Вы находитесь на странице: 1из 3

Stjernfelt, F. (2002) Tractatus Hoffmeyerensis. Signs Systems Studies, Vol 30.N1. Págs.

337-
345

In order to inquire into the biological world, therefore, we cannot begin with just a single
organism any more than we can begin with the Umwelt alone. When framed in this way, an
organism is never just one. Instead, each organism has a context, an Umwelt in which it lives,
and, in being so, the organism is always already more than itself. It is the notion of the animal
as “subject,” then, that is precisely at issue. To know the organism requires knowing its
other(s). But to what degree is the other, as other, a part of the subject? Where, in other words,
does the subject begin or end, and likewise the environment? In Theoretical Biology, for
instance, Uexküll suggests that we can and probably should consider the organism as
resembling a community of subjects just as much as we think about a community or city like
a large organism. (Buchanan, 2008, p. 24)
Para indagar en el mundo biológico, por tanto, no podemos comenzar con un solo organismo más
de lo que podemos comenzar con un solo Umwelt. Cuando se aborda de esta manera, un
organismo nunca es solo uno. Por el contrario, cada organismo tiene un contexto, un Umwelt en el
que vive y, al serlo, el organismo siempre es más que él mismo. Es la noción del animal como
"sujeto" lo que está en cuestión. Conocer el organismo requiere conocer su(s) otrs(s). Pero ¿hasta
qué punto es el otro, como otro, una parte del sujeto? ¿Dónde, en otras palabras, comienza o
termina el sujeto, y también el entorno? En Theoretical Biology, por ejemplo, Uexküll sugiere que
podemos, y probablemente deberíamos, considerar que el organismo se asemeja a una
comunidad de sujetos siempre que pensemos en una comunidad o ciudad, como un gran
organismo. (Buchanan, 2008, p.24)

Developmental plasticity is crucial for generating novel phenotypes, facilitating evolutionary


transitions and altered ecosystem dynamics, and promoting adaptive variation through genetic
accommodation and niche construction. In emphasizing such non-genomic mechanisms of
selectable and heritable variation, Eco-Evo-Devo presents a new layer of evolutionary synthesis
(….)
La plasticidad del desarrollo es crucial para generar fenotipos novedosos, facilitar las transiciones
evolutivas y las alteraciones dinamicas del ecosistema, y promover la variación adaptativa a través de la
acomodación genética y la construcción de nichos. Al enfatizar en tales mecanismos no-genómicos de
variación selectiva y hereditaria, el enfoque Eco-Evo-Devo presenta una nueva capa de síntesis
evolutiva (...)

The image refers to a relation of forces, a composition of actions and reactions and variable
speed for which we are able evaluate the state, the differential relation of forces that are
present. A variation of power corresponds to such a relation of forces. Defined in this way,
the image is a composition of relations of forces and duration, affection an variation in power.
A first result follows from this, which breaks with classical theories of the image as
representation: the movement-image is strictly of the same order as matter; its proposes
neither a second copy nor a psychic traslation. On the contrary, in the world where
“image=movment”, matter, the image and movment are equivalent. (Sauvagnargues, 2016,
p.)
La imagen se refiere a una relación de fuerzas, una composición de acciones y reacciones y una
velocidad variable para la cual podemos evaluar el estado, la relación diferencial de fuerzas que están
presentes. Una variación de poder corresponde a tal relación de fuerzas. Definida de esta manera, la
imagen es una composición de relaciones de fuerzas y duración, afecto y variación de poder. De esto se
desprende un primer resultado, que rompe con las teorías clásicas de la imagen como representación:
la imagen-movimiento es estrictamente del mismo orden que la materia; no propone ni una segunda
copia ni una traducción psíquica. Por el contrario, en el mundo donde "imagen = movimiento", materia,
la imagen y el movimiento son equivalentes. (Sauvagnargues, 2016, p.)

Dès qu’il se connecte avec Guattari, le régime de l’interprétation fait définitivement place à
un pluralisme des régimes de signes, buissons de sémiotiques qu’ils définissent comme
rhizome (Rhizome, 1976) et qui n’impliquent aucun pri-vilège mental (humain) ni même
linguistique. Comme les images, les signes ne valent plus comme les doublons matériels
dégradés d’une représentation ou d’une signification mentale, mais se déplient en cartes
d’affect, en sémiotique écologique, éthologie d’un territoire. (Sauvagnargues, 20XX, p.
165)

tan pronto como se conecta con Guattari, el régimen de la interpretación define un pluralismo de los
regímenes de signos, arbustos de seminíferos que definen como arroz (Rhizome, 1976) y que no
implican ningún privilegio mental (humano ) o incluso lingüística. Al igual que las imágenes, los signos
ya no valen los efectos negativos de la representación o el significado mentales, sino que se despliegan
en los mapas de afectos, en la emmiología ecológica, la etología de un territorio. (Sauvagnargues, 20XX,
p 165)

Ces sémiotiques définissent des zones d’individuation à l’instar des mondes animaux
d’Uexküll qui gonflent autour des vivants de complexes bulles de milieux, singulières,
différenciées mais aussi interconnectées, ritournelles de signes qui prennent une consistance
écologique. De telles sémiotiques nous invitent, me semble-t-il, à connecter la ritournelle
guattarienne de L’Incons-cient machinique et sa reprise dans Mille Plateaux avec la pro-
blématique bergsonienne de l’image que développe Deleuze dans ses livres sur le cinéma. Le
problème de l’image n’enveloppe plus désormais le statut d’une pensée, capable de
considérer les effets de son usage, comme c’était le cas dans l’image de la pensée, mais la
production d’une subjectivité s’individuant à travers la matière. Tel est exactement le nœud
où les livres sur le cinéma reprennent en la relançant la problématique bergsonienne de
l’image, comme individuation sensori-motrice, centre sensible d’indétermination traçant sa
perspective, dépliant son éventail de perceptions, d’actions et d’affections subjectives et
matérielles. (Suavagnagues, 20xx, p.167)

Estos definen áreas semióticos de individuación como los mundos animales Uexküll que
se hinchan alrededor de las burbujas de los medios complejos que viven, único,
diferenciados pero interconectados, Jingles signos que tienen consistencia ecológica. Tal
semiótica nos invitan, me parece a conectar el tintineo de Guattari maquínica Incons-
ciente y la recuperación de Mille Plateaux imagen pro-blématique Bergson que se
desarrolla Deleuze en sus libros sobre cine con . El problema de la imagen ya no
envuelve el estado de un pensamiento, capaz de considerar los efectos de su uso, como
fue el caso en la imagen del pensamiento, sino la producción de una subjetividad.
individualizando a través de la materia. Este es exactamente el nodo en el que los libros
sobre cine hoja de vida por la reactivación de la edición de Bergson de la imagen, como el
centro de individuación sensibles sensoriomotora de la indeterminación de trazado su
perspectiva, su gama folleto de percepciones, acciones y afecciones subjetivas y
materiales. (Suavagnagues, 20xx, p.167)