Вы находитесь на странице: 1из 37

1.

··::~fli,:

·,•'

L•

1~~~·, ca.o objeto

de estudio de

·nida por ~ussure, pri

.. ..

~te, ,

ca.o un

la

lingüística,

es defi-

•producto

social

.

la

facult

..

ad

del

lenguaje•

<p.

5())'

es,

en poca9 palabras,

•1a

p 'arta

social dttl lenguaje, •~terior al

individuo,

que

por

si

solo no

·.-

,.

·., ..

:,~

~

...;~

.\

·-:-····.

·~,

.

.i

f

,

''!\

"'

: '··~

-:..,

f

s

j,;

"

.

~~

puede cre.,-1• ni 90dificarla•. Por otro lado, el hab.!~· el elefllen-

ta antinon͕ico da la

lengua,

es definido como •un acto

individual

de voluntad Y de inteligencia•. Es decir, Saussure opone lengua

a

habla ca.o social

a

individual

,

y

,

tra

lo .fenoeenológico:

•a1

separar

a

la vez, c°'90 lo esencial

con-

la

lengua del

habla se separa

a

la

vez

...

lo

que

es

esencial

de

lo

que es

accesorio

y

•as

o

aenos

'

: .-.'."'

.

..

,

: ~..

.

:~~-.

.:c.

'(.

_;~~;~· ,-;.

"

accidental•

ya

que el

h~la es

co

QU•

le

per•ite

Ca

la

lengua

si•ple9er1te el

9eeanis.a psiccñisi-

exteriorizar

las ca.binaciones•.

~\<

Esto es,

en

pocas palabras,

una oposicioo

entre

lo

que es

co-

lectivo Y sus realizaciones

individuales,

y

por otra parte,

lo

que

es sisteaa Y abstracto

c•es un

sistema de signos en el

que

solo

es

•sencial

la union del

sentido

y

de

la

i~agen acustica p. 50-59>,

,~~··· . '

..

\

por

un

lado,

y

lo

que es

sisteeático

y

concreto,

por

el

otro. Con

esto,,

1 a

len

gua

aparece,

a

pesar

[mediante el

habla

~ial

y

de su dependencia a lo social

anifil2!:~. Es decir,

la lengua,

·''-.\;...

·..~

.

:,

.

.

.

vista CC>f90 un sisteaa de valores.

o

co•o un sisteaa de signos esta

:~~~

situada fuera

de

la historia

<aunque sea

resultado de desarrollos

históricos particulares>

y

fuera

de

lo social

<lo

aente

i.aporta es el

siste•a de valores a

los

que se

que verdadera- llega

sola•en~

te dentro

del

sistema 9

dentro de

los ejes sintageático y

paradig-

~ático,

porque sus

unidades

son

rel&tivas

--al

sisteaa~ negativas

--en

relacion

a

los otros ele1nentos-- y

oponibles>.

$.~\~:

"'

~

..

-~::~-"

,:

. .

...

.

.

. .

;f~~.

.

.

'

Esto as

iaportante subrayar.

La

lengua es,

desde

este

punto

d

vista,

un siste9a

que,

si

bien es cierto, esta deter•inado por

lo social,

tarabien

con

Jo socials

son

es

cierto

que

su

estructura nada tiene

que

ver

sus propios ele1nentos los

que

la

deter•inan.

.

'.:··

~v ~:t· ~;,·

' ·

-

.;~~·.·

.

Vi~ta la

lengua

así,

el

habla

sera,

precisamente,

la sociali-

zaciÓn

de

la

puede

existir,

apropia

y

hace

estructura 9

la

tener

historia.

manera

mediante

la

La

1. ··:: ~fli,: ·,•' L• 1~~~·, ca.o objeto de estudio de · nida por ~ussure, pri

en

como

cual

el

siste•a

la sociedad se

uso de

ese

sistema.

El

nabla,

al

ser

la aateriali-

zacioñ

de

la

estructura

le

da

vida

~a.J.g social.

Son dos ele•entos

.

'~

'

~

:•'. ~~"

.;;.;

·

'

~5

~

......

· .._

.

·"

.

._.

I

~~

......

de una

otro.

El

oposición habla ubica •

en

la

la

que no

se pueden concebir

lengua dentro de

lo social

el

uno sin

el

y

lo hist:Óri-

-

31

-

1

~

~-

- ......~

t ··.,

.

... .

1

C ót

"' tO(Jo

ca.•f'to

••diacrónico•"

l•

l•nvua

lo

••por el

habla•.

~ta dlc~to~&•

de ••hHho.

l.•

•• cl•ra

V •vidente en

la definición de un objeto

l l nou{ •ti ca butK•ri lo ha byscado>

la

estructura d•

.

••• •l•t.,.a,

la ••tructura de la

lenoua.

 
 

'•Jo .-.t•• co n•\d•ract c n•s,

cada

len9ua

tendrÁ su ·••tructura,

.,.

••

vp.Of)dre

<;¡\Hit

do•

l •n;uas

di f1tr•nt••

pos-.ra'n,

en ef•cto,

dos

•• t r,,

t

,

••

..

chfe r

.nt••·

E•t•

inferencia

si-s>li•t•

nte e•

··110~ l'\A

t•

c ter

t o

p unto.

Consid.rada

la

lengua ca.o

it

d

•l or••·

 

por-

•J mplo,

que

el

español

de España es

dife-

r~t• •~ •P• Ao 1 de '1e~1co, pero,

.lo es

incluso a

nivel

estructu-

r~l ? ,

Y ·••to

1•~\ic• QU• ...

n

das

lenguas diferentes?

'.Jna r•~Pu••t• dlrecta

y

aencilla

a esta pr90unta no••

f.cil,

c bre

to do

e u•ndo

analizatnes el

conc•pto de dialecto

en

•n ~orde, •f oc t1vamente,

entran

las variantes que tienen

qu• v•r

c on "•••w ~ 1 ·•r nc 1•1 lo

;ttogra~ico y lo t••por.el.

 

r;

- a

<: •u

"ur

,

lo

dialectos no son

"mas

qu• •ubdivisioc 9

arbi tr ar•••

d e

 

: A uperficie

total

de

la

lenoua•

<p.

325>,

y

tales

1. ~d i d •1 on

es

c o rresponde n

a ci ert.a• vari acíon••·

Asi,

Saussur•

11r-. ot.a

qu e

lo• di.ele c to•

:s

on

"idiom.es qu•

no divergen•••

que

 

en

un

9

r •d o

lkA y

d é b i

l

"

<p •

308 > •

 
 

Eata diver •i d ~d,

como

el

apunta,

 

se

debe

al

•spacio

<conti-

n ul d•d o •1•l•~1ento> y,

pr1ncip.el••nte,

al

ti•mpo.

Ambos factores

fundaMentalea

para

que

surJan

lo• dialectos.

lgualm~nt•, sub-

•it 1 .e y o t ro fuerza ~ •Q • ~l~ , y la
•it 1 .e
y
o t ro
fuerza
~
•Q
~l~ ,
y
la
asp1ritu individualista o t1 vo>1 el de campana-
asp1ritu
individualista o
t1 vo>1 el
de
campana-

d•

i ntercambio

o

unificador.e.

Ambas

fuerzas

ac-

t ·..i~:"'I • 1 inul t : .. n (p.
t ·..i~:"'I
• 1 inul t :
..
n
(p.

e 11men te

en

un.a sup•r.ficie,

"aunqu• •n

proporciones

C ót "' tO(Jo ca . • •f'to ••diacrónico•" l• l•nvua lo ••por el habla•. ~
 

l•~Qu• y

ci l

dóc¡r

dt•l cto

en

•n que con s i•t•

tr••

lugar••:

por

la

diferencia

un

lado

entr•

anota

un•

que

"••

lenoua

difí-

y

un

producido

A

u na

v• c •• literatura".

l

dialecto

Mas

lleva el

adelante

nombre

señala

de

qu•

lengua

porque

u1a

cuestión

ha

d•

 

la

co-.pren•1balidad

t

i ene

tambien

su

pap•l•

••

dira

•uy

bien

d•

 

rAa

 

no

••

coapreno•n

qu• habl•n

l•nou•• difer•nt••"

 

(p.

 

l~4,. V fin ~l11Mtnte

con•ider•,

como•• anotó arriba,

qu•

los dia-

 

;

 

: ac to•

son

todo.

parte

de

la

l•nQua,

Es d•cir,

••tablee•

relacion la difer•ncia

en

una

en

rje

l••

p•rtes con

cuanto •>

la

exis-

 
  • - 3 2

-

 

tencia de escritura,

d

.

1

.,.

b)

a

la

inteligibilidad

'

y

e>

a

la relación

e

inc

usion:

 

una

lengua

es un conjunto de dialectos.

 

Por

otro

lado,

si

con.i·unta-os ...

los elementos que el

propone

como

fundamentales

en

relac1· o'n a

los

dialectos,

podemos entender

que

cada

dialecto

es resultado de i!movaciones,

que,

a

través

del

tiempo,

la

gente 0

acep

t

a

o

rechaza.

Estas innovaciones se difun-

den

en

forma

d

d

e on as, _ en situaciones que les permiten propagarse.

.

Con estos elementos,

el

dialecto es una mera abstraccion:

no

posee

limites

naturales.

"O bien se define un dialecto

 

por la totalidad

de

sus

caracteres, Y entonces es necesario fijarse en un punto en

el

mapa

Y atenerse al

habla

de una

sola

localidad"

Cpor

lo

que

se

inclina

Saussure,

ya

que

d ice " que "hay tantos dialectos como loca-

lidades")'

"o

bien

se define el

dialecto por uno solo de

sus

ca-

racteres;

entonces,

sin

duda,

se

obtiene una superficie, la que

abarca

el

area

de

propagación del

hecho•

y

agrega

"los limites asi

trazados no corresponden a ninguna realidad dialectal" (p. 321> · .

Al

proponer

el

tieapo como el

eje fundamental

para la

diver-

sificación lingüística, Saussure supone que la lengua y el dialec-

to conforman

un cont inuum. Es decir, hipoteticaaente, no hay fron-

teras

claras

entre

un

di alecto y

otro,

y,

en

consecuencia,

tampoco

entre

lenguas.

Si

bie n es cierto

q ue la frontera entre dos lenguas

es obviamente

mas

cla r a

que entr e dos dialectos, esto se debe a

que,

o

bien

han

desaparecido ya

los dialectos

intermedios,

o

bien,

ahora

esas

lenguas

son

vecinas cuando

que antano

no

lo eran.

Esta

situación es importante señalar porque nos permitirá, mas adelan-

te,

discutir

ambos

conceptos:

lengua y

dialecto.

 

El problema arriba planteado, sobre la diferencia entre len-

gua y dialecto, lo intenta resolver Weinreich <1968> proponiendo

la existencia del diasistema, que no es otra cosa que un sistema

de

un

nivel

lingüístico a

mas alto que puede ser construido por "el análisis

partir de dos sistemas cualesquiera que tengan simi~

laridades parciales., <p. 307>, y esto no es sino "colocar varieda-

des discretas en una especie de continuua que esta determinado por

sus similaridades parciales•

<p.

314).

 

Con

la

existencia del

diasistema,

la

lengua se

vuelve,

quie-

rase

o

no,

un

metasiste.a en el

que

los dialectos o

variantes son

meros sistemas

parciales:

"en

el

interior de tal

superestructura

 

-

33

-

pueden

le

distinguirse estructuras subordinadas o .

.

d

var1~ a

d

es regiona-

 

s

subordinadas al

sistema"

<Gimate-Welsh,

1980:

 

24>.

Es decir,

responde

a

la tercera concepción d-e

     

1

·

dialecto

que

se

anotci

arriba:

a

relación

del

todo con sus partes.

 
 

Con

esto, _

sin

embarga,

la

lengua

se sigue considerando como

"un

 

sistema

,

.

 

unico

Y

cerrada cuyos miembros estan definidos por

oposición

a

cada uno de

los otros

 

y

por

sus

funciones

con

respecto

ª

cada

uno

de

ellos,

sin

que

intervenga

nada

de

lo

que este

fuera

del

t

.

sistema"

<Weinreich,

1968:

306),

y

no

resuelve

 

el

problema

an-

eriormente

planteado,

sobretodo si

tomamos en

cuenta

la

proposi-

ción

s

·

aussur1ana

del

continuum

lingüístico:

al

evolucionar

la

len-

gua

 

a

través del

tiempo y

del

espacio

llegará a constituirse,

con

el

paso

del

tiempo,

en

dos

lenguas distintas,

al

menos

las

varian-

tes

 

lejanas

<en

el

espacio

o

en

el

tiempo>.

De

ser

esto cierto,

un

diasistema

puede contener

en

ocasiones sistemas

de

dos variantes

que

 

se

han

considerado por

mucho

tiempo

dialectos

de dos

len(J u as

distintas.

Principalmente porque un dialecto

es,

en

términos de

Saussure,

un

idioma

que

tiene

 

diferencias mínimas con algun otro.

 

Así,

el concepto de d i a s istema aparece como una unidad mayor

que

 

une

en

un

sistema no necesariemente a

dos

dialectos

o

varieda-

des

de

una

lengua

sino,

incluso,

a

dos

lenguas.

Pero sigue

siendo,

igualmente,

un

sistema cerra~o,

y

no

resuelve

el

problema

de

diferencia

entre dialecto

y

lengua.

 
 

El español de México y el de España pueden ser considerados

como

 

dos

variantes

o

dos

sistemas distintos

(.dos

lenguas?>

que

conforman

un

único

diasistema,

o

en

términos

mas ~decuados el

es-

pañol

cie

México

puede

quedar

ubicado en

el

sistema

 

X del

diasiste-

ma

del

español.

Pero esto

solo es· posible si

se acepta

que ambas

 

-

1

la

mexicana>

son homogeneas dentro de su

variantes

<la

espano

a

Y

propio territorio,

y

esto,

sabemos,

no

es

cierto.

Y esto

Último

nos

 

llevaría a

plantearnos

los límites regionales de las variantes

lo cual

es un problema harto difícil. t

trabajo

d1a

·

1

ec

o

1

··

og

Incluso el

i· co

en México si empre tendra

que

 

valorar

el

peso

de

las diferencias Y

semejanzas

y

de los ni-

veles al

proponer

las zonas dialectales.

y esto es extendible para

 

,

todos

los trabajos de dialectologi~~ ~

 
 

-

34

-

 

Regresando

al

probletaa de

la

l&ngua,

el

estructuralismo euro-

peo encuentra una •ejor solución en los traba .\<>s de Coseriu sobre

lengua

y

habla,

y,

mas precisa9ente,

cuando define el . concepto de

norma.

 

Coseriu

<1978>

aborda

la dicota.ía

lengua/habla desda un

pun-

to de vista mas crítico. Despues de presentar varias interpreta- ciones sobre dicha dualidad, Coseriu explica las ideas de Saussure

Y termina proponiendo, no una dicotomía diferente, sino una tetra-

to•Í a •as

suficiente.

Al defender a Saussure, presenta las dos oposiciones que se- ran el eje de la distinciÓn entre lengWt y habla: 5oncre~ / :!~!!­

trª~!.9 o

e

fQr~al

individual

'

~ll·

Estas dos oposiciones for-

man

los

dos éjes

en

los

hace

Buhler

<1979)

y

que se

pueden ubicar

las distinciones que

clarifican

los linea•ientos básicos de la

teoria de Saussure.

 

Segun

Buhler,

los conceptos básicos que siguen esas oposicio-

nes

son:

1>

la acciÓn verbal,

que

es

•1a acción

misma de

hablar,

considerada en si y en su .a•ento de producción <individual/con-

creto>•;

2>

el

ª~iQ verbal,

•que es

la

atribución

de una signifi-

cación a un •edio lingüístico <individual/formal>•; 3> el RCQQ~19

•resultado

•resultado

de la acción verbal

considerado fuera

de

su producción y de su relación de vivencias del individuo produc -

tor <interindividual/concreto>•; y 4) la for~a lingyͧ!!~~ que

es

"el

•is.a

producto

considerado

abstractaaente,

como ese~~~~ o 1

'clasa de clases · ,

es decir,

en

su

valor

funcional,

las circunstancias

de

la situacidn verbal concreta

separado de <interindivi-

dual /foraal > •

<Coseriu,

1978:

48>.

Es decir,

COMO se puede ver,

se

manejan dos oposiciones:

__

individual:interindividual y concreto:

foraal. O, en palabras de Buhler, a> fenÓ.enos referidos al sujeto

contra fenc>.enos desligados del sujeto, y por ello fijados

intersubjetiva-.ente, y b)

un

grado

inferior

de

for•alizaciÓn

contra un grado superior <Buhler, 1979: b9). Al •anejar estas oposiciones, la dicota.ía saussureana queda

reducida al siguiente esquetaa:

A-B = individual s interindividual C-D = concreto : f or.aal

-

35

....,,,

.

...

:

,

.....

'"··

Regresando al probletaa de la l&ngua, el estructuralismo euro- peo encuentra una •ejor solución en los
saussureana, sar de la través del · debajo de la D Coseriu "eso , nos explica
 

Agrega

saussureana,

sar

de

la

través

del

·

debajo

de

la

D

Coseriu

"eso

 

,

nos

explica por

que,

en

la concepcion

la

'lengua·

aparece

tan

desligada

del

'habla',

a

pe-

afirmada

interdependencia

<la relación

se

establece ' ª

ac

t

o

verbal'

que

falta

en

el

esquema

[que va

.

colocado

accion

verbal

>"

<p.

52>.

 

Ademas, Coseriu plantea que Saussure elabora tres cqnceptos

uno como cial, y, finalmente,
uno
como
cial,
y,
finalmente,

acervo

lingüístico,

otro

como

insti'tucion

so-

otro como sistema funcional.

Estas tres

defi-

niciones en Saussure --segun Coseriu-- se presentan como '- Simulta-

neas, sin embargo, la inclinación de Saussure va decididamente ha-

cia la tercera <p. 47).

Esta incompletitud es resueltá por Coseriu al plantear una

· tetratomía

conceptual. Es ta es t a conformada, en pocas palabras,

por

los siguientes conc e pt o s :

1> §i~t~mª' como el

conjunto de opo-

siciones

pertinentes

desde el

punto

de vista

funcional;

2> ~Q~fil2,

como "la realización 'colectiva · del sistema, que contiene el sis-

tema mismo y, adem~s, los elementos funciona l mente 'no pertinen-

tes', pero normales en el hablar de una comunidad"; 3> QQ~~ª-inQi-

"

YiQ~ªl' que es, digamos, el manejo de esa normci',c~:ectiva en tér-

minos individuales; y 4) el t!2Q1ª~ concreto, que

ciÓ .n individual-concreta de la norma, que contiene

"e~' la realiza-

la

norma

misma

y, ademas, la originalidad expresiva de los individuos ' hablantes"

<p.

97-98).

 

Esta

tetralogía

 

representa,

llanamente,

cuatro oposiciones

b~sicas: A> sistema

 

:

reali~acidn, B> concreto :

abstracto,

C>

so-

cial

:

individual,

y

D>

novedad

u

originalidad

expresiva

:

repeti-

ción.

Los

conceptos

 

se agrupan de acuerdo

a

la

cposicicin

que los

rige,

así,

el

sistema se opone a

todo

lo

demás

si

la oposición eje

es

la de sistema

:

realizacicin,

 

el

hablar

se

opone

a

lo

demas

si

la oposición concreto

:

abstracto es

la

imperante,

etc.

 

-

36

-

que

Además

de esos· cuatro conceptos, Coseriu presenta otras tres

el

llama

secundarios:

a>

hechos de habla,

b)

hechos de norma

individual,

y

c>

hechos

s ·in

abundar

mas,

y

de norma social. reutilizando las analogías que Coseriu em-

plea para explicar el concepto de norma ~que es el concepto qµe

me

interesa manejar-- resumo su tetralogía:

el

sistema del ajedrez

es,

en

pocas

palabras,

el

conjunto de reglas y

piezas del

juego,

sus valores Y oposiciones.

El

hablar consiste en

un

juego particu-

lar.

La

norma

social,

las movimientos

comunes que desarrollan los

competidores en

el

juego

(i.e.

mover

los peones centrales al

prin-

cipio del

juego).

Esta norma no es sistema porque presenta elemen- ·

tos na

pertinentes,

pera es un !:!§Q--SQIDY!l de ciertas realizaciones

posibles que permite el

sistema.

La norma

individual,

finalmente,

'

es

la

"acostumbrado"

 

por cada

jugador.

En

el

juego del

ajedrez,

como

en

la

actividad

lingüística,

"el

individuo conoce o no con~e

la

norma

y

tiene mayor o menor concienia · del

sistema"

<p.

99>,

y

esto es lo que le da vida a.l siste ma.

Con

esto

Último,

Coseriu

J

presenta un concepto bas ico: ~Mfilj82

 

Por

otra

parte,

Coseritll considera

el

termino

"lengua"

como

"Q.@§~[.if!iiYQ y §inteti~,

co nstituyen dose como sistema de

aspectos

comunes, §i§~~m~-Q~_i§Q9lQ§ª§" <p. 102>

que

se

refiere tanto al

sistema coma

a

las normas.

Y distingue,

como

103) • .

en

por

otro

lado,

a

la comu-

tiempo diciendo

que

es

nidad

tanto

en

el

espacio

"concepta t!i§!Q!:if;Q"

<p.

el

un

Además,

se efectua

una

Coseriu anota

que

al

establecer el

concepto de norma

doble abstracción,

un

lado se

elimina todo

lo

que

es

subjetivo,

y,

por

el

otro,

por "se abstrae una norma Única,

ge-

neral

en

la comunidad:

en

realidad,

la · norma

es

variable,

segun

los

límites

y

la Índole de la comunidad considerada"

<p.

96).

Es

decir,

la norma depende Qgf;~§~~i~~nt~ de la comunidad.

 

Por

el

momento,

esto me permite

poder

considerar el

término

de

lengua

como

la

etiqueta que nombra ciertas constantes formales

<tanto del

sistema funcional,

como

del

normal>.

Esto es

importan-

te,

ya

que

decir

zapoteca significara simplemente eso:

zapoteco:

 

,

termino dedicado a un grupo (o varios grupas) al que se le ha ve-

nido dando a

través del

 

tiempo,

sin

que esto

necesariamente se re-

iiera al

concepto de

sistema funcional

ni

ál

normal.

Son dos rea-

 

-

37

-

lidades de ordenes diferentes.

En

palabra iQiQm~: para designar una

este

sentido es que utilizare

la

l~ngua sin

referencia a

sus

sis-

temas. Es, en otras palabras, el nombre de la lengua.

Por

otra

parte,

Lara

(1976;-~~:~one tres elementos que

a

mi

parecer

.

.

/

son

-

11ngu1stica.

fundamentales

Lara

d

e

fº tne

para el

maneJ·o

de

norma

la norma como "un modelo,

y

d

e

'

·d

comun1

a

d

una regla

o

un

can_junto

de reglas

de

c1er ·

t

o

·

grado de obligatoriedad,

impuesto

por

la comunidad linguistica sobre los

hablantes

de

una

lengua,

que

actua ' sobre las modalidades de actuacion de su sistema linguisti-

-

-------

ca, seleccionando de entre la ilimitada variedad de posibles rea-

lizaciones , en el usa, aquellas

que

considera

<p.

110).

Esos tres elementos, que se hallan contenidos en esta definicion,

son·

el

de ifilQQ§i~iQQ de la

comunidad

linguistica,

el

de ~§Q y

el

de ~~~Qi2Qi!iQ~Q·

 
 

Sobre este

ultimo

punto,

Lara

aclara

que

"la

DQCm~ no

surge

del

Y§Q

en

su

totalidad

para constituirse,

sino solamente de ~na

. parte

de

el;

aquella

que

la comunidad linguistica con.sidera ª!;~Q-

1ª~!g en

cierta

situacion de comportamiento verbal"

<p.

111>.

Si

a

esto ultimo agregamos lo dir-ho por Paoli, podemos ubicar en su

verdadera

dimension

el

fe nom e no linguistico:

"el

lenguaje se adap-

ta

a

las

finalidades

sociales,

es sistema de signos

que necesaria-

mente expresa lo que el hombre ha llegado a ser y lo que quiere

llegar

a

ser.

Ese

ser

y

ese

querer

ser

definen

y ~edefinen al

len-

guaje.

 

Lo

llenan

de

nuevos

anhe l os,

de

nuevos

ordenamientos,

de

nuedas normas"

<p.

34).

 

Este

mismo

autor

plantea

que

"en

la perspectiva gramsciana,

la

gramatica

normativa es

un

conjunto

de

reglas

provenientes de

diversos

contextos h~storico-culturales, que tienden

a reelaborar-

se por ' las nuevas normas sociales. Al

elaboran enunciados de acuerdo a ellas"

aplicarse esas reglas,

se

(p.

35). Esta gramatica

normativa

no

necesariamente equivale a

la gramatica prescriptiva

de

la

que

habla

Lara y

Tuson,

 

por

ejemplo,

sino

que,

como

mas

ade-

lante

apunta

el

mismo Paoli:

"ya sea que se presenten explicita-

mente

como

gramaticas

a

que existan

como

estructura

gramatical

im-

pl icita

en

el

lenguaje, f las

gramaticas normativas

tienden

a

gene-

 

rar

y consolidar alg i:l'nas normas sociales como fundamentales" <p.

36>.

Y ·luego

cita

a

Gramsci

cuando

dice que "en realidad, ademas

 

-

38

-

de

la

'gramatica

inmanente•

a

todo

lenguaje,

existe tambien de he -

cho, 0 sea no escrita, una <o mas> gramatica · normativa·, consti-

tuida por el

control

reciproco,

por

la

ensenanza

reciproca,

por

la

·censura · reciproca ••• Todo ese complejo de acciones y reacciones

confluyen

a determinar un conformismo g,-"amatical, es decir, a es-

tablecer 'normas•

y

juicios de correccion o de incorrecion 11

<Pao-

li,

1984:

37,

o

Gramsci,

1976:

222).

Así, las dos condiciones fundamentales para la norma linguis-

tica

son tanto

el

sistema

linguistica como la

comunidad.

Con

un

tercer

factor

que

podemos proponer:

la irnposicion o

lucha en

con-

tra de esta.

 

Claro esta

que

tal

imposicion se

plantea como resul-

 

tado de las luchas sociales:

un