Вы находитесь на странице: 1из 4

JUICIO DE HACIENDA

Se encuentra regulado en el Título XVI del Libro III del CPC(Artículos 748 a
752 ).

El concepto de juicio de hacienda comprende dos elementos:


1) Que tenga interés el Fisco, esto es, que sea parte.
El Fisco es el Estado mirado desde un punto de vista patrimonial. Quien
representa al Fisco es el Consejo de Defensa del Estado.
2) Que su conocimiento esté entregado a los tribunales ordinarios de justicia.

Para determinar el tribunal competente en primera instancia en el


conocimiento de los juicios de hacienda, hay que distinguir:
a) Si el Fisco es demandado, el tribunal competente es el de la comuna
asiento de Corte de Apelaciones respectiva.
b) Si el Fisco es demandante, puede optar entre dicho tribunal y el del
domicilio del demandado.

Tramitación

Lo primero que establece el artículo 748 del CPC es que los juicios de
hacienda siempre deben tramitarse por escrito, agregando que debe hacerse
conforme a los trámites establecidos para los juicios del fuero ordinario de
mayor cuantía.
Se ha suscitado dificultad en cuanto a qué debe entenderse por “trámites
establecidos para los juicios del fuero ordinario de mayor cuantía”.
Algunos han sostenido que se refiere al juicio ordinario de mayor cuantía, pero
tal interpretación no ha prosperado porque la verdad es que el Fisco puede
intervenir en otros tipos de procedimientos, como sumario, especial del
contrato de arrendamiento, etc.
La historia legislativa así también lo comprueba: en el Proyecto del CPC se
empleaba la misma frase; después se cambió por el periodo oracional “con
arreglo a los trámites establecidos para los juicios ordinarios de mayor
cuantía”, pero como se advirtió que ello iba a impedir que el Fisco pudiera
actuar como parte en juicios diversos al ordinario de mayor cuantía, se repuso
la redacción primitiva, que se ha entendido que significa que los juicios de
hacienda deben tramitarse conforme al procedimiento que corresponda, de
acuerdo a la naturaleza de la acción deducida.
Sin embargo, en los procedimientos en que sea parte el Fisco el legislador
introdujo algunas modificaciones, que dicen relación con:
1) Supresión de algunos escritos.
2) Consulta de la sentencia definitiva de primera instancia.
3) Ejecución de la sentencia.

1) Supresión de algunos escritos.


Esta modificación dice relación con aquellos casos en que corresponde
aplicar al juicio de hacienda el procedimiento del juicio ordinario, y la
cuantía del juicio no exceda de 500 UTM.

2) Consulta de la sentencia definitiva de primera instancia.


Como se sabe, la consulta es un trámite procesal que consiste en que una
resolución judicial que no sea revisada por la vía de la apelación lo sea a
través de este trámite por el tribunal superior jerárquico.

Requisitos de procedencia de la consulta en el juicio de hacienda (751 CPC).

a) Cuando se ha dictado sentencia definitiva de primera instancia


desfavorable al interés fiscal.
Se entiende que es desfavorable al interés fiscal cuando:
a. 1.- No acoge en su totalidad la demanda interpuesta por el Fisco.
a. 2.- No acoge en su totalidad la demanda reconvencional interpuesta por
el Fisco.
a. 3.- No rechaza en su totalidad la demanda deducida en contra del Fisco.
a. 4.- No rechaza en su totalidad la demanda reconvencional presentada
contra el Fisco.

b) Cuando dicha sentencia no ha sido apelada.


Sobre este punto hay que tener presente que la consulta procede no sólo
cuando efectivamente la sentencia no haya sido apelada, sino también
cuando se ha deducido apelación, pero el recurso ha terminado de una
manera anormal, porque lo que el legislador persigue es que la sentencia
sea realmente revisada por el tribunal superior.
Pues de no ser así, podría eludirse tal revisión, porque podría bastar con
apelar, y luego desistirse de la apelación, por ejemplo, y así se evitaría la
revisión del tribunal superior.
Por lo tanto, una sentencia, respecto de la cual procede la consulta no va a
estar firme mientras no se haya cumplido con el trámite de la consulta, y si
el recurso de apelación es declarado desierto, desistido o prescrito, ello no
impide la procedencia de la revisión a través de la consulta.

Tramitación de la consulta

Debemos recalcar que, concurriendo los requisitos legales, la consulta es


obligatoria, procede de oficio.
Por lo tanto, no hay que esperar la comparecencia de las partes ante el
tribunal de alzada.
Y no operan a su respecto la deserción, el desistimiento ni la prescripción,
pues es de orden público.

La tramitación es la siguiente:
Recibidos los autos en la Secretaría de la Corte de Apelaciones, pasa a la
Sala que corresponda a la sorteada por el Presidente de la Corte. Esta Sala
conoce en cuenta si la sentencia está o no ajustada a derecho. Si lo está, la
va a aprobar sin más trámites (las sentencias en consulta “se aprueban”; las
recurridas de apelación “se confirman”).
En cambio, si la Sala estima que la sentencia no se ajusta a derecho, va a
retener el conocimiento del negocio, debiendo indicar los puntos que le
merecen duda, y va a ordenar que se traigan los autos en relación.
La vista de la causa debe hacerse en esa misma Sala y debe limitarse
estrictamente a los puntos indicados en la resolución que ordenó la
retención.

2) Ejecución de la sentencia que condena al Fisco

Se regula en el artículo 752 del CPC.


Una vez ejecutoriada la sentencia que condena al Fisco, se debe oficiar al
Ministerio respectivo ( normalmente va a ser el de Hacienda), adjuntando
fotocopia o copia autorizada de las sentencias de primera y de segunda
instancia, con certificado de encontrarse ejecutoriada.
En el expediente se debe certificar el hecho de haberse remitido tal oficio, y
agregarse a dicho expediente fotocopia o copia autorizada del indicado oficio.
Incluso, se acredita la fecha de recepción en el Ministerio respectivo mediante
certificado del Ministro de fe que lo haya entregado en la oficina de partes del
Ministerio, o si se ha enviado por carta certificada, se entiende recibido una
vez transcurridos tres días desde su recepción por el correo.
La certificación de esa fecha es importante porque la sentencia condenatoria
del Fisco debe cumplirse dentro de los 60 días siguientes a la fecha de
recepción del oficio, y se cumple mediante decreto supremo, también dictado
por el Ministerio respectivo(normalmente el de Hacienda).
De esta sentencia condenatoria debe enviarse copia al Consejo de Defensa del
Estado, ya que sólo con el informe favorable suyo, firmado por su Presidente,
en el que debe señalarse el nombre de la persona a cuyo favor deba hacerse el
pago, se va a dictar el decreto supremo respectivo (Artículo. 59 Ley Orgánica
del Consejo de Defensa del Estado).
El legislador también regula el sistema de reajustabilidad (752 inciso final
CPC).