Вы находитесь на странице: 1из 8

Fecha : 19 de enero de 2017

Asunto : Modifican la Ley de Procedimiento Administrativo General – DL 1272 y DL 1295

El 21 de diciembre de 2016 se publicó en el Diario Oficial El Para mayor información comunicarse con:
Peruano el Decreto Legislativo N° 1272 – Decreto Legislativo
que modifica la Ley N° 27444, Ley del Procedimiento
Administrativo General y deroga la Ley N° 29060, Ley del
Silencio Administrativo. Las modificaciones o
incorporaciones más resaltantes se señalan a continuación:

I. Reconocimiento de Nuevos Principios del


Procedimiento Administrativo Hugo Morote
Se reconocen expresamente los siguientes principios: Socio
1) Ejercicio legítimo del poder, que persigue evitar la hmorote@rossellolaw.com
arbitrariedad o el abuso de autoridad.
2) Responsabilidad, en virtud del cual la
Administración debe responder por los daños o
lesiones a los intereses y derechos de los
administrados, derivados del mal funcionamiento
de la actividad administrativa. El alcance de la
responsabilidad se extiende a funcionarios y
servidores, quienes asumen las consecuencias de
sus actuaciones de acuerdo con el ordenamiento
jurídico.
3) Acceso Permanente, por el cual la Administración
se obliga a facilitar información a los administrados Miguel Sánchez-Moreno
que son parte del procedimiento administrativo, Socio
de modo que, en cualquier momento, estos msanchezm@rossellolaw.com
conozcan el estado del trámite, accedan y
obtengan copias de los documentos del
procedimiento.

II. Modificación o extensión del contenido de algunos


Principios del Procedimiento Administrativo
Se modifica el contenido y alcance de los siguientes
principios:
1) Buena Fe Procedimental: Se establece que la
Administración no puede actuar contra sus propios
actos dentro del procedimiento, salvo los
supuestos de revisión de oficio contemplados en la
presente Ley.
2) Predictibilidad: Su denominación cambia a “Principio de Predictibilidad y Confianza
Legítima”, en el cual se establece expresamente que la Administración queda
obligada a respetar las expectativas legítimas de los administrados, formadas sobre
la base de las propias actuaciones y prácticas administrativas de la entidad.
Igualmente, se prohíbe la variación injustificada e inmotivada de la interpretación que
efectúa la Administración sobre sus normas.

III. Aprobación automática y Fiscalización posterior


1) Se incluyen dentro de la categoría de procedimientos administrativos de aprobación
automática aquellos que habiliten el ejercicio de derechos preexistentes del
administrado y la inscripción en registros administrativos.
2) Se confiere la potestad a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) de establecer
normativamente qué procedimientos quedan sujetos a aprobación automática, así
como sus derechos de tramitación, lo cual es de obligatorio cumplimiento para todas
las entidades desde el día siguiente de la publicación de la norma, sin necesidad de
actualización previa de su TUPA de las entidades, aunque subsiste la obligación de la
entidad de modificar el TUPA.
3) La multa de 2 a 5 UIT prevista para los supuestos de fraude o falsedad en la
información, declaración o documentación se eleva a una que oscila entre 5 y 10 UIT.
Asimismo, se establece que la relación de administrados incursos en dichos supuestos
se publica trimestralmente por la Central de Riesgo Administrativo de la Presidencia
del Consejo de Ministros. Asimismo, todos los procedimientos de aprobación
automática iniciados a petición de dichos administrados son sometidos a fiscalización
posterior.

IV. Simplificación administrativa


1) Se reconoce la facultad de la PCM de establecer procedimientos administrativos
estandarizados obligatorios, los que serán incluidos en el TUPA de las entidades sin
aprobación de otra entidad, en un plazo de cinco (5) días.
2) Se precisa que los títulos habilitantes que son necesarios para el desarrollo de una
determinada actividad tienen vigencia indeterminada como regla general, a menos
que por ley especial se establezca que están sujetos a un plazo determinado.
3) Se precisa que no sólo el Gobierno Central debe publicar la norma que aprueba el
TUPA en el Diario Oficial El Peruano, sino también los demás niveles de Gobierno
(Regional y Local). Además, los tres niveles de Gobierno deben publicar el TUPA
mismo en el portal web del Diario Oficial El Peruano y en el Portal de Servicios al
Ciudadano y Empresas y en el Portal Institucional de la entidad.
4) Se agregan nuevos supuestos de documentación prohibida de solicitar:
i) Aquella que la entidad haya generado o posea como producto del
ejercicio de sus funciones públicas;
ii) aquella que debía acreditarse en una fase anterior o para culminar un
trámite anterior ya satisfecho y
iii) la documentación que las entidades estén obligadas a suministrar o
poner a disposición de las demás entidades que las requieran para la
tramitación de sus procedimientos, según lo que determine una norma
con rango de ley o decreto supremo refrendado por la PCM.
5) Se autoriza a las entidades a calificar de modo distinto en su TUPA a los
procedimientos que, por definición, se encuentran sometidos al silencio
administrativo positivo, con excepción de los procedimientos trilaterales y aquellos
que generan obligación de dar o hacer del Estado.
6) Se faculta a la PCM a ampliar por decreto supremo, refrendado además por el sector
competente, el listado de documentos originales que pueden ser reemplazados por
sucedáneos.
7) Los derechos de tramitación no podrán ser mayores a una (1) UIT, a menos que se
cuente con autorización de la PCM, o se trate de un procedimiento estandarizado
aprobado igualmente por la PCM.
8) Se faculta a las entidades a ordenar en el acto administrativo que agota la vía
administrativa en procedimientos trilaterales la condena de costas y costos por la
interposición de recursos administrativos maliciosos o temerarios, que evidencien la
mala fe del administrativo. La interpretación que efectúe PCM sobre las normas de
simplificación administrativa es vinculante para todas las entidades.
9) En caso las entidades no publiquen su TUPA o lo hagan omitiendo procedimientos,
los administrados quedan liberados de iniciar dicho procedimiento para obtener la
autorización previa, pudiendo realizar su actividad profesional, económica, social o
laboral sin ser pasibles de sanción, en caso se trate de solicitudes que corresponda
ser aprobadas por aprobación automática o silencio administrativo positivo.
10) Se otorgan las siguientes facultades a la PCM en materia de simplificación
administrativa: Dictar directivas y lineamientos, emitir opinión vinculante sobre el
alcance e interpretación de las normas de simplificación administrativa, emitir
opinión previa favorable para la aprobación de los TUPA de los Ministerios y demás
organismos del Poder Ejecutivo, supervisar el cumplimiento de las normas por parte
de las entidades, detectar incumplimientos, exigir subsanaciones e informar a la
Comisión de Eliminación de Barreras Burocráticas del INDECOPI en caso no se
produzca la subsanación.
11) Se autoriza las entidades a tercerizar las actividades vinculadas a procedimientos
administrativos y servicios en exclusividad, distintas a la emisión misma de actos
administrativos, salvo que exista una disposición legal en contrario.
12) Se reconoce el derecho de los administrados a tener por prorrogada la vigencia de
sus licencias o autorizaciones durante la evaluación de solicitud de renovación,
siempre que esta haya sido presentada durante la vigencia del título habilitante.
13) Las entidades cuentan con un plazo de ciento veinte (120) días, contados desde el día
siguiente de publicación del Decreto Legislativo, para justificar ante la PCM sus
procedimientos administrativos que requieren ser sujetos a evaluación previa con
silencio negativo.
14) Asimismo, las entidades cuentan con un plazo de ciento veinte (120) días para
adecuar los costos de sus procedimientos y servicios administrativos.
V. Derechos de los Administrados y Normas Procedimentales
1) Se establece el derecho de los administrados a solicitar acceso a su expediente
verbalmente, sin necesidad de solicitarlo vía procedimiento de acceso a la
información pública.
2) Se reconoce el derecho de los administrados de dejar constancia en las actas en
las que se transcribe o consigna su declaración o participación de todas las
observaciones que estimen necesarias.
3) Se establece la obligación de las entidades de habilitar espacios idóneos para la
consulta de expedientes y documentos, así como para la atención cómoda y
ordenada del público, sin perjuicio del uso de medios con aplicación de
tecnología de la información u otros similares.
4) En caso un ciudadano presente una denuncia administrativa, la Administración
puede otorgar medidas de protección, garantizando su seguridad. Entendemos,
que el término “puede” no transmite la idea de que la Administración tiene la
facultad para decidir si lo hace o no, sino a la existencia de un derecho del
administrado de solicitar o no dichas medidas de protección.
5) Se indica expresamente que la formulación de consultas genera la obligación
de la entidad de dar respuesta al administrado en el plazo legal.
6) Se establece que el plazo con que cuenta la Administración para resolver las
solicitudes presentadas en las oficinas de los órganos desconcentrados o de las
autoridades del Ministerio del Interior, se computa desde la recepción de los
documentos por parte de estas entidades.
7) Se precisa que, en caso las entidades no hubiesen aprobado su propio Cuadro
de Términos de la Distancia, rige el aprobado por el Poder Judicial. Ello regía en
la práctica, pero no había un reconocimiento legislativo expreso.
8) Se señala que en el caso de procedimientos iniciados a pedido de parte sujetos
a evaluación previa con aplicación del silencio positivo, el administrado puede
solicitar la suspensión hasta por treinta (30) días hábiles en caso deba realizar
una gestión de trámite a su cargo, necesaria para adoptar una decisión de fondo.
9) El desistimiento puede solicitarse antes de la notificación de la resolución que
agota la vía administrativa y ya no sólo hasta antes de la notificación de la
resolución que ponía fin a la instancia.

VI. Ejecución de actos administrativos


1) El acto administrado perderá efectividad ejecutoriedad si transcurren dos (2)
años sin que la Administración ejerza las acciones para su ejecución y ya no a los
cinco (5) años.
2) En el caso de los actos administrativos que, a la fecha de entrada en vigencia del
Decreto Legislativo, tengan más de dos (2) años de haber adquirido firmeza, las
entidades contarán con un plazo de seis (6) meses para la aplicación de la
sanción de pérdida de efectividad y ejecutoriedad.
VII. Revisión de actos administrativos
1) En los casos en que se pretenda declarar la nulidad de oficio de un acto
administrativo que favorezca a un administrado, este último tiene derecho a
ejercer su derecho de defensa, para lo cual es necesario que se le corra traslado
por un plazo mínimo de cinco (5) días hábiles.
2) Se amplían los siguientes plazos:
a) De uno (1) a dos (2) años, para declarar la nulidad de oficio en sede
administrativa, contados a partir de la fecha en que el acto quedó
consentido;
b) De dos (2) a tres (3) años para demandar la nulidad ante el Poder Judicial,
contados desde la fecha en que prescribió la facultad para declarar la nulidad
de oficio en sede administrativa.
3) Se precisa que los actos administrativos constitutivos de infracción penal pueden
ser declarados nulos de oficio en sede administrativa, en el plazo de un (1) año,
contado desde la notificación de la sentencia penal condenatoria firme (con
calidad de cosa juzgada).
4) Se ordena la regulación de la revocación de actos administrativos, señalándose
que está permitida la revocación de actos contrarios al ordenamiento jurídico,
que causen agravio a la situación jurídica de los administrativos, siempre que con
la revocación no se lesione derechos de terceros ni se afecte el interés público.
5) Se elimina el recurso de revisión del listado de recursos de la Ley N° 27444,
señalándose que su interposición procede en los casos que lo disponga una ley
o un decreto legislativo.
6) Se establece que el procedimiento de revisión de actos administrativos en
mérito a un recurso impugnatorio se denomina “procedimiento recursivo”.
7) Se suprime la exigencia de que el recurso se encuentre autorizado por abogado.

VIII. Actividad administrativa de fiscalización


1) Se introduce un capítulo específicamente dedicado a la regulación con carácter
general de la actividad de fiscalización administrativa, que comprende el
conjunto de acciones de investigación, control o inspección, las cuales se
interpretan y aplican según el marco general introducido en el Decreto
Legislativo.
2) Las facultades de la Administración en el ejercicio de su actividad de fiscalización
son, entre otras: i) requerir al administrado la presentación o exhibición de
documentos; ii) interrogar a los intervenidos; iii) realizar inspecciones con o sin
previa notificación; iv) efectuar exámenes periciales.
3) Se establecen los siguientes deberes de la Administración: i) Los inspectores o
fiscalizadores deben identificarse a requerimiento de los intervenidos; ii) citar la
base legal que sustenta sus intervenciones; iii) entregar copia del acta de
fiscalización a los intervenidos; iv) guardar reserva sobre la información
obtenida; entre otros.
4) Se establecen los derechos de los administrados, tales como: i) ser informados
del objeto y sustento legal de la fiscalización, ii) solicitar credenciales a los
fiscalizadores, iii) realizar grabaciones en audio o video, entre otros.
5) Se señala el contenido mínimo del acta de fiscalización: i) identificación de la
persona natural o jurídica fiscalizada, ii) lugar, fecha y hora de apertura y cierre,
iii) identificación del fiscalizador, iv) identificación del representante de la
persona fiscalizada presente en la diligencia, v) hechos verificados y las
ocurrencias de la fiscalización, vi) manifestaciones u observaciones de los
fiscalizados y fiscalizadores, vii) firma y documento de identidad, así como la
negativa a identificarse o a la suscripción del acta, de ser el caso.
6) Se establece que las entidades solo podrán dictar medidas cautelares y
correctivas siempre que estén habilitadas por Ley o Decreto Legislativo y
mediante decisión debidamente motivada y observando el Principio de
Proporcionalidad.

IX. Procedimiento Sancionador y Potestad Sancionadora


1) Se hace hincapié en el cumplimiento obligatorio de los principios de la potestad
sancionadora y la regulación general del procedimiento a todos los
procedimientos sancionadores, incluso para aquellos previstos en normas
especiales, haciéndose referencia expresa a los procedimientos tributarios.
2) Se modifica el contenido de los siguientes principios:
a. Debido procedimiento.- Se prevé como un contenido fundamental del
principio, la necesidad de diferenciación clara entre la autoridad instructora
y la resolutora.
b. Razonabilidad.- Se eliminan los criterios de prelación para la graduación de
sanciones a las infracciones y se incorporan los siguientes criterios:
beneficio ilícito resultante, probabilidad de detección y reincidencia en la
misma infracción dentro de un (1) año, contado desde que quedó firme la
sanción por la primera infracción.
c. Tipicidad.- Se prohíbe tipificar infracciones a los incumplimientos de
obligaciones que no hayan sido previstos por norma legal o reglamentaria.
Asimismo, se incluye como regla programática el evitar tipificar infracciones
que tengan idéntico fundamento y sustento de hecho a conductas ya
tipificadas como delitos o como otras infracciones administrativas.
d. Irretroactividad.- Se precisa que el principio de retroactividad benigna no
sólo aplica respecto de la tipificación de la infracción o la graduación de la
sanción, sino también respecto de la reducción de los plazos prescriptorios
de la potestad sancionadora.
3) Se enumeran las causales eximentes y atenuantes de responsabilidad
administrativa.
Son eximentes: a) El caso fortuito o la fuerza mayor debidamente comprobada;
b) el cumplimiento de un deber o el ejercicio de un derecho; c) la incapacidad
mental, si afectara la aptitud para comprender la naturaleza de la conducta
infractora; d) la orden obligatoria de autoridad competente, e) el error inducido
por la Administración o por disposición administrativa confusa o ilegal y f) la
subsanación voluntaria antes de la notificación de imputación de cargos.
Son atenuantes: a) El reconocimiento de la infracción por escrito durante el
procedimiento sancionador, en cuyo caso la multa se reducirá hasta un monto
no menor de la mitad de su importe, y b) las que establezcan las leyes especiales.
4) Se establece que las medidas correctivas a ser impuestas de modo concurrente
con las sanciones administrativas deben estar previamente tipificadas, ser
razonables y ajustarse a la intensidad, proporcionalidad y necesidades de los
bienes jurídicos protegidos.
5) Respecto a las medidas provisionales, se ordena a la autoridad a revocarlas en
caso dejen de resultar indispensables para cumplir los objetivos cautelares en
virtud de la cual fueron expedidas. Igualmente, la autoridad puede revocarlas o
modificarlas en caso advierta un cambio en la situación que tuvo en cuenta al
tomar la decisión.
6) Se ordenan las reglas de cómputo de plazos prescriptorios, de modo tal que los
cuatro (4) años de plazo se cuentan de la siguiente manera: Desde que se
cometió la infracción instantánea, desde que cesó la infracción permanente o
desde que se cometió la última infracción continuada.
7) Se establece que la prescripción debe ser declarada de oficio cuando la
autoridad advierta el transcurso del plazo prescriptorio, y ya no sólo con ocasión
de dar respuesta al planteamiento de la prescripción por parte del administrado.
8) Las multas prescriben a los dos años contados desde: i) que el acto que impuso
la multa o el que agotó la vía administrativa quedó firme o ii) que el proceso
contencioso-administrativo iniciado por el administrado para impugnar la multa
impuesta culminó con resultado desfavorable para él.
9) El plazo de prescripción de las multas se suspende del mismo modo que se
suspende el plazo de prescripción de la potestad sancionadora: Con el inicio del
procedimiento, reanudándose en caso el procedimiento permanezca paralizado
por más de veinticinco (25) días de las multas
10) La Administración cuenta con un plazo de ocho (8) días para dar respuesta a las
solicitudes de prescripción de multas que formulen los administrados. En caso
de falta de respuesta, se entiende que opera el silencio administrativo positivo.
11) Ya no se condiciona la existencia de dos órganos diferentes, uno instructor y otro
resolutor, a que ello sea “posible” en función de la estructura de la organización,
siendo necesario y obligatorio que las entidades diferencien en su estructura a
ambas autoridades.
12) Se establece la institución de la caducidad del procedimiento sancionador, la
cual debe ser declarada de oficio en caso transcurran más de nueve (9) meses
desde que se notificó la imputación de cargos, sin que se ponga fin al
procedimiento. El referido plazo puede ser ampliado por tres (3) meses más por
resolución motivada. Los plazos no aplican a la etapa del procedimiento
recursivo.
13) Los procedimientos sancionadores en trámite a la entrada en vigencia del
Decreto Legislativo están sujetos a un plazo de caducidad de un (1) año, contado
desde dicha entrada en vigencia.

X. Responsabilidad de la administración pública


Se incorporan múltiples faltas por las cuales los funcionarios de las entidades
pueden ser sancionados. Entre las que destacan: i) Desconocer la aprobación
automática o el silencio positivo obtenido por el administrado ante la propia u
otra entidad administrativa; ii) incumplir los procedimientos y metodologías
para la determinación de los costos de procedimientos y servicios
administrativos; iii) no aplicar el procedimiento estandarizado aprobado; iv)
exigir a los administrados la presentación de documentos prohibidos de solicitar
o no admitir los sucedáneos documentales considerados en la presente ley, aun
cuando su exigencia se base en alguna norma interna de la entidad o en su TUPA.

De otro lado, el 30 de diciembre de 2016 se publicó el Decreto Legislativo N° 1295, Decreto


Legislativo que modifica el Artículo 242 de la Ley N° 27444, cuyos aspectos más importantes
son los siguientes:
1) El Registro Nacional de Sanciones de Destitución y Despido ahora se denominará
Registro Nacional de Sanciones contra Servidores Civiles.
2) Además de consolidar las sanciones de destitución y despido, el Registro
contendrá la información relativa a las sanciones penales impuestas a servidores
civiles por la comisión de los delitos tipificados en los artículos 382, 383, 384,
387, 388, 389, 393, 393-A, 394, 395, 396, 397, 397-A, 398, 399, 400 y 401 del
Código Penal, correspondientes a tipos penales como concusión, corrupción de
funcionarios, enriquecimiento ilícito, entre otros.
3) Se precisa que los servidores sancionados con destitución o despido no pueden
reingresar a ninguna entidad o empresa del Estado por cinco (5) años. Por su
parte, los condenados por alguno de los delitos antes señalados no pueden
prestar servicios al Estado, bajo cualquier forma o modalidad. Aunque el Decreto
Legislativo no establece el plazo de la inhabilitación, este se encuentra definido
en el Artículo 38 del Código Penal, modificado por el Decreto Legislativo N° 1243,
coloquialmente llamado como “Ley de Muerte Civil”.

Av. Camino Real 348, Torre El Pilar Piso 12, San Isidro, Lima 27, Perú T (511) 2300000
F (511) 2222555 I rossello@rossellolaw.com I www.rossellolaw.com