Вы находитесь на странице: 1из 6

El péndulo hebreo tiene unas inmensas capacidades tanto para sanación como para

crecimiento personal, si te atrae, puedes dar los primeros pasos con este péndulo
metutelet o hebreo

Cómo se usa el péndulo hebreo


metutelet

PÉNDULO HEBREO
Sin ser el más conocido, sofisticado o atractivo, el péndulo hebreo es
un instrumento excepcional para los radiestesistas y para promotores del
crecimiento personal. Bajo una apariencia de simplicidad se concentra un gran
potencial no sólo diagnóstico sino curativo. Se dice del Metutelet que facilita la
sanación física y emocional y es un armonizador muy potente de los campos
electromagnéticos.
Un simple cilindro de madera de haya -madera vinculada a Saturno y a los
mundos sutiles- atravesado por su eje por un cordón de algodón es mucho más
que eso. Una de las caras se presenta uniforme y la otra acanalada.
Dependiendo de si tomamos el filamento exponiendo la cara superior lisa
realizaremos un diagnóstico, o si la cara superior es la que presenta los surcos,
podemos generar una irradiación u ondas con objetivos sanadores.
El péndulo hebreo se carga con la fuerza vibracional de las palabras que lo
acompañan. La lengua semita, como otras denominadas ideográficas o solares,
tiene una capacidad simbólica que debe ser explorada. Cada letra hebrea
contiene una vibración particular, así pues su agrupación formando palabras,
las convierte en polarizadores y transformadores de resonancias que actúan en
sintonía a niveles muy sutiles pero tan eficaces que intervienen en las
densificaciones corporales que podemos llamar enfermedad.
Ni que decir tiene que las herramientas radiestésicas, como el péndulo hebreo,
para su uso exigen respeto y concentración.
MODO DE EMPLEO
Como todo péndulo es muy importante que cada persona haga unas
comprobaciones previas para averiguar la eficacia de su mutua interacción.
En el uso diagnóstico (recordemos con la cara lisa para arriba) la pregunta
básica es la que permite obtener una afirmación o una negación certeras. No
para todas las personas el sentido de giro tiene el mismo significado. Tras
varias prácticas cada consultante esclarecerá si su “sí” lo determina el giro
hacia la izquierda y por tanto su “no” será hacia la derecha o a la inversa.
Cuando se ha individuado el posible problema, o la cualidad a estimular, el
péndulo necesita ser irradiado, presentado en su cara superior el extremo
rayado. Deberemos hacerlo girar en el sentido de las agujas del reloj. A partir
de aquí hemos de seguir los 4 pasos que se determinan según nos apuntan las
tarjetas asociadas al péndulo.

• 1) Envolveremos el péndulo con la tarjeta de ABRIR Y CERRAR EL PROCESO (La única con fondo
rojo). Se sostendrá alrededor del cilindro gracias a la goma elástica incluida.

• 2) Diagnosticaremos usando las siete tarjetas DIAGNOSTICAR (NO IRRADIAR) de color crema. Para
ello envolveremos el cilindro con cada una de las siete tarjetas de diagnóstico y averiguaremos
bien el tipo de Miasma (MIASMA LUÉTICO, MIASMA PSÓRICO, MIASMA SICÓTICO y MIASMA
simple,) bien la causa (MAL DE OJO, MAGIA RITUAL o REENCARNACIÓN). Jamás se realiza una
irradiación (surcos hacía arriba) durante el proceso de diagnóstico. Para realizar el diagnóstico los
surcos deben estar apuntando hacia abajo. Solamente se interpretan los movimientos de
afirmación o negación. Generalmente obtenemos una respuesta de cada grupo, una de la causa y
otra de la forma miasmática. Pero también pueden confluir varias causas y varios miasmas.

• 3) Aplicaremos el tratamiento indicado para el problema individualizado en el paso anterior. Las


irradiaciones inician al tomar el hilo con las ranuras de la madera hacia arriba y hacemos girar el
péndulo en sentido horario. La única causa tratable es la de la MAGIA RITUAL. En las otras dos
causas (MAL DE OJO y REENCARNACIÓN) sólo intervendremos en las afectaciones energéticas.
Para el tratamiento disponemos de tres tipos de procesos que incluyen tres
series de tarjetas de color lila, azul claro, y naranja (+ dorado) en las que hay
que respetar un orden para completar la serie. Son tarjetas numeradas. B¡en
equilibraremos chacras (Tarjetas lilas de EQUILIBRAR CHACRAS) para lo cual
hay que seguir el protocolo de irradiar desde el primero hasta el séptimo
chacra.
Bien desgrabaremos las programaciones de ESTRÉS, ADICCIONES, MEMORIA
CELULAR ENFERMA e incorporaremos la MEMORIA QUÍMICA DE LA SALUD
PERFECTA, del PATRÓN METABÓLICO PERFECTO y del PATRÓN GENÉTICO
PERFECTO. Para ello usaremos las Tarjetas de DESGRABAR MIASMAS Y TEJIDOS
ENFERMOS respetando también la numeración consecutiva.

Tal vez lo necesario es desactivar un trabajo de magia usando las tres tarjetas
naranjas de IRRADIAR EN CASO DE MAGIA RITUAL. De nuevo debemos hacer
una irradiación consecutiva: DISOLVER, DESACOPLAR Y ROJO.
• 4) Contamos con otras tarjetas que de manera individual o en grupo no exigen su aplicación
seriada. Por un lado están las 6 tarjetas verdes de CRECIMIENTO PERSONAL que se irradian o no a
criterio del consultado. Tenemos las tarjetas marrones que se corresponden a los cuatro
elementos que contribuyen al equilibrio personal: TIERRA, AGUA, FUEGO y CIELO. Tenemos la
tarjeta dorada para FORTALECER EL AURA. También puede ser convenientemente irradiar a través
del péndulo la tarjeta azul oscuro de LIMPIAR CUERPO Y LUGAR QUE SE HABITA, con la que
realizamos una limpieza de energía del hogar.

• 5) Finalmente cerraremos el proceso rodeando de nuevo el péndulo con la tarjeta de fondo rojo
de ABRIR Y CERRAR EL PROCESO.
Las irradiaciones durarán entre 2 o 5 minutos por tarjeta a criterio del
canalizador. Los efectos de la irradiación suelen reclamar una segunda sesión
transcurridos dos días. De no ser posible no deberían sobrepasarse los siete
días para la aplicación de una irradiación de refuerzo.

ELEMENTOS QUE COMPONEN EL PÉNDULO HEBREO:


• Cilindro de madera natural de haya atravesado por cordón de material natural
con los topes a los extremos.
• Una goma elástica para sujetar las fichas de papel inscritas alrededor del
péndulo durante el diagnóstico y el tratamiento.
• 36 tarjetas de papel presididas por las letras hebreas. Eventualmente
aparecen indicaciones marginales en el idioma del consultante y secuencia
numérica de aplicación.

LAS LETRAS HEBREAS Y SU PODER VIBRACIONAL:


Las letras hebreas cuentan con un poder extraordinario que es cada vez más
conocido por personas de cualquier credo o religión. Más allá de su
componente místico parecen capaces de albergar unas posibilidades que le son
negadas a otras lenguas cuyo simbolismo es menos elaborado y que son
simplemente descriptivas.
La secuencia de ciertas letras, formando ciertos conceptos y ligados a valores
numéricos implícitos protagonizan el centro de cada tarjeta asociada al
péndulo hebreo.
Una tarjeta fundamental, como ya hemos comentado anteriormente es la del
campo electromagnético (Tarjeta ABRIR Y CERRAR PROCESO), que sirve para
iniciar y finalizar la sesión irradiando en ambos momentos. Como un alfa y
omega carga de energía a lo que de otra manera sería un simple cilindro de
haya.
Contamos con tres de las tarjetas con fondo color naranja que pueden apuntar
a la causa del problema por el que acude el consultante. Esta dificultad u
obstáculo más o menos grave, puede provenir bien de una carga Kármica
(Tarjeta REENCARNACIÓN), de un trabajo mágico (Tarjeta MAGIA RITUAL) o
como consecuencia del mal de ojo (Tarjeta MAL DE OJO).
Por otro lado una vez averiguada la causa resulta interesante explorar las
posibilidades del péndulo para realizar un tipo de diagnóstico específico que
surge de la concepción hebrea de la salud y de la enfermedad.
Tal y como rezan los antiguos documentos se determinan cuatro tipos de
“miasmas” que, según la concepción que ilumina al péndulo, son las preformas
de las enfermedades. Existiría pues el MIASMA simple, el MIASMA SICOTICO, el
MIASMA PSÓRICO y el MIASMA LUÉTICO. Estos cuatro conceptos junto a las tres
causas precedentes constituyen los siete elementos representados por estos
ideogramas que ayudarán en el proceso de diagnóstico. En esta parte del
proceso y con estas siete tarjetas jamás hay que hacer una irradiación.
Con la voluntad de realizar un tratamiento contamos con la ayuda de las 28
tarjetas restantes que básicamente se dividen entre FORTALECER EL AURA,
LIMPIAR CUERPO Y HOGAR, los 4 elementos: TIERRA, AGUA, FUEGO y CIELO,
EQUILIBRAR LOS CHAKRAS , CRECIMIENTO PERSONAL, DESGRABACION DE
MIASMAS Y TEJIDOS ENFERMOS y también las tres tarjetas para IRRADIAR EN
CASO DE MAGIA RITUAL, para la desactivación de daños procedentes de
rituales mágicos, que deben irradiarse en el orden establecido.
Respecto al uso de las tarjetas para “DESGRABAR MIASMAS Y TEJIDOS
ENFERMOS” hay que tener en cuenta que su irradiación debe hacerse
respetando el orden de la numeración (del 1 al 6 + apertura y cierre).
Lo mismo ocurre en el supuesto de un bloqueo de chackras para el que sea
necesario realizar una limpieza y equilibrio medíante las siete tarjetas de
EQUILIBRAR LOS CHAKRAS, las cuales al envolver consecutivamente el cilindro,
vibrarán proporcionando siete tipos perfectos de energía desde la térmica
hasta la pulsante. De nuevo en este caso es imprescindible respetar el orden
marcado en el lateral izquierdo de la tarjeta.
En la misma dinámica están las tres tarjetas para IRRADIAR EN CASO DE MAGIA
RITUAL (DISOLVER, DESACOPLAR Y ROJO), que se deben irradian
consecutivamente para conseguir desactivar un trabajo mágico que esté
influyendo negativamente.
Para recuperar o reforzar el equilibrio es importante contar con las cuatro
tarjetas marrones de los cuatro elementos. Los griegos ya afirmaban que estos
cuatro elementos son los que componen el Ser Humano. Hay personas
excesivamente apegadas a la tierra o excesivamente etéreas, otras son muy
inflexibles y otras parecen no tener pasión. A los materialistas se les irradia
CIELO, a los excesivamente soñadores se les irradia TIERRA, a los rígidos AGUA
y a los desmotivados FUEGO.
Las tarjetas, debidamente envueltas alrededor del péndulo mientras éste gira
en el sentido de las agujas del reloj, emiten la vibración compensatoria del
individuo. Existe una única tarjeta dorada que presenta la onda-forma hebrea
del dorado áureo que se usa específicamente para FORTALECER EL AURA. Este
círculo energético que algunos pueden ver y que nos envuelve más allá de la
cobertura de nuestros límites físicos agradece especialmente esta vibración,
son muchos los factores que inciden diariamente en nosotros que debilitan el
aura y que nos hace más vulnerables.
Todos los consultantes del péndulo hebreo pueden invocar la fuerza ligada a
seis virtudes en sintonía con las tarjetas de CRECIMIENTO PERSONAL: LA
FUERZA-VIGOR, CURAR-SANAR, LUZ, PAZ, ENERGÍA, VERDAD. En una entrevista
o a través de la propia intuición los participantes podrán indicar cuál de estos
seis valores debe ser invocado a través del péndulo hebreo. Una última tarjeta,
pero no por ello menos importante, se usa para LIMPIAR EL CUERPO Y EL
HOGAR.
Los avances científicos confirman que esencialmente somos energía y nuestro
origen es casi, casi, inmaterial, igual que el origen de muchos de los
malestares que percibimos. En los albores de nuestra generación corpórea
incorporamos una información que se manifiesta a distintos planos y que debe
poder desgrabarse. Para este suceso sale en nuestro auxilio este poderoso
instrumento que se llama el péndulo hebreo. Entendiendo que las
enfermedades entran por los chakras, siguen por el sistema nervioso y la
sangre hasta desembocar en los órganos, el proceso puede ser frenado y
decodificado a través de las irradiaciones generadas por las ondas emitidas a
través del péndulo hebreo. Se dice que la acción del péndulo puede llegar a
incidir a nivel celular y de codificación electromagnética.