Вы находитесь на странице: 1из 4

ACCIDENTES GRAMATICALES

Los accidentes gramaticales son los cambios que se pueden producir en


una palabra cuando se le agregan partículas o desinencias al lexema de la
misma, es decir, a su raíz.

Todas las unidades léxicas se componen de dos elementos básicos: un


lexema y un morfema. El primero es la base de la palabra, y es la parte
que aporta el significado.

La segunda es una partícula agregada que puede dar información sobre género, número, tiempo,
modo, aspecto y persona. Es esta segunda parte (el morfema) la que crea accidentes gramaticales.

Una forma fácil de entender este concepto es pensar en las familias de palabras, por ejemplo:

Casa

 Lexema: Cas-

 Morfema: -a

 Palabras derivadas: Casas, casita, casota, casona, caserío, casero, entre otras.

Las palabras que pueden sufrir accidentes gramaticales en español son:

1. Los sustantivos, que se modifican en género, número, diminutivos y aumentativos.

2. Los adjetivos, que se modifican en género y número.

3. Los verbos, que se modifican en persona, modo, aspecto y tiempo.

Accidentes gramaticales en sustantivos

Los sustantivos son las palabras que se emplean para nombrar personas, objetos y cosas. Por
ejemplo: casa, montaña, María, libro, berenjena.

Los sustantivos sufren cuatro tipos de accidentes gramaticales: de género y de número, y


diminutivos y aumentativos.

En cuanto al género, el español acepta tres inflexiones: el masculino, el femenino y el neutro (en
muy pocos casos). En cuanto al número, las inflexiones también son dos: plural y singular.

Por su parte, los diminutivos tienen como objeto demostrar que un objeto es pequeño mientras
que los aumentativos informan que el objeto es grande. Ambas inflexiones pueden ser utilizadas
para expresar agrado o desagrado.

Ejemplos de accidentes gramaticales: género y número

A partir de ahora, se mostrarán en negritas los morfemas que generan accidentes gramaticales.

Casa (sustantivo femenino singular).

Carro (sustantivo masculino singular).


Casas (sustantivo femenino plural).

Carros (sustantivo masculino plural).

Ejemplos de accidentes gramaticales: diminutivos y aumentativos

Librito (libro pequeño).

Bobito (a pesar de que el sustantivo puede resultar ofensivo, puede transformarse en un apelativo
cariñoso cuando se emplea el diminutivo)

Pececito (libro pequeño)

Doctorcito (literalmente, doctor pequeño, pero puede ser un apelativo despreciativo).

Cucarachota (cucaracha grande, puede ser considerado despreciativo).

Casota (casa grande).

Accidentes gramaticales en adjetivos

Los adjetivos son palabras que se emplean para describir sustantivos. Existen diversos tipos de
adjetivos: calificativos y determinativos. Los determinativos, a su vez, se dividen en demostrativos,
posesivos, numerales, indefinidos y relativos.

De todos estos adjetivo, sólo los calificativos y los demostrativos tienen accidentes gramaticales.

Los accidentes gramaticales que sufren los adjetivos son de género y de número. Sumado a esto,
unos pocos adjetivos en español sufren accidentes gramaticales en sus formas comparativas y
superlativas.

Ejemplos de accidentes gramaticales: Género y número

Bueno (adjetivo calificativo, singular masculino).

Buena (adjetivo calificativo, singular femenino).

Buenos (adjetivo calificativo, plural masculino).

Buenas (adjetivo calificativo, plural femenino).

Prudente (adjetivo calificativo, singular neutro).

Prudentes (adjetivo calificativo, plural neutro).

Fatal (adjetivo calificativo, singular neutro).

Fatales (adjetivo calificativo, plural neutro).


Introducción
Se denomina así en la gramática tradicional a la modificación que las palabras variables de la
oración presentan en su forma para expresar las diferentes categorías gramaticales. Entonces, los
accidentes gramaticales se refieren a los cambios que sufre una palabra en cuanto a su género y a
su número.
Conclusión
accidentes gramaticales a los diferentes cambios que sufren las palabras y los verbos dentro de la
oración, y que cambian el sentido de la misma, por tal conocerlo en muy importante para la vida.