You are on page 1of 8

Semiologia de las crisis epilépticas 1998

Resumen: Proponemos una clasificación de crisis epiléptica basada exclusivamente en la semiología ictal. En esta
clasificación de convulsiones semiológicas (SSC), las convulsiones se clasifican de la siguiente manera: a. Las auras son
manifestaciones ictales que tienen síntomas sensoriales, psicosensoriales y experienciales.

segundo. Las convulsiones autonómicas son convulsiones en las que las principales manifestaciones ictales son
alteraciones autonómicas objetivamente documentadas.

do. Las convulsiones "dialécticas" tienen como principal manifestación ictal una alteración de la conciencia que es
independiente de las manifestaciones del EEG ictal. El nuevo término convulsión "dialéctica" se ha acuñado para
diferenciar este concepto de los ataques de ausencia (ataques dialepticos con un EEG ictal generalizado) y los ataques
parciales complejos (ataques dialepticos con un EEG focal ictal).

re. Las convulsiones motoras se caracterizan principalmente por síntomas motores y se subclasifican como simples o
complejas. Las crisis motoras simples se caracterizan por movimientos simples y no naturales que pueden ser provocados
por la estimulación eléctrica del área motora primaria y complementaria (mioclónica, tónica, clónica y tónico-clónica,
versátil). Las convulsiones motoras complejas se caracterizan por movimientos motores complejos que se asemejan a
movimientos naturales pero que ocurren en un entorno inapropiado ('' automatismos '').

mi. Las convulsiones especiales incluyen convulsiones caracterizadas por características "negativas" (convulsiones
atónicas, estáticas, hipomotores, acinéticas y afásicas).

El SSC identifica en detalle la distribución somatotópica de la semiología ictal, así como la evolución de los ataques. Se
discuten las ventajas de un SSC puro, a diferencia de la clasificación actual de la Liga Internacional contra la Epilepsia (ILAE),
que en realidad es una clasificación de los síndromes electroclínicos. Palabras clave: clasificación de convulsiones,
semiología médica, auras, ataques de motor, eventos paroxísticos.

La Liga Internacional contra la Epilepsia (ILAE) introdujo una clasificación de ataques en 1981 basada en la semiología
clínica, los hallazgos del EEG interictal y los patrones de EEG ictal (1). La suposición detrás de dicha clasificación, que en
realidad es una clasificación de las características electroclínicas, es la existencia de una estricta correlación uno-a-uno
entre la semiología clínico-clínica y los hallazgos del EEG interictal. El análisis detallado de la semiología clínica y los
hallazgos del EEG muestra, sin embargo, que esta suposición es frecuentemente incorrecta (2), particularmente en los
lactantes (3).

En publicaciones anteriores, discutimos este punto en detalle y pedimos una clasificación de ataques basada
exclusivamente en la semiología clínica ictal (4). También creemos que toda la información clínica adicional, como EEG,
neuroimagen anatómica, neuroimagen funcional, historia clínica, examen neurológico y evolución de las crisis convulsivas,
debe analizarse por separado y luego integrarse para definir el síndrome epiléptico con precisión. Las correlaciones
detalladas entre estas diferentes variables serán de gran ayuda para definir mejor la fisiopatología de las convulsiones y
para establecer la importancia de los diferentes síntomas ictales en la definición del síndrome epiléptico.

Dicha clasificación convulsiva semiológica (SSC) enfatiza la diferenciación entre ataques epilépticos y síndromes
epilépticos (5) y proporciona términos comunes para síntomas y tipos ictales típicos que son independientes del patrón
de EEG subyacente, así como otra información de laboratorio. Aquí, proponemos un SSC. La clasificación que presentamos
ha sido probada durante> 10 años en centros de epilepsia seleccionados.

Visión de conjunto

Nuestra clasificación de ataques se basa exclusivamente en la semiología de convulsiones ictales, ya sea según lo
informado por el paciente u observadores o como se analiza directamente durante la monitorización de video (Tabla 1).
Ningún hallazgo de EEG u otros resultados de la prueba influyen en la clasificación.
Los síntomas secundarios pueden producirse por interferencia epiléptica de una de las siguientes cuatro "esferas":

a. Esfera sensorial

segundo. Esfera de la conciencia

do. Esfera autonómica.

re. Esfera del motor

Las convulsiones que afectan a la esfera sensorial no producen exclusivamente signos objetivos que no sean un
comportamiento ocasional alterado por el paciente a una experiencia "inesperada".

Somos conscientes de su aparición solo si el paciente nos cuenta acerca de la experiencia sensorial. Identificamos estas
convulsiones como auras en buen acuerdo con la terminología clásica.

Las convulsiones que interfieren principalmente con la conciencia han sido identificadas por diferentes términos, de
acuerdo con el correlato EEG o con el síndrome epiléptico que produce la alteración de la conciencia. Por ejemplo, un
episodio de alteración de la conciencia asociado con 3Hz generalizada, actividad de EEG de pico y onda se identifica como
una crisis de ausencia, mientras que si se asocia con una descarga epileptiforme focal o se produce en un paciente con un
síndrome epiléptico focal (incluso en la ausencia de un correlato epileptiforme local), se identifica como una crisis parcial
compleja. Para evitar confusiones entre los términos que identifican complejos electroclínicos (crisis de ausencia y
convulsiones parciales complejas) y términos que identifican signos y síntomas ictales puros, hemos acuñado el término
dial ataques epilépticos para episodios ictales en los que la manifestación principal es una alteración de la conciencia. El
término dialeptic se deriva de la palabra griega "dialeipein", que significa "quedarse quieto", "interrumpir" o
"desmayarse". También se consideraron otras expresiones tales como "convulsiones vacantes" o "convulsiones
psicopáticas". pero creemos que un término completamente nuevo tiene ventajas cuando uno trata de definir un nuevo
concepto, es decir, episodios de alteración de la conciencia que son independientes de los cambios ictales o interictales
del EEG asociados. Aunque no se llegó a un consenso entre los autores, tentativamente usamos el término convulsiones
dialépticas en este documento. Las convulsiones que consisten principalmente en síntomas autonómicos son raras.
Usualmente, son detectados por el paciente que informa síntomas secundarios a la alteración autonómica, por ejemplo,
palpitaciones o "sofocos". Ocasionalmente, pueden documentarse mediante un control apropiado (por ejemplo, monitor
Holter). Clasificamos estos episodios como "auras autonómicas" cuando el paciente tiene síntomas muy probablemente
producidos por una alteración autonómica, pero no tenemos pruebas objetivas de la alteración autonómica. Por el
contrario, clasificamos tales episodios como "ataques autonómicos" cuando tenemos pruebas objetivas de la alteración
autonómica, ya sea que el paciente tenga conocimiento de la alteración autonómica o no. Las convulsiones en las que las
principales manifestaciones son fenómenos motores se clasifican como convulsiones motoras. Las convulsiones que no
pueden clasificarse en ninguno de los cuatro grupos descritos anteriormente se clasifican como convulsiones especiales.
Esta categoría incluye principalmente convulsiones caracterizadas por signos motores "negativos" (convulsiones atónicas,
convulsiones acinéticas, convulsiones "hipomotores", etc.). Las convulsiones con frecuencia incluyen síntomas de dos o
más esferas. En tal caso, la convulsión se clasifica según las manifestaciones clínicas predominantes. Por ejemplo, un
paciente tiene pérdida de conocimiento con un ligero parpadeo en los ojos. Tal ataque se clasificaría como un ataque
dialéctico y no como un ataque motor. El EEG, los hallazgos (ictal o interictal) no se utilizan para clasificar las crisis
epilépticas en nuestro sistema propuesto. Sin embargo, el EEG puede usarse para diferenciar entre ataques epilépticos y
eventos paroxísticos no epilépticos (ver la sección Eventos paroxísticos). Las auras de auras consisten exclusivamente en
síntomas subjetivos y generalmente ocurren al comienzo de una convulsión ("síntomas de advertencia"). En general, son
breves (segundos) y solo raramente pueden persistir más tiempo (minutos). Pueden ocurrir aislados de cualquier otro
síntoma ictal y, de ser así, tienden a durar un poco más. En general, la naturaleza epiléptica de la sintomatología aural
puede documentarse objetivamente solo si el aura evoluciona de forma consistente a una convulsión dialéctica o motora
o si la monitorización del EEG demuestra un patrón de convulsión del EEG durante el aura. En el SSC, las auras se
subdividen en los siguientes subgrupos: a. Auras somatosensoriales. Las auras somatosensoriales consisten en
sensaciones somatosensoriales anormales ("parestesias") que se limitan a una región somatosensorial claramente
definida del cuerpo. Las sensaciones que están pobremente localizadas o consisten en sensaciones vagas deben
clasificarse como auras inclasificables (solo '' auras ''). segundo. Auras visuales. Las alucinaciones o ilusiones visuales,
cuando se producen de forma aislada, deben clasificarse como auras visuales. Alucinaciones o ilusiones visuales más
elaboradas que se asocian con otras distorsiones complejas de la percepción (como alteraciones del sentido de
familiaridad con lo que el paciente ve o escucha, ilusiones visuales o auditivas complejas, o la escucha de voces, etc.)
deben clasificarse como auras visuales solo si la alucinación o ilusión visual es claramente el síntoma predominante, al
menos para una parte significativa del aura. De lo contrario, deberían clasificarse como auras psíquicas (que se describen
a continuación). Las alteraciones de la visión mal definidas (como la "visión borrosa") deberían designarse como auras
inclasificables. do. Auras auditivas. Las alucinaciones o ilusiones auditivas aisladas se deben clasificar como auras auditivas.
Alucinaciones o ilusiones auditivas más elaboradas que ocurren junto con alteraciones complejas de la percepción (como
alteraciones del sentido de familiaridad de lo que el paciente está viendo o escuchando, ilusiones visuales o auditivas, o
la aparición simultánea de alucinaciones visuales complejas, etc.) deben clasificarse como auras auditivas solo si la
alucinación o ilusión auditiva es claramente el síntoma predominante. De lo contrario, estas auras complejas deberían
clasificarse como auras psíquicas (descritas a continuación). re. Auras olfativas La percepción de un olor como un
fenómeno epiléptico se clasifica como un aura olfativa. A veces, como las alucinaciones y las ilusiones auditivas y visuales,
se asocian con otras alteraciones complejas de la percepción. Estas complejas alteraciones de la percepción deben
clasificarse como auras psíquicas a menos que el aura olfativa sea claramente la característica predominante. mi. Auras
gustativas. La percepción de un gusto como un fenómeno epiléptico se clasifica como un aura gustativa.

Estas auras también tienden a asociarse con alteraciones perceptuales complejas. El término aura gustativa debe aplicarse
solo cuando la alucinación gustativa es el síntoma predominante. F. Auras autonómicas Las alteraciones autonómicas
provocadas por la activación epiléptica de los centros corticales autónomos producen síntomas que el paciente puede
detectar, pero que los observadores tienen dificultades para identificar, particularmente a partir de una grabación en cinta
de video (palpitaciones, sofocos, etc.). Las sensaciones que muy probablemente son una expresión de una alteración
autonómica epiléptica se clasifican como auras autonómicas incluso cuando no hay una prueba objetiva de su patogénesis
autonómica (como palpitaciones o sofocos). Por el contrario, las alteraciones aulonómicas documentadas adecuadamente
mediante registros poligráficos (taquicardia, cambios en la presión arterial, etc.) o la observación visual directa (midriasis,
sudoración, enrojecimiento, piloerección, etc.) se clasifican como convulsiones autonómicas (descritas a continuación).
gramo. Auras abdominales, los pacientes con epilepsia del lóbulo temporal frecuentemente tienen auras con sensaciones
abdominales. Algunas de estas auras abdominales son muy probablemente la expresión de un aumento del peristaltismo
abdominal y, por lo tanto, corresponden a un subgrupo de auras autonómicas (o convulsiones autonómicas, si se ha
documentado la alteración del peristaltismo). En otros casos, pueden ser una expresión de activación de áreas corticales
sensoriales de las vísceras abdominales. Independientemente de la patogénesis, estas auras abdominales están
estrechamente relacionadas con la epilepsia del lóbulo temporal; por lo tanto, parece útil clasificarlos
independientemente como auras abdominales. h. Auras psíquicas. Las auras psíquicas consisten en alucinaciones e
ilusiones complejas que generalmente afectan a diferentes sentidos. Los ejemplos más típicos son las distorsiones de la
familiaridad, como las sensaciones de d6jh vu o jamais vu. Frecuentemente estas sensaciones pueden estar asociadas con
alteraciones emocionales, como el miedo. Además, pueden ocurrir junto con alucinaciones e ilusiones visuales, auditivas
o de otro tipo complejas, incluidas alucinaciones visuales tales como macropsia, micropsia, etc. Convulsiones autonómicas
Las convulsiones autonómicas consisten en alteraciones episódicas de la función autnómica que se desencadenan por la
activación de centros corticales autónomos activados por una descarga epileptiforme. Los casos en los que el paciente
solo informa sensaciones que probablemente correspondan a una alteración autonómica (sofocos, palpitaciones, etc.) y
para los cuales no hay documentación objetiva deben clasificarse como auras autonómicas (descritas anteriormente).
Para hacer el diagnóstico de una convulsión autonómica, los episodios de disfunción autonómica deben documentarse
mediante un registro poligráfico apropiado (taquicardia, cambios en la presión arterial, etc.) o mediante observación
directa. Los episodios documentados de disfunción autonómica pueden ser clínicamente silentes (es decir, los episodios
solo pueden ser detectados por un monitor, sin que el paciente experimente ningún síntoma inusual). Ataques dialécticos
Los ataques dialécticos son un nuevo término acuñado para identificar convulsiones en las que la sintomatología
predominante consiste en una alteración de la conciencia (consulte la discusión de la terminología anterior). La alteración
de la conciencia es difícil de definir. Sin embargo, con el fin de identificar convulsiones dialepticas, clasificamos la
conciencia alterada como lo hace la clasificación ILAE de complejos electroclínicos epilépticos, por ejemplo, como
episodios de falta de respuesta o respuesta disminuida que no son causadas por alteraciones motoras. Las convulsiones
dialepticas se asocian con amnesia completa o al menos parcial para el episodio; por lo tanto, la amnesia del episodio es
necesaria para establecer el diagnóstico de convulsión dialéctica. Las convulsiones dialepticas típicas consisten en
episodios cortos de conciencia alterada: <20 s. La alteración de la conciencia comienza y termina abruptamente y con
frecuencia se asocia con un parpadeo rítmico del ojo a una frecuencia de -3 Hz. Los pacientes con epilepsia de ausencia
generalizada a menudo tienen ataques dialepticos típicos. Todas las convulsiones que consisten principalmente en una
alteración de la conciencia pero que no son "convulsiones dialepticas típicas" deben clasificarse como ataques dialepticos.
Convulsiones motoras Las convulsiones en las que la sintomatología principal son signos motores se identifican como
convulsiones motoras. Se pueden diferenciar dos subgrupos principales: 1. Ataques motores simples en los que los
movimientos motores son relativamente "simples", no naturales, y consisten en movimientos similares a los movimientos
provocados por la estimulación eléctrica de las áreas motoras primarias (áreas 4 y 6 de Brodmann). 2. Convulsiones
motoras complejas, en las cuales los movimientos son relativamente complejos y simulan movimientos naturales, excepto
que son inapropiados para la situación. Convulsiones motoras simples: subgrupos que bajan: las convulsiones motoras
simples se pueden subdividir en la fola. Ataques mioclónicos. Las convulsiones mioclónicas consisten en contracciones
musculares cortas que duran <400 ms. segundo. Convulsiones tónicas. Las convulsiones tónicas consisten en
contracciones musculares sostenidas, generalmente duran> 3 s, que conducen a un "posicionamiento". C. Espasmos
epilépticos. El término spa epiléptico sm se usa para identificar contracciones musculares de duración variable que afectan
predominantemente a los músculos axiales. Los espasmos epilépticos ocurren con frecuencia en grupos en los cuales la
duración de las contracciones musculares puede variar desde un tirón mioclónico corto a una postura tónica sostenida.
Por lo general, el espasmo epiléptico consiste en la abducción de ambos brazos en una postura de "salaam". re.
Convulsiones clónicas. Las convulsiones clónicas son una serie de contracciones mioclónicas que regularmente se repiten
a un ritmo e. Convulsiones tónico-clónicas. Las convulsiones tónico-clónicas generalizadas se caracterizan por una postura
tónica inicial de todas las extremidades. Las contracciones musculares sostenidas que determinaron la fase tónica tienden
a disminuir, evolucionando a una fase clónica con contracciones de frecuencia progresivamente decreciente hasta que las
contracciones desaparecen por completo. Los músculos incluidos en la fase tónica y clónica deberían ser esencialmente
los mismos. Las convulsiones focales motoras que muestran una evolución tónico-clónica son poco frecuentes. F.
Convulsiones Versivas Las crisis convulsivas son convulsiones durante las cuales el paciente tiene un movimiento ocular
conjugado a un lado o mueve la cabeza y ocasionalmente todo el cuerpo hacia un lado. Solo los movimientos oculares
conjugados o los movimientos laterales de la cabeza y del cuerpo que son sostenidos y extremos deben clasificarse como
convulsiones versátiles. El movimiento lateral de los ojos con frecuencia consiste en una combinación de un suave
movimiento lateral tónico sobre el que se superponen pequeñas sacadas que progresivamente mueven el ojo a una
posición extrema. En otras ocasiones, se puede observar un movimiento lateral suave sin movimientos sacádicos. La
versión de las partes del cuerpo tiene un carácter similar, pero los movimientos sacádicos son reemplazados por pequeños
movimientos laterales clónicos de la cabeza o el cuerpo. Durante estos movimientos laterales, la barbilla con frecuencia
se mueve no solo lateralmente sino también hacia arriba, lo que produce una posición antinatural de los ojos y la cabeza.
Ocasionalmente, el cuerpo del paciente también puede girar y completar uno o más giros de 360 ".

Ataques motores complejos

Se pueden distinguir los siguientes tres tipos de ataques motores complejos. De nuevo, "complejo" en este documento
se refiere a las características complejas del movimiento y no significa que el paciente pierda la conciencia durante el
ataque.

a. Convulsiones hipermotor Las convulsiones hipermotor son convulsiones en las que las principales manifestaciones
consisten en movimientos complejos que afectan los segmentos proximales de las extremidades y el tronco. Esto da como
resultado grandes movimientos que parecen "violentos" cuando ocurren a altas velocidades. Las "manifestaciones
motoras complejas" imitan movimientos normales, pero los movimientos son inapropiados para la situación y
generalmente no sirven para nada. Con frecuencia, los movimientos se repiten estereotípicamente en secuencias más o
menos complejas (por ejemplo, pedaleo). La conciencia se puede preservar durante estas convulsiones.

Convulsiones de automotor Las convulsiones de Automotor son ataques motores complejos en los que las
manifestaciones principales consisten en automatismos que afectan los segmentos distales de las manos y los pies o la
boca y la lengua. La conciencia generalmente se ve afectada, pero se puede preservar, especialmente cuando la convulsión
se origina en el hemisferio no dominante.

Ataques de Gelastic Las convulsiones en las que la principal manifestación motora se "ríe" se denominan convulsiones
gelasticas. Pueden estar precedidos o seguidos por cualquier otro tipo de ataque. Solo las convulsiones en las que se ríe
la semiología ictal principal deben clasificarse como crisis gelasticas. Estas convulsiones se clasifican por separado porque
son comunes en pacientes con hamartoma hipotalámico.

Ataques especiales

Las convulsiones que no pueden clasificarse en uno de los cuatro tipos descritos anteriormente se clasifican como
convulsiones especiales.

Todas estas convulsiones son crisis motoras "negativas" o "inhibitorias", excepto las convulsiones afásicas que muy
probablemente representan convulsiones cognitivas negativas.

Convulsiones atónicas Las convulsiones atónicas causan una pérdida de tono postural. El resultado es la pérdida de la
postura (caída de la cabeza, caídas, etc.). A menudo, estas convulsiones van precedidas de una crisis mioclónica corta.

Convulsiones astatic. Las convulsiones astatic consisten en caídas epilépticas. Los estudios poligráficos muestran que solo
en unos pocos pacientes las caídas son el resultado de convulsiones atónicas.

En la mayoría de los pacientes, un tirón mioclónico hace que el paciente pierda el equilibrio, y la caída en sí es producida
por una atonía que ocurre inmediatamente después del tirón mioclónico inicial. Las convulsiones tónicas generalizadas
puras también pueden llevar a una enfermedad epiléptica: en la mayoría de los pacientes, sin embargo, no se realizan
estudios video-poligráficos y la patogénesis de la caída es incierta.

Parece útil clasificar las convulsiones estáticas por separado debido a la variable patogénesis de las caídas, que
generalmente permanece indefinida.
Convulsiones hipomotrices. Las convulsiones hipomotrices tienen como manifestación principal una disminución o
ausencia total de actividad motora sin la aparición de nuevas manifestaciones motoras. Esta clasificación se usa
exclusivamente en pacientes en los que no es posible

prueba la conciencia durante o después de la convulsión (como recién nacidos, bebés y pacientes con retraso mental
grave). En muchos pacientes, la conciencia probablemente se altera durante las convulsiones incluso si, por definición, la
conciencia no se puede analizar directamente. En algunos pacientes con convulsiones hipomotores, la patogénesis de las
convulsiones puede ser diferente; la conciencia puede ser preservada, y la ausencia de movimiento puede ser una
expresión de un ataque acinético o puede ser una reacción a un aura.

re. Akinetic convulsiones. Los ataques de Akinetic se caracterizan por la incapacidad de realizar movimientos voluntarios.

Por lo tanto, en realidad se pueden considerar convulsiones motoras complejas negativas. El tono muscular también se
pierde con frecuencia, pero la acinesia es la manifestación más prominente de la convulsión. Estas convulsiones son muy
probablemente una expresión de la activación de las áreas motoras negativas en el mesial

circunvoluciones frontal e inferior frontal. Solo los pacientes en los que se conserva la conciencia durante las convulsiones
pueden tener convulsiones acinéticas porque pueden ser analizados o hablar sobre los síntomas "acinéticos".

mi. Convulsiones mioclónicas negativas. Las convulsiones mioclónicas negativas son convulsiones que consisten en una
interrupción breve de la actividad muscular tónica debido a una descarga epileptiforme. La breve interrupción de la
actividad muscular puede dar como resultado un movimiento corto y repentino similar a un tirón mioclónico. Sin embargo,
la patogénesis del movimiento es una breve pérdida de masa muscular

tono y no una explosión de potenciales musculares característicos de las convulsiones mioclónicas. La evidencia sugiere
que estas convulsiones son generadas por descargas epileptiformes en la corteza sensitivomotora primaria.

F. Convulsiones afásicas Durante las convulsiones afasicas, el paciente no puede hablar y, a menudo, no puede entender

lengua hablada. Las convulsiones son probablemente un fenómeno negativo producido por la activación epiléptica de un
centro de lenguaje cortical, un fenómeno similar al producido por la estimulación cortical de las áreas del lenguaje.

Eventos paroxísticos

Los episodios paroxísticos son episodios en los que el observador cree que no hay pruebas suficientes para suponer que
un "seizu" el evento "relice" fue de naturaleza epiléptica. Si hay un EEG "ictal" disponible, no debe mostrar un patrón de
EEG ictal. Esta clasificación de las crisis epilépticas se basa exclusivamente en la semiología. Sin embargo, el EEG se puede
usar para determinar si un episodio es epiléptico o no. Los episodios para los cuales no hay pruebas suficientes de
naturaleza epiléptica se clasifican simplemente como eventos paroxísticos. De lo contrario, esta clasificación semiológica
tendría que expandirse para incluir la semiología de eventos no epilépticos, que pueden ser extremadamente variados.
Abordar eventos no epilépticos requeriría un enfoque diferente a la clasificación. Distribución somatotópica de la
semiología de las convulsiones La semiología clínica de muchas convulsiones, especialmente en pacientes con síndromes
epilépticos focales, tiende a tener una distribución somatotópica. En la clasificación de convulsiones, usamos los siguientes
modificadores somatotópicos (Tabla 2) para caracterizar mejor las convulsiones y así definir su origen más precisamente:
Izquierda o derecha. Los términos de izquierda y derecha se refieren estrictamente a la localización somatotópica de los
síntomas, no a la región del cerebro. Se pueden aplicar a todas las convulsiones marcadas con superíndice a en la Tabla 1.
Área somatotópica involucrada. Para las convulsiones que involucran una región somatotópica distinta, el área
somatotópica se especifica simplemente nombrando la región misma. Estos términos se pueden aplicar a todas las
convulsiones marcadas con un superíndice a en la Tabla 1. Ejemplos: Ataque clónico de la mano izquierda Aura
somatosensorial de la garganta Ataque tónico del pie izquierdo Asimétrico bilateral, axial y generalizado. Los términos
bilateral asimétrica, axial y generalizada también se refieren estrictamente a la localización somatotópica de la semiología
clínica. Bilateral asimétrica significa que los síntomas se produjeron en una distribución bilateral pero tenían un grado
significativo de asimetría. El término sugiere que el paciente tiene una epilepsia focal. El modificador generalizado se usa
cuando las manifestaciones se producen en una distribución relativamente amplia y hay una participación
aproximadamente igual de ambos lados y de los segmentos distal y proximal. El modificador "axial" se usa cuando las
manifestaciones involucran predominantemente los músculos del tronco y los músculos proximales de las extremidades.
Por lo general, los pacientes que tienen ataques axiales o generalizados tienen epilepsia generalizada. Sin embargo,
algunos pacientes con epilepsia focal pueden tener convulsiones axiales o generalizadas y, viceversa, los pacientes con
epilepsias generalizadas pueden presentar convulsiones que incluyen elementos focales significativos. En otras palabras,
la relación entre la semiología clínica y los síndromes epilépticos no es uno a uno. Estos modificadores se pueden aplicar
a todas las convulsiones identificadas con el superíndice a en la Tabla 1. Hemisferio izquierdo y derecho. Ciertos signos
pueden identificar el hemisferio de origen de una convulsión. Estos signos incluyen la postura distónica durante un ataque
motor complejo, la preservación de la conciencia durante un ataque automotor, el habla ictal durante una convulsión
automotor, la afasia postictal, y así sucesivamente. La presencia de cualquiera de estos signos sugiere fuertemente el
hemisferio de origen de una convulsión. Esta información de localización se incluye en la clasificación utilizando los
modificadores "hemisferio izquierdo o derecho". Estos modificadores se pueden usar para describir las convulsiones
marcadas por el superíndice b en la Tabla 1. Ejemplo: una crisis dialeptica precedida por un aura abdominal seguida de
una publicación la afasia ictal debe clasificarse (si el paciente es dominante en el hemisferio izquierdo para el lenguaje)
como aura abdominal + convulsión dialeptica del hemisferio izquierdo. Una convulsión automotora en la que no hay
pérdida de conciencia y que está asociada con la postura distónica de la mano y el brazo izquierdos se debe clasificar como
una convulsión automotriz hemisférica derecha. Estado epiléptico Esencialmente, cualquiera de las formas de ataque
descritas anteriormente puede manifestarse como estado epiléptico. El estado epiléptico se clasifica de la misma manera
que las convulsiones al reemplazar el término "convulsión" por "estado", por ejemplo, estado dialeptico, estado clónico
del pie derecho. Secuencia de convulsiones La mayoría de las convulsiones consisten en síntomas que evolucionan a
medida que la descarga convulsiva se extiende para involucrar nuevas áreas corticales. En la clasificación semiológica de
las convulsiones, esta evolución se indica al considerar cada una de las convulsiones descritas anteriormente como un
componente de una convulsión. Cualquier ataque dado consiste en uno o más de estos componentes, que se enumeran
en orden de aparición y están vinculados por flechas. Ejemplo: aura visual izquierda - + convulsión clónica izquierda +
general aura visual izquierda - convulsión tónica asimétrica bilateral - + aura abdominal - + convulsión automotriz
hemisférica izquierda Aura olfativa - + convulsión automotriz - + convulsiones mioclónicas generalizadas izquierda +
generalizada + tónico generalizadoTaño dialepticico típico - + convulsión tonicoclónica generalizada tónico-clónica Seizure
clonicidad del brazo izquierdo - + convulsión tónico-clónica generalizada Incisión clásica de las convulsiones Por lo general,
limitamos el número de componentes convulsivos a cuatro para fines prácticos. Clasificación de la epilepsia La clasificación
de la convulsión semiológica es una clasificación ción de la semiología de las convulsiones solamente. El síndrome
epiléptico, sin embargo, se define al considerar toda la información clínica (tipo de ataque semiológico, EEG interictal, EEG
ictal, neuroimagen funcional y anatómica, evolución de las crisis a lo largo del tiempo, examen neurológico, etc.). En
nuestras instituciones, primero definimos el síndrome epiléptico, luego enumeramos las características semiológicas de
las convulsiones del paciente, declaramos la presunta causa del síndrome epiléptico y registramos condiciones médicas
adicionales importantes que tiene el paciente. Este enfoque resume las características esenciales de la epilepsia y se ha
descrito en detalle en otra parte (6). Algunos ejemplos ilustrativos siguen. 1. Epilepsia del lóbulo temporal mesial izquierdo
Convulsiones: aura abdominal + convulsión automotriz Causa: esclerosis temporal mesial relacionada Convulsiones
febriles relacionadas con la medicina: déficit de memoria Atrofia cerebelosa 2. ausencia Epilepsia Convulsiones: convulsión
dialeptica típica + convulsión tónico-clónica generalizada Causa: Genética Médica relacionada Ninguna 3. Condiciones del
síndrome de Lennox-Gastaut: convulsiones: convulsiones tónicas generalizadas convulsiones dialepticas convulsiones
estáticas Causa: esclerosis tuberosa Remedios relacionados con el retraso mental: depresión 4. epilepsia frontal derecha
Convulsiones: convulsiones tónicas bilaterales asimétricas + convulsiones clónicas del brazo izquierdo + convulsiones
toniclónicas generalizadas Causa : Dilastia cortical frontal mesial derecha Condiciones médicas relacionadas con la
esquizofrenia: retraso mental leve RESUMEN DE LAS CARACTERÍSTICAS ESENCIALES DE LA CLASIFICACIÓN SEMIOLÓGICA
DE LAS CONVULSIONES EPILÉPTICAS La clasificación convulsiva semiológica descrita anteriormente integra las siguientes
características, que la hacen particularmente útil para todos ay aplicación: 1. La terminología aplicada es lo más breve
posible para facilitar el uso diario. 2. Siempre que esté disponible, se ha utilizado la terminología "clásica" bien conocida
por los neurólogos generales y epileptólogos. 3. La clasificación incluye algunos términos nuevos, como automotor,
hipomotor, hipermotor y dialeptico. Estos nuevos términos se han introducido para evitar confusiones con otros términos
que identifican convulsiones similares pero que no se definen por criterios semiológicos puros sino por características
electroclínicas (ver sección Ataques dialepticos). 4. La clasificación de convulsiones semiológicas incluye "modificadores
somatotópicos" que permiten la definición de la distribución somatotópica de los síntomas ictales. 5. Cada tipo de ataque
se considera un componente. Dif6. _ Las diferentes evoluciones de las convulsiones se expresan al vincular los diferentes
tipos de ataques ("componentes") con una flecha. Los tipos de evolución de las convulsiones no están limitados
arbitrariamente. Este sistema de clasificación debería permitir estudios científicos del tipo más frecuente de evolución de
las convulsiones. Con frecuencia, los síntomas ilegales no se pueden definir con precisión debido a la información
inadecuada (por ejemplo, un paciente puede tener amnesia de la convulsión y no puede haber testigos de la convulsión o
un testigo puede proporcionar una historia incompleta e inexacta). La clasificación de diferencias semiológicas permite la
clasificación de las crisis con diferentes grados de precisión. Por ejemplo, si creemos que el paciente tuvo una crisis
epiléptica, lo clasificamos como "convulsión epiléptica". Si la manifestación principal fue motora, clasificamos la
convulsión como "convulsión motora". Si la manifestación principal fue motora, clasificamos la convulsión como un
"ataque motor". Si el ataque motor afectó al brazo derecho pero no sabemos si fue un ataque motor simple o complejo,
podemos clasificarlo como "convulsión del motor del brazo derecho". Si sabemos que los movimientos durante la
convulsión fueron "simples" (ver definición arriba), pero tenemos dificultad para definir el subtipo, podemos clasificar la
convulsión como "ataque motor simple de brazo derecho". Y finalmente, si por historia o observación directa podemos
establecer que la el movimiento del brazo derecho era de tipo clónico, podemos clasificar la convulsión en su grado
máximo de precisión, es decir, como "convulsión clónica del brazo derecho". En otras palabras, de izquierda a derecha en
la Tabla 1, se proporciona información progresivamente más precisa sobre el ictal sem iología. VENTAJAS DE LA
CLASIFICACIÓN DE LA CONVULSIÓN SEMIOLÓGICA La clasificación semiológica de las crisis epilépticas tiene las siguientes
ventajas: 1. Proporciona una terminología que permite la identificación clara de las características semiológicas ictales,
independientemente de cualquier otro resultado de reposo. 2. Clarifica la diferencia entre la clasificación de los ataques
y la clasificación del síndrome epiléptico. Muchos síndromes epilépticos pueden estar asociados con los mismos tipos de
convulsiones (cuando se clasifican de manera semiológica); por lo tanto, el manejo apropiado del paciente requerirá que
el médico defina el síndrome epiléptico. Por ejemplo, establecer que un paciente tiene ataques dialepticos no nos dice si
el paciente tiene sndrome epiléptico generalizado, como epilepsia de ausencia, que puede tratarse con etosuximida, o
una sinc CONCLUSIÓN epiléptica focal. En este breve resumen, presentamos una clasificación de ataques semiológicos. La
presen La versión t, o variantes de la misma, se ha utilizado en la práctica clínica diaria durante> 10 años en centros de
epilepsia seleccionados. Se destacan las ventajas de una clasificación de ataques semiológicos. drome, en el que
ethosuximide es ineficaz. Una clasificación semiológica de ataques enfoca la atención del observador en la semiología
clínica. Una clasificación de convulsiones semiológicas en la que la semiología clínica y otros resultados de pruebas
promueven estudios de correlación científica entre los diferentes aspectos de la semiología ictal) y otros resultados de
pruebas. Tales estudios deberían eventualmente proporcionar una mejor comprensión de la importancia de las diferentes
características semiológicas. es completo, se puede aplicar a cualquier grupo de edad. Sin embargo, ciertos tipos de
convulsiones no ocurrirán o raramente ocurrirán en el sistema de recién nacidos y bebés. no asuma una relación de uno
a uno entre los tipos de ataques (clasificados exclusivamente en el ba1. 2. 3. Una clasificación de ataques semiológicos,
particularmente si 4. 5. debido a su nervou desarrollado incompletamente