Вы находитесь на странице: 1из 2

Historia

Fue descubierta accidentalmente en 1800 por William Nicholson mientras estudiaba el funcionamiento de las baterías. Entre los
años 1833 y 1836 el físico y químico inglés Michael Faraday desarrolló las leyes de la electrólisis que llevan su nombre y acuñó los
términos.

Animación sobre la electrólisis del agua.

 Se aplica una corriente eléctrica continua mediante un par de electrodos conectados a una fuente de alimentación
eléctrica y sumergidos en la disolución. El electrodo conectado al polo positivo se conoce como ánodo, y el conectado al
negativo como cátodo.
 Cada electrodo atrae a los iones de carga opuesta. Así, los iones negativos, o aniones, son atraídos y se desplazan
hacia el ánodo (electrodo positivo), mientras que los iones positivos, o cationes, son atraídos y se desplazan hacia el
cátodo (electrodo negativo).
 La manera más fácil de recordar toda esta terminología es fijándose en la raíz griega de las palabras. Odos significa
camino. Electrodo es el camino por el que van los electrones. Catha significa hacia abajo (catacumba, catástrofe).
Cátodo es el camino por donde caen los electrones. Anas significa hacia arriba. Ánodo es el camino por el que ascienden
los electrones. Ion significa caminante. Anión se dirige al ánodo y catión se dirige al cátodo. La nomenclatura se
utiliza también en pilas. Una forma fácil también de recordar la terminología es teniendo en cuenta la primer letra
de cada electrodo y asociarla al proceso que en él ocurre; es decir: en el ánodo se produce la oxidación (las dos palabras
empiezan con vocales) y en el cátodo la reducción (las dos palabras comienzan con consonantes).
 La energía necesaria para separar a los iones e incrementar su concentración en los electrodos es aportada por la
fuente de alimentación eléctrica.
 En los electrodos se produce una transferencia de electrones entre estos y los iones, produciéndose nuevas sustancias.
Los iones negativos o aniones ceden electrones al ánodo (+) y los iones positivos o cationes toman electrones del
cátodo (-).

En definitiva lo que ocurre es una reacción de oxidación-reducción, donde la fuente de alimentación eléctrica se encarga de
aportar la energía necesaria.