a.C. empezaron diversas reuniones e intentos de acuerdo para alcanzar una paz entre los
diversos estados griegos, pero ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo se propuso la mediación de Persia, la cual
propuso un tratado que prácticamente dejaba toda Grecia desarmada frente a Tebas, por lo que causó el rechazo de
buena parte de los estados beligerantes. En aquellos momentos Atenas se encontraba enfrascada en complicados juegos

102
políticos por medio de los cuales estaba extendiendo su área de influencia hacia el Quersoneso tracio (actual península
de Gallípoli), por lo que no estaba para nada dispuesta a deshacerse de su flota como le exigía el tratado persa. Para
contrarrestar el resurgir ateniense, Epaminondas se enfrascó en un doble juego, por un lado se trataba de una lucha
diplomática para restar aliados a la Liga de Atenas, lo que consiguió con Bizancio, Rodas y Quíos; por otro, Tebas
necesitaba una flota que hiciera frente a la ateniense.
Un conflicto político-religioso en Arcadia desató de nuevo las hostilidades por toda Grecia. Debido a un
incidente en los Juegos olímpicos, la Liga de la Arcadia se dividió, por un lado Mantinea que, junto con un numeroso
grupo de polis, se alió con Atenas, Esparta, Élida y Acaya; mientras que Megalópolis y Tegea se unieron a Tebas. En el
verano de 362 a.C. Epaminondas se dirigió al Peloponeso con la idea de restaurar su influencia sobre la Liga de la
Arcadia. En la llanura de Mantinea se encontraron los ejércitos de las dos coaliciones. El resultado de la batalla fue
indeciso, pero Tebas perdió a su gran general, Epaminondas, y sin él, su hegemonía no podía prevalecer.

8.2. Grandes creaciones culturales: El Arte y el Deporte.

El arte y la arquitectura de la Grecia antigua tuvo una gran influencia en el arte occidental hasta la actualidad.
El arte bizantino y la arquitectura bizantina también jugaron un importante papel en los inicios del cristianismo y queda
una significativa influencia en las naciones cristianas ortodoxas de Europa oriental y Eurasia. Hasta ahora, debido a los
estragos de la historia, sólo una pequeña variedad del arte griego antiguo ha sobrevivido – sobre todo escultura y
arquitectura y artes menores, incluyendo el diseño de monedas, cerámica y el grabado de piedras preciosas. Grecia
también tiene, a partir de la revolución, un peso específico en la historia del arte contemporáneo.
Arquitectura.
Los restos de la arquitectura aún perviven o están bien documentados actualmente. Los antiguos griegos
desarrollaron dos estilos primarios (u "órdenes clásicos"). El sobrio y sólido dórico y el refinado y decorativo jónico.
Hay que señalar que el estilo jónico evolucionó dentro del estilo corintio.
La forma rectangular de los antiguos templos griegos, rodeados de columnatas soportadas por un pedimento
triangular, construido de piedra caliza o mármol, sigue siendo un estilo popular hasta la fecha.
Aunque el arco era familiar a los troyanos, no estaba ampliamente extendido su uso, en contraste con las
posteriores edificaciones romanas. Las obras representativas que perviven de la arquitectura griega son el Partenón y el
Erecteón de Atenas, y las estructuras romanas basadas en el modelo griego, con el Panteón de Roma, el cual es atribuido
al arquitecto griego Apolodoro de Damasco.
La arquitectura bizantina fue un modo de construcción común desde el ascenso del cristianismo bajo
Constantino hasta la cáida del Bizancio en 1453 a manos de los turcos otomanos. Son característicos la cruz griega, el
capitel de estilo bizantino capitol (una mezcla de jónico y capiteles corintios) y una cúpula central rodeada por varias
pequeñas cúpulas. Grecia experimentó también el resurgimiento neobizantino tras la revolución griega y bastante
insospechadamente, también el auge de la arquitectura neoclásica en los años siguientes a la Revolución; esto vino a
ponerla en contacto e interacción con la tradicional villa bizantina para producir una forma específica en la Grecia
contemporánea.
Como otras capitales contemporáneas, Atenas tiene parte en la arquitectura modernista y postmodernista, más
concretamente las últimas construcciones de Santiago Calatrava para las Olimpíadas de Atenas de 2004.
Pintura y escultura.
En contraste con otras formas ilustradas, las pinturas conservadas de la antigua Grecia son muy escasas. Los
pintores griegos trabajaban principalmente en paneles de madera, y las obras finales fueron admiradas durante cientos
de años después de su creación. Sin embargo, estas pinturas desaparecieron después del siglo IV cuando no fueron
suficientemente protegidas. Por añadidura, las inferiores copias romanas, por ejemplo las de Pompeya, las escasas
muestras conservadas halladas en las tumbas de los reyes de Macedonia en Vergina, en Leúcade también en la antigua
Macedonia, como las de Kazanlak en la antigua Tracia.
Las obras conservadas de la antigua escultura griega son más comunes, en particular las de los maestros
escultores, como Fidias y Praxíteles. Estos artistas y sus seguidores fueron frecuentemente emulados por los romanos.
Sin embargo, los cristianos del siglo IV y V vieron la destrucción de los ídolos paganos como un "acto de piedad".
Muchas esculturas antiguas de mármol fueron quemadas con cal en la Edad Media, y fueron fundidas estatuas de bronce
para obtener el metal. Las estatuas de mármol que escaparon a la destrucción fueron olvidadas, o en el caso de los
bronces, perdidos en el mar.
En el periodo bizantino, el arte religioso era el tema dominante, con mosaicos e iconos que adornaban los
edificios religiosos. El artista renacentista, El Greco (Domenikos Theotocopoulos), responded to bizantino y en el siglo
XVI el arte manierista, produciendo escultura y pinturas de forma libre, luz y color que inspiraría a artistas del siglo XX
como Pablo Picasso y Jackson Pollock.
Además, un importante y a menudo pionero papel, fue jugado por artistas de las islas Jónicas en el XVIII y a
comienzos del XIX, que explotaron las conquistas del Renacimiento italiano y de los talleres barrocos. Con persistentes
esfuerzos hacia nuevas direcciones y objetivos, los artistas griegos afloraron al mundo durante las primeras décadas del

103
siglo XIX conectando el arte griego con su antigua tradición, así como la búsqueda de talleres europeos, sobre todo los
de la Munich School, con ejemplos definitorios del arte contemporáneo griego del periodo que incluye la obra de
Theodoros Vryzakis y Nikiphoros Lytras. A comienzos del siglo XX, Demetrios Galanis, contemporáneo y amigo de
Picasso, consiguió un amplio reconocimiento en Francia y fue miembro vitalicio de la Academia Francesa, tras la
alabanza del crítico André Malreaux como un artista capaz "de provocar fuertes emociones como Giotto". Ya en pleno
siglo XX Nikos Engonopoulos consiguió reconocimiento internacional con sus concepciones surrealistas en pintura y
poesía, mientras que a finales de la década de los 60, Dimitris Mytaras y Yiannis Psychopedis se asociaron con el
realismo crítico europeo.
Grecia ha continuado la antigua tradición escultórica en las épocas modernista y postModernista, con
colaboradores como el filósofo Costas Axelos y el afamado Constantine Andreou, receptor de la Legión de Honor de
Francia.
Cerámica y monedas.
La antigua Grecia fue también reconocida por su cerámica, que incluía tanto formas de vasos para bebidas
como urnas. La cerámica de figuras negras, en cuyas decoraciones aparecen siluetas negras sobre fondo rojo, son muy
representativas de la temprana artesanía griega. Posteriormente las formas incluyen a la cerámica de figuras rojas y la
cerámica de fondo blanco.
Los griegos no consideraban el maltrato de moneda como una forma principal de arte propiamente dicha. No
obstante, la durabilidad y la abundancia de monedas que diseñaron es una de las más importantes fuentes de
conocimiento acerca de la estética griega. Las monedas fueron inventadas en Lidia durante el siglo VII a. C., pero
fueron los griegos los primeros que las usaron ampliamente, y quienes establecieron un canon del diseño monetario que
ha sido seguido desde entonces.

La cultura griega ha sido y es más que puro uso cerebral. Los juegos Panhelénicos y especialmente los Juegos
Olímpicos originados en Grecia en la antigüedad, centrados alrededor de deportes individuales como la carrera, boxeo,
lucha, carrera de carros, salto de longitud, lanzamiento de jabalina, y lanzamiento de disco.
Los primeros juegos olímpicos modernos tuvieron lugar en Atenas en 1896, y las Olimpíadas volvieron a
Atenas como los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, haciendo de Atenas la cuarta ciudad después de París, Londres y
Los Ángeles en organizar los modernos juegos olímpicos de verano dos veces. Grecia ha estado representada en cada
Olimpiada, junto con cuatro países, Australia, Francia, Gran Bretaña, y Suiza.

8.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Jasón y Medea. Medea.

Jasón y Medea.
A la muerte del rey Creteo, Esón y su hermano Pelias lucharon por el poder. Tras un breve reinado, Esón fue
muerto por Pelias. Jasón, entretanto, es educado por el centauro Quirón hasta que tiene edad para reclamar el trono. (Ver
explicaciones y actividades infra)
Αἴσονος δὲ καὶ Πολυμήδης υἱός ἐστιν Ἰάσων. οὗτος οἰκεῖ ἐν Ἰωλκῷ, ὅπου Πελίας ἐβασίλευεν. ὅτε ὁ
Πελίας χρᾶται περὶ τῆς βασιλείας, ὁ ϑεὸς αὐτῷ ϑεσπίζει τὸν μονοσάνδαλον φυλάττεσϑαι. τὸ μὲν
πρῶτον τὸν χρησμὸν οὐκ ἐμάνϑανε, αὖϑις δ' ὕστερον μανϑάνει. ὅτε γὰρ ἐπὶ τῇ ϑαλάττῃ Ποσειδῶνι
ἐϑύετο, τὸν Ἰάσονα προσκαλεῖ, οὗτος δὲ, διότι φιλίᾳ γεωργίας ἐν τῷ ἀγρῷ ἦν, διαβαίνει μὲν τὸν
ποταμὸν Ἄναυρον, ἐξέρχεται δὲ μονοσάνδαλος. ἐν ᾧ ὁ Πελίας αὐτὸν ἔβλεπε, ὁ τύραννος ἔλεγεν· “τί
εἰκός ἐστι πράττειν ὅτε ὁ χρησμὸς ἀγγέλλει ὡς πολίτης τις τὸν τύραννον ἀποκτείνειν βούλεται;” τότε δ'
ὁ Ἰάσων ἀποκρίνεται· “τὸν πολίτην κέλευε τὴν χρυσόμαλλον δοράν σοι φέρειν”.
Según nos cuenta Apolonio de Rodas, en su poema Las Argonáuticas, Pelias hizo caso del consejo de Jasón y
lo envió a la Cólquide en busca del vellocino que, custodiado por un dragón, estaba colgado de una encina del bosque
de Ares. Jasón construyó una nave de cincuenta remos, la Argos, y tras reunir a los más valientes de la Hélade puso proa
hacia el mar Negro.
ἐπειδὴ δ' οἱ Ἀργοναῦται τὸν Φᾶσιν ποταμὸν ἔπλεον, εἰς τὴν Κολχικὴν ἥκουσιν. ἐκεῖ ὁ Ἰάσων αἰτεῖ τὸν
Αἰήτην τὴν δορὰν παρέχειν. τότε δ' ἡ φαρμακὶς ἡ Μήδεια αὐτοῦ ἐρᾶται· ἦν αὕτη ϑυγάτηρ Αἰήτου.
κρύφα οὖν τοῦ πατρὸς ἡ Μήδεια ἐπαγγέλλει τῷ Ἰάσονι συνεργεῖν καὶ τὴν δορὰν αἱρεῖν ἐπὶ λόγῳ τῷδε·
χρὴ τὸν Ἰάσονα αὐτὴν γαμεῖν καὶ εἰς τὴν Ἑλλάδα ἄγειν. ὁ Ἰάσων ὅρκον ποιεῖται. νυκτὸς δὲ Μήδεια τὸν
Ἰάσονα ἐπὶ τὴν δορὰν ἄγει καὶ τὸν δράκοντα φαρμάκοις κατακοιμίζει. ἔπειτα δὲ τὴν δορὰν αἱροῦσι καὶ
εἰς τὴν Ἀργὼ εἰσβαίνουσι μετὰ Ἀψύρτου, ταύτης τοῦ ἀδελφοῦ. ὁ Αἰήτης τὸ πλοῖον ἐδίωκε, ἀλλὰ ἡ
Μήδεια αὐτὸν βλέπει καὶ τὸν ἀδελφὸν ἀποκτείνει καὶ εἰς τὴν ϑάλατταν ῥίπτει. ὕστερον δὲ Αἰήτης τὸν
παῖδα συνελάμβανε καὶ τῆς Μήδειας καὶ τὸν Ἰάσονος ἐπελανϑάνετο.

104
Medea ayuda a Jasón en las pruebas que Eetes le había planteado a cambio de entregarle el vellocino. Primero,
uncir al yugo los toros que vomitaban fuego y arar con ellos los campos; luego, vencer a los guerreros que surgen de los
dientes de dragón sembrados en los surcos; y, por último, apoderarse del vellocino de oro, custodiado por un monstruo
que nunca duerme.
Medea.
En la tragedia Medea, Eurípides explora las pasiones humanas desde la perspectiva del desencuentro, el
egoísmo y los celos: Jasón quiere romper su relación con Medea para casarse con Creúsa, la hija de Creonte, rey de
Corinto, donde se hallan desterrados. Esta traición despierta en Medea la necesidad de venganza.
ΧΟΡΟΣ
ἔκλυον φωνὴν, ἔκλυον δὲ βοὴν
τῆς Μηδείας· ὦ γύναι, λέγε,
ἐπεί μοι φίλοι οἱ δόμοι εἰσίν.
ΤΡΟΦΟΣ
οὐκ εἰσὶ δόμοι· φροῦδα τάδ' ἤδη.
'Ιάσονα μὲν γὰρ ἔχει λέκτρα τυράννων,
αὕτη δ' ἐν ϑαλάμοις τήκει τὸν βίον.
Jasón repudia a Medea para casarse con Creúsa (o Glauce). Medea no soporta tal humillación y prepara el
escarmiento definitivo para un héroe tan pusilánime. Impregna de veneno un vestido y se lo entrega a Creúsa como
regalo de bodas. Tan pronto ésta se lo puso, perecieron ella y su padre, que quiso ayudarla, víctimas de un fuego
misterioso. Más tarde, Medea, para que Jasón no tuviese descendencia, mató a sus hijos.
Medea proyecta la muerte del rey y de su hija tras asegurarse el refugio en Atenas. Una vez que verifica la
desaparición de sus rivales, consuma la parte más horrible de su plan: mata a sus propios hijos con tal de causar
sufrimiento a Jasón. Eurípides refleja el violento enfrentamiento entre Medea, absolutamente humillada, y Jasón, infiel
y razonable hasta el cinismo. Nuevamente una actuación tan desmedida es retratada en una bárbara. Medea, mujer
extranjera y pasional, actúa llevada por un profundo sentimiento de venganza; pero es también una madre abandonada y
maltratada en un país ajeno.
El siguiente texto recoge el emotivo momento de la despedida.
ὦ τέκνα τέκνα, ὑμῖν μέν ἐστι δὴ πόλις
καὶ δόμους οἰκήσετ' ἀεὶ τῆς μητρὸς ἐστερημένοι·
ἐγὼ δ' εἰς ἄλλην γῆν ἔρχομαι φυγάς.
ἄλλως μὲν ὑμᾶς, ὦ τέκν', ἐτρεφόμην,
ἄλλως δ' ἔφερον ἐν τόκοις φοβεροὺς πόνους.
νῦν δ' ὑμῶν ἐστερημένη ἀλγεινὸν βίον διάξω·
ὑμεῖς γὰρ τὴν μητέρ' οὐκέτ' ὄψεσϑε,
εἰς ἄλλο σχῆμα βίου ἀποβαίνετε.

- Actividades.
Sobre el texto "Jasón y Medea".
1. Pon en imperfecto las siguientes formas de presente y tradúcelas:
τρέχουσι, μανϑάνει, ἐπιβουλεύομεν, περιγίγνεται, ϑέλγετε, ἐπιλανϑάνονται, βασιλεύω, βύλλεις, βούλῃ, πέμπει,
καταβαίνουσι, ἐστί.
2. Analiza y traduce las siguientes oraciones:
 ὁ Θησεὺς εἰς Ἀϑήνας ἔβαινε, ὅπου τότε ἡ Μήδεια ἦν.
 ἡ Μήδεια ἔπειϑε τὸν Αἰγέα, τὸν πατέρα τοῦ Θησέως, φυλάττεσφαι αὐτόν.
 Αἰγεὺς δὲ τὸν παῖδα ἐπὶ τὸν Μαραϑώνιον ταῦρον ἔπεμπεν.
 ὅτε τὸν ϑῆρα ἀναιρεῖ, ἡ Μήδεια νεανίᾳ φάρμακον προσφέρει.
 ἀλλὰ ὁ πατὴρ τὸν εὐδαίμονα υἱὸν ἀνεγνώριζε διὰ τὸ ξίφος αὐτοῦ.
 τότε δὲ ὁ σώφρων Αἰγεὺς τὴν κύλικα ἔρριπτε καὶ τὴν Μήδειαν ἐξέβαλλεν.

- Explicaciones gramaticales y actividades.


Morfología nominal: 3ª Declinación. Temas en nasal y en líquida.
Los temas en nasal (siempre -ν) comprenden sustantivos masculinos y femeninos (ej.: ὁ δαίμων, la divinidad',
tema: δαιμον-), y adjetivos de los tres géneros; por los temas en líquida (salvo el sustantivo ὁ ἅλς, 'la sal', todos en -ρ) se
declinan sustantivos masculinos, femeninos y neutros (ej.: ὁ ῥήτωρ 'el orador', tema ῥητορ-).

105
Su flexión es la siguiente: δαίμων, -ονος ῥήτωρ, -ορος
Singular Plural Singular Plural
Nom. ὁ δαίμων οἱ δαίμονες ὁ ῥήτωρ οἱ ῥήτορες
Voc. δαῖμον δαίμονες ῥῆτορ ῥήτορες
Acus. τὸν δαίμονα τοὺς δαίμονας τὸν ῥήτορα τοὺς ῥήτορας
Gen. τοῦ δαίμονος τῶν δαιμόνων τοῦ ῥήτορος τῶν ῥητόρων
Dat. τῷ δαίμονι τοῖς δαίμοσι(ν) τῷ ῥήτορι τοῖς ῥήτορσι(ν)
Se puede apreciar que estos modelos son regulares; la única salvedad afecta al dativo plural de los temas en -ν:
la nasal ante la silbante se pierde sin dejar huella por analogía con el resto de la flexión.
De tema en nasal también hay adjetivos de dos terminaciones (ej.: σώφρων, ον, 'prudente', tema: σωφρον-):
Singular Plural
Masc./Fem. Neutro Masc./Fem. Neutro
Nom. σώφρων σώφρον σώφρονες σώφρονα
Voc. σώφρον σώφρον σώφρονες σώφρονα
Acus. σώφρονα σώφρον σώφρονας σώφρονα
Gen. σώφρονος σώφρονος σωφρόνων σωφρόνων
Dat. σώφρονι σώφρονι σώφροσι(ν) σώφροσι(ν)
Hay un adjetivo de tema en nasal, con una terminación específica para el femenino, que se flexiona por la
primera declinación, μέλας, μέλαινα, μέλαν, 'negro'. El masculino y el neutro se declinan sobre el tema μελαν-.
Existe en griego un grupo de sustantivos de tema en -ρ en cuya flexión hay restos de un estrato morfológico
que puede remontarse al indoeuropeo: los temas presentan distintas formas alternantes según tengan vocal (grado
vocálico pleno) o no (grado vocálico cero). Este procedimiento de diferenciación morfológica (muy frecuente, como
veremos, en la flexión verbal del griego) se denomina alternancia vocálica.
Así, en la declinación de ὁ πατήρ, 'el padre', encontramos tres posibles temas: πατηρ-, con grado pleno largo;
πατερ-, con grado pleno breve; y πατρ- con grado cero. El sustantivo ὁ ἀνήρ, 'el varón', se declina en ático de una
manera singular: tiene grado pleno en nominativo (ἀνήρ) y vocativo (ἄνερ) singulares, y generaliza el grado cero para el
resto de la flexión (ἀνδρ-), lo que provoca el desarrollo de una -δ- epentética para facilitar la pronunciación (un
fenómeno fonético semejante ocurre en castellano en los futuros vendré, tendré, saldré, etc.).
Éstos son los paradigmas de la declinación de ambos sustantivos:
πατήρ, πατρός ἀνήρ, ἀνδρός
Sing. Plural Sing. Plural
Nom. ὁ πατήρ οἱ πατέρες ὁ ἀνήρ οἱ ἄνδρες
Voc. πάτερ πατέρες ἄνερ ἄνδρες
Acus. τὸν πατέρα τοὺς πατέρας τὸν ἄνδρα τοὺς ἄνδρας
Gen. τοῦ πατρός τῶν πατέρων τοῦ ἀνδρός τῶν ἀνδρῶν
Dat. τῷ πατρί τοῖς πατράσι(ν) τῷ ἀνδρί τοῖς ἀνδράσι(ν)
Como ὁ πατήρ se declinan, entre otros, los sustantivos ἡ μήτηρ, 'la madre', y ἡ ϑυγάτηρ, 'la hija'.
Morfología verbal: imperfecto activo y medio.
El tema de presente en griego expresa la acción verbal en curso de desarrollo; tiene, por lo tanto, un aspecto
durativo que lo opone, como veremos más adelante, a los demás temas. Dentro del tema de presente ya conocemos el
tiempo primario (esto es, no pasado): el presente; a continuación vamos a estudiar el tiempo secundario (esto es,
pasado): el imperfecto. En los textos hemos encontrado muestras de este nuevo tiempo verbal. Ej.:
τὸν χρησμὸν οὐκ ἐμάνϑανεν, 'no entendía el oráculo'.
ἦν ϑυγάτηρ Αἰήτου, 'era hija de Eetes'.
ὁ Αἰήτης τὸ πλοῖον ἐδίωκεν, 'Eetes perseguía el barco'.
El imperfecto, como todos los tiempos pasados, está marcado discontinuamente por dos rasgos: el aumento
(que puede adoptar la variante del prefijo ἐ- si el verbo comienza por consonante, o la del alargamiento si el verbo
comienza por vocal o diptongo) y un juego de desinencias secundarias, distinto de las que tiene el presente.

106
Veamos a continuación el cuadro de desinencias secundarias activas y medias:
Desinencias secundarias
Activas Medias
Personas Singular Plural Singular Plural
1a -ν -μεν -μην -μεϑα
2a -ς -τε *-σο -σϑε
3a - -ν -το -ντο
Las desinencias secundarias activas de tercera persona eran, en mi principio,*-τ para el singular y *-ντ para el
plural (compárense con las de las formas verbales latinas dicebat y dicebant); sin embargo, teniendo en cuenta que una
consonante oclusiva en posición final absoluta se pierde, el resultado final es desinencia cero en singular y -ν en plural.
La segunda persona del singular media presenta en el imperfecto la terminación -ου como consecuencia de la pérdida,
tras aspirarse, de la silbante en posición intervocálica, y la posterior contracción de las vocales en contacto: *ἐλύεσο >
*ἐλύεhο > ἐλύεο >ἐλύου.
El imperfecto en voz activa y voz media consta, pues, de aumento, raíz, vocal temática (ο/ε) y desinencias
secundarias. Sobre el modelo del verbo λύω, ésta es la flexión:
Imperfecto activo Imperfecto medio
Personas Singular Plural Singular Plural
1a ἔλυον ἐλύομεν ἐλυόμην ἐλυόμεϑα
2ª ἔλυες ἐλύετε ἐλύου ἐλύεσϑε
3a ἔλυε(ν) ἔλυον ἐλύετο ἐλύοντο
El imperfecto del verbo εἰμί presenta una conjugación irregular:
Imperfecto (εἰμί )
Personas Singular Plural
1a ἦν ἦμεν
2ª ἦσϑα ἦτε
3a ἦν ἦσαν
Morfología verbal: el aumento (I).
Ya hemos visto que los verbos que comienzan por consonante marcan los tiempos pretéritos del indicativo,
entre ellos el imperfecto, por medio de un prefijo ἐ-, que llamamos aumento; pero, dado que este tipo de prefijación
consiste en la adición de una sílaba al principio de la palabra, recibe el nombre más preciso de aumento silábico para
diferenciarlo del aumento que toman los verbos que comienzan por vocal o diptongo, que veremos en el tema siguiente.
Por lo que se refiere al aumento silábico, la única salvedad ortográfica afecta a los verbos simples que
empiezan por ρ-: se duplica esta consonante tras el aumento (ej.: ῥίπτω, 'tirar'; imperf.: ἐρρίπτον).
En los verbos compuestos por un preverbio, el aumento va entre el preverbio y el verbo simple (ej.: εἰσβαίνω,
'entrar'; impf.: εἰσέβαινον). Este hecho provoca ciertas consecuencias, entre las que destaca la siguiente: la vocal con la
que acaban algunos preverbios (excepto περί, ἀμφί y πρό) se elide ante la ἐ- del aumento (ej.: ἀποβαίνω, 'marchar';
imperf.: ἀπέβαινον; ἀμφιβαίνω, 'rodear'; imperf.: ἀμφιέβαινον).

8.4. Lengua griega: Clases de adjetivos. Colocación del adjetivo en la frase. Grados del adjetivo:
Comparativo y superlativo. El tema de prefecto. El pluscuamperfecto. La reduplicación en los verbos
compuestos.

- CLASES DE ADJETIVOS.
Los diferentes tipos de adjetivos griegos, según la declinación a la que pertenecen, son:
– 1ª clase de adjetivos (2ª, 1ª, 2ª): σοφός, -ή, -όν “sabio”
δίκαιος, -α, -όν “justo”
(2ª͵ 2ª): ἄδικος, -ον “injusto”
– 2ª clase de adjetivos (3ª, 3ª): εὐδαίμων, -ον “feliz”
ἀληθής, -ές “verdadero”
– 3ª clase de adjetivos (3ª, 1ª, 3ª): γλυκύς, -εῖα, ύ “dulce”
πᾶς, πᾶσα, πᾶν “todo”

107
-. COLOCACIÓN DEL ADJETIVO EN LA FRASE.
El adjetivo, según la posición que ocupe respecto del sustantivo en la frase, puede variar su sentido:
– Posición atributiva: ὁ σοφὸς ἀνήρ, “el hombre sabio”.
– Posición apositiva: ὁ ἀνήρ ὁ σοφός, “el hombre, precisamente el sabio.
– Posición predicativa: ὁ ἀνὴρ σοφός / σοφὸς ὁ ἀνήρ, “el hombre (es) sabio”.
- GRADOS DEL ADJETIVO: COMPARATIVO Y SUPERLATIVO.
El adjetivo presenta tres grados de significación: positivo, comparativo y superlativo:
– El comparativo (de superioridad) expresa que un ser u objeto posee determinada cualidad en un grado más elevado que otro
(más alto);
– El superlativo puede expresar el valor absoluto (muy, superlativo absoluto) o expresar la misma relación que el
comparativo pero entre tres o más términos (el más alto, superlativo relativo).
– Para expresar estos grados, la mayor parte de los adjetivos forman el comparativo (de superioridad) y el superlativo
añadiendo al tema del adjetivo los sufijos siguientes20:
masculino femenino neutro
comparativo -τερος -τερα -τερον
superlativo -τατος -τατη τατον
Siguen la 2ª declinación (temas en -ο) para los géneros masculino y neutro, y la 1ª declinación (temas en -α/-η) para
el género femenino. Ejemplo:
– EL COMPLEMENTO DEL COMPARATIVO.
- Puede ir en caso genitivo, ejemplo: Φίλιππος ἀρχαιότερος ἐστι Ὀρέστου, “Filipo es más viejo que Orestes.
- Cuando va precedido de la partícula ἤ va en el mismo caso que el primer término de la comparación, ejemplo:
Φίλιππος ἀρχαιότερος ἐστι ἤ Ὀρέστης,
– EL COMPLEMENTO DEL SUPERLATIVO.
Va en genitivo, ejemplo: Φίλιππος σοφώτατος ἐστι τῶν μαθητῶν, “Filipo es el más sabio de los discípulos”
– EL COMPARATIVO Y EL SUPERLATIVO SIN COMPLEMENTO.
- σοφώτερος: “demasiado sabio”.
- σοφώτατος: “muy sabio”.
COMPARATIVOS Y SUPERLATIVOS IRREGULARES.
positivo comparativo superlativo
ἀγαθός “bueno” ἀμείνων ἄριστος
“honrado” βελτίων βέλτιστος
“valiente” κρείττων κράτιστος
κακός “malo” χείρων χείριστος
“débil” ἥττων ἥκιστα
μέγας “grande” μείζων μέγιστος
μικρός “pequeño” ἐλάττων ἐλάχιστος
ὀλίγος “poco” μείων ὀλίγιστος
πολύς “mucho” πλείων πλεῖστος
- EL TEMA DE PERFECTO.
- El tema de perfecto expresa el resultado presente de una acción que ha sucedido en el pasado; el presente, en cambio,
indica que una acción se está desarrollando en el momento actual:
- presente: θηῄσκει, “muere, está muriéndose”.
- perfecto: τέθνηκε, “ha muerto, está muerto”.
- El tema de perfecto se caracteriza por reduplicar en todos sus modos la primera consonante del radical seguida de ε,
ejemplo: παιδεύω – πεπαίδευκα.
- Si el radical empieza por una consonante aspirada (φ, θ, χ) la consonante de la reduplicación pierde la aspiración, es
decir, se reduplica la sorda correspondiente: θ > τ (ej.: θύω – τέθυκα); φ > π (ej.: φονεύω – πεφόνευκα); χ > κ (ej.:
χορεύω – κεχόρευκα).
- Si el radical comienza por una vocal, se sustituye la reduplicación por la forma alargada de esta vocal (ej.: ἀληθεύω
– ἠλήθευκα).
- Si el radical empieza por ρ o bien por un grupo de consonantes que no sean una oclusiva seguida de una líquida, se
antepone una ε al radical (ejs.: στρατεύω – ἐστράτευκα; ῥίπτω – ἔρριφα).

20 Un grupo de adjetivos más reducido presenta otros sufijos para formar el comparativo y el superlativo:
- comparativo: -ιων, -ιον (3ª declinación, temas en nasal);
- superlativo: -ιστος, -ιστη, -ιστον (2ª declinación, 1ª declinación tema en -η, 2͵ δεχλιναχιόν).

108
- PRETÉRITO PERFECTO DE INDICATIVO:
κα
κας
Reduplicación de perfecto + Raíz + κε
καμεν
κατε
κασι (ν)
Ejemplo:
Pretérito perfecto de indicativo
1ª p.sg. λέλυκα
2ª p.sg. λέλυκας
3ª p.sg. λέλυκε
1ª p.pl. λελύκαμεν
2ª p.pl. λελύκατε
3ª p.pl. λελύκασι(ν)
- Perfecto aspirado.
Algunos verbos presentan un perfecto aspirado: son los verbos en labial y en gutural, en los cuales la κ cae
después de una labial o de una gutural; éstas, en cambio, se aspiran. Ejemplos:
βλέπω – βέβλεφα; διώκω – δεδίωχα.
- Infinitivo de perfecto:
Reduplicación de perfecto + Raíz + κέναι.
- Participio de perfecto:
Reduplicación de perfecto + Raíz + κώς, -κυῖα, -κός (se declina por la 3ª, 1ª y 3ª d.).
- EL PLUSCUAMPERFECTO.
El pluscuamperfecto es un tiempo incluido dentro del tema de perfecto y expresa el resultado pasado de una acción
terminada, ejemplo: ἐπεπαύκειν: “había cesado”.
Se forma como el pretérito perfecto precedido de un aumento y con terminaciones distintas de las del perfecto:
κειν
κεις
Aumento + reduplicación de perfecto + Raíz + κει
κειμεν
κειτε
κεισαν
- LA REDUPLICACIÓN EN LOS VERBOS COMPUESTOS.
En los verbos compuestos de preposición, la reduplicación se sitúa entre la preposición y el verbo simple, al igual que
sucede con el aumento. Ejemplos:
ἐπιβουλεύω – ἐπιβεβούλευκα; περιοδεύω - περιώδευκα.

8.5. El léxico griego.

8.5.1. Familias semánticas: Las artes.


Música Pintura y Escultura
Διθύραμβος. -ου ὁ: ditirambo Ἄγαλμα, -ατος τό: estatua
Κιθάρα, -ας ἡ: cítara Γραφή, -ῆς ἡ: pintura, dibujo
Λῦρα, -ας ἡ lira Δημιουργός, -οῦ ὁ: artesano
Ὕμνος, -ου ὁ: himno Εἲκων, -όνος ἡ: imagen
Ἐργαστήριον, -ου τό: taller
Τέχνη, -ης ἡ: técnica, arte
Teatro Literatura
Ὀρχήστρα, -ας ἡ: orquesta Δρᾶμα, -ατος τό: acción, drama
Πάροδος, -ου ἡ: párodos Ἕπος, -ους τό: canto épico
Πρόλογος, -ου ὁ: prólogo Ἱστορία, -ας ἡ: relato histórico
Προσκήνιον, -ου τό: proscenio Κωμῳδία, -ας ἡ: comedia

109
Σκηνῆ, -ῆς ἡ: escena Ποιητής, -ου ὁ: autor, poeta
Στάσιμον, -ου τό: estásimo Τραγῳδία, -ας ἡ: tragedia
Actividad: Define los helenismos siguientes e indica con qué palabra griega guarda relación: 1. Guitarra 2. Epopeya 3.
Poética 4. Icono 5. Caligrafía 6. Comediógrafo 7. Citaredo 8. Pirotecnia 9. Hímnico 10. Lírico 11. Escénico 12.
Escenografía 13. Historiografía 14. Trágico 15. Iconoclasta 16. Dramaturgo.

8.5.2. Helenismos: El cuerpo humano (II).


Étimo Formante Significado Ejemplo
Καρδία, -ας ἡ -cardi-o-/a- corazón Cardiología
Ἔντερον, -ου τό -enter-o- intestino Disentería
Γαστήρ, -τρός ἡ -gast(e)r-o- estómago Gastritis
Ἧπαρ, -ατος τό -hepat-o- hígado Hepático
Μήν, μηνός ὁ -meno-/-menia mes, menstruación Menopausia
Μῦς, μυός ὁ mio- músculo Mialgia
Νεφρός, -οῦ ὁ nefr-o- riñón Nefritis
Νεῦρον, -ου τό neur-o- nervio Neurótico
Ὀστέον, -ου τό osteo- hueso Osteoporosis
Πνεῦμα, -ατος τό (p)neumo- pulmón, aire Neumático
Σάρξ, σαρκός ἡ sarc-o- carne Sarcófago
Αἷμα, -ατος τό hemat-/hemo-/-emia sangre Hemoglogina
Actividad: Define estos helenismos: 1. Gastroenteritis 2. Menostasia 3. Nefrología 4. Hepatitis 5. Osteopatía 6.
Electrocardiograma 7. Neumotórax 8. Hematoma 9. Taquicardia 10. Gastronomía 11. Gasterópodo 12. Sarcoma 13.
Neumología 14. Disentería 15. Neurología 16. Dismenorrea 17. Glucemia 18. Neuritis 19. Miocardio.

APÉNDICE. La Oratoria.

Se entiende por Oratoria el arte de hablar en público con la finalidad de convencerlo; para ello se
deben seguir unas reglas cuyo estudio es el objeto de la Retórica; oratoria y retórica son, pues, disciplinas
complementarias.
Aunque ya en los poemas de Homero y en los historiadores hay algunos ejemplos de discursos, será
en la segunda mitad del siglo V y en el s. IV a.C., cuando la oratoria se convertirá en un género
independiente, coincidiendo precisamente con el auge de la democracia ( la democracia ofrecía la posibilidad
de hablar en la asamblea a cualquier ciudadano y también de defenderse ante los tribunales) y la labor de los
sofistas, quienes hicieron de la enseñanza de la oratoria y de la retórica la parte fundamental de su trabajo. En
efecto, en los juicios, era el propio acusado el que se veía en la obligación de defenderse ante el tribunal, y a
menudo acudían a escritores profesionales de discursos los llamados “logógrafos”- o a los propios sofistas,
quienes les componían el discurso, que luego ellos, tras memorizarlo, pronunciaban ante el jurado.
Tres eran los procedimientos que Aristóteles señaló como necesarios para persuadir al auditorio: el
carácter moral (εθος) o la credibilidad del orador ante el público; la emoción (παθος) o la habilidad del
orador para crear en la audiencia un efecto emocional favorable y la argumentación (λογος) que era el más
importante de los tres, pues hacía referencia a la verdad de los argumentos presentados.
Todo discurso solía componerse de cuatro partes:
a) la introducción (προοιμιον – proemio), en la que se pretendía granjearse la simpatía del tribunal;
b) la narración (διηγησις) o exposición de los hechos;
c) las pruebas (πιστις) o presentación de testimonios, pruebas o argumentos en los que se apoyaba la defensa
o la acusación;
d) la conclusión (επιλογος) o resumen con la intención de atraerse de nuevo al jurado.
Por otro lado, atendiendo a la temática o a la ocasión en la que se pronunciaba el discurso, se
distinguían tres tipos de oratoria:

110
a) la oratoria forense o judicial: es decir, los discursos pronunciados ante un tribunal por los propios
implicados, generalmente, y compuestos por escritores profesionales o logógrafos; (representada por Lisias)
b) la oratoria deliberativa o política: sobre todo eran los discursos pronunciados ante la asamblea u otros
órganos políticos; (representada por Demóstenes)
c) la oratoria epidíctica era la constituida por discursos de “exhibición”, generalmente los expuestos en
ocasiones solemnes, como alabanza o censura de algunos personajes; (representada por Isócrates).

Lectura: Demóstenes, Contra Filipo I 1-10. (Traducción de A. López Eire)


La Primera Filípica (Φιλιππικός Α') es un discurso escrito y pronunciado por el político y escritor ateniense
Demóstenes entre 351 a.C. y 350 a.C.. Constituye el primer discurso que el político dirige contra la figura de Filipo II
de Macedonia. Desde el año 357 a.C., cuando Filipo asedió Anfípolis, Atenas se encontraba formalmente en estado de
guerra contra el Reino de Macedonia. En 352 a.C., Demóstenes presentó a Filipo como el peor enemigo de su ciudad, y,
un año más tarde, hizo una dura crítica sobre aquellos que minusvaloraban a Filipo, y les advertía de que era tan
peligroso como el propio Rey de Persia. En 352 a.C., las tropas atenienses lograron oponer una exitosa resitencia a las
tropas de Filipo en las Termópilas, pero ese mismo año el ejército macedonio llevó a cabo una campaña militar en
Tracia en la obtuvo una gran victoria sobre los focianos. Filipo también envió su primera ataque contra la federación de
Calcis y sitió la ciudad de Estagira.
El tema que trata la Primera Filípica es la necesidad de estar preparados. En su llamamiento a la resistencia,
Demóstenes urge a los atenienses para que se preparen para la guerra, y exige un gran esfuerzo a los ciudadanos para
esta eventualidad. Llega incluso a proponer la reforma del fondo "Theorika", un fondo por el cual el estado pagaba a los
atenienses más pobres el acceso a los festivales dramáticos, enfrentándose a la política de Eubulo. Eubulo aprobó una
ley que hacía muy difícil desviar fondos públicos, lo cual incluía el desvío del fondo "theorika" para pagar operaciones
militares menores. Demóstenes, en su discurso, intenta convences a sus ciudadanos de que las derrotas que han sufrido
hasta la fecha se deben a sus propios errores y a la competencia militar de Filipo. El orador se opone al uso de
mercenarios en el ejército ateniense y propone la creación de una fuerza militar más flexible que permanezca en
Macedonia para hostigar al ejército de Filipo. A pesar del estilo apasionado del orador, parece ser que la ekklesía no
compartía su punto de vista e insistió en la forma de proceder habitual, lo cual obligó a Demóstenes a repetir la misma
argumentación en las Olínticas.

Si se hubiera propuesto como tema de discusión, varones εἰ μὲν περὶ καινοῦ τινος πράγματος προυτίθετ᾽, ὦ
atenienses, una cuestión nueva, me contendría hasta que ἄνδρες Ἀθηναῖοι, λέγειν, ἐπισχὼν ἂν ἕως οἱ
hubieran manifestado su opinión la mayoría de los que πλεῖστοι τῶν εἰωθότων γνώμην ἀπεφήναντο, εἰ
suelen hacerlo; y si me gustase algo de lo dicho por éstos, μὲν ἤρεσκέ τί μοι τῶν ὑπὸ τούτων ῥηθέντων,
permanecería en silencio, y caso de que no, entonces yo ἡσυχίαν ἂν ἦγον, εἰ δὲ μή, τότ᾽ἂν καὐτὸς
mismo intentaría exponer mi propio punto de vista; pero ἐπειρώμην ἃ γιγνώσκω λέγειν: ἐπειδὴ δ᾽ ὑπὲρ ὧν
toda vez que resulta que se están examinando también πολλάκις εἰρήκασιν οὗτοι πρότερον συμβαίνει καὶ
ahora asuntos sobre los que muchas veces antes han νυνὶ σκοπεῖν, ἡγοῦμαι καὶ πρῶτος ἀναστὰς
hablado, creo que, aunque me levante yo el primero, puedo εἰκότως ἂν συγγνώμης τυγχάνειν. εἰ γὰρ ἐκ τοῦ
razonablemente lograr vuestra comprensión; porque si παρεληλυθότος χρόνου τὰ δέονθ᾽ οὗτοι
desde el principio en el pasado éstos hubiesen dado los συνεβούλευσαν, οὐδὲν ἂν ὑμᾶς νῦν ἔδει
debidos consejos, en absoluto os veríais obligados ahora a βουλεύεσθαι. πρῶτον μὲν οὖν οὐκ ἀθυμητέον, ὦ
deliberar. ἄνδρες Ἀθηναῖοι, τοῖς παροῦσι πράγμασιν, οὐδ᾽ εἰ
De modo que, en primer lugar, varones atenienses, no hav πάνυ φαύλως ἔχειν δοκεῖ. ὃ γάρ ἐστι χείριστον
que desanimarse al contemplar la situación presente, por αὐτῶν ἐκ τοῦ παρεληλυθότος χρόνου, τοῦτο πρὸς
muv deteriorada que parezca. Pues lo que es peor en elIa τὰ μέλλοντα βέλτιστον ὑπάρχει. τί οὖν ἐστι τοῦτο;
desde el tiempo pasado, eso es precisamente lo meior en ὅτι οὐδέν, ὦ ἄνδρες Ἀθηναῖοι, τῶν δεόντων
relaci6n con el futuro. ¿Y qué es eso? El hecho de que, por ποιούντων ὑμῶν κακῶς τὰ πράγματ᾽ ἔχει: ἐπεί
no hacer vosotros nada de lo que es debido, las cosas van τοι, εἰ πάνθ᾽ ἃ προσῆκε πραττόντων οὕτως εἶχεν,
mal; puesto que si, pese a hacer vosotros todo lo οὐδ᾽ ἂν ἐλπὶς ἦν αὐτὰ βελτίω γενέσθαι. ἔπειτ᾽
conveniente, las cosas siguiesen así, ni esperanza habría de ἐνθυμητέον καὶ παρ᾽ ἄλλων ἀκούουσι καὶ τοῖς
que mejoraran. A continuación tenéis que reflexionar sobre εἰδόσιν αὐτοῖς ἀναμιμνῃσκομένοις, ἡλίκην ποτ᾽
un asunto que algunos habéis oído contar y otros conocéis ἐχόντων δύναμιν Λακεδαιμονίων, ἐξ οὗ χρόνος οὐ
y recordáis, a saber, de qué forma tan hermosa y correcta, πολύς, ὡς καλῶς καὶ προσηκόντως οὐδὲν ἀνάξιον
cuando los lacedemonios tenían considerable poder, de lo ὑμεῖς ἐπράξατε τῆς πόλεως, ἀλλ᾽ ὑπεμείναθ᾽
que no hace mucho tiempo, vosotros no realizasteis nada ὑπὲρ τῶν δικαίων τὸν πρὸς ἐκείνους πόλεμον.
indigno de la ciudad, antes bien, soportasteis la guerra τίνος οὖν εἵνεκα ταῦτα λέγω; ἵν᾽ ἴδητ᾽, ὦ ἄνδρες
contra aquéllos en defensa de lo justo. ¿Y con que finalidad Ἀθηναῖοι, καὶ θεάσησθε, ὅτι οὐδὲν οὔτε

111
digo vo ahora esto? Para que sepáis, varones atenienses, y φυλαττομένοις ὑμῖν ἐστιν φοβερόν, οὔτ᾽, ἂν
consideréis que nada habéis de temer si os guardáis y que ὀλιγωρῆτε, τοιοῦτον οἷον ἂν ὑμεῖς βούλοισθε,
si os despreocupáis nada ha de ser tal como vosotros παραδείγμασι χρώμενοι τῇ τότε ῥώμῃ τῶν
quisierais; como ejemplos de ello podéis serviros de la Λακεδαιμονίων, ἧς ἐκρατεῖτ᾽ ἐκ τοῦ προσέχειν
robustez que antaño ostentaban los lacedemonios y que τοῖς πράγμασι τὸν νοῦν, καὶ τῇ νῦν ὕβρει τούτου,
vosotros fuisteis dominando a base de dedicar atención a δι᾽ ἣν ταραττόμεθ᾽ ἐκ τοῦ μηδὲν φροντίζειν ὧν
los asuntos, y de la actual insolencia de ése, que nos ἐχρῆν. Εἰ δέ τις ὑμῶν, ὦ ἄνδρες Ἀθηναῖοι,
produce desasosiego por no tener en cuenta nada de lo que δυσπολέμητον οἴεται τὸν Φίλιππον εἶναι, σκοπῶν
sería menester. Y si alguno de vosotros, varones atenienses, τό τε πλῆθος τῆς ὑπαρχούσης αὐτῷ δυνάμεως καὶ
piensa que Filipo es difícil de combatir, considerando la τὸ τὰ χωρία πάντ᾽ ἀπολωλέναι τῇ πόλει, ὀρθῶς
gran cantidad que representan las fuerzas que posee como μὲν οἴεται, λογισάσθω μέντοι τοῦθ᾽, ὅτι εἴχομέν
rccursos y el hecho de que la ciudad haya perdido todas sus ποθ᾽ ἡμεῖς, ὦ ἄνδρες Ἀθηναῖοι, Πύδναν καὶ
plazas fuertes, correctamente piensa; añada, sin embargo, Ποτείδαιαν καὶ Μεθώνην καὶ πάντα τὸν τόπον
esto a sus cómputos: que antaño teníarnos nosotros, τοῦτον οἰκεῖον κύκλῳ, καὶ πολλὰ τῶν μετ᾽
varones atenienses, Pidna, Potidea y Metone, v nos era ἐκείνου νῦν ὄντων ἐθνῶν αὐτονομούμενα
propio todo aquel territorio dc alrededor, y quc muchos dc κἀλεύθερ᾽ ὑπῆρχε, καὶ μᾶλλον ἡμῖν ἐβούλετ᾽
los pueblos que ahora están a su lado eran independieiites ἔχειν οἰκείως ἢ 'κείνῳ. εἰ τοίνυν ὁ Φίλιππος τότε
y libres y estaban más dispuestos a mantener relaciones ταύτην ἔσχε τὴν γνώμην, ὡς χαλεπὸν πολεμεῖν
amistosas con nosotros que con aquél. De modo que si ἐστιν Ἀθηναίοις ἔχουσι τοσαῦτ᾽ ἐπιτειχίσματα
Filipo entonces hubiera tenido la opinión de que era difícil τῆς αὑτοῦ χώρας ἔρημον ὄντα συμμάχων, οὐδὲν
combatir contra los atenienses, que tenían en su poder ἂν ὧν νυνὶ πεποίηκεν ἔπραξεν οὐδὲ τοσαύτην
tantas fortificaciones del propio país de él mismo, quien, ἐκτήσατ᾽ ἂν δύναμιν. ἀλλ᾽ εἶδεν, ὦ ἄνδρες
por su parte, estaba desprovisto de aliados, nada hubiera Ἀθηναῖοι, τοῦτο καλῶς ἐκεῖνος, ὅτι ταῦτα μέν
hecho de lo que ha llevado a cabo, ni habría adquirido tan ἐστιν ἅπαντα τὰ χωρί᾽ ἆθλα τοῦ πολέμου κείμεν᾽
gran poder. Pero aquél, varones atenienses, bien vio csto: ἐν μέσῳ, φύσει δ᾽ ὑπάρχει τοῖς παροῦσι τὰ τῶν
que esos territorios todos son trofeos de guerra que están ἀπόντων, καὶ τοῖς ἐθέλουσι πονεῖν καὶ
en medio del campo al alcance del que los gane, y que por κινδυνεύειν τὰ τῶν ἀμελούντων. Καὶ γάρ τοι
naturaleza corresponden a quienes están presentes los ταύτῃ χρησάμενος τῇ γνώμῃ πάντα
bienes de los ausentes y a los que quieren pasar por κατέστραπται καὶ ἔχει, τὰ μὲν ὡς ἂν ἑλών τις ἔχοι
trabajos y peligros los de los negligentes. Y, precisamente, πολέμῳ, τὰ δὲ σύμμαχα καὶ φίλα ποιησάμενος:
valiéndose de esa opinión lo ha sometido todo y lo tiene en καὶ γὰρ συμμαχεῖν καὶ προσέχειν τὸν νοῦν
sus manos, parte a base de arrebatarlo por la guerra, parte a τούτοις ἐθέλουσιν ἅπαντες, οὓς ἂν ὁρῶσι
base de alianzas y amistades; pues, en efecto, todos quieren παρεσκευασμένους καὶ πράττειν ἐθέλοντας ἃ
hacerse aliados v atender a aquellos a quienes ven χρή. ἂν τοίνυν, ὦ ἄνδρες Ἀθηναῖοι, καὶ ὑμεῖς ἐπὶ
preparados v decididos a hacer lo que es preciso. Pues bien, τῆς τοιαύτης ἐθελήσητε γενέσθαι γνώμης νῦν,
varones atenienses, también vosotros, si estáis dispuestos a ἐπειδήπερ οὐ πρότερον, καὶ ἕκαστος ὑμῶν, οὗ δεῖ
adheriros a semejante opinión ahora, ya que no antes, y καὶ δύναιτ᾽ ἂν παρασχεῖν αὑτὸν χρήσιμον τῇ
cada uno de vosotros, desechando toda simulación, está πόλει, πᾶσαν ἀφεὶς τὴν εἰρωνείαν ἕτοιμος
presto a realizar aquello que es menester y la función en πράττειν ὑπάρξῃ, ὁ μὲν χρήματ᾽ ἔχων εἰσφέρειν,
que podría resultar él mismo útil a la ciudad (el que tiene ὁ δ᾽ ἐν ἡλικίᾳ στρατεύεσθαι, — συνελόντι δ᾽
dinero, contribuyendo; el que está en edad militar, ἁπλῶς ἂν ὑμῶν αὐτῶν ἐθελήσητε γενέσθαι, καὶ
cumpliendo el servicio); en resumen y en una palabra, si παύσησθ᾽ αὐτὸς μὲν οὐδὲν ἕκαστος ποιήσειν
queréis ser tributarios de vosotros mismos y dejáis de ἐλπίζων, τὸν δὲ πλησίον πάνθ᾽ ὑπὲρ αὐτοῦ
esperar no hacer nada cada uno en particular y que el πράξειν, καὶ τὰ ὑμέτερ᾽ αὐτῶν κομιεῖσθ᾽, ἂν θεὸς
vecino lo haga todo por él, recupleraréis lo que es vuestro, θέλῃ, καὶ τὰ κατερρᾳθυμημένα πάλιν
si Dios quiere, recobraréis lo que por molicie ha sido ἀναλήψεσθε, κἀκεῖνον τιμωρήσεσθε. μὴ γὰρ ὡς
abandonado v os venyaréis de Filipo. Pues no vayáis a creer θεῷ νομίζετ᾽ ἐκείνῳ τὰ παρόντα πεπηγέναι
que su actual situación está consolidada inmortalmente, πράγματ᾽ ἀθάνατα, ἀλλὰ καὶ μισεῖ τις ἐκεῖνον
como si fuese un dios; al contrario, se le odia, varones καὶ δέδιεν, ὦ ἄνδρες Ἀθηναῖοι, καὶ φθονεῖ, καὶ
atenienses, se le teme, se le envidia, incluso por parte de τῶν πάνυ νῦν δοκούντων οἰκείως ἔχειν: καὶ
quienes parecen ahora estar con él en relaciones de totaI ἅπανθ᾽ ὅσα περ κἀν ἄλλοις τισὶν ἀνθρώποις ἔνι,
confianza; v todos los sentimientos que residen en otros ταῦτα κἀν τοῖς μετ᾽ ἐκείνου χρὴ νομίζειν ἐνεῖναι.
hombres cualesquiera, ésos hav que pensar que se albergan κατέπτηχε μέντοι πάντα ταῦτα νῦν, οὐκ ἔχοντ᾽
en los que le rodean. Sin embargo, esián reprimidos todos ἀποστροφὴν διὰ τὴν ὑμετέραν βραδυτῆτα καὶ
ellos ahora por no tener salida a causa de vuestra lentitud e ῥᾳθυμίαν: ἣν ἀποθέσθαι φημὶ δεῖν ἤδη. Ὁρᾶτε
indolencia; eso es lo que os digo que tenéis que desechar a γάρ, ὦ ἄνδρες Ἀθηναῖοι, τὸ πρᾶγμα, οἷ
partir de este momento. Pues observad, varones atenienses, προελήλυθ᾽ ἀσελγείας ἅνθρωπος, ὃς οὐδ᾽ αἵρεσιν

112
la situación, a qué grado de insoIencia ha llegado el ὑμῖν δίδωσι τοῦ πράττειν ἢ ἄγειν ἡσυχίαν, ἀλλ᾽
hombre, que ni os da posibilidad de elegir entre actuar o ἀπειλεῖ καὶ λόγους ὑπερηφάνους, ὥς φασι, λέγει,
permanecer en calma, sino que amenaza, profiere, según καὶ οὐχ οἷός ἐστιν ἔχων ἃ κατέστραπται μένειν
dicen, arrogantes palabras y no es capaz de contentarse con ἐπὶ τούτων, ἀλλ᾽ ἀεί τι προσπεριβάλλεται καὶ
la posesión de lo que ha sometido, sino que siempre se va κύκλῳ πανταχῇ μέλλοντας ἡμᾶς καὶ καθημένους
rodeando de nuevas adquisiciones v por todos lados en περιστοιχίζεται. πότ᾽ οὖν, ὦ ἄνδρες Ἀθηναῖοι,
derredor nos va envolviendo, mientras que nosotros πόθ᾽ ἃ χρὴ πράξετε; ἐπειδὰν τί γένηται; ἐπειδὰν
andamos indecisos v estamos bien arrellanados en nuestros νὴ Δί᾽ ἀνάγκη τις ᾖ. νῦν δὲ τί χρὴ τὰ γιγνόμεν᾽
asientos. ¿Cuándo, pues, varones atenienses, cuándo vais a ἡγεῖσθαι; ἐγὼ μὲν γὰρ οἴομαι τοῖς ἐλευθέροις
hacer lo que es debido? Cuando ocurra ¿qué? Cuando μεγίστην ἀνάγκην τὴν ὑπὲρ τῶν πραγμάτων
sobrevenga, por Zeus, una necesidad. Pero ahora, ¿cómo αἰσχύνην εἶναι. ἢ βούλεσθ᾽, εἰπέ μοι, περιιόντες
hay que considerar lo que está aconteciendo? Pues yo, por αὑτῶν πυνθάνεσθαι, ‘λέγεταί τι καινόν;’ γένοιτο
mi parte, estimo que para los hombres libres la necesidad γὰρ ἄν τι καινότερον ἢ Μακεδὼν ἀνὴρ Ἀθηναίους
más apremiante es la vergüenza que sufren por su καταπολεμῶν καὶ τὰ τῶν Ἑλλήνων διοικῶν;
situación. ¿O queréis, decidme, ir dando vueltas y ‘τέθνηκε Φίλιππος;’ ‘οὐ μὰ Δί᾽, ἀλλ᾽ ἀσθενεῖ.’
preguntándoos unos a otros: «¿Se dice algo nuevo?»
Porque, ¿podría suceder algo más nuevo que un hombre
rnacedonio debelando a atenienses y administrando los
asuntos de Grecia? «¿Filipo está muerto?» «No, por Zeus,
sino enfermo>>.

113
Actividades complementarias:
- Lectura de A. McDermott, La tumba de Hércules.
Diversos estudios relacionados con un texto antiguo han convencido a la arqueóloga Nina Wilde de que la
tumba del legendario guerrero Hércules puede existir realmente. Si la localiza, será el hallazgo más importante de la
historia. Cuando ella y Eddie Chase, su guardaespaldas y exagente de las Fuerzas Especiales británicas, empiezan su
búsqueda, descubren que hay otros que también están muy interesados en esa tumba... y en las riquezas que contiene.
Inmediatamente comienzan a ser perseguidos por todo el planeta en una carrera contrarreloj para encontrar el túmulo
del semidiós. Deben vencer todos los obstáculos y evitar que se apoderen de ella los personajes más perversos...

- Visionado de Hércules (2005) (Segunda parte).


Hércules es el hijo de una princesa de Tebas, Alcmena, secuestrada por Zeus. Desde su más tierna infancia
demuestra poseer una fuerza prodigiosa pero, debido al rechazo de su madre desde antes de nacer y por ser odiado por
Hera, esposa de su padre, Hércules ser irá a las montañas, encontrando sus únicos aliados en el marido de Alcmena,
Anfitrión; su fiel compañero de aventuras, Linus, y la bella ninfa Deaineira, enamorada en secreto de él. Ya convertido
en hombre, Hércules asesina a sus tres hijos por una confusión, y entonces debe de afrontar varias pruebas en muestra
de arrepentimiento.

114
UNIDAD 9. EL ÉPOCA HELENÍSTICA.
Índice.
9.1. La Época helenística.
9.2. La Literatura helenística (Período alejandrino).
9.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades):
Polícrates.
9.4. Lengua griega: La voz media. Los pronombres personales.
Los pronombres adjetivos posesivos. El pronombre relativo.
9.5. Léxico griego. 9.5.1. Familias semánticas: El gobierno.
9.5.2. Helenismos: La sociedad.
APÉNDICE. La epigrafía griega. Inscripciones griegas en
Hispania. Carmina Epigraphica Graeca Hispaniae.
Actividades complementarias.

9.1. La Época helenística.

Se denomina período helenístico o helenismo o periodo alejandrino (por Alejandro Magno) a una etapa
histórica de la Antigüedad cuyos límites cronológicos vienen marcados por dos importantes acontecimientos políticos:
la muerte de Alejandro Magno (323 a. C.) y el suicidio de la última soberana helenística, Cleopatra VII de Egipto, y su
amante Marco Antonio, tras su derrota en la batalla de Accio (30 a. C.). Es la herencia de la cultura helénica de la
Grecia clásica que recibe el mundo griego a través de la hegemonía y supremacía de Macedonia, primero con la persona
de Alejandro Magno y después de su muerte con los diádocos (διάδοχοι) o sucesores, los reyes de las tres grandes
dinastías e imperios: Ptolemaica, Seléucida y Antigónida. Estos soberanos supieron conservar y alentar el espíritu
griego tanto en las artes como en las ciencias. Entre la gente culta y de la aristocracia «lo griego» era lo importante y en
este concepto educaban a sus hijos. El resto de la población de estos reinos tan dispares (Egipto, Siria, Macedonia) no
participaba del helenismo y continuaba con sus costumbres, su lengua y sus religiones. Las ciudades-estado griegas
(Atenas, Esparta, Tebas…) habían llegado al declive y habían sido sustituidas en importancia por las ciudades modernas
de Alejandría, Pérgamo y Antioquía, cuyo urbanismo y construcción no tenían nada que ver con las anteriores. En todas
ellas se hablaba la lengua griega, en la variante llamada koiné (κoινή), que es un adjetivo griego que significa «común».
Vale decir, la lengua común o panhelénica, principal vehículo de cultura.
Es considerado como un período de transición entre el declive de la época clásica griega y el ascenso del poder
romano. Sin embargo, el esplendor de ciudades como Alejandría, Antioquía o Pérgamo, la importancia de los cambios
económicos, el mestizaje cultural y el papel dominante del idioma griego y su difusión son factores que modificaron
profundamente el Oriente Medio antiguo en esta etapa. Esta herencia cultural será asimilada por el mundo romano,
surgiendo así con la fusión de estas dos culturas lo que se conoce como «cultura clásica», fundamento de la civilización
occidental.
El término «helenístico» fue utilizado por primera vez por el historiador alemán Johann Gustav
Droysen en Geschichte des Hellenismus (1836 y 1843), a partir de un criterio lingüístico y cultural, es decir, la difusión
de la cultura propia de las regiones en las que se hablaba el griego (ἑλληνίζειν – hellênizein), o directamente
relacionadas con la Hélade a través del propio idioma, un fenómeno alentado por las clases gobernantes de origen
heleno de aquellos territorios que nunca tuvieron relación directa con Grecia, como pudo ser el caso
de Egipto, Bactriana o los territorios del Imperio seléucida. Este proceso de helenización de los pueblos orientales, y la
fusión o asimilación de rasgos culturales orientales y griegos, tuvo continuidad, como se ha mencionado, bajo
el Imperio romano.
Los trabajos arqueológicos e históricos recientes conducen a la revalorización de este período y, en particular, a
dos aspectos característicos de la época: la importancia de los grandes reinos dirigidos por las dinastías de origen griego
o macedónico (Lágidas, Seléucidas, Antigónidas, Atálidas, etc.), unida al cometido determinante de decenas de
ciudades cuya importancia fue mayor que la idea comúnmente aceptada durante mucho tiempo.

115
9.2. Literatura helenística (Periodo alejandrino).

A partir de las conquistas de Alejandro Magno la civilización griega se extiende y perpetúa por todo
el Mediterráneo Oriental y el idioma griego toma protagonismo en la cultura. La literatura helenística comprende el
periodo mencionado, más el periodo llamado romano (que veremos en la siguiente Unidad), cuando Grecia y muchos
de los reinos helenísticos se convierten en provincias romanas. Después del emperador Justiniano I, la literatura griega
helenística se refugia en Bizancio donde se mantendrá durante toda laEdad Media con obras de poco valor,
hasta 1453 con la toma de Constantinopla por los otomanos.
Características.
El idioma griego se convirtió en lengua universal de la cultura a partir de las conquistas de Alejandro Magno
en su forma conocida como koiné o lengua común que sustituyó al dialecto ático de Atenas que se había impuesto en el
mundo clásico debido al esplendor intelectual de esta ciudad. La koiné se convirtió también en la lengua literaria que
fue usada entre los hombres educados de Grecia, Egipto, Palestina, Asia Menor, Sicilia y el sur de Italia.
Se advierte sin embargo en la literatura de esta época una falta de originalidad creadora, especialmente en el
campo de la poesía y la especulación filosófica. En cambio florecen las grandes bibliotecas
(Alejandría y Pérgamo sobre todo), los museos (el equivalente a las actuales academias o universidades) donde se da un
gran impulso a la Historia y la Filosofía. En el género del teatro languidece la tragedia por falta de apoyo de grandes
poemas épicos, agotados y faltos de tradición desde hacía ya tiempo, mientras que hay un resurgir de la comedia
griega con el nombre de comedia nueva.
Por su parte, Roma, admiraba y se dejaba influenciar por la cultura griega y educaba a sus hijos con libros
y pedagogos helenos. Algunos altos personajes escribían en lengua griega, como el emperador Marco Aurelio que
escribió un libro que se ha querido comparar con el Evangelio, al que se conoce como El evangelio de los paganos. Con
esta misma lengua, koiné, se propagó el cristianismo y es la lengua de los primitivos Padres de la Iglesia.
Dentro de esta gran etapa de literatura helenística se diferencian dos periodos: periodo alejandrino y periodo romano
(como hemos dicho, se verá en la siguiente Unidad).
Periodo alejandrino.
Tuvo su foco cultural en Alejandría con la creación de la gran biblioteca y el museo. Eruditos como Calímaco
y Aristarco de Samotracia dejaron para la posteridad un gran compendio de saber filológico y gracias a ellos ha llegado
hasta nuestros tiempos todo lo relacionado con la Grecia clásica.
Aparece la figura de Apolonio de Rodas con su obra Argonáuticas sobre la expedición de Jasón y
los argonautas en busca del Vellocino de oro, obra que tuvo un gran éxito en su época. Pero es casi la única
composición aceptable dentro de la poesía épica. Tanto la poesía épica como la tragedia fueron en declive, mientras que
la comedia desarrolló un renacer con la llamada comedia nueva, en contraposición con la comedia antigua que tanto
había abusado de las sátiras personales que, después de la Guerra del Peloponeso llegó a prohibirse toda alusión a
personajes públicos.
Autores:
•Calímaco(310-240 a.C) fue uno de los mejores de este periodo, autor de elegías y epigramas. Su obra más conocida
es A la cabellera de Berenice cuyo tema es sobre la consagración que hizo la reina Berenice a la diosa Afrodita, a quien
ofreció su cabellera con la petición de que hiciera posible el regreso de su marido Ptolomeo Evergetes, vivo y vencedor.
El escritor romano Catulo popularizó esta obra con una nueva versión. Calímaco es además el autor del Catálogo de
escritores griegos. Era el director de la Biblioteca de Alejandría y tuvo acceso a todos sus libros.
•Teócrito(310-260 a.C), siciliano que cultivó el género de poesía pastoril. En su obra Idilios (poemitas, en griego),
presenta escenas de la vida campestre, en ocasiones dialogadas, escritas con gran delicadeza y sencillez. Este género
tuvo un gran éxito entre sus contemporáneos y hubo otros autores menores que lo cultivaron. Virgilio fue el gran
continuador e imitador con su obra Bucólicas y a Virgilio le imitaron grandes escritores del Renacimiento.
La comedia nueva.
A partir de dicha prohibición los autores de comedia se dedicaron a ridiculizar vicios genéricos e individuos
anónimos. Surge con ellos la denominada por los antiguos, comedia nueva, dentro del género cómico, con un estilo más
fino que en épocas anteriores y que se fue extendiendo hasta Macedonia en la época deFilipo II. Este rey, amante de
todo lo que fuese cultura griega, se valió de las representaciones de comedias para celebración de sus victorias, en
especial después de la toma de Olinto. Su hijo Alejandro Magno hizo lo mismo, y fue muy celebrada la representación
de una comedia después de la toma de Tebas. Las comedias se fueron extendiendo por todo el Oriente helenístico. El
autor más representativo fue Menandro, imitado y traducido por los escritores latinos Plauto y Terencio.
La poesía.
La poesía épica apenas tiene importancia pero la poesía pastoril o bucólica (boucoloi, pastores) alcanza un gran
desarrollo con las obras de Teócrito, Bion yMosco. Se cultiva mucho el breve epigrama, de estilo muy refinado y
concentración casi perfecta, género en que destaca especialmente el poeta alejandrinoCalímaco. Hay un breve resurgir
de la epopeya con la obra de Apolonio de Rodas, pero son en general obras cortas, desestimando los largos poemas de
antaño. Otra característica es la desaparición del acompañamiento musical que se sustituye por la musicalidad de la

116
propia métrica.
Los historiadores.
Los historiadores se dedicaron con gran entusiasmo a narrar los sucesos de Grecia, Oriente y Occidente. Más
tarde, muchos de ellos sintieron un gran interés por los acontecimientos y evolución de la conquista romana. Ninguno
de ellos llegó a la erudición y grandiosidad de los historiadores de la Grecia clásica (Heródoto,Tucídides y Jenofonte),
pero bien es verdad que sus aportaciones fueron fuentes para el estudio de futuros historiadores.

9.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Polícrates.

Polícrates.
La buena fortuna de Polícrates fue conocida en todos los reinos vecinos. Tan desmesurada era que su amigo el
faraón Amasis le recomendó desprenderse de algo muy valioso, para así aplacar los celos de la divinidad. (Ver
explicaciones y actividades infra)
ὁ οὖν Ἄμασις τῆς Αἰγύπτου ἐβασίλευε, ὅτε ὁ Πολυκράτης ἔσχε πᾶσαν Σάμον. οὗτος δῶρα ἔπεμψέ τε
καὶ ἐδέξατο ἄλλα παρ' ἐκείνου διὰ τὴν ξενίαν. ἐπεί γε δὴ τῷ Πολυκράτει μεγάλαι ἐπιτυχίαι ἦσαν, ὁ
Ἄμασις ἔγραψεν εἰς βίβλον τάδε καὶ ἔπεμψεν εἰς Σάμον· “ἀρεστὸν μὲν ἐστιν ἄνδρα φίλον καὶ ξένον εὖ
πράττειν, ἐμοὶ δ' αἱ σαὶ μεγάλαι ἐπιτυχίαι οὐκ ἀρέσκουσι, διότι τὸ ϑεῖον φϑονερόν ἐστιν. σὺ οὖν νῦν
φρόντιζε ἄξιον χρῆμα καὶ τοῦτο ἀπόβαλλε. οὕτω δὲ τὸ ϑεῖον εὐμενὲς γίγνεται”. ὁ Πολυκράτης ταῦτα
ἐπελέξατο καὶ τὴν τοῦ Ἀμάσιος βουλὴν ἀρίστην ἐνόμισεν· ἐπεὶ δ' ηὗρε χρυσέαν σφραγῖδα, κάλλιστον
ἔργον Θεοδώρου Σαμίου, ἔδοξεν αὐτῷ ταύτην ἀποβαλεῖν. ἐκέλευσεν οὖν τριήρη εἰς τὴν ϑάλατταν
ἀναγαγεῖν· ὅτε δ' ὁ Πολυκράτης τῆς νήσου ἑκὰς ἐγένετο, τὴν σφραγῖδα εἰς τὴν ϑάλατταν ἔρριψεν.
En vista de que Polícrates continúa sus éxitos, el faraón Amasis decide romper los lazos de hospitalidad que los
unían. Heródoto también cuenta el desgraciado final del tirano samio. Oroites, el gobernador persa de Sardes, celoso de
su poder, lo invitó a la ciudad haciéndole creer que necesitaba su protección. Cuando acudió a la capital lidia fue
detenido y clavado en una cruz.
πέμπτη δ' ἡ ἕκτη ἡμέρα ἁλιεὺς καλὸν ἰχϑὺν ἔλαβε καὶ τὸν τύραννον τούτῳ δωρεῖν ἠϑέλησεν. ἤνεγκεν
οὖν τὸν ἰχϑὺν τῷ Πολυκράτει καὶ εἶπεν· “ὦ Πολύκρατες, ἐγὼ τόνδε τὸν ἰχϑὺν εἷλον, ἀλλά μοι ἔδοξε
ἄξιος τῆς σῆς ἀρχῆς εἶναι”. ὁ δὲ τύραννος εὐχάριστος αὐτὸν ἐπὶ δεῖπνον προσεκάλεσεν. ὅτε δ' οἱ οἰκέται
τὸν ἰχϑὺν ἔταμον, ἐν τῇ γαστρί αὐτοῦ τὴν τοῦ Πολυκράτους σφραγῖδα ηὗρον. ὡς δὲ ταύτην εἶδόν τε καὶ
ἔλαβον τάχιστα, ἤνεγκον δὴ τῷ Πολυκράτει. οὗτος δ' ἐνόμισε τὸ πρᾶγμα ϑεῖον εἶναι· ταῦτα οὖν εἰς
βίβλον ἔγραψε καὶ εἰς Αἴγυπτον ἔπεμψεν.
En vista de que Polícrates continúa sus éxitos, el faraón Amasis decide romper los lazos de hospitalidad que los
unían. Heródoto también cuenta el desgraciado final del tirano samio. Oroites, el gobernador persa de Sardes, celoso de
su poder, lo invitó a la ciudad haciéndole creer que necesitaba su protección. Cuando acudió a la capital lidia fue
detenido y clavado en una cruz.
ἐπεὶ δ' ὁ Ἄμασις ὁ τῆς Αἰγύπτου βασιλεὺς ἐπιλέγεται τὴν τοῦ Πολυκράτους βίβλον, μανϑάνει ὅτι
ἀδύνατον ἐστιν ἀνϑρώπῳ ἐκ τῆς μοίρας ἄνϑρωπον ἐκκομίσαι. ἐκεῖνος δ' ἑαυτῷ λέγει· “τί ποιήσω; οὐ
γὰρ ἐϑέλω διὰ τὴν δυστυχῆ τελευτὴν τοῦ Πολυκράτους ἀλγεῖν. πέμψω οὖν αὐτῷ κήρυκά τινα εἰς
Σάμον καὶ διαλύσομαι τὴν ξενίαν”.

- Actividades.
Sobre el texto "Polícrates".
 Por lo que se refiere a los tiempos verbales, conocemos hasta el momento el presente y dos pasados, el imperfecto y el
aoristo; en el texto hay formas de futuro que completan el sistema temporal: ποιήσω, 'haré'; πέμψω, 'enviaré'; y
διαλύσομαι, 'romperé'.
 Estudiados ya casi todos los temas consonánticos de la tercera declinación, en el próximo tema nos ocuparemos de los
temas en vocal y diptongo, a los que corresponden los sustantivos ὁ Ἄμασις, 'Amasis', y ὁ βασιλεύς, 'el rey'.
 Las formas τί y τινα pertenecen a una nueva categoría pronominal: la de los interrogativos e indefinidos.
Actividades.
1. Lee en voz alta el texto anterior y tradúcelo.
2. Conjuga el imperfecto y el aoristo de πέμψω y διαλύσομαι.
3. Localiza las formas pronominales que hay en el texto y cámbialas de número.
4.

117
9.4. Lengua griega: La voz media. Los pronombres personales. Los pronombres adjetivos posesivos. El
pronombre relativo.
- LA VOZ MEDIA.
En griego, frente a la voz activa se desarrolló una voz, llamada media por los gramáticos antiguos. Esta voz se empleaba en
las lenguas indoeuropeas y de ella derivaría con el tiempo la voz pasiva. Sus formas verbales se traducen en activa:
Ej.: παιδεύομαι (educo) - παιδεύεσθαι (educar).
La vos media tiene como principal característica el interés especial del sujeto en el proceso verbal, por los siguientes
motivos:
– El proceso verbal recae sobre el propio sujeto. Ejs.:
– λούομαι τὰς τρίχας (me lavo el pelo);
– χρίομαι τὸν χρῶτα (me unto el cuerpo).
– La acción verbal redunda en beneficio del propio sujeto. Ej.:
– Ὁ Ἀχιλλεὺς θύεται (Aquiles ofrece un sacrificio).
– El sujeto participa en el proceso verbal de forma dinámica. Ej.:
– πολιτεύω (ser ciudadano) - πολιτεύομαι (participar en la administración pública, gobernar).
– El proceso verbal aparece en situaciones que afectan a la voluntad, a la mente o al estado del sujeto. Ejs.:
– αἰσθάνομαι (darse cuenta);
– βούλομαι (querer);
– οἴομαι (pensar).
Algunos verbos en voz media tienen únicamente significado activo. Corresponden a los verbos deponentes latinos. Sus
formas verbales se traducen en activa. Ejs.:
– γίγνομαι (llegar a ser);
– εὔχομαι (suplicar);
– ἔρχομαι (ir).
Paradigma de la vos media.
Presente de indicativo en voz media.
verbo desinencia
λούομαι -(ο) μαι
λούει -(ε) 21σαι
λούεται -(ε) ται
λούομεθα -(ο) μεθα
λούεσθε -(ε) σθε
λούονται -(ο) νται
Pretérito imperfecto de indicativo en voz media.
verbo desinencia
ἐλούομην -(ο) μην
ἐλούου -(ε) 22σο
ἐλούετο -(ε) το
ἐλουόμεθα -(ο) μεθα
ἐλούεσθε -(ε) σθε
ἐλούοντο -(ο) ντο
Infinitivo de presente en voz media.
λούεσθαι -(ε) σθαι
Participio de presente en voz media.
Λουόμενος, λουόμενη, λουόμενον -(ο)μενος, -(ο)μενη, -(ο)μενον

21 La segunda persona del singular presente cambios fonéticos: cae la sigma intervocálica y se contraen las vocales en contacto:
λού-ε-σαι > λού-ε-αι > λούει.
22 La segunda persona del singular presente cambios fonéticos: cae la sigma intervocálica y se contraen las vocales en contacto:
λού-ε-σο> λού-ε-ο > λούου.

118
- LOS PRONOMBRES PERSONALES.
1ª persona del sg. 2ª persona del sg. 3ª persona del sg

nominativo ἐγώ yo σύ tú -
acusativo ἐμέ / με a mí σέ / σε a ti ἕ/ἑ a él
genitivo ἐμοῦ / μου de mí σοῦ / σου de ti οὗ / οὑ de él
dativo ἐμοί / μοι para mí σοί /σοι a, para ti οἷ / οἱ a, para él
1ª persona del pl. 2ª persona del pl. 3ª persona del pl.
nominativo ἡμεῖς nosotros ὑμεῖς vosotros σφεῖς ellos
acusativo ἡμᾶς a nosotros ὑμᾶς a vosotros σφᾶς a ellos
genitivo ἡμῶν de nosotros ὑμῶν de vosotros σφῶν de ellos
dativo ἡμῖν a, para ὑμῖν a, para σφίσι(ν) a, para
nosotros vosotros ellos
El pronombre de tercera persona es poco usado; en su lugar se utilizan para el caso nominativo los demostrativos οὖτος y
ἐκεῖνος, junto con αὐτός (este último en época helenística). Para el resto de los casos se utiliza αὐτός:

acusativo αὐτόν, -ήν, -ό a él αὐτούς, -άς, -ά a ellos


genitivo αὐτοῦ, -ῆς, -οῦ de él αὐτῶν, -ῶν, -ῶν de ellos
dativo αὐτῷ, -ῇ, -ῷ para él αὐτοῖς, -αῖς, -οῖς para ellos
- LOS PRONOMBRES O ADJETIVOS POSESIVOS.
singular plural
1ª pers. ἑμός, ή, όν “mío, mía” ἡμέτερος, -α, -ον “nuestro, nuestra”
2ª pers. σός, σή, σόν “tuyo, tuya” ὑμέτερος, -α, -ον “vuestro, vuestra”
– La tercera persona no tiene posesivo, en su lugar se utiliza el genitivo de αὐτός:
– αὐτοῦ (de él o suyo);
– αὐτῆς (de ella o suya);
– ὁ πατὴρ αὐτοῦ (el padre de él / su padre).
– En lugar del genitivo posesivo en griego puede emplearse el genitivo del pronombre personal:
– ὁ ἐμὸς ἀγρός / ὁ ἀγρὸς μου (mi campo).
– El artículo puede sustituir al posesivo cuando o hay ninguna duda sobre quien es el poseedor:
– γιγνώσκω τὴν μητέρα (conozco a mi madre);
– γιγνώσκει τὴν μητέρα (conoce a su madre).
- EL PRONOMBRE RELATIVO.
singular plural
masc. fem. neutro masc. fem. neutro
nominativo ὅς ἥ ὅ οἵ αἵ ἅ
acusativo ὅν ἥν ὅ οὕς ἅς ἅ
genitivo οὗ ἧς οὗ ὧν ὥν ὧν
dativo ᾧ ᾓ ᾧ οἷς αἷς οἷς
– El pronombre relativo concuerda en género y número con su antecedente, pero se declina en el caso que exige su función
dentro de la oración:
– ἡ πόλις ἥν στέργω (la ciudad que amo).
ἥν es femenino singular, pues concuerda con πόλις, pero aparece en acusativo porque es complemento directo de
στέργω.
– Γράφετε πάντα ἅ νοεῖτε (escribid todo lo que pensáis).
ἅ es neutro plural, pues concuerda con πάντα y además está en caso acustaivo porque realiza la función de
complemento directo del verbo νοεῖτε.

119
9.5. Léxico griego.

9.5.1. Familias semánticas: El gobierno.


El gobierno de la ciudad Tipos de gobierno
Ἀρχή, -ῆς ἡ: gobierno, autoridad Ἀναρχία, -ας ἡ: ausencia de gobierno
Ἄρχων, -οντος ὁ: arconte, magistrado Ἀριστοκρατία, -ας ἡ: gobierno de la nobleza
Δῆμος, -ου ὁ pueblo Βασιλεία, -ας ἡ: gobierno de la realeza
Δίκη, -ης ἡ: justicia Δημοκρατία, -ας ἡ: gobierno del pueblo
Ἐλευθερία, -ας ἡ: libertad Μοναρχία, -ας ἡ: gobierno de uno solo
Εὐνομία, -ας ἡ: buen gobierno Ὀλιγαρχία, -ας ἡ: gobierno de unos pocos
νομοθέτης, -ου ὁ: legislador Τυραννίς, -ίδος ἡ: tiranía
Νόμος, -ου ὁ: ley
Πόλις, -έως ἡ: ciudad
Πολίτης, -ου ὁ: ciudadano
Actividad: Define los helenismos siguientes e indica con qué palabra griega guardan relación: 1. Arcángel 2. Anomia 3.
Policía 4. Demografía 5. Autónomo 6. Diarquía 7. Endémico 8. Arcipreste 9. Oligofrenia 10. Metrópoli 11. Tiranicida
12. Cosmopolita 13. Monóculo 14. Archiduque 15. Arzobispo.

9.5.2. Helenismos: La sociedad.


Étimo Formante Significado Ejemplo
Ἄνθρωπος, -ου ὁ -antrop-o- ser humano misántropo
Ἀνήρ, ἀνδρός ὁ -andr-o- varón poliandría
Γυνή, γυναικός ἡ -ginn-ec-o- mujer ginecología
Γέρων, -οντος ὁ -ger-ont- anciano gerontología
Πατήρ, -τρός ὁ -patr-o- padre patronímico
Παῖς, παιδός ὁ/ἡ -ped-o- niño/a pediatría
Δῆμος, -ου ὁ -dem-o- pueblo demografía
Ἔθνος -ους τό -etn-o- raza, pueblo etnografía
Ξένος, -η, -ον -xen-o- extranjero xenofobia
Ἀρχή, -ῆς ἡ -arquía autoridad tetrarquía
Κράτος, -ους τό -cracia poder aristocracia
Πόλις, -εως ἡ -poli-s ciudad metrópoli
Actividad: Define los helenismos siguientes: 1. Gineceo 2. Antropomorfo 3. Pedagogía 4. Patriarca 5. Xenón 6.
Gerontocracia 7. Licántropo 8. Androide 9. Anarquía 10. Etnocéntrico 11. Andrógino 12. Misoginia 13. Tecnocracia 14.
Acrópolis 15. Plutocracia 16. Democracia 17. Oligarquía 18. Epidemia 19. Geriátrico 2o. Étnico.

APÉNDICE. Epigrafía griega. Inscripciones griegas (antiguas) en Hispania.

El término epigrafía ha sido acuñado modernamente para designar la ciencia que estudia lo que ya los griegos
llamaban epigraphai y, más frecuentemente, epigrammata, que eran textos inscritos.
1 Es precisamente la naturaleza de la superficie inscrita lo que sirve para distinguir la epigrafía de otras ciencias que
también se ocupan de los textos. De forma convencional la ciencia moderna ha establecido que la epigrafía estudie en
principio todos los textos inscritos en material duro, ya sea piedra, cerámica o metal, material que en cierta manera
condiciona un tipo de contenidos. En cambio los textos papiráceos, que forman un grupo cronológica y geográficamente
bastante limitado aunque muy numeroso y en el que abundan, a diferencia de en la epigrafía, los testimonios literarios,
pasan a ser objetivo de otra ciencia llamada papirología. Incluso en los textos inscritos en material duro hay algunas

120
excepciones. Las leyendas monetales por ejemplo las estudia la numismática y los ostraka egipcios la papirología.
2 El interés de las inscripciones radica principalmente en las siguientes ventajas. Son testimonios directos que, a
diferencia de los manuscritos, han llegado a nosotros mejor o peor conservadas, pero con el mismísimo texto que el
grabador inscribió en ellas. En el caso de los documentos públicos y oficiales se trata de textos objetivos en el sentido
de que, a diferencia de los literarios, se limitan a presentar los datos y acontecimientos de forma clara para el
conocimiento de los ciudadanos. No se trata de expresiones del pensamiento de un autor sobre éste o aquel asunto, sino
de documentos que presentan una ley, un decreto, la carrera política de un personaje y un número infinito de otros
aspectos de una forma escueta. Para muchas facetas del mundo antiguo son, si no la única fuente, la fuente primordial
de que disponemos. Es fundamental para el estudio lingüístico, bien sea del griego dialectal, bien de la lengua hablada
en cualquier momento y lugar de la evolución del griego, lo que hace su estudio inevitable para un filólogo. Pero
además es fundamental para otros aspectos de tipo histórico, cultural o social como son la religión, la prosopografía, el
derecho público, las instituciones, los asuntos políticos etc.4 Y no sólo es una fuente básica para el conocimiento de
tales aspectos, sino también de muchas zonas y momentos del mundo griego, ventaja fundamental de la epigrafía frente
a la papirología por ejemplo, limitada a Egipto y de forma aislada a unos pocos lugares más, y concentrada
fundamentalmente entre los siglos III a. C. y II-III d. C., aunque hay papiros griegos ya del s. IV a. C. y hasta época
medieval.
La epigrafía griega, pues, se ocupa de las inscripciones griegas desde el s. XIV a.C. con las inscripciones
micénicas hasta el s. V d.C. con las inscripciones cristianas. El periodo al que pertenecen las inscripciones es, pues,
bastante amplio, dado que se extiende durante 19 siglos de forma continuada. Por consiguiente, el material es muy
variado, ya que se incluyen en esta disciplina las tablillas micénicas escritas en el silabario Lineal B, las inscripciones
escritas en alfabeto arcaico, las inscripciones de época helenística imperial y las inscripciones paleocristianas.
Por lo que a la cronología se refiere, las inscripciones griegas más antiguas son, pues, las micénicas del lineal
B, del 1200 a.C. Después, tenemos las escritas en alfabeto griego, a partir de finales del s. IX o siglo VIII a.C. Las
últimas inscripciones griegas son las cristianas del s. V o VI d.C.
Las inscripciones cristianas eran epigrafía religiosa. Desde las primeras inscripciones conservadas en el s. IV
d.C. hasta el s. VI, inscripciones paleocristianas. Del s. VII en adelante, inscripciones cristianas bizantinas. El
cristianismo en Grecia tuvo mucha importancia en los primeros tiempos. Según algunos epigrafistas, las inscripciones
cristianas no son inscripciones religiosas que deben ser estudiadas dentro de la epigrafía griega, otros no.
La definición de la disciplina se basa en criterios externos, es decir, en el tipo de soporte en el que está grabada
la inscripción. La epigrafía griega estudia los textos inscritos grabados o pintados en objetos de superficie dura, como
piedra, mármol, bronce, cerámica, etc.
Las inscripciones griegas antiguas son un trozo de vida que nos llega directamente del lugar y de la época en la
que se encontraban en su tiempo.
Cuando se descubren en excavaciones arqueológicas, podemos conocer relativamente bien casi todos los
detalles de cómo vivían los griegos. Es como si nos adentráramos por una especie de túnel del tiempo y pudiéramos
contemplar la vida de los antiguos griegos frente a la tradición manuscrita de los textos literarios que nos han llegado
pasando por miles de manos que los han copiado hasta la editio princeps. Las piedras son, pues, testimonios de vida que
nos vienen directamente de aquellos lejanos tiempos.
En las últimas décadas se ha prestado un especial interés al estudio de la Historia de la epigrafía griega, lo cual
se debe probablemente al considerable desarrollo que esta disciplina ha experimentado. En la Historia de la epigrafía se
podrían distinguir, a mi juicio, los siguientes períodos:
A. El interés por las inscripciones griegas en los historiadores y los oradores de los s. V y IV a.C.
B. Época helenística. Filócoro de Atenas, Crátero de Macedonia y Polemón de Ilión.
C. El interés por las inscripciones griegas en los eruditos y periegetas durante la época imperial romana. Pausanias.
D. Época bizantina. Interés por las inscripciones métricas.
E. El Renacimiento. Ciriaco de Ancona (s.XV), M. Smetius (s.XVI).
F. Siglos XVII y XVIII. J. Gruter y F.S. Maffei.
G. Siglo XIX. A. Boeckh. La epigrafía como disciplina científica.
H. Siglo XX. Grandes colecciones de inscripciones y ediciones de inscripciones dedicadas a regiones o ciudades.
I. Estado actual de los estudios epigráficos.
Conviene destacar que no pocas inscripciones que conocemos actualmente se debe a la meritoria labor de los
humanistas del Renacimiento que copiaron numerosas inscripciones que hoy se han perdido. En otros casos las
inscripciones copiadas por los humanistas se han conservado además actualmente.
Con la obra de August Boeckh titulada "Corpus Inscriptionum Graecarum" (citado con la sigla CIG) aparece el
primer corpus científico de inscripciones griegas. La obra, consta de cuatro volúmenes in folio. Boeckh trabajó en los
dos primeros, que se publicaron en 1828 y en 1843; el tercero, en 1853, se debe a Johannes Franz, mientras que el
cuarto volumen, publicado en 1859, es fruto de la colaboración de Ernst Curtius y Adolph Kirchhoff. En 1877 salieron
los Índices, a cargo de Hermann Roehl.
Resulta bastante útil hacer un breve repaso por las Publicaciones epigráficas, las cuales se pueden agrupar en
los siguientes apartados: A. Manuales. B. Corpora. C. Facsímiles. D. Colecciones generales. E. Colecciones especiales.

121
F. Localidades y Museos. G. Estudios monográficos. H. Repertorios epigráficos (SEG, BE). I. Repertorios
bibliográficos.
Conviene destacar la gran importancia del Supplementum Epigraphicum Graecum (SEG), a cargo de los
ilustres epigrafistas Angelos Chaniotis, Thomas Corsten, Ronald S. Stroud, y Johan H. M. Strubbe, quienes recogen
anualmente en un volumen todas las publicaciones que van apareciendo sobre nuevas inscripciones o sobre
inscripciones ya conocidas. El SEG fue fundado en 1923 por J. J. E. Hondius, quien publicó doce volúmenes entre 1923
y 1950, a los que siguieron unos trece volúmenes por A. G. Woodhead entre 1951 y 1971. En 1978 fue reanudada la
publicación por Henk W. O Pleket y Ronald S. Stroud.
El Bulletin épigraphique es publicado en la Revue des études grecques desde la fundación de esta revista en
1888. El trabajo, coordinado desde 2006 por L. Dubois.
Con el colapso del mundo micénico en torno al 1100 a.C. desaparece la escritura Lineal B durante los
denominados siglos oscuros. A partir del s. IX a.C. y del s. VIII a.C. los griegos adoptan el alfabeto fenicio y aparecen
las primeras inscripciones en los alfabetos epicóricos griegos. El origen y desarrollo del alfabeto griego es un tema
objeto de nuestro estudio y para ello se estructura en los apartados siguientes:
A. Período anterior a la introducción de la escritura alfabética. Lineal A y Lineal B. Escritura silábica chipriota.
B. El origen del alfabeto griego.
C. Proceso de adaptación y desarrollo del alfabeto griego.
D. Los principales alfabetos de la Grecia Arcaica.
E. El alfabeto milesio y su adopción por Atenas.
F. La evolución de la forma de las letras griegas en época helenística e imperial.
Un tema de interés dentro de la epigrafía griega son los distintos tipos de inscripciones griegas que se pueden
encontrar, como, por ejemplo, A. Decretos, leyes, edictos, cartas oficiales; B. Relaciones internacionales: Tratados,
arbitrajes; C. Documentos administrativos (Inventarios, Catálogos, Fundaciones, Cuentas); D. Inscripciones sepulcrales;
E. Inscripciones religiosas (Dedicatorias votivas, Leyes sagradas, Oráculos, Himnos, Listas de curaciones milagrosas o
Sanationes, Catálogos de sacerdotes, Amuletos, Maldiciones o arai, Laminillas de defixión o tabellae defixionum,
Laminillas órficas); F. Inscripciones honoríficas; G. Inscripciones de derecho privado (Manumisiones, Testamentos,
Mojones, Contratos de arrendamiento); H. Instrumenta. A. Instrumentum publicum (ánforas de vino, caduceos inscritos,
glandes, inscripciones de pesos y medidas, leyendas monetarias, sellos sobre ladrillos, tesserae publicae. B).
Instrumentum domesticum (inscripciones de la casa, inscripciones de objetos domésticos).
Cada uno de los diferentes tipos de inscripciones griegas presentan sus propias fórmulas epigráficas y estilo de
redacción. Entre las inscripciones que han recibido una mayor atención en los últimos años, se encuentran las laminillas
órficas de oro, las cuales ofrecen al difunto devoto del orfismo un más allá de esperanza y felicidad, lo cual es preferible
al el Hades tenebroso, sombrío y horrible que nos ofrece Homero.
Otro foco de interés de la Epigrafía griega son los temas técnicos de la epigrafía de campo, como las lecturas y
ediciones de los textos, las dataciones, las restituciones, la puesta en escena del texto sobre la superficie de la piedra, la
reutilización posterior de las piedras inscritas, la realización de calcos y facsímiles, la toma de fotografías de alta
resolución de los monumentos epigráficos, etc.
Para la lectura y posterior edición de las inscripciones hay que elaborar antes la ficha epigráfica, que consta de
las siguientes partes:
a. Lema descriptivo
b. Transcripción del texto.
c. Aparato crítico, paleografía.
d. Comentario.
e. Bibliografía.
f. Documentación gráfica.
También es necesario estudiar los signos y símbolos epigráficos que se utilizan en la edición de las
inscripciones.
En la toma de los datos de la inscripción durante la autopsia de los textos epigráficos se puede recurrir a calcos
y fotografías, donde distinguimos: A. El dibujo y los calcos, y B. Epigrafía y fotografía.
En el análisis paleográfico de los textos epigráficos y en el estudio de los monumentos se deben tener en cuenta
aspectos significativos de la ejecución de las inscripciones como:
A. Monumentos inscritos.
B. Clasificación de los monumentos.
C. Técnica de escritura.
D. Dirección de la escritura y disposición de las letras.
E. Signos divisorios.
F. Abreviaturas.
G. Nexos y ligaduras.
H. Sistemas numerales.

122
El estudio de la reutilización de los monumentos epigráficos puede ayudar a comprender elementos
significativos de la inscripción.
Una de las tareas más significativas del epigrafista es la restitución de las inscripciones en las partes perdidas,
dentro de lo posible. Aquí se deben tener en cuenta, en nuestra opinión, los elementos de juicio siguientes:
A. Lagunas epigráficas.
B. La restitución epigráfica.
C. Criterios de restitución.
- datación
- contexto histórico
- relaciones prosopográficas
- criterios arqueológicos
- fórmulas,
- dimensiones supuestas del monumento en las inscripciones mutiladas y los fragmentos pertenecientes a una misma
inscripción, etc.
Otra tarea esencial que el epigrafista debe afrontar es la datación de las inscripciones. Para ello conviene
analizar los siguientes elementos: A. Sistemas antiguos de datación. B. Criterios externos: La datación arqueológica. La
datación paleográfica. C. Criterios internos: Fórmulas epigráficas. Instituciones. Lengua, ortografía, estilo. Onomástica.
Prosopografía.
La epigrafía se ocupa además de otros aspectos de las inscripciones no menos significativos, como los
siguientes:
A) La lengua de las inscripciones griegas. A. Los dialectos. B. La koiné. C. La lengua documental. D. La lengua
popular. E. Inscripciones métricas.
B) Relaciones de la epigrafía con la literatura, la arqueología, las Instituciones, la onomástica y la numismática.
C) Epigrafía e informática.
A. Las técnicas informáticas y la epigrafía.
a. La elaboración de léxicos e índices de palabras.
b. Programas informáticos para el tratamiento de la imagen y la epigrafía.
B. Textos epigráficos en CD: PHI Documentary CD 7.
C. Recursos epigráficos en Internet.
- Asociaciones.
- Revistas de epigrafía.
- Proyectos de investigación y estudios.
- Textos epigráficos, calcos y fotografías de inscripciones.

123
Actividades complementarias:
- Lectura de A. Penadés, El hombre de Esparta.
Atenas, siglo V a.C. Isómaco es un respetado ciudadano que, movido por su admiración hacia las ideas de
hombres como Sócrates, Anaxágoras y Heródoto, participa en la Asamblea y en los asuntos públicos de su ciudad en
defensa de Pericles. Cunado compra al esclavo Neleo para ejercer como pedagogo de su hijo Iónides, ignora que ha
puesto en funcionamiento la implacable rueda del destino y que su mundo, al igual que el de toda la Hélade, cambiará
para siempre. ¿Cuál es la relación entre el misterioso asesinato ocurrido en la apacible hacienda familiar y Alcinoo? Una
ira ciega se apodera de Isómaco, quien acude al dios de Delfos en busca de ayuda para llevar a cabo su venganza. El
joven Iónides, lúcido testigo del combate entre el odio y la razón, recibirá una enseñanza que marcará toda su vida.

- Visionado de 300 (2006).


Adaptación del cómic de Frank Miller (autor del cómic de "Sin City") sobre la famosa batalla de las
Termópilas (480 a. C.). El objetivo de Jerjes, emperador de Persia, era la conquista de Grecia, lo que desencadenó las
Guerras Médicas. Dada la gravedad de la situación, Atenas consiguió convencer a Leónidas I, rey de Esparta, para que
participase con los atenienses en la guerra contra los persas. Así, el rey Leonidas (Gerard Butler) y 300 espartanos se
enfrentaron a un ejército persa que era inmensamente superior.

124
UNIDAD 10. LA ÉPOCA ROMANA.
Índice.
10.1. La Época romana.
10.2. Escritores griegos de Época romana.
10.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades):
Licurgo.
10.4. Lengua griega: La voz pasiva. Los pronombres adjetivos
demostrativos. Pronombres adjetivos interrogativo e indefinido.
Pronombre relativo-indefinido.
10.5. Léxico griego. 10.5.1. Familias semánticas: La política.
10.5.2. Helenismos: Acción I.
APÉNDICE. Hispania en las fuentes griegas. (II).
Actividades complementarias.

10.1. La Época romana.

Desde mediados del siglo II a. C. Grecia se convirtió, de hecho, en un protectorado romano, y la mayoría de las
ciudades griegas pagaron tributo a Roma. En 88 a. C., con el apoyo de Mitrídates, rey del Ponto, los griegos se
sublevaron contra Roma, pero el levantamiento fracasó. Durante la época de las guerras civiles Grecia fue escenario de
las luchas entre las distintas facciones romanas que querían hacerse con el poder. En la época Imperial se mantuvo la
influencia cultural griega, pero los núcleos de expansión económica de Oriente se polarizaron en las provincias romanas
de Asia. Éste período de relativa prosperidad fue interrumpido en el siglo III por las invasiones de los bárbaros.
Paralelamente, la sociedad griega evolucionó hacia formas sociales y económicas de tipo feudal.

10.2. Escritores griegos de Época romana.

Después de que los romanos conquistaran Grecia en el 146 a.C., el historiador griego Polibio escribió una
crónica de la conquista y, un siglo más tarde, el geógrafo Estrabón recopiló su Geografía, un estudio sistemático de
lugares, animales y temas de interés.
A finales del siglo I y comienzos del II d.C., Plutarco redactó sus famosas Vidas paralelas, en las que se
entremezclan biografías de griegos y romanos famosos. Más adelante, en el siglo II d.C., Galeno, el médico más
importante de la antigüedad, escribió obras que sentaron los fundamentos de la medicina moderna.
Los primitivos escritores cristianos que transcribieron y reunieron el Nuevo Testamento utilizaron una variedad
de la koiné ('común', en griego), la lengua cortesana y literaria de la Grecia helenística. El dialecto koiné es distinto del
que emplearon los escritores griegos clásicos y sus continuadores, los llamados aticistas, el mejor de los cuales fue el
satírico Luciano, autor de Diálogos de los muertos, Diálogos de los dioses y sus cómicas Historias verdaderas.
Según los eruditos modernos, el prototipo de la novela se desarrolló probablemente en Grecia antes del siglo II
d.C. Se cree que los fragmentos más importantes que se conservan de una primitiva novela griega, los de la llamada
Romance de Ninos, y que tratan del amor de Ninos, fundador legendario de Ninevoli, son del siglo I a.C. Se conservan
cinco novelas griegas completas que se escribieron después del año 100 d.C. y antes del 300 d.C.: Caritón, considerada
como la primera de las cinco; Etiópicas o Teágenes y Cariclea (de principios del siglo III d.C.), del hábil escritor
Heliodoro de Emesa; Dafnis y Cloe, de Longo, el más conocido y probablemente el mejor de estos novelistas; Efesíacas
(o Antea y Habrócomes, sus protagonistas), de Jenofonte de Éfeso, el menos dotado; y Leucipa y Clitofonte (anterior al
año 300 d.C.) de Aquiles Tacio, considerada la última de las cinco. Todas narran historias de amor y aventura en las que
matrimonios o amantes virtuosos son separados y, tras afrontar múltiples peligros, acaban por reunirse.
La filosofía estoica estuvo representada por los escritos de Epicteto y Marco Aurelio Antonino; los
neoplatónicos estuvieron su mejor representante en Plotino.
Algunos de los mejores versos de este periodo son los epigramas anónimos de la Antología griega, recopilación
de poesía y prosa griegas que cubre casi 2.000 años; se compone de dos libros reunidos en los siglos X y XIV d.C., que
se conocen, respectivamente, como la Antología Palatina y la Antología Planudean.

125
10.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Licurgo.

Licurgo. (Ver explicaciones y actividades infra)


La constitución de Esparta sirvió de modelo a lo largo de toda la Antigüedad por su novedosa distribución de
los poderes del Eslado y la educación de sus ciudadanos. Jenofonte, en su República de los lacedemonios, expone sus
características.
ἀλλ' ἐγὼ λέξομαι περὶ τὴν καλοκἀγαϑίαν τῆς Σπάρτης, ὀλιγανϑρωποτάτης πόλεως· ταύτῃ δὲ τῇ πόλει
μείζων δύναμις καὶ δόξα ἐν τῇ Ἑλλάδι εἰσίν. ϑαυμάζω πῶς τοῦτ' ἐγένετο. ἐπεὶ μέντοι λογίζομαι τὰ
ἐπιτηδεύματα τῶν Σπαρτιατῶν, οὐκέτι ϑαυμάζω. Λυκοῦργος δὴ αὐτοῖς τοὺς ἀρίστους νόμους ἔγραψεν.
λέγουσι δὲ τινες ὅτι αὐτὸς ὁ Λυκοῦργος κατὰ τοὺς Ἡρακλείδας ἐγένετο. ὁ νομοϑέτης οὐ πρότερον
παρέσχε τῷ πλήϑει τὴν εὐνομίαν πρὶν ἐλϑεῖν εἰς Δελφοὺς καὶ μαντεῦσαι τὸν ϑεόν. ὅτε δὲ ὁ ϑεὸς εἶπε
τοὺς νόμους ἀρίστους εἶναι, οἱ Σπαρτιᾶται τοῖς νόμοις ἐπείϑοντο καὶ ἡ πόλις ηὐδαιμόνησε. οὕτω δὲ οἱ
παλαιοὶ νόμοι ἔτι καὶ νῦν τοῖς ἄλλοις καινότατοί εἰσι· ἐπαινέσουσι μὲν πάντες ταύτην τὴν εὐνομίαν,
μιμεῖσϑαι δὲ αὐτὴν οὐδεμία πόλις ἐϑελήσει.
Ya en la Antigüedad, el resto de los griegos observaron la singularidad de la constitución y sociedad
espartanas; fueron éstas, y no los templos y edificios, las que encumbraron a la ciudad laconia. Con todo, las nuevas
leyes debían ser sancionadas, como en las demás ciudades, por la divinidad.
πρότερον δὲ τούτων τοῖς Λακεδαιμονίοις κάκιστοι νόμοι ἦσαν. ὁ οὖν Λυκοῦργος, τοῦ βασιλέως υἰός τε
καὶ δόκιμος ἀνήρ, εἰς Δελφοὺς ἐλεύσεται ἐπὶ τὸν χρησμὸν· ἐκεὶ δὲ ἡ Πυϑία λέξει τάδε·
“ἥκεις, ὦ Λυκοῦργε, πρὸς ἐμὸν πίονα ἱερόν,
Διὶ φίλος καὶ πᾶσιν Ὀλυμπιασι ϑεοῖς.
δίζω ἤ σε ϑεὸν μαντεύσομαι ἣ ἄνϑρωπον
ἀλλ' ἔτι καὶ μᾶλλον ϑεὸν ὀνομάσω, ὦ Λυκοῦργε.”
καὶ δὴ ἡ Πυϑία πρὸς τούτοις λόγοις αὐτῷ τὴν εὐνομίαν φράσει· τοῖς δὲ Λακεδαιμονίοις καινοὶ νόμοι
ἔσονται.
La estructura social de Esparta obliga a sus ciudadanos a compartir cada momento de sus vidas con sus
compañeros. Por ello, no hay dobleces en su comportamiento, en privado y en público unciudadano siempre respeta las
normas.
ὁ Λικοῦργος ἐν τῇ Σπάρτῃ ἀναγκάσει πάντας ἀσκεῖν δημοσίᾳ τὰς ἀρετάς. ὥσπερ οὖν ἐν τοῖς ἰδιώταις οἱ
ἀσκοῦντες τὴν ἀρετὴν τῶν ἀμελούντων διαφέρουσι, οὕτω καὶ ἡ Σπάρτη πασῶν τῶν πόλεων ἀρετῇ
διαφέρει, μόνη δημοσίᾳ ἐπιτηδεύουσα τὴν καλοκἀγαϑίαν.

- Explicaciones gramaticales y actividades.


Sobre el texto "Licurgo".
 En el texto aparecen dos palabras conocidas que, sin embargo, todavía no hemos estudiado morfológicamente; se trata
de πάντας y de πασῶν. Corresponden al acusativo masculino plural y genitivo femenino plural, respectivamente, de un
adjetivo de tema en -ντ-, πᾶς, πᾶσα, πᾶν, 'todo'. Sus genitivos muestran el tema παντός, πάσης, παντός.
 También son temas en -ντ- las formas verbales (οἱ) ἀσκοῦντες, 'los que practican'; τῶν ἀμελούντων, 'los que
descuidan'. Como sucedía con el adjetivo, el femenino es un tema de la primera declinación, ἐπιτηδεύουσα,
'dedicándose'.
Actividades.
1. Lee en voz alta el texto anterior.
2. Conjuga el presente, el imperfecto y el aoristo de ἀναγκάσει.
3. En la primera oración encontramos una subordinación de infinitivo: ἀναγκάσει ἀσκεῖν. ¿Recuerda cómo se expresa el
sujeto de las oraciones de infinitivo? Analiza y traduce la oración.
4. La correlación ὥσπερ ... οὕτω καί introduce una subordinación comparativa, 'como ... así también'. La subordinada
tiene como sujeto el participio sustantivado οἱ ἀσκοῦντες y como complemento del verbo, el genitivo adverbal τῶν
ἀμελούντων, otro participio sustantivado. Traduce la oración.
5. En la última oración el participio ἐπιτηδεύουσα va referido al sujeto, ἡ Σπάρτη, y concuerda con él, como adjetivo,
en género, número y caso. Puedes traducir su oración como una subordinada causal, 'puesto que'.
6. ¿Cuál es la función de μόνη en la última oración?
Explicaciones graticales y actividades.
Morfología nominal: 3ª Declinación. Temas en silbante.
Los temas en silbante forman sustantivos neutros de doble tema alternante (ej.: τὸ γένος, 'el linaje', temas:
γενος /γενεσ-), y sustantivos y adjetivos de tema invariable (ej.: ἀληϑής, ές, 'verdadero', tema: ἀληϑεσ-). En este tipo
flexivo de la tercera declinación, las desinencias casuales se ven alteradas por cambios fonéticos; el artículo nos servirá

126
de gran ayuda en la identificación de los casos.
Los temas alternantes siguen este paradigma: γένος, -ους:
Singular Plural
Νom. τὸ γένος τὰ γένη (<*γένεσ-α)
Voc. γένος γένη
Αcus. τὸ γένος τὰ γένη
Gen. τοῦ γένους (<*γένεσ-ος) τῶν γενῶν (<*γενέσ-ων)
Dat. τῷ γένει (<*γένεσ-ι) τοῖς γένεσι (<γένεσ-σι)
La silbante se mantiene en el nominativo singular γένος, puesto que, al ser un sustantivo neutro, recibe
desinencia cero. En el dativo plural, el grupo de doble silbante se reduce.
Ésta es la declinación de los temas invariables según el modelo del adjetivo de dos terminaciones ἀληϑής, ές,
'verdadero':
Singular Plural
Masc./Fem. Neutro Masc./Fem. Neutro
Νom. ἀληϑής ἀληϑές ἀληϑεῖς (<*άληϑέσ-ες) ἀληϑῆ (<*ἀληϑέσ-α)
Voc. ἀληϑές ἀληϑές ἀληϑεῖς ἀληϑῆ (<*ἀληϑέσ-α)
Αcus. ἀληϑῆ (<*ἀληϑέσ-α) ἀληϑές ἀληϑεῖς ἀληϑῆ (<*ἀληϑέσ-α)
Gen. ἀληϑοῦς (<*ἀληϑέσ-ος) ἀληϑῶν (<*ἀληϑέσ-ωυ)
Dat. ἀληϑεῖ (<*ἀληϑέσ-ι) ἀληϑέσι (<*ἀληϑέσ-σι)
Éstos son los cambios fonéticos y gráficos que afectan a los verbos con raíz en oclusiva:
-π-, -β-, -φ-, -πτ- + σ = ψ
-κ-, -γ-, -χ-, -ττ- + σ = ξ
-τ-, -δ-, -ϑ-, -ζ- + σ = σ
Morfología verbal: Aoristo activo y medio.
El tema de aoristo (ἀόριστος, indefinido) se caracteriza por su aspecto puntual, frente al aspecto durativo del
tema de presente. En el indicativo, pues, el imperfecto ἔλυον, 'desataba', y el aoristo ἔλυσα, 'desaté', no se diferencian
por el tiempo, ya que ambos son pasados, sino por el aspecto: uno expresa la acción en curso de desarrollo (ἔλυονf);
otro, puntual (ἔλυσα). En castellano podemos recoger estos valores significativos por medio de los pretéritos imperfecto
e indefinido (o perfecto simple) respectivamente. (Los rasgos aspectuales señalados son los mismos, según iremos
viendo, que oponen el resto de los modos y los infinitivos y participios de los temas de presente y aoristo.) En los textos
anteriores encontramos numerosos ejemplos:
οὗτος δῶρα ἔπεμψε, 'ése envió regalos'.
ὁ ἀλιεὺς καλὸν ἰχϑὺν ἔλαβε, 'el pescador cogió un hermoso pez'.
El aoristo admite varios tipos de formación, dentro de los cuales los más frecuentes son el sigmático (ἔπεμψε)
y el radical temático (ἔλαβε), que estudiaremos seguidamente. Como cualquier tiempo pasado en indicativo, el aoristo
lleva aumento y desinencias secundarias (aunque éstas, a veces, no se aprecian por haber sufrido alteraciones fonéticas).
Aoristo sigmático.
El aoristo sigmático, propio de los presentes cuya raíz acaba en vocal y de la mayoría con raíz terminada en
consonante oclusiva, consta de aumento, raíz, sufijo (-σα) y desinencias. Sobre el modelo de λύω, ésta es la conjugación
de los aoristos de indicativo activo y medio con sus infinitivos (que no llevan aumento, al igual que los participios y los
modos distintos del indicativo):
Aoristo activo Aoristo medio
Personas Singular Plural Singular Plural
1ª ἔλυσα ἐλύσαμεν ἐλυσάμην ἐλυσάμεϑα
2ª ἔλυσας ἐλύσατε ἐλύσω1 ἐλύσασϑε
3ª ἔλυσε(ν)2 ἔλυσαν ἐλύσατο ἐλύσαντο
Infinitivo λῦσαι λύσασϑαι
1 En la 2ª pers. sing. del aoristo medio, tanto del sigmático como del temático, la silbante de la desinencia, por estar en posición
intervocálica, se pierde después de aspirarse y las vocales en contacto se contraen:
*ἐλύοασο > *ἐλύσαhο > ἐλύαο > ἐλύω (α + o > ω); *ἐλάβεσο > *ἐλάβεhο > ἐλάβεο > ἐλάβου (ε + ο >ου).
2 En la 3ª pers. sing. del aoristo sigmático activo (ἔλυσε) cambia la vocal del sufijo por analogía con el. Tipo temático (ἔλαβε).

127
En los verbos con raíz en oclusiva, el contacto entre esta consonante y la silbante del sufijo origina las mismas
modificaciones que ocurrían en los temas en oclusiva de la tercera declinación: πέμπω, aor. ἔπεμψα; διώκω, aor. ἐδίωξα;
πείϑω, aor. ἔπεισα.
Aoristo radical temático.
El aoristo radical temático, característico de presentes que no tienen raíz vocálica, utiliza como procedimiento
gramatical formativo no la adición de un sufijo, sino un cambio en la raíz que la hace distinta de la del presente. Por lo
general, la oposición entre ambos temas se establece por la presencia de determinados elementos morfológicos (prefijos,
infijos, suhjos) en el tema de presente y su ausencia en el tema de aoristo (p. ej.: λαμβάνω, aor. ἔλαβον; εὑρίσκω, aor.
ηὗρον), ο bien por los diferentes grados vocálicos de los temas (p. ej.: φεύγω, aor. ἔφυγον).
Este tipo de aoristos consta de aumento, raíz, vocal temática (ε/ο) y desinencias secundarias. Su formación,
pues, coincide con la del imperfecto: sólo el contraste entre las raíces de los temas de presente y aoristo nos asegura la
identificación correcta del tiempo (p. ej.: μανϑάνω), imperf. ἐμάνϑανον, aor. ἔμαϑον; φεύγω, imperf. ἔφευγον, aor.
ἔφυγον).
Tomando como modelo λαμβάνω (aor. act. ἔλαβον, raíz λαβ-), la conjugación de los aoristos de indicativo
activo y medio, junto con sus infinitivos, es la siguiente:
Aoristo activo Aoristo medio
Personas Singular Plural Singular Plural
1ª ἔλαβον ἐλάβομεν ἐλαβόμην ἐλαβόμεϑα
2a ἔλαβες ἐλάβετε ἐλάβου ἐλάβεσϑε
3ª ἔλαβε(ν) ἔλαβον ἐλάβετο ἐλάβοντο
Infinitivo λαβεῖν λαβέσϑαι
Los infinitivos de los aoristos radicales temáticos (también sin aumento, como los de los aoristos sigmáticos)
coinciden en su formación con los del tema de presente; mantienen, no obstante, una característica tonal: el infinitivo
activo siempre es perispómeno y el medio siempre va acentuado en la penúltima sílaba.
A esta categoría de aoristos radicales temáticos pertenecen los correspondientes a verbos polirrizos, es decir,
aquellos que oponen sus temas no sólo por procedimientos morfológicos, sino también léxicos: mediante raíces
distintas. Damos a continuación una lista de los más frecuentes:
Presente Aoristo
αἱρέω, 'coger, capturar' εἷλον
ἔρχομαι, 'ir, venir' ἦλϑον
λέγω, 'decir' εἶπον
ὁράω, ῶ, 'ver' εἶδον
φέρω, 'llevar' ἤνεγκον
Morfología verbal: Aumento (II).
Ya conocemos el aumento silábico, que adoptan los verbos que comienzan por consonante. Por su parte, los
verbos que comienzan por vocal o diptongo toman el llamado aumento temporal, que consiste en el alargamiento de la
vocal o diptongo inicial de acuerdo con las siguientes normas:
Vocal inicial Diptongo inicial
α > η ἀκούω, imperf. ἤκουον αι > ῃ αἴρω, imperf. ᾖρον
ε > η ἐσϑίω, imperf. ἤσϑιον ει > ῃ εἰκάζω, imperf. ᾔκαζον
ι > ι ἱκετεύω, imperf. ἱκέτευον οι > ῳ οἰκίζω, imperf. ᾤκιζον
ο > ω ὀργίζω, imperf. ὤργιζον αυ > ηυ αὐξάνω, imperf. ηὔξανον
υ > υ ὑβρίζω, imperf. ὕβριζον ευ > ηυ εὑρίσκω, imperf. ηὕρισκον
Los verbos que comienzan por vocal larga o por el diptongo ου- no sufren ningún cambio (p. ej.: ἥκω, imperf.
ἧκον; οὐτάζω, imperf. οὔταζον); lo mismo puede ocurrir en aquellos que empiezan por los diptongos ει- y εϑ- (ρ. ej.:
εἰκάζω, aor. ᾔκασα ó εἴκασα; εὑρίσκω, aor. ηὗρον ó εὗρον).
En los verbos que comienzan por ι y por υ, la vocal recibe el alargamiento correspondiente, pero no hay
ninguna variación gráfica.
Como sucedía con el aumento silábico, también en los verbos compuestos por un preverbio el aumento
temporal se sitúa entre el preverbio y el verbo simple (p. ej.: ἐξάγω, imperf. ἐξῆγον).
Actividades.
1. Analiza y traduce las siguientes oraciones:
 οἱ Λακεδαιμόνιοι εἰς Σάμον ἦλϑον καὶ στρατείαν ἐποιήσαντο ἐπὶ τὸν τύραννον τὸν Πολυκράτη.
 ἐπεὶ δὲ στόλῳ μεγάλῳ ἀφίκοντο, Σάμον ἐπολιόρκησαν.
 οὗτοι μὲν πρὸς τὸ τοῦ πύργου τεῖχος προσέβαλον, ὁ δὲ Πολυκράτης αὐτοὺς ἀπήλασεν.
 οἱ οὖν Λακεδαιμόνιοι εἰς τὴν Πελοπόννησον ἀπῆλϑον.
 ταύτην πρώτην στρατείαν ἐπὶ τὴν Ἀσίαν οἱ Λακεδαιμόνιοι ἐποιήσαντο.

128
10.4. Lengua griega: La voz pasiva. Los pronombres adjetivos demostrativos. Pronombres adjetivos
interrogativo e indefinido. Pronombre relativo-indefinido.
- LA VOZ PASIVA.
– La voz pasiva se desarrolló más tarde que la voz media y la voz activa. Responde a un uso especializado de las formas
medias y activas de sentido intransitivo. Así, por ejemplo, una forma de perfecto medio como δέδοται, “está dado”,
puede utilizarse en sentido pasivo “es dado”.
– La voz pasiva utiliza las mismas formas que la voz media en los temas de presente y de perfecto.
– En cuanto a los tiempos de futuro y de aoristo, sin embargo, los diferencia con unos sufijos especiales:
– -θησ- (futuro) > λυ-θήσ-ο-μαι (seré desatado).
– -θη- (aoristo) > ἔ-λυ-θη-ν (fui desatado).
10.2.1. Expresión del complemento agente.
– Si se refiere a un ser animado, el complemento agente se expresa con la preposición ὑπό + genitivo; ej.:
– ὁ μαθητὴς διδάσκεται ὑπὸ τοῦ διδασκάλου (el alumno es instruido por el maestro).
– Si se refiere a un ser inanimado, el complemento agente se expresa con dativo sin preposición; ej.:
– οἱ ναῦται φοβοῦνται τῷ χειμῶνι (los marineros son amedrentados por la tempestad).
– Si el verbo es un perfecto o pluscuamperfecto, el complemento agente puede hallarse en dativo sin preposición,
incluso si designa un ser animado; ej.:
– τὰ ἐρετμὰ λὲλειπται τοῖς ναύταις (los remos han sido abandonados por los marineros).
Paradigma del aoristo pasivo:
aoristo de indicativo pasivo ἐ-παιδεύ-θην
ἐ-παιδεύ-θης
ἐ-παιδεύ-θη
ἐ-παιδεύ-θη-μεν
ἐ-παιδεύ-θη-τε
ἐ-παιδδεύ-θη-σαν
infinitivo de aoristo pasivo παιδευ-θῆ-ναι
participio de aoristo pasivo παιδευ-θείς,
παιδευ-θεῖσα,
παιδευ-θέν
- PRONOMBRES-ADJETIVOS DEMOSTRATIVOS.
Los pronombres adjetivos demostrativos son tres:
Ὅδε, ἥδε, τόδε (este, esta, esto).
Se utiliza para expresar lo que está más próximo a la persona que habla. Se declina como el artículo añadiendo la
partícula indeclinable -δε.
singular plural
masc. fem. neutro masc. fem. neutro
nomibativo ὅδε ἥδε τόδε οἵδε αἵδε τάδε
acusativo τόνδε τήνδε τόδε τούσδε τάσδε τάδε
genitivo τοῦδε τῆσδε τοῦδε τῶνδε τῶνδε τῶνδε
dativo τῷδε τῇ τῷδε τοῖσδε ταῖσδε τοῖσδε
Οὕτος, αὕτη, τοῦτο (ese, esa, eso).
Designa a las personas y a las cosas que están más cerca de la persona a quien uno habla o para citar aquello que
se ha expuesto.
singular plural
masc. fem. neutro masc. fem. neutro
nominativo οὗτος αὕτη τοῦτο οὗτοι αὗται ταῦτα
acusativo τοῦτον ταύτην τοῦτο τούτους ταύτας ταῦτα
genitivo τούτου ταύτης τούτου τούτων τούτων τούτων
dativo τούτῳ ταύτῃ τούτῳ τούτοις ταύταις τούτοις

129
Ἐκεῖνος, ἐκείνη, ἐκεῖνο (aquel, aquella, aquello).
Expresa lo que está lejos de quien habla y de aquél a quien uno dirige la palabra. Designa las cosas alejadas en el
tiempo y en el espacio.
singular plural
masc. fem. neutro masc. fem. neutro
nomibativo ἐκεῖνος ἐκείνη ἐκεῖνο ἐκεῖνοι ἐκεῖναι ἐκεῖνα
acusativo ἐκεῖνον ἐκείνην ἐκεῖνο ἐκείνους ἐκείνας ἐκεῖνα
genitivo ἐκείνου ἐκείνης ἐκείνου ἐκείνων ἐκείνων ἐκείνων
dativo ἐκείνῳ ἐκείνῃ ἐκείνῳ ἐκείνοις ἐκείναις ἐκείνοισ
Los adjetivos demostrativos se sitúan delante del grupo sintáctico de artículo y sustantivo o detrás de él:
– ὅδε ὁ ἀνήρ / ὁ ἀνήρ ὅδε (este hombre);
– αὕτη ἡ γυνή / ἡ γυνὴ αὕτη (esa mujer);
– ἐκεῖνο τό βιβλίον /τό βιβλίον ἐκεῖνο (aquel libro).
El pronombre αὐτός se usa como un demostrativo, pero, además, se utiliza a menudo como pronombre personal de tercera
persona, en los casos acusativo, genitivo y dativo.
- PRONOMBRES ADJETIVOS INTERROGATIVO E INDEFINIDO.
– El interrogativo τίς, τί (¿quién, qué¿) lleva el acento sobre la ι y se declina siguiendo el paradigma de la tercera declinación
de tema en nasal- El neutro τί es empleado, en ocasiones, con el significado de “¿por què?”.
singular plural
masc./fem. neutro masc./fem. neutro
nominativo τίς τί τίνες τίνα
acusativo τίνα τί τίνας τίνα
genitivo τίνος τίνων
dativo τίνι τίσι(ν)
– El pronombre adjetivo indefinido (τις, τι) se declina como el interrogativo pero se diferencia por el acento. Es enclítico y
no puede iniciar una oración.
singular plural
masc./fem. neutro masc./fem. neutro
nominativo τις τι τινες τινα
acusativo τινα τι τινες τινα
genitivo τινος τινων
dativo τινι τισι(ν)
- PRONOMBRE RELATIVO-INDEFINIDO.
Está formado por el relativo y el indefinido: ὅστις, ἥτις, ὅ τι (quienquiera que, el cual). Ambos pronombres se declinan al
mismo tiempo:
singular plural
masc. fem. neutro masc. fem. neutro
nominativo ὅστις ἥτις ὅ τι οἷτινες αἷτινες ἅτινα
acusativo ὅντινα ἥντινα ὅ τι οὕστινας ἁστινας ἅτινα
genitivo οὗτινος ἧστινος οὗτινος ὧντινων ὧντινων ὧντινων
dativo ᾧτινι ᾗτινι ᾧτινι οἷστισι(ν) αἷστισι(ν) οἷστισι(ν)

130
10.5. Léxico griego.

10.5.1. Familias semánticas: La política.


Ἀγορά, -ᾶς ἡ: ágora Ξένος, -η, -ον: extranjero
Ἀτιμία, -ας ἡ: pérdida de la ciudadanía Ὀστρακισμός, -οῦ ὁ: ostracismo
Βουλή, -ῆς ἡ: Consejo Πλῆθος, -ους τό: la masa, plebe
ἐκκλησία, -ας ἡ: Asamblea Ῥήτωρ, -ορος ὁ: oraor
Δοῦλος, -ου ὁ: esclavo Στάσις. -έως ἡ: levantamiento, sublevación
Μέτοικος, -ου ὁ: extranjero residente en Atenas Ψῆφος, -ους τό: voto
Actividad: Define estos helenismos e indica con qué palabra griega guardan relación: 1. Iglesia 2. Pletórico 3.
Hiperdulía 4. Agorafobia 5. Timocracia 6. Meteco 7. Reostato 8. Abulia 9. Xenofobia 10. Eclesial 11. Retórica 12.
Metástasis.

10.5.2. Helenismos: Acción I.


Étimo Formante Significado Ejemplo
Ἀκούω -acu-s- audición acústica
Δύναμις, -εως ἡ -dinam- fuerza, movimiento adinamia
Ἔργον -ου τό -erg-/-urgiaa acción, instrumento quirúrgico
*Φαγ- -fag-o comer antropófago
Φέρω -fer-/-for- llevar, portar féretro
Φωνή, -ῆς ἡ -fon-o- sonido fonendoscopio
Γράφω -graf-/-gram- escritura taquigrafía
Λύσις, --έως ἡ -lis-is ruptura, liberación electrólisis
Ποιέω -pe(y)a-/-poe- acción, fabricación epopeya
Ἵστημι -e-stas-/e-stat- levantar, fijar aerostato
Τίθημι -teca/-tesis colocación, posición biblioteca
Τρέπω -trop-o- volverse, cambio tropo
Actividad: Define los helenismos siguientes y explica sus componentes: 1. Farmacopea 2. Hipoacusia 3. Aerodinámico
4. Aerofagia 5. Fonética 6. Fósforo 7. Megáfono 8. Autógrafo 9. Termodinámica 10. Onomatopeya 11. Dramaturgia 12.
Termostato 13. Electrocardiograma 14. Semáforo 15. Fonoteca 16. Quirurgico 17. Tropismo 18. Necrófago 19.
Hemólisis 20. Hipoacúsico.

APÉNDICE. Hispania en las fuentes griegas (II): Desde el conflicto entre Roma y Cartago hasta el Bajo
Imperio.

a. El conflicto entre Roma y Cartago.


1. POLIBIO, 3, 22.
El primer pacto entre romanos y cartagineses se concluye en tiempos de Lucio Junio Bruto y Marco Horacio,
los dos primeros cónsules nombrados después de la caída de los reyes. Bajo su consulado tuvo lugar la consagración del
templo de Júpiter Capitolino. Esto ocurrió veintiocho años antes del paso de Jerjes a Grecia.... Que haya paz entre los
romanos y sus aliados y los cartagineses y sus aliados con las condiciones siguientes: prohibición a los romanos y a sus
aliados de navegar más allá de Kalón Akroterion, a no ser obligados por una tempestad o por unos enemigos.... Después
de éste, los cartagineses establecen otro pacto... Que haya amistad entre los romanos y los aliados de los romanos por
una parte y el pueblo de los cartagineses, el de Tiro, el de Utica y sus aliados, por otra, bajo las siguientes condiciones:
que los romanos no recojan botín más allá de Kalón Akroterion, de Mastia ni de Tarseyo, que no comercien en tales
regiones ni fundan ciudades... Los romanos establecieron todavía un tercer pacto en la época de invasión de Pirro, antes
de que los cartagineses iniciaran la guerra de Sicilia ... Porque, acabada la guerra de Sicilia, los romanos hacen unos
pactos distintos, en los cuales las cláusulas contenidas eran las siguientes: Los cartagineses evacuarán toda Sicilia y
todas las islas entre Italia y Sicilia... Y a todo lo dicho hay que añadir las últimas convenciones aceptadas por Asdrúbal

131
en Hispania, según las cuales los cartagineses no cruzarían el río Ebro en son de guerra...
2. APIANO, Sobre Iberia, 11, 12.
Los saguntinos, al verse abrumados por este ataque inesperado y no anunciado por los heraldos, enviaron una
embajada a Roma... Los saguntinos, una vez perdida la esperanza de ayuda de Roma, y como el hambre les acuciaba y
Aníbal persistía en su asedio continua – pues había oído que la ciudad era próspera y rica no relajaba el asedio-,
reunieron el oro y la plata, tanto público como privado, en la plaza pública, por medio de una proclama y lo mezclaron
con plomo y bronce fundido para que resultara inútil a Aníbal. Y ellos mismos, prefiriendo morir en combate antes que
por hambre, se lanzaron a la carrera, de noche todavía, contra los puestos de guardia de los africanos, que aún dormían y
no sospechaban el ataque. Por lo cual, los mataron cuando se levantaban del lecho y se estaban armando a duras penas
en medio de la confusión y algunos, incluso, cuando ya estaban luchando. El combate duró mucho tiempo y de los
africanos murieron muchos, pero de los saguntinos todos. Las mujeres, al ver desde las murallas el fin de sus hombres,
se arrojaron unas desde los tejados, otras se ahorcaron y otras, incluso, degollaron a sus propios hijos. Este fue el final
de Sagunto, una ciudad que había sido grande y poderosa. Aníbal, tan pronto como se percató de lo que había sucedido
con el oro, movido por la ira, dio muerte a aquellos saguntinos que quedaban y eran adultos, después de torturarlos,
pero viendo que la ciudad estaba a orillas del mar y no lejos de Cartago y poseía una tierra buena, la pobló de nuevo e
hizo de ella una colonia cartaginesa. La cual creo que se llamó Cartago Espartaria.
b. La conquista romana de la Península Ibérica.
3. APIANO, Sobre Iberia, 41.
Todos le enviaban emisarios y él (Catón) les exigió otros rehenes. Envió cartas selladas a cada una de las
ciudades y ordenó a sus portadores entregarlas todas el mismo día. El día lo fijó calculando el tiempo que,
aproximadamente, tardarían en llegar a la ciudad más distante. Las cartas ordenaban a los magistrados de todas las
ciudades que destruyesen sus murallas en el mismo día que recibiesen la orden y, en el caso de que lo aplazaran, les
amenazaba con la esclavitud. Estos, vencidos recientemente en una gran batalla y dado que desconocían si estas ordenes
se las habían dado a ellos solos o a todos, temían ser objeto de desprecio, con toda razón si eran los únicos, pero si era a
todos, los otros también tenían miedo de ser los únicos en demorarse y, puesto que no había oportunidad de
comunicarse unos con otros por medio de emisarios y sentían preocupación por los soldados que habían venido con las
cartas y permanecían ante ellos, estimando cada uno su propia seguridad como lo más ventajoso, destruyeron con
prontitud las murallas. Una vez que se decidieron a obedecer pusieron el máximo celo en tener en su haber, además, una
pronta ejecución. De este modo y gracias a una sola estratagema, las ciudades ubicadas a lo largo del río Ebro
destruyeron sus murallas en un solo día, y en el futuro, al ser muy accesibles a los romanos, permanecieron durante un
largo tiempo de paz.
4. PLUTARCO, Emilio Paulo, 1.
En dos batallas cerradas venció a los bárbaros y consiguió matar a cerca de treinta mil hombres, según se
cuenta, el éxito de esta expedición se logró gracias al aprovechamiento de la situación geográfica del terreno y se vio
facilitada la victoria mediante el paso de las tropas por un río; sometió doscientas cincuenta ciudades que se le
entregaron voluntariamente. Una vez restablecida la paz y la fidelidad en la provincia, volvió a Roma, sin que esta
expedición le hubiese enriquecido en un dracma.
5. APIANO, Sobre Iberia, 42.
Cuatro Olimpiadas más tarde, en torno a la ciento cincuenta Olimpiada, muchos íberos se sublevaron contra los
romanos por carecer de tierra suficiente, entre otros , los lusones que habitaban en las cercanías del río Ebro. Por
consiguiente el cónsul Fulvio Flaco hizo una expedición contra ellos, los venció en una batalla y muchos de ellos se
desperdigaron por las ciudades. Pero todos los que estaban especialmente faltos de tierra y obtenían su medio de vida
gracias a una existencia errabunda se congregaron en su huída , en la ciudad de Complega, que era de fundación muy
reciente, bien fortificada y que se había desarrollado con rapidez. Tomando a esta ciudad como base de sus operaciones,
exigieron a Flaco que les entregara un sagum, un caballo y una espada como compensación por cada uno de los
muertos, y que se marchara de Iberia antes de que le ocurriera una desgracia. Este les respondió que les entregaría
muchos sagos, y, siguiendo a sus emisarios, acampó junto a la ciudad. Ellos, contrariamente a sus amenazas, huyeron en
secreto de inmediato y se dedicaron a devastar el territorio de los pueblos bárbaros de los alrededores. Estos pueblos
utilizan un manto doble y grueso que abrochan todo alrededor a la manera de una casaca militar y lo llaman sagum.
6. APIANO, Sobre Iberia, 44.
No muchos años después estalló en Iberia otra guerra, difícil a causa del siguiente motivo. Segeda es una
ciudad perteneciente a una tribu celtíbera llamada Belos, grande y poderosa, y estaba inscrita en los tratados de
Sempronio Graco. Esta ciudad forzó a otras más pequeñas a establecerse junto a ella; se rodeó de unos muros de
aproximadamente unos cuarenta estadios de circunferencia y obligó también a unirse a los titos, otra tribu limítrofe. Al
enterarse de ello el Senado prohibió que fuera levantada la muralla, les reclamó los tributos estipulados por Graco y les
ordenó que proporcionaran ciertos contingentes de tropas a los romanos. Esto último, en efecto, también estaba
acordado en los tratados. Los habitantes de Segeda con relación a la muralla, replicaron que Graco había prohibido
crear nuevas ciudades, pero no fortificar las ya existentes. Acerca del tributo de las tropas mercenarias, manifestaron
que habían sido eximidos por los propios romanos después de Graco. La realidad era que estaban exentos, pero el
Senado concede siempre estos privilegios añadiendo que tendrán vigor en tanto lo decidan el Senado y el pueblo

132
romano.
7. APIANO, Sobre Iberia, 61-63.
No mucho tiempo después todos los que consiguieron escapar a la felonía de Lúculo y Galba, lograron reunirse
en número de diez mil e hicieron una incursión contra Turdetania. Gayo Vetilio vino desde Roma contra ellos con otro
ejército y asumió, además, el mando de las tropas que estaban en Iberia, llegando a tener un total de diez mil hombres.
Este cayó sobre los que estaban buscando forraje y, después de dar muerte a muchos, obligó a los restantes a replegarse
hacia un lugar en el que, en el caso de permanecer, corrían el riesgo seguro de morir de hambre, y, en caso de
abandonarlo el de morir a manos de los romanos. Tal era, en efecto, la dificultad del lugar. Por este motivo enviaron
emisarios a Vetilio con ramas de suplicantes, pidiéndole tierra para habitarla como colonos y prometiéndole que, desde
ese momento, serían leales a los romanos en todo. El prometió entregársela y se dispuso a firmar un acuerdo. Pero
Viriato, que había escapado de la perfidia de Galba y entonces estaba con ellos, les trajo a la memoria la falta de palabra
de los romanos y cuantas veces habían violado los juramentos que habían dado y como todo aquel ejército estaba
formado por hombres que habían escapado a tales perjurios de Galba y Lúculo. Les dijo que no había que desesperar de
salvarse en aquel lugar, si estaban dispuestos a obedecerle. Encendidos sus ánimos y recobradas las esperanzas, lo
eligieron general. Después de desplegar a todos en la línea de batalla como si fuera a presentar combate, les dio la orden
de que, cuando él montara a caballo, escaparan disgregándose en tantas direcciones como pudiesen, por rutas muy
distintas en dirección a la ciudad de Tríbola, y que le aguardaran allí. El eligió sólo a mil y les ordenó colocarse a su
lado. Una vez efectuadas disposiciones, escaparan al punto, tan pronto como Viriato montó a caballo, y Vetilio,
temeroso de perseguirles a ellos que habían escapado en numerosas direcciones, dio la vuelta y se dispuso a luchar con
Viriato, que permanecía quieto y aguardaba el momento de atacar. Viriato, con caballos mucho más veloces, lo mantuvo
en jaque, huyendo a veces y otras parándose de nuevo y atacando, y consumió aquel día y el siguiente completos en la
misma llanura cabalgando alrededor. Y cuando calculó que los otros tenían ya preparada su huída, entonces partió por la
noche por caminos no usados habitualmente y, con caballos mucho más rápidos, llegó a Tríbola sin que los romanos
fueran capaces de perseguirlo a causa del peso de sus armas, de su conocimiento de los caminos y la inferioridad de sus
caballos. De esta manera, de modo inesperado, salvó a su ejército de una situación desesperada. Cuando esta
estratagema llegó al conocimiento de los pueblos bárbaros de esta zona, le reportó un gran prestigio y se le unieron
muchos de otros lugares. Y durante ocho años sostuvo la guerra contra Roma.
8. APIANO, Sobre Iberia, 85-87.
Nada mas llegar expulsó a todos los mercaderes y prostitutas, así como a los adivinos y sacrificadores, a
quienes los soldados, atemorizados a causa de las derrotas, consultaban continuamente. Asimismo les prohibió llevar en
el futuro cualquier objeto superfluo, incluso víctimas para sacrificios con propósitos adivinatorios. Ordenó, también,
que fueran vendidos todos los carros y la totalidad de los objetos innecesarios que contuvieran y las bestias de tipo,
salvo las que permitió que se quedaran. A nadie le fue autorizado tener utensilios para su vida cotidiana, exceptuando un
asador, una marmita de bronce y una sola taza. Les limitó la alimentación a carne hervida o asada. Prohibió que tuvieran
camas y él fue el primero que descansó sobre un lecho de hierba. Impidió también que cabalgaran sobre mulas cuando
iban de marcha, pues: ¿Qué se puede esperar, en la guerra –dijo- de un hombre que es incapaz de ir a pie? Tuvieron que
lavarse y untarse con aceite por si solos, diciendo en son de burla Escipión que únicamente las mulas al carecer de
manos, tenían necesidad de quienes las frotaran. De esta forma, los reintegró a la disciplina a todos en conjunto y
también los acostumbró a que le respetaran y temieran, mostrándose de difícil acceso, parco a la hora de otorgar favores
y, de modo especial, aquellos que iban contra las ordenanzas. Repetía en numerosas ocasiones, que los generales
estrictos y austeros en la observancia de la ley eran útiles para sus propios hombres.... pero con todo no se atrevió a
entablar combate hasta que los ejercitó con muchos trabajos... recorriendo a diario las llanuras mas cercanas... Las
marchas, con objeto de que nadie pudiera escaparse, como sucedía antes, las llevaba siempre a cabo en formación
cuadrada... Cuando calculó que el ejército estaba presto, obediente a él y capaz de soportar el trabajo, trasladó su
campamento a las cercanías de los numantinos.
9. APIANO, Sobre Iberia. 91- 96.
De este modo, Escipión fue el primero, según creo, que cercó con un muro a una ciudad que no rehuía el
combate. El río Duero fluía a lo largo del cinturón de fortificaciones y resultaba de mucha utilidad a los numantinos
para el transporte de víveres y para la entrada y salida de sus hombres. Estos, buceando o navegando por él, en
pequeños botes, pasaban inadvertidos o bien lograban romper el cerco con ayuda de la vela, cuando soplaba un fuerte
viento.... Cuando estuvo dispuesto y las catapultas, las ballestas y las máquinas para lanzar piedras se hallaban
apostadas sobre las torres, y estaban apilados junto a las almenas piedras, dardos y jabalinas, y los arqueros y honderos
ocupaban sus lugares respectivos en los fuertes, colocó a lo largo de toda la obra de fortificación, numerosos
mensajeros, que de día y de noche debían comunicarle lo que ocurriera, transmitiéndose, unos a otros, las noticias... El
ejército estaba integrado por sesenta mil hombres, incluyendo fuerzas indígenas... Los numantinos agobiados por el
hambre enviaron cinco hombres a Escipión, con la consigna de enterarse de si los trataría con moderación, si se
entregaban voluntariamente. Y Avaro, su jefe, habló mucho y con aire solemne acerca del comportamiento y valor de
los numantinos, afirmó que ni siquiera en aquella ocasión habían cometido ningún acto reprochable, sino que sufrían
desgracias de tal magnitud por salvar por la vida de sus hijos y esposas y la libertad de su patria. Por lo que muy en
especial –dijo- Escipión. Es digno que tu, poseedor de una gran virtud, te muestres generoso para con un pueblo tan

133
lleno de ánimo y valor y nos ofrezcas, como alternativa de nuestros males, condiciones mas humanas, que seamos
capaces de sobrellevar, una vez que acabamos de experimentar un cambio de fortuna. Así que no está ya en nuestras
manos, sino en las tuyas, o bien aceptar la rendición de la ciudad si concedes condiciones mesuradas o consentir que
perezca totalmente en la lucha. Avaro habló de esta manera, y Escipìón, que conocía la situación interna de la ciudad a
través de los prisioneros, se limitó a decir que debían ponerse en sus manos junto con las armas y entregarle la ciudad.
Cuando les fue comunicada la respuesta, los numantinos, que ya de siempre tenían un espíritu salvaje debido a su
absoluta libertad y a su falta de costumbre en recibir ordenes de nadie, en aquella ocasión, aún más enojados por las
desgracias y tras haber sufrido una mutación radical en su carácter, dieron muerte a Avaro y a los cinco embajadores que
le habían acompañado, como portadores de malas nuevas y, porque pensaban que, tal vez, habían negociado con
Escipión su seguridad personal. No mucho después, al faltarle la totalidad de las cosas comestibles, sin trigo, sin
ganados, sin hierba, comenzaron a lamer pieles cocidas, como hacen algunos en situaciones extremas de guerra. Cuando
también les faltaron las pieles, comieron carne humana cocida, en primer lugar de aquellos que habían muerto... Al
encontrarse en una situación tal, se entregaron a Escipión. Este les ordenó que ese mismo día llevaran las armas al lugar
que habían designado y que al día siguiente acudieran a otro lugar. Ellos, en cambio, dejaron transcurrir el día, pues
acordaron que muchos gozaban aún de libertad y querían poner fin a sus vidas. Por consiguiente, solicitaron un día para
disponerse a morir.
10. APIANO, Sobre Iberia, 99.
Después de la expulsión de los cimbrios llegó Tito Didio y dio muerte hasta veinte mil arévacos, A Termes, una
ciudad grande y siempre insubordinada contra los romanos, la trasladó, desde la posición sólida que ocupaba, a la
llanura, y ordenó que sus habitantes vivieran sin murallas. Después de poner sitio a Colenda, la tomó a los ocho meses
de asedio por rendición voluntaria, vendió a todos sus habitantes con los niños y las mujeres.
c. Hispania como campo de las guerras civiles.
11. PLUTARCO, Sertorio, 14.
Sertorio era admirado y querido por los indígenas, porque, por medio de las armas, formación y orden
romanos, les había quitado aquel aspecto furioso y terrible, convirtiendo sus fuerzas de grandes cuadrillas de
bandoleros, en un ejército... Pero principalmente lo que les ganó la voluntad fue lo que hizo con los jóvenes, reuniendo
en Osca, ciudad populosa, a los hijos de las personajes más principales, y poniéndoles maestros de todas las ciencias y
profesiones griegas y romanas, en realidad los tomaba como rehenes, pero en apariencia los instruía para que al llegar a
la edad varonil, participasen del gobierno y de las magistraturas. Los padres, en tanto, estaban muy engalanados y
vestidos de púrpura, y Sertorio pagaba por ellos los honorarios. Los examinaba por si mismo muchas veces, les
distribuía permiso y les regalaba aquellos collares que los romanos llamaban bulas, siendo costumbre entre los hispanos
que los que se formaban con el general perecieran con él, si este moría, a lo que los bárbaros llamaban consagración, al
lado de los demás generales sólo se ponían algunos asistentes y amigos, pero a Sertorio lo seguían millares de hombres
resueltos a hacer por él esta especie de consagración.
12. DION CASIO, 54, 5, 1-3.
Sin embargo, no se mostró como tal en los hechos, pues tras vencerlos a ambos los redujo a la
esclavitud. No fueron hechos prisioneros muchos de los cántabros, puesto que, desesperando de su libertad, no
estimaban en nada su vida y, uno de ellos, tras incendiar sus propias fortificaciones, se degollaron. Otros prefirieron
perecer entre las llamas y otros, de común acuerdo, se envenenaron, de forma que pereció la mayor parte y la más
salvaje de entre ellos. Los astures, por su parte, tan pronto como fueron rechazados de un lugar fortificado que está
asediado y, posteriormente, fueron vencidos en un combate, no continuaron ya la sublevación y se sometieron
rápidamente.
d. Hispania durante el Principado y el Alto Imperio. Instituciones.
13. ESTRABÓN, 3, 4, 20.
En este tiempo se han distribuido las provincias entre el pueblo y el Senado, por una parte, y el príncipe por la
otra. La Bética se ha atribuido al pueblo, enviándose a ella a un pretor asistido por un cuestor y un legado. Su límite
oriental pasa por las cercanías de Cástulo. El resto pertenece a César, que envía en su representación a dos legados: el
uno pretoriano, el otro consular. El pretoriano, que se halla asistido a su vez por un legado, está encargado de
administrar la justicia a los lusitanos; es decir, a la población comprendida entre las fronteras de la Bética y el curso del
río Duero, hasta su desembocadura, porque toda esta parte ha recibido el mismo nombre y comprende, también, a
Augusta Emérita. Todo lo que ahora está fuera de ella, que es la mayor parte de Iberia, se halla bajo la autoridad del
legado consular, que dispone de fuerzas considerables: unas tres legiones y tres legados.
14. ESTRABÓN, 3, 4, 20.
Todo lo que ahora está fuera de ella, que es la mayor parte de Iberia, se halla bajo la autoridad del
legado consular, que dispone de fuerzas considerables: unas tres legiones y tres legados. Uno de ellos, a la cabeza de
dos legiones, vigila toda la zona situada al otro lado del río Duero, hacia el Norte, a cuyos habitantes se les llama
lusitanos, más hoy en día se les cita como gallegos. Dentro de esta región se incluye la parte septentrional, con los
astures y cántabros. A través de los astures fluye río Melos; un poco mas lejos está la ciudad de Noiga, y después, muy
cerca de ella, un abra del Océano, que señala la separación entre los astures y los cántabros. Toda la longitud de la
cordillera hasta el Pirineo, está bajo la inspección del segundo legado y de la otra legión. El tercero tiene a su cargo el

134
interior de la comarca, incluso a los que ahora llaman togados, por ser gentes casi pacificadas, que parecen haber
recibido con la blanca vestidura el aire civilizado y hasta el tipo itálico. Estos son los celtíberos y los pueblos que
residen en ambas orillas del Iber, hasta la zona costera. El mismo prefecto reside durante el invierno, en la región
marítima, principalmente en Cartago Nova y en Tarraco, en las que administra justicia. Durante el verano recorre la
provincia en viaje de inspección, enmendando los errores. Hay también procuradores de César elegidos entre los equites
y encargados de distribuir a las tropas lo necesario para su mantenimiento.
15. DION CASSIO 75, 3, 9.
Por esta razón declarará a todos los habitantes del Imperio ciudadanos romanos; teóricamente se
trataba de honrarles, realmente era para percibir sumas mayores como consecuencia de esta medida, pues los peregrinos
no pagaban la mayor parte de estas tasas.
e. Hispania durante el Bajo Imperio.
16. ZÓSIMO, 2, 32.
Trastocó las funciones administrativas, establecidas desde hace tiempo... la función del prefecto... comportaba
el abastecimiento de la subsistencia y la represión de las faltas cometidas contra la disciplina militar, por medio de
castigos apropiados. Además, Constantino...dividió en cuatro esta función única: atribuyó al primer prefecto del pretorio
Egipto, con la Pentápolis de África... Al cuarto le correspondieron Galia transalpina e Hispania, así como la isla de Gran
Bretaña.
17. OLIMPIODORO, 12.
Cada una de las grandes casas de Roma contenía en su interior todo lo que puede tener una ciudad de relativa
importancia: un hipódromo, foros, templos, fuentes, baños diversos. Una sola casa era una ciudad... Muchas de las casas
romanas recaudaban de sus dominios un ingreso anual de cuatro mil libras de oro, sin contar con el trigo, el vino y otros
productos que, una vez vendidos, representaban una tercera parte con respecto al oro. Las casas que tras éstas ocupaban
el segundo rango, disfrutaban de unos ingresos de mil quinientas y mil libras de oro. Probo, el hijo de Olibrio, cuando
ejerció su pretura en tiempos de Juan, se gastó mil doscientas libras de oro, cuando su hijo Símmaco ejerció la pretura
antes de la toma de Roma; Máximo, uno de los ricos, pagó cuatro mil libras por la pretura de su hijo. Los pretores daban
sus juegos durante siete días.

135
Actividades complementarias:
- Lectura de M. Renault, Fuego del paraíso.
Como primera parte de la trilogía de Mary Renault sobre Alejandro Magno, Fuego del Paraiso retrata su
infancia y juventud, su relación con Filipo y Olimpia, sus padres, su educación por el filósofo Aristóteles y los
comienzos de su relación con Hefestión, presentada a caballo entre el amor y la amistad.

- Visionado de 300. El origen de un imperio (2014). Guerras médicas (500-479 a.C.). El general griego Temistocles
lucha por conseguir la unidad de las polis griegas. Él dirige las tropas griegas que se enfrentan con el ejército persa,
liderado por Xerxes y Artemisa, para impedir la invasión del país. Spin-off de la película/cómic 300, basado en la
novela gráfica "Xerxes", de Frank Miller.

136
UNIDAD 11. BIZANCIO Y LA GRECIA MEDIEVAL
Índice.
11.1. Bizancio y la Grecia Medieval.
11.2. Literatura bizantina.
11.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades):
Prometeo. El mito de Prometeo. Teseo.
11.4. Lengua griega: Los verbos contractos. Los modos
subjuntivo y optativo. La concordancia. La oración simple. La
oración compuesta.
11.5. Léxico griego. 11.5.1. Familias semánticas: Religión.
11.5.2. Helenismos: Acción II.
APÉNDICE. La provincia Spania del Imperio Bizantino.
Epigrafía griega de época bizantina en España.
Actividades complementarias.

11.1. Bizancio y la Grecia Medieval.

Desde la división del Imperio entre Arcadio y Honorio (395), Grecia formó parte del Imperio romano de
Oriente o Imperio bizantino, cuya base cultural fue helénica. Las invasiones de pueblos germánicos y eslavos
modificaron la composición étnica de la población.
Numerosos pueblos eslavos se establecieron en las zonas montañosas, mientras que los griegos se refugiaron
en las costas y en las islas. Estos eslavos fueron lentamente helenizados.
En el siglo VII los árabes se apoderaron de Chipre y Rodas. En el siglo X los emperadores lograron detener el
avance de los árabes por el sur, y el de los búlgaros por el norte. Desde finales del siglo XI hasta mediados del siglo XII,
los normandos saquearon varias veces las costas. Estas invasiones favorecieron la formación de una sociedad de tipo
feudal. Los emperadores, para hacerles frente, pidieron ayuda a la República de Venecia, a cambio de la concesión de
una serie de ventajas comerciales. Durante la Tercera Cruzada, Chipre fue conquistada por Ricardo Corazón de León.
En la Cuarta Cruzada se fundó el Imperio Latino de Oriente (1204-61) y Grecia fue dividida en una serie de principados
controlados por nobles francos. Las luchas entre francos y bizantinos fueron aprovechadas en los siglos XIII y XIV por
Venecia y Génova, que se apoderaron de varias islas griegas. La división entre los principados francos favoreció a la
aristocracia bizantina, que poco a poco fue recuperando la mayor parte del territorio griego.
En 1303 el emperador Andrónico II Paleólogo contrató almogávares procedentes de la Corona de Aragón, en la
llamada Compañía Catalana de Oriente, para parar el ataque turco. Tras el triunfo almogávar fue asesinado de su líder,
Roger de Flor, lo que llevó a una dura venganza en la que cabe destacar el saqueo de Atenas. Los ducados de Atenas y
Neopatria quedaron en manos de la Corona de Aragón a través de la señoría del Reino de Sicilia hasta 1388, en que
fueron ocupados por los venecianos. En el curso del siglo XV, Grecia cayó bajo el dominio otomano.
Hay que destacar que, hasta su caída, Grecia desarrolló una excelente flota de la que cabe destacar el dromón,
evolución del trirreme que iba armado con un arma exclusivamente griega, el fuego griego, lanzado desde una especie
de cañón de bronce a modo de lanzallamas.

11.2. Literatura bizantina.

Desde el comienzo del reinado de Constantino en el año 323 d.C., hasta la caída del imperio Oriental en 1453,
la literatura griega careció del carácter homogéneo de los periodos primitivos y estuvo muy influenciada por elementos
tanto latinos como orientales. La mayor parte de los escritos de esta época son teológicos y atacan las diversas herejías
que surgieron durante el primer milenio de la era cristiana. Así, san Atanasio arremetió en el siglo IV contra el
arrianismo y, más tarde, Anastasio de Antioquía y León de Bizancio (siglo VI) atacaron a los monofisitas. Los padres
capadocios (san Basilio de Cesarea, san Gregorio de Nisa y san Gregorio de Nacianceno) fueron importantes escritores
y teólogos, y sus ideas tuvieron una gran repercusión. En el siglo VIII, el último de los grandes teólogos griegos, san
Juan de Damasco, escribió obras polémicas contra los iconoclastas (véase Iconoclasia), así como uno de los primeros
libros del dogma cristiano, La fundación del conocimiento. Simeón Metafrastes destaca como editor de los Hechos de
los mártires, en los que revisa y compara relatos anteriores de la vida de los santos. Romanus Melodus y los primeros

137
padres de la Iglesia compusieron numerosos himnos, sobre todo san Gregorio de Nicianzo y Cosmas de Jerusalén.
La influencia eclesiástica hizo que decayera la literatura secular. Sin embargo, hubo un importante poema
histórico y legendario, la notable epopeya popular Digenes Akritas (siglos X-XI), que fue difundido por transmisión
oral hasta que se escribió (se conservan textos de los siglos XV y XVI).
También son importantes desde un punto de vista literario los historiadores, críticos y filósofos bizantinos.
Cabe destacar entre los historiadores a Procopio, el emperador Constantino VII Porfirogéneta, Miguel Pselo, Ana
Comneno, Georgius Pachymeres y Juan VI Cantacuzene.
El más significativo de los críticos fue Focio, cuyos epítomes de 280 obras clásicas, que todavía existían en el
siglo IX, nos han permitido conocer lo que de otra forma podría haberse perdido para siempre. En el siglo XII,
Eustaquio de Tesalónica escribió un comentario sobre las obras de autores clásicos, entre los que se encontraban
Hesíodo, Píndaro y los trágicos griegos. Entre los filósofos bizantinos destaca Georgio Gemisto Pletho, que introdujo la
filosofía platónica en el renacimiento italiano.

11.3. Textos(con explicaciones gramaticales y actividades): Prometeo. El mito de Prometeo. Teseo.

Prometeo.
Desde principios del siglo V a. C los pensadores griegos abandonan paulatinamente la búsqueda de las
explicaciones que rigen el mundo exterior para acercarse al hombre.
Con esta afirmación del sabio Protágoras se inaugura el pensamiento humanístico.
πάντων χρημάτων μέτρον ἐστὶν ἄνϑρωπος, τῶν μὲν ὄντων ὡς ἔστιν, τῶν δὲ οὐκ ὄντων ὡς οὐκ ἐστιν.
El tema del hombre en la ciudad se convierte en el centro de la especulación filosófica. Sócrates cuestiona en el
Protágoras, un diálogo de Platón, que el arte de la política, el de ser un buen ciudadano, pueda ser enseñable. El sofista
intenta demostrarlo con el mito de Prometeo.
ἦν γάρ ποτε χρόνος ὅτε ϑεοὶ μὲν ἦσαν, ϑνητὰ δὲ γένη οὐκ ἦν. ἐπειδὴ δὲ καὶ τούτοις χρόνος γενέσεως
ἦλϑε, οἱ ϑεοὶ τὰ ϑνητὰ τυποῦσι, ἐκ γῆς καὶ πυρὸς μείξαντες. ἔπειτα δὲ προσέταξαν Προμηϑεῖ καὶ
Ἐπιμηϑεῖ κοσμῆσαί τε καὶ νεῖμαι δυνάμεις ἑκάστοις ὡς πρέπει. νέμων δὲ τοῖς μὲν ἰσχὺν ἄνευ τάχους
προσῆπτε, τοὺς δὲ τάχει ἄνευ ἰσχύος ἐκόσμει. καὶ τἆλλα οὕτως ἐπανισῶν ἔνεμεν.
Pero como Epimeteo no era sabio, gastó, sin darse cuenta, todas las capacidades en los irracionales. Quedaba
todavía por equipar la especie humana. Prometeo intenta encontrar un medio de salvación para el hombre, que había
quedado completamente desnudo.
ὁ Προμηϑεὺς κλέπτει σὺν πυρὶ τὴν ἔντεχνον σοφίαν τὴν τοῦ Ἡφαίστου· καὶ οὕτω δὴ δωρεῖται
ἀνϑρώπῳ. ἄνϑρωπος μὲν οὖν περὶ τὸν βίον σοφίαν ταύτῃ τῇ τέχνῃ ἔσχε, τὴν δὲ πολιτικὴν οὐκ εἶχεν· ἦν
γὰρ παρὰ τῷ Διί. ἔπειτα δὲ ὁ ἄνϑρωπος φωνὴν καὶ ὀνόματα ταχὺ διηρϑρώσατο τῇ τέχνῃ, καὶ οἰκήσεις
καὶ τὰς ἐκ γῆς τροφὰς ηὕρετο. οὕτω δὴ παρασκευασμένοι κατ' ἀρχὰς ἄνϑρωποι ᾤκουν σποράδην,
πόλεις δὲ οὐκ ἦσαν· τὰ οὖν ϑηρία τοὺς ἀσϑενεῖς ἀνϑρώπους διέφϑειρεν. ἐζήτουν δὴ ἀϑροίζεσϑαι καὶ
σῴζεσϑαι κτίζοντες πόλεις· ὅτ' οὖν ἠϑροίζοντο, ἠδίκουν ἀλλήλλους ἅτε οὐκ ἔχοντες τὴν πολιτικὴν
τέχνην, ὥστε πάλιν ἀνϑρώπους διέφϑειρε τὰ ϑηρία.
El mito de Prometeo.
Continúa Protágoras con su explicación mítica. Para evitar que la especie humana quede exterminada por no
poseer el arte de la política, Zeus le entrega el respeto y la.justicia; asimismo le advierte de que, quien sea incapaz de
utilizar estos dones, debe ser apartado de la ciudad. (Vex explicaciones y actividades infra)
Ζεὺς πέμπει Ἑρμῆν ἄγοντα εἰς ἀνϑρώπους αἰδῶ τε καὶ δίκην· οὕτω δὲ κόσμος τε καὶ δεσμοὶ φιλίας
συναγωγοί τῶν πόλεων ἄρχουσιν. λέγει οὖν Ἑρμῆς Διί· “ἆρα ὡς τὰς ἄλλας τέχνας νενήμεκα, οὕτω καὶ
ταύτας νέμω;” ὁ δὲ Ζεὺς ἀποκρίνεται· “ἐπὶ πάντας καὶ οὕτω πάντες μετέχουσιν· οὐ γὰρ γεγόνασι
πόλεις ὅτε ὀλίγοι ἀνϑρώπων μετέχουσιν τῶν ἄλλων τεχνῶν. ”
Teseo.
Para vengar la muerte de su hijo Androgeo, Minos sometió a Atenas, obligándola a pagar un tributo anual de
siete jóvenes y siete doncellas. A su llegada a Creta, los jóvenes eran inmolados al Minotauro, el terrible monstruo
encerrado en el laberinto.
ὁ Θησεὺς κατὰ πρόσταξιν τοῦ Αἰγέως ἦλϑεν εἰς Κρήτην ἐπὶ τὸν Μινώταυρον· ἐχούσης δὲ τῆς νεὼς
μέλαν ἱστίον, ὁ Αἰγεὺς κεκέλευκε τὸν υἱόν, φονεύσαντα τὸν Μινώταυρον, μεταβαλεῖν τὸ ἱστίον εἰς
λευκόν. ὅτε ὁ Θησεὺς ἥκει εἰς Κρήτην, ἡ Ἀριάδνη, ἡ ϑυγάτηρ τοῦ Μίνωος, αὐτοῦ ἐρωμένη τυγχάνει·
ἐπαγγέλλει δ' αὐτῷ συνεργεῖν ἐπὶ λόγῳ τῷδε· χρὴ τὸν Θησέα αὐτὴν γαμῆσαι καὶ εἰς τὰς Ἀϑήνας
ἀγαγεῖν. ὁ Θησεὺς ὅρκον ποιεῖται. τότε δ' ἐκείνη αἰτεῖ τὸν Δαίδαλον μηνῦσαι τὴν τοῦ λαβυρίνϑου
ἔξοδον· οὗτος δὲ τῷ Θησεῖ λίνον παρέχει.

138
Teseo, con la ayuda de Ariadna, no sólo dará muerte al Minotauro sino que también acabará con la fuerza naval
de Minos al incendiar toda la flota cretense. Sin embargo, Teseo no cumplió la promesa exigida por la enamorada
princesa.
τὸ δὲ λίνον ἐξάψας ἐκ τῆς ϑύρας, ὁ Θησεὺς ἐφελκόμενος εἰσῆλϑεν. εὑρὼν δὲ τὸν Μινώταυρον ἐν τῷ
λαβυρίνϑῳ, παίων πυγμαῖς ἐφόνευσε καὶ ἐφελκόμενος πάλιν τὸ λίνον ἐξῆλϑεν. ὕστερον δὲ, κρύφα τοῦ
Μίνωος, ὁ Θησεὺς μετὰ τῆς Ἀριάδνης διὰ νυκτὸς ἐκ Κρήτης ἔφυγεν. ἀναπαυομένων δὲ ἐν Νάξῳ αὐτῶν,
ὁ Διόνυσος τὴν γυναῖκα ἥρπασε καὶ εἰς Λῆμνον ἤνεγκεν. ὁ μὲν Θησεὺς καταπλέων ἐπελάϑετο
μεταβαλεῖν τὸ ἱστίον, ὁ δὲ Αἰγεὺς, ἀπὸ τῆς ἀκροπόλεως τὴν ναῦν ἔχουσαν μέλαν ἱστίον ἰδὼν,
νενόμικεν ὅτι ὁ νεανίας τέϑνηκεν. ο οὖν Αἰγεὺς εἰς τὴν ϑάλατταν ἑαυτὸν ῥίπτει καὶ ἀποϑνῄσκει.

- Explicaciones gramaticales y actividades.


Sobre el texto ·El mito de Prometeo".
 Para terminar la morfología de la tercera declinación quedan por estudiar algunos sustantivos y adjetivos irregulares.
Los más frecuentes ya los conoces, se trata de ἡ γυνή, γυναικός y del nombre del rey de los dioses, ὁ Ζεύς, Διός, que
aparece en el texto en dativo, Διί; ο adjetivos como πολύς, πολλή, πολύ ο μέγας, μεγάλη, μέγα.
 La formas verbales νενήμεκα ('he distribuido') y γεγόνασι ('han surgido') son perfectos activos. El perfecto está
caracterizado por un prefijo que recibe el nombre de reduplicación, pues repite la primera consonante de la raíz seguida
de la vocal ε.
Actividades.
1. Comenta en la primera oración la función desempeñada por el participio άγοντα.
2. Localiza y analiza los temas en -ντ- del texto.
3. Analiza morfosintácticamente la última oración.
4. Traduce el texto.
- Explicaciones gramaticales y actividades.
Morfología nominal: 3ª Declinación. Sustantivos y adjetivos de tema en -ντ-.
Los temas en -ντ- constituyen una categoría morfológica muy productiva dentro de la tercera declinación, ya
que, además de algunos sustantivos masculinos y adjetivos, siguen su flexión la mayor parte de los participios activos
(los de presente, futuro y aoristo) y el de aoristo pasivo.
Veamos el paradigma de los sustantivos ὁ γέρων, 'el anciano' (tema: γεροντ-), ὁ ὀδούς, 'el diente' (tema:
ὀδοντ-), y del adjetivo πᾶς, πᾶσα, πᾶν, 'todo' (tema: παντ-).
Singular Plural
Nom. ὁ γέρων οἱ γέροντες
Voc. γέρον γέροντες
Acus. τὸν γέροντα τοὺς γέροντας
Gen. τοῦ γέροντος τῶν γερόντων
Dat. τῷ γέροντι τοῖς γέρουσι(ν) (< *γέροντ-σι)

Nom. ὁ ὀδούς (< *ὀδόντ-ς) οἱ ὀδόντες


Voc. ὀδούς ὀδόντες
Acus. τὸν ὀδόντα τοὺς ὀδόντας
Gen. τοῦ ὀδόντος τῶν ὀδόντων
Dat. τῷ ὀδόντι τοῖς ὀδοῦσι(ν) (< *οδόντ-σι)

Nom. πᾶς (< *πάντ-ς) πᾶσα πᾶν πάντες πάσαι πάντα


Voc. πᾶς πᾶσα πᾶν πάντες πάσαι πάντα
Acus. πάντα πάσαν πᾶν πάντας πάσας πάντα
Gen. παντός πάσης παντός πάντων πασῶν πάντων
Dat. παντί πάσῃ παντί πᾶσι(ν) πάσαις πᾶσι(ν)
(< *πάντ-σι) (< *πάντ-σι)

139
El contacto entre el grupo -ντ- del tema y las desinencias -ς y –σι de nominativo singular y dativo plural
origina el siguiente cambio fonético: tras sucesivas asimilaciones, el grupo -ντ- se pierde y se produce un alargamiento
compensatorio de la vocal: *πάντ-ς > *πάν-ς > πᾶς; *γέροντ-σι >*γέρον-σι > γέρουσι. La vocal α se alarga en ᾱ y las
vocales ε y ο, en ει y ου, respectivamente. Conviene recordar que las oclusivas en posición final de palabra desaparecen,
Así se explicanel nominativo neutro πᾶν (<*πάντ) o el vocativo γέρον (< *γέροντ), caracterizado con desinencia cero.
El nominativo γέρων présenta como marcas morfológicas la desinencia cero y el alargamiento de la vocal
predesinencial.
Los géneros masculino y neutro se flexionan por la tercera; el femenino, en cambio, pertenece a los temas en
-α mixta de la primera declinación.
El adjetivo πᾶς, πᾶσα, πᾶν, en singular y acompañado de artículo significa 'todo, entero' y se traduce con
artículo (ej.: πᾶσα ἡ πόλις, ἡ πόλις πᾶσα, 'toda la ciudad); en singular y sin artículo significa 'todo, cada' y se traduce sin
artículo (ej.: πᾶσα πόλις, toda ciudad, cada ciudad); en plural, tanto con artículo como sin él, se traduce con artículo (ej.:
πᾶσαι αἱ πόλεις, πᾶσαι πόλεις, 'todas las ciudades').
Morfología verbal: Participios.
Al igual que el infinitivo, el participio es una de las formas nominales del verbo. Como aquél, tiene una doble
naturaleza gramatical: los participios son adjetivos verbales; cumplen, por lo tanto, funciones propias de adjetivo (y se
declinan como tales) al mismo tiempo que pueden recibir complementos.
Los participios activos de presente, futuro y aoristo se forman por la adición del sufijo -ντ- a los diversos temas
temporales y constituyen un tipo de declinación en el que los géneros masculino y neutro se flexionan por la tercera, y
el femenino, por la primera. Los participios medios añaden a los temas temporales las terminaciones -μενος, -μενη,
-μενον; se declinan como ἀγαϑός, ή, όν.
Los participios de presente y aoristo se oponen entre sí, como todas las formas de estos temas temporales, por
su valor aspectual: el participio de presente tiene aspecto durativoy se traduce habitualmente por el gerundio simple (ej.:
λύων, λύουσα, λῦον, 'desatando'; λαμβάνων, λαμβάνουσα, λάμβανον, 'cogiendo'); el participio de aoristo tiene aspecto
puntual y suele traducirse por el gerundio compuesto (ej.: λύσας, λύσασα, λῦσαν, 'habiendo desatado'; λαβών, λαβοῦσα,
λαβόν, 'habiendo cogido'). El participio de futuro, con un índice de frecuencia muy inferior, recoge el significado
prospectivo del tema al que pertenece y en la traducción generalmente se le asigna valor final (λύσων, λύσουσα, λῦσον,
'para desatar).
Participios activos.
El participio de presente del verbo εἰμί (ὤν, οὖσα, ὄν, 'siendo, estando') coincide con las terminaciones de los
participios de presente y futuro activos de los verbos temáticos. Ésta es su flexión:
Singular Plural
Masc. Fem. Νeutro. Masc. Fem. Νeutro.
Nom. ὤν οὖσα ὄν ὄντες οὖσαι ὄντα
Voc.
Acus. ὄντα οὖσαν ὄν ὄντας οὔσας ὄντα
Gen. ὄντος οὔσης ὄντος ὄντων οὐσῶν ὄντων
Dat. ὄντι οὔσῃ ὄντι οὖσι(ν) οὔσαις οὖσι(ν)
La declinación del participio de presente del verbo λύω (λύων, λύουσα, λῦον, 'desatando'), idéntica a la del
participio de futuro (λύσων, λύσουσα, λῦσον, 'para desatar'), es así:
Singular Plural
Masc. Fem. Νeutro. Masc. Fem. Νeutro.
Nom. λύων λύουσα λῦον λύοντες λύουσαι λύοντα
Voc.
Acus. λύοντα λύουσαν λῦον λύοντας λυούσας λύοντα
Gen. λύοντος λυούσης λύοντος λυόντων λυουσῶν λυόντων
Dat. λύοντι λυούσῃ λύοντι λύουσι(ν) λυούσαις λύουσι(ν)

140
El participio de aoristo, según sea sigmático (λύσας, λύσασα, λῦσαν, 'habiendo desatado') o radical temático
(λαβών, λαβοῦσα, λαβόν, 'habiendo cogido'; nótese el cambio tonal con respecto al participio de presente) se declina de
la siguiente manera:
Singular Plural
Masc. Fem. Νeutro. Masc. Fem. Νeutro.
Nom. λύσας λύσασα λῦσαν λύσαντες λύσασαι λύσαντα
Voc.
Acus. λύσαντα λύσασαν λῦσαν λύσαντας λυσάσας λύσαντα
Gen. λύσαντος λυσάσης λύσαντος λυσάντων λυσασῶν λυσάντων
Dat. λύσαντι λυσάσῃ λύσαντι λύσασι(ν) λυσάσαις λύσασι(ν)

Participios medios.
Los participios medios, con los matices significativos propios de esta voz, se traducen como los activos y se
flexionan como adjetivos de tres terminaciones del tipo καλός, ή, όν. Sobre los verbos λύω y λαμβάνω, sus enunciados
son los siguientes:
participio de presente: λυόμενος, η, ον, 'desatándo(se)'; participio de futuro:
λυσόμενος, η, ον, 'para desatar(se)' (así se declina el participio de futuro del verbo
εἰμί: ἐσόμενος, η, ον, 'para ser, para estar'); participio de aoristo sigmático:
λυσάμενος, η, ον, 'habiéndo(se) desatado'; participio de aoristo radical temático:
λαβόμενος, η, ον, habiéndo(se) cogido'.
Como muestra, ésta es la declinación del participio de presente:
Singular Plural
Masc. Fem. Νeutro. Masc. Fem. Νeutro.
Nom. λυόμενος λυομένη λυόμενον λυόμενοι λυόμεναι λυόμενα
Voc. λυόμενε λυομένη λυόμενον λυόμενοι λυόμεναι λυόμενα
Acus. λυόμενον λυομένην λυόμενον λυομένους λυομένας λυόμενα
Gen. λυομένου λυομένης λυομένου λυομένων λυομένων λυομένων
Dat. λυομένῳ λυομένῃ λυομένῳ λυομένοις λυομέναις λυομένοις
Sintaxis del participio.
Por su condición de adjetivo, el participio desempeña las funciones habituales de esta categoría gramatical; así
pues, entra siempre en concordancia con un sustantivo.
Puede formar parte de un sintagma nominal como adyacente o complemento del sustantivo; en este caso, el
participio equivale a una oración de relativo y se traduce como tal.
Al igual que los adjetivos, el participio puede ser sustantivado por el artículo; se traduce por
una oración de relativo sustantivada. Ej.:
 οἱ λέγοντες πολῖται, los ciudadanos que están hablando';
 οἱ λέγοντες, 'los que están hablando'.
Pueden constituir una expansión predicativa del verbo con referencia a otro elemento de la oración,
generalmente, sujeto o complemento directo, con el que concuerda. Hay ocasiones en que estos participios equivalen a
oraciones circunstanciales (pueden llevar, entonces, diversos adverbios o conjunciones que maticen su significado);
otras veces equivalen a oraciones sustantivas (cuando el participio es predicativo del complemento directo con verbos
de 'percepción'). La traducción por medio del gerundio suele ser posible; pero, según su matiz significativo, también
admiten la traducción por oraciones circunstanciales o sustantivas. Ej.:
 οἱ ϑεοὶ τὰ ϑνητὰ τυποῦσιν ἐκ γῆς καὶ πυρὸς μείξαντες 'los dioses modelan a los mortales habiendo mezclado tierra y
fuego' (matiz temporal)
 ἠδίκουν ἀλλήλλους ἅτε οὐκ ἔχοντες τὴν πολιτικὴν τέχνην 'se ultrajaban unos a otros porque no tenían el arte de la
política' (matiz causal).
 καίπερ Ἀϑηναῖος οὐκ ὤν, εὖ πράττεις 'aunque no eres ateniense, tienes éxito' (matiz concesivo).
 ἦλϑε λυσόμενος τὸν ἄνϑρωπον 'vino para liberar al hombre' (matiz final);
 εἶδον τούτους τοὺς ἄνδρας σοφοὺς ὄντας 'vi que esos hombres eran sabios'(participio equivalente a oración
completiva).
Ciertos verbos, como τυγχάνω, λανϑάνω, φαίνομαι, etc., cuando se construyen con un participio predicativo,
pierden parte de sus rasgos semánticos y se traducen por un adverbio, mientras que el participio se convierte en el

141
soporte verbal de la oración y se traduce en la forma en que se encuentra el verbo principal. Ej.:
 εὖ πράττων τυγχάνεις, 'casualmente tienes éxito';
 ἔλαϑον εἰσέλϑοντες, 'entraron ocultamente'.
También pueden, junto con un sustantivo en genitivo, ser integrantes de una estructura absoluta (esto es,
independiente de otros elementos de la oración) con función de complemento circunstancial. Se trata del sintagma
llamado genitivo absoluto: el sustantivo en genitivo actúa como sujeto lógico del participio. Puede traducirse por el
gerundio o, según los matices, por medio de oraciones circunstanciales. Ej.:
 Πολυκράτους τυράννου ὄντος ὁ Ἄμασις τῆς Αἰγύπτου ἐβασίλευε 'siendo Polícrates tirano, reinaba Amasis sobre
Egipto' (= 'cuando Polícrates era tirano...'; matiz temporal);
 τῶν ϑεῶν ἐϑελόντων νικήσομεν 'queriendo los dioses, venceremos' (= 'si los dioses quieren...'; matiz condicional).
Actividad.
1. Analiza y traduce las siguientes oraciones:
 ὁ Προμηϑεύς κατὰ πρόσταξιν Διὸς ἀνϑρώπους καὶ ϑηρία ἔπλασεν.
 ὁ δὲ Ζεὺς ἰδὼν πλείονα τὰ ϑηρία ὄντα, ἐκέλευσεν αὐτὸν ἀλλάξαι τινὰ εἰς ἀνϑρώπους.
 Προμηϑέως δὲ τοῦτο ποιήσαντος, ἄνϑρωποί τινες τὰς τῶν ϑηρίων ψυχὰς ἔσχον, ἀλλὰ τὰ σώματα τῶν ἀνϑρώπων.
Morfología nominal: Temas irregulares de la 3a declinación.
Los temas irregulares de la tercera declinación constituyen una categoría heterogénea a la que pertenecen
algunos sustantivos y adjetivos. La irregularidad viene generalmente determinada por la utilización de dos temas en la
flexión. En ocasiones, aunque exista duplicidad de temas, la anomalía afecta al nominativo singular y queda reflejada en
el enunciado, por lo que el resto de la flexión resulta fácilmente deducible a partir del genitivo singular (ej.: ἡ νύξ, τῆς
νυκτ-ός, 'la noche'; τὸ ὕδωρ, τοῦ ὕδατ-ος, 'el agua'; τὸ γόνυ, τοῦ γόνατ-ος, 'la rodilla'; τὸ γάλα, τοῦ γάλακτ-ος, 'la leche';
etc.).
Otras veces, la anomalía se extiende a otros casos (ej.- ὁ Ζεύς, τοῦ Διός, 'Zeus', temas: Ζευ-, Δι-; ἡ γυνή, τῆς
γυναικ-ός, 'la mujer'); he aquí la flexión de estos dos sustantivos:
Singular
Nom. ὁ Ζεύς
Voc. Ζεῦ
Acus. τὸν Δία
Gen. τοῦ Διός
Dat. τῷ Διί
El sustantivo ἡ ναῦς, τῆς νεώς, 'la nave' (temas: ναυ-, νηυ-), es especial: sufre los mismos cambios fonéticos
que los temas en diptongo y, además, presenta variación en el vocalismo. Esta es su flexión:
Singular Plural
Nom. ἡ ναῦς αἱ νῆες
Voc. ναῦ νῆες
Acus. τὴν ναῦν τὰς ναῦς
Gen. τῆς νεώς τῶν νεών
Dat. τῇ νηί ταῖς ναυσί(ν)
Ciertos adjetivos muy frecuentes también se declinan sobre doble tema por distintas declinaciones (ejs.: πολύς,
πολλή, πολύ, 'mucho'; μέγας, μεγάλη, μέγα, 'grande');ésta es su flexión:
Singular Plural
Μasc. Fem. Neutro Masc. Fem. Neutro
Νom.Voc. πολύς πολλή πολύ πολλοί πολλαί πολλά
Αcus. πολύν πολλήν πολύ πολλούς πολλάς πολλά
Gen. πολλοῦ πολλῆς πολλοῦ πολλῶν πολλῶν πολλῶν
Dat. πολλῷ πολλῇ πολλῷ πολλοῖς πολλαῖς πολλοῖς

Singular Plural
Nom. ἡ γυνή αἱ γυναῖκες
Voc. γύναι γυναῖκες
Acus. τὴν γυναῖκα τὰς γυναῖκας

142
Gen. τῆς γυναικός τῶν γυναικῶν
Dat. τῇ γυναικί ταῖς γυναιξί(ν)

Singular Plural
Μasc. Fem. Neutro Masc. Fem. Neutro
Νom.Voc. μέγας μεγάλη μέγα μεγάλοι μεγάλαι μεγάλα
Αcus. μέγαν μεγάλην μέγα μεγάλους μεγάλας μεγάλα
Gen. μεγάλου μεγάλης μεγάλου μεγάλων μεγάλων μεγάλων
Dat. μεγάλῳ μεγάλῃ μεγάλῳ μεγάλοις μεγάλαις μεγάλοις

Actividades.
1. Analiza los siguientes sintagmas, cámbialos de número y tradúcelos:
αἱ νῆες, τὰ γόνατα, τῷ γάλακτι, ἡ γυνή, τὸ ὕδωρ, τὴν ναῦν, ταῖς γυναιξί, τῶν νυκτῶν, τῆς νεώς
2. Completa con la forma adecuada del adjetivo πολύς, πολλή, πολύ, los siguientes sintagmas:
ὕδωρ, ἄνδρας, πολιτῶν, γυναῖκες, δῶρα, δύναμιν, ἔπεσι, κόρας, οἴνου, τύχην
3. Califica con la forma adecuada del adjetivo μέγας, μεγάλη, μέγα, los siguientes sintagmas:
τοῦ κήρυκος, τῷ ϑεῷ, ὁ βασιλεύς, ταῖς πατρίσι, αἱ μητέρες, τὸν νεανίαν, τῆς νήσου, τὰ ὀνόματα, τῶν νεῶν
Morfología pronominal: El pronombre αὐτός, ή, ό.
Hemos visto ya los usos de αὐτός, ή, ό como pronombre de tercera persona para los casos distintos del
nominativo, y su declinación, coincidente con la del adjetivo ἀγαϑός, ή, όν, salvo en la forma αὐτό del neutro singular.
Este pronombre, no obstante, tiene otros significados: si va inmediatamente precedido por el artículo adquiere
valor identificativo (ej.: ὁ αὐτός, 'el mismo'; ἡ αὐτὴ γυνή, 'la misma mujer); si el artículo no lo precede inmediatamente
(o si en nominativo carece de artículo), tiene valor enfático (ej.: αὐτός, 'él mismo, él en persona'; αὐταὶ αἱ γυναῖκες, αἱ
γυναῖκες αὐταί, 'las mujeres mismas, las mujeres en persona').
Actividades.
1. Analiza los siguientes sintagmas, cámbialos de número y tradúcelos:
αὐτοὶ οἱ πολῖται, τῷ αὐτῷ ὀνόματι, αὐταί, τὸν αὐτὸν βασιλέα, αὐτὴ ἡ κόρη, τοῦ αὐτοῦ γένους, αὐτὸς ὁ Ζεύς, τὰς αὐτὰς
πόλεις, αὐτοί, αὐτοὶ οἱ ἄνδρες
2. Traduce al griego los siguientes sintagmas:
el mismo hijo, del padre en persona, ella en persona, con las mismas palabras, la misma guerra, los mismos, en la
misma nave, el anciano en persona.
Morfología verbal: Perfecto activo y medio.
El tema de perfecto, el último de los que componen el verbo griego, tiene un valor aspectual resultativo, es
decir, expresa el resultado presente de una acción concluida. Aunque su traducción más exacta se corresponde con la
perífrasis formada por el verbo tener seguido de participio, se traducirá normalmente por el pretérito perfecto
compuesto (ej.: λέλυκα, 'tengo desatado, he desatado'). Veamos algunos ejemplos del texto anterior:
ὁ Αἰγεὺς κεκέλευκε τὸν υἱὸν μεταβαλεῖν τὸ ἱστίον 'Egeo ha ordenado que su hijo cambie la vela';
ὁ Αἰγεύς νενόμικεν ὅτι ὁ νεανίας τέϑνηκεν 'Egeo ha creído que el joven ha muerto'.
El perfecto tiene como característica morfológica la reduplicación, que consiste en un prefijo formado por la
consonante inicial de la raíz, seguida de la vocal ε (ej.: λύω: λε-λυ-; κελεύω: κε-κελευ-). El perfecto activo suele llevar
asociado a la reduplicación el sufijo -κ-, que se sitúa ante las desinencias; en el perfecto medio, en cambio, se añaden
las desinencias sin necesidad de sufijo; se trata, pues, de una forma atemática. La reduplicación se mantiene en todas las
formas verbales del tema de perfecto.

La conjugación de los perfectos activo y medio del verbo λύω, con sus infinitivos y participios, es la siguiente:

Perfecto activo Perfecto medio


Pers. Singular Plural Singular Plural
1a λέλυκα λελύκαμεν λέλυμαι λελύμεϑα

143
2a λέλυκας λελύκατε λέλυσαι λέλυσϑε
3a λέλυκε(ν) λελύκασι(ν) λέλυται λέλυνται
Infinitivo λελυκέναι λελύσϑαι
Participio λελυκώς, υῖα, ός λελυμένος, η, ον
(Gen.: λελυκότος, υίας, ότος)
Ciertos perfectos activos presentan una formación radical y carecen de sufijo. Dentro de los perfectos radicales,
algunos mantienen el vocalismo del presente (ej.: φεύγω, perf.: πέφευγα); otros adoptan vocalismo ο (ej.: λείπω, perf.:
λέλοιπα; γίγνομαι, perf.: γέγονα); otros aspiran la oclusiva final de la raíz (ej.: βλέπω, perf.: βέβλεφα; διώκω, perf.:
δεδίωχα). Su conjugación, sin embargo, no difiere de la de λέλυκα.
Los verbos polirrizos que hemos estudiado con ocasión del aoristo y del futuro forman el perfecto sobre alguna
de las raíces de las que disponen:
Presente Futuro Aoristo Perfecto
αἱρέω, ῶ αἱρήσω εἷλον ᾕρηκα
ἔρχομαι ἐλεύσομαι ἦλϑον ἐλήλυϑα
λέγω λέξω/ ἐρέω, ῶ εἶπον εἴρηκα
ὁράω ὄψομαι εἶδον ἑώρακα
φέρω οἴσω ἤνεγκον ἐνήνοχα
Morfología verbal: La reduplicación.
La regla antes formulada para la reduplicación presenta algunas excepciones. Los verbos que comienzan por
vocal, por ῥ-, por consonante doble o por dos consonantes (que no sean oclusiva seguida de líquida), en lugar de la
reduplicación toman aumento (ej.: αἱρέω, perf.: ᾕρηκα; ῥίπτω, perf.: ἔρριφα; σπεύδω, perf.: ἔσπευκα; ψεύδω, perf.:
ἔψευκα).
Cuando la consonante inicial de un verbo es una oclusiva sorda aspirada (φ, ϑ, χ), la reduplicación se hace con
la oclusiva sorda correspondiente a su punto de articulación (π, τ, κ). Este fenómeno fonético, que no sólo sufren los
perfectos, recibe el nombre de ley de disimilación de aspiradas o ley de Grassmann (ej.: φύω, perf.: πέφυκα; ϑύω, perf.:
τέϑυκα; χέω, perf.: κέχυκα).
En los verbos compuestos por un preverbio, la reduplicación (o en su caso el aumento) se sitúa entre el
preverbio y el verbo (ej.: ἐκλύω, perf.: ἐκλέλυκα; ἀποφεύγω, perf.: ἀποπέφευγα).

11.4. Lengua griega: Los verbos contractos. Los modos subjuntivo y optativo. La concordancia. La
oración simple. La oración compuesta.
- LOS VERBOS CONTRACTOS.
– Los verbos contractos son aquellos que presentan el tema terminado en vocal -α, -ε, -ο. Cuando la vocal final del tema está
en contacto con la vocal de unión o diptongo, se produce una contracción; como consecuencia de lo anterior, el tema sufre
una alteración fonética.
– La contracción afecta al tema de presente (tiempos de presente e imperfecto), así, éstos se denominan también presentes
contractos.
Reglas de contracción
α + ε/η > α ε + ε > ει ο + ε/ο/ου > ου
α + ει/ῃ > ᾳ ε + ο > ου ο + η/ω > ω
α + ο/ω/ου > ω ε + vocal larga o diptongo > desaparece la ε ο + ει/ῃ/οι > οι
α + οι > ῳ
– Ejemplo: presente e imperfecto de indicativo en voz activa del verbo ἀγαπάω (amar):
Presente de indicativo (vos activa) Pretérito imperfecto (voz activa)
ἀγαπά+ω > ἀγαπῶ ἠγάπα+ον > ἠγάπων
ἀγαπά+εις > ἀγαπᾷς ἠγάπα+ες > ἠγάπας
ἀγαπά+ει > ἀγαπᾷ ἠγάπα+ε > ἠγάπα
ἀγαπά+ομεν > ἀγαπῶμεν ἠγάπα+ομεν > ἠγαπῶμεν
ἀγαπά+ετε > ἀγαπᾶτε ἠγάπα+ετε > ἠγαπᾶτε
ἀγαπά+ουσι > ἀγαπῶσι(ν) ἠγάπα+ον > ἠγάπων
- LOS MODOS SUBJUNTIVO Y OPTATIVO.
– El modo subjuntivo se caracteriza fundamentalmente por presentar vocales temáticas largas ω/η. Conserva los dos valores
indoeuropeos de voluntad y de eventualidad, si va acompañado de la partícula ἄν.
Presente de subjuntivo
λύ-ω
λύ-ῃς

144
λύ-ῃ
λύ-ωμεν
λύ-ητε
λύ-ωσι
– El modo optativo se caracteriza por presentar el morfema ι , que forma diptongo con la vocal temática ο. Mantiene en
griego los valores de deseo y posibilidad; si expresa deseo el optativo puede aparecer solo o bien acompañado de las
partículas εἰ, εἴθε; si expresa posibilidad, el optativo va acompañado de la partícula ἄν:
– εἴθε πάντες οἱ ἄνθρωποι εἶεν εὐδαίμονες (¡Ojalá todos los hombres fuesen felices!)
– εἰ ἔλθοις αὔριον, εὐδαίμων ἄν γενοίμην (si vinieses mañana, yo sería feliz).
– Un uso especial del llamado del modo optativo es el llamado optativo oblicuo: en una oración subordinada, este modo
puede sustituir al modo indicativo o subjuntivo, siempre que la oración principal esté en un tiempo de pasado.
– Ὁ στρατηγὸς ἠπόρει ὅτι οἱ πολεμίοι δύναιντο πολιορκεῖν τὴν πόλιν (el general ignoraba que los enemigos podían
sitiar la ciudad).
Optativo de presente
λύ-οι-μι
λύ-οι-ς
λύ-οι
λύ-οι-μεν
λύ-οι-τε
λύ-οι-εν
- LA CONCORDANCIA.
Concordancia del verbo con el sujeto.
a) Concordancia del verbo con un solo sujeto: El verbo concuerda con el sujeto en número y persona; ejs.:
– Πάντες οἱ ἀδελφοὶ πάρεισιν (todos los hermanos están presentes).
– Ἐγὼ σοὶ λέξω τὴν ἀλήθειαν (yo te diré la verdad).
b) Concordancia del verbo con más de un sujeto:
– El verbo puede concordar en plural con todos los sujetos. Ahora bien, si nos encontramos con sujetos de diferente persona,
la primera prevalece sobre la segunda y la segunda sobre la tercera; ejs.:
– Ζεὺς καὶ Ἥρα καὶ Ἀφροδίτη οἰκοῦσιν ἐν τῷ Ὀλύμπῳ (Zeus, Hera y Afrodita viven en el Olimpo).
– Ἐγὼ καὶ σὺ ὁμολογοῦμεν ἐν τούτοις (tú y yo estamos de acuerdo en estas cosas).
– Σὺ καὶ ὁ πάτηρ βαδίζετε εἰς τὴν θίνα (tú y el padre camináis hacia la playa).
– El verbo puede concordar con el sujeto que tiene más próximo; ej.:
Οἱ ἄρχοντες καὶ ὁ βασιλεὺς ἤκει πρὸς τὴν Βουλήν (los arcontes y el rey llegan al Consejo).
c) Un caso especial de concordancia es el de un verbo en singular que concuerda con un sujeto plural neutro. Se trata de un caso de
concordancia muy arcaico que perdura en la prosa ática; ej.:
– Τὰ ζῷα τρέχει (los animales corren).
– Τὰ πράγματα γίγνεται κακῶς (los asuntos de gobierno están mal).
Concordancia del predicado nominal con el sujeto.
a) Si el predicado es un adjetivo, la concordancia se produce en género, número y caso; ej.:
– Ὁ κίνδυνος ἦν μέγας (el peligro era grande).
b) Si el predicado es un sustantivo la concordancia se produce en caso; ej.:
– Μίδας ἐστι Βασιλεὺς τῆς Φριγίας (Midas es rey de Frigia).
Concordancia de la aposición.
Un sustantivo explica de forma más precisa el sentido de otro sustantivo, concuerda en caso; ej.:
– Ἡφαῖστος, θεὸς τοῦ πυρός, ἐστι χωλός (Hefesto, dios del fuego, es cojo).
Concordancia del relativo con el antecedente.
El pronombre relativo concuerda con el antecedente en género y número; el caso depende de la función sintáctica del
relativo en la oración subordinada; ej.:
– Ὁ πόλεμος περὶ οὗ ἔγραψεν ὁ λογογράφος (la guerra sobre la que escribió el historiador).
Concordancia de acuerdo con el sentido.
a) Concordancia del verbo en plural con un sujeto colectivo singular; ej.:
– Οὕτως ἔφασαν τὸ πλῆθος τῶν γερόντων (Así dijeron la mayoría de los ancianos).
b) Concordancia del predicado con un abstracto; si el sujeto masculino o femenino tiene un sentido abstracto el predicado se halla en
género neutro; ej.:
– Ὀρθὸν ἡ δικαιοσύνη ἐστιν (la justicia es recta).
- LA ORACIÓN SIMPLE.
Por la naturaleza del verbo, una oración puede ser de carácter nominal o verbal.
– Oración nominal.
– Está formada por un sujeto, un verbo copulativo y un predicado que es un nombre.
– El verbo copulativo por excelencia es εἶναι (ser). Otros verbos pueden tener un sentido copulativo, son aquellos que
significan “llegar a ser” (γίγνομαι), “ser considerado” (πέλομαι), “ser llamado” (καλοῦμαι), etc.
– Es frecuente encontrar en griego oraciones nominales sin verbo copulativo; este tipo de oraciones se denomina oración
nominal pura; ej.:
– Γύναι, σὺ εὐτυχής (Mujer, tú eres feliz).

145
– Oración verbal.
El verbo constituye el predicado de la oración. Según la naturaleza del verbo la oración verbal puede ser transitiva,
intransitiva, reflexiva, pasiva e impersonal; ejs.:
– Ὁ ῥήτωρ ἀγορεύει τὸν λόγον (el orador pronuncia el discurso), transitiva.
– Ἀφικνοῦμαι ἐπὶ τῷ ἵππῳ (vengo sobre el caballo), intransitiva.
– Ἀτιμάζομαι ὑπὸ ὑμῶν (soy deshonrado por vosotros), pasiva.
– Χιονίζει (nieva), impersonal.
- LA ORACIÓN COMPUESTA.
Las oraciones pueden unirse por yuxtaposición, coordinación o subordinación.
a) Oraciones yuxtapuestas.
Las oraciones yuxtapuestas se ordenan unas al lado de otras sin elemento de unión; ej.:
– Ἔτρεχον, ἔβαλλον, ἐτόξευον (corrían, lanzaban piedras, disparaban el arco).
b) Oraciones coordinadas.
Las oraciones coordinadas se unen mediante conjunciones:
– copulativas: καί, τε; οὐδέ, μηδέ; οὔτε... οὔτε, etc.
– adversativas: δέ, ἀλλά; αὖ, αὖτε, μέντοι, καίτοι, etc.
– disyuntivas: ἤ; εἴτε... εἴτε, etc.
– consecutivas o ilativas: ἄρα, τοίνυν, οὖν, etc.
– causales o explicativas: γάρ.
c) Oraciones subordinadas.
Son aquellas oraciones que dependen lógica y gramaticalmente de otra oración.
Sinopsis de las oraciones subordinadas
Con conjunción: ὅτι, ὡς, ὅπως, μή.
Ej.: Ἐβόα καὶ βαρναρικῶς καὶ ἑλληνικῶς ὅτι βασιλεὺς σὺν στρατεύματι πολλῷ προσέρχεται (Gritaba en
completivas lengua bárbara y griega que el rey se acercaba con un ejército numeroso).
Con μή (temor).
De infinitivo.
Ej.: Ἔφασαν δὲ τινεσ καὶ τήν Σαρδίων ἀκρόπολιν ὑπὸ ύρου τοῦ Περσῶν βασιλέως ἁλῶναι (algunos
dijeron que la ciudadela de Sardes fue conquistada por Ciro, rey de los persas).
De participio.
Ej.: Ζεὺς παρεσκεύασε χελώνην τὸν οἶκον βαστάζουσαν (Zeus dispuso que la tortuga cargase la casa
encima).
Interrogativas indirectas.
Ej.: Πρῶτον μὲν οὖν σκεπτέον τὶ τῶν βασιλευόντων ἔργον ἐστίν (Primeramente, pues, es preciso
considerar cuál es la misión de los que reinan).
relativas Ὅς, ἥ, ὅ / ὅστις, ἥτις, ὅ τι.
Ej.: Ἀπιοῦσα φανερῶς ἐπὶ τὴν δρῦν, ἐν ᾗ ἐκαθέζετο Δάφνις καὶ Ξλόη (Yendo evidentemente a la encina,
en la cual estaban sentados Dafnis y Cloe).
Finales: ἵνα, ὡς, ὅπως, ὄφρα.
Ej.: Ἵϝα δὲ σαφέστερον δηλωθῆ πᾶσα ἡ Περσῶν πολιτεία, μικρὸν ἐπάνειμι (Para que se vea más
claramente toda la constitución política de los persas, recapitularé un poco).
Temporales: ὅτε, ὁπότε, ὡς, ἐπεί, ἕως, ἠνίκα.
circunstanciales
Ej.: Ἐπει δ῾ἐξῆλθεν, ἀπήγγειλε τοῖς φίλοις τὴν κρίσιν του Ὀρόντου ὡς ἐγένετο (Después que salió, explicó
a sus amigos cómo había sucedido el juicio de Orontes).
Causales: ὅτι, διότι, ὡς, ἐπεί, οὕνεκα.
Ej.: Ἔπεμψεν ἡμᾶς, ὦ ἄνδρες στρατιῶται, ἡ τῶν Σινοπέων πόλις ἐπαινέσοντάς τε ὑμᾶς ὅτι νικᾶτε
Ἕλληνες ὄντες βαρβάρπυς (Nos ha enviado, ¿oh soldados!, la ciudad de Sinope para felicitarnos, porque
siendo griegos habéis vencido a los bárbaros).
Consecutivas: ὥστε, ὡς.
Ej.: Δαιμονίως μὲν οὖν, ὦ ἐταῖρε, ὥστε με ἐκπλαγῆναι (Es tan genial, compañero, que me he quedado de
piedra).
Condicionales: εἰ, ἐάν.
Ej.: Ἀλλ᾿ εἰ οὕτω βούλει, ὦ Σώκρατες, καὶ οὕτω σοι φράσω (si lo quieres de este modo, Sócrates, también
te lo explicaré así).
Concesivas: καὶ εἰ, εἰ καί.
Ej.: Θήσουσι γὰρ σοφὸν εἶναι, εἰ καὶ μή εἰμι, οἱ βουλόμενοι ὑμῖν ὀνειδίζειν (Dirán que soy sabio, aunque
no lo soy, los que os quieren ofender).
Comparativas: ὡς, ὥσπερ, ὅπως.
Ej.: Σὲ δὲ ζῆν, ὥσπερ ἤδη ζῇς, ἄνευ σωτερίας (que tú vivas, como ya estás viviendo, sin curación).

146
11.5. Léxico griego.

11.5.1. Familias semánticas: La Religión.


Ἑκατόμβη, -ης ἡ: gran sacrificio Μάντις, -έως ὁ: adivino
Εὐχή, -ῆς ἡ: plegaria Μίασμα, -ατος τό: mancha
Θυσία, -ας ἡ: sacrificio Μυστηρία, -ων τά: ritos de iniciación
Ἱερεύς, -έως ὁ: sacerdote ναός, -οῦ ὁ: templo
Κάθρσις, -έως ἡ: purificación Πομπή, -ῆς ἡ: procesión
Λατρεία, -ας ἡ: culto, adoración
Actividad: Define los helenismos siguientes e indica con qué palabra griega guarda relación: 1. Idolatría 2. Pompa 3.
Misterio 4. Jeroglífico 5. Miasma 6. Quiromancia 7. Ornitomancia 8. Cartomancia 9. Místico 10. Hecatombe. 11.
Hierático 12. Amianto 13. Jerarquía 14. Catarsis 15. Nigromancia.

11.5.2. Helenismos: Acción (II).


Étimo Formante Significado Ejemplo
Ἀριθμός, -ου ὁ -artitm- número Aritmética
Φιλέω -fil-o- amante, amistad Filantropía
Φράζω -fras-is dicción, expresión Perífrasis
Γιγνώσκω -gnos-/-gnom- conocimiento Gnómico
Λόγος, -ου ὁ -log-o-/-lex-i- palabra, estudio Diálogo
Μαντεία, -ας ἡ -mancia adivinación Quiromancia
Μέτρον, -ου τό -metr-o- medición Anemómetro
Μισέω mis-o- odio Misántropo
Μνήμη, -ης ἡ -mnem./-mnesi- memoria Amnistía
Νέμω -nom-ia distribución, ley Gastronomía
Ὄνομα, -ατος τό -onoma-t- denominación Hidronimia
Σοφία, -ας ἡ -sof- sabiduría Sofisma
Actividad: Define los helenismos siguientes y explica sus componentes: 1. Diagnóstico 2. Bibliófilo 3. Fisionomía 4.
Decálogo 5. Filosofía 6. Oniromancia 7. Hexámetro 8. Misoginia 9. Biología 10. Sismómetro 11. Amnesia 12.
Nigromancia 13. Mnemotécnico 14. Astronomía 15. Paráfrasis 16. Agnóstico 17. Logaritmo 18. Anónimo 19.
Antinomia 20. Hidronimia.

APÉNDICE. La provincia Spania del Imperio Bizantino. Epigrafía griega de época bizantina en
Hispania.

- La provincia Hispania del Imperio Bizantino.


La provincia de Spania (en latín Provincia Spaniae) fue una provincia del Imperio bizantino entre los
siglos VIy VII. La provincia, la más occidental de cuantas constituyeron el Imperio a lo largo de su historia, se formó
como parte de las campañas militares de Justiniano I el Grande en sus esfuerzos por restaurar el Imperio romano de
Occidente. Su territorio incluía una zona del sureste de la península Ibérica arrebatada al reino visigodo, que había

147
formado parte del desaparecido reino vándalo. La ciudad de Septem (actual Ceuta), aunque también perteneció al reino
visigodo, fue incluida en la provincia de Mauretania Secunda.
Las fuentes documentales sobre la España bizantina son muy escasas y fragmentarias. Como consecuencia de
dicha escasez, es poca la información que se conoce con seguridad y muchos aspectos fundamentales no han quedado
establecidos y siguen siendo objeto de especulación: la fecha y lugar del desembarco bizantino, el tamaño de la fuerza
expedicionaria, la capital de la provincia, la extensión de la misma, la situación de la ceca bizantina, la fecha de la
definitiva expulsión... Todos estos aspectos y otros muchos siguen abiertos a la discusión histórica.
Ni un solo autor bizantino escribió sobre la conquista. De los grandes cronistas de la época, Procopio de
Cesarea termina su relato de las guerras de Justiniano en el mismo año en que la expedición bizantina se hizo a la mar;
y Jordanes, en suGetica, solamente informa de que una flota está preparándose y de quién es su comandante. Este
silencio es especialmente decepcionante por la gran calidad y detalle del relato que se ha conservado sobre las otras
guerras de expansión de Justiniano.

- Epigrafía griega de época bizantina en Hispania.


Como apunta la dinámica histórica reconstruida por los textos y confirmada por la documentación
arqueológica, también la epigrafía lleva a acotar los dominios bizantinos a la costa del mediodía hispano, excluyendo
Córdoba y, en buena parte, Granada.
- Carteia.
Conocemos una inscripción funeraria en griego dedicada a Nikolaos Makrios, posiblemente datada
hacia el 61618. Se trata así de una fecha demasiado avanzada para la dominación imperial en el Mediodía peninsular,
habida cuenta de la caída de Malaca en manos visigodas muy poco después. Comoquiera que sea, testimonia los
vínculos que la ciudad gaditana mantuvo con Oriente, vínculos que, sin duda, habrían de verse reforzados durante el
período de presencia bizantina.
El epígrafe reza:
[ + Ενζ]άvδε' κατάκιται
[Ν]ικόλαος Μάκριο(ς) ταίς
μ(ηνός) μαρτίου ε' ἰνδ(ικτὶωνος) δ'.
A pesar de que Makrios se tiene como nombre propio, y así, como uno de los ejemplos más
tardíos del empleo del sistema de los duo nomina, no deja de presentar una desinencia extraña.
- Baria.
De la localidad almeriense de Villaricos procede una inscripción singular, a pesar de la modestia del
soporte. Nos referimos a una teja reutilizada (31 x 15,5 x 1,8 x 1,5) sobre la que, después de haberse roto, se ha
utilizado su parte trasera para escribir un epitafio en griego:
EN'TH'A / KATAK / ITE EYTY/XHC 'G'PIK / OC YEOC / CAMB/ ATIOY
Formulario y rasgos paleográficos permiten fechar el epígrafe durante el siglo VI, sugerentemente coincidiendo
con la ocupación bizantina de esta ciudad.
En este sentido, sobresale la fórmula ἐνζα κατακ[ε]ιτε, ya presente en los epitafios paganos, pero muy
especialmente en los cristianos, que en este caso, además, omite la «ε» y reduce el diptongo final «αι».
El nombre del difunto es uno de los cognomina helénicos más usuales, difundido en el ámbito de los libertos
hispanos en tiempos previos, si bien llama la atención que aquí se acompañe del calificativo γρικος, posiblemente
cambio de γρι- por γρε-, reducción de γραικος, como indicador de la origo. Con escasos paralelos, tiene uno de los más
signifi cativos en ámbito italiano, ya en época altomedieval, lo que lleva a sugerir la relación del difunto con los
ambientes del sur de Italia.
Lo cierto es que, por cuanto se refi ere a los aspectos gramaticales, el mencionado cambio de vocales, se
encuentra también, aunque invertido, en la indicación de la filiación, en este caso a través de neo», en vez del correcto
nieo» o el ático nio», como parece ser propio de esta cronología avanzada.

148
Por lo demás, el nombre del padre del difunto es igualmente corriente, y de hecho lo encontramos en el
repertorio de inscripciones tardías emeritenses (ICERV 418), en este caso con una «n» en vez de la «m» que presenta
nuestra inscripción.
En lo referente a la grafía, volvemos a encontrar la típica A de travesaño quebrado, así como la letra B formada
sobre K, como parece propio de estos momentos.
Así las cosas, la inscripción de Villaricos presenta los rasgos típicos que van a caracterizar los epígrafes
hispanos redactados en griego, de posible cronología bizantina: la mencionada grafía, simplicidad cuando no claro error
gramatical, y modestia de los soportes.
- Carthago Spartaria.
Principal centro direccional de los milites en la Península, es también el que atesora el más amplio
conjunto epigráfico. A su número — por otra parte, tampoco elevado —, hemos de unir el hecho de que aquí se
documente la única inscripción conmemorativa, que nos deja ver la actuación de la administración imperial en suelo
hispano. En conjunto, el lote conservado resume buena parte de las características del período, mostrando, a través las
particularidades de sus inscripciones griegas o la utilización del latín para los mensajes ofi ciales, la escasa
«helenización» de Spania.
Por otra parte, el empleo de soportes marmóreos, preferentemente reutilizados, supone un cambio en la
tradición lapidaria local, nutrida en su mayoría de micritas, esparitas y otras calizas de origen local.
Por lo demás, junto a la epigrafía en soporte pétreo, la ciudad dispone de un amplio corpus de inscripciones
cerámicas, sobre todo en el caso de las ánforas. Para éstas, si bien es posible documentar un uso simultáneo de los
procedimientos, los graffi ti se asocian de forma mayoritaria a los contenedores de producción africana; en tanto que los
tituli picti, a los de origen oriental. Uno de los grafi tos más notables es el que presenta un ánfora Keay LXII (CP 4310-
157-6), donde, precedido por un carácter, se lee el término PECULIA. También signifi cativo es el grabado sobre otro
contenedor norteafricano tipo Keay LXI (CP 3648-157-4), con el término VICR. En otros casos (CP 8245-157-3), se
trata únicamente de una letra, especialmente alfa, con su característica grafía, que quizá puede tener valor religioso, bien
como signo de buen augurio, pudiendo ser identifi cado con la simbología de la triple A, o bien hacer referencia al
concepto de principium y de vita. Con todo, este tipo de inscripciones recurre más frecuentemente a la letra cursiva, lo
que difi culta enormemente su interpretación. En el caso del contexto cartagenero, disponemos de algunos grafi tos de
este tipo muy interesantes, como los realizados en sendas ánforas de producción indeterminada, redactados tanto en
latín como en griego. Así, en el primer caso (CP 6054-159-26), contamos con un largo mensaje que, aun no conservado
en su integridad, se compone de 16 letras dispuestas en una misma franja. Por lo demás, también es frecuente encontrar
numerales, como vemos en un ejemplar del tipo Keay LXI (CP 4308-157-1), que presenta la cifra XIII; o símbolos,
como palmas.
Las inscripciones griegas.
- IHC 177/ ICERV 423/ Abascal Palazón y Ramallo Asensio, 1997, nº 212, lám. 185 A pesar de que no
conocemos su contexto de hallazgo, sabemos que a finales del siglo XVIII se ubicaba en las inmediaciones de la
Catedral Antigua, por tanto, también en el entorno del barrio de época bizantina.
Se trata de una placa de 26 X 41 X 6 cm, en donde el campo epigráfico cubre una superficie de 18 X 30 (lám.
97). Realizado en cursiva, las letras presentan variado módulo, y así, se mueven entre los 3 y 3’5 cm de la línea
superior; y los 3’5 y 4 cm, de las tres líneas inferiores.
Su lectura ha experimentado modificaciones, primeramente se estableció:
(cruz) ὑπερ ἀναπαύτεως
κ(αὶ) σ[ε]ωτηρίας τ(ῆ)ς
μακαρίας χ(υ)ρί
η(ς) κιτούρας
Hoy día, sin embargo, se proponen algunos cambios. Así, el nombre Κιτούρα ya incluido desde la lectura de
Hübner como indígena de Hispania, en realidad habría de leerse como Κρισκιτούρα o Κρησκιτούρα que sólo sería una
variante fonética del común Crescitura.
El motivo del cambio se encontraría en la sigma final, que ha sido utilizada como marca de abreviación, algo
que también permite datar la inscripción en el siglo VI, como de hecho ya se había intuido, insertándola en época
bizantina. Se trata de un nombre con su correspondiente masculino (Crisciturus), siendo latinos derivados de «crescere»
como otros del tipo de «Crescentius», «Cresconius», etc, habituales «cognomina» cristianos en tanto alusivos al cuerpo
humano y la mente. En esta etapa se constata también en el lado visigodo, y en su equivalente masculino, en una pizarra
de Galinduste, datada en el año 586.
También característica de este momento bizantino es la forma de la alfa, con travesaño interno triangular.
Igualmente, insiste en esa datación la cruz en la primera línea a la izquierda del texto, que en las inscripciones griegas
de Mérida empieza a generalizarse desde ca. 575.
En cualquier caso, esta nueva lectura del nombre de la difunta elimina la anterior que establecía la frase
μαχαριvα κυριvα interpretada como una expresión de afecto y duelo.
Otros rasgos peculiares de la inscripción residen en el error del lapicida en diversas palabras, entre ellas la
segunda, donde utiliza una omega en vez de una ómicron junto a la épsilon.

149
Igualmente, también la palabra salvación presenta todo tipo de incorrecciones, como ómicron por omega, la
rho en grafía latina, o épsilon por eta, como también ocurre en las inscripciones emeritenses, y en general, en un
contexto más amplio posterior a la época imperial, dada la evolución fonética. Por lo demás, destaca lo parco del
mensaje, algo que resulta en general común a la epigrafía funeraria griega de época protobizantina.
- IHC 178/ ICERU 422/ Abascal Palazón y Ramallo Asensio, 1997, nº 213.
Hoy desaparecido, desconocemos prácticamente todo sobre el mismo, salvo su posible lectura.
Sabemos así que se trataba de un epígrafe funerario dedicado a Thomas, hijo de Stephanus.
También ha sido datado en época bizantina74.
Su lectura se ha establecido del siguiente modo:
Θωμας
υιὸς; Εσ
τεφάν
ου ἔ[νζα
Εταφρώ
ζη μετά εἰ
ρήνης μέ
μνησο
−−−
(cruz)
En este sentido, es posible apreciar un considerable infl ujo latino, sobre todo a través del nombre del padre del
difunto, escrito con épsilon, a diferencia de la forma propiamente griega sin ésta; así como de la fórmula empleada,
μετά εἰρήνης, traducción de la latina cum pace. Dicha fórmula, se aleja de las más usuales «aquí descansa» Ενζαδε
κατακειται ο «en memoria de» (Μνημα). También en lo referente al formulario, cabe destacar la expresión εϑταφρωσθῃ
o Εταφρώζη con el significado de «meter en la fosa» o «meter en la tumba», expresiones que, en cualquier caso,
tampoco se repiten en una epigrafía funeraria, que, al igual que la que se registra en los ámbitos latinos occidentales, en
muchas ocasiones se caracteriza por su mensaje escueto, únicamente centrado en una somera identificación del difunto,
y en la cita de alguna fórmula propia de su condición cristiana, del tipo del famulus Dei occidental.
Por otra parte, si bien se señala la relación familiar («hijo de..»), ya se ha excluido el nomen, y únicamente se
refiεre el nombre cristiano, cambio que se toma como refl ejo de preocupaciones espirituales, pero también del mayor
peso de la familia nuclear.
- Abascal Palazón y Ramallo Asensio, 1997, nº 214.
Es evidente la confusión surgida sobre el momento y lugar de hallazgo de esta inscripción, que en
cualquier caso, procedería del entorno del barrio de época bizantina, y en concreto, de su frente portuario.
Se trata de un fragmento de pilastra de mármol blanco, estriada, cuya cara posterior ha sido aprovechada para
grabar el mensaje (lám. 98). Sorprende la irregularidad del soporte, ya existente en el momento de su reutilización,
como indica el acoplamiento del campo epigráfico.
Se propone la lectura:
[Κυριακός Κυρι−]?
ακοῦ Λάμ[ων ἀδε−?]
λφός Κυριακ−
οῦ ἔνγιστα
αὐτοῦ κατακ−
ιμένου (cruz)
Se ha destacado que su grafía descuidada implica defi ciencias culturales propias de una situación no
privilegiada, un ámbito cultural excéntrico, o ambas cosas, unidas a una ya madura asimilación a la zona de residencia.
En este análisis debemos destacar el empleo simultáneo de dos formas para el genitivo, bien el signo que
podemos encontrar en la primera línea o en la tercera, que se emplea con algunas variantes durante los siglos V y VI,
bien el genitivo en –ou, desarrollado en la cuarta y en la quinta línea. Igualmente, hallamos Engista en grado
superlativo, que se considera fuera de uso para estos momentos.
En lo que se refiere a la onomástica, lo cierto es que Ciriaco es un nombre de clara raigambre oriental, junto al
muy similar Ciricus. Ambos derivan de «kurio»», que al parecer toma el valor de «señor Dios» en época cristiana,
momento en el que se hace más frecuente, siendo equivalente en su significación a «Dominicus». En España, la variante
«Quiricus» está documentada como nombre de sendos obispos de Toledo y Barcelona, presentes en los Concilios IX y
X celebrados en la primera de estas ciudades. Igualmente, también aparece en una pizarra visigoda depositada en el
Museo Arqueológico Provincial de Ávila.
Por lo demás, frente a la forma anómala de nuestro ejemplar, la mayoría de inscripciones funerarias griegas, al
menos orientales, son de tendencia cuadrada.
- Maiorica.
Cabe destacar la inscripción griega grabada sobre el incensario de Aubenya (lám. 104). Ésta se
encuentra en el borde, incisa a buril dentro de dos líneas paralelas. Dado que no se conserva en su integridad, o que

150
carece de interpunciones, resulta difícil una interpretación segura. Comenzando por una cruz, se ha propuesto la
transcripción: + Aγ HKOCM….. COΥ ΛEΥKA ΔΝ ZAXAPIA.
Por cuanto se refiere a los rasgos paleográfi cos, debemos destacar las alfas de travesaño quebrado y sigmas en
forma de C, tratándose en conjunto de indicios que, de forma coherente al estudio de la tipología y paralelos de la pieza,
permite situar su cronología entre los siglos VI-VII. Algunas de sus irregularidades, siempre y cuando no sean
atribuibles a los arcaísmos y demás incorrecciones comunes en el momento, han llevado a señalar un defi ciente
conocimiento de la lengua griega por parte del epigrafista, algo no raro en la provincia bizantina hispana, y aun en el
conjunto de los ámbitos de la Renovatio Imperii occidental, en los que, como hemos tenido ocasión de ver, la iniciativa
política oriental no conllevó una pareja helenización.
No obstante, si en el caso de los epígrafes cartageneros ésta es obvia, en una pieza importada como la de
Aubenya es más difícil de comprender, y de alguna forma, si realmente se pudiera sostener, también sería un nuevo
argumento a considerar en la propuesta de nuevos focos productores radicados en Occidente, para las piezas metálicas
consideradas orientales. En este caso, el mismo estudio tipológico, como luego veremos, también había incidido en una
posible producción en Sicilia.

Actividades complementarias:
- Lectura de M. Renualt, El muchacho persa.
El muchacho persa, basada en una figura histórica, cuenta los últimos años de vida de Alejandro Magno a
través de los ojos de su amante, Bagoas. Hijo de un noble ejecutado por traición, vendido como esclavo y castrado
cuando era niño, pasó al servicio de Darío III Codomano y, tras el asesinato de este, fue regalado al joven macedonio.
Su relación sostendrá a Alejandro mientras este tiene que hacer frente a varios complots de asesinato, a las demandas de
dos esposas, a los motines periódicos de su ejército y a su tremendo carácter. Bagoas será también testigo de los
profundos lazos de amistad y de compromiso que el emperador tiene con sus soldados. Renault nos enseña cómo este
muchacho persa podría haber comprendido y apoyado los fervientes planes de Alejandro mejor que cualquiera de sus

151
generales.

- Visionado de Alejandro Magno (2004) (Primera parte).


Antigüedad, Helenismo. Alejandro (336-323 a. C.), rey de Macedonia, comenzó a reinar a los veinte años. Se
apoderó primero de Grecia y, después de conquistar el inmenso Imperio Persa, siguió avanzando hacia la India. Fue un
gran estratega que nunca perdió una batalla, un visionario cuyos sueños, hazañas y destino dejaron huella en la Historia.
Cuando murió, a los 33 años, había forjado un imperio sin precedentes en la historia. Los personajes más influyentes de
su vida fueron: Filippo, su padre; Olimpia, su madre; Hefestión, su gran amigo; Roxana, su ambiciosa mujer, y el
general Ptolomeo, confidente y leal compañero de armas.

UNIDAD 12. GRECIA EN LA EDAD MODERNA Y


CONTEMPORÁNEA.

152
Índice.
12.1. Grecia en la Edad Moderna y Contemporánea.
12.2. Literatura griega de la Época Moderna y Contemporánea.
12.3. Textos (con explicaciones gramaticales y actividades): Las
Guerras Médicas. El final de las Guerras Médicas.
12.4. Lengua griega: Derivación y composición
12.5. Léxico griego: El griego y el lenguaje científico.
APÉNDICE. El griego moderno.
Actividades complementarias.

12.1. Grecia en la Edad Moderna y Contemporánea.

Los turcos otomanos controlaron la Grecia peninsular desde el siglo XV, aunque algunas islas permanecieron
bajo la soberanía de Venecia hasta el siglo XVIII. Durante la dominación turca, los griegos pudieron conservar sus
características nacionales y practicar su religión mediante el pago de un impuesto especial. Los turcos confiscaron
algunas tierras para repartirlas entre sus funcionarios civiles y religiosos. En otros casos respetaron las posesiones de los
antiguos propietarios. En las costas, los griegos se especializaron en el comercio, y en Estambul se formó una potente
burguesía comercial que influyó en el Gobierno otomano, llamados los fenariotas (ya que provenían de un barrio de
Estambul denominado Fener).
Durante los siglos XVI, XVII y XVIII se sucedieron las insurrecciones de los helenos, que se multiplicaron en
los períodos en que Turquía se enfrentaba con alguna potencia europea. En el siglo XVIII la decadencia del Imperio
otomano favoreció la formación de grupos de bandoleros y piratas, que se convirtieron en los primeros núcleos del
levantamiento nacional. A finales de ese siglo, algunos griegos emigrados organizaron sociedades patrióticas para
preparar el alzamiento. Estos emigrados propagaron con éxito en Europa los ideales del nacionalismo griego.
Iniciada la revuelta en 1820, la sublevación se extendió rápidamente, y en 1822 la Asamblea de Epidauro
proclamó la independencia. Divididos por luchas internas, los sublevados no pudieron evitar que los turcos, con el
apoyo de Egipto, reconquistaran el país en dos años (1826-27); pero las simpatías despertadas en toda Europa por el
movimiento nacionalista griego se plasmaron en el Tratado de Londres (1827), en el que Francia, Inglaterra y Rusia
proclamaron la autonomía de Grecia bajo la soberanía turca. La destrucción de la flota turco-egipcia en Navarino (1827)
obligó al sultán a firmar el Tratado de Adrianópolis (1829), en el que se reconocía lo ya establecido en el de Londres.
En esta misma ciudad se firmó en 1830 el protocolo que dio la total independencia, aunque se perdió una parte de la
Tesalia.
Después del asesinato de Ioannis Kapodistrias (1831), las potencias europeas designaron en 1832 rey de Grecia
a Otón Wittelsbach, hijo de Luis I de Baviera. Otón gobernó dictatorialmente, gracias al apoyo de Rusia. Un golpe de
Estado en 1843, le obligó a conceder algunas libertades formales, encargándose a una asamblea constituyente la
elaboración de un proyecto de Constitución, que se promulgó en 1844 y que instauró el sufragio universal, de esta
manera Grecia se convirtió oficialmente en una democracia parlamentaria de carácter liberal.
Depuesto en 1862, Inglaterra logró que la Asamblea griega nombrara rey a Jorge I, hijo del monarca de
Dinamarca y cuñado del príncipe de Gales. En 1864 una nueva Constitución redujo los poderes monárquicos.
El problema de las reivindicaciones territoriales, particularmente el de Creta, fue dominante durante todo su
reinado. Después de varias sublevaciones en la isla, el Gobierno griego decidió invadirla, pero la intervención europea
dio lugar al Tratado de Constantinopla (1897), en el que se concedió la autonomía a Creta y se encargó de su gobierno
al príncipe Jorge de Grecia. El periodo de finales del siglo XIX se caracterizó por una pésima situación económica que
llevó en 1893 a declarar la insolvencia del Estado y la creación de una comisión financiera Internacional encargada de
supervisar el pago de los plazos marcados de los cuantiosos préstamos extranjeros y que también empujó a una fuerte
emigración fundamentalmente hacia Estados Unidos, se calcula que unos 350.000 habitantes emigraron entre 1890 y
1914, lo que representaría una sexta parte de la población del país. Los flujos de remesas enviados por estos emigrantes
desde el exterior se convirtieron en un elemento clave en el equilibrio de la balanza de pagos.
El 27 de agosto 1909 se produjo el levantamiento militar en Goudi en las afueras de Atenas, en el que los
militares organizados en torno a una Liga Militar exigían la destitución de los príncipes reales de sus cargos en las

153
Fuerzas Armadas, que los militares ocuparan los ministerios de Guerra y de la Armada y que se ejecutara un programa
de reformas militares. Tras la dimisión del primer ministro Dimitrios Rallis y el breve gobierno de Kiriakulis
Mavromichalis, accedió a la jefatura del gobierno en 1910, Eleftherios Venizelos un político procedente de Creta,
desligado de la política ateniense. En 1911 sometió a voto una nueva constitución en la que se protegían las principales
libertades.
En 1912 y 1913 estallaron las Guerras de los Balcanes, al término de las cuales Grecia dobló su territorio por la
incorporación de Tesalia, parte de Macedonia, el Epiro, Tracia y las islas de Samos, Quíos, Lesbos y Lemnos.
En 1913 el rey Jorge I fue asesinado en Salónica, sucediéndole su primogénito Constantino.
Primera Guerra Mundial.
Al estallar la Primera Guerra Mundial el país estaba dividido en dos facciones, la germanófila, que comandaba
el rey Constantino I, cuñado de Guillermo II de Alemania, y la pro-aliada, cuyo líder era el primer ministro Venizelos.
En los primeros momentos, Grecia se mantuvo neutral, pero, a medida que el conflicto se extendía entre los Estados
balcánicos, las discrepancias entre el monarca y Venizelos se agudizaron. Esta crisis interna favoreció la ocupación de
Macedonia por las Potencias Centrales, y la de Salónica, el istmo de Corinto y El Pireo por los Aliados (1915). En
septiembre de 1916, Venizelos estableció un Gobierno provisional en Salónica y, con la ayuda de los Aliados se apoderó
de Atenas en junio de 1917. Constantino abdicó, y le sucedió en el trono su hijo Alejandro (junio de 1917). Al poco
tiempo, Grecia declaró la guerra a las Potencias Centrales. Al finalizar el conflicto obtuvo por el Tratado de Neuilly,
firmado con Bulgaria, la Tracia Occidental, y por el Tratado de Sèvres, firmado con Turquía, la Tracia Oriental hasta el
mar Negro, excepto la región de Estambul y el territorio de Esmirna en el Asia Menor.
En octubre de 1920 murió el rey Alejandro. Mediante un plebiscito, Constantino regresó a Grecia (diciembre
de 1920), y Venizelos se exilió a Francia. Por otra parte, Mustafa Kemal Atatürk se negó a reconocer el Tratado de
Sèvres y estalló la guerra entre Grecia y Turquía (1921-23), que constituyó un desastre militar para la primera. Algunos
oficiales del ejército partidarios de Venizelos obligaron a Constantino a abdicar por segunda vez (septiembre de 1922),
y varios de sus ministros y consejeros fueron acusados de traición, y fusilados. Se creó una Junta Revolucionaria, que
colocó en el trono a Jorge II, hijo de Constantino. En julio de 1923, por el Tratado de Lausana, firmado con Turquía,
Grecia renunció a la Tracia Oriental y a Esmirna y aceptó la repatriación de 1.400.000 refugiados griegos. Esta
inmigración masiva agravó la situación económica, lo que favoreció el desarrollo de la oposición republicana y del
Partido Comunista. En octubre de 1923 fracasó un golpe de Estado dirigido por el general Ioannis Metaxas que se
proponía fortalecer la monarquía, lo que alentó a los partidarios de la República. En diciembre del mismo año, a causa
de la creciente presión popular, Jorge II abdicó y se instauró una regencia.
Segunda República griega.
En abril de 1924, por medio de un plebiscito, el pueblo griego aprobó la adopción de la forma republicana de
gobierno. Este régimen se caracterizó por su inestabilidad política y por su ineficacia para modernizar las estructuras
tradicionales del país. Al agravarse la crisis económica ocupó de nuevo el poder Venizelos (1928-32), el cual, de hecho,
gobernó como un dictador, a la vez que se esforzó por mantener una política de buena amistad con las potencias
vecinas.
Dimitido Venizelos (1932), se abrió un nuevo período de inestabilidad política, que fue aprovechado por el
general Georgios Kondilis para abolir la República (octubre de 1935). Por medio de un plebiscito, el Rey Jorge II
recuperó la corona y restituyó la monarquía.
Etapa fascista (1936-1941).
El 4 de agosto de 1936, el general Ioannis Metaxas instauró una dictadura de tipo fascista conocida como
«Régimen del 4 de Agosto» por el día en que se había instaurado. El objetivo principal del nuevo régimen era devolver
a Grecia la gloria de su pasado. El nuevo régimen debía sentar las bases para que brotara de Grecia una "Tercera
Civilización Helénica", después de la de la Antigua Grecia y la del Imperio Bizantino. Para ello, Metaxás estableció un
«nuevo Estado» inspirado en la Alemania nacional-socialista basado en la disciplina, los valores tradicionales y el
militarismo. Una de las obras principales del régimen fue la creación de una enorme organización nacional de
juventudes (más conocida por sus siglas en griego, EON), que llegó a tener más de un millón de miembros, así como la
estabilización de la situación económica y política, aunque ésta última se lograra con abusos sobre la oposición. Por
otro lado, Metaxás se embarcó en importantes proyectos de modernización del Ejército griego y de mejora de las
defensas del país, creando por ejemplo la Línea Metaxas. Estos esfuerzos se revelarían más adelante cruciales para
derrotar al Ejército italiano en la Guerra Greco-Italiana del invierno de 1940-41. Metaxas falleció en enero de 1941,
pero el «régimen del 4 de Agosto» perduró hasta la entrada de los alemanes en Grecia a finales de abril de 1941.
Segunda Guerra Mundial: Ocupación y Resistencia (1941-1944).
Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Grecia intentó mantener su neutralidad. Aunque el dictador
Metaxas se orientaba ideológicamente hacia el campo de las Potencias fascistas del Eje y el rey se mostraba inclinado
hacia la causa británica, el ultimátum de Italia del 19 de octubre de 1940, en el que se exigían bases estratégicas en
territorio griego, arrojó a Grecia en manos de los Aliados (Guerra Greco-Italiana del Invierno de 1940-41). La inmediata
invasión italiana desde Albania fue contrarrestada; pero la ofensiva alemana de abril de 1941 no pudo ser contenida, y
empezó la ocupación del Eje, a la vez que el rey y su gobierno se exiliaron en Egipto.
Grecia permaneció ocupada por tropas alemanas, italianas y búlgaras desde 1941 hasta 1944. Durante esos

154
años, los griegos se dividieron en dos facciones principales: colaboracionistas y partisanos. Los primeros sustentaron
los regímenes colaboracionistas de Georgios Tsolakoglou, Konstantinos Logothetopoulos y Ioannis Rallis, y engrosaron
las filas de las fuerzas militares y paramilitares de derechas, entre ellas los infames Tagmata Asfaleias (Batallones de
Seguridad), que junto con los ocupantes alemanes y en algunos casos los italianos y búlgaros flagelaron las facciones
comunistas y partisanas. Éstos últimos, por su parte, realizaron un efectivo movimiento de resistencia que causó serios
daños a los gobiernos colaboracionistas así como a la Wehrmacht.
Algunas de sus acciones más famosas fueron la dinamitación del puente de Gorgopotamos o el atentado contra
la sede de la ESPO, la organización de ultraderecha griega que en aquel momento reclutaba jóvenes griegos para formar
un batallón griego de las Waffen-SS. De todos modos, los combates más virulentos se dieron entre las propias facciones
de la Resistencia, y especialmente entre la monárquica EDES de Napoleón Zervas y la comunista ELAS de Aris
Velujiotis. Esta situación se convirtió, a la retirada de las fuerzas alemanas de Grecia, en una Guerra Civil en toda regla
entre conservadores y comunistas.
Guerra Civil griega (1946-1949).
Cuando en las Conferencias de Yalta y Teherán se fijaron las respectivas zonas de influencia de los Aliados en
la zona del Mediterráneo, Grecia correspondió al campo anglo-estadounidense.
Pero esta decisión no correspondía exactamente a la composición de fuerzas guerrilleras en el interior del
frente griego, ya que las organizaciones de izquierda y las pro-soviéticas eran más potentes y numerosas y controlaban
la mayor parte del país. El Gobierno de coalición constituido en el exilio el 10 de marzo de 1944, de composición
inestable, difícilmente pudo ejercer su jurisdicción sobre todo el territorio griego. Al desembarco británico del 14 de
octubre de 1944, que se realizó cuando ya las fuerzas alemanas abandonaban Grecia y capitulaban, se opusieron las
organizaciones de la Resistencia encuadradas por los comunistas.
Éstas no aceptaron el compromiso de los partidos de derecha y de los británicos del 2 de diciembre de 1944 —
aceptado tácitamente por Stalin—, y decidieron continuar la lucha armada para instalar un régimen socialista.
Durante los seis años de la Guerra Civil Griega, su predominio se ejerció sobre todo en la zona montañosa del
norte. Los partidos de izquierda no concurrieron a las elecciones del 31 de marzo de 1946, y el Partido Popular
monárquico alcanzó la mayoría. Su líder, Zaldaris, fue nombrado jefe de Gobierno y organizó el plebiscito que
confirmó de nuevo la monarquía como el régimen del país. El rey Jorge II volvió del extranjero. La oposición
comunista continuó la guerra en la montaña y se formó en diciembre de 1947 el Gobierno de Grecia libre, presidido por
el general Markos Vafhiadis, que gozaba del apoyo soviético y de los países del Bloque Oriental.
Por el contrario, Gran Bretaña y Estados Unidos ayudaron masivamente, con material y consejeros, a las
fuerzas monárquicas. En abril de 1947 el rey Pablo había sucedido a su hermano Jorge II. La guerra civil prosiguió
hasta que, en 1950, ante la imposibilidad de proseguir la lucha, los últimos guerrilleros hubieron de refugiarse en
Albania. La importancia estratégica del país posibilitó una notable ayuda militar y económica de Estados Unidos, que
sustituyó a Gran Bretaña como principal aliado de Grecia e inspirador de la política de su monarquía.
Época reciente.
Finalizada la guerra civil, se inició un proceso de relativa liberación presidido por el general Papagos, lo que
permitió el ingreso de Grecia en la OTAN (1951). A la muerte de Papagos, el rey Pablo I, hermano y sucesor de Jorge
II, designó primer ministro a Constantinos Karamanlís, quien estabilizó la situación política. Durante este período se
llevaron a cabo las negociaciones diplomáticas referentes a la situación de Chipre, cuyas reivindicaciones siempre
habían contado con el apoyo griego. En 1962 Grecia ingresó como asociada en el Mercado Común Europeo.
Karamanlis hubo de abandonar el poder en junio de 1963 por divergencias con la corte. Las elecciones del 3 de
noviembre de 1963 dieron un pequeño margen al Partido de la Unión del Centro, de Georgios Papandreu, quien, una
vez nombrado jefe del Gobierno, recomendó nuevas elecciones. Celebradas el 16 de febrero de 1964, le proporcionaron
una gran mayoría en el Parlamento. A la muerte del rey Pablo (6 de marzo de 1964) le sucedió su hijo Constantino.
Entre los proyectos de G. Papandreu, de carácter moderado, algunos se relacionaban con una mayor democratización
del país, que, según él, se encontraba demasiado mediatizado por las presiones de Estados Unidos, de los oficiales de
derecha del Ejército y de la corte. La revelación de una confusa organización secreta en el seno del Ejército fue el
motivo aparente para que el rey obligara a G. Papandreu a dimitir.
En 1967, la crisis política iniciada culminó con el golpe de Estado militar llamado «de los coroneles», dirigidos
por el coronel Georgios Papadopoulos (21 de abril de 1967). El régimen militar suprimió el anterior gobierno y el
Parlamento, y canceló la libertades civiles y políticas. Las protestas estudiantiles del 17 de noviembre de 1973 fueron
reprimidas por los militares con gran violencia. Un contragolpe de los militares realistas fracasó, y el rey tuvo que
exiliarse en Roma. El nuevo régimen de los coroneles, con Papadopoulos como hombre fuerte, impuso una dura
represión.
En 1973 se proclamó la República y Papadopoulos fue designado presidente, pero ese mismo año fue
derrocado por un golpe militar (25 de noviembre) dirigido por el general Dimitrios Ioannidis, jefe de la policía militar,
que gobernó en la sombra. El nuevo gobierno promovió un golpe de estado en Chipre (15 de julio de 1974) que expulsó
al presidente Makarios con vistas a unir la isla a Grecia; pero el gobierno turco, frontalmente contrario, reaccionó
invadiendo en parte la isla (20 de julio). Al fracaso griego de la maniobra siguió una etapa de profunda crisis y fue
llamado Karamanlis, en el exilio, para que formara Gobierno (23 de julio de 1974).

155
Karamanlis aceptó, y su retorno al poder significó de entrada el restablecimiento de la Constitución de 1952, la
liberación de los presos políticos y la legalización de los partidos. Las elecciones generales (17 de noviembre de 1974)
dieron el triunfo a Nueva Democracia, de Karamanlis. En el referéndum del 8 de diciembre de 1974, el pueblo griego
optó por la forma republicana del Estado. En protesta por la actitud de la OTAN ante la crisis de Chipre (julio-agosto de
1974), Grecia se retiró de la organización militar de dicha Alianza. Karamanlis convocó elecciones generales
anticipadas (octubre de 1977), en las que vio recortada su mayoría en beneficio del PASOK, partido de carácter
socialista dirigido por Andreas Papandreu. En mayo de 1980 Karamanlis fue elegido presidente de la República, y
Georgios Rallis nombrado primer ministro.
En 1980 Grecia reingresó en la OTAN, y en 1981 el país se incorporó como miembro de pleno derecho a la
CEE. En las elecciones de 1981 el PASOK obtuvo la mayoría absoluta y A. Papandreu se convirtió en jefe del primer
Gobierno socialista en la historia de Grecia. En marzo de 1985 Papandreu fue reemplazado por el candidato del
PASOK, el jurista Christos Sartzetakis. En las elecciones de junio el PASOK retuvo la mayoría absoluta y Papandreu
siguió al frente del Gobierno, pero en noviembre de 1988 hubo de dimitir cuando el Tribunal Supremo decidió
procesarle como implicado en un escándalo financiero. Después de tres convocatorias sucesivas de elecciones, el líder
de Nueva Democracia, Constantinos Mitsotakis, consiguió apoyo suficiente para formar gobierno (abril de 1990) y
Karamanlis volvió a ocupar la Presidencia de la República. En 1992 las medidas económicas de Mitsotakis atizaron el
descontento popular, al tiempo que Papandreu era absuelto de todos los cargos.
En las elecciones de octubre de 1993 el PASOK recuperó la mayoría absoluta y Papandreu asumió la jefatura
del Gobierno. Konstandinos Stephanopoulos, un conservador disidente de Nueva Democracia, sucedió a Karamanlis en
la Presidencia en 1995. Desde enero de 1996 Costas Simitis sustituyó a Papandreu, gravemente enfermo, al frente del
Gobierno. Al fallecer el veterano líder en junio, Simitis convocó elecciones en septiembre y vio reforzada su posición
con un triunfo del PASOK por mayoría absoluta. En diciembre Grecia accedió adoptar el euro como unidad monetaria.
En las elecciones de abril de 2000 Simitis fue reelegido y el Parlamento ratificó a Stephanopoulos como presidente.
Simitis renunció al Gobierno el 7 de enero de 2004, siendo reemplazado por Georgios Papandreu, hijo de Andreas
Papandreu. En las elecciones de marzo de 2004 resultó elegido el candidato de Nueva Democracia, Costas Karamanlis,
poniendo fin a la hegemonía del PASOK. En marzo de 2005 Stephanopoulos dimitió a la Presidencia y le sucedió
Karolos Papoulias.
La crisis financiera.
En 2010 Grecia fue protagonista de una crisis de confianza que contagió a toda la Unión Europea. Todo
comenzó cuando en 2009 Bruselas advierte a Grecia que los datos sobre sus cuentas no son muy claros y de mucha
confianza, dos semanas después del 4 de octubre, día en que el PASOK ganase las elecciones, se revela que los datos
oficiales conocidos hasta entonces sobre el nivel de deuda de Grecia estaban falseados y que el déficit público ronda el
12%, cifra que posteriormente sería corregida al alza al 13,6%.
Ante estas infomaciones la desconfianza de los inversores provoca la imposibilidad de sacar a la venta nuevos
bonos a intereses razonables, para cubrir los que ya estaban venciendo, y el gobierno griego se ve obligado a recurrir a
la ayuda de la Unión Europea para evitar la quiebra, la cual decide involucrar también al FMI. Fruto de los acuerdos se
decide proteger a Grecia de los altos intereses que le exige el mercado, pero a cambio se le exige unas duras
condiciones de austeridad que de cumplirse ahorrarían 30000 millones de euros en tres años.
Mientras que desde Grecia se asegura que van a ser capaces de evitar la suspensión de pagos, algunos
economistas, periodistas y políticos siembran dudas sobre la capacidad del gobierno para aplicar el plan de austeridad y
evitar la quiebra.
La crisis de confianza se extendió sobre varios países europeos, los cuales sin estar en las mismas condiciones
económicas y sin haber sembrado ninguna sospecha sobre falseamiento de datos económicos, pero anteriormente
castigados por la crisis del 2008-2009, vieron como aumentaban los intereses que los inversores exigían para comprar
su deuda, y se vieron obligados a acometer reformas fiscales encaminadas a reducir su déficit aun a costa del peligro
que esas medidas pudiesen tener para el crecimiento económico y a riesgo de una recaída en la recesión.

12.2. Literatura griega moderna y contemporánea.

A. Escritos cretenses
Creta, dominada por los venecianos, fue el centro literario de Grecia durante los siglos XVI y XVII. Los
dramas que se escribieron en este periodo, como Erofili, de Yeoryos Jortatsis, imitaron ampliamente los modelos
italianos. Dos de las obras cretenses más importantes aparecieron en este periodo, ambas en griego demótico o
coloquial: el poema romántico Erotócritos, de Vitsentzos Cornaros, hoy elevado por algunos a poema épico nacional, y

156
el Sacrificio de Abraham (1635), un drama psicológico de relaciones familiares, de autor desconocido, quizá Cornaros.
En esta época se escribió un gran número de canciones populares, incluyendo el poema pastoril La bella pastora, del
que se publicó una famosa versión en 1627. La composición de este tipo de canciones fue abundante en Chipre y en las
islas egeas.
La floreciente escuela cretense se extinguió en el siglo XVII con la conquista de la isla por los turcos. Las
baladas de los cleftes, sin embargo, sobrevivieron hasta el siglo XVIII; se trata de las canciones de los combatientes
griegos de las montañas que sostuvieron una guerrilla contra los turcos.
B. Griego clásico frente a demótico.
Hacia finales del siglo XVIII, los sueños de libertad se convirtieron en un objetivo para el pueblo griego. Los
patriotas y los poetas escribían copiosamente, en medio de un problema lingüístico que afectó a la literatura griega
durante décadas. Bajo la dominación turca, la Iglesia se encargó de la educación. La enseñanza era conservadora y el
lenguaje utilizado mantuvo formas antiguas del griego bizantino. Muchos de los patriotas griegos que escribían en el
extranjero, pensando que la antigua Hellas estaba a punto de alzarse de sus cenizas, obligaron al idioma moderno a
adoptar modelos antiguos. Adamantios Coraís, un experto clasicista que vivía en París, propuso el uso de una lengua
combinada que no fuera ni antigua ni moderna.
La dicotomía de la lengua se puede seguir fácilmente a través de la poesía. Desde la edad media floreció una
rica poesía popular que se transmitió oralmente. Estaba escrita en griego demótico, lengua natural para la narrativa y el
verso lírico. Sin embargo, en el siglo XVIII, algunos poetas retomaron la tradición clásica. Entre ellos se encontraban
Constantinos Rigas y Iacovakis Risos Nerulos. En el siglo XIX varios poetas continuaron la tradición clásica, como
Aléxandros Risos Rangavis, poeta, historiador y novelista. En el siglo XIX los poetas tendieron cada vez más a emplear
el griego demótico, más expresivo, y durante décadas se vivió una feroz controversia. Actualmente se emplea el griego
demótico en la literatura, mientras que para la escritura técnica y científica se utiliza otra forma de griego más clásico.
C. La literatura del movimiento de liberación.
En las primeras décadas del siglo XIX la literatura, sobre todo la poesía, fue en su mayor parte patriótica. Los
versos entusiastas del líder de la escuela jónica de poesía, Dionisios Solomós, animaron a la nación a liberarse del
cautiverio turco. Su admirable Himno a la libertad (1823) se ha convertido en el himno nacional griego. Posiblemente,
el mejor poeta de la escuela jónica fue Andreas Calvos, un gran erudito clásico, autor de emocionantes poemas, escritos
en una lengua original, mezcla de demótico y de arcaísmos, en cuya armoniosa textura resuenan los antiguos himnos
griegos.
Cuando Grecia alcanzó la independencia en 1832, la literatura cobró un renovado vigor, expresando el espíritu
de un pueblo muy cohesionado. Entre los narradores del siglo XIX más importantes destacan Emmanuel Roídis,
satírico, crítico literario e importante traductor de autores ingleses y franceses, cuya primera obra fue la novela Pápisa
Ioana (1865). Aléxandros Papadiamandis, novelista y autor de cuentos, trazó retratos líricos de la vida de los pueblos y
escenarios isleños. Su obra carece por completo de influencias foráneas. En 1913, se publicó una recopilación de sus
mejores historias, Orillas rosas. Otro autor de inspiración griega pura es el escritor jónico de cuentos Aryiris Eftaliotis.
Su obra más conocida es Historias isleñas, 1897.
Entre los poetas del siglo XIX del periodo posterior a la liberación destacó Aristotelis Valaoritis, famoso por el
vigor de sus imágenes descriptivas en griego demótico. Otro importante autor de este periodo, el poeta simbolista
Ioannes Papadiamandópulos, escribió en francés con el nombre de Jean Moréas y ejerció una influencia considerable en
poetas jóvenes, como Constandinos Hadsópulos, también un gran escritor de ficción, y Miltiades Malacasis, que
empezó su carrera escribiendo en francés pero pronto volvió al griego. También destaca Yeoryos Suris, un gran satírico
político en la mejor tradición de Aristófanes. Suris publicó en verso un diario semanal que constituye un vivo y cáustico
comentario de los asuntos públicos.
Los primeros dramaturgos griegos importantes del siglo XIX, Dimetrios Vernadakis y Spiridon Vasiliadis,
escribieron a la manera clásica. Ioannis Cambisis escribió en lengua vernácula dramas realistas y satíricos sobre la vida
ateniense. Influenciado por el realismo ruso, el novelista y autor de teatro Spiros Melas escribió los dramas Hijo de la
sombra (1907) y La casa en ruinas (1908). Las obras de Grigorios Xenópulos, especialmente Stella Violanti (1909),
denotan la influencia del dramaturgo noruego Henrik Ibsen.
D. Poesía moderna.
Uno de los poetas más populares de la primera parte del siglo XX fue Yeoryos Drosinis. Drosinis empezó
escribiendo en dialectos literarios, pero más tarde adoptó y propugnó el empleo de la lengua vernácula. Entre sus libros
de poemas destacan Tinieblas luminosas (1915) y Párpados cerrados (1917).
Coetáneo de Drosinis, Kostís Palamás está catalogado por los críticos como uno de los poetas más importantes
de Europa; algunos de sus mejores poemas están en el libro Vida inamovible (1904). Su largo poema La flauta del rey
(1910) relata episodios de la historia bizantina. Su obra maestra, el poema épico El dodecálogo del zíngaro (1907)
expresa las esperanzas y aspiraciones del pueblo griego.
En general los críticos están de acuerdo en que Constandinos Cavafis es la gran figura literaria de la Grecia
moderna. Su obra cuenta con el reconocimiento mundial. Nació y vivió la mayor parte de su vida en Alejandría
(Egipto). A comienzos del siglo XX, antes de la ocupación inglesa, la ciudad era el centro de la cultura griega, y este
ambiente conforma el escenario de sus nostálgicos poemas históricos. Tanto sus poemas eróticos como los que evocan

157
las conmovedoras tragedias humanas de la antigüedad están henchidos de una melancolía que recuerda a Charles
Baudelaire. “Voces”, (anterior a 1911), por ejemplo, es un impresionante poema sobre el emperador romano Nerón, que
yace dormido mientras las furias se acercan acosando al malvado. Cavafis escribe sus versos en una armoniosa y lírica
mezcla de griego demótico y literario.
e uno de los primeros poetas griegos en escribir en verso libre demótico, que recuerda mucho el estilo de los antiguos
poemas líricos y odas corales. Entre sus mejores obras cabe citar Aphierosi (1922), el drama poético Cristo en Roma
(1946), Muerte de Diyenís Acritas (1948) y Vida lírica (3 vols., 1947), una recopilación de poemas líricos. Junto con su
esposa de origen estadounidense, Eva Palmer (1885-1952), Sikelianós organizó el Festival Délfico en Atenas y la
impresionante irección de las obras de Esquilo en el santuario de Apolo en el monte Parnaso.
os Kazantzakis, novelista y poeta de Creta, cuya obra, escrita en su mayor parte con su propia adaptación del dialecto
cretense, ha sido traducida a varios idiomas. La más famosa es Odisea (1938), largo poema épico que comienza donde
termina la Odisea de Homero. Entre sus novelas más populares y traducidas, están Zorba el que más tarde inspiró una
película (Michael Cacoyannis, 1964) y un musical, y La última tentación de Cristo (1948), también llevada al cine por
Martin Scorsese en 1988.
Otro de los escritores que también contribuyeron a elevar la literatura de este periodo es Ilías Venesis, un
maestro del estilo y de la descripción realista, autor de Calma (1939) y Tierra de Eolia (1943). Stratis Mirivilis,
novelista de un gran encanto romántico, escribió Maestra de ojos dorados (1932), sobre la I Guerra Mundial, Llamas
pequeñas (1942) y La virgen de la sirena (1955). Pandelis Prevelakis, dramaturgo, novelista, ensayista, poeta y antiguo
seguidor de Kazantzakis, escribió obras dramáticas como En las manos de un Dios vivo (1955) y Dos dramas cretenses
(1971); su poesía completa se publicó en 1969. Cosmás Politis, un consumado estilista que combina el romanticismo
del siglo XIX con la realidad del siglo XX, ha demostrado ser un idealista con una honda perspicacia sobre los
personajes femeninos. Entre sus novelas más importantes se encuentran El limonar (1928), Hekate (1933) y Eroica
(1938). Yorgos Zeotocás, novelista y dramaturgo, fue durante un tiempo director del Teatro Nacional de Grecia. Entre
sus obras destacan El demonio (1938), un análisis del temperamento griego moderno, la novela Leonís (1940) y dos
volúmenes en los que recopila sus obras de teatro (1944 y 1947). Uno de los escritores griegos contemporáneos más
importantes es I. M. Panayotópulos, poeta, novelista, ensayista, crítico de literatura y arte, y cronista de sus viajes. Entre
sus más de treinta libros publicados destaca Cautivo (1951), una historia que transcurre entre los días anteriores a la
guerra y la ocupación alemana en Grecia.
F. Tendencias posteriores a la II Guerra Mundial.
Durante la II Guerra Mundial y toda la posguerra, muchos escritores reflejaron la participación del pueblo
griego en la lucha por su supervivencia. Zemos Cornarós describe en Haidari (1946) los intentos de los soldados
alemanes durante la II Guerra Mundial por romper la moral de los prisioneros griegos. Se escribieron otras obras
documentales de gran valor literario sobre la resistencia griega, así como varios poemas patrióticos sobre la guerra civil.
Entre los novelistas que continuaron la obra de Nicos Kazantzakis después de su muerte en 1957, se encuentran Vassilis
Vasilicós, autor de más de veinte novelas. La más conocida es Z (1966), traducida a muchos idiomas y llevada al cine
por Costa-Gavras, con guión de Jorge Semprún. La obra trata del asesinato del senador izquierdista Lambrakis y es una
condena de las tácticas violentas de políticos y militares que propiciaron el golpe de Estado de los coroneles en Grecia
en 1967, promovido por Georgios Papadopoulos.
En la década de 1950 varios novelistas comenzaron a alejarse del tema de la guerra y sus consecuencias. Stratis
Tsírcas describió la vida de los griegos exiliados en Egipto en su trilogía Ciudades a la deriva, que incluye El Club
(1960), Ariagni (1962) y El murciélago (1965). Antonis Samarakis escribió sobre individuos atrapados bajo la presión
de la sociedad moderna, como en El fallo (1965). Galatia Sarandi se enfrenta a la angustia psicológica actual de las
mujeres y Nestoras Matsas ha escrito sobre los judíos griegos durante la guerra.
Terminada la guerra surgió en Grecia un vigoroso grupo de poetas. Su modernismo no perjudicó, sino que más
bien enriqueció y continuó la antigua tradición de sentimiento nostálgico, que se expresa en renovadas formas. Yeoryos
Seferis, cuyo simbolismo evocador, serena sugerencia y pincelada nostálgica despiertan el pensamiento y las
emociones, ganó el Premio Nobel en 1963. El zorzal (1914) es una de sus obras más significativas.
La primera obra de Yannis Ritsos, Tractor, data de 1934, y en 1961 reunió en dos volúmenes sus obras. Más
recientes son sus poemas Dieciocho canciones llanas de la patria amarga (1974).
Odiseas Elitis, nacido en Creta, pintor y traductor además de poeta, es uno de los pocos surrealistas de la
literatura griega. Su tema principal es la redención de los seres humanos a pesar de todos los obstáculos; su obra
transmite la luz especial y los aspectos arquitectónicos del paisaje griego. Sus obras principales incluyen El sol primero
(1943) y Dignum est (1959), título sacado de las palabras de un salmo. En 1979 le fue concedido el Premio Nobel.
Nicos Poulantzas (1936-1979) fue un sociólogo político marxista greco-francés. En la decada de 1970
Poulantzas se hizo conocido junto a Louis Althusser, como uno de los líderes del marxismo estructural y, aunque al
principio era leninista, acabó apoyando el eurocomunismo. Su trabajo más conocido es su teoría del estado. También
realizó contribuciones marxistas al análisis del fascismo las clases sociales en el mundo contemporáneo y la caída de las
dictaduras de Europa del Sur en la década de 1970 (Franco en España, Salazar dopoulosen Grecia). En 1979 se suicidó,
lanzándose del 22º piso de la Torre de Montparnasse de Paris abrazado a sus libros.
Dimitris P. Kraniotis (1966) es un poeta griego, un médico especialista en Medicina Interna (Internista), Doctor

158
en Literatura (Litt.D.), Presidente de la Sociedad Mundial de Poetas (W.P.S.) y miembro de organizaciones literarias:
Sociedad de Escritores Griegos, Sociedad Internacional de Escritores Griegos, Sociedad Griega de Escritores Médicos,
Unión de Escritores y Poetas de Larissa (Vicepresidente anterior y Presidente por un periodo), Academia Mundial de
Arte y Cultura (WAAC), Congreso Mundial de Poetas (WCP), Unión Internacional de Poetas Laureados (UPLI),
rnacional de Escritores y Artistas (IWA), Union Mundial de Escritores Medicos (UMEM), Sociedad Internacional de
Poetas, Academia de Poetas Americanos, Sociedad de Poesía de America (PSA) y Poetas del Mundo (Chile).
El teatro, que no se cultivó hasta final de la II Guerra Mundial, empezó a revalorizarse a partir de la década de
1950. En contraste con las tragedias de Sikelianós y Kazantzakis, inspiradas en la antigüedad y en la época bizantina,
las obras de los jóvenes escritores abordan los problemas de la actualidad.

- Lectura: K. Kavafis, (Regreso a) Ítaca.


Ιθάκη Ítaca
Σα βγεις στον πηγαιμό για την Ιθάκη, Cuando partas hacia Ítaca
να εύχεσαι νάναι μακρύς ο δρόμος, pide que tu camino sea largo
γεμάτος περιπέτειες, γεμάτος γνώσεις. y rico en aventuras y conocimiento.
Τους Λαιστρυγόνας και τους Κύκλωπας, A Lestrigones, Cíclopes
τον θυμωμένο Ποσειδώνα μη φοβάσαι, y furioso Poseidón no temas,
τέτοια στον δρόμο σου ποτέ σου δεν θα βρεις, en tu camino no los encontrarás
αν μεν' η σκέψις σου υψηλή, αν εκλεκτή mientras en alto mantengas tu pensamiento,
συγκίνησις το πνεύμα και το σώμα σου αγγίζει.
mientras una extraña sensación
invada tu espíritu y tu cuerpo.
Τους Λαιστρυγόνας και τους Κύκλωπας,
A Lestrigones, Cíclopes
τον άγριο Ποσειδώνα δεν θα συναντήσεις,
y fiero Poseidón no encontrarás
αν δεν τους κουβανείς μες στην ψυχή σου,
si no los llevas en tu alma,
αν η ψυχή σου δεν τους στήνει εμπρός σου. si no es tu alma que ante ti los pone.
Να εύχεσαι νάναι μακρύς ο δρόμος. Pide que tu camino sea largo.
Πολλά τα καλοκαιρινά πρωϊά να είναι Que muchas mañanas de verano hayan en tu ruta
που με τι ευχαρίστησι, με τι χαρά cuando con placer, con alegría
θα μπαίνεις σε λιμένας πρωτοειδωμένους, arribes a puertos nunca vistos.
να σταματήσεις σ' εμπορεία Φοινικικά, Detente en los mercados fenicios
και τες καλές πραγμάτειες ν' αποκτήσεις, para comprar finos objetos:
σεντέφια και κοράλλια, κεχριμπάρια κ' έβενους, madreperla y coral, ámbar y ébano,
και ηδονικά μυρωδικά κάθε λογής, sensuales perfumes, -tantos como puedasy
όσο μπορείς πιο άφθονα ηδονικά μυρωδικά, visita numerosas ciudades egipcias
σε πόλεις Αιγυπτιακές πολλές να πας, para aprender de sus sabios.
να μάθεις και να μάθεις απ' τους σπουδασμένους. Lleva a Ítaca siempre en tu pensamiento,
Πάντα στον νου σου νάχεις την Ιθάκη. llegar a ella es tu destino.
Το φθάσιμον εκεί ειν' ο προορισμός σου. No apresures el viaje,
Αλλά μη βιάζεις το ταξείδι διόλου. mejor que dure muchos años
Καλλίτερα χρόνια πολλά να διαρκέσει
y viejo seas cuando a ella llegues,
rico con lo que has ganado en el camino
και γέρος πια ν' αράξεις στο νησί,
sin esperar que Ítaca te recompense.
πλούσιος με όσα κέρδισες στο δρόμο,
A Ítaca debes el maravilloso viaje.
μη προσδοκώντας πλούτη να σε δώσει η Ιθάκη.
Sin ella no habrías emprendido el camino
Η Ιθάκη σ'έδωσε τ' ωραίο ταξείδι. y ahora nada tiene para ofrecerte.
Χωρίς αυτήν δεν θάβγαινες στον δρόμο. Si pobre la encuentras, Ítaca no te engañó.
Άλλα δεν έχει να σε δώσει πια. Hoy que eres sabio, y en experiencias rico,
Κι αν πτωχική την βρεις, η Ιθάκη δε σε γέλασε. comprendes qué significan las Ítacas.
Έτσι σοφός που έγινες, με τόση πείρα,
ήδη θα το κατάλαβες οι Ιθάκες τι σημαίνουν.
Actividad: Lee la traducción española y reflexiona sobre su sentido.

12.3. Textos (con actividades): Las Guerras Médicas. El final de las Guerras Médicas.

Las Guerras Médicas.


El poeta Simónides mostró su versatilidad componiendo una obra muy variada. Es un famoso autor de epinicios. En
el poema que presentamos a continuación elogia el heroísmo de los espartanos que, con Leónidas al frente, resistieron
hasta la muerte en las Termópilas el empuje de los persas.
τῶν ἐν Θερμοπύλαις ϑανόντων

159
εὐκλεὴς μὲν ἡ τύχη, καλὸς δὲ ὁ πότμος,
βωμὸς δ' ὁ τάφος, ὁ δ' οἶκτος ἔπαινος·
ἐντάφιον δὲ τοιοῦτον ὁ πανδαμάτωρ
χρόνος οὔποτε λύσει.
ἀνδρῶν ἀγαϑῶν ὅδε σηκὸς δόξαν
Ἑλλάδος φυλάττει· μαρτυρεῖ δὲ καὶ Λεωνίδας,
Σπάρτης βασιλεύς, ἀρετῆς μέγαν λιπὼν
κόσμον αἰώνιόν τε κλέος.
El siguiente dístico es el epitafio en honor de los defensores de las Termópilas
ὦ ξένε, ἄγγελλε Λακεδαιμονίοις ὅτι τῇδε
κείμεϑα, τοῖς ἐκείνων ῥήμασι πειϑόμενοι.
El final de las Guerras Médicas.
Una vez que vencieron los griegos en Platea, el rey de Esparta Pausanias manda que le preparen un banquete al
lujoso estilo persa para que sirva de contraste con el austero régimen de vida espartano. (Ver explicaciones y acrividades
infra=
μετὰ τὴν τῶν Περσῶν ἧτταν, πρῶτον μὲν ὁ Παυσανίας ἐκέλευσε τοὺς διακόνους παρασκευάσαι
Περσικὸν δεῖπνον, ἔπειτα δὲ Λακωνικόν· τότε δ' ὁ Παυσανίας τοὺς τῶν Ἑλλήνων στρατηγοὺς
μετεπέμψατο. συνελϑόντων δὲ τούτων, ἐκεῖνος εἶπεν· “Ἄνδρες Ἕλληνες, ἐγὼ ὑμᾶς συνήγαγον
βουλόμενος ὑμῖν δεῖξαι τὴν ἀφροσύνην τοῦ Μήδου, ὃς τοιαύτην δίαιταν ἔχων ἦλϑεν ἐφ' ἡμᾶς οὕτω
ταπεινὴν ἔχοντας”.

- Actividades.
Sobre el texto "El final de las Guerras Médicas".
 El pronombre relativo ὅς, 'que, el cual', introduce una oración subordinada adjetiva cuyo núcleo verbal es ἦλϑεν. Este
nuevo tipo de pronombres suele estar en relación con un sustantivo ya aparecido que recibe el nombre de antecedente;
en la oración que nos ocupa, τοῦ Μήδου. Pronombre relativo y antecedente han de concertar obligatoriamente en
género y número, pero no en caso.
Actividades.
1. Lee en voz alta el texto anterior.
2. Conjuga el perfecto activo del verbo κελεύω.
3. Analiza los infinitivos παρασκευάσαι y δεῖξαι: comprueba si son o no concertados.
4. Analiza los participios del texto y localiza los sustantivos con los que guardan concordancia.
5. En la última oración, el sustantivo al que se refiere el adjetivo ταπεινήν no se expresa porque acaba de aparecer: ¿cuál
es?
6. Traduce el texto.
Actividades.
1. Cambia de número las siguientes formas verbales, ponías en presente y tradúcelas:
γέγραφε, τετρόφαμεν, εἴρηκα, γεγόνασι, λέλυται, λέλοιπε, πέφευγας, τέϑυμαι, δεδιώχασι, πεπόμφατε
2. Pon en perfecto las siguientes formas verbales y tradúcelas:
ἐκλύει, ἔψευδον, λύονται, ἐπιβουλεύεις, γίγνεσϑε, πείϑει, ἔρχεται, κελεύομεν, νομίζεις, αἱρεῖ
3. Conjuga los perfectos κεκέλευκα, γέγονα y τέϑυμαι.
4. Analiza y traduce las siguientes oraciones:
 ὁ Μαρδόνιος τοὺς Πέρσας δρόμῳ κατὰ στίβον τῶν Ἑλλήνων ἦχεν.
 γέγονε δὲ περὶ τὰ γέρρα μάχη.
 Πλαταιᾶσι δὲ οἱ Πέρσαι εἰς τὸ στρατόπεδον καὶ εἰς τὸ ξύλινον τεῖχος πεφεύγασιν.
 προσελϑόντων δὲ τῶν Λακεδαιμονίων, ἰσχυρὰ τειχομαχία γέγονεν.
 τέλος δὲ οἱ Ἕλληνες τοὺς Πέρσας νενικήκασιν.

12.4. Lengua griega: Derivación y composición.

- La derivación es el procedimiento de formación de palabras mediante la adición de sufijos a un lexema; por ejemplo:
σοφ-ία, δικ-άζω, etc. En griego la dervación ha sido (y es en el lenguaje científicoun procedimiento muy
fructífero. Veamos los principales sufijos:
a. Sustantivos derivados:
- Los sufijos de agente y de acción siguientes forman sustantivos derivados de uso frecuente en la lengua
griega:

160
Sufijo Ejemplo Significado
-ευς Κεραμεύς, -έως ὁ: alfarero Estos sufijos aportan un significado de agente,
es decir, forman sustantivos que designan a la
-της Ποιητής, -οῦ ὁ: poeta
persona, animal o cosa que realiza la acción del
verbo.
-εία Παιδεῖα, -ας ἡ: instrucción