Вы находитесь на странице: 1из 41

El cuerpo humano tiene una estructura dinámica de huesos y cartílagos llamada esqueleto. El cual es flexible, con articulaciones y coyunturas que fueron hechas para moverse, por lo cual para eliminar fricciones dañinas, esas partes movibles están perfectamente lubricadas, pero el cuerpo se lubrica a sí mismo al fabricar una sustancia parecida a la jalea en la cantidad apropiada cada vez que se necesita.

Pueden producir calor, o enfriarse con las gotas de sudor que se derramen desde

millones de pequeñas glándulas en la piel.

computarizado más complejo e inigualable. Y sólo en un cerebro humano hay probablemente más circuitos eléctricos, que en el sistema electrónico más complejo

existente. Sí,

algo maravilloso.

El cerebro es el centro del sistema

este

cerebro

es

El sonido que oímos se está tocando en un perfecto y pequeño instrumento musical ubicado en nuestro

Es interesante mencionar que el tamaño de estos huesos pequeños no cambia desde que nacemos. El corazón es una bomba muscular que manda la sangre a través de cientos de miles de vasos sanguíneos. Sí, el cuerpo humano es una máquina maravillosa. Nuestro cuerpo ha sido diseñado con la habilidad para transmitir a las próximas generaciones la información programada requerida para formar otra persona

'Sin duda alguna, el cuerpo

a partir de elementos simples. Lo mejor del universo

humano es el sistema de procesamiento de información más complejo.

Sistema Digestivo

El sistema digestivo es un tubo que permite la digestión, y de ese modo la nutrición del ser humano. Está conformado por un conjunto de órganos en donde se procesan los alimentos consumidos en un proceso llamado digestión. Este canal digestivo tiene relación con otros sistemas, como el sistema nervioso, ya que el mismo controla los procesos de digestión. El tubo digestivo va desde la boca hasta el ano.

Características

El aparato digestivo es un tubo que tiene unos 5 metros de longitud, posee movimientos musculares que llevan los nutrientes a través de él. Este sistema se encarga de proveer a todos los tejidos del cuerpo la nutrición adecuada para su correcto funcionamiento. Además de ser un tubo, tiene órganos anexos que también cumplen funciones que

tienen que ver con la digestión, algunos órganos del sistema digestivo tienen forma de bolsa y otros de tubos, sin embargo, la mayoría tienen forma tubular.

Función del sistema digestivo

La función del aparato digestivo es la deglución, la digestión, la absorción de nutrientes y la eliminación de productos no aprovechados, a través del tubo digestivo que realiza movimientos y procesa el alimento junto con los jugos gástricos.

Partes

y procesa el alimento junto con los jugos gástricos. Partes El sistema digestivo está compuesto de

El sistema digestivo está compuesto de las siguientes partes:

Boca: es el lugar por donde ingresa el alimento y en ella se realiza el proceso de

masticación y trituración de los alimentos, con la ayuda de la lengua y de los dientes.

Esófago: es una estructura en forma de tubo que le sigue a la boca. Mide entre 20 y 30 cm, y comunica la boca con el estómago, luego de que se realiza la deglución del alimento.

Estómago: es una bolsa en donde se continúan mezclando los alimentos. Allí se

producen enzimas digestivas y jugos gástricos, y se procesan los alimentos. Tiene comunicación con el duodeno, que es una pequeña bolsa parte del intestino delgado en donde se sigue realizando la digestión y comienza la asimilación de los alimentos

consumidos. En el estómago se intensifican los movimientos peristálticos, que son movimientos que ayudan a empujar o a enviar los alimentos al intestino delgado.

Intestino delgado: es un tubo delgado en donde se produce la absorción de nutrientes

de los alimentos consumidos, y tiene un largo aproximado de 2 metros y medio; este tubo está conformado en sus paredes por unas membranas de absorción que poseen los llamados pelos absorbentes. Estas estructuras tienen la capacidad de absorber los nutrientes y enviarlos al torrente sanguíneo, para la nutrición de todas las células del cuerpo.

Intestino grueso: es una estructura que posee movimientos musculares y que básicamente arrastra los alimentos hacia el recto y finalmente al ano. El intestino grueso absorbe algunos nutrientes y agua, para un mejor funcionamiento, y forma el bolo alimentario, y lo trasforma en desecho que posteriormente será eliminado.

Recto: es la continuidad del tubo digestivo, casi en su parte final, donde se depositan las heces casi al momento de la eliminación. También posee movimientos musculares.

Ano: es el orificio por donde se eliminan los desechos o alimentos que el cuerpo no procesó ni absorbió.

Otros órganos: el páncreas, el hígado y el bazo, son órganos anexos que intervienen también en la digestión, produciendo enzimas y metabolizando productos.

Sistema Digestivo y su funcionamiento

El sistema digestivo funciona con ayuda del sistema muscular y el sistema nervioso, realizando movimientos peristálticos, desde que comienza el proceso digestivo en la boca, pasando por el procesamiento y mezcla de los mismos, y la asimilación y absorción de nutrientes. Se forma un bolo alimenticio primero, y luego alimentario, para finalmente ser eliminado a través del recto y el ano, todo desecho que el cuerpo no aprovechó como nutriente.

Enfermedades

Las enfermedades del sistema digestivo son innumerables, pero se suscriben a los órganos que lo pueden conformar. A continuación se nombrarán las enfermedades más comunes del tracto digestivo:

Gastritis: consiste en una hiper-acidez o exceso de jugos gástricos dentro del estómago, y la presencia de algunas molestias como náuseas y vómitos, y la misma puede ser generada por estrés nervioso o por enfermedades crónicas del sistema digestivo y nervioso.

Mala absorción de nutrientes: se refiere a las personas celiacas, quienes no producen enzimas, o suficientes sustancias o metabolitos químicos, para digerir alimentos derivados del trigo u otros.

Intolerancias o alergias: las personas pueden ser intolerantes a cierto tipo de alimentos y no poder consumirlos. Generalmente estas intolerancias se deben a que algunos organismos no producen las enzimas necesarias para digerir ciertos alimentos o componentes de los mismos, como el caso de la lactosa.

Problemas funcionales de colón: son todas aquellas enfermedades que producen mala

función el cualquiera de los intestinos, ya sea enfermedades inflamatorias o irritantes como el colon irritable, enfermedad diverticular, o enfermedad ulcerosa de colon. También puede haber irregularidades hormonales que produzcan un mal funcionamiento de las vías digestivas y afecten el tránsito de los alimentos por el tracto

digestivo.

Problemas funcionales en órganos anexos: hígado recrecido, hígado graso, pancreatitis de origen funcional o infeccioso, inflamaciones inespecíficas, entre otras.

Enfermedades infeccionas, virales o parasitarias: son aquellas causadas por bacterias, parásitos o de origen viral, que pueden causar síntomas como vómitos y diarrea.

El Sistema Respiratorio

El sistema respiratorio permite al ser humano el intercambio de gases, o el poder respirar a través de un conjunto de órganos que cumplen funciones específicas en la respiración y en la purificación de la sangre, actuando como verdaderos filtros del organismo: se inhala aire oxigenado y se exhala dióxido de carbono.

Características del Sistema Respiratorio

El sistema respiratorio consta de conductos o vías que están dispuestos para llevar a cabo la toma de oxígeno y la purificación, y oxigenación de todos los órganos del cuerpo. Sus órganos principales son los pulmones, que tienen forman de bolsa, y el resto de los conductos transportan el aire hasta ellos, hasta lograr captar el oxígeno.

Función del Sistema Respiratorio

La función principal es el transporte de oxígeno a todos los tejidos del cuerpo, después de que ha penetrado por las fosas nasales. Esta función es tan importante, que sin las

vías respiratorias no llegaría oxígeno a los pulmones, lo que produciría la muerte, o bien no llegaría el oxígeno ni al cerebro ni a otras áreas de nuestro cuerpo.

oxígeno ni al cerebro ni a otras áreas de nuestro cuerpo. Partes del Sistema Respiratorio ●

Partes del Sistema Respiratorio

Las fosas nasales: son orificios que posee la nariz por donde penetra el aire hacia el

interior del organismo, y se unen con la faringe y la laringe para conformar las primeras vías por donde transita el oxígeno que se recibe del medio ambiente.

La faringe: es una parte del sistema respiratorio que se encuentra luego de las fosas nasales y de la boca, y que también comparte función con el sistema digestivo, siendo ésta una de sus cavidades para el paso de alimentos hacia el interior del organismo.

La laringe: es una cavidad del sistema respiratorio que le sigue a la faringe, y que se encuentra ubicada en el comienzo de la tráquea, dicha cavidad es cartilaginosa y presenta una estructura llamada nuez. En la laringe se encuentran el conjunto de cuerdas vocales que le da al ser humano la cualidad del habla.

La tráquea: es un tubo, cavidad o conducto de aproximadamente 15 cm de longitud, y

está situada por delante del esófago; no posee ninguna comunicación con él, ya que en el interior de la tráquea sólo entra el oxígeno para respirar, y no alimentos, como en el caso del esófago.

Los pulmones: son dos sacos o bolsas situadas en el centro de la caja torácica, que

están protegidas por un celoma y por las costillas que le rodean. El pulmón derecho tiene tres lóbulos, a su vez que el izquierdo posee sólo 2; esto es para dar cabida al corazón, otro órgano del sistema circulatorio. Dentro de los pulmones se encuentran ubicadas unas estructuras en forma de ramificaciones llamadas bronquios. Estas ramificaciones se subdividen en estructuras aún más pequeñas llamadas bronquiolos, que son las terminaciones de los bronquios y tienen forma de pequeñas bolsitas de aire rodeadas de capilares. Una fina, pero resistente membrana, recubre los pulmones, se le llama pleura, y protege a los pulmones del roce de las costillas.

El Funcionamiento del Sistema Respiratorio

El funcionamiento del sistema respiratorio está conformado por dos procesos importantes, y todos los procesos internos que llevan a la oxigenación de la sangre. Estos procesos son inspiración y espiración. Su funcionamiento es el siguiente, y se centra todo en los pulmones:

Inspiración: hay una contracción del diafragma y de los pulmones; el diafragma se

desplaza hacia abajo, los pectorales menores y los espacios intercostales presionan las costillas hacia afuera. Como consecuencia de esto, la caja torácica se expande y el aire entra rápidamente en los pulmones, por vía de la tráquea, con el fin de llenar el vacío de aire que resulta de la inspiración.

Espiración: este mecanismo es de relajación del diafragma. Contrario a la contracción, se relaja adaptando su postura normal, en curva hacia arriba; los pulmones se contraen y el aire se expele.

Enfermedades del Sistema Respiratorio

Las enfermedades de las vías respiratorias son muy comunes, sobre todo las de origen infeccioso, o virales, en las que un microorganismo penetra las vías a través del aire por las fosas nasales o por la boca, y se produce una infección respiratoria. Entre las más frecuentes podemos mencionar:

Tuberculosis: es una enfermedad infecciosa patógena producida por una bacteria o

bacilo que también puede invadir otros órganos o partes del cuerpo. Sin embargo, a

nivel pulmonar manifiesta un sin número de síntomas, como tos frecuente y expulsiones de sangre cuando ya está en estado muy avanzado.

Enfermedades obstructivas de las vías respiratorias: la insuficiencia respiratoria es la poca capacidad de los pulmones y demás vías de captar el oxígeno y hacerlo llegar a sus destinos para oxigenar bien el cuerpo.

Neumonías: son infecciones peligrosas que se producen por bacterias del tipo coco:

neumococos. Estas infecciones, de no tratarse a tiempo, pueden generar cuadros muy graves si no se aplican los antibióticos correspondientes.

Enfisema: son serias lesiones en los bronquios, que impiden la correcta oxigenación del aire. Las personas que sufren enfisema respiran mal durante el ejercicio. Se manifiesta por una marcada incapacidad para respirar.

Asma bronquial: es un tipo de obstrucción y dificultad respiratoria generalmente

provocada por una hipersensibilidad bronquial, o alergia a algunos factores, casi siempre ambientales. Generalmente ocurre como reacción alérgica.

Cáncer: es la enfermedad respiratoria más grave que puede ocurrir en las vías respiratorias. Puede aparecer en los pulmones, pero también en la laringe, la boca o cualquier otro conducto respiratorio. Se trata de formaciones malignas llamadas tumores, que aparecen en los órganos e impiden la correcta respiración. Luego el cáncer crece y puede invadir otros órganos hasta llevar a la persona a la muerte. El cáncer de pulmón suele comenzar a dar síntomas cuando ya no puede hacerse nada para eliminarlo.

El Sistema Urinario

El sistema urinario es un sistema de órganos encargado de limpiar y purificar la sangre del organismo, funcionado como filtro de toxinas y excesos de líquidos, y otras sustancias que no son aprovechables por el organismo. El sistema urinario es uno de los sistemas de mayor relevancia para la vida.

Características

El sistema urinario es un conjunto de órganos entre bolsas y tubos que tiene la función de liberar al organismo de toxinas peligrosas para el cuerpo o de desecho. Su característica principal es que, anatómicamente, es un conducto de orina que termina con la micción; por sus canales fluye un líquido llamado orina.

Función El Sistema Urinario

Para mantener el equilibrio interno, la función del sistema urinario es filtrar toxinas, productos de algunos metabolismos y sustancias que han penetrado al sistema urinario, ya sea químicas o propias de algunos de los sistemas. La eliminación la realiza por medio de una sustancia amarilla clara llamada orina. Otra función de importancia es la regulación de los líquidos internos o fluidos del organismo, controlar los niveles de sal, azúcar y nutrientes en la sangre, haciendo uso de los nefrones.

El sistema urinario también regula la función de las angiotensinas que controlan los niveles de presión arterial, este mecanismo se realiza a través de los riñones, que secretan la hormona eritropoyetina que estimula la formación de los glóbulos rojos.

Funcionamiento del sistema urinario

El sistema urinario hace penetrar la sangre al interior de los riñones, desde donde se filtran las sustancias químicas. Cada riñón deja pasar aproximadamente 1 litro de sangre por minuto, y en sus estructuras internas, los nefrones, se realiza el proceso metabólico de filtrar sustancias que son o pueden ser tóxicas, y que serán expulsadas del organismo a través de un proceso llamado micción. Si este mecanismo no funcionara, las toxinas se acumularán en la sangre y estas toxinas podrían envenenar un organismo en pocas horas hasta causar su muerte.

un organismo en pocas horas hasta causar su muerte. Partes ● Riñones: un par de lóbulos

Partes

Riñones: un par de lóbulos en forma ovalada y de frijol, que se ubican entre la caja torácica y la parte ventral en los seres humanos. Se encuentran como mayores unidades y órganos que mantienen función de filtrar toxinas. Está conformado por nefrones, que

son pequeños órganos que se encuentran realizando la función de filtro, control de la sal, azúcar y otras sustancias dentro del organismo, y estos son las estructuras funcionales de los riñones.

Uréteres: son dos tubos delgados que conducen la orina desde los riñones hasta la vejiga. Sale un uréter de cada riñón.

Vejiga urinaria: la vejiga tiene una función de almacenamiento, de manera tal que la

orina que se va produciendo y que baja de los riñones por los uréteres se almacena allí,

hasta que se producen señales sensoriales de necesidad de vaciar la vejiga; esta señal puede llegar mucho antes de que la vejiga alcance su máxima capacidad de almacenamiento.

Uretra: es un conducto grueso, que el sistema utiliza para expulsar la orina al exterior luego del proceso de filtrado de la misma.

Esfínter: es una estructura muscular que está adherida a la uretra, y que funciona

como una compuerta que se abre para permitir la salida de la orina en el momento en

que se produzca la señal.

Enfermedades del Sistema Urinario

Entre las principales enfermedades que pueden afectar el sistema urinario mencionaremos las siguientes:

Infecciones urinarias: muchas enfermedades se generan en el sistema urinario, y

muchas de ellas son causados por agentes patógenos, especialmente bacterias acumuladas en el interior de alguno de sus órganos. Otras enfermedades corresponden a la naturaleza misma de la acción fisiológica de los niños, y algunas de estas pueden tener mayor o menor gravedad de acuerdo al cuadro inmunológico y patológico particular.

Cistitis: se trata de una inflamación de la vejiga y a veces uretra también, en la que las micciones son dolorosas y escasas, producida por motivos infecciosos en la mayoría de los casos, y es una enfermedad inflamatoria.

Insuficiencia renal: es el deterioro progresivo de las funciones de los riñones, y en

general, en los que, a causa del deterioro secundario debido a otra enfermedad (diabetes, hipertensión, cáncer de próstata, entre otras) se produce, y el sistema renal va perdiendo función, y no filtra bien las toxinas que hay en el cuerpo o la sangre, por lo que las personas que tienen esta enfermedad deben realizarse diálisis cada dos o tres

días, para cambiar o purificar su sangre. Esta enfermedad sólo tiene el tratamiento de dializar, y es totalmente irreversible.

Enfermedad renal terminal: la enfermedad se produce porque el sistema urinario

pierde la función completamente a causa de variados motivos, incluso una insuficiencia

renal crónica, sólo que la pérdida total es aún más grave ya que se manejan tratamientos como el trasplante de riñón, además de diálisis más intensas, ya que se pierde al menos el 85 a 90% de la función renal. Esta enfermedad no tiene solución médica más que trasplante de riñón. Cáncer: crecimientos tumorales son comunes en algunas personas que tienen predisposición genética en cualquiera de los órganos del sistema urinario. Los

tratamientos para esta enfermedad vienen determinados por el cuadro clínico y por lo que usualmente se utiliza como tratamiento oncológico.

Cálculo renal: algunas personas tienen la propensión a formar cuerpos sólidos en la

orina que se van a cumulando en los riñones y en los diversos órganos. El cálculo se forma de cuerpos sólidos contenidos en alimentos que logran penetrar en el torrente sanguíneo y se acumulan hasta formar cálculos grandes, al bajar por el tubo o los canales renales pueden generar molestias, dolores o los llamados cólicos nefríticos.

El Sistema Reproductor

Se llama aparato reproductor al conjunto de órganos de nuestro cuerpo que sirven para reproducirnos, es decir, dar a luz a nuevos seres humanos.

El Aparato Reproductor Femenino

El aparato reproductor femenino es un conjunto de órganos destinados y adaptados para la procreación y crecimiento de nuevos seres humanos vivos. Sus adaptaciones permiten albergar un embrión, posteriormente un feto, y luego un niño que nacerá vivo luego del periodo de gestación. El aparato posee varios órganos que hacen posible la fecundación y crecimiento de nuevos seres vivos.

Características

Ubicado en la parte baja del vientre de la mujer, cuyo órgano más grande, en forma de bolsa, es el útero, conformado por 3 capas de tejido, color rojizo o rosado, con un tamaño aproximado de unos 6 o 7 cm, y que se expande lo necesario mientras se tiene una gestación en curso. De tejido netamente muscular de tipo liso.

Las trompas de Falopio son dos conductos que asemejan cuernos, pero cuya forma tubular permite el transporte de óvulos hacia el útero en el momento de la fecundación, según el ciclo.

Los ovarios son dos glóbulos en forma de almendra en donde se producen los óvulos o células femeninas.

Función

La función fundamental del aparato reproductor femenino es la procreación, en términos de fecundación, y resguardo del embrión o feto durante el periodo de gestación en el ser humano. El sistema está diseñado para producir células femeninas y recibir células masculinas, y conducirlas a un estado de fecundación para reproducción de la especie.

Funcionamiento

El sistema o aparato reproductor, con sus ciclos de reproducción, funciona y está estructurado para lograr la preservación de la especie humana, y para la fecundación de nuevos embriones que posteriormente se convertirán en seres vivos. Además de ello, se produce una gran cantidad de hormonas que mantienen el equilibrio reproductor y de varios sistemas relacionados.

el equilibrio reproductor y de varios sistemas relacionados. Partes El sistema reproductor femenino está compuesto por:

Partes

El sistema reproductor femenino está compuesto por:

Vagina: Es el órgano de entrada al aparato reproductor femenino, en forma de tubo

muscular elástico y que hace comunicación con el útero o cuello del útero desde el exterior. La vagina se encuentra ubicada entre la uretra y el recto, y su terminación son los labios mayores. Es un ducto que va a comunicar la vulva con los genitales internos.

Útero: Se trata del principal órgano del aparato reproductor femenino, compuesto del

endometrio o pared interna del mismo, que tiene forma de saco. Es hueco y está en la parte inferior del vientre femenino. Está compuesto de tres capas fundamentales: el ya mencionado endometrio, los músculos lisos y el tejido elástico. También se le conoce como matriz y es el órgano que alberga al feto durante la gestación. Está situado puntualmente después de la vagina y antes de las trompas de Falopio.

Trompas de Falopio: Son órganos que se hallan a continuación del útero y conectan a

través de dos conductos, izquierdo y derecho, al útero con los ovarios. Básicamente las

trompas tienen como tarea fundamental conducir los óvulos hasta el útero, en donde puede producirse la fecundación o no.

Ovarios: La función de los ovarios es producir los óvulos en un ciclo de 28 días o en el periodo de un mes, de acuerdo con el ciclo menstrual de cada mujer.

Glándulas mamarias: Son un par de glándulas que están diseñadas para alimentar al

bebé durante los primeros meses de vida. Tienen la capacidad de producir leche debido

a la prolactina secretada por la hipófisis.

Enfermedades

Entre las principales enfermedades que pueden atacar el aparato de reproducción femenino podemos mencionar las siguientes:

Vaginitis: La misma se puede producir por una gran cantidad de razones: infecciosa

bacteriana o viral, generalmente de origen benigno y que puede remediarse mediante medicamentos sencillos ingeridos o tópicos. La mayor parte de las veces consiste en una inflamación e irritación de la vagina por contacto interno o externo del tejido vaginal.

Endometritis: consiste en un engrosamiento e inflamación del endometrio o capa superficial del útero, que puede producir que parte de este tejido se desborde fuera del útero y cause molestias durante los ciclos menstruales, o en cualquier otro momento en que se producen hormonas.

Endometriosis: se refiere a un engrosamiento del endometrio, que produce algunas

molestias de origen inflamatorio, y que se produce durante los ciclos menstruales.

Todas las afecciones del endometrio son las enfermedades más comunes en el útero.

Quistes: Es muy común la aparición de pequeñas tumoraciones de tipo benigno, entre las que se hallan los miomas y los pólipos. Tales formaciones merecen atención médica, para determinar el origen de los mismos y descartar enfermedades más graves como el cáncer.

Cáncer: son formaciones tumorales o crecimientos celulares anormales, que se producen con más frecuencia en los tejidos del útero y de los ovarios, pero sin descartar su aparición en otros órganos del sistema reproductor, que por lo general, de no ser detectado a tiempo, puede expandirse por la sangre a otros órganos con similar tejido celular.

El Aparato Reproductor Masculino

El aparato reproductor masculino es un conjunto de órganos que trabajan como un sistema, encargado de producir y liberar los gametos masculinos en el acto sexual, además de segregar las hormonas que determinan los rasgos sexuales masculinos.

Características

El aparato reproductor masculino ocupa una zona reducida y muy específica en la base del torso, entre el pubis y el perineo. Está constituido por glándulas más bien de pequeñas dimensiones, y el órgano que más suele destacar es el pene, por su ubicación externa y forma cilíndrica, que en erección mide en promedio 14 cm de largo por 11 cm de circunferencia.

Función

En muchos animales, incluyendo al ser humano, la función sexual permite que un espermatozoide, célula sexual o gameto producido por el hombre (macho de la especie) fecunde a un óvulo, que es la célula sexual producida por la mujer.

El aparato reproductor masculino es el encargado, no sólo de la producción y suministro de espermatozoides, sino también de la secreción de las hormonas que regulan la sexualidad masculina, tanto en el aspecto de los rasgos distintivos, como en el de la actividad y el deseo sexual.

Funcionamiento

El aparato reproductor funciona en dos niveles:

Nivel glandular

Los testículos actúan como glándulas que regulan los caracteres masculinos, y el mismo acto sexual. Además, se encargan de la gametogénesis, que es la producción de células sexuales para la fecundación, en cantidad suficiente para que ésta se produzca: cada eyaculación masculina aporta millones de espermatozoides, con el objeto de que al menos uno de ellos fecunde al óvulo.

Por su parte, la próstata recibe el esperma de los testículos, junto con el líquido seminal de las vesículas, y los reúne junto con antígenos y minerales que ella misma aporta para producir el semen que será vertido durante la eyaculación.

Antes de la eyaculación, y durante el coito (o durante el período de estimulación sexual), la glándula bulbouretral libera un líquido alcalino que sirve para que la uretra se neutralice de cualquier rastro de orina que pueda contaminar el semen.

Nivel mecánico

Durante la excitación sexual, los vasos sanguíneos bombean hacia el pene con el fin de suministrar la presión suficiente para producir una erección, lo que le dará rigidez suficiente para la penetración.

Durante la estimulación, la próstata controla los esfínteres que cierran la vejiga e impiden el paso de orina hacia la uretra. Allí se prepara el semen, que será expulsado al exterior por la misma próstata a través de la uretra, saliendo por el pene al exterior.

Partes

que será expulsado al exterior por la misma próstata a través de la uretra, saliendo por

Entre las principales partes del aparato reproductor masculino podemos mencionar las siguientes:

Pene: Es un órgano eréctil, externo, que poseen los machos de muchas especies, sobre

todo mamíferos. Es el órgano de contacto para llevar a cabo la cópula, ya que se inserta dentro del cuerpo de la hembra durante el acto sexual. A través de él se libera el semen,

que contiene los gametos, o células sexuales, que fecundarán el óvulo femenino.

Muchas especies de mamíferos cuentan con un hueso en el pene, llamado báculo, que permite la cópula aunque el pene no se halle erecto por sí mismo. Este hueso no se halla en la especie humana.

Testículos: Son dos órganos, también externos, encargados de la producción de

espermatozoides, que son las células que transportan la mitad de la información genética necesaria en la formación de un nuevo individuo. Además, segregan hormonas sexuales masculinas, en especial testosterona.

Epidídimo: Conducto que recolecta el esperma producido en los testículos, para su emisión hasta la próstata para la eyaculación.

Conductos deferentes: Estructuras tubulares que conectan al epidídimo con la próstata. A través de él viaja el esperma que se eyacula.

Vesícula seminal: Son dos glándulas situadas sobre la próstata y detrás de la vejiga,

encargadas de proporcionar el líquido seminal, que es un líquido con las condiciones y los nutrientes adecuados para la supervivencia de los espermatozoides. Cada vesícula se conecta con un conducto deferente a la entrada de la próstata, formando el conducto eyaculador.

Próstata: Glándula que recolecta el semen proveniente de los testículos y las

vesículas. Estas emisiones se unen con otras sustancias producidas en la propia próstata para formar el semen. La próstata además ayuda a evitar el flujo de orina al semen mientras dure el coito.

Glándulas bulbouretrales: Se encuentran en la base de la próstata, y se ocupan de

segregar un líquido alcalino que lubrica y neutraliza la presencia de orina en la uretra

durante el coito, para hacer más adecuado el medio para los espermatozoides.

Uretra: Es un conducto grueso, que como parte del sistema urinario, permite la

expulsión de orina, pero también es usado por el sistema reproductor para la expulsión

del semen. Conecta desde la vejiga urinaria hasta el pene, pero recoge el semen cuando pasa a través de la próstata.

Enfermedades

Entre las principales enfermedades que pueden afectar el aparato reproductor masculino podemos mencionar:

Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS): Infecciones contagiosas como gonorrea,

sífilis o herpes afectan al aparato reproductor masculino en primera instancia, especialmente a sus órganos externos, aunque no ofrezcan señales visibles en lo inmediato. Requieren prevención, aunque en general pueden ser tratadas con éxito.

Cáncer: Las formaciones malignas pueden afectar a los órganos del aparato reproductor, principalmente pene, testículos y próstata. Estadísticamente su incidencia es baja, y el pronóstico favorable si se logra un diagnóstico temprano.

Malformaciones del pene: Este órgano puede sufrir desviaciones exageradas de la

condición recta que dificulten la penetración, por lo que deben ser adecuadamente tratadas por un médico.

Hiperplasia prostática: Agrandamiento de la próstata, frecuente en hombres de edad

avanzada. Es una condición benigna que no suele requerir acción médica, a menos que sea tan pronunciado que afecte a otros órganos, como la vejiga.

Varicocele: Dilatación anómala de las venas que rodean los conjuntos espermáticos, y que pueden afectar el tránsito del esperma, afectando la calidad del mismo y provocando infertilidad. No es incapacitante, y normalmente sólo se detecta cuando hay problemas para concebir. Se trata quirúrgicamente.

El Sistema Circulatorio

El sistema circulatorio es el sistema de transporte de oxígeno y nutrientes, encargado de llevar a través del torrente sanguíneo la sangre oxigenada, y a cada parte del cuerpo los nutrientes, así como también se encarga de llevar los resultantes tóxicos de los diversos metabolismos, sustancias no aprovechadas que son transportados hasta los riñones en donde se filtran a través de la orina y el sudor.

Características

Es un sistema que interactúa con la sangre y el sistema inmunitario, además de presentar un órgano importante como el corazón, altamente especializado para guiar las funciones de bombeo a todo el cuerpo.

Función del sistema circulatorio

La función del sistema circulatorio es transportar oxígeno llevado por la sangre y bombeado por el corazón, hacia cada uno de los tejidos y órganos del cuerpo, con el fin de oxigenarlo y nutrir los tejidos. Además de llevar los desechos no aprovechados a los órganos encargados de filtrar o eliminar las toxinas.

a los órganos encargados de filtrar o eliminar las toxinas. Partes ● La sangre: es el

Partes

La sangre: es el líquido transportador de coloración roja, conformado por tres tipos

de células, plaquetas, glóbulos blancos y glóbulos rojos. Las células sanguíneas cumplen

diversas funciones ante estímulos internos y externos.

Vasos capilares: son pequeños conductos que irrigan muchas partes del cuerpo y los

órganos, y son encargados de llevar oxígeno y nutrientes a cada parte que lo requiera, o

tejidos que lo necesiten. Son los conductos más pequeños.

Las arterias: son conductos que llevan sangre ya purificada para órganos del cuerpo

de mayor magnitud, desde el corazón hacia cada uno de los demás órganos. Salen desde la arteria pulmonar y la arteria aorta, una del ventrículo izquierdo y la otra del ventrículo derecho. Se diferencian de las venas porque las mismas no trabajan por su cuenta, ya que están reguladas por diversas válvulas que regulan y controlan la entrada y salida de sangre al corazón y los pulmones.

Las venas: son conductos que llevan la sangre al corazón, desde los órganos del cuerpo. Dos de ellas llegan al corazón, las venas cavas, son un par, y cuatro de ellas llamadas pulmonares. El par de venas cavas llevan la sangre al corazón por la aurícula derecha, y las pulmonares llevan sangre a la aurícula izquierda.

El corazón: es el principal órgano del sistema circulatorio y tan necesario para la vida como lo puede ser el cerebro. Es un órgano musculoso, cubierto por membranas externas, y por fuera cubierto también por arterias coronarias. El corazón es el responsable de recibir y bombear sangre a todos los tejidos del cuerpo a través de las arterias y vasos capilares. El objetivo es que la sangre circule por todo el organismo aproximadamente de unas 50 a 100 veces por minuto. La parte externa del corazón está conformada por una capa muscular llamada miocardio, cubierto también por una capa llamada endocardio, y a su vez también lo recubre una membrana llamada epicardio y pericardio. La parte interna del corazón contiene dos aurículas y dos ventrículos, y se comunican entre sí por válvulas, y se conectan de la siguiente manera: ventrículo izquierdo con la aurícula izquierda y su válvula se llama mitral, y la que comunica al ventrículo derecho con la aurícula derecha se le llama tricúspide.

Funcionamiento del sistema respiratorio

El sistema circulatorio funciona bajo dos sistemas particulares, que se complementan uno al otro. La circulación mayor o general, y la circulación menor o pulmonar, ambos procesos se llevan a cabo mediante el transporte del oxígeno llevado por la sangre y funcionan de la siguiente manera:

La circulación mayor, o la que se llama general, consiste en la circulación de la sangre ya oxigenada por todo el organismo, y el regreso de la sangre de las venas de todo el organismo hacia el corazón. La circulación menor o pulmonar se ocupa de enviar la sangre venosa a los pulmones, recoge el oxígeno de los mismos, e introduce la sangre oxigenada en el corazón.

Enfermedades del sistema respiratorio

El sistema circulatorio puede presentar algunas enfermedades, entre las que destacan las siguientes:

Ateroesclerosis: es un endurecimiento de las arterias, por lo que las mismas pierden flexibilidad y se hacen más delgadas en su parte interior, lo que causa la ineficiente circulación sanguínea; ya que si los vasos y las arterias son duras, se parten con mayor facilidad y su deterioro tiene mucha más probabilidad de ocurrencia. Personas que se lesionan sus arterias tienen infartos, apoplejías o hemorragias cerebrales.

Infarto al miocardio: es el bloqueo del flujo sanguíneo cuyo resultado es la muerte

del tejido muscular, al que le faltó la irrigación sanguínea o el oxígeno, por lo que ese sector del corazón no funcionará más de por vida. La persona puede rehabilitarse de un infarto, o puede morir si el tejido dañado es muy grande y ya no puede recuperarse.

Prolapso de las válvulas mitrales: puede ocurrir un problema en las válvulas en las que se produce un daño o prolapso, y por consiguiente un estrechamiento de las mismas.

Angina: se refiere a un dolor cardiaco en el que también aparecen otros síntomas como fatiga, falta de aire y nauseas. Las personas con angina deben tomar medicamentos para calmar el dolor y aumentar su flujo sanguíneo al corazón.

Arritmias: es la falta de ritmo cardiaco correcto en el que se producen movimientos

irregulares en el corazón, y como consecuencia de eso, pueden ocurrir infartos o paros cardiacos.

Isquemias: algunas partes del corazón se quedan sin oxígeno, produciendo isquemias, por lo que debe haber suficiente oxígeno en el corazón y suficiente flujo de sangre, de lo contrario se puede generar un infarto.

El sistema linfático

El sistema linfático es una red de tubos delgados que se extiende por todo el cuerpo. Estos tubos se llaman vasos linfáticos.

El sistema linfático es como el sistema circulatorio de la sangre se distribuye por todo el cuerpo de la misma manera que lo hacen las arterias y las venas que transportan la sangre.

Sin embargo, los conductos del sistema linfático son mucho más finos y en vez de sangre transportan un líquido incoloro llamado linfa.

La linfa es un líquido transparente que circula alrededor de los tejidos del cuerpo. Contiene un gran número de linfocitos (las células blancas de la sangre).

El sistema linfático realiza “regadíos” de plasma fuera de los capilares para rodear y bañar a los tejidos del cuerpo. Esto se drena en los vasos linfáticos.

Los ganglios linfáticos A lo largo de los vasos linfáticos se distribuyen los ganglios, que

Los ganglios linfáticos

A lo largo de los vasos linfáticos se distribuyen los ganglios, que tienen forma de

pequeñas habichuelas. Están por todas las partes del cuerpo como las axilas, las ingles o el cuello.

De la misma manera que también hay ganglios linfáticos en:

El abdomen

La pelvis

El

pecho

El

Bazo (está debajo de las costillas, en el lado izquierdo)

El Timo (es una glándula pequeña debajo del esternón)Ayuda a producir glóbulos blancos.

Las amígdalas (dos glándulas que se encuentran en la parte posterior de la garganta, ayudan a proteger de las bacterias y los virus al sistema digestivo y a los pulmones)

El Trabajo del sistema linfático

El sistema linfático tiene varias funciones cada cual más importante:

Drena el líquido de los tejidos en el torrente sanguíneo.

Filtra la sangre

Filtrado linfático

Combate las infecciones

Drena el líquido en el torrente sanguíneo

A medida que la sangre circula, se producen fugas de fluido fuera de los vasos

sanguíneos hacia los tejidos del cuerpo.

Este líquido es importante porque lleva el alimento a las células y los productos de desecho del torrente sanguíneo. Este fluido filtrado se drena en los vasos linfáticos.

Su dirección es hasta la base del cuello donde se vacía de nuevo en el torrente sanguíneo. Esta circulación de fluido a través del cuerpo ocurre constantemente

El sistema linfático filtra la sangre

Este trabajo se realiza en el bazo. La sangre se filtra para llevarse todas las viejas células que ya están desgastadas y las destruye. Son sustituidas por nuevas células rojas que se han producido en la médula ósea.

El bazo también filtra las bacterias, virus y otras partículas extrañas encontradas en

la sangre.

Filtrado linfático

Los ganglios linfáticos filtran el líquido linfático a medida que éste pasa por ellos. Los glóbulos blancos atacan a las bacterias y virus que encuentran en la linfa.

Si las células cancerosas se separan del tumor, a menudo quedan atrapadas en los

ganglios linfáticos cercanos.

Esta es la razón por la qué los médicos revisan en primer lugar los nódulos linfáticos cuando se quiere ver el crecimiento de un cáncer.

El sistema linfático lucha contra la infección

El sistema linfático ayuda a combatir las infecciones en muchos aspectos, tales como:

Ayudando a las células blancas a producir anticuerpos

Acumulan otras células sanguíneas llamadas macrófagos dentro de los ganglios linfáticos cuyo trabajo consiste en engullir y destruir las partículas extrañas como los gérmenes

Las manifestaciones más comunes de las enfermedades del sistema linfático son:

La presencia de adenopatías (hinchazón de los ganglios)

La aparición de una forma de edema conocido como linfedema

Edema linfodinámico. Aumento de carga linfática por trastornos circulatorios (cardíacos, renal, pre menstrual, traumatismo, quemaduras.)

Edema linfostático o linfedema: Es el aumento de proteína y líquido intersticial; fallo linfático.

Lipidema. Síndrome de piernas grasosas (tobillo, piernas y cadera).

Mixedema. Acumulación de mucopolisacáridos y proteínas en el espacio intersticial, alteraciones glandulares tiroides (cara, nuca, dorso de las manos y de los pies).

La linfangitis por una herida punzante en el sistema linfático.

Cáncer: El cáncer del sistema linfático se llama linfoma.

Sistema Inmunitario

¿Qué es el sistema inmunológico?

El sistema inmunológico mantiene los microorganismos infecciosos, como las bacterias, los virus y los hongos, fuera del cuerpo. También destruye todo microorganismo infeccioso que logra invadir el cuerpo. El sistema inmunológico está formado por una red compleja y vital de células y órganos que protegen el cuerpo de las infecciones.

Anatomía del sistema inmunológico

Anatomía del sistema inmunológico Los órganos involucrados en el sistema inmunológico se denominan órganos linfoides.

Los órganos involucrados en el sistema inmunológico se denominan órganos linfoides. Afectan el crecimiento, el desarrollo y la liberación de linfocitos (cierto tipo de glóbulo blanco). Los vasos sanguíneos y los vasos linfáticos son partes importantes de los órganos linfoides, debido a que transportan los linfocitos hacia y desde diferentes partes del cuerpo. Cada órgano linfoide desempeña una función en la producción y la activación de los linfocitos. Los órganos linfoides incluyen los siguientes:

Adenoides. Dos glándulas ubicadas en la parte posterior del conducto nasal.

Médula ósea. El tejido suave y esponjoso que se encuentra en las cavidades óseas.

Ganglios linfáticos. Pequeños órganos con forma de frijol que se encuentran por todo el cuerpo y se conectan a través de los vasos linfáticos.

Vasos linfáticos. Red de canales por todo el cuerpo que transportan linfocitos hacia los órganos linfoides y el torrente sanguíneo.

Placas de Peyer. Tejido linfático en el intestino delgado.

Bazo. Órgano del tamaño de un puño ubicado en la cavidad abdominal.

Timo. Dos lóbulos que se unen por delante de la tráquea, detrás del esternón.

Amígdalas. Dos masas ovaladas en la parte posterior de la garganta.

¿Qué son los linfocitos?

Los linfocitos son un tipo de glóbulo blanco que combate infecciones y son fundamentales para un sistema inmunológico efectivo.

¿Cómo se forman los linfocitos?

Los precursores de todas las células sanguíneas, incluidas las células inmunológicas, tales como linfocitos, se producen en la médula ósea. Ciertas células pasarán a ser parte del grupo de linfocitos, mientras que otras serán parte de otro tipo de células inmunológicas conocidas como fagocitos. Una vez formados los linfocitos, algunos seguirán madurando en la médula ósea y se convertirán en linfocitos "B". Otros linfocitos finalizarán su maduración en el timo y se convertirán en linfocitos "T". Los linfocitos B y T son los dos grupos principales de linfocitos que reconocen y atacan a los microorganismos infecciosos.

Una vez maduros, algunos linfocitos se alojarán en los órganos linfoides, mientras que otros se desplazarán de forma continuada por el cuerpo a través de los vasos linfáticos y el torrente sanguíneo.

¿De qué manera los linfocitos combaten las infecciones?

Si bien cada tipo de linfocito combate las infecciones de diferente manera, el objetivo de proteger al cuerpo de las infecciones sigue siendo el mismo. Los linfocitos B producen anticuerpos específicos para microorganismos infecciosos. Los linfocitos T eliminan microorganismos infecciosos mediante la eliminación de las células del cuerpo que están afectadas. Los linfocitos T también liberan sustancias químicas denominadas citoquinas.

Otros tipos de glóbulos blancos, como los fagocitos (células fagocíticas) y las células asesinas naturales (células citotóxicas) destruyen los microorganismos infecciosos.

¿Qué son los trastornos del sistema inmunológico?

Cuando el sistema inmunológico no funciona correctamente, se puede producir una serie de enfermedades. Las alergias y la hipersensibilidad a ciertas sustancias se consideran trastornos del sistema inmunológico. Además, el sistema inmunológico desempeña una función en el proceso de rechazo de órganos o tejido trasplantado. Otros ejemplos de trastornos inmunológicos incluyen los siguientes:

Enfermedades autoinmunes, tales como diabetes juvenil, artritis reumatoide y anemia.

Trastornos de inmunodeficiencia, tales como el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) e inmunodeficiencia combinada grave (IDCG).

Sistema Hormonal o endocrino

El sistema endocrino u hormonal está compuesto por un grupo de órganos y glándulas que secretan hormonas, las cuales realizan funciones de diversos tipos en el organismo, tanto metabólicas como funcionales. Actúa en conjunto con otros sistemas, principalmente el sistema nervioso, el digestivo, médula ósea y algunos órganos anexos.

Características del Sistema Endocrino

Entre las principales características del sistema endocrino podemos mencionar que las glándulas que posee no tienen conductos: se liberan directo al torrente sanguíneo y tienen las llamadas vacuolas intracelulares, que son cápsulas cubiertas por una membrana plasmática que contiene agua o enzimas. Su objetivo principal es el de contener y proteger las hormonas.

Función del Sistema Endocrino

Entre las funciones del sistema endocrino mencionaremos que sirve para regular, a través de las hormonas, diversas funciones del cuerpo, funciones metabólicas, fisiológicas y de funcionamiento. Se expanden en el organismo a través del torrente sanguíneo para estimular glándulas o la sola secreción de sustancias químicas que regulan y dan equilibro al cuerpo humano en muchas de las funciones. Está muy relacionado con el sistema nervioso y el sistema digestivo, debido a que algunos órganos son capaces de liberar hormonas que tienen una importante utilidad.

Partes del Sistema Endocrino Los órganos y glándulas que forman parte del sistema endocrino están

Partes del Sistema Endocrino

Los órganos y glándulas que forman parte del sistema endocrino están relacionadas con varios otros sistemas que controlan funciones metabólicas y fisiológicas humanas, se nombran la mayoría de ellas junto con las hormonas que secretan:

Glándulas:

Hipotálamo: algunas hormas que secreta: dopamina, liberadora de tirotropina y somatropina, gonadotropina y cortitropina, además también secreta oxitocina y vasopresina.

Glándula Pineal: es una glándula que secreta melatonina, la cual regula el color de piel y el cabello, y la dimetiltriptamina, que tiene acción de regular el sueño.

Glándula hipófisis: las hormonas que libera son las del crecimiento, que en niños

está activada hasta los 18 o 20 años de edad. La hormona que estimula la tiroides o tiroide estimulante. También la hormona folículo estimulante, para la acción de los ovarios en las mujeres, y en los hombres la producción de esperma. La hormona luteinizante, estimula la ovulación de la mujer y en el hombre estimula la creación de esperma o espermatogénesis, la prolactina, que es la hormona que regula la liberación de leche cuando es tiempo adecuado y liberar la leche a la glándula mamaria.

Hipófisis posterior: esta glándula secreta oxitocina, que es la sustancia que produce

las contracciones en la mujer a la hora del parto, y la vasopresina que contribuye con la absorción de agua en los riñones.

Hipófisis media: esta glándula regula la secreción de melatocitos que contribuyen a la coloración de la piel y el cabello.

Tiroides: glándula que produce tiroxina luego de ser estimulada por la tiroide

estimulante, y que funciona para la absorción de yodo, además de otras funciones metabólicas y algunas implicadas con el sistema nervioso. La tiroides también secreta triyodoritonina, que estimula el proceso de oxígeno y de energía, y la calcitonina, que trabaja en el fortalecimiento de los huesos.

Órganos:

Estómago: secreta algunas hormonas como la gastrina, ghrelina para estimular el

apetito. Algunos neuropéptidos, somatostatina que es la que regula la cantidad de gastrina; la histamina, que puede colaborar con la producción de ácidos gástricos, y la

endotelina que contrae el musculo estomacal.

Duodeno: el duodeno produce la secretina, que reduce o suspende el jugo gástrico o

puede secretar bicarbonato para regularlo; la colecistoquinina, que emite señales para

producción y secreción de bilis. Esta última también se puede encargar de suprimir el apetito.

Páncreas: libera varias hormonas entre las que mencionaremos: el glucagón, la

somatostatina y polipéptidos pancreáticos. Estas tres sirven para regular el funcionamiento del páncreas; pero sin embargo, la principal es la insulina, liberada por los islotes del páncreas, y cuya función es regular el proceso metabólico de la glucosa en el metabolismo y en la sangre en general.

Riñones: se encargan, entre otras funciones, de secretar algunas hormonas, como por

ejemplo, la renina, eritropoyetina, que ayudan a la formación de eritrocitos, y el calcitriol, que aumenta la absorción de algunos minerales como el fosfato el calcio.

La glándula suprarrenal: ubicada sobre la corteza adrenal: encargada de secretar

corticoides; por ejemplo el glucorticoide, que inhibe la asimilación de glucosa en músculos y tejidos degradados, ácidos grasos o grasas en general en los tejidos grasos

del cuerpo. Sobre la médula adrenal, se secreta adrenalina, que suspende los procesos de la digestión, aumenta el ritmo cardíaco y regula la glucosa y oxígeno en los

músculos. La noradrenalina, interactúa con la frecuencia cardiaca, aumentándola, y también regula glucosa y oxígeno en músculos y cerebro.

La dopamina y la encefalina que termina regulando la tensión arterial, frecuencia y ritmo cardiaco y suprime la respuesta al dolor.

Testículos: la glándula masculina se encarga de secretar andrógenos (testosterona), aumentar la masa muscular y la fuerza, también produce estradiol e inhibina.

Ovarios: básicamente secretan progesterona, también androtenidiona, que es la que produce los estrógenos en la mujer.

Útero: produce o secreta hormonas tales como prolaxcitina, que hace posible la producción de leche en las glándulas mamarias.

Corazón: produce el péptido natriurético auricular, que reduce la presión arterial, agua, lípidos y sodio.

Médula ósea: encargada de secretar trombopoyetina, encargada de producir plaquetas o estimular su producción.

Funcionamiento del Sistema Endocrino

El organismo tiene varias necesidades que pueden ser fisiológicas, reproductivas o de nutrición. El funcionamiento del sistema endocrino inicia cuando se produce una señal desde el hipotálamo, y la misma estimula la glándula o el órgano para que secrete determinada hormona que hace falta para algunos de los procesos que se realizarán, a fin de satisfacer esas necesidades corporales; así que las señales enviadas son interpretadas como estimulantes de una u otra glándula, u órgano, que lleva a cabo un proceso, y la misma se activa y se secretan la hormonas indicadas para los efectos fisiológicos o requerimientos del cuerpo.

Enfermedades del Sistema Endocrino

Los órganos y glándulas del sistema endocrino puede presentar anomalías o mal funcionamiento debido a distintos padecimientos, entre las principales enfermedades del sistema endocrino mencionaremos las siguientes:

Insuficiencia suprarrenal: se manifiesta en la incapacidad para producir suficiente cortisol y aldosterona, lo que produce sintomatología como malestar, fatiga, deshidratación y problemas en la piel.

Enfermedad de Cushing: la actividad constante y excesiva de la hormona pituitaria produce daño o actividad anormal hiperactiva de la glándula suprarrenal.

Hipotiroidismo primario: es una disfunción de la glándula tiroides en donde la misma

no funciona correctamente, y no se absorbe la cantidad de yodo necesario para funciones metabólicas correctas. Hay alteraciones del sistema digestivo y del sistema

nervioso.

Hipertiroidismo: una gran cantidad de hormona, produce una tiroides que tiene

hiperactividad, lo que provoca también sintomatología metabólica, digestiva, y nerviosa.

Acromegalia: se dice normalmente que es una hiperactividad de la glándula que

secreta la hormona del crecimiento, la cual debe estar normalmente activa en la edad infantil, y en la edad adulta debe estar en cero.

Hipopituitarismo: cuando esta glándula, la pituitaria, libera poca hormona, las mujeres pueden llegar a tener problemas con el crecimiento y con el ciclo reproductivo, quizás con los estrógenos.

Diabetes: es la enfermedad del sistema endocrino de más ocurrencia en el mundo

occidental. Consiste en un fallo en la producción de hormona insulina por parte de los

islotes del páncreas (células especializadas), o se produce muy poca, o de muy mala calidad, o quizás ninguna, lo que hace que los niveles de azúcar en sangre aumenten en el organismo, causando un daño irreparable.

Sistema Locomotor

El aparato locomotor es el conjunto de estructuras que permite a nuestro cuerpo realizar cualquier tipo de movimiento. El aparato locomotor está formado por el esqueleto o sistema óseo (huesos) y el sistema muscular (músculos).

Sistema Óseo El sistema óseo es el sistema de huesos que facilita y hace posible

Sistema Óseo

El sistema óseo es el sistema de huesos que facilita y hace posible el sostén del cuerpo de los seres humanos, el cual actúa con función locomotora, junto con el sistema muscular, y que funcionan articulados unos con el otro, lo que hace posible el movimiento coordinado. Principalmente cumple funciones de sostén, estabilidad, equilibrio y protección de órganos. Todos los seres vivos de la clase mamíferos tienen un sistema óseo conformado por un número definido de huesos que cumplen varias funciones.

Características

Los huesos del sistema óseo son de dureza media, sólo pueden fracturarse mediante grandes traumatismos, caídas y accidentes. Son de características regenerativas, lo que quiere decir que se sueldan en caso de que se hayan fracturado, solos o con la ayuda de cualquier procedimiento médico. Son de color crema a blanco, recubiertos por tendones o tejido muscular de apariencia delgada y alargada, en su gran mayoría. Tienen diversos tamaños y grosores.

Función

El sistema óseo cumple las funciones principales de:

Locomoción: Junto con el sistema muscular, dan soporte al movimiento, con la ayuda de las articulaciones o sistema articular.

Soporte: Los huesos y sus sistemas dan soporte y sostén al cuerpo humano, haciendo que el organismo se mantenga en una postura correcta para realizar los movimientos.

Protección: Algunos huesos que conforman el sistema óseo ayudan a proteger órganos del cuerpo humano, como por ejemplo, la caja torácica protege los pulmones y el corazón.

Funcionamiento

El sistema óseo funciona manteniendo el cuerpo erguido para realizar los movimientos con las articulaciones, y con la ayuda del sistema muscular, dando sostén y soporte a los movimientos. Gran parte de los huesos brinda protección a los órganos, especialmente los del tórax y abdomen.

Generalmente el sistema de huesos se distribuye a partir de un eje central que soporta el peso corporal y permite el movimiento o desplazamiento de un lugar a otro.

a partir de un eje central que soporta el peso corporal y permite el movimiento o

Partes

Los órganos que conforman el sistema óseo son los huesos, que están compuestos por células llamadas osteocitos, y dentro de todo el sistema distinguimos dos tipos de huesos, que en los seres humanos suman un total de 206, estos son:

Sistema óseo axial: Que es el sistema que controla el soporte corporal completo y de

protección de los órganos y las vísceras. Se ubica en el eje central del cuerpo humano

Sistema óseo apendicular: Que cumple las funciones de movilidad del cuerpo,

conformado por el resto de los huesos que se alejan de la parte axial o central.

Enfermedades

Entre las principales enfermedades que pueden atacar al sistema óseo podemos mencionar las siguientes:

Osteopenia: Esta enfermedad es el estadio inicial de la osteoporosis, y consiste en una pérdida leve de la densidad ósea que facilita las fracturas. La sufren mayoritariamente las mujeres en su madurez.

Osteoporosis: Es la osteopenia avanzada, cuando ha alcanzado pérdida de densidad

ósea en más del 50% de los huesos, y los mismos están más propensos a fracturarse por una caída o cualquier pequeño accidente.

Osteogénesis imperfecta: Es una enfermedad genética y congénita que también es

llamada enfermedad de los huesos de cristal. La persona presenta huesos muy débiles y quebradizos, que pueden fracturarse de cualquier presión sin necesidad de sufrir graves caídas. Es una enfermedad que aunque se puede tratar, es incurable y conlleva a multitud de limitaciones físicas, sobre todo de movimiento.

Cáncer óseo: Son tumoraciones que se generan en los huesos o en la medula ósea,

que van debilitando cada vez más los huesos hasta hacerlos muy frágiles. El cáncer óseo generalmente es mortal y muy difícil de tratar en sus etapas finales y medias. Tiene una muy alta probabilidad de hacer metástasis. El diagnóstico de esta enfermedad no suele ser alentador.

Sistema Muscular

El sistema muscular, muchas veces llamado el sistema de locomoción humana. Es un sistema de tejidos que abarca todo el cuerpo, y que con la colaboración del sistema nervioso y del sistema óseo, produce los movimientos del cuerpo en una forma útil y coordinada.

El sistema permite a los seres vivos moverse de un lugar a otro, y realizar diversas otras funciones de movimiento. El sistema de locomoción, o sistema muscular, no trabaja solo, lo hace mediante señales nerviosas que originan el movimiento, de acuerdo a los deseos y necesidades de cada ser vivo.

Características

De extensión bastante amplia, ocupando todo el cuerpo y parte de las vísceras, o formando parte de ellas. Unos músculos con aspecto liso y otros de aspecto estriado o rayado, de acuerdo con su función. Color rosa o rojo vivo, de aspecto envolvente de los huesos, y unidos a la parte ósea mediante tendones y ligamentos.

Función

El sistema muscular tiene varias funciones importantes, todas relacionadas con la locomoción, tanto del cuerpo como de los órganos internos, muy importantes para mantener la vida y la salud.

Locomoción: El movimiento que le confieren los músculos estriados al sistema

esquelético y articular, que produce el movimiento coordinado de cada una de las partes del cuerpo, facilitando la marcha, locomoción y desplazamiento.

Ritmo cardíaco: Movimiento de diástole y sístole, vaciado y llenado del corazón, con por lo menos 72 latidos por minuto. Sin el músculo de tipo cardíaco, el funcionamiento del corazón no sería posible.

Movilidad de órganos y excreción: La mayoría de los músculos lisos actúan

movilizando las vísceras para realizar funciones orgánicas, especialmente la excreción, cuando se trata de sistemas digestivos, urinarios y de reproducción. Estos músculos facilitan el movimiento de expulsión a través de los movimientos de contracción y extensión.

Funcionamiento

El sistema muscular funciona mediante mecanismos de contracción, y flexión o extensión, con cierta tonicidad que permite controlar la coordinación motora. El movimiento se produce con la colaboración del sistema nervioso, de quien recibe las órdenes de movilidad, más un conjunto de tendones o tejido blando que une los músculos a los huesos; parte del sistema de locomoción está unido al movimiento de huesos impulsados por los grupos de músculos de cada uno.

Los movimientos rítmicos del corazón, de órganos y vísceras, también se realizan en forma de contracción y extensión, con la debida tonicidad y recibiendo las señales cerebrales a través del sistema nervioso, quien conduce la señal hacia los músculos para que los mismos se muevan.

cerebrales a través del sistema nervioso, quien conduce la señal hacia los músculos para que los

Partes

Entre las principales partes del sistema muscular podemos mencionar las siguientes:

Grupo de músculos lisos: Son aquellos que facilitan las funciones corporales de

excreción y de movimientos de los órganos del cuerpo que lo requieran de modo particular. Generalmente unidos a sistemas como el digestivo y el sistema reproductivo. Los movimientos viscerales y peristálticos que producen facilitan las funciones de expulsión de sustancias, lo cuál es útil en diversas funciones corporales. Este tipo de tejido muscular no es fibroso y generalmente no se relaciona

directamente con la locomoción corporal unida al sistema óseo, pero sí al sistema nervioso.

Grupo de músculos cardíacos: Conjunto de músculos que suponen el movimiento

del corazón y que mantienen la tonicidad para el ritmo cardíaco. Ese tipo de músculo produce movimientos leves que facilitan la salida y entrada de sangre al corazón, para luego ser purificada. Este sistema de músculos cardíacos posee gran cantidad de pequeños músculos que le dan el movimiento diástole y sístole al corazón, para la entrada y salida de sangre.

Grupo de músculos esqueléticos o estriados: Son aquellos que, como el nombre lo

indica, están unidos al esqueleto de los seres vivos facilitando las funciones exclusivas de locomoción o movimiento, fuertemente relacionados con el sistema nervioso central, que ordena los movimiento coordinados y al esqueleto, que se mueve impulsado por las contracciones, flexiones y extensiones de los músculos. Hay grandes grupos como los bíceps, cuádriceps, abdominales intercostales y torácicos, y los que se encuentran asociados al movimiento de las articulaciones, que son de los más complejos. La marcha, el movimiento y desplazamiento de un lugar a otro, uso de brazos y manos, dependen del sistema muscular esquelético o estriado. El movimiento del cuerpo no sería posible sin la presencia del sistema de músculos estriados.

Enfermedades

Entre las principales enfermedades que pueden aquejar al sistema muscular mencionaremos las siguientes:

Distrofia muscular: Es una de las enfermedades musculares más conocidas, consiste en la pérdida progresiva de la fuerza de los músculos, lo que hace que los mismos se atrofien por la falta de uso.

Esclerosis múltiple: Enfermedad de atrofia muscular muy relacionada con el

sistema nervioso. La musculatura se va volviendo débil en todos los aspectos, hasta que la persona va perdiendo todas las funciones relacionadas, no sólo con el movimiento, sino con sus órganos y vísceras, lo que comienza a dificultar la marcha, el movimiento y hasta las funciones de respiración y cardíacas. Es una enfermedad del sistema nervioso y muscular de bastante gravedad.

Distonía muscular: Es una enfermedad en las que los músculos van perdiendo

tonicidad, y con ello la coordinación debida de los movimientos. También se encuentra relacionada con el sistema nervioso.

Sistema Nervioso

El sistema nervioso del cuerpo humano controla todas las partes sensoriales (los sentidos) y motoras del organismo; partes vitales, movimientos voluntarios e involuntarios de algunos órganos de importancia para la vida. El cerebro es el órgano que dirige todas las órdenes que se le envían al sistema de nervioso en todo el cuerpo, de modo que las señales son estímulos, o son órdenes como mover, accionar y sentir.

Características

El sistema nervioso funciona como una gran red o cableado eléctrico que conduce señales, información, sensaciones que generan funciones corporales. Puede ser comparado con una red que comunica todos los órganos que lo conforman.

Función

La gran anatomía del sistema nervioso permite controlar una gran variedad de impulsos nerviosos y producir otros sin necesidad de que sean voluntarios. Tiene función sensorial; del sistema nervioso depende el funcionamiento de áreas vitales del organismo, todo lo que puede hacer en la parte motriz y cognitiva, incluso el pensamiento, dependen del cerebro, órgano principal del sistema nervioso. La acción, estímulo interno o externo, y reacción o acción, es explicado por una conducción nerviosa que se produce del cerebro a los nervios y viceversa. Los sentidos, o los órganos sensoriales funcionan gracias a las áreas de la corteza cerebral.

Funcionamiento

Básicamente, el sistema nervioso tiene un funcionamiento de conducción eléctrica que trasmite señales que se reciben o se conducen desde el cerebro a las fibras nerviosas que producen la acción o sensación, o realizan alguna función específica, sin que a veces intervenga la voluntad, ya que hay movimientos voluntarios e involuntarios. Como el sistema nervioso está dividido en tres partes que pueden ser:

periférico, autónomo o central, y de acuerdo con ello es la función o acción, la actividad cerebral está mediada por varios químicos llamados neurotransmisores, que son los encargados de conducir los múltiples estímulos.

son los encargados de conducir los múltiples estímulos. Partes El sistema nervioso está conformado por varios

Partes

El sistema nervioso está conformado por varios sub-sistemas que tienen órganos, y que controlan casi todas las funciones del cuerpo humano; la red del sistema nervioso se divide en varias partes según función y dependencia:

Las neuronas: son las células nerviosas, que son capaces de realizar sinapsis unas con otras, y generan además sustancias llamadas neurotransmisores, de los cuales hay muchos tipos. Se pueden mencionar: serotonina, adrenalina, noradrenalina y las endorfinas. Las neuronas se derivan del neuroblasto; son las denominadas unidades

funcionales del sistema nervioso, y cada una está formada por tres partes fundamentales: cuerpo o soma, dendritas y axón.

Los nervios: son unidades de axones en forma de fibra, pero existen dos tipos: los

tipo axón y los tipo sensorial, que son más alargados, y que contribuyen a las sensaciones nerviosas. Su función es llevar los impulsos nerviosos a las fibras que

conforman los nervios, los cuales se mantienen unidos a un tejido conjuntivo. Existen varios tipos de nervios, a saber:

Por su origen:

Cefaloraquídeos: conformados por fibras nerviosas de raíz motriz, que salen de la médula. Están relacionados con el sistema respiratorio, urogenital, glandular y sistema vascular.

Craneales: son 12 pares que tienen origen en el tronco cerebral, y cuatro

ventrículos. Asisten generalmente a los músculos, y actividad mixta: visual, olfativa,

habla, oculo-motor, gloso-faríngeo, entre otros.

Sensitivos y aferentes: conducen impulsos informativos sensoriales.

Mixtos: los que contienen fibras sensitivas y fibras motoras.

Motores aferentes: como lo explica la palabra, conducen impulsos motores.

Por receptores:

Externos: producen impulsos por estímulos externos: temperatura, calor, frío, tacto, etc.

Propioceptivos: estímulos que brotan del mismo cuerpo, y tienen acción motriz o sensorial: músculos, tendones, articulaciones.

Internos: aquellos que controlan los impulsos que activan los sistemas vitales:

circulatorio, vascular, urinario, respiratorio, digestivo, entre otros no menos importantes.

La médula espinal: es una especie de tubo nervioso o cilindro conformado por

fibras nerviosas, semejante a un cordón que ocupa el conducto vertebral, tiene aproximadamente 40 o 45 cm de longitud. Este cordón está protegido por varias membranas meníngeas. La médula está conformada por 31 pares de nervios que parecen segmentos: 8 cervicales, 12 torácicos, 5 lumbares y 5 sacros. La conducción

de la médula es muy enervada; todos los nervios conducen al cerebro, donde se produce la actividad sensorial, motriz y arco reflejo, entre otros.

El encéfalo: es un órgano o parte del sistema nervioso central, dividido en tres

partes: cerebro anterior, medio y posterior. En el encéfalo reconocemos muchas estructuras, particularmente el cerebelo, el puente y el cuarto ventrículo. Algunas

estructuras del encéfalo se nombrarán para comprender un poco la conducta humana y sus mecanismos.

El Bulbo: la estructura ubicada en la parte superior de la médula, cruzándose con

algunos nervios que se orientan al lado opuesto del cerebro. Por el contrario, otras fibras que provienen del cerebro se cruzan para dirigirse al lado opuesto, a través de la médula. Del bulbo dependen las funciones vegetativas del cerebro, como la actividad cardíaca. Posee tejido conectivo y también interviene en los actos reflejos

como la tos, los estornudos, la respiración y la salivación.

El cerebelo: está comúnmente dedicado a coordinar las actividades motrices y el

equilibrio corporal. Contribuye con el movimiento voluntario, controla estímulos e

impulsos para llevar a cabo algunos movimientos y contribuye con actitudes posturales motrices.

Pedúnculos cerebrales: son estructuras que pertenecen al mesencéfalo, y contienen diversos túbulos conformados por fibras nerviosas. Su función es ocuparse del control nervioso de los reflejos, de los movimientos oculares y del cuello.

Tubérculos cuadrigéminos: son estructuras nerviosas que participan del reflejo de reacción a los sonidos y en el reflejo visual.

El tálamo: es una estructura similar a un ovoide, conformada casi en su totalidad

por una sustancia líquida conocida como materia gris, debido a su color. Se halla ubicado en el cerebro, funcionando como lugar estacionario de esta materia; y es a donde llegan todas las vías aferentes. El tálamo realiza la conducción de impulsos hasta la corteza y otros centros. El tálamo además es el área del cerebro en donde los dolores se hacen conscientes; por lo tanto, la estructura tiene función de análisis e integración de estímulos sensoriales, y también está asociada a actividad motora.

El hipotálamo: ubicado por debajo del tálamo, y conectado con el mismo a través

de tres núcleos. El hipotálamo controla eficientemente casi todo el sistema glandular

y endocrino, ejerciendo el control de la hipófisis. Activa los mecanismos de las emociones, reacciones de las vísceras y control somático de las emociones; actúa en

el mecanismo del sueño, regulación de la temperatura del cuerpo, controla el metabolismo de las grasas, el hambre y la sed.

La corteza cerebral: es un área neuronal también llamada córtex, que posee

pueden

muchas

nombrar:

capas

celulares

y

cada

una

tiene

funciones

diferentes,

así

se

Área cortical. la parte externa conformada por millones de fibras aferentes y eferentes con diversas funciones sensoriales, motrices e independientes.

Área Motriz: la corteza motriz controla los movimientos corporales en forma

cruzada; el hemisferio derecho controla los miembros proximales y distales del lado izquierdo, y para el control del lado derecho, el hemisferio izquierdo de la corteza

motora se encarga del movimiento de extremidades. Algunos otros movimientos de acción voluntaria también son controlados por la corteza motriz.

Área sensorial: el área de la corteza sensorial trasmite impulsos que tienen que ver con los sentidos, táctil, visual, olfativo y gustativo, al igual que la percepción auditiva.

Área somestésica: el área recibe impulsos del tálamo, lo que despierta la

sensibilidad del cuerpo, en la fibra muscular y tendones. Esta área hace posibles funciones de discriminación o diferenciación espacial, localización táctil, apreciación

y diferenciación de tamaño y forma, controlando todas las sensaciones que requieran compararse, analizarse y extraer juicios.

Área visual: situada en el lóbulo occipital, controla las áreas visuales, específicamente controlando la parte periférica de la retina.

Área auditiva: ubicada en los extremos o lóbulos occipitales del cerebro que controlan la audición. Cada oído actúa independientemente del otro.

Área olfativa: ubicado en el hipocampo, esta área recibe los impulsos olfativos sensoriales.

Enfermedades

Muchas enfermedades del sistema nervioso ocurren de modo secundario a otras enfermedades como la diabetes, o por la acción de algún virus. Sin embargo, hay algunas enfermedades de gran impacto en la sociedad, sobre todo entre adultos mayores, que se mencionarán:

Mal de Parkinson: enfermedad degenerativa que se produce en personas mayores,

comenzando con algunos síntomas como temblores, falta de coordinación y expresión facial, y de la cual no se conocen las causas, pero se produce un fallo que disminuye la producción de dopamina en la sustancia negra del cerebro, lo que produce los síntomas descritos.

Migrañas: fuertes dolores de cabeza que tienen una gran cantidad de causas, e incluso se producen secundarias a otras enfermedades.

Esclerosis múltiple: un déficit progresivo y degenerativo del área o las áreas afectadas de mielina que se encuentran en el área blanca del sistema, y aunque afecta al sistema nervioso de manera general, es una enfermedad autoinmune. La desmielinización produce un bloqueo de los nervios, impidiendo su correcto funcionamiento. La ciencia médica no ha encontrado causa aparente, aunque una parte de la comunidad científica está de acuerdo que puede generarse en la edad adulta como consecuencia de algún virus que se adquirió en la niñez.

Enfermedad de Alzheimer: es un enfermedad lenta y degenerativa que va limitando

a la persona de todas sus capacidades de funcionamiento motor, sensorial y

cognitivo, además de la coordinación y la capacidad para permanecer en la realidad,

aún no se conocen las causas de la enfermedad que es más común en los adultos mayores, quienes pierden toda la memoria, sin embargo, algunas investigaciones

recientes, no concluyentes, atribuyen la enfermedad a una proteína mutada que daña

la fibra nerviosa y los microtúbulos.