Вы находитесь на странице: 1из 2

En

  África,   más   del   60%   de   las   personas   pobres   viven   en   zonas   rurales   y   su   alimentación   y   medios   de  
subsistencia   dependen   de   la   agricultura.   Pero   los   campesinos   casi   nunca   tienen   acceso   a   los   activos  
necesarios   para   sacarle   partido   a   la   agricultura,   como   por   ejemplo,   las   semillas   mejoradas   y   los   fertilizantes,  
o   un   suministro   adecuado   de   agua.   Además,   carecen   de   la   información   sobre   los   mercados   y   de   tecnologías  
para  mejorar  la  producción  agrícola,  pesquera  y  el  pastoreo.    

Desarrollo  de  la  estructura  económica    

Durante  varios  siglos  África  fue  utilizada,  no  tanto  por  sus  recursos  naturales  sino  también  por  su  potencial  
humano,  pues  se  consideraba  un  continente  pobre.  A  partir  de  la  llegada  de  los  colonizadores  europeos,  y  
sobre  todo  desde  el  siglo  XIX,  se  produjo  la  explotación  intensiva  de  los  recursos  africanos,  fenómeno  que  
convirtió   al   continente   en   un   importante   proveedor   de   materias   primas   y   productos   alimenticios   para   los  
países  desarrollados  (piedras  y  maderas  preciosas,  marfil,  goma,  arábiga,  plátanos,  algodón,  café  y  cacao).  

Debido  a  la  especialización  de  las  distintas  zonas,  provocada  por  los  intereses  de  las  metrópolis  europeas,  
enormes   áreas   africanas   pasaron   a   producir   tan   sólo   uno   o   dos   tipos   de   productos,   en   detrimento   de   la  
agricultura  vinculada  a  las  necesidades  de  la  población  y  al  desarrollo  de  infraestructuras,  que  se  limitaron  a  
las  necesarias  para  la  exportación.    

Al   producirse   la   independencia   de   los   estados   africanos,   la   mayor   parte   de   ellos   carecía   de   un   armazón  
sólido  para  encarar  el  futuro  con  garantías,  y  en  muchos  casos  seguían  de  forma  más  o  menos  explícita  en  
manos  de  empresas  europeas.  En  general,  en  África  conviven  dos  tipos  de  economía  una  subsistencia,  y  otra  
capitalista   dirigida   al   comercio   internacional.   Los   enclaves   más   desarrollados   suelen   estar   en   la   costa,   en  
torno  a  los  grandes  puertos  y  en  las  regiones  ecológicamente  favorables  para  las  plantaciones,  además  de  
en  las  zonas  mineras.  

Recursos  Naturales  

La  agricultura  es  la  principal  actividad  de  la  economía  africana,  así  como  la  que  ocupa  a  un  porcentaje  más  
alto   de   población   activa,   sin   embargo   las   condiciones   territoriales   y   climáticas   constituyen   un   importante  
freno   para   la   utilización   de   los   recursos   naturales.   África   posee   un   tercio   de   las   tierras   áridas   de   todo   el  
planeta,  y  en  total  del  continente,  éstas  representan  un  60%.  

 La   agricultura   en   África   su   suele   desarrollar   en   condiciones   de   secano,   y   la   dependencia   de   África   de   la  


agricultura  y  sus  niveles  muy  bajos  de  irrigación  hacen  que  sea  especialmente  vulnerable  ante   los   caprichos  
de  su  clima  variable  y  cambiante.    

Los   desiertos   del   Sahara   y   de   Namib   no   son   las   únicas   zonas   estériles,   puesto   que   las   regiones   lluviosas  
tampoco   son   viables   desde   un   punto   de   vista   agrícola.   Las   mejores   tierras   para   el   cultivo   se   hallan   en   el  
noroeste  del  continente  y  en  el  extremo  sur,  coincidentes  con  las  franjas  de  clima  mediterráneo.  

A   la   hora   de   hablar   de   la   producción   agrícola   cabe   diferenciar   entre   la   agricultura   de   subsistencia   y   la   de  


exportación.  

En   el   primero   de   estos   sectores   (subsistencia)   trabaja   un   60%   de   la   población   dedicada   a   la   agricultura,  


aunque   la   producción   obtenida   es   apenas   suficiente   para   las   necesidades   de   los   habitantes   y   se   halla   mal  
repartida.  La  poca  idoneidad  de  los  suelos,  la  escasa  mecanización  y  uso  de  fertilizantes  y  la  deficiencia  en  
las   comunicaciones   son   otras   tantas   razones   del   retraso   endémico   de   este   tipo   de   cultivos   y   de   su   escasa  
capacidad  de  crecimiento,  inferior  en  todos  los  casos  al  incremento  poblacional.    
La   agricultura   de   exportación,   herencia   de   la   época   colonial,   representa   la   dependencia   de   varios   estados  
respecto   a   un   solo   producto.   África   es   conocida   en   los   mercados   internacionales   por   ser   uno   de   los   más  
grandes  productores  de  cacao  y  café.  Es  decir,  África  proporciona  más  de  la  mitad  del  cacao  mundial,  que  se  
cultiva   en   Ghana,   Nigeria,   Costa   de   Marfil   y   Camerún;   en   estos   dos   últimos   países,   así   como   en   Uganda   y  
Etiopía,  se  recoge  el  20%  del  total  del  café;  los  países  de  África  occidental  producen,  además,  el  32%  de  las  
semillas  oleaginosas.  

Además,   en   general   el   continente   obtienen   porcentajes   importantes   en   productos   como   tabaco,   té,   mijo,  
dátiles,  sorgos,  ñame,  maiz  y  cacauates,  así  como  productos  mediterraneos  y  maderas.  

En   el   caso   de   Egipto   y   Sudan,   encontramos   que   son   grandes   productores   de   algodón.     En   países   como  
Nigeria  se  produce  la  palma  africana,  de  la  cual  se  saca  el  aceite  que  se  utiliza  en  muchas  cosas.    

Ganadería  

La  ganadería  es   otro   de   los   recursos   tradicionales   de   la   economía   africana;   sin   embargo,   en   gran   parte   de  
África,  fuera  de  la  sabana,  no  existen  pastos.  No  obstante,  es  una  ganadería  muy  local.  La  sabana  tiene  un  
clima  en  el  que  las  grandes  sequías  son  un  problema  para  el  ganado,  lo  que  impone  una  explotación  semi  
nómada.   Adicionalmente,   las   regiones   ecuatoriales,   se   hallan   diezmadas   por   insectos   que,   como   la   mosca  
tsetsé,  imposibilitan  el  desarrollo  del  sector  bovino.  

El   sector   ganadero,   que   ocupa   a   un   10%   de   la   población   activa,   cuenta   con   un   número   considerable   de  
cabezas  de  ganado,  aunque  con  rendimientos  muy  bajos  en  relación    con  el  porcentaje  mundial,  salvo  en  el  
sector  de  la  lana,  en  el  que  Sudáfrica  ocupa  uno  de  los  primeros  lugares  del  mundo.    

La   ganaderia   bovina   se   concentra   en   las   regiones   de   la   sabana,   mientras   que   el   ganado   ovino   y   caprino  
predominan  en  el  norte  y  el  sur  del  continente.    

Los  rebaños   más   frecuentes  son   de   ovino,   bovino   y   camellos;   el   porcino   tiene   un   lugar   marginal.  
Frecuentemente,  las  cabezas  de  ganado  sólo  se  utilizan  para  leche  y  no  para  carne.  

Pesca  

La  pesca  es  un  recurso  tradicional  muy  extendido,  sobre  todo  la  pesca  en  ríos  y  lagos,  pero  apenas  supone  
nada   en   la   economía   de   los   países.   La   pesca   se   concentra   en   las   costas   atlánticas   noroccidentales   y   en   el  
extremo   sur,   así   como   en   el   canal   de   Mozambique.   Los   principales   estados   pesqueros   son   Marruecos,  
Sudáfrica,  Nambia  y  Angola.    

Marruecos  es  el  principal  productor  y  exportador  de  sardinas  del  mundo.    

Moluscos,    atunes,  arenques,  caballas,  crustáceos,  merluzas,      

Оценить