Вы находитесь на странице: 1из 6

Arquitectura militar o arquitectura de defensa.

Surgen ante la necesidad que tiene el individuo de defender su territorio y a los


habitantes que viven en él. La construcción militar permite el control desde
determinados puntos que se consideran más favorables para desarrollar esta
función La selección de estas ubicaciones depende sobre todo de la orografía y la
altura del terreno que era un factor positivo, además de otros condicionantes
secundarios, pero no menos importantes.
Nuestra arquitectura militar es milenaria ya que surge desde la edad media
reflejando desde el castillo medieval a las fortificaciones modernas y siguió
usándose en algunos siglos más adelante y distribuyéndose por todo el territorio del
país hasta que fue perdiendo su uso ya que el sistema de guerra ofensiva y los
avances en la industria armamentística, ponen en inutilidad estas edificaciones
históricas quedando abandonados desaparecidos por el paso del tiempo o
destruidos por la misma población para utilizar sus piedras en otras construcciones
pero sin embargo las pocas ruinas han dejado testimonio de sus técnicas y sistemas
de defensa.
Algunas de las construcciones arquitectónicas que se presentaban eran los
castillos, torres, fortalezas y murallas.
La arquitectura militar en México
México era un lugar tentador a ataques, pues cuenta dos grandes costas e
incalculables riquezas hacia su interior. Por tal motivo, debió ingeniárselas para
rechazar las armas enemigas. Siendo así es uno de los vestigios más
representativos de las civilizaciones que poblaron la península. Las construcciones
que sirvieron para defender al país de los ataques extranjeros han cambiado con el
paso del tiempo Su continua adaptación a las evoluciones del arte de la guerra fue
una constante en su uso hasta que en el siglo XIX, Comienza entonces un largo
proceso de abandono y de ruina que tendrá como consecuencia la desaparición de
buena parte de las mismas. Casi al mismo tiempo, se produce el fenómeno
contrario, ya que desde diferentes sectores de la sociedad se inicia un lento proceso
de revalorización que conllevará su conservación y protección.

En México. Algunas de las construcciones más representativas Tal es el caso del


Castillo de Chapultepec, defendido por los Niños Héroes, San Juan de Ulúa, el
fuerte de San Diego, los fuertes y baluartes de Campeche y los fuertes de Loreto y
Guadalupe principalmente, en algún momento amenazadas por el abandono o los
múltiples usos que les han dado, hoy forman parte del patrimonio histórico y cuentan
con una función cultural.
En nuestros tiempos se ve un grande interés por estas construcciones abandonadas
donde son protegidas he investigadas, un claro ejemplo es la exposición en la
Galería Aristas INAH. Con la exhibición cartográfica Corpus urbanístico.
Fortificaciones costeras de México que reúne 46 reproducciones de planos de los
siglos XVI al XIX principalmente del Fuerte de San Juan de Ulúa, al igual la edición
del libro Corpus Urbanístico. Fortificaciones costeras de México en los archivos
españoles. Arquitectura militar, de Jorge González Aragón, Manuel Rodríguez
Viqueira y Norma Rodrigo Cervantes, en el que se da a conocer el material gráfico
de los archivos españoles que se refieren a México.

Características de las construcciones militares

El castillo era muy conocido en la Edad Media pero su origen es más antiguo y tiene
precedentes en la Grecia clásica. las construcciones eran de piedra y los muros muy
altos y gruesos los castillo no sólo cumplía funciones militares, sino que servía
también de residencia a los señores de la nobleza y a los propios reyes, derivando
con el tiempo en un auténtico palacio fortificado. Si bien podía estar situados en los
núcleos urbanos, lo común es que se situase en lugares estratégicos, normalmente
en puntos elevados y próximos a un curso de agua para su abastecimiento, desde
donde pudiera organizarse la propia defensa y la de las villas que de él dependían.

A partir del siglo XVI, con el ocaso del feudalismo y la consolidación de las
monarquías absolutistas, la nobleza propietaria de los castillos los fue abandonando
a cambio de mansiones en la corte. Por este motivo, y porque quedaron obsoletos
en su función militar, los castillos perdieron todo interés y decayeron hasta la actual
ruina de la mayor parte de ellos.

La muralla. Era una especie de muro cerrado destinado a la protección y defensa


de determinado sitio es muy alto y grueso que rodeaba todo el recinto contaba con
un camino que lo recorre en su parte superior, se intercalan en la muralla cubos o
torreones que permiten diversificar los ángulos de tiro y defenderse

En algunos casos para mayor protección al pie de la muralla se rodeaba por el


exterior abriendo un foso con agua para impedir la aproximación del enemigo; se
salva con puentes levadizos.
Fortaleza es un edificación militar cerrado construida para servir como defensa en
la guerra y como protección de un lugar por medio de obras defensivas: recintos
aislados tras murallas, con o sin torreones en ellas y adarves, buhardas, camisas,
matacanes, aspilleras, almenas y parapetos; fosos, barbacanas, torres vigía,
también llamadas atalayas; torres exentas o albarranas, castilletes o zafras (castillos
pequeños), poternas. También llamadas bastión, baluarte y fuerte.

Partes de una construcción militar

ADARVE: Parte superior de las murallas protegida del exterior por el parapeto.

ALMENA: Hueco entre dos remates dentados en la parte superior de una muralla.

ALMENAJE: Crestería de almenas y merlones de una fortificación.

ANTEMURO: Muro exterior que rodea y protege una parte de la obra de fortificación,
más bajo que el recinto principal y dominado por éste.

ATALAYA: Puesto de vigilancia, generalmente en una torre o elemento similar,


establecido en un punto eminente para su fácil comunicación.

BALUARTE: Obra de fortificación que sobresale de la muralla, cuyo frente se dirige


al exterior de la misma y cuyos flancos se cierran hacia la retaguardia.

BARBACANA: Antemuro avanzado y aislado para cubrir cabezas de puente y


puertas de plaza y que está atravesado por el camino de acceso que controla.

BARBETA: Parapeto corrido sin almenaje para facilitar el giro de las piezas de
artillería.

BASTIÓN: Obra de fortificación dotada con cañoneras; baluarte.

AÑONERA: Abertura hecha en un muro para disparar un cañón.


CASAMATA: Elemento de fortificación habitualmente situado en una parte baja,
cubierto por bóvedas resistentes y destinado a batir los fosos con fuego de
flanqueo.

CASERNA: Subterráneo construido bajo la fortificación como refugio y almacén.

CIUDADELA: Perímetro palacial fortificado situado en el interior de una plaza


fuerte.

CONTRAESCARPA: Lado externo del foso, opuesto a la escarpa.

CORACHA: Muralla secundaria con almenaje que une el recinto con una torre o
bastión aislado destinado a la vigilancia.

CORTINA: Lienzo recto de la muralla situado entre dos ángulos, torres o bastiones.
Su longitud depende del alcance de las armas con que se guarnecen las obras de
fortificación que lo definen.

CUBO: Torreón adosado a un muro, de forma prismática o más habitualmente


circular, construido como elemento principal de la defensa y con la parte superior
abierta al interior de la fortificación.

ESCARPA: Cara interna del foso, vertical o ataludada, correspondiente al lado de


la fortificación.

FLANCO: Lado del bastión que cierra hacia la retaguardia.

FLANQUEAR: Procurar, mediante un correcto trazado, líneas de fuego que se


crucen sobre un saliente, foso u otro punto importante para su defensa.

FOSO: Zanja de dimensiones variables que circunda la obra de fortificación. Pueden


ser secos o anegables.

FRENTE: Parte frontal del baluarte, que se dirige hacia el exterior de la fortificación.

GOLA: Parte posterior del baluarte* que comunica con el resto de la fortaleza.

MERLÓN: Parte del muro elevada a modo de diente, entre dos almenas.
PARAPETO: Muro de protección, por lo general de poco espesor, situado en la parte
superior de las murallas, destinado a facilitar la defensa y el desplazamiento de los
combatientes.

PASEADOR: Camino situado tras un parapeto.

PLATAFORMA: Parte superior de un bastión o baluarte.

PLAZA: Ciudad amurallada o fortaleza.

POMERIO: Espacio despejado al pie de la cara interna de una muralla urbana que
aísla a ésta de los arrabales.

PORTILLO: Puerta pequeña o excusada abierta en una muralla, normalmente


peatonal.

POTERNA: Puerta pequeña, falsa o escondida.

RASTRILLO: Compuerta pesada de madera o hierro destinada a impedir la entrada


de una fortificación.

REBOTADERO: Parte del frente de un bastión, de forma ataludad que facilita que
los proyectiles reboten en un ángulo inofensivo para los asediados.

REDUCTO: Obra de fortificación cerrada y autónoma a modo de segunda defensa,


emplazada dentro de otra fortaleza.

RESALTE: Refuerzo en la parte baja de los muros para darles mayor resistencia y
contener los escombros que pudieran desprenderse como consecuencia de un
impacto, evitando que éstos puedan cegar el foso.

RETAGUARDIA: Instalación fortificada que está detrás de la línea de fuego.

REVELLÍN: Obra de fortificación exterior, más baja el recinto principal, destinada a


defender puntos singulares.

TORRE: construcción alta y estrecha, cilíndrica o prismática, insertada en las


murallas de una fortificación como elemento de defensa, vigilancia o flanqueo. Hay
además torres-puerta, que dan ingreso a la fortaleza, y torres-vigía, situadas en
ligares privilegiados para esta función.