Вы находитесь на странице: 1из 23

UNIVERSIDAD CENTROAMERICANA, MANAGUA, NICARAGUA

Informe: Gira de campo


Estelí, Estelí, Nicaragua.
Fundación Entre Mujeres, Estelí. Abril 16 del
2016
Por: Edith Barreda & Carlos A. García.
Abril del 2016

El presente contiene una breve descripción de las principales características de la organización


visitada. Información que hace referencia a su fundación, desarrollo e identidad de trabajo
institucional.
Informe gira de campo Fundación Entre Mujeres, Estelí, Nicaragua. (Abril 16,
2016)

Abril 16 del 2016. De 7:00 a.m. a 5:00 p.m.

Localizada en el departamento de Estelí, Estelí, Del Restaurante Mirador de la Torre 80 mts. al sur.

Gira de campo a la Fundación entre mujeres.

Por: Edith A. Barreda y Carlos A. García.

Introducción.

La gira de campo formó parte del plan de estudio de la catedra Sociología rural, cuyo fin es
permitir al estudiante examinar la realidad social de una forma integral. Se toman en cuenta
elementos como la territorialidad, la identidad socio-cultural y las dinámicas de regiones
particulares, en este caso el sujeto de estudio fue la Fundación Entre Mujeres (FEM)1, que articula
los distintos colectivos [para potenciar el desarrollo integral de la mujer] de producción,
tecnificación y demás proyectos que en Estelí y zonas aledañas al depto. se llevan a cabo,
fungiendo además como órgano facilitador e impulsor de procesos como la comercialización de
algunos productos, cabe recalcar la gestión para la apertura de espacios de empoderamiento
económico y social de las miembros. Para profundizar más en el conocimiento de esta iniciativa
enmarcada en un contexto rural y desafiante se realizó una gira de campo el día sábado 16 de abril
del 2016.

Fundación Entre Mujeres.

En 1995 nace FEM como una iniciativa que promueva el desarrollo integral de las mujeres, por la
emancipación de las mujeres rurales de Nicaragua. Los valores fundamentales de la FEM son “ el
empoderamiento ideológico, económico, político, organizativo [mediante programas de educación
de mujeres, tanto adultas como jóvenes], la promoción de derechos sexuales y reproductivos, la
lucha contra la violencia, acompañado de procesos de acceso a tierras de buena calidad,
impulsando formas productivas sostenibles” en el norte del país. Actualmente la FEM aglutina
iniciativas de cuatro departamentos del país Estelí –donde nace el proyecto–, Jinotega, Matagalpa
y Nueva Segovia. La fundación surge en un contexto de cambios radicales en Nicaragua, en plena
época de neoliberalismo aplicado a la redistribución de tierra de la reforma agraria, privatización
de instituciones estatales y una fuerte ola del feminismo desarrollándose en la coyuntura nacional.

1
A partir de este punto se hará referencia por sus siglas.
Miembros.

En una parte de los casos mujeres casadas (o en relación con un conyugue) que tienen hijos.
Algunas solteras y otras separadas. En dependencia del caso las mujeres mayores dieron comienzo
al proyecto en 1995 en un contexto de cambios radicales para su vida, cuando eran mujeres
jóvenes en edades que comprenden los 18-35 años. Buscando, para todas, acceso a la educación
básica, a un fondo [de la Fundación entre mujeres] para estudios y la atención primaria a su salud.
Además del empoderamiento y el cuidado comunitario de las mujeres ante la violencia de género.
Ser parte del “colectivo” implica un cambio cultural radical para las participantes, con esto sus
unidades familiares se ven transformadas. Como ellas bien expresan, para ser parte una tiene que
ser feminista (…) pues la familia de una también cambia, ahora les enseño a mis hijos que ellos
también tienen que ver los cuidados de la casa.

Tenencia de tierras.

La mayoría trabaja en la tierra que adquirió la cooperativa(a) para esto [entre el 95’ y el 2000],
produciendo los principales rubros para el trabajo como son: café, rosa de Jamaica, compost,
exfoliantes orgánicos. Aunque en algunos casos la tierra ha sido heredada de padres a hijas [estos
son minoritarios, pues la cultura de machismo restringe a las mujeres, sobre todo cuando no
forman parte del ciclo productivo, de acceder a la tierra como bien heredado según lo expresado]
o compradas parcelas(b) de tierra en la comunidad local [de las cooperantes] a título particular
para producir el sustento propio además de colaborar a la cooperativa. En el primer caso(a) las
propiedades están a nombre de la cooperativa. En el segundo(b) los títulos son personales.

Cooperativa las diosas.

Tras la visita a la Fundación nos dirigimos a una de las cooperativas que a esta se suscriben, la
cooperativa las diosas. En este lugar además de catar café (que es cosechado y procesado
orgánicamente, por las cooperativistas), se realizan prácticas del agro para mejorar y preservar las
especies vegetales de consumo (a través del Fito mejoramiento), también se encuentran en
proceso de certificación para productos como vino, mermelada, chocolates, entre otros. A esto se
suma el relato de la experiencia de las productoras presentes, como Pastora Valle (En
conversación, abril 16 del 1016), que nos explica “para ser parte del colectivo una tiene que ser
feminista, agroecológica, apoyarse unas a otras (…) muchas de las miembros han sufrido violencia
y unas ahí están todavía con los maridos que las golpean, pero ha habido un cambio porque ahora
la comunidad acompaña a hacer las denuncias y nosotras nos apoyamos unas a otras…” nos
expresa. Por su parte, Martha Y. Gonzales(En conversación, abril 16 del 1016), nos expresa que
NO creen en el relevo generacional, en cambio consideran que cada generación debe atender a los
propios retos, sin embargo, resulta indispensable la capacitación, articulación y trabajo en
colectivo con las mujeres jóvenes para que estas cuenten con herramientas que les permitan
desarrollarse en cualquier ámbito que deseen.
Conclusiones.

La FEM cumple con la función de órgano aleatorio y promotor de las cooperativas que a
esta se suscriben. Lo que ha permitido el desarrollo humano de las miembros, también existe
porque facilita los procesos institucionales de articulación, acceso a recursos, capacitación y
credenciales. Es entonces una iniciativa de empoderamiento estimulada frente a una realidad de
violencia y exclusión de las mujeres, sin embargo en la funciona como entidad comercial que
empodera, incluye y estimula la libertad de las mujeres en relación a esos patrones culturales
imperantes. El modelo de trabajo comunitario y localista/territorial-local de la FEM lleva 20 años
en desarrollo y aplicación y ha demostrado ser funcional, además de evidenciar la importancia de
las alianzas estratégicas.
Anexos.