Вы находитесь на странице: 1из 103

LA BIBLIA

A LA LUZ

DEL ESOTERISMO
POR

CRISTÓBAL ANPU

“Sin embargo, hablamos sabiduría entre los


que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de
este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que
perecen. Mas hablamos sabiduría de Dios en
misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios
predestinó antes de los siglos para nuestra
gloria” San Pablo, I Corintios 2:6-7

PRIMERA EDICIÓN
Texto © 2016 Cristóbal Anpu
Todos los derechos reservados
Dedicatoria:
A todos los hombres y mujeres de buena voluntad que
pública o modestamente se están sacrificando por
enseñarle el Camino a esta pobre humanidad doliente.
Nuestra más sincera admiración.
PREAMBULO

Los tiempos han cambiado, y el péndulo ha girado en


Occidente desde el fanatismo religioso medieval hacia el
materialismo ateo vestido con ropajes de cientifismo del siglo
XX. Pero ahora, según avanza el siglo XXI, el péndulo busca el
punto intermedio, aquel que combina sabiamente la Ciencia y
la Religión. Si, ese punto capaz de darle a la religión Cristiana
la base científica que le falta por este tiempo, y capaz de
darles a los hombres de ciencia la vivencia espiritual necesaria
para poder entender el trasfondo de las leyes de la naturaleza
que tan afanosamente estudian. Y ese punto decimos, tiene un
nombre: Cristianismo-Esotérico o Gnosticismo.

Pero no nos referimos con estos términos al Esoterismo de


charlatanes, pseudo-videntes, pseudo-astrólogos, echadores de
cartas, y otros muchos estafadores que se hacen llamar
“esoteristas”. Ni tampoco nos referimos al Gnosticismo que
falsamente nos ha presentado la Iglesia, como un grupo de
herejes malsanos que existían en los primeros siglos del
Cristianismo. No, todo eso es un engaño.

El Gnosticismo (Conocimiento) y el Esoterismo (Interior)


son en su verdadera dimensión la ciencia del “Conocimiento
Interior”, o la ciencia del “Cristo Íntimo” del que hablaron tan
claramente el apóstol Pablo y los primeros Cristianos. Y
hablando más en general, ese “Conocimiento Interior” es el
que con diferentes ropajes ha existido siempre en la base de
toda verdadera Religión que aspiró (como su nombre indica) a
“religar” al hombre con lo Divino. Un conocimiento así fue
siempre la garantía para el desarrollo de una sociedad, una
ciencia y una tecnología al servicio del hombre y de su
progreso material y social, en vez de estar dicha ciencia y
tecnología, como ocurre hoy en día, al servicio de oscuros
intereses económicos y políticos que nos están llevando a una
degradación humana, social, y del entorno natural en que
vivimos.

Y cuando hablamos así no estamos pensando en conceptos,


sino en hechos, ya que cuando alguien logra poner en práctica
dicho “Conocimiento Interior” y elevarse del estado de Hombre
al estado de Super-Hombre, se convierte en alguien ante quien
la Naturaleza no tiene secretos, y puede manejarla a su
antojo, operando prodigios o “milagros” de toda clase, además
de convertirse ante la sociedad de su tiempo en referente de
una ética superior, como está demostrado a lo largo de la
historia en todas las partes del mundo.

Por eso, todos los esfuerzos que hizo la Iglesia en el pasado


por acabar con el Gnosticismo (el verdadero Cristianismo-
Esotérico primitivo), y los que se hacen actualmente por
desacreditar el Esoterismo, han sido y serán inútiles, ya que
siempre habrá sinceros buscadores de la Verdad que en mayor
o menor grado lograrán elevarse a esa categoría de Super-
Hombres u Hombres Divinos, restaurando de nuevo la ciencia
del Espíritu.

El auténtico Esoterismo, como río de aguas vivas, por


tiempos sale a la Luz, y por tiempos se oculta del mundo.
Ahora, en medio de la más impresionante crisis espiritual,
social y humana que ha vivido el hombre en mucho tiempo, es
necesario que de nuevo salga a la Luz, y por eso desde hace
unas décadas hubo un nuevo despertar del Gnosticismo,
saliendo a la luz numerosos textos perdidos del pasado, y
poniéndose otra vez de actualidad en la pluma de notables
eruditos y verdaderos esoteristas.

E inspirados por estos nuevos aires renovadores, y como


una contribución más a hacer público el Camino Secreto, sale
este libro a la opinión pública, dirigido a todo el mundo,
aunque en verdad solo unos pocos lo entenderán. Ciertamente,
solo lo entenderán aquellos valientes buscadores de la Verdad
que sienten en su interior un anhelo tan intenso por encontrar
el sentido de su existencia, que serán capaces de pasar más
allá de las creencias, dogmas, opiniones, miedos y burlas de
toda clase que imperan hoy en día en nuestra sociedad sobre
el auténtico Camino Espiritual, hasta llegar a encontrar eso
que se ha llamado “la Verdad”.

Este es un libro sobre el Cristianismo Esotérico, escrito


para unos pocos. A esos pocos les pedimos que lo lean y
reflexionen con detenimiento, porque este es otro eslabón más
de la cadena a la cual ha de agarrarse todo aquel que haya
comenzado o esté listo a comenzar el duro camino de subir por
la escala de Jacob, tendida desde la tierra al cielo, de la
materia al espíritu.

Para los que no estén todavía maduros para entender lo


que aquí hay escrito, les decimos que no importa, que sigan a
lo suyo, ya que los contrastes y las experiencias de la vida, sus
vivencias por momentos placenteras y otras veces dolorosas,
de existencia en existencia, se encargarán de ir madurando el
alma hasta que cualquier día de tantos esté ya preparada y se
sienta con fuerza suficiente para emprender el ansiado retorno
a la Luz.

Este es un libro sobre el significado esotérico de la Biblia, y


escribir sobre esto es algo que siempre le ha dolido al clero
Católico. Ellos siempre han querido monopolizar la “Verdad”
de la vida del gran Maestro Jesús el Cristo, tachando de
“hereje” a cualquiera que discrepara de sus puntos de vista.
Nunca han entendido cual fue la verdadera enseñanza que
trajo Jesús, ni su mensaje de Salvación, y es por eso que el
Catolicismo, vacio de las enseñanzas originales del Salvador,
ha ido convirtiéndose en una estructura hueca, sin la base y la
solidez de un conocimiento superior y transcendental en el que
apoyarse y perpetuarse, y lógicamente la Iglesia Católica se
encuentra en estos momentos colapsando. Y lo peor es que en
su caída está arrastrando a la civilización Occidental, ya sin
otro norte que la vida puramente sensual y material que “los
poderes del mundo” le presentan hoy en día al hombre. Es por
eso que hoy se necesita más que nunca volver a las raíces del
Cristianismo.

Finalmente, decir que este libro es solo para principiantes,


pero aún así, en él encontrará el aspirante a la Luz el hilo
conductor que le puede llevar hasta los más profundos arcanos
que le ayuden a liberar su alma de la esclavitud, el dolor y la
ignorancia en que ahora se encuentra. Por eso se nos ha dicho:

“Conoced la Verdad y Ella os hará libres.” Juan 8:32

EL AUTOR
Palacio de Castelfranco. Giorgione, 1505.

En el tablero del Ajedrez de nuestra existencia se libra la gran batalla entre la


Luz y las Tinieblas, tanto dentro como fuera de cada uno de nosotros. El Camino de
retorno a la Luz, al Padre, está lleno de grandes esfuerzos y luchas (internas), y por
eso se ha dicho que hace falta ser místico y guerrero a la vez, para poder llegar a Dios:
“El reino de los cielos se toma por asalto (con esfuerzo y lucha), y los valientes lo han
tomado.” Este es el significado correcto de Mateo 11:12 y Lucas 16:16, pero al no
entender estas cosas, ese pasaje está mal traducido en la mayoría de las Biblias.
CONTENIDO

INTRODUCCIÓN
Breve reseña histórica—Cristianismo: auge y declive—
¿Y que se perdió?—La Interpretación de los Textos Sagrados

CAPÍTULO I.
¿Por qué y para qué se escribió la Biblia?

CAPÍTULO II.
El Lenguaje simbólico de las religiones

CAPÍTULO III.
El problema del Conocimiento

CAPÍTULO IV.
¿Dios o Dioses?

CAPÍTULO V.
El Antiguo Testamento
El Génesis y la Creación del Hombre—Éxodo, Levítico, Números
y Deuteronomio: Moisés y el Pueblo Elegido—El Libro de Job—El
Libro de Daniel—El Profeta Ezequiel—El Profeta Jonás

CAPÍTULO VI.
El Nuevo Testamento
La Navidad: el Advenimiento del Cristo—El Mesías: la Misión del
Cristo—Juan y Jesús en el Jordán: un Final y un Principio—El
primer milagro de Jesús: el Gran Arcano—Si, los Apóstoles estaban
casados—Adulterio y Fornicación—Jesús y María Magdalena—Los
12 Apóstoles: las 12 Partes del SER—Predicación y Milagros—La
Pasión del Cristo: los procesos de la Alta Iniciación—La
Crucifixión—La Resurrección del Cristo: la Gran Obra Terminada

CAPÍTULO VII.
Los Hechos de los Apóstoles
La Epístola Universal de Santiago—La Epístola Universal de
San Pedro

CAPÍTULO VIII.
El Apocalipsis
Las Siete Iglesias—El Libro sellado con siete Sellos y los cuatro
jinetes del Apocalipsis—La Mujer y la Bestia—La Jerusalén
Celestial

EPÍLOGO.
INTRODUCCIÓN
La Biblia ha sido el libro más leído en todo el mundo Occidental. Se estima que se han
vendido entre 2.500 y 6.000 millones de ejemplares en 438 lenguas diferentes a lo largo de la
historia. Son números realmente asombrosos que hablan por sí solos de la influencia que ha
tenido la Biblia en la mentalidad del hombre Occidental a lo largo de los siglos. Y aun hoy en
día existe una Biblia en la mayoría de los hogares occidentales, a pesar del gran declive que sin
duda experimenta la religión Cristiana en los tiempos actuales.

Breve Reseña Histórica

Pero comencemos explicando qué es la Biblia, y para ello hay que hablar un poco de los
orígenes del Cristianismo:

Tras anunciar repetidamente los profetas de Israel la llegada de un Mesías (un enviado) al
pueblo Judío, tal anuncio se materializa con el nacimiento del Gran Maestro Jesús de Nazaret
en el que luego sería considerado el año cero de nuestra civilización Occidental. El mensaje, la
vida y milagros de Jesús, así como su Pasión voluntariamente aceptada, su muerte, su
resurrección y aparición ante numerosas personas, tal y como se recoge en los evangelios,
marcarán un antes y un después en el mundo Occidental y en el mundo entero.

Naturalmente, muchas personas dudan de que esto fuera verdad, pero desde luego sí que
lo fue para los que le conocieron, porque el fervor que se levantó en los tan solo tres años que
le conocieron sus 12 apóstoles, los 70 discípulos cercanos que de acuerdo a Marcos le seguían,
y toda la gente que por aquél entonces le escuchó, fue de tal magnitud que cambió por
completo el curso de la historia. Así que al menos habría que preguntarse, ¿Qué vio y sintió
aquella gente hace 2016 años que les produjo tal conmoción como para lanzarse a proclamar
el evangelio, “la buena nueva”, en medio del poder Romano, sabiendo que se arriesgaban a
perder la vida, como así les ocurrió a muchos? Hoy esto es algo que deja a muchos escépticos
perplejos, y quieren creer que las gentes de aquellos tiempos eran completamente fanáticas,
negándose así a aceptar lo más sencillo, que aquellas gentes realmente vieron algo de un
carácter tan extraordinario, que cambió por completo sus vidas.

¿Qué vieron, y qué pasó allí hace más de 2000 años? Hoy solo lo podemos saber o intuir a
través de la Biblia (término griego que significa “libro”). En ella quedaron recogidas las
palabras y hechos del personaje central del Cristianismo, Jesús de Nazaret, y también quedó
recogida la historia del pueblo de Israel y de los Profetas que anunciaron la llegada del Mesías.
Es por eso que la Biblia es un libro único, un libro de relatos y acontecimientos extraordinarios.
Tan extraordinarios que hoy en día incluso a muchos que se llaman Cristianos les cuesta
trabajo creerlos.

Pero antes de empezar a analizar todo esto, todo lo que la Biblia relata, vamos a detallar
someramente la estructura de la Biblia: Consta de tres secciones bien definidas, cuales son el
Antiguo Testamento, el Nuevo Testamento y el Apocalipsis.

El Antiguo Testamento está formado por varios libros: El Pentateuco, que son los cinco
primeros libros, los cuales recogen el Génesis del Universo y el Hombre, el Éxodo y la historia
del pueblo de Israel, y las leyes que le dio Moisés a su pueblo. Después tenemos diversos libros
que recogen la cronología de los reyes de Israel, la vida y prédica de los diferentes Profetas, así
como otros libros conteniendo Salmos, Proverbios, etc. En total 46 libros para la Iglesia
Católica, y hasta 53 libros para las Iglesias Ortodoxas. Estos libros fueron escritos todos antes
del comienzo de nuestra era, los más antiguos alrededor del 900 a.C.

El Nuevo Testamento consta de los cuatro Evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan como
núcleo central, y después tenemos el libro de los “Hechos de los Apóstoles”, y diversas cartas o
epístolas que los apóstoles escribieron a las primeras comunidades Cristianas de la época. En
total 26 libros, escritos en los dos primeros siglos de la era Cristiana.

Y finalmente el Apocalipsis, el libro del fin de los tiempos, redactado en un lenguaje tan
alegórico y extraño, que realmente ni los teólogos entienden casi nada de lo que en él hay
escrito.

Esta descripción que hemos hecho es la de la Biblia tal como fue aceptada bajo el
pontificado del Papa Dámaso I, en el Sínodo de Roma del año 382, y esta versión es la que San
Jerónimo de Estridón tradujo al latín, y que posteriormente se conoció con el nombre de “la
Vulgata”. Sin embargo, el “Canon Católico” de la Biblia no ha sido aceptado por todas las
Iglesias actuales, y así las Iglesias Protestante y Ortodoxas, incluyen también otros libros.

Y es que en los principios del Cristianismo circulaban en las primeras comunidades


Cristianas muchos más libros y evangelios de los que luego aceptaría la Iglesia como
“canónicos” o verdaderos. Muchos de esos libros se perdieron o desaparecieron debido a la
gran presión que hizo la Iglesia Católica por erradicar cualquier discrepancia una vez que se
hizo con el poder en Roma a través del emperador Constantino I, quien estableció en el
Concilio de Nicea (año 325) que el Cristianismo fuera el culto oficial del imperio Romano.

A partir de ese momento, toda persona que discrepase de los postulados Católicos sería
considerada como “hereje”, y todo texto sagrado que no fue incluido en la Biblia Católica fue
considerado “apócrifo” o falso; y a partir de ahí las presiones se intensificaron hasta hacer
desaparecer los numerosos textos y evangelios que en aquellos tiempos eran la inspiración de
los primeros Cristianos.

Pero a pesar de esta persecución, los llamados evangelios apócrifos estaban tan arraigados
en aquellas primeras comunidades Cristianas que curiosamente muchas de las tradiciones del
Cristianismo provienen de dichos textos, como por ejemplo: los nombres de los padres de
María (Joaquín y Ana), el episodio de la presentación de la Virgen María de niña en el templo,
los nombres de los Reyes Magos (Melchor, Gaspar y Baltasar) así como la presencia del asno y
el buey en el establo de Belén. También pertenecen a los evangelios apócrifos la historia del
Buen Ladrón (Dimas) y del Mal Ladrón (Gestas), la historia de la Verónica (recogida inclusive en
el “Via Crucis” de la tradición Católica), el nombre del centurión que atravesó el costado de
Jesús en la cruz (Longinos), o la primera referencia explícita de la virginidad de María, que se
encuentra en el Protoevangelio de Santiago.

Lamentablemente, la consecuencia de toda esta persecución fue un velo de oscuridad


sobre lo que realmente fueron los comienzos del Cristianismo, hasta que una serie de
descubrimientos en el pasado siglo XX, llevados a cabo a orillas del Mar Muerto pusieron de
manifiesto la existencia de estos otros evangelios y textos apócrifos, hasta entonces perdidos,
dando una nueva dimensión a lo que fue el Cristianismo en sus inicios.

Así, libros como el Evangelio de Tomás, de Felipe, de Judas, de Pedro, de María Magdalena,
el Pistis Sofia, y muchos otros textos de aquellas primeras comunidades Cristianas (que hoy
afortunadamente se han podido recuperar) nos están indicando varias cosas:
1.- Que existieron diversos grupos Cristianos en los primeros tres siglos: Cristianos-Judios,
Cristianos-Griegos, Cristianos-Coptos, Cristianos-Gnósticos, todos ellos con sus diversas
ramificaciones.

2.- Que las enseñanzas de esos primeros grupos tenían todas ellas un cierto trasfondo
Gnóstico como prueban todos esos evangelios y textos que se han ido encontrando, y que
seguían esas primeras comunidades Cristianas.

3.- Que fue uno de esos grupos, que se llamó “Católico” el que al aliarse con el poder
Romano se impuso sobre los demás, y se autonombro el verdadero grupo Cristiano seguidor
de la línea sucesoria de Pedro, cuando esto es completamente falso, puesto que ni Pedro se
consideraba cabeza de ninguna Iglesia, ni mucho menos nombró a ningún sucesor.

Con todo esto queremos decir que las enseñanzas recogidas en la Biblia serían aún mucho más
ricas desde el punto de vista verdaderamente Cristiano y Espiritual si se hubieran incluido los
diferentes evangelios que por entonces estudiaban aquellos primeros Cristianos. Aunque claro
está, hoy tendríamos un Cristianismo diferente, más profundo y esotérico, lo cual habría
estado reñido con el ansia de poder de aquel grupo que se denominó Católico, que se aupó al
poder a partir del siglo III, y culminó en un poder omnímodo durante la Edad Media poniendo
a los reyes de Europa casi a sus pies, y llevando a la hoguera a cualquiera que discrepase de sus
ideas.

El Cristianismo: Auge y Declive

Pero cuando algo no está sustentado en bases sólidas, tarde o temprano empieza a caer.

Esta labor de persecución de enseñanzas y grupos que no convenían a aquella Iglesia que se
había hecho con el poder en Roma, trajo como consecuencia una organización sólida y
robusta, pero desgraciadamente cada vez más alejada de las enseñanzas y forma de vida
establecida en las primeras comunidades que formaron los Apóstoles. Cada vez importaba más
la expansión, el poder y la riqueza que mantener la doctrina y el espíritu original del
Cristianismo, hasta que este acabó convertido para la Edad Media en una serie de dogmas y
reglas a cumplir para evitar la condenación eterna y lograr la salvación, lo que inició un lento
declive de la Iglesia que se aceleró con el paso del tiempo, hasta llegar a nuestros días, donde
ya el Cristianismo perdió la enorme influencia que tuvo en siglos pasados sobre el individuo y
la sociedad.

Por estos tiempos, en Occidente ya la religión no interesa seriamente a casi nadie, y


especialmente a la gente joven, más fascinada por el aluvión de entretenimientos que nos
proporciona la tecnología y la vida moderna que por preguntarse sobre el sentido mismo de su
existencia. Tan grave es el problema que hasta la misma Iglesia da la voz de alarma diciendo
que no hay nuevas “vocaciones”, que la población de sacerdotes está muy envejecida y que a
este paso acabarán por desaparecer.

Pero es una lástima que no haya habido una auto-critica sincera y a tiempo. La Iglesia
achaca esta falta de interés espiritual en la gente joven a causas externas a ella como: el
laicismo de los gobiernos de Occidente y la falta de una educación Cristiana desde las mismas
escuelas, además del cambió de valores en el mundo moderno donde se nos ha impuesto el
nihilismo y las filosofías neopositivistas, en detrimento de una visión más metafísica y
espiritual de la existencia del ser humano.
Los sociólogos por su lado atribuyen el declive del Cristianismo a que el desarrollo de las
ciencias ha derrumbado los mitos del hombre sobre los orígenes sobrenaturales de su creación
y del universo, y por lo tanto Dios y la religión ya no son necesarios. Opinan que el
pensamiento científico positivista ha sustituido al pensamiento religioso espiritualista como
medio para entender al hombre y al mundo que lo rodea.

Y a esto habría que añadir toda la gente que se ha desencantado de la Iglesia por los
numerosos escándalos de índole económica o sexual en los que ha estado inmersa en los
últimos años.

Pero es muy simplista decir que la culpa del declive religioso la tienen los gobiernos o el
progreso científico. Si bien es cierto que debido a que la ciencia estuvo durante siglos bajo el
yugo de los prejuicios religiosos, y que esto ha traído por reacción que ahora muchos
científicos no quieran oír hablar de Dios ni de religión, sin embargo, ciencia y espiritualidad
nunca estuvieron separadas en las antiguas culturas, y no deberían estarlo ahora. Fue el
fanatismo religioso Medieval el que desencadenó éste antagonismo que ha habido en
Occidente entre ciencia y religión.

Pero además de todas estas razones para explicar el declive del Cristianismo en nuestra
cultura Occidental, que se ha vuelto atea, y que como locomotora del mundo está arrastrando
al ateísmo a los demás países, nosotros afirmamos que hay una causa más profunda de este
declive de la religión en Occidente, y se encuentra en la misma pérdida de la verdadera esencia
de la enseñanza Cristiana.

Y es que si antaño hombre podía llegar a tener un sentimiento místico de conexión con el
infinito, si podía llegar a sentirse lleno de una plenitud espiritual que le transformaba y llenaba
de vivencias trascendentales, como tantos célebres místicos del pasado así lo han expresado,
es sin duda porque de alguna manera se les había sabido transmitir y cultivar el hecho místico-
religioso dentro de cada uno de ellos. Y si hoy eso no existe, si hoy no hay místicos, si ya nadie
tiene experiencias transcendentales, si ya ni siquiera el vacío existencial del hombre común y
corriente es llenado por el Cristianismo (ni tampoco por las teorías científicas que, todo hay
que decirlo, hoy afirman una cosa y mañana otra distinta), es porque obviamente algo se ha
perdido, algo falta, algo había en otros tiempos en ese conjunto de conocimientos y practicas
místicas conocidas como religión Cristiana, que hoy ya no existe.

¿Algo se perdió en el tiempo? Si, esa tiene que ser la razón. El ansia de poder de la Iglesia le
hizo perder algo muy importante de las enseñanzas originales del Cristianismo. Algo nos
dejamos atrás en este correr hacia adelante en busca de riquezas y poder que llamamos
progreso.

¿Y que se perdió?

Pues se perdió el Cristianismo-Esotérico, la esencia del Cristianismo, o dicho de otra manera


se perdió el mismo Cristianismo, su doctrina original, y con ello la enseñanza del
“Conocimiento Interior”, de la vivencia mística y de la verdadera espiritualidad… ¡Casi nada!

Es fácil darse cuenta que a partir de la llamada Edad Media la experiencia mística va
comenzando a desaparecer del ser humano para ser reemplazada por el dogmatismo y el
fanatismo religiosos. Luego, la desconexión entre hombre y religión se acentúa en los siglos
XVII y XVIII con la llegada del racionalismo, y se consolida en los siglos XIX y XX con la
revolución industrial y el positivismo que solo acepta como sistema de conocimiento válido el
método científico, lo que desembocará en el materialismo, el evolucionismo y las filosofías
postmodernas, las cuales a base de juzgar los textos religiosos a la letra muerta (literalmente)
concluyen que no tienen ninguna validez útil, y se los considera meros mitos y supersticiones
propios de gente ignorante.

Hoy, en este mundo de tantos sofismas, se nos quiere hacer creer que ciencia y religión,
materia y espíritu, razón e intuición son conceptos antagónicos, que no pueden existir a la vez,
o que uno es netamente superior al otro. Y todo eso es manifiestamente equivocado y dañino
puesto que las diferentes formas de conocimiento, vivencias y experiencias del ser humano no
tienen porqué ser antagónicas sino complementarias y enriquecedoras. ¿Qué es lo real?
¿Podemos rechazar las vivencias místicas como irreales cuando la física cuántica no tiene claro
ni cuál es la naturaleza de la realidad? ¿Y la biología o la psicología? ¡Si todavía son incapaces
de decirnos cuál es el origen de la conciencia! Tan real es una mesa como un pensamiento o
una experiencia mística o transcendental… PERO LO REALMENTE GRAVE ES QUE AHORA NADIE
TIENE ESAS “EXPERIENCIA TRANSCENDENTALES” DE LAS QUE HABLABAN LOS HOMBRES Y
MUJERES DE OTROS TIEMPOS.

Por eso, si la experiencia mística y religiosa se fue perdiendo en el ser humano, habrá
entonces que buscar la causa de ello en el mismo ámbito religioso. Son los propios líderes
religiosos los causantes de su propio declive. Ellos y solo ellos, a lo largo de los siglos, fueron
olvidándose de las verdaderas enseñanzas Cristianas, de las claves y símbolos de sus textos
sagrados, de su esoterismo, es decir, de su enseñanza interior, y en consecuencia esos mismos
pastores Cristianos fueron perdiendo la práctica y vivencia mística de su religión, para caer en
un conformismo de títulos y rangos religiosos otorgados de unos a otros, y en una
mecanización de sus ritos, que desembocó en el transcurrir de los siglos en una interpretación
literal y dogmática de los textos sagrados, con la consiguiente pérdida de la verdadera esencia
y enseñanza religiosa.

Y ahora nos encontramos en este siglo XXI, donde el sincero buscador de la verdad que se
acerca a las fuentes de Cristianismo solo encuentra confusión, dogmas, fanatismo y
corrupción… y a veces algunas buenas intenciones y algunas obras de caridad, pero nada más,
y desde luego nada transcendental que le haga sentir o intuir que ahí se encuentra su Camino,
el Camino que conduce a su auto-realización.

Si, tristemente, las claves para entender el esoterismo de los textos sagrados se perdieron
en el transcurso del tiempo, y la sociedad actual que se ha quedado sin un referente ni una
enseñanza que le saque del atolladero en el que le está metiendo el ateísmo, el materialismo y
el cientifismo (una ciencia deshumanizada, al servicio de intereses económicos y de poder)
imperantes en el mundo actual.

¿Pero no habrá un rayo de esperanza en este sombrío panorama que estamos pintando?
¿Quizás no todo se perdió? ¿Pudo haber personas o grupos que al igual que ocurrió con los
pergaminos de Nag Hammadi 1 y otros textos de la antigüedad, pudieron esconder, preservar y
transmitir en secreto el conocimiento y las claves para entender los textos sagrados y la
verdadera religiosidad?

Si, es posible que sí. Aunque muchos nos dirán, ¿Pero realmente le importa todo esto que
estamos diciendo a alguien hoy en día? Pues la verdad, seguramente que solo les importará a
unos pocos hastiados de este mundo hipócrita donde se nos promete bienestar, paz y
felicidad, y no se nos da nada, o mejor dicho, se nos da de todo (vicios, pasiones, dinero) lo

1
Nag Hammadi, localidad del Alto Egipto donde se encontraron en 1945 una colección de evangelios y
textos Gnósticos escondidos en unas grutas próximas.
que conduce a la esclavitud, el dolor y la infelicidad… y es para esos pocos hastiados de tanta
hipocresía y falsedad que escribimos este libro.

La Interpretación de los Textos Sagrados

Para poder entender lo que se perdió en el tiempo debemos empezar por reflexionar sobre
lo que hay escrito en la Biblia y en los textos sagrados en general. Cualquier persona con
mente abierta puede intuir que los textos sagrados no fueron escritos para ser entendidos
literalmente, que no son un mero ensayo intelectual de otros tiempos para dar explicación a la
creación y a los fenómenos de la naturaleza y el universo. Cuando alguien no se da cuenta de
esto y estudia literalmente los antiguos textos religiosos, por ejemplo el Antiguo Testamento
de la Biblia Cristiana, no puede hacer otra cosa que, o bien caer en el terreno de la creencia
fanática, o bien rechazarlo como ignorancia y superstición.

Sin embargo, esos mismos textos fueron la base del estudio y desarrollo místico de grandes
hombres y mujeres que en sí mismos crearon y experimentaron una conexión con el llamado
mundo espiritual. Luego, la llegada del racionalismo acentuó el problema, y actualmente
nuestra mente imbuida de un intelectualismo asfixiante no puede ya captar ni comprender lo
que realmente esos textos transmitían al hombre más espiritual e intuitivo de hace siglos.

La comprensión del lenguaje simbólico, alegórico, místico, desarrollado para una mente
intuitiva, imaginativa, capaz de inspirar dentro del hombre fuerzas, anhelos y vivencias que
hoy llamamos religiosas o místicas, se ha perdido, y hoy no entendemos ese lenguaje, no lo
entienden los mismos líderes religiosos, y en consecuencia, las actuales organizaciones
religiosas no pueden transmitir al hombre actual otra cosa que confusión, dogmatismo,
palabras huecas y faltas de toda vivencia, y todo esto lleva a las gentes de hoy día a creer que
los místicos de antaño eran personas alucinadas, fuera de la realidad, o con algún tipo de
enfermedad psicológica, como incluso se ha llegado a afirmar en ciertos ámbitos de la
psicología que ignoran por completo lo que es la vivencia espiritual recogida en tantos textos
del Oriente como del Occidente.

En el argot místico-esotérico de antaño se decía que no hay nada que buscar fuera de
nosotros porque todo está dentro (“Homo nosce te ipsum…”), y se decía que los textos
sagrados eran el mapa de ese camino hacia la búsqueda interior, pero que para preservar ese
conocimiento estaban escritos en un lenguaje simbólico-alegórico de carácter universal, para
ser entendidos y transmitidos solo por los Iniciados en los misterios de los cultos religiosos.

Desafortunadamente, como ya hemos dicho, en el devenir de los siglos se perdió ese


conocimiento y esas claves en el mundo Occidental, y ya no hay Iniciados en los cultos
religiosos de la Cristiandad que sepan explicarnos el significado y la esencia de sus textos
sagrados, sino que tan solo hay oradores que desde la más profunda ignorancia repiten en voz
alta palabras de textos que creen comprender, pero que en el fondo no comprenden, llenando
el mundo de más y más confusión e ignorancia.

Este es el gran drama de los tiempos en que vivimos, y la razón por la que nos atrevemos a
escribir este libro sobre el significado místico-esotérico de la Biblia Cristiana. Es verdad que
quizás ya no haya nada que hacer para sacar al Cristianismo y al hombre Occidental del
profundo pozo de la ignorancia espiritual en el que ha caído, y sin duda que las consecuencias
que esto ha de traerle en un futuro son dramáticas, pero ya que los hombres de antes creían
en los milagros y en la misericordia Divina, sigamos pues…
“El hombre buscando el enigma de su existencia.”
Camille Flammarion, 1888
Capítulo 1.- ¿Por qué y para qué se escribió la Biblia?
Según los teólogos, la Biblia es un libro de inspiración Divina, escrito por hombres que en
un momento dado fueron inspirados por Dios. Pero cuando se les pregunta quién es Dios y
porqué no nos inspira a todos, por ejemplo, para que creamos, las respuestas son vagas. Si,
habría que entender primero “quien es Dios” y porqué solo unos pocos tienen esa inspiración
Divina. Pero la Iglesia no tiene respuestas, solo “dogmas de fe”. Afortunadamente, el
esoterismo sí tiene respuestas, como iremos viendo poco a poco.

Si preguntamos a la ciencia, a la antropología oficial, nos dirá que la historia del hombre es
un proceso evolutivo que va desde el mono, pasando por el hombre de las cavernas hasta
llegar al inteligente hombre moderno. Según estas teorías, y sin que esté claro el cómo ni el
por qué, la inteligencia del mono se fue desarrollando hasta dar lugar al cavernícola, el cual,
incapaz de comprender los fenómenos del mundo exterior, los fenómenos de la naturaleza, les
atribuyó características anímicas o sobrenaturales como el “Dios del Trueno”, los “Dioses de
los vientos”, etc., y de esa ignorancia se aprovecharon ciertos individuos para crear una
doctrina religiosa con sus cielos y sus infiernos con los que poder castigar y premiar las
acciones de los hombres y tenerlos así sumisos al orden social establecido por una casta de
gobernantes o sacerdotes. Y finalmente, según la antropología, esas castas gobernantes
escribieron los textos sagrados y se los atribuyeron a los Dioses para que de esta manera ellos
primero y sus descendientes después pudieran perpetuarse en el poder.

Así, resumido en unas líneas, con sus diversos matices de acuerdo al lugar o la época, es
como hoy se nos explica la aparición de los antiguos cultos o religiones con sus consabidos
mitos y textos sagrados.

Pero esta explicación tan simplista se cae por su propio peso cuando analizamos las
distintas religiones y sus mitos. En primer lugar porque hay una sorprendente similitud en los
símbolos, mitos, leyendas y textos sagrados de pueblos y culturas muy lejanos y sin contacto.
Ya esta sorprendente similitud de símbolos y mitos religiosos hizo que Carl Gustav Jung
pensara en otras explicaciones, como la existencia de su famoso “inconsciente colectivo”, una
especie de herencia genética psicológica (poco clara, todo hay que decirlo) común a toda la
humanidad.

Y es que si hacemos un análisis comparativo de religiones nos encontraremos con que hay
gran similitud en casi todos los textos sagrados antiguos relativos al Génesis de la creación del
hombre y el universo, donde el punto central de estos no es querer perpetuar una casta de
sacerdotes o someter al pueblo a un orden social, y ni siquiera dar una explicación de los
fenómenos naturales o de la misma creación (aunque la nombren), sino por el contrario casi
todos los textos sagrados de todas las primeras culturas tienen una obsesión por lo
cosmológico, por una serie de destrucciones de los primeros hombres, por un pasado
paradisiaco, por un lugar mítico del cual deviene toda la humanidad, por una serie de
elementos o símbolos que se repiten insistentemente como el Sol, la Luna, el fuego, el agua,
los gigantes, la serpiente, el dragón, el círculo, el triángulo, etc., etc., y que obviamente en su
conjunto parecen estar queriendo simbolizar y expresar algo más que lo que literalmente
significan, como si fueran parte de un lenguaje que hoy no acertamos a comprender.

Cuanto más antiguas son las culturas, sus religiones son más ricas en relatos simbólicos. Si
exceptuamos el Islam que es la religión más reciente, y el Budismo, que en el fondo es una
derivación del Hinduismo, pero donde todo gira en torno a la figura del Buda, es realmente
sorprendente que las demás religiones, separadas en el tiempo y el espacio, tengan unos mitos
y creencias tan similares.
Efectivamente, lo mismo en el Asia que en Mesopotamia, Egipto o centro-América
encontraremos cielos e infiernos, relatos de gigantes, un diluvio universal, la idea de la
continuidad del Alma, una increíble similitud de sus Génesis de la creación y de sus Apocalipsis
de la destrucción del mundo; además, casi todas tienen un Dios principal y su hueste angélica
de seres sagrados, un “enviado” o salvador, y algunas cuentan hasta historias similares sobre
una inmaculada concepción, el bautismo o la resurrección del enviado (Osiris en Egipto y Mitra
en Babilonia son como Jesucristo, muertos y resucitados). Y si profundizamos en el esoterismo
de los mitos, en los símbolos como la Cruz, el Cáliz, la Serpiente, etc., presentes por todos los
lugares, como decíamos esto daría para otro libro.

Cuando le presentamos esto al teólogo o al antropólogo profano se encogen de hombros y


hablan de casualidades, o empiezan a citar las aparentes diferencias entre religiones, pero el
sincero buscador de la verdad no puede actuar con ese desdén del que considera estar en
posesión de toda la verdad y está cerrado a todo lo nuevo, porque LAS RELIGIONES Y SUS
MITOS ESTAN GRITANDO UN MENSAJE AL HOBRE DE TODOS LOS TIEMPOS, y haríamos bien en
escucharlo, especialmente en estos tiempos de crisis absoluta de valores.

Aunque para poder escucharlo hay que tener mente abierta y valor para admitir que las
cosas quizás no son como nos las han contado.

Dicho lo anterior nos atrevemos a decir que en los textos sagrados de las religiones y
culturas del pasado, y especialmente la Biblia, tienen dos razones de ser:

1.- La primera razón de ser fue el recuerdo y transmisión de acontecimientos de un remoto


pasado que hoy la ciencia ignora completamente, o en algunos casos está empezando a
entrever. Por ejemplo:

EL DILUVIO o la destrucción de una o varias humanidades anteriores a la nuestra es algo


que está en todas las religiones o mitos antiguos, y esto es algo que ya algunos escritores y
antropólogos audaces se han atrevido a plantear oficialmente pese a las iras de su colegas
ortodoxos: que tal vez la historia de la humanidad no es una línea recta desde el hombre
primitivo hasta el hombre moderno, sino que parecen haber existido una o varias civilizaciones
avanzadas en un remoto pasado que fueron destruidas por pavorosos cataclismos, y de las que
devienen nuestras primeras civilizaciones conocidas, y deviene también nuestro hombre de las
cavernas (por degradación e involución tras el cataclismo que destruyó sus civilizaciones); y
esto, que podría parecer en otros tiempos absurdo, ya no lo parece tanto cuando vemos por
ejemplo en las películas de Hollywood, las condiciones en las que quedaría nuestra humanidad
después de una guerra nuclear, el impacto de un meteorito, o un cambio climático brutal
como el que se avecina. Así pues, todo parece indicar que en los textos sagrados de esas
primeras civilizaciones de nuestra humanidad posiblemente hay algo de histórico, el recuerdo
en forma de mitos de acontecimientos de un pasado muy remoto.

EL PARAÍSO: Todos los mitos y leyendas de nuestras antiguas culturas vienen a decir que
sus civilizaciones fueron originadas por los “Dioses” en una “Edad de Oro”, un “Paraíso”, una
Isla Mítica, etc., y ello ocurrió en un tiempo de esplendor ya olvidado por la humanidad.

¿No explicaría esto que los grandes monumentos Egipcios, Mayas, Mesopotámicos, etc.,
sean más impresionantes y extraordinarios cuanto más atrás en el tiempo? Por ejemplo: Las
tres grandes pirámides de Egipto son del comienzo de la civilización Egipcia en vez del periodo
intermedio o final, que sería lo lógico.

EL APOCALIPSIS: En todas las religiones antiguas hay una referencia a un apocalipsis, una
“batalla final” o unos “ciclos que se cierran” para esta humanidad, quizás como recuerdo y
advertencia de lo ocurrido en tiempos pretéritos. ¿Y no estaremos en camino de repetirlo con
nuestras armas nucleares y la destrucción del medio ambiente, a pesar del esfuerzo de las
gentes del pasado por advertirnos? Pero nosotros nos creemos demasiado listos para cometer
errores, nuestro orgullo no nos deja escuchar.

Y podríamos seguir con una caída angélica, una humanidad de gigantes, una confusión de
lenguas, y otros relatos presentes por todos los lados del mundo haciendo referencia a hechos
de un pasado remoto transmitidos en forma de mitos y leyendas. Pero vamos a detenernos
aquí porque analizaremos todo esto un poco más adelante cuando entremos de lleno en la
Biblia.

2.- La segunda razón de ser fue el uso de un lenguaje simbólico para transmitir una ciencia
espiritual alcanzada por la humanidad en un remoto pasado.

PARAISOS Y CIELOS: Referencias a otras dimensiones que nuestra ciencia apenas empieza a
vislumbrar (todavía difusamente) a través de la física cuántica, están presente en todas las
antiguas religiones en forma de cielos e infiernos, con sus simbólicas descripciones (y en
algunos casos no tan simbólicas) con todo lujo de detalles. Esto debe darnos que pensar,
porque para premiar o asustar a la gente (como hoy nos quieren hacer creer que era el objeto
de los “cielos” e “infiernos”) pues hubiera bastado con uno solo, y no con los varios que
aparecen en todas las religiones. Y es que todo parece indicar que todas esas culturas habían
logrado modos de acceder a otros niveles de conciencia (a través de danzas, música, mantras,
oraciones, o con la ayudad de plantas alucinógenas sabiamente empleadas) cuyo nivel de
realidad esta aun muy lejos de ser comprendido por nuestra ciencia oficial (que no por aquel
que lo ha experimentado por sí mismo).

UNA CIENCIA ESPIRITUAL: Con todo, esos pueblos desarrollaron una ciencia de tipo
espiritual totalmente desconocida hoy en día, o mejor dicho perdida a lo largo de los siglos, y
que transmitieron a través de un lenguaje de símbolos dirigido exclusivamente a la conciencia
de todo ser humano.

Solo hay que fijarse en las similitudes de sus símbolos, mitos de la creación y otros relatos,
que parecerían hacer referencia a un conocimiento común, una ciencia demasiado importante
para perderse, y que debía ser transmitida a las siguientes generaciones. Y si hemos de hacer
caso al esoterismo auténtico, resultaría que esa ciencia tendría como eje central la creación de
la que hablan los mitos, pero la creación no de algo externo sino de algo interno y espiritual, y
que más adelante analizaremos. Algo tan importante que debía de conservarse de generación
en generación, y escribirse en piedras y papiros, guardarse celosamente en el secreto de los
templos y pirámides, y transmitirse a la conciencia de las gentes de una forma simple y
sencilla, pero muy efectiva como son los mitos y leyendas.

Pero, que lastima que esto que estamos diciendo le suene al hombre moderno, y peor aún,
a nuestros líderes espirituales de hoy en día, a locuras y desvaríos. Qué lástima que el mensaje
y el trasfondo de las religiones y de los mitos religiosos sea algo totalmente desconocido para
los intelectuales, eruditos y teólogos de hoy en día. Que lastima, porque en esas condiciones,
por más que lean y relean la Biblia o cualquier otro Texto Sagrado, no podrán entender lo que
ahí hay escrito, y en consecuencia mucho menos aún podrán llevarlo a la práctica.

La Biblia es, pues, la compilación del conocimiento esotérico del Judaísmo (Antiguo
Testamento) y de las enseñanzas esotéricas de Jesús (Nuevo Testamento), y decimos
enseñanzas esotéricas puesto que Jesús siempre enseño con un doble lenguaje, un lenguaje
simbólico o de parábolas para esconder o velar ciertas enseñanzas que no a todo el mundo se
le podían revelar explícitamente:
“Entonces, acercándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas? Él
respondiendo, les dijo: PORQUE A VOSOTROS OS ES DADO SABER LOS MISTERIOS DEL REINO DE
LOS CIELOS; MAS A ELLOS NO LES ES DADO. Porque a cualquiera que tiene (Conocimiento y
valores), se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. Por eso
les hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden.” Mateo 13:9-
14
Capítulo 2.- El lenguaje simbólico de las religiones

Ya en el mundo Occidental sabemos bien lo que pasa cuando los textos sagrados se
interpretan al pie de la letra: siglos de atraso y estancamiento del progreso científico hablan
claro de que dichos textos no fueron escritos para ser interpretados al pie de la letra.
¿Entonces, como deberían ser entendidos? Un Oriental lo tendría claro y nos respondería: con
el lenguaje de la conciencia.

Por lo tanto, antes de comenzar a estudiar el esoterismo Bíblico, permítanos el lector


hablar brevemente del lenguaje simbólico o lenguaje de la conciencia, usado en los textos
sagrados de esas primeras civilizaciones espirituales de la humanidad, cuando todavía las luces
de la razón no habían deslumbrado al ser humano y este veía claramente con los ojos de la
intuición allí donde hoy para nosotros solo hay oscuridad...

El dragón, el unicornio, la serpiente, el águila, los titanes, gigantes, el sol y la luna, el caos, el
fuego y el agua, el circulo, el laberinto, el triangulo, la cruz con sus variadas manifestaciones
(cristiana, egipcia, esvástica, “lauburu” vasco, etc.), los números 3, 4, 7, 9, 12, 13, la pirámide,
la montaña, la luz y las tinieblas, etc. etc., etc., como decíamos se encuentran por todos los
lados del planeta hasta el punto de haberle hecho creer a Karl Gustav Jung en la existencia de
un “inconsciente colectivo”.

Pero en vez de darle el término de “inconsciente colectivo” como hizo el eminente


psiquiatra, es más claro hablar de la “conciencia” y del “lenguaje de la conciencia”,
entendiendo por “Conciencia”, ESO que está más allá del intelecto, ESO que nos hace ser
“conscientes” de nosotros mismos y del mundo que nos rodea, ESO que es la verdadera
naturaleza del ser humano, más allá del cuerpo y de la mente, y que naturalmente no es
entendido ni aceptado por la psicología positivista de estos tiempos, pero que no por ello deja
de ser una evidente realidad que cualquiera puede comprobar por sí mismo. Y es la conciencia
la que se manifiesta a través de ese “lenguaje de la conciencia” o lenguaje de símbolos cuando
el proceso razonativo se detiene, como por ejemplo en los sueños, en la meditación, o en los
éxtasis místicos. Y así podemos entender que las civilizaciones del pasado que alcanzaron un
alto grado de desarrollo espiritual nos dejaron una serie conocimientos y verdades,
transmitidas a través de ese lenguaje simbólico universal, que es independiente del tiempo, de
la época o del lenguaje local, y comprensible solo por aquellos que hayan logrado “el despertar
de la conciencia”, a través de eso que se ha llamado la “Iniciación”. Así, en esas culturas
ancestrales (Egipcia, Maya, Azteca, China, etc.) existía un lenguaje común para todo el pueblo,
y un lenguaje ritual especial, simbólico, usado solo por la casta sacerdotal, los “Iniciados” y los
“Hierofantes” (del griego “hieros”, sagrado, y “phairos”, explicar, manifestar, es decir, “los que
entendían el lenguaje sagrado”). Era un lenguaje simbólico para una mente con una forma de
pensamiento de características intuitivas, difícil de encontrar hoy en día con nuestra forma
intelectual de pensar. Un lenguaje que usaba de los símbolos, y que llegó casi hasta nuestros
días, cuando todavía en la Edad Media los Iniciados Alquimistas hicieron uso de símbolos para
transmitir de nuevo a la humanidad una sabiduría espiritual que solo unos pocos pueden
entender.

No fue un lenguaje como lo entendemos hoy en día con un alfabeto y una gramática
concretas, sino el sabio uso de una serie de símbolos e imágenes entrelazados en unos mitos y
leyendas capaces de transmitir por generaciones una serie de verdades fundamentales para el
desarrollo y progreso espiritual del ser humano. Es verdad que con el paso de los milenios
algunos símbolos y mitos sufrieron alteraciones y adaptaciones a las diferentes culturas, pero
para el que estaba “despierto” y sabía leerlos, el trasfondo continuó siendo el mismo.
Así y solo así debemos entender los textos sagrados que se encuentran en el origen de las
primeras civilizaciones, y así y solo así debemos entender las enseñanzas de los grandes
Maestros que han pasado por la Tierra. De lo contrario, interpretando el mundo espiritual
literalmente como han hecho los teólogos y antropólogos de los últimos siglos, solo han
añadido más confusión e hipótesis equivocadas sobre el mundo espiritual y la razón de ser de
las religiones. Por eso es ya hora de poner un poco de Luz en medio de tantas tinieblas, es hora
de volver a saber lo que nos está diciendo realmente la Biblia y los textos sagrados en general.

En ese lenguaje simbólico está escrito el Antiguo Testamento, y en ese lenguaje de


símbolos y parábolas predicó Jesús el Nuevo Testamento. Es ridículo que tantas gentes
rechacen hoy los textos sagrados en general y la Biblia en particular solo porque
aparentemente está llena de contradicciones e incongruencias relativas a la creación del
universo y del hombre, cuando todo lo que ahí hay escrito tiene un significado esotérico, y
nunca pretendió ser una verdad literal ni un tratado de ciencia materialista.

Como es igualmente ridículo que los fanáticos de las diversas sectas Cristianas pretendan
aceptar esos textos como verdades literales, y al no resistir un análisis lógico, digan que hay
que aceptarlos como “dogmas de fe”, sin darse cuenta de lo absurdo de esta postura.

Así que si en verdad tenemos anhelos de conocer los misterios, de resolver el enigma de
nuestra existencia, hay que buscar esas claves que nos permitan develar el sentido de esos
mitos, de esas parábolas y enigmas. Necesitamos el CONOCIMIENTO con mayúsculas, la
“Gnosis” 2, la “llave de los Misterios” que nos permita descubrir el sentido de la existencia.

”El Ouroboros Gnóstico, la serpiente que se muerde la cola


presente en innumerables culturas, es el símbolo
del eterno retornar de todas las cosas.”

2
Gnosis, vocablo de origen griego que significa “Conocimiento”.
Capítulo 3.- El Problema del Conocimiento

Hoy se critica a las diversas sectas Cristianas porque todo en ellas es un “dogma de fe”, en
muchos casos contrario a la lógica y la razón, cayendo de esta manera en fanatismos de toda
índole. Pero por otro lado, la ciencia solo acepta como real aquello que se adapta al llamado
método científico: fenómenos que deben poder repetirse cuando se desee y medirse en un
laboratorio. En estas condiciones nunca podremos salir de la ignorancia sobre los temas
espirituales…

Desgraciadamente, ni la Ciencia ni la Iglesia saben que hay dos clases de Conocimiento, el


“Conocimiento Intelectual”, racional o mental (perteneciente a la esfera de la mente) que se
enseña hoy en día en colegios y universidades, y el “Conocimiento Místico”, intuitivo o
espiritual (perteneciente a la esfera de la Conciencia) que se enseñaba en el pasado en los
templos de los antiguos misterios Iniciáticos. Ambos tienen su esfera de acción y validez, el
uno en el mundo material y el otro en el mundo espiritual.

Hoy, desgraciadamente, solo se educa la mente para desarrollar un sistema de


conocimiento basado en los procesos razonativos, habiéndonos olvidado completamente de
ese “Conocimiento Místico” de naturaleza intuitiva, inspirativa y espiritual que siempre imperó
en los albores de las grandes civilizaciones. El llamado método científico y el pensamiento
razonativo nos ha llevado a espectaculares logros en el plano material, pero a un terrible
retroceso en el plano espiritual, habiéndose perdido las capacidades cognitivas ligadas al
desarrollo de la conciencia que en un remoto pasado tenían los seres humanos más o menos
desarrolladas, y que hoy llamamos intuición, inspiración, sabiduría, omnisciencia, clarividencia,
telepatía, éxtasis místico, etc., etc., aunque ya no sepamos bien que es todo eso puesto que ya
prácticamente nadie posee dichas facultades, ni siquiera en un estado incipiente.

Y es normal que hoy ya nadie posea dichas facultades puesto que el conocimiento para
desarrollarlas, ese “Conocimiento Místico” de los antiguos tiempos, se ha perdido en el mundo
Occidental desde hace ya bastantes siglos. Y se ha perdido en Occidente porque la Iglesia
Católica, que debiera haber custodiado y transmitido dentro del Cristianismo el mensaje
esotérico que Jesús entregó a sus apóstoles, no lo hizo, sino que por intereses económicos e
intereses de poder lo mutiló y tergiversó a lo largo de los siglos, y lo que es peor, aquellos que
trataron de conservar ese conocimiento puro, en cofradías y órdenes de distinto tipo, tanto
dentro como fuera de la Iglesia, fueron perseguidos y exterminados a lo largo de los siglos.

Así las cosas, hoy en día se trata de estudiar y comprender el fenómeno religioso y místico
exclusivamente desde el punto de vista intelectual o racional, y esto es manifiestamente
absurdo, puesto que los asuntos de la religión, del re-ligare del hombre con lo Divinal, los
asuntos del Alma, de los Cielos y los Infiernos, solo pueden experimentarse y comprenderse en
forma directa mediante el desarrollo de la Conciencia y de las facultades y capacidades que
advienen a través de la práctica de ese conocimiento místico o espiritual del que estamos
hablando, y que bajo distintas doctrinas o nombres se cultivó en los orígenes de nuestra
civilización en prácticamente todas las partes del mundo. A eso se referían los antiguos
Egipcios cuando decían que el pensamiento emana del corazón…

¡Tonterías! Solo se piensa con el cerebro, dirán los fanáticos del materialismo que no
entienden el simbolismo de esa frase. Pero claro, cuando a esos intelectuales se les habla de
los grandes místicos de todos los tiempos, de sus revelaciones, visiones, éxtasis, levitaciones,
apariciones, desapariciones y desdoblamientos, etc., etc., con estupor no saben que decir ni
que pensar. Esos místicos hablan en un lenguaje que nuestra razón no acaba de entender, y
finalmente los acaban calificando de fanáticos, visionarios o hasta desequilibrados y enfermos
mentales como ahora está de moda calificarlos por nuestra ignorante psiquiatría materialista.
Pero sin embargo, fueron grandes hombres y mujeres del pasado que hicieron extraordinarias
obras de todo tipo, y de la verdad de sus hechos dan testimonio decenas o cientos de personas
que les conocieron directamente como ha quedado recogido a lo largo de la historia.

Ah! Y aprovecho para hacer un inciso aquí: si usted, un familiar, o alguien que usted
conoce, es una persona equilibrada y norma, sin ninguna patología, pero en ocasiones tiene
alguna experiencia, visión, premonición u otra que se salga de “lo normal”, por favor, no
piense que está “loco”, y menos aún busque la “ayuda” de la ciencia materialista o de la
religión dogmática. Busque el auténtico esoterismo y verá que existen respuestas exactas a
esos fenómenos “inexplicables”.

Que diferentes serían las cosas si se entendiera que existe un conocimiento para el
desarrollo espiritual del ser humano que trae aparejado el desarrollo de las facultades o
sentidos internos que hoy en día están atrofiados en el ser humano. Estos sentidos internos
son los “Chacras” 3 del Oriente, donde se desarrolló toda una ciencia para el despertar interior
del ser humano, para el despertar de la Conciencia. Pero no solo en el Oriente, sino que esa
ciencia para el desarrollo interno del ser humano viene de muy antiguo, de los albores de la
misma humanidad. Jesús el Cristo conoció esa ciencia y se la transmitió a sus apóstoles, y ellos
a sus discípulos, y esto permitió a los grandes místicos Cristianos del pasado vivenciar,
experimentar, es decir, comprobar por sí mismos, las grandes verdades de las que hablan las
religiones en general, y el Cristianismo en particular.

Por eso, la espiritualidad nunca fue un “dogma de fe” hasta estos tiempos decadentes en
que vivimos. Ni la espiritualidad estuvo nunca en contra de la ciencia, hasta la Edad Media,
época en la que ya el Catolicismo entró en una fase de acusada decadencia que se ha ido
acentuando más y más hasta llegar a nuestros días.

Los pasajes de la Biblia nos insisten en la necesidad de “velar”, es decir, de “estar


despiertos”, de “despertar la conciencia”: “Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será
el tiempo. Es como el hombre que yéndose lejos, dejó su casa, y dio autoridad a sus siervos, y a
cada uno su obra, y al portero mandó que velase. Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá
el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; para
que cuando venga de repente, no os halle durmiendo. Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo:
Velad.” Marcos 13:32-37

Pero tristemente la Iglesia se “durmió”, se fascinó con el oro y el poder, y como Esaú vendió
su primogenitura (su derecho a ser la custodia y transmisora de los misterios de Dios) por un
plato de lentejas (por dinero y poder), y ahora vemos obispos y prelados gordos y llenos de
riquezas, pero en completa oscuridad interior e incapaces de transmitir al individuo y a la
sociedad ni las grandes verdades Divinas, ni mucho menos el conocimiento de cómo llegar a
vivenciarlas por uno mismo, y que de esa manera pudiera el individuo creer no por lo que le
dicen dogmáticamente, sino por lo que él aprende y comprueba por sí mismo.

Esta es la tragedia de estos tiempos que ha desembocado en el ateísmo, materialismo y


corrupción ética y moral de una civilización Occidental que lidera el mundo entre el estruendo
de las guerras, los conflictos sociales, y la corrupción de toda índole.

Ni este libro, ni el esoterismo en general harían falta si la Iglesia hubiera cumplido su


finalidad y deber, cual debiera haber sido el ser depositaria, custodia y transmisora de la

3
Chacras, luminosos vórtices del cuerpo astral que captan y transmiten las corrientes energéticas de los
mundos internos, dotando al Iniciado de una serie de sentidos espirituales como la clarividencia,
telepatía, etc.
enseñanza esotérica que el Gran Maestro Jesús legara a sus discípulos hace ya más de 2000
años en Tierra Santa. Pero como no fue así, hoy en día la confusión en materia espiritual es tan
grande que esos que afirman ser los representantes de Dios en la Tierra, ni tan siquiera saben
que o quien es Dios.

Capítulo 4.- ¿Dios o Dioses?

Ahora sí, ya nos vamos acercando más a los temas Bíblicos, y vamos a comenzar abordando
el tema central de toda religión, cual es la razón suprema de la existencia del universo y del
hombre, eso que en el Cristianismo llamamos Dios. Y apelando a la Biblia, el texto más sagrado
del Cristianismo y considerado de inspiración divina, nos encontramos con el primer problema,
porque todas las religiones estarán de acuerdo en la existencia de una inteligencia suprema,
pero no se ponen de acuerdo en qué es esa inteligencia, ni si es un Dios o son distintos Dioses.
Monoteísmo o Politeísmo es uno de los debates con que nos encontramos a lo largo de la
historia de las religiones. De hecho, la misma religión Hebrea era en un principio Politeísta
hasta que Moisés estableció el Monoteísmo.

Sin embargo, esta aparente diferencia o desacuerdo no es tal cuando estudiamos las
religiones en profundidad. Encontramos entonces que las religiones de la antigüedad eran
prácticamente todas politeístas, que hablaban de diferentes Dioses, si, pero también
encontramos que prácticamente en todas ellas había siempre un Dios supremo, una cabeza
suprema, una emanación principal que había realizado una primera creación dando
nacimiento a una serie de Dioses secundarios que habrían sido los encargados de completar la
creación (ver anexo, tablas comparativas de religiones).

Esta idea la encontraremos explicita o veladamente en la muchas de las culturas antiguas,


pero también en los mismos orígenes del Cristianismo y del Judaísmo. Por ejemplo, para los
Gnósticos existían dos Dioses, el primero, un Dios de toda perfección y sabiduría del que todo
emana, y el segundo Dios era el "Demiurgo", un Dios no tan perfecto que habría sido el
creador de este mundo imperfecto.

Vistas las cosas así, entonces no existe ninguna contradicción. “Dios es Dios”, o como se
recoge en el antiguo testamento, “Yo soy El que soy”, es decir, el poder, la energía
incomprensible para nuestra mente, de la que Todo ha emanado, que está presente en Todo
(la idea del “Panteísmo” subyace en muchas culturas), y a la que Todo ha de volver; Dios más
allá de la forma, del tiempo y de la mente. Ese es el Dios principal de todas las religiones, y del
que Moisés prohibió que se hicieran imágenes.

Pero luego está el “Demiurgo” de los Gnósticos, los “Dioses secundarios” de las diferentes
religiones politeístas, o el “Elohim” (los “Dioses”) de la Biblia hebraica. Si, decimos bien, Dioses
en la Biblia, porque como no podía ser de otra manera, la idea expuesta en los párrafos
anteriores la encontramos también en los orígenes del Judaísmo y en el Génesis de la Biblia. En
la Biblia hay varias formas completamente diferentes de referirse a Dios. Una de ellas es ‫הוהי‬
(IOD-HE-VAU-HE) 4 que al traducirla al latín adoptó la forma de “Jehovah” (el Dios
todopoderoso), otra forma es “Elohim” (término sobre el que ha habido y hay mucha
controversia en el ámbito de la teología porque es un término plural), y otra forma de nombrar

4
IOD-HE-VAU-HE, en Hebreo las cuatro palabras impronunciables que designan a Dios. Su correcta
traducción al latín es Jehovah, y no Yahvé como equivocadamente está traducido en algunas Biblias, ya
que como expresó Saturnino de Antioquia, uno de los Padres del Gnosticismo, Yahvé es uno de los
ángeles caídos.
a Dios es “El” o “Eloah” que es el término singular de Dios en el Hebreo antiguo, siendo
“Elohim” como dijimos su forma plural. En un esfuerzo por tratar de arreglar el entuerto los
teólogos cristianos dicen que “Elohim” es un plural “mayestático” (algo así como llamarle “Dios
de Dioses”) y otros tratan de arreglarlo diciendo que los verbos que siguen a Elohim están en
singular (cosa que sin embargo no es cierta en todos los casos como veremos más adelante), y
que en Hebreo nos tenemos que fijar más en los verbos que en el sustantivo.
4
[IOD-HE-VAU-HE, en Hebreo las cuatro palabras impronunciables que designan a Dios. Su correcta traducción al
latín es Jehovah como se tradujo en las primeras Biblias, y no Yahvé como se traduce en Biblias actuales, ya que
como expresó Saturnino de Antioquia, uno de los Padres del Gnosticismo, Yahvé es uno de los ángeles caídos]

Sin embargo, quien es conocedor del verdadero esoterismo no tiene estos problemas,
entiende perfectamente el sentido de todo esto: Uno es el Dios inmanifestado, todopoderoso
y eterno, Dios como poder, amor y sabiduría infinitos, energía inteligente que está más allá de
nuestra comprensión, y de la que emana la creación, el “Día Cósmico”, el “Maha-Manvantara”
de las religiones Orientales. Emana pues, el universo en su primera manifestación como
materia primordial, y emana el espíritu, es decir, los Dioses del Politeísmo, los Budas del
Oriente, los Ángeles del Cristianismo, el Demiurgo de los Gnósticos, o en otras palabras, esa
pléyade de seres casi perfectos que continúan la creación dando forma a esa materia
primordial hasta formar al universo y al hombre. Este es el Logos creador que fecunda la
materia primordial (agua primordial o caos de todos los Génesis) con el poder del “Verbo” y
del “Fohat”. Por eso está escrito que “En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y
el Verbo era Dios.” Juan 1-1:2

Si se entendieron las ideas hasta aquí expuestas, ya no hay contradicción ni quebraderos de


cabeza con los pasajes Bíblicos en los que se cita a Dios como “Elohim” es decir, como Dioses,
cosa a la que la teología no le encuentra una razón de ser, tratando de explicarlo, en su
ignorancia, como "plurales mayestáticos".

Veamos algunos ejemplos:

"En el principio creó Elohim (los Dioses) los cielos y la tierra." Génesis 1:1

“Entonces dijo Elohim (los Dioses): Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a
nuestra semejanza…” Génesis 1:26 Notemos aquí que no solo “Elohim” es plural sino también
el verbo “hagamos” (sobre esto la teología prefiere correr un velo de silencio).

“Y dijo Jehová Elohim: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el
mal…” Génesis 3:22 Y aquí, ¿Cómo se puede explicar que Dios habla de sí mismo en plural?
¿Otra vez apelando a “plurales mayestáticos” y mil malabares más para tratar de ocultar lo que
es obvio, que Elohim quiere decir Dioses?

Durante la descripción de la Torre de Babel (Génesis 11:7), Elohim (los Dioses) dicen:
“Ahora pues, descendamos y confundamos sus lenguas”.

Y en fin, para que seguir con más citas, es mejor dejar que “el que tenga ojos para ver y
oídos para oír, que vea y que oiga”.

Como ejemplo de la confusión que el término “Elohim” ha creado no solo en los teólogos
del Cristianismo, sino también en los rabinos del Judaísmo, citaremos este texto del rabino
Tzivi Nassi, que refleja muy bien la perplejidad que dicho término ha creado en el Judaísmo y el
Cristianismo:

“Al abrir la biblia, la primera oración que condujo a mi mente a la meditación profunda fue:
En el principio ‫( םיהלא‬Dios) creó.
No puedo hacer que la gramática este de acuerdo cuando ‫( ארב‬creó) está en singular y
‫( םיהלא‬Dios) está en plural. Por lo tanto, debe de haber algún acuerdo lógico entre el
sustantivo y el verbo.

Los rabinos de ahora, habiendo asimilado las nociones infieles, no pudieron darme algún
tipo de asistencia. Incluso los rabinos del siglo XII, como Aben Ezra, dicen que esto se refiere a
Dios como cuando se les habla a los reyes modernos (en plural de majestad). Pero si nuestro
gran maestro Moshe (Moisés), de bendita memoria, hubiera conocido tal uso del plural de
majestad para referirse a Dios, él también hubiera escrito el verbo “creó” en plural ‫( וארב‬ellos
crearon). En cualquier caso, ‫( םיהלא‬Elohim) es un plural.

Y es que efectivamente, añadimos nosotros, "el plural de majestad" no lo conoció Moisés,


ya que esa forma gramatical no aparece hasta mucho más tarde en la historia literaria judía. Y
sigue diciendo el rabino:

Fui a estudiar a R. Bajai (Bereshit I, pag.1, col.2), donde él explicó la palabra ‫( םיהלא‬Elohim)
de la siguiente manera:

‫ םיהלא‬está compuesta por dos palabras: ‫ לא‬y ‫ םה‬que significa: “Estos son Dios”. El plural
está expresado por la letra Iod, como en Qohelet (Eclesiastés) 12:1: “Recuerda ahora a tus
CREADORES”. La letra Iod en ‫ ךיארוב‬expresa en plural, y por lo tanto lo correcto es traducir
‫ ךיארוב‬como “TUS CREADORES”. Aquel que es sabio entenderá.” 5

Hasta aquí la cita de este rabino que como ven es bastante interesante. Por más que los
teólogos sigan queriendo hoy en día buscarle “tres pies al gato” con “plurales mayestáticos” y
otras yerbas, lo cierto es que el gato tiene cuatro pies, y “Elohim” significa “Dioses”.

Como conclusión diremos que:

1.- “JEHOVAH”, el Dios único de quien Moisés prohibió cincelar ninguna imagen, es el
Absoluto de la Cábala, Dios inmanifestado del cual todo emerge, AQUELLO que está más allá
de la creación y de la forma, de la materia y del espíritu, y es el principio de todo lo que es, ha
sido y será. De EL surge la primera emanación, la materia primordial, y surgen también los
Dioses, Ángeles, Devas, etc.

2.- “ELOHIM” son los “dioses” de las religiones, los ángeles, devas y seres divinos en un alto
grado de evolución espiritual que cooperan en el desarrollo de la creación dando forma a la
materia primordial emanada del Absoluto, del Dios inmanifestado. Y esto está en perfecta
concordancia con la primera palabra de la Biblia “bere 'sit”, sobre la cual el profesor de lengua
Hebrea, Luis Vegas Montaner, afirma que “no tiene paralelo estricto en el resto de la Biblia”, y
tras un análisis concluye que “sobre la exclusiva base de la gramática, Gn 1,1 sugeriría que Dios
(es decir, Elohim, los Dioses) estaba(n) simplemente dando forma a cosas ya existentes, más
que siendo su creador” 6

En otras palabras, los Dioses (Elohim) dieron forma a la materia primordial, a la primera
emanación del Absoluto, del Dios inmanifestado, Jehovah, Aelohim, o como queramos
llamarlo, creando así el cosmos.

3.- Y finalmente, “EL” o “ELOAH” es el hálito divino que cada ser humano lleva dentro, la
partícula divina que hay en cada ser humano y cuyo desarrollo y evolución le puede llevar a

5
“The Great Mystery, or How can Three be One” (Londres, 1863) por el rabino Tzivi Nassi.
6
Luis Vegas Montaner, "El primer relato de la creación en la tradición rabínica". Revista de ciencias de
las religiones. Anejos, ISSN 1138-4972, Nº 7, 2002.
convertirse en un “Elohim”, y así poder volver a integrarse un día con “Jehovah”, lo cual es el
propósito último de todas las verdaderas religiones.

Y esto lo encontraremos en el Occidente y en el Oriente:

“Porque Dios reside en el interior de todo hombre, pero pocos saben encontrarle. He ahí la
vía de salvación. Una vez que hayas presentido al ser perfecto que está sobre el mundo y en ti
mismo, decídete a abandonar al enemigo, que toma la forma del deseo. Domad vuestras
pasiones…” Bagavad-Gita 7

Así pues, esta diferenciación entre “Dios inmanifestado” y “Dios manifestado” (o mejor
dicho los “Dioses”), siempre estuvo clara en los círculos esotéricos de todas las religiones como
queda reflejado en el siguiente párrafo del fundador del Gnosticismo contemporáneo, Samael
Aun Weor: “El esoterismo admite un Logos o un creador colectivo del Universo, un Demiurgo
Arquitecto. Es incuestionable que tal Demiurgo no es una Deidad como muchos
equivocadamente suponen, sino solo la colectividad de los Dhyan-Choans, Ángeles, Arcángeles
y demás Fuerzas. Dios es Dioses…” 8

“Dios está en la reunión de los dioses; En medio de los dioses juzga.” Salmo 82:1
Por lo tanto, y para quien le interese, aquí se resuelve ese aparente conflicto entre
Politeísmo y Monoteísmo, que como vemos se encuentra hasta en los mismos pasajes Bíblicos.

7
Bagavagad Ghita (la canción de Bhagaván (Dios)), texto sagrado hinduista compuesto en torno al año
3100 a. C. y considerado uno de los clásicos religiosos más importantes del mundo..
8
Samael Aun Weor (1917-1977), escritor y fundador del Movimiento Gnóstico contemporáneo. Es autor
de unas 70 obras sobre esoterismo y gnosticismo, y ha sido el más destacado Maestro espiritual del siglo
XX.
Dante Aligieri y su Gurú, Virgilio, contemplando a la Divinidad.
Grabado de Gustav Dore para la “La Divina Comedia”.
Capítulo 5.- El Antiguo Testamento

Y ahora sí, resuelto el “problema de Dios o Dioses”, podemos entrar ya de lleno en la


develación del Génesis Hebraico. Como ya se sabe, la Biblia es un compendio de escritos
dispares en el tiempo y en su autoría. De todos esos escritos, el Génesis es el más antiguo.

El Génesis y la Creación del Hombre

Los relatos Bíblicos de la "Creación de Adán y Eva", "del Jardín del Edén", del "Diluvio” o de
la "Torre de Babel", se basaron en textos escritos hace unos 2.500 años (aunque la fecha no se
conoce con exactitud y probablemente sea más antigua todavía) en Mesopotamia, como se ha
comprobado en los textos encontrados en tablillas Sumerias.

Muchos autores coinciden en que la versión del Diluvio recogida en el Génesis Bíblico se
basaría directamente en los textos del siglo XIV a. C. de la literatura de Mesopotamia,
conocidos como la historia de Utanapishtim 9 (dentro del Poema de Gilgamesh), ya que se
observa una relación obvia al comparar los pasajes del mito de Utanapishtim con los del
diluvio judeocristiano, a veces hasta textual, y más teniendo en cuenta que los pueblos
hebreos en su mayoría tuvieron contacto con Mesopotamia y su cultura.

Como decimos, tanto la antropología como la teología están de acuerdo en que ciertas
partes del Génesis Bíblico son copia de los textos sagrados Sumerios; otra cosa es que estén de
acuerdo en lo que significan. Mientras que para la antropología solo son mitos de gentes
primitivas y supersticiosas, para la teología eran hasta hace poco “palabra de Dios”, algo a ser
tomado literalmente, aunque ya hoy en día hay muchos teólogos dudan de todo.

Pero para otros, los que entienden el esoterismo de los textos sagrados, esos relatos son
sabiduría del espíritu, información práctica, verbo divino que no se capta con la razón, pero se
captura con la intuición. Que el Génesis fuera considerado como un texto esotérico y no literal
era algo del dominio público para los antiguos Judíos nos dice el erudito Vegas Montaner:

"La narración sacerdotal del capítulo primero del Génesis ha sido la cosmogonía normativa
para el Judaísmo y Cristianismo. La obra de la creación (Ma'aseb Bere'sit) era considerada en
época Talmúdica, particularmente en el periodo tannaíta, como perteneciente al terreno
esotérico, y la Misnah afirma que no puede explicarse delante de dos personas." 10

Así pues, para los sabios de la antigüedad estaba claro que los textos Bíblicos tenían un
significado esotérico y sagrado que se explicaba solo a los Iniciados; y fue solo cuando el
Catolicismo despojó a la Biblia de su sentido esotérico y la consideró como algo literal, que un
velo de tinieblas se fue echando sobre la religión y la cultura de Occidente hasta llegar al
estado actual.

¿Cuál es entonces el significado esotérico del Génesis y de la Biblia en general? Se estará


preguntando el lector. Bien, vamos a entrar en este interesante terreno.

9
La Epopeya de Gilgamesh (2.500-2.000 a.C.) es una narración sumeria en verso sobre las peripecias del
rey Gilgamesh en su búsqueda de la inmortalidad, la cual le lleva hasta los confines del mundo, donde
viven el sabio Utanapishtim y su mujer, únicos supervivientes del Diluvio. Incluye el relato del “Diluvio”.
10
Luis Vegas Montaner, "El primer relato de la creación en la tradición rabínica". Revista de ciencias de
las religiones. Anejos, ISSN 1138-4972, Nº 7, 2002.
La Biblia comienza diciendo: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba
desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se
movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era
buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó
Noche. Y fue la tarde y la mañana del primer día…”

El Génesis es el relato de la creación del Hombre y el Universo en 7 días. Todo comienza de


un caos o tinieblas iniciales, de una tierra y un mar vacios, del abismo primero, de las aguas
primordiales sobre las que flota el espíritu de Dios. Este relato es sorprendentemente parecido
a otros Génesis de otras tantas culturas donde se nos habla de lo mismo, de un caos inicial y de
un mar o unas aguas primordiales sobre las que flota el espíritu creador (véase anexo, tablas
comparativas de religiones). Y esto nos tiene que llevar a la reflexión de que todos esos mitos
iguales se refieren a algo común, común a todas las culturas y a todos los hombres. Así,
aplicando la máxima hermética “como es arriba es abajo, y como es abajo es arriba”,
llegaremos a conclusión de que esa “tierra desordenada y vacía” es el hombre terrenal, el
cuerpo humano aún sin trabajar, esas “aguas primordiales creadoras” son sus “aguas sexuales”
donde el poder creador está latente, y toda esa cosmo-génesis de la creación del universo y el
hombre no se está refiriendo, pues, a la creación física del hombre terrenal sino a la creación
del Hombre Espiritual. El sentido esotérico del Génesis sería pues, la creación del hombre y el
universo, pero no del hombre físico y el universo físico, sino del hombre espiritual y su
universo espiritual interior. Y a partir de aquí nos vamos a adentrar en un mundo diferente, el
mundo espiritual, pero no ese mundo espiritual del que nos hablan las religiones fracasadas,
sino el verdadero mundo espiritual cuyas verdades se pueden captar y experimentar con el
despertar de la conciencia y todas las facultades que ella posee.

Los axiomas de la sabiduría eterna nos dicen que el hombre espiritual es tan diferente del
hombre físico como el día de la noche. El hombre físico solo es un animal dotado de un
intelecto, pero el hombre espiritual (del que habla el apóstol Pablo en su primera epístola a los
Corintios) es una creación interior, psíquica y espiritual:

“Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale nada, ni la incircuncisión, sino una nueva
creación.” Galatas 6:15

“Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual. Así también está escrito: Fue hecho el primer
hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante.” I Corintios 15:45

De acuerdo a esto, los 7 días de la creación hacen alusión a la creación de los 7 cuerpos del
hombre espiritual. En el esoterismo se denominan cuerpo Físico, Etérico, Astral, Mental,
Causal, Búdico y Atmico (o propiamente espiritual). Pero esto no es algo solo del esoterismo
Occidental, en el Egipto, como saben bien los egiptólogos, al hombre auténtico se le
consideraba poseedor de siete cuerpos llamados: Kaht, Kahibit, Ka, Ba, Ab, Akhu y el Sahu o
cuerpo espiritual, aunque estos nombres pueden variar un poco según el traductor.

Y si nos vamos al mundo Oriental, tendremos la misma concordancia pero en lengua


sánscrita. El cuerpo físico es el Stula Sarira, el Vital es Lingam Sarira, el Astral es Kamas, el
Mental es el Manas Inferior, el Causal es el Manas Superior, el cuerpo Budico es el Budhi, y el
Atmico o espiritual es el Ser, Atman. En otras culturas, filosofías o escuelas esotéricas
recibieron otros nombres, o simplemente alma o cuerpos espirituales.

Esta creación Divina de Adán, el verdadero hombre, el hombre espiritual, es lo que


veladamente viene a decir el génesis en los párrafos anteriores. Y como decimos, esto lo
sabían todos los Hierofantes de los antiguos tiempos, y todos los primeros Cristianos (o mejor
diríamos Cristianos-Gnósticos) como al apóstol Pablo cuando afirmó que fue arrebatado al
“tercer cielo” en “cuerpo espiritual” (ver II Corintios 12:2)

O como lo enseñó Jesús a sus apóstoles y discípulos:

“Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua (las aguas
primordiales-sexuales del Génesis) y del Espíritu (que flota sobre las aguas), no puede entrar en
el reino de Dios. LO QUE ES NACIDO DE LA CARNE, CARNE ES; Y LO QUE ES NACIDO DEL
ESPÍRITU, ESPÍRITU ES. No te maravilles de que te dije: OS ES NECESARIO NACER DE NUEVO.”
Juan 3:5-7

Y este nuevo nacimiento o creación espiritual es de lo que trata esotéricamente el Génesis


de todas las culturas, porque esta ciencia espiritual fue conocida por los profetas y los místicos
de todos los tiempos y lugares.

Estos cuerpos espirituales internos están representados por el “traje de bodas” en la


siguiente parábola de Jesús, que interpretada al pie de la letra sería algo cruel e injusto:

“Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de
boda. Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Más él enmudeció.
Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de
afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes. Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.”
Mateo 22:11-12

Ese traje de boda, esos cuerpos espirituales son el “alma” de las religiones y nos convierten
en verdaderos hombres, y nos permiten habitar el reino de los cielos. Pero todo esto lo iremos
entendiendo poco a poco.

Así pues, ese hombre espiritual hay que crearlo, debe nacer en nosotros, ya que la
naturaleza solo nos dota de un cuerpo físico, material y su contraparte bio-energética o vital;
lo demás es asunto nuestro, tenemos libertad para ir más allá y descorrer el velo de los
misterios, o quedarnos así como estamos, en la mayor de las ignorancias.

Ese Hombre Espiritual es al que se refiere el Génesis cuando dice que fue el primero que
habitó la Tierra, y que era a imagen y semejanza de Dios. Era además por aquellos tiempos
macho y hembra, es decir, era andrógino, tenía las dos polaridades, masculina y femenina,
material y espiritual.

“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”.
Génesis 1:28

Y sobre esta frase que aparece en la traducción de Biblia conocida como la “vulgata latina”
también se han escrito ríos de tinta porque es incorrecta. La correcta traducción del Hebreo es
“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; VARÓN Y HEMBRA LO CREÓ”,
pero claro, esto no tiene sentido para los teólogos ni para nadie que no conozca el esoterismo,
y por eso se tradujo al latín como “varón y hembra los creó”, en vez de “varón y hembra lo
creó”, que es la traducción exacta. Más concretamente, la traducción literal del hebreo dice: "Y
creó, pues, Elohim (los Dioses) a Adam a su imagen; en imagen de Elohim (los Dioses) lo creó;
masculino y femenino, creó Adam".

De hecho, un mito judío del Talmud, del Midrash y el Zohar Jadash, refiere que el primer ser
humano fue andrógino. Adán era varón y hembra a la vez.

Y además esto tiene consistencia con los subsiguientes pasajes de la Biblia donde más
tarde, una vez ya creado Adán, es que Eva es sacada de la costilla de Adán. Pero si aún
queremos profundizar más en el sentido esotérico de este relato, debemos decir que en
realidad Adán 11 no es un nombre propio en Hebreo, sino que es un genitivo que designa a la
humanidad en general, y concretamente a aquella primera humanidad que vivió en la Tierra,
en el paraíso, la cual, tal como se dice en el Génesis, era una humanidad andrógina (varón y
hembra los creó) divina, es decir, era una humanidad de ángeles o dioses (puesto que eran
imagen y semejanza de Elohim, es decir, de los Dioses). Esta fue la primera humanidad que
habitó en la Tierra, que vivió en el paraíso de todas las religiones, en la isla sagrada de las
leyendas: la Thule nórdica, azteca, griega, situada en el “continente hiperbóreo” de las
leyendas esotéricas.

Por lo tanto, la correcta traducción esotérica de Génesis 1:27 podría ser: "Y crearon los
Dioses a la humanidad a su imagen; como Dioses fueron creados; andrógina fue creada la
humanidad".

La conclusión de todo esto es que en aquel remoto pasado, hace millones de años, vivió
una humanidad de hombres espirituales, perfectos, andróginos divinos, ángeles… Más tarde
“Eva fue sacada de la costilla de Adán”, es decir, aquella humanidad, en el transcurso de
millones de años se fue dividiendo en sexos (en hombres y mujeres) de acuerdo a los planes
Divinos:

“Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó
una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del
hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre.” Génesis 2:20-22

Pero aun así, las gentes de aquella humanidad, ya dividida en sexos, siguieron conservando
su pureza, inocencia y perfección: “Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se
avergonzaban.” Génesis 2:25

“Rebis Hermético”, del Latín “res bina”, aspecto dual; es el andrógino primitivo
presente en muchas tradiciones. Según ‘El Banquete’ de Platón
el sexo masculino y femenino surgieron de su separación.

11
Adam: este término identifica colectivamente a todo ser humano. Las traducciones como “hombre” o
como “Adán” no son exactas, toda vez que en estos pasajes del Génesis nunca se usa el término como
nombre propio sino se usa para aclarar un genitivo, siempre lleva el artículo “ha” (letra hebrea “He”).
“Adam” significa en Hebreo tierra, sangre, tierra roja. Y tal como aparece en el Génesis hebraico, “Ha-
Adam”, significa: “el que es hecho de tierra roja”. De hecho, la Septuaginta (la traducción griega) usa la
palabra “anthropos” para traducir este término, que es un término genérico que designa tanto a los
hombres como a las mujeres.
Por cierto, es interesante también añadir que aquella remota humanidad de hombres
perfectos eran gigantes al igual que los animales y arboles de aquella remota época como así
lo atestiguan los registros fósiles (ciertas tradiciones esotéricas nos llegan a decir que los
hombres de entonces median más de 3 metros de altura), y es por tanto normal que en todas
las tradiciones antiguas hay referencias a una remota raza de gigantes que existió en los
albores de la humanidad: obsérvese como en los mitos Nórdicos, Griegos, Mayas, Védicos,
etc., los precursores del hombre actual fueron Gigantes o Titanes (véase anexo, tablas
comparativas de religiones). Y hoy sabe la ciencia que los árboles de hace millones de años
eran enormes, así como los animales (los dinosaurios y otras especies) también eran gigantes.
Por eso encontramos en el Génesis frases que hoy nos son incomprensibles si no se conoce la
verdadera historia de la humanidad:

“Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de
Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Éstos fueron los valientes que desde la
antigüedad fueron varones de renombre”. Génesis 6:4

También se mencionan a los gigantes en el libro de Enoc (considerado en el Catolicismo


apócrifo, pero aceptado como canónico en la Iglesia Ortodoxa Etíope), en lo relativo a “la caída
angélica”, cuando los ángeles tomaron por esposas a las hijas de los hombres las cuales dieron
a luz gigantes. Y efectivamente, debemos decir que acaeció en aquel remoto pasado del que
nuestra ciencia actual no tiene ni el más mínimo vestigio, que aquella humanidad cayó en el
“pecado original”, en la caída angélica de todos los mitos y religiones, en la desobediencia a las
leyes divinas, hasta perder sus atributos de hombres y mujeres espirituales.

El Génesis lo describe simbólicamente así: “Y vio la mujer que el árbol era bueno para
comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de
su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. Entonces fueron
abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de
higuera, y se hicieron delantales.” Génesis 3:6-8

Ese árbol del que estaba prohibido comer, cuyo fruto da la sabiduría, y del que Adán y Eva
al comer se dieron cuenta “de que estaban desnudos” es, obviamente, la sexualidad. Hasta
entonces las gentes de aquella humanidad, haciendo buen uso de las energías creadoras
habían sido capaces de crear y mantener sus cuerpos espirituales y conformar una humanidad
divina y una sociedad paradisiaca. Pero cuando aquella humanidad desobedeció las leyes
divinas y empezó a usar el sexo para el mero placer pasional y animal, esto introdujo en sus
sutiles cuerpos espirituales unas corrientes psico-energéticas terriblemente densas y
destructivas que hizo que toda su creación espiritual se viniera abajo, y solo quedó en ellos la
creación animal: el cuerpo animal y la mente manejados por unas energías instintivas-
subconscientes, que es lo que ha perdurado hasta nuestros días. Y el resultado al día de hoy es
una humanidad egoica, fornicaria y perversa, que al perder los mencionados cuerpos
espirituales o internos quedó solo con el cuerpo físico y un conjunto de defectos psicológicos
(llamados demonios o pecados por las religiones, llamados agregados psicológicos en el
Budismo Tibetano, o simplemente deseos y fuerzas del subconsciente en la psicología
contemporánea).

Así es como la conciencia divina de aquella humanidad se tornó en subconsciencia y el ser


humano quedó condenado a vagar por la tierra y sufrir por la ignorancia y el dolor.

Esta es la caída angélica de la religiones, el vago recuerdo que tienen prácticamente todas
las antiguas culturas de un origen divino de sus antepasados: reyes divinos, reyes solares,
titanes, semi-dioses, etc., etc., que de una u otra manera acabaron perdiendo su condición
divina. No hay cultura en toda la Tierra que no tenga este recuerdo en forma de mito o
leyenda sobre sus orígenes.

Y así fue que aquella humanidad cayó en el error, Caín (la mente intelectual, cazadora de
trofeos, títulos y recompensas) mató a Abel (la intuición y la inspiración divina, recolectora de
los frutos del espíritu) y aquella humanidad se hundió en la barbarie que acabó llevándola a su
auto-destrucción:

“Y dijo Caín (la mente cazadora de honores y recompensas) a su hermano Abel (la esencia
divina que cultiva los frutos del espíritu): Salgamos al campo. Y aconteció que estando ellos en
el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató.” Génesis 4:8

Posteriormente vino una gran destrucción:

“Y se arrepintió Jehová de haber hecho al hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. Y dijo


Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta
la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho. Pero Noé
halló gracia ante los ojos de Jehová.” Génesis 6:6-9

“Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. Y miró Dios la
tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre
la tierra. Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de
violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra. Hazte un arca de madera
de gofer; harás aposentos en el arca, y la calafatearás con brea por dentro y por fuera. Y de
esta manera la harás: de trescientos codos la longitud del arca, de cincuenta codos su anchura,
y de treinta codos su altura.” Génesis 6:11-16

Y sobre esto tampoco hay cultura en toda la Tierra que no hable de la destrucción de los
primeros hombres, de un gran castigo, una catástrofe que barrió a aquella humanidad que se
había vuelto contra los preceptos divinos y había caído en la generación animal, en la
bestialidad. Diremos aquí que una parte de aquella humanidad llegó hasta tal punto de
degeneración sexual y espiritual que se mezclaron con otras razas inferiores que por entonces
existían, dando como resultado a través de posteriores cruces e involuciones en el transcurso
de millones de años, a la aparición de los gorilas, simios y otras las especies de monos que
habitan hoy nuestras selvas, triste recuerdo de la degeneración de parte de aquella
humanidad, otrora divina.

A este respecto nos dicen los autores del verdadero ocultismo relatos como el siguiente:

“Estos "hombres" de la Tercera Raza, moralmente irresponsables, fueron los que por
conexión promiscua con especies animales inferiores a ellos, dieron origen a aquel eslabón
perdido, que en épocas posteriores (en el período terciario tan sólo) se convirtió en el antecesor
remoto del verdadero mono, tal como lo encontramos ahora en la familia pitecoide.

Ni el Ocultismo ni la Teosofía han sostenido jamás las teorías desatinadas de los darwinistas
presentes, y mucho menos la del descenso del hombre del mono. Acerca de esto nos
ocuparemos con mayor extensión más adelante. Pero no hay más que dirigirse a los textos del
Budismo Esotérico para leer allí que: El Hombre pertenece a un reino claramente separado del
de los animales.” 12

Hagamos aquí una pausa porque esto puede parecer demasiado… ¿fantástico? El lector
seguramente se preguntará como estamos tan seguros de lo que estamos diciendo, o de

12
Helena Petronila Blavatski (1831-1891), “La Doctrina Secreta, Tomo I”
donde hemos sacado todo esto. La respuesta es que la tradición esotérica secreta se
transmitió desde tiempos inmemoriales de Maestro a discípulo, y solo se dejó por escrito en
libros secretos celosamente guardados en el sigilo de los templos y al alcance solo de unos
pocos Iniciados, como por ejemplo el “libro de las estancias del Dzyan” del que nos hablara la
Gran Iniciada Madame Blavatsky. Para la humanidad en general las enseñanzas quedaron en
forma de leyendas y mitos para que en forma fácil se fueran transmitiendo de generación en
generación y no se perdieran, pero las claves para la interpretación de esos mitos se siguieron
manteniendo en el secreto de los templos y en los círculos cerrados de los Iniciados en los
Misterios. Esa es la “Tradición Hermética o Secreta”, la Gnosis, el Conocimiento que se
mantuvo oculto en todos los rincones del mundo, en diferentes Órdenes, Logias, Templos o
Misterios, y del que bebió todo gran Maestro que en cualquier tiempo o lugar se dirigió a las
multitudes para hacerles partícipes de esa sabiduría.

Además, debemos añadir que la Naturaleza tiene memoria, y los Iniciados, cuando alcanzan
ciertos grados, saben cómo acceder a las “memorias de la Naturaleza”, pero si seguimos por
aquí, esto también daría para otro libro. Por el momento sigamos con nuestra historia:

… decíamos que hubo una gran destrucción: Un ejemplo de esto que estamos diciendo es
que cuando Solón, el Iniciado griego, se instruyó en los Misterios egipcios, los mismos
Hierofantes egipcios le contaron el relato que luego recogería Platón 13 en sus obras “Timeo” y
“Critias”:

“Solón, Solón, vosotros los griegos sois siempre niños ¡Un griego nunca es viejo!” y ante la
sorpresa de Solón, el sacerdote le explicó: “Vosotros sois todos jóvenes en lo que a vuestra
alma respecta. Porque no guardáis en ella ninguna opinión antigua procedente de una vieja
tradición, ni tenéis ninguna ciencia encanecida por el tiempo. Y ésta es la razón de ello: Los
hombres han sido destruidos y lo serán aún de muchas maneras. Por obra del fuego y del agua
tuvieron lugar las más grandes destrucciones. Pero también las ha habido menores, ocurridas
de mil formas diversas.”

Y el sacerdote siguió diciendo, “Pues eso que también se cuenta entre vosotros de que cierta
vez Faetón, hijo de Helios, habiendo uncido el carro de su padre el Sol, pero incapaz de
conducirlo, incendió cuanto había sobre la Tierra y pereció él mismo herido por un rayo, y se lo
cuenta en forma de leyenda. Pero la verdad es ésta: A veces en los cuerpos que dan vueltas al
cielo o en torno a la Tierra se produce una desviación o paralaje. Y con intervalos muy
espaciados todo lo que hay sobre la Tierra muere por la superabundancia del fuego. Entonces
los que viven en las montañas o en lugares secos mueren más que aquéllos que viven cerca de
los ríos o el mar. Por el contrario otras veces, cuando los dioses purifican la Tierra por medio de
las aguas, sólo se salvan los boyeros o los que viven en las altas montañas, mientras que los
que viven en las ciudades son arrastrados por los ríos al mar.”

Más adelante el sacerdote de Sais le relata la historia de la Atlántida, “En aquel tiempo era
posible atravesar el Atlántico. Había una isla delante de lo que vosotros llamáis las “Columnas
de Hércules” (Gibraltar) mayor en tamaño que el Egipto y Asia Menor juntas (tengamos en
cuenta que el Egipto faraónico incorporaba por el sur a Nubia, mientras que Asia Menor es hoy
Turquía). Y los viajeros de aquellos tiempos podían pasar de esta isla a las demás islas y desde
esas islas podían ganar todo el continente, en la costa opuesta de este mar, que merecía
realmente su nombre”. “Pues en uno de los lados, dentro de este estrecho de que hablamos,
parece que no había más que un puerto de boca muy cerrada y que, del otro lado, hacia fuera,

13
Platón (Atenas, 427 - 347 a. C.) Filósofo griego que recogió en sus diálogos “Timeo” y “Critias” el relato
de los sacerdotes egipcios sobre un continente llamado “Atlántida”.
existe este verdadero mar y la tierra que lo rodea, a la que se puede llamar realmente un
continente, en el sentido propio del término”.

Durante mucho tiempo las gentes de ese continente vivieron de acuerdo a los preceptos
divinos (según nos cuenta Platón), pero más tarde en el tiempo, esa raza privilegiada se
entregó a los vicios y la degeneración y en consecuencia fue castigada por los Dioses:

“… mientras los habitantes de la Atlántida obedecieron las leyes que hablan recibido y
respetaron el principio divino, que era común á todos. Sus pensamientos eran conformes a la
verdad y de todo punto generosos; se mostraban llenos de moderación y de sabiduría en todas
las eventualidades, como igualmente en sus mutuas relaciones. Por esta razón, mirando con
desdén todo lo que no es la virtud, hacían poco aprecio de los bienes presentes, y consideraban
naturalmente como una carga el oro, las riquezas y las ventajas de la fortuna. Lejos de dejarse
embriagar por los placeres, de abdicar el gobierno de sí mismos en manos de la fortuna, y de
hacerse juguete de las pasiones y del error, sabían perfectamente que todos los demás bienes
acrecen cuando están de acuerdo con la virtud; y que, por el contrario, cuando se los busca con
demasiado celo y ardor perecen, y la virtud con ellos. Mientras los habitantes de la Atlántida
razonaban de esta manera, y conservaron la naturaleza divina de que eran participes, todo les
salía á satisfacción, como ya hemos dicho. Pero cuando la esencia divina se fue aminorando
por la mezcla continua con la naturaleza mortal; cuando la humanidad la superó en mucho;
entonces, impotentes para soportar la prosperidad presente, degeneraron. Los que saben
penetrar las cosas, comprendieron que se habían hecho malos y que habían perdido los más
preciosos de todos los bienes; y los que no eran capaces de ver lo que constituye
verdaderamente la vida dichosa, creyeron que habían llegado á la cima de la virtud y de la
felicidad, cuando estaban dominados por una loca pasión, la de aumentar sus riquezas y su
poder. Entonces fue cuando el dios de los dioses, Júpiter, que gobierna según las leyes de la
justicia y cuya mirada distingue por todas partes el bien del mal, notando la depravación de un
pueblo antes tan generoso, y queriendo castigarle para atraerle á la virtud y á la sabiduría,
reunió todos los dioses en la parte más brillante de las estancias celestes, en el centro del
universo, desde donde se contempla todo lo que participa de la generación, y teniéndolos así
reunidos, les habló de esta manera…” Extractos de la obra “Critias” de Platón.

De todo esto podemos empezar a entrever que todo en la naturaleza y el cosmos es dual, y
así como tenemos épocas de Luz en las que reina la Verdad en el corazón del hombre y el
conocimiento de los Misterios aflora visible y accesible para todo el mundo, hay por el
contrario épocas de tinieblas en las que reina soberano el anticristo (toda la cultura, ciencia y
escuelas que van en contra del Cristo y de los valores espirituales), y el Conocimiento Esotérico
se esconde para no ser pisoteado, quedando solo accesible a los muy pocos que son capaces
de mantener encendida en su corazón la llama del amor y la veneración a lo divino. Finalmente
la falta de valores lleva a esa humanidad a su auto-destrucción, a un apocalipsis que lo reduce
todo a cenizas, de las cuales emerge (con la ayuda divina) un nuevo tiempo de esplendor
espiritual para la humanidad.

Esto es lo que pasó primero con aquella humanidad que vivió en el “paraíso”,
concretamente en una tierra del océano Pacifico conocida como “Lemuria” en el argot
esotérico, y después en el continente Atlante citado por Platón, y situado más allá de las
“columnas de Hércules” (el estrecho de Gibraltar), es decir, en el océano Atlántico.

Pero no toda aquella humanidad pereció tras la catástrofe. Según el relato Bíblico, Noé y su
arca se salvaron para fundar de nuevo una humanidad superior sobre la Tierra. El templo de la
ley divina siempre se apoya en dos columnas: la Justicia y la misericordia. La justicia se había
cumplido permitiendo la destrucción de esa humanidad que se rebeló contra los preceptos
divinos como decía Platón, y la misericordia también se cumplió ayudando a formar un pueblo
elegido que escapó a la catástrofe en el “arca de Noé”. ¿Y que representa el “arca de Noé”? El
“arca de Noé” (el arcano) simboliza a las gentes de aquella humanidad que conocían los
arcanos, los sagrados misterios, la ciencia de las transmutaciones del plomo (de la
personalidad) en el oro (del espíritu), es decir, aquellos que no se habían dejado arrastrar por
la degeneración en que la mayor parte de aquella humanidad había caído. Con aquel grupo de
gentes selectas se formó la semilla de una nueva humanidad. Esa nueva humanidad fue la
responsable de la fundación de esas antiquísimas y extraordinarias civilizaciones cuyo origen
se pierde en la noche de los tiempos, como fueron la China, Egipcia, Maya, Inca… en cuyas
leyendas queda el confuso recuerdo de que sus fundadores tuvieron un origen solar, es decir,
espiritual, y de que vivieron en un lugar paradisíaco.

Y aquí podríamos decirle a cualquier investigador imparcial y sin prejuicios que investigue
las civilizaciones citadas y comprobará con asombro que cuanto más nos remontamos atrás en
el tiempo, más imponente es su arte, su religión, su ciencia y en general su cultura. Las
impresionantes pirámides de Gizah en Egipto o de Teotihucan en Méjico están datadas en los
orígenes de esas culturas y no como cabría esperarse de su época intermedia o final. Y lo
mismo podemos decir de su lenguaje jeroglífico (egipcio, chino, maya) o de sus textos
religiosos. A modo de ejemplo citemos al gran egiptólogo Wallis Budge refiriéndose al libro
sagrado de los egipcios: “Los primeros textos contienen pruebas no sólo de haber sido
compuestos, sino también de haber sido revisados o editados, mucho antes de los días del rey
Mena (considerado el primer rey o faraón de Egipto), y a juzgar por muchos de los pasajes en
las copias inscritas en jeroglíficos sobre las pirámides de Unas (el último rey de la v dinastía, en
tomo al 3330 a. de C.), y de Teta, Pepi I, Mer-en-Ra y Pepi II (reyes de la VI dinastía, entre el
3300 y el 3166 a. de C.), parecería que, incluso en aquellos remotos tiempos, los escribas se
sentían perplejos y apenas lograban entender los textos que tenían ante ellos... Fijar un límite
cronológico al arte y a la civilización egipcios es absolutamente imposible.” 14

Y tras este paréntesis, volvamos a la tradición esotérica, según la cual, la nueva humanidad
que se formó después del “diluvio”, aún siendo gentes de un alto nivel espiritual, distaban ya
mucho del nivel que tuvieran las primeras razas humanas, la humanidad paradisiaca. El
“pecado original” (la fornicación) y la degeneración ética habían degradado el cuerpo y la
mente, y habían dejado en el fondo de la psiquis huellas indelebles, formándose el actual
subconsciente de la psicología, constituido por los innumerables defectos psicológicos que
cargamos en nuestro interior (vicios, automatismos inconscientes, deseos, sueños, etc., etc.).
Estos defectos psicológicos, ya lo hemos dicho, son los pecados capitales de las religiones, son
también los “agregados psicológicos” del Budismo Tibetano, y son los demonios y monstruos
de los cuentos, mitos y leyendas, tales como el “minotauro”, los “dragones”, “serpientes
monstruosas”, y toda clase de bestias contra los que debe luchar valerosamente el caballero
que quiere salvar a su dama (su esencia interior) o a su comarca (psicológica, interior) del
azote de esos monstruos (nuestras bestias internas, las monstruosidades que en nuestro
interior cargamos).

Y por lo tanto, esa nueva humanidad salvada del diluvio en el arca de Noé, en el arca del
conocimiento (de la ciencia superior), aunque estaba formada por gentes selectas,
desgraciadamente esas gentes ya llevaban en su psiquis la semilla de todos esos defectos, que
con el paso de los milenios, se fueron robusteciendo hasta alcanzar la fuerza que hoy tienen en
el ser humano, y que nos han conducido a crear esta sociedad materialista, egoísta, atea e
infra-humana en la que hoy vivimos.

Todo esto también quedó reflejado en los siguientes pasajes bíblicos:

14
Wallis Budge (1857-1934), “The Book of the Dead: The Papyrus of Ani”, 1895, British Museum,
Londres; (Reimpreso: New York: Dover Publications, 1967)
“Tenía entonces toda la tierra una sola lengua y unas mismas palabras. Y aconteció que
cuando salieron de oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar, y se establecieron allí. Y
se dijeron unos a otros: Vamos, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego. Y les sirvió el ladrillo
en lugar de piedra, y el asfalto en lugar de mezcla. Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad
y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos
sobre la faz de toda la tierra. Y descendió Jehová para ver la ciudad y la torre que edificaban los
hijos de los hombres. Y dijo Jehová: He aquí el pueblo es uno, y todos estos tienen un solo
lenguaje; y han comenzado la obra, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer.
Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla
de su compañero. Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de
edificar la ciudad. Por esto fue llamado el nombre de ella Babel, porque allí confundió Jehová el
lenguaje de toda la tierra, y desde allí los esparció sobre la faz de toda la tierra”. Génesis 11:1-
10

Y es que en el transcurso de los milenios la humanidad perdió mucho desde su “salida del
paraíso”: perdió su lenguaje sagrado, perdió sus facultades internas, sus sentidos espirituales,
perdió un cuerpo robusto y muy longevo, y en consecuencia también el tiempo de vida se fue
acortando rápidamente (por los tiempos de la humanidad paradisiaca la gente vivía varios
cientos de años), como atestiguan antiguas leyendas Orientales y la misma Biblia:

“…Y fueron todos los días de Enós novecientos cinco años; y murió. Vivió Cainán setenta
años, y engendró a Mahalaleel. Y vivió Cainán, después que engendró a Mahalaleel,
ochocientos cuarenta años, y engendró hijos e hijas. Y fueron todos los días de Cainán
novecientos diez años; y murió. Vivió Mahalaleel sesenta y cinco años, y engendró a Jared. Y
vivió Mahalaleel, después que engendró a Jared, ochocientos treinta años, y engendró hijos e
hijas. Y fueron todos los días de Mahalaleel ochocientos noventa y cinco años; y murió. Vivió
Jared ciento sesenta y dos años, y engendró a Enoc. Y vivió Jared, después que engendró a
Enoc, ochocientos años, y engendró hijos e hijas. Y fueron todos los días de Jared novecientos
sesenta y dos años; y murió. Vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matusalén. Y
caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e
hijas. Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años...” Génesis 7:10-23

Claro que todo lo anterior no es literal, pero es el recuerdo simbólico de que en los albores
de la humanidad la raza humana tenía un periodo de vida bastante más largo que el actual.
Esto se perdió hace millones de años con la salida el “Paraíso”, y sobre todo, y lo que es peor,
la humanidad perdió la conciencia de su verdadera naturaleza divina, y se volvió una
humanidad subconsciente, confundida, condenada por su propia inconsciencia a vagar por la
Tierra, sumida en la ignorancia y en el dolor que se deriva de los errores a los que nuestra
ignorancia nos conduce.

El máximo exponente de dicha ignorancia es por estos días creer que todo es fruto del azar,
que las leyes y el orden pueden surgir de la casualidad, y encima decir que solo creemos en lo
que vemos, aunque nadie haya visto jamás que un sistema ordenado (como son todos los
sistemas de la naturaleza y el cosmos) haya surgido del desorden por pura casualidad o azar.
¡Qué atrevida es la ignorancia en la que hemos caído! Decimos que todo está sujeto a leyes
(gravedad, electromagnetismo, fuerzas nucleares, etc., etc.) pero para nada queremos admitir
que esas leyes que nosotros enunciamos en nuestra ciencia son el reflejo de un orden y una
inteligencia. Admitir algo así es peor que tener que tragar un camello para nuestros orgullosos
hombres de ciencia. Los términos “Dios”, “divinal”, “espiritual”, etc., remueven en el fondo de
la psiquis de nuestros soberbios científicos esos monstruos de la “mala voluntad” contra lo
divinal que han ido creciendo más y más desde que la humanidad salió del “paraíso”, y
arremeterán con toda su furia contra cualquier osado que se atreva a desafiar el sistema
materialista y ateo que nos han establecido dogmáticamente.
No negaremos que una vez que el Cristianismo perdió su contenido esotérico y cayó en el
fanatismo, le hizo mucho daño a la ciencia y a la civilización Occidental, imponiendo dogmas
religiosos absurdos, y es obvio que como reacción, ahora los hombres de ciencia sacaron de
sus teorías cualquier cosa que se pueda relacionar con lo espiritual, y se volvieron ateos,
aunque hoy en día todavía sean incapaces ni de crear una simple célula, ya que todo lo que
hacen es manipular, cortar y pegar, lo que ya está vivo.

¡Que lastima! Porque si fuéramos más humildes e inteligentes aceptaríamos con


naturalidad que nada es fruto del azar, y si ya hemos descubierto que el Universo y la
Naturaleza están formados y ordenados en base a leyes, ¿por qué nos habría de extrañar tanto
que el mismo ser humano, su evolución como individuo y como raza esté también sujeto a
leyes?

Ya por estos tiempos empezamos a darnos cuenta de que la inconsciencia y la violación del
equilibrio de la Naturaleza y sus leyes pueden traer consecuencias catastróficas: el agujero de
de la capa de Ozono, la contaminación y destrucción del medio ambiente, el cambio climático,
el peligro de la energía nuclear (bombas atómicas, residuos nucleares), la superpoblación, la
manipulación genética, las guerras, etc., etc., penden ya como espada de Damocles sobre esta
humanidad inconsciente. Y es que simplemente la historia se repite: varios terribles castigos
cayeron en el pasado sobre la humanidad cuando no supo respetar las leyes de la Naturaleza y
el Cosmos.

Pero las leyes divinas que son justas y temibles, son también misericordiosas, y una vez más
se le volvió a tender la mano a la humanidad para que los que así lo quisieran pudieran
redimirse y conquistar de nuevo su estatus paradisiaco. Por eso, a lo largo de los milenios, en
todas las épocas y lugares, encarnaron individuos sagrados para fundar escuelas de Misterios,
escuelas de regeneración, con el propósito de enseñar al hombre el camino de vuelta al
Paraíso, al Cielo, al Padre o como cada uno lo quiso llamar. En la tradición Judeo-Cristiana uno
de esos grandes hombres fue Abraham, otro fue Moisés y otro más grande todavía fue Jesús el
Cristo. Pero hubo otros muchos, el Antiguo Testamento está lleno de ellos…

Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio: Moisés y el Pueblo Elegido

Y así llegamos a la tierra de Israel, tierra elegida por la divinidad para establecer un nuevo
foco de luz que iluminara la conciencia de las gentes de aquella parte del mundo, debido a que
los grandiosos misterios de Egipto y Grecia estaban ya en declive, y un velo de oscuridad e
ignorancia estaba trayendo la degeneración, la orgía y la barbarie a las gentes de aquellas
tierras del Medio Oriente (Mesopotamia, Babilonia, Egipto).

Es pues, el Antiguo Testamento la historia y enseñanzas de esos grandes profetas y


Maestros de sabiduría que la Divinidad envió a esas tierras para regenerar y devolver su
estatus divino a los hombres y mujeres de esos lugares que desearan intentarlo. No es que
fuera una tierra más especial que otra como siempre tienden a creer los miembros de cada
religión, pues también hubo otros lugares y otras épocas que fueron grandes focos de luz y en
las que dejaron su impronta y sus enseñanzas grandes Maestros como Hermes, Lao-Tse,
Confucio, Buda, Babaji, Zoroastro, Quetzalcoatl, Huiracocha, etc., etc., pero qué duda cabe que
en lo que hoy son las tierras de Palestina e Israel brillaron un día los misterios con una luz
extraordinaria.

Es nuestro interés con este tratado hablar de esos misterios que Moisés ocultó en el fondo
del Arca de la Alianza. Si, los misterios de la alianza del hombre con Dios, del re-ligare del
hombre con su chispa divina o mónada divina, ese es el sentido de toda verdadera enseñanza
esotérica y de toda verdadera religión, establecer una alianza del hombre con su Ser interior
profundo, religarle a lo Divino. Y para hacer eso, como para todo, necesitamos primero saber
el cómo se hace, necesitamos un conocimiento como el que Moisés entregó al pueblo elegido,
necesitamos la Gnosis de todos los tiempos.

Gnosis, palabra que tiene ecos de misterio, resonancias sagradas, acordes divinos que
hacen vibrar algo muy íntimo en el verdadero buscador de los misterios. La Gnosis es la
enseñanza esotérica que late en el fondo de toda religión verdadera y de toda sagrada
enseñanza, y obviamente late también en el fondo del Cristianismo y del Judaísmo. Y decimos
que late en el fondo de todas las religiones porque el camino de vuelta a la Luz es uno y solo
uno, por más que en la absoluta confusión de estos tiempos se nos quiera hacer creer que hay
muchos caminos.

Unos dicen “que solo por el bautismo en tal o cual religión se llega a Dios” aunque a los ojos
de cualquiera esa religión rezuma fanatismo y dogmatismo; otros dicen que podemos lograrlo
a través de eso que hoy se llama “Nueva Era”, “Metafísica”, “Yoga” (lo que hoy se vende como
Yoga, que nada tiene que ver con el original), pero si uno escarba un poco, ve que en realidad
es puro “pseudo-esoterismo”, convertido en negocio y comercio de almas, vacio ya de toda
verdadera sabiduría espiritual. Incluso los científicos toman la palabra y dicen que el único
camino de progreso para el hombre es la ciencia ya que “solo el progreso científico nos ha
traído mejor calidad de vida, mientras que lo espiritual es para gente ignorante”, aunque
vivamos tiempos de terribles desigualdades y barbarie, donde la ciencia inconsciente de hoy
resuelve un problema creando otro mucho mayor.

Y en medio de este caos estamos todos, marchando sin rumbo hacia no se sabe donde, en
medio de la confusión, el materialismo ateo de la cultura, el egoísmo del hombre, y la barbarie
de crímenes, terrorismo y guerras que no tienen fin…

Es claro que hoy por hoy ya no se conoce el Camino, ese Camino estrecho y angosto del que
hablara el Cristo, “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el
camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la
puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.” Mateo 7:13-15

Podemos decir que cada persona vivirá su misterio, su Camino, en forma particular, pero
ese Camino que debe recorrer cada uno de forma particular tiene unas pautas generales, unas
leyes y una ruta bien definidas, y por tanto diremos con el Cristo que es uno y solo uno el
Camino estrecho y angosto que lleva a la vida.

Ese Camino Esotérico fue enseñado en todas las escuelas de misterios del Oriente y del
Occidente. Para el teólogo, el antropólogo, el intelectual, e incluso el buscador todavía
inexperto, pueden parecer diferentes las enseñanzas entregadas por tal o cual Maestro en una
u otra parte del mundo, pero para el que ya conoce la ciencia del Camino, le es fácil
reconocerlo en los misterios Egipcios, Mayas, Tibetanos, Cristianos, Judíos, Mahometanos,
etc., etc.

Pero volviendo a lo que nos ocupa, a la Biblia, debemos decir que grandes Maestros
enseñaron por aquellos tiempos la ciencia de ese Camino, y uno de los primeros fue Abraham,
el gran sabio Caldeo, discípulo de Melquisedec 15, Sacerdote del Altísimo:

“Cuando volvía de la derrota de Quedorlaomer y de los reyes que con él estaban, salió el rey
de Sodoma a recibirlo al valle de Save, que es el Valle del Rey. Entonces Melquisedec, rey de

15
Melquisedec, según Hebreos 7:1-28, ”Estando sin padre, sin madre, sin genealogía, sin tener principio
de días ni fin de vida, pero habiendo sido hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote
perpetuamente”. De acuerdo al esoterismo es el regente espiritual de nuestro planeta Tierra.
Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abran
del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó
tus enemigos en tu mano.” Génesis 14:17-20

Y también sus descendientes, Isaac, Jacob, fueron todos ellos grandes Maestros de los que
podríamos hablar extensamente, pero para no alargarnos vamos a detenernos solo en Moisés,
a quien le tocó en aquella época preparar un pueblo de hombres y mujeres espirituales, un
pueblo de Iniciados, ya que como decíamos anteriormente, por aquellos tiempos los sagrados
misterios que durante miles de años se habían conservado en aquella parte del mundo en
Egipto y Mesopotamia, estaban ya perdiéndose.

La decadencia de Babilonia y Egipto era ya patente, hacía falta volver a poner de manifiesto
los Misterios en aquellas tierras para el bien de los futuros buscadores de la Luz, y esa misión
les correspondió iniciarla al gran Maestro Moisés y su hermano Aarón. Moisés, tuvo que huir
de Egipto al desierto cuando en una disputa mató sin querer a un hombre, lo cual estaba
castigado con pena de muerte para un sacerdote del Templo como lo era él por aquel tiempo.

Huyó a la tierra de Madian donde fue recibido por el gran sacerdote Jetro. Largo tiempo de
expiación y mortificación hubo de pasar hasta pagar ante la Gran Ley el delito que había
cometido. Estudió en el templo los misterios del Camino, uno de cuyos aspectos es “la muerte
mística” de la que tanto han hablado los místicos de todas las épocas, y que consiste en el
“yudo psicológico”, las disciplinas que el adepto ha de seguir hasta que no quede ningún
defecto en su mente. Conoció también Moisés el llamado “nacimiento espiritual” del que nos
habla el Génesis en los siete días de la creación, para lo cual hubo de casarse con Séfora, la hija
del gran sacerdote. Y así, pasaron los años hasta que Moisés y Aarón llegaron a convertirse en
grandísimos maestros, y llegó el momento en que Eloah, su Dios interior, les rebeló la misión
que habían de cumplir: sacar de Egipto un pueblo de Iniciados que formarían un pueblo selecto
donde se conservarían los sagrados misterios que ya se estaban perdiendo del todo en Egipto y
Mesopotamia.

Ese pueblo de Iniciados, formado principalmente por las gentes espiritualmente más
selectas de Egipto, como también de entre los Hebreos y otras gentes que entonces vivían en
Egipto, se llamaría ISRAEL, es decir, aquellos que adoran a “ISIS” (la Madre Naturaleza), a “RA”
(el Cristo-Sol) y a “EL” (Eloah, el Ser Espiritual de cada hombre, su rayo divino o “Padre” como
dijera Jesús el Cristo). Naturalmente, el faraón no estaba dispuesto a dejar marchar a lo mejor
de su pueblo, pues como ya dijimos, por aquel tiempo Egipto estaba entrando en decadencia,
y el mismo faraón ya no era un Iniciado de la casta sacerdotal como lo fuera en los tiempos de
esplendor del antiguo Egipto.

Por eso Moisés y Aarón debieron hacer muchos prodigios para convencer al faraón,
hubieron de apelar a los terribles poderes de su vara sagrada y su serpiente (el “fuego
sagrado” en forma de serpiente levantado en la anatomía oculta de la columna vertebral del
Iniciado) y mostrarle al faraón y sus sacerdotes que ellos tenían mucho más poder. Podemos
decir también que esa vara, serpiente o fuego espiritual subiendo por la anatomía oculta de la
columna del adepto, es el mismo caduceo de mercurio, que aún podemos ver en las farmacias
como símbolo de la medicina universal, porque da al adepto poderes terribles sobre la vida y la
muerte.

“Vinieron, pues, Moisés y Aarón al Faraón, e hicieron como Jehová lo había mandado. Y
echó Aarón su vara delante de Faraón y de sus siervos, y se hizo culebra. Entonces llamó
también el Faraón a sus sabios y hechiceros, e hicieron también lo mismo los hechiceros de
Egipto con sus encantamientos; pues echó cada uno su vara, las cuales se volvieron culebras;
mas la vara de Aarón devoró las varas de ellos.” Éxodo 7:10-13
Finalmente, después de muchas luchas y prodigios, Moisés pudo vencer todas las
resistencias que se oponían a la salida de las gentes que formaban el pueblo escogido
(escogido por sus valores espirituales) e inició un éxodo hacia la tierra prometida que mana
leche y miel (un nuevo paraíso formado no tanto por el ambiente externo, sino por la nobleza
y belleza interior de sus habitantes, el pueblo escogido).

La formación de ese pueblo no fue tarea fácil, pues seguir el camino que nos conduce al
Padre es arduo y difícil, y por eso se le ha llamado el camino del “filo de la navaja”, lleno de
“peligros por dentro y por fuera”. Hay que atravesar simbólicamente el mar rojo, y en esa
travesía deben morir las fuerzas tenebrosas (nuestros defectos psicológicos: miedos, apegos
materiales, emocionales, orgullos, soberbia, escepticismo, etc., etc.) representadas en este
simbolismo por los ejércitos del faraón, que desde dentro nos persiguen y acosan tratando de
evitar que iniciemos nuestra travesía espiritual. Después, el Iniciado debe atravesar un
desierto, ese es el llamado “Desierto de la Iniciación” donde aún estando entre multitudes se
sentirá completamente solo, incomprendido, rechazado, y la vida se irá volviendo árida porque
lo que antes le atraía y llenaba de gozo (fiestas, dinero, vicios, placeres) ya no le atrae ni le
llena, debido a que su ego está “muriendo psicológicamente”, y ahora solo encuentra consuelo
en la oración y la meditación para soportar el tiempo de tentación y pruebas. Esos son los 40
años simbólicos del pueblo de Israel vagando por el desierto, o los 40 días simbólicos que vivió
el Cristo en el desierto de su iniciación particular.

También hay que decir que dada la aridez de esta etapa de la Iniciación, muchos son los que
se pierden en esta parte del camino, o sencillamente lo abandonan del todo y vuelven a adorar
al “becerro de oro” (la vida materialista con todos sus lujos, vicios y placeres).

“Entonces Jehová dijo a Moisés: Anda, desciende, porque tu pueblo que sacaste de la tierra
de Egipto se ha corrompido. Pronto se han apartado del camino que yo les mandé; se han
hecho un becerro de fundición, y lo han adorado, y le han ofrecido sacrificios…” Éxodo 32:7-8

Para atravesar ese desierto el Iniciado debe siempre seguir la guía interna de su corazón; la
meditación y el recogimiento diario son imprescindibles para no desviarse y poder resistir las
duras pruebas, pues nuestro Dios interno, desde dentro, siempre nos alumbra y orienta
sabiamente.

“Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y
de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de
noche.” Éxodo 13:21-22

Durante esta parte del Camino, el Iniciado se alimenta espiritualmente con el “maná del
desierto”, esto es, con el fruto de la Supra-sexualidad, de la transmutación de sus aguas
alquímicas (como enseñara el Cristo Jesús en las bodas de Canaan, transmutando el agua en
vino) para así tener la fuerza espiritual que le ayude a resistir los procesos interiores que ha de
vivir en su peregrinaje por el desierto de su Iniciación.

“Así comieron los hijos de Israel maná cuarenta años, hasta que llegaron a tierra habitada;
maná comieron hasta que llegaron a los límites de la tierra de Canaán.” Éxodo 16:35

De esta manera Moisés fue guiando espiritualmente a ese pueblo de gentes escogidas para
que de él salieran Maestros y Maestras de sabiduría, Sacerdotes y Sacerdotisas del Altísimo, y
así los Misterios y el Camino Secreto fueron reinstaurados de nuevo en esa parte del mundo. El
conocimiento esotérico del pueblo de Israel quedó sintetizado en el “Arca de la Alianza” (aquí
tenemos nuevamente el “arca”, el “arcano”, el conocimiento secreto) que contenía las “tablas
de la Ley”, la “vara de Aarón” y la “Urna, Copa o Gomor.” Hebreos 9:4
“…y sobre ella los querubines de gloria que cubrían el propiciatorio.” Hebreos 9:5

Todo esto es completamente Esotérico y Transcendental. Esta Arca de la Alianza es el


Arcano Esotérico del pueblo de Israel como lo confirma una tradición Judía-Esotérica recogida
por Charles William King:

“Hay una tradición rabínica según la cual los Querubines que hay sobre el Arca son macho y
hembra en posición de realizar la cópula para expresar la gran doctrina de la esencia de la
forma y la materia, los dos principios de todas las cosas. Cuando los Caldeos irrumpieron en el
santuario y contemplaron atónitos tales figuras exclamaron: ¿Es este vuestro Dios del que
tanto os vanagloriáis, y que es sinónimo de amor y pureza?” 16

Es obvio que el rey Nabucodonosor 17 y los Caldeos no entendieron el simbolismo y, como


está recogido en la historia, redujeron a pedazos el Templo de Salomón, matando además a los
sacerdotes del Templo. Y aunque el Templo se reconstruyó mas tarde en el tiempo, ya el Arca
de la Alianza había desaparecido y con ella mucho del conocimiento esotérico que Moisés,
Aarón y los profetas dieron al pueblo de Israel.

Pero siguiendo con el relato Bíblico, Moisés dio leyes al pueblo escogido que están
recogidas en el “Levítico”, “Números” y el “Deuteronomio”, y cumplida su misión, llegado el
pueblo a la “tierra prometida”, Moisés dejó su puesto a Josué.

Mas no todas esas leyes ni las posteriores luchas por poseer la tierra prometida deben
interpretarse al pie de la letra, puesto mucho es lo que hay de simbólico en todo ello. Al igual
que la salida de Egipto, el paso por el Mar Rojo y el desierto, las guerras que Jehovah ordena al
pueblo de Israel mantener contra los demás pueblos para tomar la tierra prometida, deben
interpretarse no tanto en clave exterior sino sobre todo en clave interior, es decir, como los
procesos que ha de vivir el Iniciado en su camino interior. Son las luchas que el Ser interior del
Adepto le empuja a realizar contra sus enemigos internos o agregados psicológicos, es decir,
contra todo ese conjunto de deseos, pasiones, vicios, apegos y defectos de todo tipo que
oprimen y condicionan la conciencia del adepto, impidiéndole habitar la tierra prometida, es
decir, impidiéndole tener conciencia y acceso a los mundos espirituales o mundos internos.
Según el Iniciado va venciéndose a sí mismo, a sus enemigos internos, va ganando control de sí
mismo y grados de conciencia.

16
“The Gnostics and their Remains” (segunda edición J. Jacobs, 1887) por Charles William King (1818 –
1888)
17
Nabucodonosor (630-562 a. C.), rey de la dinastía caldea de Babilonia. Reinó entre el 605 a. C. y el 562
a. C. Es conocido por la conquista de Judá y Jerusalén, y por su monumental actividad constructora en
Babilonia, como los famosos Jardines colgantes de Babilonia.
Así, las guerras del pueblo de Israel contra los diversos pueblos como por ejemplo los
Filisteos, o las luchas particulares de David venciendo a Goliat, deben interpretarse como la
lucha interior que cada hombre o mujer debe mantener para vencer a sus propias pasiones,
hacerse dueño de sí mismo, y liberar su Conciencia.

David (el pequeño porcentaje de conciencia despierta que quedó en cada ser humano
después de la “caída angélica”) venciendo a Goliat (el Ego, el enorme subconsciente que hay
en nosotros) representan esto mismo. Sansón (la conciencia) pierde todos sus poderes cuando
se hecha en los brazos del deseo (Dalila) y esta le corta el pelo (símbolo de la castidad)
perdiendo entonces toda su fuerza y poder para quedar en consecuencia prisionero de los
filisteos (nuestros defectos, nuestros enemigos internos).

Cualquiera puede imaginar que este trabajo de purificación interior requiere muchas luchas
y sacrificios. Muchas son las pruebas por las que ha de pasar el valiente que quiera alcanzar las
altas cumbre del espíritu. Pruebas que aterran, luchas que espantan, batallas simbólicas de
todo tipo que se han narrado en la épica sagrada de todos los tiempos, y por lo tanto no
podían faltar en el libro de los libros, en la Biblia.

Y hablando de pruebas terribles y sacrificios espantosos, hay en el antiguo testamento un


libro muy terrible a este respecto: “el libro de Job”, en el que se describe como pocos, las
terribles pruebas a las que el Iniciado puede ser sometido para templar su alma, purificarla, y
entregarla a su Dios interior. Si el premio es enorme (el poder, la omnisciencia y la felicidad
absolutas derivados de unirse a Dios) las pruebas deben ser también enormes.

El Libro de Job

“Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso
de Dios y apartado del mal.” Job 1:1

Nos dicen las tradiciones esotéricas que cuando alguien logra vencer al ego, se convierte en
un Maestro de Sabiduría o como se dice en el párrafo anterior, en un “hombre perfecto y recto,
temeroso de Dios y apartado del mal”. Sin embargo, la Maestría tiene grados y grados, niveles
y niveles, por eso hay ángeles y ángeles, es decir, ángeles, arcángeles, principados, tronos,
querubines, serafines, etc. Con esto queremos decir que una cosa es entrar a la Iniciación, otra
es conseguir la Maestría, y aún otra es perfeccionar la Maestría. La pruebas, tentaciones y
gimnasio psicológico para lograr la Iniciación y la Maestría las tenemos en la vida diaria, pero el
hombre ya perfecto (como el caso de Job), que quiere perfeccionarse más aún hasta el punto
de encarnar a Dios (a su mónada divina), para llegar a ser un Dios viviente, no puede tener ni
un átomo de imperfección, y las pruebas para ir puliéndose son terribles. En el esoterismo se
conocen como “la Iniciación de Job” o “los ocho años de Job”:

“Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De
rodear la tierra y de andar por ella. Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo
Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado
del mal? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde? ¿No le has
cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado
bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra. Pero extiende ahora tu mano y
toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia. Dijo Jehová a
Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y
salió Satanás de delante de Jehová.” Job 1:7-12
Las calamidades que entonces se cernieron sobre Job y su familia están descritas en los
siguientes versículos de la Biblia. Pero a pesar de todo ello, Job permaneció firme:

“… y vino un mensajero a Job, y le dijo: Estaban arando los bueyes, y las asnas paciendo
cerca de ellos, y acometieron los sabeos y los tomaron, y mataron a los criados a filo de
espada; solamente escapé yo para darte la noticia. Aún estaba éste hablando, cuando vino
otro que dijo: Fuego de Dios cayó del cielo, que quemó las ovejas y a los pastores, y los
consumió; solamente escapé yo para darte la noticia. Todavía estaba éste hablando, y vino
otro que dijo: Los caldeos hicieron tres escuadrones, y arremetieron contra los camellos y se los
llevaron, y mataron a los criados a filo de espada; y solamente escapé yo para darte la noticia.
Entre tanto que éste hablaba, vino otro que dijo: Tus hijos y tus hijas estaban comiendo y
bebiendo vino en casa de su hermano el primogénito; y un gran viento vino del lado del
desierto y azotó las cuatro esquinas de la casa, la cual cayó sobre los jóvenes, y murieron; y
solamente escapé yo para darte la noticia. Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró
su cabeza, y se postró en tierra y adoró, y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo
volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito. En todo esto no pecó
Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno.” Job 1:13-22

Llegar a esas alturas de control sobre sí mismo, sobre sus pensamientos, emociones, llegar
a esas alturas de comprensión, desapego, capacidad de sufrimiento, y amor divino, es el objeto
de todas las pruebas y ordalías establecidas en las ordenes Iniciáticas de todos los tiempos,
tanto dentro como fuera del Cristianismo. A una persona así se le podrían dar las llaves de
Pedro, las llaves del Universo, y poderes terriblemente Divinos, con la tranquilidad de que
nunca los usará de forma incorrecta.

El Libro de Daniel

Ejemplos de hombres así los tenemos en los profetas de Israel, por ejemplo en Daniel,
Hombre de Dios, que sobresale por su sabiduría y poder. Daniel, aquel hijo de Dios capaz de
decirle al rey su sueño e interpretación:

“En el segundo año del reinado de Nabucodonosor, tuvo Nabucodonosor sueños, y se


perturbó su espíritu, y se le fue el sueño. Hizo llamar el rey a magos, astrólogos, encantadores y
caldeos, para que le explicasen sus sueños. Vinieron, pues, y se presentaron delante del rey. Y el
rey les dijo: He tenido un sueño, y mi espíritu se ha turbado por saber el sueño. Entonces
hablaron los caldeos al rey en lengua aramea: Rey, para siempre vive; di el sueño a tus siervos,
y te mostraremos la interpretación. Respondió el rey y dijo a los caldeos: El asunto lo olvidé; si
no me mostráis el sueño y su interpretación, seréis hechos pedazos, y vuestras casas serán
convertidas en muladares. Y si me mostrareis el sueño y su interpretación, recibiréis de mí
dones y favores y gran honra. Decidme, pues, el sueño y su interpretación…” Daniel 2:1-7

Como dijimos, ya por entonces los Misterios en Egipto y Mesopotamia se habían


corrompido, y no había ya verdaderos magos, por lo que ninguno de los magos caldeos pudo
decirle al rey su sueño. Solamente Daniel, un verdadero Iniciado con conciencia despierta,
capaz de tener acceso a los cielos de las religiones, dimensiones de la ciencia, o mundos
espirituales de la metafísica, solo como decimos, Daniel, capaz de desdoblarse en cuerpo astral
y leer en el aura del rey sus sueños y pensamientos, pudo conocer el sueño del rey y darle su
interpretación:

“Y Daniel entró y pidió al rey que le diese tiempo, y que él mostraría la interpretación al rey.
Luego se fue Daniel a su casa e hizo saber lo que había a Ananías, Misael y Azarías, sus
compañeros, para que pidiesen misericordias del Dios del cielo sobre este misterio, a fin de que
Daniel y sus compañeros no pereciesen con los otros sabios de Babilonia. Entonces el secreto
fue revelado a Daniel en visión de noche, por lo cual bendijo Daniel al Dios del cielo…” Daniel
2:16-20

Sin embargo, Daniel, a pesar de der un Iniciado y tener dones y poderes extraordinarios,
siempre los uso con sabiduría y discreción para hacer el bien a las gentes del reino. En otra
ocasión cuenta la Biblia que fue acusado por envidias y arrojado a los leones:

“Cuando el rey oyó el asunto, le pesó en gran manera, y resolvió librar a Daniel; y hasta la
puesta del sol trabajó para librarle. Pero aquellos hombres rodearon al rey y le dijeron: Sepas,
oh rey, que es ley de Media y de Persia que ningún edicto u ordenanza que el rey confirme
puede ser abrogado. Entonces el rey mandó, y trajeron a Daniel, y le echaron en el foso de los
leones. Y el rey dijo a Daniel: El Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves, él te libre. Y fue
traída una piedra y puesta sobre la puerta del foso, la cual selló el rey con su anillo y con el
anillo de sus príncipes, para que el acuerdo acerca de Daniel no se alterase. Luego el rey se fue
a su palacio, y se acostó ayuno; ni instrumentos de música fueron traídos delante de él, y se le
fue el sueño. El rey, pues, se levantó muy de mañana, y fue apresuradamente al foso de los
leones. Y acercándose al foso llamó a voces a Daniel con voz triste, y le dijo: Daniel, siervo del
Dios viviente, el Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves, ¿te ha podido librar de los leones?
Entonces Daniel respondió al rey: Oh rey, vive para siempre. Mi Dios envió su ángel, el cual
cerró la boca de los leones, para que no me hiciesen daño, porque ante él fui hallado inocente;
y aun delante de ti, oh rey, yo no he hecho nada malo. Entonces se alegró el rey en gran
manera a causa de él, y mandó sacar a Daniel del foso; y fue Daniel sacado del foso, y ninguna
lesión se halló en él, porque había confiado en su Dios. Y dio orden el rey, y fueron traídos
aquellos hombres que habían acusado a Daniel, y fueron echados en el foso de los leones ellos,
sus hijos y sus mujeres; y aún no habían llegado al fondo del foso, cuando los leones se
apoderaron de ellos y quebraron todos sus huesos…” Daniel 6:14-25

Además de Daniel, tenemos en el Antiguo Testamento toda la relación de profetas que


dejaron su impronta y enseñanzas en el pueblo de Israel: Isaías, Jeremías, Ezequiel, Oseas, Joel,
Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías y Malaquías.

En los diferentes libros del Antiguo Testamento se recogen los relatos, profecías y visiones
de todos ellos, pero las que más han dado que hablar dentro de los círculos del esoterismo han
sido las visiones del profeta Ezequiel.

El Profeta Ezequiel

Y esto porque hay quien ha interpretado su relato como la visión de una nave espacial o
algo parecido. Dice así su relato:

“Y miré, y he aquí venía del norte un viento tempestuoso, y una gran nube, con un fuego
envolvente, y alrededor de él un resplandor, y en medio del fuego algo que parecía como
bronce refulgente, y en medio de ella la figura de cuatro seres vivientes. Y ésta era su
apariencia: había en ellos semejanza de hombre. Cada uno tenía cuatro caras y cuatro alas.

Y los pies de ellos eran derechos, y la planta de sus pies como planta de pie de becerro; y
centelleaban a manera de bronce muy bruñido. Debajo de sus alas, a sus cuatro lados, tenían
manos de hombre; y sus caras y sus alas por los cuatro lados. Con las alas se juntaban el uno al
otro. No se volvían cuando andaban, sino que cada uno caminaba derecho hacia adelante.

Y el aspecto de sus caras era cara de hombre, y cara de león al lado derecho de los cuatro, y
cara de buey a la izquierda en los cuatro; asimismo había en los cuatro cara de águila. Así eran
sus caras. Y tenían sus alas extendidas por encima, cada uno dos, las cuales se juntaban; y las
otras dos cubrían sus cuerpos. Y cada uno caminaba derecho hacia adelante; hacia donde el
espíritu les movía que anduviesen, andaban; y cuando andaban, no se volvían. Cuanto a la
semejanza de los seres vivientes, su aspecto era como de carbones de fuego encendidos, como
visión de hachones encendidos que andaba entre los seres vivientes; y el fuego resplandecía, y
del fuego salían relámpagos. Y los seres vivientes corrían y volvían a semejanza de relámpagos.
Mientras yo miraba los seres vivientes, he aquí una rueda sobre la tierra junto a los seres
vivientes, a los cuatro lados. El aspecto de las ruedas y su obra era semejante al color del
crisólito. Y las cuatro tenían una misma semejanza; su apariencia y su obra eran como rueda en
medio de rueda. Cuando andaban, se movían hacia sus cuatro costados; no se volvían cuando
andaban. Y sus aros eran altos y espantosos, y llenos de ojos alrededor en las cuatro. Y cuando
los seres vivientes andaban, las ruedas andaban junto a ellos; y cuando los seres vivientes se
levantaban de la tierra, las ruedas se levantaban. Hacia donde el espíritu les movía que
anduviesen, andaban; hacia donde les movía el espíritu que anduviesen, las ruedas también se
levantaban tras ellos; porque el espíritu de los seres vivientes estaba en las ruedas.

Cuando ellos andaban, andaban ellas, y cuando ellos se paraban, se paraban ellas;
asimismo cuando se levantaban de la tierra, las ruedas se levantaban tras ellos; porque el
espíritu de los seres vivientes estaba en las ruedas. Y sobre las cabezas de los seres vivientes
aparecía una expansión a manera de cristal maravilloso, extendido encima sobre sus cabezas. Y
debajo de la expansión las alas de ellos estaban derechas, extendiéndose la una hacia la otra; y
cada uno tenía dos alas que cubrían su cuerpo. Y oí el sonido de sus alas cuando andaban,
como sonido de muchas aguas, como la voz del Omnipotente, como ruido de muchedumbre,
como el ruido de un ejército. Cuando se paraban, bajaban sus alas. Y cuando se paraban y
bajaban sus alas, se oía una voz de arriba de la expansión que había sobre sus cabezas. Y sobre
la expansión que había sobre sus cabezas se veía la figura de un trono que parecía de piedra de
zafiro; y sobre la figura del trono había una semejanza que parecía de hombre sentado sobre
él. Y vi apariencia como de bronce refulgente, como apariencia de fuego dentro de ella en
derredor, desde el aspecto de sus lomos para arriba; y desde sus lomos para abajo, vi que
parecía como fuego, y que tenía resplandor alrededor. Como parece el arco iris que está en las
nubes el día que llueve, así era el parecer del resplandor alrededor. Ésta fue la visión de la
semejanza de la gloria de Jehová. Y cuando yo la vi, me postré sobre mi rostro, y oí la voz de
uno que hablaba.” Ezequiel 1:4-28

Sin embargo, debemos aclarar que nada de esto tiene que ver con naves extraterrestres y
gentes de otros mundos como se interpretan este tipo de visiones por aquellos que no
entienden que todos los sueños y visiones que el Iniciado tiene han de ser interpretadas en
forma simbólica, de acuerdo con el lenguaje de la conciencia. Como ya dijimos en apartados
anteriores, existe el lenguaje de la conciencia, un lenguaje universal y simbólico con el que la
Divinidad guía y orienta al trabajador en la Gran Obra del Padre.

Así pues, esa visión debe interpretarse con la misma clave. Esos cuatro seres vivientes con
aspecto de hombre, león, buey y águila, son los mismos elementos que aparecen en la
misteriosa esfinge del desierto, muy anterior al Cristianismo, o los mismos elementos que
pintaban los alquimistas medievales en sus tratados de alquimia. Son los cuatro elementos
necesarios para realizar la Gran Obra: la inteligencia del Hombre, la bravura del León (y la
rectitud de acción, pues el León también representa a la Ley Divina que persigue a quien la
transgrede), la perseverancia y tenacidad del Buey, y la Mística o Espiritualidad representada
por el Águila (que vuela alto en el azul del cielo). Estos cuatro elementos son también los
cuatro puntos cardinales, los cuatro nombres de Dios (las cuatro letras hebreas que designan a
Dios, “Iod-He-Vau-He” y que traducimos al latín como “Jehova”), los cuatro evangelistas,
Mateo, Marcos, Lucas y Juan, los cuales precisamente aparecen en innumerables iglesias
medievales y catedrales precisamente junto a un Hombre, un León, un Buey y un Águila.
Y las ruedas que hay debajo de estos seres vivientes son sin duda la “rueda de la vida”, la
rueda del arcano diez del Tarot Egipcio 18, que es la misma “rueda del Samsara” Oriental, es
decir, la rueda de dolor a la que estamos atados los que nacemos y morimos una y otra vez en
este valle de lagrimas, hasta que en uno de tantos giros de la rueda seamos capaces de realizar
la Gran Obra interior, y escapar de este mundo ilusorio para establecernos a la diestra del
Trono que está sobre la visión de Ezequiel, representando al Divino Ser, al Intimo de cada uno
de nosotros, que espera pacientemente el momento en que salgamos de la rueda de retornos
para re-ligarnos con Él.

Podríamos seguir dando más detalles de la interpretación esotérica o simbólica de la visión,


pero no es el objeto de este tratado, puesto que solo nos proponemos en esta obra mostrar el
hecho de que la Biblia es compendio de libros esotéricos, escritos en clave, cuyo objeto es
guiar al buscador, al Iniciado, en la realización de su propia Gran Obra Interior. Encontrar todas
las claves para entender en profundidad tanto la Biblia como cualquier otro libro sagrado, y
ponerlas en práctica hasta lograr su auto-realización será parte de la tarea personal del sincero
buscador de la verdad.

Hagamos tan solo una pequeña aclaración, puesto que hemos introducido un nuevo
término, “la Gran Obra” tan mencionada en muchos textos místicos. Con este término no nos
estamos refiriendo a ninguna obra externa, como ya supondrá nuestro lector, sino a la Gran
Obra interior, a la auto-transformación del Hombre en Super-Hombre, en Maestro, en Ángel o
Profeta, no importa como lo queramos llamar. Ese es en verdad el “Magnus Opus”, la Gran
Obra, la tarea más importante que podríamos acometer en nuestra vida, y la finalidad última
para la cual estamos aquí, en este mundo físico e ilusorio. Hasta que tengamos conciencia de
esto y comencemos a trabajar en nuestra “Gran Obra”, simplemente estaremos girando una y
otra vez en esta rueda que vio Ezequiel, la rueda de la vida; en ella estaremos girando siempre
entre su dos extremos, entre el placer-dolor, alegría-tristeza, riqueza-pobreza, fortuna-
fatalidad, juventud-vejez, nacimiento-muerte, que se alternarán una y otra vez, de vida en
vida, hasta que estemos lo suficientemente maduros y templados para buscar el Camino y
comenzar la Gran Obra Interior bajo la dirección de nuestro Real Ser Interior, nuestra chispa
divina.

Seguramente estas palabras no gustarán a los fanáticos de muchas religiones, que las
considerarán herejías y cosas por el estilo, ya que todos en sus religiones se consideran santos
y salvados, ya por el bautismo, por sus creencias, o por una gracia divina. Sin embargo, el alma
que ya está suficientemente madura intuye que eso de la salvación no puede ser cosa de
simples creencias, no podemos ser hoy condenados y mañana salvos simplemente porque
creamos o no creamos, o porque estemos o no bautizados en tal o cual religión. “La naturaleza
no hace saltos”, en el mundo existen hombres y hombres, sabios e ignorantes, justos y
despiadados, santos y demonios, en todo hay niveles y niveles, grados y grados, y el paso de
un nivel a otro requiere un cambio, un proceso de transformación, y este a su vez requiere
primero un conocimiento de cómo realizarlo, y después el trabajo de llevarlo a cabo. Porque
Dios no es un tirano, cada uno puede crear su destino: ángeles o demonios, todos podemos
elegir…

Cada cual puede elegir, o quizá deberíamos decir “en otros tiempos se podía elegir”,
porque según se nos echa encima estos tiempos de oscuridad, materialismo y ateísmo, según
avanza este “Kali Yuga” como se denominan estos tiempos en el Oriente (“Kali Yuga”, la edad
de la Diosa Kali, Diosa de la destrucción, representando los tiempos de la destrucción de los
valores espirituales), cada vez es más difícil tener capacidad de decisión: hoy ya desde la

18
“La Cábala de predicción”, J. Iglesias Janeiro. Editorial Kier, 1984, contiene el auténtico Tarot Egipcio,
los demás son adulteraciones.
infancia se nos programa sobre lo que es bueno y malo, lo que debemos creer y no creer, lo
que debemos hacer, comer, pensar y sentir, y como resultado hoy somos como robots,
quedando en el hombre muy poca libertad para modificar el rumbo que le han programado.
Hoy ya no se nos enseña a pensar, sino que se nos programa lo que tenemos que pensar. Y si
acaso alguien logra salirse de esa programación, y quiere seguir el Camino espiritual para llegar
a ser algo diferente a “un robot programado para servir a los intereses de los poderes del
mundo”, entonces se le hará pasar un calvario… y raro es el que lo consigue.

¿Quién podrá entender lo que aquí estamos diciendo? La programación de tantos años de
educación en contra de cualquier cosa que tenga sabor a verdadera espiritualidad, y el
bombardeo de tanta desinformación en contra del conocimiento esotérico no se lo pondrá
nada fácil a aquel que haya sentido en su corazón ese chispazo interno que le dice “busca el
Camino”…

Enseguida la mente, escéptica por naturaleza, se revelará y pedirá que alguien nos de
pruebas, pero las pruebas las tenemos que encontrar por nosotros y dentro de nosotros
mismos, nos han respondido todos los sabios, es decir, la práctica del conocimiento (si el
anhelo es sincero) nos dará las pruebas.

“La Visión de Ezequiel”. Martin Lutero, 1702.

El Profeta Jonás

“Entonces respondieron algunos de los escribas y de los fariseos, diciendo: Maestro,


deseamos ver de ti señal. Él respondió y les dijo: La generación mala y adúltera demanda señal;
pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Porque como estuvo Jonás en el
vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la
tierra tres días y tres noches. Los hombres de Nínive se levantarán en el juicio con esta
generación, y la condenarán; porque ellos se arrepintieron a la predicación de Jonás...” Mateo
12:38-41

Si, así es, los mismos profetas, los grandes místicos de todos los tiempos, son la prueba
viviente que estamos pidiendo, la prueba de que alguien puede llegar a convertirse en
Iniciado, Maestro, Ángel o Profeta.
Se dice que esa Gran Obra interior tiene tres grandes procesos, tres grandes montañas que
atravesar, o tres grandes Iniciaciones. Esto nos lleva a otro de los profetas del pueblo de Israel,
a Jonás. Cuenta el libro de Jonás que este en principio no quiere obedecer a Jehovah y rehúsa
ir a predicar a Nínive. Se embarca para alejarse, pero una gran tempestad se desata y los
marineros, conscientes de que la tempestad es por causa de que Jonás ha desobedecido a
Dios, lo arrojan al mar, donde un gran pez lo traga, y tras estar tres días en el vientre del gran
pez, es vomitado en las playas de Nínive convertido en profeta.

Obviamente a nadie con un poco de juicio crítico se le puede ocurrir que esto sea algo
literal, salvo que sea uno fanático de las escrituras. ¿Cuál es pues el sentido esotérico de este
pasaje? Pues como hemos dicho anteriormente, de acuerdo a las claves esotéricas, estos tres
días en el vientre del gran pez son simbólicos, son las tres fases en las que se hace la obra
interior, los tres días en los que el Cristo afirma que edificará el Templo de Dios (el Templo
interior del Adepto):

“Y los judíos respondieron y le dijeron: ¿Qué señal nos muestras, ya que haces esto?
Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.” Juan 2:18

Y aunque Jesús les está hablando literalmente de los tres días en los que resucitará de la
muerte, esotéricamente les está diciendo que son tres grandes procesos los que hay que vivir
para edificar nuestro templo interior y resucitar a nuestro Cristo Interno.

Estos relatos de los tres días nos da pie también para mencionar que se han llevado a cabo
estudios Bíblicos donde se concluye sin lugar a dudas que ciertos números deben tener un
especial significado simbólico pues se repiten a lo largo de la Biblia con muchísima más
asiduidad que otros números: estos son el 3, el 4, el 6, el 7 y el 12. Esto que ahora empiezan a
entrever algunos eruditos de los Textos Sagrados es ciertamente así, y nos llevaría a hablar de
la numerología simbólica y la Cábala numérica. Recordemos que a fin de cuentas el antiguo
testamento es un compendio de libros hebreos que pertenecen al pueblo de Israel y están
escritos de acuerdo a los códigos esotéricos de la Cábala hebraica. 19

Y si decíamos que Jonás y los profetas y los sabios de todos los tiempos y lugares son una
prueba viviente de que existe un conocimiento que puede convertir a cualquier hombre o
mujer en Super-Hombre, debemos decir también que el caso más extraordinario lo tenemos
en un hombre llamado Jesús de Nazaret, capaz de los más insólitos prodigios, hasta el punto
de ser llamado “Hijo de Dios”, y que obviamente es el personaje central del siguiente libro
Bíblico, el “Nuevo Testamento”.

19
La Cábala hebraica, (del hebreo ‫הָלָּבַק‬, “recibir”) es una disciplina y escuela de pensamiento esotérico
relacionada con el judaísmo. Sus textos principales son el Árbol de la Vida, el Talmud de los 10 sefirot, el
Zohar, el Séfer Ietzirá y el prefacio de la Sabiduría de la Cábala.
“Salvator Mundi”, pintura de Leonardo da Vinci
realizada entre 1506 y 1513.

Capítulo 6.- El Nuevo Testamento


Efectivamente, el nuevo testamento recoge la vida y obra del mayor místico de todos los
tiempos. A tal punto fue un hombre extraordinario, y realizó increíbles prodigios, que el
Cristianismo lo considera el mismísimo hijo de Dios. De las palabras atribuidas al mismo Jesús
parece desprenderse también la afirmación anterior, cuando el mismo afirmará que es el “hijo
de Dios”, mas todo esto debe ser entendido una vez más en su adecuado contexto, que como
ya hemos explicado es el contexto de simbólicos, parábolas y alegorías que usan los Maestros
para hablar veladamente de la enseñanza, ya que ésta, en su forma explícita, no puede ser
dada a conocer a todo el mundo, sino solo a aquellos que ya están preparados. Por eso está
escrito: “Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le
será quitado.” Mateo 25:29

Es pues el Nuevo Testamento, al igual que el Antiguo Testamento, parte relato histórico y
parte relato esotérico.

Antes de empezar a develar el Nuevo Testamento, habría que recordar lo que ya dijimos
sobre los evangelios: que los cuatro evangelistas (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) no fueron los
únicos evangelistas de aquellos tiempos, hubo otros muchos; casi todos los apóstoles de Jesús
escribieron sus propios evangelios, hoy considerados “apócrifos” y “heréticos” por la Iglesia.
Porque aunque los primeros “Padres de la Iglesia” conocían la existencia de todos estos
escritos que circulaban entre los grupos Gnósticos y Cristianos que existían en los albores de la
Cristiandad, desafortunadamente solo aceptaron como verdaderos y como palabra de Dios,
aquellos escritos que más les convenía para dar la imagen de Jesús y de su enseñanza acorde
con sus propósitos de crear una Iglesia autoritaria, jerárquica, en posesión de la única verdad ,
y sobre todo, que fuera el único medio de los hombres para que se les perdonasen su pecados
y pudieran llegar al “Cielo” o a Dios. Y para conseguir esto, todos los demás evangelios y
documentos que circulaban por aquel entonces y que no convenían fueron considerados
“apócrifos” y destruidos. Aunque afortunadamente algunos pudieron ser preservados en
escondites como los encontrados a orillas del Mar Muerto, en Qunram y Nag-Hammadi.
Es triste pensar cuanta riqueza esotérica y espiritual se perdió por tanto fanatismo. Incluso
la misma Biblia como la conocemos actualmente no es una traducción fiel de los textos griegos
originales, ya que cuando el Papa Dámaso I encargó a San Jerónimo la traducción de la Biblia al
latín (la llamada “Vulgata”), le encargó hacer una traducción arreglada a las “verdades” de la
Iglesia. Solo así se puede entender el prefacio a la traducción de los Evangelios escrito por San
Jerónimo al Papa:

“Tú me obligas a crear una obra nueva partiendo de una antigua, y a su vez a actuar como
árbitro sobre ejemplares de la Biblia, después de que hayan sido difundidos desde hace mucho
tiempo por todo el mundo y donde difieran entre sí, decidir cuáles están en concordancia con el
texto griego auténtico. Hay dos reflexiones que me consuelan y me permiten acoger sobre mí
esa lacra: por un lado que tú, el obispo de mayor rango, me ordenes hacerlo: por otro, que es
difícil encontrar la verdad en formas diferenciadas de lectura… … Yo ahora hablo del Nuevo
Testamento: Mateo, Marcos, Lucas, Juan; si los comparo con los escritos a mano griegos –
¡claro que son antiguos! FUERON REELABORADOS POR NOSOTROS. SIN EMBARGO, PARA
EVITAR GRANDES DIFERENCIAS CON EL ENUNCIADO EN LATÍN, ASÍ COMO ESTAMOS
ACOSTUMBRADOS EN LAS INTERPRETACIONES, HEMOS CONTENIDO NUESTRAS PLUMAS Y
SOLO HEMOS MEJORADO DONDE PARECÍA HABER CAMBIOS EN EL SENTIDO, mientras que
todo lo demás lo dejamos como estaba". Prefacio de San Jerónimo a su traducción al latín de
los cuatro Evangelios.

Por cierto, que el Papa Dámaso I era conocido por su ostentación y sus comilonas, como
cuando dice Ammianus Marcellinus que “su mesa opacaba hasta un banquete real”, Historia
Romana 27, 3, 4. Así que no creemos que tampoco tuviera muchos problemas éticos para
“interpretar” lo que fuera necesario en los textos Bíblicos de manera que concordasen con los
dogmas impuestos por la Iglesia Católica.

Pero a pesar de todos los cambios que se puedan haber hecho sobre los originales, los
evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, siguen conteniendo suficiente enseñanza esotérica
para guiar al sincero buscador de la Verdad.

La Navidad: El Advenimiento del Cristo

Es interesante ver que los evangelios apenas hablan nada de la infancia de Jesús, ni de su
adolescencia y juventud, pero si mencionan la anunciación del ángel Gabriel y la inmaculada
concepción de la Virgen María, hecho que tiene muchos paralelismos con otras religiones, en
las que el “enviado” o “héroe solar” nace siempre en forma milagrosa, bien de una Virgen, o
de un Dios, o por obra y gracia de un poder divino: véase en el anexo la tabla comparativa de
religiones, sobre el nacimiento de Krishna (Hinduismo), Buda (Budismo), Huitzilopoztli (Centro-
América), Orfeo y los héroes de la Mitología Greco-Romana, etc., etc. Y esto, para el que tiene
entendimiento, le está diciendo que el relato del nacimiento de Jesús, como el de los otros
nacimientos milagrosos, es un relato simbólico, se trata de un NACIMIENTO ESPIRITUAL. Es
obvio que a los evangelistas, como Iniciados que eran, no les interesaba narrar la historia física
de Jesús (eso podía quedar para los historiadores), sino la enseñanza que Jesús vino a traer,
expresada naturalmente en ese lenguaje simbólico-esotérico con el que Jesús hablaba a las
multitudes, aunque a sus discípulos le hablara en forma clara y directa:

“Todo esto habló Jesús por parábolas a la gente, y sin parábolas no les hablaba; para que se
cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo: ABRIRÉ EN PARÁBOLAS MI BOCA; DECLARARÉ
COSAS ESCONDIDAS DESDE LA FUNDACIÓN DEL MUNDO.” Mateo 13:34-36

La enseñanza de todo verdadero Maestro Espiritual busca en su fin último religar al hombre
(de ahí la palabra religión, del Latín “re-ligare”) con su “Ser Interior”, su “Mónada Divina” o su
“Cristo Intimo” usando el lenguaje Cristico-Esotérico de San Pablo, por ejemplo cuando dice: “y
ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí” Gálatas 2:20

Se nos ha dicho en el esoterismo que nuestro Ser Interior, siendo UNO, se manifiesta con
TRES aspectos, que en el Cristianismo son Padre-Hijo-Espíritu Santo, en el Hisduismo son
Brahma-Vishnu-Shiva (o Brahma-Mara-Vishnu), en Egipto son Osiris-Isis-Horus, y siempre hace
contacto con el alma humana del Iniciado a través de la “Divina Madre” interior particular de
ese Iniciado. Ella es nuestra “Madre Naturaleza”, el poder que nos gestó y formó de acuerdo a
nuestro Karma y Dharma 20 particular: esa es la Inmaculada Virgen de todas las religiones
(“Virgen” puesto que se trata de una concepción espiritual), capaz de “gestar en nosotros”, de
“dar a luz en nosotros” a nuestro Cristo interior, a nuestro Dios interior, cuando hemos
alcanzado esa etapa del Camino Iniciático.

Ese momento de la vida del Iniciado se conoce en el esoterismo como la “Iniciación


Venusta”, y en el Cristianismo ese proceso Iniciático está recogido en forma simbólica como la
“Navidad”, el nacimiento de Jesucristo (nuestro Cristo Interior) en el simbólico establo de
Belén (nuestro establo interior), entre los animales del deseo que todos llevamos dentro, y con
la estrella de la Iniciación Venusta brillando en los cielos de conciencia y guiando a los magos
(del latín “magister”, maestro) o Maestros que buscan su “re-ligare” particular con lo divinal.

Porque como aceptan la mayoría de los estudiosos, es claro que Jesús no nació en Belén,
sino en Nazaret, por eso se le llamaba “Jesús de Nazaret”, y es claro que nació de la unión de
un hombre y una mujer, como nace todo el mundo, pero repito, a los evangelistas, como a los
apóstoles que escribieron los evangelios apócrifos, no les interesaba relatar la vida física de
Jesús, su historia personal, sino transmitir la enseñanza esotérica que Jesús trajo al mundo.

Y el lector podría preguntarse como tanta gente se lo ha preguntado, y entonces, ¿Cual fue
la historia real de Jesús, la historia de su vida?, y aquí habría que rebuscar en todos esos
evangelios y escritos que la Iglesia proscribió y persiguió, y también en la tradición que se
mantuvo viva de labios a oídos en los círculos esotéricos, por los cuales sabemos que Jesús fue
hijo de María (una virgen del templo) y un centurión Romano: el filósofo griego Celso del siglo
II lo recoge de la tradición Judía, y también aparece en el “Talmud” y el “Sefer Toledot Yeshu”
aunque con versiones distorsionadas y despectivas, ya que el Judaísmo estaba ya por entonces
en total decadencia y nunca quiso aceptar a Jesús como el Mesías. Después María (aún muy
joven) quedó bajo la custodia de José, un respetable anciano viudo del pueblo, como está
recogido en los apócrifos:

“Dijo el ángel del Señor: Zacarías, Zacarías, sal y reúne a todos los viudos del pueblo. Que
venga cada cual con una vara, y de aquél sobre quien el Señor haga una señal portentosa, de
ése será mujer… Terminado el Sumo Sacerdote su plegaria, tomó de nuevo las varas, salió y se
las entregó, pero no apareció señal ninguna en ellas. Mas, al coger José la última, he aquí que
salió una paloma de ella y se puso a volar sobre su cabeza (en otros apócrifos, la vara de José
aparece florecida, y obviamente tanto la paloma como la vara es simbolismo esotérico fácil de
entender). Entonces el sacerdote le dijo: “A ti te ha cabido en suerte recibir bajo tu custodia a
la Virgen del Señor” (Protoevangelio de Santiago. 8, 3-9, 1).

Luego, el niño se educó en el templo bajo la dirección de los rabinos del mismo, pero
resultó que habiéndose dado cuenta aquellos rabinos que Jesús era el Mesías, y habiéndoselo
comunicado al rey Herodes, entonces Jesús, ya adolescente, María y José tuvieron que huir a

20
Karma y Dharma, términos Sánscritos que designan a las leyes de acción y consecuencia que se
procesan de vida en vida. Según estas leyes cada acto presente genera su correspondiente consecuencia
en esta misma vida o en la siguiente o siguientes.
Egipto para evitar la persecución de Herodes, que ordenó matar a aquellos rabinos iniciados
(niños, en el argot esotérico), y para nada quería aceptar que Jesús fuera el Mesías y le hiciera
sombra como suprema autoridad del pueblo Judío. Así, continuó Jesús su formación esotérica
en el país de las pirámides bajo la dirección de los Hierofantes de Egipto. Más tarde el joven
Jesús viajó por el Asia Menor, Mesopotamia e incluso llegó hasta la India, y conoció la
sabiduría espiritual de todos esos pueblos, hasta que ya estuvo preparado y convertido en un
Gran Maestro, momento en el que volvió con su madre a Palestina para cumplir su misión.
José ya había muerto por entonces a la edad de 111 años según se recoge en varios evangelios
apócrifos: el “Protoevangelio de Santiago”, la “Historia Copta de José el Carpintero” y la
“Historia Árabe de José el Carpintero”.

El Mesías: La Misión del Cristo

Todo Gran Maestro Espiritual viene siempre a cumplir una misión a favor de esta
humanidad doliente. Los más altos Maestros suelen venir en los momentos en los que la
religión está en declive con el objetivo de volver a ponerla de actualidad con nuevas formas y
símbolos bajo los que se esconde siempre la misma Verdad: enseñarle a la humanidad el
camino angosto y estrecho de regreso a la Luz, a Dios, o como dirían en el Oriente, al Espíritu
Universal de Vida del que emanó nuestro rayo divino en el amanecer de este “Día Cósmico” o
“MahaManvantara”. Esa es la misión que han cumplido todos los grandes profetas y enviados
que en los cuatro puntos cardinales han existido en este mundo. En el Bagavagad Ghita Hindú
podemos leer:

“Oh Barata, cada vez que la religión declina y prevalece la irreligión, yo me reencarno de
nuevo…”, es decir, cada vez que en tal o cual parte del mundo se ha corrompido la religión y ya
no cumple su función original cual es (lo repetimos una vez más por si todavía no le ha
quedado claro al lector lo que es una auténtica religión) la de transmitir la enseñanza del “re-
ligare”, el mensaje de cómo el hombre puede religarse con lo divino, entonces un nuevo Gran
Maestro, un “Iluminado”, un “Hijo de Dios”, viene a dar de nuevo el mensaje, y de ese mensaje
se forma una nueva religión, o una escuela filosófica, o lo que sea que los hombres organicen
tras la partida del Maestro.

“El Pez como símbolo de reconocimiento entre los primeros Cristianos,


esotéricamente representando el comienzo de la Era de Piscis
y el advenimiento de las enseñanzas del Salvador”.

Sin embargo, en el caso de Jesús de Nazaret, Maestro de Maestros, su forma de dar la


enseñanza fue excepcional. El Gran Maestro no pretendió dejar su mensaje en un libro, o en
una serie de discursos, como habían hecho otros Maestros anteriormente, sino que dispuso su
vida para que el mensaje quedara impreso en su propia vida, y esto es algo extraordinario.
Su vida sería pues una obra, un drama, en el que él mismo ocuparía el papel central
representando al Cristo intimo, al espíritu divino de cada ser humano, en los procesos
iniciáticos que van desde el nacimiento o encarnación de ese Cristo Intimo en el “portal de
Belén” del Iniciado (la “Iniciación Venusta”), pasando por los procesos Iniciáticos de la “Pasión”
y “Crucifixión” hasta llegar a su “Resurrección” o establecimiento definitivo del Cristo Intimo
en la estructura física-anímica-espiritual del Adepto, convirtiéndole en un Cristificado, en un
Osirificado (como se le llamaba en los misterios egipcios), en un Iluminado (como lo llamarían
en el Oriente), en un Maestro, Ángel o Dios, según la cultura o religión que estudiemos, es
decir, en un hombre o mujer perfecto, ya unido a su Cristo Intimo, a su Espíritu Divino.

Y todos los demás personajes del drama de la vida de Jesús, jugarían cada uno un papel
simbólico, representando cada uno de ellos un aspecto diferente de los procesos iniciáticos
mencionados. Unos personajes representarían ese papel conscientemente como fue el caso de
los apóstoles, y otros los representarían inconscientemente, como los demás personajes que
aparecen en el drama Crístico, tales como Herodes, Pilatos, Caifás, etc.

Cabe destacar aquí un hecho sumamente interesante que corrobora lo que aquí estamos
diciendo. Esto que estamos afirmando siempre se ha conocido en el autentico esoterismo
Crístico, y a su vez se decía que, por ejemplo, Judas Iscariote fue uno de los más exaltados
discípulos de Jesús, que cumplió el papel que el Maestro le había asignado y que no murió
ahorcado (por ejemplo, véase el libro “La Serpiente Emplumada” de Armando Cosani, editado
por primera vez en 1953, por la Editorial Sol de México).

Y fue hace unos años, se cree que en 1978, que unos campesinos egipcios en la localidad de
Menia descubrieron el manuscrito del “Evangelio de Judas”, el cual tras ser restaurado, datado
y traducido, se hizo público el 6 de abril de 2006. Dicho manuscrito es citado en los primeros
años del Cristianismo como uno de los que por entonces estudiaban las primeras comunidades
Cristianas, pero tras las persecuciones sufridas por los primeros Gnósticos-Cristianos estaba
desaparecido hasta ahora.

Lo interesante es que en ese evangelio se recoge precisamente lo que la tradición esotérica


había mantenido sobre Judas: que Judas nunca fue un traidor sino uno de los mejores
discípulos del Cristo, y que Judas simplemente cumplió el papel que el mismo Jesús le había
asignado, cual fue traicionar al Cristo por una monedas, para así mostrar lo que es en cada uno
de nosotros el “Judas Interior”, el “demonio del deseo”, que traiciona al Cristo interno por
unas monedas de plata. El papel de Judas fue pues, mostrarnos o advertirnos de la existencia
de las fuerzas del Ego que hay en nosotros, opuestas a todo lo que tenga que ver con la
verdadera espiritualidad, y que lucharán para apartarnos del Camino bien sea por dinero,
comodidades, placeres, vicios… y no hay más que mirar al mundo actual para ver si la
advertencia que nos hizo el Gran Maestro Jesús a través de Judas era o no real.

Veamos algunos fragmentos del “Evangelio de Judas”:

“Sabiendo que Judas estaba reflexionando sobre algo que está exaltado, Jesús le dijo:
“Retírate de los otros y te diré los misterios del reino. Es posible que tú lo alcances, pero sufrirás
mucho…

…Cuando oyó esto, Judas le dijo: “¿Cuál es el bien que yo he recibido? Pues tu me has
apartado de todas las generaciones”…

…Jesús le contestó y dijo: “Tu te convertirás en el decimotercero, y serás maldecido por otras
generaciones – y tu llegarás a gobernar sobre ellos. En los últimos días maldecirán tu
ascendencia a la (generación) sagrada”…
…Pero tú excederás a todos ellos. Porque tu sacrificarás al hombre que me reviste”. Ya tu
cuerno ha sido levantado Tu furia ha sido suavizada Tu estrella ha brillado intensamente Y tu
corazón ha (...)

… Sus sumos sacerdotes murmuraban porque (él) había entrado en el cuarto de los invitados
para hacer su oración. Pero algunos escribas vigilaban cuidadosamente para arrestarlo
durante la oración, porque tenían miedo del pueblo, porque era considerado por todos como
un profeta. Se acercaron a Judas y le dijeron: “¿Qué estás haciendo aquí? Tu eres un discípulo
de Jesús”. Judas les respondió como ellos querían. Y recibió algo de dinero y se los entregó.”
Extractos del “Evangelio de Judas.”

Juan y Jesús en el Jordán: Un Final y un Principio

Pero sigamos con la narración Bíblica: Cuando Jesús retorna a Galilea, se dirige a ver a Juan
que está bautizando a las multitudes en el Jordán. La misión de Juan, como dice Mateo en su
evangelio, era preparar el camino a Jesús, y así lo hizo. Hijo del Sumo Sacerdote Zacarías, y
habiendo conocido la tradición y los grandes misterios, Juan el Bautista fue uno de esos
grandes seres que alcanzaron la iluminación, la autorrealización. Se fue después a predicar y
estableció su morada en el desierto, oficiaba en una pequeña ermita, y tenía numerosos
seguidores, hasta el punto de que muchos le consideraban propiamente el mesías.

Sin embargo, él sabía bien que a pesar de los grandes logros espirituales que había
conseguido, él no era el mesías, sino que su misión era precisamente preparar el camino al
Mesías. Por eso, cuando Jesús llego a él, inmediatamente lo reconoció y supo que su misión
estaba cumplida. Tras el bautismo de Jesús en el Jordán, Juan pide a sus mejores discípulos
(Andrés, Judas y otros) que en adelante siguieran a Jesús y sus enseñanzas, y ellos obedientes
a su Maestro Juan, así lo hicieron.

Finalmente Juan el Bautista, ya concluida su misión, es apresado por Herodes y decapitado


como parte de la primera enseñanza que hemos de recibir, y que es: antes de que el Cristo
Intimo pueda venir al corazón del Iniciado, este ha de pasar por la “decapitación psicológica”
de una parte de sus defectos internos.

Se enseña en el esoterismo que el ser humano no tiene verdadera individualidad, es como


si en nuestro subconsciente habitaran muchas personas. Por momentos aflora en nosotros la
persona amable, por momentos la persona airada, más tarde la persona codiciosa, luego la
envidiosa, la perezosa, la altanera, la cobarde, etc., etc., etc., las diversas impresiones que nos
llegan por los sentidos, golpean la mente y hacen aflorar una de las tantas “personas”, “yoes”
o personalidades que hay en nuestro interior, cada una con su forma de pensar, sentir y
actuar. De ahí que el ser humano no tenga sentido de responsabilidad, ni coherencia en su
forma de actuar, pensar o sentir: cambiamos de ideas, estados de humor o proyectos según
entran y salen de nuestra máquina humana los diversos “agregados psicológicos” que llevamos
en nuestro subconsciente. Todas estos “yoes”, “agregados psicológicos” o personalidades que
son innumerables, o como los evangelios dicen, son “legión”, condicionando y oprimiendo
nuestra conciencia, haciendo que se exprese cada vez menos en nosotros, y volviéndonos
gentes cada vez más autómatas y subconscientes, perversas y egoístas, con todo el dolor y los
problemas que todo ello acaba trayendo a nuestras vidas, además de impedir cualquier tipo de
desarrollo interior, psíquico y espiritual.

La decapitación de nuestro “ego”, de todos esos “yoes”, para que así quede en nosotros
libre la conciencia, es la enseñanza de Juan el Bautista. La enseñanza de cómo se hace este
proceso fue siempre lo primero que se enseñaba siempre en las escuelas y Templos de
misterios del Norte, Sur, Este y Oeste de nuestro mundo. Fue siempre la base de toda
enseñanza esotérica, y obviamente la base de la enseñanza esotérica que entregó Jesús:

“Le decía: Sal de este hombre, espíritu inmundo. Y le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y
respondió diciendo: Legión me llamo; porque somos muchos. Y le rogaba mucho que no los
enviase fuera de aquella región. Estaba allí cerca del monte un gran hato de cerdos paciendo. Y
le rogaron todos los demonios, diciendo: Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos. Y
luego Jesús les dio permiso. Y saliendo aquellos espíritus inmundos, entraron en los cerdos, los
cuales eran como dos mil; y el hato se precipitó en el mar por un despeñadero” Marcos 4:8-13

Nos enseña entonces Juan que el camino comienza por la decapitación de nuestra legión
particular de “yoes” o “demonios”, pues cada uno hemos creado la nuestra con nuestra forma
equivocada de vivir: ira, codicia, envidia, gula, lujuria, pereza y orgullo son los siete pecados
capitales, pero cada uno de esos defectos tiene decenas de aspectos, formas y matices, que
hacen que en realidad haya en nosotros una legión de entidades tenebrosas que controlan
nuestra personalidad.

Convertir el plomo (de la personalidad controlada por estas fuerzas tenebrosas) en el Oro
(del espíritu), como decían los Alquimistas, era la primera tarea a la que debía dedicarse el
Iniciado. Y esa es la razón de las severas disciplinas en los antiguos templos, a fin de que el
candidato avanzara lo más rápido posible en este aspecto de la decapitación interior o
“muerte psicológica”. La meditación y la oración al eterno femenino, a Dios Madre, a la Virgen
de todas la religiones, eran las primeras herramientas del trabajo interior del adepto hasta
alcanzar un grado suficiente de “muerte mística” que permitiera el advenimiento del “Oro del
Espíritu”, del Cristo intimo, al devoto y sincero buscador de la Verdad.

Así pues, el Bautista cumplió su último trabajo, su propia decapitación, para mostrarnos por
donde comienza el camino de la “Alta Iniciación” que lleva a la Cristificación, a la encarnación
del Cristo intimo, de nuestro Dios interior; y una vez cumplida su misión y coronada con el
sacrificio de su propia vida, se ganó el derecho a la inmortalidad de su alma. En verdad, Juan el
Bautista alcanzó su autorrealización, la Maestría, hasta el punto de que era considerado por
muchos el Mesías, y aún después de la muerte de Jesús hubo muchas controversias entre las
primeras sectas Cristianas sobre quien había sido en verdad el Mesías, si Juan o Jesús.
Finalmente, los puntos de vista Gnósticos se impusieron, aceptándose a Jesús como el Mesías.

A partir del encuentro con Juan, Jesús realiza los últimos actos de purificación, ayuna por 40
días en el “desierto de la iniciación” y pasa las pruebas y tentaciones más fuertes que le
consolidan ya como un hombre perfecto; y a partir de ahí comienza a cumplir su misión.

“Y luego el Espíritu le impulsó al desierto. Y estuvo allí en el desierto cuarenta días, y era
tentado por Satanás, y estaba con las fieras; y los ángeles le servían. Después que Juan fue
encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios.” Marcos 1:12-14

Su misión, si, todo gran Maestro viene al mundo a cumplir una misión. Jesús vino porque,
como ya hemos dicho, era necesario volver a mostrar a la humanidad el sendero Iniciático,
dado que las religiones paganas de Egipto, Grecia y Roma, y aún las mismas enseñanzas de
Moisés habían entrado ya en fase de decadencia y degeneración.

Por eso, uno de los iniciados del siglo pasado, Rudolf Steiner 21, nos dice: "La vida real de
Jesús fue un acontecimiento histórico de lo que antes ocurría dentro de la Iniciación. Lo que

21
Rudolf Steiner (1861 – 1925), filósofo austríaco, erudito literario, educador, artista, autor teatral,
pensador social y ocultista. Fue el fundador de la antroposofía, la educación Waldorf, la agricultura
biodinámica, la medicina antroposófica y de la nueva forma artística de la euritmia.
hasta entonces permaneciera encerrado en el misterio del templo, debía por El recorrer la
escena del mundo con incisivo realismo. La vida de Jesús es, pues, una pública confirmación de
los Misterios".

El Primer Milagro de Jesús: El Gran Arcano

Descorrer el velo de los Misterios, mostrar públicamente la Senda, el Camino, a una


humanidad que ya por entonces estaba cayendo en el más profundo pozo de la ignorancia
sobre la verdadera espiritualidad, sobre el verdadero Camino de retorno al Padre, si, ese fue el
objeto de la aparición pública de Jesús, el Maestro de Maestros.

Si Juan nos había mostrado que el Camino comienza por la dedicación al trabajo de la
decapitación interior mediante la auto-disciplina, el ayuno, la penitencia, la meditación, el
arrepentimiento y la oración a Dios Madre, ahora Jesús el Cristo nos da la segunda pauta de
forma simbólica en su primer milagro, en su primera aparición pública, en las bodas de Caná,
realizando la transmutación del Agua en Vino. Juan el evangelista lo narra así:

“Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús. Y
fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos. Y faltando el vino, la madre de
Jesús le dijo: No tienen vino. Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi
hora. Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere. Y estaban allí seis tinajas de
piedra para agua, conforme al rito de la purificación de los judíos, en cada una de las cuales
cabían dos o tres cántaros. Jesús les dijo: Llenad estas tinajas de agua. Y las llenaron hasta
arriba. Entonces les dijo: Sacad ahora, y llevadlo al maestresala. Y se lo llevaron. Cuando el
maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde era, aunque lo sabían los
sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo, y le dijo: Todo hombre sirve primero el
buen vino, y cuando ya han bebido mucho, entonces el inferior; mas tú has reservado el buen
vino hasta ahora. Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria;
y sus discípulos creyeron en él.” Juan 2:1-12

En este milagro encontramos la clave maestra de la alquimia, el secreto de los Iniciados, el


misterio para transmutar las aguas sexuales en el vino del éxtasis místico que embriaga el
espíritu; ahí encontramos los misterios de Baco y Dionisos en la antigua Grecia y Roma, los
misterios del Tantra 22 en el Oriente, el misterio de las destilaciones y transmutaciones
alquímicas en la Edad Media, y en fin, el secreto celosamente guardado en el sigilo del los
templos de misterios de la antigüedad, y en las órdenes secretas de siglos pasados; secreto
que solo se revelaba de Maestro a discípulo, de labios a oídos, y solo cuando el discípulo ya
había mostrado suficiente avance en su trabajo de muerte mística y despertar interior.

Este secreto, esta clave para el desarrollo espiritual solo ha venido a ser revelada
públicamente en Occidente en estos tiempos en los que las religiones y sectas espirituales de
estos tiempos han caído en la más completa ignorancia espiritual, y en consecuencia la
humanidad ha perdido completamente el Norte acercándose a un peligroso abismo. Es por eso
que los guardianes de los misterios han permitido develar públicamente esta clave con la
esperanza de acelerar el desarrollo espiritual de aquellos que tengan interés en ello, para que
puedan así tratar de orientar a esta desnortada humanidad.

22
El Tantra o Tantrismo es una de las tradiciones esotéricas orientales que enseñan a utilizar el deseo
sexual con el propósito de desarrollar el espíritu. En el budismo tántrico, los tantras inferiores o
externos excluyen el acto sexual, mientras que los tantras superiores o internos la incluyen, y de hecho
estas tradiciones afirman que sin el acto sexual es imposible alcanzar la auto-realización.
Primero la semi-develó el Dr. Krumm Heller 23 en su libro "Rosa-Cruz", cuando escribió en
Latín: "Inmicium Membrum Virili In Vagina Feminae sin ejaculatium seminis", y posteriormente
fue el Maestro Gnóstico Samael Aun Weor quien lo develó y explicó por completo en sus
libros. Este arcano secreto había sido guardado celosamente desde tiempos inmemoriales, ya
que nunca se había revelado públicamente el hecho de que mediante el encanto del amor y los
procedimientos espirituales (los mantras, la concentración y la oración) las “aguas sexuales” (la
fuerza sexual, las hormonas sexuales) pueden ser transmutadas “en el vino que embriaga el
espíritu”, es decir, en fuerzas y poderes que cristalizan en el alma del Iniciado, elevándole poco
a poco hasta las altas cimas del espíritu. Es por eso que Jesús realiza el milagro de la
transmutación del agua en vino precisamente en una boda.

Pero, si esto es cierto, podría preguntarse nuestro lector, si el arcano, la clave del desarrollo
espiritual estuviera realmente en la sexualidad, entonces ¿Por qué Jesús y sus apóstoles no
practicaron ese arcano sexual? ¿Por qué ni siquiera estuvieron casados?

Y esto es lo más sorprendente dado el terrible celo que tuvo la Iglesia Católica por ocultarlo:
No es cierto que Jesús y los apóstoles no estuvieran casados. Tanto los apóstoles como Jesús
tuvieron esposa, pero la Iglesia, a pesar de saberlo, nos lo ocultó.

Si, los Apóstoles Estaban Casados

En los evangelios podemos leer: “Vino Jesús a casa de Pedro, y vio a la suegra de éste
postrada en cama, con fiebre. Y tocó su mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó, y les servía.”
Mateo 8:14-15

De lo anterior se deduce claramente que Pedro estaba casado, y aunque la Iglesia ha


querido hacernos creer que Pedro era viudo, o bien que él y los apóstoles dejaron a sus
esposas para seguir a Jesús, esto no fue así como se desprende de las siguientes palabras de
Pablo en su epístola a los Corintios:

“¿No tenemos derecho de traer con nosotros una hermana por mujer (es decir, por esposa)
como también los otros apóstoles, y los hermanos del Señor, y Cefas (Pedro)?” I Corintios 9:5

Más claro no puede estar que los apóstoles estaban casados. Y esto Pablo lo sabía de
primera mano, no olvidemos que Pablo conoció directamente a los apóstoles como se recoge
en los “hechos de los apóstoles”, o como él mismo lo cuenta en sus epístolas, por ejemplo, en
la epístola a los Gálatas donde dice que en una de sus visitas a Jerusalén para ver a Pedro
estuvo con él durante 15 días. Otro testimonio de que Pedro estaba casado nos lo da uno de
los primeros padres de la Iglesia, Clemente de Alejandría 24 afirmando la existencia de la esposa
de Pedro incluso cuando éste ya estaba en Roma predicando:

“Pues se cuenta que el bienaventurado Pedro, cuando vio que su propia mujer era
conducida al suplicio, se alegró por causa de su llamada y de su retorno a la casa, y gritó fuerte
para animarla y consolarla, llamándola por su nombre y diciendo: “¡Oh tú, acuérdate del
Señor!” Tal era el matrimonio de los bienaventurados y la perfecta disposición de los más
queridos”. 25

23
Arnold Krumm-Heller (1876 – 1949), destacado esoterista alemán conocido también como “Maestro
Huiracocha” y autor de numerosas obras sobre legítimo ocultismo.
24
Clemente de Alejandría (150-215), fue uno de los primeros “padres de la iglesia”, y llegó a ser
considerado santo por los primeros Cristianos, pero más tarde la iglesia le retiró ese título al encontrarse
en sus escritos que hablaba a favor de los Gnósticos.
25
Clemente de Alejandría, (Stromata, libro vii. p. 451, Edinburgh Edition).
Y volviendo a Pablo, aunque él no se casó, seguramente por la vida tan dura que llevaba en
su misión evangelizadora (léanse los “Hechos de los Apóstoles” en la Biblia), lo cierto es que
por entonces no había ninguna prohibición de casarse, pues se conocía bien en los círculos
secretos del Cristianismo la importancia del arcano sexual. Lo que si existía era la prohibición
de tener más de una mujer, como bien claramente nos lo dice el apóstol Pablo:

“Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, MARIDO DE UNA SOLA MUJER, SOBRIO
(CASTO), prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero,
no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su
casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su
propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?” I-Timoteo 3, 2-5

Asimismo afirma sobre los diáconos: “Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que
gobiernen bien sus hijos y sus casas.” 1 Timoteo 3, 12

Y si bien es cierto que en algunas de sus epístolas el apóstol Pablo aconseja a la gente
mantenerse célibe como él, para poder dedicarse con más intensidad a la misión
evangelizadora, que en aquel momento era lo primordial, tampoco prohíbe a nadie casarse:
“Digo, pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les fuera quedarse como yo; pero si no
tienen “don” de continencia, cásense, pues mejor es casarse que estarse quemando” I Corintios
7:8

Y además, como ya hemos dicho, el arcano no se podía enseñar públicamente, sino que
solo se transmitía en círculos muy cerrados, de labios a oídos, y a las personas ya avanzadas
espiritualmente.

“La mujer le dijo: Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla.
Jesús le dijo: Ve, llama a tu marido, y ven acá.” Juan 4:15-17
Adulterio y Fornicación

Y una vez develado el Arcano, ya podemos entender por qué la Iglesia, siglos atrás, escribió
dos mandamientos que aparentemente nos parecen iguales: el sexto mandamiento, “No
Fornicar” y el noveno, “No Adulterar”. Por cierto, que también los mandamientos han sido
modificados hoy día y se ha quitado de ellos la palabra “fornicación”, y además se le ha dado a
esta palabra otro sentido del que originalmente tenía.

Si hoy le preguntamos a cualquier cura sobre lo que es la fornicación nos dirá que fornicar
es tener relaciones sexuales sin estar casados, pero esto es falso. Lo que se desprende de las
enseñanzas Bíblicas y lo que siempre se ha entendido por fornicación desde los primeros
patriarcas hasta los primeros siglos del Cristianismo no es eso, sino que fornicar es perder la
energía sexual:

“Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo. Y
Dios, que levantó al Señor, también a nosotros nos levantará con su poder…. Huid de la
fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; MAS EL QUE
FORNICA, CONTRA SU PROPIO CUERPO PECA. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del
Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?” I
Corintios 6:13-19

De aquí se deduce sin equívocos que fornicar es algo que se le hace al cuerpo, un atentado
contra el cuerpo, como es extraer su energía sexual, su semilla.

Y más claras aún son las palabras del Cristo:

“Él les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras
mujeres; mas al principio no fue así. Y yo os digo que CUALQUIERA QUE REPUDIA A SU MUJER,
SALVO POR CAUSA DE FORNICACIÓN, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la
repudiada, adultera” Mateo 19:8-10

¿Cómo puede alguien tener derecho a repudiar a su mujer con la que está casado por causa
de fornicación, si ya está casado con ella? Aquí está bien claro que “fornicación” no se refiere a
tener “relaciones prematrimoniales”. ¿A qué se refiere, pues? Ya lo hemos explicado, a perder
la energía sexual; y en el caso del pasaje Bíblico anterior, a que la mujer quiera hacerle perder
al hombre la energía sexual. Y en general, podemos decir que la palabra “fornicación” aplica a
todo caso de violación, prostitución, masturbación, y en general, a toda “inmoralidad sexual”
(como ahora lo traducen las Biblias modernas para quitarse de en medio el problema) que
conlleve la pérdida de la semilla sexual.

Así lo entendía Jesús en el pasaje Bíblico anterior, y así los entendieron siempre los
Iniciados de todos los tiempos, FORNICAR ERA “PERDER LA ENERGÍA SEXUAL” (tanto en el
hombre como en la mujer). En la Torah 26 y en la Biblia no hay ninguna condena explícita a las
relaciones sin estar casados (aunque no estuvieran bien vistas), pero sí se condena duramente
el adulterio, el homosexualismo, la masturbación, y en general, toda forma de pérdida del
semen, lo cual era un delito muy grave en las leyes de Moisés si se hacía conscientemente, y
motivo de “inmundicia” si ocurría “accidentalmente”, en poluciones nocturnas, o por
enfermedad:

“Habló Jehová a Moisés y a Aarón, diciendo: Hablad a los hijos de Israel y decidles:
CUALQUIER VARÓN, CUANDO TUVIERE FLUJO DE SEMEN, SERÁ INMUNDO.” Levítico 15:1
26
Torah, es el texto que contiene la ley del pueblo de Israel; está constituida por los cinco primeros
libros de la Biblia (el Pentateuco), y constituye la base y el fundamento del Judaísmo.
“Cuando el hombre tuviere emisión de semen, lavará en agua todo su cuerpo, y será
inmundo hasta la noche. Y toda vestidura, o toda piel sobre la cual cayere la emisión del
semen, se lavará con agua, y será inmunda hasta la noche. Y CUANDO UN HOMBRE YACIERE
CON UNA MUJER Y TUVIERE EMISIÓN DE SEMEN, AMBOS SE LAVARÁN CON AGUA, Y SERÁN
INMUNDOS HASTA LA NOCHE.” Levítico 15:16-18

De aquí se deduce claramente que Moisés y el pueblo de Israel conocía el arcano: se puede
yacer con una mujer sin perder el semen, transmutándolo en fuerzas, virtudes, poderes
espirituales y Conciencia mediante el Tantrismo. ESTA ES LA LEY, LO DEMÁS ES FORNICACIÓN.

“Así apartaréis de sus impurezas a los hijos de Israel, a fin de que no mueran por sus
impurezas por haber contaminado mi tabernáculo que está entre ellos. Ésta es la ley para el
que tiene flujo, y para el que tiene emisión de semen, viniendo a ser inmundo a causa de ello; y
para la que padece su costumbre, y para el que tuviere flujo, sea varón o mujer, y para el
hombre que durmiere con mujer inmunda.” Levítico 15:31-33

Y esto se transmitió a través de los Patriarcas y Profetas de Israel, donde se ve claramente


el significado de la fornicación: “porque con ella se echaron en su juventud, y ellos
comprimieron sus pechos virginales, Y DERRAMARON SOBRE ELLA SU FORNICACIÓN.” Ezequiel
23:8

Y la tradición llegó hasta Jesús y los Apóstoles: “Porque ya sabéis qué instrucciones os dimos
por el Señor Jesús; pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de
fornicación; QUE CADA UNO DE VOSOTROS SEPA TENER SU PROPIA ESPOSA EN SANTIDAD Y
HONOR; NO EN PASIÓN DE CONCUPISCENCIA, como los gentiles que no conocen a Dios.” I
Tesalonicenses 4:3-6

Y este arcano sexual también lo transmitieron los apóstoles a todos sus discípulos
avanzados, y se difundió en los círculos de los primeros grupos Cristianos… hasta que la Iglesia
Católica se hizo con el poder y empezó a arremeter contra todo lo que fuera un obstáculo para
afianzar su poder y enriquecerse; entonces echó a la mujer del Templo para convertir a la
Iglesia en una institución patriarcal, impuso el celibato como obligación a los curas para no
tener que sostener económicamente a mujeres e hijos y ser la Iglesia la única heredera de sus
propiedades, además hizo creer a la gente que “fornicación” era tener relaciones sin estar
casados para borrar de las enseñanzas Cristianas todo rastro de Tantrismo, y finalmente se
autoproclamaron como únicos representantes de Dios en la Tierra, y el único medio por el cual
se le podía perdonar al hombre sus pecados y alcanzar la salvación.

Así se fue gestando un rechazo hacia la mujer y el sexo, de tales proporciones que muchos
jerarcas de la Iglesia de los primeros tiempos ya se pronunciaban contra las relaciones sexuales
y el amor, como San Jerónimo (el autor de la traducción de la Biblia al Latín) cuando escribe
que el amor sexual es “un olvido de la razón, y así una locura, un vicio repugnante muy poco
apropiado para un espíritu santo.” “El hombre prudente debe amar a su esposa con fría
determinación, no con cálido deseo (…) Nada más inmundo que amar a tu esposa como si fuera
tu amante”.

Y no es de extrañar que para la Edad Media el sexo fuera ya un tabú en Occidente que
perduró hasta casi nuestros días con todos los traumas (bien conocidos en la psicología) que
eso acarreó, especialmente a la mujer y al clero.

Y aquí podría detenernos el lector y acotarnos: Sin embargo la Iglesia afirma que Jesús
ensalzó el celibato en sus enseñanzas. Pero responderemos que esto no es verdad, pertenece
a las “interpretaciones” o mejor dicho “adulteraciones” que la Iglesia hizo en la Biblia para
justificar sus posiciones. Solo hay un pasaje en toda la Biblia donde Jesús supuestamente
ensalza el celibato:

“Entonces vinieron a él los fariseos, tentándole y diciéndole: ¿Es lícito al hombre repudiar a
su mujer por cualquier causa? Él, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al
principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a
su mujer, y los dos serán una sola carne? Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por
tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre. Le dijeron: ¿Por qué, pues, mandó Moisés dar
carta de divorcio, y repudiarla? Él les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió
repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así. Y yo os digo que cualquiera que
repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa
con la repudiada, adultera. Le dijeron sus discípulos: Si así es la condición del hombre con su
mujer, no conviene casarse. Entonces él les dijo: NO TODOS SON CAPACES DE RECIBIR (“hacer”
sería también correcto) ESTO, SINO AQUELLOS A QUIENES ES DADO. Pues hay eunucos que
nacieron así del vientre de su madre, y hay eunucos que son hechos eunucos por los hombres, y
hay eunucos que a sí mismos se hicieron eunucos por causa del reino de los cielos, EL QUE SEA
CAPAZ DE RECIBIR ESTO QUE LO RECIBA.” Mateo 19:2-12

En esta traducción de la Reina Valera que es la versión que estamos usando en todo el libro
y la más ajustada a los textos originales, vemos que Jesús está ensalzando el matrimonio, pues
a eso se refiere cuando dice “NO TODOS SON CAPACES DE RECIBIR (hacer) ESTO (casarse y no
divorciarse), SINO AQUELLOS A QUIENES ES DADO”, ya que a los fariseos que le interrogaban
no les gustaba la idea de casarse si no podían divorciarse cuando quisieran. Luego Jesús habla
de gente que se vuelve eunuco por distintas razones, incluso por querer alcanzar el reino de
los cielos, y acaba diciendo “el que sea capaz de recibir esto que lo reciba”, refiriéndose al
“recibir esto” del pasaje anterior, es decir a casarse y no divorciarse. AQUÍ PUES SE ENSALZA EL
MATRIMONIO POR ENCIMA DEL CELIBATO.

Pero resulta que en la “Vulgata”, la traducción Católica, la Iglesia tradujo falsamente donde
dice “recibir” o “hacer”, por “entender” con lo cual el significado del texto cambia
completamente: “Dijéronle los discípulos: Si tal es la condición del hombre con la mujer, no
conviene casarse. Él les contestó: NO TODOS ENTIENDEN ESTO, SINO AQUELLOS A QUIENES HA
SIDO DADO. Porque hay eunucos que nacieron así del vientre de su madre, y hay eunucos que
fueron hechos por los hombres, y hay eunucos que a sí mismos se han hecho tales por amor del
reino de los cielos. EL QUE PUEDA ENTENDER QUE ENTIENDA.” Ahora sí, con esta falsa
traducción, el texto queda ambiguo y si se podría entender que Jesús ensalzara el celibato.
PERO ESTA TRADUCCIÓN ES FALSA…

Además, no es eso lo que dice Dios en el Antiguo Testamento donde no se habla una sola
palabra sobre el celibato, sino que se ensalza el matrimonio y el amor. Por ejemplo, en el
“Cantar de los Cantares” se ensalza veladamente el amor y la sexualidad, pero hay que saberlo
entender, un amor sexual con pureza, sin comer del “fruto prohibido”, sin derramar la “copa
sagrada”, es decir, sin fornicar.

Y tras la aclaración anterior sobre el celibato, podríamos seguir con numerosas citas de la
Biblia pronunciándose contra la fornicación, así como en otros textos sagrados de diferentes
partes del mundo, pero nos detendremos aquí, no sin antes enfatizar que la fornicación es
precisamente ese pecado tan grave contra el Espíritu Santo del que nos hablan los Evangelios:

“A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero
al que hable contra el Espíritu Santo (quien se pronuncie en contra del arcano), no le será
perdonado, ni en este siglo ni en el venidero (lo pagará durante varias encarnaciones).” Mateo
12:32

“¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni
los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los
ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el
reino de Dios.” I Corintios 6:9-10

Dicho queda, quien tenga entendimiento que entienda porque aquí hay sabiduría…

Jesús y María Magdalena

Y qué decir de la relación de María Magdalena y Jesús. Para empezar, María Magdalena
tiene un papel más que relevante en los Evangelios.

Aunque no todos los Evangelistas cuentan las mismas cosas sobre la vida de Jesús, es
significativo que en el caso de María Magdalena los cuatro evangelistas sin distinción la
colocan primera en el momento de la crucifixión y en el momento de la resurrección, y sin
embargo, a pesar de esto, la Iglesia Católica (que no la Iglesia Oriental Ortodoxa) la relegó a
una mujer más y a una prostituta arrepentida.

Pero fue gracias a los textos encontrados en 1945 en Nag-Hammadi (especialmente gracias
al “Evangelio de Felipe” y el “Evangelio de Tomas”) que empezó a tomar cuerpo lo que siempre
se había afirmado en los círculos esotéricos del Cristianismo, que María Magdalena fue
discípula y esposa de Jesús. Pero no solo fue discípula de Jesús, sino que era más aventajada
que los demás discípulos, y en realidad debería haber sido ella la cabeza de la Iglesia, por lo
que Pedro habría estado celoso de ella como se desprende del “Evangelio de María
Magdalena” y del “Evangelio de Tomas”.

De hecho hay investigadores que a la luz de los textos encontrados en Nag-Hammadi donde
se cita a María Magdalena como la “discípula más amada” han propuesto la hipótesis de que el
cuarto evangelio, el de Juan (“el discípulo más amado”), fuera originalmente escrito por María
Magdalena, pero cuando la Iglesia cargó contra ella, para preservar este evangelio se le cambió
la autoría, y se le cambiaron varios pasajes para quitarle sus connotaciones Gnósticas y hacerlo
aceptable por el clero. Efectivamente, no hay ningún dato objetivo de que ese evangelio fuera
escrito por Juan, y hoy se admite hasta en los círculos oficiales del clero que Juan no fue su
autor. Así que aunque de momento parezca una especulación atribuírselo a María Magdalena,
no nos cabe duda de que si siguen saliendo a la luz textos del pasado, un día se comprobará lo
que aquí estamos diciendo.

Sucede que la Iglesia Católica había decidido relegar a la mujer a un papel secundario
dentro de la Iglesia, llegándose a prohibir ya para el siglo IV que las mujeres tuvieran puestos
eclesiásticos de relevancia. Por lo tanto, es fácil entender que ya para la Iglesia de entonces
María Magdalena resultase un verdadero problema, al poder utilizarse su figura para reclamar
y validar el liderazgo de la mujer en la iglesia. Así que la mejor manera de resolver el problema
fue convirtiéndola en una prostituta arrepentida a la que Jesús salvó.

Pero al aparecer en 1945 todos los evangelios apócrifos citados, y ante la presión de la
evidencia, el Vaticano tuvo que reconocer en 1969 (eso sí, con la boca pequeña, y sin hacer
mucho ruido) que se había difamado a María Magdalena, y se hizo una reforma en la liturgia
eliminándose esta visión de María Magdalena como prostituta. Y más recientemente, en 2016,
el Papa Francisco anunció que la celebración a María Magdalena sería elevada al rango de
festividad litúrgica, es decir, al mismo nivel que la festividad de los apóstoles.
Por otro lado hemos dicho que ella fue además la “compañera de Jesús”, como dice
textualmente el “Evangelio de Felipe”, teniendo la palabra “compañera” la connotación de
esposa, por más que la Iglesia se empeñe en negarlo:

“32.- Tres caminaban todo el tiempo con el Señor: María, su madre, su hermana y María
Magdalena, la que fue llamada su compañera.

Y digo yo, por algo sería que fue llamada “su compañera”. Y sigue diciendo Felipe:

55.- Una mujer que no ha dado luz a sus hijos puede volverse la madre de los ángeles. Tal
era la compañera del Hijo: María Magdalena. Él la amaba más que a todos los discípulos y la
besaba a menudo en su boca (aunque la palabra “boca” no aparece por estar dañado ese trozo
del fragmento, los estudiosos consideran que por el espacio, el número de letras que faltan y
el contexto, “boca” es la única palabra que encaja ahí). El resto de los discípulos, viéndole,
amando a María, Le dijeron: «¿Por qué la amas más que a todos nosotros?»” Evangelio de
Felipe

Y en el “Evangelio de María” encontrado también en Nag-Hamadi podemos leer:

“Pedro le dijo a María: Hermana, no sabíamos que el Salvador te amaba más que a las otras
mujeres. Comunícanos las palabras del Salvador que tú recuerdes, las que tú conoces y
nosotros no; las que ni siquiera hemos oído”.

¿Qué más se puede añadir a unos párrafos tan claros? De hecho, en los comienzos del
Cristianismo nadie veía anormal que Jesús hubiera tenido esposa, puesto que también se sabía
que la mayoría de los apóstoles eran casados, y se veía normal que los obispos estuvieran
casados, y no fue sino a partir del siglo IV, como dijimos antes, cuando en el concilio de Nicea
se estableció la Iglesia Católica Apostólica y Romana como una institución de poder, y apostó
por el celibato para párrocos y obispos. Aunque sobre ese tema del celibato siguió habiendo
un tira y afloja hasta más o menos la Edad Media en que se prohibió estrictamente en el
concilio de Trento que los curas estuvieran casados.

Y conociendo todo esto, ¿Por qué la Iglesia Católica prohibió el matrimonio a sus obispos y
sacerdotes a pesar de saber que los apóstoles y el mismo Jesucristo estaban casados? ¿Por qué
se llegó a esconder la relación de Jesús con María Magdalena? ¿Y por qué se llegó a tergiversar
el significado del término “fornicación”? ¿Por qué se les ocultó el arcano a los mismos obispos
y sacerdotes, y se les obligó a no casarse con las graves consecuencias que hoy estamos viendo
(homosexualismo y abusos a niños)?

¿Será porque así pueden dedicarse más de lleno a su labor eclesiástica, como dicen para
justificarlo? ¿Puede esto justificar tanto engaño en un asunto tan importante y vital en la vida
física, psíquica y espiritual de una persona? Que cada cual saque sus conclusiones…

Y terminaremos este apartado diciendo algo más. Algunos autores han lanzado la hipótesis
de que la Boda de Caná, en la que María, la madre de Jesús, dispone entre los sirvientes como
si fuera algo más que una invitada, fue de hecho la boda de Jesús con María Magdalena. Y es
curioso que este relato solo aparece en el Evangelio de Juan, “el discípulo más amado” (que
como hemos dicho, un día se demostrará que fue escrito por María Magdalena), pero no
aparece en ningún otro evangelio, lo que es lógico ya que salvo María, la madre de Jesús, y
María Magdalena (la esposa y autora de ese evangelio), seguramente ningún apóstol conoció
ese milagro.
Los 12 Apóstoles: Las 12 Partes del SER

Pero volvamos al Nuevo Testamento: Jesús comienza a predicar y a rodearse de discípulos.


Ciertamente el Gran Maestro Jesús no solo tuvo doce discípulos (los doce apóstoles) como es
creencia general, sino que tuvo muchos más discípulos cercanos, al menos setenta como bien
nos refieren Marcos y Lucas:

“Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu
nombre. Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. He aquí os doy potestad de
hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.” Lucas
10:17-20

Pero de entre esos discípulos escogió a doce como parte del simbolismo esotérico de su
enseñanza:

“En aquellos días él fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios. Y cuando era de día,
llamó a sus discípulos, y escogió a doce de ellos, a los cuales también llamó apóstoles” Lucas
6:12-14

Así vemos como el Gran Maestro comenzó a elegir sus símbolos con los que dejar el
Mensaje. Debían ser doce sus apóstoles y no otro número porque en doce partes se divide el
año, en doce tribus se divide el pueblo de Israel, doce son las puertas de la Jerusalén celestial
(apocalipsis 21:12-15), doce son los signos zodiacales que giran alrededor del Cristo Sol en la
mitología pagana, doce son los caballeros de la Tabla Redonda que sirven al “Rey Arturo”, y en
fin, doce son las partes espirituales y auto-conscientes de nuestro Real Ser Interior Profundo
que sirven al Cristo intimo de cada Maestro de acuerdo al legítimo esoterismo. Y teniendo en
cuenta que Jesús aprendió en Egipto lo más profundo de su conocimiento esotérico, el doce es
el número del “Apostolado”, en el Arcano 12 del Tarot Egipcio. Por lo tanto, Jesús eligió a 12
apóstoles para representar a las 12 partes de nuestro Ser interior profundo que el Iniciado
debe ir despertando o activando dentro de él mismo hasta llegar un día a “resucitar” la parte
más elevada de su Ser, su Cristo Intimo, que como dijera Jesús, le convierte en uno con el
Padre, es decir, le convierte en un hombre o mujer auto-realizado, unido a la inteligencia que
todo lo sustenta.

Así pues, en el Cristianismo Esotérico que Jesús usó para dejar su mensaje, cada apóstol
representa una parte de nuestro Ser interior profundo. Veamos muy brevemente cual es el
significado esotérico de cada uno de los doce apóstoles:

-Simón a quien Jesús le puso el sobrenombre de “Cefas” que en Hebreo que significa
“piedra”, Petrus en Latín o Pedro en Español, representa la parte de nuestro Ser, de nuestra
conciencia, que nos instruye en los misterios de la “Piedra Angular” de los evangelios o “Piedra
Filosofal” del trabajo alquimista, es decir, los misterios del sexo (la piedra sobre la que se
construye todo el edificio espiritual del adepto) por contraposición a la represión sexual, o la
fornicación que a nada conducen.

-Santiago el mayor (hijo de Zebedeo y hermano del apóstol Juan) es el patrón de la Gran
Obra, y representa la parte de nuestro Ser espiritual que nos va instruyendo en los misterios
del Camino (de aquí el “Camino de Santiago”), es decir, en los misterios de la Gran Obra
Interior.

-Juan representa la parte de nuestro Ser que nos instruye en los misterios del verbo, de la
palabra (Juan, IEOUAN, son las vocales esotéricas que hacen resonar los Chacras principales de
la columna espinal), y representa el poder de la “Palabra”, del “Mantram”, con los que
ayudarnos a lo largo del Camino. Por eso nos dice Marcos que “Jesús apellidó a Santiago y Juan
“Boanerges”, esto es, hijos del trueno” Marcos 3-17

-Andrés, hermano de Pedro, pescador primero y “pescador de almas” después, crucificado


en equis (X) representa en el esoterismo los tres factores de la Revolución de la Conciencia: el
Nacimiento (espiritual), la Muerte (de los defectos que cargamos dentro) y el Apostolado
(llevar la luz del conocimiento al prójimo).

-Felipe, es la parte de nuestro Ser que nos ayuda a penetrar en los “cielos”, en las
dimensiones superiores del cosmos (también llamadas “cuarta dimensión” o “mundo astral”,
“mundo mental” y “mundo causal”). El esoterismo es una ciencia práctica en un ciento por
ciento, y en nuestro Felipe particular están las potencialidades para investigar esas otras
dimensiones del cosmos.

-Bartolomé (del Arameo Bar-Tolmay, que significa “hijo de Ptolomeo”), que fue a predicar a
la India y se dice sufrió martirio siendo desollado vivo. En la Edad Media se le pintó con un
cuchillo en la mano y las escrituras en la otra. Representa pues, la parte de nuestro Ser que nos
ayuda en el auto-análisis intimo, en hacernos con ese cuchillo del auto-análisis la disección de
nosotros mismos, de nuestros errores y defectos psicológicos para así llegar a extirparlos de
nuestra psiquis, condición necesaria como ya hemos explicado para el advenimiento del Cristo
Intimo al Iniciado.

-Tomas, también llamado “Dídimo” (el gemelo), es la parte de nuestro Ser relacionada con
el sentido de la comprensión intima y el discernimiento. Comprensión e infinita paciencia son
cualidades necesarias para avanzar en el Camino. Tomás representa la mente que desea
indagar en los misterios, saber, experimentar y comprender en contraposición a lo que
ensañan las Iglesias fracasadas que es creer ciegamente. Nosotros necesitamos manejar la
mente con comprensión, lógica superior y sensatez, y dejar de ser manejados y atormentados
por ella, como ocurre en el común de las personas.

-Mateo (llamado Leví), que es uno de los cuatro evangelistas, representa la ciencia superior
o ciencia Crística que posee nuestro Ser Interior Profundo. La verdadera inteligencia, la ciencia
superior viene de nuestro Ser Interior, de nuestra chispa divina, y nada tiene que ver con la
erudición ni con la intelectualidad de hoy en día que es fruto de una mente al servicio del Ego,
el Satán de la Biblia.

-Judas Iscariote representa a la parte de nuestro Ser que nos instruye en lo que hemos
llamado la “muerte psicológica” o “muerte mística”. Judas, cumpliendo el papel que Jesús le
encomendó, vende al Cristo por 30 monedas, para mostrarnos como el ego, el demonio del
deseo, conspira dentro de nosotros para alejarnos del camino espiritual, fascinándonos con
todo tipo de riquezas, lujos, placeres, vicios, y deseos de todo tipo que tienen nuestra
conciencia hipnotizada y adormecida en un sueño que nos hace vivir la vida en ilusiones en
ilusiones, de las que un día despertaremos (o tal vez ni eso) dándonos cuenta de que perdimos
el tiempo y nos olvidamos de cumplir aquello para lo que vinimos a este mundo.

-Santiago el menor, hijo de Alfeo, llamado también el “justo”, representa la parte del Ser
que nos instruye en la rectitud y la Justicia tan necesarias para poder mantenernos firmes en el
Camino. Todo lo que hagamos en la Camino, debe estar siempre de acuerdo a la Ley de la
Balanza o Ley del Karma.

-Simón el cananeo es representado con una sierra porque se dice que murió aserrado por la
mitad. Representa, como en el caso de Judas Iscariote, diferentes aspectos de la muerte del
“Ego”. Simón el Cananeo, también llamado el “zelote” nos invita al celo y la perseverancia en
el trabajo interior hasta llegar un día a extirpar nuestros defectos psicológicos, nuestro Ego. Y
es que el Ego y el Ser son como el agua y el aceite, los dos no pueden mezclarse, no pueden
existir a la vez en nosotros.

-Judas Tadeo, representado con una espada o un mazo, es conocido popularmente como el
santo de las causas perdidas. “Tadeo” en lenguaje arameo viene a significar “valor”, y
representa la parte del Ser que nos da la voluntad y el valor necesarios para vencer las
dificultades que se nos han de presentar en el difícil Camino de la Autorrealización.
Recordemos que “al reino de los cielos se hace fuerza (se toma con lucha), y los valientes lo
arrebatan (los valientes lo toman)” Mateo 11:12 (Reina Valera Antigua, 1909).

Predicación y Milagros

A partir de este momento, Jesús va dándoles la enseñanza a los apóstoles y a los demás
discípulos cercanos que le siguen, mientras que a las multitudes les predica en parábolas, es
decir, les da una enseñanza general.

Y a la vez que enseña también obra milagros: a los sordos les abre los oídos (a la palabra
divina), a los ciegos les abre la vista (espiritual), a los leprosos le cura las carnes podridas (por
el materialismo y el escepticismo), y a los posesos les saca los demonios (agregados
psicológicos) que les atormentan, y les tienen sumidos en la oscuridad y la locura.

Así, Jesús va mostrando con esos milagros lo que el Cristo Intimo realiza dentro del Iniciado:
el Cristo íntimo va poco a poco destruyendo esos yoes-demonios que cargamos a dentro para
que se nos vayan abriendo los oídos y la vista espiritual, y como consecuencia vaya naciendo la
fe y se vaya curando la lepra del materialismo y el ateísmo que nos ha podrido las carnes
espirituales, los cuerpos internos, durante milenios.

El Cristo Intimo es la “Piedra Filosofal” de los Alquimistas 27 (que cura todas las
enfermedades y transmuta el plomo en oro); el Cristo Intimo es el “Fuego” que arde delante
de Aura-Mazda (el Padre); el Cristo Intimo es el Disco Solar (que nos calienta y da la vida)
adorado por los Egipcios y muchos pueblos de la antigüedad; el Cristo Intimo es el Sol de la
medianoche de los pueblos Nórdicos; o en fin, es el poder y la inteligencia que penetra y
compenetra toda la creación, y por lo tanto, también late en cada uno de nosotros esperando
ser despertado y puesto en actividad para que un día nos haga “Uno con el Padre”.

Ese trabajo interior de purificación y desintegración de los elementos inhumanos que en


nuestro interior cargamos queda también reflejado en varias escenas de la vida de Jesús, como
por ejemplo:

“Y entró Jesús en el templo de Dios (el cuerpo humano), y echó fuera a todos los que
vendían y compraban en el templo (nuestros agregados psicológicos), y volcó las mesas de los
cambistas, y las sillas de los que vendían palomas; y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de
oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.” Mateo 21:12-14

Ese templo somos cada uno de nosotros, y en cada uno de nosotros debería morar el
Padre, pero después de vidas y vidas rodando cuesta abajo en este valle de lagrimas, nuestro
templo interior está convertido en cueva de ladrones, lleno de defectos psicológicos que nos
oprimen la conciencia y nos roban la Paz, la honestidad, la fe, el amor, etc., etc.

27
Alquimia, ciencia medieval destinada a la transmutación de los metales groseros en oro puro. Pero el
esoterismo nos dice que bajo esta idea y los símbolos alquimistas que usaban, como la “piedra filosofal”
y otros, se escondía de la Inquisición un movimiento esotérico cuyo fin era “transmutar” nuestra
personalidad grosera en espiritual.
La Pasión del Cristo: Los Procesos de la Alta Iniciación

Una cosa es llegar a ser Maestro de Misterios Mayores (lo cual ya es un gran logro), y otra
cosa muy superior es ser Maestro de Maestros. Para llegar a esto hay que pasar por los
procesos iniciáticos representados simbólicamente en el “Via Crucis” vivido por Jesús.

Otra prueba clara y palpable de que el Gran Maestro Jesús organizó todo para que
ocurriera cómo ocurrió y no de otra manera, fue la conversación que mantuvo con sus
apóstoles:

“Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a
Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser
muerto, y resucitar al tercer día. Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle
diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca. Pero él,
volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no
pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.” Mateo 16:21-23

Y este otro pasaje: “Tomando Jesús a los doce, les dijo: He aquí subimos a Jerusalén, y se
cumplirán todas las cosas escritas por los profetas acerca del Hijo del Hombre. Pues será
entregado a los gentiles, y será escarnecido, y afrentado, y escupido. Y después que le hayan
azotado, le matarán; mas al tercer día resucitará. Pero ellos nada comprendieron de estas
cosas, y esta palabra les era encubierta, y no entendían lo que se les decía.” Lucas 18:30-34

Así pues, el Gran Maestro Jesús ya tenía sus propios planes de todo lo que había de
acontecer. Su misión estaba siendo la de dejar en su propia vida las enseñanzas del Camino
Iniciático y de los procesos de la “Cristificación”. Y todos los actores de aquel drama,
consciente o inconscientemente, iban a cumplir un papel en ese “Drama Crístico”: los
“ancianos” que reniegan del Cristo son las gentes llenas de experiencias que tras haber vivido
mucho, piensan que ya lo saben todo, y refutan la enseñanza que trae cualquier hombre o
mujer Cristificados porque no encaja en sus experiencias. Los “escribas” son los intelectuales
de cada época, que con la mente llena de sabiondeces, petrificada en tantas teorías y
discursos, son ya incapaces de apreciar y valorar las enseñanzas de un verdadero Maestro, y
también lo condenan. Y finalmente los “sacerdotes” de todos los credos fracasados temen que
les quiten su púlpito desde el que aleccionan según sus intereses a las dormidas multitudes, y
temen perder sus prerrogativas y cargos de obispos o ministros en las que están
cómodamente asentados. Estos son los que reconociendo al verdadero Maestro y sabiendo
que tendrán que cederle el sitio, finalmente lo condenan a muerte para poder seguir aferrados
al poder.

Pero la enseñanza que el Cristo quiso darnos es que esos individuos (los ancianos, escribas y
sacerdotes) no solo están fuera, sino también dentro de nosotros mismos. Ciertamente, las
enseñanzas de los grandes Maestros, siempre revolucionarias y transcendentales, son
rechazadas en nuestro interior por nuestros agregados psicológicos, y nos justificamos
diciendo que lo que ese Maestro predica no está de acuerdo con nuestras experiencias, con
nuestra forma de ver la vida, con la educación que hemos recibido, con las teorías y dogmas en
vigor en nuestra época, y sobre todo, nuestros agregados psicológicos de mala voluntad, de
fariseísmo, rechazan el verdadero Camino Espiritual por el miedo a perder nuestro cómodo
tren de vida, al que nos hemos acostumbrado, y con el que tan a gusto nos encontramos… y
por eso, finalmente las multitudes claman en nuestro interior contra el camino espiritual y
contra el Cristo pidiendo su crucifixión: “Les habló otra vez Pilato, queriendo soltar a Jesús;
pero ellos volvieron a dar voces, diciendo: ¡Crucifícale, crucifícale!” Lucas 3:20
Del mismo modo, tres son los traidores que urden complot contra el Cristo: Judas (que
como ya hemos dicho era uno de sus mejores discípulos y cumplió el papel que el Maestro le
había encomendado), Pilatos y Caifás. En el “Drama Cristico”, Judas vende al Señor por unas
monedas de Plata, Pilatos se lava las manos y lo condena para no contrariar al sanedrín, a
pesar de no encontrar nada en su contra, y Caifás (el sumo sacerdote), después de oír al Cristo,
y a pesar de no encontrar nada en su contra, se rasga las vestiduras acusándole de
proclamarse “Hijo de Dios”, y lo condena a muerte por miedo a perder su influencia y posición
de Sumo Sacerdote.

Estos tres traidores del drama de la Pasión elegidos por Jesús han sido siempre una
constante dentro de la literatura esotérica porque era necesario mostrar que los peores
enemigos del sincero buscador de la Verdad se encuentran siempre dentro de uno mismo, y
son:

1) EL DEMONIO DEL DESEO (representado por Judas) que en nuestro interior cargamos. Los
deseos nos tienen anclados al mundo material, a este valle de lágrimas. El mundo de las
sensaciones y los deseos nos tiene hipnotizados, nos atrae hacia los vicios y placeres de todo
tipo haciéndonos completamente esclavos del mundo de los sentidos. En esas condiciones no
hay ni fuerza interior ni voluntad para iniciar el camino hacia el Padre.

“Aquel que es esclavo de los sentidos está tan inválido como el bote que el viento extravía
sobre las olas”.

2) EL DEMONIO DE LA MENTE (representado por Pilatos) se lava las manos y siempre


encuentra una excusa para condenar al Cristo, es decir, para seguir en lo de siempre, para
justificar nuestros errores y nuestra vida mediocre de perversiones, vicios, apegos y conflictos
de todo tipo. La mente se agarra a cualquier teoría, dogma, o excusa, para no aceptar al
verdadero Maestro ni al verdadero Camino Espiritual. Así, por ejemplo, las teorías que nuestra
mente al servicio del Ego ha elaborado por estos tiempo dicen que “Dios no existe”, que “todo
es fruto de la casualidad”, “del azar”, de “la evolución”, etc., etc., y finalmente si acaso la luz
de nuestra conciencia ha brillado con suficiente fuerza para empujarnos a la búsqueda interior,
entonces aparece Caifás…

3) EL DEMONIO DE LA MALA VOLUNTAD (representado por Caifás), el cual nos habla dentro
amenazándonos con toda clase de calamidades y dolores si seguimos el Camino hacia el Cristo.
Es esa mala voluntad que aparece siempre dentro de las multitudes contra aquel hombre o
aquella enseñanza de tipo superior. Así las cosas, no es de extrañar que todos los grandes
sabios y maestros que en distintas épocas vinieron a dar una enseñanza superior fueron
siempre atacados, calumniados y hasta asesinados por el “Caifás interior” de aquellas personas
que les rodearon.

Esta enseñanza esotérica de los tres traidores mostrada por Jesús se perpetuo más tarde en
el tiempo en diversos círculos esotéricos como la Masonería 28 (en los tiempos en los que
todavía era una verdadera institución de tipo esotérico).

Y así construyeron un relato simbólico a partir del relato Bíblico de Hiram-Abif y la


construcción del templo de Salomón:

28
La Masonería o Francmasonería fue una institución de carácter esotérico aparecida en Europa en el
siglo XVII con el objetivo de mantener viva la “enseñanza esotérica” en el simbolismo de las catedrales y
a través de sus ritos. Sin embargo con el pasar del tiempo perdió su carácter esotérico para perseguir
fines políticos y económicos, no teniendo hoy día ningún valor esotérico, por más que ellos así lo crean.
“Además decía Hiram: Bendito sea Jehová el Dios de Israel, que hizo los cielos y la tierra, y
que dio al rey David un hijo sabio, entendido, cuerdo y prudente (Salomón), que edifique
Templo a Jehová, y casa para su reino. Yo, pues, te he enviado un hombre hábil y entendido,
Hiram-Abif…” II-Crónicas 2:12-14

“Y colocó las columnas delante del templo, una a la mano derecha, y otra a la izquierda; y a
la de la mano derecha llamó Jaquín, y a la de la izquierda, Boaz.” II-Crónicas 3:17

Basados en este relato Bíblico, la Masonería elaboró la leyenda simbólica de la muerte de


Hiram Abif, y aunque según cada Logia las versiones difieren en algunos detalles en lo
referente a los nombres y el desarrollo del relato, la leyenda cuenta que:

“Hiram Abif (representando al Cristo Intimo que es el constructor de nuestro Templo


Interior) fue asesinado por tres compañeros (los tres traidores) miembros del oficio que
trabajaban en la construcción del templo en su afán de obtener del Maestro Masón la palabra
secreta que daba acceso a la Maestría. Jubelas (también llamado Abibala, Sebal o Amru), una
noche, espero al Maestro en la puerta del sur y le pidió los secretos, al no conseguirlos intento
matarlo con una regla (el recto sentir, Jubelas es pues el demonio del deseo, el Judas interior).

Malherido el maestro quiso escapar por la puerta del oeste, donde le esperaba Jubelus
(también llamado Sterkin, Stoquin o Fanor) que también intentó arrancarle los secretos de
Maestro, al no conseguirlo le golpeó con una escuadra (el recto pensar, Jubelus es pues el
demonio de la mente, el Pilatos interior) que le produjo una nueva herida. En su último aliento,
intento escapar por el este y Jubelum (también llamado Oterfut o Metusael) lo golpeó en el
tercer ojo con un mazo de tallar (la voluntad, Jubelum es pues el demonio de la mala voluntad,
el Caifás interior) provocándole la muerte.

Enterado el rey Salomón, convoco a veintisiete Maestros que se dividieron en tres grupos de
nueve y salieron a buscar a los tres traidores. Estos tres grupos se fueron por el Oriente, por el
Mediodía y por Occidente. Una vez encontrados en las cavernas (de nuestro subconsciente)
donde se escondían, fueron muertos por el puñal (representación de la muerte psicológica de
la que ya hemos hablado).

Finalmente (y esto según unas pocas versiones), el rey Salomón le devolvió la vida a Hiram
Abif con el “apretón de manos de un Maestro Mason”.

Hoy en día, con todos nuestros respetos a esta otrora venerable institución, debemos decir
que ya la Masonería dejó de ser una institución esotérica (ya que ni siquiera comprende el
sentido profundo de sus ritos y símbolos), para convertirse en una institución dedicada al
comercio de influencias políticas, económicas y de poder, como ha quedado patente en
numerosos casos y lugares. O en el mejor de los casos, son grupos dedicados tan solo a ciertas
obras de caridad. Así son los tiempos terribles en que vivimos donde el anticristo de la falsa
cultura y la falsa ciencia ha acabado con Logias y Religiones otrora venerables…

Pero continuando con nuestro relato Bíblico de la Pasión y sus esotéricas implicaciones, nos
fijamos ahora en el Cristo coronado de espinas que cargando su cruz va camino del calvario.
Esa corona de espinas simboliza la “Voluntad Cristo” en contraposición a la “voluntad egoica”
representada por Caifás. Esa “Voluntad Cristo” es la que dice:

“Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya” Lucas
22:42

En otras palabras, el camino de la “Cristificación”, es decir, de la Resurrección del Cristo en


el Adepto es un camino que exige una completa obediencia a nuestro “Padre Interior”, a
nuestro Ser Interior. Ser capaces de renunciar a nuestra voluntad egoica para hacer la
“Voluntad del Padre” es algo grandioso, pero a veces es también amargo y duro.

En otro pasaje bíblico esta renunciación está expresada así: “Entonces Jesús dijo a sus
discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.”
Mateo 16:24

“Negarse a sí mismo” es la renunciación a nuestra voluntad egoica, a todo lo ilusorio y


pasajero, para que nuestra mente y conciencia se vaya abriendo a lo verdadero y eterno, eso
que a estas alturas ya el Iniciado va vislumbrando y le da fuerzas para seguir hasta el final del
Camino, el cual ya intuye que esta próximo.

La Crucifixión

“Y cuando llegaron a un lugar llamado Gólgota, que significa: Lugar de la Calavera, le dieron
a beber vinagre mezclado con hiel; pero después de haberlo probado, no quiso beberlo. Cuando
le hubieron crucificado, repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes, para que se
cumpliese lo dicho por el profeta: Partieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron
suertes. Y sentados le guardaban allí. Y pusieron sobre su cabeza su causa escrita: ÉSTE ES
JESÚS, EL REY DE LOS JUDÍOS (INRI). Entonces crucificaron con él a dos ladrones, uno a la
derecha, y otro a la izquierda. Y los que pasaban le injuriaban, meneando la cabeza, y diciendo:
Tú que derribas el templo, y en tres días lo reedificas, sálvate a ti mismo; si eres Hijo de Dios,
desciende de la cruz.” Mateo 27:32-40

Con la crucifixión del Cristo Intimo se consuma la primera parte del trabajo del Iniciado, el
“Primer Día” de la construcción del Templo Interior, o la “Primera Montaña” del trabajo
esotérico. La segunda parte del trabajo, el segundo día de la construcción del Templo o la
Segunda Montaña consistirá en la resurrección del Cristo Intimo en el Iniciado.

Y en el caso de Jesús, con su Pasión y Crucifixión, terminaba el Gran Maestro la primera


parte de su enseñanza esotérica. La segunda parte de su trabajo fue la de resucitar su propio
cuerpo para enseñar al mundo que el Cristo Intimo (que él mismo representaba) debe
resucitar dentro del Iniciado.

Sobre la cruz del madero, aparece la palabra INRI (Iesus Nazarenus Rex Iudaeorum), pero
que esotéricamente es un acrónimo del trabajo con el fuego (“Ignis Natura Renovatur
Integram”, el fuego renueva toda nuestra naturaleza), es decir, el fuego (espiritual) que se
activa a través del Tantrismo, del arcano sexual, renueva toda nuestra naturaleza (interior).
Viniendo a recordar esa frase que para llegar hasta las alturas Iniciáticas de la Crucifixión, para
ser un verdadero Maestro, hay que trabajar con el fuego sexual.
Y está esa frase colocada sobre la Cruz porque este es otro símbolo universal que Jesús
tomó para su enseñanza. La Cruz esté presente en todas las culturas bajo diferentes variantes,
como por ejemplo la cruz Egipcia o “ansada”, la esvástica Nórdica y Oriental, el “lauburu”
Vasco, la cruz Maya, y muchas otras, pero siempre con el mismo significado: como símbolo del
cruce sexual de las fuerzas masculina y femenina para que salte la chispa, el fuego espiritual o
fuego del Espíritu Santo con el que se crean las vestiduras del Alma (el traje de bodas de la
parábola de Jesús, Mateo 22:12), los cuerpos internos o espirituales de los que hablamos en la
develación del Génesis. Y por eso es que Jesús el Cristo eligió morir en la Cruz como parte de
su simbología para indicarnos el camino de la Redención humana.

El significado de la Cruz y de la Crucifixión es, pues, grandioso, y por eso decían los antiguos
rituales Gnósticos “¡Oh Cruz de los maravillosos destinos!, puesta por el Altísimo en la
multiplicidad del Universo para que seas la redención del género humano”

Y siguiendo con el drama de la Crucifixión nos vamos a detener en las siguientes palabras
que Jesús pronunció en la Cruz:

“Elí, Elí, lama sabactani. Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”
Mateo 27:46, pero ya sabemos la gran controversia que hay sobre estas palabras, que no
pertenecen al lenguaje Hebreo, y no se sabe realmente lo que significan.

En realidad estas palabras pertenecen al Lenguaje Ritual Maya que Jesús aprendió en su
viaje a la India, concretamente entre los “Nagas” del Norte de la India, descendientes de los
Atlantes-Mayas que se asentaron en esa zona tras el “Diluvio”. Su significado de acuerdo al
erudito Ignacio Magaloni Duarte es el siguiente:

“Abrimos el diccionario de Ticul, Maya-Español y leemos las palabras:


HELI: significa, ahora, al fin, ya.
LAMAH: significa, sumergirse.
ZABAC: se dice, humo, pre-alba. (Un indígena maya al que interrogamos nos dijo que la
palabra significa, además de otras cosas: parpadear del alba).
TANI: es una palabra compuesta de “tan”, en presencia: y “ni”, nariz; Tani significa "ante la
nariz" y obviamente equivale a lo que hoy decimos: ante la frente, en frente, en presencia de.
La frase así organizada se traduce: AHORA HUNDIRME EN LA PREALBA DE TU
PRESENCIA.” 29

Así pues, el correcto significado de las palabras de Jesús sería en lenguaje Maya: “ahora me
hundiré en la prealba de tu presencia”.

Efectivamente, mucho se ha escrito sobre los antiguos Nagas de la India y sus similitudes
con los símbolos y el lenguaje Maya. Por lo tanto, tampoco es de extrañar que los Nagas (que
en los textos Védicos son unos Dioses con forma de Serpiente), los Brahamanes de la India, y
los pueblos Centro-Americanos (Mayas y Aztecas) usaran todos el símbolo de la “Serpiente
Emplumada”.

Y terminamos este capítulo sobre la crucifixión con el relato de Juan:

“Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de


Cleofas, y María Magdalena. Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que
estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. Después dijo al discípulo: He ahí tu
madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa. Después de esto, sabiendo Jesús

29
Honorato Ignacio Magaloni Duarte (1898 – 1974) “Educadores del mundo: mayas, toltecas, náhuas,
quechuas, incas (ensayo)”, 1969
que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed. Y estaba
allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola
en un hisopo, se la acercaron a la boca. Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado
es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu. Entonces los judíos, por cuanto era la
preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo
(pues aquel día de reposo era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las
piernas, y fuesen quitados de allí. Vinieron, pues, los soldados, y quebraron las piernas al
primero, y asimismo al otro que había sido crucificado con él. Mas cuando llegaron a Jesús,
como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas. Pero uno de los soldados le abrió el
costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua. Y el que lo vio da testimonio, y su
testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis. Porque
estas cosas sucedieron para que se cumpliese la Escritura…” Juan 19:25-36

Así fue y así debía ser para que se cumpliese la Escritura, y la enseñanza quedara escrita en
la mismísima vida, pasión y muerte del Gran Maestro de Maestros, Jesús el Cristo.

La Resurrección del Cristo: La Gran Obra Terminada

“El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún oscuro, al
sepulcro; y vio quitada la piedra del sepulcro. Entonces corrió, y fue a Simón Pedro y al otro
discípulo, aquel al que amaba Jesús, y les dijo: Se han llevado del sepulcro al Señor, y no
sabemos dónde le han puesto.” Juan 20:1-3

Puesto que ya hemos hablado de la especial relación de Jesús y María Magdalena, no nos
habrá de extrañar que ella estuviera en todo momento al lado del Cristo durante el Vía Crucis y
al pie de la Cruz, como tampoco habrá de extrañarnos que la primera persona a la que se le
aparece Jesús tras su resurrección fuera a María Magdalena en vez de por ejemplo a Pedro, o a
su madre María. Y sigue diciendo el apóstol Juan:

“Jesús le dijo: Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella, pensando que era el hortelano,
le dijo: Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo lo llevaré. Jesús le dijo:
¡Miriam! Volviéndose ella, le dijo: ¡Raboni! (que quiere decir, Maestro). Jesús le dijo: No me
toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y
a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios. Fue entonces María Magdalena para dar a los
discípulos las nuevas de que había visto al Señor, y que él le había dicho estas cosas.” Juan
20:15-18

Ni habrá de extrañarnos que Jesús le llame cariñosamente “¡Miriam!” en Arameo en vez de


en Hebreo, y que esta le responda cariñosamente en Arameo “Raboni” (“mi señor”, “mi amo”),
puesto que ya hemos explicado que María Magdalena fue la compañera de Jesús, tal y como
se dice textualmente en los evangelios apócrifos.

Pero la pregunta que se hace mucha gente es, ¿resucitó Jesús realmente? Pues para los
Cristianos esto es un dogma de fe, y para los ateos es algo imposible. Para aquellos que
conocen a fondo las sagradas ciencias de la Cábala y la Alquimia no es ni un dogma de fe ni
algo imposible, sino una realidad. Mucho se ha hablado en el esoterismo de hombres y
mujeres con poderes extraordinarios. Numerosas son las historias de Maestros de sabiduría de
edades indescifrables. Mucho se ha dicho de que a lo largo de la historia más de uno simuló su
muerte, para reaparecer más adelante en el tiempo con otro nombre y otra identidad. En fin,
la pregunta sería, ¿son todo esto leyendas fruto de la imaginación de la gente? ¿O existe una
ciencia capaz de lograr estos “milagros”?
La respuesta la tenemos en los hechos: Los milagros realizados por Jesús resucitando a
Lázaro y curando toda clase de enfermos son verídicos, por el simple hecho de que es
imposible que el Cristianismo hubiera tomado la fuerza que tomó en sus orígenes sin que sus
discípulos hubieran sido testigos de esos prodigios que ellos relatan en sus evangelios, y que
ellos mismos afirmaron llegar a realizar. Pero es que lo mismo se cuenta de un Buda, Moisés,
Enoc, Hermes Trismegisto, etc., etc. Y que diremos de los alquimistas, que afirmaron conocer
una ciencia capaz de transmutar el plomo en oro, y conferir el elixir de la larga vida. Y porque
hoy impere un absoluto materialismo y escepticismo en las gentes y hayamos perdido esta
ciencia espiritual ¿no habremos de creer a tantos discípulos que en distintas épocas y lugares
afirman haber sido testigos de los prodigios de sus Maestros?

Bien es verdad que ningún verdadero Maestro se someterá como un “cobaya de


laboratorio” a las pruebas de nuestros arrogantes y orgullosos hombres de ciencia quisieran
hacerle, pero no por permanecer oculta esa ciencia superior dejará de existir, al contrario, de
esta manera quedará resguardada del mal uso que nuestros científicos y gobernantes le darían
(como ya ha pasado con tantos inventos y descubrimientos), y solo estará accesible a aquellos
que la buscan con nobleza y altura de miras.

Sí, el gran Maestro Jesús conoció la ciencia capaz de devolver la vida a Lázaro o a la hija del
principal: “Al entrar Jesús en la casa del principal, viendo a los que tocaban flautas, y la gente
que hacía alboroto, les dijo: Apartaos, porque la niña no está muerta, sino duerme. Y se
burlaban de él. Pero cuando la gente había sido echada fuera, entró, y tomó de la mano a la
niña, y ella se levantó. Y se difundió la fama de esto por toda aquella tierra.” Mateo 9:23-26

No es entonces de extrañar que también pudiera devolver la vida a su mismo cuerpo físico.
Pero la pregunta es, ¿Por qué todo eso? Y la respuesta es otra vez la misma: El gran Maestro
quiso dejar plasmados en los hechos de su vida misma los procesos de la “Alta Iniciación”.

Al final del “Primer Día Esotérico”, también llamado la “Primera Montaña” o el “Primer Día
que Jonás esta en vientre del Gran Pez”, el “Cristo Intimo” del Iniciado yace en su simbólico
sepulcro (así lo ve internamente el Iniciado), indicándole precisamente que ahora debe
dedicarse el Iniciado a morir psicológicamente pero ya de una forma intensa. Debe bajar a sus
infiernos atómicos, a lo más profundo de su subconsciente hasta desintegrar todos y cada uno
de sus defectos, de sus agregados psicológicos, que forman el subconsciente.

Si el Iniciado logra triunfar en este arduo y duro trabajo de desintegración del Ego, entonces
lo que queda en él es solamente su Cristo Intimo “resucitado”, su Ser, lo Divinal, y esto lo verá
internamente confirmado al ver levantarse su Cristo Intimo del sepulcro lleno de belleza y
esplendor. Y ese Maestro de Maestros es llamado en el Esoterismo Crístico un “Cristificado”,
es decir, alguien que tiene a su Cristo Intimo establecido permanentemente en su anatomía
físico-espiritual, o dicho de otra manera, un auténtico “Hijo de Dios”. Por eso dice Jesús,
representando al Cristo Intimo de cada uno de nosotros:

“A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, A LOS QUE
CREEN EN SU NOMBRE, LES DIO POTESTAD DE SER HECHOS HIJOS DE DIOS; los cuales no son
engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. Y aquel
Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros.” Juan 1:11-14

Ahora la Gran Obra está terminada, ya solo le queda “subir al Padre”, es decir, unirse al
“Dios” de los Cristianos, penetrar en la morada de “Barbelo” de los Gnósticos, o establecerse
en el “Espacio Abstracto Absoluto” de los Cabalistas Hebreos. Pero eso será cuando el Padre lo
quiera, y mientras tanto, ese “Adepto Resurrecto” o “Adepto Cristificado” se quedará en el
mundo trabajando de incognito por esta doliente humanidad.
El “Cristo de la Esmeralda”. Imagen real de Jesús
tomada de una pieza de esmeralda por orden
del emperador Tiberio.

Capítulo 7.- Los Hechos de los Apóstoles

Después de su resurrección, Jesús se apareció en numerosas ocasiones a sus discípulos,


como está recogido en los evangelios y en otros escritos. En el Pistis Sofia 30, por ejemplo, se
dice que Jesús siguió instruyendo a sus discípulos durante 11 años después de su resurrección,
y esas conversaciones quedaron recogidas en dicho libro.

Comenzada su tarea evangelizadora, lo primero que recibieron los apóstoles fue “el Fuego
del Espíritu Santo”. Este fuego espiritual es conocido en el Oriente con el nombre de
“Kundalini”, y como ya hemos dicho en este tratado, ese fuego espiritual es un regalo de la
divinidad a quien está trabajando sinceramente en la Gran Obra del Padre y ha alcanzado un
grado suficiente de pureza y refinamiento, sobre todo en el aspecto sexual. Recibir el fuego del
Kundalini 31 es el comienzo de la Gran Obra, y convierte al aspirante a los misterios en Iniciado,
ya que según ese fuego asciende por el canal medular del iniciado, va abriéndole los Chacras,
lo que le confiere numerosos poderes divinos para que pueda ayudarse a sí mismo y ayudar a
otros en la Gran Obra. Por ejemplo, confiere el “don de lenguas”, tan necesario en ese
momento para los apóstoles que habían de difundir el Evangelio Crístico por toda la tierra. Lo
que estamos diciendo está narrado en los “Hechos de los Apóstoles” de esta forma:

30
Pistis Sofia, del Griego “Poder y Sabiduría”. Texto Gnóstico por excelencia, encontrado en Egipto, fue
compuesto hacia el siglo III d.C., y en él se afirma que recoge las enseñanzas que Jesús dio en secreto a
sus discípulos durante 11 años después de su resurrección.
31
Kundalini, término proveniente del Yoga y el Tantra, es una energía espiritual representada
simbólicamente por una serpiente que duerme enroscada en el chacra muladhara, en la base de la
columna, y cuyo “despertar” confiere poderes y estados avanzados de conciencia.
“En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a
hacer y a enseñar, hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado
mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido; a quienes también,
después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables,
apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios. Y estando
juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la
cual, les dijo, oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis
bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.” Hechos 1:1-6

Y sigue diciendo: “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de
repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la
casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego,
asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a
hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.” Hechos 2:1-4

Así pues, esta es la entrada a la Alta Iniciación: primero se recibe el bautismo del agua, es
decir el conocimiento del arcano para el trabajo con las “aguas sexuales”, y luego se recibe el
bautismo del fuego, es decir, se recibe el fuego del Espíritu Santo o fuego (o serpiente) del
Kundalini:

“Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de


los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.” Hechos 2:38

A partir de aquí, viendo las gentes el ejemplo de los apóstoles, y viendo que la enseñanza
Cristiana era algo práctico y que podía llegar a producir resultados reales y tangibles, muchas
almas se fueron uniendo a ellos:

“Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el


partimiento del pan y en las oraciones. Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas
y señales eran hechas por los apóstoles. Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían
en común todas las cosas; y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según
la necesidad de cada uno. Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan
en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo
favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.”
Hechos 2:42-47

Además, una vez que los apóstoles recibieron el Fuego de Pentecostés, ellos tuvieron
también potestad para despertarlo en aquellos discípulos que habían hecho méritos para ello:

“Cuando vio Simón (el Mago) que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el
Espíritu Santo, les ofreció dinero, diciendo: Dadme también a mí este poder, para que
cualquiera a quien yo impusiere las manos reciba el Espíritu Santo.” Hechos 8:18-19

Lo mismo leemos en la carta del apóstol Pablo dirigiéndose a Timoteo: “Por lo cual te
aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos.” II-
Timoteo 1:6-7

Y ya que hemos llegado a este punto de la imposición de manos, es bueno aclarar que
algunas de las llamadas Iglesias Evangélicas de hoy en día confunden y desvían a sus
seguidores cuando el Pastor de turno va imponiendo las manos a la gente de su congregación
supuestamente para “dar el Espíritu Santo”, y entonces algunas personas sugestionables caen
al suelo desmayadas o presa de convulsiones, diciendo palabras incoherentes. Hemos visto
también “Iglesias” donde las gentes cantan frenéticamente hasta que comienzan a entrar en
una especie de trance mediumnico.
Debemos enfatizar que esto nada tiene que ver con recibir el Espíritu Santo, ni siquiera con
nada divino como ellos creen, ya que ese Pastor ni ha recibido el fuego del Espíritu Santo ni
mucho menos tiene el “Don” de transmitirlo. Todo eso solo tiene que ver con la auto-
sugestión, y en ciertos casos con la propensión al mediumnismo de esas personas, en las que
llegan a penetrar larvas y entidades del bajo astral. Todo eso es peligroso y dañino para la
salud mental de esas personas, y nos muestra el estado de ignorancia y confusión en el que se
encuentran muchas de las mal llamadas Iglesias Cristianas, ya que todo lo anterior nada tiene
de Cristiano, sino que esos grupos están más cerca de la oscuridad que de la Luz.

Y siguiendo con el apóstol Pablo, el relato que se hace en los “Hechos de los Apóstoles”
sobre su historia y conversión al Cristianismo es muy interesante:

“Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le
rodeó un resplandor de luz del cielo; y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo,
¿por qué me persigues? Él dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues;
dura cosa te es dar coces contra el aguijón. Él, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres
que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer. Y
los hombres que iban con Saulo se pararon atónitos, oyendo a la verdad la voz, mas sin ver a
nadie.” Hechos 9:3-8

Pablo es el apóstol que más claramente habla del Cristo Intimo. Tanto es así que sus
epístolas están llenas de expresiones verdaderamente Gnósticas. Y no puede ser de otra
manera, pues ese es el conocimiento que el Salvador había legado a sus Apóstoles, y que estos
estaban enseñando a las gentes que a ellos se acercaban. En aquellas primeras comunidades
los apóstoles enseñaban por ejemplo que Dios, el Espíritu Divino, no es algo alejado de la
creación, sino que mora en todas las cosas, y por lo tanto también en cada uno de nosotros:

¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno
destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois
vosotros, santo es.” I Corintios 3:16-18

O también: “y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Mas vosotros no vivís
según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno
no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él. Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad
está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia. Y si el Espíritu de
aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a
Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en
vosotros.” Romanos 8:8-12

Sin embargo, también conocía Pablo que no solo en nosotros habita una porción de la
Divinidad que nos inclina hacia el bien, sino también todo un conjunto de entidades
tenebrosas que nos inclina hacia el mal… eterna lucha entre la Luz y las Tinieblas tanto fuera
como dentro de nosotros:

“Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en
mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago.
Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí. Así que, queriendo
yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí. Porque según el hombre interior, me
deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi
mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.” Romanos 7:18-23

Todo esto pertenece al Cristianismo Esotérico que Pablo y los apóstoles enseñaban a los
primeros Cristianos:
“Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de
este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen. Mas hablamos sabiduría de Dios en
misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria.” I
Corintios 2:6-8

Desgraciadamente, estas enseñanzas fueron poco a poco desapareciendo con el pasar de


los siglos debido a que no convenían a la ortodoxia Católica, la cual para consolidar su poder
entre las gentes necesitaba imponer un Dios alejado del hombre y la creación, y al que solo se
pudiera llegar a través de sus representantes en la Tierra (el Papa, los Obispos y Sacerdotes).

Y al desaparecer la doctrina primitiva fue desapareciendo también el amor de los


comienzos del Cristianismo que movía a aquellos primeros Cristianos a vivir en comunidades
compartiendo todos sus bienes, ese amor del que habla Pablo tan bellamente diciendo:

“El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se


envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza
de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo
soporta.” I Corintios 13:4-8

Además de las dos epístolas de San Pablo a los Corintios, también están recogidas en el
Nuevo Testamento las epístolas que escribió a los Gálatas, Efesios, Colonenses, Tesalonicenses,
a Timoteo, Tito, Filemón, y la carta a los Hebreos.

Como testimonios interesantes de estas otras cartas podemos mencionar que Pablo llegó a
conocer directamente a Pedro y a uno de los hermanos de Jesús:

“Después, pasados tres años, subí a Jerusalén para ver a Pedro, y permanecí con él quince
días; pero no vi a ningún otro de los apóstoles, sino a Jacobo (Santiago) el hermano del Señor.
En esto que os escribo, he aquí delante de Dios que no miento.” Gálatas 1:18-20

Y haciendo una aclaración sobre el tema controvertido de los hermanos de Jesús diremos
que Marcos y Mateo los mencionan en sus evangelios:

“¿No es éste el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas y de


Simón?” Marcos 6:3

Pero hay que aclarar aquí que estos eran hijos de un matrimonio anterior de José como
bien se explica en el “Evangelio de Pedro” del que han llegado hasta nosotros algunos
fragmentos, según el cual "los hermanos de Jesús serían los hijos de José, nacidos de una
primera mujer que él habría tenido antes de María".

También entresacamos de las otras epístolas del apóstol Pablo un punto interesante: su
visión sobre el “diablo”. Naturalmente no era la idea que luego nos pintó la iglesia para tener
asustadas a las gentes, como un señor malvado con cuernos y rabo que habita en los infiernos,
sino que Pablo y los primeros Cristianos, concebían al “Inicuo”, al “Diablo”, como todos los
seres despiertos y con conciencia en el mal, es decir, gentes (con o sin cuerpo físico) que en
vez de eliminar su Ego, sus “Yoes”, los han robustecido hasta el punto de despertar y adquirir
poder aquí y en las otras dimensiones, pero en el mal y para el mal. Una vez más encontramos
aquí las ideas del Gnosticismo y el Esoterismo:

“Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las acechanzas
del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra
potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales
de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que
podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes” Efesios 6:11-13

Estos son los “ángeles caídos” de las religiones, o los llamados “Magos Negros”, o
miembros de la “Logia Negra” 32 tan citados por tantos y tantos textos del Ocultismo.

Porque como ya hemos dicho repetidamente y así lo expresa San Pablo en I Corintios 2:6-7,
hay un conocimiento oculto que se entrega en secreto desde tiempos inmemoriales a aquellos
que han alcanzado cierta madurez espiritual. Y ese conocimiento, cuando es bien usado nos
lleva a convertirnos en ángeles, pero cuando es mal usado nos convierte en diablos, demonios
o magos negros.

Finalmente, de otra de sus epístolas también podemos destacar el hecho de que los
evangelistas Lucas y Marcos fueron discípulos directos suyos como se refleja en la carta a
Timoteo cuando ya estando en prisión presiente que su fin esta cercano:

“Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. He peleado
la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la
corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino
también a todos los que aman su venida. Procura venir pronto a verme, porque Demas me ha
desamparado, amando este mundo, y se ha ido a Tesalónica. Crescente fue a Galacia, y Tito a
Dalmacia. Sólo Lucas está conmigo. Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el
ministerio.” II Timoteo 4:6-11

Aunque siempre hay quien pone en duda si realmente dichos Marcos y Lucas a los que se
refiere en esa epístola fueron los evangelistas.

Y terminamos este breve repaso de las epístolas de San Pablo con esta reprimenda a sus
discípulos que bien pudiera habérnosla hecho a muchos de nosotros mismos, los depositarios
del conocimiento Crístico-Esotérico, para que valoremos el conocimiento que se nos ha dado y
aprovechemos el tiempo:

“Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os
vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a
ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. Y todo aquel que participa de
la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; pero el alimento sólido es para
los que han alcanzado madurez (Espiritual).” Hebreos 5:12-14

La Epístola Universal de Santiago

Siguiendo con las epístolas de los apóstoles recogidas en el Nuevo Testamento,


encontramos a Santiago, a quien se le consideraba entre los alquimistas como el “Patrono de
la Gran Obra”. Y es que Santiago nos deja en su epístola universal dos claves muy importantes
a la hora de realizar “la Gran Obra”:

1.- La primera clave para comenzar la “Gran Obra” es saber que esta no es cuestión de
teorías, ni de creencias, ni de Fe, como nos dicen los equivocados de las iglesias cristianas de
hoy día, sino de algo práctico que hay que hacer dentro de nosotros como es despertar
nuestra conciencia, desintegrar los defectos que llevamos dentro, y unirnos a nuestro Ser
interior, a nuestro Cristo Intimo. Santiago dice muy claramente que la fe sin obras está muerta,
y que hay que hacer la palabra, que no basta con escucharla:

32
Logia Negra, hermandad tenebrosa formada por aquellos que siguen el sendero del fortalecimiento
del Ego, la degeneración sexual y el tantrismo negro.
“Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros
mismos. Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera a sí mismo, y se
va, y luego olvida cómo era. Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado
en lo que hace.” Santiago 1:22-26

Y más claramente todavía nos dice que la fe no salva a nadie sino las obras, tanto internas
como externas, que lleguemos a hacer:

“Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá
la fe salvarle? Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del
mantenimiento de cada día, y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero
no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha? Así también la fe, si
no tiene obras, es muerta en sí misma.” Santiago 2:14-17

2.- La segunda nos habla de un punto muy importante en el camino espiritual y por el cual
se puede medir muy fácilmente el grado de progreso espiritual que tiene una persona: El uso
de la palabra. Quien no tiene control del verbo no tiene control de sí mismo. El verbo crea,
como nos dice sabiamente el apóstol Juan en su evangelio, y por tanto el buen uso del verbo
crea fuerzas y poderes superiores dentro de nosotros, y por contraposición el mal uso del
verbo crea lo contrario. Escuchemos al apóstol:

“Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino que engaña su
corazón, la religión del tal es vana.” Santiago 1:26-27

“Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí,
¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!” Santiago 3:5-6

“Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su
hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley,
sino juez. Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para
que juzgues a otro?” Santiago 4:11-12

Santiago representó también el “IAO” (sant-I-A-g-O) de los Gnósticos, es decir el Gallo o


“GAIO” indicando el necesario el estado de alerta, de auto-observación, en que debe empezar
a mantenerse constantemente aquel que aspire a despertar su Conciencia para comenzar a
vivir el Camino y conocer los misterios. Vivir de momento en momento, he ahí otra de las
primeras claves del conocimiento esotérico…
Símbolo Gnóstico del “Abraxas”: El Gallo representa el despertar, el látigo y el escudo son la voluntad y la auto-
observación necesarias, las piernas de serpiente son el fuego sagrado del Espíritu Santo, IAO es la palabra, el
Mantram para encenderlo.

La Epístola Universal de San Pedro

A continuación encontramos las cartas del apóstol Pedro, “Y mirándole Jesús, dijo: Tú eres
Simón, hijo de Jonás; tú serás llamado Cefas (que quiere decir, Piedra)” Juan 1:42

Si, Pedro representa la “Piedra” sobre la que se edifica nuestro templo interior, es decir, el
buen uso del sexo, y por eso las palabras de Pedro en su epístola tienen especial vigencia hoy
en día en que la humanidad ha caído en la mayor corrupción moral a causa de la degeneración
sexual y la concupiscencia: “…para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza
divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia” II
Pedro 1:4-5

Y es que la causa principal de la corrupción moral que hay en el mundo hay que buscarla en
la degradación sexual en la que ha caído ser humano desde hace ya muchos siglos. En un
pasado remoto la sexualidad era un acto “sagrado”, y de ahí que se le diera el nombre de
“sacro” al hueso que en nuestra anatomía se sitúa a la altura de los órganos sexuales. Y es por
eso que el Apóstol insiste en sus epístolas en la necesidad de abandonar la concupiscencia y la
fornicación. El sexo, si, es la “piedra de misterios”, pero también “piedra de tropiezo y roca de
escándalo” para muchos “equivocados sinceros” en el Camino Espiritual que por ignorancia
rechazan el sexo o hacen mal uso del mismo:

“Jesús les dijo: ¿Nunca leísteis en las Escrituras: La piedra que desecharon los edificadores,
ha venido a ser cabeza del ángulo. El Señor ha hecho esto, y es cosa maravillosa a nuestros
ojos? Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que
produzca los frutos de él. Y el que cayere sobre esta piedra será quebrantado; y sobre quien ella
cayere, le desmenuzará.” Mateo 21:42-44

Por eso el apóstol nos aconseja: “no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las
concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios. Baste ya el tiempo
pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles, andando en lascivias, concupiscencias,
embriagueces, orgías, disipación y abominables idolatrías. A éstos les parece cosa extraña que
vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan; pero ellos
darán cuenta al que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos.” I Pedro 4:2-6

Desgraciadamente los equivocados sinceros de las Iglesias Cristianas creen que esa “Piedra”
se refiere a Jesús, que basta con creer que Jesucristo es el hijo de Dios y ya están “salvados”, y
no hay forma de hacerles entender que para llegar al Padre no basta con las creencias sino que
también hay que saber trabajar con la “Piedra”.

En el final de la epístola, en su despedida, encontramos también algo interesante, Pedro se


despide junto a Marcos al que califica de hijo: “La iglesia que está en Babilonia, elegida
juntamente con vosotros, y Marcos mi hijo, os saludan”. I Pedro 5:13

Ni que decir tiene que la iglesia ha querido siempre tapar estas cosas afirmando que se
trata de un “hijo espiritual” y no un hijo de sangre, como si esto fuera un delito. Pero Pedro no
trataba a todos de “hijos”, de hecho, dos líneas antes de tratar a Marcos como su hijo, cita a
Silvano tratándolo de “hermano fiel”. Además, si Pedro estaba casado, de lo que hay
abundantes indicios, pudo perfectamente haber tenido un hijo llamado Marcos, y también una
hija, como se afirma en un texto descubierto en la Biblioteca de Nag Hammadi, conocido como
“La hija de Pedro”, datado en torno al último cuarto del siglo II y componente de un
igualmente apócrifo “Hechos de Pedro”.

Y finalmente, después de unas cortas epístolas de Juan y Judas, encontramos el Apocalipsis.


Ya los últimos párrafos de la epístola de Pedro nos introducen en el tema:

“por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua; pero los cielos y la tierra que
existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del
juicio… Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con
grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella
hay serán quemadas. Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis
vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida
del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo
quemados, se fundirán! Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra
nueva, en los cuales mora la justicia.” II Pedro 3:6-13

Y es que los apóstoles habían escuchado al Cristo hablar sobre el fin de esta generación (ver
Mateo 24), refiriéndose a esta “Raza Aria” 33 que puebla los cinco continentes de la Tierra, pero
también hay que decir que el Apocalipsis tiene un sentido externo y además otro interno.

Capítulo 8.- El Apocalipsis


La palabra “apocalipsis” significa “revelación”, y si algo se nos ha de “revelar” es porque
algo estaba “velado”. Rasgar el “velo de los misterios” ha sido siempre el anhelo del sincero
buscador de la Verdad, y ese ha sido también el objeto de escribir este libro:

“Velo de los misterios simbólicamente usado


tanto por la mujer del Oriente
como por la del Occidente
velo en el Templo y velo en su Boda
velados misterios
que solo a unos pocos eran revelados.”
El Autor

33
Raza Aria, en el esoterismo se conoce como “Raza Aria” a la humanidad actual que se formó tras el
“diluvio” y la consiguiente destrucción de la raza humana anterior, la “Raza Atlante”.
Pues bien, en el Apocalipsis le son revelados a Juan los misterios de la conclusión de eso
que se ha llamado en el esoterismo “la Gran Obra”.

En el Antiguo Testamento, el Génesis nos urge al nacimiento del “Hombre autentico”, ese
“Hombre que se ha hecho a sí mismo a imagen y semejanza de Dios”, el hombre que ya ha
creado el Alma, en contraposición al “animal dotado únicamente de intelecto” que hoy puebla
la Tierra y que todavía no tiene Alma sino tan solo un embrión de Alma, la esencia, eso que nos
da la inteligencia y la conciencia de sí mismos. Este grado de “Hombre” se alcanza en la
“Primera Montaña” del Esoterismo.

En el Nuevo Testamento Jesús nos enseña que una vez que se ha llegado al estado de
“Hombre”, podemos pasar por la “Iniciación Venusta” (representada por el nacimiento del
niño Cristo en Belén) para llegar un día a encarnar en nosotros a nuestro Cristo Intimo, a
nuestra Mónada Espiritual, lo cual se logra una vez que hayamos pasado por los procesos
iniciáticos que simbólicamente están representados por el nacimiento, pasión, crucifixión, y
resurrección del gran Maestro Jesús el Cristo. Entonces queda ya ese “Hombre auténtico”, ese
Maestro, convertido en un Ser divino, un Super-Hombre, un Ángel, un Elohim o un Dios
viviente. Esto se alcanza en la “Segunda Montaña” del Esoterismo.

Llegados aquí, podríamos pensar que el asunto está terminado, pero no, aún hay más:
quizás podría alguien estar ya cansado de peregrinar durante millones de años en esta rueda
de dolor (aún como Ángel o Maestro) y desear establecerse para siempre en el seno de eso
que llamamos Dios o el Espacio Abstracto Absoluto de los Cabalistas. Pues entonces deberá
ese Maestro realizar la “Tercera Montaña” de los procesos Iniciáticos y provocar
conscientemente un Apocalipsis interior, una “muerte mística” aún mayor que la realizada
hasta ese momento, y que le permita romper las fuerzas, deseos y vínculos que le unen al
mundo “mayávico” (ilusorio) de la materia y los sentidos, y así poder establecerse
definitivamente y para toda la eternidad en eso que es Dios Inmanifestado, el Absoluto del
Cabalistas, “la Dimensión Cero”, o la mística raíz de la materia y el espíritu, de todo lo que ha
sido es y será. Pero esto son palabras mayores, así que hablemos del Apocalipsis paso a paso.

Así como el apóstol Pablo según sus palabras es arrebatado en “espíritu” (mejor diríamos
en “cuerpo astral”) al “tercer cielo” (o “mundo causal” del esoterismo), y allí tiene una serie de
visiones, pues de la misma manera sucedió que en la Isla de Patmos, Juan el Evangelista tiene
una serie de visiones cuando se encuentra fuera del cuerpo: “Yo estaba en el Espíritu en el día
del Señor…” Apocalipsis 1:10

El “mundo del espíritu” como ya hemos explicado son las dimensiones superiores del
esoterismo o cielos de las religiones. Esas son las regiones de los Ángeles, Arcángeles,
Querubines, Serafines, etc., “…y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta, que decía: Yo
soy el Alfa y la Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves” Apocalipsis 1:11

Lo que viene a partir de aquí está escrito en una forma simbólico-esotérica y por lo tanto
incomprensible para el clero, por lo que el libro del Apocalipsis fue muy cuestionado al
principio por el estamento eclesiástico (casi se le deja fuera de la Biblia en el Concilio de
Nicea), pero finalmente acabó siendo incorporado a la Biblia, y gracias a que el clero no
comprendía su simbología se mantuvo sin ser modificado ni adulterado a lo largo de los siglos.

Como veremos, todo texto sagrado, en este caso el libro del apocalipsis, tiene dos
interpretaciones:

a) La interpretación externa: en la que se nos habla de cómo habrá de ser el final de los
tiempos, es decir, el final de esta raza actual, de esta humanidad que ya ha perdido todo
interés por los valores espirituales. De acuerdo a las edades esotéricas, el final de esta raza, su
Kali Yuga, comenzó ya desde los mismos tiempos en que se escribió el apocalipsis (y prueba de
ello es la misma crucifixión en aquellos tiempos del más exaltado Maestro que ha pasado por
este mundo), se intensificó a partir de la Edad Media, y entro en un proceso acelerado a partir
del siglo XIX cuando la humanidad cayó en un estado de materialismo, ateísmo y barbarie que
desembocó en las dos guerras mundiales del siglo XX (sin duda el siglo más cruel en guerras de
todos los que tenemos registro), y terminará con la tercera guerra mundial que de acuerdo a
todas las profecías acontecerá en este siglo XXI.

b) La interpretación interna: en la que se nos indica el apocalipsis interior o la muerte


mística por la que ha de ir pasando el Iniciado que ya ha alcanzado la estatura esotérica de
“Maestro” si quiere establecerse definitivamente en el “Padre”. Y en todo caso, el apocalipsis
interior que poco a poco debe realizar todo aquel que ha alcanzado grados esotéricos si no
quiere correr el riesgo de ver echado todo su trabajo a perder en cualquier momento, y caer
como la torre fulminada del arcano 16 del Tarot, y convertirse en un ángel caído, en un
demonio.

A la hora de hacer un estudio esotérico del apocalipsis, podemos dividirlo en tres partes
claramente diferenciadas:

1.- La primera la llamaremos “El Hijo del Hombre”, donde se nos recuerda como adquirir la
categoría de “Hombre Verdadero”, descrito en las cartas a las siete iglesias de Asia.

“Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias que están en Asia: a Éfeso,
Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea.” Apocalipsis 1:11

2.- La segunda la llamaremos “El Libro Sellado”, donde se nos advierte de lo que le espera a
toda raza o humanidad que pierde los valores espirituales, y se nos recuerda el apocalipsis
interior por el que ha de pasar aquel que ya alcanzó la categoría de “Hombre Verdadero”.

Aquí encontramos alegorías como el “libro sellado con los siete sellos”, los “cuatro jinetes
del apocalipsis” o la “prostituta y la bestia”.

3.- La tercera parte la llamaremos “La Nueva Jerusalén”, donde se nos habla en lo externo
de la Edad de Oro de la próxima raza que seguirá a la destrucción de esta humanidad actual; y
en lo interno del ingreso a la “Jerusalén Celestial” (al seno del Padre) de aquel valeroso que
haya sido capaz de pasar por su apocalipsis interior. Interesantes son en este capítulo la
descripción y las medidas simbólicas de la “Jerusalén Celestial”.

Pero analicemos todas estas partes del libro de las Revelaciones con un poco más de
detalle:

Las Siete Iglesias

El número siete es un número sagrado, lo encontraremos en numerosos pasajes de la Biblia


y otros textos sagrados. Podríamos enumerar decenas de pasajes donde aparece el número
siete, pero para muestra basten unos pocos:

En el Antiguo Testamento, “Y le respondió Jehová: Ciertamente cualquiera que matare a


Caín, siete veces será castigado.” Génesis 4:15

“Dijo luego Jehová a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca; porque a ti he visto justo
delante de mí en esta generación. De todo animal limpio tomarás siete parejas, macho y su
hembra;” Génesis 7:1-2
“Entonces él extendió su mano, y tomándola, la hizo entrar consigo en el arca. Esperó aún
otros siete días, y volvió a enviar la paloma fuera del arca.” Génesis 8:10

Y en el Nuevo Testamento, “Y mandó a la multitud que se recostase en tierra. Y tomando los


siete panes y los peces, dio gracias, los partió y dio a sus discípulos. Y comieron todos, y se
saciaron; y recogieron lo que sobró de los pedazos, siete canastas llenas.” Mateo 15:35-38

“Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús
le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.” Mateo 18:21-23

No es pues de extrañar que al buscar las siete iglesias, los historiadores no se acaben de
poner de acuerdo, ni de donde estaban esas iglesias, ni de por qué se mencionan esas siete y
no otras. En realidad se mencionan esas iglesias en forma simbólica, porque de acuerdo al
esoterismo Crístico dichas “iglesias” representan los siete chacras principales de la anatomía
oculta del Ser Humano, y a través de ellas se expresa el Espíritu Divino (el Cordero, el Cristo
Intimo de esa persona) cuando están activas dentro del Iniciado. Desgraciadamente en la
persona normal y corriente que nunca ha trabajado su anatomía oculta, los chacras están
inactivos, atrofiados. En la masonería oculta se les llamaba “botones de oro”, y el Oriente se
las describe con todo lujo de detalles, y se narran también los poderes que estos centros
magnético-espirituales o sentidos internos del cuerpo astral, confieren a quien los ha
despertado. Se explica también en la literatura Oriental como estos centros pueden ser
puestos en actividad con el poder de los mantras y la concentración, aunque su máxima
actividad solo se alcanza cuando el fuego del Kundalini o fuego del Espíritu Santo asciende
hasta ellos poniéndolos al máximo de su actividad y confiriendo al Adepto innumerables dones
y poderes. El candelabro de siete brazos representa lo mismo, los siete chacras en los que arde
el fuego del Kundalini o fuego del Espíritu Santo. Así pues, esas son las siete iglesias, las siete
estrellas, los siete candeleros de oro:

“Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de estas. El
misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y de los siete candeleros de oro: las
siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros que has visto, son las
siete iglesias.” Apocalipsis 1:19-20

Sintetizando, podemos decir que estas siete iglesias se corresponden con los siete Chacras
principales de la anatomía interna del ser humano de la siguiente manera:

1.- Iglesia de Efeso – Chacra Muladara (situado en el Coxis)


2.- Iglesia de Esmirna – Chacra Svadistana (situado en las glándulas sexuales)
3.- Iglesia de Pergamo - Chacra Manipura (situado en el “plexo solar”)
4.- Iglesia de Tiatira – Chacra Anahata (situado en el corazón)
5.- Iglesia de Sardis – Chacra Vishuda (situado en la laringe)
6.- Iglesia de Filadelfia – Chacra Ajna (situado en la glándula pituitaria)
7.- Iglesia de Laodicea – Chacra Sahasrara (situado en la glándula pineal)
Nos dicen en el Oriente que dichos chacras pueden ser activados con la vocalización diaria
de ciertos mantras o “palabras de poder”. Hay diferentes mantras que el interesado lector
puede encontrar en los textos Orientales. Los más básicos serían las mismas vocales, y a partir
de ahí podemos encontrar otros mantras más complejos. En síntesis podemos decir lo
siguiente:

Chacra Muladara – Mantra fundamental, la “S” (pronunciada como el sonido del fuego) –
Poder sobre el “elemento tierra”.
Chacra Svadistana – Mantra fundamental, la “M” (como el mugido de una vaca) – Poder
sobre el “elemento agua”.
Chacra Manipura – Mantra “U” – Poder sobre el “elemento fuego”, telepatía.
Chacra Anahata – Mantra “O” – Poder sobre el “elemento aire”, intuición, salida en astral.
Chacra Vishuda – Mantra “E” – Clariaudiencia y sintetismo conceptual.
Chacra Ajna – Mantra “I” – Clarividencia (es el “tercer ojo” de las antiguas culturas)
Chacra Sahasrara – Mantra “I” y Mantra “R” – Polividencia, Sabiduría.

Y aquí debemos añadir un sabio consejo del Dr. Krum Heller: “Yo, que tengo casi medio
siglo de estudio en estos asuntos, que tengo los grados más altos del esoterismo… …que traté
personalmente a los principales ocultistas del mundo, declaro que para mí en la vocalización,
en el uso de los mantrams y la oración, mediante el despertar de las secreciones sexuales,
reside el único camino de llegar a la meta y todo lo demás, que no sea por aquí, es perder
lastimosamente el tiempo.” 34

34
Dr. Kumm Heller, “Logos, Mantram, Magia”
El Libro Sellado con Siete Sellos y los Cuatro Jinetes del Apocalipsis

“Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por
fuera, sellado con siete sellos. Y vi a un ángel fuerte que pregonaba a gran voz: ¿Quién es digno
de abrir el libro y desatar sus sellos? Y ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la
tierra, podía abrir el libro, ni aun mirarlo.” Apocalipsis 5:1

Para entender este pasaje del apocalipsis relativo a los siete sellos y los cuatro jinetes que
esparcen destrucción por el mundo hay que entender lo que son las razas y lo que es el Karma.
Este pasaje nos está hablando principalmente del final de nuestra raza, conocida en el
esoterismo como la “Raza Aria”. Ha habido sobre la tierra cinco razas o cinco humanidades que
son los “Cinco Soles” del llamado “Calendario Azteca”, y que hacen referencia a cinco periodos
de tiempo específicos en la historia de la humanidad. El ser humano puebla la faz de la Tierra
desde hace millones de años, a pesar de lo que diga nuestra orgullosa antropología, y han
existido tiempos de esplendor y tiempos de destrucción (el último de estos aun recordado en
las leyendas de todos los pueblos como el “diluvio universal”). Hay que empezar por decir que
el ser humano no está sobre la Tierra por causa del azar o la casualidad como
equivocadamente pregona la teoría de la evolución, teoría de la que todos hablan pero de la
que nadie ha podido dar una sola prueba más allá de suposiciones y del parecido de unos
huesos con otros. Cualquier persona, simplemente con su sentido común (que para eso se nos
ha dado), se debería dar cuenta de que el orden y las leyes no pueden surgir del “azar” sino de
una inteligencia que subyace en todo lo existente, y que al igual que en una semilla esta
contenido el desarrollo de todo el árbol, así mismo en los gérmenes primitivos de nuestro
mundo estaba contenido el desarrollo del ser humano y las diversas especies, de acuerdo a los
planes de esos “individuos sagrados” conocidos en las diferentes tradiciones como Ángeles,
Arcángeles, Maestros, Devas o Dioses.

La vida y las humanidades son algo inherente al universo porque como decían los
Alquimistas “Dios se contempla a sí mismo en el espejo de la creación”, queriendo decir que en
todo lo que existe, en todo ser humano, hay una chispa divina, una inteligencia divina, una
porción de Dios, ansiosa de auto-realizarse, de tomar conciencia de su propia Divinidad en el
espejo de la creación. Y de acuerdo a ese plan divino, en nuestro mundo han de desarrollarse
siete humanidades o siete razas, y la nuestra, la humanidad que hoy puebla la Tierra es la
quinta de estas razas que han existido sobre la Tierra, y por cierto que terminará pronto de
seguir el camino de auto-destrucción que el ser humano de hoy en día ha emprendido.

Es bien cierto que toda raza tiene una edad de Oro o esplendor y una edad de Hierro o
decadencia y destrucción. Y es para estos últimos tiempos de nuestra raza Aria que fue escrito
el apocalipsis:

“Vi cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes decir
como con voz de trueno: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba
tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer.” Apocalipsis 6:1-2

Esta es la raza blanca (Franceses, Ingleses, Españoles) que se adueño del mundo en los
siglos pasados.

“Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: Ven y mira. Y salió
otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que
se matasen unos a otros; y se le dio una gran espada.” Apocalipsis 6:3-4
Esta es la tierra de Norteamérica, los conquistadores de la raza roja, que en el último siglo
se adueñaron del mundo, y han estado involucrados en todos los conflictos bélicos de los
últimos tiempos.

“Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he
aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. Y oí una voz de en
medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras
de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino.” Apocalipsis 6:5-6

Estos son los pueblos de raza negra y morena, que lleva una balanza en la mano, el peso del
karma y el dolor que están sufriendo estos pueblos en el África y otros lugares.

“Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente, que decía: Ven y mira. Miré, y
he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía;
y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre,
con mortandad, y con las fieras de la tierra.” Apocalipsis 6:7-8

Esta es la raza amarilla, la China, que en estos momentos está convirtiéndose en la primera
potencia mundial, y cuando lo consiga sembrara el mundo de dolor y muerte, y se desatará
una espantosa tercera guerra mundial.

“Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por
causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. Y clamaban a gran voz, diciendo:
¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran
en la tierra? Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de
tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también
habían de ser muertos como ellos.” Apocalipsis 6:9-11

Y será perseguido todo aquel que siga el Camino Espiritual, porque como ya lo ha
demostrado con creces en su propio país y en el Tíbet asesinando a monjes, monjas y
destruyendo los templos, el Comunismo Chino (disfrazado ahora de un Capitalismo de Estado)
esta guiado internamente por las tinieblas de la Logia Negra, y odia a muerte la espiritualidad.

“Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro
como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre; y las estrellas del cielo cayeron sobre
la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento. Y el cielo
se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su
lugar. Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo
y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes
y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el
trono, y de la ira del Cordero; porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse
en pie?” Apocalipsis 6:12-17

Después de que haya ocurrido todo lo anterior, un gran cataclismo se cernirá de forma
inesperada sobre la Tierra al igual que ocurrió en el continente Atlante, y será el final de esta
raza. Los sobrevivientes serán los cavernícolas del futuro, y en medio de ellos florecerá la edad
de Oro Espiritual de una nueva raza que será establecida por las Jerarquías Divinas y que poco
a poco poblará la Tierra. Ya en los círculos del esoterismo se le ha dado nombre a esta raza,
será la “Raza Koradhi”.

“Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora. Y vi a los
siete ángeles que estaban en pie ante Dios; y se les dieron siete trompetas.” Apocalipsis 8:1-2
Finalmente los ángeles del señor, es decir, los Maestros que velan y guían por nuestro
mundo y sus razas, arrancaran toda mala yerba que haya podido quedar para que la nueva
raza espiritual pueda florecer.

“Y él me dijo: Es necesario que profetices otra vez sobre muchos pueblos, naciones, lenguas
y reyes.” Apocalipsis 10:11

Todo esto es la visión de Juan el apóstol sobre los tiempos del fin de esta humanidad,
tiempos en los que ya nos encontramos. Todo el mundo lo sabe intuitivamente, y no es de
extrañar por lo tanto la cantidad de películas que aparecen en Hollywood sobre guerras
devastadoras, cataclismos, pandemias, meteoritos que caen sobre la tierra, etc. Ya en los
mundos internos todos estos acontecimientos dolorosos están tomando forma y las personas
los presienten…

“La apocalíptica Bestia de siete cabezas, representando los siete pecados capitales, ante la que se arrodillan los
reyes de este mundo”.

La Mujer y la Bestia

Los relatos del libro del apocalipsis que siguen al anterior son alegóricos de las fuerzas
bestiales que se han desatado sobre esta humanidad:

En su aspecto externo: crímenes, guerras, odios, intolerancia, infra-sexualidad, etc., etc. Y


en su aspecto interno: las fuerzas bestiales que todo ser humano lleva en su interior: ira, celos,
odios, monstruosidades, venganzas, rencores, etc., etc., y sobre las cuales el Iniciado debe
provocar su apocalipsis interior si desea que su trabajo de purificación interna y eliminación
del “yo” sea completo y total.

“Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus
pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. Y estando encinta, clamaba con dolores
de parto, en la angustia del alumbramiento. También apareció otra señal en el cielo: he aquí un
gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas;
y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el
dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto
como naciese.” Apocalipsis 12:1-5
Todo el trabajo de purificación lo realiza el Iniciado con la ayuda de su Madre Divina, la
Virgen de todas las religiones, el aspecto femenino de Dios, o Dios Madre en nosotros. Ella es
ese fuego divino, esa energía espiritual que como una madre nos asiste constantemente
cuando la invocamos intensamente, para ayudarnos en nuestros procesos de purificación y
eliminación de todas esas fuerzas infernales, infra-humanas, egoicas, que todo hombre y mujer
llevamos en el subconsciente de nuestra psiquis.

Es ella, nuestra Madre Divina, quien al eliminar esas fuerzas infernales de nuestra psiquis,
va alumbrando en nosotros a un hombre nuevo, un hombre espiritual, alguien en quien ya
puede encarnar el niño Cristo, la Monada interna de cada ser humano, terriblemente divina.

Ella, nuestra Madre Divina, se “activa” por medio de la meditación (en el defecto que
queremos eliminar) y la oración (llena de fe a nuestra Divina Madre) para que nos elimine el
defecto que hemos meditado y comprendido. Así va progresando el Adepto en su lucha contra
su dragón particular.

El dragón, la bestia de siete cabezas (los siete pecados capitales) y diez cuernos (el arcano
10, la rueda del Samsara), esta siempre atenta para tratar de evitar ese alumbramiento
espiritual, y tiene grandes poderes para tratar de evitarlo, es por eso que el Iniciado que no
quiera fracasar tiene que provocar su apocalipsis interior, destruir esta bestia constituida por
las raíces más profundas y fuertes del “Yo psicológico”, manojo de deseos, pasiones y fuerzas
infra-humanas que todo ser humano lleva dentro como resultado de muchas vidas vividas en
forma equivocada e inconsciente.

“Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez
cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo. Y la bestia
que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el
dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad. Vi una de sus cabezas como herida de
muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia, y
adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo:
¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?” Apocalipsis 13:1-5

Ciertamente, el poder de la Bestia, Satán o el Ego que llevamos dentro, es muy grande,
hasta el punto de que ese “Ego”, manojo de “Yoes”, tienen poder para regenerarse a sí mismos
en cuanto el Iniciado baja la guardia del estado de alerta y auto-observación interior. Si, es fácil
comprobar que cuando uno deja de vivir el momento, rápidamente nos identificamos con las
cosas del mundo exterior (situaciones, palabras, objetos) o del mundo interior (pensamientos,
emociones, recuerdos), y así se regenera y fortalece la bestia interior. Este es el misterio, la
causa de los Ángeles caídos, asunto tan difícil de comprender para muchas personas.

Y sigue diciendo el Apóstol en su visión:

“Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un
cordero, pero hablaba como dragón. Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en
presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya
herida mortal fue sanada. También hace grandes señales, de tal manera que aun hace
descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres. Y engaña a los moradores de la
tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los
moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió. Y
se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese
matar a todo el que no la adorase.” Apocalipsis 13:11-15

Sobre este párrafo nos dice lo siguiente el Maestro Samael Aun Weor en el “Mensaje de
Acuario”:
“Esta bestia que tiene dos cuernos semejantes a los de un cordero, mas habla como un
dragón, es la ciencia materialista de los moradores de la Tierra. La ciencia materialista engaña
a los moradores de la Tierra por las señales que le ha sido dado hacer en presencia de la Bestia:
cohetes teledirigidos, naves cósmicas, radiotelevisión, aviones ultramodernos, bombas de
hidrógeno que hacen llover fuego del cielo sobre las ciudades indefensas, bombas atómicas,
submarinos atómicos, rayos mortales, etc.

Todos esos inventos son las señales con que la bestia de dos cuernos engaña a los
moradores de la Tierra. Entonces los hombres, engañados, adoran a la gran bestia y dicen:
«¡No hay como la bestia! ¿Quién puede ser superior a la bestia?».

Los hombres de la ciencia materialista envenenan con sus teorías a las multitudes. Entonces
la imagen de la bestia habla. Los Santos que no adoren a la bestia son matados, perseguidos,
encarcelados y odiados. La bestia de dos cuernos es terrible.”

Y finalmente termina este capítulo del Apocalipsis diciendo:

“Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese
una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino
el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. Aquí hay sabiduría.
El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su
número es seiscientos sesenta y seis.” Apocalipsis 13:15-18

La bestia tiene número de hombre, si, porque desgraciadamente esa bestia, el ego, está
como ya hemos explicado dentro del hombre… y cada vez más fuerte. Hoy la bestia, Satán,
reina soberana en este Kali-Yuga, y todo el mundo lleva la marca de la bestia dentro porque
todo el mundo lleva el Ego dentro, y nada se hace en esta sociedad sin que intervenga y lo
controle la bestia porque los gobernantes del mundo (políticos, banqueros, científicos, líderes
religiosos, etc.) llevan dentro a Satán, a la bestia cuyo número es 666, es decir, 6+6+6 = el
arcano 18 del Tarot, nuestro enemigo interior, las tinieblas, el Ego.

Y lo crea el lector o no, el estado en general del ser humano de hoy en día es tan
lamentable, y son tan pocos los que anhelan un cambio radical, que como se sabe en el
legítimo esoterismo, ya esta humanidad fue juzgada en 1950 (tras la destrucción del Tíbet) y
condenada al abismo por los Maestros de la Blanca Hermandad. Desde entonces, muchas de
las almas que desencarnan no vuelven a la faz de la Tierra sino que penetran en el abismo.

Es pues urgente para el Iniciado lograr ese apocalipsis interior, para evitar ser pasto de ese
otro apocalipsis en los abismos de la naturaleza.

Para terminar, volvemos a repetir lo ya dicho varias veces a lo largo de este libro: la
salvación del Ser Humano no es cuestión de razas, ni de creencias, ni de religiones, ni de
bautismos, como erróneamente suponen tantos y tantos “equivocados sinceros” como los que
interpretan los siguientes versículos del apocalipsis al pie de la letra:

Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los
hijos de Israel.” Apocalipsis 7:4-5

No existen elegidos ni sellados de antemano, sino que se auto-elige todo aquel que logra
destruir a su bestia interior por medio del trabajo esotérico y del trabajo en la “novena esfera”,
que es lo que representan los 144.000 sellados, 1+4+4+0+0+0 = arcano 9 del Tarot (la novena
esfera, el Iniciado, el eremita del Tarot), es decir, aquellos que lograron entrar a los misterios
de la Iniciación.
“Después miré, y he aquí el Cordero estaba en pie sobre el monte de Sion, y con él ciento
cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de él y el de su Padre escrito en la frente. Y oí una
voz del cielo como estruendo de muchas aguas, y como sonido de un gran trueno; y la voz que
oí era como de arpistas que tocaban sus arpas. Y cantaban un cántico nuevo delante del trono,
y delante de los cuatro seres vivientes, y de los ancianos; y nadie podía aprender el cántico sino
aquellos ciento cuarenta y cuatro mil que fueron redimidos de entre los de la tierra. Éstos son
los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes. Éstos son los que siguen al Cordero
por dondequiera que va. Éstos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios
y para el Cordero.” Apocalipsis 14:1-5

Solo nos queda añadir, parafraseando al lenguaje bíblico: el que tenga entendimiento que
entienda, porque aquí hay sabiduría.

La Jerusalén Celestial

En los dos capítulos finales del Apocalipsis las cosas cambian, termina el dolor y la
destrucción, y se nos hace la promesa de “un cielo y una tierra nuevas”, la “nueva Jerusalén”.
Esto hay que entenderlo una vez más en su doble aspecto, externo e interno:

“Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el
mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de
Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que
decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su
pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.” Apocalipsis 21:1-3

En lo externo, como ya hemos explicado, nos encontramos en un “Kali Yuga” que terminará
en un apocalipsis y una auto-destrucción por no haber sabido vivir de acuerdo a las leyes y
preceptos Divinos. Ya las bases de esta destrucción están puestas, el mundo está sembrado de
armas nucleares, y la bestia (el ego) está cada vez más fuerte en el ser humano. ¿Y después?,
pues en los distintos apocalipsis que hay en las diferentes culturas y religiones el final es
siempre el mismo (véase anexo, tablas comparativas de religiones): después del apocalipsis
comenzará una Edad de Oro formada por una nueva raza espiritual. Esto lo encontramos en el
apocalipsis Cristiano, pero también en las tradiciones Griegas, Escandinavas, Centro-
Americanas, etc. En estos momentos en los que escribimos este libro, esa nueva humanidad
espiritual ya está en vías de formación: estará constituida por todos aquellos Iniciados de todas
las partes del mundo que están sinceramente hollando el Camino Interior, el Camino Espiritual.

Y en lo interno, la Jerusalén Celestial hace referencia a que después del apocalipsis interno
del Iniciado, una vez destruida su bestia interior, el Iniciado disfrutará de su esplendor
espiritual, y tendrá derecho a morar permanentemente en la Jerusalén Celestial (los mundos
espirituales).

“Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto,
ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Y el que estaba sentado en el trono dijo:
He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y
verdaderas. Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere
sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. El que venciere heredará todas
las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.” Apocalipsis 21:4-7

Así, el que venciere a su bestia interior heredará todos los reinos celestiales, y su Cristo
interior habitará en él, y él será su hijo, y podrá ser llamado “hijo de Dios” y Maestro de
Perfecciones…
Este es el extraordinario mensaje que nos vino a dar ese grandísimo “Hijo de Dios” llamado
Jesús de Nazaret, y todas estas cosas escritas en este libro las entendían perfectamente sus
apóstoles y los primeros Cristianos. Pero pasaron los siglos, y la Iglesia y sus representantes
que deberían de haber sido los custodios de este mensaje, se fueron olvidando de todo esto
fascinados por el poder y las riquezas, hasta quedar hoy en día convertida en una institución
que solo habla bonitas palabras y hace algunas obras de caridad, pero vacía de todo verdadero
conocimiento espiritual; y esto es muy grave a los ojos de la Ley y a los ojos de Dios. Por eso es
que el “tercer mensaje de Fátima” 35 es una severa advertencia a esta humanidad corrupta y a
la Iglesia Católica en particular.

Símbolo esotérico de los primeros Cristianos representando


a través del Ancla, la cruz y las tres fuerzas primarias: Padre, Hijo y
Espíritu Santo. Alfa y Omega, Principio y Fin de todo lo existente.

35
Tercer Misterio de Fátima, fue hecho público por la Iglesia el 13 de mayo del 2000 (a pesar de que la
Virgen había pedido expresamente que se hiciera público en 1960). Es la visión de un ángel amenazando
con su espada llameante al mundo, y la visión de la destrucción de Roma y la muerte del Papa y los
obispos.
EPÍLOGO

Y aquí nos vamos a detener, porque ya hemos dicho bastante y ahora le toca a cada cual
investigar por su cuenta, si quiere llegar un día a alcanzar los más profundos arcanos de la
Naturaleza y de Dios.

Naturalmente que no escribimos este libro para enriquecernos puesto que somos
conscientes de que en estos tiempos muy pocos se interesarán por este tema. Tampoco lo
escribimos para criticar a una institución fracasada como la Iglesia Católica ya que todas las
religiones están hoy en día en un estado parecido, y lo mismo podríamos haber escrito de
cualquier otra religión. Solo lo escribimos para gritar al mundo Cristiano que el tiempo
apremia, el ser humano se está convirtiendo en un demonio (y esto no es una alegoría), y hay
la necesidad urgente de entender el mensaje esotérico del libro por excelencia del
Cristianismo: la Biblia.

La Biblia es el libro espiritual por excelencia, pero como cualquier texto sagrado que va
dirigido a la conciencia del ser humano no puede leerse literalmente, no puede leerse a la letra
muerta, no debe leerse solo desde un punto de vista intelectual y literal. Sus parábolas,
imágenes y relatos tienen un significado esotérico que escapa al nivel de comprensión
intelectual para dirigirse a la conciencia de la persona intuitiva e inspirada.

Para quien no tiene ese anhelo profundo de la búsqueda espiritual quedara simplemente
como unos bonitos relatos, unos códigos generales de moral a seguir, y unas historias con más
o menos sentido, pero la verdadera enseñanza quedara oculta por el velo de los símbolos a la
espera de que el alma haya madurado lo suficiente para ser digna de descubrirla y usarla
sabiamente tanto para su propia autorrealización como para orientar al prójimo.

Jesús el Cristo, el personaje central de la Biblia, vino a hablarnos de la salvación del hombre,
pero a las multitudes siempre les habló de forma alegórica. Es muy duro decirle al hombre
claramente que el verdadero ser humano, aquel que posee alma, individualidad, todavía no
existe, que hay que crearlo. Es muy duro decirle al hombre claramente que lo que tenemos
hoy en día la mayor parte de los seres humanos es un cuerpo y una mente manejados por
fuerzas egoicas y bestiales, que somos solamente animales dotados de un intelecto, pero no
hombres dotados de alma. Tan solo tenemos un embrión de alma, una chispa Divina cada vez
más ahogada por una multitud de agregados psicológicos que nos está convirtiendo en
demonios, peor aún que animales. Es muy duro decirle al hombre claramente que no basta
con creer o bautizarse. Es muy duro decirle al hombre que somos solo una posibilidad, que
puede perderse:

“He aquí, el sembrador salió a sembrar. Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto
al camino; y vinieron las aves y la comieron. Parte cayó en pedregales, donde no había mucha
tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; pero salido el sol, se quemó; y
porque no tenía raíz, se secó. Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron.
Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por
uno. El que tiene oídos para oír, oiga.” Mateo 13:4-10

Somos pues, solo una posibilidad, y desarrollarla requiere conocimiento, esfuerzo y


paciencia, por eso dijo el Cristo, “Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas.” Lucas 21:19

Si al lector le parece extraño todo lo que estamos diciendo, hemos de aclararle que no
hemos pretendido con esta obra decir nada nuevo, que estudie el esoterismo de cualquier
religión auténtica y de cualquier cultura solar, y verá que lo que en este libro hemos escrito se
conoce desde el comienzo de la humanidad misma, tan solo lo hemos dicho sin alegorías ni
símbolos, usando el lenguaje directo del hombre moderno. Por lo tanto nada decimos de
nuevo, solo hemos pretendido volverlo a decir, una vez más...

Los pastores Cristianos de hoy en día, Ortodoxos, Católicos y Protestantes o Evangélicos,


ciegos guías de ciegos, nos insisten en decir: “la Biblia es la palabra de Dios, ahí está todo, no
hay nada que buscar en otro lado, etc.”, pero a eso habríamos de añadir: si, pero hay que
saberla entender, hay que tener las claves y la conciencia despierta, y ellos ni tienen las claves
ni tienen la conciencia despierta, y la prueba está en su propia vida, en la que a menudo sus
actos contradicen lo que predican. A ellos mismos les decimos, abran su corazón y su mente,
abran sus ojos y sus oídos porque aquí hay sabiduría.

“Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los
sabios y entendidos (los eruditos e intelectuales), y las has revelado a los niños (los Iniciados).”
Lucas 10:21 36

Somos conscientes de la dificultad que habrá tenido el neófito para poder entender este
libro sin unos conocimientos básicos de auténtico esoterismo y gnosticismo, pero ojalá que al
menos este tratado le despierte la inquietud para a dar los primeros pasos.

Lo cierto es que el mundo se cae a pedazos, la humanidad se corrompe a mil por hora y los
misterios se alejan más y más del hombre profano. Aquí están escritos otra vez en este libro. Si
en verdad anhela nuestro lector resolver el enigma de su existencia, le decimos que no se
detenga aquí, pues este fue solo el primer paso…

¡Oh sincero buscador de la verdad, ya casi no hay tiempo, ya ni siquiera hay tiempo de
buscar, sino de encontrar!

Cristóbal Anpu

MULTI AUTEM SUNT VOCATI PAUCI VERO ELECTI


(Muchos son los llamados y pocos los escogidos)

Contacto: Si al lector le ha interesado este tema y desea más información, puede escribirnos al
correo: crisanpu@gmx.es
o seguirnos en Facebook: https://www.facebook.com/cristobal.anpu
o en Twitter: https://twitter.com/cris_anpu

36
Todas las citas Bíblicas recogidas en este libro han sido sacadas de la Biblia “Reina Valera” edición de
1960 o 1909, que fue la primera Biblia completa editada en Español y la que más se ajusta al sentido de
los textos originales.
FIN
Anexo: Breve Tabla Comparativa de Religiones
En estas 6 tablas que hay a continuación se anexa una breve comparación de las principales
religiones del mundo, con el objeto de hacer ver al lector que las similitudes son mucho más
fuertes que las diferencias. Hacer un estudio en profundidad se sale ya de este tratado,
aunque reforzaría más lo que acabamos de decir.
MUY BREVE TABLA COMPARATIVA DE RELIGIONES
Cristianismo Islam Hinduismo y Paganismo: Antiguo Egipto Centro América:
Budismo Grecia, Roma y Incas, Mayas, y
Escandinavia Aztecas
Dios Un Dios único Un Dios único Hinduismo: Brahma Un Dios principal: Un Dios principal Mitología Maya:
Jehovah, rodeado de Allah, rodeado de Budismo: El Nirvana. Zeus (Grecia), Júpiter llamado Ra, Amón-Ra HunabKu es el dios
seres sagrados seres sagrados El poder impersonal (Roma), Odín u Osiris, y dioses principal, el centro de la
(ángeles) (ángeles) del que emana la (Escandinavia) y secundarios. galaxia. Luego estaban
creación y los Dioses. dioses secundarios. los dioses secundarios.
Seres Serafines, Ángeles con Dioses secundarios o Dioses secundarios: Dioses secundarios: Dioses Secundarios:
Sagrados Querubines, Tronos, distintos grados. Devas en el Marte, Minerva, Horus, Isis, Anubis, Quetzalcoatl, Tlaloc,
Virtudes, Potestades, Hinduismo, y Budas Apolo, etc. Toth, etc. Ehecatl, etc.
Principados, en el Budismo.
Arcángeles, Ángeles.
Génesis: Caos, tinieblas y Los cielos y la tierra Hinduismo: Brahma Teogonía de Mito heliopolitano: El “Popol Vuh” Maya
Creación aguas. El Espíritu de formaban una sola emanó de un huevo Hesiodo: Solo existía Un océano dice: Al principio solo
del Mundo Dios flotaba sobre las masa, y Dios las cósmico el Caos, hasta que primordial, Nun, existían los dioses en un
aguas. Dios crea el separo y del agua “Hiranyagarbha” una “voluntad cubiertos por estado latente sobre un
mundo en 7 días. formo todas las (útero de oro), y con omnipotente” absolutas tinieblas. El mar inmóvil, y entonces
cosas vivas (Corán su mente crea los separó el Cielo de la espíritu del mundo con la palabra deciden
21:30) mundos y la Tierra. Tierra. se hallaba disperso crear el mundo para que
Budismo: El Nirvana Mit. Nórdica: Solo en el caos, hasta que exista el hombre.
y el Universo son existían el Fuego y el tomando conciencia
eternos e increados, Agua de los que se llamó a sí mismo;
sin principio ni fin. surgió el gigante así nació el dios
Ymir y una vaca Amón - Ra que creó
gigante, “Auðumbla” en universo y los
de la cual se crearon Dioses.
los primeros Dioses.
Cristianismo Islam Hinduismo y Paganismo: Antiguo Egipto Centro América:
Budismo Grecia, Roma y Incas, Mayas, y
Escandinavia Aztecas
Génesis: Dios creó al hombre, El hombre fue Hinduismo: El Grecia: El Dios Mito 1: Del ojo que Dos veces trataron los
Creación Adán, a su imagen y creado en el mundo, los dioses y Prometeo modelo Amón-Ra tenía en su Dioses de crear a la
del semejanza, “Macho y Paraíso (‘janna’), los hombres son una una estatua de frente nació el Sol, y humanidad. La primera
Hombre Hembra lo creó”. no en la Tierra. La creación de Brahma. Hombre y le de las lágrimas de vez con barro, pero los
Luego, de la costilla primera pareja Budismo: según el comunicó vida aquel ojo que humanos no pudieron
de Adán creo a la después fue Agama-Sutra, arrebatando una cayeron a la tierra emerger del barro.
mujer, Eva. desterrada a la nuestra humanidad partícula de fuego al nacieron los Luego lo intentaron con
Tierra. Corán 2:36 surgió de otra carro del Sol. primeros hombres y madera, pero eran
humanidad previa Mit. Nórdica: Los las primeras mujeres, tontos y no tenían
que cayó del estado primeros seres que poblaron la voluntad. Y finalmente
espiritual en el que humanos fueron Ask tierra de Egipto. crean a los humanos de
habitaba y pasó al y Embla, que fueron Mito 2: El primer masa de maíz mezclada
material. tallados de madera y hombre había sido con la sangre de los
traídos a la vida por modelado por dioses. Así la sangre de
los dioses Vili y Ve Khnum, el dios con los humanos es su alma
cabeza de cordero, y es el alma de los
en su torno de dioses, así los hombres
ceramista. eran uno con los dioses
y a ellos debían volver.
Gigantes “Había gigantes en la No hay referencias Tanto en el Budismo Grecia y Roma: No hay referencias a El Popol Vuh Maya habla
Tierra en aquellos a Gigantes como en el Existieron los Titanes Gigantes. de gigantes en el
días”. Génesis 6:4 Hinduismos, los (gigantes) en el comienzo del tiempo, y
que cayeron en el “Asuras”, “Danavas” comienzo del del último gigante,
mal tomando por o “Daityas” eran tiempo, pero se Zipacná, que fue muerto
esposas a las hijas de gigantes o Titanes rebelaron, y fueron a manos de los dioses
los hombres y que acabaron vencidos. Gemelos.
engendrando cayendo en el mal y Mit. Escandinava: Al
monstruos. rebelándose contra comienzo del mundo
los Dioses. existieron los
gigantes (Ymir fue el
primero), pero viven
en lucha contra los
Dioses.
Cristianismo Islam Hinduismo y Paganismo: Antiguo Egipto Centro América:
Budismo Grecia, Roma y Incas, Mayas, y
Escandinavia Aztecas
Cielos En el Judaísmo (en el En el Corán se Hinduismo y En Grecia y Roma Solo se habla de un Los mayas creían que
Talmud) y en los habla de 7 cielos. Budismo: Según los existía un cielo, cielo, “Nut”. había trece cielos
orígenes del Corán (41:11) Puranas hay 14 morada de los dispuestos en capas
Cristianismo se decía mundos, 7 más altos Dioses, llamado “el sobre la tierra y que
que había 7 cielos (cielos) y 7 inferiores Olimpo”. eran regidos por sendos
(San Palo en su visión (infiernos). Mitología Nórdica: dioses llamados
afirma haber sido hay 9 mundos, el “Oxlahuntiku”.
“arrebatado hasta el más elevado es el
tercer cielo”). “Asgard”, la morada
de los Dioses.
Infiernos Lugar de fuego en el El “Yahannam” es Hinduismo: Hay 7 El infierno es el El “Duat” o Para los Mayas existían
interior de la Tierra. un lugar de fuego. regiones infernales “Tartarus” en Grecia, inframundo, está nueve mundos
En su “Divina Tiene 7 niveles conocidas como el el “Averno” en constituido por 12 subterráneos, regidos
Comedia” Dante lo “Patala”. Roma, y el “Helheim” puertas o regiones, por sendos dioses:
divide en 9 círculos Budismo: Hay varias o “Hel” en la llenos de monstruos El “Xibalbá” es el
infernales. regiones infernales, mitología Nórdica. y peligros descritos inframundo más
“Narakas”, la ultima en el libro de los peligroso habitado por
es llamada “Avitchi”. muertos. los señores malignos de
la mitología maya.
Paraíso Existió un paraíso Según el Corán, Según el Hinduismo y En la Mitología La campiña o Entre los mayas existen
terrenal en el que solo Alá sabe quién el Budismo, el Greco-Romana se marisma de Aaru tres moradas diferentes
vivían Adán y Eva irá al “Yahannam” Shamballa es la habla de los (Iaru, Aalu, Yaar o para los muertos: el
(infierno) y quién al fuente misma de su “Campos Elíseos”, Yalu), era el lugar inframundo, un paraíso
Paraíso, la “Yanna” religión. Un lugar lugar paradisíaco paradisiaco donde que se encuentra
paradisíaco situado donde no se conocía reinaba Osiris y a situado en uno de los
más allá del Tíbet, y la muerte. donde las almas cielos y una morada
descrito como un En la Mitología debían llegar si el celestial.
paraíso inaccesible, Nórdica el reino de juicio de la Diosa
un oasis de sabiduría los dioses era el Maat les era
universal y paz. “Asgard” cuyo salón favorable.
o paraíso era
llamado el
“Valhalla”.
Cristianismo Islam Hinduismo y Paganismo: Antiguo Egipto Centro América:
Budismo Grecia, Roma y Incas, Mayas, y
Escandinavia Aztecas
Diluvio En el Judaísmo, en El mismo mito que En la mitología El mito griego de la Una leyenda egipcia Mitología Maya: En la
Mesopotamia, y en en el Judaísmo y Hindú, Manu es el inundación cuenta dice que fue el dios segunda prueba, los
el Cristianismo existe Cristianismo. El nombre del primer cómo Zeus, el dios Sol, Ra, quien causó Dioses crearon al
el mismo relato: arca fue sellada ser humano, el principal, determinó la inundación sobre hombre de madera,
Existió un diluvio con fibra de palma primer rey que reinó destruir a los las personas en la pero, aunque se
para castigar a los (Corán 54:13-14). sobre la Tierra, y que humanos con el Tierra. Según las multiplicaron, no tenían
hombres. Se salvó un fue salvado del diluvio. antiguas creencias alma, entendimiento ni
hombre santo (Noé diluvio universal. Sin embargo, egipcias, el mundo memoria de su creador.
en la Biblia) y su Prometeo, el dios del ha experimentado Entonces los Dioses les
familia y una pareja fuego, advirtió a varios desastres en enviaron un gran diluvio
de cada clase de Deucalion, quien tiempos y fueron destruidos.
animales gracias a la escapó junto con su prehistóricos, bien
construcción de un mujer, Pyrrha, en un por el agua o por el
Arca. arca. fuego.
Personaje Jesucristo es el Mahoma, el Krishna (Hinduismo) Zeus (Grecia), Júpiter Osiris: mito de su Kukulkan (Mayas),
central protagonista del profeta de Allah. Gautama Sakyamuni (Roma), Odín muerte a manos de Quetzalcoatl (Aztecas),
drama de su Pasión, (Budismo) (Mitología Nórdica) Seth, y su Viracocha (Incas)
Muerte y resurrección con la
Resurrección. ayuda de Isis.
Trinidad Dios es uno y tres: No existe una ”El que crea sin cesar Mit. Nórdica: Hay Ptah-Seker-Ausar Popol Vuh: Los tres
Padre, Hijo y Espíritu Trinidad los mundos, es triple. tres dioses, Odín, forman un Dios primeros dioses
Santo. El es Brahma, el Thor y Freyr que triuno visible en creadores fueron:
Padre; él es Maya, la aparecen como una muchas Gucumatz, Huracan y
Madre; él es Vishnú, unidad trinitaria. representaciones del Tepeu.
el Hijo.” periodo greco-
Esta es la Doctrina romano. En el
brahmánica recogida periodo antiguo hay
en los “Upanishads.” una trinidad que se
repite
constantemente:
Osiris, Isis y Horus.
Cristianismo Islam Hinduismo y Paganismo: Antiguo Egipto Centro América: Incas,
Budismo Grecia, Roma y Mayas, y Aztecas
Escandinavia
Reencarnación No es aceptada No se acepta por la Hinduismo y Según los griegos, Herodoto escribió: Para los mayas el cuerpo del
por la Iglesia mayoría de los Budismo: Si el alma después de morir, el «Los egipcios muerto tardaba cinco años
Católica, ni por el cultos, pero sí es se comportó bien, irá difunto viajaba hasta sostenían que el en llegar a Xibalbá o el
Judaísmo actual, aceptada por a nacer en un estado el Hades, donde era alma del hombre es inframundo. Después de
pero sí aparece algunos grupos superior (en el cielo juzgado. Luego, los inmortal y que ese tiempo, el espíritu se
en el Zohar “Sufís”. o suarga). Si el alma muertos podían cuando el cuerpo diluía y entraba por medio
(Judaísmo) y en se comportó mal, irá renacer en el mundo muere, ingresa en de un suspiro en la boca de
los primeros a nacer en un estado terreno para tener otros animales, una mujer embarazada para
grupos Cristiano- inferior (en el otras oportunidades, renaciendo revivir en otro ser y así
Gnósticos. infierno o Patala). y si regresaban tres constantemente a la reiniciar un nuevo ciclo.
Además Jesús Las almas en general veces a los Campos existencia, que una
dice que Juan el vuelven a renacer, Elíseos o Islas de la vez que ha pasado a
Bautista es la pero como la Bienaventuranza, través de diferentes
reencarnación de mayoría viven en un perdurarían ahí por clases de seres
Elías (Mateo estado de sueño la Eternidad. ingresa de nuevo al
11:14 y 17:10) y profundo, no cuerpo de un
está implícita en recuerdan nada. hombre y que esta
varios pasajes rotación se efectúa
Bíblicos. en un lapso de tres
mil años».
Apocalipsis Habrá una Numerosos Hinduismo: Existen Para los griegos Según Platón, los Según los Mayas, el tiempo
destrucción de la capítulos del Corán cuatro edades en también hay cuatro sacerdotes de Egipto era considerado una serie
Humanidad, un hablan del día del toda raza humana. edades en cada raza le hablaron a Solón de ciclos sin principio ni fin,
Armagedón, y Juicio, como el Ahora estamos en la humana, y ahora de una destrucción interrumpidos por
luego habrá una titulado “El última, llamada “Kali estamos en la última, cíclica de la cataclismos o catástrofes
tierra nueva y un oscurecimiento”: Yuga”, que marca el en la “edad de humanidad por el que significaban el retorno
cielo nuevo. “Cuando el sol sea apocalipsis o fin de hierro”. fuego y por el agua al caos primordial, y
oscurecido, cuando esta raza. Para los En la mitología debido a la acción de después un nuevo
las estrellas Budistas es similar, nórdica, también los cuerpos celestes, comienzo, una regeneración
pierdan su brillo, nos hallamos en el habrá un apocalipsis, que se volverá a cíclica del universo.
cuando las período fatídico en el ”Ragnarök”, la repetir. Actualmente estamos en el
montañas sean que su religión batalla del fin del Katún 13, el final de uno de
puestas en morirá. mundo. Después esos ciclos.
marcha…” vendrá una era de
Paz y armonía.
Cristianismo Islam Hinduismo y Paganismo: Antiguo Egipto Centro América:
Budismo Grecia, Roma y Incas, Mayas, y
Escandinavia Aztecas
Ritos o Hay ritos (Misa) y No hay ritos, solo El Hinduismo y En el Paganismo en En el Egipto había En el Chamanismo
Ceremonias sacramentos: se practican Budismo poseen general y en el numerosos rituales centroamericano Maya,
Bautismo, oraciones y ayunos. numerosos ritos Greco-Romano en mágicos, conjuros y Azteca o Inca también
Comunión, Boda y ceremoniales particular también exorcismos para había como en los
Extrema Unción. además del había numerosos atraer el favor de los anteriores casos
nacimiento, rituales para atraer Dioses, aunque el numerosos rituales
pubertad, boda y rito el favor de los Dioses más famoso sea el relativos al nacimiento,
funeral. en las distintas ritual funerario la agricultura, la
etapas de la vida. recogido en el “libro pubertad, matrimonio,
de los muertos”. funerarios, etc.
Sacerdotes y En los primeros No existen En el Hinduismo y En Grecia y Roma los En el antiguo Egipto En Centro-América cada
Sacerdotisas siglos del sacerdotes como Budismo se suele sacerdotes y las había sacerdotes y vez se encuentran más
Cristianismo los tales, ni tener la creencia de vestales compartían sacerdotisas en los tumbas de sacerdotisas
sacerdotes eran sacerdotisas. Solo que los Lamas las funciones del templos en igualdad (especialmente en la
casados y las distintos rangos siempre fueron Templo, y la mujer de condiciones. No cultura Inca) lo que
mujeres también jerárquicos: célibes, pero están tenía un papel solo en la vida indica que ambos,
oficiaban en los ritos. Ayatolá, Iman, etc. recogidas en muchas destacado. Por religiosa sino sacerdotes y
Fue en el concilio de fuentes la existencia ejemplo, los oráculos también en la política sacerdotisas, pudieron
Nicea y después en de comunidades de solían ser mujeres donde la esposa del tener en sus comienzos
el de Trento que se monjes casados. (como los de Delfos y faraón podía llegar a un papel igual de
prohibió a los Apolo). tener tanto poder preponderante en la
sacerdotes casarse y como el mismo vida religiosa.
a la mujer oficiar en faraón.
los ritos.