Вы находитесь на странице: 1из 2

Crítica a los enfoques factoriales

1. No existe una teoría de la inteligencia separada de los test y estos pueden


considerarse más como predictores útiles para la selección y orientación, que como
medidas de la inteligencia.

El uso de los test es de complemento para la evaluación de un individuo, sin embargo


no es la única la única técnica que usa el psicólogo, sino también está la entrevista en la
cual se le puede presentar al evaluado, escenarios de nuevas situaciones problemáticas
que resolver, también se recurre a la observación y registro de la conducta para medir si
la persona posee capacidades que reflejen su inteligencia en una determinada actividad.
Las pruebas miden el C.I., lo cual nos da una referencia inmediata de inteligencia por lo
que se diagnostica el nivel en el que se encuentra cierta persona, aunque el estudio del
coeficiente intelectual solo sea uno de los tantos factores de este constructo.

2. Proliferación de teorías en cuanto al número, composición y estructura de los


factores, llegando a provocar una incapacidad para llegar a una definición común
de la inteligencia.

El enfoque factorialista posee una metodología que se enfoca en lo que es la medición,


creando nuevas pruebas psicométricas. Esto llevó a que este enfoque no tuviese una
definición sobre qué es la inteligencia porque el punto fuerte de este es la medición; sin
embargo, ello no aclarará dudas que tengamos sobre qué es la inteligencia y qué
comprende este constructo. (Domenech Delgado, 1995)

3. No explican los mecanismos subyacentes, ni las causas de las diferencias


individuales obtenidas en un test. Se concreta una puntuación global indicativa de
su capacidad, pero no se explica la forma de operar del examinado, su estructura
lógica, su forma de razonar, de recibir y codificar la información.

Los procesos que ejecuta un individuo al ser evaluado no son tomados en cuenta, pero
estos también son parte de la inteligencia ya que integran nuevos conocimientos. Las
evaluaciones y los instrumentos de medición de la inteligencia se dieron por necesidad
de evaluar las diferencias individuales (González Llaneza, 2007), pero ello se ha ido
perdiendo por conocer el resultado final de las pruebas. Cada test mide el factor general
(g), en este caso el C.I. total, por ello si cierto individuo obtiene un alto CI total,
entonces se supone que obtendrá altos puntajes en los factores específicos, por ello se le
resta importancia a los factores, pero en estos se encuentran las diferencias individuales.

4. Excluye los factores afectivos y de personalidad implicados en la inteligencia y su


evaluación.

Las pruebas no miden la relación de lo afectivo- emocional en el desarrollo de la


inteligencia; sin embargo Weschler interpretó un posible factor emocional en el
desarrollo de la inteligencia. Por otra parte, Piaget postuló que ante el fracaso del
desarrollo de operaciones matemáticas, el niño tendrá sentimientos de frustración, ello
generará inhibición en el aprendizaje de las matemáticas y viceversa, si el niño tiene
éxito en el desarrollo de operaciones se facilitará el aprendizaje en esta área (Carreto,
2005), claramente se puede analizar el factor emocional en el postulado de Piaget. Por
último, parte la personalidad no debe de ser un tópico ausente cuando se habla de la
inteligencia, debido a que ciertos rasgos de la personalidad generan una disposición para
el aprendizaje.

REFERENCIAS

Carreto, M. (2005). Inteligencia y afectividad. Buenos Aires: Aique.

Domenech Delgado, B. (1995). Introduccion al estudio de la inteligencia: teorias


cognitivas . Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 149-162.

González Llaneza, F. M. (2007). Instrumentos de Evaluación Psicológica. La Habana :


Ciencias Médicas .