You are on page 1of 74

Derecho Notarial y Derecho Registral.

Luis Carral y de Teresa

Resumen del libro


Contenido
Nociones preliminares......................................................................................... 3
El Notario ...........................................................................................................12
Documental notarial ...........................................................................................35
Cuestiones varias...............................................................................................50
Generalidades ....................................................................................................53
El Registro Público de la Propiedad en México .................................................53
Sistemas registrales ...........................................................................................54
Principios registrales en nuestro sistema ...........................................................56
Los terceros frente a la publicidad registral ........................................................58
Procedimiento registral ......................................................................................59
Organización del sistema del Registro Público de la Propiedad ........................62
Asientos registrales ............................................................................................63
Responsabilidad de los registradores ................................................................66
Desarrollo urbano, el catastro y el Registro Público de la propiedad .................68
Distinción del Registro Público de la Propiedad con estos registros ..................70
Algunos trámites administrativos en el Registro Público de la Propiedad. .........72

2
Nociones preliminares
Derecho notarial es el conjunto de normas jurídicas que estudia la actividad del
notario, así como la teoría general del instrumento público notarial.
Mengual y Mengual define el derecho notarial como: "aquella rama científica del
Derecho Público que, constituyendo un todo orgánico, sanciona en forma
fehaciente las relaciones jurídicas voluntarias y extrajudiciales mediante la
intervención de un funcionario que obra por delegación del poder público".
Luis Carral y de Teresa define el derecho notarial como el "conjunto de doctrinas
o de normas jurídicas que regulan la organización de la función notarial y la teoría
formal del instrumento público"
Características
Autonomía
Carlos Emérito González afirma que la autonomía del derecho notarial es el
conjunto de rasgos peculiares en el desenvolvimiento jurídico actual; ayuda a
calificar el derecho notarial como rama o disciplina autónoma del derecho.
Debemos entender la autonomía del derecho notarial desde el punto de vista
legislativo, práctico, didáctico y doctrinal.
Derecho adjetivo
La actividad del notario es esencialmente adjetiva, toda vez que a esta persona le
corresponde aplicar el derecho sustantivo, formalizando los actos y hechos
jurídicos que ante él se presentan. El derecho notarial no es constitutivo, pues no
crea derechos y obligaciones, sino únicamente otorga la forma a los actos
jurídicos en los que la ley exige la intervención de un notario público.
Técnica y arte
La función notarial, además de implicar conocimiento jurídico de la materia, exige
una técnica para redactar actos y hechos jurídicos a quien aspira a ser notario.
Esta técnica se manifiesta en la autorización de escrituras y actas notariales,
redactadas para no dejar confusión alguna en la interpretación del clausurado o
de los hechos que se hacen constar.
Como toda buena técnica, ésta llega a convertirse en arte cuando la redacción
armónica de lo expresado es congruente con la voluntad de los comparecientes, y
clara e interesante para la lectura de cualquier tercera persona ajena al acto.
Justificación de su existencia

3
El Estado, como ente jurídico abstracto, tiene la característica de gozar de
imperium, facultad que le permite imponerse como ente soberano sobre cualquier
otra persona; esto, además de significar supremacía, conlleva a que todos los ac-
tos que se celebran ante él, gozan de una presunción legal. Así, el Estado, como
entidad jurídica abstracta en el uso de sus atribuciones legales, ha delegado su
facultad fedataria a distintas personas físicas investidas de fe pública, como
funcionarios de algunos de los poderes gubernamentales, o como los licenciados
en derecho que no perciben erario alguno de la administración, que son personas
privadas y a las que se denomina notarios públicos.
Su encuadramiento dentro del derecho en general
Si se considera que el derecho civil y el mercantil son privados y que, olvidando
su autonomía, el derecho notarial se puede considerar un simple complemento o
especialización de esas materias, podremos afirmar que el derecho notarial es
más privado que público.
Su relación con otras ramas del derecho
Se relaciona con el Derecho Civil porque el notario formaliza y autoriza todos
aquellos actos o hechos jurídicos que ante él se celebran y en los que la ley civil
exige la presencia de dicho fedatario; como ejemplos tenemos la autorización de
una compraventa de un bien inmueble, el otorgamiento de un poder y la
elaboración de un contrato.
Su vínculo con el Derecho Mercantil se debe a la presencia indispensable de un
notario, cuando se lleva a cabo un acto de comercio o acto procedimental, como
el protesto de un documento mercantil.
Con respecto al derecho penal, el notario no goza de ningún fuero o inmunidad
que le impida ser sujeto a una responsabilidad penal; por el contrario, existen
bienes jurídicos protegidos por la ley penal que el notario debe cuidar y que, en
caso de violarlos, se haría responsable a la sanción penal correspondiente. Entre
los bienes jurídicos que el notario debe velar está el patrimonio y la intimidad de
sus clientes, manifestada en los tipos penales de los delitos de fraude o
revelación de secretos, entre otros.
Dentro del derecho procesal, dependiendo de la naturaleza del proceso, las
partes interesadas pueden depositar la función fedataria que tiene el secretario de
acuerdos o el actuario en la investidura del notario; ejemplo de ello lo tenemos en
los procesos de jurisdicción voluntaria.
En relación con el Derecho Agrario, la nueva legislación agraria de 1992 faculta al
notario para intervenir en los actos de comercio que realicen los sujetos de
derecho agrario, también para participar como fedatario en los distintos actos y

4
procedimientos que realicen los ejidos, parcelas o pequeñas propiedades u
organismos públicos agrarios.
Se relaciona con el Derecho Administrativo toda vez que el notario público recibe
una patente que la administración pública le confiere, a fin de ejercer sus
atribuciones. Igualmente, el notario se vincula estrechamente con los organismos
públicos gubernamentales encargados de vigilar que cumpla la ley y todas las
demás disposiciones administrativas.
El notario público se encuentra ligado al fisco (derecho fiscal), al actuar como si
fuera un recaudador, liquidador y enterador de las contribuciones que se pudieran
generar por la celebración de los distintos actos que realice.
Legislación notarial
No debe perderse de vista que la función notarial es una actividad de
competencia local. Como México es una República Federal con 32 entidades
federativas, por lo menos se encuentran vigentes 32 leyes notariales, cada una de
ellas válida en su respectiva demarcación territorial.
Función notarial
Concepto
La función notarial es la actividad que el notario realiza conforme a las
disposiciones legales. El artículo 26 de la Ley del Notariado del Distrito Federal la
define como el conjunto de actividades que realiza el notario conforme a las
disposiciones de esta ley (del notariado), para garantizar el buen desempeño y la
seguridad jurídica en el ejercido de dicha función autentificadora.
Asimismo, la citada ley señala como principal actividad del notario, su
denominada "función autentificadora", que no es más que su fe pública delegada
por el Estado, consistente en reconocer como cierto lo que éste asiente en las
actas o escrituras públicas que redacte.
Elementos
La función notarial se ejerce con distintos elementos, ya sean de carácter público
o privado.
Desde una perspectiva pública, surge una relación jurídica entre el Estado y el
notario cuando aquél otorga una concesión pública a éste, a fin de que brinde un
servicio público a la sociedad, consistente en autorizar y dar fe a los actos y
hechos jurídicos que ante él se presenten.
Desde una perspectiva privada, el notario ejerce su función como un
profesionista, sujeta a las disposiciones de un contrato de prestación de servicios

5
profesionales, regido por la legislación civil. Por consiguiente, surge una relación
jurídica civil entre el notario y su cliente, ambos con prestaciones, el cliente
compromete a pagar los honorarios del notario, y este último se encarga de
elaborar, preparar, redactar, autorizar, y certificar un instrumento notarial, para
luego si es el caso, inscribirlo en el Registro Público de la Propiedad o en
cualquier registro que ordene la ley, de conformidad con la naturaleza del acto
autorizado.
Los elementos personales de la función notarial son el Estado, el notario y el
solicitante de la fe pública, también denominado prestatario.
Para que el notario público ejerza su función necesita de sus herramientas, las
que doctrinalmente se denomina como elementos notariales. Dichos elementos
son el protocolo, el apéndice, índice, sello, notaría y Archivo General de Notarías.
Por último, la función notarial se logra materializar por medio de la expedición de
un documento público denominado instrumento notarial.
Principios que la rigen
Entre los principios que rigen la función notarial, según el artículo 7 de la Ley del
Notariado del Distrito Federal, citamos los siguientes:
Conservación jurídica de fondo y forma del instrumento notarial y de su
efecto adecuado. No olvidemos que el fin primordial del notario es proporcionar
seguridad jurídica. Por lo tanto, el notario una vez autorizado el acto, no debe
alterar el contenido plasmado en el instrumento notarial, ni en una sola coma, ni
un punto, ni una palabra de más o menos. De ahí que la función notarial lleva
implícita la exigencia de conservar el instrumento notarial en su contenido de
fondo y forma.
Conservación del instrumento notarial y de la motricidad en todo tiempo del
mismo. Este principio, también conocido como el de "matricidad", significa que el
instrumento notarial se conserva en un protocolo de manera definitiva; el
instrumento notarial "original" se guarda en el archivo de la notaría o en el Archivo
General de Notarías, y puede reproducirse en copias denominadas testimonios
notariales las veces que así se requiera, debiendo el notario transcribir lo
asentado en el instrumento original, sin alterar su contenido de fondo y forma.
Garantía institucional. El notario es una garantía institucional que la ley
establece en beneficio de la sociedad, lo que significa que la ley debe establecer
las condiciones necesarias para que el correcto ejercicio de la función notarial sea
imparcial, calificada, colegiada y libre en los términos de la ley.

6
Al servicio del bien y de la paz jurídica, así como del estricto cumplimiento
del derecho. El notario debe prestar sus servicios en estricto apego a la legalidad
por lo que se refiere a sus atribuciones, pero también a la vigilancia del orden
jurídico que reglamenta un caso concreto. El notario crea el instrumento público
notarial a fin de proporcionar seguridad y paz jurídica a los prestatarios para evitar
posibles conflictos en lo sucesivo.
Imparcialidad y coadyuvante de la impartición de justicia. El notario, al obrar
con estricto apego a la legalidad, debe realizar su función de manera preventiva,
voluntaria, imparcial y auxiliar a la impartición de justicia, respecto a los asuntos
en que no haya contienda o en los que, existiendo controversia alguna, se solicite
al notario su intervención en calidad de árbitro.
Profesionalización del notariado. Al ser la función notarial un asunto de orden e
interés públicos, que conlleva la responsabilidad del Estado de delegar su fe
pública en una persona privada, este particular debe acreditar su saber prudencial
y práctica suficiente para desempeñar dicha función; por lo que antes y después
de obtener la patente es vigilado por un Colegio de Notarios, con funciones
disciplinarias y de observancia de que los principios legales, éticos y normativos
de la función notarial sean cumplidos, a fin de profesionalizar totalmente la función
notarial.
Función pública. La función notarial se encuentra sujeta a la vigilancia y sanción
de las autoridades. Asimismo, los instrumentos inscritos se encuentran sujetos a
la calificación que pueda hacer el Registro Público de la Propiedad.
Funciones del notario
Entre las funciones que se le atribuyen al notario, de conformidad con lo dispuesto
en el artículo 5 de la Ley del Notariado del Estado de México, se encuentran;
I. Dar formalidad a los actos jurídicos.
II. Dar fe a los hechos que le consten.
III. Tramitar procedimientos no contenciosos (de conformidad a lo que
establezca la ley).
IV. Tramitar procedimientos de arbitraje y mediación.
Derechos del prestatario
Dentro del ejercicio de la función notarial, el solicitante del servicio de fe pública,
prestatario, tiene los siguientes derechos conforme a los señalado en el artículo
15 bis de la Ley del Notariado del Distrito Federal:
I. Ser atendidos personalmente y con profesionalismo;

7
II. Ser informados por los notarios de los beneficios fiscales y facilidades
administrativas que en su caso aplicará a su trámite;
III. Obtener información por parte del notario en cualquier etapa del
procedimiento que realiza ante éste;
IV. Recibir copia de la solicitud de entrada y trámite al Registro Público de la
Propiedad y de Comercio o del documento que haga sus veces, así como
ser informado acerca del estado que guarda el trámite registral.
Fe pública y fe natural
Concepto genérico de fe
La fe natural es aceptar como cierta una cosa por el testimonio de otra persona;
dicho en otras palabras, creer que algo es cierto porque una persona nos lo dice.
En el caso de la fe pública no estamos en presencia de un acto subjetivo de fe,
sino de afirmaciones que objetivamente estamos obligados a aceptar como
verdaderas los miembros de la sociedad civil, en acatamiento de los preceptos
legales que así lo ordenan.
Concepto de fe privada
Según el origen de la autoridad, la fe es religiosa o humana; la religiosa es la que
proviene de la autoridad de Dios que ha revelado algo a los hombres; la humana
proviene de afirmaciones hechas por el hombre.
Nociones y requisitos de fe pública
Carral y de Teresa explica que mediante la fe pública se está en presencia de
afirmaciones que objetivamente deben ser aceptadas como verdaderas por los
miembros de una sociedad civil en acatamiento del ordenamiento jurídico que lo
sustenta.
Marco Antonio Zinny define la fe pública "como la creencia legalmente impuesta y
referida". Esta fe pública se manifiesta:
a) A la autoría de ciertos objetos (documentos públicos, monedas, sellos
oficiales etcétera).
b) A la autoría y data de los actos públicos (sentencias, actos administrativos,
dacio de fe).
c) Al hecho de haber ocurrido el comportamiento o acontecimiento, o haber
existido el resultado material, que han sido objeto de la dación de la fe del
notario, juez de paz, secretario de juzgado, oficial público a cargo del
Registro Civil.
Dación de fe

8
La fe pública es única y el Estado la ejerce por sí mismo o la delega a servidores
públicos o a particulares. En otras palabras, la dación de fe consiste en el acto en
virtud del cual el Estado delega "la fe pública" en ciertos funcionarios.
Ríos Hellig define la dación como aquella narración emitida por el notario a
requerimiento de parte, rogación referida a hechos propios y comportamientos
ajenos, o bien, refiriéndose a acontecimientos de la naturaleza o hechos
materiales; instrumentada por el notario al momento de percibirlos, destinándolos
a la dotación de su fe pública.
La forma en que se manifiesta debe ser documental, es decir, por escrito, bajo los
aspectos de integridad y objetivación.
Fe pública derivada
Canal y de Teresa la define como aquella en que el funcionario no actúa sobre
hechos, cosas o personas sino únicamente sobre otros documentos.
Ríos Hellig dice que la fe pública derivada consiste en dar fe de hechos o escritos
de terceros, cuando el notario no ha percibido sensorialmente el acaecer del'
hecho o el otorgamiento del acto que plasmará en su protocolo; por ejemplo,
cuando el notario protocoliza el acuerdo del consejo de administración de una
sociedad anónima, otorgándole poderes a un tercero.
La fe notarial, su contenido y características
La fe pública notarial, según Pedro Ávila Álvarez, tiene y ampara un doble
contenido:
a) En la esfera de los hechos, la exactitud de los que el notario ve, oye o
percibe por sus sentidos.
b) En la esfera del derecho, la autenticiada y fuerza probatoria de las
declaraciones de voluntad de las partes en el instrumento público redacta-
do conforme a las leyes
Titulares de la función fedataria
El artículo 1 de la antigua Ley del Notariado del Distrito Federal decía: La función
notarial es de orden público. En el Distrito Federal corresponde al Ejecutivo de la
Unión ejercerla por conducto del Departamento (Gobierno) del Distrito Federal, el
cual encomendará su desempeño a particulares, licenciados en derecho,
mediante la expedición de las patentes respectivas.
Esto significa que el depositante de la fe pública es el Ejecutivo de la Unión, es
decir el presidente, tratándose de las entidades federativas, lo será el gobernador
del estado; en cambio, el depositario de dicha fe pública es el notario.

9
Es posible afirmar que existen muchos funcionarios públicos que tiene fe pública
respecto de algunos de sus actos en el ejercido de sus funciones, pues no sólo el
notario público tiene fe para dar forma y seguridad a sus actos jurídicos, también,
por ejemplo, el corredor público que goza de fe pública para los actos de comercio
que se celebran ante él, o el oficial del Registro Público tiene fe pública respecto a
los hechos jurídicos que en ejercicio de sus funciones se celebren ante él, con el
límite de que debe ser un acto realizado en ejercido de sus funciones ya que, en
caso contrario, sólo se estará dando un testimonio de manera informal asentado
en a documento público.
Fe pública notarial
La fe pública notarial es aquella que se encuentra delegada en un licenciado en
derecho, persona privada, capaz de dar forma y de autentificar los actos que ante
él se presenten.
Fe pública judicial
La fe pública judicial es aquella que se encuentra encomendada al servidor
público de un órgano jurisdiccional.
Fe pública ministerial
El ministerio público tiene fe pública (ministerial) en relación con las diligencias en
que debe intervenir durante la fase de la averiguación previa en el proceso penal
mexicano.
Fe pública mercantil
Se encuentra depositada en el corredor público que tiene una función dual,
consistente en ser intermediario en la celebración de un acto de comercio o bien,
como una persona privada, en otorgar fe pública a todos aquellos actos o hechos
que ante él se celebran.
Fe pública registral
Esta fe la tiene el servidor público denominado director del registro público, así
como también los registradores, facultados por el Código Civil y por el reglamento
de la institución para calificar la validez de un documento, a fin de inscribirlo,
inmatricularlo o negar su inscripción en el registro.
Fe pública consular
La tienen los cónsules del Servicio Exterior Mexicano, representantes
diplomáticos de nuestro país cuyas oficinas se encuentran en los consulados
mexicanos de las ciudades extranjeras más importantes del mundo, con las que

10
nuestra nación sostiene relaciones diplomáticas. El embajador no tiene la fe
pública, la tiene el cónsul.
Fe pública administrativa
Es aquélla atribuida al Poder Ejecutivo, que ejerce a través de las secretarias de
Estado, y que por técnica legislativa se les concede habitualmente a los oficiales
mayores de cada una de ellas. Dicha fe pública se encuentra limitada a los actos
internos de la dependencia administrativa.
Fe pública marítima
Se deposita en el capitán del buque marítimo, únicamente en casos especiales
como el registrar nacimientos, matrimonios o testamentos, que se presenten a
bordo de la embarcación.
Fe pública del Registro Civil
Se deposita en cada uno de los jueces del Registro Civil, para los actos en que
por ley tienen que intervenir, que son los referentes al estado civil de las
personas.
Fe pública agraria
La fe pública agraria se encuentra depositada en ciertos funcionarios
dependientes de la Secretaría de la Reforma Agraria, en el director del Registro
Agrario nacional, así como en algunos procuradores de la Procuraduría Agraria.
Fe pública electoral
Los procesos electorales son esencialmente documentales, para lo que la
autoridad electoral encargada de realizar las elecciones cuenta con funcionarios
fedatarios públicos, capaces de certificar todo acto de autoridad; esto con la
presencia de los consejeros electorales y de los representantes de los partidos
políticos.
Fe pública "electrónica"
La denominada "fe pública electrónica" se justifica para autentificar la existencia
de un contrato celebrado por vías electrónicas, como lo son las operaciones
jurídicas realizadas en Internet. Se encuentra depositada en empresas prestado
de "servicios de certificación de firmas electrónicas", los cuales consisten en
entidades jurídicas de naturaleza pública o privada que avalan, previa solicitud d
informe, la identidad de una firma electrónica con su supuesto suscriptor.
Ejercicio de la fe notarial.
En los actos y hechos jurídicos

11
La fe pública del notario se ejerce materialmente en la celebración del instrumento
notarial. Por regla general, cuando se trata de un acto jurídico a dicho instrumento
notarial se le denomina "escritura pública" y cuando se trata de un hecho jurídico,
a dicho instrumento notarial le denomina "acta notarial".
Veracidad. Autenticidad.
Constancia. Hecho de fe.
La fe pública del notario se materializa por medio de un documento denominado
"instrumento notarial". Entre las características que tiene la fe pública notarial
plasmada en dicho documento, están:

• La veracidad: es cierto y verdadero lo expresado en el documento.


• La autenticidad: dicho documento tiene la calidad de auténtico, es decir,
que se den por acreditados, ciertos y positivos los caracteres, requisitos
circunstancias que concurrieron en el acto.
• Es una constancia porque en el instrumento notarial existe la certeza y la
exactitud de lo dicho por los comparecientes el acto o por el hecho ante el
que se da fe.
• Es un hecho de fe (no confundir por el hecho jurídico) por el hecho material
que el notario percibe, en calidad de un testigo investido de fe pública, que
hace constar la celebración del acto, a fin de expedir de veracidad y
autenticidad del instrumento notarial que se genere por la celebración del
hecho material que el Notario pudiera ser un acto o hecho jurídico.

El Notario
La Ley del Notariado del Distrito Federal (artículo 42), lo define como:
“el profesional del Derecho investido de fe pública por el Estado, y que tiene
a su cargo recibir, interpretar, redactar y dar forma legal a la voluntad de las
personas que ante él acuden, y conferir autenticidad y certeza jurídicas a los
actos y hechos pasados ante su fe, mediante la consignación de los mismos
en instrumentos públicos de su autoría.”.
Su quehacer
Bernardo Pérez Fernández del Castillo dice que la actividad del notario consiste
en escuchar, interpretar, y aconsejar a las partes; preparar, redactar, certificar,
autorizar, y reproducir el instrumento notaria.
Básicamente, podemos resumir el quehacer del notario en dos rubros; como un
consultor, consejero e intérprete de los comparecientes, y como un configurador
del instrumento público.

12
Un consultor es una persona que escucha a alguien que desea recibir de él una
opinión. El abogado es un jurisconsulto porque se someten a su consulta
problemas jurídicos a fin de recibir una opinión jurídica; por tanto el notario, al ser
también un licenciado en derecho, es también un jurisconsulto.
El notario es también un consejero, entendiendo por "consejo" aquel parecer,
dictamen, recomendación u opinión que rinda el notario público en el momento de
ser consultado.
El acto o hecho jurídico que se pone a consideración del notario debe en-
cuadrarse dentro del marco legal; para ello el notario usa la interpretación y la
equidad, a fin de dar un "traje a la medida" conforme a las necesidades e
inquietudes de los prestatarios.
La interpretación notarial radica en la operación intelectual consistente en
determinar el alcance, la extensión y el sentido del acto o hecho jurídico planteado
en la consulta, a fin de poder configurar el instrumento público notarial que
declare el alcance, la extensión o significado del acto o hecho jurídico.
La configuración del instrumento público pasa por las etapas de preparar,
redactar, certificar, autorizar, conservar, y reproducir el instrumento notarial,
objeto de la actividad concreta del notario.
Sistemas de ingreso al notariado
Venta de notarías
La venta de notarías era un sistema de ingreso al notariado, que consistía en que
el monarca o el Ejecutivo vendía la concesión a cualquier persona, aunque no
fuera licenciado en derecho, pero sí tuviera capacidad económica para comprar el
oficio. El titular que compraba la patente de notario gozaba de un derecho real de
su actividad notarial; podía enajenar, heredar, donar, permutar, subastar, o
arrendar su profesión. En 1867 lo prohibieron.
Nombramiento político
Este sistema consiste en que el Ejecutivo local o federal, en uso de sus
atribuciones constitucionales o legales designa mediante nombramiento a
cualquier profesional del derecho, sin necesidad de que éstos presenten algún
examen de oposición en el que comprueben su experiencia y profesionalismo. Ha
ido des apareciendo paulatinamente en algunos estados de la federación.
Título profesional

13
Este sistema consiste en que todo licenciado en derecho deba cursar un
posgrado para poder obtener la patente de notario. No se encuentra contemplado
en la legislación notarial de nuestro país.
Por adscripción
Este sistema fue derogado en la Ley de 1945; consistía en la designación de un
notario titular y uno adscrito. El notario adscrito debía sustituir al notario titular en
las faltas de éste o en su ausencia definitiva.
Por oposición cerrada o abierta
Este sistema consiste en que, para ingresar al servicio público notarial, el
licenciado en derecho deberá someterse a una serie de pruebas para acreditar
sus conocimientos teóricos y prácticos en el desempeño del cargo al que aspira.
El sistema de oposición abierta va dirigido a todos aquellos licenciados en
derecho que aspiran a obtener la patente de aspirante de notario.
El sistema de oposición cerrada va dirigido exclusivamente a los aspirantes a
notario, a fin de que mediante concurso de oposición puedan acceder a la patente
de notario.
Ley del Notariado del Distrito Federal
La Ley del Notariado del Distrito Federal establece como sistema de ingreso al
notariado el concurso de oposición mixto. En una primera instancia, el concurso
es abierto y se dirige a todos los licenciados en derecho que cumplen con los
requisitos legales y que desean obtener la patente de aspirante de notario. En una
segunda instancia, el concurso es cerrado, dirigido únicamente a los aspirantes
de notario que hayan acreditado la "primera instancia", previo cumplimiento de los
requisitos legales, y que desean obtener la patente de notario.
El artículo 56 de la Ley del Notariado establece que, en caso de que exista la
vacante de una notaría, el Gobierno del Distrito Federal publicará la convocatoria
de concursos de oposición para la obtención de la patente de aspirante o de
notario.
Patente de aspirante, requisitos para obtenerla
El artículo 54 de la Ley del Notariado del Distrito Federal establece como
requisitos para obtener la patente de aspirante de notario:
I. Ser mexicano por nacimiento, tener veinticinco años cumplidos y
no más de sesenta al momento de solicitar el examen;
II. Estar en pleno ejercicio de sus derechos y gozar de facultades
físicas y mentales que no impidan el uso de sus capacidades

14
intelectuales para el ejercicio de la función notarial. Gozar de
buena reputación personal y honorabilidad profesional y no ser
ministro de culto;
III. Ser profesional del Derecho, con título de abogado o licenciado
en Derecho y con cédula profesional;
IV. No estar sujeto a proceso, ni haber sido sentenciado por
sentencia ejecutoriada, por delito doloso;
V. Acreditar cuando menos doce meses de práctica notarial
ininterrumpida, bajo la dirección y responsabilidad de algún
notario del Distrito Federal, pudiendo mediar un lapso de hasta
un año entre la terminación de dicha práctica y la solicitud del
examen correspondiente;
VI. Presentar dicha solicitud por escrito a la autoridad competente
en el formulario autorizado al efecto por la misma, marcando
copia al colegio, requisitando los datos y acompañando los
documentos que el mismo formulario señale;
VII. Expresar su sometimiento a lo inapelable del fallo del jurado, y
VIII. No estar impedido temporalmente por reprobación al momento
en que se vaya a efectuar el examen.
El artículo 55 de la ley en comento señala los medios probatorios que deberá
presentar el sustentante para acreditar el cumplimiento de cada uno de los
requisitos antes señalados.
El artículo 57 de la Ley del Notariado establece como requisitos para obtener la
patente de notario:
I. Acreditar los requisitos de calidad profesional, práctica y
honorabilidad. Los requisitos a que se refiere esta fracción, se
presumen acreditados en términos de la información ad
perpetuam a que se refiere el artículo 55 de esta Ley, salvo que
posteriormente se demuestren hechos concretos que hicieran
dudar de dicha cualidad, para lo cual con la opinión del colegio y
la determinación de la autoridad competente podrá ser requerida
una complementación del procedimiento de información ad
perpetuam;
II. Tener patente de aspirante registrada; salvo que la patente no
hubiera sido expedida por causas imputables a la autoridad, en
cuyo caso bastará acreditar la aprobación del examen con la
constancia respectiva que emita el jurado;

15
III. Solicitar la inscripción al examen de oposición, según la
convocatoria expedida por la autoridad y expresar su
sometimiento a lo inapelable del fallo del jurado;
IV. Efectuar el pago de los derechos que fije el Código Financiero
del Distrito Federal vigente;
V. Obtener el primer lugar en el examen de oposición respectivo,
en los términos de los artículos 58 y 60 de esta ley;
VI. Rendir la protesta a que se refiere el artículo 66 de esta ley, lo
que implica para quien la realiza la aceptación de la patente
respectiva, su habilitación para el ejercicio notarial y su
pertenencia al Notariado del Distrito Federal.
Además, la patente de notario es definitiva y permanente; así lo establece el
artículo 65 de la citada ley: "Los notarios son inamovibles de su cargo, salvo los,
casos previstos en esta ley. Asimismo, la patente de los aspirantes es definitiva y
permanente."
Requisitos para el inicio de funciones
Una vez que el concursante a notario haya acreditado sus respectivos exámenes,
deberá cumplir con los requisitos legales para desempeñar sus funciones. Entre
ellos se encuentra el de obtener la patente de notario, que no es más que
documento por el cual el Estado autoriza a un particular a ejercer dicha función. "
En este caso, el concursante que haya acreditado los exámenes del concurso d
oposición cerrado se hará merecedor de dicho documento, quien debe iniciar
funciones en un plazo que no exceda de noventa días hábiles siguientes a la
fecha de su protesta legal.
El artículo 67 de la Ley del Notariado del Distrito Federal, establece como
requisitos previos para desempeñar la función:
I. Obtener fianza del Colegio a favor de las Autoridades
competentes, por la cantidad que resulte de multiplicar por
veinte mil veces la Unidad de Cuenta de la Ciudad de México
vigente, a la fecha de la constitución de la misma. Sólo que el
Colegio, por causa justificada, no otorgue la fianza o la retire, el
Notario deberá obtenerla de compañía legalmente autorizada
por el monto señalado. Dicha fianza deberá mantenerse vigente
y actualizarse en el mes de enero de cada año. El Notario
deberá presentar anualmente del Colegio o, en su caso, de la
compañía legalmente autorizada, el documento que acredite la
constitución de la fianza correspondiente ante la Autoridad
competente. La omisión en que incurra el Notario a esta

16
disposición será sancionada por la Autoridad administrativa en
términos de la presente Ley. El contrato de fianza
correspondiente se celebrará en todo caso en el concepto de
que el fiador no gozará de los beneficios de orden y excusión;
II. Proveerse a su costa de protocolo y sello, registrar su sello,
firma y rúbrica, antefirma o media firma, ante las Autoridades
competentes, el Registro Público, el Archivo y el Colegio, previo
pago de los derechos que señale el Código Fiscal del Distrito
Federal;
III. Establecer una oficina para el desempeño de su función dentro
del territorio del Distrito Federal e iniciar el ejercicio de sus
funciones en un plazo que no excederá de noventa días
naturales contados a partir de la fecha en que rinda su protesta;
IV. Dar aviso de lo anterior a las autoridades competentes y al
Colegio; señalando con precisión al exterior del inmueble que
ocupe, el número de la notaría; su nombre y apellidos; horario
de trabajo, días hábiles o si prefiere los inhábiles; teléfonos y
otros datos que permitan al público la expedita comunicación
con la notaría a su cargo,
V. Ser miembro del Colegio; y
VI. Obtener y mantener vigente un certificado de firma electrónica
notarial en términos de la Ley de Firma Electrónica del Distrito
Federal y las demás disposiciones aplicables.
Actividades incompatibles con la función notarial
La incompatibilidad, desde el punto de vista del derecho, es la imposibilidad de
realizar dos acciones en un mismo tiempo. La Ley del Notariado del Distrito
Federal, en sus artículos 30, 31, y 32, dice:
El ejercicio de la función notarial y la asesoría jurídica que proporcione el notario,
debe realizarlo en interés de todas las partes y del orden jurídico justo y equitativo
de la Ciudad y, por tanto, incompatible con toda relación de sumisión ante favor,
poder o dinero, que afecten su independencia formal o materialmente.
El notario no deberá aceptar más asuntos que aquellos que pueda atender
personalmente en su función autenticadora.
El ejercicio de la función notarial es incompatible con toda restricción de la libertad
personal, de las facultades de apreciación y de expresión.
El ejercido de la función notarial es incompatible con toda dependencia a empleo
cargo o comisión público, privado o de elección popular, y con el ejercicio de la
profesión de abogado en los asuntos en que haya contienda. El notario tampoco

17
podrá ser comerciante, ministro de culto o agente económico de cualquier clase
en términos d leyes respectivas.
El artículo 33 de la Ley del Notariado del Distrito Federal, establece las
compatibilidades del notario
I. Aceptar y desempeñar cargos académicos y docentes, de
dirección de carrera o institución académica, de beneficencia
pública o privada, de colaboración ciudadana y los que
desempeñe gratuitamente a personas morales con fines no
lucrativos;
II. Representar a su cónyuge, ascendientes o descendientes, por
consanguinidad o afinidad y hermanos;
III. Ser tutor, curador y albacea;
IV. Desempeñar el cargo de miembro del consejo de administración,
comisario o secretario de sociedades o asociaciones;
V. Resolver consultas jurídicas objetivamente y ser consultor
jurídico extranjero emitiendo dictámenes objetivos;
VI. Ser árbitro o secretario en juicio arbitral;
VII. Ser mediador jurídico;
VIII. Ser mediador o conciliador;
IX. Patrocinar a los interesados en los procedimientos judiciales o
administrativos necesarios para obtener el registro de escrituras;
X. Intervenir, patrocinar y representar a los interesados en los
procedimientos judiciales en los que no haya contienda entre
particulares, así como en trámites y procedimientos
administrativos; dichas funciones no inhabilitan al Notario para
autorizar, en su caso, cualquier instrumento relacionado; y
XI. Actividades semejantes que no causen conflicto ni dependencia
que afecte su dación de fe y asesoría imparcial.
Derechos del notario
Autodeterminación
Este derecho consiste en la adopción y práctica de un criterio jurídico muy
particular, siempre ajustado a un marco legal.
Cobrar honorarios
El artículo 15 de la Ley del Notariado del Distrito Federal, dice que "Los notarios
tendrán derecho a obtener de los prestatarios de sus servicios el pago de
honorarios, de acuerdo con el arancel y de los gastos suficientes que se causen o
hayan de causarse".

18
Licencia
Es la facultad o permiso que tiene el notario para dejar de ejercer sus funciones,
de conformidad con los artículos 190 al 193 de la ley de la materia.
En toda separación del notario a través de la licencia, debe recaer el permiso de
la autoridad.
Vacaciones
Es el derecho que tiene el notario a suspender sus funciones, con previo aviso y
sin permiso de la autoridad, sin que esto implique menoscabo alguno en el goce
de sus derechos; a fin de que el notario pueda atender sus deberes de descanso,
recreo u otras actividades que necesita realizar.
Las vacaciones se diferencian de la licencia en que las primeras se hacen valer
con previo aviso, en cambio, para solicitar la licencia, debe recaer el
consentimiento de la autoridad para conceder el permiso.
El artículo 190 de la Ley del Notariado, determina que "Los notarios podrán
separarse del ejercido de sus funciones hasta por treinta días hábiles
renunciables, consecutivos o alternados, cada seis meses, previo aviso que por
escrito den a la autoridad competente y al Colegio".
Asociación
La asociación es la acción de asociarse, es decir, la unión de varias personas que
concurren al mismo fin. En este apartado se debe entender que nos referimos a la
asociación de un notario con otro notario, con fines lícitos que pueden consistir en
razones de poder atender entre estos sujetos la notaría que a su cargo esté.
La Ley del Notariado en su artículo 186 establece: "Podrán asociarse hasta tres
notarios por el tiempo que estimen conveniente para actuar indistintamente en el
mismo protocolo, que será el del notario de mayor antigüedad; al disolverse el
convenio de asociación los notarios actuarán en sus respectivos protocolos."
Excusarse
La excusa es la exposición de razonamientos que hace el notario para disculparse
ante el prestatario del servicio.
Sobre esto, nos remitiremos al artículo 43 de la Ley del Notariado que dispone
cuándo el notario puede excusarse de actuar:
El notario podrá excusarse de actuar en días festivos o en horario que
no sea el de su oficina, salvo que el requerimiento sea para el
otorgamiento de testamento, siempre y cuando a juicio del propio

19
notario las circunstancias del presunto testador hagan que el
otorgamiento sea urgente.
También podrá excusarse de actuar cuando los solicitantes del servicio
no le aporten los elementos necesarios o no le anticipen los gastos y
honorarios correspondientes.
El artículo 44 de la citada ley establece otro tipo de excusa: "El notario también
podrá excusarse al momento si circunstancialmente se encuentra atendiendo otro
asunto, mas si la persona decide esperarlo se aplicará el principio de
obligatoriedad en términos del artículo 12, con las salvedades del artículo anterior,
según el orden de atención que le toque."
Permuta de notarías
La permuta de notarías es el cambio que realiza un notario con otro notario
respecto a la titularidad de aquéllas. La Ley del Notariado regula en sus artículos
179 al 181, la permuta de notarías.
Reubicación de notarías
La reubicación de notarías no se encuentra reglamentada en la ley, sin embargos
debe tomarse en cuenta que el notario requiere, para realizar sus actividades de
una oficina ubicada dentro de la jurisdicción territorial a la que fue asignado, por
tanto, no existe impedimento alguno para que dicha oficina cambie de domicilio,
salvo la limitación de no vulnerar la competencia territorial de otro notario.
El último párrafo del artículo 67 de la Ley del Notariado del Distrito Federal
establece que cuando el notario cambie denotaría, "dará aviso a la autoridad
competente, solicitando a su costa la publicación respectiva en la Gaceta".
Atribuciones del notario
Entre las atribuciones que tiene el notario público se encuentran las siguientes:
Expedir testimonios, copias y certificaciones de los instrumentos notariales
El notario tiene la atribución de expedir los testimonios, copias y certificaciones de
los instrumentos notariales que realice.
Las copias que puede expedir el notario pueden ser simples o certificadas; éstas
se diferencian de las primeras en que valen como si fueran originales, porque se
encuentran certificadas por el notario.
La certificación es la facultad esencial del notario, consistente en manifestar por
escrito, por medio de una fórmula solemne, el contenido dé su fe pública.
Desempeñar funciones de secretario judicial

20
El notario puede desempeñar funciones de secretario judicial, es decir, como un
fedatario que haga constar las actuaciones procesales, con la misma validez
como si lo hubiera hecho un secretario de acuerdos o un actuario.
El Código de Procedimientos Civiles del Distrito Federal permite esta función del
notario tratándose de asunto de jurisdicción voluntaria. Está designación la
pueden formular el promovente o los litigantes (Art. 68 CPPDF).
Funcionar como árbitro
Para que el notario funcione como árbitro, debe existir antes una escritura pública,
privada o acta judicial, que haga constar un contrato de compromiso arbitral, en la
cual dos o más partes que tienen pretensiones opuestas deciden so meter la
solución de su conflicto a una tercera persona denominada árbitro, a fin de que
éste pueda resolver la controversia, aplicando el derecho o intentando una
amigable composición.
Sus deberes, impedimentos y prohibiciones
Al ejercer su función notarial, el notario se encuentra limitado a una serie de
deberes, impedimentos y prohibiciones que le señala la ley.
Deberes del notario
Entre los deberes que debe cumplir el notario, se encuentran los siguientes:
Desempeñar su función de manera personal
El notario tiene que actuar personalmente, no puede delegar su función a un
tercero, mucho menos permitir que se suplante su persona, sello o firma.
Prestar obligatoriamente sus servicios en asuntos de interés social
El notario público, por disposición legal y tratándose de asuntos de interés
público, debe prestar sus servicios obligatoriamente.
El artículo 16 de la Ley del Notariado dice: "Que las autoridades podrán requerir
de los notarios la prestación de sus servicios para atender asuntos de orden
público o de interés social…".
Suplirse
Dentro de los noventa días naturales siguientes a la fecha en que el Gobierno del
Distrito Federal haya otorgado la patente al notario, éste deberá celebrar convenio
de suplencia con otro notario para que recíprocamente se cubran sus ausencias
temporales (Art. 197 LNDF).31
Dar aviso

21
Al iniciar sus funciones, el notario debe dar aviso a la autoridad competente del
Gobierno del Distrito Federal, al Registro Público de la Propiedad y del Comercio,
al Archivo General de Notarías, así como también al Colegio de Notarios.
Tratándose de testamentos públicos abiertos, cenados o simplificados, celebrados
ante notario público, éste deberá comunicárselo al Archivo General de Notarías.
Guardar reserva y secreto profesional
El notario está obligado a guardar secreto de aquellos actos otorgados o de los
hechos que consten ante su fe. La sola revelación de secretos por parte del
notario, lo haría-responsabilizarse penalmente por el delito de "revelación de
secretos" (arts. 210 y 211 CPDF).
Leer, orientar y explicar el contenido de los instrumentos notariales
El notario está obligado a leer, orientar, y explicar a las partes el contenido y
implicaciones jurídicas del acto que ante él se otorgue; esto con fundamento en el
artículo 101-XX de la Ley del Notariado del Distrito Federal.
En el ejercicio de su función, el notario orientará y explicará a los otorgantes y
comparecientes el vallar y las consecuencias legales de los actos que él vaya a
autorizar.
Tramitar la inscripción de los testimonios que expida el notario
El notario tramitará el registro de cualquiera de los testimonios que expida ante el
Registro Público de la Propiedad, cuando el acto sea inscribible y el notario haya
sido requerido y expensado para ello (Art. 150 LNDF).
Solicitar información al Archivo General de Notarías en caso de sucesión
testamentaria, así como actualizar la base de datos del Registro Nacional de
Testamentos
Cuando se tramite una sucesión ante un notario, éste deberá solicitar información
al Archivo General de Notarías y al Archivo Judicial, sobre si el cuius otorgó
testamento público abierto o cerrado a cualquiera de estas dependencias.
Actuar dentro del ámbito de su competencia territorial
El artículo 34 de la Ley del Notariado del Distrito Federal dispone:
Corresponde a los notarios del Distrito Federal el ejercicio de las
funciones notariales en el ámbito territorial de la entidad. Los notarios
del Distrito Federal no podrán ejercer sus funciones ni establecer
oficinas fuera de los límites de éste. Los actos que se celebren ante su
fe, podrán referirse a cualquier otro lugar, siempre que se firmen las

22
escrituras o actas correspondientes por las partes dentro del Distrito
Federal, y se dé cumplimiento a las disposiciones de esta ley.
Ofrecer consultoría jurídica gratuita
El notario realiza una función consultora, al igual que el Colegio de Notarios La
consultora jurídica debe ser dirigida a cualquier persona que así lo solide dentro
de los horarios que establezca el Colegio de Notarios.
Impedimentos del notario
Los impedimentos son aquellos obstáculos que tiene el notario para ejercer
función notarial. Si el notario tiene interés en un juicio arbitral o en la autorización
de una escritura pública, no está obligado a desempeñar su función.
Prohibiciones del notario
Las prohibiciones de la función notarial son conductas que el notario de
abstenerse de realizar; de lo contrario, pudiera afectarse su actuación imparcial.
La Ley del Notariado del Distrito Federal establece en su artículo 45 las
prohibiciones que tienen los notarios, señalando las siguientes hipótesis:
I. Actuar con parcialidad en el ejercicio de sus funciones y en todas las
demás actividades que esta ley le señala;
II. Dar fe de actos que dentro de los procedimientos legales respectivos
corresponda en exclusiva hacerlo a algún servidor público; sin
embargo, sin tener en principio ese valor procedimental exclusivo, sí
podrán cotejar cualquier tipo de documentos, registros y archivos
públicos y privados o respecto a ellos u otros acontecimientos certificar
hechos, situaciones o abstenciones que guarden personas o cosas
relacionadas o concomitantes con investigaciones en materia penal,
procesos o trámites, los que podrán presentarse en los procedimientos
jurisdiccionales o administrativos que corresponda, y que serán
valorados en los términos que establezca la legislación aplicable, salvo
las copias de constancias que obren en expedientes judiciales que le
hayan sido turnados por un juez para la elaboración de algún
instrumento, que podrá cotejar a solicitud de quien haya intervenido en
el procedimiento o haya sido autorizado en él para oír notificaciones.
III. Actuar como notario en instrumentos o asuntos en que tengan
interés, disposición a favor, o intervengan por sí, representados por o
en representación de terceros, el propio notario, su cónyuge o
parientes consanguíneos o afines hasta el cuarto y segundo grados,
respectivamente, o sus asociados o suplentes y los cónyuges o

23
parientes de ellos en los mismos grados o en asuntos en los cuales
tenga esta prohibición el o los notarios asociados, o el notario suplente;
IV. Actuar como notario sin rogación de parte, solicitud de interesado o
mandamiento judicial, salvo en los casos previstos en esta Ley;
V. Dar fe de actos, hechos o situaciones con respecto a los cuales
haya actuado previamente como abogado en asuntos donde haya
habido contienda judicial;
VI. Dar fe de actos, hechos o situaciones sin haberse identificado
plenamente como notario;
VII. Dar fe de manera no objetiva o parcial;
VIII. Ejercer sus funciones si el objeto, el motivo –expresado o conocido
por el notario -, o el fin del acto es contrario a la ley o a las buenas
costumbres; asimismo si el objeto del acto es física o legalmente
imposible;
IX. Recibir y conservar en depósito, por sí o por interpósita persona,
sumas de dinero, valores o documentos que representen numerario
con motivo de los actos o hechos en que intervengan, excepto en los
siguientes casos:
a) El dinero o cheques destinados al pago de gastos, impuestos,
contribuciones o derechos causados por las actas o escrituras, o
relacionados con los objetos de dichos instrumentos;
b) Cheques librados a favor de acreedores en pago de adeudos
garantizados con hipoteca u otros actos cuya escritura de extinción
vaya a ser autorizada por ellos;
c) Documentos mercantiles y numerario en los que intervengan con
motivo de protestos; y
d) En los demás casos en que las leyes así lo permitan.
En los casos señalados en esta fracción, el notario, dará el destino que
corresponda a cada cantidad recibida, dentro de los plazos que
señalen las disposiciones legales aplicables; en su defecto, tan pronto
proceda.
X. Establecer oficinas en una dirección distinta a la registrada por la
Autoridad competente, para atender al público en asuntos y trámites
relacionados con la notaría a su cargo.

24
No se considerará violatoria de la presente fracción la atención al
público en las sedes o lugares convenidos con las autoridades de los
notarios que participen en los programas de regularización de la
tenencia de la tierra, de Jornadas Notariales, Sucesiones, de
Testamentos, Voluntad Anticipada y cualquier otro programa, o
convenio con cualquier autoridad federal o local que tenga como
finalidad la accesibilidad y cercanía en los servicios notariales, o de las
consultorías gratuitas que implemente el Colegio de Notarios en
cualquier lugar del Distrito Federal.
XI. Establecer despachos o negocios, en el interior de las oficinas, cuya
dirección tenga registrada ante la autoridad, ajenos a los servicios
notariales.
Si el notario designa su oficina notarial para recibir notificaciones de los
juicios en los que participe y señale domicilios fiscales de él, de su
cónyuge o de sus ascendientes o descendientes o que corresponda a
un domicilio fiscal para una persona moral o mercantil, de la que forme
parte no se considerará violatorio de la presente fracción.
Ámbito material, espacial y temporal en el ejercicio de la función notarial
La actividad notarial, conforme a su ámbito material, consiste en que el notario
puede dar fe de todos aquellos actos y hechos jurídicos que ante él se celebren,
siempre y cuando así la ley lo permita y no se le tenga conferido expresamente a
otro fedatario.
La actividad notarial, conforme a su ámbito espacial, consiste en que el notario
únicamente debe actuar dentro de la jurisdicción territorial a la que fue asignado.
Si llegara a dar fe fuera de su competencia territorial, los documentos expedidos
sufrirían de nulidad; dejarían de ser documentos públicos para convertirse en
documentos privados, y haría al notario actuar ilegalmente, cayendo en la
tipificación delictuosa de usurpación de funciones (arts. 34 y 36, LNDF).
La actividad notarial, conforme a su ámbito temporal consiste en que mientras el
notario no haya renunciado, o sea inhabilitado o separado definitivamente de su
cargo, tiene la capacidad jurídica para expedir cualquier instrumento notarial.
Responsabilidad del notario: civil, penal, fiscal y administrativa
La responsabilidad es la conducta que asume una persona al cumplir con sus
obligaciones. Dicha responsabilidad puede darse dentro del cumplimiento de sus
obligaciones o puede exigirse ante su incumplimiento.

25
El notario es responsable por el simple hecho de ejercer su cargo y, en caso de
no desempeñarlo con respeto y sujeción a las leyes, se hace responsable todas
las consecuencias legales de su irresponsabilidad.
Responsabilidad civil
Manuel Bejarano Sánchez define la responsabilidad civil como "la necesidad de
reparar los daños y perjuicios causados a otro, por un hecho ilícito o por la
creación de un riesgo".
Cabe señalar que la responsabilidad civil del notario nace siempre y cuando una
resolución judicial así lo determine, imputándole al notario una responsabilidad
civil por incumplimiento de sus obligaciones en el desempeño de su función.
Responsabilidad penal
La responsabilidad penal es la situación jurídica en la que se encuentra una
persona a la que se le haya comprobado la comisión de un delito.
El notario no goza de fuero, por lo que, como cualquier ciudadano, no es exento
de cometer delitos. Dentro de la función notarial, los delitos en que pile dan
incurrir el notario son el de revelación de secretos, falsificación de documentos,
fraude por simulación de un acto jurídico y abuso de confianza, entre otros más.
Responsabilidad fiscal
La relación jurídica fiscal consiste en que una persona denominada contribuyente,
por disposición legal, debe enterar un crédito fiscal a otra persona denominada
autoridad fiscal y que funge como sujeto acreedor.
Los actos jurídicos que se formalizan notarialmente generan un crédito fiscal,
cuya generación el notario debe hacer enterar al fisco.
Responsabilidad administrativa
Los notarios públicos, al no ser funcionarios públicos investidos con fuero, son
responsables ante las autoridades de todos los delitos que cometan, así como de
las infracciones de índole administrativa que cometan en contra de los
particulares del Estado.
El artículo 223 de la Ley del Notariado del Distrito Federal establece:
El notario incurrirá en responsabilidad administrativa por violaciones a
esta ley o a otras leyes relacionadas con su función pública, y con
motivo del ejercicio de la misma, siempre que tales violaciones sean
imputables al notario. El notario no tendrá responsabilidad cuando el
resultado de sus actuaciones sea por error de opinión jurídica fundada

26
o sea consecuencia de las manifestaciones, declaraciones o
instrucciones de los prestatarios, de los concurrentes o partes, o éstos
hayan expresado su consentimiento con dicho resultado, sin perjuicio
de la legalidad que regula la función notarial.
Entre las sanciones que la autoridad administrativa puede imponerle a un notario
se encuentra la amonestación por escrito, la multa, suspensión temporal y el cese
de las funciones.
Responsabilidad moral
La responsabilidad moral de los notarios es aquella que se tiene ante las
instancias internas del Colegio de Notarios, por las quejas y demandas que
instrumenten los solicitantes del servicio en contra de la indebida actuación de los
notarios, en razón al incumplimiento de las normas éticas que le impone la función
axiológica notarial, las cuales puede conocer el Decanato del Colegio de Notarios.
Responsabilidad laboral
El notario mantiene una relación jurídica de mando sobre el personal que colabora
en su notaría, con la cual se encuentra sujeto a observar las disposiciones
normativas que contenga la Ley Federal del Trabajo, así como los demás
ordenamientos legales relacionados con la materia de prestaciones y seguridad
social.
Elementos notariales
son más que aquellas partes esenciales o herramientas que utiliza el notario para
el cabal cumplimiento de su función notarial: el protocolo, el apéndice, índice,
sello, kinegrama, notaría, rótulo, archivo y sobre todo, el Archivo General de
Notarías.
La notaría
El término "notaria" es un concepto que en el lenguaje común se refiere a la
actividad del notario o de su oficina.
El notario tiene necesidad para organizarse, en un lugar físico determinado,
donde pueda recibir la voluntad de las partes, asesorarlas, dirigir el trabajo de sus
auxiliares, autorizar los instrumentos, proveer su custodia, etc. Dicho lugar es la
oficina del notario, también conocida como notaria.
El protocolo
Etimológicamente, el término protocolo está compuesto por las palabras de origen
griego protos "primero" y kollos (colao) "pegar".

27
El protocolo es la compilación de libros, en los cuales se encuentran las matrices
de los documentos que autoriza el notario donde da su fe pública. Cada uno de
los libros que compone el protocolo se encuentra integrado por folios numerados
en forma sucesiva, que contienen las actas y escrituras que asienta el notario.
El artículo 76 de la Ley del Notariado del Distrito Federal, establece:
Protocolo es el conjunto de libros formados por folios numerados y
sellados en los que el notario, observando las formalidades que
establece la presente Ley, asienta y autoriza las escrituras y actas que
se otorguen ante su fe, con sus respectivos apéndices; así como por
los libros de registro de cotejos con sus apéndices.
En sentido amplio es la expresión que se refiere a todos los
documentos que obran en el haber de cada notaría. El protocolo es
abierto, por cuanto lo forman folios encuadernables con número
progresivo de instrumentos y de libros. En sentido estricto es tanto el
conjunto de instrumentos públicos fuente original o matriz en los que se
hace constar las relaciones jurídicas constituidas por los interesados,
bajo la fe notarial; como la colección ordenada cronológicamente de
escrituras y actas autorizadas por el Notario y aquellas que no pasaron,
y de sus respectivos apéndices, conforme a una periodicidad,
procedimiento y formalidades reglados en esta Ley; y que adquiridos a
costa del Notario respectivo son conservados permanentemente por él
o por su sustituto en términos de esta Ley afectos exclusivamente al fin
encomendado y, posteriormente, destinados permanentemente al
servicio y matricidad notarial del documento en el Archivo como
propiedad del Estado, a partir de la entrega de los mismos a dicha
oficina, en uno o más libros, observando para su redacción y
conformación de actos y hechos las formalidades y solemnidades
previstas por esta Ley, todo lo que constituye materia de garantía
institucional de origen constitucional regulada por esta Ley.
Los folios que forman el protocolo son aquellas hojas que constituyen
la papelería oficial que el notario usa para ejercer la función notarial.
Son el sustracto o base material del instrumento público notarial, en
términos de esta Ley.
Los instrumentos que integren el protocolo deberán constar además en
archivo electrónico, reproducción digitalizada o cualquier otra
tecnología, que será agregada como anexo del protocolo, al momento
de su entrega al Archivo, en la forma que determinen las Autoridades

28
competentes; tomando las medidas de seguridad y observando en todo
momento el secreto profesional que establezcan las leyes.
Entre los distintos tipos de protocolo, tenemos:
El protocolo ordinario
Utilizable en cualquier caso, con excepción de cuando la ley ordena que se utilice
el protocolo especial o el protocolo del patrimonio de inmueble federal.
Cada uno de los libros que componen el protocolo se integra por páginas de-
nominadas folios, que no forman parte del patrimonio privado del notario, sino
eme pertenecen al Estado. Los folios deben estar numerados y sellados.
El notario, para poder dar su fe pública, necesita plasmarla forzosamente en los
folios que le proporcione el Gobierno del Distrito Federal a través del Colegio de
Notarios.
Los folios deben ir numerados progresivamente y deben ser autorizados por el
Gobierno del Distrito Federal. Dicha autoridad pública tendrá un control de los
folios que utilicen los notarios, de manera mensual, conforme a los informes que
le rinda el Colegio de Notarios.
Las anotaciones complementarias
Entre las anotaciones complementarias que debe hacer el notario, tenemos la
"razón o certificado de apertura". Otra de las anotaciones que debe llevar a cabo
el notario es la numeración de los instrumentos.
EI apéndice, en qué consiste y modo de ordenarse los documentos de él
En términos notariales, el apéndice es el complemento del protocolo donde se
guardan aquellos anexos, documentos y copias que soportan lo inscrito en el
protocolo.
El artículo 92 de la Ley del Notariado del Distrito Federal, dispone:
Por cada libro, el notario llevará una carpeta que se denominará apéndice,
en la que se coleccionarán y conservarán los documentos y demás
elementos materiales relacionados con la escritura o el acta de que se trate
y estos formarán parte integrante del protocolo. Los documentos y demás
elementos materiales del apéndice se ordenarán por letras o números en
legajos, en cuyas carátulas se pondrá el número del instrumento a que se
refieran, indicando lo que se agrega.

29
Debe quedar claro que el apéndice es un complemento del protocolo; y que por
tanto por cada libro de protocolo, puede existir una o más de dos carpetas de
apéndice.
El apéndice no sigue las formalidades que tiene el protocolo, como lo es el
número de folios que integra éste, las anotaciones complementarias, y otras más;
el apéndice es una carpeta donde se guardan todos los documentos anexos al
instrumento notarial que consta en el protocolo.
El índice. En qué consiste y la obligación de llevar duplicado
El índice es una lista breve y ordenada del material contenido en el protocolo con
su respectivo apéndice. El catálogo que compone el índice pue estar clasificado
ya sea por el nombre de las partes que intervinieron en acto, por el contrato que
se hizo o por la fecha cronológica en la que se protocolizó el acto.
Generalmente, el índice es hecho en una libreta donde se asienta, por orden
alfabético, el nombre de las personas que intervinieron en los instrumentos
notariales. Esta libreta tiene como finalidad el manejo y utilización del protocolo,
así como agilizar la búsqueda de instrumentos notariales.
El libro de control de folios.
El notario debe establecer un sistema de autocontrol dentro de la notaría para
valorar el número de folios faltantes o disponibles para el ejercido de su función
notarial. Para llevar a cabo ese control, generalmente los notarios utilizan una
libreta en la que establecen el número de folios empleados, así como los que
fueron utilizados en la protocolización de los instrumentos notariales.
El sello de autorizar
Un sello es un utensilio propio para estampar figuras, letras o cifras en él
grabadas.
El artículo 69 de la Ley del Notariado define el sello en los siguientes términos: "El
sello del notario es el medio por el cual éste ejerce su facultad fedataria con la
expresión del símbolo del Estado en los documentos que autorice. El sello
expresa el poder autentificador del notario y lo público de su función."
El mismo artículo 69 de la Ley del Notariado describe al sello como un utensilio
metálico de forma circular, con un diámetro de 4 cm, que debe llevar en el centro
escudo nacional, la inscripción "Distrito Federal. México", número de la notaría así
como el nombre y apellidos del notario.
El sello debe imprimirse en el ángulo superior izquierdo del anverso de cada hoja
del libro o en cada uno de los folios que se vayan a utilizar; también se imprime

30
cada vez que un notario autorice una escritura pública o acta, en los testimonios
notariales, copias certificadas y en el libro de registro de cotejo (art. 70, LNDF).
El sello también debe utilizarse, en la documentación relacionada con la actuación
del notario: en su papelería oficial, en avisos, informes, solicitudes de in formes y
liquidaciones dirigidas a cualquier autoridad; en los avisos, cédulas de
requerimientos y notificaciones; así como toda clase de constancias dirigidas a los
particulares (art. 71, LNDF).
Libros de registro de cotejos
El artículo 97 de la Ley del Notariado define al libro de registro de cotejos en los
siguientes términos:
El libro de registro de cotejos es el conjunto de los folios
encuadernados, con su respectivo apéndice, en el que el notario anota
los registros de los cotejos de los documentos que le presenten para
dicho efecto, considerándose como documento original para el cotejo
no sólo el documento público o privado que así lo sea, sino también su
copia certificada por notario o por autoridad legítimamente autorizada
para expedirla y las impresiones hechas vía electrónica o con cualquier
otra tecnología. Cada libro, que constará de doscientos folios, forma
parte del protocolo del notario y, en lo no previsto le serán aplicables
las normas relativas al protocolo.
El artículo 98 de la Ley del Notariado, establece:
El notario deberá llevar un apéndice de los libros de registro de cotejos,
el cual se formará con una copia cotejada de cada uno de los
documentos que se ordenarán en forma progresiva de acuerdo a su
número de registro. El notario deberá encuadernar el apéndice de los
libros de registro de cotejos, procurando que el grosor de cada libro no
exceda los siete centímetros.
El protocolo consular
Este protocolo no lo utiliza el notario, sino un funcionario público que ejerce
funciones notariales en el extranjero, el cónsul.
Kinegrarna
Finalmente, la práctica notarial ha establecido el kinegrama como otro de los
elementos notariales. Los kinegramas son calcomanías en forma rectangular d 3
cm de alto por 1.7 cm de ancho, que contienen una serie de características de
seguridad de muy difícil falsificación.

31
Los kinegramas se adhieren en la parte visible del adverso de las fojas que
componen el documento notarial, desde la primera hasta la última donde emite la
certificación y autorización.
Cabe señalar que la ley no establece este tipo de medidas de seguridad el
documento; sin embargo, son empleadas por recomendación del Colegio
Notarios, con fundamento en el artículo 148 de la Ley del Notariado del Distrito
Federal.
Suplencia y asociación
La suplencia de notarios consiste en que un notario ausente puede ser sustituido
por otro notario.
Tanto el notario suplente como el suplido deben trabajar en el mismo protocolo,
deben hacerse la razón certificada en el protocolo sobre la sustitución del notado
suplido. Para que pueda existir suplencia de notarios, debe existir previamente un
convenio de asociación de notarios.
La asociación de un notario con otro notario es para fines lícitos, como el de
atender a una determinada notaría. El artículo 182 de la Ley del Notariado,
establece:
La asociación es un contrato que celebran los notarios para dar continuidad a la
prestación del servicio, a través de un convenio que firman los notarios para
suplirse en sus ausencias, a fin de que la función notarial no se interrumpa.
La diferencia entre la asociación y la suplencia es que la primera consiste en el
acuerdo de voluntades a la que llegan los notarios para suplirse; la suplencia es el
cumplimiento de dicho contrato de asociación.
Separación del notario
Separación del notario, previo aviso
El artículo 190 de la Ley del Notariado, dice: "Los notarios podrán separarse del
ejercicio de sus funciones hasta por treinta días hábiles renunciables,
consecutivos o alternados, cada seis meses, previo aviso que por escrito den a la
autoridad competente y al colegio."
Separación del notario, con licencia
El artículo 191 de la Ley del Notariado establece el derecho que tienen los
notarios a separarse de sus funciones durante el lapso de un año. Para que dicha
concede orto la separación temporal del notario.

32
Así lo establece el artículo 191 de la Ley del Notariado, que enseguida se
transcribe: "Los notarios podrán solicitar de la autoridad competente licencia para
separarse del ejercido de sus funciones hasta por el término de un año
renunciable. Para el otorgamiento de la licencia dicha autoridad consultará al
colegio"
Separación del notario, con suspensión
La suspensión notarial es la censura o corrección gubernativa que priva al notario
público de ciertos derechos.
Dicha suspensión consiste en que el notario deja de ejercer como tal por un
determinado tiempo a consecuencia de una sanción que le impone la autoridad
por incumplimiento de su función o por un hecho natural no previsto por el notario.
El artículo 194 de la ley, dispone:
Los notarios sólo podrán ser suspendidos en el ejercicio de sus
funciones por las siguientes causas:
I. La pérdida de la libertad por dictarse en su contra prisión preventiva u
orden de arraigo, mientras subsista la privación de libertad o el arraigo,
hasta en tanto cause ejecutoria la sentencia que en su caso lo
absuelva o se le perdone, o termine el arraigo;
II. Por padecer incapacidad física o mental que le impida actuar, en
cuyo caso la suspensión durará todo el tiempo que subsista el
impedimento;
III. Por así ser sancionado por la autoridad competente y dicha sanción
cause estado y
IV. Por las demás que procedieran conforme a las leyes.
Separación definitiva
La suspensión definitiva se presenta con la muerte del notario, su renuncia o
remoción.
El notario tiene el derecho de renunciar a su cargo, ya que "Nadie está obligado a
prestar sus servidos personales sin la justa retribución y sin su pleno
consentimiento" (art. 5 constitucional).
De igual forma, la suspensión definitiva o cese es la máxima sanción en contra de
la irresponsabilidad del notario.
El artículo 197 de la Ley del Notariado establece las causales de la cesación de
ejercicio de la función notarial:

33
I. Haber sido sentenciado mediante sentencia ejecutoriada, por un
delito doloso que amerite pena privativa de libertad;
II. La revocación de la patente, en los casos previstos por esta ley;
III. La renuncia expresa del notario al ejercicio de sus funciones;
IV. Haberse demostrado ante la autoridad competente, que oirá para
ello la opinión del colegio, que tras haber cumplido ochenta años de
edad, y por esta circunstancia, el Notario respectivo no pueda seguir
desempeñando sus funciones;
V. Sobrevenir incapacidad física o mental permanente que imposibilite
el desempeño de la función;
VI. No iniciar o reiniciar sus funciones en los plazos establecidos por
esta Ley;
VII. No desempeñar personalmente las funciones que le competen de
la manera que esta Ley previene;
VIII. No constituir o no conservar vigente la fianza, y
IX. Las demás que establezcan las leyes.
Revocación y cancelación de la patente
La revocación es la acción de anular, dejar sin efecto ciertas cosas. El Gobierno el
Distrito Federal otorga patentes de notario y, en el mismo sentido de sus
atribuciones, puede revocarlas.
Existen causales por las cuales un notario público puede ser revocado de su-
cargo, las cuales están contenidas en el artículo 229 de la Ley del Notariado y
son:
Se sancionará al notario con la cesación del ejercicio de la función
notarial y la consecuente revocación de su patente además de los
supuestos señalados en el artículo 197 de esta ley, en los siguientes
casos:
I.- Por incurrir reiteradamente en alguno de los supuestos señalados en
el artículo anterior;
II.- Cuando en el ejercicio de su función incurra en reiteradas
deficiencias administrativas, y las mismas hayan sido oportunamente
advertidas al notario por la autoridad competente, siendo aquél omiso
en corregirlas;

34
III.- Por falta grave de probidad, o notorias deficiencias o vicios
debidamente comprobados en el ejercicio de sus funciones, y
IV.- Por permitir la suplantación de su persona, firma o sello.
La resolución por la que un notario sea cesado en sus funciones, será
firmada por el Jefe de Gobierno, quien recibirá, tramitará y resolverá el
recurso de inconformidad contra su propia resolución.

Documental notarial
Instrumento
Concepto
El maestro Cipriano Gómez Lora define al documento "como un instrumento
escrito") Cabe señalar la utilización de la palabra "instrumento" como sinónimo de
documento; la palabra "instrumento" es el género, "documento" es la especie.
Clase: el monumento y el documento
Al instrumento representado en una piedra, una tabla de barro, de madera u otro
material, se le conocerá como monumento.
Si el instrumento se representa gráficamente a través de una hoja de papel, se le
denominará documento.
Clases de documento: originales o copias, público o privado
Los documentos se clasifican en originales o copias, así como en públicos
privados, de tal manera que la utilización de dicha clasificación nos permite
distinguir cualquier documento en cuatro supuestos: documento original público;
documento copia público, documento original privado y documento copia privada.
Documentos originales y copias
Los documentos pueden ser originales o copias. Llamémosle original a aquel que
es auténtico, matriz, originario o verdadero, que puede identificarse desde firma
autógrafa, sello, textura del papel o cualquier otro medio idóneo; el documento
copia es una reproducción fiel y exacta del documento original, la cual puede
obtenerse a través de la copia al carbón, fotostática, escáner o por cualquier otro
medio digitalizado.
Existen documentos auténticos originales conservados en algún protocolo "libro
matriz" que pueden reproducirse a su vez en documentos que constituyen copias
autorizadas que sirven de "originales" y que reciben el nombre de "copias
certificadas" o "testimonios".

35
Documentos públicos y privados
Se denominan documentos públicos aquellos que expiden las autoridades o
funcionarios públicos en ejercido, sus atribuciones. El documento privado es aquel
que emiten las personas privadas que no representan a ninguna autoridad
pública. cabe señalar que también se utiliza la expresión de "documento oficial"
como sinónimo de documento público.
Por regla general, los elementos que nos sirven para identificar un documento
público son:
a) Sello. Debe ser el de la dependencia o el escudo nacional, con la leyenda;
inscrita del nombre de la dependencia o de la autoridad de quien lo emite.
b) Firma del funcionario que lo expide. La rúbrica del funcionario debe ser
siempre en ejercicio de sus atribuciones. Dicha firma debe ser autógrafa y
no' por sello.
c) Número de control. Todo documento público contiene un número de
control, folio u oficio, que lo individualiza de otros documentos públicos del
mismo género. Asimismo, el número de control se obtiene de un listado de
números que se conserva en la oficina o dependencia pública, de tal
manera que el contenido de un documento identificado con su respectivo
número de control debe coincidir con lo asentado en la libreta o libró de
control.
d) Papel membretado. Aunque no es necesario este requisito, en la mayoría
de los documentos públicos, los folios donde se inscribe algún contenido
de carácter jurídico, tienen elementos característicos para identificar la
autoridad o dependencia pública de quien los emite. Asimismo es de
hacerse notar que el papel membretado en algunos casos contiene el logo
tipo que identifica la dependencia.
El documento notarial
Es un documento público expedido por un notario. Pérez Fernández del Castillo
dice:
La fe pública notarial es siempre documental Los documentos notariales son
aquellos que constan en forma original en los protocolos: escritura pública y acta.
También son los testimonios, copias certificadas y certificaciones.
Por ser el notarial un documento público, tiene pleno valor probatorio y conserva
la apariencia jurídica de validez mientras no sea declarado judicialmente nulo.
La ley y la doctrina clasifican los documentos notariales en dos especies:
escrituras públicas y actas.

36
La escritura pública es el documento original que el notario asienta en folios para
hacer constar uno o más actos jurídicos y que, firmado por los comparecientes, el
notario autoriza con su sello y firma (art. 100-I, LNDF).
El acta notarial es el instrumento público original en el que el notario, a solicitud
de parte interesada relacionada, para hacer constar bajo su fe uno o varios
hechos presenciados por él o que le consten y que asienta en los folios del
protocolo a su cargo con la autorización de su firma y sello (art. 125, LNDF).
Personas en el documento notarial
En la confección del documento notarial participan el notario y los prestatarios. El
notario es el testigo del acto o hecho jurídico que se celebra, cuya función es
preparar, redactar, certificar, autorizar, y expedir el documento notarial. El
prestatario es aquella persona pública o privada que solicita la prestación del
servicio fedatario que tiene el notario; se le puede denominar de diversas formas:
parte; comparecientes, otorgantes, testigos, etcétera.
En la celebración de un acto jurídico participan las partes que manifiestan su
consentimiento.
Parte "es la persona o grupo de personas, que en una escritura pública guarda la
misma pretensión o participación, o interés en el negocio que se formaliza".
Las partes pueden ser materiales o formales. Las partes materiales son los
elementos personales que deben existir para la celebración de un negocio
jurídico; pueden ser el "comprador y vendedor" el "arrendador y arrendatario", e
"mandante y mandatario", etcétera.
Las partes formales son aquellas personas físicas que ostentan la representación
de la parte material.
Compareciente es la parte formal que se presenta físicamente ante la presencia
del notario.
Se denomina otorgante a la persona que causa o trasmite un derecho, una
obligación o un objeto material.
Concurrente es el que asiste a un otorgamiento y suscribe el acto sin establecer,
por sí mismos, ninguna relación de derecho.
Testigo es aquella persona que, sin tener interés en el asunto, posee
conocimiento por cualquiera de sus sentidos, sobre la celebración del acto o
hecho jurídico que protocoliza el notario.
Efectos de los documentos notariales: probatorios, formales, ejecutivos y
registrales

37
El documento notarial contrae distintos efectos que pueden ser probatorios,
formales, ejecutivos y registrales:
a) Probatorios. Al ser un documento público el instrumento notarial hace
prueba plena hasta que un juez no haya dictado su nulidad.
b) Formales. El acto o hecho jurídico, para ser plenamente eficaz y válido,
debe cumplir, además de los requisitos de la capacidad, la ausencia de
vicios en el consentimiento y el objeto lícito, con la forma que exige la ley.
La protocolización de un contrato ante notario público, otorga validez; su
sola omisión produce la invalidez del acto o su posible nulidad, mas no su
inexistencia.
c) Ejecutivo. El instrumento notarial es ejecutivo; su sola existencia
constituye, modifica, trasmite, extingue derechos y obligaciones. Así como
el legislador crea la ley y el juez elabora la sentencia, el notario público
produce el instrumento notarial con efectos ejecutivos.
d) Registrales. Debe darse publicidad al instrumento notarial que así lo
requiera para surtir efectos ante terceros. Dicho registro se lleva ante el
Registro Público de la Propiedad y del Comercio.
Escritura
Definición
Argentino I. Neri define la escritura "como el papel o documento con que justifica o
prueba alguna cosa", y establece dos tipos: la pública y la privada. "La escritura
privada, las que sin intervención del notario, o de algún otro funcionario dotado de
fe pública hacen los particulares entre sí, con testigos o sin ellos. Escrituras
públicas son aquellas que, con las formalidades de la ley, se hacen ante el notario
u otro fedatario autorizado para ejercer en las mismas condiciones".
En síntesis, definimos la escritura pública como aquel instrumento notarial cuyo
contenido corresponde a la formalización de un acto jurídico. El artículo 100 de la
Ley del Notariado del Distrito Federal lo define en los siguientes términos:
"Escritura es el instrumento original que el notario asienta en los folios, para hacer
constar uno o más actos jurídicos y que firmado por los comparecientes, autoriza
con su sello y firma."
Manera de asentarse
El artículo 101 de la Ley del Notariado del Distrito Federal, determina la forma en
que deben asentarse las escrituras públicas.
Reglas de redacción

38
Las reglas de redacción a las que deben estar sometidas las escrituras públicas
son aquellas que se encuentran establecidas en el artículo 102 de la Ley del
Notariado del Distrito Federal.
Idioma
El idioma que debe utilizar el notario en la redacción de las escrituras es español,
a excepción de aquellas palabras de origen extranjero que sean usadas en el
vocabulario de nuestro idioma Así lo ordena el artículo 102 de la ley notarial.
Expresión del lugar, fecha y, en su caso, la hora de otorgamiento
Las fracciones I y II del artículo 102 de la citada ley disponen:
I. Expresará en el proemio el número de escritura y de libro a que
pertenece, así como el lugar y fecha en que se asienta, su nombre y
apellidos, el número de la notaría de que es titular, el acto o actos
contenidos y el nombre del o de los otorgantes y el de sus
representados y demás comparecientes, en su caso;
II. Indicará la hora en los casos en que la ley así lo ordenare y cuando
a su juicio sea pertinente;
Relación de los antecedentes y certificación de los hechos
La fracción III de la ley notarial, dice: "III. Consignará los antecedentes y certificará
haber tenido a la vista los documentos que se le hubieren presentado para la
formación de la escritura."
Relación de los instrumentos otorgados ante otro notario
La fracción XI de la citada ley, dispone: "Al citar el instrumento pasado ante otro
Notario, expresará el nombre de éste y el número de la notaría a la corresponde
el protocolo en que consta, así como el número y fecha del instrumento de que se
trate, y en su caso, su inscripción en el Registro Público."
Manera de hacer constar las cláusulas
Las cláusulas de todo contrato son la parte medular de la obligación, y de ben
elaborarse tan claras, precisas y sencillas como sea posible, para no dejar
problemas de interpretación. Al respecto, las fracciones XII y XIII de la Ley del
Notariado, establecen:
XII.- Redactará ordenadamente las declaraciones de los
comparecientes, las que en todo caso se considerarán hechas bajo
protesta de decir verdad. El Notario les enterará de las penas en que
incurren quienes declaren con falsedad;

39
XIII.- Consignará el acto en cláusulas redactadas con claridad,
concisión y precisión jurídica y de lenguaje, preferentemente sin
palabras ni fórmulas inútiles o anticuadas;
Manera de designación de las cosas
Las fracciones IV a VII y XIV, de la Ley del Notariado del Distrito Federal,
establecen la manera en que el notario debe designar las cosas.
Manera de hacer constar la renuncia de derechos
En todo contrato y, sobre todo, en la confección de una escritura pública, existen
cláusulas esenciales, naturales y accidentales.
La fracción XV del artículo 102 de la Ley del Notariado del Distrito Federal,
dispone:
XV.- Determinará las renuncias de derechos que los otorgantes hagan
válidamente conforme a su voluntad manifestada o las consecuencias
del acto, y de palabra, subrayando su existencia, explicará a los
otorgantes el sentido y efectos jurídicos de las mismas; cuidando
proporcionar, en el caso de personas que recientemente hayan
cumplido la mayoría de edad, o de cónyuges que por su situación
pudieran requerirla, y en general, de grupos sociales vulnerables, una
mayor explicitación oral de sus términos y consecuencias, y
respondiendo todo cuestionamiento al respecto;
Acreditamiento de la personalidad
XVI.- Dejará acreditada la personalidad de quien comparezca en
representación de otro o en ejercicio de un cargo, por cualquiera de los
siguientes medios:
a) Relacionando los documentos respectivos, insertándolos en el
instrumento o agregándolos en original o en copia total o parcial que
en el propio instrumento certifique concuerda con dicho original con
el cual lo habrá cotejado, haciendo mención de ello en el instrumento
sin anotarlo en el libro de registro de cotejos, o
b) Mediante certificación, en los términos del artículo 155 Fracción IV
de esta Ley.
En dichos supuestos los representantes deberán declarar en la
escritura que sus representados son capaces y que la representación
que ostentan y por la que actúan está vigente en sus términos.

40
Aquellos que comparecen en el ejercicio de un cargo protestarán la
vigencia del mismo;
Envío de documentos al apéndice
Los documentos accesorios al instrumento notarial deben agregarse apéndice. En
el apéndice del protocolo, el notario debe señalar el número de legajo que le
corresponda al instrumento notarial asentado.
Generales de los sujetos qué intervinieron
Los comparecientes que se presenten en la firma de la escritura, deben expresar
sus datos generales con la finalidad de precisar la existencia de la persona que
celebra el acto, y evitar la usurpación de persona a través del nombre y apellidos.
Certificación de identidad y capacidad legal de los otorgantes, de la lectura
de la escritura, del valor y de las consecuencias del acto contenido en ella,
del otorgamiento del acto y firma de los concurrentes y de los hechos que el
notario presencie
El momento más importante de la confección de un instrumento notarial es la
certificación que hace el notario para validar el acto jurídico que ante él se solicite.
La certificación es la expresión escrita y solemne que hace el notario para
manifestar su fe pública. La fracción XX del artículo 102 de la Ley del Notariado,
dispone que la certificación que emita el notario debe expresar lo siguiente:
XX.- Hará constar bajo su fe:
a) Su conocimiento, en caso de tenerlo o que se aseguró de la
identidad de los otorgantes, y que a su juicio tienen capacidad;
b) Que hizo saber a los otorgantes el derecho que tienen de leer
personalmente la escritura y de que su contenido les sea explicado por
el Notario.
c) Que les fue leída la escritura a los otorgantes y a los testigos e
intérpretes, o que ellos la leyeron, manifestaron todos y cada uno su
comprensión plena;
d) Que ilustró a los otorgantes acerca del valor, las consecuencias y
alcance legales del contenido de la escritura cuando a su juicio así
proceda, o de que fue relevado expresamente por ellos de dar esa
ilustración, declaración que asentará;
e) Que quien o quienes otorgaron la escritura, mediante la
manifestación de su conformidad, así como mediante su firma; en
defecto de ésta, por la impresión de su huella digital al haber

41
manifestado no saber o no poder firmar. En sustitución del otorgante
que no firme por los supuestos indicados, firmará a su ruego quien
aquél elija;
En los casos que el Notario lo considere conveniente podrá solicitar al
usuario, asiente en el instrumento correspondiente, además de su
firma, su huella digital.
f) La fecha o fechas en que se firme la escritura por los otorgantes o
por la persona o personas elegidas por ellos y por los testigos e
intérpretes si los hubiere, y
g) Los hechos que el Notario presencie y que guarden relación con el
acto que autorice, como la entrega de dinero o de títulos y otros.
Las enajenaciones de bienes inmuebles y la constitución o transmisión
de derechos reales a partir de la cantidad mencionada en el Código
Civil al efecto, así como aquellos actos que garanticen un crédito por
mayor cantidad que la mencionada en los artículos relativos del Código
Civil, deberán de constar en escritura ante Notario, salvo los casos de
excepción previstos en el mismo.
Autorización preventiva
El notario hace la autorización preventiva cuando la escritura ha sido firmada por
todos los interesados. En dicha autorización, el notario debe proceder anotando
su razón "ante mí", firmar y sellar los folios donde se asienta el acto (art. 109
LNDF).
Con la autorización preventiva, el acto jurídico existe plenamente, al haber
consentimiento y objeto, pudiendo ser exigibles los derechos y obligaciones que
en él contienen.
Autorización definitiva
La autorización definitiva la expide el notario citando se satisfacen todos los
requisitos fiscales y administrativos (art. 110, LNDF). "El Notario deberá autorizar
definitivamente la escritura cuando se le haya justificado que se ha cumplido con
todos los requisitos legales para ello. La autorización definitiva contendrá la fecha,
firma y sello del Notario".
La razón de "no pasó"
Puede darse el caso de que los comparecientes no firmen la escritura, lo qu
significa la ausencia del consentimiento y, por consiguiente, la no autorización
provisional de la escritura pública. En este caso, el notario deberá asentar al

42
margen de la escritura la razón "no pasó", esto con fundamento en el artículo 116
de la ley notarial: "Si quienes deben firmar una escritura no lo hacen a más tardar
dentro de los treinta días naturales siguientes al día en que se extendió ésta en el
protocolo, el instrumento quedará sin efecto y el Notario le pondrá al pie la razón
de 'no pasó' y su firma.". La razón de "no pasó" puede ser total o parcial en la
escritura.
Acta
Definición
El artículo 125 de la Ley del Notariado del Distrito Federal, define el acta nota-rial
en los siguientes términos: "Acta notarial es el instrumento público original en el
que el Notario, a solicitud de parte interesada, relaciona, para hacer constar bajo
su fe, uno o varios hechos presenciados por él o que le consten, y que asienta en
los folios del protocolo a su cargo con la autorización de su firma y sello."
Hechos que pueden contener las actas
El artículo 128 de la Ley del Notariado del Distrito Federal establece el tipo de
actos notariales que pueden existir:
Entre los hechos por los que el Notario debe asentar un acta, se
encuentran los siguientes:
I.- Notificaciones, interpelaciones, requerimientos, protestos y entrega
de documentos y otras diligencias en las que el Notario intervenga
conforme a otras leyes;
II.- La existencia, identidad, capacidad legal, reconocimiento y puesta
de firmas en documentos de personas identificadas por el Notario;
III.- Hechos materiales;
IV.- La existencia de planos, fotografías y otros documentos;
V.- Protocolización de documentos;
VI.- Declaraciones que hagan una o más personas respecto de hechos
que les consten, sean propios o de quien solicite la diligencia, y
VII.- En general, toda clase de hechos positivos o negativos, estados y
situaciones, sean lícitos o no, que guarden las personas y cosas que
puedan ser apreciados objetivamente y relacionados por el Notario.
En todos los casos señalados en las fracciones anteriores, el acta
relativa podrá ser levantada por el Notario en las oficinas de la Notaría
a su cargo, con posterioridad a que los hechos tuvieron lugar, aún, en

43
su caso, en los dos días siguientes a ello, siempre y cuando con esta
dilación no perjudique los derechos de los interesados, o se violen
disposiciones legales de orden público.
Diferencias con la escritura
Por regla general diremos que un acta notarial se diferencia de la escritura en que
la primera asienta un hecho jurídico, mientras que la segunda contiene un acto
jurídico.
Reglas de redacción de las actas
El artículo 126 establece que las reglas de redacción de las actas serán las
mismas que las que utilizan las escrituras públicas, contenidas en el artículo 102
de la ley notarial: "Las disposiciones de esta ley relativas a las escrituras serán
aplicadas a las actas en cuanto sean compatibles con la naturaleza de éstas, o de
los hechos materia de las mismas."
Reglas en caso de notificaciones, interpelaciones y requerimientos
El acta de notificaciones, interpelaciones y requerimientos, tiene por objeto
preconstituir prueba documental, en la que se señale con precisión de fecha, lugar
y hora, que una persona ha sido requerida o interpelada para el cumplimiento de
alguna obligación. Este tipo de acta contiene las reglas especiales que le señala
el artículo 129 de la ley.
El caso de fe de existencia, de identidad, capacidad legal; ratificación o
reconocimiento de firma o firmas de un documento ante el notario
El acta de existencia, es intermedia a las actas de nacimiento y defunción; estas
dos últimas son levantadas por el Oficial del Registro Civil quien únicamente da fe
sobre el nacimiento o muerte de una persona; el acta de existencia, en cambio
hace constar esa etapa intermedia que no puede hacer el Registro Civil, y que el
notario sí puede al manifestar que una persona existe.
El acta de identidad es aquel instrumento por medio del cual el notario manifiesta
estar seguro de que la persona que ante él se encuentra, es quien dice ser; con lo
cual, al ser comprobada la identidad del sujeto, se levanta un acta que debe ser
ratificada por dos testigos que deberán declarar datos precisos para determinar la
identificación de la persona.
El acta de capacidad es aquella en la que el notario da fe sobre la presunta
capacidad de ejercicio que tiene una persona para realizar ciertos actos jurídicos.
Cabe señalar que el notario no es ningún perito para determinar la capacidad o
incapacidad de una persona, sin embargo, a través de la observación de sus

44
sentidos y del conocimiento que tenga del compareciente, puede percibir las
posibles incapacidades de una persona.
El acta de ratificación y reconocimiento de firmas es aquel acto jurídico por medio
del cual se comparece ante la presencia del notario para afirmar que ciertos
documentos presentados ante él son efectivamente suyos, al igual que la
autenticidad de su firma.
Cotejo de documentos
Cotejar es confrontar un documento copia con su original. Con el cotejo, el notario
hará constar si el documento que se le exhibe concuerda o no con su original una
vez cerciorado de la originalidad del documento, se hace la anotación en el libro
del registro de cotejos; en la copia del documento cotejado se agrega una razón
que certifique la coincidencia del documento con su original, debiéndose agregar
la copia en el apéndice del libro de registro de cotejos, para su debido resguardo y
constancia.
De declaraciones
Esta acta contiene la declaración de una o más personas, celebrada ante notario
público; sirve para que una persona declare determinado hecho que le consta o
atañe, y lo único que prueba es que el compareciente declaró bajo protesta de
decir verdad sobre alguna cosa.
De hechos materiales
En esta acta el notario debe concretarse a anotar y describir todo aquello que a
simple vista perciba, sin entrar en detalles, toda vez que el notario no es un perito.
Este tipo de acta notarial se parece a la inspección judicial al tener como objeto el
conocimiento directo y sensible de alguna cosa, persona, lugar o hecho. La
inspección ocular realizada por un notario es un medio idóneo por medio del cual
se puede tener una clara visión sobre determinados hechos que harán o
preconstituirán prueba plena en la realización de un litigio, exigencia de un
derecho o constancia de un hecho.
De entrega de documentos
En este tipo de acta, la entrega y depósito de documentos es el acto por medio
del cual se hace constar en acta notarial la entrega y depósito de algún
documento o cosa.
El caso de protocolización de documentos

45
Ríos Hellig define la protocolización como la acción y efecto de otorgar en el
protocolo, es decir, constatar en el protocolo la existencia de un documento
específico que se transcribe o se agrega en el apéndice.
El artículo 136 de la ley notarial establece: "Para la protocolización de un
documento, el notario lo transcribirá en la parte relativa del acta que al efecto se
asiente; o lo agregará al apéndice en el legajo marcado con el número del acta y
bajo la letra o número que le corresponda."
Acta de otorgamiento o revocación de facultades y poderes
En la mayoría de los casos, en este tipo de acta notarial existe una declaración
unilateral de voluntad, en la cual una persona denominada poderante, decide
otorgar, restringir, o revocar facultades y poderes a otra persona denominada
apoderado.
Deben protocolizarse aquellos nombramientos que una persona moral haga sobre
un apoderado, de conformidad con los estatutos de la agrupación y siempre y
cuando el prestatario que solicite la protocolización tenga la facultad de hacerlo,
de acuerdo con la normatividad interna (art. 138 LNDF).
Testamento
El testamento es el acto personalísimo, revocable y libre, por el cual una persona
capaz dispone de sus bienes y derechos, y declara y cumple deberes para
después de su muerte.
Los tipos de testamentos que regula el Código Civil del Distrito Federal son los
ordinarios y los especiales; los testamentos ordinarios son: público abierto público
cenado, público simplificado y ológrafo; mientras que los testamentos especiales,
pueden ser privados, militares, marítimos y los hechos en país extranjero.
Los testamentos que no requieren la presencia del notario son el ológrafo el
especial, el militar y el marítimo.
Acta de voluntad anticipada
Es el documento en el que los familiares de un enfermo terminal qué pueda
expresar su voluntad, o bien, el enfermo terminal con capacidad de ejercicio y en
pleno uso de sus facultades mentales, manifiesta la petición libre, consciente,
seria, inequívoca y reiterada de no someterse a medios, tratamientos y/o
procedimientos médicos que propicien la prolongación innecesaria de su propia
vida, cuando ésta no pueda mantenerse de manera natural.
Testimonios, copias certificadas y certificaciones
Definición y caracteres del testimonio

46
El artículo 143 de la Ley del Notariado del Distrito Federal, define el testimonio
notarial en los siguientes términos:
Testimonio es la copia en la que se transcribe íntegramente una
escritura o un acta, y se transcriben, o se incluyen reproducidos, los
documentos anexos que obran en el apéndice, con excepción de los
que ya se hayan insertado en el instrumento y que por la fe del Notario
y la matricidad de su protocolo tiene el valor de instrumento público.
Un testimonio notarial no es un acta o escritura pública, sólo es un documento
copia de lo asentado en el protocolo. Si se llega a perder el testimonio notarial no
sucede nada, únicamente se tramita ante el notario la expedición de una segunda
copia o segundo testimonio notarial, así sucesivamente.
Entre las características que deben contener los testimonios notariales, citamos
las siguientes:
1. Que las hojas que lo compongan sean de las mismas dimensiones de las
que componen el protocolo (art. 151, LNDF).
2. Las hojas deben estar numeradas progresivamente, llevando consigo la
firma y sello del notario (art. 145, LNDF).
3. La reproducción del documento puede ser total o parcial, siempre y cuando
no se cause perjuicio (art. 147, LNDF).
4. En la última hoja del testimonio notarial, el notario deberá asentar el
número de testimonio que expide, así como el número de hojas que lo
componen, nombre del notario, su firma y sello (art. 149, LNDF).
5. El testimonio notarial que contenga errores en su copia o transcripción no
podrá testarse o entrerrenglonarse. En caso de errores, deberán agregarse
en el testimonio las enmiendas y rectificaciones que haga el notario (art.
153 LNDF).
6. El testimonio notarial es un título ejecutivo. La formalización del a implica
su contenido real. El primer testimonio notarial es ejecutivo según artículo
443-I del Código de Procedimientos Civiles del Distrito Federal, los
ulteriores testimonios notariales serán ejecutivos por mandato judicial. La
razón de considerar que los posteriores testimonios notariales no sean
ejecutivos, estriban en la idea lógica de que ya existió un primer testimonio
en el que se hace constar la ejecución del acto, por lo que el
causahabiente y tenedor del título no puede exigir de su causante
nuevamente la ejecución del acto, toda vez que se presume ya hecho.
Definición y caracteres de la copia certificada
Cuando un instrumento notarial ha sido autorizado provisionalmente, el notario
puede entregar a los prestatarios Copias simples o certificadas de lo actuado.

47
Una copia simple presume la existencia del documento original, pero no tiene
valor probatorio; la copia certificada es aquel documento que expide el notario,
mientras un instrumento notarial sea autorizado provisionalmente, debiendo
contener la firma y sello del notario, la certificación de las copias da valor pleno a
la existencia de un instrumento original asentado en el protocolo.
Una Copia certificada es aquel documento que, al ser cotejado y compulsado,
concuerda fiel y exactamente con su original y que es certificado ante la fe del
fedatario público.
Criando el instrumento notarial ha sido autorizado definitivamente, entonces el
notario deberá expedir testimonios.
Definición y caracteres de la certificación
La certificación es el acto solemne que se representa de manera escrita, en el
cual el notario deja asentado el contenido de su fe pública.
Al respecto, el artículo 155 de la ley notarial dice:
Certificación notarial es la relación que hace el Notario de un acto o
hecho que obra en su protocolo, en un documento que él mismo expide
o en un documento preexistente, así como la afirmación de que una
transcripción o reproducción coincide fielmente con su original.
Copias certificadas electrónicas
Es el documento firmado electrónicamente por un prestador de servicios de
certificación, que vincula los datos de firma con su autor y confirma su identidad.
Los arts. 154 Bis y 154 ter de la Ley del Notariado del Distrito Federal, disponen lo
siguiente:
Copia certificada electrónica es la reproducción total o parcial de una
escritura o acta, así como de sus respectivos documentos del
apéndice, o sólo de éstos o de alguno de estos, que el Notario expide
únicamente en soporte electrónico y que autoriza mediante la
utilización de su firma electrónica notarial. La copia certificada
electrónica que el notario autorice será un documento notarial válido
jurídicamente y se considerará con valor equivalente a los testimonios
previstos en esta Ley para efectos de inscripción en las instituciones
registrales.
Las copias certificadas electrónicas de las escrituras o actas ya
autorizadas en el protocolo de un notario podrán remitirse de manera
telemática únicamente con la firma electrónica notarial del mismo

48
notario que las autorizó o del que legalmente lo sustituya en los
instrumentos originales que constan en el protocolo.
Nulidad de escrituras, actas y testimonios
Reglas generales de la nulidad del instrumento notarial
La nulidad de un instrumento notarial es dejarlo sin efectos jurídicos. Solamente la
autoridad judicial puede declarar la nulidad o falsedad de un instrumento, registro,
testimonio o certificación notarial. Mientras no se demuestres nulidad, dicho
instrumento notarial se dará por válido, según lo establecido en el artículo 156 de
la Ley del Notariado del Distrito Federal
Causas de nulidad de una escritura o acta
El artículo 162 de la Ley del Notariado establece como causales de nulidad, las
siguientes:
I.- Si el Notario no tiene expedito el ejercicio de sus funciones en el
momento de su actuación;
II.- Si no le está permitido por la Ley intervenir en el acto;
III.- Si no le está permitido dar fe del acto o hecho materia de la
escritura o del acta por haberlo hecho en contravención de los términos
de la fracción II del artículo 45;
III.- Si fuere firmado por las partes o autorizado por el Notario fuera del
Distrito Federal;
IV.- Si ha sido redactado en idioma distinto al español;
V.- Si no está firmado por todos los que deben firmarlo según esta Ley,
o no contiene la mención exigida a falta de firma;
VI.- Si está autorizado con la firma y sello del Notario cuando debiera
tener nota de “no pasó”, o cuando el instrumento no esté autorizado
con la firma y sello del Notario.
VII.- Si el Notario no se aseguró de la identidad de los otorgantes en
términos de esta Ley.
Causas de nulidad de un testimonio
El artículo 163 de la Ley del Notariado establece como causales de nulidad de les
testimonios, copias certificadas y de las certificaciones que hace el notario, las
siguientes:
I.- Cuando el original correspondiente lo sea;

49
II.- Si el Notario no se encuentra en ejercicio de sus funciones al
expedir la reproducción de que se trate o la expida fuera del Distrito
Federal, y
III.- Cuando dicha reproducción no tenga la firma o sello del notario.
Distinción entre la nulidad de una escritura y la nulidad o inexistencia de un
acto jurídico contenido en ella
Debemos tener en cuenta que el acto jurídico debe cumplir con requisitos
esenciales y de validez para poder existir y ser válido.
Si el acto jurídico que va a celebrarse no cumple con alguno de los requisitos,
como el consentimiento, objeto y solemnidad, dicho acto jurídico es inexistente
Si el acto jurídico existe pero presenta algún vicio de validez (la incapacidad de
las partes; objeto, motivo o fin ilícito; error, dolo, mala fe, violencia o lesión; la falta
de forma), dicho acto jurídico existe, pero es inválido y puede impugnarse su
nulidad ante procedimiento judicial.
No debemos equiparar el instrumento notarial con el acto jurídico. El instrumento
notarial formaliza un acto jurídico y la ausencia de dicho documento presume la
nulidad del instrumento. El instrumento notarial nulo no declara inexistente un acto
jurídico, simplemente deja sin efectos jurídicos su contenido.
Efectos de la nulidad de una escritura respecto del acto contenido en ella
Cuando una escritura pública es declarada judicialmente nula, no se declara
inexistente el acto jurídico, sino que se da pie a que puede convalidarse
cumpliéndose la forma debida, o en su defecto no surte sus efectos jurídicos.

Cuestiones varias
TRAMITACIÓN SUCESORIA ANTE NOTARIO
La figura del notario en el derecho sucesorio es importante, tomando en cuenta
que su participación de fedatario es trascendental para la solemnidad del
testamento.
Los notarios podrán ser coadyuvantes de la función judicial, pudiendo lleva; acabo
la formación de inventados, avalúos, liquidaciones y partición de la herencia.
Los notarios públicos ejercen funciones judiciales tratándose de los juicios
sucesorios.
El notario también podrá llevar a cabo el juicio sucesorio cuando no exista
testamento, se procede por la vía intestada o legítima, se deben seguir los
mismos pasos que si existiera testamento.

50
El notario tiene las facultades de efectuar todas aquellas diligencias para llevar a
cabo el procedimiento sucesorio, con el inventario, avalúo, administración,
repartición y adjudicación de la herencia.
Retribución del notario
El artículo 15 de la Ley del Notariado del Distrito Federal, dice que "Los notarios
tendrán derecho a obtener de los prestatarios de sus servicios el pago de
honorarios, de acuerdo con el arancel y de los gastos suficientes que se causen o
hayan de causarse".
Un arancel es la tasa o cuota que tiene por objeto determinar los honorarios y
gastos que podrán cobrar los notarios por los servicios profesionales que presten
al ejercer su función.
De igual forma, tratándose de programas sociales en coadyuvancia con el
Gobierno, los notarios deberán rebajar sus tarifas y en los procesos electorales en
el día de la jornada electoral, deberán otorgar actas notariales de manera gratuita
a los funcionarios electorales o representantes de los partidos políticos que así se
lo soliciten.
La remuneración que hacen los prestatarios hacia los notarios comprende la
totalidad de los gastos notariales y de los honorarios que los notarios cobran. Los
gastos notariales son aquellas erogaciones que hace el notario para brindar un
servicio adecuado y que recupera con la remuneración que proporciona el
prestatario. Los honorarios retribuyen el servicio profesional que brinda el notario.
Control del notariado
La Ley del Notariado del Distrito Federal, dispone la creación del Decanato del
Notariado como órgano colegiado integrado por ex presidentes del Colegio de
Notarios.
El Decanato del Notariado se encuentra regulado por los artículos 256 al 267 de
la ley; su principal función es formar comisiones para la vigilancia de los principios
axiológicos de la función notarial; la comisión más importante es la de Arbitraje,
Legalidad y Justicia.
La Comisión de Arbitraje, Legalidad y Justicia del Decanato de Notarios, ejerce
funciones jurisdiccionales en contra de los actos presuntamente ilegales que
cometan los notarios; también sirve como árbitro de las controversias que
sostienen los solicitantes del servicio con los notarios.
También el Decanato tiene funciones de expedir recomendaciones y opiniones de
las consultas que se le sometan, así como funciones legislativas consisten-tes en
expedir un código deontológico de la profesión notarial.

51
Vigilancia e inspección del notario
La autoridad competente, a través de los inspectores de notarías, tendrá
facultades para vigilar el cumplimiento de la ley por medio de las visitas que éstos
practiquen en las notarías.
La visita que realice el inspector a una notaría debe someterse a lo establecido en
los artículos 207 al 221 de la ley notarial.
El incumplimiento de las disposiciones legales por parte del notario ameritará las
sanciones establecidas en los artículos 224 y 228 de la ley; se podrá amonestar
por escrito, multar, suspender temporalmente o cesar de funciones; el notario
también podrá hacerse responsable civil, penal, administrativa o gremialmente de
su mala conducta o de sus omisiones.
Archivo general de notarias
El Archivo General de Notarías es el lugar donde se guardan los sellos,
protocolos, documentos notariales, manuscritos, libros y expedientes; debe
quedar claro que el instrumento notarial no es propiedad privada del notario, sino
que le pertenece al Estado.
El Archivo General de Notarías es un organismo público dependiente de la
Dirección General Jurídica y de estudios Legislativos, que a su vez depende de la
Secretaría de Gobierno del Distrito Federal.
Los artículos 236 al 247 de la citada Ley del Notariado del Distrito Federal; regula
la organización y atribuciones del Archivo.
Registro nacional de testamentos
Con objeto de dar una mayor certeza jurídica a los actos realizados por los
particulares en relación con el otorgamiento de disposiciones testamentarias, la
Secretaría de Gobernación instituyó el Registro Nacional de Testamentos
(RENAT).
Dicho registro es una base de datos, que a nivel nacional integra información de
los avisos de testamentos registrados en las dependencias competentes de las
entidades federativas (archivos de notarías, direcciones de notarías, registros
públicos de la propiedad, etcétera).
La finalidad del mismo es contar con una herramienta que permita conocer la
existencia o inexistencia de un testamento, no importando en qué entidad
federativa se haya otorgado. Se recopila la información de los avisos de
testamentos otorgados en todo el país o ante el cónsul mexicano en el extranjero.
Su consulta a este registro únicamente puede realizarse por jueces y notarios.

52
Registro nacional de avisos de poderes notariales
El Registro Nacional de Avisos de Poderes Notariales es una base de datos
electrónica, cuyo funcionamiento es similar al Registro Nacional de Avisos de
Testamento; cuenta con información concentrada, actualizada y precisa respecto
de la existencia y vigencia de los poderes otorgados ante Notario Público en las
entidades federativas de la República Mexicana o ante Cónsul Mexicano en el
extranjero.
Colegiación del notario
Todos los notarios del Distrito Federal están obligados a colegiarse; para tal
efecto existe el Colegio de Notarios como asociación civil por disposición de la
ley, que ejerce para el notario facultades de representación, organización, gestión,
intervención, verificación y opinión. En el Colegio de Notarios se encuentra el
gremio de los notarios ya la vez es el órgano intermediario entre el notario y las
autoridades.
Los artículos 248 al 255 de la citada ley regulan los principios axiológicos del
Colegio de Notarios, así como las relaciones entre el notario y el Colegio.

Generalidades
Noción general del derecho registral y su encuadramiento dentro del
derecho
El derecho registral es el conjunto de normas jurídicas que estudian la
organización administrativa del Registro Público de la Propiedad, así como la
publicidad, cuyos efectos jurídicos puedan recaer en los bienes muebles,
inmuebles y/o personas morales inscritos en el registro.
Difícilmente podemos hablar de la autonomía del derecho registral de la manera
en que lo hicimos con el derecho notarial. Esta materia no es sustantiva/le
compone de una serie de principios jurídicos que en ocasiones pueden
interpretarse como verdaderos dogmas; su estudio doctrinal va de la mano con el
derecho notarial y civil, de ahí que afirmemos que esta materia no contiene una
esencia que la diferencie de las demás.
Podemos decir que el derecho registral es un complemento del estudio del
derecho civil y del derecho notarial, consecuentemente.

El Registro Público de la Propiedad en México


Objetivos, utilidad y necesidad de la institución

53
El principal objetivo de un Registro Público de la Propiedad es ofrecer la
publicidad de los actos jurídicos para brindar seguridad jurídica a terceras
personas.
Bernardo Pérez Fernández del Castillo dice: “El Registro Público de la propiedad
es una institución administrativa encargada al' prestar un servicio público
consistente en dar publicidad oficial del estado jurídico de li. propiedad y posesión
de los bienes inmuebles; algunos actos jurídicos sobre bienes muebles;
limitaciones y gravámenes a que ambos están sujetos, así como la existencia y
constitución de personas morales: asociaciones y sociedades civiles.“
El Registro Público es de gran utilidad a la sociedad, toda vez que proporciona
certeza y brinda seguridad jurídica a las personas interesadas en celebrar un acto
jurídico; de no existir el Registro Público la sociedad viviría en un estado de
incertidumbre.
La función registral
La función registral consiste básicamente en dar publicidad a los actos jurídicos
que se inscriben en el Registro, como contraprestación al pago de derechos que
hagan los usuarios del servicio para conocer la situación jurídica de algún mueble,
inmueble o persona moral.
Para que pueda llevar a cabo tal función, el Registro Público de la Propiedad
necesita de una organización administrativa dependiente de la administración
pública local.

Sistemas registrales
Clasificación de los sistemas registrales
Los sistemas registrales se clasifican según su forma de inscripción o por efectos
jurídicos que se producen por inscribirse.
Otra forma de clasificar los sistemas registrales es por su lugar de origen; existen
los sistemas germánico, francés y australiano.
Clasificación de los sistemas registrales según su forma
Según su forma, la inscripción puede hacerse a través de libros o de folios bien,
de manera electrónica.
Inscripción en libros
La inscripción en libros consiste en que el registrador transcribe el documento que
se registra en los libros del Registro Público de la Propiedad. La ventaja de este

54
sistema es que los libros van seriados, numerados y foliados, por lo que
difícilmente pueden desprenderse de ellos los documentos inscritos.
Inscripción en folios
El sistema de folios consiste en la creación de carpetas que contienen hojas
sueltas en las que el registrador pueda inscribir sus actos. La ventaja de este
sistema es que el registrador no se preocupa por escasez de espacio; su
desventaja consiste en que los folios puedan desprenderse fácilmente de su
carpeta. Los folios pueden ser de dos clases: folio personal o folio real.
Inscripción electrónica
Implementado a partir de la Ley Registral del Distrito Federal, es el sistema que
capta la información y documentación que obra en libros y folios reales de
personas morales del Registro Público de la Propiedad.
La migración de dicha información, debe efectuarse en el sistema informático,
asignando éste el número de "folio electrónico que corresponda". Asimismo, los
folios electrónicos son autorizados por el Registrador a través de su firma
electrónica.
Clasificación de los sistemas registrales según su eficacia
Sistema sustantivo
Establece la inscripción en el Registro Público de la Propiedad como si fuera un
elemento existencial del acto jurídico; de tal forma que si no existe inscripción, no
hay acto jurídico. Tratándose de la trasmisión de la propiedad, si el acto no se
inscribe en el registro público, no existe dicha trasmisión de dominio.
Sistema constitutivo
Este sistema establece la obligatoriedad de registrar el acto jurídico en el Registro
Público de la Propiedad para que un determinado negocio jurídico surta sus
efectos eficazmente. Digamos que el acto jurídico nace extrarregistralmente, pero
no tiene plena validez hasta que es registrado.
Sistema declarativo
Consiste en que los actos jurídicos nacen fuera del Registro Público de la
Propiedad, y se inscriben en la oficina registral únicamente para declarar la
existencia, trasmisión, extinción o modificación de un negocio jurídico.
El sistema que seguimos en nuestro país

55
El sistema que rige a nuestro Registro Público de la Propiedad es el declarativo,
tal corno el francés. En cuanto a la forma procedimental de su inscripción, se
parece al sistema registral alemán en cuanto a la utilización de folios por finca.
Nuestro Registro Público de la Propiedad también semeja al Registro Español por
lo que se refiere a los efectos sustantivos de la inscripción del contrato de
hipoteca.
Las críticas que se hacen al sistema mexicano registral consisten en que se utiliza
básicamente la estructural del registro público alemán en cuanto al manejo de
folios se refiere, sin obtener ni siquiera la eficacia jurídica del sistema registral de
dicho país, lo que hace de nuestro Registro Público de la Propiedad iba caricatura
de aquél.

Principios registrales en nuestro sistema


Principio de rogación
La inscripción en el Registro Público de la Propiedad procede a petición de parte y
nunca de oficio. El principio de rogación, que contiene en sí el principio de
consentimiento, no debe entenderse nada más como la petición de la parte
interesada para solicitar la inscripción, sino también, el de no ser dada de baja su
inscripción a través de la cancelación, sin el consentimiento del titular registral.
Principio de consentimiento
No basta la rogación de las partes interesadas para solicitar alguna inscripción o
anotación en el Registro Público de la Propiedad; se requiere también el
consentimiento de las partes que solicitan el registro.
El art. 12, fracc. IV, de la Ley Registral del Distrito Federal, define este principio en
los siguientes términos: "Consentimiento: consiste en la necesidad de la expresión
de la voluntad acreditada fehacientemente de quien aparece inscrito como titular
registral de un asiento, a efecto de que se modifique o cancele la inscripción que
le beneficia".
Principio de especialidad
Pérez Fernández del Castillo dice: "Este principio tiene como finalidad determinar
perfectamente los bienes objetos de inscripción, sus ti como el alcancé y
contenido de los derechos."
El art. 12, fracc. III, de la Ley Registral, define este principio de la siguiente
manera: "principio en virtud del cual, el registro realiza sus asientos precisando
con exactitud los derechos, los bienes y los titulares".
Principio de codificación

56
Este principio se deriva del principio de especialización; consiste en las claves
que utiliza el registrador para describir jurídicamente la inscripción pormenorizada
que se realiza.
El registrador debe describir físicamente el inmueble tal como el notario: su
superficie, linderos y colindancias; también debe inscribir el tipo de negocio
jurídico que se está realizando; es decir, describir el derecho que se registra.
Principio de legitimación o de exactitud
Es el principio en cuya virtud prevalece lo inscrito mientras no se pruebe su
inexactitud (art. 12-IX, Ley Registral del Distrito Federal).
Lo asentado en el Registro Público de la Propiedad presume la existencia real de
ese derecho y de su titular, salvo prueba en contrario. "Legítimo" significa que
existe una coincidencia entre el hecho y el derecho.
Principio de prelación o prioridad
El primero en registrar es primero en derecho; no el primero en realizar el acto,
sino el primero en registrarlo: "dos cuerpos no pueden ocupar el mismo espacio.
Como ya hemos dicho, la regla romana de que el primero que compra es el
propietario, se transforma en la nueva regla de que es primero en derecho el
primero en registrar.
Principio de calificación o de legalidad
El título que desea inscribir y que ingresa en el Registro Público de la Propiedad
es examinado por el registrador, quien califica su validez y otorga o niega la
inscripción.
Pérez Fernández del Castillo afirma que: "Este principio consiste en que todo
documento, al ingresar al Registro Público de la Propiedad dentro de su
procedimiento de inscripción, debe ser examinado por el registrador en cuanto a
sus elementos de existencia y validez, es decir, si satisface todos los requisitos
legales que para su eficacia exijan los ordenamientos jurídicos".
Principio de inscripción
Consiste en la actividad que realiza el registrador de asentar en el folio
correspondiente el documento que se solicita inscribir para su publicidad.
Carral y de Teresa explica que "Por inscripción se entiende todo asiento hecho en
el Registro Público. También significa el acto mismo de inscribir".
Principio de tracto sucesivo o continuo

57
Toda inscripción que se asienta en un folio del Registro Público de la Propiedad
es precedida por otra inscripción.
Carral y de Teresa al tratar este principio, expone: "A este principio también se le
llama de tracto continuo. Es un principio de sucesión, de ordenación. Es un
derivado del principio de consentimiento, por el que el titular queda inmunizado
(protegido) contra todo cambio no consentido por él".
Principio de publicidad
La publicidad es la esencia, objeto y fin del Registro Público de la Propiedad. Su
mismo nombre lo dice: Registro Público. Este principio consiste en la publicidad
que el Registro Público de la Propiedad ofrece de manera material y formal a
terceras personas, para que puedan enterarse de los derechos y gravámenes que
pueden recaer en una finca, y así brindar seguridad jurídica a todos.
Principio de fe pública registral
Se suele confundir con el principio de legitimación hasta hacerlos parecer iguales.
Sin embargo, debemos entender el principio de la fe pública registral como el acto
en el cual el Estado, por conducto del director del Registro Público de la
Propiedad, así como de algunos empleados de esta oficina registral (como los
registradores), da fe de que algún acto jurídico hecho sobre alguna finca o
persona moral es totalmente válido, imponiendo dicha verdad registral a terceras
personas para la seguridad jurídica de todos.

Los terceros frente a la publicidad registral


Concepto y categorías de terceros
La publicidad del acto jurídico es el medio idóneo que tienen los causahabientes
para oponerse frente a las pretensiones que puedan tener terceras personas
sobre el bien registrable.
Gutiérrez y González define el tercero como "toda persona que no intervino con
su voluntad jurídica para asumir para sí, derechos u obligaciones, en la
celebración del acto jurídico"
Semánticamente, la palabra tercero supone que hay un primero y que hay un
segundo que resultan ser las partes del contrato. Esta trilogía sólo se aplica en los
negocios jurídicos bilaterales donde las partes son dos y todos los demás son
terceros. El causante es primero, el causahabiente es segundo y ambos son
partes. Los que no son causantes o causahabientes se conocen como terceros.
Tercero negocial
Es aquella persona que no es parte ni causahabiente de un contrato.

58
Tercero civil
Son las personas ajenas en una relación jurídica entre dos o más partes, quien
usa la expresión lo registrado perjudica o surte efectos frente a los terceros,
porque se refiere a que todo el mundo, todas las personas ajenas al acto
otorgado, tienen un deber respecto a la titularidad de los derechos adquiridos, es
decir, les será oponible ese derecho registrado.
Tercero registral
Persona que inscribe un derecho real adquirido de buena fe y a título oneroso si
ese derecho se adquirió de quien aparecería como su titular en el Registro
Público de la Propiedad. Una vez inscrito, su derecho es oponible y preferente a
cualquier otro supuesto titular con derecho anterior, pero no inscrito.
Tercero procesal
Persona que participa en un proceso civil con un interés propio distinto del de
actor o del demandado. La participación que puede tener un tercero procesal
puede ser en ayudar en una u otra parte al ejercicio de su acción o excepción,
ejercitar una acción diferente de la del actor o del demandado, oponerse a la
ejecución die una sentencia, o promover que la sentencia dictada en un juicio
tenga efectos en otro preexistente.

Procedimiento registral
El procedimiento registral es un procedimiento administrativo, pues al ser el
Registro Público de la Propiedad un órgano del Poder Ejecutivo, emite un acto
administrativo consistente en su fe registral.
El procedimiento registral es la secuencia de actos cuyo objeto principal es la
inscripción de algún acto jurídico en el Registro Público de la Propiedad.
Los lineamientos del procedimiento registral se encuentran en el reglamento
interno del Registro Público de la Propiedad del Distrito Federal, así como en el
Manual de Trámites y Servicios del Registro Público de la Propiedad del Distrito
Federal.
Cada una de las distintas pretensiones que tienen los usuarios para inscribir o
cancelar sus asientos siguen, por regla general, los siguientes pasos:
Presentación de la solicitud y documentos anexos
El Reglamento del Registro Público de la Propiedad del Distrito Federal establece
en su artículo 32 lo siguiente: "El servido registral se inicia ante el Registro Público
con la presentación de la solicitud por escrito y documentos anexos, conforme al
formato que establezca la Dirección General debiendo enumerarla y sellarla.

59
Además del documento que se desea registrar, debe anexarse la solicitud
conforme a los formatos que expida la dependencia, debiendo presentarla en la
ventanilla correspondiente.
Cuando la solicitud del asiento sea por vía electrónica, por la misma vía se emitirá
y enviará la nota de inscripción que contendrá los datos ya mencionados.
Datos que debe presentar la solicitud
Una solicitud es un documento que sintetiza nuestras pretensiones al asentar las
referencias que le interesa conocer al órgano que expide la solicitud o a quien
solicitamos cumpla con nuestra pretensión.
Entre los datos básicos que debe contener la solicitud de entrada y trámite
requisitada tenemos:
I. Nombre y firma del solicitante. En caso de que el solicitante sea un notario
deberá además asentar su sello de autorizar en términos de la ley del
notariado;
II. Ubicación del inmueble, cuenta catastral o en su caso, la denominación o
razón social de la persona civil de que se trate;
III. Acto jurídico;
IV. Valor de la operación;
V. El monto de los derechos incluyendo los cálculos de las deducciones y
condonaciones que en su caso le correspondan;
VI. Los antecedentes registrales, y
VII. Observaciones.
Deberá agregarse a dicha solicitud, el comprobante original del pago de derechos.
Pago de derechos
Se entiende por "derechos" una especie de las contribuciones: el pagó que hacen
los ciudadanos al Estado a cambio de recibir de éste una contraprestación, ya sea
en bienes o en servicios.
El Registro Público de la Propiedad no es gratuito; su funcionamiento se
condiciona con el pago de derechos; si no se libera tal pago, el Registro Público
de la Propiedad no está obligado a ejercer sus funciones.
Distribución de los documentos
Una vez que el usuario ingresa la documentación con todos sus anexos y el pago
de derechos en la ventanilla que le corresponda o en la oficialía de partes,
corresponde entonces a cualquiera de las direcciones turnarla en el área

60
competente, canalizando la documentación al registrador competente para su
estudio y calificación.
Calificación
El estudio que hace el registrador sobre el documento que se intenta inscribir
puede generar la inscripción, suspensión o negación de la inscripción.
Inscripción
Es el acto qué realiza el registrador al asentar, en el libro o folio correspondiente,
el documento que se desea registrar.
Tanto la ley como el reglamento del Registro Público de la Propiedad suelen
utilizar la palabra "asiento" o "anotación" de una manera amplia, como sinónimo
de "inscripción"; podemos manejar estas palabras de manera indistinta bajo el
significado la realización de alguna inscripción, asiento o anotación en el folio
real". anotaciones que pueden hacerse en esta fase del procedimiento registral
son: las notas de presentación, las anotaciones preventivas, y las inscripciones y
cancelaciones.
Suspensión y denegación del registro
La calificación registral puede desembocar en la inscripción del documento o en
que se determine la suspensión o denegación de la inscripción.
Por 'suspensión del registro" entendemos el acto en el cual el registrador
interrumpe el procedimiento registral por la falta de algún documento. La
suspensión no es propiamente la inscripción que pretende el solicitante, tampoco
es su negación.
En caso de suspensión el registrador debe asentar en el folio real correspondiente
una anotación preventiva, de conformidad con el artículo 37 del Reglamento
interno del Registro Público.
La calificación realizada por el registrador sobre los documentos que se le
presenten determina la suspensión o denegación de la inscripción cuando
concurran algunos de los supuestos del artículo 3021 del Código Civil del Distrito
Federal.
La suspensión cuando sean subsanables las omisiones o defectos de la
documentación que se presentan en la solicitud del registro; de lo contrario, de no
ser subsanables, procede la denegación.
Recursos

61
Procede el recurso de inconformidad contra las resoluciones del Registro Público
que suspendan o denieguen el servicio registral.
El servidor público que conozca del asunto dará entrada a dicho recurso, que se
sustanciará ante el director general; aquél puede ser interpuesto en forma verbal
de inmediato o por escrito en un plazo no mayor de cinco días hábiles, lo anterior
conforme al Reglamento del Registro Público de la Propiedad.
Si el recurso fuese favorable al recurrente, se le notificará de ello al registrador
que calificó el documento, remitiéndose al resolutivo del recurso para su debida
inscripción. En caso de que el recurso confirme la decisión del registrador sin ser
favorable al recurrente, el documento no registrado será puesto a disposición del
agraviado.
Es menester señalar que la Ley Registral del Distrito Federal regula en sus
artículos 95 al 98, el recurso de inconformidad.
Así como también lo previsto por el artículo 97 de dicha ley, entre las medidas de
defensa que tiene el usuario del Registro Público en los casos de suspensión o
denegación del registro, están el recurso de inconformidad ante el superior
jerárquico que emitió el acto, y en el juicio de nulidad ante el Tribunal de lo
Contencioso y Administrativo del Distrito Federal.
Entrega de documentos al interesado
Una vez que la operación quedó inscrita en el folio real, al testimonio se le asienta
un sello que contiene los datos del registro y el cual debe ser firmado por el
director del Registro y por el registrador. Posteriormente se envía a la Oficialía de
Partes, donde se le entrega al interesado previa comprobación del pago de
derechos correspondientes.
Boletín registral
El Boletín registral es el órgano de difusión del Registro Público de la Propiedad,
publicado diariamente junto con la Gaceta Oficial de la Ciudad de México.
Para consultar el resultado del procedimiento registral que nos interesa, sólo
basta buscar nuestro número de entrada en el Boletín Judicial, o bien, el número
del notario que solicitó el trámite, que aparece en la lista en forma progresiva, y
con la razón en clave que emite el Registro Público.

Organización del sistema del Registro Público de la Propiedad


Integración del sistema registral
El sistema registral en el Registro Público de la Propiedad y del Comercio del
Distrito Federal se encuentra dividido en las siguientes secciones:

62
Registro inmobiliario
En esta sección se inscriben todos los actos jurídicos que se realicen en los in-
muebles. El registro lleva un folio para cada finca.
Registro mobiliario
En esta sección del Registro se asientan las operaciones realizadas sobre bienes
muebles susceptibles de identificarse sin duda alguna, que se encuentran
debidamente facturados y amparados en un contrato, así como el que dichos
bienes muebles se encuentren dentro del ámbito territorial del Registro Público.
Registro de personas morales
En esta sección del registro se inscriben las asociaciones civiles o instituciones de
asistencia privada.
Registro del comercio
El Registro Público del Comercio tiene su propia normatividad y su propio
reglamento, el cual dispone que el Director del Registro Público de la Propiedad lo
será también del Registro del Comercio.
285-302

Asientos registrales
Los asientos registrales son las afirmaciones que el registrador hace constar con
su inscripción en el folio real; pueden quedar anotados, ya sea en porta-da del
folio, en la sección de inscripciones, de gravámenes o en la de anotaciones
preventivas.
Anotaciones preventivas
Las anotaciones preventivas tienen como finalidad avisar a terceras personas de
la existencia de un nuevo derecho y de un nuevo titular sobre un bien inmueble
propiedad del titular registral que ha sido modificado, siendo cuestión de tiempo y
trámite. Dichas anotaciones preceden a otra inscripción o a una cancelación.
Pérez Fernández del Castillo dice que "las anotaciones preventivas tienen la
ventaja de que si los hechos o actos en ellas consignados, se realizan cumpliendo
los requisitos señalados por la ley, sus efectos se retrotraen y el derecho queda
inscrito en forma definitiva desde la fecha de la anotación"
Aviso preventivo
El aviso preventivo es la anotación preventiva que se inscribe a solicitud del
notario y comunica que él mismo otorgó o va a otorgar una escritura pública

63
traslativa de dominio. No olvidemos que, cuando el notario celebra una escritura
de compraventa de un bien inmueble, primero debe autorizarse provisionalmente.
Una parte del procedimiento que hace el notario para la elaboración de la
escritura pública consiste en indagar si la finca, que se pretende enajenar,
encuentra libre de gravámenes.
No basta la manifestación de las partes, para averiguar si sobre un inmueble
recae alguna carga; de ahí la importancia del registro público, que a través de la
publicidad y mediante la expedición de un certificado de gravámenes o de
inexistencia de gravámenes, nos da fe sobre la situación jurídica en la que se
encuentra un inmueble.
Inscripciones
Son aquellas anotaciones que realiza el registrador en la sección de inscripciones
del folio real.
Rectificación de asientos
Es la corrección que realiza un registrador de una anotación mal asentada.
Sánchez Medal dice que: "Son registros que se anotan cuando existe
discrepancia entre el título y la inscripción, bien sea por un error material, o por un
error de concepto (art. 3023)."
Reposición de asientos
La reposición de asientos consiste en volver a poner los asientos; es necesario
cuando los asientos registrales han sido mutilados o destruidos, o es imposible
establecer el tracto sucesivo de las inscripciones (art. 79 del Rgto.).
Nulidad de asientos
Los asientos del Registro Público de la Propiedad no surten sus efectos jurídicos
mientras no estén firmados por el registrador. Por tanto, la falta de firma del
registrador es una causal de nulidad de los asientos registrales. Sin embargo, el
solicitante de la inscripción puede solicitar la firma del registrador por medio del
título de certificación, de haber sido registrado su documento (art. 3033-IV).
Otra forma de anularse los asientos registrales es por medio de la resolución
judicial. Por elemental lógica jurídica, si la inscripción se hizo con base en un
documento notarial y éste fue impugnado y anulado por resolución judicial, es de
esperarse que la inscripción hecha carece de validez y, por tanto, es nula.
Cancelación o extinción de asientos

64
La cancelación es el acto procedimental por medio del cual se deja sin efectos, de
manera parcial o total, una anotación o una inscripción, ya sea por haberse
extinguido el derecho o haberse trasmitido el dominio. El artículo 3036 del Código
Civil establece: "Cancelado un asiento, se presume extinguido el derecho a que
dicho asiento se refiere."
Cancelación de anotaciones preventivas
Las anotaciones preventivas se extinguen por cancelación, por caducidad 0/ por
haberse realizado la inscripción que causó la anotación.
Carácter público de los asientos. Expedición de certificaciones y
constancias
De conformidad con el principio de publicidad del Registro Público, sabemos que
cualquier persona puede consultar los folios del Registro Público de la Propiedad.
La forma y manera que tienen los usuarios para consultar los libros y folios del
Registro Público de la Propiedad es a través de la expedición de constancias que
dicho registro hace a los solicitantes consultantes, previo pago de derechos.
Las certificaciones expedidas por el Registro Público de la Propiedad por con-
ducto de sus registradores, son la fórmula solemne que tienen dichos funcionarios
para dar fe de que una constancia es copia fiel y exacta désu original folio real,
que se encuentra resguardado en los archivos de la oficina registral.
La constancia es el documento público que expide el Registro Público de la
Propiedad, y que contiene la publicidad de los actos jurídicos celebrados en una
finca, en un mueble o en una persona moral.
Certificado de gravámenes
El certificado de gravámenes es el documento expedido por el Registro Público de
la Propiedad, que hace constar la existencia de gravámenes sobre la finca objeto
de la operación.
Certificado de libertad de gravámenes
El certificado de libertad de gravámenes es lo opuesto al certificado de
gravámenes; con este documento el Registro Público de la Propiedad acredita
que no existen gravámenes en una finca.
Certificado de inscripción
Es el documento en el cual el registrador patentiza o da fe de algún asiento en
concreto, descrito en los libros de la oficina y en relación con la propiedad o
derecho derivado de la misma. Este certificado sirve como medio de prueba en

65
los procesos civiles o penales, ya que con él se puede comprobar la prescripción
positiva.
Certificado de no inscripción
El registrador da fe en este documento de que no existe registro o asiento en los
libros de la oficina de un bien determinado, de acuerdo con los datos
proporcionados por el solicitante; además de ser prueba plena, sirve de
presupuesto procesal para otros procedimientos, como el de información ad
perpetuam y el be inmatriculación.
Certificado de propiedad
El certificado de propiedad es el documento que expide el Registro Público de la
Propiedad para hacer constar la propiedad de una finca al titular que apa rece
registrado en el folio real. Este certificado se expide únicamente en aquellas
operaciones realizadas sobre bienes inmuebles, que no exigen la presencia de un
fedatario público para la formalización del acto.
Certificado de no propiedad
El certificado de no propiedad es el documento que expide el Registro Público de
la Propiedad para hacer constar la propiedad de una finca a persona diversa de la
que se pensaba.
Certificado de planos u otros documentos
Documento en el cual el registrador da fe de la existencia de uno o varios planos,
agregados en los legajos o apéndices de los archivos. Dicho certificado contiene
la copia fotostática de los planos, con la debida certificación de que es copia fiel y
exacta de su original, expedida y rubricada por el registrador.
Certificado de constancias y folios
Este documento es una forma pública de consultar los asientos registrales, que
contienen los folios reales del Registro Público.
Certificado de constancia de libros
Este documento es una forma pública de consultar los asientos registrales, que
contienen los libros del Registro Público.

Responsabilidad de los registradores


El hecho ilícito como generador de responsabilidad

66
El registrador, como servidor público y representante de la institución registral,
está sujeto al marco de responsabilidades jurídicas que pudieran generarse por el
incumplimiento o falta de diligencia en su función registral.
Un hecho ilícito es aquella conducta culposa y antijurídica que provoca un daño a
una persona. Dentro del ejercicio de sus funciones, el registrador puede incurrir
en hecho ilícito, lo que lo hará responsable de los actos que haya cometido, y
estará sujeto a las sanciones que para tal efecto disponga la legislación civil,
penal y administrativa.
Clases de responsabilidad
Las responsabilidades a las que está sujeto el registrador son la civil, penal,
administrativa y fiscal.
Responsabilidad civil
Para la configuración de la responsabilidad civil, debe acreditarse:
a) Conducta culposa del sujeto activo, como consecuencia de un acto o
abstención negligente, falta de previsión o intención de dañar.
b) La existencia de un daño material o moral en el sujeto pasivo.
c) Relación de causalidad entre el daño causado del sujeto pasivo con la
culpa del sujeto activo.
Responsabilidad penal
El registrador no goza de fuero o inmunidad; su conducta típica, antijurídica y
culpable, le hace merecedor de las sanciones pecuniarias o corporales
establecidas en el Código Penal del Distrito Federal, o en las demás leyes de
carácter federal o local que establezcan tipos penales, tales como el Código
Fiscal de la Federación. Entre los delitos que puede cometer el registrador, se
encuentran:
a) El ejercido indebido del servicio público.
b) Abuso de autoridad.
c) Coalición de servidores públicos.
d) Uso indebido de atribuciones y facultades.
e) Ejercicio abusivo de funciones.
f) Tráfico de influencia.
g) Cohecho.
h) Peculado.
i) Enriquecimiento ilícito.
j) Falsificación de documentos.
k) Fraude por simulación de contrato o acto jurídico.

67
l) Falsificación de sellos.
m) Delitos fiscales.
Responsabilidad fiscal
De no sujetarse a las disposiciones legales del Código Fiscal de la Federación, el
registrador puede ser sancionado a través de las multas que le imponga la
autoridad fiscal.
Responsabilidad administrativa
Como servidores públicos, los registradores se encuentran sujetos a los deberes y
sanciones que establece la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores
Públicos.
En consecuencia, dentro del Registro Público de la Propiedad existe una
Contraloría Interna encargada de conocer, sustanciar, y resolver el procedimiento
administrativo disciplinario en contra de los deberes de legalidad, honradez,
lealtad, imparcialidad y eficiencia que deben observar en el desempeño de su
empleo los registradores.
De igual forma, existen además leyes administrativas que establecen sanciones a
los registradores que no den cumplimiento a las disposiciones legales que dicte la
ley administrativa.

Desarrollo urbano, el catastro y el Registro Público de la propiedad


Definición del catastro y desarrollo urbano
El término "catastro" deriva de la voz greco-bizantina que significa "lista",
"relación". Catastro es el sistema de información territorial del Estado, que tiene
como finalidad obtener un inventario analítico de los inmuebles con base en sus
características.
Colín Sánchez define el catastro como un registro, padrón, catálogo o inventario
de la riqueza territorial de un país, en el que se determinan las fincas, rústicas o
urbanas, mediante su descripción o expresión gráfica, así como su evaluación o
estimación económica, administrativa, social y civil.
El Catastro que organiza la autoridad local al elaborar el inventario de sus bienes
inmuebles, finalmente es destinado para la cuantificación de créditos fiscales.
Por otra parte, decimos que el desarrollo urbano es el proceso de fundación,
conservación, mejoramiento y crecimiento de los centros de población, que pue-
den ser rurales o urbanos.
Propiedad originaria

68
La propiedad originaria de las tierras y aguas comprendidas dentro de los límites
del territorio nacional corresponde a la nación (art. 27 constitucional).
Propiedad derivada
La propiedad originaria que le pertenece a la nación puede ser trasmitida a los
particulares para constituir la propiedad privada. Así lo señala el párrafo primero
del artículo 27 constitucional.
División del territorio nacional (desde los puntos de vista del tipo de
propiedad, geográfico-político, ecológico y demográfico)
Recordemos que el territorio es un elemento esencial del Estado; es el lugar
donde se asienta la población y donde ejerce su soberanía la autoridad o el poder
público.
El territorio nacional puede estudiarse desde varios puntos de vista: el ecológico,
el geográfico, el jurídico, etc.; estas modalidades del estudio de territorio no son
independientes entre sí, sino que se relacionan.
Desde el punto de vista del tipo de propiedad
La propiedad originaria es de la nación y se trasmite a los particulares para
constituir la propiedad privada, entendiendo por esta forma de propiedad la
regulada por el derecho civil y por el derecho agrario.
De conformidad con lo anterior, tenemos tres tipos de propiedades: la propiedad
pública, cuyo titular es la nación por conducto del poder ejecutivo y está regulada
por diversas leyes de carácter administrativo, tales como la Ley de Bienes
Nacionales, donde se reconocen bienes de dominio público y bienes de dominio
privado; la propiedad privada, que puede ser propiedad social o propiedad privada
en sentido estricto; y la propiedad privada social, de los ejidos o comunidades,
que se regula a través de la legislación agraria; la propiedad privada, en sentido
estricto, se encuentra regulada por el derecho civil.
Desde el punto de vista geográfico-político
La división territorial de un país también debe abordarse desde el punto de vista
de la geografía política.
Los artículos 42 y 43 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos
explican las partes que integran el territorio nacional. Entre los componentes del
territorio nacional se encuentran las 2 entidades federativas.
El artículo 115 constitucional precisa además que la base de la división territorial
de cada uno de los estados de la Federación es el Municipio libre.

69
De acuerdo con lo anterior, el territorio nacional debe dividirse geopolíticamente
en tres tipos de jurisdicciones: una jurisdicción de carácter federal; otra de
carácter estatal y otra de tipo municipal.
Desde el punto de vista ecológico
No debemos olvidar el aspecto natural del territorio nacional. La tierra se compone
de una superficie terrestre, corteza terrestre, manto y biosfera; además de
integrarse por componentes químicos y seres vivos. Diversas ciencias naturales
estudian este aspecto natural del territorio nacional, como la vulcanología, la
tánica, la zoología, la geología, entre otras.
Desde el punto de vista demográfico
Otro de los elementos esenciales del Estado es la población, entendida como el
número de habitantes que se asientan en un territorio determinado.

Distinción del Registro Público de la Propiedad con estos registros


Diferentes registros públicos en nuestro país. Determinación de sus
funciones
No todos los registros existentes en nuestro país son públicos, algunos de ellos
únicamente son medios de control que tiene el Estado (a manera de inventario,
catálogo o lista) para asegurarse un derecho favorable.
Entre los registros públicos de nuestro país tenemos los siguientes:

• Registro Público de la Propiedad.


• Registro Público del Comercio.
• Registro Público de la Propiedad Inmueble Federal.
• Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicas e Históricos.
• Registro Público de Monumentos y Zonas Artísticas.
• Registro Nacional de Valores Intermediarios.
• Registro Patrimonial de Servidores Públicos.
• Registro Nacional de Inversiones Extranjeras.
• Registro Aeronáutico.
• Registro Nacional Agrario.
• Registro Federal de Electores.
• Registro Federal de Contribuyentes.
• Registro Público Nacional de la Propiedad Forestal.
• Registro del Crédito Rural.
• Registro de Asociaciones Religiosas.
• Registro de Organismos Descentralizados.
• Registro Nacional de Población.

70
• Registro de Patentes y Marcas.
• Registro de Importaciones y Exportaciones.
• Registro Público de Minería.
• Registro Público de Derechos de Autor.
• Registro de Pesca.
• Registro Nacional de Información Geográfica.
• Registro de Sociedades Cooperativas.
• Registro de Cámaras Nacionales de Comercio.
• Registro de Cámaras Nacionales de Industria.
• Registro Civil.
• Registro de Profesiones.
• Registro Federal de Estadística.
• Registro Inmobiliario del Distrito Federal.
• Registro Forestal.
• Registro Ferroviario.
• Registro Nacional de Áreas Naturales Protegidas.
• Registro Vehicular.
Comparación de funciones
Cada uno de los registros mencionados tiene una función diferente y análogas a
las que desempeña el Registro Público de la Propiedad.
Registro Civil
El Registro Civil es un organismo administrativo, con participación de funcionarios
investidos de fe pública, capaz de intervenir en los actos relativos del estado civil
de las personas físicas; es público, ya que cualquier persona puede solicitar
testimonio de las actas.
La utilidad del Registro Civil es triple, en beneficio de los individuos, del Estado y
de terceras personas. La fe pública del Registro Civil es de competencia local y se
encuentra regulada en el Código Civil.
Registro Federal de Contribuyentes
Es el instrumento de control que tiene la autoridad fiscal para exigir de los
contribuyentes su inscripción de manera obligatoria.
La inscripción en el Registro de Contribuyentes no es voluntaria, sino obligatoria.
La seguridad jurídica no la adquieren terceras personas, sino el Esta-do, que por
medio de dicho padrón asegura un control de sus contribuyentes deudores y de
sus créditos fiscales.

71
La regulación del Registro Federal de Contribuyentes se encuentra en el Código
Fiscal de la Federación y su Reglamento.
Registro Federal de Electores
El Registro de Electores es un organismo técnico dependiente de la autoridad
electoral (Instituto Federal Electoral) encargado de inscribir a los ciudadanos en el
padrón electoral, a fin de mantenerlo actualizado y depurado, para elaborar listas
nominales de aquellos ciudadanos que pueden emitir su voto en una casilla
determinada (electores).
El Registro de Electores se encuentra debidamente regulado por la legislación
electoral local y federal.
Registro Público de Derechos de Autor
El Registro Público de Derechos de Autor es el organismo, dependiente del
Instituto Nacional de Derechos de Autor, encargado de registrar y dar publicidad a
las obras de carácter literario, musical, plástico, arquitectónico, cinematográfico,
fotográfico y pictórico, que pueden realizar las personas. La Ley de Derechos de
Autor regula este registro.
Registro Agrario Nacional
El Registro Agrario Nacional tiene funciones análogas al Registro Público de la
Propiedad, sólo que en éste se inscriben los actos y bienes susceptibles de la
legislación agraria. La reglamentación de dicho registro se encuentra en la Ley
Agraria.
Otros registros administrativos
Los demás registros, no numerados, son aquellas instituciones administrativas
creadas por ley para dar certeza, autenticidad o seguridad jurídica a hechos o
actos, bienes o personas, y para tal efecto se adopta un sistema de inscripciones
y anotaciones, catálogos e inventarios.
Los registros administrativos pueden ser públicos, de libre acceso a los
interesados, o cerrados, si la autoridad y la ley así lo creen conveniente.

Algunos trámites administrativos en el Registro Público de la Propiedad.


• Certificado de Existencia o Inexistencia de Gravámenes.
• Certificado de Inscripción de los Asientos Registrales en libro o folio.
• Certificado de No Inscripción.
• Consulta de datos regionales mediante la expedición de copias simples de
folio real, folio mercantil, folio real de personas morales, folio real de bienes
muebles, antecedentes de libro y microfichas.

72
• Expedición de copias certificadas de los asientos registrales del libro o
folio.
• Inscripción de actos y hechos jurídicos.
• Rectificación de asientos registrales en el libro o folio.

73
Referencias
Teresa, L. C. (2007). Derecho notarial y Derecho Registral. México, D.F.: Porrúa.

74