Вы находитесь на странице: 1из 2

FAR~DE

BRAN &Cómopercibe la crítica litera


ria hoy y aquí?
izo sus estudios de Aquí, la crítica literaria es encerrada, desinformada y pobre, sin -La veo muy encerrada,
español y de
francés en la
perspectiva cultural, dice esta mujer pensante que posee una visión que muy desinformada de lo que
han sido las grandes discusie
Universidad de
Concepción a
escapa a lo chileno porque existe América Latina con su unidad en la nes de la crítica en América
Latina, bastante vinculada a
comienzos de los sesenta, y diversidad. Y a continuación nos enrostra la actitud conservadora de una Europa y, sob& todo, a Fran-
cia. En Chile, la buena crítica
entre Apoliinaire y Huidobro
saltó a Par& donde obtuvo su sociedad que ha arrojado a los grandes creadoresfuera de Chile, hasta es escasa y pobre. Todos los
doctorado en Letras en La años de dictadura empobrecie
Sorbonne, el año 68. hacerles pagar el precio de la transgresión. ron el discurso crítico, y hubo
investigadora externa desde especies de feudos críticos. Se
hace dos décadas de la Escuela r¡Cana (Editorial Universidad dia respecto del mundo político puede pensar que ella no existe ejerció la crítica desde espacios
de Altos Estudios en Ciencias de Santiago, 1994);Angel y económico. Todos los inten- ya que es muy propio de todas de poder, y no tanto desde los
Sociales de París, ha realizado Rama: la lección intelectual tos económicos, el Mercado las sociedades el imaginar su grandes problemas que se dis-
trabajos de investigación y latinoamericana (Aiicante, Común Centroamericanoo futuro. cutían en la crítica internacio-
docencia en las universidades España), y su novela, La Luna, incluso el Pacto Andino, han -La presencia de las culturas nal.
-¿Y qué elementos debería
SimÓn Bolívar, de Caracas; el viento, el año, el día (Fondo sido éxitos parciales, o fracasos indígenas en la evolución del
Universidad de Buenos Aires, de Cultura Económica, 1994) parciales, a diferencia de lo que discurso de la formación de la incorporar para tener una pers-
y otros centros de América donde incursiona en la autofic- ocurre en el mundo de la cultu- literatura está muy presente en pgctiva más sólida?
Latina. Directora de la ción. ra. este trabajo. Pero desde Chile -La crítica en Chile adolece
Fundación Vicente Huidobro -El proyecto “Memorial de -¿Lo que no pudo Bolívar lo esto resulta extraño, ya que no de una perspectiva cultural
hasta 1993,Ana Pharro es América” intenta una visión ha logrado la palabra, la litera se trata de un país que vuelva que le permita entender el dis-
más que la suma de un diferente de la historia literaria tura, b creación? sobre sus raíces indígenas. curso de la cultura chilena
currículum que tiene como clásica, agregándole espacios -La literatura en la cultura. -Lo que pasa es que en Chiie dentro de la cultura continen-
centro la literatura y el que habituahnente no están, Nosotros planteamos una tenemos una visión un poco tal. Los problemas transcultu-
continente. Tras su mirada como la cultura brasileña, o el noción de literatura mucho sesgada de lo que es nuestra rales, de la multiculturalidad
suave y reflexiva se adivina el Caribe. ¿Por que esta conjurr más amplia. Creemos que debe cultura, pero me parece que los que es lo propio del continente
desgarro de haber sido parte ción, que sin duda aparece mos repensar la noción de demás países latinoamerica- y que es lo que se está discu-
de una generación que se le como hetemgénea? literatura para América Latina, nos, incluso aquellos que pare- tiendo en estos momentos, con
cruzó a la historia, en una -Creo que la cultura latinoa- porque la expresión, la pala- cieran ser tan europeizantes, aporte de Angel Rama o García
conflagracih que arrojó mericana, y es nuestra hipóte- bra, tienen mi espesor mucho como la Argentina, las cultu- Canclini, por ejemplo, so2 refe- -
muertos, heridos y contusos. sis de partida, es la unidad de mayor, y que se da también en ras indígenas son una presen- rencias que aquí no aparecen...
Así, Javiera, la hija de su la diversidad. Quienes trabaja- la oralidad, en la que existe cia, y están allí aunque sea -Eso tiene una explicación,
hermana suicidada y de mos en esto pensamos que una producción enorme y habi- para negarlas. Por ejemplo en porque un país que no ha M e
Miguel Enríquez, se Unió al existe una especie de identidad tualmente muy deslegitimada. Sarmiento, cuando habla de xionado políticamente en los
peregrinaje de exilios y cultural que se llama América O se da además en una escritu- civilización o barbarie, está últimos 20 años sobre su inser
desexilios emprendido junto a Latina cuyos nexos se dan ra que no es sólo la alfabética, considerando la barbarie. El ción en el continente, dificil-
sus tres hijos, conformando mucho en la diversidad. Es porque es también ideograma, problema de nuestra cultura es mente puede incorporar este
una pequeña e inseparable decir, aquello que articula esta es pictografía y alfabeto. O que ni siquiera la considera- marco a su crítica literam
tribu que hace poco, ya en el cultura son mecanismos comu- bien se refleja en una multipli- mos. Hay una especie de igno- -Es así como me lo explico.
Chile del retorno, fué sacudida nes, pero a veces son temas cidad de lenguas y se expresa rancia voluntaria. Un poco dentro de esa voluntad
por la muerte trágica de que articulan zonas. Por ejem- en multiplicidad de culturas. -¿Por qué? ocaso nuestros de hacer de nuestro país una
Matías, uno de los hijos de plo, relaciones mundo indíge- Por ello afirmo que existe una indigenas no tenían una preserr suerte de espacio Único, aisla-
Ana, la “que bien conoce el na-mundo occidental, o rela- concepción muy restrictiva cia tan fuerte? do, distinto: “Nosotros,diferen-
martirio”, como la describiera ción mundo africano-mundo para lo que es literatura. -Al igual que en todos los tes de América Latina”,lejos
Gonzalo Rojas. occidental, o el mundo de las -Que ustedes lei amplían a su países latinoamericanos, existe del Tercer Mundo. Hay una
Pero Ana Pizarro no es sólo inmigraciones. Sin embargo, máxima expresión que, en defi- una presencia, pero en nuestro voluntad de diferencia que creo
su currículum y su martirio. existen formas de construcción nitiva, es cultura, a través de la país esta muy negada. Creo que nos ha empobrecido.
También es la intelectual que cultural que son comunes, palabra como conce que existe una propuesta ideo- -Pasemos a su libro “Sobre
elabora y crea a un ritmo como en el Caribe donde las Pero usted confiesa “dos peca. lógica dentro de la constitución Huidobro y las vanguardias”.
cadencioso que obedece sólo a culturas europeas ya no hispa- dos”, a propósito de este traba- de la nación en donde la cultu- AMi Gonzalo Rojas escribe urna
sus tiempos y a su historia. nas, sino incluso francesas u io. Uno, que en la era de la ra indígena ha sido rechazada, “Introducción a Ana Pizarro”, y
Por ello no es extraño que hoy holandesas, empiezan a articu- proscripción de los análisis gicb y que en los demás países de dice: “fascinación por la pala-
presente en Chile su ensayo larse con aquellas culturas balizantes quieren explicarse el América Latina está muchísi- bra viva y necesaria; conjetura
Sobre Huidobro y las vanguar indígenas o de raíz afroameri- continente. El otro, que en este mo más presente. otras veces ante la liviandad de
dias, de la editorial de la Uni- cana. fin de siglo pragmático ustedes -¿Qué aporta Chile en estos los esquemas de dudosa didáe
versidad de Santiago, donde -¿Por qué en su trabajo res- levantan “la utopia de Am&¡- tres volúmenes qwe ha conve . tica”. ¿Resalta la severidad cri-
‘actualmentees investigadora cata a Brasil, con toda su tradi- ca”. cado a la intelectualidad de tica de Ana Pizarro?
de su Instituto de Estudios ción cultural, literaria, de la -Yo pienso que los que tra- tantos países? -Lo que Gonzalo valora allí
Avanzados. Autora de Vicente palabra, pero siempre tan ieja- bajan en América Latina no tie- -Nosotros no consideramos es ei no caer en ia erudición
Huidobro, un poeta ambivaiente ne del resto del continente? nen otra opción que tomar el a los países en su individuali- por la erudición, pero tampoco
(1971);La literatura latinoame- -Porque me pareció que era continente como conjunto, con dad, salvo en el caso del Brasil negarla, o negar la informa-
ricana como proceso (1985), un mundo olvidado. De pronto toda su diversidad. El punto es porque se trata de una cultura ción. Me parece que uno de los
entre otras obras, acaba de a p a hablamos con demasiada facili- que el latinoamericanismo tra- particular con otra lengua. problemas de nuestra crítica es
recer en Brasil el primer tomo dad de América Latina, pero en dicional, el que pensó América Pero los países no están pre- que pareciera ser que el mundo
de un Memorial de América el fondo estamos hablando de Latina como unidad, tiene jus- sentes como tales. Lo que hici- nace hoy, con los escritores de
Latina liamado Palabra, litera América hispana, y la cultura tamente el problema de haberlo mos fue diseñar problemas de hoy día, y que no existió el
tura y discurso, un proyecto y la literatura del Brasil no pensado un poco simplistamen- la cultura latinoamericana. pasado, ni existe el pasado de
que encabezó como coordinado- habían sido consideradas. Es te. La superación de ese latino- Chile está presente a través de otras culturas. Cuando habla-
ra, y que convocó durante diez Henríquez Ureña quien en los %mericaniSrnotradicional es investigadores: Adriana Val- mos de literatura general o
años a cerca de cien intelectua- años cuarenta empieza a inte pensar América Latina articu- dés, con un precioso artículo universal, hablamos de liter+
les de todo el mundo, y cuyos grarlo. Creo que de los años 60 Lada también en su diversidad. sobre el discurso de I&mujer tura occidental, es como que no
otros dos tomos serán presen- en adelante empezamos a hacer -&Y en cuanto a “la utopía en la colonia; Federico Schopf, existe la literatura árabe, ni
tados en los próximos meses. conciencia de una cultura lati- de América”? con un trabajo sobre la Lírica africana. Por ejemplo, en Afri-
Y como si fuera un volcán noamericana que incorpora al -Las utopías, a pesar de en el siglo XX; está Grinor ca están surgiendo fenómenos
en erupción con ruidos subte- Brasil. todas las proscripciones, son Rojo; Rojas M k . . . literarios importantísimosdes-
rráneos que alertaron por más -¿Esa integración está dada un mecanismo propio de las -Hablemos de la crítica lite pués de la colonización, y en
de dos décadas, hoy irrumpe por un marco sociopolítico, o mituras. Utopías exisfen desde raria en Chile. Usted ejerce nuestro medio, éste es un espa-
con otros tres libros en prensa: cultural? la cultura de la antigüedad. No este oficio desde hace varias cio absolutamente vacío. Nues-
De ostras y caníbales. Reftexie -Cultural. En ese sentido la porque se haya prescrito la dbcadas, y ha trabajado B a tros críticos están desprovistos
nes sobre la cultura latinoame cultura ha llevado la vanguar- iesaparición de la utopía se mayor parte fuera del país. de material al respecto, y tam-
Domingo 24 de abril de 1994,La Epoca/ 5

& reaimente tenemos una especie


de gran resistencia para acep-
tar la creatividad de nuestros
grandes creadores. En el
fondo,tenemos un sustrato
mltural muy conservador, y
nos cuesta mucho aceptar la
disidencia. Nosotros no acepta-
mos a los transgresores de
inmediato, primero tienen que
pagar su precio.
-Usted afirma que Huidobro
rescata para el discurso latine
americano lo mejor de la est*
tegía cultural de la vanguardia
que vive en Europa, y devuelve
al legado cultural de occidente
un discurso diferente, ¿por
qué?
Siempre se pensó en Huido-
bro como u n escritor europei-
zante, es lo mismo que se dijo
de Borges. El problema es qué
escritor europeo escribe como
Borges o como Huidobro. Suce-
de que Huidobro se apropia del
legado de la vanguardia euro-
pea pero para transformarlo en
un discurso que habh en una
situación de enunciación. Es
decir, él habla desde América.
Hay un trabajo de Jaime Con-
cha, uno de nuestros mejores
críticos, que dice que Huidobro
utiliza los mecanismos del
futurismo pero el futurismo
que valora la velocidad, valora
la máquina, valora el desarm
llo técnico. Pero la’velocidadde
Huidobro es la velocidad de los
astros, de los cometas, del
espacio. Es decir allí hay una
transformación, hay una apro-
piación y al mismo tiempo una
transformación de ese legado
asentándolo en un discurso
que tiene que ver más con una
vivencia americana del mundo
natural que con el mundo de la
tecnología europea.
-El futuro tecnológico y el
cambio social son, según
usted, dos de las utopías de la
modernidad que están en Hub
dobro. &Quépasa con io segun-
do?
-Dentro de las transgresio-
nes, Huidobro también postula
al cambio social, es un militan-
te de la utopía, no hay que olvi-
dar lo que es el comienzo de
siglo en Chile. No son sólo las
mansiones del area poniente,
donde Huidobro vive y pertene-
ce. Es también el mundo de las
grandes huelgas, de Santa
María de Iquique, de las ideolo-
bién de teoría. potencial creativo de investiga- -Gonzalo Rojas agrega que Traba. Su postura y la pro- gías anarquistas.
-“Ella se deslumbró con A w - ción, de crítica y polémicas i “siempre fue difícil para los crC puesta teórica son absoluta- -Para muchos usted es el
iiinaire a quien leyó en versión muy grandes. Era un espacio f ticos llegar al fondo de los mente indispensables para arquetipo de la intelectual,
original, y acaso desde ahí donde el mundo se abría a la i enigmas, pero nuestras muje entender el discurso de Angel pero la veo en el exilio intern
pasó a los dominios huidobria discusión, a la poesía, a la crea- i res de hoy parecen cada vez Rama. Entre los dos desarro- tando darle coherencia no sólo
nos”, sigue Gonzalo Rojas. tividad. En este ámbito, descu- i más estrictasy luminosas por llan el discurso teórico sobre
a su pensamiento sino también
¿Efectivamente, Apollinaire fue brir a Huidobro era muy fácil i adivinas de la palabra fundado- los mecanismos de la cultura
a su familia, siempre a su
porque era darse cuenta de las i ra”. ¿Es que la incursión de la latinoamericana.Después hay
su puente hacia Huidobro? que pensar en lo que hacen las lado...
-Gonzalo nos transmitió, no posibles dimensiones que 61 i mujer en la crítica ha sido un -No soy sólo la mujer inte-
podía tener. f aporte? mujeres hoy, en las portorri-
la erudición, sino que nos hizo queñas Ana Lidia Vega, Rosa- lectual, están mis hijos, mi
estremecer con la palabra, lo -¿En un ámbito transgresor, i -Me parece que Gonzalo se
Matías, mi hija Javiera. Ellos
descubrir a un transgresor caía i refiere no sólo a la crítica, sino rio Ferré. En fin, ellas están
que para un estudiante de lite- escribiendo una narrativa de fueron mi fuerza. Ellos vivie-
ratura es lo fundamental. El por su propio peso? i al papel que la mujer ha ido
i desarrollando en la literatura una potencia impresionante, y ron conmigo todos los momen-
nos hizo leer a Apollinaire, y S í , Huidobro perteneció a tos de mi formación, los respe-
nuestra juventud y lo asumi- i latinoamericana. En este senti- son capaces de mirar con dis-
nos integró ai mundo de la tancia la historia, de asumirla taron y estimularon. Fueron
modernidad literaria. Hice mi mos como el transgresor que i do, el gran hito de comienzos
tesis de licenciatura sobre Apo- era, y como los transgresores i
de siglo es evidentemente y de generar algo nuevo. creciendo con el hombre con
que éramos nosotros. i Gabriela Mistral, y la ibarbou- -En su libro sobre Huidobro cola, el orejón. Discutieron con
llinaire, y no había mas que dice que algún día la sociología Las Casas contra Sepúlveda y
deslizarse un poco para llegar -A propOsit0, usted afimia i ru, Storni, y también Dulce
en ese libro que Huidobro es [ Marfa Loinaz, y otras. Son de la cultura o la historia cultu- aseguraron que los indios te-
a Huidobro, que fue la fascina- ral necesitará explicar el de- nían alma. Se enojaron cuando
ción completa. más un personaje de los años f mujeres que diseñan un espa-
sesenta que de los comienzos i cio, dicen “esta es nuestra voz”, nocimiento prolongado de Hui- Buffon los consideró ineptos.
-¿Cómo llegó a Huidobro en i con todas las debilidades que dobro en Chile. ¿Qóndeestá la Más tarde estuvieron con Martí
una época en que nadie habla de siglo.
ba de él? -Estoy convencida que para i tiene esa voz, por eso se las raíz de esta negación? y luego fueron vanguardistas.
muchos el espíritu de los i acusa, de pronto, de cursi. Hay -Creo que debemos mirarnos Hasta que, ya crecidos, llega-
-Era curioso. Hay que decir i una serie de limitaciones pero un poco críticamente y ver cuál
que el núcleo de la gente que sesenta, la actitud política, la ron al convencimiento de que
estudiaba y también la que trasgresión, no fue tanto a par- f ellas están estableciendo un ha sido nuestra actitud como hay que hacer muchas cosas
tir de los textos de Marx, que i espacio. Después, ya en los sociedad frente a los grandes para que este continente de
enseñaba en la Universidad de i años 60 hay un salto muy creadores. Pensar que Gabriela
Concepción era muy privilegia- me parecían aburridísimos. soledades, al que pertenecen,
do. Estamos hablando del 63... Siento que fui transgresora en i grande y hay una tremenda hizo su carrera afuera; Huido- tenga una segunda oportuni-
Era una universidad con un . lo político porque fui huido-
i mujer crítica que no ha sido bro también, al igual que dad sobre la tierra.
briana. i reivindicada, como es Marta Matta, o Arrau. Sentir que