Вы находитесь на странице: 1из 3

CONTAMINACIÓN BASURA:

La contaminación por basura es aquella que implica daños al suelo, aire y agua por la acumulación
de residuos no deseados. Se considera que la basura está conformada por desechos depositados de
forma incorrecta y concentra tanto residuos sólidos, como líquidos.

La generación de basura es una consecuencia inevitable de las actividades humanas, pero


desafortunadamente toda basura provoca impactos negativos medioambientales, y en general,
puede contaminar cualquier entorno de cualquier ámbito: hogares, oficinas, fábricas… En la
actualidad, los seres humanos están plagados de residuos peligrosos.

La cantidad y el tipo de basura depende de cada región o país, pero el consumismo y el número de
habitantes están relacionados con la cantidad de basura que se genera, por lo que la contaminación
se convierte en un problema mayor.

CAUSAS DE LA CONTAMINACIÓN POR BASURA


La contaminación por basura es uno de los efectos más visibles de la ocupación humana en el
planeta, pero esto no significa que el simple hecho de poblarlo contamine. La principal causa de
contaminación por basura es, como ya se mencionó, el manejo inadecuado de los desechos.

Hay mucho más detrás de una mala organización de basura, por supuesto. Esta contaminación es
un problema complejo que inicia con la fabricación de productos, ya que el proceso de creación
también origina subproductos que pueden ser residuos sólidos u orgánicos.

Las principales fuentes de contaminación por basura son:

 Industrias.
 Centros médicos.
 Casas.
 Comercios.

EFECTOS DE LA CONTAMINACIÓN POR BASURA


La contaminación provocada por basura puede afectar la imagen visual de la naturaleza, así como
la salud de los seres vivos. La superficie del agua se contamina por los desechos arrojados a ella,
pero la verdad es que las sustancias tóxicas que emanan de los residuos alteran negativamente su
composición, y dado que es consumida por plantas, animales y humanos, provoca enfermedades
graves. Asimismo, la contaminación en el aire y el suelo modifica su composición y puede
obstaculizar el crecimiento de la vida.

POSIBLES SOLUCIONES DE LA CONTAMINACIÓN POR BASURA


Las soluciones idóneas están relacionadas con el manejo de los residuos de productos de consumo.
Por ello, la educación en gestión de los residuos se hace indispensable en tanto la población mundial
crece, y se concentra en enseñar tres actividades: reducir el consumo, reciclar los productos y
reutilizarlos también.
¿QUÉ ES LA BASURA ELECTRÓNICA?
Se llama basura electrónica a todos aquellos dispositivos eléctricos o electrónicos que han llegado
al final de su vida útil y, por lo tanto, son desechados. Computadoras viejas, celulares,
electrodomésticas, reproductoras de mp3, memorias USB, faxes, impresoras, etc. Algunos se
rompen y otros quedan obsoletos por el avance de la tecnología.

El problema que nos preocupa y sobre el cual estamos trabajando es que la basura electrónica es
vertida a cielo abierto, lo cual resulta altamente contaminante. Los metales y demás elementos que
poseen estos Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (conocidos como RAEE) son tóxicos y
contaminan el medio ambiente, perjudicando el aire que respiramos, la tierra y el agua que
bebemos.

La contaminación ambiental afecta, por ende, la salud de todos los seres humanos. materiales como
el plomo (perturbaciones en la biosíntesis de la hemoglobina y anemia, incremento de la presión
sanguínea, daño a los riñones, abortos, perturbaciones del sistema nervioso y disminución de la
fertilidad del hombre); el arsénico (veneno letal); el selenio (desde sarpullido e inflamación de la
piel hasta dolores agudos); el cadmio (diarrea, dolor de estómago y vómito severo, fractura de
huesos, daños al sistema nervioso, e incluso puede provocar cáncer); el cromo (erupciones
cutáneas, malestar de estómago, úlcera, daños en riñones e hígado y cáncer de pulmón); el níquel
(afecta los pulmones, provoca abortos espontáneos).

CONTAMINACIÓN RADIACTIVA
Se denomina contaminación radiactiva o contaminación nuclear a la presencia no deseada de
sustancias radioactivas en el entorno. Esta contaminación puede proceder de radioisótopos
naturales o artificiales.

La primera de ellas se da cuando se trata de aquellos isótopos radiactivos que existen en la corteza
terrestre desde la formación de la Tierra o de los que se generan continuamente en la atmósfera
por la acción de los rayos cósmicos.

En el segundo caso, el de los radioisótopos artificiales, son los radioisótopos que no existen de forma
natural en la corteza terrestre, sino que se han generado en alguna actividad humana. En este caso
la definición de contaminación es menos difusa que en el caso de los radioisótopos naturales, ya
que su variabilidad es nula, y cualquier cantidad se podría considerar contaminación.

POSIBLES CONTAMINACIONES
Cuando se habla de contaminación radiactiva, en general se tratan varios aspectos:

La contaminación de las personas. Esta puede ser interna cuando han ingerido, inyectado o
respirado algún radioisótopo, o externa cuando se ha depositado el material radiactivo en su piel.

La contaminación de alimentos. Del mismo modo puede haberse incorporado al interior de los
mismos o estar en su parte exterior.

La contaminación de suelos. En este caso la contaminación puede ser solo superficial o haber
penetrado en profundidad.
La contaminación del agua. Aquí la contaminación aparecerá como radioisótopos disueltos en la
misma.

CONTAMINACIÓN DE ALIMENTOS
Se produce cuando el material radiactivo hace contacto con los alimentos, contaminándolos y
volviéndolos portadores de productos radiactivos. De esta manera, si ingerimos cualquier producto
contaminado radiactivamente, nosotros también nos contaminaremos. En muchas ocasiones, las
fugas radiactivas han arruinado cosechas enteras de alimentos, y no sólo eso, sino que también el
agua que alcanza la contamina volviéndola inservible.

CONTAMINACIÓN DE LAS PERSONAS


La contaminación radiactiva de las personas puede producirse de forma externa o interna. En la
externa, pueden contaminarse la ropa o la piel de forma que cierta cantidad de material con
contenido radiactivo se adhiera a ellos. De forma interna se puede producir por la ingestión,
absorción, inhalación, o inyección de sustancias radiactivas.